Adh he el sexenio democrtico

  • Published on
    25-Jul-2015

  • View
    265

  • Download
    0

Transcript

Historia de EspaaHEEl Sexenio DemocrticoPara comenzarSeguirLa Gloriosa revolucin y el gobierno provisional El levantamiento se inici en Cdiz con el almirante Topete y el manifiesto Viva Espaa con honra!y se extendi por las grandes ciudades-Con militares de prestigio como el general Prim y el general Serrano y tambin civiles 1.- La revolucin de septiembre y el gobierno provisionalFue el resultado de una alianza entre progresistas, unionistas y demcratas (Pacto de Ostende, 1866) para desalojar del trono a Isabel IIRecibiendo el apoyo de las masas popularesAmpliacinCon el ideario revolucionario de los demcratas- sufragio universal- supresin consumos y quintas- defensa clases medias y bajasAunque el movimiento tambin fue organizado desde el poder por polticos y militares: revolucin falseada (leer prrafo 4 pag. 186)-El triunfo de los sublevados con Serrano en el puente de Alcolea frente a las tropas de Novaliches fieles a la reina provoc su exilio a Francia, acogida por Napolen III" Espaoles: La ciudad de Cdiz puesta en armas con toda su provincia (...) niega suobediencia al gobierno que reside en Madrid, segura de que es leal intrprete de losciudadanos (...) y resuelta a no deponer las armas hasta que la Nacin recobre susoberana, manifieste su voluntad y se cumpla. (...) Hollada la ley fundamental (...),corrompido el sufragio por la amenaza y el soborno, (...) muerto el Municipio; pasto laAdministracin y la Hacienda de la inmoralidad; tiranizada la enseanza; muda la prensa(...).Tal es la Espaa de hoy. Espaoles, quin la aborrece tanto que no se atreva aexclamar: "As ha de ser siempre"? (...)Queremos que una legalidad comn por todos creada tenga implcito y constante elrespeto de todos. (...) Queremos que un Gobierno provisional que represente todas lasfuerzas vivas del pas asegure el orden, en tanto que el sufragio universal echa loscimientos de nuestra regeneracin social y politica. (...)Espaoles: acudid todos a las armas, nico medio de economizar la efusin de sangre(...), no con el impulso del encono, siempre funesto, no con la furia de la ira, sino con lasolemne y poderosa serenidad con que la justicia empua su espada. ! Viva Espaa conhonra!Cdiz, 19 de septiembre de 1868.- Duque de la Torre, Juan Prim, Domingo Dulce, Francisco Serrano, Rafael Primo de Rivera, Antonio Caballero de Rodas, Juan Topete". ! Viva Espaa con honra! 1.- La revolucin de septiembre y el gobierno provisionalSe cre un gobierno provisional con Serrano y Prim que pretendieron disolver las juntas sin conseguirlo y en muchas ciudades se resistieron formando gobiernos paralelosLas primeras disposiciones buscaronSe convocaron elecciones democrticas (sufragio universal 4 mill.) a Cortes constituyentesSe form una junta revolucionaria en Madrid y le siguieron otras por Espaa con un programa:- Reformas sociales (supresin del impuesto de consumos, reducir la esclavitud en Cuba, establecer libertad de enseanza y de imprenta)- Controlar la revolucin (disolvieron las juntas revolucionarias y las milicias populares)-Con mayora monrquica (progresistas y unionistas) y republicanos-Dejando apartadas las reivindicaciones de las clases populares urbanas y rurales provocando malestar y revueltas1.2 El gobierno provisional y su laborSerrano preside el gobierno de 5 progresistas y 4 unionistas -Medidas econmicas (creacin de la peseta, arancel librecambista)Juan PrimGeneral SerranoDispona de una amplia declaracin de derechosProclamaba la divisin de poderesLa Constitucin de 1869 2.