Puro Cuento Del Caracol Bu

  • Published on
    25-Jul-2015

  • View
    799

  • Download
    1

Transcript

PURO CUENTO DEL CARACOL BU Un da un garbanzo peligroso se cay de la cama. Hizo kec y despert a la pulga que viva sobre el gato. La pulga hizo b y despert al gato que se colg de la soga de la campana. La campana hizo clin clon y despert a las palomas azules. Las palomas hicieron rucuc y despertaron a las gallinas. Las gallinas hicieron cloqui y despertaron a ta Sidonia para que les diera maz. Ta Sidonia hizo muaaa y despert al ratn que duerme en su zapato. Y el ratn tropez con un garbanzo peligroso que estaba debajo de la cama. - Kiii -dijo el ratn, y sali volando a contar a todos que bajo la cama haba un garbanzo peligroso que seguramente estaba por explotar como una bomba. La pulga del gato, el gato, las palomas, las gallinas y ta Sidonia salieron corriendo de la casa y se sentaron en la vereda de enfrente a esperar que el garbanzo peligroso hiciera buuum. Pero el garbanzo se haba dormido debajo de la cama con un sueo chiquito y redondo. Como ta Sidonia estaba cansada de esperar, tapndose los odos, tom una jaula y una escoba y valientemente fue a cazar al garbanzo peligroso. Y lo caz. Y lo encerr en la jaula. - Un garbanzo peligroso debe ser enterrado dijo el gato. Cav apuradsimo un pocito y all fue a parar el pozo con la patas y las palomas con el pico. Pero entonces el garbanzo peligroso empez a cantar como cantan los garbanzos cuando estn bajo tierra. EL GARBANZO PELIGROSO Y cantando se puso a brotar y a crecer. Llen el patio de hojitas, de ramas que parecan serpentinas, de flores y de vainas llenas de garbanzos peligrosos, redondos, redondos, que ahora sirven a los chicos para contar en la escuela y para jugar a las bolitas.

NOCHE DE REYES A SALTOS por GUSTAVO ROLDN El sapo andaba atareado y nervioso, revolviendo entre los yuyos y juntando cosas. No tena tiempo casi ni para saludar. -Esta noche vienen, eh, don Sapo? -pregunt el coat. -Ay, don Sapo, no veo la hora de que lleguen -dijo la paloma. -No s si voy a poder dormir esta noche -dijo la iguana. -Bah -dijo la lechuza-, se es un sapo mentiroso. Seguro que les anduvo contando el cuento de los Reyes Magos.

-Don Sapo nos dijo que esta noche van a venir con regalos- contestaron el coat y la paloma. -S?- dijo la lechuza-, y tambin les habr dicho que vendrn montados en camellos. Me quieren explicar cmo hacen los camellos para cruzar el mar? A que eso no les dijo? -Claro que s. Nos cont que haba sido un problema, y por eso ahora vienen montados en sapos, que s saben cruzar el mar. A saltos, claro. -Y para cruzar las montaas? Los sapos saben cruzar las montaas? A que eso no les dijo? -S nos dijo, s nos dijo. Andan todo el da a los saltos para practicar el cruce de las montaas. sa es la forma de cruzarlas, a saltos. -Bah- dijo la lechuza-, se sapo es un mentiroso. Miren si los Reyes Magos van a cambiar los camellos por sapos! Alguien los ha visto montados en sapos? A que eso no les dijo? -S nos dijo, claro que s. Nadie los vio porque los sapos no hacen ruido al saltar y llegan despacito cuando todos estn dormidos. Los camellos hacen mucho ruido. -Bah -dijo la lechuza-, se van a quedar con las ganas porque esta noche no va a venir nadie. En la noche brillaba una luna redonda y blanca. El coat, la paloma, el quirquincho y mil animales ms daban vueltas sin poderse dormir. Al final, como sin darse cuenta, se durmieron ms temprano que nunca. Slo qued despierto el canto de las ranas. Aquel 6 de enero todos se despertaron muy temprano. -Vinieron los Reyes! Vinieron los Reyes!- gritaban picos y hocicos. Al lado de cada uno haba un regalo. Una pluma roja para la paloma gris. Un higo maduro para el coat. Una flor de mburucuy para la iguana. Y as mil cosas para los mil animales. -Vinieron los Reyes! Vinieron los Reyes!- gritaban todos. Todos? Bueno, todos no. En un rincn, tras de un rbol cado, el sapo dorma sin que los ruidos pudiesen sacarlo de su cansancio. Haba andado a saltos toda la noche, y ahora soaba con Reyes Magos montados en sapos, y hablando en sueos deca: -Ja, si sabr de Reyes Magos este sapo.

