Salvado por su fiel perra

  • Published on
    06-Dec-2015

  • View
    215

  • Download
    0

DESCRIPTION

Historia

Transcript

  • SALVADO POR SU FIEL PERRA Robert St. John, famoso locutor de radio, cont la siguiente historia sobre la lealtad de una perra a su dueo, cuyo salvamiento fue posible gracias a aquel fiel animal. "Esta es la historia de un hombre que llamaremos Armando, pues no era ste su verdadero nombre. De alguna forma, fue el mejor intermediario entre Francia y Gran Bretaa. Viajaba mucho y visitaba siempre su tierra natal. "En su ltimo viaje, en avin, Armando llevaba consigo algunos documentos extremadamente secretos para entregar a los agentes del movimiento francs de resistencia. Por lo tanto, decidi actuar con la mayor seguridad posible al volar sobre su propia ciudad natal. Pero aquella noche, todo sali mal. La ltima vez que estuvo all no haba ningn tirador alemn en una faja de muchos kilmetros; pero ahora, justamente al penetrar en el espacio de la ciudad, las armas comenzaron a disparar contra el avin. Armando saba que sera capturado si aterrizaba dentro de la ciudad, por eso dirigi su paracadas hacia un lugar descampado, no lejos de la finca de su familia. Al aterrizar, cay sobre unas rocas y se quebr ambas piernas. No lograba afirmarse sobre las piernas y mucho menos andar. Intent arrastrarse, pero el dolor era terrible. Y poda or, a la distancia, una patrulla alemana recorriendo el campo en su bsqueda. Ya era de madrugada, cuando oy un sonido diferente, el inconfundible ruido que un animal hace cuando est olfateando en el matorral. Entonces, de repente, all estaba Trixie a su lado, lamiendo sus manos y gimiendo afectuosamente. Trixie, una perra mestiza de ocho aos de edad, haba sido la mejor amiga de Armando hasta que la guerra los separ. Ahora all estaba ella lamiendo la sangre del tobillo de su dueo! En aquella maana la patrulla alemana lleg tan cerca que Armando poda or y entender su conversacin en alemn. En el mayor silencio posible, comenz a cubrirse con hojas y pasto. Trixie pareca captar la idea. Trabaj agitadamente, escarbando la tierra con la que Armando iba cubrindose hasta quedar apenas con la cabeza afuera. Cuando la patrulla pas a solamente algunos metros de distancia, Trixie se encontraba acostada junto a la cabeza de su dueo, tan silenciosa como si estuviera muerta, pero con todos sus nervios alerta y todos los msculos tensos. "Durante los dos das siguientes, ella pas todo el tiempo lavando las heridas de Armando con aquel increble remedio: la saliva de un perro; o saliendo en disparada en misteriosas misiones que a veces la mantenan distante durante varias horas seguidas. Una vez volvi con un conejo entre los dientes, y as Armando pudo alimentarse un poco chupando la carne cruda. Armando conversaba con Trixie como si ella fuera un ser humano. Le pidi que fuera a la finca de su familia y trajera auxilio. Trixie pareca comprender. Ella lloriqueaba y sala velozmente, pero luego regresaba con un aire de abandono en los ojos. "La noche del tercer da Trixie permaneci ausente durante ms tiempo. Armando estaba preocupado, y entonces oy pasos en el matorral. Estaba demasiado dbil como para poder esconderse. Oy el afectuoso ladrido de Trixie, y entonces la voz de Mara, su novia antes de la invasin de los alemanes. Mara se inclin sobre l, lo bes y le prometi que fuertes y leales franceses pronto lo cargaran hacia un lugar seguro, donde lo esconderan y cuidaran bien. Entonces Armando pudo descubrir el misterio, el porqu Trixie no haba conseguido traer el auxilio antes. Los alemanes haban trasladado a la familia de Armando haca otra ciudad. Trixie, con su intuicin canina, saba que Mara mereca confianza. Durante tres das haba andado detrs de ella; pero ella haba estado ausente y haba regresado justamente en aquel da. Trixie, con sus frenticos ladridos y tironeando con insistencia de su vestido, la haba llevado hacia aquel lugar en el matorral. Y sta es la historia de cmo un agente de la resistencia francesa fue salvado por una perra llamada Trixie y por su novia llamada Mara".

    SALVADO POR SU FIEL PERRA