Resultados electorales de la CUT En el mundo 215 millones ... ?· Acta Final de Escrutinios N° 005…

  • Published on
    24-Jul-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

  • Resultados electorales de la CUT

    Al cierre de esta edicin se terminaron los escru-tinios de las elecciones de la CUT para el Comit Ejecutivo Nacional y la Subdirectiva Bogot Cundinamarca. Ver los resultados en / 2 y 3

    La subasta del 4G

    Tambin son parte de Colombia, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma con-tinental, la zona econmica exclusiva, el espacio areo, el segmento de la rbita geoestacionaria, el espectro electromagntico y el espacio donde acta, de conformidad con el Derecho Internacional o con las leyes colombianas a falta de normas in-ternacionales. / 10 y 11

    Hambre en tierra frtil

    Parece inaudito que en un planeta como el nuestro, que lo tiene todo, tengamos que enviar delegados de todos los pases a tratar el tema de cmo hacer para poder alimentarnos. Pero as es. / 12

    Conferencia Anual de la OIT La OIT debe ser cada vez

    ms til y pertinenteSe destac la determinacin de la OIT para cumplir el mandato de la organizacin con el fin de mejo-rar las condiciones de los trabajadores palestinos, donde el desempleo, el subempleo, las diferencias en los salarios y la segregacin ocupacional son los cuatro factores principales en la economa que afecta ms a las mujeres y los jvenes y las dife-rencias de gnero. / 16

    N 105 Bogot, ColombiaValor $500 Junio de 2013

    La CSI insta a todos los gobiernos a intensificar su compromiso en la lucha mundial contra el trabajo infantil, dado que segn nuevos datos publicados por la OIT, los progresos estn perdiendo fuer-za. Un total de 215 millones de nios siguen trabajando en lugar de acudir a la escuela.

    "Los dos Convenios de la OIT sobre trabajo forzoso han sido ratificados por la gran mayo-ra de los gobiernos, pero decenas de millones de nios son vctimas de la explotacin y la miseria que conlleva el trabajo infantil, cuando deberan estar recibiendo una educacin de calidad. La crisis econmica, y la obsesin con las medidas de austeridad, estn frenando considerablemente los esfuerzos para sacar a los nios del trabajo y llevarlos a las escue-las", afirm la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow.

    Son ya 177 gobiernos los que han ratificado el Convenio N 182 de la OIT sobre las peores

    formas de trabajo infantil, mientras que 165 han ratificado el Convenio N 138, que cons-tituye el principal punto de referencia global respecto a la edad en que los menores de 18 aos pueden iniciar su experiencia laboral, aprendizajes o acceder al empleo a tiempo completo.

    Este ao en el Da Mundial contra el Trabajo Infantil se har hincapi en la situacin de los nios y nias atrapados en el trabajo doms-tico, que se enfrentan a algunos de los peores casos de grave explotacin y son vctimas de abusos fsicos y psicolgicos. Hasta la fecha, 10 pases han ratificado el Convenio N 189 sobre trabajo domstico, adoptado por la OIT hace apenas dos aos.

    "Ojos que no ven, corazn que no siente, no puede seguir aplicndose a los nios vctimas de servidumbre domstica o, de hecho, de cualquier otra forma de explotacin. La co-munidad global necesita impulsar acciones

    encaminadas especficamente a erradicar el trabajo infantil, y centrarse tambin en una educacin de calidad, proteccin social e inspecciones laborales, en lugar de erosionar estos servicios esenciales para satisfacer unos objetivos fiscales subjetivos que es-tn destrozando comunidades completas", indic Burrow.

    Al movimiento sindical le preocupa que gran parte de las acciones sobre trabajo infantil hayan venido estando enfocadas hacia proyectos especficos, sin que los gobiernos establezcan o pongan en marcha polticas exhaustivas. Resulta esencial que el enfoque gubernamental incluya polticas y programas globales. Sin esa premisa, re-sultar muy difcil o incluso imposible que los proyectos individuales realizados en sectores o localidades particulares tengan un impacto sostenible. Bruselas, 12 de junio de 2013 (CSI EnLnea).

    CONFEDERACIN SINDICAL INTERNACIONAL (CSI)

    En el mundo 215 millones de nios y nias siguen

    trabajando en lugar de acudir a la escuela

  • 2 N 105, junio de 2013cu t reg iona l

    Siendo las 16 horas del da 26 de junio de 2013, despus de continuos encuentros en la sala de juntas del Comit Ejecutivo Regional CUT Bogot Cundinamarca, los integrantes del Tribunal, con el objetivo de finalizar el escrutinio de las elecciones realizadas el 7 de junio del presente ao para la eleccin del Comit Ejecutivo de la subdirectiva CUT Bogot Cundinamarca, 2013-2017, se rene con el siguiente orden del da:

    1. Verificacin del qurum.2. Escrutinio final regional.3. Propuestas y varios.

    Desarrollo de la agenda

    Se constata que existe qurum decisorio con la asistencia de: Miguel ngel Castro (presidente); Daniel Yang Serrano (secretario); Mara Magdalena Ramrez Devia; Luz Mara Correal Prez; Jeisson Zubieta Daz y Hel Bahamn Bahamn.

    El escrutinio se realiz con las actas enviadas por fax o correo electrnico, que posterior-mente se cotej con el material electoral y las actas originales que llegaron despus del proceso de eleccin del pasado 7 de junio segn la circular N 001 del Tribunal Regional Electoral CUT Bogot Cundinamarca. Las diferentes peticiones u observaciones propias del Tribunal, que se presentaron en el proceso electoral, fueron revisadas y analizadas de acuerdo a la normatividad vigente y se tomaron las decisiones correspondientes, que se encuentran relacionadas en las Actas N 001, 002, 003 y 004 del Tribunal Regional Electoral CUT Bogot Cundinamarca. Una vez escrutado el 100% de las mesas insta-ladas en Cundinamarca y Bogot, el resultado final es el siguiente (ver cuadro 1):

    N en el tarjetn Cabeza de lista

    N de votos

    101 Carlos Arturo Rico Godoy 2.649102 Carlos Alberto Velsquez 714103 Manuel ngel Tllez 1.725104 Marln Amanda Vsquez 619105 Mara Victoria Forero 1.893106 Esperanza Lozano Atencio 820107 Martha Pineda Guido 1.685108 Francisco Carrillo 201109 Ral Soto 116110 Misael Hernndez 189111 lvaro Saumeth Ricaurte 408112 Bernardo Ral Lpez 977113 Jorge Enrique Laverde 2.206114 Leovardo Orjuela 467115 scar Gustavo Penagos 606116 Celmira Herrera 1.538117 Nohora Bulla Gutirrez 1.113118 Miguel ngel Delgado R. 1.691119 Lus Fernando Abada 1.881120 Pedro Isidro Yepes Lpez 2.442121 Carlos Ernesto Castaeda 1.087122 Guillermo Eduardo Alfonso 256123 Lus Orlando Quiroga 1.357124 Alfonso Ahumada B. 2.119

    Votos en blanco 8.783Votos nulos 4.903Total 42.445

    No. Electos No. en el tarjetn1 Carlos Arturo Rico Godoy 1012 Pedro Isidro Ypez Lpez 1203 Jorge Enrique Laverde Herrera 1134 Alfonso Ahumada Barbosa 1245 Mara Victoria Forero Izquierdo 1056 Luis Fernando Abada Tasama 1197 Manuel ngel Tllez Gonzlez 1038 Miguel ngel Delgado Rivera 1189 Martha Pineda Guo 10710 Celmira Herrera Urrea 11611 Luis Orlando Quiroga Rodrguez 12312 Nohora Bulla Gutirrez 11713 Carlos Ernesto Castaeda Ravelo 12114 Bernardo Ral Lpez Martnez 11215 Esperanza Lozano Atencio 106

    Resultados electorales de la CUT

    De acuerdo con lo anterior y realizado el escrutinio regional de la subdirectiva CUT Bogot Cundinamarca, el Comit Ejecutivo de la subdirectiva CUT Bogot Cundinamarca para el periodo 2013-2017, queda conformado de la siguiente manera (ver cuadro 2):

    El tribunal publicar la presente acta a partir de la fecha, en la pgina web de la CUT.

    Siendo las 18 horas del da 26 de junio de 2013, se da por terminada la reunin.

    En constancia firman:

    Tribunal Regional Electoral CUT Bogot Cundinamarca

    Acta Final de Escrutinios N 005/2013

    Miguel ngel Castro Presidente

    Daniel Yang Serrano Secretario

    Jeisson Zubieta Daz, Mara Magdalena Ramrez Devia, Hel Bahamn Bahamn, Luz Mara Correal Prez

    Cuadro 1

    Cuadro 2

    Tribunal Regional Electoral CUT Bogot CundinamarcaActa Final de Escrutinios N 005 / 2013

    Integrantes del Tribunal Electoral.

  • N 105, junio de 2013 3cu t na c iona l

    Horario de atencinLunes a viernes: 9:00 am a 1:00 pmy 2:00 pm a 5:30 pm Cita previa

    CON EL APOYO DE

    FINANCIADO POR

  • 4 N 105, junio de 2013s ind i ca les

    Agencia de Informacin Laboral

    21 de junio de 2012

    No se detiene la saludable y bienvenida ola sindical en el sector del comer-cio. Esta semana el turno es para Easy Colombia, empresa filial del grupo

    chileno Cencosud que opera con 5 tien-das especializadas en distribucin de artculos para hogar: cuatro en Bogot y una en Medelln, en las que emplea a 718 trabajadores.

    Se trata del Sindicato Nacional de Trabajadores del Comercio (Sintracom), organizacin de carcter nacional que se cre con el propsito que alienta a todo sindicato: mejorar las condiciones labo-rales y hacer propuestas para mejorar el clima laboral y corregir los problemas ms sentidos por las y los trabajadores, que en el caso de Easy Colombia tienen que ver con bajos salarios, acoso laboral, extensas jornadas y sobrecarga de trabajo, despidos sin justa causa, entre otros.

    Es un sindicato de industria, proyectado para agremiar a trabajadores y trabaja-doras de establecimientos comerciales al por mayor y al detal, grandes superficies o cadenas de hipermercados, almacenes, tiendas por departamento y otros servi-cios complementarios y anexos. Por eso, aparte de trabajadores de Easy Colombia, Sintracom naci con algunos afiliados de Homecenter-Sodimac y Falabella.

    Pero no fue un parto sin dolor. Durante el proceso de creacin del sindicato fueron despedidos sin justa causa 7 trabajadores, 6 de ellos comprometidos directamente con su creacin, con antigedades entre 2 y 5 aos en la compaa. Con esto la empresa viol el derecho de asociacin consagrado en la Constitucin, el CST y los convenios de OIT ratificados por el gobierno colombiano.

    Richar Moreno Casallas, uno de los des-pedidos, no duda en calificar su despido, y el de los otros cinco compaeros que promovieron el sindicato, como una clara demostracin de persecucin sindical por parte de la empresa.

    La cadena de tiendas Easy fue fundada en 1994 en Chile, y hoy tiene presencia en Argentina, Brasil, Per y Colombia, donde se encuentra desde mayo de 2007. En este ao el Grupo Cencosud era propieta-rio del 70% de la cadena, el 30% restante perteneca al Grupo Casino, hasta el ao 2009, cuando el control total lo asumi

    Cencosud, grupo empresarial que, como se sabe, en octubre de 2012 tambin se hizo al control de la cadena de supermer-cados Carrefour (hoy almacenes Yumbo y Metro), negocio que le vali ms de 2.000 millones de euros.

    Una vez constituido como sindicato, Sintracom se afili al UNI Sindicato Global, organizacin que hoy lleva la vocera de ms de 20 millones de trabajadores del sector de servicios del mundo, con pre-sencia en 150 pases. Y se afili tambin a la CUT, confederacin que en un co-municado salud su creacin y rechaz las prcticas antisindicales ejercidas por la empresa Easy-Cencosud en contra de sus empleados.

    El presidente de Sintracom, Hower Javier Riao, de 34 aos de edad, los ltimos 5 como empelado de Easy Colombia, explic que si bien los salarios en esta empresa dejan mucho que desear, la razn principal para crear el sindicato es acabar con las largas jornadas y la recar-ga laboral a que son sometidos las y los trabajadores; pero sobre todo para defen-der su estabilidad laboral. Intentamos el dilogo con la empresa, pero vemos que todo se ha quedado en palabras, nada se cumple. Entonces decidimos que haba que agruparnos, hacer algo y formamos el sindicato, dijo.

    El pliego petitorio

    En este momento el sindicato est prepa-rando el pliego de peticiones que le pre-sentar a la empresa prximamente, y que dar lugar a la negociacin de la primera convencin colectiva en Easy Colombia.