- La regencia de SerranoEstableca en el prembulo la soberana nacional de base popularLibertad de cultos, de reunin y asociacin, de enseanza, de expresin, inviolabilidad domiciliocualquiera no expresadoAunque el Senado restringido a grandes contribuyentes y altas capacidadesLa primera pesetaLa monarqua estaba sujeta a la soberana nacionalSistema bicameralEstableca el sufragio universalSe plante la necesidad de buscar un nuevo reyLos problemas de la regencia La guerra colonial de CubaIniciada en 1868Oposicin de carlistas y alfonsinosLos carlistas iniciaron una nueva guerraAcoso de los republicanosLevantamientos armados2.- La regencia de SerranoUn gobierno presidido por Prim y Serrano como regente hasta encontrar un nuevo rey, se enfrent a diversos problemasDescontento de las clases popularesPacto Federal de Tortosa que no aceptaron la solucin monrquicaPor no suprimir los consumos ni el sistema de quintasIntransigentes: pretendan repblica democrtica federal y amplia autonoma en municipios y provinciasBandolerismoEn Andaluca con aplicacin de la ley de fugasEL BANDOLERISMO.- Los problemas delcampo andaluz fueron el origen de unfenmeno singular; el bandolerismo, que llega ser una "verdadera guerra social".La partida de bandoleros se forma cuandosalen de la legalidad que controlan el caciqueo el terrateniente y se refugian en lasmontaas.Cuentan con el apoyo de la poblacin populary viven de robos, rapias, secuestros, etc.Guardan cierta relacin con el maquis y con laguerra de guerrilas en la guerra de laindependencia.Sierra Morena y las serranas de Ronda yCdiz fueron el escenario, a lo largo de buenaparte del siglo XIX, de las acciones de losbandoleros.Algunos, que inspiraron numerosa literaturaromntica, se convirtieron en figuras muypopulares y famosas como Jose Mara elTempranillo, Penales, Angelito, Pintia...2.3 En bsqueda de un nuevo reyCANDIDATOS AL TRONO ESPAOL.-Despus de la Gloriosa, la primera gran tarea del gobiernoprovisional, liderado por Prim, era buscar el sustituto deIsabel II.La eleccin fue muy difcil, debido a que cuestiones depoltica internacional o condiciones especiales de loscandidatos complicaron el proceso.Prim rechaz al duque de Montpensier, cuado de Isabel IIy padre de Mara de las Mercedes, por su antiliberalismo.ste era el candidato de la Unin Liberal y se sospecho desu implicacin en el asesinato de Prim en 1870.Alfonso, el hijo de Isabel II, fue rechazado por su condicinde Borbn.El prncipe prusiano Leopoldo de Hohenzollern Sigmaringen- apodado por el pueblo por sus ganas de ser nuestro reycomo Ole-ole-si-me-eligen- por la oposicin delemperador francs Napolen III.Espartero y el ex rey de Portugal Fernando de Coburgo noaceptaron la propuesta. Finalmente, fue elegido, elcandidato de Prim y los progresistas: Amadeo de Saboya,hijo del rey Victor Manuel II (que unific Italia) y con buenareputacin de demcrata.El difcil reinado de Amadeo de Saboya El primer problema del reinado fue la prdida del principal valedor de Amadeo, Prim fue asesinado vctima de un atentado, al inicio del reinadoAmadeo I jur la constitucin `y se convirti en un monarca democrtico perosufri el menosprecio y la indiferencia de los altos mandos militares y de la aristocraciaAmadeo I renunci a la Corona (febrero de 1973)La agitacin sociopoltica3.- El reinado de Amadeo ILa inestabilidad poltica y social (resumir)Divisin interna en los partidos que apoyaban Amadeo -Los constitucionalistas (Sagasta), progresistas conservadores y unionistas -Los radicales, dirigidos por Ruiz ZorrillaPor influencia de la Comuna de Pars y de la accin de la I Internacional (revolucin obrera)Todos enfrentados, y constantes cambios de gobierno entre Serrano, Ruiz Zorrilla y SagastaLas guerras y los problemas con el ejrcito-Continuaba la rebelin carlista y la guerra de Cuba-Malestar en el ejrcito ante algunas disposiciones del gobiernoRadicalizacin de los republicanos federalesLa tercera guerra carlista (1872-1876) El partido carlista experiment un rearme militar e ideolgico3.