TEMA 29 modificado

  • Published on
    25-Jun-2015

  • View
    437

  • Download
    17

Transcript

TEMA 29: EL TEXTO DIALGICO. ESTRUCTURAS Y CARACTERSTICAS0. Introduccin 1. Diferencias entre dialogismo y dilogo 2. El texto dialogado 2.1. Las caractersticas del dilogo 2.2. Tipos de dilogo 2.2.1 Semejanzas y diferencias entre el dilogo y la conversacin 3. El dilogo como variedad de texto o discurso 4. El dilogo en la literatura 4.1. El dilogo como gnero autnomo 4.2. El dilogo en el gnero lrico 4.3. El dilogo en el gnero narrativo 4.4. El dilogo en el gnero dramtico 5. Conclusin 6. Incardinacin del tema en el currculum 7. Bibliografa Desde hace ms de un milln de aos el hombre es homo loquens, mientras que de lo escrito slo se tienen noticias desde el ao 3300 a.C. y todava hoy es posible encontrar culturas que no escriben la lengua que hablan. Sin embargo, siempre se ha prestado mucha ms atencin a los usos de la lengua escrita. Ha sido siempre el tipo de lengua que se ha tenido como modelo de referencia. El hecho que hoy sea posible registrar las interacciones orales, junto a un cambio de mentalidad en ideas lingsticas, ha permitido centrar la atencin en esos comportamientos comunicativos, describirlos y analizarlos. El inters por el estudio del habla ha obligado a cambiar los mtodos de anlisis usados hasta entonces. As, se hace de lo oral y lo escrito un continuum de uso por parte del hablante. Que el hablar sea un proceso biolgico natural, y el escribir artificial, no quiere decir que no sea un producto cultural. Lo es y, como tal, est sometido a determinadas reglas. En este tema se trata el texto dialgico y ste puede interpretarse tanto referido a la nocin de dialogismo como a la de dilogo, las cuales son del todo diferentes. Esta confusin se debe a la ambigedad producida por el mal uso que se ha hecho de estos trminos. Aunque en los dos, est presente la oralidad. Sin embargo, es necesario aclarar las diferencias entre dialogismo y dilogo. Dialogismo es segn el DRAE hablar con uno mismo. Segn la Teora de la comunicacin de M del Carmen Bobes Naves en El dilogo es la relacin que el receptor establece con el emisor, a partir de la idea que el mismo emisor se forma de l y que se proyecta sobre el discurso para presentarlo del modo ms adecuado al ser y entender del receptor. Es decir, se tiene en cuenta al receptor antes de formular el mensaje y mientras se realiza. Y finalmente, segn la Teora de la novela de Mijal Bajtn:es la concurrencia de distintas voces referidas por el narrador, en forma de dilogo externo, interno o monlogo interior. El dilogo segn el DRAE, es la pltica entre dos o ms personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos. Segn Vigotsky, es una estrategia de comunicacin entre dos personas que comparten la misma situacin comunicativa. Y segn Mara Moliner, es la accin de hablar con otras dos o ms personas, contestando cada una a lo que la otra ha icho antes. Adems, la ubicacin en la que se encuentra este tema encuadrado dentro del temario de la oposicin, es decir, su relacin con los que le preceden (los textos narrativo, descriptivo y expositivo) y el que le sigue (el texto argumentativo), nos aclara que hay que enfocar este tema hacia el dilogo y no hacia el dialogismo. Ni todas las taxonomas sobre tipos de textos ni todos los autores admiten el dilogo como variedad del discurso o estrategia constructiva de un texto, al menos en la acepcin comn y general. Es eleccin del emisor el codificar una informacin mediante una estrategia constructiva determinada (narrativa, descriptiva, expositiva y argumentativa), segn sus intereses o la finalidad que pretende lograr. El dilogo directo puede ser narrativo, descriptivo, expositivo y argumentativo, incluso podra incluir las cuatro variantes alternativamente. En su configuracin fundamental cada variante de texto excluye a las otras, pero esto no sucede con el dilogo. Esto nos lleva a tener que distinguir entre el dilogo como estrategia constructiva de un texto, aqu existe la homogeneidad entre las variantes del texto y el dilogo; y el dilogo como situacin comunicativa o dilogo en directo, ste ltimo puede ser oral o escrito. En la lingstica del texto, para J. M. Adam, el texto dialogado est subdividido jerrquicamente en dos tipos de secuencias: secuencias fticas de apertura y cierre, por un lado, y secuencias transaccionales, que constituyen el cuerpo del texto, por otro lado. As pues, un texto dialogado elemental completo tiene la forma siguiente: 1. Secuencia ftica de apertura: A: [Hola, qu tal?] 2. Secuencias transaccionales: pregunta-respuesta, A: [Has podido acabar el trabajo?]