    El pliego de peticiones incluye un salario de enganche, y que a partir de este se pa-guen horas extras, dominicales y festivos de acuerdo con lo establecido por la ley.

    El sindicato considera que la empre-sa, dada su solidez econmica, est en capacidad de asumir tal reajuste salarial. Segn la Superintendencia de Sociedades, en 2010 Easy Colombia tuvo ventas del orden de los $127.100 mil mi-llones, y en 2011 ascendieron a $152.200 mil millones. En 2012 report un margen de utilidad neta de 17,19%, es decir, por cada 100 pesos que vendi, la utilidad fue de 17,19 centavos. En lo referido a costos laborales, estos los ha mantenido constantes desde 2010.

    En el pliego se tambin pedir que se ample la planta de personal y se recon-sidere el tema de la carga laboral, que a juicio del sindicato es excesiva y est generando acoso por parte de los jefes y

    mucho estrs e insatisfaccin entre las y los trabajadores.

    Otro tema problemtico tiene relacin con los accidentes laborales y enfermedades derivadas de la labor desempeada. De acuerdo con testimonios recolectados entre las y los trabajadores, las enfermedades ms frecuentes son las musculares o de articulaciones, derivadas de la carga de objetos muy pesados, y las enfermedades psicolgicas, derivadas de la sobrecarga laboral.

    Es de anotar que el nivel de accidentalidad en las tiendas es considerablemente alto, ante lo cual los directivos optan por llamar a descargos al trabajador cuando sufre un accidente, bajo la premisa de que la causa es su propio descuido, dado que la empresa les brinda instruccin para el au-tocuidado. La sancin puede ser de 5 das, o el despido. As que muchos trabajadores optan por no reportar el accidente para evi-tar la sancin. Lo anterior es ms grave en el caso de los del rea de construccin, ya que son quienes estn ms propensos a sufrir accidentes de trabajo.

    en la cadena de tiendas easy colombia

    Sintracom, otro sindicato que nace en el sector comercio

    Se han reportado casos de despedido de trabajadores con el argumento de enferme-dad constante, y se utilizan mecanismos para justificar el despido, que incluyen llamados de atencin por cumplimiento de metas, cuestiones de desempeo, perfil re-querido para el cargo, entre otras. Y aparte de eso, la empresa no tiene una poltica de reubicacin de personal por incapacidad o accidente de trabajo.

    La insuficiencia de personal por tienda lleva a que en algunos casos mujeres en condicin de embarazo deban seguir realizando las mismas labores que hacan antes de su estado, lo que las pone en grave peligro y las lleva a mayores niveles de estrs laboral.

    Lo otro es que ante una falta disciplinaria no existe un procedimiento amplio que le permita al trabajador apelar la decisin que tome la empresa.

    Corregir estas y otras anomalas es la tarea que ahora tiene al frente el recin creado Sintracom, aparte, claro est, de fortalecer-se y crecer en nmero de afiliados.

  • N 105, junio de 2013 5s ind i ca les

    Comit Ejecutivo CUT Bogot-Cundinamarca

    Hctor I. Bermdez R. (Presidente); Mara Doris Gonzlez (Vicepresidenta, responsable de Asuntos de Salud y Seguridad Social); Carlos Arturo Rico Godoy (Segundo Vicepresidente, responsable Relaciones Internacionales); Manuel Tllez Gonzlez (Secretario General); Miguel ngel Delgado Rivera (Fiscal); Jos Meyer lvarez (Departamento Tesorera y Finanzas), Winston Francisco Petro (Departamento de la Juventud y Menor Trabajador); Ral Alfonso Soto Ariza (Departamento de Asuntos Legislativos y Jurdicos); scar Gustavo Penagos (Departamento de Recursos Naturales y Medio Ambiente); Alfonso Ahumada Barbosa (Departamento de Relaciones Laborales y Negociacin Colectiva); July Gonzlez Villadiego (Departamento de la Mujer, Derechos Humanos y Solidaridad); Nohora Bulla Gutirrez (Departamento de Educacin, Formacin, Capacitacin, Investigacin y Proyectos); Alfredo Manchola Rojas (Departamento de Organizacin y Trabajadores Informales y Relaciones con Organizaciones Sociales); Carlos Ernesto Castaeda Ravelo (Departamento de Comunicaciones, Relaciones Pblicas, Publicidad y Propaganda); Fraydique Alexander Gaitn (Departamento de Asuntos Relacionados con las Empresas Transnacionales y Responsabilidad Social Empresarial).

    Consejo editorialCarlos Ernesto Castaeda Ravelo (Director del Departamento de Comunicaciones),

    Hctor I. Bermdez R. (Presidente); Miguel ngel Delgado (Fiscal), scar Penagos (Dept. Recursos Naturales y Medio Ambiente),

    Nohora Bulla (Dep. de Educacin), Jorge E. Charry (asesor editorial).

    avenida Caracas n 44-54 of. 402telfonos: 2455966 / Fax: 2 456432

    Bogot d.C. Colombiaemail: elperiodicocut@gmail.com

    cutsubdirectiva@hotmail.com issn: 1900-0898

    diseo y diagramacin: diter estrategias educativas, ctovarleon@gmail.com / 2329558.

    Caricaturas: internet. Fotografas: jorge Becerra, Manuel a. Mora, Manuel tllez y tomadas de internet.

    asistencia editorial: Yolanda rodrguez.edicin: 20.000 ejemplares.

    tarifa postal reducida Ministerio de Comunicaciones.

    Las opiniones expresadas en los artculos son de exclusivaresponsabilidad de sus autores.

    Bogot, 25 de junio de 2013

    Doctor

    Julio Csar Castellanos Ramrez

    Director General

    Hospital Universitario San Ignacio

    Asunto: Solicitud de continuacin de turnos dominicales actuales

    La Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, CUT, a la que se encuentra afiliado el sindicato Sintrasanignacio, se dirige a usted, de la forma ms atenta y respetuosa, para manifestar nuestras inquietudes acerca del pretendido cambio de horario en el turno de los das domin-go en la institucin, del que se habl al sindicato el pasado lunes 24 de junio en reunin de Sintrasanignacio con la jefe del Departamento de Enfermera y la jefe de Personal, donde les informaron de la intensin del Hospital de modificar unilateralmente el horario de trabajo para los das domingo, segn ellos para evitar riesgos psicosociales a los/as trabajado-res/as de la parte asistencial.

    Errneamente pretende el Hospital justi-ficar el cambio del turno dominical en un auto (N 000234 Gpivc0) por medio del cual el Ministerio del Trabajo sanciona a la clnica Versalles por tener un horario de trabajo superior a las ocho horas; sin embargo es claro que tal premisa no tiene cabida en el particular puesto que la actuacin administrativa del Ministerio tiene efectos inter partes y que los he-chos y consideraciones discutidos en

    Manifiesta ante la opinin pblica:

    1. En el proyecto presentado por el Gobierno Nacional, no se termina con la intermediacin financiera, con nimo de lucro, que rige actualmente el sistema a travs de las Empresas Prestadoras de Salud, EPS.

    2. No se cumple con el principio de la salud como un derecho humano funda-mental. Por el contrario, se mantiene la prestacin de los servicios de la salud como un negocio, al servicio del capital privado, no reconociendo la responsabi-lidad del Estado y de las EPS en la crisis actual del sistema.

    3. Se somete el derecho fundamental a la salud a la progresividad y sostenibili-dad fiscal, administrativa y econmica, contrariando la responsabilidad del

    Estado de garantizar el derecho funda-mental al acceso a los servicios de salud, sin ninguna barrera administrativa, fiscal y econmica.

    4. Se contina con las barreras de acceso al servicio en el sistema de salud, divi-diendo en una red primaria y una comple-mentaria, acabando con el espritu de la integralidad en el servicio de salud.

    5. Con los proyectos del Gobierno se hace ms complejo el uso de la tutela, llenando de obstculos y requisitos el acceso a este derecho fundamental.

    6. Se vulneran los derechos de los/as tra-bajadores/as de la salud a la estabilidad laboral, la convencin colectiva, la carrera administrativa y continuidad en el servicio, lo que se reflejar en la calidad y confianza en el mismo, desconociendo las sentencias

    de la Corte Constitucional, que ordenan la formalizacin del empleo en el sector salud.

    Las organizaciones sindicales, sociales y de usuarios de la salud, han presentado proyectos de ley, tanto estatutario como ordinario, que rescatan los principios de: obligacin del Estado a garantizar el servi-cio como un derecho humano fundamental, el acceso universal a la salud sin barreras administrativas, econmicas y fiscales, la calidad de los servicios y el respeto a los derechos de los trabajadores y usuarios de la salud.

    Estos principios no han sido considerados y contemplados en los informes de ponencia presentados a las respectivas comisiones de Senado y Cmara de Representantes.

    La CUT exige al Gobierno Nacional y al Congreso de la Repblica, acoger el cla-

    mor de la ciudadana e incorporar en los proyectos de ley las disposiciones que garanticen un nuevo modelo de salud, esto es un sistema que garantice los derechos fundamentales a la salud, la calidad del servicio a los usuarios y el respeto de los derechos laborales y sindicales de los trabajadores y traba-jadoras.

    Bogot, 20 de junio de 2013

    COMIt EJECutIvO

    Domingo Tovar arrieTa Presidente

    Luis aLejanDro PeDraza B. Secretario General

    WiTney Chvez snChez Director Dpto. de Seguridad Social

    ese caso difieren completamente de la situacin del Hospital San Ignacio.

    Pese a que los representantes de los/as trabajadores/as le recordaron al Hospital que los riesgos psicosociales son superiores los das viernes; ya que desde que existe la institucin el horario del turno del da domingo ha sido de 7 am a 7:30 pm y que el mismo no ha ge-nerado inconveniente alguno sino que ha servido para la mejor distribucin de sus jornadas de trabajo; a que no se ha hecho estudio alguno por parte de la ARL o del Ministerio del Trabajo de los riesgos que alegan y que efectivamente los mismos no existen por el slo hecho de seguir con la jornada habitual de 12 horas en los das dominicales; tememos que el Hospital contine con la idea de imponer este innecesario y perjudicial cambio al turno dominical.

    Muy atentamente la CUT solicita al Hospital mantener los horarios de traba-jo actuales en tanto no haya un cambio justificado y concertado con la organi-zacin sindical.

    Cordialmente,

    Domingo Tovar Arrieta Presidente

    Luis Alejandro Pedraza B. Secretario General

    Francisco Malts Tello Director Dpto. RR.SS.

    Copia: Dr. Jos No Ros, viceministro de Relaciones Laborales.

    La CUT en relacin con el trmite del Proyecto de Ley Estatutaria

    De la CUT al Hospital San Ignacio

  • 6 N 105, junio de 2013l abora les

    Agencia de Informacin Laboral

    18 de junio de 2013

    El cierre de las dos plantas productoras de neumticos de la multinacional france-sa Icollantas-Micheln en Colombia, hecho que se produjo el pasado 12 de

    junio, deja sin empleo a cerca de 1.100 trabajadores: 460 de ellos con contrato directo y el resto tercerizados mediante empresas temporales; 240 de los directos en la planta de Cali y 220 en la de Chusac, al sur de Bogot.

    Qu va a pasar con ellos? Es la pregun-ta que hoy flota en el aire y palpita en las carpas que los trabajadores afiliados a las dos organizaciones sindicales de esta multinacional en Colombia: Sintraicollantas (de base) y Sintraincapla (de industria) ins-talaron en los alrededores de las plantas cerradas, como medida de rechazo y divul-gacin de su problemtica. Y anunciaron que ah seguirn hasta que se resuelva su situacin, que por ahora ven muy oscura.

    A esa pregunta la multinacional francesa ya le dio respuesta: est proponiendo acuerdos de retiro voluntario a los trabajadores que as lo quieran, que incluye pago de la indem-nizacin de ley y una bonificacin adicional segn sea la antigedad del trabajador, ms un supuesto apoyo socio-econmico para que consigan otro empleo, algo incierto en un pas donde no slo los puestos de trabajo industrial se estn clausurando (el mismo cierre de Icollantas es una prueba palpable de ello) sino que a las personas mayores (gran parte de los trabajadores de esta em-presa lo son) les es difcil conseguir empleo.

    Adicionalmente, la empresa ya radic en el Ministerio del Trabajo Regional Valle la solicitud de cierre parcial de ambas plantas y el despido masivo de los trabajadores que no acepten arreglar su retiro. El ente oficial tiene 60 das para responder a esa solicitud.