Los sueos del sapo. (Javier Villafae) Los sueos del sapo sapo137.gif Una tarde un sapo dijo: - Esta noche voy a soar que soy rbol. Y dando saltos, lleg a la puerta de su cueva. Era feliz; iba a ser rbol esa noche. Todava andaba el sol girando en la vereda del molino. Estuvo largo rato mirando el cielo. Despus baj a la cueva, cerr los ojos y se qued dormido. Esa noche el sapo so que era rbol. A la maana siguiente cont su sueo. Mas de cien sapos lo escucharon: - Anoche fui rbol dijo -, un lamo. Estaba cerca de unos parasos. Tena nidos. Tena races hondas y muchos brazos como alas, pero no poda volar. Era un tronco delgado y alto que suba. Cre que caminaba, pero era el otoo llevndome las hojas. Cre que lloraba, pero era la lluvia. Siempre estaba en el mismo sitio, subiendo, con las races sedientas y profundas. No me gust ser rbol. El sapo se fue, lleg a la huerta y se qued descansando debajo de una hoja de acelga. Esa tarde el sapo dijo: - Esta noche voy a soar que soy ro. Al da siguiente cont su sueo. Ms de doscientos sapos formaron rueda para orlo. - Fui ro anoche dijo-. A ambos lados, lejos tena las riberas. No poda escucharme. Iba llevando barcos. Los llevaba y los traa. Eran siempre los mismos pauelos en el puerto. la misma prisa por partir, la misma prisa por llegar. Descubr que los barcos llevan a los que se quedan. Descubr tambin que el ro es agua que est quieta, es la espuma que anda; y que el ro siempre est callado, es un largo silencio que busca orillas, la tierra, para descansar. Su msica cabe en las manos de un nio; sube y baja por las espirales de un caracol. Fue una lstima. No vi una sola sirena; siempre vi peces, nada ms que peces. No me gust ser ro. Y el sapo se fue, volvi a la huerta y descans entre cuatro palitos que sealaban los lmites del perejil. Esa tarde el sapo dijo: - Esta noche voy a soar que soy caballo.

Y al da siguiente cont su sueo. Ms de trescientos sapos lo escucharon. Algunos vinieron de muy lejos para orlo. - Fui caballo anoche dijo-. Un hermoso caballo. Tena riendas. Iba llevando un hombre que hua. Iba por un camino largo. Cruc un puente, un pantano; toda la pampa bajo el ltigo. Oa latir el corazn del hombre que me castigaba. Beb en un arroyo. Vi mis ojos de caballo en el agua. Me ataron a un poste. Despus vi una estrella grande en el cielo; despus el sol; despus un pjaro se pos sobre mi lomo. No me gust ser caballo. Otra noche so que era viento. Y al da siguiente dijo: - No me gust ser viento. So que era lucirnaga, y dijo al da siguiente: - No me gust ser lucirnaga. Despus so que era nube, y dijo: - No me gust ser nube. Una maana los sapos lo vieron muy feliz a la orilla del agua. -Por qu ests tan contento? le preguntron. Y el sapo respondi. - Anoche tuve un sueo maravilloso. So que era sapo

