Explotacin de flores en colombia

  • Published on
    24-May-2015

  • View
    216

  • Download
    0

Transcript

  • 1. Explotacin de flores en Colombia. Trabajando entre rosas,viviendo entre espinasFotografa: Oscar Paciencia.Corporacin Cactus. 14/2/2013. Revista Pueblos La explotacin florcola y la exportacin de flores frescas cortadas en Colombia tienen su inicio hacia los aos sesenta, incrementndose su produccin y expansin de cultivos de manera acelerada en los ltimos veinte aos. Es un sector que cuenta con todo el apoyo del gobierno colombiano y mltiples facilidades tributarias y arancelarias. Sus trabajadores y trabajadoras, sin embargo, cuentan con empleos mal remunerados, precarios y que provocan daos a su salud.En la actualidad, las flores frescas cortadas son el primer productointerno de exportacin de agricultura no tradicional en el pas[1]: Elsector genera ms de 150.000 empleos directos e indirectos en 48municipios del pas y se ha consolidado como el primer rengln deexportaciones agrcolas no tradicionales de Colombia.Las flores se exportan principalmente a Estados Unidos y a algunospases de la Unin Europea. EE UU absorbe el 78 por ciento de estasexportaciones, segn datos de la Asociacin Colombiana de

2. Exportadores de Flores (Asocolflores)[2]. El sector cuenta conalgunos privilegios arancelarios, de los que las empresas se hanbeneficiado an ms con la puesta en marcha del Tratado de LibreComercio entre los dos pases[3].Perspectivas y realidadEl mercado de las flores, adems, suele ser uno de los sectoreseconmicos ms dinmicos a nivel internacional y que genera unademanda creciente en la mayora de los pases. Colombia esactualmente el segundo pas exportador a nivel internacional. Estopodra verse, desde un punto de vista econmico, como un factorimportante para este pas y para su sector laboral, ya que demandala contratacin masiva de mano de obra.A simple vista el panorama suena alentador, podramos pensar que lasituacin laboral en Colombia se encuentra en sus mejoresmomentos. Sin embargo, la realidad que se vive diariamente no estan color de rosa por causa de la cantidad de derechos vulnerados alas trabajadoras y trabajadores de los cultivos.Si se realiza un recorrido por las firmas y personas propietarias de loscultivos se puede ver que en su gran mayora son extranjeros.Descubrieron en Colombia, y particularmente en la sabana de Bogot,ventajas comparativas como la disponibilidad de tierras frtiles, laluminosidad solar, abundante recurso hdrico, la cercana a Bogot(con su aeropuerto internacional) y la mano de obra barata. Estoselementos han llevado a un incremento cercano al 300 por ciento enla creacin y expansin de empresas floricultoras, hecho que resultaperjudicial para la regin porque, aunque desde algunas instancias seaduce que el empleo es el gran beneficiado, los verdaderos beneficiosresultan para quienes, utilizando los recursos naturales y explotandola mano de obra a bajos precios, consiguen ganancias evidentes alexportar el producto.Entre 2008 y 2010 la revaluacin del peso gener una crisis de lafloricultura y en torno a esta crisis se presentaron escndalos conrespecto al prstamo a floricultores como parte de un plan desalvamento frente a las oscilaciones en la tasa de cambio. Ms tarde 3. se hablara de investigaciones al respecto, puesto que algunosempresarios giraron capitales a cuentas en el exterior y luego sedeclararon en quiebra.Se habl mucho del tema y, pese a que finalmente no se aclar losucedido, esta crisis se empez a traducir en un aumento de lavulneracin de los derechos laborales y de la calidad de vida de las ylos trabajadores de las flores. Se incrementaron los recortes depersonal y las declaraciones en quiebra de algunas empresas, quedejaron a sus trabajadores y trabajadoras sin ingresos y sin unaliquidacin adecuada para sus aos de contrato. Se procedi tambina la subcontratacin o contratacin por cooperativas y se eliminaronen varias empresas derechos bsicos como seguridad social y caja decompensacin familiar, entre otras cuestiones.Ms presin sobre ellasLa realidad, diramos, no puede ser ms gris. Sin embargo, cuandopasamos a hablar de las mujeres, lo es, se recrudece. Las mujeresson cerca 65 por ciento de la fuerza laboral del sector. Alrededor del30 por ciento de ellas son madres cabeza