    Por su parte, la posicin de los sindicatos es de rechazo a los tales retiros volunta-rios, aceptados hasta ahora por los obre-ros no afiliados a los sindicatos, quienes firmaron sin anlisis alguno y por temor. Los sindicatos exigen que el ministro del Trabajo niegue el permiso de despido colectivo, con el argumento de que no es cierto eso de que la empresa est dando prdidas, que fue la razn aludida por Icollantas-Micheln para cerrar las plan-tas de Chusac y Cali. Es muy raro, no sabemos cul es el objetivo de esta de-cisin. Hace poco nos felicitaron porque la empresa estaba marchando bien y era rentable. La crisis y las prdidas es el tpico

    argumento para cerrar empresas, masacrar sindicatos y desaparecer convenciones co-lectivas, dijo al respecto Julio Csar Perea, vicepresidente de Sintraincapla.

    Con esta apreciacin coincide la directiva de la CUT Valle, que en un comunicado ca-lific el hecho como un cierre liquidatorio y una masacre laboral, similar a lo que en los ltimos aos ocurri en Krafd Foods, Tisot, Quintex, Titan, Vajillas Diamante, Fruco, Facomec, Bavaria, Sidelpa, Emsirva, entre otras empresas. La estrategia de la su-puesta crisis se ha convertido en la prctica por excelencia de las multinacionales para aniquilar a las organizaciones sindicales con sus conquistas laborales, y posterior-mente reabrir las mismas fbricas, pero esta vez en zonas francas o especiales y con otro nombre, pagando menos impues-tos, con personal tercerizado laboralmente, sin sindicato ni convencin colectiva, afir-ma en su comunicado la CUT Valle.

    Asimismo, denunci el sellamiento hermti-co de las puertas, ventanas y cualquier sitio posible de ingreso a la planta de Icollantas en Cali, con la intencin de no permitir la toma de la empresa por parte de las orga-nizaciones sindicales.

    Recordaron igualmente que la conven-cin colectiva entres Sintraicollantas y Sintraincapla con Michelin Colombia S.A. no se ha modificado desde 2002, con lo cual el salario de los trabajadores ha veni-do perdiendo poder adquisitivo. Tambin denunciaron persecucin sindical y un lla-mado Plan de Beneficios que la empresa instituy para desestimular la afiliacin a los sindicatos.

    Los efectos nocivos de los TLC

    El anuncio del cierre de las dos plantas de Icollantas despus de 71 aos de operacin en Colombia, no deja de ser un hecho tan sorpresivo como preocupante, pues se trata de la mayor productora de neumticos del pas. Sus ventas en 2012 ascendieron a $402.000 millones, mientras la segunda en el ranking: Goodyear Colombia, de origen estadounidense, ese mismo ao tuvo ventas por $321.000 millones.

    En un comunicado pblico la multinacional francesa anunci el cierre de sus plantas en Bogot y Cali debido a los malos resultados financieros que arroj en los ltimos aos, que adjudic a la importacin de llantas con precios ms bajos, especialmente asiticas, a la revaluacin del peso, entre otros factores. Al tiempo que anunci que se dedicar nicamente a importar desde otras plantas en el exterior, para lo cual mantendr una nmina a 60 empleados de fuerza de ventas.

    La Central Unitaria de Trabajadores y Trabajadoras CUT Subdirectiva Bogot Cundinamarca, denuncia a la opinin pblica las pre-tensiones de la empresa multinacional Icollantas Micheln, de dejar sin trabajo alrededor de 1.500 trabajadores y tra-bajadoras, directos e indirectos, bajo el supuesto de baja productividad y resul-tados financieros negativos.

    En das anteriores y, aplicando el artculo 140 del Cdigo Sustantivo de Trabajo, que exonera a los trabajadores de sus obligaciones laborales, se realiz el cie-rre de las instalaciones de la empresa, ubicadas en Chusac, Cundinamarca, y en Cali, con el fin de justificar la decisin de eliminar las organizaciones sindicales y la convencin colectiva de trabajo, lo cual se constituye en el objetivo funda-mental del actual cierre de la compaa.

    De esta manera, muchos trabajadores y trabajadoras de otras empresas naciona-les y multinacionales han quedado en el desempleo; en su mayora, establecen la figura de Plan de retiro voluntario, creando con antelacin pnico laboral,

    para cumplir con su cometido. La empre-sa Icollantas Micheln, no es la excepcin.

    Expresamos nuestra solidaridad con los trabajadores y trabajadoras de la em-presa Icollantas Micheln, y llamamos al conjunto del sindicalismo colombiano a rechazar estas medidas y rodear a los trabajadores y trabajadoras con su solidaridad.

    Conminamos al Ministerio del Trabajo a desempear su papel de proteccin de los derechos laborales en Colombia, en cumplimiento a las garantas de un de-recho fundamental, como es el derecho al trabajo.

    COMIT EJECUTIVO

    hCTor i. BermDez rojas Presidente

    manueL TLLez gonzLez Secretario General

    juLy gonzLez viLLaDiego Directora Dpto. DD.HH. y Mujer

    nohora BuLLa guTirrez Directora Dpto. Educacin

    Tras el cierre de las planTas de icollanTas en cali y chusac

    Qu va a pasar ahora con sus ms de mil trabajadores?

    El cierre de Icollantas-Michelin consecuencia de firmar TLC

    En todo caso, el cierre de Icollantas, segn expertos, corrobora el proceso de desin-dustrializacin en que est inmerso el pas por efecto del libre comercio. La industria colombiana est en recesin tras comple-tar en marzo dos trimestres de cada en su produccin. Segn el Dane, en el trimestre febrero-abril el sector industrial registr 250.000 empleos menos que un ao atrs.

    Un fenmeno que es consecuencia del an-terior es que industrias manufactureras que hasta hace poco eran productoras, se estn convirtiendo, como Micheln Colombia, en agentes distribuidores y comercializadores, aprovechando que ahora se puede impor-tar sin los impuestos que existan antes de los tratados de libre comercio. Con ello el primer damnificado es el empleo nacional.

  • N 105, junio de 2013 7

  • 8 N 105, junio de 2013s ind i ca les

    Manuel Tllez Gonzlez

    Secretario General cut BoGot cundinamarca

    En torno a la organizacin sindical Sintrapulcar (que aglutina trabajadores de la pulpa, el papel y cartn), en un proceso democrtico con todos los trabajadores se

    desarroll la votacin para tomar el cami-no al tribunal de arbitramento o la huelga.

    Kimbedrly-Colpapel en Colombia ope-ra en 4 plantas con aproximadamente 3.200 trabajadores(as): 2.200 de ellos operativos y el resto del rea adminis-trativa. La constituyen 3 empresas, cada una especializada en distintos productos: Kimberly Clark Colombia, con plantas en Tocancip, Cundinamarca; Barbosa, Antioquia; Kimberly Clark, ubicada en Puerto Tejada (Cauca) y en Cali, Valle.

    Con la presencia de representantes del sin-dicato, el compaero Humberto Rubiano en representacin de la CUT, representantes de la empresa y supervisin de funcionarios del Ministerio del Trabajo se desarrollaron asambleas donde se dio a conocer el con-flicto y las razones de participacin de to-dos los trabajadores para decidir el destino del conflicto laboral ante la negativa de la Empresa de negociar las peticiones de los trabajadores; la reaccin de la empresa al pliego de peticiones fue reajustar el pacto en forma inmediata para desvirtuar la or-ganizacin de los trabajadores.

    En maratnica jornada se realizaron las elecciones en todas las plantas, para el caso de Tocancip la empresa desplaz desde Bogot a los trabajadores admi-nistrativos para ejercer el derecho al voto (hecho inusual); obteniendo los siguientes resultados:

    21 de junio, Tocancip, participaron 460 trabajadores.

    22 de junio, Medelln y Barbosa, Antioquia, 205 trabajadores.

    24 de junio, Puerto Tejada, Cauca, 51 trabajadores.

    Este proceso nos permiti darle a conocer a todos los trabajadores de Colombiana Kimberly Colpapel S.A. en todo el territo-rio nacional que existe un sindicato que se llama Sintrapulcar y que el sindicato llego para quedarse y para defender los intere-

    Sintraelecol espera que la Chec resuelva favorablemente el pliego de peticiones

    Carlos Bustos Patio

    coordinador de la induStri-all, colomBia

    Sintraelecol, organizacin nacional de la industria de la electricidad de Colombia, present pliego de peti-ciones a la Chec, empresa de ener-ga de Caldas, propiedad de EPM. Trascurrida ya la etapa de arreglo directo sin que se haya firmado la nueva convencin colectiva de trabajo, en este momento hacen uso de la prorroga que termina el 1 de julio, fecha en la que deben estar listos los acuerdos.

    A pesar de que la empresa ha manifestado que tiene toda la intencin de llegar a un acuerdo, los trabajadores son escpticos al respecto, por ello han iniciado una asamblea permanente y han obstaculizado la entrada a la estacin Uribe, como muestra de su malestar por las polticas de EPM, duea en 80 % de Chec.

    De acuerdo a las informaciones suministra-das por Pablo Santos, presidente nacional, y por scar Arturo Orozco Snchez, presidente Seccional, las dudas surgen debido a que la empresa no ha mostrado voluntad en avanzar en temas como la estabilidad laboral, freno a la tercerizacin, reestructuracin y aumento salarial, este ltimo se pretende que sea del 11,46 %, debido a la perdida que los traba-jadores han tenido del poder adquisitivo de sus salarios mensuales.

    Lo ms grave segn los dirigentes de Sintraelecol es que la empresa tiene un tra-bajador directo por cada tres contratistas, accin que viene cada da aumentando ms con la intencin de convertir a todos los tra-bajadores a la ms absoluta precariedad.

    Es de anotar que aunque la rentabilidad de la compaa creci en el 700% en los ltimos 10 aos, y baj el nivel de prdidas a solo un dgito, esto no se ha retribuido en beneficios ni para los empleados, ni para los usuarios,

    pues se sigue teniendo la tercera o cuarta tarifa ms costosa del pas.

    El Sindicato Global de los trabajadores minero energticos y de la qumica, en representacin de sus ms de 50 millones de afilados en el mundo, hace un llamado al gerente encarga-do de la Chec, doctor Jhon Jairo Granada, para que demuestre un real inters en la so-lucin del conflicto tratando todos los puntos del pliego y buscando un acercamiento que permita firmar una nueva convencin colec-tiva de trabajo y a las Empresas Pblicas de Medelln, EPM, que intervenga directamente dando solucin a las aspiraciones de los tra-bajadores que con su esfuerzo han hecho de esta empresa un conglomerado poderoso.

    A los trabajadores de la Chec los exhortamos para que mantengan firmes sus posiciones de defender su pliego de peticiones y que cuenten con nuestro respaldo en las acciones que tengan que adelantar para defender sus derechos y reivindicaciones.

    En Kimberly, trabajadores deciden destino de conflicto

    ses de los trabajadores sin poner en peligro la estabilidad.

    Queremos agradecer a nuestras federa-ciones internacionales UNI e IndustriAll, a la oficina de solidaridad de la AFL-CIO en Colombia, a la CUT Bogot Cundinamarca, a la ENS, en fin, a todas las organizacio-nes hermanas que han puesto su grano de arena de una forma o de otra para que este proyecto se cristalice.

    Los trabajadores eligieron al Dr. Hernn Jaime Ulloa como su representante en el Tribunal de Arbitramento.

    Al tener conocimiento de la actitud de la empresa, Andy Snoddy, jefe de UNI Global Union Grficos y Embalaje, reaccion con enojo ante la noticia y declar:

    Tena la esperanza de que la empresa pueda negociar de buena fe, pero, contra-riamente, se han negado a aceptar cada una de las propuestas de los sindicatos e incluso la empresa fue ms all y se neg a redactar conjuntamente las actas de la reu-nin. La negociacin debe implicar mucho ms que la empresa negndose a todas y cada una de las propuestas.

  • N 105, junio de 2013 9

    Considerando:1. Nosotros, participantes del Encuentro Distrital de Comunicacin Comunitaria y Alternativa, celebrado en Bogot, invocando el derecho humano a la libertad de opinin y de expresin de que trata la legislacin in-ternacional: La Declaracin Universal de los Derechos humanos, Adoptada y proclamada por la Resolucin de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948. Artculo 19; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos, Artculo 19. 2.; la Convencin Americana sobre Derechos Humanos, (Pacto de San Jos), de noviembre de 1969, Artculo 13.; la Declaracin sobre el derecho al desa-rrollo, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolucin 41-128 del 4 de diciembre de 1986. Artculo 2.

    2. Que la comunicacin comunitaria es un proceso mediante el cual las comunidades asumen una voz propia y se organizan para in-tegrarse y visibilizarse por intereses comunes (gnero, edad, etnia, credo, condicin social o econmica, orientacin sexual, condiciones fsicas y/o mentales, origen, territorio y asun-tos lingsticos, entre otros), para desarrollar y gestionar procesos comunicativos (medios de comunicacin, formacin, investigacin, organizacin, entre otros), que reivindiquen a la poblacin y sus derechos humanos.