. B: [Todava no] 3. Secuencia ftica de cierre: A: [No te preocupes. Nos vemos luego] Otros autores, como T. A. van Dijk, proponen que el texto dialogado constituye una superestructura formada por seis categoras: de apertura [Buenas tardes]; de preparacin para establecer la comunicacin [oye, mira]; de orientacin hacia el tema [sabes qu me pas?]; de objeto de la conversacin, parte central en que se comunica un suceso, se interroga, se pide, se ordena, etc.; de conclusin, introducida por frases de sntesis, evaluacin, etc. [Bueno, pues vale, quedamos as]; y de cierre, formulado con elementos lingsticos [adis, hasta luego] o con elementos paralingsticos (un abrazo, un apretn de manos, etc.). Cada una de estas categoras puede ser recursiva, ya que suele haber ms de un tema de conversacin, por lo que, si se cambia de tema, se vuelve a preparar la comunicacin, orientar el tema y concluirlo. El texto dialogado puede ser analizado bajo las perspectivas comunicativas, lingsticas, pragmticas y literarias. En primer lugar, se hallan las caractersticas comunicativas en las que el dilogo se trata de una comunicacin bilateral o multilateral; el mensaje est segmentado; suele transmitirse por canal oral, aunque las nuevas tecnologas han variado la presencia fsica por la virtual; e intervienen conjuntamente diferentes cdigos con el lingstico como el kinsico (o gestual), proxmico (o espacial), la apariencia fsica Todos ellos condicionan el discurso.En segundo lugar, sus caractersticas lingsticas contemplan el uso preferente de los verbos en presente; la abundancia de decticos personales, espaciales y temporales; las frmulas fticas que reclaman la atencin del oyente (fjate, escucha), el inters del discurso (esto es importante) o la valoracin del que habla (lo que viene ahora es importante); los recursos enfticos paralingsticos (elevar el tono, acelerar el ritmo) y proxmicos (acercarse, tomar del brazo); los ndices de direccin al receptor (como frases interrogativas, exclamativas, exhortativas e imperativas); y la produccin de seales axiolgicas valorativas, es decir, gestos. Tercero, las caractersticas pragmticas resuelven, segn Bobes Naves, que es un proceso semitico interactivo con carcter social; que tiene forma de discurso fragmentado puesto que se alternan los turnos siguiendo la normativa social; que es un proceso semnticamente progresivo, pues tiene en cuenta las circunstancias en que se desarrolla; que no admite relaciones jerarquizadas porque son incompatibles con la libertad de intervencin; y que est regido por una serie de reglas que se aprecian, sobre todo, cuando se quebrantan. En ltimo lugar, las caractersticas literarias de los textos dialogados agrupadas por Tannen en: las que trabajan con la forma y las que lo hacen con el significado. Las tres estrategias propias de la forma son el ritmo que se marca ms en la oralidad que en el cdigo escrito mediante las entonaciones, la modalidad o la actitud; la repeticin con fines expresivos, pues facilitan la produccin y la planificacin del discurso; y las figuras de estilo que se valen fundamentalmente de la repeticin. Las estrategias propias del contenido son la indirectividad que demanda del receptor una mayor colaboracin y el dilogo reportado en el que el emisor cita las palabras de otras personas o de s mismo como si fuera otra de modo directo. Ya se ha mencionado anteriormente que se puede distinguir entre el dilogo como estrategia constructiva y el dilogo como situacin comunicativa directa. Como situacin comunicativa directa hay dos clases de dilogo: el dilogo organizado y la conversacin. El dilogo organizado est regido por los principios de cooperacin. En ocasiones est regulado por el control externo de un moderador y puede adoptar varias formas: debate, mesa redonda, coloquio, tertulia, seminario, entrevista. La conversacin es un tipo de dilogo ms libre y espontneo, pueden variarse los asuntos, no est regulada por ningn control externo y slo se rige por los principios de cooperacin. Estos principios de cooperacin ayudan a mantener la unidad del discurso, as como la coherencia y la cohesin textuales. Los principios de cooperacin son cuatro: el principio de cantidad en el que cada interviniente debe dar la cantidad de informacin que la situacin requiere; el principio de calidad, donde las aportaciones deben ser verdaderas; el principio de relacin en el que se relacionan las aportaciones con el asunto tratado sin resultar impertinente; y el principio de modalidad, que expresa que las aportaciones deben ser claras, ordenadas y no muy largas. Hay quien considera que la conversacin es una variante del dilogo, como Bobes Naves que reconoce que ambas son actividad semitica, social, lingstica, se realizan en directo, por turnos, en presente y dan lugar a discursos segmentados. Frente a estos elementos comunes est la disimilitud de los dos. El dilogo se orienta a la interlocucin; el asunto central est fijado y no se debe apartarse de l; adquiere una finalidad expositiva o argumentativa; los turnos de intervencin y los silencios estn reglados; se avanza por argumentos; domina la funcin representativa; y termina con un acuerdo o al terminar la informacin. En cambio, la conversacin destaca por su iniciativa individual; puede improvisarse, tratar cualquier asunto que surja espontneamente; tiene un fin inmanente, se habla por placer; los turnos de intervenciny los silencios son menos rgidos; avanza por intervenciones pues carece de unidad porque opera por asociaciones; destaca su funcin expresiva; y llega al final al acabar el tiempo o las ganas. La diferencia ms significativa es que el dilogo quiere acabar en un acuerdo o dando una informacin ya pensada que se ha ido argumentando y la conversacin acaba por falta de tiempo o ganas, conlleva improvisacin en los turnos de palabra y en los asuntos tratados, se trata de hablar por el placer de hablar. Cuando el autor elige para el mensaje el dilogo como una variedad de texto tiene unas caractersticas marcadas. Se trata de un discurso nico y cerrado que responde a la voluntad del emisor autor, que aunque puede aludir o manipular palabras de otros interlocutores, stas no son nunca un discurso directo. Este tipo de variedad textual puede aparecer en la literatura o en actas, y en algunos gneros literarios se emplea como forma constructiva del texto donde alcanza su plenitud. El dilogo es la forma de elocucin propia del teatro, aunque tambin puede emplearse en gneros y subgneros literarios como las novelas, los cuentos, los poemas, los ensayos filosficos, etc. Mediante los dilogos literarios se consigue que los personajes se caractericen a s mismos y se convierten, as, en un recurso manejable a favor de una tesis o una historia. Adems recoge los signos no verbales que se dan en el dilogo y explica los antecedentes de la situacin. Un buen dilogo escrito debe ser natural y adecuar el lenguaje a la categora social, a la edad, el sexo, etc. del hablante, para que platique en consonancia con su carcter. Debe ser significativo seleccionando las frases reveladoras del carcter del hablante o de la situacin en que se encuentra. Debe ser progresivo y estar en funcin del desarrollo de los personajes, las situaciones y los incidentes. Y debe ser dinmico y gil evitando los largos parlamentos y las frases rotundas, usando en abundancia preguntas y respuestas, frases cortas y elpticas; por ello es imprescindible huir de lo artificioso, lo inexpresivo para lograr una naturalidad sin vulgaridad, una elegancia sin amaneramiento. El discurso verbal puede adoptar dos formas fundamentales: el estilo directo o dilogo natural y el estilo indirecto. Otras formas son el monlogo interior, el poliloquio o dilogos entrecruzados, el dilogo creacional, el dilogo significativo y el dilogo de tcnica de narracin objetiva. En el monlogo interior el autor revela por completo la interioridad del personaje. Es el recurso ms empleado para reflejar la desesperacin y la angustia, aunque su empleo abusivo puede resultar cansino. En el poliloquio los personajes actan con libertad hacindonos olvidar que es el autor el que escoge las frases que aparecen. El lector ya reconoce de antemano el carcter de los personajes, sus conflictos y deseos, y por ello no le resulta difcil asignar a cada enunciado su emisor. En el dilogo creacional el autor expresa situaciones y ambientes, sin necesidad de acudir a la descripcin. El dilogo significativo son frases cortas, altamente significativas que salpican la novela. Finalmente, el dilogo de tcnica de narracin objetiva es deudor del cine. Se construye un personaje dndonos palabras, actos, gestos pues es la nica informacin que se posee de l. El dilogo como gnero autnomo tiene su razn de ser en el seno de la literatura, se cataloga como subgnero de la prosa didctica siendo el antecedente del ensayo. Se desarrolla en la antigedad por Platn en los Dilogos y por Cicern, Tcito o Luciano. Durante la poca medieval se mantiene en las Disputas. En el Renacentismo tiene su mximo esplendor y alcanza difusin como transmisor de ideas erasmistas. Sirve para exponer usos y costumbres, situaciones e ideas, para argumentar con intencin satrica y para aparentar una diversificacin de la conciencia monolgica del autor. Algunos ejemplos son El cortesano de Castiglione, Dilogo de la lengua de Juande Valds, Dilogo de las cosas ocurridas en Roma y Dilogo de Mercurio y Carn de Alfonso Valds o Viaje de Turqua de Andrs Laguna. En tiempos ms recientes aparece en La velada de Benicarl de Manuel Azaa o Descargo de conciencia de Pedro Lan Entralgo. En cambio, la presencia del dilogo en el gnero lrico es infrecuente, pues en este gnero se presenta el discurso en 1 persona, el yo potico, que expresa la interioridad de su sentimiento. La aparicin de un t es la personificacin del yo potico. En los casos en que puede aparecer dilogo, se trata de sucesiones de soliloquios, esto sucede por ejemplo en las glogas de Garcilaso. El dilogo en el gnero narrativo suele ser bastante habitual, en consecuencia ha sido analizado desde dos posturas distintas: unos consideran que el narrador mantiene el control del discurso, incluso cuando cede la voz a los personajes ya que selecciona lo que dicen, cmo lo dicen y en qu momento. Otros, atribuyen autonoma a las palabras de los personajes con respecto al narrador, distinguen dos discursos diferentes procedentes del narrador y de los personajes, stos sirven para caracterizarlos, acercarlos al lector, darlos vida y profundidad psicolgica. En cualquier caso, tanto el discurso del narrador como el dilogo de los personajes son variantes del discurso del autor. La voz de los personajes se intercala en el discurso del narrador mediante el estilo directo que reproduce las palabras exactas entrecomillndolas o anteponindoles un guion y aadiendo un verbo de diccin; mediante el estilo indirecto en que el narrador reproduce con sus propias palabras lo que el personaje ha dicho; o mediante el estilo indirecto libre en el que el pensamiento del personaje se integra a la locucin del narrador formando parte de ella, yuxtaponindose, no obstante, el lector puede deslindar la parte que corresponde a cada uno. El dilogo en la dramaturgia es el elemento autosuficiente e inherente al gnero. Es la esencia del teatro y aqu alcanza su mxima dimensin. Segn Bobes Naves en su vertiente dramtica, el dilogo adquiere unas caractersticas especiales. Es necesaria la presencia de dos o ms interlocutores cara a cara, de esta manera se estrecha la vinculacin entre palabra y accin. La situacin extralingstica est contenida en el dilogo o en las acotaciones. Existen, adems, contextos diversos para cada personaje, a pesar de la autosuficiencia referencial y caracterizadora sobre la accin y los personajes. El texto dialgico adopta diversas formas en el teatro. Puede ser un intercambio verbal entre personajes; un monlogo apelativo en el que se dirige hacia los espectadores, un soliloquio o introspeccin en el que dirige su parlamento hacia s mismo; o un aparte, cuando un personaje, en presencia de otros, dice algo que stos fingen no or pero que los espectadores s oyen. Adquiere aqu el dilogo una triple funcionalidad. Al crear la accin dramtica tiene una funcin primaria, al completar la configuracin de los personajes obtiene la funcin secundaria y al informar sobre el espacio y el tiempo, la terciaria. El dilogo dramtico constituye una parte fundamental de lo que se denomina texto literario, pero ste se complementa con las acotaciones, asimismo ha de sumarse el texto espectacular o representacin que incluye los decorados, la iluminacin, la msica y los efectos de sonido. Espectculo dramtico = texto literario (dilogo + acotaciones) + texto espectacular o representacin (decorados, iluminacin, msica y efectos de sonido). Para concluir el tema cabe recordar que el dilogo se trata de un intercambio de informacin oral o escrito entre un emisor y un receptor. Como ya se ha visto, los textos dialogados han estado muy presentes en la literatura, pero destacan especialmente en elmbito oral. La lengua hablada no tiene en principio nada de elitista, es innata y connatural al ser humano. A ella acceden todos los hombres en su proceso de socializacin y se socializan hablando. Antiguamente, que el discurso oral