Represión en el quimbo

  • Published on
    19-Feb-2017

  • View
    383

  • Download
    0

Transcript

  • Un da en que la resistencia social se mostr indignada por la identidad del territorio en El Quimbo Publicado: 3 marzo, 2012 | Autor: notiagen

    El 3 de marzo de 2012 campesinos, volqueteros, paleros, apicultores, zorreros, estudiantes y, en general, afectados por la construccin de la hidroelctrica El Quimbo se desplazaron a las playas del ro de la Patria. La maana estuvo pasada por agua, una lluvia lenta y constante que caa sobre los rostros indignados de quienes en transportes mixtos, colectivos, motos y hasta a pie se desplazaron hasta el lugar donde la sociedad multinacional Emgesa tiene sus oficinas a un costado de la entrada del puente del Paso del Colegio.

    Las consignas una vez ms retumbaron en la cordillera y se mezclaron con la meloda del ro Magdalena. Pancartas que plasmaban sentidos, frustraciones y deseos para el ro se leyeron en la margen derecha del puente que hace unos meses se encuentra cerrado por averas en su estructura cuya responsabilidad es de la multinacional a cargo de El Quimbo, segn Miller Dussn de la Asociacin de Afectados por El Quimbo (Asoquimbo).

  • La construccin de la hidroelctrica El Quimbo sigue su curso en medio de las denuncias e irregularidades que Asoquimbo ha dado a conocer y sustentado en los diferentes escenarios donde ha acudido en busca de reivindicaciones para los afectados y por la defensa del territorio. Entre las anomalas se encuentran la adjudicacin de la licencia ambiental sin el previo diagnstico ambiental de alternativas que obliga la ley, no se atendi una sugerencia que hizo la Procuradura General de la Nacin el 9 de mayo de 2009 en donde recomendaba abstenerse de aprobar la licencia de El Quimbo porque el 95 % de la poblacin a inundar hace parte de la Reserva Forestal protectora de la Amazona protegida por la Ley 99 de 1993 y porque se inundara una de las zonas ms productivas de calidad agroalimentarias y que no tiene posibilidad de recuperacin de esa produccin.

    Por otro lado la Defensora del Pueblo solicit al Ministerio de Ambiente que suspendiera la licencia ambiental al megaproyecto ya que atentaba contra la destruccin de las cadenas productivas, ocasionada por el desalojo y desplazamiento, adems porque segn Miller Dussan la Defensora dice que Emgesa desinforma ya que hasta ahora las comunidades no saben las compensaciones a que tienen derecho y no lo saben porque ni siquiera la misma empresa entreg a tiempo el estudio de vulnerabilidad donde deban quedar claras las compensaciones para las zonas vulnerables.

    La denuncia ms reciente es la indagacin que abri la Contralora de la Repblica contra el Ministerio de Ambiente, la Corporacin Autnoma del Magdalena y el Invias partiendo del indicio de que se est afectando el patrimonio nacional dada la gravedad de los hechos de no tomar una decisin ante la afectacin de la zona, entre otras razones que Asoquimbo argument en reunin con la contralora de la Repblica.

  • Como dice Miller Dussn, que por medio de un megfono y ante las cmaras, grabadoras y agendas de los periodistas del mundo, argument lo que para l es un atentado contra la soberana nacional y el patrimonio de los colombianos, cuando hago referencia al proyecto hidroelctrico El Quimbo hago referencia a las siguientes circunstancias: es el nico proyecto que entreg el 100% de las acciones a una trasnacional, toda la inversin es privada, es la nica represa en Colombia que se declar unipropsito, es decir, slo para la produccin de energa.

    En esta ocasin el propsito de la movilizacin era evitar el desvo del ro Magdalena programado entre el 3 y 6 de marzo. Alrededor de 600 personas se hicieron presentes frente al centro de operaciones de la sociedad extranjera que construye la represa con el propsito de exigirle que se retire de la zona y respete el territorio huilense y campesino, segn mencion uno de los manifestantes. A las 10 de la maana y despus de que se dieran unas declaraciones a los medios, Dussn encabez la movilizacin hacia la va que conduce a la playa alta del ro Magdalena. Despus la poblacin manifestante que peda permiso para ingresar a la zona denuncia que fue agredida por el ESMAD de la Polica Nacional sin mediar y de manera aligerada; los gases lacrimgenos y la Fuerza Pblica rompieron con el carcter pacfico que haba mantenido la movilizacin hasta el ro grande de la Magdalena en la maana del 3 de marzo.

    En la parte alta del ro, en la zona conocida como Domingo Arias, municipio de Gigante, un grupo de 90 campesinos haban logrado llegar en la madrugada a la zona con el propsito de hacer resistencia y obstruir el desvo del cauce del ro acompaados por un grupo de periodistas entre los que se encontraban el italiano Bruno Federico y

  • Neyder Salazar de Agenda Alterna; adems de delegados de Asoquimbo que hicieron el acompaamiento.

    Cerca de la 1 de la tarde Miller Dussan hizo un llamado de manera urgente a los medios de comunicacin nacionales e internacionales a hacerse presentes en la zona alta del ro para proteger a las 90 personas que se encontraban cerca del tnel por donde se pretenda cambiar el cauce del afluente.

    La movilizacin en el puente del Paso del Colegio se desplaz a la va en la cual permanecieron por ms de una hora a la espera de noticias de la comisin de la zona Domingo Arias.

    La presencia de estudiantes de las universidades de la capital huilense (Universidad Surcolombiana, Corhuila, Cooperativa) y colegios se hizo sentir en la soleada tarde que borr los rastros de la lluvia de manera oportuna. Por medio de la msica y la danza se hicieron presentes los aires surcolombianos.

    La tensin de los minutos en la va era evidente; el plantn fue una forma de presin que se consider oportuna despus del enfrentamiento con la Fuerza Pblica y la latente orden impartida a los uniformados para entrar en la zona baja de la playa donde se reunieron las comisiones en la maana.

    Esta resistencia es social; no est dirigida por ningn partido poltico, hay una nueva modalidad de resistencia. La resistencia se construye desde la base, con las comunidades excluidas y as se va construyendo otro modelo de democracia en donde las personas tienen que autoorganizarse para controlar ellas mismas la produccin del sustento. Por eso Asoquimbo tiene la proyeccin de construir una reserva

  • agroalimentaria; desde estas estrategias estamos construyendo paneles itinerantes con el Movimiento Ros Vivos donde estamos erigiendo una nueva poltica minero-energtica soberana y autnoma para el pas. Asoquimbo no slo est en la lucha contra un megaproyecto, si no en la defensa de todo un territorio y en pro de generar una nueva organizacin social y poltica que parta desde la resistencia que comienza a invalidar esa forma de democracia participativa que como ustedes observan es de las ms restrictivas, mencion Miller Dussan en la rueda de prensa del da anterior y recalc en la asamblea que se realiz en el cruce de la Plata (Huila) hasta donde lleg la movilizacin con sus arengas.

    Ros para la vida no para la muerte proclamaba el deseo de proteccin y respeto por el ro Magdalena que a eso de las 5:30 de la tarde empezaba a correr por el tnel que Emgesa construy para poder continuar con el proceso de construccin de la hidroelctrica.

    La resistencia contina y que desven el ro no har que no sigamos adelante, mencion en un tono alto Dussan, el mismo tono que utiliz para referirse a los pronunciamientos del presidente de la Repblica, ministros y generales de la Fuerza Pblica que se pronunciaron en contra y despectivamente de la resistencia que ha asumido Asoquimbo durante ya cuatro aos. T