Ensayo sobre la Producción de Seguridad, Basado en el Articulo de Gustave Molinari. Willians Ruiz

  • Published on
    09-Aug-2015

  • View
    40

  • Download
    3

Transcript

  1. 1. Ensayo: Sobre la Produccin de Seguridad. Gustave Molinari Willians R. Ruiz R. La sociedad y su organizacin, he all el punto de partida en el cual Molinari establece una discusin suficientemente interesante en base a la condicin natural de organizacin del hombre y sus pares, y por otro lado de las ideas que se inventaron para oprimirlos, es decir entendiendo la sociedad como el hecho que contempla la interrelacin de un individuo con otro en funcin de cubrir y solventar sus necesidades, aquella razn de intercambio que hace posible que unos y otros persiguiendo cubrir sus necesidades acudan a establecer una relacin de intercambio y procuren dividir el trabajo y por qu no? Especializarlo tambin. Es la misma naturaleza del hombre verse impedido a cubrir mediante su propio medio las necesidades que han de ser bsicas, pero a su vez crecientes, que al no poder el mismo cubrir la satisfaccin plena, y al saber la existencia de otros iguales, con necesidades quizs parecidas o diferentes a la de l, pero con la necesidad de solventarlas y ante la propia divisin natural del trabajo y especializacin, ya sea por condiciones naturales o aprendidas, que hacen que unos se especialicen o las condiciones en las cuales viven les lleven a desarrollarse ms en la elaboracin de ciertos bienes que otros, ya sea por condiciones especificas de terreno, o por desarrollo de otros bienes, produzcan entonces un bien diferente, es la sociedad pues la que permite que mediante el intercambio y la divisin del trabajo los hombres se organicen y desarrollen, en la cual pueden ser capaces de explotar su potencial, en la que pueden concurrir diversos personas y all encontrar cabida a la solucin de sus problemas, que mas natural que la condicin propia de organizacin por inters del hombre. Pero por las mismas razones naturales han surgido mecanismos de coaccin, que gobiernan la sociedad en procura del propio bien comn, inicialmente la monarqua, quien por ley divina estaban designados como una especie de supra hombres, con el conocimiento suficiente para organizar y dirigir la sociedad, este ideal idlico no se diferencia mucho en los otros sistemas, los legisladores, los totalitarios y cualquier otro tipo de gobierno que adems, en nombre del poder que la soberana que el pueblo les ha otorgado toman decisiones como seres casi divinos, en las cuales sin serlo, poseen el mismo potencial para errar en las decisiones e
  2. 2. incluso en ocasiones ms, que el resto de los individuos que componen la sociedad. Ante la necesidad de resguardo y proteccin de la propiedad, de cualquier otro sujeto que quiera hacerse con el fruto de lo que no ha trabajado y con lo que no le pertenece, y en momentos en que el dueo de la propiedad se puede ver desprovisto para defenderse, quedaba entonces una situacin que las formas de gobiernos, tomaran como ventaja para hacerse ellos, y quienes ms si estos son los encargados de organizar la sociedad, y rehacerla, con el monopolio de la seguridad, es as como mediante un precio que cobraban a los aldeanos, (por llamar de esta forma a los hombres que primitivamente se organizaron en sociedad) por proveerles el servicio de seguridad, un precio que al ser la seguridad monopolio de la monarqua por supuesto era bastante injusto y elevado, pero todo ello con el fin de garantizar la proteccin pacifica de los bienes y de su persona. Si tienes a una sociedad y eres tu el encargado de proveerles seguridad, que incentivos tendras para ofrecerla a un menor precio, incluso para ser eficiente en tu trabajo, qu haran los integrantes de la sociedad si quienes se encargan de protegerlos son los mismos agresores?, es una interrogante importante porque en virtud de su monopolio de la seguridad el incremento de los precios vino a ser abusivo, pero el anhelo de la seguridad le permite al hombre sacrificarse y desprenderse aun mas por el hecho de tener seguridad y proteccin. El objetivo de la seguridad es dar garanta y proteccin a los individuos y a sus propiedades, lo que no limita a que su produccin sea nicamente por parte de los organismos de gobiernos, por el contrario as como cualquier otra empresa la misma podra permitirse en un desarrollo privado y de competencia, donde existan compaas capaces de proveer seguridad y ante la competencia permitir que las mismas mejoren constantemente para mantenerse a la vanguardia, y adems con niveles de precios diferentes a los de monopolio, ahora bien, el hecho est en que esta funcin esta nica y exclusivamente reservada al Estado, indistintamente del sistema de gobierno que se utilice , con lo cual el Estado se hace con el monopolio de la seguridad y la fuerza y los
  3. 3. individuos de la sociedad pagan tributos para ser protegidos y recibir la proteccin de sus bienes y de su persona. Pero si la produccin de seguridad y defensa fueran llevadas a competencia y cada organizacin tuviera la posibilidad de contratar la seguridad que le plazca en cuanto a tener la libertad de ajustar directamente la utilizacin de la seguridad de acuerdo a sus necesidades o las del entorno, ello permitira una sectorizacin que hara que en pequeas aldeas se adecuara la seguridad al contexto y en grandes ciudades u organizaciones los nmeros fueran ms elevados, ello hace una administracin ms eficiente, incluso ms competitiva que le permitira a los agentes, evaluar que compaa le ofrece mejores condiciones, mejores precios, y as permitira el poder cambiar cuando alguna compaa no se adapte a las necesidades o simplemente realice mal su trabajo, pero el sistema actual no hay posibilidad alguna, si la seguridad falla no hay posibilidades de removerla puesto que es una imposicin, y el pago de los tributos es obligatorio, as como la administracin de la seguridad que no llega a ser la ms eficiente y focalizada. Es decir se trata la seguridad a gusto e inters de quien la maneja que es el gobierno y no en funcin de los intereses de quienes la pagan que son los ciudadanos. Pero ello es as y sucede en efecto por la misma necesidad de proteccin que el hombre tiene, es decir el argumento para hacerse con la administracin de la seguridad y la defensa es que es en funcin del bienestar de la mayora, y que ejerciendo la soberana del pueblo hacen uso y administracin de la seguridad y defensa de todos. Ello no se diferencia en monarqua o en comunismo, el monopolio de la seguridad sigue siendo el mismo independientemente del apellido que tenga el sistema de gobierno, mientras no sea permitido que las sociedades se organicen mediante sus propias voluntades para contratar de acuerdo a sus propias necesidades la seguridad que decida y que mejor se adapte a sus necesidades demandadas, el no permitir que esto sea as, ira en contra de la libre voluntad de los ciudadanos quienes deben tener la opcin de elegir de acuerdo a sus preferencias y necesidades.
  4. 4. Aunque en unos casos los que gobiernan se adjudiquen esa facultad y ese poder como designio divino (la monarqua) y en otros los que gobiernan se lo adjudiquen como el poder y la voluntad delegada de la mayora y del pueblo (comunismo); finalmente la conclusin sigue siendo la misma. Es frecuente que las decisiones tomadas en nombre de la mayora termines perjudicando o incluso en el aspecto ms ligero no favoreciendo a las minoras, pero como es dicho siempre es la dictadura de las mayoras, y en nombre de ellos se llevan a cabo actos que condenan a la minora a los designios mayoritarios. Es precisamente el absoluto manejo y disposicin de la seguridad y la fuerza que hace que los que la controla no tengan incentivos para desempear una labor eficiente, que adems les permite utilizarla en contra de aquellos que se subleven al rgimen es decir, yendo en contra de quienes por deber deberan proveerles seguridad, porque si a los ciudadanos en disconformidad con la forma de gobierno, o digamos mas puntualmente en la administracin de la seguridad por parte del gobierno, se les ocurre que no quieren mas que este tenga el monopolio y sea libre; pues los mismo recibirn la reprensin suficiente como para desistir de la idea de quitarle el monopolio de la seguridad y la fuerza de las manos del gobierno. Finalmente mientras no se permita el libre desempeo de la seguridad como cualquier otra actividad productiva y la misma sea monopolio del gobierno, no puede esperarse un desempeo eficiente del mismo y no cabe esperarse que aquellos encargados de administrarla no abusen de su condicin. del mismo modo que la guerra es consecuencia natural del monopolio, la paz es consecuencia natural de la libertad. Gustave Molinari.