    3. Que nos encontramos frente al paradigma de la sociedad de la informacin y del conoci-miento, por cuanto de un lado existen extraor-dinarias oportunidades de crear y masificar los medios comunitarios, alternativos y populares basados en las nuevas tecnologas, pero de otro lado existe un acelerado proceso de mo-nopolizacin transnacional de la Internet, las redes y soportes fsicos, satlites, espectro electromagntico y recursos pblicos en ma-nos privadas, as como de la produccin de contenidos.

    4. Que la Alcalda Mayor de Bogot, el Instituto Distrital de la Participacin y Accin Comunal, Idpac, la Mesa Distrital de Comunicacin Comunitaria y Alternativa y los medios comu-nitarios y alternativos de Bogot promovemos esfuerzos para el desarrollo y fortalecimiento de la comunicacin comunitaria y alternativa y la creacin de las redes de comunicacin para la movilizacin social.

    5. Que los pueblos de Amrica Latina, de la Comunidad Andina y del Caribe, venimos adelantando desde ya hace dcadas esfuer-zos de organizacin social hacia el logro de mecanismos, espacios y procesos de comu-nicacin comunitaria, alternativa y popular y para el desarrollo social, que hoy nos expre-samos en medios y redes, amenazadas por polticas gubernamentales nacionales y por la presin y el monopolio de las transnacionales de la comunicacin y las tecnologas de la informacin.

    6. Que los medios comunitarios y alternativos de Colombia expresamos los efectos lesivos de decisiones que han tomado la Agencia Nacional de Televisin, Antv, contra la TV comunitaria, as como las decisiones del go-bierno nacional y las mayoras del congresos a favor del monopolio de las telecomunica-

    ciones, la radio, la prensa y la televisin, as del uso de las frecuencias del espectro y los servicios de movilidad, 4G, frecuencias AM y FM y la afectacin a la produccin de conte-nidos nacionales por la aplicacin de lesivos tratados internacionales.

    Por todo lo anterior.

    Declaramos que: 1. El derecho a la informacin, a la libre expresin, la de crear y gestionar medios y procesos de comunicacin, son derechos hu-manos universales y fundamentales a todos los seres humanos, que deben ser respeta-dos y que se debe garantizar el pluralismo, la diversidad de gnero y la participacin de la mujer, el reconocimiento de las identidades de los grupos poblacionales tnicos, de las poblaciones en condicin de discapacidad, los derechos culturales el derecho a la educacin, la investigacin y el entretenimiento.

    2. Todos nosotros ciudadana y actores de los medios comunitarios alternativos y populares queremos generar una nueva cultura poltica de paz, con justicia social, democracia, partici-pacin, promocin y de respeto a los derechos humanos, civiles y culturales, una vida pblica justa, igualitaria y digna, y consideramos in-minente democratizar los medios masivos de comunicacin altamente concentrados. Y que se hace necesario desde Bogot como capital de Colombia desarrollar acciones urgentes que permitan cumplir estas metas.

    3. Nos proponemos promover los procesos de integracin y desarrollo de los pases la-tinoamericanos, la construccin de una iden-tidad y ciudadana regional con la poblacin de la Comunidad Andina de Naciones, CAN, la Unasur, y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos, Celac, por lo cual expresamos nuestra voluntad de impul-sar una Decisin y normativa que permita

    establecer una armonizacin positiva de las legislaciones de los pases miembros y el de-sarrollo de los derechos humanos integrales inherentes. Establecer unos mnimos en el uso de las infraestructuras (satlites, cable sub-marino, redes de acceso) y un estndar para la asignacin del espectro electromagntico (frecuencias, bandas y potencia) que permita el desarrollo de los medios de comunicacin comunitaria y alternativa.

    4. Promoveremos la implementacin de me-didas que permitan prevenir y democratizar la concentracin de la propiedad de los medios, el control de los servicios de comunicacin y de la produccin y emisin de contenidos, as como detener la lesiva integracin horizontal de los medios tradicionales con los sectores financieros y sectores estratgicos a la eco-noma y la soberana.

    5. Proponemos que en Bogot y en todo el territorio nacional exista una equitativa parti-cipacin de un 33% de los recursos estatales provenientes de las asignaciones de licencias al sector privado, la democratizacin de fon-dos de comunicaciones, as como la demo-cratizacin en un 33% mnimo del pautaje de la gestin pblica en beneficio de la comu-nicacin comunitaria y en forma realmente equitativa frente al pautaje que se hace de comn a travs de los medios masivos de difusin. Para lo cual recordamos a la admi-nistracin distrital la existencia de la normativa y de normas expresas del Plan de Desarrollo vigente que integra la poltica pblica de co-municacin comunitaria y la necesidad que desde la Alcalda Mayor de Bogot se den instrucciones precisas a las secretarias, de-pendencias, funcionarios del sector central y del sector de las localidades para proceder con la mayor urgencia y realidad al proceso de democratizacin de lo que aqu se enuncia.

    6. Expresamos nuestra admiracin y apoyo a Canal Capital en su nueva funcin social

    en la defensa y promocin de los derechos humanos e identidades culturales, como canal pblico de Bogot D.C. y la necesidad imperiosa para que el gobierno de Colombia resuelva los aportes financieros de trans-ferencias y llamamos a la comunidad a su apoyo y audiencia.

    7. Nos convocamos para continuar consoli-dando las redes de comunicacin comunitaria y alternativa para la movilizacin social, e integrarnos haciendo uso del software, las redes y el hardware libre y de plataformas como www.redesbogota.com y promover la construccin de la memoria de las poblacio-nes y de Bogot a partir del conocimiento pro-pio de las comunidades expresados a travs de los medios comunitarios y alternativos. En este sentido nos autoconvocamos para la realizacin de foros, redes locales, y regio-nales, proyectos tecnolgicos y educativos, veeduras ciudadanas, acciones jurdicas y procesos intensos y persistente de moviliza-cin social que permita la democratizacin de la informacin, y de los medios y elementos sustantivos para garantizar la libre opinin y expresin.

    8. Finalmente, expresamos nuestra voluntad de acompaar procesos que lleven al cumpli-miento de las metas trazadas a travs de la movilizacin social, la unidad de propsitos y la convocatoria de la Constituyente Cultural y por la democratizacin de los medios de co-municacin y/o una Ley de Medios que cumpla los fines propuestos y la Ley de Poltica de Televisin en desarrollo el Acto Legislativo del 2011, todo ello en una convergencia amplia de poblaciones y territorios.

    Se suscribe por:

    Asistentes y adherentes al Encuentro Distrital de Comunicacin Comunitaria y Alternativa

    Auditorio Huitaca, Alcalda Mayor Bogot D.C., 6 de junio de 2013.

    Declaracin del Encuentro Distrital de Comunicacin Comunitaria y Alternativa

    Mesa Central en el auditorio Huitaca de la Alcalda Mayor, entre otros Rodrigo Acosta B, Aura Deissy Ruiz y Emilio Cartoy.

    medios alternativos

  • 10 N 105, junio de 2013 N 105, junio de 2013 11

    Rodrigo Acosta B.

    Asesor sintrAemcAli. secretArio GenerAl Unin nAcionAl de UsUArios

    El gobierno nacional, a tra-vs de su ministro de las Tecnologas de la Informacin y las Comunicaciones, acaba de disear, dirigir y ejecutar este 26 de junio de 2013 la

    subasta de asignacin del espectro electro-magntico para el servicio de movilidad 4G* con las consecuencias que podemos observar as:

    1. No se reservaron frecuencias para las empresas pblicas regionales: de esta forma se castiga de nuevo el esfuerzo de la poblacin y a empresas pblicas como las Empresas Municipales de Cali, que estuvo intervenida hasta 24 horas antes de la subasta. A ETB que entr a participar indirectamente en consorcio minoritario con Tigo. Desde luego a EPM-UNE quien frente a la presin de no disponer de 4G ni la banda reservada y por autorizacin errtica de las mayoras del Concejo de Medelln fue absorbida pocos das antes por Millicom.

    2. Pocos meses pasaron desde que el ministro de las TIC y la Antv (Autoridad Nacional de TV) le quitaron la asigna-cin de frecuencias a Emcali (Empresas Pblicas Municipales de Cali) y a Edatel (Empresas Departamentales de Antioquia) previstas para el servicio de movilidad en la banda de 1.900 MHz y se las entreg a Telefnica Moviles por la suma de US$15,6 millones para el Plan Vive Digital y, de paso, les quit a estas empresas la posibi-lidad de ingresar realmente a la prestacin de los servicios de movilidad.

    3. Se promueve el duopolio en manos de Claro-Comcel y Movistar, y en especial de Claro quin pudo participar de la subasta siendo favorecida con la adjudicacin de 30 Mhz en la banda de 2.500, adicionales a los 30 Mhz que viene explotando en la banda privilegiada AWS de 1900 Mhz y otros 25 Mhz en la banda de 850. Por otro lado, Movistar obtiene 30 Mhz en la banda privilegiada de AWS de 1.900. El consorcio ETB-TIGO obtiene 30 Mhz, el operador norteamericano Directv logra 70 Mhz en la banda de 2.500 y Avantel, 30 Mhz en la banda AWS de 1.900 Mhz.

    4. Esta asignacin de mayor espectro en favor de las transnacionales Claro y Movistar produce una mayor concentra-cin de los servicios de movilidad y una expansin de esa dominancia en especial de Claro-Comcel hacia otros servicios como el servicio Internet y sus aplicativos asociados en la produccin y comerciali-zacin de contenidos y aplicativos para los servicios inalmbricos fijos y mviles. La entrada de la norteamericana Directv quien controla el costoso servicio de tele-visin satelital permite ahora la integracin de sus ofertas ya que con 70 Mhz de la banda de 2500 superior a la que se asign en su momento a UNE, permite la pres-tacin del servicio anunciado de banda ancha fija inalmbrica.

    5. Pierde Colombia por dos razones: Primero: Al hacer entrega adicional de un patrimonio natural escaso que a su vez es territorio: el espectro electromagntico**. Segundo: La subasta maximiza el valor a recibir pero otorga a su vez el derecho a las empresas favorecidas a substraer de los bolsillos de la ciudadana, la recupe-racin de la compra de la licencia, con lo cual observaremos que se mantengan o aumenten los costos de movilidad y de servicio de datos mviles 3G y el traslado de todos estos costos a los usuarios del servicio 4G.

    Esta decisin del gobierno nacional de Colombia, favorece entonces a las trans-nacionales de las tecnologas de la in-formacin y las comunicaciones TIC y la televisin, en contraste con los vientos del

    sur de los pases como Argentina con su Ley 26522 o Ley de medios radio y televi-sin, Ecuador, Venezuela, Bolivia y otros en donde se ha avanzado en la democra-tizacin de las licencias, las frecuencias, la produccin de contenidos y se fortalecen las identidades y la cultura nacional.

    Cmo los funcionarios se venden al duopolio

    En Colombia, los dos operadores Claro y Movistar concentran el 88% del mercado de la movilidad, Claro el 65% de los ingresos por ventas y as tambin concentra ms del 80% del trfico de telefona mvil y tambin posee el 78% de los usuarios por demanda. Comcel firma de propiedad de Telmex dis-pone de 28,8 millones de usuarios mviles y Movistar de propiedad de Telefnica de Espaa registra 11,4 millones; mientras Colombia Mvil Tigo de propiedad mayo-ritaria de Millicom solo 5,7 millones.

    Comcel obtiene $960.000 millones de in-gresos por ventas, Colombia Mvil alcanz los $193.748 millones. Comcel-Telmex como grupo econmico obtuvo utilidades por el orden de los 2,8 billones de pesos, Telefnica $298.456 millones, de tal forma el grupo Claro retiene el 74,35% de las utilidades totales del sector, Telefnica el 7,83%, Colombia Mvil solo el 2% del total de utilidades.1

    Todo pasa y sucede con el silencio de las autoridades y la complacencia del gobier-no, quien ahora empezar a recibir las tabletas para obsequiarlas a los nios po-bres de algunas escuelas en los municipios

    lejanos, mientras se produce el enriqueci-miento y la transferencia de casi toda esta riqueza al extranjero. La Superintendencia de Industria y Comercio admite en compli-cidad este ilegal monopolio.

    Recordemos cmo ante la presin de la ciudadana, la Comisin de Regulacin de Comunicaciones mediante la Resolucin 2058 de 2009 determin la posicin domi-nante para Comcel en el mercado relevante susceptible de regulacin voz saliente m-vil. Constatada por la Resolucin N 2062 de 2009 y confirmada por la Resolucin No 2152 de 2009, pero no se produce ninguna accin y por el contrario las bajas inversio-nes de Claro frente a sus ingresos y utili-dades ocasionan el servicio de movilidad ms deficiente del mundo.

    La Oecd en el estudio realizado sobre las polticas de regulacin en estructura del mercado de las telecomunicaciones en Mxico, que reporta una estructura de mercado similar a la colombiana, al contar con pocos participantes y la dominancia de uno de ellos con una cuota de mercado del 70% seguido por tres participantes con cuotas del 21%, 6% y 3% respectivamente, indica que la prdida de beneficios deriva-da de la falta de competencia, que se tra-duce en sobrecostos a los consumidores y en suscripciones no realizadas, supera los 129.200 millones de dlares (2005-2009), lo que constituye una prdida del 1,8% del PIB al ao.2 La falta de competencia gener bajos niveles de inversin, baja calidad de servicios y tarifas altas para los usuarios.

    La asignacin del espectro en la subasta para 4G, podra haberse convertido en un mecanismo para controlar el lesivo duopo-lio de Claro y Movistar.

    La entrega de ms espectro reducir la inversin de estas empresas establecidas, por cuanto en lugar de practicar el re-uso de frecuencias por celdas o reas de servicio, ahora asignarn nuevo espectro, dejando de instalar equipamiento y antenas. Se contradi-ce entonces la debida asignacin de recursos pblicos, como en los casos ejemplares re-cientemente sucedidos en Brasil y tambin da testimonio el caso norteamericano y ca-nadiense3 en donde con menos espectro se tienen mayores coberturas y calidad, siempre y cuando se hagan inversiones en proporcin a los beneficios recibidos.

    Fue desde 1999 cuando inicia el proce-so monopolista: la Comisin Nacional de Televisin reglamenta la adjudicacin re-gional de televisin por suscripcin que sir-vi de base para la creacin del control del sector de la televisin por suscripcin en el 2008 por parte de Telmex, as es como na-

    cen los operadores: EPM Televisin, Cable Unin de Occidente, Cable Bello, Cable Seal de Occidente (Quin pierde la licen-cia varios meses despus), Visinsatlite, Satelcaribe, Supercable, Costavisin, Tv Cable del Pacfico (Cablepacfico), TV Cable Bogot, Cablecentro, Teledinmica, Superview, entre otras. En el 2008, la mul-tinacional Telmex adquiere las operaciones de televisin por suscripcin de Superview, Teledinmica, Cablepacfico, TV Cable Bogot y Cablecentro, convirtindose en el principal operador del servicio de televi-sin por cable en todo el territorio nacional.

    Todo ello mientras en el 2004 el presiden-te lvaro Uribe liquidaba a Telecom, y se inicia la entrega de su infraestructura a Telefnica de Espaa. A inicios del ao 2013 el Congreso de la Repblica de Colombia, aprob la Ley de capitalizacin de Colombia Telecomunicaciones, que hace explotacin de la infraestructura de la anterior estatal (Telecom) y que se be-neficia de una inyeccin de recursos de $3,5 billones de pesos provenientes de los impuestos que pesan sobre todos los colombianos.

    El Congreso de la Repblica expidi la Ley 37 de 1993 que regula los servicios de tele-fona mvil celular y partir de ella fue que se establecieron los contratos a los concesio-narios firmados el 28 de marzo de 1994. Se estipul en dichos contratos que "al finalizar el trmino de la concesin, los elementos y bienes directamente afectados a la misma pasan a ser propiedad de la Nacin" Sobre estos fundamentos fue como se estableci el valor de la concesin y el plan de nego-cios. Dicho de otra forma el Estado previ que los equipos e infraestructuras deberan ser revertidos y pasar a su propiedad es-tatal. Pero lamentablemente se rompi el equilibrio econmico inicial y en contra de los intereses del Estado la Ley 422 de 1998 introdujo un mico, el artculo 4 del proyec-

    La subasta de 4G aumenta el duopolio y las tarifas de los servicios de telecomunicaciones

    to de Ley presentado al Senado por los senadores Mara Cleofe Martnez, Samuel Moreno Rojas y Bernardo Guerra Serna es-tablece que "en los contratos de concesin de servicios de Telefona Mvil Celular, la reversin solo implicar que reviertan al Estado las frecuencias radioelctricas asignadas" y ese fue el texto aprobado4 haciendo reversin de la reversin de la infraestructura y se deja supuesta obli-gacin solo sobre las frecuencias como si no existieran los artculos constitucionales sobre la titularidad y plenos derechos como bien pblico y territorio frente al espectro electromagntico.

    Es una historia para no olvidar: Queda seguir el camino de la investigacin, el diseo de propuestas, el debate pblico, la persistencia, la amplitud, las acciones jurdicas y la movilizacin social que como ejemplo permite a hoy testimoniar resulta-dos como el logro de artculos de la Ley 1341 de 2009 (Ley de las tecnologas de la informacin y las comunicaciones TIC) y la introduccin de modificaciones a la Ley 1507 de 20125. Pero debemos actuar con anticipacin, planeacin y unidad. Los tribunales solo podrn otorgar resultados positivos si las acciones se interponen a tiempo y cuando existe un contexto social y ciudadano favorable.

    Los retos

    Nos queda a los colombianos avanzar en un debate nacional contra la mono-polizacin de las infraestructuras, y los medios que permita una Constituyente por la Cultura y la Ley de Medios: con el fin de avanzar en la democratizacin en el uso de frecuencias, segmento satelital, plataforma continental y la proteccin al patrimonio pblico regional representado en ETB y Emcali.

    Se pone de presente la defensa de la te-levisin pblica, la televisin comunitaria.

    Finalmente se precisa la recuperacin ur-gente de EPM-UNE, el fortalecimiento de la lucha social alrededor de Sintraemcali para la recuperacin de Emcali y mantener su integralidad ante la amenaza de la escisin de su componente de telecomunicaciones y desde luego el respaldo ciudadano a la continuidad y fortalecimiento de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogot y la recuperacin de la operacin y propiedad de Telecom.

    Notas

    1 Fuente web Mintic, 1383-ministrerio.tic.pre-senta-documento-de-analisis-de-la-subasta-de-4g.

    2 Oecd (2012), Estudio de la Oecd sobre pol-ticas y regulacin de telecomunicaciones en Mxico; Oecd Publishing

    3 Colombia, digital e incluyente. Una propuesta de poltica para el crecimiento y la innovacin de las TIC. 2011. Une, Pgina 75. Canad 2003-2009. Se relajaron los topes en el 2004. En el 2008 se establecieron medidas pro-competencia para la banda 1.7 Ghz, 2,1 Ghz (AWS) cuyo objetivo fue la promocin de nuevos entrantes. Se establecieron blo-ques de espectro especficos para entrantes, comparticin de infraestructura y roaming o itinerancia.

    4 Ley 422 de 1998: Artculo 4. En los contratos de concesin de servicios de telecomunica-ciones, la reversin slo implicar que rever-tirn al Estado las frecuencias radioelctricas asignadas para la prestacin del servicio concedido. La reversin de frecuencias no requerir de ningn acto administrativo es-pecial.

    5 Ley 1507 artculo 14. Distribucin de funcio-nes en materia de otorgamiento de conce-siones. Que en su pargrafo segundo indica que : Pargrafo 2o. Dentro de los seis (6) meses siguientes a la expedicin de la pre-sente ley la ANTV otorgar las concesiones de televisin por suscripcin a las empresas pblicas proveedoras de redes y servicios de telecomunicaciones que as lo soliciten, previo cumplimiento de las condiciones es-tablecidas por la entidad para el efecto.

    CLARO MOVISTAR TIGO+ETB UNE DIRECTV AVANTEL

    2500 Mhrz 30 50 70

    1900 Mhrz 30 30 30

    1900 Mhrz 30 30 25

    850 Mhrz 25 25

    ASIGNACIN TOTAL DEL ESPECTRO MVIL Y 4G

    90

    80

    70

    60

    50

    40

    30

    20

    10

    0

    * Movilidad 4G o LTE es un sistema de movilidad verstil que permite el uso para aplicaciones relacionadas con video conferencias, streaminng de video, telemedicina, seales de TV, vigilancia remota, en forma general es una modalidad de banda ancha con caracterstica de movilidad que al-canza velocidades comerciales de 12 Mbps[1] a 150 Mbps siendo un servicio sustituto de la banda ancha almbrica.

    ** La Constitucin Nacional establece en el artculo 101 que son territorio y Forman parte de Colombia, adems del territorio continental, el archipila-go de San Andrs, Providencia y Santa Catalina, la isla de Malpelo, adems de las islas, islotes, cayos, morros y bancos que le pertenecen. Tambin son parte de Colombia, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona eco-nmica exclusiva, el espacio areo, el segmento de la rbita geoestaciona-ria, el espectro electromagntico y el espacio donde acta, de conformidad con el Derecho Internacional o con las leyes colombianas a falta de normas internacionales.

    t e le comun i ca c iones te le comun i ca c iones

  • 12 N 105, junio de 2013soberan a

    Teresa Consuelo Cardona G.

    PeriodiSta

    Palmira tipifica la tragedia del hambre anunciada. Escasas y pobres vas de acceso, nu-los mecanismos de comuni-cacin y mediocres controles ambientales, han convertido

    a la despensa agrcola de Colombia en un moridero.

    Parece inaudito que en un planeta como el nuestro, que lo tiene todo, tenga-mos que enviar delegados de todos los pases a tratar el tema de cmo hacer para poder alimentarnos. Pero as es. Durante una semana los delegados de los pases miembros de la ONU discuti-rn dentro de la FAO (Organizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin) todas las cuestiones relativas a la alimentacin y la agricultura, para que, mediante polticas internas, los Estados miembros y los miembros asocia-dos las lleven a trmino.

    No es la primera vez que se hace. Desde 1945, cuando se cre la FAO, los pases se han venido reuniendo cada dos aos para lo mismo y, al parecer, han tenido poco xi-to en garantizar que los alimentos lleguen a todos los habitantes del planeta. Segn datos de la misma FAO, una de cada ocho personas de la Tierra est desnutrida. Es una cifra espantosa si se tiene en cuenta que la alimentacin de calidad sirve para prevenir enfermedades, fortalecer la inte-ligencia, facilitar el aprendizaje y vigorizar nuevas formas productivas, especialmente en el agro. Es decir, una alimentacin ade-cuada puede ayudar a vencer muchas de las formas de pobreza.

    Las Naciones Unidas fijaron metas de re-duccin de pobreza extrema y el hambre para todos los pases miembros. Esas metas deben ser alcanzadas al terminar el 2015. Actualmente, slo Cuba, Venezuela, Chile, Guyana, Nicaragua, Per, Uruguay, Armenia, Azerbaiyn, Fiji, Georgia, Ghana, Samoa, Santo Tom y Prncipe, Tailandia y Vietnam, han logrado ese objetivo de manera anticipada. Valdra la pena notar que estos pases tienen polticas de Estado tendientes a la proteccin del agro, al for-talecimiento de los pequeos cultivadores y mantienen algunos subsidios, al tiempo que no tienen consideraciones especiales con los terratenientes, no protegen los monocultivos y han revisado la calidad de vida del campesinado.

    Pero mientras los delegados presentes en Roma, bien nutridos y atendidos a cuerpo de rey, discuten sobre el hambre, la situa-cin de nuestros territorios es lamentable.

    El caso de Palmira tipifica la tragedia del hambre anunciada. Escasas y pobres vas de acceso, nulos mecanismos de comuni-cacin y mediocres controles ambientales, han convertido a la despensa agrcola de Colombia en un moridero. Mientras las carreteras de las zonas planas construidas con dineros de todos son trituradas por vagones cargados con miles de toneladas de caa, las carreteras por las que baja la comida no pasan de ser caminos polvorien-tos. La generacin de empleo por hectrea en la produccin de caa de azcar no se asoma mnimamente a la que requerida para producir comida. Las absurdas ex-cepciones de impuestos a los caicultores se suman a los beneficios que reciben de modo permanente. La capacitacin tcni-ca del agro nunca lleg completamente, pero las entidades del Estado dedican gran parte de su presupuesto a la investi-gacin de especies de caa resistentes al clima, a los bichos y, muy seguramente, a los humanos. Mucho menos se invierte en investigar sobre comida. Y los ndices de desnutricin, en todas las edades, son vergonzosos.

    La tierra ms frtil del planeta est siendo cultivada para favorecer la elaboracin de biocombustibles y no de comida. Los campesinos tienen las tasas ms altas de desnutricin y de hambre, desde antes de ser desplazados violentamente hacia las urbes, en donde su situacin se ha agra-vado notablemente. El valle geogrfico del ro Cauca, en donde podra sembrarse la solucin a todos los problemas, est coop-tado por monocultivadores a los que poco les importa el destino de los habitantes marginados de sus parcelas. La caa de azcar empieza a subir las faldas tendidas de la cordillera Central sin que ninguna autoridad, ni ambiental ni agrcola, ponga los lmites.

    Los acuerdos de Roma sern muy impor-tantes, no cabe duda. En unos das los dele-gados concluirn que uno de los problemas que ms afecta al agro es el de los monocul-tivos que cierran las opciones a la variedad y con ello a la nutricin equilibrada. Nos dirn que la erradicacin del hambre no da espera, porque miles de latinoamericanos, africanos y asiticos, especialmente, estn muriendo de causas asociables a una mala alimentacin, sobre todo quienes viven en zonas de miseria, cercados por monocul-tivos. Que la especulacin financiera con las tierras ha cobrado vidas humanas en todos los continentes y que hay que ponerle coto. Que el abuso con los precios de los productos agropecuarios es responsable de promover una escasez artificial de alimen-tos. Que hay comida para todos, pero que los mecanismos de integracin de los pases no permiten que los productos circulen, se

    en palmira, valle

    Hambre en tierra frtilsiembren o se cosechen adecuadamente. Que la ciencia ha avanzado mucho, pero que la asistencia tcnica agropecuaria sigue siendo costosa y debera ser subsidiada por el Estado.

    A todas estas conclusiones, por dems ciertas, los ciudadanos de a pie nos pre-guntaremos: qu es lo nuevo? Hay algo que no supiramos?

    Para evitar una posible disputa por ali-mentos, que tal vez sea a muerte, la FAO le recomendar al Gobierno Nacional y al Local que tome medidas urgentes al respecto. Tendrn nuestros gobiernos la intencin de evitar esa lucha inminen-te? O esperarn a que se produzca esa catstrofe, para empezar a tomar las me-didas que deberan evitarla? Estaremos condenados a morir de hambre en la tierra ms frtil del planeta?

  • N 105, junio de 2013 13soberan a

    ECOagricultor

    BloG, tranSGnicoS / 3 marzo de 2013

    Ya se ha dicho hasta el can-sancio que el 90% de la poblacin vive con el 10% de los recursos del planeta y que el 10% de ellos est concentrado en las pocas

    manos de la dimensin transnacional, pro-motora del biocidio. Pero estos datos se re-fieren a la economa traducida en dinero, no a la economa traducida en medios de vida, porque si as fuera los campesinos agricul-tores o los indgenas de las selvas, tienen a su disposicin los principales medios de vida, a pesar de que estn siendo avasa-llados por los gobiernos instrumento de las transnacionales y aunque solo tengan un pedacito de tierra, en ella poseen un poder especial, una cuota de vida por encima de los dems, una cuota de soberana.

    Gracias al libre mercado, desaprendimos qu significa alimentar y alimentarse con soberana

    La soberana alimentaria es una definicin muy amplia y compleja que, as como el vivir bien, no hemos alcanzado a entender todava y para eso lo primero que debe-mos hacer es desligarla del concepto de seguridad alimentaria, porque este ltimo se enmarca en las necesidades del libre mercado que busca exclusivamente ven-der que no es lo mismo que poner los alimentos a disposicin de la gente para lo cual gestiona permanentemente que los gobiernos favorezcan una dinmica productiva que sobreexplota la tierra para cubrir con agroindustria subdesarrollada a los mercados primermundistas.

    Si bien en su momento la soberana ali-mentaria surgi como un aporte funda-mental del campesinado, concretamente la Va Campesina introdujo el concepto en el seno de las Naciones Unidas en 1996, no hay consecuencia en la prctica agrcola, porque entre sus demandas a la fecha siguen pidiendo crdito agrario, facilidades de exportacin, mecanizacin del agro, fertilizantes qumicos y no dudan en someterse a la agresin del monocul-tivo cuando la demanda internacional as lo instruye. Es decir, que ha sido plan-teada como un concepto nuevo, amplio y superior a la seguridad alimentaria de dos dcadas atrs, pero no se ha imple-mentado y no existen polticas pblicas soberanas respecto a la alimentacin, la mentalidad de los gobiernos sigue siendo de la dependencia.

    As pues, la soberana alimentaria tiene que ver con un complejo de elementos que empiezan, terminan y vuelven a empezar

    segn la dinmica cclica de la tierra, la semilla, el fruto, las interacciones natu-rales biodiversas, el agricultor y quien se alimenta (que para el libre mercado, sera el consumidor), todo dentro de un marco cultural de conocimientos, hbitos y prefe-rencias que es la riqueza que heredamos de nuestros padres, desde cocinar hasta comer, as que quienes adems saben cultivar la tierra o recolectar de la selva, tienen mejores posibilidades de enfren-tarse a la economa del desastre y sus vstagos como el cambio climtico o la deuda externa.

    Para aproximarse a las contradicciones que tienen los dos conceptos, tal vez un sencillo listado comparativo ayude. En el caso de la seguridad alimentaria, los elementos que se citan tienen correlacin con la economa de libre mercado, no hay planteamiento nuevo para solucionar el hambre en el mundo y las determinaciones de la FAO se inscriben en esta lnea para asegurar alimentos a la gente, una lnea que plantea comprar para comer como la nica posibilidad para alimentarse, no im-porta si el que tiene que comprar tambin es productor, por lo cual la cantidad de per-sonas subalimentadas en el mundo, segn los informes de desarrollo humano (IDH), siempre estn en incremento.

    Seguridad alimentaria: Propiedad privada de la tierra, acumulacin de tierras, am-pliacin frontera agrcola, concesiones forestales, crdito agrcola, productores condicionados a la demanda, monoculti-vos, transgnicos, agroqumicos, tierra, precios transnacionales, publicidad sin ti-ca, cantidad o apariencia ms que calidad, consumidores, sustentabilidad...

    Soberana alimentaria: Uso comunitario de la tierra, rotacin de la tierra, proteccin de bosques, economa comunitaria, produc-cin biodiversa, respeto a la naturaleza, sistemas agrcolas tradicionales, precios locales, informacin integral, cultura ali-mentaria, personas, Madre Tierra, armona con la naturaleza...

    La seguridad alimentaria quiere sustentar a la economa de libre mercado, la sobe-rana alimentaria busca respetar los ciclos vitales de la tierra y todo el complejo de interacciones naturales que hacen a la reproduccin de la vida.

    Existen propuestas, aunque todava de bajo impacto, pero que indican que ya hay conciencia con principios soberanos, hay campaas, redes sociales y documentales orientados a despojar del poder de decisin y control de la economa de los alimentos a la agroindustria, partiendo del poder de decisin que tiene el consumidor, es decir, originar consumo masivo responsable, em-

    pezando por saber qu es lo que estamos comiendo. Este es un emprendimiento que por ahora se plantea fcil porque depende de cada persona, sin costo, pero al mismo tiempo difcil porque hay que sumar la de-cisin de todas las personas.

    Para esto ayuda ver los datos que indican que el cncer ms frecuente se origina en la alimentacin industrial, as como las nuevas alergias, la diabetes y la osteopo-rosis a corta edad, lo que est provocando que la gente vuelque la mirada hacia las alternativas alimenticias ms saludables, naturales y orgnicas, tanto que en Europa es este el tipo de alimentacin la ms cara, en contradiccin con Amrica Latina, don-

    de las frutas y verduras del campesinado son ms bien baratas.

    Otra iniciativa importante que merecer amplios anlisis y discusin es la agricul-tura familiar, que estar siendo debatida e impulsada el ao 2014, con orientaciones que rompern esquemas urbanos de vida porque plantean que tambin en las ciuda-des la gente empiece a producir sus propios alimentos. As que la expectativa est fijada.

    Si comprendemos que la seguridad alimen-taria es otro mecanismo del libre mercado, podremos suscribirnos a la soberana ali-mentaria como mecanismo de defensa de la dignidad humana.

    Seguridad alimentaria versus soberana alimentaria

  • 14 N 105, junio de 2013t raba jo i n fan t i l

    Ana Teresa Vlez

    coordinadora del tema traBajo infantil de la enS

    Analizar el hecho social de ser pobre o, ms particularmente, la situacin de la in-fancia pobre, sin relacionarlo con procesos de ingresos, riqueza, y poder, es como tra-bajar por y para su reproduccin. Eduardo Bustelo.

    Colombia contina presen-tando cifras preocupantes e inaceptables frente al fenmeno del trabajo in-fantil. Segn reportes ofi-ciales, en 2012 en el pas

    trabajaban 1.111.000 de nios y nias. O sea ms de un milln de historias, de vidas concretas, de familias completas inmersas en esta problemtica, que claramente limita el desarrollo y la equidad social.

    No obstante, es una cifra que resulta paradjica, pues supone una reduccin de ms de tres puntos en la tasa de tra-bajo infantil de un ao a otro. En efecto, en 2011 la tasa fue de 13%, y en el 2012 de 9,8%. Es decir, en cuestin de un ao 354 mil nios y nias dejaron de trabajar. Ser posible esto en un pas que no tiene una poltica pblica en materia de trabajo infantil y no hace el esfuerzo necesario para disminuirlo? Adems, en un contex-to de cambio de gobiernos municipales y regionales, en los que la tendencia es a reducir y descontinuar programas mientras se reacomoda la planta de personal y la asignacin presupuestal.

    La respuesta a esta paradoja hay que encontrarla en el cambio metodolgico de una encuesta a otra: en el ao 2011 las respuestas publicadas fueron de adultos, y en el ao 2012 correspondieron a las de nios y nias. Adems, si se revisan los datos de trabajo infantil ampliado, es decir, los nios y nias que trabajan ms los que realizan oficios en el hogar por ms de 15 horas a la semana, vemos que la disminucin de la tasa no es real. En el 2012 ascendi al 15,2%, similar al del ao 2011, que fue del 15,4%.

    Pero independientemente de la relativa disminucin de la problemtica de trabajo infantil, lo que hay que revisar es la gra-vedad del hecho en s, lo que en trminos tangibles y humanos significa para una sociedad que tantos nios y nias vivan en dicha condicin.

    Otro fenmeno preocupante es el despla-zamiento de nios y nias a otras formas de trabajo menos visibles a los ojos de la sociedad, que a la larga pueden ser hasta ms riesgosas para su integridad. Son los casos del trabajo infantil domstico, y del reclutamiento de nios y nias por

    parte de grupos delincuenciales, ambos considerados como las peores formas de trabajo infantil.

    Segn el ltimo estudio de la OIT y el Ministerio de Trabajo1, en Colombia existen 20 mil nias y nios entre 10 y 17 aos vin-culadas al trabajo en el hogar, actividad que supone riesgos para su salud fsica y emo-cional, alta vulnerabilidad a los accidentes y exposicin al abuso sexual por parte de los miembros de la familia empleadora. Y segn el ltimo informe de Naciones Unidas sobre niez en Colombia2, entre 2009 y 2011 se reportaron 343 casos de reclutamiento de menores, que los delin-cuentes usan en labores de inteligencia, fabricacin y colocacin de minas, compra de medicinas, entre otros.

    La caracterizacin del trabajo infantil

    La precarizacin laboral de los adultos (trabajadores cuenta propia, informales y desempleados) es la causa directa de que sus hijos se inserten en la lgica de generacin de ingresos familiares. Por eso encontramos que la principal razn para trabajar (35%) es la necesidad de ayudar en la actividad econmica del hogar. Con el agravante de que el 48% de los menores trabajadores no reciben remuneracin, es decir, su trabajo se considera complemen-tario a la actividad laboral de la familia.

    El 36,6% del trabajo infantil se concentra en la rama econmica Agricultura, Pesca y Ganadera, actividades de propias del sector rural, que sigue siendo el ms afec-tado por este fenmeno; un sector donde las polticas pblicas llegan rezagadas y padece sin miramientos los rigores del conflicto armado. En el rea rural las pre-carias condiciones laborales, los problemas de acceso a la tierra, y el conflicto armado se conjugan y repercuten con agresividad sobre la poblacin infantil. En esta rea

    trabaja el 17% de la poblacin entre 5 y 17 aos, frente al 7,1% de las cabeceras, esto es 522 mil nios y nias.

    En cuanto al trabajo infantil por ciudades, las tasas ms altas se presentan en aque-llas que tienen mayor desempleo adulto e informalidad: Ibagu 9,3%, Bucaramanga 8,9%, Sincelejo 8,7%, Bogot 7,5%.

    El 89,7 % de las nias y nios trabajadores est adscrito al rgimen subsidiado de sa-lud, lo que indica que en su gran mayora pertenecen a los sectores ms pobres de la sociedad, y tambin a la poblacin obje-tivo del programa Red Juntos y Familias en Accin, que propenden por la superacin de la pobreza y la erradicacin del trabajo infantil.

    El tema educativo tambin est en el cen-tro de la problemtica. El trabajo infantil se convierte en causa de desercin escolar. Pero a la vez la escuela es limitada para impedir su desercin, lo que se puede explicar en los costos asociados a la edu-cacin, las metodologas inadecuadas y las dificultades de identificacin de nios trabajadores o en riesgo de serlo. El 34% de los menores trabajadores (384 mil en total) no asisten a la escuela, con lo que su futuro se ve seriamente comprometi-do. Al no tener formacin en habilidades sociales ni capacitacin para el trabajo en la vida adulta, inevitablemente pasarn a engrosar las cifras de desempleo y la eco-noma informal.

    El rango de edad menos afectado por la condicin de trabajadores es el 5 a 14 aos (tasa del 5,4%), en tanto el ms afectado es el rango de 15 a 17 aos, que present una tasa de 24,3%. Esta es la edad de mayor presin familiar y social para la generacin de ingresos, formacin a travs del trabajo, posibilidad de consumo como herramienta de estatus y de integracin social.

    Con todo, es contradictorio que en los aos en que el pas ms inversin y agenda le ha asignado a la problemtica del trabajo infantil, no se vean progresos significativos. Por el contrario, este fenmeno se vuelve ms complejo con nuevas formas de tra-bajo infantil, y con situaciones de mayor vulneracin de sus derechos.

    El Plan Nacional de Desarrollo y la Estrategia Nacional de Erradicacin del Trabajo Infantil y Proteccin al Joven Trabajador traza li-neamientos a las polticas pblicas frente a la problemtica, pero la materializacin en los entes territoriales es limitada y no cuenta con los recursos necesarios.

    Los esfuerzos de la poltica de infancia no pueden estar desligados, como hasta ahora, de la mejora de las condiciones la-borales de los adultos, y de la reduccin de la pobreza y la inequidad. Pero ante esto resulta tibio y acomodado el llamado a la responsabilidad del sector empresarial y privado en la generacin trabajo decente para los adultos. Nos resignamos a sus aportes paliativos a travs de programas de responsabilidad social empresarial que ayudan a mejorar su imagen corporativa, pero que no aportan a la solucin estruc-tural del problema.

    Igualmente, la negligencia y la poca capa-cidad operativa en el restablecimiento de derechos de los nios y nias a travs del sistema colombiano de bienestar familiar, es un cuello de botella que limita las accio-nes de denuncia o identificacin de nios trabajadores.

    Notas1 http://www.portafolio.co/economia/trabajo-

    infantil-domestico-colombia.2 http://www.unicef.com.co/noticia/

    informe-del-secretario-general-de-las-naciones-unidas-sobre-ninez-afectada-por-el-conflicto-armado-en-colombia.

    Es hora de pasar de la preocupacin a la accin

  • N 105, junio de 2013 15

  • 16 N 105, junio de 2013l abora les

    Carlos Ortiz Cornejo

    director General del ila y Secretario General adjunto de la fGP

    En Ginebra ha finalizado la 102 Conferencia Anual de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), organis-mo especializado de las Naciones Unidas que se

    ocupa de los asuntos relativos al trabajo y las relaciones laborales que fue fundada el 11 de abril de 1919, en virtud del Tratado de Versalles, despus de una guerra des-tructiva basada en una visin segn la cual una paz duradera y universal solo puede ser alcanzada cuando est fundamentada en el trato decente de los trabajadores.

    Deberamos estar seguros que la estructu-ra tripartita de la OIT donde trabajadores y empleadores, se supone, tienen el mismo derecho a voto que los gobiernos durante las deliberaciones de los rganos princi-pales de la OIT lo que debera garantizar que las opiniones de los interlocutores sociales queden firmemente reflejadas en las normas, polticas y programadas de la OIT, pero vemos que muchas de ellas, las principales, se incumplen por parte de algunos gobiernos.

    Esta Conferencia Internacional que rene a la mayor cantidad de representantes de organismos representativos de los trabaja-dores y de los empleadores cuyo rol en la sociedad civil es importante para el forta-lecimiento de la democracia, recibieron el informe del Director General de la OIT, el sindicalista Guy Ryder, que exhort a todos los delegados a emprender acciones ur-gentes en un nmero de reas crticas para responder a las demandas de un mundo del trabajo en rpida transformacin. Seguro que los ms de 4.700 delegados acredita-dos oficialmente y los observadores que participaron del sector laboral, empresarial y del Estado lo tomaran en serio dadas las circunstancias complicadas que vive el mundo sumergido en una profunda crisis econmica y moral donde los trabajadores son los ms afectados.

    Se destac la determinacin de la OIT para cumplir el mandato de la organizacin con el fin de mejorar las condiciones de los tra-bajadores palestinos, donde el desempleo, el subempleo, las diferencias en los sala-rios y la segregacin ocupacional son los cuatro factores principales en la economa que afecta ms a las mujeres y los jve-nes y las diferencias de gnero. Las cifras que se conocen es que el 82% de mujeres entre los 18 y 29 aos estn en situacin de desempleo.

    El Director General ha reafirmado su compromiso de llevar a cabo las siete ini-ciativas para el centenario de la fundacin de la OIT relativas a la gobernanza, las normas, las empresas, los empleos ver-des, la pobreza, las mujeres y el futuro del trabajo que fueron descritas en su informe el cual recibi un amplio apo-yo por parte de los delegados. Agreg que estas iniciativas proporcionarn a la Organizacin las herramientas y la direccin estratgica que necesita para que su labor sea mejor, ms pertinente e influyente ya que se hace necesario un examen innovador del lugar de trabajo en la vida de los trabajadores y las socieda-des en un marco de opciones polticas que ser oportuno para la celebracin del aniversario 100 de la OIT.

    Como la OIT es una organizacin tripar-tita se refiri que haba habido "una gran convergencia" sobre la necesidad de esta-blecer una plataforma de colaboracin con las empresas. Tratndose de un problema serio hubo un amplio inters por definir y ejecutar el papel de la OIT en relacin a las cadenas de abastecimientos mundia-les y de forma ms general, en relacin a la responsabilidad social de las empresas. Sin embargo, lo que percibimos muchos es que los que sacan mejor provecho del tripartismo son los gobiernos y los em-pleadores.

    La iniciativa para poner fin a la pobreza, cuyo objetivo es favorecer que la OIT desempee un papel ms importante en la erradicacin de la pobreza extrema para 2030, recibi un gran apoyo. Pero vemos, que a estas alturas las cifras son escalofriantes porque en Liberia, Hait, Moldova, Zimbawe, Zambia, la pobreza bordea entre el 80 y 86%, mientras que en Angola, Surinam Guatemala est entre 70 y 75% y estas cifras ponen en duda que en 17 aos se pueda revertir estas estadsti-cas. No estn muy lejanas estas cifras en muchos de los pases emergentes como se denomina ahora a los pases en vas de desarrollo.

    En lo relacionado a las mujeres en el traba-jo, precisaron que es necesario presentar un panorama del lugar que ocupa la mujer en el mundo del trabajo, sus condiciones de trabajo, la igualdad de oportunidades y de trato, que recibi menos comentarios que las otras. Sobre esta iniciativa el Director General esperaba que esto reflejase un compromiso ms consolidado entre los delegados.

    Un tema que merece la atencin de todos, en particular de los trabajadores, es lo que anticip sobre el papel de la OIT en la tran-sicin hacia un modelo de desarrollo con bajos niveles de carbono y sostenible que ser "el factor que distinguir con mayor claridad el segundo siglo de actividad de la Organizacin del primero", la iniciativa verde ser un instrumento para avanzar. Esperamos que los delegados de las centrales sindicales den a conocer a los trabajadores y a la opinin pblica sobre el peligro que significa para el planeta Tierra, no tomar con responsabilidad lo manifestado por el Director General de la OIT. Las Iniciativas relativas a las normas y a la gobernanza tienen una naturaleza ms institucional, pero son de igual importancia y estn ms estrechamente vinculadas al programa de reforma de la OIT.

    De cara al futuro, el Director General reiter que las siete iniciativas sern desarrolladas a fin de establecer una hoja de ruta, ya que la Organizacin Internacional del Trabajo se aproxima a su centenario en el ao 2019, por lo que la OIT debe ser cada vez ms til y pertinente.

    Es importante que en estos momentos de crisis se tome en cuenta el trabajo decente que es esencial para el bienestar de las personas. Adems de generar un ingreso, el trabajo facilita el progreso social y eco-nmico, y fortalece a las personas, a sus familias y comunidades. Pero todos estos avances dependen de que el trabajo sea trabajo decente, ya que el trabajo decente sintetiza las aspiraciones de los individuos durante su vida laboral pero lo que ocurre es que las diferentes modalidades de con-tratacin colectiva alejan cada vez ms el trabajo decente como seala la OIT.

    La OIT tambin ha desarrollado una agenda para la comunidad del trabajo, re-presentada por sus mandantes tripartitos, con el fin de movilizar sus considerables recursos. La OIT ofrece apoyo a travs de programas nacionales de trabajo de-cente desarrollados en colaboracin con sus mandantes. La puesta en prctica del Programa de Trabajo Decente se logra a travs de la aplicacin de los cuatro objeti-vos estratgicos de la OIT que tienen como

    objetivo transversal la igualdad de gnero y que vale la pena reiterarlos: crear trabajo; garantizar los derechos de los trabajadores; extender la proteccin social, y promover el dilogo social.

    Todos los que estamos involucrados en el quehacer sindical sabemos que el mundo corre el riesgo de perder una generacin si no se enfrenta con urgencia la crisis de empleo juvenil, as lo ha sealado la OIT en un llamado a la accin sobre la crisis del empleo juvenil, un documento destaca las cifras alarmantes de la crisis: 75 millones de jvenes estn desempleados, 4 millo-nes ms que en el ao 2007. De ellos, 6 millones han abandonado por completo la bsqueda de trabajo y de aquellos que tie-nen la suerte de conseguir un empleo ms de 200 millones ganan menos de 2 dlares al da, una vergenza, en un mundo donde la mayora de gobiernos informan sobre el crecimiento econmico, la inclusin social, pero lo cierto es que alguien se enriquece con estos salarios de hambre. Pero tam-bin, habra que tomar en cuenta que la mayora de los que tienen "trabajo formal" solo ganan el sueldo mnimo que no cubre ni la tercera parte de una canasta familiar.

    Lo que parece no interesar mucho a los delegados en estas conferencias es sobre las pensiones de hambre de los jubilados y la psima atencin que reciben por parte del Estado y de los Seguros Sociales. La mayora de ellos cuya edad va ms all de los 70 aos sobrevive gracias al apoyo familiar y los que no tienen esa suerte viven sumergidos casi en la indigencia pero nadie se preocupa de ellos. En el caso de Per, un trabajador con 30 aos de aportaciones recibe menos de la Remuneracin Mnima Vital que ahora bordea los 750 nuevos soles. Sin embargo, dicen que uno de los propsitos del Estado es garantizar una vejez tranquila, con una pensin justa.

    Creo que es importante difundir los traba-jos realizados por las comisiones como lo ha venido haciendo Rebanas de Realidad durante los 15 das que ha durado la 102 Conferencia Anual de la OIT y que la mayora de los trabajadores no tienen co-nocimiento de lo que ha ocurrido, mucho menos, sobre los acuerdos adoptados. Tambin, hay que sealar que la mayora de los gobiernos solo financian la partici-pacin de un delegado de una central y, hay pases donde existen ms de cuatro centrales, como es el caso de Per. Los gobiernos en general no cuentan con re-cursos para financiar ms delegados de los trabajadores pero s tienen para financiar varios delegados gubernamentales. FGP, Lima, 28/06/13.

    conferencia anual de la oit

    La OIT debe ser cada vez ms til y pertinente

  • N 105, junio de 2013 17i n te rnac iona l

    Carlos Elordi

    PeriodiSta eSPaol. fuente: eldiario.eSlaonda

    Hay un punto en comn entre las protestas que se estn produciendo en Brasil y en Turqua: sus principales protagonistas forman parte de la nueva clase media

    que se ha creado como consecuencia del gran crecimiento econmico que ambos pases han registrado ltimamente, sobre todo en la ltima dcada. Y aunque sus principales reivindicaciones son distintas, ambas expresan una ambicin muy similar: la de que el poder poltico, muy afianzado, hasta el momento, tanto en el caso turco como en el brasileo, d plena carta de naturaleza a esta clase que prcticamente no exista hasta hace muy poco y cuyas demandas ya no coinciden con las de los sectores ms pobres de la poblacin.

    En Turqua, la reivindicacin ecolgica, la defensa de un espacio verde como el parque Gezi bandern de enganche inicial de las concentraciones de Estambul est a un nivel superior respecto de las ms bsicas. Tiene un carcter estrictamente urbano y refleja un nivel de conciencia ciudadana que, normalmente, solo se da en sectores sociales que tienen ms o menos cubiertas sus necesidades econ-micas elementales. Otras demandas de los manifestantes turcos expresan el hasto de una parte de la sociedad, la ms moderna, hacia la islamizacin creciente y hacia la intolerancia religiosa y de las costumbres, que impone el rgimen presidido por el primer ministro Tayip Erdogan. Y tambin responden, por tanto, a una sensibilidad social no slo laica, sino tambin avanzada.

    En las ciudades brasileas, empezando por Sao Paulo, la chispa ha sido el aumen-to de 20% en el precio de los transportes pblicos. Pero inmediatamente detrs han llegado las denuncias por el gasto exce-sivo que dobla los presupuestos inicia-les de los preparativos del Campeonato Mundial de Ftbol de 2014 y de los Juegos Olmpicos de 2016, as como las reivindica-ciones de mayor gasto en vivienda, sanidad y educacin. Y, tambin, la corrupcin, que a pesar de los intentos, tanto de Lula da Silva como de Dilma Rouseff, sigue campando libre por el pas. Todas las cr-nicas coinciden en que la mayora de los manifestantes son estudiantes o tcnicos y profesionales jvenes. Es decir, de gen-te que tiene una ocupacin y que no est acuciada por el paro.

    Los analistas brasileos no dudan en atri-buir las manifestaciones a una reaccin de

    lo que all se llama la clase C, es decir, a la clase media baja, nacida del formidable crecimiento que la economa brasilea ha venido registrando hasta 2011. Se cree que buena parte de los manifestantes son hijos de campesinos que huyendo del hambre de las zonas rurales emigraron a las ciudades en las ltimas dos dcadas, como mucho, y que, gracias los trabajos estables que en ellas encontraron, han alcanzado un cierto nivel de bienestar econmico y de consumo que en Brasil crece de forma exponencial y, adems, han logrado que sus hijos estudien.

    La protesta de esos jvenes, o no tan j-venes, no es por tanto la de los habitantes de las favelas, ni la de los estados ms pobres del pas, particularmente los del norte. Mejorar la suerte de esas decenas de millones de brasileos postergados hasta extremos slo comparables a los africanos, ha sido uno de los principales objetivos de la poltica de Lula y tambin de Dilma Rousseff. Y sus resultados han sido extraordinarios: segn los clculos oficiales, 37 millones de personas han de-jado de ser estadsticamente pobres en la ltima dcada.

    Pero los gobiernos del izquierdista Partido del Trabajo parecen no haber atendido sufi-cientemente los intereses de la nueva clase C. Y los problemas econmicos que Brasil est sufriendo desde hace dos o tres aos, unidos al derroche de los fastos deportivos, parecen estar agravando la inquietud de esos sectores. En 2010, ltimo ao de Lula, el PIB brasileo creci un 7,5 %; en 2011, un 2,7 %, en 2012, un 0,9 % y para este ao se espera una subida del 2,9 %. La inflacin crece a un inquietante 6 %, la moneda se est debilitando y los capitales extranjeros se muestran cada vez ms renuentes a in-vertir en el pas. El Gobierno atribuye buena parte de esos males a la crisis econmica que padece Occidente, que estn limitando las exportaciones de productos brasileos. Los economistas no vaticinan una crisis de proporciones ms serias. Pero el gobierno tiene cada vez ms limitada su capacidad de accin social. Y la clase C no quiere ser la perdedora del entuerto.

    Aunque ltimamente ha perdido un 8 % de popularidad, Dilma Rousseff sigue gozando del apoyo del 57% de los votantes, lo cual excluye la posibilidad de cualquier cambio poltico importante en el futuro a medio plazo: los pobres o semipobres de Brasil siguen estando con ella.

    Tras aos de crecimiento, aunque no tan espectacular como el brasileo, la econo-ma turca le sigue yendo bien, aun apoyn-dose demasiado en la construccin. Y la

    Brasil y Turqua

    Dos protestas distintas, ambas de clase media

    fortaleza poltica del Tayip Erdogan sigue siendo tambin muy grande. Las enormes, muy pobladas y muy religiosas zonas ru-rales de Turqua siguen apoyndole, como se ha visto en estos das, cuando el primer ministro ha recurrido a los baos de masas en el campo para contrarrestar la protesta de las ciudades.

    Erdogan volver a ganar las elecciones, dicen todos los analistas. Pero la pregunta

    que cabe hacerse tras las manifestacio-nes que continan, a pesar de que estn siendo reprimidas cada vez con ms dure-za es qu futuro tiene a medio plazo un proyecto islamista como el suyo, si concita el rechazo de los sectores sociales que han nacido del bienestar econmico que ese rgimen ha propiciado.

    Y una incgnita muy parecida podra for-mularse en relacin con Brasil.

    Manifestacin en Ro de Janeiro, Brasil.

    Manifestacin en Ankara, Turqua.

  • 18 N 105, junio de 2013cu l tu ra

    Pienso que una vida dedicada a la msica es una vida bellamente empleada, y es a eso a lo que he dedicado la ma.

    Luciano Pavarotti

    La banda sinfnica del Inem es un proceso que surgi con la intencin de generar un espacio en el que se permitiera que el alumno que cursa sus estudios de prima-ria y secundaria pudiese complementar su formacin acadmica con la inclusin en el estudio de un arte, en este caso la msica, con el fin de lograr una formacin integral. Este proceso se ha convertido en un reto toda vez que la formacin en un arte lleva consigo la formacin de la vida y esta apreciacin es el motor que impulsa la generacin, transformacin y las apuestas con las que cuales se ha ido consolidando esta banda sinfnica. Con la generacin de este espacio lo que se pretende es que el estudiante no solo se piense como ello, sino como un sujeto generador de cambios en sus espacios inmediatos, tales como el saln de cla-ses, la familia, su grupo de amigos, es decir, la sociedad a la que pertenece y la cual en el caso de nuestro pas ofrece una serie de escenarios que deben ser transformados. Es la nica banda con formato sinfnico de un colegio distrital a nivel de Bogot consolidada y la nica propuesta generada con este formato en la localidad de Kennedy.

    Esta banda sinfnica de igual manera pretende lograr que sus integrantes pue-dan participar en el proyecto que preten-de la formacin integral, esto permitira que el estudiante estableciera directrices diferentes en su forma de pensar y de-sarrollar su plan de vida orientado por la disciplina y dedicacin as como la posi-bilidad de abrir espacios de participacin que trascienden la institucin y que gene-ren un verdadero impacto en la sociedad.

    Con la Banda Sinfnica Estudiantil se busca crear un espacio que permita al estudiante formarse como msico y ser sujeto capaz de integrar los cono-cimientos que recibe de las otras reas de aprendizaje con miras a lograr una participacin activa y dinmica en los procesos de transformacin propuestos tanto a nivel institucional, local y social.

    El director de la banda es el egresado Jeisson Germn Segura Herrera, su acercamiento con la msica sinfnica y ritmos colombianos se produjo a los

    11 aos de edad cuando ingres a la Banda Sinfnica Experimental del co-legio Inem de Kennedy como trompe-tista, bajo la direccin del maestro Julio Velasco Moncada. Adelanta sus estudios de canto lrico en el Conservatorio de la Universidad Nacional, bajo la ctedra de la maestra ngela Simbaqueba.

    Presentacin de la agrupacin

    La Banda Sinfnica Experimental del Inem Francisco de Paula Santander, fue fundada en 1974 con alumnos de 12 a 18 aos de edad, bajo la direccin de los maestros Efran Medina Mora y Julio Velasco Moncada. Fue una de las primeras y ms importantes que haya tenido la ciudad en el pasado recien-te, ofreciendo a los estudiantes de la institucin una motivacin a una de las ramas del arte como lo es la msica. Galardonada en varios concursos ban-dsticos a nivel nacional.

    Es un proyecto en el cual se ofreci a todos los estudiantes la oportunidad de disfrutar los tiempos libres y aprender a interpretar diversos instrumentos musica-les, de la misma forma que se enseaba a los estudiantes mtodos de solfeo y la lectura del pentagrama, el proyecto del director de la banda, maestro Julio Velasco, haca referencia a aprovechar las oportunidades que el colegio brindada al estudiantado para que nuestra cultu-ra no solo se limite a las bases que nos ofrece la educacin primaria y el bachi-llerato sino a nuevos conocimientos que permitan en el alumno una nueva manera de expresarse.

    La banda estuvo conformada por ms de 50 estudiantes contando con el semillero, los estudiantes de prebanda y los nios de primaria ya antes mencionados, una de las grandes motivaciones que tenan los estudiantes de la banda eran las invi-taciones que llegaban a la institucin en aras de conocer su proyecto musical. La ltima presentacin que realiz la Banda Sinfnica del Inem de Kennedy fue en el ao 2008 bajo la direccin del alum-no graduante Jeisson Germn Segura Herrera, quien desde el mes de septiem-bre del ao 2011 recuper tan importante proceso partiendo de cero, y actualmente se desempea como su director.

    En el ao 2012 la Banda Sinfnica parti-cip de un homenaje realizado al maes-tro Julio Velasco Moncada en donde se integr con diversas bandas del Distrito,

    tambin fue partcipe del VII Encuentro Distrital de Bandas Sinfnicas realizado por la Orquesta Filarmnica de Bogot en el auditorio Len de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia, para este ao la banda ya cuenta con varias in-vitaciones a nivel local y nacional, habin-dose presentado en Corferias en el marco de la Feria Internacional de Libro, y en el teatro Jorge Elicer Gaitn en el marco

    En el colegio Inem Kennedy

    Banda sinfnica

    El rector del Colegio Inem, Jorge Prez (en el recuadro), quien facilit el material de esta nota, en una presentacin de la Sinfnica Inem.

    de msica a la carrera organizado por la Orquesta Filarmnica de Bogot. Entre sus compromisos se encuentra participar en el VIII Encuentro Distrital de Bandas Sinfnicas y el XXVII Concurso Nacional de Bandas Sinfnicas Estudiantiles rea-lizado en La Vega (Cundinamarca). La banda actualmente est integrada por 32 nios y jvenes entre los 9 y 17 aos de edad estudiantes de la institucin.

    Ao 1987, dirige Julio Velasco.

  • N 105, junio de 2013 19cu l tu ra / sa lud

    Ao 1988, dirige Julio Velasco.

    Ao 2004, dirige: Julio Velasco. Ao 2008, dirige Jeisson Segura.

    Ao 2011, dirige Jeisson Segura. Ao 2012, dirige Jeisson Segura.

    La crisis del sector salud ha llegado a uno de los puntos ms agudos de los ltimos 20 aos. Pacientes que claman por que les autoricen servicios mdicos, medicamentos y exmenes especiales sin que nadie responda; nios y nias que mueren a causa de las demoras en la atencin o en el inicio de los tratamien-tos establecidos. Hospitales al borde del cierre y mdicos, enfermeras, y dems trabajadores de la salud de las EPS e IPS pblicas y privadas en condiciones laborales que violan todas las normas es-tablecidas en la legislacin colombiana: pululan los contratos por cooperativas y otras formas de tercerizacin y des-laboralizacin, el no pago de salarios, ausencia de seguridad social y muchas otras aberrantes situaciones que consti-tuyen una verdadera crisis humanitaria para todos los colombianos sin que el Estado asuma su responsabilidad para una verdadera solucin.

    La reciente aprobacin de la Ley Estatutaria en el Congreso de la Repblica, que pas de tener 14 puntos estructurales propuestos por la Junta Mdica y que pretenda un cambio que garantizara el derecho fundamental a la salud, termin sucumbiendo ante las presiones ejercidas por los poderosos grupos econmicos de la salud y sus representantes en el Congreso, y por lo tanto mantiene el modelo econmico basado en el negocio de la enfermedad, dejando de nuevo a los colombianos a

    merced de aquellos que se lucran de la enfermedad y la vida de los pacien-tes y a los trabajadores en las peores condiciones. En resumen, seguimos a merced de los mercaderes de la salud que aumentan sus ganancias gracias a la negacin de servicios a los pacientes y al no reconocimiento de los derechos laborales de los trabajadores del sector.

    Ms all de lo que acontece en el Congreso de la Repblica, los enfermos, las familias, los mdicos y enfermeras de las clnicas y hospitales privados, de la Red Pblica de Hospitales y todos los trabajadores de las EPS somos los afec-tados y por tanto los llamados a intervenir para que se garantice el derecho a la salud de los colombianos y los derechos laborales de los trabajadores del sector.

    Impulsemos un gran movimiento social por el derecho fundamental a la salud, por el papel del Estado como nico res-ponsable y garante del mismo, y por el respeto y cumplimiento de los derechos y leyes laborales con los trabajadores del sector.

    Paro cvico nacional por la salud de los colombianos y el respeto por los traba-jadores del sector: unidos para exigir!

    Sganos en twitter: @porlasaludenco-lombia

    Sintrasaludcol, Sintrahosmic, Asintraf, Simo

    DECLARACINColombianos y trabajadores del sistema de salud: Unidos

    por el derecho a la salud

    Marcha de usuarios y trabajadores de la salud, junio 12 de 2012

    Banda Sinfnica Inem

  • es ta ta leses ta ta les

Recommended

View more >