Leyenda del hueco del Diablo Cuentan que el diablo estaba harto de navegar encerrado en una botella. Pero esperaba que se le diera la buena porque saba que siempre que llovi, escamp. Y as fue. Un da la botella se hizo pedazos en una roca y el diablo sali como loco haciendo tumbacabezas. Enseguida se puso a buscar un buen lugar para vivir. Era pretencioso y haragn, quera verlo todo desde arriba y que lo transportaran, lo cuidaran. Cuando vio pasar a la hermosa muchacha, no dud ms. Se le prendi como un abrojo en el pelo. Imposible de desenredar. Se acomod muy contento sobre la espalda y as andaba, de patas cruzadas. Criticaba todo lo que vea, deca groseras a los dems y se tiraba pedos con el mayor desparpajo.

La muchacha viva llena de rabia y de vergenza, sin poder sacrselo de encima. Trat de ocultarlo, de esconderse, de parar el planeta, pero todo fue intil. El diablo le coma la comida, le enturbiaba el agua y se le meta en los sueos. Entonces la muchacha decidi hacer huelga de soledad. Se recluy durante mucho tiempo dispuesta a no comer ni hacer nada de nada. El diablo se las vio feas porque si haba algo insoportable para l era el hambre. Tuvo tanta hambre que le cruja el estmago y, berreando lastimeramente, se lo cont a la muchacha. Le cont que tena un hueco en el estmago. Un hueco que le dola mucho. Ay Ay Ay dijo ella. Veremos qu se puede hacer. Y se puso a pensar durante un rato largo. Hay que vomitar dijo por fin. Vomit, vamos. El diablo se puso los dedos en la garganta con temor. Entre arcadas, vomit sobre la tierra. Ella mir con gesto de asco y vio que haba vomitado el hueco. Era un crculo hondo, muy hondo, la boca de una bolsa sin final. La pura oscuridad. Mir al diablo. Estaba plido, pero daba nfimas seales de reponerse con celeridad de diablo. Ella pens que no haba tiempo que perder. Venciendo el miedo se asom al hueco y mir muy interesada. As debe ser estar ciego se dijo aturdida por los oscuro. El aturdimiento le dio la idea. Mir al diablo de reojos. Oh grit, fingiendo sorpresa. Qu? pregunt el diablo, inquieto. Hay se ve Su voz temblaba y sinti que la tensin la haca balancerse en el borde. Pero bien vala la pena el riesgo. Nunca me imagin sigui diciendo mientras se inclinaba hacia el hueco. Nunca, nunca me imagin que vera esto. Qu? dijo el diablo inquieto. Qu ves en mi hueco? y se precipit hacia el borde como queriendo proteger todo lo que all exista.

Entonces ella se plant sobre la tierra y con las palmas de las manos ensanchadas para que no le fallaran, dio un golpe firme sobre el diablo y lo perdi para siempre. El llanto le surgi a borbotones y sin permiso, salpic al hueco. Y la tierra volvi a quedar spera y tersa como de costumbre.

MONIGOTE EN LA ARENA La arena estaba tibia y jugaba a cambiar de colores cuando la soplaba el viento. Laurita apoy la cara sobre un montoncito y le dijo: -Por ser tan linda y amarilla te voy a dejar un regalo. Con la punta del dedo dibuj un monigote y se fue. Monigote qued solo, muy sorprendido. Oy cmo cantaban el agua y el viento. Vio las nubes acomodndose unas al lado de otras. Vio las mariposas azules que cerraban sus alas y se ponan a dormir sobre los caracoles. -Hola -dijo Monigote, y su voz son como una castauela de arena. El agua lo oy y se puso a mirarlo encantada. -Glubi,glubi, Monigote en la arena es cosa que dura poco -dijo el agua preocupada y dio dos pasos atrs para no mojarlo-. Qu monigote ms lindo, tenemos que cuidarte. -Es que puede pasarme algo malo? -pregunt Monigote jalndose los botones como haca cuando se pona nervioso. -Glubi,glubi. Monigote en la arena es algo que dura poco -repiti el agua y se fue a avisar a las nubes que haba un nuevo amigo, pero que se poda borrar. -Flu, flu -cantaron las nubes-. Monigote en la arena es algo que dura poco. Vamos a preguntar a las hojas voladoras cmo podemos cuidarlo. Monigote segua jalndose los botones. -Crucri,crucri -cantaron las hojas voladoras-. Monigote en la arena es cosa que dura poco. Qu podemos hacer para que no se borre? El agua tendi lejos su cama de burbujas para no mojarlo. Las nubes se fueron hasta la esquina para no rozarlo. Las hojas no hicieron ronda. La lluvia no llovi. Las hormigas hicieron otros caminos. Monigote se sinti solo, solo, solo.

- No puede ser -deca con su vocecita de castauela de arena-, todos me quieren, y porque me quieren se van. As no me gusta. Hizo cla, cla, cla para llamar a las hojas voladoras. -No quiero estar solo -les dijo-. No puedo vivir lejos de los dems, con tanto miedo. Soy un monigote de arena. Juguemos y si me borro, por lo menos me borrar jugando. -Crucri, crucri -dijeron las hojas voladoras sin saber qu hacer, pero en eso lleg el viento y arm un remolino. -Un monigote de arena? -silb con alegra-. Tenemos que hacerlo jugar. Las hojas se colgaron del viento para dar vueltas. El agua se acerc, tocando su piano de burbujas. Las nubes bajaron un poquito, enhebradas en rayos de sol. Monigote jug y jug en medio de la ronda dorada y ri hasta el cielo con su voz de castauela. Y mientras se borraba segua riendo, hasta que toda la arena fue una risa que jugaba a cambiar de colores cuando la sopla el viento Y colorn, colorado este cuento se ha acabado. EL GARBANZO PELIGROSO. Un da un garbanzo peligroso se cay de la cama. Hizo kec y despert a la pulga que viva sobre el gato. La pulga hizo b y despert al gato que se colg de la soga de la campana. La campana hizo clin clon y despert a las palomas azules. Las palomas hicieron rucuc y despertaron a las gallinas. Las gallinas hicieron cloqui y despertaron a ta Sidonia para que les diera maz. Ta Sidonia hizo muaaa y despert al ratn que duerme en su zapato. Y el ratn tropez con un garbanzo peligroso que estaba debajo de la cama. - Kiii -dijo el ratn, y sali volando a contar a todos que bajo la cama haba un garbanzo peligroso que seguramente estaba por explotar como una bomba. La pulga del gato, el gato, las palomas, las gallinas y ta Sidonia salieron corriendo de la casa y se sentaron en la vereda de enfrente a esperar que el garbanzo peligroso hiciera buuum. Pero el garbanzo se haba dormido debajo de la cama con un sueo chiquito y redondo. Como ta Sidonia estaba cansada de esperar, tapndose los odos, tom una jaula y una escoba y valientemente fue a cazar al garbanzo peligroso. Y lo caz. Y lo encerr en la jaula. - Un garbanzo peligroso debe ser enterrado dijo el gato. Cav apuradsimo un pocito y all fue a parar el pozo con la patas y las palomas con el pico.

Pero entonces el garbanzo peligroso empez a cantar como cantan los garbanzos cuando estn bajo tierra. EL GARBANZO PELIGROSO Y cantando se puso a brotar y a crecer. Llen el patio de hojitas, de ramas que parecan serpentinas, de flores y de vainas llenas de garbanzos peligrosos, redondos, redondos, que ahora sirven a los chicos para contar en la escuela y para jugar a las bolitas.

Cuento un cuento por Laura Devetach Hace muchos aos, cuando yo viva en Reconquista, all por el norte de Santa Fe, haba llovido muchsimo. Tanto haba llovido que los caminos de tierra parecan flanes, gelatinas, cintas de sopa negra. Nosotros tenamos que ir a otro pueblo y, como los colectivos se empantanaban en los flanes, las gelatinas y las sopas negras, haba que viajar en tren. Aquellos trenes coman paladas de carbn, soltaban un humo negro que haca bellos dibujos. Empezaban las ruedas a traquetear sobre las vas chucuch chucuch chucuch chucuch cuchich chucuch chucuch y un silbido largo acompaaba al humo que se desflecaba como una cabellera PFUIIiiii PFUiiii Dibujo de Roberto Cubillas Primero era lindo, novedoso, vertiginoso. Pero despus Venan largas paradas misteriosas. El tren se empacaba en medio del campo, como si obedeciera al capricho de algn Dios. Las vacas de los campitos se cansaban de mirarnos y el guarda contestaba Quin sabe? a cualquier pregunta que se le hiciera. Despus de un montn de tiempo el fro era ms fro y empezaba a faltar el agua y la comida. Y eso que siempre llevbamos una caja de zapatos con pollo, pan y

manzanas. O milanesas y dulce de membrillo. Pero haba que convidar y ramos muchas personas. Los grandes comentaban sobre el estado de los caminos, la creciente del Paran y si habra o no cosecha de algodn. Despus rezongaban, qu barbaridad, el gobierno. Despus se iban quedando callados. Y a m empezaba a darme sueo, tristeza y una rabia De pronto el tren caminaba de nuevo. Dibujo de Roberto Cubillas La gente se miraba sonriendo, acomodndose, menos mal. Y yo escuchaba el lenguaje de las ruedas. A veces decan: Chequchica chequchica chequechica chequechica chequechi Otras veces decan: Cinco pesos poca plata cinco pesos poca plata cincopesos pocaplata cincopesos pocapla Pero un da espantoso y embarradsimo las ruedas no dijeron nada a pesar de ir rodando, la lluvia entraba por las ventanillas y yo pensaba que nunca ms iba a salir el sol. Entonces, una viejita de paoleta que vena con una canasta me dijo, como leyndome el pensamiento: Sabs lo que dice el tren hoy? dice:

Trespreguntas trespreguntas trespreguntas A ver, a ver, preguntemos tres preguntas de sas que no se preguntan nunca. Y yo: Los perros quieren decir que no, cuando mueven la cola? Y ella: Quin habr inventado el agujero del mate? Y yo: Cuando los trenes silban, quin les contesta? Entre las dos hicimos ms de tres preguntas. Dibujo de Roberto CubillasDespus escuchamos de nuevo las ruedas del tren, y decan: Cuento un cuento cuentouncuento cuentoun Tambin decan: Mecontaron y te cuento mecontaronytecuento mecontarony Y ella me cont ms de un cuento y yo le cont los cuentos que saba. Y sali el sol. Por suerte conoc muchas viejas preguntonas, muchos trenes, hice viajes, y result lindo eso de escuchar y a veces callar, slo callar para que las voces de algunas cosas llegaran. Ahora, como mi vieja de paoleta, cuando viajo, escucho qu cosas dicen las ruedas, la gente. Y si se da la ocasin cuentouncuento, cuentouncuento, cuentoun

NOCHE DE REYES A SALTOS por GUSTAVO ROLDN

El sapo andaba atareado y nervioso, revolviendo entre los yuyos y juntando cosas. No tena tiempo casi ni para saludar. -Esta noche vienen, eh, don Sapo? -pregunt el coat. -Ay, don Sapo, no veo la hora de que lleguen -dijo la paloma. -No s si voy a poder dormir esta noche -dijo la iguana. -Bah -dijo la lechuza-, se es un sapo mentiroso. Seguro que les anduvo contando el cuento de los Reyes Magos. -Don Sapo nos dijo que esta noche van a venir con regalos- contestaron el coat y la paloma. -S?- dijo la lechuza-, y tambin les habr dicho que vendrn montados en camellos. Me quieren explicar cmo hacen los camellos para cruzar el mar? A que eso no les dijo? -Claro que s. Nos cont que haba sido un problema, y por eso ahora vienen montados en sapos, que s saben cruzar el mar. A saltos, claro. -Y para cruzar las montaas? Los sapos saben cruzar las montaas? A que eso no les dijo? -S nos dijo, s nos dijo. Andan todo el da a los saltos para practicar el cruce de las montaas. sa es la forma de cruzarlas, a saltos. -Bah- dijo la lechuza-, se sapo es un mentiroso. Miren si los Reyes Magos van a cambiar los camellos por sapos! Alguien los ha visto montados en sapos? A que eso no les dijo? -S nos dijo, claro que s. Nadie los vio porque los sapos no hacen ruido al saltar y llegan despacito cuando todos estn dormidos. Los camellos hacen mucho ruido. -Bah -dijo la lechuza-, se van a quedar con las ganas porque esta noche no va a venir nadie. En la noche brillaba una luna redonda y blanca. El coat, la paloma, el quirquincho y mil animales ms daban vueltas sin poderse dormir. Al final, como sin darse cuenta, se durmieron ms temprano que nunca. Slo qued despierto el canto de las ranas. Aquel 6 de enero todos se despertaron muy temprano. -Vinieron los Reyes! Vinieron los Reyes!- gritaban picos y hocicos. Al lado de cada uno haba un regalo. Una pluma roja para la paloma gris. Un higo maduro para el coat. Una flor de mburucuy para la iguana. Y as mil cosas para los mil animales.

-Vinieron los Reyes! Vinieron los Reyes!- gritaban todos. Todos? Bueno, todos no. En un rincn, tras de un rbol cado, el sapo dorma sin que los ruidos pudiesen sacarlo de su cansancio. Haba andado a saltos toda la noche, y ahora soaba con Reyes Magos montados en sapos, y hablando en sueos deca: -Ja, si sabr de Reyes Magos este sapo

EL CAMINO DE LA HORMIGA. El halcn planeaba haciendo crculos en el cielo. En el enorme claro en medio del monte, las hormigas pasaban en una fila que no tena comienzo ni fin. Iban marcando un camino que daba extraas vueltas, giraba para aqu o para all, y volva a salir derecho hasta perderse en la distancia. El sapo las miraba pasar, inmvil. Ya tena los ojos bizcos de tanto mirar. -Qu est haciendo, don sapo? -pregunt el piojo, extraado de verlo tan quieto y callado. -Estudiando amigo piojo, estudiando. -Solamente lo veo mirar hormigas. -Eso es lo que estoy estudiando: a las hormigas. -Y no se aburre? Mire que si hay un bicho aburrido es la hormiga. Todas iguales todas iguales -Iguales? No crea amigo piojo. Eso es lo que estoy estudiando y descubriendo. Y crame que vale la pena. -Es lo ltimo que yo hara en mi vida. -Est bien, pero alguna vez se dio cuenta de que hay hormigas de ojos chicos, de ojos grandes, de patas cortas, de peinado con raya al medio? -Don sapo, no me diga que no son todas iguales! -S le digo. Hay rubias y morochas, gordas y flacas, altas y petisas Yo las voy contando y calculo cuntas hay de cada clase. Las que ms me interesan son las hormigas cantoras. -Rubias y morochas! Altas y con raya al medio! Jams me hubiera imaginado! Est seguro, don sapo?

-Tan seguro como que dos y dos son cinco. -Lo que no me convence es que sean cantoras. Jams las o cantar. -Es que cantan despacito, con voz de hormiga. -Y cantan lindo? -No me gusta hablar mal de nadie, pero me parece que son un poco desorejadas. -Con razn cantan despacito -dijo el piojo-. As nadie protesta. -Pero adems hay un misterio que me tiene preocupado. Nunca pude ver cul es la primera hormiga ni cul la ltima. -Cierto, don sapo, uno siempre ve un montn que est pasando. -Ya se juntaron de nuevo para hablar tonteras! -protest la lechuza-. Hormigas cantoras, hormigas con raya al medio! Nunca haba escuchado tantas barbaridades. -Usted no mir bien, doa lechuza, jams la vi acercarse a una fila de hormigas. -Se cree que estoy loca? Mire si me voy a bajar de mi tronco para mirar esos bichos. Tengo cosas ms importantes para ocupar el tiempo. -A m me parece que cualquiera es importante dijo el sapo-. Lo que pasa es que a usted le gustan los bichos famosos. -Bah!, las hormigas son todas iguales. El que vio a una hormiga ya las vio a todas. Por eso me gusta el oso hormiguero, porque se las come y as no andan molestando. -Molestando? En qu la pueden molestar a usted? -En que da y noche hacen esos horribles caminitos en el pasto. Lo dejan todo rayado. As no se puede vivir! -Yo no creo que todas sean iguales. -Claro que s. Son todas iguales, como son iguales todos los piojos y todas las pulgas. El sapo se qued callado. Al piojo se le pusieron los pelos de punta. El silencio comenz a molestar.

-Sabe doa lechuza? -dijo el sapo-, yo escuch que el puma deca que las lechuzas eran todas iguales. -Est loco este puma! Cada lechuza es una cosa nica que no se parece a ninguna otra. Cmo va a decir eso el puma! Este mundo est mal de la cabeza! Y la lechuza, ofendida hasta ms no poder, se fue volando hacia la otra punta del monte. -Don sapo -pregunt el piojo-, es cierto que el puma dijo eso? -No, don piojo, nunca lo dijo. Uno se queda sin argumentos ante tanta estupidez y una mentira chiquita sirve para terminar la discusin. Yo tambin pensaba como la lechuza, pero por suerte me puse a mirar. Fjese en sa, don sapo, esa de ojos marrones y raya al medio, la que va llevando al hoja de mburucuy. Qu fuerza tiene! Entonces se oy un aleteo que hizo temblar las hojas de los rboles y el halcn se pos al lado del sapo y el piojo. -Amigo halcn, tanto tiempo sin verlo -salud el sapo-. Me alegra muchsimo que haya venido a visitarnos. -Vine a contarles una cosa linda. -No hay nada mejor que las buenas noticias dijo el piojo. -Y es algo de este lugar. -S? Cuente, cuente, a las buenas noticias no hay que hacerlas esperar. -Ustedes estaban tan distrados que no me vieron planeando en crculos desde hace largusimo rato. -Estbamos ocupados estudiando a las hormigas dijo el sapo. -Yo estaba haciendo lo mismo dijo el halcn. -A usted tambin le interesan las hormigas? -pregunt el piojo. -S, don piojo. Habr visto que los halcones siempre hacemos grandes crculos en el cielo, y damos vueltas. Nunca se pregunt porqu? -No. nicamente envidio y me muero de ganas de hacer lo mismo. -A los halcones nos gusta planear dando vueltas slo para ver el camino de las hormigas. -Eso estbamos haciendo con don sapo.

-S, pero ustedes ven un pedacito. Desde el cielo es un bellsimo dibujo, pero tan grande que desde el suelo no se puede ver. Mirando desde arriba uno se sorprende y no entiende cmo pueden hacerlo ni por qu lo hacen. -Ojo de halcn! Cmo me gustara ver esos dibujos! -Le gustara don piojo? -Me pongo loco de slo pensarlo. Pero cmo hago? -Ya mismo se va a dar el gusto. Vaya saltando a mi cabeza y nos vamos a dar una vuelta. Y usted, don sapo no quiere volar al lado mo? -Hoy no, estoy un poco cansado. Mejor sigo mirando con ojo de sapo. EL halcn, con el piojo prendido a las plumas de su cabeza, remont vuelo, y el sapo se qued con las hormigas. Y ah estn todos. La lechuza volando bajito y murmurando: No puede ser, no puede ser. Este mundo est loco. En el suelo el sapo diciendo: -Aamembu! Jams se me hubiera ocurrido cual era el secreto del vuelo de los halcones! Y por all arriba, donde apenas llega el canto de los pjaros, el halcn y el piojo vuelan en crculos, sin cansarse de mirar los dibujos del camino de las hormigas

