Trabajo de Doctrina Social 3

  • Published on
    29-Jan-2016

  • View
    214

  • Download
    0

DESCRIPTION

DOCTRINA SOCIAL ULADECH

Transcript

  • UNIVERSIDAD CATLICA LOS NGELES DE CHIMBOTE

    ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO CENTRO UNIVERSITARIO CAETE

    ESCUELA PROFESIONAL: DERECHO ASIGNATURA: DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIAI ESTUDIANTE: JHONATAN JAVIER CASTRO FALCON DOCENTE: TRINIDAD RAMOS GREGORIO CICLO: SEGUNDO AO: 2015

  • LA ORACIN CRISTIANA CATECISMO DE LA IGLESIA CATLICA

    Resumen: Introduccin: La Oracin Cristiana. La oracin es la elevacin del alma a Dios o la peticin al Seor de bienes

    conformes a su voluntad. La oracin es siempre un don de Dios que sale al encuentro del hombre. La oracin cristiana es relacin personal y viva de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espritu Santo, que habita en sus corazones. (CIC-C #534)

    Orar es un privilegio. La oracin es un privilegio. Orar es hablar con Dios: decirle y escucharle.

    La oracin es uno de esos regalos inmensos y utilsimos que Dios nos ha dado y que no terminamos de apreciar ni de aprovechar suficientemente.

    El hombre no puede vivir sin orar, lo mismo que no puede vivir sin respirar (Juan Pablo II).

    La oracin es la llave que abre nuestro corazn y nuestra alma al Espritu Santo; es decir, a su accin de transformacin en nosotros. Al orar, permitimos a Dios actuar en nuestra alma

    -en nuestro entendimiento y nuestra voluntad- para ir adaptando nuestro ser a su Voluntad. (cfr. Catecismo de la iglesia catlica #2825-1827)

    siendo la oracin un camino, puede tener sus tropiezos, va a tener momentos de emociones, tendr sus altibajos. Y tiene una meta, que es la unin con Dios.

    Las formas esenciales de oracin cristiana son la bendicin y la adoracin, la oracin de peticin y de intercesin, la accin de gracias y la alabanza.

    Adoracin es lo que hace la persona cuando se reconoce creatura de Dios y dependiente de el, su Creador.

    Jess nos ensea a orar no slo con la oracin del Padre nuestro, sino tambin cuando l mismo ora. As, adems del contenido, nos ensea las disposiciones requeridas por una verdadera oracin: la pureza del corazn, que busca el Reino y perdona a los enemigos; la confianza audaz y filial, que va ms all de lo que sentimos y comprendemos; la vigilancia, que protege al discpulo de la tentacin.

    La adoracin es la primera actitud del hombre que se reconoce criatura ante su Creador. Exalta la grandeza del Seor que nos ha hecho (cf Sal 95, 1-6) y la omnipotencia del Salvador que nos libera del mal. Es la accin de humillar el espritu ante el "Rey de la gloria" (Sal 14, 9-10) y el silencio respetuoso en presencia de Dios "siempre mayor" (S. Agustn, Sal. 62, 16). La adoracin de Dios tres veces santo y soberanamente amable nos llena de humildad y da seguridad a nuestras splicas. necesitamos.

  • Listado de trminos del tema: Revelacin de la Oracin. Revelacin:

    La revelacin es la manifestacin que Dios ha hecho a los hombres de S mismo y de aquellas otras verdades necesarias o convenientes para la salvacin eterna.

    Vocacin.

    La vocacin es un don de Dios, una llamada en nuestra vida, pero tambin es una tarea que debemos realizar. Si queremos ser fieles a la voluntad del Seor.

    Oracin:

    La oracin es la elevacin del alma a Dios o la peticin al Seor de bienes conformes a su voluntad.

    Tiempo de la Iglesia:

    En la primera comunidad de Jerusaln, los creyentes "acudan asiduamente a las enseanzas de los Apstoles, a la comunin, a la fraccin del pan y a las oraciones" (Hch 2, 42). Esta secuencia de actos es tpica de la oracin de la Iglesia; fundada sobre la fe apostlica y autentificada por la caridad, se alimenta con la Eucarista.

    Intercesin:

    La intercesin es una oracin de peticin que nos conforma muy de cerca con la oracin de Jess. l es el nico intercesor ante el Padre en favor de todos los hombres, de los pecadores en particular (cf Rm 8, 34; 1 Jn 2, 1; 1 Tm 2. 5-8). Es capaz de salvar perfectamente a los que por l se llegan a Dios, ya que est siempre vivo para interceder en su favor (Hb 7, 25). El propio Espritu Santo intercede por nosotros [...] y su intercesin a favor de los santos es segn Dios (Rm 8, 26-27).