- El reinado de Amadeo I-Una faccin ms abierta (el general Cabrera)-Otra ms heterodoxa (Carlos VII y Cndido Nocedal)Convivan dos corrientesEn una primera etapa, los carlistas son derrotados en el Pas Vasco (Oroquieta) Convenio de AmorevietaSe cre un Estado alternativo en el norte del pasAmpliacin-Moneda propia, diputaciones, servicio de correos, leyes propias En 1873 se generaliz la guerra. Don Carlos ocup el Pas Vasco, Navarra, parte de Aragn, Valencia y algunas zonas de Castilla-La Mancha. Su ideologa en este perodo, de base romntica, - idealizaba el mundo rural y sus tradiciones, - con un intenso catolicismo, - autoritarismo monrquico - y defensa de los fueros Resistencia al proceso de secularizacinResistencia de los territorios forales al centralismo liberalLas razones de la persistencia del conflicto carlistaLa resistencia del mundo campesino a las formas productivas del capitalismo modernoTras el fin de la guerra, con la absoluta centralizacin de 1876 de la Restauracin , - se acab con los restos del sistema foral vasco - se abri el camino para la transformacin del viejo fuerismo - surgir el nacionalismo de base tnica, catlica y xenfoba-Quines apoyan al carlismo para que siga mantenindose? 4.- La Primera Repblica 1873-1874-En un ao se sucedieron seis gobiernos y cuatro presidentes (Figueras, Pi i Margall, Salmern y Castelar)La debilidad del nuevo rgimen -La cuestionada legitimidad de su origen (por las Cortes, no admitido por la ConstitucinEl principal problema fue la pugna entre federales y unitariosTras la renuncia de Amadeo I, Congreso y Senado proclamaron la repblica por 258 votos a favor y 32 en contra-Una intensa agitacin social-Dos guerras: carlista y cubana-la revolucin cantonalInestabilidad general-La diversidad de corrientes polticas y proyectos4.- La Primera RepblicaLa repblica federal El gobierno federalista de Pi i Margall (orden y gobierno) se ver superado por- los conflictos blicos (carlista y cubano) - la huelga general de Alcoy convertida en insurreccin generalizada - por la revuelta cantonalista. Ser sustituido por Salmern.Estanislao Figueras: la repblica unitaria-Mantiene la Constitucin 1869-Aboli la esclavitud en Puerto Rico-Suprimi las quintasSe convocaron elecciones con carcter constituyente y triunf el federalismo El cantonalismo-democracia directa, autonoma municipal y reformas sociales: supresin de consumos, de quintas, reparto de la tierra, aniclericalismo-Se inici en Cartagena-Dividi a los republicanosLa repblica elabor la Constitucin non nata de 1873De carcter federalista4.- La Primera RepblicaMovimiento poltico espaol de la primera repblica partidario de un federalismo de carcter radical. - establecer ciudades independientes que se federaran libremente- recuerda a las polis griegas- tuvo una gran influencia del movimiento obrero, sobre todo anarquista- destacan los cantones de Loja, Sevilla, Mlaga, Cdiz, Tarifa y Cartagena. Este ltimo resisti hasta que en 1874 Martnez Campos y Pava lo derrotaron.Por qu surgi? -como reaccin a la posible derechizacin-como medio de presin para implantar la repblica federalEn que se basaba?La repblica centralista Tras la dimisin de Salmern se inici el gobierno de CastelarEl gobierno de Serrano 4.- La Primera Repblica- De carcter centralista- Separar iglesia estado- Abolir esclavitudEste perodo acab con el golpe de Estado del general Pava para volver al orden y en contra del federalismoPava cedi el poder al general Serrano. Empezaba una repblica unitaria o dictadura del general SerranoUn rgimen con apoyos de los sectores conservadoresUn sistema hbrido, sin constitucinPreparativos para el retorno de Alfonso XII (Canovas)El 29 de diciembre, el general Martnez Campos realiz un pronunciamiento en Sagunto, proclamando a Alfonso XII nuevo rey de EspaaLa guerra larga de Cuba (1868-1878)La cuestin social: gnesis del movimiento obrero 5.- La cuestin social y la guerra de CubaEn el Sexenio el obrerismo empez a estar influido por el anarquismo y el socialismo y se alej del republicanismoLa revolucin de 1868 no se complet con las conquistas sociales deseadas por la clase obreraEstimul la aparicin del movimiento obrero-con influencia del pensamiento anarquista de raz bakuninista.-Se fund la Federacin Regional Espaola de la AITSe inici con el Grito de Yara (Manuel de Cspedes) La guerra se acab en poca de la Restauracin (Paz de Zanjn, 1878)-Inters estadounidense-Persistencia de la esclavitud-Deseo de independenciaPava entra en el congresoLa Constitucin de 1869DOC. 7La nacin espaola y en su nombre lasCortes Constituyentes, elegidas porsufragio universal [] sancionan lasiguiente Constitucin:Art. 2. Ningn espaol ni extranjero podrser detenido ni preso sino por causa dedelito. [].Art. 16. Ningn espaol que se halle en elpleno goce de sus derechos civiles podrser privado del derecho a votar en laselecciones de Senadores, Diputados aCortes, Diputados provinciales yconcejales.Art. 17. Tampoco podr ser privado ningnespaol: del derecho a emitir librementesus ideas y opiniones [...].Art. 21. La nacin se obliga a mantener elculto y los ministros de la religin catlica.El ejercicio pblico o privado de cualquierculto queda garantizado [].Art. 32. La soberana reside esencialmenteen la Nacin [].Art. 35. El poder ejecutivo reside en el Rey,que lo ejerce por medio de sus ministros[].1 de junio de 1869Texto: Abdicacin de Amadeo IDOC. 8Conozco que me enga mi buen deseo. Dos aos largos ha que cio la Coronade Espaa, y la Espaa vive en constante lucha, viendo cada da ms lejana laera de paz y de ventura, que tan ardientemente anhelo. Si fuesen extranjeros losenemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados, tan valientes comosufridos, sera el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, conla pluma, con la palabra agravan y perpetan los males de la Nacin, sonespaoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitanpor su bien; y entre el fragor del combate, entre el confuso, atronador ycontradictorio clamor de los partidos, entre tantas y tan opuestas manifestacionesde la opinin pblica, es imposible atinar cul es la verdadera, y ms imposibletodava hallar el remedio para tamaos males.Lo he buscado vidamente dentro de la ley, y no lo he hallado. Fuera de la ley noha de buscarlo quien ha prometido observarla.Palacio de Madrid, 10 de febrero de 1873Texto: La Constitucin de la repblica federalDOC. 14Artculo 1. Componen la Nacin espaola los Estados de Andaluca Alta, Andaluca Baja, Aragn, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Catalua, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia, Regiones Vascongadas.Los Estados podrn conservar las actuales provincias o modificarlas, segn sus necesidades territoriales. []Art. 39. La forma de gobierno de la Nacin espaola es la Repblica federal.Art. 40. En la organizacin poltica de la Nacin espaola todo lo individual es de la pura competencia del individuo; todo lo municipal es del Municipio; todo lo regional es del Estado, y todo lo Nacional, de la Federacin [].Art. 92. Los Estados tienen completa autonoma econmico-administrativa y toda la autonoma poltica compatible con la existencia de la Nacin.Art. 93. Los Estados tienen la facultad de darse una Constitucin poltica que no podr en ningn caso contradecir a la presente Constitucin.Art. 94. Los Estados nombran sus Gobiernos respectivos y sus Asambleas legislativas por sufragio universal.17 de julio de 1873Texto: La protesta obreraDOC. 15.Los firmantes, delegados por las federaciones locales de la reginespaola de la Asociacin Internacional de Trabajadores paraconstituir en Zaragoza el segundo Congreso obrero de la regin.Protestan solemnemente, en nombre de todos los trabajadoresasociados en Espaa y a la faz del mundo, del brutal yescandaloso atropello de que han sido vctimas.Dos das despus de celebrarse con toda libertad las eleccionespara el Congreso burgus, donde han de debatirse las contiendasde nuestros explotadores, no contentos con el despojo, apelan ala represin y a la violencia, atropellando esas mismas leyes queellos mismos han hecho, y disuelven por la fuerza bruta elCongreso obrero donde deban tratarse las cuestiones relativas altrabajo y la organizacin de los trabajadores.En el primero, es decir, en las Cortes o Congreso de losDiputados, va a organizarse la expoliacin y reglamentarse lainjusticia. En el segundo, adems de los asuntos de laAsociacin, tenan que estudiarse los problemas econmico-sociales que agitan y preocupan a todos los hombres deconciencia [].Zaragoza, 8 de abril de 1872Texto: El grito de YaraDOC. 16Al levantarnos armados contra la opresin del tirnico gobierno espaol, siguiendo la costumbre establecida en todos los pases civilizados, manifestamos al mundo las causas que nos han obligado a dar este paso, que en demanda de mayores bienes, siempre produce trastornos inevitables, y los principios que queremos cimentar sobre las ruinas de lo presente para felicidad del porvenir. Nadie ignora que Espaa gobierna la isla de Cuba con un brazo de hierro ensangrentado; no solo no la deja seguridad en sus propiedades, arrogndose la facultad de imponerla tributos y contribuciones a su antojo, sino que tenindola privada de toda libertad poltica, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados de su suelo a remotos climas o ejecutados sin forma de proceso, por comisiones militares establecidas en plena paz, con mengua del poder civil. La tiene privada del derecho de reunin, como no sea bajo la presidencia de un jefe militar; no puede pedir el remedio a sus males, sin que se le trate como rebelde, y no se le concede otro recurso que callar y obedecer. []As pues, los cubanos no pueden hablar, no pueden escribir, no pueden siquiera pensar y recibir con agasajo a los huspedes que sus hermanos de otros puntos les envan. Innumerables han sido las veces que Espaa ha ofrecido respetarles sus derechos; pero hasta ahora no han visto el cumplimiento de su palabra [] Vindonos expuestos a perder nuestras haciendas, nuestras vidas y hasta nuestras honras, me obliga a exponer esas mismas adoradas prendas, para reconquistar nuestros derechos de hombres, ya que no podemos con la fuerza de la palabra en la discusin, con la fuerza de nuestros brazos en los campos de batalla. Proclama del general en jefe, Carlos Manuel de Cspedes, Manzanillo, 10 de octubre de 1868DOC. 17Texto: La proclamacin de la Primera Repblica espaolaVacante el trono por renuncia de don Amadeo de Saboya, elCongreso y el Senado, constituidos en las Cortes soberanas,han reasumido todos los poderes y proclamado la Repblica[]. Se ha establecido sin sangre, sin convulsiones, sin la mspequea alteracin del orden: y sin disturbios conviene que se lasostenga, para que acaben de desengaarse los que laconsideraban como inseparable de la anarqua. ORDEN,LIBERTAD Y JUSTICIA: este es el lema de la Repblica [].Conviene recordar que la insurreccin deja de ser un derecho,desde el momento en que, universal el sufragio, sin condicionesla libertad, y sin el lmite de la autoridad real, la soberana delpueblo, toda idea puede difundirse y realizarse sin necesidad deapelar al brbaro recurso de las armas (). Sin un gran respetoa la Ley, sera la Repblica un desengao ms para los pueblos;y los que componen el Comit Ejecutivo no hemos dedefraudarles ni consentir que se les defraude la ltimaesperanza.FRANCISCO PI I MARGALL, Madrid, 14 de febrero de 1873