de hogar. Como hanexpresado en distintas ocasiones entidades gubernamentales ymedios a nivel internacional, el sector floricultor en Colombia empleamayoritariamente mano de obra femenina, creando de esta manera,en teora, mayores oportunidades salariales y laborales para lasmujeres de este pas. Pero, a pesar de lo bien que se hace lacampaa empleadoraala vistadeentidadesinternas,departamentales, municipales y medios de comunicacin extranjeros,otra es la cara de la moneda que viven diariamente estas mujeres:empleos en su mayora mal remunerados y precarios.El sector floricultor quiere generar una mayor ganancia. Se les exigemayor productividad en cuanto a sus metas diarias para exportarms, a lo cual muchas de estas obreras no se pueden oponer: es susustento diario y, al no contar con los requisitos para acceder a otrotipo de empleo, es su nica e indiscutible fuente de ingresos. A lanecesidad imperativa de encontrar ingresos para sobrevivir ellas ysus familias se suma el claro desconocimiento por parte de la mayorade las trabajadoras de sus derechos laborales y garantas sociales. La 4. mayora no tienen conocimiento de las normas jurdicas que regulanel trabajo en Colombia y mucho menos de cmo hacerlas valer.Ventajas y desventajasSe elaboran contratos que dan ventajas a los empresarios ydesventajas marcadas a las trabajadoras. En el caso deenfermedades profesionales, accidentes laborales o despidos, ante laintimidacin por lo general las trabajadoras terminan por firmarcualquier documento y recibir la remuneracin econmica que losempresarios quieran darles, sin conocer siquiera la que realmente lescorresponde.En el tema de la salud se evidencia an ms la inequidad conrespecto a los derechos de las mujeres, puesto que en muchasempresas se exigen pruebas de embarazo constantes. De algunamanera se decide acerca de la sexualidad de la mujer: debenplanificar como exigencia, pues tener hijos se convierte en unacarga para la empresa por los permisos y beneficios que se derivande esta condicin. Esto no se aplica a los hombres, sobre ellos no hayninguna medida al respecto, lo cual evidencia tambin el machismoexistente en la concepcin de paternidad-maternidad en el pas.Por otra parte, las entidades y/o funcionariado que debera velar porla aplicacin y defensa de los derechos de las trabajadoras enocasiones hacen odos sordos a las peticiones de stas. Parece quepara un administrativo resulta ms rentable un empresario quegenera impuestos que una trabajadora que se atreve a reclamar susderechos. Las entidades gubernamentales hablan de la promocin dela mujer y de su inclusin en el mundo laboral, pero dan por sentadoque es suficiente con una contratacin masiva de mujeres sin teneren cuenta el trato a las mismas, las condiciones bajo las cuales soncontratadas, la carga laboral a la que son expuestas, la remuneracinpor su trabajo (que en muchas ocasiones excede mas de las 12 horasdiarias sin descanso ni remuneracin extra alguna) y el trato al cualson expuestas por parte de sus supervisores.Por si fuera poco, el auto-concepto de la mujer y sus expectativas noayudan a superar esta situacin. Por el hecho de ser madres cabeza 5. de hogar y necesitar el empleo, muchas llegan al extremo dearriesgar su salud y su dignidad para conservar su fuente deingresos, sin pensar siquiera en reclamar sus derechos, pues se tieneel miedo de ser despedidas y adems ser reportada ante las demsempresas para su no contratacin. Quienes optan por sentar unprecedente y exigir lo que por derecho les corresponde recibenfuertes recriminaciones, como quedarse sin empleo.As las cosas, la situacin de la mujer colombiana que trabaja en elcultivo de flores se pinta como una moneda, con sus dos caras: porun lado, la imagen que presentan los gobiernos y las empresas, conposibilidades de vinculacin laboral preferente y condiciones establesde trabajo; por otro, la cruda realidad que viven quienes reclamansalir del papel y pasar a la prctica, reconociendo como una forma deviolencia econmica, psicolgica y socio-cultural la explotacin laboralde la mujer en general y de manera especial en el mundo de lafloricultura. Es un llamado, tambin, a todas las mujeres para quenos levantemos, para pensarnos y proyectarnos y exigir nuestrsoderechos.Cactus promueve y desarrolla procesos participativos en DerechosHumanos Econmicos, Sociales, Culturales y Ambientales conmujeres, jvenes y organizaciones sociales de la sabana de Bogot.Este artculo ha sido publicado en el n 55 de Pueblos Revista deInformacin y Debate Primer trimestre de 2013.Publicado tambin en euskera.NOTAS: 1. El Espectador, 13 de mayo de 2012. 2. Web de Asocolflores: www.asocolflores.org. 3. Acuerdo de Promociones Comerciales entre Estados Unidos yColombia, en vigencia desde el 15 de mayo de 2012. 6. El cultivo de flores en Colombia, un sector en augeM. ngeles Fernndez La importancia del mercado colombiano de flores, el segundo pas exportador, queda manifiesta con la creacin de una marca-pas para este producto. Colombia. Tierra de flores surgi en septiembre de 2006 tras la necesidad del sector de consolidaruna identidad propia en los mercados internacionales y en el contexto local. De hecho, ya han participado en varias ferias internacionales de Estados Unidos, Rusia, Holanda, Japn, Suecia y Hungra. Entre los objetivos, como ellos mismos reconocen, est la generacin de noticias positivas. Y tambin, parece obvio, lavar su imagen y conseguir el apoyo del gobierno. Cartel (fotografa de Oscar Paciencia).La firma del Tratado de Libre Comerico (TLC) con Estados Unidos (envigor desde 15 de mayo de 2012) beneficia sin duda a las empresas yempresarios del sector, no a los trabajadores y trabajadoras. LaCorporacin Cactus asegura que el presidente, Juan Manuel Santos,tambin advirti que su gobierno continuaba con una serie deacciones de lobby con el Congreso de EE UU para que fuera aprobadoel TLC, para garantizar a los floricultores la eliminacin en el pago dearanceles. Las flores colombianas fueron el primer producto enentrar en el mercado americano: 4.200 cajas aterrizaron en Miamiuna hora despus de entrar el vigor el acuerdo.Las flores colombianas cuentan con preferencias arancelarias y elTratado asegura su permanencia en el mercado ms importante quetiene la floricultura de Colombia, que representa el 76 por ciento de 7. sus exportaciones, segn informacin de la patronal. Adems, cercadel 80 por ciento de las flores que importa EE UU son colombianas.Desde la Asociacin Colombiana de Exportadores de Flores(Ascolflores) apuntan que las ventas en 2011 alcanzaron los 1.250millones de dlares. Por tanto, el TLC puede servir para perpetuar alas empresas del sector y sus beneficios: Celebramos desde lafloricultura la puesta en vigencia del TLC y esperamos se constituyaen una herramienta para generar ms empleo en Colombia, ha dichoel presidente de Asocolflores, Augusto Solano Meja.Las flores colombianas se exportaron a 88 destinos, siendo EE UU,Rusia, Reino Unido, Japn y Canad los principales. En estosmomentos Colombia negocia varios TLC y la patronal espera que sereduzcan los aranceles para vender en otros pases. Otra buenanoticia para los empresarios y empresarias del sector es laaprobacin de la reforma tributaria en el pas, que ha levantadobastantes controversias y que ellos apoyan de manera decidida. Esla primera propuesta estructural que se ha presentado para combatirla revaluacin. Principalmente para los sectores exportadores,intensivos en mano de obra, esta es una luz al final del tnel respectodel panorama de incertidumbre que se ha vivido frente a la tasa decambio, recoge una nota de prensa.La Corporacin Cactus insiste en que el gobierno, tanto el de Santoscomo el anterior de Uribe, siempre ha apoyado al sector, que hasobrevivido en parte debido a sus malas condiciones laborales. Atravs de Asocolflores, el sector seguir incidiendo para lograrmedidas de apoyo del gobierno de turno, que garanticen lobbyinternacionaly recursos para subsidios, crditos y campaas. Yaade: Sin embargo, la principal estrategia que seguirn utilizandolos floricultores es la explotacinde miles de hombres y mujeres quedeben trabajar en los cultivos ante la ausencia de otras posibilidadesde empleo. Por lo tanto, el TLC con Estados Unidos, los acuerdoscomerciales con otros pases y medidas como la reforma fiscalprofundizarn los beneficios de un sector que enriquece a unos paraempobrecer a otros. 8. M ngeles Fernndez, colaboradora de Pueblos Revista deInformacin y Debate. www.desplazados.org.Este artculo ha sido publicado en el n 55 de Pueblos Revista deInformacin y Debate Primer trimestre de 2013.