    Accin de gracias:

    La accin de gracias caracteriza la oracin de la Iglesia que, al celebrar la Eucarista, manifiesta y se convierte cada vez ms en lo que ella es. En efecto, en la obra de salvacin, Cristo libera a la creacin del pecado y de la muerte para consagrarla de nuevo y devolverla al Padre, para su gloria. La accin de gracias de los miembros del Cuerpo participa de la de su Cabeza.

    Alabanza.

    La alabanza es la forma de orar que reconoce de la manera ms directa que Dios es Dios. Le canta por l mismo, le da gloria no por lo que hace, sino por lo que l es.

  • LA ORACIN CRISTIANA

    LA ORACIN

    La oracin es un impulso del corazn, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como desde dentro de la alegra desde dentro de la alegra Cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como desde dentro de la alegra

    La oracin como don de Dios

    La oracin como Alianza

    La oracin como Comunin

    Es la elevacin del alma hacia Dios o la peticin de bienes convenientes.

    La oracin cristiana es una relacin de Alianza entre Dios y el hombre en Cristo. Es accin de Dios y del hombre; brota del Espritu Santo y de nosotros, dirigida por completo al Padre, en unin con la voluntad humana del Hijo de Dios hecho hombre.

    Esta comunin de vida es posible siempre porque, mediante el Bautismo, nos hemos convertido en un mismo ser con Cristo (cf Rm 6, 5). La oracin es cristiana en tanto en cuanto es comunin con Cristo y se extiende por la Iglesia que es su Cuerpo. Sus dimensiones son las del Amor de Cristo (cf Ef 3, 18-21). Dios mo, si mi lengua no puede decir en todos los momentos que te amo, quiero que mi corazn te lo repita cada vez que respiro (S. Juan Mara Vianney)

  • Artculo 1: La Persona y la Sociedad Artculo 2: La Participacin en

    la Vida Social

    La Vida de Oracin

    LA VIDA DE LA ORACIN

    La vocacin de la humanidad es manifestar la imagen de Dios y ser transformada a imagen del Hijo nico del Padre. Esta vocacin reviste una forma personal, puesto que cada uno es llamado a entrar en la bienaventuranza divina; concierne tambin al conjunto de la comunidad humana.

    El carcter comunitario de la vocacin humana

    La conversin y la sociedad

    La autoridad

    El bien Comn

    Responsabilidad y Participacin

    Artculo 4: La Justicia Social

    El respeto de la persona humana

    Igualdad y diferencia entre hombres

    La solidaridad humana

  • EL MISTERIO PASCUAL EN EL TIEMPO DE LA IGLESIA

    I. EL PADRE, FUENTE Y FIN DE LA LITURGIA.

    "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Seor Jesucristo, que nos ha

    bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en

    Cristo; por cuanto nos ha elegido en l antes de la creacin del mundo, para ser

    santos e inmaculados en su presencia, en el amor; eligindonos de antemano

    para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, segn el beneplcito de su

    voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia con la que nos agraci en el

    Amado" (Ef 1,3-6).

    II. LA OBRA DE CRISTO EN LA LITURGIA.

    Cristo glorificado...

    En la Liturgia de la Iglesia, Cristo significa y realiza principalmente su

    misterio pascual. Durante su vida terrestre Jess anunciaba con su enseanza y

    anticipaba con sus actos el misterio pascual. Cuando lleg su Hora (cf Jn 13,1;

    17,1), vivi el nico acontecimiento de la historia que no pasa: Jess muere, es

    sepultado, resucita de entre los muertos y se sienta a la derecha del Padre "una

    vez por todas" (Rm 6,10; Hb 7,27; 9,12). Es un acontecimiento real, sucedido en

    nuestra historia, pero absolutamente singular: todos los dems acontecimientos

    suceden una vez, y luego pasan y son absorbidos por el pasado. El Espritu Santo

    y la Iglesia en la Liturgia.

    En la Liturgia, el Espritu Santo es el pedagogo de la fe del Pueblo de

    Dios. El artfice de las "obras maestras de Dios" que son los sacramentos de la

    Nueva Alianza. El deseo y la obra del Espritu en el corazn de la Iglesia es que

    vivamos de la vida de Cristo resucitado. Cuando encuentra en nosotros la

    respuesta de fe que l ha suscitado, entonces se realiza una verdadera

    cooperacin. Por ella, la Liturgia viene a ser la obra comn del Espritu Santo y

    de la Iglesia.

  • EL MISTERIO PASCUAL EN LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA.