NOCHE DE REYES A SALTOS por GUSTAVO ROLDN El sapo andaba atareado y nervioso, revolviendo entre los yuyos y juntando cosas. No tena tiempo casi ni para saludar. -Esta noche vienen, eh, don Sapo? -pregunt el coat. -Ay, don Sapo, no veo la hora de que lleguen -dijo la paloma. -No s si voy a poder dormir esta noche -dijo la iguana. -Bah -dijo la lechuza-, se es un sapo mentiroso. Seguro que les anduvo contando el cuento de los Reyes Magos. -Don Sapo nos dijo que esta noche van a venir con regalos- contestaron el coat y la paloma.

-S?- dijo la lechuza-, y tambin les habr dicho que vendrn montados en camellos. Me quieren explicar cmo hacen los camellos para cruzar el mar? A que eso no les dijo? -Claro que s. Nos cont que haba sido un problema, y por eso ahora vienen montados en sapos, que s saben cruzar el mar. A saltos, claro. -Y para cruzar las montaas? Los sapos saben cruzar las montaas? A que eso no les dijo? -S nos dijo, s nos dijo. Andan todo el da a los saltos para practicar el cruce de las montaas. sa es la forma de cruzarlas, a saltos. -Bah- dijo la lechuza-, se sapo es un mentiroso. Miren si los Reyes Magos van a cambiar los camellos por sapos! Alguien los ha visto montados en sapos? A que eso no les dijo? -S nos dijo, claro que s. Nadie los vio porque los sapos no hacen ruido al saltar y llegan despacito cuando todos estn dormidos. Los camellos hacen mucho ruido. -Bah -dijo la lechuza-, se van a quedar con las ganas porque esta noche no va a venir nadie. En la noche brillaba una luna redonda y blanca. El coat, la paloma, el quirquincho y mil animales ms daban vueltas sin poderse dormir. Al final, como sin darse cuenta, se durmieron ms temprano que nunca. Slo qued despierto el canto de las ranas. Aquel 6 de enero todos se despertaron muy temprano. -Vinieron los Reyes! Vinieron los Reyes!- gritaban picos y hocicos. Al lado de cada uno haba un regalo. Una pluma roja para la paloma gris. Un higo maduro para el coat. Una flor de mburucuy para la iguana. Y as mil cosas para los mil animales. -Vinieron los Reyes! Vinieron los Reyes!- gritaban todos. Todos? Bueno, todos no. En un rincn, tras de un rbol cado, el sapo dorma sin que los ruidos pudiesen sacarlo de su cansancio. Haba andado a saltos toda la noche, y ahora soaba con Reyes Magos montados en sapos, y hablando en sueos deca: -Ja, si sabr de Reyes Magos este sapo Bendicin de dragn Que las lluvias que te mojen sean suaves y clidas. Que el viento llegue lleno del perfume de las flores. Que los ros te sean propicios y corran para el lado que quieras navegar.

Que las nubes cubran el sol cuando ests en el desierto. Que los desiertos se llenen de rboles cuando los quieras atravesar. O que encuentres esas plantas mgicas que guardan en su raz el agua que hace falta. Que el fro y la nieve lleguen cuando ests en una cueva tibia. Que nunca te falte el fuego. Que nunca te falte el agua. Que nunca te falte el amor. Tal vez el fuego se pueda prender. Tal vez el agua pueda caer del cielo. Si te falta el amor, no hay agua ni fuego que alcancen para seguir viviendo