no pudiera perpetuarse y ejercer influencia de generacin en generacin, y la idea de que el mucho hablar hace envilecer las palabras, como deca Alfonso X, dej en un segundo plano los usos de la lengua oral. En el plano de la didctica, las tipologas textuales representan una poderosa ayuda. En primer lugar, permiten reconocer y seleccionar aquellos tipos de textos que los alumnos debern ser capaces de manejar (de forma productiva, receptiva, o bien de ambas formas). En segundo lugar, ser posible extraer de los textos estructuras y formas de organizacin textual que los alumnos debern conocer y dominar, puesto que los distintos tipos de texto se caracterizan por unos rasgos peculiares, ms all de la morfosintaxis y el lxico que se utilice. Adems, en el tipo de texto pueden encontrarse paralelismos y divergencias entre dos determinadas lenguas, del mismo modo que sucede en otros niveles de la descripcin de la lengua: el lxico, el morfolgico, el sintctico o el semntico. En cuanto a la incardinacin del tema en el actual currculum de secundaria, tomando como referencia el Decret 143/2007 de 26 de juny para enseanza secundaria obligatoria y el Decret 142/2008 de 15 de juliol para Bachillerato, debemos tener en cuenta que el anlisis del dilogo y su estudio terico corresponde tanto a ESO como a Bachillerato, sin embargo, en estas etapas puede ser ms provechoso su tratamiento prctico. Este enfoque prctico debera orientarse hacia ambos planteamientos del dilogo. Como variante del discurso, mediante la lectura y comentario, la creacin personal e incluso la representacin de sencillos textos dramticos por parte del alumnado. Y como situacin comunicativa con la prctica de distintas formas de dilogo dirigido (coloquios, debates, entrevistas, realizando representaciones que pueden ser grabadas y visionadas para realizar una coevaluacin ms atractiva al aadir las nuevas tecnologas, escuchando y/o reproduciendo dilogos de la radio, la televisin o el cine, etc.) Con este tipo de ejercicios el alumnado desarrolla su comprensin y expresin oral junto a otra serie de destrezas intelectuales de utilidad interdisciplinar (capacidad para argumentar, sintetizar u ordenar el pensamiento, entre otras), hbitos sociales (respetar el turno de palabra o escuchar con atencin para responder despus con precisin y exactitud) y se trabajan todas las competencias bsicas, por ejemplo la competencia artstica y cultural usando fragmentos de pelculas clsicas Casablanca o El gran dictador, la competencia en el conocimiento y la interaccin con el mundo fsico, as como la competencia social y ciudadana y la competencia matemtica, al tratar los aspectos relevantes e histricos que rodean estos filmes. Este tema brinda la posibilidad de extraer un gran provecho didctico para el alumnado. Interesa para la didctica de lenguas conocer el carcter ritualizado de los textos dialogados propios de determinadas actividades sociales, y tambin interesa conocer la conveniencia o propiedad de incorporar determinados componentes segn el contexto sociocultural. En este sentido, lo especfico de las partes del texto dialogado radica en su coelaboracin por los participantes y en los diferentes fenmenos de ajuste y de negociacin que se pueden dar, sobre todo en las secuencias de inicio y de cierre. Son aspectos relevantes para la enseanza-aprendizaje de la lengua oral. Podemos concluir, que este tema en el currculum de secundaria, tiene un carcter totalmente transversal, dado que lo podemos vincular directamente con uno de los objetivos de cada etapa, el objetivo h para ESO: comprender y expresar con correccin oralmente y por escrito textos y mensajes complejos, y el objetivo e para Bachillerato:dominar tanto en su expresin oral como escrita la lengua catalana y la lengua castellana. Para la consulta y ampliacin bibliogrfica de este tema vanse El dilogo. Estudio pragmtico, lingstico y literario de M del Carmen Bobes Naves en la editorial Gredos, el artculo de J. M. Adam Los textos: heterogeneidad y complejidad pp. 3-12 en Didctica de la lengua y la literatura para una sociedad plurilinge del siglo XXI publicado por la Sociedad Espaola de Didctica de la Lengua y la Literatura - Universitat de Barcelona, La ciencia del texto de T. A. van Dijk en Ed. Paids y las pginas 23-31 del artculo de J. M. Castell Las tipologas textuales y la enseanza de la lengua publicado en la revista Textos de Didctica de la Lengua y de la Literatura n 10 de la Ed. Gra. Gracias por su atencin.