    I. SACRAMENTOS DE CRISTO.

    Los sacramentos, como "fuerzas que brotan" del Cuerpo de Cristo (cf Lc 5,17;

    6,19; 8,46) siempre vivo y vivificante, y como acciones del Espritu Santo que

    acta en su Cuerpo que es la Iglesia, son "las obras maestras de Dios" en la

    nueva y eterna Alianza

    II. SACRAMENTOS DE LA IGLESIA

    Los sacramentos son "de la Iglesia" en el doble sentido de que existen "por ella" y

    "para ella". Existen "por la Iglesia" porque ella es el sacramento de la accin de

    Cristo que acta en ella gracias a la misin del Espritu Santo.

    III. SACRAMENTOS DE LA FE.

    La fe de la Iglesia es anterior a la fe del fiel, el cual es invitado a adherirse a ella.

    Cuando la Iglesia celebra los sacramentos confiesa la fe recibida de los Apstoles,

    de ah el antiguo adagio:

    "Lex orandi, lex credendi" ("La ley de la oracin es la ley de la fe") (o: "legem

    credendi lex statuat supplicandi" ["La ley de la oracin determine la ley de la fe"],

    segn Prspero de Aquitania, siglo V, ep. 217). La ley de la oracin es la ley de la

    fe, la Iglesia cree como ora. La Liturgia es un elemento constitutivo de la

    Tradicin santa y viva (cf. DV 8).

    IV. SACRAMENTOS DE LA SALVACIN

    Tal es el sentido de la siguiente afirmacin de la Iglesia (cf Cc. de

    Trento: DS 1608): los sacramentos obran ex opere operato (segn las palabras

    mismas del Concilio: "por el hecho mismo de que la accin es realizada"), es decir,

    en virtud de la obra salvfica de Cristo, realizada de una vez por todas. De ah se

    sigue que "el sacramento no acta en virtud de la justicia del hombre que lo da o

    que lo recibe, sino por el poder de Dios" (S. Toms de A., STh 3,68,8). En

  • consecuencia, siempre que un sacramento es celebrado conforme a la intencin

    de la Iglesia, el poder de Cristo y de su Espritu acta en l y por l,

    independientemente de la santidad personal del ministro. Sin embargo, los frutos

    de los sacramentos dependen tambin de las disposiciones del que los recibe.

    V. SACRAMENTOS DE LA VIDA ETERNA.

    La liturgia participa as en el deseo de Jess: "Con ansia he deseado comer esta

    Pascua con vosotros...hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios" (Lc

    22,15-16). En los sacramentos de Cristo, la Iglesia recibe ya las arras de su

    herencia, participa ya en la vida eterna, aunque "aguardando la feliz esperanza y

    la manifestacin de la gloria del Gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo" (Tt

    2,13). "El Espritu y la Esposa dicen: Ven!...Ven, Seor Jess!" (Ap 22,17.20).

    RESUMEN:

    Los sacramentos son signos eficaces de la gracia, instituidos por

    Cristo y confiados a la Iglesia por los cuales nos es dispensada la vida divina. Los

    ritos visibles bajo los cuales los sacramentos son celebrados significan y realizan

    las gracias propias de cada sacramento. Dan fruto en quienes los reciben con las

    disposiciones requeridas.

  • MISTERIO:

    La palabra misterio tiene un peso especfico tanto por su etimologa

    que procede del mundo heleno, donde los misterio sern forma de culto y

    se introducan en el pensamiento delos filsofos que pretendan dar razn

    de su significado, como en el mundo de la magia donde era practicado por

    un solo individuo aislado, sin ningn vnculo de tipo cultual, hasta llegar a

    una consideracin del misterio en el lenguaje profano, desde donde se

    pasa al significado religioso.

    PASCUA:

    Fiesta de pan sin levadura, celebra la salida de los judos de Egipto,

    guiados por Moiss, despus de 400 aos de esclavitud. La Fiesta dura

    una semana, en los meses de Abril o Mayo, y la asistencia de los hombres

    es obligatoria (Lev.23:5-8).

    ALTAR.- Piedra o mesa en la que antiguamente se ofrecan sacrificios u otras ofrendas A Dios. Hoy slo se ofrece en el altar el sacrificio de la Santa Misa.

    Representa a Cristo, por eso se le saluda, inciensa, besa (ver Ara). Despus del

    Concilio Vaticano II se prefiere hablar de 'mesa', ms que de altar.

    AO LITRGICO.- Es la celebracin del tiempo anual de la Iglesia en su celebracin del misterio de Cristo que consiste -no de meses ni estaciones como el

    calendario civil con sus cuatro estaciones, doce meses, cincuenta y dos semanas

    y 365 das- sino de "tiempos", los cuales son: Adviento, Navidad, Tiempo

    Ordinario, Cuaresma, Triduo Pascual, Tiempo Pascual, y vuelta al Tiemplo

    Ordinario. Durante el ao litrgico el pueblo cristiano sigue las huellas de Jess

  • Mapa conceptual: Creo en Dios Padre. Los Sacramentales. Las Exequias Cristianas

  • ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHORevelacin: