Nuevas realidades, nuevos desafos: nuevas oportunidades para la ...

  • Published on
    10-Dec-2016

  • View
    216

  • Download
    4

Transcript

  • Nuevas realidades, nuevos desafos: nuevas oportunidades para la generacin del maana

    Dar a la poblacin ruralpobre la oportunidadde salir de la pobreza

  • El Informe sobre la pobreza rural 2011 es una contribucin

    valiosa a los intentos de reintroducir este tema crucial en

    la agenda mundial del desarrollo. Presenta un anlisis

    claro de los problemas que las poblaciones rurales pobres

    tienen que afrontar en su lucha por una vida mejor y

    ofrece consejos prcticos sobre cmo fijar prioridades y

    formular polticas para cambiar las condiciones econmicas

    generales en las zonas rurales y hacerlas ms propicias

    para la inversin, la innovacin y la aceptacin de riesgos.

    Tengo grandes esperanzas de que el Informe sobre la

    pobreza rural abra paso a una autntica transformacin,

    permitiendo a grandes multitudes abandonar la agricultura

    de subsistencia, administrar sus granjas como negocios

    y comercializar sus excedentes, as como producir

    colectivamente resultados en gran escala que pongan fin

    al hambre y la pobreza.

    Sr. Kofi A. Annan

    Presidente de la Alianza para una Revolucin Verde en frica (AGRA)

    Adems de ofrecer una evaluacin a fondo de la

    situacin de la pobreza rural y sus consecuencias para

    todas las personas, este informe hace importantes

    recomendaciones sobre polticas e inversiones que

    ayudarn a las mujeres y los hombres de zonas rurales a

    salir de la pobreza y al mismo tiempo contribuir a la

    solucin de los problemas de la seguridad alimentaria

    mundial en los prximos decenios.

    Sir Gordon Conway

    Profesor de Desarrollo Internacional Centre for Environmental Policy

    Imperial College London

  • Dar a la poblacin ruralpobre la oportunidadde salir de la pobreza

    Nuevas realidades, nuevosdesafos: nuevas oportunidadespara la generacin del maana

  • Este informe ha sido elaborado por personal del Fondo Internacional deDesarrollo Agrcola (FIDA) y las constataciones y conclusiones que seexpresan en l no reflejan forzosamente las opiniones de sus EstadosMiembros o sus representantes en su Junta Ejecutiva. El FIDA no garantiza laexactitud de los datos que figuran en este estudio. Las denominacionesempleadas en esta publicacin y la forma en que aparecen presentados losdatos que contiene no suponen de parte del FIDA juicio alguno sobre lacondicin jurdica de pases, territorios, ciudades o zonas, o de susautoridades, ni respecto de la delimitacin de sus fronteras o lmites. Se hanutilizado las denominaciones pases desarrollados y pases en desarrollopor resultar convenientes desde el punto de vista estadstico sin que ellorepresente necesariamente juicio alguno sobre la etapa alcanzada por unazona o pas determinados en el proceso de desarrollo.

    Reservados todos los derechos.

    ISBN 978-92-9072-210-6

    2010 Fondo Internacional de Desarrollo Agrcola (FIDA)Impreso por Quintily, Roma (Italia), febrero 2011

    Impreso en papel ecolgico

  • 3

    Prefacio 8

    Agradecimientos 12

    Sinopsis 14

    En sus propias palabras: introduccin de los testimonios 25

    Captulo 1Introduccin 28

    Qu ha cambiado en las economas rurales y la agricultura? 30

    El contexto cambiante de la reduccin de la pobreza rural 35

    Asuntos clave de este informe 39

    Captulo 2La situacin actual de la pobreza rural 42

    La medicin de la pobreza y el hambre en las zonas rurales 46

    Los medios de subsistencia de los hogares pobres de las zonas rurales 52

    Las mltiples dimensiones de la pobreza 59

    Mensajes esenciales de este captulo 69

    Captulo 3La importancia de afrontar el riesgo 72

    Introduccin 76

    Cmo inciden los riesgos en la dinmica de la pobreza 76

    Algunos de los riesgos principales para la poblacin rural pobre 80

    Respuestas institucionales al riesgo 101

    Mensajes esenciales de este captulo 108

    ndice

  • Informe sobre la pobreza rural 20114

    Captulo 4Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 110

    Introduccin 114

    Por qu los mercados agrcolas son importantes para la poblacin rural pobre 114

    La transformacin de los mercados en los ltimos decenios 117

    Factores bsicos de los mercados para la poblacin rural pobre 124

    Cmo apoyar la aparicin de mercados agrcolas favorables a los pobres 138

    Mensajes esenciales de este captulo 142

    Captulo 5La intensificacin agrcola sostenible 144

    Introduccin 148

    La tecnologa agrcola y la produccin en pequea escala 149

    El aumento de la productividad agrcola: desafos esenciales de hoy en da 153

    Un nuevo programa de intensificacin agrcola sostenible 156

    Poner en prctica el programa: condiciones normativas e institucionales 163

    Mensajes esenciales de este captulo 177

    Captulo 6Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 180

    Introduccin 184

    La economa rural no agrcola 184

    Cul es el motor de la economa rural no agrcola? 188

    Promover la economa rural no agrcola 193

    Mensajes esenciales de este captulo 211

    Captulo 7El camino a seguir y cmo recorrerlo 214

    Crear oportunidades para la generacin del maana 218

    Cuatro aspectos intersectoriales 223

    El papel de los interesados nacionales en la aplicacin de este programa 226

    La funcin de la comunidad internacional dedicada al desarrollo en apoyo de este programa 229

  • 5

    Anexos

    Anexo 1 Tendencias de la pobreza rural por regin, 1988-2008 233

    Anexo 2 Anexo estadstico 236

    Resultados macroeconmicos y del sector agrcola 236

    Poblacin y agricultura 242

    Pobreza, hambre y desigualdad 248

    Empleo agrcola 254

    Tierras 257

    Produccin y suministro de alimentos 260

    Alfabetizacin y estudios 266

    Salud maternoinfantil 272

    Tendencias demogrficas 275

    Gobernanza 278

    Anexo 3 Anlisis comn basado en los conjuntos de datos de RIGA y RuralStruc 281

    Anexo 4 Datos de panel de hogares percepcin de la dinmica de la pobreza y los factores determinantes 285

    Notas 294

    Fuentes bibliogrficas 299

    Cuadros

    Cuadro 1 Resultados de los pases en la reduccin del hambre 51

    Cuadro 2 Variacin de las pautas de consumo de alimentos 119

    Grficos

    Grfico 1 Tendencias de la poblacin rural 46

    Grfico 2 Parte de la pobreza total que corresponde a las zonas rurales 47

    Grfico 3 Incidencia de la pobreza rural extrema 48

    Grfico 4 Nmero de personas que forman la poblacin rural pobre 49

    Grfico 5 Nmero de personas subnutridas en el mundo 50

    Grfico 6 Proporcin de los ingresos no agrcolas en los ingresos totales de los hogares rurales a lo largo de tiempo 53

    Grfico 7 Dinmica de la pobreza rural 58

    Grfico 8 ndice de Gnero e Instituciones Sociales de la OCDE: variables en las instituciones sociales 64

    Grfico 9 Nmero de catstrofes naturales hidrometeorolgicas, 1970-2005 84

    Grfico 10 Tendencias en el tamao de las explotaciones 90

    Grfico 11 ndice de precios de los alimentos de la FAO 94

    Grfico 12 Proporcin de ingresos rurales no agrcolas por pases, segn el PIB per cpita 185

    Grfico 13 La incidencia de la pobreza rural y la urbanizacin dispersa 190

    ndice

  • Informe sobre la pobreza rural 20116

    Recuadros

    Recuadro 1 Algunos ejemplos de las desigualdades de gnero en la agricultura 61

    Recuadro 2 El impacto del costo de la dote y de la ceremonia nupcial en Bangladesh 82

    Recuadro 3 Fomento de la buena gobernanza de la tierra y de la inversin responsable en la agricultura 88

    Recuadro 4 Manejo comunitario de pastizales en Marruecos 93

    Recuadro 5 Enseanzas extradas en el mbito de los seguros vinculados con ndices meteorolgicos 104

    Recuadro 6 La Ley nacional de garanta del empleo rural y su impacto en las mujeres del medio rural 106

    Recuadro 7 Caractersticas principales de las cadenas de suministro de productosagrcolas alimenticios tradicionales y modernas 120

    Recuadro 8 Faso Jigi y el mercado de cereales en Mal 125

    Recuadro 9 Dos ejemplos de cooperativas en Amrica Central 127

    Recuadro 10 Informacin sobre el mercado en Zambia: ZNFU 4455 129

    Recuadro 11 Swift Co., Ltd., exportador de frutas y hortalizas a los mercados mundiales 131

    Recuadro 12 El sistema de recibos de almacn en la Repblica Unida de Tanzana 134

    Recuadro 13 El sector del anacardo en Mozambique 137

    Recuadro 14 La Junta de comercializacin del cacao de Ghana 140

    Recuadro 15 Asociaciones entre el sector pblico y el sector privado orientadas a crear nuevas oportunidades de mercado para los pequeos agricultores 141

    Recuadro 16 Aplicacin de los principios: el sistema de intensificacin del cultivo del arroz 160

    Recuadro 17 Hacia un movimiento social de innovacin de los agricultores: Campesino a Campesino 162

    Recuadro 18 La marchitada Revolucin Verde en la India: cmo las polticas pueden ofrecer incentivos equivocados 166

    Recuadro 19 El secuestro de carbono mediante la silvicultura: Programa rboles para obtener beneficios a escala mundial, Uganda 169

    Recuadro 20 Educacin rural en Colombia: el Sistema de Aprendizaje Tutorial (SAT) 172

    Recuadro 21 Seleccin gentica del arroz con mtodos participativos en Filipinas 174

    Recuadro 22 Escuelas de campo para agricultores en frica Oriental: fomentar la capacidad de los agricultores 176

    Recuadro 23 La importancia de la capacitacin informal para la economa rural: el caso de Ghana 198

    Recuadro 24 Electrificacin y energa renovable descentralizadas para la reduccin de la pobreza 201

    Recuadro 25 Los centros de recursos y el desarrollo de la microempresa rural en Burkina Faso 202

    Recuadro 26 El Fondo de financiacin para remesas 208

  • 7

    Abreviaturas y siglas

    ACDI/VOCA Desarrollo Cooperativo Agrcola Internacional/Voluntarios en Asistencia Cooperativa de Ultramar

    ACSAD Centro rabe para el Estudio de las Zonas y las Tierras ridasAFRACA Asociacin Regional Africana de Crdito Agrcola y RuralAIE Agencia Internacional de EnergaAOD asistencia oficial para el desarrolloBasD Banco Asitico de DesarrolloCEPAL Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (Naciones Unidas)CEPES Centro Peruano de Estudios SocialesCESPAP Comisin Econmica y Social para Asia y el Pacfico (Naciones Unidas)CIDA Organismo Canadiense de Desarrollo Internacional CIRAD Centro de Cooperacin Internacional en Investigacin Agrcola para el DesarrolloCMNUCC Convencin Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio ClimticoCOCOBOD Junta de comercializacin del cacao en GhanaDFID Ministerio Britnico para el Desarrollo InternacionalFAO Organizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la AlimentacinFFR Fondo de financiacin para remesasFUNDAEC Fundacin para la Aplicacin y Enseanzas de las Ciencias GCARD Conferencia Mundial sobre Investigacin Agrcola para el DesarrolloIAASTD Evaluacin Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia

    y la Tecnologa en el Desarrollo AgrcolaICARDA Centro Internacional de Investigacin Agrcola en las Zonas Secas IFPRI Instituto Internacional de Investigacin sobre Polticas Alimentarias IICA Instituto Interamericano de Cooperacin para la AgriculturaIIIG Instituto Internacional de Investigaciones Ganaderas IISD Instituto Internacional para el Desarrollo SostenibleIPCC Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio ClimticoISAAA Servicio Internacional para la Adquisicin de Aplicaciones Agro-biotecnolgicasMIP manejo integrado de plagasNEPAD Nueva Alianza para el Desarrollo de fricaNREGA Ley nacional de garanta del empleo rural de la India OCDE Organizacin de Cooperacin y Desarrollo Econmicos ODM Objetivos de Desarrollo del MilenioOMC Organizacin Mundial del ComercioOMG organismo modificado genticamenteOMS Organizacin Mundial de la SaludPAMER Proyecto de Apoyo a la Microempresa RuralPMA Programa Mundial de AlimentosPNUD Programa de las Naciones Unidas para el DesarrolloPNUMA Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PROCASUR Corporacin Regional de Capacitacin en Desarrollo Rural PSNP Programa de red de seguridad productiva REDD reduccin de las emisiones derivadas de la deforestacin y la degradacin

    de los bosques en los pases en desarrolloRIGA actividades generadoras de ingreso ruralRIMISP Red Internacional de Metodologa de Investigacin de Sistemas de ProduccinRSE responsabilidad social de las empresasRuralStruc Dimensiones estructurales de la liberalizacin en la agricultura y el desarrollo ruralSAT Sistema de Aprendizaje TutorialSENAI Servicio Nacional de Aprendizaje IndustrialSENAR Servicio Nacional de Capacitacin RuralSRI sistemas de intensificacin del cultivo de arrozTIC tecnologa de la informacin y las comunicaciones UNCTAD Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y DesarrolloUNESCO Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura UNICEF Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNRISD Instituto de Investigaciones de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social UPA DI Organismo agrario de Qubec (LUnion des producteurs agricoles

    Dveloppement international)

  • Hoy en da el problema es que no importa lo duro que trabajes, nunca es suficiente para alimentara la familia. Lleva sin llover aproximadamente un ao, quizs ms. Por eso la gente sufre. Sin estudios una persona no puede hacer nada. Los hombres se han ido a trabajar fuera del pueblo. La principal mano de obra aqu son las mujeres.

    Lo anterior son testimonios de primera mano de algunos de los hombres, mujeres y jvenesque fueron entrevistados para este informe. Sus historias nos ofrecen una percepcinprofunda de lo que es vivir la realidad en constante cambio de la pobreza rural en nuestrotiempo. Si queremos comprender esa realidad, es fundamental escuchar sus experiencias yaprender de ellas. Y es el primer paso en la bsqueda de soluciones adecuadas y eficacespara conseguir que las zonas rurales pasen de estar estancadas a ser lugares donde los jvenesde hoy puedan encontrar oportunidades de trabajo que les permitan salir de la pobreza, ydonde deseen vivir y criar a sus propios hijos.

    Necesitamos comprender claramente qu rostro tiene la pobreza hoy en da, disponerde una cesta de soluciones prcticas a los mltiples retos a los que nos enfrentamos y contarcon un enfoque coherente para hacer frente a los desafos que se puedan ir presentando enel futuro. En este informe se presentan estos tres aspectos.

    La publicacin del FIDA Informe sobre la pobreza rural 2011 Nuevas realidades, nuevosdesafos: nuevas oportunidades para la generacin del maana, es un estudio exhaustivo de lapobreza rural. Las conclusiones del informe se derivan de la colaboracin entre docenasde expertos en la esfera de la reduccin de la pobreza, tanto dentro como fuera del FIDA,algunos de ellos tambin procedentes de la propia poblacin rural pobre.

    El resultado de esta colaboracin constituye un instrumento de referencia detallado paralos responsables de las polticas y los profesionales en la materia, especialmente en lospases en desarrollo. En el informe se analiza quines son las personas pobres del mediorural, qu hacen y cmo estn cambiando sus medios de subsistencia. Se estudian losdesafos que hacen tan difcil para la poblacin rural salir de la pobreza, y se determinauna serie de oportunidades y caminos que podran seguirse para conseguir una mayorprosperidad tanto en estos momentos como en el futuro. Por ltimo, se destacan laspolticas y medidas que los gobiernos y los profesionales que se ocupan del desarrollopueden adoptar para respaldar el empeo de la propia poblacin rural, hoy en da y en losprximos aos.

    Informe sobre la pobreza rural 20118

    Prefacio

  • Por qu es importante esta publicacin?Desde que el FIDA diera a conocer su ltimo Informe sobre la pobreza rural en el ao 2001,el mundo ha cambiado drsticamente. En ese perodo se avanz hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. No obstante, 1400 millones de personasaproximadamente siguen viviendo en situacin de pobreza extrema, luchando porsobrevivir con menos de 1,25 dlares estadounidenses al da. Ms de dos tercios de esaspersonas residen en zonas rurales de pases en desarrollo.

    Sorprendentemente, segn los pronsticos actuales, de aqu a 2050 la poblacinaumentar en un 50%, y se prev que la mayor parte del crecimiento se concentrar en lospases en desarrollo. Para alimentar a esos 9 100 millones de personas ser necesario quela produccin mundial de alimentos total aumente un 70% y es posible que, al mismotiempo, la produccin en los pases en desarrollo tenga casi que duplicarse.

    Cmo se conseguir?Esta difcil situacin se vuelve todava ms acuciante si tenemos en cuenta que en el ltimodecenio los factores de riesgo se han intensificado cada vez ms. Entre ellos cabe destacar elaumento de la degradacin de los recursos naturales y el cambio climtico, la crecienteinseguridad en cuanto al acceso a la tierra, la crisis de los recursos de propiedad comn y lasinstituciones conexas, y una mayor volatilidad de los precios de los alimentos. En esta nuevarealidad, los riesgos habituales con los que se enfrenta la poblacin rural pobre y que guardanrelacin con la mala salud, la variabilidad del clima, los mercados, los costos de lasceremonias sociales importantes y la mala gobernanza se vuelven ms difciles de gestionar.

    La poblacin del mundo en desarrollo sigue siendo ms rural que urbana, y en laszonas rurales cuatro de cada cinco hogares tienen cultivos en mayor o menor grado. La agricultura en pequea escala puede ser un modo de salir de la pobreza para muchosde ellos, pero slo si resulta productiva, tiene una orientacin comercial y est bienconectada con los mercados modernos. Pero al mismo tiempo, en la agricultura de hoy enda deben aprovecharse con ms cuidado los recursos naturales escasos y frgilesdisponibles: la agricultura debe ser sostenible desde el punto de vista ambiental y msresistente a una variabilidad climtica en aumento.

    Con todo, tambin sabemos que la agricultura en pequea escala no proporcionaruna va para salir de la pobreza a toda la poblacin rural. En todas las regiones endesarrollo, la gente cada vez dirige ms la atencin a la economa no agrcola en busca deoportunidades nuevas y diferentes. La agricultura desempea un papel fundamental encuanto a estimular el crecimiento de la economa no agrcola, pero en muchos pases endesarrollo estn surgiendo otros motores nuevos del crecimiento econmico rural quetambin pueden aprovecharse.

    Por lo tanto, para promover el crecimiento econmico rural y reducir la pobreza ruralse precisa un enfoque amplio, basado en un buen conocimiento de la manera en queevolucionan y se desarrollan las economas rurales. Es imprescindible focalizar la atencinen la agricultura, es decir, en ayudar a los pequeos agricultores a desarrollar sistemas deproduccin que sean productivos, rentables, sostenibles y resistentes. Tambin se requiereapoyo para la economa rural no agrcola y para la creacin de nuevas oportunidadeseconmicas que la poblacin rural, y especialmente los jvenes de las zonas rurales,puedan aprovechar.

    9

  • Para cumplir el programa de crecimiento econmico propuesto, en el informe se destacancuatro aspectos clave.

    En primer lugar, es fundamental mejorar el entorno general de las zonas rurales, porejemplo, la infraestructura, los servicios pblicos, otros servicios y la gobernanza.

    En segundo lugar, es primordial dar a la poblacin rural pobre la posibilidad degestionar los riesgos y reducir el nivel de riesgo al que se enfrentan.

    En tercer lugar, es fundamental invertir en la enseanza para que las mujeres, hombres,jvenes y nios puedan perfeccionar las competencias que necesitan para aprovechar lasnuevas oportunidades econmicas que se presenten.

    En cuarto lugar, hay una necesidad permanente de fortalecer las capacidades colectivasde la poblacin rural, especialmente por medio de sus propias organizaciones de carcterasociativo. Estas organizaciones proporcionan a la gente confianza, seguridad y poder: todosellos son atributos de valor incalculable para salir de la pobreza.

    Es inevitable que en un informe en el que se trata de analizar la pobreza rural en el mundoen desarrollo en su conjunto se tengan que sintetizar los temas abarcados. Y a veces tambinpuede que sea preciso simplificar. En realidad, de una regin y pas a otro, e incluso dentrodel mismo pas, la poblacin rural pobre se enfrenta a problemas muy diversos entre s. Y, de la misma manera, tambin tienen oportunidades muy diferentes para salir de lapobreza. Esto quiere decir que no existen modelos de solucin genricos que puedanaplicarse en todos los casos. Con cada solucin deben crearse oportunidades adaptadas acada situacin en concreto.

    Nunca ha habido un momento ms importante para combatir la pobreza rural en lospases en desarrollo. Es muy probable que la seguridad alimentaria mundial y el cambioclimtico sean algunos de los temas clave del siglo XXI. A los pobres de las zonas rurales,que son a la vez productores agrcolas y los custodios de una gran parte de los recursosnaturales del mundo, les corresponde un papel clave con el que contribuir no slo a laseguridad alimentaria mundial y el crecimiento econmico, sino tambin a los esfuerzosde mitigacin del cambio climtico. Los gobiernos nacionales tienen la responsabilidadltima de proporcionarles los instrumentos que necesitan para desarrollar su potencial.Los agentes nacionales y la comunidad internacional dedicada al desarrollo tambin tienenuna funcin secundaria importante que desempear.

    Siempre me sorprende la manera en que muchas de esas personas que voy conociendoesos que no tienen casi nada nunca se rinden y tratan constantemente de conseguirque sus vidas y las de sus familias sean mejores.

    Informe sobre la pobreza rural 201110

  • Uno de los jvenes citados en este informe, de 19 aos de edad, Manantane Babay deMadagascar, resume este espritu:

    Realmente espero mejorar en el futuro, tener algunas cabezas de ganado, y que toda mi familiaest bien de salud Tener unas cuantas cabezas de ganado vacuno, ovejas, cabras y pollos, muchospollos. Entonces mi vida s que cambiara. Y entonces me sentira mejor conmigo mismo. Siemprecreo que va a ser diferente, estoy seguro de que va a ser mejor.

    Lo mismo opina el joven de 25 aos Javed Iqbal, del Pakistn:El sueldo que consiga trabajando como jornalero lo voy a gastar en la educacin de mis

    hijos. Voy a inscribir a mis hijos en una buena escuela, [con] los jornales que ahorre o la ventade un cabrito.

    Una proporcin muy grande de los que ahora viven en situacin de pobreza en las zonasrurales son nios y jvenes. Son ellos quienes tendrn que hacer frente al impacto de lastransformaciones que tienen lugar hoy en da. Y son ellos quienes tienen que llegar aconsiderar las zonas rurales como lugares donde pueden cumplir sus aspiraciones. Esteinforme es, ante todo, para ellos: de cara al futuro que les espera, y como los guardianesdel futuro de nuestro planeta.

    Kanayo F. Nwanze

    PresidenteFondo Internacional de Desarrollo Agrcola

    Prefacio 11

  • Informe sobre la pobreza rural 201112

    Muchas personas, tanto del Fondo Internacional de Desarrollo Agrcola (FIDA) como defuera de l, han participado en la preparacin de este Informe sobre la pobreza rural.

    El informe se prepar bajo la direccin del personal directivo del FIDA. Del trabajopreliminar se encarg Jean-Philippe Audinet, con la asistencia de Patricia Parera.Seguidamente, prepar el informe un equipo integrado por Edward Heinemann y BettinaPrato, as como Andrew Shepherd del Instituto de Desarrollo de Ultramar del Reino Unido,con el apoyo de Emily Darko, Carla de Donato, Henri Leturque, Simon OMeally y BrettShapiro. Un grupo de la ONG Panos London, dirigido por Siobhan Warrington, coordinla recogida general de datos y prest apoyo a organizaciones asociadas locales para recogerrelatos de primera mano de hombres y mujeres de las zonas rurales de China, Egipto,Madagascar, Pakistn, Per y Senegal. Estos hombres y mujeres se prestaron generosamentea ofrecer su tiempo para compartir sus experiencias y su conocimiento de la pobreza.

    Los funcionarios y consultores del FIDA que se mencionan a continuacin contribuyerona la preparacin de documentos de antecedentes y a la redaccin de la primera versin delos distintos captulos, formularon observaciones sobre el proyecto de informe o aportaronsu tiempo y energa de una u otra forma: Jamie Anderson, Tom Anyonge, Kaushik Barua,Kevin Cleaver, Rodney Cooke, Michael Hamp, Sappho Haralambous, Maria Hartl, Atalia Howe, Gary Howe, Karim Hussein, Ian Jones, Mylene Kherallah, Henock Kifle,Roberto Longo, Annina Lubbock, Vineet Raswant, Philippe Remy, Francesco Rispoli,Antonio Rota, Laura Silici, Jennifer Smolak, Rosemary Vargas-Lundius y Doug Wholey.Muchas otras personas participaron en reuniones y talleres de examen. Khalid El-Harizi yClaudio Casadio-Tarabusi crearon una base de datos de estudios de casos y muchos otrosmiembros del personal aportaron a la base de datos estudios de casos concretos.

    El equipo quiere expresar su agradecimiento a muchas personas ajenas al FIDA que contribuyeron a la labor preparatoria o a elaborar la primera versin de distintoscaptulos, actuaron como examinadores externos del proyecto de informe o formularonobservaciones sobre determinados captulos. Se trata de Gustavo Anrquez, Kathryn Bach,Aditya Bahadur, Elisabetta Basile, Julio Berdegu, Robbie Blake, Savitri Bobde, Arnoud Braun,Anne-Sophie Brouillet, Derek Byerlee, Lidia Cabral, Nicola Cantore, Teresa Cavero Gmez,Rene Chao Broff, Merritt Cluff, Jacinto Coelo, Chris Coles, Benjamin Davis, Priya Deshingkar, Deborah Duveskog, Gonzalo Fanjul, William Foster, Raghav Gaiha, Kevin Gallagher, Lavinia Gasperini, Thierry Giordano, Duncan Green, Arantxa Guerea,Mamadou Bara Gueye, Ali Arslan Gurkan, Peter Hazell, Willem Heemskerk, Anne Jellema,Janice Jiggins, Ritika Kapur, David Lee, Leslie Lipper, Bruno Losch, Eva Ludi, Jacques Marzin,Madelon Meijer, Andres Mejia Acosta, Peter Messerli, Suzanne Nederlof, Bernardete Neves,

    Agradecimientos

  • Tony Peacock, Lucien Peppelenbos, Leo Peskett, Felicity Proctor, Mireille Razafindrakoto,Arantcha Sanchez, Kostas Stamoulis, Andy Sumner, J. Edward Taylor, Carolina Trivelli Avila,Peter Utting, Alberto Valds, Kevin Watkins, Bertus Wennink, Keith Wiebe, Steve Wiggins,Simon Winter, Massimiliano Zandomeneghi, Alberto Zezza y Monika Zurek.

    De gran utilidad para el equipo fueron las numerosas consultas celebradas conresponsables de la formulacin de las polticas, miembros del mundo acadmico,investigadores y representantes de la sociedad civil y del sector privado de pases en desarrollo. Se organizaron talleres regionales en las regiones de Amrica Latina y elCaribe, Asia y el Pacfico, Cercano Oriente y frica del Norte y frica Subsahariana. Son merecedores de agradecimiento tanto el personal del FIDA que colabor en laorganizacin de los talleres como las siguientes organizaciones: la Red Internacional deMetodologa de Investigacin de Sistemas de Produccin (RIMISP), la UniversidadAmericana de Beirut y la Asociacin Regional Africana de Crdito Agrcola y Rural(AFRACA), que organizaron y dirigieron tres de las consultas regionales sobre el primerproyecto de informe. El equipo tambin desea dar las gracias a todos los participantes enesos talleres.

    El equipo reconoce tambin con gratitud el generoso apoyo financiero de los siguientesgobiernos miembros y asociados del FIDA: el Centro rabe para el Estudio de las Zonas ylas Tierras ridas (ACSAD) y los gobiernos de Italia, los Pases Bajos, Suecia y Suiza.

    13

  • Captulo 1. IntroduccinEntre 2006 y 2008, los precios internacionales de los alimentos se duplicaron. Los efectosde ese aumento vertiginoso repercutieron en todo el mundo, aunque los ms afectadosfueron los pases de bajos ingresos y con dficit de alimentos, cuyas existencias eran escasas.En total, unos 100 millones de personas pobres del medio rural y urbano pasaron a engrosarlas filas de quienes padecen hambre en el mundo. Si bien desde mediados de 2008 losprecios internacionales de los alimentos han disminuido, siguen siendo mucho ms altosque antes de la subida de los precios, y es probable que se mantengan en los niveles de2010, o por encima de estos, durante el prximo decenio. Hasta la fecha, la respuesta alaumento de los precios basada en la produccin ha provenido en gran medida de los pasesricos. De cara al futuro, sin embargo, se calcula que para alimentar a una poblacin mundialde algo ms de 9 000 millones en 2050 ser necesario aumentar un 70% la produccinmundial de alimentos, y para garantizar al mismo tiempo la seguridad alimentaria paratodos ser preciso abordar tambin las cuestiones del acceso y la viabilidad econmica. Enestas circunstancias, la agricultura en particular las pequeas explotaciones agrcolastendr que desempear un papel mucho ms eficaz en esos pases, y se deber poner mayorempeo en atender las preocupaciones de la poblacin rural pobre, de forma ms eficiente,en tanto que compradores de alimentos.

    Durante decenios, la agricultura en los pases en desarrollo funcion en una coyunturaen que los precios mundiales de los productos alimenticios eran bajos y se daba un entornonacional desfavorable en muchos pases. Otros factores como son una inversin escasa enla agricultura, polticas poco apropiadas, mercados dbiles y poco competitivos, unainfraestructura rural poco slida, servicios financieros y de apoyo a la produccininsuficientes y una base de recursos cada vez ms deteriorada tambin contribuyeron a crearun entorno en el que a menudo resultaba arriesgado y poco rentable para los pequeosagricultores participar en los mercados agrcolas. Hoy en da, el alza de los precios de losproductos agrcolas a nivel mundial est contribuyendo a crear un nuevo entorno en el quelos pequeos agricultores deben actuar, y puede ofrecerles nuevos incentivos para participarde forma rentable en los mercados. Sin embargo, para que as sea, el entorno nacionaltambin tiene que mejorar. En muchos pases, sigue habiendo una necesidad urgente deformular polticas adecuadas, adoptar o ampliar planteamientos que han dado buenosresultados, e invertir ms y mejor en la agricultura y en las zonas rurales.

    Un entorno propicio para la agricultura debe responder no slo a las dificultades ydesafos histricos, sino tambin a las nuevas realidades. Los recursos naturales sobre losque se basa la agricultura sobre todo la tierra y el agua se estn degradando y cada vez

    Informe sobre la pobreza rural 201114

    Sinopsis

  • hay ms competencia por su uso. El cambio climtico est agravando todava ms lasituacin y haciendo que la agricultura sea ms arriesgada, y su impacto en el futuro seran mayor. Los mercados internos de alimentos se estn expandiendo rpidamente y, enmuchos pases, cada vez son ms diferenciados, ofreciendo nuevas oportunidadeseconmicas, as como nuevos riesgos para los pequeos agricultores. Tambin estncambiando el comercio internacional y las oportunidades de mercado, debido a la crecienteintegracin de las cadenas mundiales de suministros agrcolas y la aparicin de economasde gran tamao como el Brasil, China y la India como fuentes ingentes de demanda y ofertade productos agrcolas. En muchos pases en desarrollo, las zonas rurales y urbanas estn ms interconectadas, y la naturaleza cambiante de la ruralidad ofrece nuevasoportunidades para el crecimiento rural y la reduccin de la pobreza. Los procesos dedemocratizacin y descentralizacin tambin han creado nuevas oportunidades en muchospases en desarrollo, sobre todo gracias al surgimiento de organizaciones que representana la poblacin rural pobre, una mejor gobernanza de las zonas rurales, y el empoderamientode las personas y comunidades pobres de las zonas rurales. Por ltimo, la proporcin depersonas en edad de trabajar en el conjunto de la poblacin est aumentando en todas lasregiones, y ello puede crear las condiciones necesarias para aumentar el crecimientoeconmico tanto en las zonas rurales como en las urbanas.

    En los ltimos aos se ha renovado el inters por la agricultura como un motor bsicodel desarrollo y la reduccin de la pobreza. Y a raz del alza del precio de los alimentos,han surgido una serie de iniciativas mundiales que tratan de reactivar la agricultura en lospases en desarrollo. Al mismo tiempo, cada vez se presta mayor atencin tanto a losproblemas de adaptacin al cambio climtico en la agricultura en pequea escala, como ala manera en que la poblacin rural pobre puede participar en oportunidades comercialesrelacionadas con los servicios ambientales, en general, y la mitigacin del cambio climtico,en particular, y beneficiarse de ellos. Adems, se est volviendo a evaluar la funcin delEstado en la agricultura y la reduccin de la pobreza rural, y se est reconsiderando el papelque las polticas e inversiones pblicas pueden desempear en mitigar la volatilidad de losmercados y garantizar la seguridad alimentaria nacional.

    Se acepta de manera generalizada que el crecimiento de la agricultura suele generar losmayores avances para la poblacin ms pobre sobre todo en las economas pobresbasadas en la agricultura. En el presente informe se sostiene que la agricultura y msconcretamente un tipo de agricultura ms apropiado para abordar los nuevos riesgos yoportunidades de carcter ambiental y comercial con que se enfrentan los pequeosagricultores puede seguir siendo un motor bsico del crecimiento rural y la reduccin dela pobreza, particularmente, por lo que se refiere a los pases ms pobres. No obstante, entodos los pases la creacin de nuevas oportunidades para la reduccin de la pobreza ruraly el crecimiento econmico requiere un enfoque amplio del desarrollo rural, que incluyala economa rural no agrcola adems de la agricultura. Un sector agrcola saludable sueleser crucial para estimular un crecimiento rural diversificado. Pero tambin estn apareciendoen muchos otros contextos motores nuevos, no relacionados con la agricultura, quecontribuyen al crecimiento rural, y que pueden aprovecharse mejor.

    La premisa bsica propuesta en este informe es que la necesidad de la poblacin ruralpobre de gestionar los mltiples riesgos a los que se enfrenta limita su capacidad paraaprovechar las nuevas oportunidades en la agricultura y la economa no agrcola por igual.

    15

  • A lo largo del informe se insiste en la importancia fundamental que pueden tener laspolticas, las inversiones y una buena gobernanza para reducir los riesgos y ayudar a lapoblacin rural pobre a gestionarlos mejor, como una manera de crear oportunidades.Sin embargo, se han de practicar tambin nuevas formas de colaboracin entre el Estadoy la sociedad, haciendo participar a la poblacin rural y sus organizaciones, al sectorempresarial y a una diversidad de agentes de la sociedad civil. Estas nuevas formas decolaboracin son determinantes en la tarea de desarrollar instrumentos eficaces paragestionar o mitigar los riesgos.

    Captulo 2. La situacin actual de la pobreza ruralLa poblacin del mundo en desarrollo sigue siendo ms rural que urbana: alrededor de 3100 millones de personas, es decir, el 55% de la poblacin total, vive en zonas rurales.Sin embargo, entre 2020 y 2025 la poblacin rural total alcanzar su nivel mximo, paracomenzar a disminuir posteriormente, y la poblacin urbana del mundo en desarrollosuperar a la poblacin rural. En Amrica Latina y el Caribe, y en Asia Oriental y Sudoriental,la poblacin rural ya est disminuyendo, y en otros lugares el crecimiento de las poblacionesrurales ya ha empezado a ralentizarse. La poblacin rural empezar a descender alrededordel ao 2025 en Oriente Medio y frica del Norte, y hacia 2045 en frica Subsahariana.

    Pese a los enormes progresos conseguidos en la reduccin de la pobreza en algunas partesdel mundo durante el ltimo par de decenios sobre todo en Asia Oriental, todava hayalrededor de 1400 millones de personas que viven con menos de 1,25 dlares al da, y cercade 1000 millones de personas que padecen hambre. Al menos el 70% de la poblacin muypobre del mundo es rural, y una gran proporcin de las personas pobres y hambrientas sonnios y jvenes. Es probable que ninguno de estos hechos cambie en el futuro inmediato, apesar de la urbanizacin generalizada y los cambios demogrficos en todas las regiones. Asia Meridional, que tiene el mayor nmero de poblacin rural pobre, y frica Subsahariana,donde la incidencia de la pobreza rural es la ms elevada, son las regiones ms afectadas porla pobreza y el hambre. No obstante, los niveles de pobreza varan considerablemente, noslo de una regin y un pas a otro, sino tambin dentro de los pases.

    Los medios de subsistencia de los hogares rurales pobres son muy diferentes en lasdistintas regiones y pases y dentro de los pases. Dichos medios de subsistencia puedenderivar en distinto grado del sector agropecuario en pequea escala incluida la produccinganadera y la pesca artesanal, del trabajo agrcola asalariado, del empleo asalariado o delautoempleo en la economa rural no agrcola y de la migracin. Mientras que algunos hogaresdependen principalmente de un nico tipo de actividad, la mayora de ellos tienden adiversificar su base de subsistencia con el fin de reducir el riesgo. La agricultura desempeaun papel fundamental en la mayora de los pases ms del 80% de los hogares ruralestienen cultivos en mayor o menor grado, y por lo general son los hogares ms pobres losque ms dependen de la agricultura y el trabajo agrcola. Sin embargo, las fuentes de ingresosno agrcolas estn adquiriendo una mayor importancia en las diversas regiones, y el aumentode ingresos en el hogar est asociado, por lo general, con mayores ingresos procedentes desalarios por actividades no agrcolas y del autoempleo.

    La pobreza rural es consecuencia de la falta de activos, la escasez de oportunidadeseconmicas, una educacin y unas capacidades deficientes, y una serie de desventajasderivadas de las desigualdades sociales y polticas. Pese a todo, un gran nmero de hogares

    Informe sobre la pobreza rural 201116

  • entran y salen de la pobreza en repetidas ocasiones, a veces en cuestin de aos. As quemientras hay hogares rurales que se encuentran en una situacin de pobreza crnica opersistente, una proporcin relativamente grande de personas son pobres slo endeterminados momentos. Los hogares caen en la pobreza principalmente como consecuenciade distintos tipos de conmociones, por ejemplo, mala salud, malas cosechas, deudascontradas para hacer frente a gastos sociales, o conflictos y catstrofes. La salida de la pobrezaest asociada con la iniciativa personal y empresarial. Guarda una estrecha relacin concaractersticas del hogar como la educacin y la propiedad de activos fsicos, y tambindepende de una buena salud. Adems de los factores relacionados con el hogar, tambinson importantes el crecimiento econmico y la disponibilidad local de oportunidades,mercados, infraestructura e instituciones propicias, incluida la buena gobernanza. Estosfactores suelen estar distribuidos de forma desigual en cada pas.

    Las desventajas como consecuencia de las desigualdades a menudo frenan de formadesproporcionada el progreso de algunos grupos, en particular las mujeres, los jvenes, lospueblos indgenas y las minoras tnicas. Para hacer frente a esas desventajas es precisofortalecer las capacidades y activos individuales y colectivos de la poblacin, crear a la veznuevas oportunidades a nivel local y mitigar el riesgo en que se encuentra la poblacin ruralo ayudarla a gestionarlo mejor. Hasta hace poco tiempo, la cuestin de las capacidades dela poblacin rural se haba abordado muchas veces independientemente de la inversindestinada a crear oportunidades para el desarrollo rural. Sin embargo, hay que afrontarambos aspectos al mismo tiempo para lograr que un gran nmero de personas salgan de lapobreza y conseguir un crecimiento rural incluyente favorable a los pobres.

    Captulo 3. La importancia de afrontar los riesgosEvitar los riesgos y gestionarlos debidamente es un requisito previo para que los hogaresrurales pobres puedan salir de la pobreza y, por lo tanto, es fundamental para sus estrategiasde supervivencia. Las decisiones que se toman en los hogares sobre cmo asignar y utilizarel dinero en efectivo, la tierra y la mano de obra no slo dependen de las oportunidadesdisponibles, sino tambin de la necesidad de reducir al mximo cualquier posibilidad deque una conmocin aboque al hogar a la pobreza, le impida salir de ella o reduzca lacapacidad del hogar de cubrir sus necesidades bsicas. En muchos casos, sin embargo, lanecesidad de minimizar estas posibilidades impide a las personas aprovechar lasoportunidades que se presentan y que, por lo general, llevan implcito un cierto riesgo. Loshogares rurales suelen gestionar el riesgo recurriendo a la diversificacin: puede que lospequeos agricultores utilicen sistemas agrcolas mixtos o diversifiquen mucho los cultivos.Y muchos hogares recurren a actividades no agrcolas para complementar y disminuir losriesgos asociados a la agricultura, o viceversa. La acumulacin de activos entre ellos,dinero, tierras, ganado y otro tipo de bienes tambin es fundamental para construir unareserva de proteccin ante cualquier conmocin, adems de ser un aspecto determinantede las estrategias de gestin de riesgos en los hogares.

    Las conmociones son el factor principal que contribuye al empobrecimiento o lapermanencia en la pobreza. Las personas pobres del medio rural tienen menos capacidadde recuperacin que otras personas menos pobres porque disponen de menos activos enlos que apoyarse en caso de conmocin. Cuando esto ocurre, tal vez tengan que recurrir aestrategias de supervivencia que les pueden empujar a contraer deudas, vender activos, o

    Sinopsis 17

  • privar a los nios y los jvenes de oportunidades de educacin, lo que los hace todava msvulnerables a las conmociones que tengan lugar en el futuro.

    El entorno de riesgo al que se enfrenta la poblacin rural pobre es cada vez ms difcilen muchas partes del mundo. Estas personas no slo se enfrentan a los riesgos habitualesrelacionados con la mala salud, la variabilidad del clima, los mercados, los costos de lasceremonias sociales importantes y la mala gobernanza por ejemplo, debido a la fragilidaddel Estado, sino que hoy en da tambin deben hacer frente a muchos otros factores.Entre ellos cabe destacar la degradacin de los recursos naturales y el cambio climtico, lacreciente inseguridad en cuanto al acceso a la tierra, la mayor presin ejercida sobre losrecursos de propiedad comn y las instituciones conexas, y una mayor volatilidad de losprecios de los alimentos. En este entorno, es muy probable que las nuevas oportunidadesde crecimiento en las zonas rurales estn fuera del alcance de muchas personas pobres. Amenudo se necesitan inversiones y polticas innovadoras para hacer frente a los riesgosnuevos o en aumento, y para mejorar las respuestas ante los riesgos tradicionales.

    A fin de atribuir la debida importancia a los riesgos y las conmociones en un nuevo programaorientado al crecimiento rural y la reduccin de la pobreza es preciso adoptar un enfoquemltiple. Por un lado, se trata de fortalecer la capacidad de la poblacin rural para gestionarel riesgo respaldando y ampliando las estrategias e instrumentos que utilizan para la gestinde riesgos y para hacerles frente, y ayudndoles a adquirir competencias, conocimientos yactivos para desarrollar nuevas estrategias. Por otro, es preciso que las condiciones con quese enfrentan sean menos arriesgadas, tanto por lo que se refiere a los mercados, la atencinsanitaria y otros servicios esenciales, como al medio ambiente natural o la seguridad en casode conflicto. Entre las esferas concretas en las que hay que centrar la atencin se incluyen elfortalecimiento de las organizaciones comunitarias y la prestacin de ayuda para queencuentren nuevos mecanismos de solidaridad social; la expansin y consolidacin de unagama de servicios financieros dirigidos a la poblacin rural pobre, y el respaldo de programasde proteccin social con los que se pueda ayudar a los hogares pobres a acumular activos,reducir riesgos e invertir ms fcilmente en actividades rentables que generen ingresos.

    Captulo 4. Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresosPara lograr el crecimiento rural y la reduccin de la pobreza es imprescindible contar conmercados agrcolas que funcionen bien. La relacin de la mayora de los hogares ruralescon los mercados se basa en la venta de productos o la compra de alimentos, o ambas cosas.Sin embargo, su grado de participacin en estos vara considerablemente. La participacinen el mercado suele ser incierta y arriesgada y se lleva a cabo en condiciones desfavorables.En estas circunstancias, muchos hogares tratan de cultivar sus propios alimentos en lugarde comprarlos en los mercados locales, mientras que otros, a falta de mercados de productosfiables, limitan sus inversiones en los cultivos orientados al mercado. Por el contrario, silos hogares agrcolas tienen acceso a mercados de productos rentables y fiables puedencomercializar los productos que obtienen con sus sistemas de produccin y aumentar suspropios ingresos. Las recompensas, los costos y los riesgos implcitos dependen en todoslos casos de los contextos y las cadenas de valor en concreto, y pueden variar segn losdistintos productores. Sin embargo, la poblacin rural pobre suele tener dificultades paraaprovechar las buenas oportunidades que ofrecen los mercados de productos y hacer frentea los riesgos conexos.

    Informe sobre la pobreza rural 201118

  • Los mercados de productos agrcolas han sufrido profundas transformaciones en losltimos dos o tres decenios, tanto por lo que se refiere a la escala como a la naturaleza dela demanda, la organizacin de la oferta o la gobernanza de los mercados. En la mayorade los pases en desarrollo, la demanda de productos agrcolas, sobre todo los de alto valor,est aumentando rpidamente, impulsada por el nmero creciente de consumidores conmayores ingresos en las zonas urbanas. La rpida aparicin de supermercados estestimulando la creacin de cadenas de valor modernas, en particular para los productosalimenticios de alto valor. Estas cadenas estn mejor organizadas y coordinadas, y tienenestndares ms altos que los mercados tradicionales, aunque estos ltimos siguendesempeando un papel importante en los sistemas nacionales de suministro de alimentosde la mayora de los pases. Unas cadenas de valor y unos mercados reestructurados omodernos ofrecen un nuevo entorno para los pequeos agricultores, con oportunidadespotencialmente rentables que se contraponen a unos costos iniciales y riesgos demarginacin ms elevados. Sin embargo, los mercados tradicionales pueden ofrecer unaalternativa importante, y a veces un colchn de proteccin.

    Asimismo, los mercados agrcolas mundiales y regionales cada vez tienen una estructurams integrada y concentrada. El mapa del comercio mundial de productos agrcolas ha idocambiando, y algunas economas en rpido crecimiento desempean un papel cada vezms importante. Muchos mercados de exportacin tienden a excluir a los proveedores enpequea escala, un proceso que se ha intensificado con la aplicacin de estndares msestrictos a los productos y procesos impuestos por los minoristas del Norte. Sin embargo,algunas cadenas de valor mundiales ofrecen importantes oportunidades a los proveedoresen pequea escala y a otras personas del medio rural que trabajan en la elaboracin deproductos agrcolas o en las industrias auxiliares. Los pequeos agricultores deben ser capacesde determinar los costos y beneficios que supone participar en mercados modernos,tradicionales, nacionales y mundiales en funcin de cada caso, y actuar en consecuencia.

    Es importante reducir los riesgos y los costos de transaccin a lo largo de las cadenas devalor para determinar si los pequeos productores pueden participar o no de manerarentable en los mercados agrcolas modernos. Un requisito clave es fortalecer la capacidadde organizacin de estas personas para participar en los mercados con mayor eficiencia yreducir tanto sus costos de transaccin como los de aquellos con quienes hacen negocios.Tambin es importante la infraestructura en concreto, el transporte y la tecnologa de lainformacin y las comunicaciones para reducir los costos y la incertidumbre, y mejorarel intercambio de informacin sobre los mercados. Puede resultar de ayuda recurrir acontratos ya que a menudo es una manera de fomentar la confianza entre los pequeosagricultores y la agroindustria, y facilitar el acceso de los agricultores al crdito inicial y aotros servicios financieros. El programa, cada vez ms importante, de responsabilidad socialde las empresas en la industria alimentaria mundial ofrece un contexto cada vez ms positivopara la concertacin de dichos contratos.

    Los responsables de las polticas, las organizaciones de la sociedad civil, las ONG y losdonantes pueden desempear un papel fundamental al colaborar con los pequeosagricultores y los intermediarios del mercado para que puedan establecer relacionescomerciales sostenibles y ampliar el alcance de dichas relaciones. Al mismo tiempo, hayque considerar las cadenas de valor agrcola no slo como una fuente de oportunidadespara los pequeos agricultores, sino tambin como un medio para crear demanda de mano

    Sinopsis 19

  • de obra y servicios procedentes de otras poblaciones rurales. Asimismo, hay que prestar ladebida atencin normativa a la creacin de oportunidades y la reduccin de riesgos parala poblacin rural en su funcin de empleados y proveedores de servicios.

    Captulo 5. La intensificacin agrcola sosteniblePara que la produccin de alimentos en los pases en desarrollo se duplique antes de 2050ser necesario, sobre todo, lograr un aprovechamiento ms intensivo de la tierra y obtenerun mayor rendimiento. En los ltimos 40 aos, el crecimiento de la produccin de alimentosha ido a la par del crecimiento demogrfico, y como resultado del aumento de la productividadagrcola el suministro mundial de alimentos se ha incrementado notablemente, hasta hacepoco, con unos precios de los alimentos inferiores. Sin embargo, se plantean dudas en cuantoa los efectos que la intensificacin agrcola basada exclusivamente en el uso de semillasmejoradas y altos niveles de productos agroqumicos pueda tener en el medio ambiente. Enunas circunstancias en que la base de recursos naturales est debilitada, hay escasez energticay nos enfrentamos al cambio climtico, la opinin generalizada de que se precisa un enfoquems sistmico es hoy en da ms firme que nunca. Para aumentar la productividad siguesiendo fundamental que mejoren los insumos, as como disponer de polticas propicias, unainversin slida en investigacin y desarrollo agrcolas, y el fomento de la infraestructura.No obstante, la coyuntura actual exige un enfoque que permita conservar o restaurar mejorla base de los recursos naturales y aumentar la capacidad de resistencia de los sistemasagrcolas ante las variaciones meteorolgicas y el cambio climtico.

    Hace tiempo que se est gestando un programa de intensificacin agrcola sostenible,y en el ltimo par de decenios los agricultores han ido recogiendo un nmero cada vezmayor de prcticas de intensificacin sostenible, algunas de ellas basadas en tcnicastradicionales. Este nuevo programa se caracteriza por un enfoque ms sistmico de la gestinsostenible de los recursos naturales, entre otros mediante la aplicacin de una perspectivaagroecolgica y un recurso ms selectivo a los insumos externos, tratando as de maximizarlas sinergias dentro del ciclo agrcola y lograr la adaptacin al cambio climtico. Las prcticasnormalmente tienen por objeto mejorar la fertilidad, la estructura y la capacidad deretencin de agua del suelo mediante una combinacin de recursos orgnicos, biolgicosy minerales, y utilizar el agua con ms moderacin y eficiencia y sin desperdiciarla tanto.Todas esas prcticas son ms bien un complemento que una alternativa a la intensificacinexterna basada en insumos, y ninguna de ellas ya sea individual o colectivamenteconstituye un modelo. De hecho, segn este programa los agricultores deben desarrollarsus propias prcticas, aprovechando los conocimientos locales de que disponen, as comola investigacin cientfica, para abordar sus problemas especficos. Estas tres caractersticasun enfoque sistmico, la adaptacin al contexto y la vinculacin de los agricultores conlos conocimientos cientficos son fundamentales para llevar a trmino el nuevo programa.

    Este programa tiene mucho que ofrecer a los pequeos productores. Cuando lascondiciones de mercado acten como incentivo, puede contribuir a mejorar la productividad,aprovechar ms eficazmente los recursos locales, aumentar la capacidad de resistencia alestrs climtico y prestar servicios ambientales algunos de ellos relacionados con lamitigacin del cambio climtico. Puesto que la intensificacin agrcola sostenible se puedeadaptar a las diferentes necesidades y los niveles de activos que los campesinos, tantohombres como mujeres, tienen a su disposicin, puede considerarse como medio por el que

    Informe sobre la pobreza rural 201120

  • ampliar las alternativas para aprovechar mejor las oportunidades comerciales y reducir losriesgos, o fortalecer su capacidad para gestionarlos.

    Para que los pequeos agricultores puedan dar el salto hacia la intensificacin agrcolasostenible, es necesario disponer de incentivos adecuados y medidas de reduccin de riesgos.Concretamente habr que contar con un rgimen de tenencia de la tierra ms seguro ymercados de servicios ambientales ms amplios. Adems, los pequeos agricultores debernadquirir competencias para combinar su experiencia y conocimientos con enfoquesmodernos basados en la ciencia, y encontrar soluciones eficaces a sus problemas. Para elloser preciso fortalecer los servicios de asesoramiento, investigacin y educacin agrcolasy fomentar una mayor colaboracin, innovacin y resolucin de problemas entre lospequeos agricultores, los investigadores y los proveedores de servicios. Asimismo, sernecesario crear coaliciones, compartir responsabilidades y crear sinergias entre los gobiernos,la sociedad civil, el sector privado y, sobre todo, los agricultores y sus organizaciones.

    Captulo 6. Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcolaLa participacin en la economa rural no agrcola tanto el empleo asalariado no agrcolacomo el autoempleo es un elemento cada vez ms importante de las estrategias de gestindel riesgo de un gran nmero de hogares rurales. Representa un medio importante parasalir de la pobreza para un nmero cada vez mayor de personas del medio rural, sobre todolos jvenes de hoy en da. Aunque en muchos pases los polticos han descuidado estesector, en la actualidad hay un inters renovado por promocionar su desarrollo como fuentede crecimiento y de empleo, tanto en los pases cuya economa se basa en la agriculturacomo en los que se hallan en proceso de transformacin y urbanizacin.

    La agricultura sigue siendo un motor clave del desarrollo econmico no agrcola, puestoque cada dlar de valor agregado adicional en el sector agrcola genera, en una segundainstancia, entre 30 y 80 centavos de dlar ms en concepto de ingresos en otros sectores dela economa. Sin embargo, hoy en da hay otros cuatro motores importantes que ayudan aestimular el crecimiento de la economa no agrcola. En primer lugar, la urbanizacin, yconcretamente el crecimiento de los centros de tamao pequeo o mediano y la crecienteintegracin de las economas urbanas y rurales. En segundo lugar, los procesos deliberalizacin y globalizacin, que pueden crear nuevos empleos y oportunidades de servicioen las zonas rurales. En tercer lugar, la mejora de los sistemas de comunicacin e informacin,sobre todo la difusin de la cobertura de telefona mvil en las zonas rurales. Por ltimo, lamayor inversin en sistemas descentralizados de energa renovable. Estos motores puedenestar presentes dentro de los pases y combinarse de manera diferente de un pas a otro,creando diferentes oportunidades para el desarrollo de la economa rural no agrcola.

    Para poder aprovechar estos nuevos motores, todo el que participe debe tener msincentivos y menos riesgos, lo que requiere una inversin en infraestructura rural y servicioscomo energa y transporte, adems de una mejor gobernanza. Entre los requisitos necesariospara fomentar las inversiones privadas cabe mencionar la mejora del entorno empresarial yel fomento de actividades empresariales y servicios financieros que se ajusten a las necesidadesde los pequeos empresarios, tanto hombres como mujeres. En el caso de las empresas, esfundamental que tengan la posibilidad de reunir una fuerza de trabajo con las competenciasadecuadas; en el de los trabajadores rurales, un entorno mejor es aquel en el que puedenencontrar oportunidades de empleo digno, en el que se reconocen sus derechos y su

    Sinopsis 21

  • capacidad de organizarse y en el que se hace lo posible por luchar contra la prevalencia deempleos mal pagados, inseguros y no regulados (que desempean predominantemente lasmujeres) en el sector informal. Los migrantes rurales quieren que se reconozcan sus derechosy que se respalde su capacidad de organizacin, y quieren ser capaces de enviar remesas acasa de forma sencilla y a bajo costo. El papel de los agentes del gobierno en la creacin deun entorno ms propicio para la economa rural no agrcola es importante. Sin embargo,una parte destacada de ese papel puede ser la de facilitar y catalizar las iniciativas adoptadaspor otros, como son empresas u organizaciones de trabajadores rurales.

    Es esencial fortalecer las capacidades de la poblacin rural para aprovechar lasoportunidades de la economa rural no agrcola. El nivel de enseanza y las competenciasson especialmente importantes porque permiten a los jvenes y adultos del medio rural teneracceso a buenas oportunidades de empleo y mejorar su capacidad de crear y gestionar suspropios negocios. Concretamente, es preciso que el perfeccionamiento de las competenciastcnicas y profesionales se ample, se fortalezca y se adapte mejor a las necesidades actualesde la poblacin rural. Esto incluye a los microempresarios, los trabajadores que deseanpermanecer en sus lugares de origen y los que puede que traten de emigrar. Fortalecer lascapacidades en todos estos frentes requiere formas de colaboracin diversas y, a menudo,innovadoras, en las que los gobiernos desempeen un papel eficaz como facilitadores,catalizadores y mediadores, y el sector privado, las ONG y los donantes participen activamente.

    Captulo 7. El camino a seguir y cmo recorrerloTranscurridos diez aos desde el inicio del nuevo milenio, ocupa un lugar destacado eldesafo de combatir la pobreza rural y, al mismo al tiempo, tratar de alimentar a unapoblacin mundial en crecimiento en un contexto donde los recursos ambientales son cadavez ms escasos y donde se da una situacin de cambio climtico. En estos momentos hayque tomar medidas enrgicas para hacer frente a los numerosos factores que perpetan lamarginacin de las economas rurales. Es necesario dar a las mujeres, los hombres y losjvenes del medio rural la posibilidad de aprovechar las nuevas oportunidades de participaren el crecimiento econmico, y elaborar mtodos que les permitan afrontar mejor el riesgo.Por encima de todo, con estas medidas hay que conseguir que las zonas rurales pasen deestar estancadas a ser lugares donde los jvenes de hoy en da quieran vivir y sean capacesde hacer realidad sus aspiraciones. Cmo puede lograrse todo eso? Por supuesto no hayuna respuesta sencilla. El nivel de desarrollo econmico, las pautas de crecimiento, lamagnitud e intensidad de la pobreza rural, y el tamao y la estructura del sector agrcola yrural de los distintos pases difiere profundamente de uno a otro. Dentro de los pases,puede haber grandes diferencias entre las distintas zonas, lo que da lugar a unasoportunidades de crecimiento muy diversas. Como resultado de ello, no puede habermodelos genricos aplicables al desarrollo rural y la reduccin de la pobreza rural. Lasesferas de inters, los temas que hay que abordar y las funciones de los diferentes interesadosvariarn notablemente en funcin del contexto.

    Sin embargo, no hay que limitarse a enfoques sectoriales del crecimiento rural que seanrestrictivos o sigan una secuencia rgida. La agricultura sigue desempeando un papeldestacado en el desarrollo econmico de muchos pases, y representando una fuenteimportante de oportunidades para que un gran nmero de mujeres, hombres y jvenes delmedio rural salgan de la pobreza sobre todo quienes pueden hacer que sea un buen

    Informe sobre la pobreza rural 201122

  • negocio. Adems, en todas las regiones en desarrollo los pequeos agricultores se enfrentana grandes desafos, si bien muy diferentes entre s. La focalizacin en la agricultura, con el finde ayudar a hacer frente a estos desafos, tiene que seguir siendo el eje principal del empeode reducir la pobreza y promover el desarrollo econmico por igual. En todos los casos, elobjetivo ltimo debe ser el desarrollo de sistemas agrcolas en pequea escala que seanproductivos, estn integrados en mercados dinmicos (tanto por lo que se refiere a los serviciosambientales como a los productos alimenticios y agrcolas), y sean sostenibles desde el puntode vista ambiental y resistentes a los riesgos y las conmociones. Estos tres elementos son losrasgos fundamentales para que la agricultura en pequea escala sea viable, sobre todo comoestrategia de supervivencia para la generacin del maana. En otras muchas circunstanciasdentro de cada pas, tambin se puede impulsar la expansin de la economa rural no agrcolacon un sector agrcola vital, as como con una variedad de nuevos factores. Para incrementarlas posibilidades de reducir la pobreza rural y fomentar el crecimiento econmico, es precisoabordar el crecimiento rural con un enfoque amplio y hacer hincapi en el aspecto de mayormagnitud de la economa rural no agrcola. Asimismo, es especialmente importante centrarla atencin en estas dos esferas la agricultura en pequea escala y la economa rural noagrcola e invertir ms en los cuatro aspectos siguientes: Mejorar el entorno general de las zonas rurales para que se conviertan en lugares

    donde las personas puedan tener mejores oportunidades y afrontar menos riesgos,y donde los jvenes puedan construirse un futuro. Se debe prestar atencin a lainfraestructura y los servicios pblicos e invertir ms en ellos, sobre todo caminos,tendido elctrico, abastecimiento de agua y energa renovable. Tambin son importanteslos servicios rurales, como la enseanza, la atencin de salud, los servicios financieros,y los servicios de tecnologa de la informacin y las comunicaciones. La gobernanzaeficiente tambin es fundamental para que tenga xito la labor de promover elcrecimiento rural y reducir la pobreza, entre otros medios fomentando un enfoque mssostenible de la intensificacin agrcola.

    Reducir el nivel de riesgo al que se enfrenta la poblacin rural pobre y ayudarla amejorar su capacidad de gestin de los riesgos es un aspecto del programa de desarrollorural favorable a los pobres que debe ser fundamental y transversal. Se debe movilizarel apoyo necesario tanto para la agricultura y la intensificacin sostenible hace patenteesa preocupacin como para la economa rural no agrcola. Ello supone promover oestimular los mercados para poder ofrecer nuevas tecnologas y servicios de reduccinde los riesgos a los pequeos agricultores y la poblacin rural pobre. Tambin exigeampliar la proteccin social y reforzar las capacidades individuales y colectivas de lasmujeres, los hombres y los jvenes de las zonas rurales.

    Fomentar las capacidades individuales exige mucha ms atencin en el programa dedesarrollo rural. La productividad, el dinamismo y la innovacin en la economa ruraldependen de que haya una poblacin calificada y educada. Las mujeres, los hombres,los jvenes y los nios del medio rural necesitan en conjunto perfeccionar lascompetencias y los conocimientos para aprovechar las oportunidades de la nuevaeconoma en el sector agrcola, la economa rural no agrcola, o en el mercado laboralal margen de las zonas rurales. Se necesitan sobre todo inversiones en enseanzapostprimaria, en perfeccionamiento de conocimientos tcnicos y profesionales y eninstitutos de enseanza superior reorientados a la agricultura.

    Sinopsis 23

  • Fortalecer las capacidades colectivas de la poblacin rural puede darles la confianza,la seguridad y el poder necesarios para salir de la pobreza. A las organizaciones de carcterasociativo les corresponde un papel determinante en cuanto a ayudar a la poblacinrural a reducir los riesgos, aprender nuevas tcnicas y competencias, gestionar los activosindividuales y colectivos, y comercializar los productos que generan. Tambin debennegociar en nombre de los intereses de estas personas en sus relaciones con el sectorprivado o los gobiernos, y pueden ayudarles a exigir a estos ltimos que rindan cuentasde sus actos. Muchas organizaciones tienen problemas de gobernanza, gestin orepresentacin, y aun as suelen representar los intereses de la poblacin rural pobremejor que cualquier otra parte externa. Es preciso fortalecerlas para que puedan ser mseficaces, y hay que darles ms espacio para que puedan influir en las polticas.

    Tras la crisis alimentaria, la comunidad internacional de donantes ha adoptado una serie deiniciativas para respaldar la labor de los pases en desarrollo de promover la agricultura enpequea escala. Tambin ha indicado el compromiso de secundar los esfuerzos de los pasesen desarrollo por mitigar el cambio climtico y adaptarse a l. Pero la inversin en laagricultura y la economa rural no agrcola sigue siendo muy inferior a lo necesario, y debemantenerse el impulso conseguido con estas iniciativas recientes. El programa propuesto eneste informe responde a las crecientes preocupaciones internacionales y, al mismo tiempo,ofrece ideas de iniciativas concretas. Si se aumentan las inversiones en los mbitos sealadosen este informe algunos de los cuales se han descuidado en los ltimos aos ser posiblerespaldar la experimentacin de nuevos enfoques y formas de trabajo como ruta deaprendizaje, promover el anlisis y la reforma de polticas, y financiar la ampliacin delalcance de las iniciativas en pequea escala que hayan tenido xito. Adems, muchos pasesen desarrollo y, recientemente, algunos pases desarrollados han tenido que lidiar con losproblemas que se abordan en este informe. Hay por tanto muchas posibilidades de lograrun mayor intercambio de conocimientos entre los pases en desarrollo.

    Hoy en da hay unos 1 000 millones de personas pobres del medio rural en el mundo.No obstante, hay buenas razones para creer que la pobreza rural puede reducirseconsiderablemente si se cultivan las nuevas oportunidades de crecimiento rural y se mejorael entorno de riesgo. En este informe se define un programa de accin en torno a un enfoqueamplio del crecimiento rural, que debe aplicarse y adaptarse a las necesidades de losdiferentes pases y contextos locales. Sin embargo, en el informe tambin se deja claro quela aplicacin de este programa requiere un esfuerzo comn a todos los nivelesgubernamentales entre los distintos ministerios, y una ruptura con algunas distincionestradicionales entre polticas y programas sociales y econmicos. Tambin se precisa unesfuerzo colectivo, que comprenda las nuevas asociaciones y la rendicin de cuentas, ynuevas formas de colaboracin entre los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y lasorganizaciones de la poblacin rural, en las que la comunidad internacional dedicada aldesarrollo debe desempear una funcin de apoyo o intermediacin, segn sea necesario.Si todas estas partes interesadas lo desean de verdad, la pobreza rural puede reducirsesustancialmente. Lo que est en juego no es slo el presente de 1000 millones de personasdel medio rural y las perspectivas de alcanzar la seguridad alimentaria para todos, sinotambin el mundo rural y las oportunidades dentro de l que la generacin rural del maanava a heredar.

    Informe sobre la pobreza rural 201124

  • Escuchar a la poblacin rural pobre es esencial para comprender la pobreza rural eidentificar soluciones apropiadas y eficaces para superarla. A lo largo de este informe ellector encontrar relatos de primera mano de hombres y mujeres de las zonas rurales deseis pases del mundo: China, Egipto, Madagascar, Pakistn, Per y Senegal. PanosLondon coordin las entrevistas, en colaboracin con organizaciones asociadas localesen cada pas.1 Entre noviembre de 2009 y mayo de 2010 se llevaron a cabo 30 entrevistascon 15 hombres y 15 mujeres de edades comprendidas entre los 15 y 82 aos.2 A estaspersonas se les identifica como narradores; sus relatos permiten vislumbrar la realidadvivida de la pobreza rural en la actualidad y las esperanzas y aspiraciones de esaspersonas para el futuro de sus hijos. A continuacin se ofrece una breve informacingeneral sobre los seis pases.

    Los relatos de primera mano que aqu se presentan no pretenden ser representativosde la pobreza rural en un pas determinado, pero nos ayudan a comprender cmo les haafectado a estas personas la pobreza y a observar las estrategias que han desarrollado paratratar de superarla.

    A lo largo de este documento se intercalan breves relatos de primera mano de los 30 hombres y mujeres como complemento del texto principal. (Se puede consultar latranscripcin completa de sus testimonios en el siguiente sitio: http://www.ifad.org/rpr2011.)Cada captulo comienza con una breve biografa de dos narradores, en la que se subrayanaspectos de sus vidas que reflejan el contenido del captulo.

    ChinaNarradores: Li Guimin, Zhang Guobao

    Los narradores proceden de la aldea de Donghao, en la provincia de Hebei, en el norte deChina. La aldea cuenta con una poblacin cercana a los 2 500 habitantes. La mayor partede los hogares tienen solamente pequeas extensiones de tierra en las que cultivanhortalizas, trigo y maz para el consumo domstico y para una comercializacin limitada,y algunos de ellos tambin cran cerdos, pollos y conejos. La mayora de los varonesjvenes y las mujeres solteras que constituyen el 50% de la poblacin han emigradopara buscar trabajo en otros lugares y la aldea est habitada principalmente por ancianos,mujeres y nios. Slo existe una escuela primaria y, aunque hay cinco centros de atencinsanitaria, solamente prestan cuidados bsicos. La mala situacin de los caminos dificultael acceso a la atencin sanitaria de urgencia.

    25

    En sus propias palabras:introduccin de los testimonios

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htm

  • EgiptoNarradores: Nawal Mohamed Khalil, Ibrahiem Abo Zeid

    Los narradores proceden de la ciudad de Dondeed, situada a unos 5 kilmetros de laciudad de Meet Ghamr y a 60 kilmetros de El Cairo. La poblacin de Dondeed seaproxima a los 40 000 habitantes, y otros 35 000 viven fuera al haberse marchado enbusca de empleo. Lo que en otro tiempo era una aldea se ha convertido en una zonaperiurbana con edificios de varios pisos y servicios de abastecimiento de agua, electricidady saneamiento. La agricultura como medio de vida est en retroceso por la falta de tierra;la mayor parte de los hombres trabajan como empleados en fbricas o como comerciantesy, en su mayora, las mujeres se desempean como amas de casa o se dedican a venderdiferentes productos en el mercado. En la aldea existen siete escuelas, comprendidas las deenseanza secundaria, y un considerable nmero de residentes han seguido estudiandopara cursar estudios universitarios. A pesar de estas oportunidades educativas, el desempleoes la preocupacin ms acuciante de Dondeed.

    MadagascarNarradores: Ranotenie, Franoise Haova, Tovoke, Randriamahefa, Suzanne Tsovalae,

    Manantane Babay, Ranaivo Jean Noelson

    Los siete narradores proceden de Tanandava (conocida anteriormente con el nombre deBema), un conjunto de pequeas aldeas situadas en la remota regin de Androy. Se tratadel extremo ms meridional de Madagascar, que se caracteriza por un clima de granaridez. Los medios de vida principales son la agricultura de subsistencia y la pesca. Las malas carreteras y el acceso restringido a los mercados limitan las oportunidadeseconmicas incluso en los aos buenos, pero las cosechas son malas desde hace muchosaos, por efecto de la sequa y los fuertes vientos. La migracin econmica temporal esotra opcin de vida, y los jvenes se trasladan a centros urbanos tan lejanos como lacapital Antananarivo, situada a casi 1000 kilmetros de distancia, para emplearse comotrabajadores no cualificados.

    PakistnNarradores: Salma Bibi, Shazia Bibi, Javed Iqbal, Rawela Jan, Rasib Khan, Miandad,

    Muhammad Naveed

    Los siete narradores proceden de la aldea de Akhoon Bandi, en el distrito de Haripur, enKhyber-Pakhtunkhwa (conocida anteriormente como la provincia de la frontera delnoroeste). La agricultura es el principal medio de sustento de la aldea, formada por unos300 hogares. Se cultivan ajos, cebollas, trigo, maz, y varias variedades de frutas. Otrafuente de sustento es el trabajo asalariado ocasional en la agricultura y la construccin, yalgunos han encontrado trabajo en las ciudades, por ejemplo como conductores. En laaldea no existen servicios de salud y la poblacin se desplaza a las poblaciones vecinas deHaripur (a 15 kilmetros de distancia) y Abbottabad (a 30 kilmetros de distancia) paratener acceso a atencin sanitaria. En Akhoon Bandi hay dos escuelas primarias, una paranias y otra para nios. La necesidad de desplazarse a Haripur para cursar la escolarizacinsecundaria ha reducido las oportunidades educativas, especialmente para las nias. Laaldea tiene problemas de abastecimiento de agua, tanto para consumo domstico(problemas de mantenimiento) como para el riego (cantidades decrecientes).

    Informe sobre la pobreza rural 201126

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rasib.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rawela.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/javed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/shazia.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/salma.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/suzanne.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/randriamahefa.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/ranaivo.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/hova.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htm

  • Per Narradores: Elsa Espinoza Delgado, Williams Serafn Novoa Lizardo, Eliany Portocarrero

    Novoa, Doris Consuelo Snchez Santilln, Jos del Carmen Portocarrero Santilln

    Las entrevistas del Per se hicieron en dos lugares, Ramos y Cheto, en la regin delAmazonas, en el norte del pas. Algunos de los narradores son descendientes de losgrupos indgenas de los aguarunas y los chachapoyas. Ramos es una aldea remota deunos 130 habitantes situada a 30 minutos a pie de la comunidad de Santa Rosa, algo msextensa. La poblacin est formada en su mayor parte por agricultores que practican laagricultura de subsistencia y la principal fuente de ingresos en efectivo es el cultivo y lacomercializacin de la pia. Como en la aldea nadie posee un vehculo, dependen deintermediarios que acuden a ella a comprar la pia. Aunque en la aldea existe una escuelaprimaria, la poblacin se desplaza a Santa Rosa para acceder al centro de atencinsanitaria ms cercano. Cheto es mayor que Ramos y ms accesible, y tiene una escuelasecundaria y un centro de salud. Las opciones para garantizarse la subsistencia consistenprincipalmente en la agricultura y la cra de animales. Sin embargo, son muchos los quese desplazan a la capital de la provincia, Chachapoyas, situada a 125 kilmetros dedistancia, para mejorar su educacin y acceder a un servicio de atencin sanitaria demayor calidad.

    SenegalNarradores: Abdoulaye Badji, Pascaline Bampoky, Bakary Didhiou, Oumar Didhiou,

    Abibatou Goudiaby, Safitou Goudiaby, Bintou Sambou

    Los siete narradores proceden de diferentes aldeas de la provincia de Casamance, en elsur del Senegal. Desde hace 28 aos, Casamance sufre los efectos del enfrentamientoarmado entre el gobierno y el movimiento independentista de la provincia. Casamance,que era en otro tiempo una zona agrcola floreciente, se ha convertido en la provinciams pobre del pas. Miles de personas han muerto en el conflicto y muchas ms hanresultado heridas o mutiladas por las minas terrestres. Muchos jvenes han huido a lacapital, Dakar, en busca de trabajo. Para los que no se han marchado, la agriculturasigue siendo la principal fuente de sustento. Los principales cultivos son el arroz, elman, el maz, el mijo, el sorgo y los frijoles.

    27

    En sus propias palabras: introduccin de los testimonios

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/oumar.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bakary.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/pascaline.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/eliany.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/jose.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/eliany.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/william.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/elsa.htm

  • Regin del Amazonas, el Per: Eliany PortocarreroNovoa da de comer a las gallinas en la granja desu familia. Eliany pertenece a una asociacinjuvenil que promueve la proteccin del medioambiente y la agricultura sostenible. Preocupadapor el bajo nivel de educacin en las escuelaslocales, tambin ayud a establecer unabiblioteca mvil.

  • Captulo 1

    Introduccin

  • Informe sobre la pobreza rural 201130

    Qu ha cambiado en las economas rurales y la agricultura?

    La subida de los precios de los alimentos que tuvo lugar entre 2006 y 2008 alert almundo sobre la urgencia de encontrar nuevas soluciones para garantizar la seguridadalimentaria a una poblacin mundial que superar los 9 000 millones de personas en2050. Cuando los precios comenzaron a descender, el problema pareci perder en parte sucarcter acuciante, porque otros problemas acapararon la atencin de los responsables delas polticas en los pases en desarrollo. Entre esos problemas era especialmenteimportante el de los efectos de la crisis financiera sobre las perspectivas de lograr losObjetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en algunas regiones, particularmente enfrica Subsahariana, donde se calcul que 20 millones ms de personas viviran ensituacin de extrema pobreza en 2015 como consecuencia de la crisis.3 Sin embargo, locierto es que los precios de los alimentos siguieron subiendo en algunos pases en 2009 y,muy recientemente, a mediados de 2010, el aumento de los precios mundiales del trigo yotros cereales ha vuelto a despertar el temor a una nueva crisis de los precios de losalimentos. Todo ello parece indicar que lo que ocurri en torno a la subida de los preciosde los alimentos forma parte de un conjunto de cambios ms amplios, a largo plazo, en elentorno mundial de la agricultura y las economas rurales en los pases en desarrollo.Comprender estos cambios de mayor alcance y sus repercusiones sobre las mujeres y loshombres del mundo rural es indispensable para todos aquellos que estn interesados enel desarrollo rural y la reduccin de la pobreza.

    Durante el perodo comprendido entre septiembre de 2006 y junio de 2008, losprecios internacionales de los alimentos casi se duplicaron. El ndice de precios de laOrganizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin (FAO) de losprincipales productos alimenticios aument el 78%, y los ndices de los cereales y losaceites comestibles se duplicaron con creces. Los efectos de ese aumento vertiginoso de losprecios repercutieron en todo el mundo, incluso en los pases ricos con gran abundanciade alimentos. Sin embargo, los ms afectados fueron los pases de bajos ingresos condficit de alimentos, cuyas existencias eran escasas. Por ejemplo, a partir de julio de 2007el precio del arroz se duplic en un ao en el Senegal. En Asmara (Eritrea), el precio de laharina de trigo se duplic con creces durante el mismo perodo, y en el Sudn y Sri Lankalos precios del trigo aumentaron un 60%. Los precios del arroz aumentaron el 66% enBangladesh y se duplicaron en Hait entre agosto de 2007 y agosto de 2008.4 Muchos otrospases experimentaron un fenmeno similar.

    El fuerte aumento de los precios tuvo efectos diferentes segn los pases y dentro deellos, pero los hogares pobres tanto rurales como urbanos fueron los ms afectados. Enmuchos pases, las personas de bajos ingresos se encontr en la imposibilidad de garantizaruna alimentacin adecuada para ellas y para sus hijos. En todo el mundo, los hogarespobres se vieron obligados a sacar a los nios (en muchos casos, sobre todo a las nias) dela escuela, vender su ganado, consumir alimentos menos nutritivos, ms baratos y quesatisfacen ms el apetito, y reducir sus gastos no alimentarios. La FAO estim en 2008 quela fuerte alza de los precios haba hecho aumentar en 100 millones el nmero de personasaquejadas por el hambre a escala mundial. Las zonas afectadas no fueron nicamente Asia,donde vive el mayor nmero de personas que padecen hambre (640 millones), y frica

  • Subsahariana, que tiene la prevalencia ms elevada de subnutricin en relacin con lapoblacin (el 32%). De hecho, los mayores porcentajes de aumento del nmero depersonas aquejadas por el hambre en 2009, con respecto a 2008, se dieron en OrienteMedio y frica del Norte (con un incremento del 14%) y Amrica Latina y el Caribe (conun aumento del 13%).5 Naturalmente, esto no se debenicamente a la subida repentina de los precios, sinotambin a otros problemas subyacentes de mayoramplitud. En Oriente Medio y frica del Norte, porejemplo, la crisis se produjo en un entorno caracterizadopor la presin creciente a largo plazo sobre la seguridadalimentaria relacionada con el crecimiento econmico, elaumento de la demanda de productos alimenticios(especialmente de gran valor), la disminucin de lapoblacin agrcola y el deterioro de la base de recursos.6

    Aunque los precios internacionales de los alimentoshan disminuido desde mediados de 2008, siguen estandobastante por encima de los precios del perodo anterior amediados de 2007 y ahora se reconoce en general que,probablemente, el aumento de la demanda y la cada vezmayor escasez de recursos naturales y energa modificarde forma permanente la tendencia a precios bajos que seha mantenido durante tanto tiempo, al menos paraalgunos productos bsicos (especialmente los alimentosbsicos). En fechas muy recientes, por ejemplo, laOrganizacin de Cooperacin y Desarrollo Econmicos(OCDE) y la FAO han pronosticado que los preciosinternacionales de la mayora de los productos bsicosagropecuarios (tanto los productos de la agricultura comode la ganadera) se mantendrn en los niveles de 2010 oaumentarn, al menos durante los 10 prximos aos.7

    Tras el aumento sbito de los precios de los alimentosse adoptaron varias iniciativas en materia de desarrollopara hacer frente a las amenazas y oportunidades quepresentaban el alza de los precios para la agricultura y laseguridad alimentaria en los pases en desarrollo. En esteorden de cosas, la agricultura minifundista ha suscitadouna atencin sin precedentes a escala mundial. En elverano de 2008, por ejemplo, el Equipo de Tareas de AltoNivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial de lasNaciones Unidas elabor el Marco Amplio para la Accin, que recomend dar respaldoa los pequeos agricultores, entre las medidas inmediatas encaminadas a ayudar a lapoblacin vulnerable y construir sistemas alimentarios con mayor capacidad deresistencia. Posteriormente ha habido otras iniciativas, como la Iniciativa de LAquila delG-8 sobre Seguridad Alimentaria en 2009 y la posterior preparacin del ProgramaMundial de Seguridad Alimentaria y Agricultura, que tambin hace hincapi en la

    Captulo 1 Introduccin 31

    Los precios son ms altos cada ao.Por ejemplo, un plato de mantequilla(alrededor de 0,5 kilogramos) costabaseis libras hace 10 aos. Hoy cuesta 40.Despus de todo, los ingresos sonlimitados. Como se puede ver, ahoraestamos en la indigencia. No nossentimos seguros.

    Ibrahiem Abo Zeid,hombre, 55 aos, Egipto

    Antes se cultivaba col y ajo, pues las

    semillas eran mejores. Las semillas

    costaban de 400 a 600 rupias por maund

    (40 kilogramos), pero ahora cuestan de

    6 000 a 12 000 rupias. Como la gente

    es pobre, no cultiva hortalizas, sino

    tan slo trigo y maz. No cultiva ningn

    otro producto. Cultivaban antes,

    pero ahora no lo hacen por la subida

    de los precios.

    Rasib Khan,hombre, 28 aos, Pakistn

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rasib.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htm

  • Informe sobre la pobreza rural 201132

    agricultura minifundista en los pases en desarrollo como una de las soluciones paraproveer de alimentos a las poblaciones de estos pases y del mundo entero.

    A escala mundial, la respuesta al crecimiento de la demanda y el aumento de losprecios ha consistido en buena medida en un aumento de la produccin en los pasesricos y en el desarrollo de la agricultura comercial en gran escala. De esta forma, lospases desarrollados aumentaron su produccin de cereales ms del 13%, mientras queen los pases en desarrollo creca solamente el 2%.8 Sin embargo, el incremento de laproduccin en los pases ricos no puede ser, por s sola, una respuesta sostenible yduradera a la seguridad alimentaria mundial. No aborda el problema del acceso de todala poblacin a los alimentos y, por otra parte, alimentar a una poblacin mundial de msde 9 000 millones de personas en 2050 (cifra que supone un aumento del 33% conrespecto a los 6 900 millones actuales) exigir aumentar en un 70% la produccinmundial de alimentos9, y duplicarla tal vez en los pases en desarrollo. En los pases endesarrollo, la agricultura tendr que contribuir mucho ms que ahora al suministro ydistribucin de alimentos a escala mundial. Adems, en los pases en desarrollo sobretodo en aquellos en los que la agricultura es la base econmica la produccin agrcoladeber adquirir ms importancia en el suministro de los mercados nacionales yregionales de alimentos. En la mayor parte de los pases, tendr que ser una agriculturabasada en gran medida, o totalmente, en la produccin de los pequeos agricultores.

    Las perspectivas de que los pequeos productores de los pases en desarrollo vayan acumplir una funcin ms importante en la satisfaccin de la demanda creciente en susmercados nacionales y en otros mercados no estn claras todava. No obstante, losprecios ms elevados anuncian un cambio acusado en el entorno mundial en el quedesarrollan su actividad los pequeos campesinos y ganaderos. Durante variosdecenios, la actividad agrcola de los pases en desarrollo se ha desarrollado en unentorno mundial caracterizado por la produccin muy subvencionada y de costos muy elevados en los pases de la OCDE, as como por unas normas comercialesinternacionales restrictivas. Fuera de los pases de la OCDE, otros agricultores hanconseguido prosperar en este entorno, especialmente los grandes productores eficientes,sobre todo en Amrica Latina, y los numerosos pequeos productores, en particular delos pases asiticos, que con las tecnologas de la Revolucin Verde, las polticas deapoyo y las inversiones pblicas consiguieron un ingente aumento de su productividad.En cambio, muchos pases que dependan de la agricultura siguieron ocupando unaposicin marginal en el escenario mundial hasta comienzos y mediados del decenio de2000, y muchos mostraron una dependencia creciente de las importaciones dealimentos, con frecuencia incluso en el caso de productos que ellos mismos producano que estaban capacitados para producir.

    Naturalmente, los bajos precios mundiales no explican totalmente la marginacinpersistente de la agricultura y, en trminos ms generales, de las economas rurales en elmundo en desarrollo. Hay otros factores internos entre los que cabe sealar, aunque seanbastante distintos en diferentes contextos, una inversin pblica y privada escasa y cadavez menor en la agricultura, unos mercados locales dbiles y poco competitivos, unainfraestructura rural poco slida, unos servicios financieros y de apoyo a la produccinpara los agricultores insuficientes y una base de recursos cada vez menor. Todo ello hadado lugar, entre otras cosas, a una presencia limitada, arriesgada o bastante poco rentable

  • de los pequeos agricultores, particularmente en los mercados alimentarios y agrcolascada vez ms desarrollados de sus pases. No es sorprendente, por ejemplo, que en lasencuestas realizadas por el Banco Mundial en el marco del programa de investigacinRuralStruc en siete pases (Kenya, Madagascar, Mal, Mxico, Marruecos, Nicaragua ySenegal) se constate que la participacin de una gran parte de los pequeos productoresen los mercados es solamente marginal.10 Todos estos factores tambin contribuyeron a que la respuesta de los pequeos agricultores de los pases en desarrollo al incrementode precios del perodo 2006-2008 fuera poco significativa. El aumento de precios no slono se dej sentir en muchos casos en las explotaciones, sino que, a menudo, cuandoocurri, los pequeos productores no pudieron aprovechar la oportunidad a causa de lastradicionales limitaciones en las actividades de produccin y comercializacin, as comode los elevados costos del combustible y los abonos.

    Qu es lo que ha cambiado en este entorno desde que comenz la crisis de losprecios de los alimentos? En primer lugar, si el aumento de precios llega a los pequeosproductores y no es contrarrestado por unos precios ms elevados de los insumos, puedeofrecer mayores incentivos y oportunidades a los pequeos agricultores para participarde forma rentable en los mercados, tanto en los rurales y urbanos de sus pases como enlos de exportacin. Adems, los precios elevados y los temores sobre la disponibilidad decereales en los mercados mundiales han hecho que algunos gobiernos traten deaumentar su capacidad de produccin; es posible que ellos y otros agentes tengan msincentivos para hacer las inversiones necesarias en infraestructura, servicios y mejorade la gobernanza y las instituciones para que la agricultura (incluso la minifundista)pueda prosperar y, ms en general, para que las zonas rurales se incorporen alcrecimiento nacional.

    Otra dimensin importante del cambio es que el aumento de precios ha tenido lugaren un momento en que las polticas proteccionistas sobre la agricultura en los pases dela OCDE estn sometidas a un anlisis cada vez ms minucioso. La crisis alimentariaderivada del incremento de precios aviv esas preocupaciones y puso de relieve que esposible que muchas de las polticas comerciales que aplican los pases en la agriculturaas como las normas sobre el comercio mundial estipuladas en el Acuerdo sobre laAgricultura en la Organizacin Mundial del Comercio (OMC) no sean adecuadas paraevitar que vuelvan a producirse ese tipo de crisis.11 Estn cambiando las posiciones sobrela forma de administrar mejor los mercados agrcolas, tanto a nivel nacional comomundial, y son ms los gobiernos que se preocupan por la manera de garantizar suseguridad alimentaria nacional en el futuro.

    Adems, el incremento de los precios mundiales se registr en un momento de escasezcreciente de la energa y los recursos naturales en los que se basa la agricultura,especialmente el agua y la tierra cultivable, pero tambin los pastizales, la pesca y losbosques. La escasez se debe en parte a una menor disponibilidad y a la degradacin, quese intensificar en muchas zonas como consecuencia del cambio climtico. Sin embargo,tambin es el resultado del crecimiento de la demanda y de la competencia (en particular,sobre el agua, a causa de la urbanizacin y la industrializacin, y sobre las tierras agrcolaspor el inters creciente de inversores pblicos y privados). Probablemente, la continuacindel crecimiento demogrfico, la urbanizacin y el cambio climtico seguirn ejerciendopresin sobre una base de recursos ya de por s escasa. Por un lado, esto podr contribuir

    33

    Captulo 1 Introduccin

  • Informe sobre la pobreza rural 201134

    a estabilizar los precios de los productos agrcolas y de los alimentos en niveles bastanteelevados y seguir siendo un incentivo para hacer mayores inversiones en la agricultura enlas zonas rurales. Por otro lado, es probable tambin que ejerza cada vez mayor presinsobre la agricultura y sobre la poblacin rural para que se adapten a las nuevascondiciones ambientales, para que se preste mucha mayor atencin a la sostenibilidadambiental y la utilizacin eficiente de los recursos escasos y para que se afronten losriesgos relacionados con el clima y la creciente inestabilidad.

    El aumento de los precios mundiales tambin ha coincidido con un cambio drstico enla geografa de la economa mundial respecto de algunos decenios atrs. En la actualidad,las lneas que separan el Norte y el Sur, y los pases desarrollados y en desarrollo son muydistintas de las de hace incluso un decenio. Economas de gran tamao y crecimientorpido como Brasil, China y la India son ahora pilares importantes en los mercadosmundiales y fuentes ingentes de demanda y oferta de productos agrcolas. Esto hamodificado algunos factores tradicionales determinantes de los precios mundiales y losprecios nacionales en las regiones en las que se han materializado nuevas corrientes yacuerdos comerciales, lo cual abre un sinfn de nuevas oportunidades para que laagricultura de los pases en desarrollo, incluida la agricultura minifundista, puedaaprovechar nuevos mercados. Las oportunidades se presentan tanto en los mercadosinternacionales como, cada vez ms, en los mercados nacionales, pero los pequeosproductores agrcolas se enfrentan a nuevos riesgos de marginacin en todos ellos.

    En resumen, el entorno mundial de los mercados agrcolas y alimentarios estevolucionando en una direccin que parece ofrecer mayores incentivos para la inversinen las zonas rurales de los pases en desarrollo y mayores oportunidades para que laagricultura incluso la minifundista cumpla una funcin fundamental en la tarea deimpulsar el crecimiento rural y garantizar la seguridad alimentaria. Pero este mismoentorno tambin plantea nuevos riesgos a las economas y a la poblacin del mundo rural,particularmente a causa de la escasez y competencia crecientes en torno a los recursos, elcambio climtico y la globalizacin de las cadenas de valor en el sector agrcola. Es ciertoque las nuevas oportunidades deberan ser un incentivo para hacer frente a los factoreshistricos de marginacin econmica de las zonas rurales de los pases en desarrollo, peroesos mismos factores tambin agravan los nuevos riesgos y menoscaban la capacidad de lapoblacin rural para gestionarlos y aprovechar las nuevas oportunidades. Los responsablesde las polticas que quieran promover el crecimiento econmico y la seguridad alimentariaen las zonas rurales tendrn que centrarse en las nuevas oportunidades que ofrece elentorno actual, pero tambin debern comprender que para aprovecharlas es precisoreducir los riesgos a los que se enfrentan los pequeos agricultores y otros sectores de lapoblacin rural, reforzar su capacidad de gestin del riesgo y afrontar los factores que hanmarginado tradicionalmente a las zonas rurales. En ese proceso, es necesario que miren connuevos ojos a los hombres y mujeres del mundo rural y, sobre todo, a los jvenes,como elementos bsicos del crecimiento econmico y la seguridad alimentaria, y comopiezas esenciales para gestionar mejor y conservar una base de recursos naturales cada vezms escasa en el contexto del cambio climtico.

  • El contexto cambiante de la reduccin de la pobreza rural

    Muchos pases han experimentado un crecimiento significativo durante los dos ltimosdecenios, el que, sin embargo, no siempre ha ido acompaado de una reduccin de lapobreza de la misma magnitud, especialmente cuando el crecimiento se ha basado enotros sectores distintos de la agricultura. Por lo general, el crecimiento agrcola es el queproduce las mayores mejoras para la poblacin ms pobre, en particular en las economasms pobres y ms dependientes de la agricultura. Un estudio muestra, por ejemplo, queun crecimiento del producto interno bruto (PIB) del 1% impulsado por la agriculturaaumenta el gasto del 30% ms pobre de la poblacin al menos 2,5 veces ms que elcrecimiento que se origina en el resto de la economa.12 Otro estudio revela que elcrecimiento agrcola es 3,2 veces mejor para reducir la pobreza de los que subsisten con undlar al da que el crecimiento impulsado por otros sectores.13 A pesar de ello, laagricultura ha recibido poca atencin en la mayora de los pases en desarrollo durante losltimos decenios, incluso en muchos de los ms pobres de ellos, y ha suscitado un interslimitado en la comunidad internacional dedicada al desarrollo.

    Al mismo tiempo, gobiernos y donantes han concedido poca atencin a la importanciade diversificar las economas rurales para conseguir un crecimiento sostenido, queaproveche la interrelacin dinmica entre los diferentes sectores. Es en los pases en losque la agricultura contribuye de manera sustancial al crecimiento econmico y lareduccin de la pobreza, pero tambin se diversifica, donde el crecimiento econmico vaacompaado de una reduccin de la pobreza. La diversificacin es muy importante parareducir la pobreza, ya sea a nivel del hogar, de la comunidad o nacional. De hecho, laspoblaciones rurales de todas las regiones en desarrollo obtienen de actividades distintasde la agricultura una parte cada vez mayor de sus ingresos. Actualmente, la existencia denuevos incentivos para invertir en las zonas rurales, basados en buena medida en el valorcreciente de los bienes y servicios agrcolas, puede contribuir tambin a crear un entornopropicio para conseguir un crecimiento rural diversificado. El proceso puede resultartambin favorecido por la existencia de algunos nuevos motores de crecimiento rural,como la urbanizacin dispersa y la vinculacin ms estrecha entre las zonas rurales yurbanas en muchos pases, la globalizacin de muchas cadenas de valor, las tecnologas decomunicacin nuevas y mejoradas, y la descentralizacin de los sistemas de desarrollo ysuministro de energa.

    A medida que los pases experimentan su transicin demogrfica, pasando de unasituacin de tasas de fecundidad y mortalidad elevadas a otra de tasas bajas, atraviesan porun perodo en el que cae la tasa de fecundidad y disminuye el ndice de dependencia de losjvenes. Durante este perodo, aumenta la proporcin de personas en edad de trabajar enel conjunto de la poblacin y ello puede crear las condiciones necesarias para obtener el dividendo demogrfico de aumentar la produccin per cpita y el crecimientoeconmico. Crear un entorno propicio para la agricultura y el crecimiento ruraldiversificado es importante para obtener el dividendo demogrfico de manera que no hagarecaer una carga excesiva en las economas urbanas y siga garantizando la seguridadalimentaria. Asia Oriental se encuentra en este momento en esta fase demogrfica yprevisiblemente todas las dems regiones, con excepcin de frica Subsahariana, notardarn en llegar a ella. Se espera que los beneficios en forma de crecimiento econmico y

    35

    Captulo 1 Introduccin

  • Informe sobre la pobreza rural 201136

    reduccin de la pobreza alcancen su mayor nivel entre 2025 y 2040. En fricaSubsahariana, las tendencias actuales parecen indicar que la transicin demogrfica tendrlugar ms adelante en el curso de este siglo, lo que significa que el dividendo se obtendralgo ms tarde que en otras regiones.14 Aunque es cierto que en muchos pases laurbanizacin y el crecimiento basado en las zonas urbanas han sido esenciales para obtenerel dividendo demogrfico, en otros lugares la urbanizacin no est generandooportunidades que permitan absorber directamente una fuerza de trabajo rural encrecimiento y que abran vas para salir de la pobreza. En gran parte de frica Subsahariana,en particular, slo se har realidad el dividendo demogrfico si las economas rurales seconvierten en espacios mucho ms dinmicos, por medio de la agricultura y de laeconoma rural no agrcola, tanto para las generaciones rurales de hoy como de maana.

    Mientras tanto, los cambios en el mercado, la gobernanza y el entorno natural quetienen que afrontar los pequeos agricultores y otros sectores de la poblacin rural pobre,as como los cambios en el enfoque general del desarrollo rural y la reduccin de lapobreza en las zonas rurales, contribuyen a crear un contexto distinto para la reduccin dela pobreza rural del que exista solamente 10 aos atrs, antes de que se produjera la crisisde los precios de los alimentos. Por lo que respecta al entorno del mercado, por ejemplo,el aumento de las poblaciones urbanas y la aparicin de nuevas clases medias trabajadorasindustriales en muchos pases se han traducido en una gran expansin de los mercadosurbanos de alimentos a nivel nacional. Gran parte del comercio y del suministro mundialde alimentos se gestiona ahora a travs de cadenas de valor mundiales controladas, engran parte, por un nmero limitado de grandes empresas. En muchos pases en desarrolloestn apareciendo mercados modernos de productos alimenticios de gran valor, en los queesas mismas grandes empresas desempean una funcin importante y ejercen un podersustancial en la cadena. Sin embargo, estos mercados coexisten con los mercadostradicionales, que en la mayora de los pases en desarrollo siguen siendo elementosimportantes del sistema nacional de suministro de alimentos. Tanto los mercadosmodernos como los tradicionales ofrecen oportunidades para una participacin rentablede los pequeos agricultores y otros sectores de la poblacin rural pobre, pero planteanuna serie de riesgos. Los riesgos y los costos de participar en los mercados modernos, enparticular, son a veces excesivos para que puedan afrontarlos los pequeos productores sinun apoyo adecuado.

    La evolucin de las pautas de la integracin entre las zonas rurales y urbanas tambincontribuye a crear un nuevo entorno para la reduccin de la pobreza rural. En muchaspartes del mundo en desarrollo, las zonas rurales y urbanas estn quedando cada vez msinterconectadas desde el punto de vista social y econmico, lo que supone que estcambiando la naturaleza del concepto rural. Las sociedades y economas rurales no sonya tan diferentes: cada vez ms interactan de modo habitual con la sociedad urbana, locual es posible en gran parte gracias a la telefona mvil. Tambin dependen de ella: lamigracin es un reflejo de esa interconexin y las remesas son el motor de las economasrurales en muchos contextos. A la inversa, en ocasiones, sectores importantes de lapoblacin que habitan en zonas urbanas y periurbanas viven en condiciones similares alas de las zonas rurales por lo que se refiere a los servicios, la infraestructura, los mercadosy la dependencia al menos parcial de la agricultura. El presente informe sostiene que en elfuturo la naturaleza cambiante de la ruralidad y las nuevas relaciones entre las

  • poblaciones y los espacios rurales y urbanos sern, probablemente, un elemento clave enel proceso de crecimiento de las zonas rurales y de reduccin de la pobreza rural. Por elmomento, las vinculaciones entre lo rural y lo urbano son ya aspectos bsicos de lasestrategias de supervivencia de los hogares rurales pobres; sin embargo, necesitan poderaprovechar mejor esas vinculaciones para salir de la pobreza.

    Otro cambio fundamental es el del entorno de la gobernanza. Desde los aos noventa,muchos pases en desarrollo han avanzado hacia un sistema de gobernanza msdemocrtico, lo que ha hecho posible que aparezcan organizaciones y movimientospolticos que representan a la poblacin rural pobre, como proveedores de servicios a susmiembros y como grupos de inters que tienen voz en los procesos de poltica. Al mismotiempo, los procesos de descentralizacin han dado pie, a veces, a que existan nuevossistemas de gobernanza en los que las comunidades rurales pobres y las organizaciones dela poblacin rural han encontrado nuevas funciones y un reconocimiento creciente delEstado o de otras instancias. Los donantes han jugado en ocasiones un papel importanteen estos procesos (apoyando, por ejemplo, enfoques de desarrollo impulsados por lacomunidad o respaldando procesos locales de reforma institucional).

    Por ltimo, tambin ha cambiado el entorno de la gobernanza mundial hacia unamayor visibilidad poltica, una mayor importancia de nuevas potencias (en particular lospases BRIC Brasil, Rusia, la India y China y el G-20) y una colaboracin ms estrechaentre los pases en desarrollo. Hay ahora ms de 20 agrupaciones polticas y econmicasen frica, Asia y Amrica Latina, al igual que iniciativas regionales tales como la NuevaAlianza para el Desarrollo de frica (NEPAD); la cooperacin Sur-Sur para el desarrollo,que est creciendo con gran rapidez y puede alcanzar los 15 000 millones de USD en201015, y el comercio Sur-Sur, que representa alrededor del 20% del comercio mundial,frente al 7% en 1985.16 Todo ello ofrece nuevas oportunidades potenciales depromocionar los intereses de los pases en desarrollo y de la poblacin rural pobre de esospases en los foros internacionales, as como nuevas oportunidades comerciales y deinversin en beneficio de las zonas rurales y de su poblacin pobre.

    Tambin ha cambiado profundamente el enfoque general del desarrollo y lareduccin de la pobreza rural. En primer lugar, ahora hay ms inters en la agriculturacomo motor bsico del desarrollo y la reduccin de la pobreza. Uno de los catalizadoresde ese mayor inters fue la publicacin del Informe sobre el desarrollo mundial de 2008. El informe, que marc el redescubrimiento de la agricultura por el Banco Mundial tras 20 aos de disminucin de su asistencia al sector, se ocupaba especialmente de la funcinde la agricultura en el desarrollo y en diversos tipos de pases; las diferentes vas para salirde la pobreza por las que pueden optar los pobres de las zonas rurales; y los instrumentosde la agricultura para el desarrollo. Poco despus de la aparicin de este informe, laexhaustiva Evaluacin Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y laTecnologa en el Desarrollo Agrcola (IAASTD) subrayaba la importancia de un nuevoprograma agrcola para el desarrollo. La IAASTD sostena que la agricultura no slo tieneque aportar una mayor produccin, sino tambin entornos sostenibles, reduccin de lapobreza rural y medios de sustento seguros; y que para hacer realidad esos objetivos y valores es preciso transformar el conocimiento, la ciencia y la tecnologa agrcolas. El mayor inters en el valor de la agricultura para el desarrollo y la reduccin de lapobreza y el reconocimiento de la necesidad de transformar el programa agrcola para

    37

    Captulo 1 Introduccin

  • Informe sobre la pobreza rural 201138

    cumplir estos objetivos son elementos importantes de los fundamentos de este informey ambos pueden tener profundas repercusiones en las mujeres y los hombres del mundorural de hoy y de maana, particularmente para los que se dedican a la agricultura,aunque no slo para ellos.

    En segundo lugar, la comunidad internacional se comprometi al comienzo del nuevomilenio a conseguir los ocho ODM, el primero de los cuales es reducir a la mitad laproporcin de personas que viven en situacin de extrema pobreza y hambre para 2015. A nivel nacional, se han utilizado las estrategias de reduccin de la pobreza y las estrategiasnacionales de desarrollo para priorizar las iniciativas de reduccin de la pobreza nacionaly perseguir los objetivos de los ODM. Sin embargo, la nueva atencin a la reduccin de lapobreza y a los ODM en general no supuso inicialmente centrarse especficamente en la pobreza rural o en la agricultura, a pesar de que esta tiene gran importancia para reducirla pobreza y el hambre. En parte, esto ha estado vinculado al descenso del apoyo a laagricultura por los gobiernos y los donantes internacionales desde comienzos del deceniode 1980 hasta muy recientemente. Aunque las cifras han aumentado algo desde entonces,entre 2003 y 2006 se destinaba a la agricultura alrededor del 3% del total de la asistenciaoficial para el desarrollo (AOD). Adems, una serie de estudios de mediados del deceniode 2000 revel que en las estrategias de reduccin de la pobreza, y en particular en laprimera generacin de estas, slo se prestaba una atencin limitada a la economa rural,se hacan anlisis de la pobreza rural poco acertados y no se ofrecan a los interesados delas zonas rurales muchas oportunidades de participacin.17 Actualmente, la integracin dela agricultura y la adopcin de un enfoque rural en las iniciativas intersectorialesencaminadas a cumplir los ODM sigue siendo un reto para muchos pases y donantes.

    En tercer lugar, las preocupaciones sobre el cambio climtico y la sostenibilidad sonlas que configuran cada vez ms el debate en torno al desarrollo rural y la reduccin dela pobreza. En el cuarto informe de evaluacin del Grupo Intergubernamental deExpertos sobre el Cambio Climtico (IPCC), que se public en 2007, se seala que elcalentamiento del sistema climtico es inequvoco y que la mayor parte del aumentoobservado del promedio mundial de temperatura desde mediados del siglo XX se debemuy probablemente al aumento observado de las concentraciones de gases de efectoinvernadero antropgenos.

    En los tres aos transcurridos desde que se public el informe ha aumentadoenormemente la concienciacin pblica sobre el cambio climtico. Por un lado, secomprenden cada vez mejor los impactos de la variabilidad y el cambio del clima en laseconomas rurales de los pases en desarrollo y los riesgos que plantean para los sistemasde subsistencia de la poblacin rural pobre. Por otro lado, la necesidad, que se reconocecada vez ms claramente, de incluir la agricultura en las negociaciones internacionalessobre el clima como fuente y elemento de absorcin importante de las emisiones de gasesde efecto invernadero ha significado que las consecuencias ambientales de la agriculturaocupen el primer plano como nunca haba ocurrido hasta la fecha. En la actualidad, losgobiernos y los donantes, entre otros, conceden una atencin creciente a la importanciadel cambio climtico como motor de las tensiones ambientales en relacin con laagricultura y como factor multiplicador del riesgo para los medios de sustento de lapoblacin rural pobre como administradora de una proporcin importante de losrecursos naturales del mundo. La adaptacin al cambio climtico se est convirtiendo en

  • un elemento importante del enfoque de la reduccin de la pobreza rural, al igual que laatencin a las distintas formas en que la poblacin rural pobre puede participar en losmercados relacionados con los servicios ambientales en general, y con la mitigacin delcambio climtico en particular, y beneficiarse de ellos.

    En cuarto lugar, se est reevaluando la funcin del Estado en la agricultura y lareduccin de la pobreza rural tanto en el enfoque del desarrollo como en muchos pasesen desarrollo. Despus de la gran subida de precios de 2006-2008, por ejemplo, variosgobiernos han reconsiderado su compromiso con las polticas comerciales liberales yalgunos han tratado de no quedar a merced de las incertidumbres del mercadoproduciendo alimentos en terceros pases. Ello ha provocado el temor de que hayaapropiaciones indebidas de tierras y desplazamientos de la poblacin rural pobre, aunqueeste informe sostiene que las nuevas inversiones en tierras para la agricultura podran serbeneficiosas, en determinadas condiciones, para las economas rurales marginadas y paramuchas mujeres y hombres del mundo rural.18

    En trminos ms generales, son cada vez ms los que reconocen que no slo los pasesoccidentales, sino tambin ms recientemente un cierto nmero de economas de Asia en proceso de transformacin, han intervenido ampliamente en sus economasrurales. En efecto, unas polticas pblicas decididas han sido uno de los factoresprincipales en su desarrollo. Se ha suscitado, pues, un nuevo inters en estudiardetenidamente cmo pueden contribuir las polticas e inversiones del Estado a reducir lainestabilidad del mercado y promover la reduccin de la pobreza rural. Se considera cadavez ms que la funcin del Estado no consiste nicamente en establecer marcosreguladores e invertir en bienes y servicios pblicos bsicos, sino tambin en estimular laformacin de mercados, mejorar los incentivos y reducir los riesgos que se plantean a lospequeos agricultores, facilitar el funcionamiento de los mercados de alimentos paragarantizar la seguridad alimentaria, influir en los sistemas de distribucin de la tierrapara potenciar al mximo la productividad y la equidad, y generar, o contribuir a generar,el conocimiento, los sistemas de informacin y la educacin necesarios para el desarrollode las economas agrarias y rurales.19

    Asuntos clave de este informe

    En el Informe sobre la pobreza rural que public el FIDA en 2001 se subrayaba que parareducir la pobreza rural son de gran importancia el acceso de la poblacin rural pobre alos activos fsicos y financieros, el funcionamiento de los mercados e instituciones en subeneficio, y la tecnologa y los recursos naturales. En el presente informe se considera quetodos esos factores siguen siendo importantes, pero la premisa de partida es elreconocimiento de que las circunstancias actuales presentan nuevas oportunidades yriesgos para el crecimiento rural y la reduccin de la pobreza en las zonas rurales, y que lasmujeres y los hombres pobres de esas zonas tienen que estar menos expuestos a esosriesgos y gestionarlos mejor para aprovechar las oportunidades y participar en elcrecimiento. Sin un riesgo mitigado y mejor gestionado y sin una mayor capacidad paragestionar el riesgo, el acceso a los activos y recursos que se preconizaba en el Informe sobrela pobreza rural anterior no puede sostener la salida estable de la pobreza de las mujeres y

    39

    Captulo 1 Introduccin

  • Informe sobre la pobreza rural 201140

    los hombres de las zonas rurales y no es posible un crecimiento rural en favor de lospobres. La idea bsica que se expone en este informe es que reducir y gestionar mejor losriesgos y aumentar la capacidad de resistencia es fundamental para conseguir uncrecimiento sostenible en las economas rurales y para que el crecimiento haga posibleque la poblacin rural salga de la pobreza. Esto exige inversiones suficientes en las zonasrurales para contribuir a crear nuevas oportunidades, aprovechar las que se presentan enun nuevo entorno y reducir o gestionar mejor los riesgos, tanto los que plantean las nuevascondiciones como los que se derivan de la marginacin histrica de las economas y de lapoblacin de las zonas rurales.

    Cabe preguntarse cmo se puede promover en las economas rurales el crecimiento enfavor de los pobres en un momento de escasez creciente de recursos y de cambios en elclima, la demografa, la gobernanza y los mercados de las zonas rurales. En el presenteinforme se sostiene que probablemente la agricultura y, ms concretamente, un tipo deagricultura ms apropiado para abordar los nuevos riesgos y oportunidades de carcterambiental y comercial seguir siendo un motor bsico del crecimiento en favor de lospobres en el mundo en desarrollo, y que resultar indispensable en los pases ms pobres.Aqu se incluye la agricultura basada en los pequeos productores, pero tambin quepueda ofrecer cada vez ms oportunidades de empleo a una parte de la poblacin rural.Sostendremos tambin que, en todos los pases, para superar la marginacin de laseconomas rurales y generar nuevas oportunidades de reduccin de la pobreza rural, serequiere un enfoque global del desarrollo rural que incluya la agricultura y la economarural no agrcola. En este enfoque se procura aprovechar al mximo los motores locales decrecimiento y la reduccin de la pobreza en las zonas rurales, que en algunos casos estnvinculados con el nuevo entorno que se ha descrito anteriormente.

    Promover un enfoque global del desarrollo rural exige polticas e inversiones pblicaseficaces en las zonas rurales y en la agricultura y mejorar el entorno general (fsico,econmico e institucional) para que las economas rurales ofrezcan oportunidades yreduzcan los riesgos. Exige una fuerte inversin en el capital humano y social de las zonasrurales mujeres, hombres y jvenes en particular, y sus capacidades individuales ycolectivas para generar y aprovechar las oportunidades y para reducir y gestionar mejorlos riesgos a los que se enfrentan. Exige tambin que las distintas partes interesadastrabajen conjuntamente, en formas nuevas y en muchos casos innovadoras, desbordandolos lmites y mandatos sectoriales. A este respecto, para comprender mejor los vnculosentre el riesgo y la pobreza en el entorno actual de la agricultura y la reduccin de lapobreza rural se requiere salvar las distancias tradicionales entre las iniciativas focalizadasen el capital humano de la poblacin rural pobre (por ejemplo, a travs de la salud y laeducacin) y las que se les destinan en cuanto agentes econmicos (por ejemplo, a travsdel apoyo a la agricultura, la organizacin y la infraestructura). Se requiere comprendermucho mejor el papel que juegan la agricultura y los medios de subsistencia no agrcolaen las estrategias de gestin del riesgo de la poblacin rural pobre y en sus intentos de salirde la pobreza. Se requiere tambin que las actuaciones no se centren slo en las estrategiasde supervivencia de los hogares, sino tambin en la mejora del entorno ms general de laseconomas rurales como fuente de riesgos y oportunidades.

    A lo largo del informe se insistir repetidamente en la importancia crucial que puedentener las polticas, las inversiones y una buena gobernanza para aprovechar las nuevas

  • oportunidades y ayudar a reducir y gestionar mejor los riesgos que subyacen en la pobrezarural. Sin embargo, se han de practicar tambin nuevas formas de colaboracin entre elEstado y la sociedad, haciendo participar a la poblacin rural y sus organizaciones, alsector empresarial y a una diversidad de agentes de la sociedad civil. Veremos, porejemplo, que son cruciales en la tarea de desarrollar instrumentos eficaces para gestionaro mitigar los riesgos relacionados con el cambio climtico, la inestabilidad de losmercados o las asimetras de poder en el mercado, as como para buscar solucionesadecuadas a cada lugar para practicar una agricultura ms sostenible o fortalecer lacapacidad individual de la poblacin rural para acceder a una educacin de buena calidad.

    Crear espacios para ese tipo de colaboracin es importante, pero puede presentar unaespecial dificultad cuando la capacidad de los estados para formular y/o aplicar polticas es limitada o cuando estos sufren problemas graves de legitimidad. Sin embargo, lapresencia de agentes pblicos y privados en aspectos de importancia para el desarrollo rural(por ejemplo, la infraestructura, los servicios financieros, la I+D agrcola o la educacin)puede contribuir a encontrar mejores soluciones para el desarrollo rural y a mejorar lagobernanza y conseguir que los Estados sean ms eficaces. Adems, facilitar esa presenciaexige crear las condiciones necesarias para una ciudadana activa20 fortaleciendo lascapacidades individuales y colectivas de la poblacin rural pobre y reforzando los sistemase instrumentos de rendicin de cuentas de las polticas, instituciones e inversiones pblicasque sean pertinentes para el crecimiento y para las mujeres y los hombres de las zonasrurales. Volveremos sobre esta cuestin a lo largo del informe, resaltando la importancia dereforzar las capacidades individuales y colectivas de los principales interesados en eldesarrollo rural, en un contexto global de mejor gobernanza.

    Por lo que se refiere a la estructura del propio informe, la relacin entrevulnerabilidad y pobreza rural se estudiar en el Captulo 2, en el marco de un breveexamen de la situacin de la pobreza rural, que incluir un anlisis de las desventajasinterrelacionadas que subyacen a la mltiple dimensin de la pobreza. En el Captulo 3se abordar esa relacin de forma ms especfica, subrayando la renovada importancia deafrontarla en un nuevo entorno caracterizado por la existencia de nuevos riesgos para lapoblacin rural. En el Captulo 4 se abordarn las vulnerabilidades y oportunidades quese presentan a los pequeos agricultores en relacin con la participacin en los mercadosagrcolas, y en el Captulo 5 se examinar cmo pueden intensificar los pequeosproductores sus sistemas de cultivo en un momento en que estn creciendo la demandade productos agrcolas y las preocupaciones sobre la sostenibilidad ambiental y elcambio climtico. El Captulo 6 se ocupar de la economa rural no agrcola como fuenteimportante de crecimiento y de oportunidades para salir de la pobreza. Por ltimo, en elCaptulo 7 se expondr un programa de accin en torno a la necesidad de un enfoqueglobal para el desarrollo de las economas rurales como centros de crecimiento y deoportunidades para superar la pobreza.

    41

    Captulo 1 Introduccin

  • Informe sobre la pobreza rural 201142

  • 43

    Captulo 2

    La situacin actual de la pobreza rural

    Provincia de Casamance, el Senegal: Pascaline Bampoky pone una bolsa de agua en el congelador. Cada ao, ella y su maridocultivan apenas suficiente arroz, mijo o yuca paraalimentar a su familia. Pero debido a que tambinposeen una nevera, Pascaline tiene un pequeonegocio de hielo y helados que le ayuda a pagarlas cuotas escolares y los gastos de la casa.

  • Pascaline Bampoky, de 30 aos de edad, esmadre de tres hijos y vive en el Senegal. Suinfancia fue difcil: Soy hurfana. Perd a mispadres cuando era muy pequea y me cri unata ma. Solamente recibi educacin primaria:No haba nadie que pudiera pagar mieducacin en la escuela secundaria. Su ta leconsigui un empleo como empleada del hogar

    en Dakar: Era lo nico que saba hacer bien.No tena alternativa. Fue all donde conoci asu marido, que regentaba una pequea tienda.

    Al morir el suegro de Pascaline, se trasladaron avivir a Bignona, en Casamance, para cuidar delabuelo de su marido, y trasladaron la empresaall. La pareja tambin trabaja los arrozales del

    abuelo. l cultiva los plantones y ara la tierra,mientras ella planta el arroz y recoge la cosecha.Cultivan solamente lo suficiente para alimentar ala familia durante tres meses. No tenemosrecursos ni tierras suficientes para producirms. Un ao probaron a cultivar mijo adems de arroz y otro ao yuca: Pero [produca]realmente muy poco, para nuestro consumo y no para la venta.

    Aunque lamenta profundamente su falta deeducacin y capacitacin, Pascaline cree quelas mujeres son por naturaleza buenasgestoras y est probando otros medios desustento. Cra pollos y cerdos para venderlos yutiliza los ingresos para pagar la matrcula escolary los gastos de la atencin mdica. Tambin hapuesto en marcha un pequeo negocio de ventade helados: Despus de la cosecha hago deesposa y madre en mi cocina y en mi casa,pero tambin desarrollo una pequea actividadcomercial de vez en cuando. Tenemos unfrigorfico y fabrico helado para vender.Compra frutas en el mercado, elabora el heladoen casa y lo vende en las escuelas y enocasiones, en la Iglesia. Su marido le dio eldinero necesario para comenzar.

    Pascaline pertenece a la asociacin local demujeres. Durante la estacin de lluvias ofrecen su trabajo, plantando o cosechando el arroz. La tarifa para los miembros es ms baja que paraaquellos que no pertenecen a la asociacin.Como dice ella, la tarifa puede parecer baja,pero hay que recordar que el objetivo bsico dela asociacin es la solidaridad. El dinerorecaudado se reparte entre los miembros y amenudo se utiliza para comprar ropa y tambinpara crear un fondo de asistencia a los miembrosen dificultades. La asistencia se proporciona enforma de prstamos, que, segn dice, siempre sedevuelven: Es una cuestin de honor.

    44

    Informe sobre la pobreza rural 2011

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/pascaline.htm

  • Muhammad Naveed, que tiene 22 aos,pertenece a una familia numerosa de AkhoonBandi, en el Pakistn. Cinco hermanos y hermanasque estn casados viven en su propia casa y lostres hermanos varones tienen cada uno una partede la tierra familiar. Cuatro hermanos solteros msjvenes, entre los que se encuentra Muhammad,viven con sus padres y trabajan conjuntamente latierra. Aunque la agricultura sigue siendo esencial

    para la supervivencia de la familia extensa, norinde lo suficiente para cubrir el costo de vida ensu totalidad. El gasto de alquilar los tractores,transportar el producto al mercado, comprarinsumos y contratar de vez en cuando mano de obraadicional hace que los beneficios sean reducidos,pero el mayor problema dice Muhammad es elagua. El riego exige una intensidad ingente de manode obra trabajamos de noche en el riego ylos campos que no estn regados no producen nadacuando las lluvias son escasas.

    La familia posee dos bfalas y un puado devacas y cabras, de las que se ocupaprincipalmente la madre de Muhammad. La leche de una de las bfalas se vende y la de la otra es para la familia, incluidos los hijos delos hermanos casados. Todos ellos tienen otrostrabajos, adems del cultivo de la tierra: dostrabajan como conductores y uno es sastre.Muhammad y su hermano mayor Sheraz, quetodava viven en el hogar, tambin trabajan comoasalariados cuando pueden. A Sheraz, al igualque a su padre, le ofrecen trabajo en ocasioneslos albailes locales y ha intentado encontrar

    empleo en los ferrocarriles. Muhammad trabaj enuna lechera de Karachi durante un ao, pero elcoste de la vida en la ciudad no le permitaahorrar ningn dinero. Luego encontr un trabajocomo conductor y consigui ahorrar un poco: Pude ahorrar unas 4 000 rupias Me quedcon 1500 rupias para mis gastos y el resto se lo envi a mi padre. Los dos hermanos mspequeos todava estn estudiando.

    Con el dinero que obtuvo de la venta de otrobfala, Muhammad sigui un curso decapacitacin en fontanera y recurri a unintermediario, que est tratando de encontrarletrabajo en el extranjero. No ha recibido noticiastodava, pero segn dice, tambin he presentadouna solicitud en el ejrcito y en la polica.

    A pesar de que necesita trabajar en actividadesno agrcolas, Muhammad est convencido de quela agricultura es indispensable y preferible a untrabajo asalariado poco seguro en el que seexplota al trabajador: Queremos continuar[trabajando la agricultura]. Sin ella no podemossacar adelante nuestro hogar Adems, setrabaja para uno mismo y por eso se trabajamucho. Cuando trabajamos fuera, estn encimade nosotros para asegurarse de que trabajamosy nos pagan lo que ellos deciden A vecespagan a final de mes, pero en otras ocasiones10 15 das despus de que haya terminado elmes. No es posible sacar adelante un hogar deesta manera. Y concluye de esta forma: Poreso es muy difcil trabajar fuera. Estamos mejoren casa, trabajando en las labores agrcolas.

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 45

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htm

  • Informe sobre la pobreza rural 201146

    La medicin de la pobreza y el hambre en las zonas rurales

    Un punto de partida para comprender la pobreza rural es tener una idea clara de qu esuna persona urbana y qu es una persona del mundo rural. No es tan sencillo comoparece: definir lo urbano y lo rural es un proceso que plantea muchas dificultades.21

    Ahora bien, es indudable que la urbanizacin est avanzando con rapidez en los pases endesarrollo: en todas las regiones, las poblaciones urbanas aumentaron del 20% al 60%entre 1995 y 2005.22 Por el momento, la poblacin del mundo en desarrollo sigue siendoms rural que urbana: alrededor del 55% de la poblacin total (es decir, 3100 millones depersonas) es rural y su nmero sigue aumentando. Entre 2020 y 2025 tendrn lugar doscambios demogrficos importantes: en primer lugar, la poblacin rural alcanzar su nivelmximo, para comenzar a disminuir posteriormente; en segundo lugar, la poblacinurbana del mundo en desarrollo superar a la poblacin rural.23 En Amrica Latina y el Caribe, y en Asia Oriental y Sudoriental, la poblacin rural ya est disminuyendo y estoacabar ocurriendo en todas partes. Aunque la poblacin rural no empezar a descenderhasta alrededor del ao 2025 en Oriente Medio y frica del Norte, y hacia 2045 en frica Subsahariana, ya estn disminuyendo en todas las regiones las tasas de crecimientode las poblaciones rurales (grfico 1).

    0

    200

    400

    600

    800

    1 000

    1 200

    1 400

    1 600

    1995

    Poblacin rural en Oriente Medio y frica del Norte

    Poblacin rural en Asia Meridional y Central

    Poblacin rural en Asia Oriental y Sudoriental

    Poblacin rural en frica Subsahariana

    Poblacin rural en Amrica Latina y el Caribe

    Nivel mximo de poblacin rural en Asia Meridional y Central

    Nivel mximo de poblacin rural Asia Oriental y Sudoriental

    Nivel mximo de poblacin rural en frica Subsahariana

    Nivel mximo de poblacin rural en Amrica Latina y el Caribe

    Nivel mximo de poblacin rural en Oriente Medio y frica del Norte

    1950 20401970 19801960 1990 2000 2010 20302020 2050

    2045

    20251990

    2025

    GRFICO 1 Tendencias de la poblacin rural

    (Millones)

    Fuente: FAOSTAT, se puede consultar en http://faostat.fao.org/; las estadsticas proceden inicialmente de las Previsiones demogrficasmundiales, en la siguiente direccin: http://esa.un.org/unpp/.

  • Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 47

    Fuente: Anexo 1.

    GRFICO 2 Parte de la pobreza total que corresponde a las zonas rurales(porcentaje de la poblacin rural en el conjunto de la poblacin que vive con menos de 1,25 dlares al da)

    20

    30

    40

    50

    60

    70

    80

    90

    100

    Asia Oriental

    Asia Meridional

    Asia Sudoriental

    frica Subsahariana

    Amrica Latina y el Caribe

    Oriente Medio y frica del Norte

    Mundo en desarrollo

    Ms aproximado 1988

    Ms aproximado 1998

    Ms aproximado 2008

    A pesar de este cambio histrico hacia la urbanizacin, la pobreza sigue siendo enbuena medida un problema rural y la mayora de los pobres del mundo seguirn viviendotodava en las zonas rurales durante muchos decenios.24 De los 1400 millones de personasque vivan en 2005 en situacin de extrema pobreza (a las que se define como quienesviven con menos de 1,25 dlares al da)25, aproximadamente 1000 millones alrededordel 70% vivan en las zonas rurales. En Asia Oriental, la parte de la pobreza total quecorresponde a las zonas rurales se ha reducido a algo ms del 50% y en Amrica Latina y el Caribe, Oriente Medio y frica del Norte, que son las regiones ms urbanizadas, la mayora de los pobres viven ahora en las zonas urbanas. En Asia Meridional, AsiaSudoriental y frica Subsahariana, en cambio, ms de las tres cuartas partes de los pobresviven en las zonas rurales y la proporcin apenas est disminuyendo, a pesar de laurbanizacin (grfico 2).

    Actualmente, algo menos del 35% de la poblacin rural de los pases en desarrollo estclasificada como extremadamente pobre, frente al 54% en 198826; el porcentajecorrespondiente a la lnea de pobreza de 2 dlares al da es ligeramente inferior al 60%,cuando en 1988 era el 80%. Esto se debe principalmente a la intensa reduccin de lapobreza rural en Asia Oriental, donde en la actualidad su incidencia es ligeramentesuperior al 15% en el caso de la lnea de pobreza de 1,25 dlares al da, y el 35% en el casode la lnea de pobreza de 2 dlares al da. La pobreza rural ha descendido menos en AsiaMeridional, donde la incidencia sigue siendo superior al 45% en el caso de la extremapobreza y al 80% para la lnea de pobreza de 2 dlares al da, as como en fricaSubsahariana, donde ms del 60% de la poblacin rural vive con menos de 1,25 dlaresal da y casi el 90% con menos de 2 dlares al da. En Amrica Latina y el Caribe, as como

  • en Oriente Medio y frica del Norte, la incidencia de la pobreza rural extrema es inferioral 10% y el 5%, respectivamente, habiendo descendido en ambas regiones durante elltimo decenio (aunque la quinta parte de la poblacin rural de Amrica Latina y el Caribey la octava parte en Oriente Medio y frica del Norte vive con menos de 2 dlares al da)(grfico 3). En las dos regiones, algunos pases y subregiones han conseguido mejoresresultados que otros en el transcurso de los dos ltimos decenios. En frica Subsahariana,por ejemplo, la pobreza rural ha descendido en gran parte de frica Oriental y fricaOccidental, pero ha aumentado en frica Media; en frica del Norte la pobreza rural se hareducido, mientras que se ha incrementado en el Oriente Medio, asolado por conflictos.

    La cifra de 1 000 millones que constituye la poblacin rural pobre representa undescenso sustancial de la pobreza rural, pues a finales del decenio de 1980 eran casi 1400 millones las personas pobres de las zonas rurales. La reduccin se ha debido en granparte a la disminucin extremadamente rpida del nmero de pobres de las zonas ruralesen Asia Oriental (en particular en China), hasta los casi 120 millones de personasactuales, as como en Asia Sudoriental, donde ha disminuido a alrededor de 80 millones.Asia Meridional es con mucha diferencia la zona con mayor nmero de pobres en laszonas rurales (ms de 500 millones) aunque en frica Subsahariana, donde su nmeroest aumentando, son ahora alrededor de 300 millones (grfico 4). En las regiones de Amrica Latina y el Caribe y Oriente Medio y frica del Norte hay solamente 11 y 6 millones de personas, respectivamente, que viven en situacin de extrema pobreza;sin embargo, es probable que las cifras sean considerablemente ms elevadas si se mide lapobreza en relacin con las lneas nacionales de pobreza en lugar de hacerlo en relacincon la lnea de pobreza comparable internacionalmente de 1,25 dlares al da.27

    Entre los 1400 millones de personas que viven en situacin de extrema pobreza, hayun grupo de proporciones considerables, a cuyos miembros se les conoce en ocasiones

    Informe sobre la pobreza rural 201148

    GRFICO 3 Incidencia de la pobreza rural extrema(porcentaje de la poblacin rural que vive con menos de 1,25 dlares al da)

    0

    10

    20

    30

    40

    50

    60

    70

    Ms aproximado 1988

    Ms aproximado 1998

    Ms aproximado 2008

    Asia Oriental

    Asia Meridional

    Asia Sudoriental

    frica Subsahariana

    Amrica Latina y el Caribe

    Oriente Medio y frica del Norte

    Mundo en desarrollo

    Fuente: Anexo 1.

  • Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural

    como los superpobres, que se encuentran muy por debajo de la lnea de pobreza. Segn el Instituto Internacional de Investigacin sobre Polticas Alimentarias (IFPRI), 500 millones de personas vivan con menos de 0,75 dlares al da en 2004. Alrededor del80% de ellas vivan en frica Subsahariana y Asia Meridional, y una inmensa mayora delos extremadamente pobres en frica Subsahariana; la mayor parte de ellos en zonasrurales. Los datos del proyecto RuralStruc dan una idea de la magnitud de esa pobreza: enel 5% ms pobre de los hogares de las zonas ms pobres de pases como Kenya, el Senegaly Mal, la renta per cpita alcanza la cifra casi inimaginable de USD 30 a 50 por ao.28 Unagran proporcin de los superpobres son vctimas de una variedad de desventajas (cuestinque se analiza en mayor detalle ms adelante) que hacen que sea mucho ms difcil salirde la pobreza. Efectivamente, los progresos que han hecho desde 1990 estos grupos depoblacin han sido menores que los que han hecho otros grupos de pobres, tanto por loque respecta a la pobreza de ingresos como al hambre.29

    Segn la FAO, el porcentaje de personas subnutridas del mundo est aumentandodesde mediados del decenio de 1990. Despus de la crisis de los precios de losalimentos y la crisis econmica, en 2009 el nmero de personas aquejadas por elhambre lleg a los 1000 millones de personas por primera vez en la historia. Gracias almayor crecimiento econmico a y la disminucin de los precios de los alimentos, lacifra disminuy en 2010 hasta 925 millones (grfico 5), pero sigui siendo ms elevadaque en 2008 y dado que las personas subnutridas representaban el 16% de la poblacintotal del mundo en desarrollo, la tasa apenas era inferior a la de un decenio antes. Asia Meridional y frica Subsahariana son las regiones con una mayor concentracin depersonas que padecen hambre. En Asia Meridional, en particular, la malnutricin se hamostrado notablemente persistente.30 Si se cumple el primero de los ODM de reducir elhambre a la mitad para 2015, deber haber 436 millones de personas subnutridas

    49

    Ms aproximado 1988

    Ms aproximado 1998

    Ms aproximado 2008

    Asia Oriental

    Asia Meridional

    Asia Sudoriental

    frica Subsahariana

    Amrica Latina y el Caribe

    Oriente Medio y frica del Norte

    0

    100

    200

    300

    400

    500

    600

    GRFICO 4 Nmero de personas que forman la poblacin rural pobre(millones de personas de las zonas rurales que viven con menos de 1,25 dlares al da)

    Fuente: Anexo 1.

  • menos que en 2009.31 Este logro exige esfuerzos inmediatos e ingentes en los pases congran nmero de personas que padecen hambre, y alcanzar el objetivo entraar cada vezms dificultades, probablemente, en un entorno caracterizado por precios ms elevadosde los alimentos, apoyo insuficiente a los pequeos agricultores en muchos pases,cambio climtico y escasez creciente de agua.

    Los nios constituyen una proporcin exageradamente elevada de las personasmalnutridas, y ello tiene graves consecuencias para su desarrollo y el de sus hogares ysociedades. En todas las regiones en desarrollo, los nios de las zonas rurales tienen msprobabilidades de padecer hambre que los que viven en las ciudades y otros ncleosurbanos. En 2008, en el caso de la insuficiencia ponderal haba una relacin de 1,4 niosen las zonas rurales por 1 nio en las zonas urbanas en Asia Meridional y fricaSubsahariana; de 2,5 a 1 en Amrica Latina y el Caribe y en Oriente Medio; en AsiaOriental, donde la relacin era ms desequilibrada, los nios de las zonas rurales tenancasi cinco veces ms probabilidades de sufrir insuficiencia ponderal que los nios de laszonas urbanas.32 La malnutricin infantil guarda una estrecha relacin con lasdesigualdades de gnero en el hogar y con otros factores como la escasa disponibilidad deagua potable y de infraestructura de saneamiento.

    En el Informe sobre desarrollo humano de 2008 se elabor una tipologa de pases endesarrollo en funcin de su dependencia de la agricultura como fuente de crecimiento einstrumento de reduccin de la pobreza.33 Se establecieron as tres tipos de pases:basados en la agricultura, en proceso de transformacin y en proceso de urbanizacin.Existen notables diferencias estructurales entre estos tipos de pases: el PIB per cpitaoscila entre USD 80 en los pases basados en la agricultura, USD 1070 en los pases enproceso de transformacin y USD 3 490 en los pases en proceso de urbanizacin, y laparticipacin del PIB en la agricultura disminuye del 29% en los pases basados en la

    Informe sobre la pobreza rural 201150

    GRFICO 5 Nmero de personas subnutridas en el mundo(Millones)

    1969-71

    1970 1980 1990 2000 2010

    1979-811990-92

    1995-97

    2004-06

    2008

    2009

    2010

    2000-02

    1 050

    1 000

    950

    900

    850

    800

    750

    Fuente: FAO (2009c); FAO (2010c).

  • CUADRO 1 Resultados de los pases en la reduccin del hambre

    Grupo de Progreso en la vulnerabilidad (perodo de 1990 a 2010)pases

    Nivel de hambre Nivel de hambre Nivel de hambre Nivel de hambre Nivel de hambre bajo y progreso bajo y progreso elevado y elevado y elevado y rpido en su lento en su progreso rpido progreso lento empeoramiento reduccin reduccin en su reduccin en su reduccin de la situacin

    En proceso Argelia de urbanizacin Ecuador

    Estado Plurinacional de BoliviaGuyanaJamaicaMxicoNicaraguaPerRepblica DominicanaTurqua

    En proceso de Chinatransformacin Honduras

    Repblica Islmica del IrnSwazilandia Tailandia Tnez

    Dependientes de

    la agricultura

    Nota: Nivel de hambre bajo = insuficiencia ponderal < 15% en el ltimo aoNB / Progreso rpido = tasa de progreso > 0,3% /aoNB / Progreso lento = tasa de progreso < 0,3% /ao

    Nivel de hambre elevado = insuficiencia ponderal > 15% en el ltimo aoNE / Progreso rpido = tasa de progreso > 0,5% / aoNE / Progreso lento = 0 < tasa de progreso < 0,5% / aoNE / Empeoramiento = tasa de progreso negativa

    ArgentinaBrasilChileColombiaCosta RicaEl SalvadorJordaniaPanamRepblicaBolivariana deVenezuelaUruguay

    EgiptoMarruecos

    Guatemala IndonesiaMauritaniaSri LankaViet Nam

    BangladeshBeninBurundiEtiopaGambiaGhanaGuinea-BissauMalNigeriaRepblicaPopularDemocrtica LaoRepblica Unidade TanzanaRwanda

    Filipinas IndiaPakistnSenegal

    ChadCte dIvoireKenyaMalawiMozambiqueNepalRepblicaDemocrtica del CongoSudnUgandaZambia

    LesothoYemen

    Burkina FasoCamern ComorasGuinea MadagascarNgerRepblicaCentroafricanaTogo

    51

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural

    Los datos sobre el hambre proceden de los siguientes sitios web:http://unstats.un.org/unsd/mdg/Data.aspxhttp://www.measuredhs.com/http://www.statcompiler.com/http://www.unicef.org/statistics/index_24302.htmlhttp://www.childinfo.org/

  • Informe sobre la pobreza rural 201152

    agricultura al 13% en los pases en transformacin y tan slo alcanza el 6% en los pasesen proceso de urbanizacin. Tambin hay diferencias importantes en los resultadosdentro de las categoras, concretamente en lo que se refiere a los niveles de hambre yprogresos en su reduccin. En el cuadro 1 se examina el hambre en los tres tipos de pasesdel informe mencionado, especificando en ellos no solamente mediciones de laprevalencia de nios con insuficiencia ponderal34 (en la que los niveles bajos y altos sedefinen por la existencia de menos de un 15% y ms de un 15% de nios con eseproblema, respectivamente), sino tambin niveles distintos de progreso en la reduccindel hambre a lo largo del tiempo (rpido, lento y empeoramiento).

    El cuadro se basa en aquellos pases sobre los que existen datos suficientes para realizaresta clasificacin. Los resultados muestran con claridad que los grupos en proceso deurbanizacin y los que dependen de la agricultura son independientes entre s por lo querespecta a los niveles de hambre que padecen y los progresos en su reduccin. En la mayorparte de los pases en proceso de urbanizacin los niveles de hambre son bajos, pero susprogresos para reducirla son lentos. En cambio, en todos los pases que dependen de laagricultura los niveles son elevados y existe una diferenciacin entre aquellos queprogresan rpidamente para reducirla, los que progresan lentamente y aquellos en los quelos niveles de hambre estn aumentando. Sin embargo, en el grupo en proceso detransformacin hay pases de las cinco categoras existentes en lo que respecta al cambio ylos resultados son de signo muy distinto dentro del grupo. Cabe concluir de ello que hayun nmero sustancial de pases dependientes de la agricultura y en proceso detransformacin en los que el hambre est aumentando, y dentro de las categoras depases del Informe sobre desarrollo humano los resultados son muy diferentes. Las diferenciaspueden deberse en parte a niveles muy distintos en la dotacin de recursos, pero esindudable que las fuentes de crecimiento econmico y las cuestiones relacionadas con lagobernanza tambin influyen decisivamente en los resultados.

    Los medios de subsistencia de los hogares pobres de las zonas rurales

    Qu hacen los hogares pobres de las zonas rurales?Los medios de subsistencia de los hogares rurales pobres reflejan, en gran medida, lasoportunidades y limitaciones que caracterizan a las zonas en las que viven (relacionadas,por ejemplo, con la base de recursos naturales, las oportunidades de acceso al mercado yla infraestructura), as como su propio perfil y caractersticas como hogares.

    En los Estados sin litoral la poblacin rural pobre es muy numerosa35 y, dentro de lospases, las tasas ms elevadas de pobreza rural (aunque no forzosamente el mayornmero de pobres) se dan en muchos casos en las zonas remotas, con poco potencial,marginales o poco integradas. En estos territorios se suele combinar una base derecursos naturales desfavorable con infraestructuras deficientes, instituciones estatales yde mercado dbiles y aislamiento poltico, para configurar un entorno de mayoresriesgos para la poblacin rural.36 Parece, por ejemplo, que la mayora de los pobres deChina viven en zonas montaosas remotas.37 En la India, los pueblos tribales, lamayora de los cuales habitan en zonas forestales degradadas, estn representados de

  • Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 53

    forma desproporcionada entre los pobres. Tambin en Viet Nam las tasas de pobrezason ms elevadas en las zonas montaosas relativamente remotas del noroeste y de lastierras altas del centro, aunque son ms los pobres que viven en las tierras bajas deldelta, ms densamente pobladas y ms prsperas.38 Lo mismo cabe decir de otras partesde Asia. Tambin en Amrica Latina la pobreza rural suele estar muy desigualmentedistribuida en trminos geogrficos, lo que se debe a la costumbre imperante desde hacemucho tiempo de desplazar a los pobres hacia zonas de bajo potencial agrcola, queluego han recibido pocas inversiones pblicas. En muchos pases, son tambin las zonasdonde se concentran actualmente los pueblos indgenas, lo que contribuye a que tenganuna presencia desproporcionada entre los pobres.

    Un perfil de los hogares pobres en 15 pases de frica, Asia, Europa Oriental y AsiaCentral y Amrica Latina y el Caribe (base de datos sobre actividades generadoras deingreso rural, o RIGA)39 proyecta una imagen similar en los distintos pases que muestraque, en comparacin con los dems hogares, los hogares rurales pobres tienen msmiembros, una mayor proporcin de personas dependientes (que no estn en edad detrabajar), un nivel ms bajo de instruccin, menos tierras y menos acceso al aguacorriente y a la electricidad. Segn los casos, los hogares rurales pueden obtener susingresos de distintas fuentes: de su propia produccin agropecuaria, del empleoasalariado (agrcola y no agrcola), del autoempleo y de transferencias de dinero, ya setrate de remesas o de transferencias sociales.

    En los hogares de Pascaline y Muhammad, cuyos testimonios introducan el captulo,se llevan a cabo numerosas actividades para asegurar su subsistencia. En efecto, las fuentes

    GRFICO 6 Proporcin de los ingresos no agrcolas en los ingresos totales de los hogares rurales a lo largo de tiempo(Porcentaje de ingresos)

    100

    90

    80

    70

    60

    50

    40

    30

    20

    10

    0Ecuador

    1995

    1998

    1992

    1998

    1993

    2000

    1996

    2003

    1998

    2001

    1991

    2001

    1997

    2003

    1992

    1998

    1988

    2004

    1990

    1996

    1987

    1999

    1992

    2002

    1986

    1994

    Ghana

    Indonesia

    Nepal

    Nicaragua

    Pakistn

    Panam

    Viet Nam

    Bangladesh*

    Chile*

    China*

    Mxico*

    Filipinas*

    No agrcolasAgrcolas

    Fuente: datos de la base de datos RIGA; *datos de otras procedencias.

  • de ingresos diversificadas son prcticamente la norma en los hogares rurales pobres y ladiversificacin es muchas veces un aspecto bsico de las estrategias de los hogares parareducir y gestionar los riesgos de fracaso en una nica fuente de ingresos. En la mayora delos pases de la muestra de RIGA, las tres cuartas partes de los ingresos del 30% al 60% delos hogares rurales procedan de al menos dos fuentes diferentes de ingresos. Sin embargo,hay variaciones entre las regiones y pases. La produccin agrcola es una fuente deingresos particularmente importante en frica Subsahariana: a nivel nacional, entre el40% y el 70% de los hogares rurales obtienen ms de tres cuartas partes de sus ingresos enlas actividades agrcolas. En otras regiones, los medios de sustento estn msdiversificados: en Asia, entre el 10% y el 50% obtienen ms de tres cuartas partes de susingresos de la agricultura (y en la India, por ejemplo, solamente en uno de cada cincohogares agrcolas proceden todos los ingresos de la agricultura),40 mientras que enAmrica Latina la proporcin es solamente del 10% al 20%. No obstante, aunque laespecializacin en la agricultura pueda ser la excepcin ms que la norma en gran partedel mundo, la agricultura sigue ocupando un lugar de primer orden entre las actividadeseconmicas de los hogares rurales: en 11 de los 15 pases de la muestra, alrededor del 80%de los hogares rurales siguen realizando actividades agrcolas de algn tipo, aunque slosea a tiempo parcial y para satisfacer algunas de sus propias necesidades de alimentos.41

    54

    Informe sobre la pobreza rural 2011

    Las personas [extremadamentepobres] son aquellas que notienen una parcela de tierraadonde ir. Por la maana, losnios no cuidan el ganado y por la tarde no hay polloscorreteando en el patio de suscasas. As se les conoce. Nuncavan al campo, siempre estn enla aldea y los nios no cuidan elganado ni por la maana ni por latarde ni por la noche. No hacenotra cosa que estar sentados.

    Manantane Babay, hombre, 19 aos, Madagascar

    [La pobreza] significa que lapersona est paralizada. Nopuedes ir a ninguna parte ni hacernada para salir de esa situacin.No ests de humor para disfrutary puede ser que no trates bien atus hijos. Tienes miedo al futuro.

    Abibatou Goudiaby, mujer, 21 aos, Senegal

    La fuerza fsica es nuestrocapital y puede sostener a lafamilia. Pero yo no puedohacerlo por mi situacin actual[de persona discapacitada]. Si viviera mi esposa, podraganar algo de dinero ysaldramos adelante.

    Zhang Guobao,

    hombre, 43 aos, China

    Ser pobre significa no tenerdinero, ni ingresos Loscampesinos perciben su jornaldiario, con el que compranalimentos. Pero cuandoenferman se quedan sin dineropara sufragar los gastos[mdicos] Y el personalsanitario no les trata bien.

    Doris Consuelo Snchez

    Santilln, mujer, 36 aos, Per

    El trabajador pobre es el mspobre. Si pierde la capacidadde trabajar, no podr alimentara sus hijos. Cualquiera sabe [lacausa de su pobreza]. A veceses porque no hay trabajo oporque depende de su fortalezafsica y, si la pierde, no est encondiciones de trabajar.

    Nawal Mohamed Khalil,

    mujer, 47 aos, Egipto

    Quines son los pobres? Algunos puntos de vista en diferentes regiones

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/index.htm

  • El acceso al empleo asalariado es un componente importante de los ingresos de loshogares en algunas regiones. Tiene una enorme importancia en los pases de AmricaLatina y Asia, donde del 20% al 40% de los hogares forman parte de la mano de obraasalariada agrcola y un porcentaje similar de la mano de obra asalariada no agrcola. En Amrica Latina, los salarios agrcolas o no agrcolas constituyen las tres cuartas partesde los ingresos totales para el 24% y el 31%, respectivamente, de los hogares rurales. El autoempleo no agrcola es importante en todas partes, y del 20% al 40% de los hogaresrurales dependen de l.42 En la casi totalidad de los pases est aumentando el porcentajecorrespondiente de los ingresos no agrcolas en los ingresos totales de los hogares ruralesy en algunos pases lo est haciendo con rapidez (grfico 6).

    Prcticamente en todos los pases a los que se refiere el conjunto de datos de la basede datos RIGA correspondientes a frica Subsahariana, Amrica Latina y Asia, los hogaresrurales ms pobres obtienen de la agricultura y del trabajo agrcola la mayor proporcinde sus ingresos, mientras que en los hogares ms prsperos la mayora de los ingresosproceden de actividades no agrcolas. En todos los casos, el aumento de ingresos en elhogar est asociado con mayores ingresos procedentes de salarios por actividades noagrcolas y del autoempleo. El acceso a trabajos no agrcolas y a salarios ms altosdepende en gran medida de un nivel ms alto de educacin. El trabajo asalariado en laagricultura, que tiene un bajo rendimiento, est asociado con niveles bajos o ausencia

    55

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural

    [De las 45 familias que viven aqu]

    10 son pobres, no trabajan la

    tierra. No pueden hacerlo porque

    tienen demasiada edad o algn

    tipo de discapacidad. Es cierto,

    [nos consideramos pobres]

    porque no podemos satisfacer

    nuestras necesidades. Cuando

    tenemos que ir a Mendoza o al

    centro de salud si caemos

    enfermos, no podemos llevar

    dinero porque no hemos vendido

    lo suficiente. Es complicado.

    Jos del Carmen Portocarrero

    Santilln, hombre, 82 aos, Per

    Los que no tienen tierra y no

    cuentan con otra fuente de

    ingresos [son los ms pobres].

    Algunos son trabajadores

    Tienen muchas dificultades para

    sobrevivir. Es posible que, si

    cobran un jornal un da, estn

    sin trabajo tres o cuatro das.

    Mantienen sus hogares con

    la ayuda de los vecinos si

    son prsperos y de otras

    personas de la aldea. Ellos los

    ayudan. Y quienes se ganan

    bien la vida en la agricultura les

    dan trigo. Algunos tambin les

    dan dinero. As sobreviven los

    pobres. Hay mucha pobreza en

    esta aldea.

    Muhammad Naveed,

    hombre, 22 aos, Pakistn

    Rarake significa no tener

    riqueza, no tener parientes, no

    tener animales Como yo!

    Verdaderamente, en este

    momento soy rarake. En primer

    lugar, no tengo tierra, y adems

    no tengo padre, y no tengo

    madre. Mi madre muri y mi

    padre tambin Yo soy toda mi

    familia, as que verdaderamente

    soy rarake.

    Tovoke,

    hombre, 44 aos, Madagascar

    Cuando se est viviendo un

    ao terrible, un ao de hambre,

    se puede ver a los ricos

    en el mercado comprando

    alimentos Por lo tanto, ellos

    viven Los pobres no van a la

    compra De hecho, los pobres

    tendrn que dedicarse a pedir.

    Randriamahefa,

    hombre, 49 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/jose.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/randriamahefa.htm

  • total de educacin, por lo que es de la mxima importancia para los hogares mspobres (vase el Anexo 3).

    La emigracin internacional de las zonas rurales a las zonas urbanas tambin esimportante para muchos hogares rurales como estrategia de subsistencia e instrumentopara gestionar el riesgo relacionado con la agricultura y otras actividades rurales. La emigracin puede proporcionar oportunidades para conseguir ingresos ms seguros yun mejor acceso a la educacin, especialmente ms all del nivel primario. Un estudioreciente revela que aunque es posible que quienes emigran no pertenezcan a los hogaresms pobres, s habitan en las zonas ms pobres.43 Las remesas se han convertido en unelemento importante de los ingresos de los hogares en una gran parte del mundo endesarrollo; en la mayora de los pases a los que se refiere el conjunto de datos de RIGAcorrespondientes a frica Subsahariana, Amrica Latina y Asia, entre el 20% y el 80% delos hogares rurales haban recibido transferencias privadas. Asimismo, existe una grandisparidad en cuanto a las transferencias segn el nivel de ingresos: aunque por lo generallos hogares ms prsperos ganan ms en trminos absolutos, para los hogares pobres lasremesas son un componente esencial de sus ingresos y un elemento bsico de susestrategias para reducir su vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria y afrontar losdistintos tipos de riesgo.

    El anlisis se ha centrado hasta aqu en las estrategias de subsistencia y las diferenciasentre ellas a nivel regional y nacional. Tambin hay que tener en cuenta, no obstante, que

    Informe sobre la pobreza rural 201156

    Una persona cree que aliviar en parte

    su pobreza, que encontrar alguna cosa

    pequea [que le ayude] cuando emigra.

    Aliviar la pobreza, encontrar alguna cosa

    pequea, comprar una vaca, una vaca

    que pueda tener cras: eso es lo que

    uno busca en la emigracin.

    Manantane Babay,

    hombre, 19 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htm

  • las oportunidades econmicas tanto en la agricultura como en otras actividades y, enconsecuencia, las estrategias de subsistencia de los hogares, pueden variar enormementedentro de los pases. El anlisis del proyecto RuralStruc muestra algunas de esasdiferencias.44 En Mal, la proporcin de hogares que acuden a los mercados agrcolas a vender sus productos oscila entre menos del 10% y casi el 90% en distintas zonas del pas. En el Senegal, la proporcin media de los ingresos procedentes de la agricultura (en comparacin con los que se obtienen en actividades no agrcolas) en los ingresostotales del hogar oscila entre el 30% y el 70% segn la zona; en pases como Marruecos yNicaragua, entre el 60% y el 90%, y en Mxico, entre el 10% y el 60%. Las diferencias enlo que se refiere a las oportunidades y estrategias se reflejan en niveles distintos de ingresosen el hogar: en Madagascar, los ingresos medios varan en una relacin de 3,5 a 1, es decir,en el conjunto de la muestra, los ingresos de los hogares de las zonas ms prsperas son3,5 veces ms altos en promedio que en las zonas ms pobres de las que hay muestra. En Kenya, la relacin es incluso ms elevada, de 3,7 a 1; en el Senegal es de 2,8 a 1. En pases de ingresos medios como Mxico y Marruecos la relacin es, como cabraesperar, ms baja, de 1,8 a 1 y de 1,7 a 1. Cabe pensar que ello se debe a que en esos paseshay mejores infraestructuras, comunicaciones y una mayor movilidad.

    Entrar y salir de la pobrezaPor supuesto que no toda la poblacin rural vive atrapada permanentemente en unasituacin de pobreza. De hecho, los pobres no son un grupo de personas estable eidentificable.45 Algunos se han convertido en pobres, otros que lo eran antes han salido dela pobreza y es posible que otros hayan entrado y salido de la pobreza varias veces a lolargo de su vida. Datos de pases tan distintos como la Argentina, Bangladesh, Chile,China, Egipto, Etiopa, Indonesia, la Repblica Islmica de Irn y Uganda indican que esmayor el nmero de personas que son pobres en alguna ocasin que el de las que lo sonsiempre.46 Es de destacar el grado de movilidad en la entrada y salida de la pobreza y larapidez con la que cambia la situacin de las personas. El grfico 7, que ofrece datos sobrela dinmica de la pobreza rural en nueve pases de Asia, frica Subsahariana y AmricaLatina, muestra que es muy habitual que del 10% al 20% de la poblacin caiga en lapobreza (definida segn las lneas nacionales de pobreza) o salga de ella en un perodo de5 a 10 aos. En los casos ms extremos, ms del 30% de la poblacin puede caer en lapobreza o salir de ella.

    En el grfico 7, los pases con un nivel de desarrollo relativamente intenso durante losperodos de referencia (por ejemplo, Indonesia y Uganda) se caracterizaban por unamayor movilidad ascendente que descendente, aunque la movilidad descendente seguasiendo todava significativa, especialmente en Uganda. En otras economas (Egipto,Etiopa y la Repblica Unida de Tanzana) haba movilidad ascendente, pero tambinniveles ms elevados de movilidad descendente y pobreza crnica. Los hogares caenfrecuentemente en la pobreza por efecto de una conmocin externa, como unaenfermedad grave, la inestabilidad del mercado, la prdida de cosechas, las catstrofesnaturales o los conflictos, lo que pone de manifiesto la importancia de reducir o gestionarmejor el riesgo como uno de los elementos fundamentales de las iniciativas para reducirla movilidad hacia la pobreza. Los datos muestran tambin que las caractersticas de loshogares ms frecuente y claramente relacionadas con la movilidad descendente hacia la

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 57

  • pobreza parecen ser el nmero de miembros del hogar (el costo de alimentar a mspersonas es mayor que los beneficios de disponer de mano de obra adicional) y la proporcin de personas dependientes (el nmero de nios y/o personas de edadexistentes en el hogar). Activos como la tierra y el ganado son factores importantesasociados con la salida de la pobreza; tambin lo son la educacin, la participacin en el trabajo no agrcola asalariado y la proporcin de ingresos generados por el autoempleoen actividades distintas de la agricultura (vase el Anexo 4 para consultar los datos yanlisis pertinentes).

    Informe sobre la pobreza rural 201158

    GRFICO 7 Dinmica de la pobreza rural

    20,1%

    55,6%

    Albania 2002-2005

    6,3% 15,9%

    19%

    58,7%

    Egipto 1997-1999

    18,3%

    18,6%

    40,3%

    Etiopa 1994-1997

    19,7% 9,6%

    9,6%

    64,2%

    Indonesia 1993-2000

    11%

    15,4%

    24%

    Nicaragua 1998-2001

    14,2% 7,2%

    49,6%

    Entrada en la pobreza

    Salida de la pobrezaAo 1 en situacin de pobreza, Ao 2 fuera de la pobreza

    Pobreza crnicaAo 1 en situacin de pobreza, Ao 2 en situacin de pobreza

    Ao 1 fuera de la pobreza, Ao 2 en situacin de pobrezaNunca pobresAo 1 fuera de la pobreza, Ao 2 fuera de la pobreza

    39,3%

    12,2%

    20,4%

    Viet Nam 1992-1998

    22,8%

    28,1%

    14,2% 18,7%

    24,2%

    42,8%

    Repblica Unida de Tanzana 1991-2004

    5,3%

    52,4%

    32,5%9,8%

    Sudfrica 1993-2004

    31,5%

    18,1%

    11%39,4%

    Uganda 1992-1999

    Fuente: Anexo 4.

  • Ms all del plano del hogar hay diferencias sustanciales de movilidad entre lascomunidades, lo que puede atribuirse a las condiciones locales y a las oportunidades queofrecen esas condiciones: la facilidad de encontrar empleo, la existencia de mercados enlas aldeas, la proximidad a carreteras y ciudades y la capacidad de actuacin de laadministracin local. La movilidad ascendente no es tan sencilla cuando hay un grannmero de pobres en una aldea o existen profundas divisiones sociales. Estascaractersticas pueden reducir las oportunidades de crecimiento y reforzar el efecto deempobrecimiento de las conmociones externas, al socavar los cimientos sociales yeconmicos de las redes locales de solidaridad que pueden ayudar a la poblacin agestionar el riesgo y amortiguar el impacto de esas conmociones.

    Extrayendo los resultados de las conversaciones con 60 000 personas del mundo ruralen 15 pases del mundo en desarrollo, el estudio Moving out of Poverty (Salir de lapobreza), patrocinado por el Banco Mundial, resalta la importancia del crecimientoeconmico para crear oportunidades que permitan a la poblacin salir de la pobreza,pero seala que el acceso a esas oportunidades dista mucho de ser igualitario y que haygrandes disparidades entre las diferentes localidades. El estudio subraya tambin laimportancia de las oportunidades econmicas locales y de la calidad de la gobernanza aescala local. Confirma que las personas no se resignan a la pobreza, por lo cual adoptanuna y otra vez iniciativas para mejorar su suerte y quienes lo consiguen atribuyen el xitoa esas iniciativas. Es interesante sealar que muy pocos en ese estudio consideran que los programas externos han sido importantes para que puedan salir de la pobreza. El sentimiento de confianza y empoderamiento parecen ser, al mismo tiempo, causa yconsecuencia de la salida de la pobreza. La buena salud no es suficiente nunca para salirde la pobreza, pero una salud deficiente puede arruinar a un hogar. Aunque los pobres delas zonas rurales tengan ingentes problemas para poder aprovechar las oportunidades, no se consideran, en un porcentaje abrumador, atrapados en la pobreza. Por ltimo, el estudio pone de manifiesto que, habida cuenta de que los pobres son un grupo tan dispar y fluido, es extremadamente difcil focalizar con eficacia los programas en los pobres.47

    Esas conclusiones son significativas para el presente informe, pues resaltan laimportancia de trabajar en el nivel subnacional para identificar y promover oportunidadesde crecimiento; de alimentar esos motores de crecimiento, que son los que tienen msprobabilidades de crear oportunidades en las zonas en las que se concentra la poblacinrural pobre; de fortalecer las capacidades individuales y apoyar su confianza yempoderamiento; y de prestar urgentemente atencin a las conmociones externas comofactores de empobrecimiento.

    Las mltiples dimensiones de la pobreza

    La pobreza rural tiene sus races no slo en los niveles de activos y la diferentedistribucin geogrfica de las oportunidades de crecimiento, sino tambin en factoreshistricos y en las relaciones sociales y polticas entre clases y castas, grupos tnicos,hombres, mujeres y diferentes agentes del mercado. Todo ello puede contribuir a lapobreza creando y/o perpetuando una diversidad de desventajas interconectadas que

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 59

  • limitan las oportunidades de la poblacin de mejorar sus medios de sustento,menoscaban sus activos, capacidades y esfuerzos para mejorarlos, y aumentan los riesgosa los que se enfrentan. Estas desventajas pueden comprender distintas formas deexclusin, discriminacin y desempoderamiento, desigualdad en el acceso y el controlde los activos, falta de educacin y capacidades colectivas limitadas. Todos esos factorescontribuyen a que la pobreza sea un fenmeno de mltiples dimensiones y algunos otodos ellos pueden ser en ocasiones las principales caractersticas de la pobreza, ms quelas consideraciones de ingresos. En efecto, en algunas regiones particularmente enAmrica Latina y algunas zonas de Asia la pobreza rural puede definirseprincipalmente en trminos de privaciones que no guardan relacin con los ingresos. Por otra parte, las desventajas interconectadas se refuerzan mutuamente con frecuencia y contribuyen as a que sea ms difcil salir de la pobreza.

    Naturalmente, las formas de privacin basadas en relaciones sociales y polticas que serefuerzan mutuamente afectan ms a unos grupos de personas que a otros en cadasociedad, pero en todas las sociedades rurales, las mujeres, los jvenes y los pueblosindgenas sufren en una medida desproporcionada desventajas que tienden a hacer que lasalida de la pobreza sea ms difcil, el acceso a las oportunidades existentes ms limitadoy los riesgos para acceder a ellas ms elevados. Eso no significa que los integrantes de esostres grupos estn afectados del mismo modo por los mismos tipos o niveles de desventajasque contribuyen a la pobreza. Adems, las personas de esos grupos pueden contar conactivos y capacidades diferentes de gran importancia para superar la pobreza. Por ejemplo,las mujeres del medio rural poseen a menudo formas especficas de conocimiento ycapital social, y desempean funciones cruciales en la economa rural, tanto en lasactividades agrcolas como no agrcolas. Por su parte, los jvenes suelen tener mscapacidad de innovacin y espritu emprendedor que los adultos de mayor edad, lo cualpuede dotarles de mejores instrumentos para afrontar en la actualidad algunas de lasexigencias de la agricultura y de la economa rural no agrcola. Los pueblos indgenasposeen formas nicas de conocimiento, prcticas y capital social y en muchos casos sonlos custodios de recursos territoriales y bienes ambientales de inmenso valor. No obstante,lo que comparten los tres grupos (y otros grupos en diferentes sociedades, segn cmofuncionen los mecanismos de poder y de exclusin en cada una de ellas) es el hecho deque la distribucin del poder social y poltico tiende a menoscabar su capacidad de utilizarsus activos y sus capacidades para aprovechar las oportunidades que se les presenten desalir de la pobreza.

    Las mujeres del medio ruralPrcticamente en todas las sociedades rurales, las mujeres son las principalesdispensadoras de cuidados, pero tambin hacen una buena parte (con frecuencia la mayorparte) de las faenas agrcolas y producen el grueso de los cultivos alimentarios del mundoen desarrollo. Los ingresos que obtienen se invierten generalmente en el bienestar delhogar. Su jornada laboral es ms larga que la de los hombres y a menudo comprendetareas muy duras: por ejemplo, en muchas zonas las mujeres dedican mucho tiempo yenerga a conseguir agua y combustible para sus hogares, lo que tiene repercusionesimportantes sobre su falta de tiempo y sobre su salud.48 Pese a su importante contribucina las labores agrcolas y otras actividades econmicas rurales, la funcin econmica de la

    Informe sobre la pobreza rural 201160

  • mujer sigue siendo en gran medida invisible y no se reconoce en las estadsticas y en laspolticas pblicas. En el recuadro 1 se sealan algunas de las desigualdades que sufren lasmujeres en la actividad agrcola.

    Es objeto de debate si las desigualdades de gnero pueden ocasionar unarepresentacin excesiva de las mujeres entre los grupos que padecen pobreza de ingresos.Es evidente que los salarios de las zonas rurales son menores para las mujeres que para los hombres. Un estudio reciente sobre las diferencias de gnero en los salarios rurales en13 pases de frica Subsahariana, Asia y Amrica Latina49 puso de manifiesto que en casitodos los casos la remuneracin por hora de trabajo de las mujeres vara entre el 50% y el 100% de la de los hombres. Esto se puede considerar en buena medida como unaconsecuencia de las desventajas que sufren tanto en el hogar como en el mbito social, yque dan lugar a que la mujer disponga de menos oportunidades de optar a los puestos detrabajo, y que estos sean de menor cualificacin, menos estables y menos remuneradores.Asimismo, las nias tienen menos acceso a la educacin y a las oportunidades dedesarrollar sus aptitudes, particularmente en los niveles superiores a la enseanzaprimaria. A pesar de la dudosa utilidad de comparar los niveles de ingresos de los hogaresencabezados por hombres y mujeres como un indicador aproximado de la pobrezadiferenciada por gneros,50 varios estudios han examinado esta cuestin en diferentesregiones. Como cabra esperar, dada la diversidad de hogares encabezados por mujerespor lo que se refiere a su composicin, medios de subsistencia y base de ingresos, losresultados no son concluyentes. Un hogar encabezado por una mujer viuda puede estarespecialmente desfavorecido en muchos aspectos, mientras que un hogar encabezado poruna mujer con un marido ausente o un hijo que enva remesas desde la ciudad puedefigurar entre los hogares ms prsperos de la comunidad.51

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 61

    Las parcelas de los hombres son en promedio tres veces mayores que las de las mujeres (en todoel mundo).

    En las parcelas de los hombres se emplea msfertilizante, que a menudo se vende en cantidadestan grandes que las mujeres pobres no alcanzan a comprarlos.

    Un anlisis de los sistemas de crdito en cincopases africanos revel que las mujeres recibenmenos de la dcima parte del crdito que lospequeos agricultores de sexo masculino.

    En la mayor parte de los pases en desarrollo, latriple responsabilidad de las mujeres del mediorural los trabajos agrcolas, las tareas del hogar yla obtencin de ingresos en efectivo configuranuna jornada laboral de hasta 16 horas, mucho msprolongada que la de los hombres. Sin embargo,

    las mujeres siguen sin tener acceso a importantesservicios de infraestructura y a tecnologasadecuadas que puedan aliviar su carga de trabajo.

    Las empresas cuyas propietarias son mujeresafrontan muchas ms limitaciones y recibenmuchos menos servicios y apoyo que las empresasde los hombres. En Uganda, las empresas demujeres tropiezan con muchos mayores obstculosque las de hombres para entrar en el mercado,aunque en trminos generales son al menos tanproductivas y eficientes por lo que se refiere alvalor aadido por trabajador.

    En Guatemala, las mujeres slo obtienen el 3% de los contratos de produccin de arvejas, aunquellevan a cabo ms de una tercera parte del trabajo en el campo y prcticamente todas lastareas de elaboracin.

    Fuente: Banco Mundial, FAO y FIDA (2008).

    RECUADRO 1 Algunos ejemplos de las desigualdades de gnero en la agricultura

  • Con independencia del sexo del cabeza de familia, la pobreza de ingresos de lasmujeres depende en gran medida de quin controle los activos (especialmente losfinancieros) y cmo se tomen las decisiones en el hogar. Eso a su vez depende de lasrelaciones de gnero y del poder negociador en la familia, as como del contexto social yeconmico y de las caractersticas del hogar y de sus miembros. Casi siempre, las mujeresdel mundo rural disponen de menos activos fundamentales (en especial, tierra) o suacceso a los activos y su control sobre ellos son menos seguros. Tienen tambin menosacceso a la educacin, la atencin sanitaria y los servicios financieros. En muchos hogaresdisponen de acceso a determinado tipo de ganado y un control sobre l relativamenteseguros, lo cual es en muchos casos un factor de mitigacin y gestin del riesgo para lasmujeres del mundo rural y sus hogares. Sin embargo, las mujeres no siempre controlandirectamente los ingresos generados por el ganado ni los obtenidos de todo tipo deproductos animales (por ejemplo, la carne, en contraposicin con los productos lcteos olos huevos).

    Fuera del hogar, las mujeres del mundo rural estn menos representadas que loshombres en los procesos de gobernanza y en las organizaciones rurales, particularmenteen los puestos directivos; de hecho, la participacin puede exponer a la mujer a un mayorriesgo de reacciones contrarias o incluso de violencia social. Este dficit de representacines una de las causas por las que la voz y las preocupaciones de esas mujeres son pocoescuchadas a escala nacional y mundial, y ello pese a que, en muchos pases, son un

    Informe sobre la pobreza rural 201162

    A pesar de que soy una anciana tengo que arar con el kadiandou (un instrumentotradicional de labrar) y utilizar el machetepara cortar los arbustos. Soy zurda y si mevieran utilizar el machete no creeran quesoy mujer. Limpio el arrozal antes de ararloy luego siembro el arroz Tengo quelevantarme antes del amanecer y comenzara cocinar. Segn lo que cocine, tengo quehaber preparado los alimentos la nocheanterior antes de acostarme. Cuandotermino de cocinar por la maana, dejo una parte de los alimentos para los que se quedan en la casa y llevo el restoconmigo. Al medioda dejo de trabajardurante un rato, como algo y comienzo a trabajar de nuevo hasta la noche.

    Safitou Goudiaby,

    mujer, 70 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/index.htm

  • elemento movilizador y participantes muy activas en sus organizaciones, sobre todo en elplano local y con frecuencia en un amplio abanico de funciones, tanto sociales comoeconmicas y financieras. En muchos pases, las mujeres de las zonas rurales tienentambin limitaciones para migrar y para acceder a oportunidades de empleoremuneradoras debido a las normas sociales, la escasez de activos, la ausencia deeducacin y la falta de tiempo. En el ndice de Gnero e Instituciones Sociales de la OCDEse destaca la funcin primordial que desempean las instituciones sociales, y las prcticassociales y normas jurdicas conexas, a la hora de forjar desigualdades entre hombres ymujeres. Las variables que se derivan de todo ello se muestran en el grfico 8.52

    La puntuacin de los pases en el ndice muestra (Anexo 2.3) que en muchas zonas delmundo las mujeres son objeto de discriminacin en una serie de esferas debido a lasinstituciones sociales y que esto tiene importantes consecuencias de orden material. El matrimonio a edad temprana es particularmente perjudicial desde el punto de vista delas oportunidades educativas; la intensa discriminacin reduce la participacin de lamujer en el empleo no agrcola de buena calidad, que es un elemento esencial para salirde la pobreza (vase el Captulo 6); la violencia contra la mujer factor fundamental deriesgo y vulnerabilidad est asociada con una tasa ms elevada de fecundidad, que a suvez impide el acceso a la educacin y el empleo; y el escaso acceso a la tierra y el crditoest relacionado en muchos casos con el trabajo familiar no remunerado y no con elautoempleo o el empleo asalariado. Como revela el ndice, las desigualdades de gneroson particularmente acusadas en frica Subsahariana,Asia Meridional, Cercano Oriente y frica del Norte. Losniveles ms bajos de desigualdad en Amrica Latina y elCaribe guardan relacin con los cambios econmicosestructurales que han impulsado a la mujer al mundo deltrabajo, as como con una larga trayectoria de medidasde polticas destinadas a establecer una mayor igualdaden el acceso a la educacin y otros servicios.53 De todosmodos, aunque los pases de Amrica Latina estn a lavanguardia en el reconocimiento de los derechos de lasmujeres sobre la tierra,54 las desigualdades de gnero enla distribucin de activos en esos pases tambin sonmuy pronunciadas (por ejemplo, las mujeres representansolamente entre el 11% y el 27% de los propietarios detierra en la regin).55

    La conclusin de estos hechos constatados es quepara conseguir la igualdad de gnero es necesario poneren cuestin las instituciones sociales, y que hacerlo escrucial para afrontar las privaciones interrelacionadasque dan lugar a la pobreza, no slo entre las mujeres,sino en trminos ms generales. El ndice indica, pues, que el acceso de la mujer aempleos mejor remunerados y ms seguros no slo es positivo para ellas y sus familias,sino tambin para el crecimiento de la economa en general. En algunos casos, losgobiernos han adoptado iniciativas importantes para modificar las normas y lasinstituciones que propician la pobreza a travs de las desigualdades de gnero. Lo han

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 63

    Si hubiera ido a la escuela, podrahaber encontrado un buen trabajo en laciudad. Seguira viniendo a la aldeaporque aqu hay muchas frutas y otrascosas para comer, pero vendra porqueyo lo decidira y no estara obligada a permanecer aqu. Podra estar en unabonita oficina, escribiendo cosas paraque otros las hicieran. Pero lo cierto esque soy analfabeta y me cas demasiadojoven. Ese es precisamente el problemade ser analfabeta. No puedes saber quotras posibilidades hay fuera de aqu. No puedo saberlo. Todo lo que s haceres cultivar la tierra.

    Abibatou Goudiaby,

    mujer, 21 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htm

  • hecho, por ejemplo, reformando los cdigos familiares que regulan el matrimonio y laherencia (por ejemplo, en Tnez) y promoviendo una legislacin sobre la tierra quefavorece la igualdad de gnero (como en China y Mozambique). Sin embargo, cambiarlas normas relacionadas con el gnero lleva tiempo en el plano local56 incluso cuando se

    introducen cambios progresistas en materia de polticas.Generalmente, el cambio a este nivel se produce con unacombinacin de empoderamiento econmico de las mujeres; concienciacin creciente de las mujeressobre sus derechos como personas y ciudadanas(especialmente mejorando el acceso a la educacin);creacin de capacidad entre las mujeres y susorganizaciones; y sensibilizacin en torno a la mujer, elhombre y las autoridades locales. En otras palabras,aunque cambiar las polticas es muy importante, esotiene que ir acompaado de iniciativas encaminadas a fortalecer las capacidades individuales y colectivassobre el terreno.

    Desde que se puso en marcha la Plataforma deAccin de Beijing, la desigualdad de gnero en eldesarrollo ha venido concitando una atencin sinprecedentes. Por ejemplo, la discriminacin de la mujeren el acceso a los servicios sanitarios y educativos aspecto bsico de la vulnerabilidad al riesgo y a lasconmociones externas entre las mujeres pobres delmedio rural ha sido uno de los ejes centrales de lasactividades de desarrollo, en no poca medida por laadopcin de los ODM. En la actualidad, cada vez es msevidente que una mayor igualdad de gnero es un

    Informe sobre la pobreza rural 201164

    Li Guimin preside el Grupo de Apoyo a laSalud de la Mujer, de mbito local, que esuno de los resultados de un proyecto deprevencin del suicidio de la mujer delmedio rural que puso en marcha el Centrode Desarrollo Cultural para las Mujeres delMedio Rural de Beijing. Antes de que secreara el grupo, las mujeres de nuestraaldea no tenamos nada que hacer salvoestar en la casa Nos hubiera gustadohacer algunas actividades pero no haba lugar a dnde ir. Ahora, el grupoorganiza esas actividades Tenemossesiones de capacitacin y charlas, ymuchas veces cantamos canciones y bailamos Las mujeres se renen yhablan e intercambian ideas. [Cuandouna] tiene algn problema, puedehablarlo con las otras y liberarse de sus preocupaciones. [Ayuda] decir loque una tiene en su cabeza, compartirlas depresiones.

    Li Guimin,

    mujer, 50 aos, China

    GRFICO 8 ndice de Gnero e Instituciones Sociales de la OCDE:variables en las instituciones sociales

    Matrimonio a edad temprana Poligamia Autoridad parental Herencia

    Mutilacin genital femenina Violencia contra la mujer

    Variables en las instituciones sociales

    Cdigo familiar

    Integridad fsica

    Ausencia de mujeres

    Preferencia por los hijos varones

    Libertad de movimiento Libertad en la forma de vestir

    Libertades civiles

    Acceso a la tierra Acceso a los prstamos bancarios Acceso a la propiedad

    Derechos de propiedad

    Fuente: ndice de Gnero e Instituciones Sociales de la OCDE.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htm

  • requisito previo muy importante para el xito de losODM en general. Durante el ltimo decenio se hanreducido considerablemente las diferencias de gneroen la enseanza primaria (aunque mucho menos en el medio rural que en las zonas urbanas) y laalfabetizacin, pero no se ha avanzado tanto en otrosindicadores educativos. Otros objetivos de los ODM paralos que la igualdad de gnero tiene gran importancia(por ejemplo, la mortalidad materna, el hambre y elsaneamiento) no han experimentado una mejora tansustancial hasta la fecha y en algunos pases de Asia lapreferencia por el nio de sexo masculino ha dado lugara graves desequilibrios demogrficos como resultado del aborto y el infanticidio en elsexo femenino.57 Asimismo, aunque est aumentando la participacin de las mujeres enel mercado de trabajo en la mayor parte de las sociedades, muchas veces desempeanempleos informales y mal pagados, poco seguros, con un nivel muy bajo o nulo deseguridad social y con pocas oportunidades de movilidad ascendente. De hecho, se hadicho que la discriminacin de gnero en los mercados de trabajo ha conducido en las zonas rurales de los pases en desarrollo a la feminizacin de los malos empleos(tanto en la agricultura como en otras actividades).58

    Los nios y los jvenesEn el mundo en desarrollo, los nios (de 0 a 14 aos) representan entre el 19% y el 42%(en Asia Oriental y frica Subsahariana, respectivamente) de la poblacin total. Si se aade a este grupo el de los jvenes (de 15 a 24 aos), entonces comprenden entre el 35% y el 62% de la poblacin, y probablemente las proporciones son an mselevadas en las poblaciones rurales pobres. En Bangladesh, el 50% de los pobres tienen18 aos o menos, y en el Senegal la cifra es el 57%.59 En Amrica Latina y el Caribe, lapobreza entre los nios de menos de 15 aos es, en promedio, 1,7 veces mayor queentre los adultos.60

    Los nios representan, pues, una proporcin sustancial de los pobres en las zonasrurales y los mayores porcentajes de nios y jvenes se encuentran en las regiones mspobres, especialmente en frica Subsahariana y Asia Meridional. La mayor parte de ellosseguirn siendo pobres cuando sean adultos. Las causas de la pobreza infantil soncomplejas. En primer lugar, en los hogares pobres de casi todos los pases los ndices dedependencia suelen ser ms elevados, lo cual hace tambin ms difcil que los niosnacidos en ellos obtengan los cuidados, alimentacin y educacin que necesitan parasalir de la pobreza en el futuro. Por otra parte, muchos hogares pobres tambin necesitanla mano de obra infantil y eso limita an ms las oportunidades de los nios paradesarrollar sus capacidades y superar la pobreza. El recurso al trabajo infantil paradispensar cuidados y para actividades como recolectar combustible y agua para el hogarafecta especialmente a las nias de los hogares pobres. Adems, las nias sufrenprcticamente en todas partes las consecuencias de las desigualdades de gnero en laescolarizacin, las prcticas del matrimonio y la procreacin precoces, que son en smismas factores importantes de riesgo para su salud.

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 65

    Doris consigui los votos que leconvirtieron en la primera mujer concejalde Cheto y trabaja en proyectos dedesarrollo comunitario para nios yjvenes. Dice que muchas personasnunca habran votado a una mujer.Preguntaban por qu razn haba sido yo elegida y afirmaban que las mujeresno deberan ocuparse de estos asuntos.

    Doris Consuelo Snchez Santilln,

    mujer, 36 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/index.htm

  • En algunas regiones, los nios del medio rural sufren especialmente las consecuenciasdel VIH/SIDA; muchos de ellos crecen hurfanos y se convierten en cabezas del hogar o enmiembros de hogares encabezados por personas de edad. En muchos casos, los nioshurfanos pierden cualquier base de activos que pudiera tener anteriormente el hogar, enparticular la tierra, y ello menoscaba gravemente su capacidad para hacer frente a todotipo de conmociones externas. En trminos ms generales, en las zonas en las que hahabido una escasez y fragmentacin crecientes de la tierra, los nios y los jvenes estnparticularmente desfavorecidos porque tienen menos probabilidades que la generacin desus padres de heredar tierra suficiente para proveer a su sustento. Adems, a los nios y losjvenes les afecta especialmente en todas partes el impacto directo e indirecto de losconflictos, que pueden provocar desplazamiento, alteracin del rgimen de escolarizacine inseguridad alimentaria.

    Las privaciones que afectan al capital humano y a las capacidades individuales tienenconsecuencias especialmente graves para los nios, pues es probable que tengan efectosduraderos para su futuro. Las tasas de de escolarizacin primaria han aumentado en todoel mundo en desarrollo: en 2007, la tasa neta de matriculacin en la enseanza primariaiba del 74% en frica Subsahariana a ms del 90% en todas las restantes regiones endesarrollo, y las diferencias entre la tasa de matriculacin de las nias y los nios se habanreducido a entre el 90% y el 100% en todas partes.61 El avance ha sido menor en lo que

    Informe sobre la pobreza rural 201166

    Cuando te han educado,

    puedes comprender y hacer

    algunas cosas t mismo. Esa es

    la razn por la que insisto a

    mis hijos en que estudien y

    me esfuerzo cuanto puedo

    para que hagan sus deberes,

    por ejemplo, comprndoles

    queroseno para la lmpara.

    Incluso cuando no tengo

    dinero, busco alguna forma de

    comprarlo. Se trata de su futuro.

    Puede mejorar la vida de un

    campesino. Los conocimientos

    que uno puede adquirir

    mediante la educacin pueden

    ayudarle a ser ms eficiente

    en el trabajo, tanto en la

    produccin agrcola como en

    la cra de ganado

    Supongamos que quieres criar

    ovejas Si enferma una oveja

    y el veterinario prescribe un

    medicamento, si no sabes cmo

    administrrselo puedes matar a

    la oveja. Pero si puedes leer la

    receta, lo hars correctamente.

    Abibatou Goudiaby, mujer, 21 aos, Senegal

    Mi hija est recibiendo una

    educacin mucho mejor. A su

    edad, yo tena que hacer todas

    las tareas del hogar, pero ella no

    tiene [que hacerlas] Mi hijo va

    a una escuela privada porque la

    anterior escuela pblica a la que

    acuda no nos garantizaba lo

    suficiente [en cuanto a la calidad

    de la enseanza]. Es un nio

    hiperactivo y ha sufrido dos o

    tres cadas. Por ello hicimos un

    gran esfuerzo y le matriculamos

    en una escuela privada, para

    que se sintiera mejor.

    Doris Consuelo Snchez,Santilln, mujer, 36 aos, Per

    Tenemos que pensar en

    nuestros hijos. Nosotros

    decimos que por poco que

    podamos ahorrar daremos

    educacin a nuestros hijos.

    Nuestros padres no pensaban

    de esta forma. Pensaban sobre

    ello pero no tenan los recursos

    necesarios. Su condicin era

    tal que no tenan nada y por ello

    no nos pudieron dar educacin.

    En cuanto a nuestros hijos,

    tratamos de educarlos, de

    educarlos bien, enviarlos a

    buenas escuelas y hacer de

    ellos unas buenas personas.

    No es suficiente con que tengan

    un empleo permanente

    [sino que tambin tienen que]

    llegar a ser buenas personas.

    Shazia Bibi, mujer, 37 aos, Pakistn

    La importancia de la educacin para los nios de las zonas rurales

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/shazia.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htm

  • respecta a las tasas de matriculacin en la enseanza secundaria, especialmente en lospases ms pobres, y actualmente oscilan entre algo ms del 30% en frica Subsahariana ycasi el 90% en Amrica Latina. Adems, en todas las regiones, los nios de las zonasrurales tienen menos acceso a la educacin en todos los niveles que los de las zonasurbanas (en algunos pases, las tasas de matriculacin de las zonas rurales son la mitadque en las zonas urbanas62 y las tasas de abandono escolar las duplican).63 Esto se debe enparte a la menor disponibilidad y calidad de infraestructura educativa (particularmente enlas zonas remotas y en los niveles distintos de la enseanza primaria) y en parte a ladependencia del trabajo infantil en los hogares pobres y a las desigualdades de gnero. Los sistemas educativos deben tener en cuenta las necesidades especficas de los niospobres y el hecho de que han de trabajar para asegurar su inclusin, pero raramente ocurreas, pese a algunas excepciones destacables, como la Escuela Nueva en Colombia y elComit de Fomento Rural de Bangladesh.64

    A causa de sus activos limitados y de su acceso insuficiente a la enseanza, los nios y los jvenes de las zonas rurales suelen ser vulnerables, corren graves riesgos en losmercados de trabajo y la mayor parte trabajan en el sector no estructurado, frecuentementeen puestos de trabajo poco cualificados, inseguros y en ocasiones peligrosos. Estavulnerabilidad es mayor cuando ingresan en el mercado de trabajo grupos numerosos dejvenes, cuando abandonan la escuela precozmente y cuando las instituciones socialesson contrarias a que las muchachas entren en el mercado de trabajo.65 La economa rural

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 67

    La educacin es muy positiva, abre las mentes de las nias y los nios y les permite saber cmo vivir. Antesnosotros estbamos en casa y veamos anuestros padres morir de agotamientoNuestra situacin es mejor que la denuestros padres y la de nuestros hijosmejor que la nuestra.

    Nawal Mohamed Khalil,

    mujer, 47 aos, Egipto

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/index.htm

  • no agrcola es con frecuencia una fuente de empleo importante para los jvenes, quetambin emigran ms que las personas de mayor edad a las zonas urbanas, donde tienendificultades para competir con los residentes urbanos por su menor nivel educativo. La imposibilidad de encontrar un empleo seguro o de desempear puestos de trabajo queno sean tareas poco cualificadas en el sector informal se une a otras desventajas queafectan a la juventud pobre, como su imposibilidad de desarrollar una base de activos,acceder a los servicios financieros y mejorar sus competencias y educacin.

    El importante lugar que ocupan los nios en los ODM la enseanza primaria y ladesigualdad de gnero en ese nivel educativo, la mortalidad infantil y un conjunto deservicios sanitarios destacables ha permitido hacer grandes progresos en estas esferas. En contraposicin, las comunidades internacionales dedicadas al desarrollo, y enocasiones tambin las comunidades nacionales, slo han prestado una atencinlimitada a la juventud, a pesar de la gran atencin que se concede a la prximageneracin en el Informe sobre el desarrollo mundial de 2007. La mayora de las polticasy programas pblicos sobre la pobreza rural no mencionan a la juventud y, por su parte,la mayora de los informes sobre la juventud slo conceden una atencin limitada a losproblemas muy concretos con los que se enfrenta la juventud del medio rural. Por ellohay pocas polticas pblicas que puedan servir como modelo para afrontar lasdesventajas especficas que sufren los jvenes y las mujeres de las zonas rurales, y que serefuerzan mutuamente.

    Los pueblos indgenasLos pueblos indgenas y tribales y las minoras tnicas constituyen aproximadamente el5% de la poblacin del mundo, pero representan el 15% de la poblacin pobre.66

    En Amrica Latina, la tasa de pobreza es bastante ms alta en los pueblos indgenas queen los restantes grupos de poblacin: en el Paraguay, la pobreza es casi ocho veces ms alta entre los pueblos indgenas; en el Panam, casi seis veces, y en Mxico, tres.67

    Como en el caso de las mujeres de las zonas rurales, la pobreza de los pueblos indgenastiene sus causas en mltiples formas de desventaja y privacin. Prcticamente en todaspartes sufren los problemas de la discriminacin, la violacin de sus derechos sociales,polticos, humanos y econmicos y la exclusin (o autoexclusin) de los procesossociales, econmicos y polticos generales. En las mujeres y los jvenes indgenas sueledarse una coincidencia de estas y otras formas de privacin especficas de su sexo o grupode edad.

    Por otra parte, los pueblos indgenas sufren las consecuencias de un control precariode su base de recursos naturales, particularmente frente a intereses comerciales enactividades como la explotacin de madera, la produccin de alimentos, debiocombustible o la extraccin minera en su territorio. En Asia, por ejemplo, donde viveel 70% de los pueblos indgenas del mundo, sus territorios ancestrales estnamenazados con frecuencia por la deforestacin y la ocupacin de sus recursos. Enmuchos pases, los nios y los jvenes indgenas estn discriminados en el acceso a laeducacin especialmente la enseanza en su idioma y basada en su propia culturay los adultos sufren ese mismo problema en los mercados de trabajo. Las desventajas delos pueblos indgenas de Asia tienen mltiples causas como la topografa, un accesolimitado a la infraestructura y los servicios, un capital humano de baja calidad, la

    Informe sobre la pobreza rural 201168

  • pobreza de la tierra y un acceso muy limitado al crdito.68 Aunque la tasa de pobreza seha reducido sustancialmente entre los pueblos indgenas de Asia, sigue existiendo unabrecha de pobreza entre los pueblos indgenas y las dems poblaciones. Salvo en China,esta brecha no vara en el mejor de los casos y se est ampliando en el caso peor. As ocurre incluso en pases donde ha habido un rpido descenso de la incidencia de lapobreza. En Viet Nam, por ejemplo, durante los perodos de crecimiento favorable a lospobres del decenio de 1990 y de los primeros aos del decenio de 2000, la incidencia dela pobreza entre los grupos tnicos minoritarios slo disminuy lentamente, frente alrpido descenso que tuvo lugar en la poblacin Kinh mayoritaria.69

    Muchos pases, sobre todo de Amrica Latina y Asia, han establecido polticas e instituciones para apoyar los derechos y la capacidad de los pueblos indgenas. Varios pases han aprobado leyes y adoptado programas pblicos para reconocer los idiomas y las culturas indgenas, elaborar programas educativos apropiados, fortalecerel acceso de los nios indgenas a la escolarizacin en su propio idioma y mejorar elacceso a los servicios de atencin sanitaria de las comunidades indgenas. En algunospases se ha aprobado una legislacin que reconoce los derechos indgenas sobre latierra, aunque su aplicacin puede resultar problemtica por la existencia de poderososgrupos de inters que compiten con la poblacin indgena por sus derechos sobre susterritorios ancestrales.

    Un cierto nmero de donantes internacionales, entre los que figura el FIDA, hanapoyado a los grupos indgenas para obtener ttulos sobre la tierra y la gestin de losecosistemas.70 Algunos tambin aplican polticas o estrategias de actuacin en los territoriosde los pueblos indgenas que pretenden abordar las mltiples formas de privacin queafectan a estas comunidades y fortalecer sus capacidades de diversas maneras, una de las cuales es la potenciacin de los conocimientos, prcticas e instituciones indgenas. La poltica del FIDA sobre su participacin en los temas relacionados con los pueblosindgenas, por ejemplo, se centra particularmente en el empoderamiento de los pueblosindgenas de las zonas rurales para que salgan de la pobreza basndose en su identidad y su cultura. Esta poltica establece nueve principios de participacin incluido elconsentimiento libre, previo e informado que el FIDA respeta en su relacin con estos pueblos.71 La Declaracin sobre los derechos de los pueblos indgenas adoptadarecientemente por las Naciones Unidas es un hito que ha establecido un marco paraproteger y fortalecer los derechos y capacidades de los pueblos indgenas. Sin embargo,convertir este acontecimiento histrico en el fundamento de un cambio progresivo a nivelnacional y subnacional es un reto en muchos pases.

    Mensajes esenciales de este captulo

    Primero, a pesar de los enormes progresos que se han hecho en la reduccin de la pobrezaen algunas partes del mundo (especialmente en Asia Oriental) durante los dos ltimos decenios, sigue habiendo 1400 millones de personas que viven con menos de1,25 dlares al da y cerca de 1000 millones que padecen hambre. En muchas zonas delmundo en desarrollo est aumentando el nmero de personas pobres y hambrientas. El 70% de la poblacin muy pobre del mundo alrededor de 1000 millones es rural,

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 69

  • y una gran proporcin de los pobres y hambrientos de esa poblacin son nios y jvenes.No parece que nada de eso vaya a cambiar en el futuro inmediato, pese a que laurbanizacin es un fenmeno generalizado y a que la transicin demogrfica ya se estproduciendo o no tardar en llegar. Por consiguiente, ahora y en el futuro previsible esfundamental prestar mayor atencin y dedicar ms recursos a crear nuevas oportunidadeseconmicas en las zonas rurales para la generacin del maana.

    Segundo, los medios de subsistencia de los hogares rurales pobres son muydiferentes en las distintas regiones, pases y territorios dentro de los pases. Estoshogares pueden depender en distinto grado de la agricultura en pequea escala, deltrabajo agrcola asalariado, del empleo asalariado o del autoempleo en la economarural no agrcola, y de la migracin. Mientras que algunos hogares dependenprincipalmente de un nico medio de vida, la mayora de ellos tienen tendencia adiversificar su base de subsistencia en la mayor medida posible, con el fin de reducir elriesgo y maximizar los ingresos. La combinacin de medios de subsistencia de cadahogar depende de varios factores como sus activos particularmente la tierra y elganado o la ausencia de ellos, el nivel educativo de sus miembros, su composicin, supercepcin del riesgo que comportan las diferentes opciones, y las oportunidades quepuede ofrecer la economa nacional y local. La diversidad de medios de subsistencia de lapoblacin rural requiere programas distintos para el crecimiento y el desarrollo rural endiferentes contextos, con una gran atencin a la agricultura minifundista, pero con mayorreconocimiento de la importancia del autoempleo no agrcola y del trabajo asalariado (tanto enla agricultura como en otras actividades).

    Tercero, a menudo existe un gran dinamismo en torno a las lneas de pobreza, demodo que muchos hogares entran y salen de la pobreza repetidamente, a veces enintervalos de tan slo unos pocos aos. Aunque entre los hogares rurales de todas lasregiones existe pobreza crnica, muchas veces amplios segmentos de la poblacin sloson pobres en determinados momentos. Los hogares caen principalmente en la pobrezacomo consecuencia de distintos tipos de conmociones (por ejemplo, mala salud, malascosechas o deudas contradas para hacer frente a gastos sociales). La salida de la pobrezaest asociada con la iniciativa y el empoderamiento personales y guarda una estrecharelacin con caractersticas del hogar como la educacin, la propiedad y los activosfsicos. Ms all del hogar, la salida de la pobreza est asociada con el crecimientoeconmico y con la disponibilidad local de oportunidades, mercados, infraestructura einstituciones propicias, incluida la buena gobernanza. Estos factores suelen estardistribuidos de forma desigual en el territorio de cada pas. Todo ello exige mayor atencina los riesgos y conmociones y a los factores territoriales y locales para comprender mejor lamovilidad en torno a la pobreza y para crear un entorno ms propicio con el fin de que lapoblacin salga de la pobreza de una forma estable.

    Cuarto, la pobreza rural es un fenmeno que tiene varias dimensiones y cuyas causaspueden ser la falta de activos, la escasez de oportunidades econmicas, una educacin yunas capacidades deficientes y una serie de desventajas derivadas de las relacionessociales y polticas. Las desventajas interconectadas dificultan la salida de la pobreza acualquier persona o grupo rural. Sin embargo, en muchas sociedades, las desventajas yla exclusin debidas a las desigualdades de poder en torno al gnero, la edad y laidentidad tnica frenan de forma desproporcionada el progreso de algunos grupos (las

    Informe sobre la pobreza rural 201170

  • mujeres, los jvenes, los pueblos indgenas y las minoras tnicas). Para hacer frente aesas desventajas y otros aspectos de la pobreza es preciso actuar en varios frentes a la vez.En particular, es necesario fortalecer las capacidades y activos individuales y colectivosde la poblacin, crear nuevas oportunidades a nivel local y mitigar el riesgo en que seencuentra la poblacin rural o ayudar a gestionarlo mejor. Hasta hace poco tiempo, lacuestin de las capacidades de la poblacin rural se ha abordado muchas veces por separado dela inversin destinada a crear oportunidades para el desarrollo rural. Sin embargo, para abordarlas varias dimensiones de la pobreza hay que afrontar ambas cosas al mismo tiempo, en el marcode un nuevo programa encaminado a conseguir un crecimiento rural incluyente, favorable a lospobres. En los prximos captulos ilustraremos algunos de los componentes de esteprograma, comenzando por el examen del riesgo y las conmociones como factoresdecisivos de la pobreza.

    Captulo 2 La situacin actual de la pobreza rural 71

  • Provincia de Casamance, el Senegal: Bintou Sambou construye una cerca alrededor de su casa. Su marido fue asesinado durante los disturbios que siguieron a las elecciones de2007, dejndola viuda. Desde entonces, Bintou y sus cuatro hijos viven en el complejo de supadre, donde se esfuerza por apoyar a la familiacultivando man y mijo.

    Captulo 3

    La importancia deafrontar el riesgo

  • Informe sobre la pobreza rural 201174

    Tovoke, que tiene 44 aos, vive en Androy, surde Madagascar. Sus dos principales medios desustento son desde la infancia, nicamente elmar y la azada, pero tanto la pesca como laagricultura son actividades precarias por causade la sequa, la carencia de tierra, el agotamientode las poblaciones de peces y la contaminacindel medio ambiente.

    En la agricultura, Tovoke trat de gestionar elriesgo produciendo una variedad de cultivos(batata, maz, yuca y sorgo). Pero, como l dice,la tierra no rinde porque no llueve. No tener

    tierra propia significa mayor vulnerabilidad:Tena que plantar los cultivos en camposajenos. Pero el propietario quera que su hijo utilizara la tierra, as que no me dejaronseguir cultivndola.

    Desde hace ms de 20 aos, Tovoke dependeprincipalmente del trabajo en el mar: pescar, sumergirse para capturar langostas orecoger conchas para venderlas a los turistas. Sin embargo, los peces se han agotado: Es una bsqueda intensa para encontrar algoy nos podemos considerar afortunados siencontramos peces [incluso] para comer hoy.

    No tiene dudas de que la causa es lasobrepesca, pues la disminucin de laproduccin agrcola ha hecho que haya msgente que se dedica a la pesca. Y son losintermediarios y no los pescadores los que sebenefician del aumento de los precios que hacomportado la reduccin de las capturas.

    En los ltimos tiempos ha empeorado an msla situacin de la comunidad. La contaminacindel mar causada por un buque que navegabapor aquellas aguas ha obligado a prohibir lapesca temporalmente.

    Como muchos otros, Tovoke se ha vistoobligado en ocasiones a emigrar paradesempear trabajos temporales: Era elsufrimiento lo que me impulsaba a

    marcharme No tena trabajo, ni siquiera

    como jornalero. Pero estar fuera del hogarera tambin un sufrimiento: Cuando tienesproblemas, no hay nadie que te ayude

    en ese lugar donde no est la familia,

    No hay nadie que se d cuenta de que llevas

    dos o tres das sin comer [y que te diga]

    Aqu tienes agua caliente, bbela y ya vers

    por la maana.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htm

  • 75

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo

    Bintou Sambou es una mujer viuda de 45 aos.Vive en el mismo lugar que su padre en Bignona, Senegal, con sus cuatro hijos, ysostiene a la familia cultivando man y mijo.Tambin vende moukirr (un ungento curativoamargo tradicional).

    Bintou explica que en 2007, el ao de laselecciones nacionales, su marido se vioatrapado en un conflicto en Casamance yfue uno de los que muri a manos del ejrcitoen la aldea de Belaye. La noticia del tiroteo fue una gran conmocin para ella. Explica cmoha afectado a la comunidad la violenciapermanente: Este conflicto ha alterado la vida aqu. Se ha vuelto imposible vivir aqu. No puedes ir al campo sin sentir temorSiempre estoy preocupada por lo que puedaocurrirles a mis hijos. Mi mente nuncadescansa Esta situacin es realmente difcilpara la gente, especialmente para los pobres.

    A Bintou le resulta muy difcil cuidar ella sola asus hijos: A veces me siento paralizada. No s qu hacer para conseguir comida Les digo que su padre ya no est y que estoysola para cuidar de ellos y que para ese da en concreto no tengo una solucin.Bintou indica que est pensando en volver acasarse: Cuando sufres todo tipo dedificultades no puedes evitar pensar en elmatrimonio Creo que [el matrimonio] es unrefugio contra la pobreza Por ejemplo,cuando ests enferma hay alguien a tu lado;puedes contar con alguien para todos losdems problemas: la educacin, el vestido, losalimentos, entre otros que no menciono.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htm

  • Introduccin

    En la vida de todos hay conmociones y tensiones, desde las dificultades diarias quemenoscaban la capacidad de perseguir nuestros objetivos hasta acontecimientos de granmagnitud que perturban el curso normal de la vida y exigen una atencin, energa y recursosextraordinarios. Sin embargo, las personas tienen combinaciones y niveles distintos deactivos, capital humano, redes e instituciones sociales a los que pueden recurrir para hacerfrente a las conmociones y las tensiones, que determinan su capacidad de resistencia. En general, una capacidad de resistencia limitada o nula es un aspecto importante de lamltiple dimensin de la pobreza. Por ello, mitigar o gestionar mejor la probabilidad de quese produzcan conmociones lo que definimos como riesgo es tan esencial en la vidade las mujeres y los hombres pobres de las zonas rurales como mejorar su capacidad deresistencia a esas conmociones cuando se producen. Para crear un nuevo entorno quepropicie el crecimiento rural favorable a los pobres es necesario comprender mejor laimportancia que tiene mitigar y gestionar el riesgo en las estrategias de supervivencia de lapoblacin rural pobre. Esta es una condicin previa para reforzar la capacidad de laspersonas de superar desventajas interconectadas entre s y salir de la pobreza.

    En este captulo examinamos cmo la exposicin al riesgo y a las conmociones ascomo la imposibilidad de afrontarlos con eficacia contribuyen a la pobreza e impidenaprovechar las oportunidades de superarla. Lo ilustramos en referencia a riesgos que sonespecialmente habituales en diferentes contextos y sistemas de subsistencia, a saber, losriesgos relacionados con la mala salud, el costo de las ceremonias, los cambios en la basede recursos naturales, y el rgimen de gobernanza en el que vive la poblacin rural. En elresto del informe se analizarn algunas de las implicaciones concretas de afrontar losriesgos relacionados con los mercados agrcolas, la produccin agrcola y la economarural no agrcola. Destacaremos tres tipos de respuestas de importancia transversal: el fortalecimiento de la solidaridad social en la comunidad, las instituciones financierasy la proteccin social.

    Cmo inciden los riesgos en la dinmica de la pobreza

    Los riesgos son un componente bsico en todas las estrategias existentes para salir de lapobreza. Invertir en abonos en una zona donde las precipitaciones son inciertas, adoptaruna nueva variedad de semillas, producir un cultivo para la venta en vez de hacerlo para elpropio consumo, poner en marcha una microempresa o emigrar a la ciudad sondecisiones que pueden permitir a la poblacin rural pobre aumentar sus ingresos, perotodas ellas suponen riesgos. Los hogares pobres tienen menos elementos de proteccin alos que recurrir que los hogares menos pobres y por ello es esencial para ellos adoptarestrategias que reduzcan los riesgos a la mnima expresin posible. Sin embargo, si actande ese modo, tendrn que renunciar a menudo a oportunidades que podran ayudarles aconseguir ms ingresos. Los estudios realizados en la India meridional y en la RepblicaUnida de Tanzana lo confirman: como los hogares pobres utilizan sus activos de formams conservadora que los hogares ricos, obtienen de ellos menos rendimientos.72

    Las estrategias encaminadas a evitar el riesgo tienen, pues, costos de oportunidad elevados:

    Informe sobre la pobreza rural 201176

  • algunos estudios consideran que si no existiesen riesgos los ingresos agrcolas podran serde un 10% a un 20% mayores.73

    Los hogares rurales pobres recurren a distintos procedimientos para gestionar losriesgos. Ante todo, sus estrategias se basan en la diversificacin; es decir, diversifican lautilizacin de los factores de produccin de que disponen (tierra, mano de obra y capital).Por ejemplo, los diferentes miembros del hogar pueden invertir su tiempo y su dinero endistintas actividades agrcolas y no agrcolas generadoras de ingresos para evitar el excesivonivel de riesgo que entraa depender nicamente de la agricultura o de las actividades noagrcolas.74 Para un nmero cada vez mayor de hogares, la agricultura supone unaproteccin frente a las conmociones, mientras que las actividades no agrcolas son la va para aumentar los ingresos del hogar. Para muchos otros, las actividades no agrcolas incluida la emigracin complementan y reducen los riesgos inherentes a laagricultura. En la prctica de la agricultura, los pequeos productores pueden aplicarsistemas muy diversificados de cultivo o sistemas mixtos que combinan la cra de ganadoy los cultivos (o la agricultura y la acuicultura) para reducir el riesgo. Por ejemplo, ademsde cultivos distintos, pueden utilizar tambin variedades distintas del mismo cultivo, queplantan en momentos diferentes para reducir el riesgo de fracaso total de la cosecha en laeventualidad de una sequa. En las zonas de la India propensas a la sequa, por ejemplo,los campesinos eligen con el mximo cuidado las variedades de arroz, la fecha deplantacin, un mtodo para el establecimiento de los cultivos y prcticas de escarda yabono para reducir al mnimo los efectos de la sequa.75 El cultivo de huertos familiares y la recoleccin de alimentos y hierbas silvestres, tareas de las que suelen encargarse lasmujeres, tambin pueden ser importantes para amortiguar los riesgos al asegurar laproduccin de cultivos que pueden complementar la alimentacin en el hogar y generaringresos adicionales.

    La acumulacin de activos (dinero, tierra y ganado, entre otros) tambin es crucial paraprotegerse de las conmociones y un componente fundamental de las estrategias de gestindel riesgo en el hogar. Incluso las personas ms pobres del medio rural ahorran, enmuchos casos como miembros de un grupo. Constituir una reserva para hacer frente aconmociones imprevistas es una motivacin importante para ahorrar. El ganado es unactivo bsico en este sentido, no slo en las comunidades que viven de la cra de ganado,sino en general. Los productos de origen animal, como los huevos y la leche, se puedenproducir, elaborar y vender durante todo el ao sin restricciones estacionales y ellofavorece el flujo de efectivo en el hogar, incluso cuando hay que hacer frente a gastosimprevistos.76 Este aspecto de las estrategias de gestin del riesgo de los hogares ruralessuele ser responsabilidad de las mujeres principalmente; suelen dedicarse a la cra de animales pequeos y recogen, elaboran y venden huevos y productos lcteos. La acumulacin de activos de ganado puede servir tambin para amortiguar lasconmociones, porque el ganado es relativamente fcil de vender con el fin de favorecer elconsumo cuando suben los precios de los alimentos, aumentan los gastos o disminuyenlos ingresos. Por otro lado, el ganado no est inmune a conmociones y riesgosrelacionados con el clima tales como la degradacin del medio ambiente, la escasez deagua y las enfermedades, por ejemplo. El deterioro de la situacin de riesgo ambientalpara la produccin ganadera y la acumulacin de activos puede lastrar gravemente lacapacidad de resistencia de los hogares rurales pobres.

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 77

  • Para hacer frente a las conmociones se adoptan estrategias de supervivencia muydistintas, como recurrir en mayor medida a los ingresos procedentes de un salario o a laemigracin estacional; utilizar ahorros o solicitar prstamos, en ocasiones hipotecando losactivos; utilizar ms las redes sociales; aumentar la dependencia de los bosques paraconseguir alimentos, pasto para el ganado e ingresos; reducir los gastos por concepto devestuario, funciones sociales, alimentacin, tratamiento mdico y la educacin de losnios (con frecuencia sacar a los nios de la escuela y ponerlos a trabajar); y recurrir a laayuda pblica.77 Finalmente, como medida de ltima instancia, se puede llegar a venderactivos productivos como el ganado o la tierra. La disminucin del nmero de comidasdiarias en el hogar forma muchas veces parte de las estrategias de supervivencia; en esoscasos, suelen ser las mujeres y los nios los que soportan mayor carga con muchadiferencia. Cada una de estas estrategias puede intensificar la pobreza del hogar y enalgunos casos redundar tambin en un mayor empobrecimiento y vulnerabilidad en elfuturo. Por ejemplo, reducir el consumo de alimentos puede provocar una mayorvulnerabilidad en forma de menos resistencia a la enfermedad y menos energa paratrabajar y, por tanto, de prdida de oportunidades de obtener ingresos.

    Incluso conmociones de poca envergadura pueden hacer caer en la pobreza a personasque viven apenas por encima de la lnea de pobreza, pero suelen ser las combinaciones ysecuencias de conmociones y tensiones las que causan daos ms permanentes: aunque

    Informe sobre la pobreza rural 201178

    La cra de animales es una

    actividad importante. Por

    ejemplo, cuando muere un

    pariente, utilizas uno de los

    animales para trasladar y

    enterrar al muerto. Cuando uno

    no tiene qu comer, puede

    vender una cabeza de ganado

    para conseguir alimentos. Si un

    miembro de la familia enferma,

    se vende un animal para poder

    llevarlo al hospital y luego est

    ese producto que uno ha estado

    buscando [comprar]; entonces

    se vende el animal y as se

    superan los problemas, eso es

    lo que levanta el nimo.

    Manantane Babay,

    hombre, 19 aos, Madagascar

    Uno tiene que tener su propio

    ganado, porque un cuarto de

    litro de leche cuesta 10 rupias.

    Si uno tiene su propio ganado,

    se ahorra ese dinero y produce

    su propia cuajada y su propia

    mantequilla. En caso de

    necesidad imperiosa de dinero,

    se puede vender un bfala o

    una vaca y salir adelante. Si

    enferma un hermano o hermana,

    se puede vender el ganado

    para pagar el tratamiento.

    Rasib Khan,

    hombre, 28 aos, Pakistn

    Ahora se pierde todo lo que se

    planta, ya sea maz, sorgo o

    frijoles: no sobrevive nada.

    Si las lluvias son abundantes

    algunos cultivos rendirn, pero

    sin lluvia mueren y slo sirven

    para alimentar el ganado. No se

    ven cosechas, as que cuando

    se agotan las existencias uno

    dice: Bueno, hay un pollo,

    vamos a desprendernos de l!

    Qu hemos de hacer?

    El campo no nos da nada para

    comer. Ms vale que nos

    deshagamos de ese pollo,

    que vendamos esa olla o esa

    ropa que todava est en buen

    estado para poder vivir.

    Ranotenie,

    mujer, 46 aos, Madagascar

    Ejemplos de estrategias de gestin del riesgo y de supervivencia de la poblacin rural pobre

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rasib.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/index.htm

  • una persona o un hogar pobre o casi pobre pueda resistira una conmocin o tensin, es mucho ms duro soportaruna sucesin o combinacin de ellas, especialmente si ha quedado debilitado por la primera. En ciertos casos, lacombinacin de varias conmociones puede llevar a las personas a la pobreza al erosionar sus activos y suscapacidades hasta el punto en que ya no puedenacumular lo suficiente para salir (de nuevo) de lapobreza. Eso ocurri, por ejemplo, en Zimbabwe, dondeen 2001 muchos hogares rurales todava no se habanrecuperado de la gran sequa anterior, ocurrida aprincipios de los aos ochenta, cuando se vieronazotados por otra sequa nueva e incluso peor. Estenuevo episodio hizo an ms difcil para los hogaresrurales reconstruir sus activos y condujo a un grave declivedel bienestar y del consumo.78 Las conmociones gravescomo la sequa, en las que todos los miembros de lacomunidad estn afectados al mismo tiempo, tambindeterioran toda la economa local porque la conmocininicial puede comportar tambin una fortsima cada del

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 79

    Yo cultivo muchas cosas. Aqu

    no es posible producir slo un

    cultivo porque si no da fruto te

    ves en una situacin imposible

    ese ao. Por eso cultivo mijo,

    man, maz, frijoles y sorgo.

    Tambin cultivo arroz porque

    voy a los arrozales a ayudar a

    mi esposa.

    Abdoulaye Badji,

    hombre, 50 aos, Senegal

    Si enfermo por la noche, voy

    a buscar hierbas amargas.

    Busco befelae (pervenche) y

    varantsihe (planta medicinal

    que solamente se encuentra en

    el sur de Madagascar), las

    hiervo y bebo la infusin para

    curarme. Si la enfermedad es

    seria y estoy en condiciones,

    pido un prstamo y cuando

    estoy curado voy a buscar

    trabajo, un trabajo como

    jornalero, para pagar mi deuda.

    Tovoke,

    hombre, 44 aos, Madagascar

    Cuando haya una hambruna,

    slo podr hacerse una comida

    al da si se pueden encontrar

    alimentos Solamente se

    comer por la noche. Si no se

    encuentra [nada para comer],

    entonces no se comer ni

    siquiera esa noche y habr que

    esperar al da siguiente Si hay

    raketa (higos chumbos),

    entonces habr higos chumbos

    al medioda y kapoake (cereal)

    para cenar. Pero si los higos

    chumbos no estn maduros y la

    situacin de hambruna es muy

    grave, uno slo toma una

    comida por la noche Por lo

    dems, si no se encuentra nada,

    uno se sienta y espera. Pero yohar una excursin rpida almar [para pescar con una red] ybucear por erizos Tal vezpueda capturar alguno, correr acasa y hervirlo, se podr beberel caldo y nos habremosliberado por ese da.

    Manantane Babay,

    hombre, 19 aos, Madagascar

    Planifico las cosas con esmero;s que se acerca el momento deempezar la escuela y que he detener el dinero para enviar a losnios. A veces pago la matrculapor adelantado para evitar elriesgo de que los nios novayan a la escuela por no poderpagarla. Por lo dems, es unalucha permanente.

    Bintou Sambou,

    mujer, 45 aos, Senegal

    La sequa y la pobreza tienenconsecuencias. Una de ellas es ladesaparicin de los sistemastradicionales de solidaridad. El nivel depobreza es tal que nadie piensa enayudar a otros Es cierto que estos sontiempos difciles, pero de todos modoshay personas en la comunidad quetienen capacidad de apoyar a los queson vulnerables. Si ponemos fin a estasprcticas, no ser la pobreza la que nosdestruya, sino que el fuerte se comer aldbil, como ocurre en el medio acutico.Pero nosotros somos humanos y los que tienen deben acudir en socorro de los que no tienen. Es una cuestin de solidaridad, no de competencia.

    Abdoulaye Badji, hombre, 50 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htm

  • empleo y los salarios agrcolas, los ingresos no agrcolas y los precios de los activos.79

    Adems, en muchas sociedades se ha debilitado la solidaridad social tradicional y no hasido sustituida por nuevos contratos sociales entre el Estado y los ciudadanos. Por ejemplo,durante el perodo de escasez de alimentos del Nger en 2005, se observ que en muchasaldeas quienes haban resultado menos afectados por la crisis no se mostraban muydispuestos a proporcionar alimentos a sus vecinos que ms la haban sufrido.80

    Algunos de los riesgos principales para la poblacin rural pobre

    Riesgos personales y en el hogar: mala salud y gastos ceremonialesEn todas partes, la mala salud es un factor de riesgo importante para las personas y loshogares pobres debido a la ausencia de servicios sanitarios adecuados en muchas zonasrurales, los costos directos e indirectos de acceder a ellos, la prdida de la contribucin dela persona enferma a la economa del hogar y la necesidad de emplear en el cuidado delenfermo un tiempo que antes se dedicaba a actividades productivas (sobre todo lasmujeres de los hogares rurales pobres). Estos costos pueden tener efectos particularmentegraves en el caso de enfermedades crnicas como el VIH/SIDA o la tuberculosis, lostrastornos respiratorios por la exposicin continua a los humos de los fuegos del hogar

    (que afectan sobre todo a las mujeres y los nios), elagotamiento crnico por la ingesta insuficiente denutrientes y los constantes trabajos penosos (comorecolectar y transportar lea y agua, tareas que tambindesempean principalmente las mujeres y los nios), lafalta de acceso al agua potable y al saneamiento, y laviolencia de gnero. Tambin la malaria puede cobrarseun alto precio en los hogares rurales pobres y se estpropagando a nuevas zonas a causa del calentamientodel clima. Se prev que el cambio climtico multiplicarlos riesgos de exposicin a enfermedades en muchaspartes del mundo en desarrollo y en el resto del mundo.En las zonas en conflicto o en situaciones posteriores aun conflicto la mala salud puede deberse tambin a laviolencia, el desplazamiento y las prdidas, a menudocon un costo muy elevado y duradero para los jvenes ylos nios.

    Una gran proporcin de la poblacin afectada por elVIH/SIDA depende de la agricultura y desde 1990 los

    efectos de la epidemia en la salud y el empobrecimiento de las zonas rurales sondramticos en muchos pases, especialmente en frica Subsahariana. Las personasseropositivas sufren una reduccin importante de su capacidad productiva y las muertesrelacionadas con el SIDA causan una disminucin significativa de la produccin dealimentos en el hogar, lo cual es una conmocin importante para aquellos hogares quedependen de la produccin destinada a la autosuficiencia alimentaria. El fallecimiento

    Informe sobre la pobreza rural 201180

    Poco despus de casarse, Shazia cay

    enferma con una vlvula del corazn

    bloqueada y estuvo tres aos en el

    hospital. La atencin mdica constante

    que ha necesitado ha ocasionado una

    deuda importante que an tiene que

    saldar. La enfermedad no nos ha dado

    una tregua para que pudiramos ahorrar

    algo. Todas las semanas tena que

    ir al hospital y gastaba 1 500 rupias,

    adems del costo del trayecto hasta

    Rawalpindi Por ello tuvimos que gastar

    mucho dinero. Ahora tenemos que

    devolver el prstamo que pedimos.

    Shazia Bibi, mujer, 37 aos, Pakistn

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/shazia.htm

  • de un miembro adulto del hogar siempre es una conmocin grave, no slo como tragediapersonal, sino tambin por la prdida de ingresos y de trabajo, y cuando el que fallece esel varn que encabeza el hogar, tambin por el riesgo de perder tierras, ganado y otrosactivos. En el caso de las muertes por el VIH/SIDA, estos riesgos suelen serparticularmente graves para las viudas y los nios. En algunos pases y en determinadaspartes de ellos, el VIH/SIDA tambin ha perjudicado el entorno general de crecimientoeconmico y desarrollo social al perturbar o debilitar servicios importantes. Por ejemplo,en algunos lugares los servicios pblicos se han debilitado a causa de las enfermedadesprovocadas por el VIH y las muertes relacionadas con el SIDA entre el personal de los ministerios competentes y los organismos que prestan servicios. En el hogar, ladisminucin de los ingresos agrcolas y la reduccin de la ingesta de alimentosaumentan la probabilidad de contraer el VIH. En lo que se refiere a la atencin sanitaria,durante este decenio ha aumentado de forma sustancial la distribucin demedicamentos antirretrovirales: un tercio de los africanos con infecciones avanzadaspor VIH tenan acceso a ellos en 2007, aunque es probable que la proporcin seainferior en las zonas rurales.81 Sin embargo, el progreso en esta esfera ha sido desigual yest amenazado por la posibilidad de que se reduzca la financiacin internacional comoconsecuencia de la recesin mundial.

    La mayor parte de los pases en desarrollo ha hecho todo lo posible para ofrecerservicios sanitarios adecuados con financiacin pblica, particularmente en las zonas

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 81

    Vendimos los campos cuando muri

    mi padre Cuando nos sorprendi su

    muerte, no tenamos ni siquiera un

    pollo No tenamos nada y nos vimos

    obligados a vender nuestra parcela.

    Fue subastada, aunque no por su valor,,

    pero rpida y descuidadamente para

    que su cuerpo no se descompusiera.

    En ese momento pedimos dinero a otras

    personas pero no nos lo dieron y por

    eso tuvimos que vender la parcela.

    Ranotenie, mujer, 46 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/index.htm

  • En 116 debates en grupos temticos celebrados en 2006 con hombres y mujeres de las zonas ruralesde Bangladesh se afirm que la dote y los gastos de la boda son la causa ms importante deempobrecimiento, junto a la enfermedad y los gastosmdicos. En 293 entrevistas biogrficas realizadasen 2007 tambin se plantearon con igual frecuencialos problemas del pago de la dote y los costos de laboda. El 39% de los entrevistados mencionaronestos factores como una de las tres o cuatro causasms importantes de deterioro de sus condiciones devida. En la mayora de los casos, ello se deba a laprdida de tierra y ganado y al endeudamiento para

    afrontar los gastos. El estudio pone de manifiestoque en casi todas las familias pobres el pago dedotes elevadas en relacin con sus medios esinevitable si quieren casar a las hijas. A menudo, lasfamilias pobres aceptan pagar la dote a plazosdespus de la boda y eso puede poner a la mujer ensituacin de vulnerabilidad. A veces, los maridosabandonan a sus nuevas esposas y las envan a suscasas con la peticin de ms pagos de la dote yamenazas de divorcio. El impacto de los costos de ladote y de la boda en un hogar puede ser tan gravosoque nunca se recupere, especialmente cuando sehan perdido tierras y ganado.

    rurales, que siempre estn peor atendidas que las zonas urbanas. Hay grandes diferenciasen la tasa de aumento del gasto pblico en los servicios de salud entre los pasesurbanizados y en transformacin; entre los pases que dependen de la agricultura haymenos diferencias y los gastos son en promedio inferiores. La mortalidad materna es unbuen indicador del funcionamiento de los servicios sanitarios: la puntuacin queobtienen los pases en esta medicin presenta variaciones extraordinariamentepronunciadas; China y la India, por ejemplo, han mejorado significativamente82,mientras que muchos pases incluso algunos con buenos resultados econmicosmuestran una tendencia a empeorar. No obstante, la situacin de la salud no estdeterminada nicamente por el funcionamiento de los servicios, sino tambin por elprogreso econmico y social general. Por otra parte, la oferta de servicios de calidad debeadecuarse a la demanda, en la que influyen la accesibilidad econmica, la disponibilidada nivel local as como instituciones como las normas sociales (que pueden limitar elacceso de la mujer a los servicios de salud en muchas partes).83 Por ltimo, otros tipos deservicios y de infraestructuras entre los que destaca el abastecimiento de agua potable,el saneamiento y la energa tambin tienen una importancia crucial para reducir elentorno de riesgo de los hogares rurales en relacin con la mala salud.

    Los costos de las ceremonias sociales son otro factor de riesgo de importancia,aunque a veces ignorado, y una fuente de conmociones y tensiones para los hogaresrurales pobres. En particular, los entierros, las ceremonias nupciales y el pago de la doteforman parte del capital social de las comunidades rurales, pero son un elementoimportante del perfil de riesgo de los hogares rurales pobres porque los gastos quecomportan pueden resultar ruinosos. En Madagascar, por ejemplo, el costo de unfuneral puede obligar a los hogares a vender la tierra para pagarlo. En Asia Meridional,las dotes pueden llegar a ser elevadsimas y obligar a los hogares a incurrir en un fuerteendeudamiento. Un estudio realizado en Bangladesh revel que el costo de la dote y de

    Informe sobre la pobreza rural 201182

    Fuente: Davis (2009).

    RECUADRO 2 El impacto del costo de la dote y de la ceremonia nupcial en Bangladesh

  • las ceremonias nupciales era la segunda causa ms importante de empobrecimientodespus de la mala salud (recuadro 2).

    Riesgos relacionados con los recursos naturalesLa degradacin de los recursos naturales y el cambio climtico. En zonas muy extensasdel mundo en desarrollo, los recursos naturales que constituyen el medio de sustento delas poblaciones rurales pobres se estn degradando o son cada vez ms escasos. Cada aose pierden de 5 a 10 millones de hectreas de tierras agrcolas a causa de su gravedegradacin84 producida por el uso excesivo, la mala gestin o la extraccin de nutrientesdel suelo. Esto no slo incide negativamente en la productividad agrcola, convirtiendola agricultura en una actividad ms arriesgada, sino que hace que la tierra sea msvulnerable a los fenmenos meteorolgicos extremos. Casi un tercio de las poblacionesrurales de los pases en desarrollo y una proporcin mucho ms elevada de los pobresen esas poblaciones vive en zonas marginales desfavorecidas, en muchos casosregiones montaosas y zonas secas ridas y semiridas. Una proporcin importante deesas tierras son ambientalmente frgiles y sus suelos, su vegetacin y sus paisajes seerosionan con facilidad. El crecimiento demogrfico, unido a la extrema pobreza,presiona a la poblacin hacia zonas cada vez ms marginales, obligndola a hacer un usoexcesivo de una base de recursos frgil. La consecuencia es la deforestacin, la erosin delsuelo, la desertificacin y una menor recarga de los acuferos. La degradacin de losrecursos es, por tanto, un factor cada vez mayor de riesgo para muchos hogares pobres.

    Los fenmenos meteorolgicos extremos y el cambio climtico pueden serconsiderados multiplicadores del riesgo en relacin con la degradacin de los recursosnaturales, pues agravan la fragilidad de la base de recursos naturales, en especial enentornos propensos a la degradacin y desertificacin, en zonas con un estrs hdricogeneralizado o intenso y all donde la pobreza menoscaba la capacidad de la poblacinrural pobre de adoptar las medidas preventivas necesarias. Son ya muchas las personasque sufren un aumento de la variabilidad del clima. Conforme aumente la temperatura,ser necesario modificar sistemas agrcolas enteros, en algunos casos de forma radical.Aunque la poblacin rural pobre se ver afectada por el cambio climtico en todas partes, algunos grupos tendrn que hacer frente a amenazas especficas (por ejemplo, lasmujeres por ser las principales productoras de alimentos y recolectoras de combustible yagua en la mayor parte de los pases en desarrollo, y los pueblos indgenas por su fuertedependencia de la base de recursos naturales). Las generaciones rurales de maanaresultarn especialmente afectadas en todas las regiones por el deterioro del entorno deriesgo resultante de los fenmenos combinados de la degradacin de los recursosnaturales y el cambio climtico.

    La variabilidad y los fenmenos climticos extremos son desde hace mucho tiempouna causa importante de inseguridad alimentaria relacionada con las catstrofes, quetambin afecta a la poblacin rural pobre. El cambio climtico est intensificando laescala e incidencia de fenmenos meteorolgicos extremos como las sequas,inundaciones y ciclones, que han aumentado significativamente durante los decenios de1990 y 2000 (grfico 9). Entre 1991 y 2005, este tipo de fenmenos y los corrimientos detierra provocados por las lluvias intensas en pendientes desprotegidas dejaron en lospases en desarrollo ms de 180000 muertos y un ingente nmero de personas afectadas

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 83

    Cambio de clima en Mongolia

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/video/mongolia.htm

  • de una u otra forma. Entre los principales damnificados cabe sealar a la poblacin ruralpobre que vive en lugares con fuertes pendientes, las personas de las tierras bajas quesuelen sufrir inundaciones y las que habitan en zonas semiridas aquejadas de sequas otemporales de viento. En los ltimos aos, Asia ha sido la regin ms afectada porcatstrofes relacionadas con el cambio climtico: en 2008 murieron en Asia ms de230000 personas, el 97% del total mundial.85

    El impacto econmico del cambio climtico puede ser de enorme envergadura. Por ejemplo, se prev que en Amrica Latina, si no se adoptan iniciativas decididas paramitigarlo, la regin podra sufrir prdidas que ascenderan al 137% de su PIB actual alterminar el siglo.86 En Asia Sudoriental, el impacto del cambio climtico, sobre todo enforma de fenmenos meteorolgicos extremos y sequas, habr reducido probablementeel PIB de los pases de la regin entre el 2,2% y el 6,7% anual cuando concluya el siglo87,y en Asia Meridional el incremento mnimo de temperaturas que se ha pronosticado, de 2C, podra traducirse en una disminucin permanente del PIB del 4% al 5%.88

    Esas prdidas econmicas influirn directamente en las oportunidades de la poblacinrural de salir de la pobreza. Sin embargo, el cambio climtico tambin tendrconsecuencias econmicas ms directas en la poblacin rural pobre, en especial porqueafectar a la base de recursos naturales de la agricultura. Hay un amplio consenso sobre elhecho de que la produccin agrcola disminuir probablemente en la mayor parte delmundo en desarrollo como resultado de la menor disponibilidad de agua, el aumento delas temperaturas, la incertidumbre o reduccin de los perodos de crecimiento, lareduccin de la tierra cultivable y la aparicin de nuevas pautas en lo que se refiere a lasplagas y enfermedades. Segn la hiptesis de trabajo para 2050 del IFPRI, disminuirn losrendimientos y los ingresos agrcolas, sobre todo en Asia Meridional. Las tasas demalnutricin sern mayores al disminuir la ingesta de caloras per cpita a nivelesanteriores al ao 2000 y el costo de adaptarse a esta situacin reducir los presupuestos

    Informe sobre la pobreza rural 201184

    GRFICO 9 Nmero de catstrofes naturales hidrometeorolgicas, 1970-2005

    200

    150

    100

    50

    0

    1970

    1971

    1972

    1973

    1974

    1975

    1976

    1977

    1978

    1979

    1980

    1981

    1982

    1983

    1984

    1985

    1986

    1987

    1988

    1989

    1990

    1991

    1992

    1993

    1994

    1995

    1996

    1997

    1998

    1999

    2000

    2001

    2002

    2003

    2004

    2005

    Corrimientos de tierra

    Sequas y catstrofes conexas

    Temporales de viento

    Inundaciones

    Fuente: Estrategia Internacional para la Reduccin de los Desastres.

  • pblicos para hacer otros gastos en polticas de desarrollo favorables a los pobres.89

    Aunque se cree que ser en Asia Meridional donde tendr mayor impacto en la agriculturala variacin de las temperaturas, el PMA prev que el 65% de las personas que sufrirnhambre por efecto del cambio climtico vivirn en frica.90

    En esas condiciones, cabe pensar que los conflictos por unos recursos de tierras y aguasescasos sern ms frecuentes en las comunidades rurales y entre ellas, e incluso entre lasnaciones.91 Se prev tambin que en algunas zonas el cambio climtico ocasionar eldesplazamiento de grandes grupos de poblacin. Por ejemplo, en Egipto, un aumento dela temperatura mundial de 3 4 grados podra provocar inundaciones en una superficiede 4500 km de tierras agrcolas en el Delta del Nilo y un aumento de un metro del niveldel mar, lo que pondra en peligro el 12% de las tierras agrcolas del pas y causara eldesplazamiento de 6 millones de personas.92 Muchas personas pobres del medio ruralemigrarn en busca de recursos u oportunidades, pero laemigracin podra ocasionar conflictos entre gruposdiferentes que competiran por el mismo recurso.

    La poblacin rural pobre ya est sufriendo el cambioclimtico y sus consecuencias. Los ecosistemas y labiodiversidad que sostienen la produccin agrcolaestn cambiando: por ejemplo, la escasez y variabilidadde las precipitaciones han reducido la capacidad deresistencia del ecosistema de la meseta de la zonaoriental de Marruecos; la tierra est gravementedegradada y la capacidad de carga de los pastizales nopuede seguir sosteniendo la demanda, cada vez mayor.Una infraestructura rural frgil (los caminos rurales, lossistemas de drenaje y de riego y las instalaciones dealmacenamiento y elaboracin) estar sometida a unapresin creciente, pero ya hay pases que estnsufriendo daos. En Viet Nam, por ejemplo, lasinundaciones ya han daado gravemente los sistemas de riego y otra infraestructuraagrcola, y en Mozambique han causado un gran deterioro de la red de caminos rurales.

    Tambin la produccin agrcola ha comenzado ya a resultar afectada: las comunidadeshan observado cambios en la duracin de las olas de calor y de fro y en sus pautas yprevisibilidad. Por ejemplo, en Mongolia, donde la temperatura media ha aumentado 1,8 C en los ltimos 60 aos, se est produciendo el deshielo de los glaciares de altamontaa y el permafrost se est degradando. La capa fretica est disminuyendo en lasregiones ridas y se han intensificado la degradacin y la desertificacin de la tierra a causade la escasez de agua y de precipitaciones. Ms perjudicial an es el hecho de que lospequeos productores agrcolas de todas las regiones tienen cada vez mayorincertidumbre sobre el momento en que comenzarn las primeras lluvias y si continuarndurante todo el perodo de crecimiento, o sobre si habr inundaciones durante el ao.93

    La poblacin rural pobre, y en particular los pequeos agricultores, necesita apoyo paraadaptarse a la variacin y el cambio climticos. Varias medidas pueden favorecer laadaptacin en la agricultura, como el manejo ms adecuado de unos recursos hdricosescasos, la mejora de la fertilidad y estructura del suelo y la introduccin de nuevos

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 85

    Verdaderamente, el clima ha cambiado.Antes, la estacin lluviosa era larga,pero ahora es muy corta. Los matorralesse secan y se queman todos los aos.La escasez de lluvia tambin tieneefectos en los frutales. Los mangos, por ejemplo, maduran todos a la vez yse echan a perder. Desde luego, soyconsciente de que el medio ambiente ha cambiado como consecuencia delcambio climtico.

    Oumar Didhiou,

    hombre, 22 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/oumar.htm

  • cultivos y variedades, razas y especies de animales. En el sur de Zimbabwe, por ejemplo,habida cuenta de la sucesin de sequas, actualmente se prefiere con gran diferencia elasno, mucho ms resistente como animal de tiro, a los bueyes. Muchos de estos elementosforman parte del programa de intensificacin agrcola sostenible que se describe en elCaptulo 5, y algunos de ellos pueden contribuir tambin a mitigar el cambio climtico. Elriesgo ms elevado en la agricultura puede inducir a algunas personas del medio rural abuscar oportunidades en la economa rural no agrcola; ayudarles en ese propsito formaparte del proceso de adaptacin (vase el Captulo 6).

    Adems de ayudar a los hogares rurales a adaptarse al cambio climtico en un entornocaracterizado por el proceso de deterioro de los recursos naturales, es necesario tambinreducir el impacto de las catstrofes sobre ellos. Una mejor preparacin, un sistema dealerta y mecanismos de respuesta adecuados son elementos de un enfoque ms general dela gestin del riesgo de catstrofes.94 Hay que adoptar distintas medidas como planes decontingencia para sequas, seguros vinculados con ndices meteorolgicos y mejoressistemas agrometeorolgicos de alerta, que tericamente tambin sirven para reforzar la capacidad individual y colectiva de la poblacin rural pobre para participar en lapreparacin para las catstrofes. Un ejemplo de la forma como puede hacerse esto es el Observatorio de Manila, que colabora con un proveedor nacional de serviciostelefnicos mviles para proporcionar pluvimetros telemtricos y telfonos en laszonas propensas a las catstrofes. De esta forma, los agricultores pueden transmitir por

    Informe sobre la pobreza rural 201186

    Ahora llueve menos que antes. Antes laestacin lluviosa era lo bastante largacomo para poder cultivar sucesivamentemijo, sorgo, man y arroz. En cambio, hoy la lluvia cesa casi en el momento enque comienzas a labrar la tierra.

    Bakary Didhiou,

    hombre, 60 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bakary.htm

  • telfono los datos del pluvimetro al Observatorio, que a su vez puede utilizar lostelfonos para alertar a los campesinos.95 En Bangladesh, el FIDA coopera con el gobiernoapoyando la construccin de terraplenes, plderes, refugios contra los ciclones y killas(tierras elevadas a las que se puede trasladar el ganado cuando sobreviene unainundacin). En todo el mundo se pueden encontrar ejemplos de municipios rurales,asociaciones comunitarias y otras organizaciones que trabajan conjuntamente en elfortalecimiento de la capacidad de preparacin para las catstrofes.

    En trminos generales, mitigar y gestionar mejor los riesgos relacionados con lavariacin y el cambio climticos en un contexto de degradacin y escasez creciente derecursos naturales requiere cuatro tipos de medidas. Ante todo hay que integrar la gestin del riesgo como elemento bsico de las polticas sectoriales (especialmente en laagricultura, vase el Captulo 5). En segundo lugar, el proceso de adopcin de decisionesdebe estar bien fundamentado y tener en cuenta los datos cientficos, el conocimiento ylas experiencias de la poblacin rural y las mejores prcticas para dar respuesta a estosproblemas. En tercer lugar, es necesario mejorar el entorno global de las zonas rurales paraque est menos expuesto al riesgo y sea ms resistente a las conmociones relacionadas conel clima. En cuarto lugar, es preciso fortalecer la capacidad individual y colectiva de lapoblacin rural y de las instituciones del gobierno local para que puedan aumentar lacapacidad de resistencia de los sistemas locales de produccin y prepararse mejor para lascrisis y para responder a ellas cuando sobrevengan.

    Inseguridad de la tenencia de la tierra. Para loscentenares de millones de personas de las zonas ruralesque dependen de la agricultura, la produccin ganaderao la silvicultura, es esencial disfrutar de un acceso seguroa la tierra productiva, incluyendo el agua y otros recursosnaturales que pueda haber en esa tierra. Un accesoinsuficiente y una tenencia insegura son factores clave deriesgo que inciden directamente en la disposicin ycapacidad de las personas para invertir, en sus prcticasagrcolas as como en la productividad y sostenibilidadde esas prcticas.

    La privacin a los pequeos productores agrcolas,pastores, pueblos indgenas y otras comunidades ruralesdel derecho a poseer tierra ha sido durante muchos siglosun proceso constante. Sin embargo, la atraccin quesuscita recientemente la agricultura como consecuenciadel aumento de los precios de los productos bsicos y delas subvenciones para la produccin de biocombustibleest provocando un crecimiento de la demanda nacionaly transnacional de tierras agrcolas, lo que planteanuevos riesgos a la poblacin rural pobre. La demandacreciente de tierra por parte de otros sectores como elturismo, la minera, la explotacin de madera y elsecuestro de carbono no hace sino agravar el problema.Se desconoce la cantidad de superficie de tierras objeto

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 87

    No utilizamos adecuadamente los

    bosques pues talamos rboles y

    quemamos madera todos los das;

    estamos destruyendo la naturaleza

    Qu futuro podemos esperar as?

    Dentro de algunos aos no tendremos

    aire para respirar ni agua para beber, y

    ya sabemos que sin agua todo morir

    El cambio climtico lo estn produciendo

    nuestras actividades, lo estamos

    provocando y el tiempo ya no es como

    antes; ahora sale el sol y llueve

    alternativamente y las estaciones no se

    siguen de manera ordenada, y as los

    cultivos se echan a perder En primer

    lugar, deberamos tener alguna

    orientacin de manera que la gente

    tomara conciencia de los daos.

    La gente debera saber qu puede hacer

    y luego fijar objetivos y cumplirlos;

    por ejemplo, podramos plantar

    vegetales y reforestar.

    Eliany Portocarrero Novoa,

    mujer, 15 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/eliany.htm

  • de negociacin para su compra o arrendamiento por inversores extranjeros, aunque losdatos preliminares la cifran en 15 a 20 millones de hectreas.96 La mayor parte de esastierras se encuentra en frica, Amrica Latina y algunas zonas de Asia. Los datos que se vanconociendo indican que muchos de esos tratos con tierras de los que se ha hablado no se han materializado y que en muchos de los casos en que se han concretado solamenteuna pequea parte de la tierra adquirida (en algunos casos menos del 10%) se ha puesto en explotacin. Por otra parte, la investigacin que se ha realizado hasta la fecha se ha centrado en las adquisiciones de lotes de ms de 1000 hectreas o incluso de 5 000 hectreas, de manera que se ha dejado de lado un gran nmero de adquisiciones deextensiones ms reducidas de tierra. La investigacin se ha centrado tambin en lasadquisiciones de tierras por extranjeros, a pesar de que en algunos pases las comprasrealizadas por inversores nacionales han contribuido ms a la concentracin de la tierra yel aumento de las desigualdades.

    Informe sobre la pobreza rural 201188

    RECUADRO 3 Fomento de la buena gobernanza de la tierra y de la inversin responsable en la agricultura

    Dos iniciativas internacionales recientes tienen porobjeto fomentar la buena gobernanza de la tierra y la inversin responsable en la agricultura. Laprimera es el proceso de elaboracin de Directricesvoluntarias para la gobernanza responsable de latenencia de la tierra y otros recursos naturales.Estas directrices, iniciadas y facilitadas por la FAO,con el apoyo de un amplio nmero de colectivosinteresados, como el FIDA, pretenden ser de utilidad para los gobiernos, las organizacionesinternacionales dedicadas al desarrollo y otraspartes interesadas. El proceso de elaboracin de las directrices est bastante avanzado y seespera que sean ratificadas por representantes delos gobiernos en 2011. La segunda iniciativa es elproceso de elaboracin de los Principios para lainversin responsable en la agricultura, que facilitanel Banco Mundial, la FAO, el FIDA y la UNCTAD. Se ha preparado ya un proyecto de principios y sehan comenzado a mantener consultas preliminares.Como en el caso de las directrices, estos principiospretenden servir de orientacin y marco para el dilogo entre inversores privados, gobiernos,organizaciones intergubernamentales yorganizaciones de la sociedad civil. Podranconvertirse en un marco comn de referencia, pero no est previsto someterlos a la aprobacinformal de los gobiernos u otros organismos.

    Ambas iniciativas han pretendido abordar diversascuestiones relacionadas con la gobernanza de la

    tierra y las inversiones, entre ellas la cuestinfundamental de las adquisiciones de tierra en granescala por extranjeros en los pases en desarrollo, la necesidad de proteger los derechos de lascomunidades rurales contra distintas formas deapropiaciones indebidas de tierras, y otros asuntoscomo la corrupcin, la transparencia, la rendicin de cuentas de la gobernanza de la tierra y laasequibilidad del acceso a la tierra. Las dosiniciativas sostienen que la inversin responsable en la agricultura consiste en fomentar la agriculturasostenible, reducir la pobreza y atender lasnecesidades de alimentos en todo el mundo, en particular las de los pobres de las zonas ruralesde los pases en desarrollo.

    Aunque son de naturaleza diferente, ambasiniciativas reconocen la dificultad y lentitud delproceso de negociacin de una reglamentacininternacional obligatoria sobre la gobernanza de latierra, as como la dificultad de hacerla cumplir enmuchas ocasiones. Es posible establecer marcosvoluntarios con una mayor participacin de mltiplesinteresados en un espacio de tiempo relativamentecorto y, es de esperar, con un contenido de mayorpeso. Aunque ni dichas directrices ni dichosprincipios son de obligado cumplimiento, puedenmovilizar apoyo contra las malas prcticas y a favorde las buenas prcticas. Tambin pueden basarseen los tratados, leyes y cdigos existentes para suaplicacin, o referirse a ellos.

  • Hay poca informacin todava acerca del impacto positivo o negativo de losacuerdos de venta o arrendamiento de tierras sobre los medios de sustento de lascomunidades rurales. Muchos de esos acuerdos contienen promesas de inversinfinanciera, empleo, transferencia de tecnologa y generacin de ingresos, pero no haydatos que permitan saber si se han cumplido. La investigacin inicial indica que almenos en el caso de algunas adquisiciones en gran escala (por ejemplo, para establecerplantaciones de monocultivos en algunas zonas) no se han cumplido las expectativas y han tenido un impacto negativo, pero tambin hay pruebas de que el impacto dealgunas de las inversiones extranjeras realizadas en el sector agrcola (generalmenteacuerdos de menor envergadura que no incluyen forzosamente la adquisicin de tierras)ha sido positivo. El balance de los beneficios y los costos para la poblacin rural pobredepende de los detalles de los acuerdos sobre la tierra. Sin embargo, muchos de losarrendamientos a largo plazo negociados recientemente en frica entre Estados yempresas extranjeras, incluyendo fondos soberanos, son muy poco concretos respecto deuna serie de cuestiones bsicas como en qu forma beneficiarn las inversiones a lostitulares de los derechos de uso de la tierra a nivel local, as como a las comunidadeslocales ms en general.97 En el recuadro 3 se describendos iniciativas recientes encaminadas a promover labuena gobernanza de la tierra y la inversin responsableen la agricultura.

    En muchos pases, el valor creciente de la tierra estdando lugar a la concentracin de propiedades en manosde unos pocos. Por ejemplo, en el Per ahora sonmayores las disparidades en la propiedad de la tierra queantes de la reforma agraria de mediados del decenio de1970.98 Con el crecimiento demogrfico, esto hace quehaya menos tierra para los productores de alimentos ycontribuye a la fragmentacin de las fincas entre quienesms dependen de la tierra para su supervivencia. En talescircunstancias, agravadas por la degradacin de la tierraen muchas zonas, aumenta el riesgo de que las fincasexistentes no produzcan lo suficiente, e incluso de que haya quien se quede sin ningunatierra. La fragmentacin se ha traducido en una rpida disminucin del tamao medio delas pequeas explotaciones durante los ltimos 50 aos: en la India, por ejemplo, eltamao medio disminuy de 2,6 hectreas en 1960 a 1,4 hectreas en 2000 y siguereducindose. En Bangladesh, Filipinas y Tailandia, el tamao medio de las fincas se hareducido y la falta total de tierras ha aumentado en los ltimos 20 aos. En Camboya, loscampesinos sin tierra pasaron del 13% en 1997 al 20% en 2004. Del mismo modo, enfrica Oriental y Meridional, la tierra cultivada per cpita ha disminuido a la mitad en eltranscurso de la ltima generacin y en un cierto nmero de pases la superficie mediacultivada es actualmente inferior a 0,3 hectreas per cpita.99 En algunos pases, las explotaciones son tan pequeas que sus ocupantes se ven obligados a dedicarse a la agricultura a tiempo parcial y tratar de obtener ingresos en otras actividades o, cuandolo permiten las oportunidades de mercado, adoptar sistemas de produccin msintensivos, comercializados.

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 89

    Hace 20 aos, el agricultor ms rico de esta aldea era propietario de unos 40 acres [de tierra]. Hoy se considera ricos a los que poseen ms de unacre La superficie agrcola se hareducido considerablemente porque seconstruyen casas y la aldea ya no es suficientemente grande para acogera ese nmero cada vez mayor de personas.

    Ibrahiem Abo Zeid,

    hombre, 55 aos, Egipto

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htm

  • La legislacin agraria (y su aplicacin) ha obtenido resultados desiguales en laproteccin de los intereses de la poblacin pobre y, por ende, en la reduccin de losriesgos de desposesin de la tierra o de su fragmentacin. Las reformas agrarias han sidopositivas para la poblacin rural pobre cuando se han caracterizado por la existencia deun sistema slido de rendicin de cuentas local, la debida atencin a los derechos de usosecundarios y el apoyo a la poblacin rural pobre (tanto hombres como mujeres) paraque puedan acceder a activos complementarios, a servicios y oportunidades productivas,as como a los mercados.100 Las reformas han sido raras en los ltimos decenios. En cambio, el fortalecimiento de los sistemas comunitarios de tenencia puede ser msbeneficioso para los hogares y las personas pobres101, pero para ello es necesario llegar aacuerdos sobre la distribucin de responsabilidades y los contrapesos en la gobernanza dela tierra entre las comunidades, las autoridades locales y el gobierno. Pueden plantearseobstculos para lograrlos, como la disposicin del Gobierno a delegar el poder sobre losasuntos de la tierra, o como la capacidad y representatividad de las autoridades yorganizaciones locales.102

    Como se ha sealado, el acceso desigual e inseguro a la tierra y su control tanto enel marco de leyes estatales como, aunque en forma diferente, de diversas institucionesconsuetudinarias es una de las formas en que las mujeres pobres del mundo rural estncon mayor frecuencia desfavorecidas. En numerosos pases, los movimientos de mujeresse han organizado en torno a cuestiones relacionadas con el acceso a la tierra y el agua ylos derechos conexos, y han hecho campaas al respecto. Pases como Bangladesh yUganda han intentado tambin aplicar polticas sobre la tierra o la herencia quefavorezcan la igualdad entre hombres y mujeres. En Ghana, Mozambique, Zimbabwe yotros pases se ha aprobado una legislacin progresista, pero el acceso insuficiente de lasmujeres a la informacin, su escasa representacin en los organismos decisorios locales,

    Informe sobre la pobreza rural 201190

    GRFICO 10 Tendencias en el tamao de las explotacionesTamao medio de las explotaciones, hectreas

    0

    1

    2

    3

    4

    5

    6

    R.D. Congo 1970

    R.D. Congo 1990

    Etiopa 1977

    Etiopa 1989-1992

    Etiopa 2001-2002

    China 1980

    China 1990

    China 1999

    Filipinas 1971

    Filipinas 1991

    Indonesia 1973

    Indonesia 1993

    India 1971

    India 1991

    India 1995-1996

    Nepal 1992

    Nepal 2002

    Pakistn 1971-1973

    Pakistn 1989

    Pakistn 2000

    Fuentes: Censo Agropecuario Mundial: resultados principales por pases en la siguiente direccin:http://www.fao.org/economic/ess/world-census-of-agriculture/main-results-by-country/en/. Los datos referentes a China proceden de Fan y Chan-Kang (2003).

  • su falta de acceso a activos complementarios y al capitalnecesarios para hacer un uso productivo de la propiedadde la tierra o del acceso independiente a ella, y laresistencia social dificultan su aplicacin en muchasocasiones. Los resultados de este tipo de reformasagrarias son muy negativos por el momento, conalgunas excepciones entre las que cabe destacar a China.

    La experiencia indica que es necesario conceder msatencin al empoderamiento poltico y jurdico de lamujer para llevar a buen puerto la buena legislacinexistente. Adems, los enfoques colectivos han sidoeficaces en algunos casos para mejorar el acceso de las mujeres a los activos de tierra yhacer posible que consigan derechos seguros sobre ellos, as como para fortalecer sucapacidad para utilizar de forma productiva esos derechos. Por ejemplo, en Nepal, unainiciativa de actividad forestal en rgimen de arrendamiento financiada por el FIDAhace posible que grupos de hogares pobres principalmente las mujeres reciban enrgimen de arrendamiento de 40 aos de duracin tierras forestales pblicas degradadaspara regenerarlas y poder conseguir ms ingresos. Esto ha supuesto para las mujerespobres de las zonas rurales la oportunidad de registrar tierra a su nombre y de participarms activamente en el manejo de los bosques locales y en la gobernanza local, ms en general.

    Presin creciente sobre los recursos de propiedad comn. Los recursos de propiedadcomn bosques, tierras de pasto, pesca y masas de agua tienen una importanciafundamental para los pobres de muchas partes del mundo. Proporcionan ingresos y unadiversidad de productos, y son una fuente importante de alimentos, especialmente en losmomentos de fuerte reduccin de la produccin agrcola. Algunos recursos de propiedadcomn son la base de ciertos tipos de subsistencia rural, como las tierras de pasto para elpastoreo. Desde hace algunos decenios, estos recursos estn sometidos a una presin cadavez mayor en todo el mundo. En algunos casos, las instituciones de gobierno creadas paragestionarlos no tienen capacidad para ocuparse con eficacia de un nmero o diversidadcreciente de usuarios y regular el uso de los recursos, y ello puede dar lugar a lasobreexplotacin, la degradacin o los conflictos entre distintos usuarios. En otros casos,la cada vez mayor escasez o valor de determinados recursos ha conducido a suprivatizacin. Por ejemplo, los pueblos indgenas de muchas zonas que viven de losrecursos forestales han visto su base de activos comunes amenazada y reducida por laexplotacin maderera privada, el desmonte de tierras para establecer plantaciones o lasexplotaciones ganaderas en gran escala. El cambio climtico y sus efectos lastemperaturas ms altas y las precipitaciones ms reducidas o ms inciertas menoscabanan ms la base de recursos naturales. El resultado es que estos recursos estndisminuyendo en todo el mundo en desarrollo y gran parte de los que subsisten estnsobreexplotados y degradados.103 Esto no slo plantea nuevos riesgos a la poblacin ruralpobre que depende de ellos, sino que socava su capacidad de utilizarlos para hacer frentea otros riesgos y conmociones.

    El caso de la pesca ilustra perfectamente los retos que hay que afrontar actualmente.La pesca tiene una gran importancia para la seguridad alimentaria de un elevado nmero

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 91

    Mi marido tena algo de tierra que le diosu padre cuando se cas conmigo, peroen la tradicin Jola slo los hombresheredan la tierra. Las hijas y las viudasno pueden heredarla. Por eso, cuandomuri mi marido, sus parcelas seredistribuyeron entre sus hermanos.

    Bintou Sambou,

    mujer, 45 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htm

  • de hogares rurales pobres, as como para otros tipos de hogares. En frica Subsahariana,por ejemplo, proporciona aproximadamente el 20% de la ingesta total de protenas deorigen animal de la poblacin.104 Para un sector importante de la poblacin rural pobrela pesca de agua dulce y la acuicultura constituyen la principal estrategia de subsistencia.Por el nmero de personas que se dedican a ella, la pesca en pequea escala y/o desubsistencia es la actividad pesquera predominante.105 En ocasiones, la pescacomplementa otras estrategias de subsistencia: por ejemplo, un estudio revel quealrededor de 40 millones de agricultores tambin practicaban la pesca en la cuenca del Bajo Mekong, en Asia Sudoriental.106 Como los pescadores pueden obtener dinero

    en efectivo durante todo el ao mediante la venta de pescado, algunos dicen de la pesca que es un bancoen el agua para las poblaciones rurales que no tienen acceso a los sistemas financieros formales.107

    Sin embargo, la actividad pesquera est amenazada porel nivel insostenible de capturas, la degradacin delhbitat, la sedimentacin creciente, la interferencia de laconstruccin con los cursos de agua y los derechos deacceso inseguros o no equitativos. Probablemente, elcambio climtico plantear nuevas amenazas; afectar ala distribucin de la pesca y la estacionalidad de losprocesos biolgicos, y har disminuir la disponibilidadde pescado para la alimentacin.

    Una de las formas como se ha dado recientementerespuesta a la crisis de la pesca (y de otros recursos depropiedad comn) es la gestin conjunta, en virtud de lacual se atribuyen al gobierno y a los usuarios de losrecursos locales derechos y funciones especficos en elproceso de adopcin de decisiones y en las tareas deseguimiento. Tambin pueden participar ONG y empresaslocales. El xito del sistema de gestin conjunta requiereun proceso de negociacin poltica e institucional ycambios complejos. Los sistemas ms eficaces de gestinconjunta respetan las instituciones locales existentes ytrabajan a travs de ellas, creando al mismo tiemporganos legtimos y representativos que den respuesta alas necesidades de la poblacin pobre.108 Tambinproporcionan incentivos econmicos bien definidos einmediatos a los grupos que participan y garantizan el

    reparto equitativo de los costos y los beneficios. Los procesos de gestin conjunta exigentambin abordar las cuestiones del poder y la marginacin. Pueden beneficiar a lapoblacin rural pobre mediante la mejora de su acceso a los recursos y al procesodecisorio, lo cual permite reducir los riesgos relacionados con la mala gobernanza de losrecursos de propiedad comn. Sin embargo, para asegurar su influencia en el proceso deadopcin de decisiones, los pobres de las zonas rurales tienen que estar bien organizadosy representados y ser conscientes de las cuestiones e intereses que estn en juego.109

    Informe sobre la pobreza rural 201192

    Que asista a la escuela es positivo, pero al mismo tiempo debe aprender apescar para tener un medio de vida enlos momentos difciles. Los das en losque no tenga que ir a la escuela estaraqu aprendindolo y llegar a ser buenoen ambas cosas. Lo primero sera lapesca, aunque no hay que dejar de ladola agricultura Pero tiene que ser unexperto en la pesca, pues cuando nolleguen las lluvias y no haya nada paracomer, podr ir al mar a coger algunoserizos y capturar algn pescado, y as no tendr hambre ese da.

    Manantane Babay,

    hombre, 19 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htm

  • Hay otros enfoques, adems de la gestin conjunta, para fortalecer la gobernanzalocal de los recursos de propiedad comn, como la silvicultura comunitaria, el manejode los pastizales con la participacin de mltiples partes interesadas y otros. En el casode la silvicultura comunitaria, por ejemplo, los derechos y obligaciones en el manejo yproteccin de los recursos forestales pasan de los organismos estatales competentes agrupos comunitarios, que gozan de reconocimiento legal y desarrollan sus actividades enun marco jurdico bien definido. En algunos pases, este enfoque ha sido de importanciafundamental para conseguir un mayor reconocimiento de los derechos territoriales delos pueblos indgenas y tribales. En los ltimos aos, los sistemas comunitarios demanejo de los pastizales tambin han sido objeto de numerosas innovaciones y hanrecibido apoyo pblico, con miras a afrontar los riesgos relacionados con la degradacinde los recursos naturales, el estrs hdrico, los conflictos y la adaptacin al cambioclimtico (vase el recuadro 4). En esos contextos, para que los hogares pobres participenen un mejor manejo de los recursos naturales tambin son importantes los incentivoseconmicos bien definidos (por ejemplo a travs de servicios veterinarios y demejoramiento gentico mejorados) y un cambio institucional hacia un sistema degobernanza ms incluyente.

    Se est tomando cada vez ms conciencia de que algunos tipos de recursos depropiedad comn pueden prestar importantes servicios ambientales. Hay diversosplanes, en rpida expansin, de fijar pagos por servicios ambientales como las funcionesde biodiversidad, el secuestro de carbono, la belleza de los paisajes y las funciones de las

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 93

    RECUADRO 4 Manejo comunitario de pastizales en Marruecos

    En 1995, ms del 12% de las tierras de pasto deMarruecos estaban degradadas y se lleg a laconclusin de que, si no se solucionaba, eseproblema pondra en peligro los medios desubsistencia de millones de hogares pastorales. Fue enese contexto en el que se puso en marcha un proyectofinanciado por el FIDA en Marruecos oriental paradesarrollar un sistema de manejo comunitario de lospastizales en una zona que abarcaba cuatro comunascon una extensin de tres millones de hectreas y unapoblacin de alrededor de 58 000 habitantes. Elproyecto se basaba en cinco principios: a) tomar lascomunas rurales y la filiacin tribal como base para lacreacin de cooperativas; b) reorganizar lasinstituciones tribales convirtindolas en cooperativasde gestin del pastoreo responsables de decidir lasopciones de tecnologa y manejar sus recursos; c) exigir a los miembros de las tribus que adquiriesenacciones sociales en las cooperativas para poderacceder a sus servicios y a los pastizales

    mejorados; d) apoyar la movilidad pastoral mediantenuevos sistemas flexibles de manejo del ganado; y e) poner en marcha procesos de adopcin dedecisiones por consenso. Durante el perodo deejecucin del proyecto se crearon 44 cooperativasque agrupaban a 9 000 hogares de 15 comunasrurales. El proyecto tuvo un impacto positivo en elmedio ambiente, al aumentar la materia seca de 150 a 800 kilogramos por hectrea; en el sistemapastoral nmada, al reducir la trashumancia adistancias ms cortas; y en la sanidad animal, debidoa la prestacin de servicios sanitarios y veterinarios.De importancia trascendental fue el hecho de que lasinstituciones tcnicas del Gobierno apoyaran unproceso que supuso para ellas un menor controlsobre el desarrollo de los pastizales. En la actualidad,en todas las iniciativas de desarrollo de pastizales enMarruecos se est aplicando este enfoque, que estnadoptando tambin otros pases de la regin.

    Fuente: FIDA, IFPRI e ICARDA (2004).

  • cuencas hidrogrficas; recursos de propiedad comn como los bosques y las tierras depasto pueden hacer una importante contribucin a este respecto. La participacin en esosplanes puede reforzar la capacidad de las comunidades para gestionar los riesgosrelacionados con los cambios ambientales incluyendo el cambio climtico medianteuna mejor adaptacin y prcticas ms resistentes. Sin embargo, como se ver en el Captulo 5,para que la poblacin rural pobre participe en esos planes es necesario aliviar algunos delos problemas a los que se enfrentan, especialmente garantizando sus derechos sobre latierra y fortaleciendo su capacidad.

    Riesgos relacionados con el mercado: la inestabilidad de los precios de los alimentosLa inestabilidad de los precios de los alimentos crea un entorno de riesgo muy elevado paralos hombres y mujeres del medio rural, tanto en su calidad de productores como deconsumidores. No es un fenmeno nuevo en los pases en desarrollo. En efecto, en lospases pobres con dficit de alimentos, especialmente, las fuertes fluctuaciones estacionaleso anuales de los precios y la escasez en determinados perodos del ao siguen siendocaractersticas de la vida rural; tambin las fluctuaciones interanuales de los precios puedenser acusadas. En pases en los que la infraestructura es frgil y los costos del transporteinterno elevados, los precios internos pueden estar sujetos a una variacin sustancial. Porconsiguiente, la inestabilidad de los precios es en parte estructural, pero tambin esconsecuencia de la interrelacin entre factores mundiales y nacionales. La combinacin deprcticas comerciales internacionales asociada con la naturaleza abierta del Acuerdo sobrela Agricultura de la Organizacin Mundial del Comercio y de algunos protocoloscomerciales bilaterales y regionales, as como las polticas agrcolas internas de los pases dela OCDE, son desde hace tiempo un obstculo para el desarrollo. No slo han limitado el

    Informe sobre la pobreza rural 201194

    GRFICO 11 ndice de precios de los alimentos de la FAO(2002-2004 = 100)

    E F M A M J J A S O N D

    2010

    2009

    2008

    2007

    2006

    0

    140

    170

    200

    230

    Fuente: http://www.fao.org/worldfoodsituation/FoodPricesIndiax/en/.

    http://www.fao.org/worldfoodsituation/FoodPricesIndex/en/

  • acceso de los pases en desarrollo a los mercados de los pases ricos, sino que han agravadola inestabilidad de los precios en los mercados nacionales y han restringido el margen deactuacin de las economas pobres en la definicin de las polticas. De especial inters a este respecto son los aumentos sbitos de las importaciones de productos alimenticiosy agrcolas en los pases en desarrollo (lo que se define como un aumento del 30% de las importaciones con respecto a la cuanta media de las importaciones de los tres aos anteriores).110

    Un estudio de la FAO sobre 102 pases en desarrollo revel que en un perodo de 23 aos se haban registrado ms de 7000 aumentos sbitos de las importaciones.111 Cabecitar a ttulo de ejemplo los casos del arroz, los productos avcolas y la pasta de tomate enGhana, las cebollas y el arroz en Filipinas, las papas y los productos lcteos en Sri Lanka,los productos avcolas y las cebollas en Jamaica, las semillas oleaginosas en la India y lasoja y el algodn en Mxico. No siempre se pueden atribuir esos aumentos de lasimportaciones a las polticas comerciales: aunque la reduccin de los obstculos alcomercio y otras medidas de liberalizacin adoptadas en los pases en desarrollo tienen suimportancia, hay otros muchos factores que tambin influyen, como las fluctuacionescambiarias, la eliminacin del apoyo a un sector, la insuficiencia de la produccinnacional, la ayuda alimentaria y las polticas agrcolas de otros pases (las subvenciones a la produccin y a la exportacin y las polticas de reduccin de existencias). Las consecuencias para los productores de los pases en desarrollo en forma de descensode los precios o prdida de mercados pueden ser dramticas. Tambin en este sentidopueden citarse algunos ejemplos: en Burkina Faso y el Senegal el aumento exponencial delas importaciones de pasta de tomate en el decenio de 1990 (procedentes en gran parte dela UE) provoc un descenso de la produccin nacional del 50%; en Chile, el aumento del300% de las importaciones de aceites vegetales dio lugar a una disminucin de laproduccin nacional del 50%; y en Jamaica la duplicacin de las importaciones dio comoresultado la reduccin en dos tercios de la produccin nacional.

    En contraposicin, la crisis mundial de los precios de los alimentos de 2006-2008 fueacompaada de aumentos muy fuertes de los precios de los productos bsicos. Amediados de 2008, los precios del maz y el trigo se haban duplicado con creces conrespecto a los de 2006, y los precios del arroz se triplicaron en menos de un ao.112 Losaumentos se debieron en parte a varios factores relacionados con la oferta y la demanda(la expansin de la produccin de biocombustible, las sequas, los precios del petrleo,el aumento de la demanda mundial y la escasez de existencias en el mundo). Tambininfluy la especulacin, aunque probablemente otra parte del aumento de los precios fueconsecuencia de las polticas nacionales, en particular, las restricciones a la exportacinimpuestas por los pases exportadores y los sbitos aumentos de la demanda en lospases importadores.

    El impacto de la crisis en la poblacin rural pobre vari considerablemente segn elpas, el lugar y su posicin en el mercado como vendedores o compradores. Tambininfluy la dieta, y en los pases en los que esta era ms diversificada y dependa menos delarroz, el maz o el trigo, la poblacin result menos afectada. Varias encuestas hanconfirmado que los hogares rurales pobres sufrieron problemas a causa de los aumentosde precios: como consumidores netos de alimentos, sufrieron en carne propia los precioselevados de los productos alimenticios. Entre tanto, dado que en muchos pases los

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 95

  • elevados precios mundiales apenas repercutieron en los mercados de productosnacionales, los hogares rurales pobres corrieron tambin el riesgo de ser afectadosnegativamente como productores.113 Los precios de los insumos especialmente losabonos fosfatados y el combustible tambin subieron rpidamente, reduciendo losmrgenes de beneficios de los agricultores e impulsando a muchos de ellos a adoptarsistemas de produccin menos dependientes de los insumos adquiridos. Al mismotiempo, los hogares rurales de algunos pases de Asia, como Viet Nam y Pakistn, fueronbeneficiados en conjunto por el aumento de los precios. Sin embargo, en todas partes, losquintiles inferiores de las zonas rurales y sobre todo las personas carentes de tierrafiguraron entre los sectores ms afectados.114 Por otra parte, incluso en los casos en quesubieron los precios de los productos en la explotacin, su posterior e igualmenterpido descenso dej a los agricultores sin posibilidad de responder a las nuevascondiciones del mercado. Por ejemplo, una encuesta realizada entre agricultores de laregin de Oriente Medio y frica del Norte revel que ms del 60% esperaba aumentar lasuperficie dedicada al cultivo de cereales si los precios permanecan en los niveles decomienzos de 2008, pero la brusca cada de los precios provoc una situacin deincertidumbre y complic la decisin de los agricultores.115

    La reaccin de los gobiernos a los aumentos de los precios de los alimentos no fueuniforme. Adoptaron decisiones distintas como la prohibicin de las exportaciones; la gestiny liberacin de existencias pblicas; las medidas de control de los precios y antiespeculativas;y la creacin de redes de seguridad, con la subvencin de las ventas de productos alimenticiosy la adopcin de programas de transferencia de efectivo y alimentos. Aunque toda estaactuacin se orient principalmente a los pobres de las zonas urbanas, muchos pasestambin adoptaron medidas de apoyo a la produccin (por ejemplo, subvenciones a losinsumos agrcolas y distribucin pblica de los mismos; subvenciones al combustibleutilizado en el riego; precios mnimos garantizados para los productores; compras pblicaspara la distribucin de alimentos, ventas subvencionadas y constitucin de existenciasnacionales; apoyo al crdito y cancelacin de la deuda de los agricultores; apoyo a la gestinde la cadena de valor y a la informacin sobre el mercado; y apoyo a la infraestructura de riegoy almacenamiento).116 Este tipo de medidas ha contado con el respaldo de donantes yorganismos de desarrollo internacionales como el FIDA, que se apresuraron a aportar recursospara respaldar la produccin agrcola en los pases afectados por el aumento de los precios.

    Es una opinin generalizada que la inestabilidad de los precios ser duradera, tanto en losmercados internacionales como en los pases en desarrollo,117 por lo cual es esencial para lapoblacin rural pobre aprender a afrontarla. Como se ha dicho, la funcin que puede cumplirla poltica pblica para promover la produccin y estabilizar los mercados de alimentosdespierta un inters creciente, en parte gracias a las experiencias satisfactorias en algunospases en los que las polticas e instituciones pblicas han desempeado un papel activo. EnIndonesia, la actuacin de la Oficina Nacional de Asuntos Logsticos (BULOG), controladapor el Gobierno, en la defensa de un precio mnimo para el arroz se ha mencionado comofactor fundamental del aumento de la produccin de arroz entre los decenios de 1960 y1980 y del crecimiento econmico.118 Tambin en Viet Nam los precios mnimos para losproductores fueron clave para crear un entorno de bajo riesgo en el que pudieran invertir lospequeos productores agrcolas en la tarea de aumentar la produccin, as como para hacerposible que el pas se convirtiera en uno de los mayores exportadores de arroz del mundo.

    Informe sobre la pobreza rural 201196

  • Ms recientemente, en Malawi, el programa de subvenciones a los insumos agrcolas ha sidoconsiderado la avanzadilla de una nueva generacin de subvenciones inteligentes en granescala a la agricultura, y aunque en la aplicacin del programa han surgido algunosproblemas, la cosecha de maz de Malawi de 2006 alcanz un nivel sin precedentes; al aosiguiente, volvi a aumentar casi un tercio.119 Algunos gobiernos han adoptado en losltimos aos medidas para reducir los riesgos que plantean las importaciones para losagricultores: en Guinea, por ejemplo, el Gobierno estableci una significativa prohibicin deimportar papas durante la campaa nacional de comercializacin; levant la prohibicinseis aos ms tarde, cuando la produccin de papas haba alcanzado 2 400 toneladas,habiendo partido de solamente 15-20 toneladas en 1991, y los productores nacionalesestaban en disposicin de hacer frente a la competencia exterior.120 En Honduras, elGobierno comenz en 1999 a imponer una serie de normas para las compras con lafinalidad de regular las importaciones de arroz, y se considera que esta medida ha permitidoque aumente la produccin interna y que el sector nacional sea competitivo.121

    Todas estas son polticas focalizadas, formuladas a nivel nacional, para abordarprioridades de poltica concretas, y elaboradas con arreglo a las capacidades institucionalesnacionales. Sin embargo, hay tambin muchos ejemplos de intervenciones desacertadas delos gobiernos en el sector, cuyo resultado ha sido una carga fiscal cada vez mayor,desincentivos para los pequeos agricultores como consecuencia de precios administradosbajos y pagos tardos, y como el caso de la crisis alimentaria de 2006-2008 tensionesentre la resolucin de problemas internos y elagravamiento de la inestabilidad del mercado mundial.En ltima instancia, no obstante, hay muy pocos pasesen el mundo, o ninguno, en los que la poltica pblica noapoye de alguna forma la produccin agrcola. En lospases de la OCDE la concesin de subvenciones a losprecios para los productores agrcolas est generalizada,lo que, junto con el sistema mundial de comercio actual, no resulta muy beneficioso para los pequeosproductores agrcolas de los pases en desarrollo. Bien alcontrario, todo ello aumenta los riesgos y la incertidumbrede los agricultores, restringe su acceso a los mercadosmundiales y reduce los precios que pueden percibir.

    En esas circunstancias, las polticas pblicasdestinadas a crear un entorno de mercado estable paralos pequeos productores agrcolas pueden ser unimportante conjunto de instrumentos para que losgobiernos de los pases en desarrollo estimulen laproduccin de alimentos y reduzcan la pobreza rural. Lacuestin no es si los gobiernos deberan o no interveniren los mercados de alimentos, sino asegurar que laspolticas e intervenciones sean sostenibles y apropiadaspara reducir el riesgo y promover la inversin en lasgranjas, y que contribuyan eficazmente a ello. Por eso espreciso identificarlas caso por caso, deben responder a

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 97

    Algunos campesinos han abandonadosus mejores tierras. Algunas veces,despus de labrar no puedes volver a tutierra para cosechar porque est llena deminas o existe el riesgo de tener un malencuentro. La inseguridad impidedesarrollar algunas actividades como laganadera, pues el ganado lo roban o sepierde porque no es posible adentrarseen el bosque para buscarlo En esascircunstancias, no se atreven a criaranimales. De hecho, a causa de losproblemas se han incrustado valoresnegativos en nuestro modo de vida.Roban el ganado y cometen actos deautntico bandolerismo. Por eso, los quetienen animales los mantienen en lacasa. Sobreexplotamos la misma tierra y los conflictos tambin han hecho quedisminuya la mano de obra porque lagente ha huido, la han matado o la han mutilado.

    Adoulaye Badji,

    hombre, 50 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htm

  • problemas especficos del contexto (y a menudo tener plazos limitados), perseguirobjetivos concretos y claramente definidos y basarse en la capacidad institucional delGobierno para aplicarlas eficazmente. Por ltimo, deben contar tambin con un slidomarco de gobernanza y ser sostenibles desde el punto de vista financiero.

    El Estado como fuente de riesgoUnas polticas e inversiones pblicas eficaces pueden ser de importancia fundamentalpara hacer frente a todos los factores de riesgo y conmociones a los que se ha hechoreferencia y que se plantean a la poblacin rural pobre. En parte, se trata de las polticas einiciativas que se adoptan frente a riesgos especficos o para mitigar el entorno de riesgoms general en determinadas zonas (por ejemplo, el cambio climtico o los mercadosagrcolas). En trminos ms generales, se trata de la gobernanza, esto es, las tradiciones einstituciones con arreglo a las cuales se ejerce la autoridad en un pas.122

    El rgimen de gobernanza y la naturaleza del contrato social que determina lasrelaciones entre el Estado y la sociedad varan segn el contexto y no existe un rgimentpico con el que haya ms probabilidades de reducir el riesgo. Sin embargo, lagobernanza caracterizada por el Estado de derecho, la rendicin de cuentas y lasoportunidades institucionalizadas de participacin puede contribuir a mitigar los riesgoscon los que se encuentra la poblacin rural. Desde el decenio de 1990 se est viviendo unproceso de democratizacin en todas las regiones en desarrollo, pero sigue habiendopases en los que la participacin de la poblacin rural pobre en la gobernanza rural incluso de los recursos naturales o servicios pblicos que son bsicos para mitigar losriesgos es muy limitada. En los lugares donde el Estado de derecho no est bienestablecido, la ciudadana activa puede exponer a los pobres a riesgos de represin oincluso violencia. Los grupos marginados suelen ser los ms expuestos a los riesgosresultantes: en muchos pases, los derechos humanos y civiles de los pueblos indgenassiguen siendo violados y lo mismo ocurre, en muchos casos, con otros grupos como lospastores, las comunidades forestales y las personas sin tierra. En trminos ms generales,la falta de respeto al Estado de derecho, un sistema deficiente de rendicin de cuentas yunas oportunidades limitadas de participacin crean un entorno de alto riesgo para las

    actividades de la poblacin rural pobre en su condicinde productores y ciudadanos, para sus organizaciones ypara otros agentes que tratan de trabajar con ellos, comoel sector privado y las ONG.

    Normalmente, la proteccin de los ciudadanos frentea las inseguridades ms graves es una caracterstica bsicade los contratos sociales en todos los Estados. Pero notodos pueden cumplir esa funcin de proteccin porrazones diversas, desde la falta de capacidad paraimponer el imperio de la ley hasta las formas degobierno autoritarias o incluso violentas. Estosproblemas estn bastante extendidos. En un anlisissobre el desarrollo humano en los pases rabes, porejemplo, el Programa de las Naciones Unidas para elDesarrollo (PNUD) seala que en algunos pases de la

    Informe sobre la pobreza rural 201198

    Este conflicto ha perturbado nuestravida, que ahora resulta imposible aqu.No se puede ir al campo sin sentir temor.Yo, Bintou, siempre estoy preocupadapor lo que pueda ocurrirles a mis hijos.Mi mente nunca descansa. Me preguntoqu estn haciendo, porque los niosson inocentes. Esta situacin esrealmente una carga para la gente,especialmente para los pobres.

    Bintou Sambou,

    mujer, 45 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htm

  • regin la inseguridad humana no slo est vinculada a la existencia de conflictos, sinotambin a la prevalencia del gobierno autoritario, unido a debilidades institucionales y alamplio margen de maniobra que poseen los aparatos de seguridad del Estado.123 En loscasos ms extremos, hay Estados en distintas regiones que ni siquiera ejercen elmonopolio de la fuerza en sus lmites territoriales y que viven en situacin de conflictogeneralizado y en muchas ocasiones prolongado. Los Estados cuyo sistema de gobernanzaes particularmente inadecuado, con una capacidad y legitimidad dbiles y, endeterminados casos, con una exposicin a los conflictos frecuente y prolongada, seconocen como Estados frgiles. El 30% de la poblacin pobre del mundo vive en ese tipo de Estados. La mayora depende econmicamente de los recursos naturales y/o de la agricultura. Los pobres de las zonas rurales que viven en Estados frgiles sonparticularmente vulnerables a los riesgos vinculados con los conflictos (especialmente losconflictos locales relacionados con los recursos naturales), la inseguridad y laperturbacin de las relaciones y solidaridades sociales.124

    El conflicto es una fuente importante de vulnerabilidad y riesgo para la poblacin ruralpobre. Por ejemplo, en 2006, 25 de las 39 emergencias alimentarias estuvieronrelacionadas con algn conflicto.125 Las situaciones de conflicto erosionan los medios desustento, las instituciones, en especial las que regulan la tierra y otros recursos naturales,el gobierno local y los mercados. Los servicios bsicos salud, educacin, agua ysaneamiento pueden dejar de funcionar o comenzar a ser prestados bajo un enfoque

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 99

    Desafortunadamente, percibimos y esoprovoca mi ira que los profesores queejercen aqu no son de gran calidad Y los habitantes de las zonas ruralessufren las consecuencias de ello Cuandovas a una aldea distante comprendes quelos profesores no cumplen con su trabajo.Solamente estn dos o tres das y no sepreocupan de formarse. El nivel de salud,justicia y educacin no es para todos el mismo Me enoja que eso ocurra ennuestro pas.

    Elsa Espinoza Delgado,

    mujer, 23 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/elsa.htm

  • humanitario, en el que no se concede atencin a apoyar a las instituciones fundamentalesque pueden situar a las sociedades en la senda de la estabilidad, la coexistencia y lareconciliacin. Cuando se adoptan enfoques del desarrollo a largo plazo para conservar oreconstruir servicios vitales despus de un conflicto, son a menudo las ONG y no elGobierno quienes los aplican y eso puede entorpecer, a la larga, el proceso de creacin deun entorno de riesgo reducido para la poblacin rural a travs de unos servicios pblicosslidos y unas instituciones pblicas legtimas.

    Aparte de la fragilidad del Estado y de los conflictos, lamala gobernanza ms en general puede ser un factor deriesgo, en particular cuando la ausencia de rendicin decuentas y la corrupcin o el mal uso del poder y losrecursos pblicos en beneficio privado o poltico sonfenmenos generalizados. Las autoridades e institucionespblicas que no rinden cuentas introducen un elementode imprevisibilidad en la vida pblica que puedeincrementar considerablemente los costos de transaccinrelacionados con las inversiones en el mercado y loscontratos, el acceso a los servicios pblicos y las prcticasde ciudadana. Estos problemas afectan especialmente ala poblacin rural pobre por su falta de poder, pero laausencia de rendicin de cuentas puede suponer tambinun aumento de los costos y los riesgos para las personasmenos pobres y para los ricos, inversores privadosincluidos. La ausencia de rendicin de cuentas por lasautoridades e instituciones pblicas puede redoblar losriesgos que corren los pobres de las zonas rurales cuandotienen que decidir, por ejemplo, si deben invertir en una parcela de tierra sobre la que tienen derechosconsuetudinarios (o incluso derechos reconocidoslegalmente), cmo solucionar posibles conflictos por eluso de los recursos naturales o el acceso a ellos, o si tienenque invertir para aumentar la productividad con el fin deaprovechar las oportunidades de mercado que ponen a sualcance las polticas o iniciativas pblicas.

    La corrupcin puede ser tambin muy gravosa para lapoblacin rural. Por ejemplo, puede aumentar el costo yel riesgo de utilizar la red pblica de carreteras; desolicitar licencias y autorizaciones para establecerempresas o crear organizaciones de productores rurales;

    de proteger los derechos comunitarios o individuales a utilizar los recursos con respecto alos inversores privados o los organismos oficiales, y de proteger los intereses locales en lasnegociaciones sobre las transacciones de tierra en gran escala. En un trabajo reciente delBanco Mundial se ha estudiado el impacto generalizado de la corrupcin silenciosa en lospases africanos, es decir, las malas prcticas de enseantes, mdicos, inspectores y otrosrepresentantes del Estado que no entraan un intercambio monetario. El estudio constata

    Informe sobre la pobreza rural 2011100

    Nawal Mohamed Khalil explica la malacalidad de los servicios de atencinsanitaria en los hospitales pblicos.Cuando vas all, no encuentras nada.Es mejor no ir. No hay cuidados en elhospital [Mi hijo] enferm una vez yacudimos al hospital. No hicieron nadapor l. Sali de all medio muerto ytuvimos que llevarlo a un mdicoprivado que le salv la vida. Noconfiamos en los hospitales pblicosSi alguien enferma y tiene dinero, debeir a un mdico privado.

    Nawal Mohamed Khalil,

    mujer, 47 aos, Egipto

    Los habitantes de las aldeas no sabencunto [tienen que pagar] por losmedicamentos y cunto por unainyeccin. Cmo podemos conocer esosprecios? No preguntan el precio, les davergenza preguntar. Se limitan a pagar loque les piden los mdicos rurales. Dehecho, el precio de los medicamentosen la aldea es la consecuencia de lafalta de transparencia. El Estado deberatomar medidas Deberan colocar los precios a la vista para que todo el mundo los conociera.

    Li Guimin,

    mujer, 50 aos, China

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/index.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htm

  • que esto contribuye a reducir los efectos de las inversiones para el logro de los ODM y queafecta directamente a la poblacin rural pobre: el agricultor que prefiere no comprarabonos porque no est seguro de su calidad o el nio cuya educacin se resiente delabsentismo del profesor.126 En frica Occidental y Central, el FIDA ha constatado que lospases en peor situacin en materia de seguridad alimentaria son los que tienen gobiernosinestables, en los que la corrupcin est ms extendida y en los que no se impone confuerza el Estado de derecho, pues todo ello crea un entorno de riesgo elevado para lasinversiones rurales.127 En Asia, el PNUD ha observado que en algunos pases la corrupcinobstaculiza la observancia de la ley en las zonas rurales, donde puede ocurrir que la policapida sobornos de forma sistemtica o est a sueldo de las lites terratenientes que la utilizanpara controlar a sus arrendatarios o a sus trabajadores.128 Tambin se recurre al sobornopara utilizar los recursos naturales o acceder a ellos de forma ilegal, as como para laprestacin de servicios de salud y educacin, de manera que quienes no estn encondiciones de hacer frente a los costos del soborno no pueden acceder a esos servicios. En algunas zonas de Oriente Medio y frica del Norte, la corrupcin est vinculada a laexistencia de gobiernos no democrticos y de sectores pblicos de gran tamao, muchasveces con un exceso de personal. Tambin es importante la existencia generalizada desistemas informales de clientelismo que pueden socavar el trabajo de las institucionesoficiales de gobernanza.129

    Respuestas institucionales al riesgo

    Los riesgos que se han mencionado en este captulo no constituyen una lista exhaustiva delos peligros que corren los hogares rurales, pero figuran entre los ms extendidos en todaslas regiones. Como se ha visto, en todas partes los hogares rurales pobres procurangestionar los riesgos de la mejor manera posible. Paraapoyar sus esfuerzos, las consideraciones relativas a lamitigacin y la gestin del riesgo deben integrarse enpolticas e inversiones (pblicas y privadas) encaminadasal desarrollo y el crecimiento rurales. En los prximoscaptulos se analizar qu puede suponer esto en losmbitos de los mercados y la produccin agrcolas y en laeconoma rural no agrcola. No obstante, en todos losmbitos hay tambin tres tipos de instituciones quedeben fortalecerse para dar respaldo a los hogares ruralespobres a fin de que puedan gestionar mejor los distintostipos de riesgo. A continuacin se examinan brevemente.

    Las instituciones comunitariasHay una serie de organizaciones y redes locales quecumplen una funcin importante en la mitigacin ygestin de los riesgos a los que se enfrentan los hogaresrurales pobres. Son ejemplos de ello las familiasampliadas que permiten proveer a la alimentacin y el

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 101

    Ya s que antiguamente, cuando losnios perdan a sus padres, iban a casade sus tos y crecan all. Pero ahora lascosas son distintas. Parece que todo elmundo mira por s mismo. La vida estan difcil ahora! No puedes cuidar detu familia y hacerte cargo adems de lafamilia de tu hermano fallecido. Poreso, los hurfanos tienen que estarunidos y ayudarse unos a otros. Perocuando tenemos un problema grave,acudimos a nuestros tos para que nosayuden a buscar una solucin. Adems,nos han dado la tierra que nuestropadre sola cultivar.

    Oumar Didhiou,

    hombre, 22 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/oumar.htm

  • alojamiento mejor que las familias nucleares, especialmente en los sectores de la poblacinque no pueden participar plenamente en la economa productiva; los grupos de ahorro ycrdito; el trabajo en rgimen cooperativo, con arreglo al cual un grupo trabaja la tierra dedistintos agricultores; los grupos que comparten los costos y beneficios del pastoreo; losgrupos que almacenan conjuntamente el grano, o los vecinos que comparten laproduccin. Tambin existen en las zonas rurales de muchos pases bancos locales dealimentos, forraje y semillas, algunos de los cuales se gestionan de forma colectiva y/o sonfinanciados por organizaciones de pobres de carcter asociativo (como la Asociacin deTrabajadoras por Cuenta Propia en la India). En el Nger, por ejemplo, los bancos rurales decereales establecidos en el marco de un proyecto financiado por el FIDA ayudan a loshogares pobres a sobrevivir durante la temporada de caresta que precede a la cosecha. Los hogares pueden tomar prstamos en forma de cereales de las reservas y devolverlosdespus de la cosecha con un 25% de intereses. A los bancos de cereales se les atribuyenlogros como mejorar la nutricin, reducir los niveles de emigracin, aumentando as la produccin agrcola, y empoderar a las mujeres locales y sus organizaciones. En algunos lugares, la aparcera puede ser tambin una forma tradicional de compartir elriesgo, a condicin de que se fijen unas rentas razonables. Los vnculos patrono-cliente conlas lites locales pueden ser tambin sistemas importantes de proteccin social para lapoblacin rural pobre, aunque con efectos desiguales por lo que se refiere al desarrollo, labuena gobernanza, la inclusin social y la equidad en el plano local.

    La posibilidad de participar en mecanismos demitigacin del riesgo puede ser una de las principalesrazones para adherirse a una organizacin local; esta fue una de las conclusiones de un estudio realizado en las zonas rurales del Chad.130 Sin embargo, muchosmecanismos locales de mitigacin y gestin del riesgobasados en la solidaridad social tambin tienenlimitaciones. En algunos casos pueden ocuparsenicamente de determinados grupos de las comunidadesrurales, mientras que su apoyo a otros grupos, como lasviudas, los hogares afectados por el SIDA, las personasdesplazadas en el interior del pas o las minoras tnicases marginal o insuficiente. Por otra parte, debido aldebilitamiento de las culturas tradicionales y a los altosniveles de emigracin desde las zonas rurales, algunasinstituciones y organizaciones locales basadas en lasolidaridad social estn, cada vez ms, sometidas agrandes presiones. Por ltimo, es poco lo que lasinstituciones y organizaciones sociales pueden hacer por ssolas para ayudar a los hogares a hacer frente a los riesgosque afectan a sectores muy amplios de la poblacin,como las sequas, las inundaciones, los conflictos o la inestabilidad creciente del mercado. Los gobiernos y los organismos dedicados al desarrollo son deimportancia capital para mejorar el entorno de riesgo

    Informe sobre la pobreza rural 2011102

    Pascaline pertenece a una asociacin deahorro de mujeres cuyos miembroscontratan su trabajo, ponen en comn susingresos y conceden a los miembrosprstamos baratos en los momentos denecesidad: Durante la estacin de lluviasofrecemos nuestros servicios por dinero

    Fundamentalmente, plantamos arroz o lo

    cosechamos La tarifa es distinta en

    funcin de si se requieren nuestros

    servicios para media jornada o para la

    jornada entera y de si trabajamos para un

    miembro de la asociacin o no. El

    miembro de la asociacin tiene que pagar

    5 000 francos CFA por media jornada y

    10 000 francos CFA por la jornada entera.

    A los que no son miembros de la

    asociacin les cobramos 7500 francos

    CFA por media jornada y 15 000 francos

    CFA por la jornada entera. Cuando

    trabajamos para alguien, lo hacemos una

    media de 20 miembros. La tarifa puede

    parecer baja, pero hay que recordar que el

    objetivo bsico de la asociacin es la

    solidaridad y por eso hay tarifas sociales

  • en el que desarrollan su actividad esas instituciones yorganizaciones, fortalecerlas cuando sea posible yconveniente y contribuir a su transformacin para quepuedan atender mejor las necesidades de la poblacinrural pobre en un entorno cambiante. En muchos casos, tanto los gobiernos como los donantes puedencontribuir a experimentar, apoyar o repetir innovacionesinstitucionales positivas; un ejemplo de cmo puedehacerse esto es el apoyo del FIDA a los bancos de cerealesen el Nger. Otros ejemplos son la adopcin de sistemasde cogestin y de gestin comunitaria para los recursosde propiedad comn, el apoyo a las organizaciones de carcter asociativo para hacer frente a los riesgosrelacionados con el mercado y el medio ambiente, y eltrabajo con partes interesadas locales para reformar lasinstituciones locales de gestin de conflictos o parapromover la igualdad entre hombres y mujeres.

    Las instituciones financierasLas instituciones financieras son cruciales para que los hogares rurales pobres puedansuperar las conmociones y gestionar los riesgos. Los ingresos de estos hogares son bajos,irregulares e inseguros y, en muchos casos, vinculados a las temporadas agrcolas. Adems, la enfermedad o la muerte, la prdida de ingresos o activos, los robos o los costosde ceremonias sociales importantes abocan frecuentemente a los hogares pobres asituaciones de emergencia financiera. Para solucionarlas, se recurre generalmente adistintos instrumentos financieros, a menudo de forma simultnea, y muchos de ellosestn vinculados con redes informales y lazos familiares. Por ejemplo, un estudio de 250 hogares de Bangladesh, la India y Sudfrica revel que, en promedio, utilizaban 10 tipos diferentes de instrumentos financieros cada ao.131 Algunos eran universales: casitodos los hogares pedan prstamos a la familia y los amigos sin someterse a trmitesformales, y muchos de ellos correspondan, a su vez, ofreciendo a otros prstamos de esamisma naturaleza. Otros instrumentos estaban relacionados con diversas institucionesinformales y ms raramente formales. Consistan en cuentas de ahorro y prstamosmicrofinancieros, ahorros depositados en poder de un custodio de dinero, elmantenimiento de ahorros para otros, crditos de los tenderos, seguros informales y otros.

    Hay, pues, una fuerte demanda de servicios financieros entre los hogares rurales pobresy se estima que 2200 millones de adultos de pases en desarrollo, entre ellos la mayor partede los pobres de las zonas rurales, no tienen acceso a los servicios financieros formales.132

    La mayor demanda corresponde a menudo a los servicios de ahorro seguros y asequibles.La escasez de instituciones financieras formales y accesibles en la mayor parte de las zonasrurales ha hecho necesario buscar soluciones alternativas. Algunas personas recurren aadministradores de ahorro (personas que por una pequea suma cuidan los ahorros deotros), aunque las asociaciones de ahorro y crdito rotativo (ROSCA) son el instrumentoms habitual. Existen por todo el mundo y se conocen con nombres distintos; un ejemplode este tipo de asociacin de servicios financieros dirigida localmente son los grupos de

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 103

    En ocasiones, un miembro que atraviesapor graves dificultades puede necesitarayuda. Utilizamos el fondo para prestarleasistencia, generalmente en forma de unprstamo. Es una cuestin de honor. Los prstamos siempre los devuelven.De hecho, si no lo hicieran, nuncaobtendran otro prstamo si alguna vezestuvieran en dificultades. El fondofunciona como una especie de segurosocial Lo que ms me interesapersonalmente es el elemento desolidaridad de la asociacin. Nosayudamos mutuamente cuanto podemos.

    Pascaline Bampoky,

    30 aos, mujer, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/pascaline.htm

  • autoayuda de la India. Desde su creacin en el decenio de 1980 para suministrar serviciosfinancieros a los pobres se han creado alrededor de tres millones de grupos de autoayuda,que se han convertido en un movimiento de empoderamiento social, particularmente delas mujeres pobres. Un estudio de estos grupos que se llev a cabo en 2006 muestra quecumplen una funcin social y poltica importante y hacen posible que un nmero ingentede familias pobres accedan al crdito bancario (24 millones de familias pobres entre1992/1993 y 2004/2005). Se constat que los grupos de autoayuda ayudaban a muchasmujeres pobres del medio rural a administrar sus finanzas, muchas veces precarias, y lamayora de los grupos se administraban y sostenan razonablemente bien durante largosperodos de tiempo.133 Pueden encontrarse muchos otros ejemplos de movimientosvaliosos de esa naturaleza que, aunque no forzosamente en la misma escala, tienen el efectoneto de impedir el empobrecimiento.

    Las instituciones de microfinanciacin se han multiplicado desde 1990; a pesar de loselevados costos de transaccin y los fuertes riesgos que entraa desarrollar operaciones definanciacin en las zonas rurales, son cada vez ms eficaces en la prestacin de servicios yen la satisfaccin de la demanda en esas zonas. Las ms innovadoras estnexperimentando distintas formas de favorecer el acceso de las personas ms pobres delmundo rural a los servicios financieros. Trabajar con los clientes ms pobres para situarlos

    Informe sobre la pobreza rural 2011104

    RECUADRO 5 Enseanzas extradas en el mbito de los seguros vinculados con ndices meteorolgicos

    El mecanismo de gestin de riesgos meteorolgicosmixto FIDA/PMA ha examinado en todo el mundo 36experiencias de programas de seguros vinculadoscon ndices. Los resultados indican que pueden seruna solucin eficaz de naturaleza comercial paraatender las necesidades de seguros en la agricultura,as como para que la ayuda de socorro en lassituaciones de catstrofe sea ms efectiva.Basndose en distintas experiencias, estos estudiosde casos prcticos ponen de relieve algunosprincipios fundamentales para aplicar con xito estosprogramas y sugieren frmulas para que alcancenuna escala adecuada. Son las siguientes: hacer propuestas que tengan valor real para el

    asegurado y ofrecer el seguro como un elementode un conjunto ms amplio de servicios;

    fomentar la capacidad y la responsabilizacin delas partes interesadas en la ejecucin;

    favorecer que los clientes conozcan mejor losproductos de seguros vinculados con ndices;

    aprovechar los cauces de ejecucin eficientes que ya existen, involucrando al sector privado desdeel comienzo;

    acceder a mercados internacionales detransferencia del riesgo;

    mejorar la infraestructura y calidad de los datosmeteorolgicos;

    promover marcos jurdicos y reguladores favorables; hacer un seguimiento y evaluacin de los

    productos para promover una mejora permanente.Para lograr una amplia expansin de los segurosvinculados con ndices, los gobiernos y los donantes tienen que jugar el importante papel depropiciadores y facilitadores, especialmente enestos aspectos bsicos: prestacin de asistencia tcnica, capacitacin y

    desarrollo de productos; educacin de los clientes de los seguros; fomento de la innovacin; facilitacin del acceso a los reaseguros; desarrollo de los servicios, infraestructura,

    sistemas de datos e investigacin meteorolgicosa nivel nacional;

    creacin de un entorno jurdico y reguladorfavorable, y diseo de estrategias nacionalesadecuadas de gestin del riesgo;

    apoyo a los estudios de impacto.

    Fuente: FIDA y PMA (2010).

  • en condiciones de que puedan acudir a los servicios financieros ordinarios exige tiempopara desarrollar los hbitos de ahorro y de reembolso de los prstamos, formacin paracomprender los servicios financieros y planificar el ahorro y la utilizacin de crdito, ypasar de la recepcin de donaciones o ayuda alimentaria a una relacin independiente conlos proveedores de servicios financieros.134 Todo ello constituye un reto importante paralas IMF. Adems, los pobres necesitan con frecuencia pequeos ahorros con la posibilidadde disponer de ellos en cualquier momento; necesitan ayuda para acumular ahorro, msall de la vida limitada de la asociacin de ahorro rotativo; y necesitan prstamos paratodo tipo de finalidades, especialmente el consumo y la inversin en actividadesmicroempresariales.135 Por ltimo, los hogares rurales pobres necesitan serviciosfinancieros para reducir los costos que supone a algunos miembros de la familia transferirremesas a las zonas rurales en las que viven los restantes miembros del hogar. En eseaspecto, hay un gran margen de colaboracin entre los servicios de transferencia de dineroy las IMF para atender los servicios de ahorro en las zonas rurales.

    Existen distintos planes de seguros informales accesibles para la poblacin rural pobre,como los productos de seguros para los pequeos tenderos en Bangladesh, los fondos parasufragar el costo de los funerales en Etiopa y los fondos para los gastos de las bodas en laIndia.136 En los ltimos aos, el sector de los microseguros ha experimentado un importantedesarrollo y se estima que en la actualidad 15 millones de personas de bajos ingresos estnprotegidas por algn tipo de seguro de salud por medio de asociaciones con IMF.137

    Hay tambin un inters creciente en utilizar seguros relacionados con ndices para protegera los pequeos productores agrcolas de los efectos de los fenmenos meteorolgicosextremos, seguros en los que el pago de indemnizaciones se activa en funcin dedeterminados parmetros predeterminados del ndice (que se define generalmente conarreglo a evaluaciones objetivas y mensurables de fenmenos meteorolgicos como lalluvia). En todas las regiones en desarrollo se han llevado a cabo planes piloto y aunqueen muchos pases slo se benefician de este tipo de seguros algunos centenares depequeos agricultores, en la India se han suscrito desde 2003 casi 2,1 millones de plizasde seguros vinculados con ndices a travs de planes privados de seguros.

    Si bien es cierto que los seguros vinculados con ndices pueden ser un instrumento degestin del riesgo, poner en prctica estos planes de seguros plantea algunas dificultades.El diseo de los contratos es muy caro y debe adaptarse a las condiciones agroecolgicasde cada zona. La poblacin rural pobre tiene poca experiencia en el campo de los segurosy para llegar a ellos hay que recurrir a organizaciones que conocen a estos clientes, comolas asociaciones de agricultores, las instituciones de microfinanciacin u otrosmecanismos de ejecucin. Por otra parte, hay pocas estaciones meteorolgicas quefaciliten datos para el ndice y los aseguradores privados pueden mostrarse renuentes enun principio a entrar en esta actividad, pues tendran que correr con el costo dedesarrollar nuevos productos, que los competidores podran copiar con facilidad. Por ello, son el sector pblico y las ONG quienes tienen que financiar los bienespblicos y establecer las condiciones previas que permitan a los aseguradores privadosinvertir en esta rea de actividad.138 Esto significa que se necesita un desarrolloinstitucional e inversiones sustanciales (especialmente asociaciones entre el sectorprivado y el sector pblico). En el recuadro 5 se indican las principales enseanzasextradas hasta la fecha.

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 105

  • La proteccin socialAdems de incorporar la gestin del riesgo en las polticas sectoriales y las inversionespblicas destinadas a reducir la pobreza rural, los Estados pueden desarrollar polticas einstituciones cuyo objetivo especfico sea fortalecer la capacidad de resistencia de los hogarespobres. La proteccin social, en particular, se ocupa de las formas de fortalecer la capacidadde resistencia de las personas o los hogares a los acontecimientos adversos y puededefinirse como la actuacin pblica dirigida a poner fin a unos niveles de vulnerabilidad,riesgo y privacin que se consideran inaceptables en una sociedad dada.139

    Desde el decenio de 1980 se han multiplicado los programas de proteccin social, noslo en los pases de ingresos medios, sino tambin en los pases menos adelantados, ymuchos gobiernos han comenzado a considerarlos como un instrumento fundamental

    Informe sobre la pobreza rural 2011106

    La Ley nacional de garanta del empleo rural es uninstrumento legislativo de gran trascendenciapromulgado en la India en 2005. Garantiza a cadahogar rural el derecho a desempear un empleomanual sin cualificar durante 100 das al ao con elsalario mnimo aceptado en el Estado de que se trate, de igual cuanta para hombres y mujeres. Lasactividades en las que trabajan son la conservacinde aguas y suelos, el aprovechamiento de tierras y la forestacin. En la ejecucin de este programainterviene toda la maquinaria del Estado, desde elnivel federal al nivel local. La Ley, que se aplica convariaciones sustanciales segn el Estado, haestimulado la economa rural al promover el aumentode los ingresos, la demanda y las inversiones, y hareforzado los mecanismos de supervivencia de loshogares rurales pobres. En 2007-2008, ms de 30 millones de hogares haban obtenido un empleoen el marco de la Ley. La emigracin se ha reducidoen las zonas en las que se han ejecutado proyectos,donde tambin han aumentado los salarios agrcolasal disminuir la mano de obra en los mercados detrabajo en algunas zonas, aunque es posible queestos resultados sean poco rigurosos, habida cuentade la inexistencia de un grupo testigo.Segn un estudio de la Ley que se llev a cabo en2009 basndose en una encuesta realizada entremujeres de seis Estados, la NREGA tambincontribuy a facilitar el acceso de las mujeres aempleos mejor remunerados. Por ejemplo, en2007-2008, las mujeres representaron el 44% de losparticipantes en proyectos de la NREGA en la India, y

    un porcentaje mucho ms elevado en Kerala, TamilNadu y Rajasthan. La Ley dispone que un tercio, almenos, de los participantes tienen que ser mujeres.En comparacin con las oportunidades de empleoirregular, mal pagado y no pocas veces peligroso alas que pueden acceder generalmente las mujerespobres de las zonas rurales, la NREGA ofrecetrabajos mejores y ms aceptables socialmente,mejores condiciones laborales, regularidad yprevisibilidad de la jornada de trabajo, lugaresprximos a los hogares de las mujeres y mayorremuneracin. La encuesta puso de manifiesto quemientras que el salario medio de las mujeres variabade 47 a 58 rupias al da en el mercado de trabajoprivado, la media era de 85 rupias en los proyectosejecutados en el marco de la NREGA. Dos tercios dequienes respondieron las preguntas de la encuestamanifestaron que haba mejorado su seguridadalimentaria y la mitad indicaron que podan hacerfrente mejor a las enfermedades que pudiera sufrir lafamilia. Algunas mujeres haban podido comprarinsumos y equipo agrcolas con sus salarios. Sinembargo, la experiencia de la NREGA revela quesiguen existiendo obstculos sociales al acceso delas mujeres a buenas oportunidades salariales. Enalgunas zonas, las mujeres decan que estabandiscriminadas y que, atrados por los salariosdecentes, los hombres las desplazaban de losproyectos que se ejecutaban en el marco de la Ley.En otros lugares, a los hogares encabezados por unamujer soltera se les ha denegado el registro en losprogramas que se llevan a cabo al amparo de la Ley.

    RECUADRO 6 La Ley nacional de garanta del empleo rural y su impacto en las mujeres del medio rural

    Fuente: Khera y Nayak (2010).

  • para reducir la pobreza, especialmente de los ms pobres. Se est aplicando un amplioconjunto de medidas de proteccin social. Las transferencias condicionadas de efectivoestn muy extendidas en Amrica Latina: comprenden programas como lasOportunidades en Mxico y la Bolsa Famlia en el Brasil, el Programa de AsignacinFamiliar en Honduras y la Red de Proteccin Social en Nicaragua, actividades bienconocidas que se focalizan en las familias muy pobres y conjugan la meta a corto plazode aliviar la pobreza con el objetivo a largo plazo de acabar con la pobrezaintergeneracional condicionando las transferencias a la asistencia a la escuela, lavacunacin de los nios y otras medidas similares. Incluyen tambin una garanta deempleo y planes de obras pblicas, como la Ley nacional de garanta del empleo rural de la India (NREGA), que en 2007-2008 haba proporcionado 100 das de trabajo a 30 millones de hogares pobres rurales, o el Programa de red de seguridad productiva(PSNP) de Etiopa, que ofrece cinco das de empleo al mes durante un semestre aalrededor de 6 millones de personas. En frica Subsahariana, pases como Kenya, Malawi,Mozambique y Zambia han experimentado o establecido, con el apoyo de donantes,programas sociales de transferencia de efectivo en los ltimos aos. Aunque la mayor partede esos gobiernos slo han mostrado un inters limitado en ampliar esos programas, sehan perseguido otras prioridades, como los planes nacionales de previsin social (Lesothoy Swazilandia) y subvenciones a los insumos agrcolas (Malawi y Zambia).140

    En muchos pases, la convergencia entre el crecimiento agrcola y las polticas deproteccin social despierta un inters creciente. Se ha comprobado que si se reduce lavulnerabilidad, las transferencias de efectivo fomentan el ahorro y la inversin en laagricultura o en la actividad no agrcola. Las transferencias previsibles y regulares cumplenuna eficaz funcin de seguro e inducen a pequeos agricultores de las zonas marginales,que sin ese instrumento careceran de cualquier tipo de seguridad, a asumir un riesgomoderado. Los campesinos que participaron en los programas de la NREGA en el Estadode Maharashtra sembraron, a diferencia de los campesinos de otros Estados vecinos,variedades de cultivos de alto rendimiento en lugar de variedades tolerantes a la sequa.141

    En Etiopa, la participacin en el PSNP ha hecho posible que un gran nmero debeneficiarios no necesiten vender alimentos para costear sus necesidades inmediatas ymuchos se sienten lo suficientemente seguros con sus ingresos para contraer prstamosproductivos, algo que anteriormente les pareca demasiado arriesgado.142 En Malawi seatribuye al Programa de subvenciones a los insumos agrcolas, junto a las lluviasabundantes, las cosechas sin precedentes de 2006 y 2007.

    No obstante, los beneficios de esos planes pueden ser mayores. Por ejemplo, la NREGAha beneficiado a muchas mujeres (vase el recuadro 6). Tambin ha hecho disminuir lastasas de emigracin en las zonas en las que se han ejecutado proyectos y ha hechoaumentar los salarios agrcolas al disminuir la mano de obra en los mercados de trabajoen algunas zonas.143 Los programas de transferencia condicionada de efectivo han dadolugar a un incremento de entre el 4% y el 8% de las tasas de matriculacin en la enseanzaprimaria y secundaria (gracias a estos programas tambin son mayores las tasas dematriculacin de los no participantes), han aumentado los ndices de asistencia y hanreducido el abandono escolar y la incidencia de enfermedades infantiles, y han favorecidoel aumento de la estatura de los nios.144 En Zambia, se constat que el programa pilotode transferencia de efectivo Kalomo, adems de propiciar la reduccin del hambre, la

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 107

  • mejora de la dieta, la disminucin de las enfermedades y el aumento de la propiedad deactivos (particularmente cabras), haba promovido la inversin.

    La proteccin social es un instrumento ms poderoso de reduccin de la pobrezacuando se combina con otras medidas. Por ejemplo, una simulacin de los efectos de lastransferencias de efectivo en la sociedad rural de Camboya mostr que la combinacinde medidas de proteccin social y de fomento del crecimiento agrcola daba mejoresresultados desde el punto de vista de la reduccin de la pobreza y el crecimiento, y quelos mayores beneficios econmicos se obtenan conjugando las subvenciones a la saludy la educacin con el apoyo al crecimiento agrcola.145 Esto confirma la tesis, que sesostiene en este informe, de que hacen falta iniciativas del Estado en distintos frentespara reducir los riesgos con objeto de proteger los medios de subsistencia y propiciar quela poblacin rural pobre pueda crear y aprovechar oportunidades de crecimiento yreduccin de la pobreza. En los captulos que siguen se abordarn las repercusiones enrelacin con la agricultura, los mercados y la potenciacin de oportunidades en laeconoma rural no agrcola. Sin embargo, la combinacin exacta de polticas deproteccin y de promocin tiene que ser distinta segn el contexto. Por ejemplo, esposible que las transferencias condicionadas de efectivo, que han sido positivas enAmrica Latina146, no den el mismo resultado en frica, donde los servicios de salud yeducacin no son suficientemente accesibles para los pobres de las zonas rurales. A suvez, las soluciones basadas en el mercado dependen del buen funcionamiento de losmercados. Los responsables de las polticas tienen que determinar la combinacinapropiada de intervenciones y evaluar y modificar los programas cuando cambien lascircunstancias, sin menoscabar la confianza de la poblacin modificando las polticas deforma imprevisible. Por ltimo, una de las enseanzas que cabe extraer de variosestudios realizados es que un programa de proteccin social debe ser dirigidointernamente y no por donantes, y que debe basarse en las polticas, instituciones yestructuras polticas existentes.147

    Mensajes esenciales de este captulo

    Primero, evitar y gestionar el riesgo es un requisito previo para que los hogares ruralespobres salgan de la pobreza y, por ello, es bsico para sus estrategias de supervivencia. Enel hogar, las decisiones sobre la forma de asignar y utilizar el efectivo, la tierra y el trabajono slo se adoptan en funcin de las oportunidades existentes, sino tambin de lanecesidad de reducir al mnimo la posibilidad de que el hogar est expuesto aconmociones que pueden hacerle caer en la pobreza, impedir que salga de ella o reducirsignificativamente su capacidad de gasto en la satisfaccin de sus necesidades primarias.Sin embargo, la necesidad de minimizar tanto la posibilidad de sufrir conmociones,como su impacto, socava la capacidad de las personas de aprovechar las oportunidades,sobre todo porque les impide asumir los riesgos de invertir recursos para aprovechar lasoportunidades, o les disuade de hacerlo. Comprender que evitar o gestionar eficazmente elriesgo es prioritario para la poblacin rural pobre es el punto de partida necesario para disearpolticas e inversiones que permitan a las mujeres y los hombres del medio rural aprovechar lasnuevas oportunidades que se puedan presentar.

    Informe sobre la pobreza rural 2011108

  • Segundo, las conmociones son un factor de gran trascendencia para el empobrecimientoo para continuar en la situacin de pobreza. Las formas de subsistencia, las zonas en lasque viven y sus activos y capacidades exponen especialmente a las mujeres y los hombrespobres del medio rural a varios tipos de conmociones. Adems, su capacidad de resistenciaes menor que la de los hogares menos pobres porque tienen una base ms limitada deactivos para subsistir, menos oportunidades de acumular lo suficiente para superarconmociones graves y una red de instituciones, infraestructuras y servicios ms dbil en laque apoyarse. Cuando sobrevienen conmociones, recurren a muchas estrategias distintas desupervivencia, pero que pueden implicar el endeudamiento o la venta de activos, lo que loshar ms vulnerables a futuras conmociones. A fin de apoyar ms a las personas y los hogarespara que recorran con paso firme el camino que les llevar a salir de la pobreza, es importantereducir su exposicin a las conmociones y reforzar su capacidad de resistencia mejorando suscapacidades individuales y colectivas y haciendo frente a esas desventajas interrelacionadas.

    Tercero, el entorno de riesgo de la poblacin rural pobre se est deteriorando enmuchas partes del mundo. Entre los factores crecientes de riesgo que afectan a lapoblacin rural pobre cabe sealar la degradacin de los recursos naturales y el cambioclimtico, la inseguridad cada vez mayor en el acceso a la tierra, la crisis de los recursos depropiedad comn y de las instituciones conexas, y el aumento de la inestabilidad de losprecios de los alimentos. Hay adems otros riesgos que existen desde hace mucho mstiempo, que guardan relacin con la mala salud, la variabilidad del clima, los costos deceremonias sociales importantes y la mala gobernanza (incluida la fragilidad del Estado).En ese entorno, es muy probable que muchos hogares y personas rurales pobres nopuedan disponer de nuevas oportunidades de crecimiento en las zonas rurales,especialmente aquellos en los que las desigualdades y las desventajas relacionadas, porejemplo, con la edad, el sexo o la identidad tnica socavan su capacidad de resistencia. Enmuchos casos, se necesitan polticas innovadoras e inversiones para afrontar nuevos o crecientesriesgos y para dar respuesta a los riesgos ms duraderos. Eso supone, a menudo, la colaboracinentre distintos actores, desde agentes del Estado hasta el sector privado y la sociedad civil.

    Cuarto, para situar la valoracin apropiada de los riesgos y conmociones en el centro de unnuevo programa de crecimiento rural y reduccin de la pobreza es necesario actuar en variosfrentes. Por un lado, ello implica fortalecer la capacidad de la poblacin rural pobre paragestionar el riesgo, respaldando y ampliando las estrategias e instrumentos que ya utilizanpara afrontar las dificultades, y ayudndoles a emplear otros nuevos. Por otro lado, esnecesario que el entorno en el que se desenvuelven presente menos riesgos, y para ello seha de gestionar mejor el entorno de riesgo, particularmente por lo que se refiere a loscambios en los mercados y en el entorno natural, pero tambin a la capacidad de salud yel derecho a verse libre de conflictos. Hay que conceder especial atencin a fortalecer lasorganizaciones comunitarias y ayudarles a identificar nuevos mecanismos de solidaridadsocial, promover la expansin y profundizacin de sistemas para suministrar una gama deservicios financieros a la poblacin rural pobre, y brindar proteccin social a los msvulnerables. Si estn bien diseados, estos programas pueden reducir el riesgo al que seenfrentan muchos hogares y permitirles invertir en actividades generadoras de ingresosms rentables.

    Captulo 3 La importancia de afrontar el riesgo 109

  • Provincia de Khyber Pakhtunkhwa, el Pakistn:Shazia Bibi mira afuera desde el patio de sucasa. Shazia y su marido tienen una bfala,algunas cabras y una gallina que les dan leche y huevos para sus tres hijos. Tambin cultivanhortalizas y cereales, y venden parte de sus cultivos, pero los beneficios pequeos eimprevisibles apenas les llegan para pagar la educacin de los nios.

  • Captulo 4

    Los mercados agrcolas,vehculo para aumentarlos ingresos

  • Informe sobre la pobreza rural 2011112

    Shazia Bibi ronda los 35 aos de edad y esmadre de tres hijos. Vive en Khyber-Pakhtunkhwa(conocida anteriormente como la provincia dela frontera del noroeste), en el Pakistn. Ella ysu marido cultivan hortalizas, ajo, taro, maz y trigo y comercializan parte de la cosecha,pero los beneficios generados, pequeos e imprevisibles, son demasiado escasos para pagar la educacin de los hijos y eltratamiento mdico que necesita Shazia parasu enfermedad crnica del corazn.

    Cuando los cultivos estn listos para larecoleccin, comprueban los precios demercado y calculan si vendiendo en esemomento cubrirn todos sus costos (quecomprenden el arrendamiento de la tierra, lassemillas, el abono, los plaguicidas y lacontratacin de la mano de obra necesaria).Si comprobamos que cubrimos todos loscostos, dice Shazia recogemos

    inmediatamente [la cosecha] y la llevamos almercado en Abbottabad. Si prevn quevendern con prdidas almacenan la cosechaen casa, un proceso que lleva tiempo porquetienen que limpiar los cultivos y cambiarlos deuna habitacin a otra cada 15 das para evitar lainfestacin de termitas.

    Tomando el ejemplo del ajo, Shazia explica cmofunciona o no funciona el sistema demercado para ellos: Unas veces obtenemosbeneficios y otras se duplica la prdida [esdecir] no ganamos tanto como lo que hemosgastado. Cuando llegan cargamentos de ajosde China o la India, los nuestros pierden todosu valor Conservamos los ajos en nuestrascasas porque tal vez nuestra situacin mejore ypodamos venderlos a buen precio.

    Segn Shazia, los ajos importados no slohacen que descienda el precio de los ajoscultivados localmente, sino que no se puedenconservar como estos ltimos. Los nuestrosson pequeos y duraderos, dice. Podemosguardarlos durante un ao y medio y siguenestando frescos.

    Tambin tienen una bfala, algunas cabras yuna gallina, cuyos productos consumen en sumayor parte ellos mismos, aunque tambinvenden leche de bfala: Tratamos de estaforma de mejorar un poco nuestrasituacin. El estircol de bfala tambin lessirve para no tener que comprar tanto abono.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/shazia.htm

  • 113

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos

    Oumar Didhiou, que tiene 22 aos y estsoltero, es un agricultor de Badiana, en laprovincia de Casamance, en el Senegal. Susprincipales ingresos provienen de la venta deman a la junta estatal de comercializacin.

    Oumar tambin practica la horticulturacomercial; casi todo lo que cultiva es fruta, quevende en el mercado local. Pero como explica l, la comercializacin es difcil: No es fcilencontrar compradores y la fruta se pudrecon facilidad. Por eso hay que concertarse

    con otras personas de la aldea con el fin deconseguir un volumen suficiente paraconvencer a los compradores de queacudan a la aldea. El problema es quecuando vienen imponen los precios. Si novendes, los productos se echan a perder ysales perdiendo De hecho, no nos gustarealmente decir a la gente que tenemosproductos para vender, pues es comodecirles que tienes un problema de dinero yel que venga a comprar pensar que estsdispuesto a vender a cualquier precio parasolucionar tu problema. As, esperamos aque aparezca alguien. Pero si no aparecenadie enviamos una delegacin a la ciudadpara buscar un comprador.

    Oumar cree que los agricultores tienen quecomercializar conjuntamente los productos enlas ciudades: Sera bueno que hubieraalguien en la aldea que pudiera comprarnos los productos y llevarlos a vender en laciudad Los habitantes de la aldea tienenque organizarse. De esa forma podemosdesignar a alguien que pueda comprarnuestros productos y llevarlos a las ciudades.

    Oumar ha cursado la enseanza secundaria,adquiriendo aptitudes valiosas que utiliza en

    su trabajo como agricultor: Entiendo lalgica que hay detrs de cada actividad querealizo y as soy ms eficiente. S cmoutilizar el abono, por ejemplo. Puedo hacerproyecciones y fijar mis propios objetivos.Tiene algunas ideas sobre la forma de mejorarla agricultura y promover el desarrollo rural engeneral. Es imposible seguir trabajandocomo lo hacan nuestros antepasados,insiste. Se necesitan buenas semillas, abonoe infraestructuras como pequeas presas.Primero tenemos que trabajar mucho, dice. Luego necesitaremos ayuda deasociados externos.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/oumar.htm

  • Introduccin

    En el mundo moderno, la vida econmica gira en gran medida en torno al funcionamientode los mercados: prcticamente en cada hogar al menos una persona vende su trabajo porun salario o vende productos o servicios de algn tipo; utilizan sus ingresos para conseguirlo necesario, desde alojamiento hasta alimentos, ropa, bienes de consumo, atencinsanitaria y otros servicios. El acceso a los mercados tambin es obligado para los hogaresrurales pobres de los pases en desarrollo y exactamente por idnticas razones. Adems, sinun buen acceso a los mercados, los hogares rurales no pueden utilizar de forma eficiente susescasos recursos, como la tierra y el trabajo, y su capacidad decisoria puede ser limitada,obligndoles posiblemente a la autosuficiencia de alimentos, de trabajo o de otras cosas.

    En una situacin de aumento creciente de la demanda de alimentos y productosagrcolas y de cambio profundo de los mercados agrcolas a escala nacional y mundial,mejorar la participacin de la poblacin rural pobre en los mercados reviste unaimportancia especial. Si estos mercados funcionan bien y dan cabida a los pequeosagricultores, pueden ofrecer incentivos importantes para que la poblacin rural pobre hagalas inversiones precisas y asuma los riesgos necesarios con el fin de tener ms capacidad pararesponder a la demanda del mercado. Adems, si la poblacin rural pobre se beneficia de suparticipacin en los mercados, podr ahorrar y acumular activos gradualmente y, adems demayor prosperidad, conseguir tambin ms capacidad para superar los riesgos y lasconmociones. Sin embargo, para que eso se materialice es preciso mitigar el entorno generalde riesgo que incide en la participacin de la poblacin rural pobre en los mercadosagrcolas. En este captulo examinaremos ms detenidamente cmo estn cambiando lasoportunidades del mercado agrcola como consecuencia de la modernizacin yglobalizacin de las cadenas de valor de los alimentos y los productos agrcolas.Seguidamente, consideraremos varios factores de especial importancia en el fortalecimientode la capacidad de la poblacin rural pobre para participar en las cadenas de valor deproductos agrcolas. Se trata de una infraestructura de mercado mejorada, una mayorcapacidad individual y colectiva, un mayor acceso a la informacin sobre el mercado, unosservicios mejorados de apoyo al mercado (por ejemplo, los servicios financieros), y unamayor inversin (incluso mediante asociaciones entre los sectores pblico y privado) enarreglos contractuales entre los agentes de las cadenas de valor beneficiosos para todos.

    Por qu los mercados agrcolas son importantes para la poblacin rural pobre

    Como se indic al principio, la situacin de los mercados agrcolas durante la crisis de losprecios de los alimentos del perodo 2006-2008 forma parte de un nuevo entornocaracterizado por nuevos incentivos para invertir en las economas y el crecimiento de laszonas rurales. Para muchos hogares rurales pobres, los mercados agrcolas tienen desdehace mucho tiempo particular importancia; en ellos se centra este captulo, sobre todocomo mercados de productos. Resultan verdaderamente esenciales para los hogares cuyasubsistencia se basa en la produccin agrcola y ganadera en pequea escala, que estambin un elemento central de este captulo. La mayor parte de los hogares agrcolas

    Informe sobre la pobreza rural 2011114

  • estn conectados con los mercados de productos agrcolas como vendedores, comovendedores y compradores (vendedores o compradores netos) o solamente comocompradores. Hay grandes diferencias en el grado de participacin en los mercadosagrcolas, que depende particularmente de los niveles de activos del hogar y del lugar enque se encuentre. En muchos pases, solamente entre un quinto y dos tercios de lapoblacin rural participa de forma significativa en los mercados agrcolas148, y algunoshogares, particularmente en las zonas rurales ms remotas, apenas tienen algunainteraccin con los mercados, o no tienen ninguna. Sin embargo, la mayora de loshogares rurales pobres son compradores de alimentos netos o absolutos y, por tanto,los mercados de alimentos son esenciales para ellos como consumidores. Dado que lasfuentes de ingresos no agrcolas aportan una parte cada vez mayor de los ingresos rurales,la existencia de unos mercados agrcolas y de alimentos que funcionen adecuadamentetendr cada vez ms importancia para la seguridad alimentaria en el futuro.

    Disponer de buenas oportunidades de mercado para que la agricultura sea unaactividad lucrativa es de la mxima importancia para los pequeos agricultores. Por lo querespecta al futuro, la juventud rural de hoy en da slo ver la agricultura como una opcinde vida si es viable y desear dedicarse a ella si es una actividad rentable. El ejemplo de laAsociacin de Agricultores Comerciales de Kapchorwa, en Uganda, es ilustrativo. En eltranscurso de los 10 ltimos aos ha pasado de 27 a ms de 5000 miembros. Practica elsistema de compra colectiva de abonos, contrata sus propios agentes de extensin, hasuscrito contratos de suministro con cerveceras y con el PMA y ha establecido un sistemade recibos de almacn para sus miembros. Cuando se les pregunt cul crean que era sulogro ms importante, los miembros respondieron que como la agricultura es ahora msrentable para ellos, los jvenes se muestran cada vez ms interesados en la agricultura y enla capacitacin agrcola y algunos miembros de la asociacin de jvenes empresarios hanarrendado tierras para ampliar su produccin.149

    Afrontar los riesgos para participar en los mercados con mejores perspectivasLa participacin en los mercados de productos agrcolas comporta para los hogaresagrcolas una serie de riesgos que afectan sus decisiones como compradores y vendedores.Por ejemplo, aunque, como ya se ha dicho, la mayora de los hogares rurales pobres soncompradores netos, muchos de ellos procuran cultivar sus propios alimentos ante lascondiciones desfavorables o poco fiables de los mercados de productos alimenticios, quese traducen en inestabilidad de los precios o, peridicamente, en falta de disponibilidadde productos bsicos en los mercados locales. Adems, al no tener oportunidades fiablesde participar en los mercados de productos, esos hogares se ven obligados a limitar susinversiones en cultivos orientados al mercado y generalmente evitan los riesgos que comportaaumentar la productividad de sus sistemas de produccin agrcola, ganadera y pesquera.

    En contraposicin, el acceso a mercados de productos lucrativos y seguros puede permitira los hogares agrcolas comercializar sus sistemas de produccin y centrarse en cultivos yproductos ganaderos orientados al mercado, que pueden incrementar y asegurar sus ingresosen efectivo y reducir la necesidad de autosuficiencia. Por ejemplo, vase en Uganda el caso delGrupo de Agricultores Unidos Nyabyumba, que recibi un importante apoyo externo parapoder llegar a estar en condiciones de convertirse en el proveedor de papas de los restaurantesde comida rpida Nando en Kampala. Tras haber conseguido ese xito, sus miembros, el 60%

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 115

  • de los cuales son mujeres, han pasado de depender deltrabajo no agrcola y de la agricultura para satisfacer susnecesidades domsticas de alimentos a convertirse enproductores especializados dedicados plenamente a lacomercializacin, que pueden cubrir con sus ingresos susnecesidades alimentarias.150 Por otra parte, en Kenya, unmercado de productos lcteos eficaz ha hecho posibleque los productores de explotaciones muy pequeascomercialicen totalmente sus sistemas de produccin,alimenten a sus animales en estabulacin con forrajecomprado en otros lugares, y produzcan lecheprincipalmente para el mercado de Nairobi.151

    La produccin de cultivos para el mercado tambinpermite a los hogares rurales pobres conseguir losingresos que necesitan para comprar insumos destinadosa producir cultivos alimentarios. Resulta evidente, pues,que un acceso mejor y con menos riesgo al mercado esun incentivo importante para aumentar la inversin enlas fincas y la productividad.

    Los mercados de productos agrcolas funcionanmejor si son competitivos, cuentan con una buenainfraestructura de transporte y comunicaciones, lainformacin fluye libremente entre los participantes enel mercado, no tienen limitaciones de acceso, no haygrandes asimetras de poder entre los participantes y la oferta y la demanda no experimentan grandesfluctuaciones. Por desgracia, esas circunstanciasconcurren pocas veces. Los pequeos agricultorespobres tienen cantidades limitadas de productos para laventa, a veces slo de forma ocasional, y sus productospueden ser de poco valor o mala calidad. Tienen quepagar costos de transporte elevados y a menudo

    dependen de que los compradores se desplacen hasta ellos; carecen de informacin sobrelos precios de mercado ms all del pequeo ncleo urbano ms cercano, y necesitaninmediatamente el importe en efectivo de las ventas. Todo ello se traduce en niveleselevados de riesgo e incertidumbre para ellos y en un alto costo de transaccin para loscompradores, en una situacin caracterizada por la poca confianza entre ambas partes.

    En muchas de las cadenas de valor de productos alimenticios y agrcolas hay muchosintermediarios entre el productor y el consumidor y cada eslabn de la cadena comporta msriesgos y costos de transaccin, con la consiguiente disminucin de la eficiencia del mercado.El poder de mercado pocas veces se distribuye por igual a lo largo de la cadena de valor, demanera que los ms poderosos pueden hacer recaer los costos y los riesgos en los ms dbiles,que suelen ser los pequeos agricultores (y los trabajadores eventuales en la agricultura y laelaboracin de productos agrcolas). Las asimetras de poder en el mercado se intensifican enalgunos casos por la gran concentracin del control sobre cadenas de valor especficas. Por

    Informe sobre la pobreza rural 2011116

    Ocho o nueve personas alquilanconjuntamente un vehculo. Si una solapersona transporta el loquat, el gasto esdemasiado elevado. Una sola personano puede pagar las 500 rupias quecuesta el trayecto hasta el mercado de Abbottabad.

    Muhammad Naveed, hombre, 22 aos, Pakistn

    No llevamos la pia a Chapapoyasnosotros mismos porque para ellonecesitamos camiones o grandesfurgonetas; adems, la carretera es malay, como queremos evitar que las frutasse echen a perder, recolectamos yvendemos toda la produccin a loshuambinos [los naturales de la provinciavecina de Huambo].

    Jos del Carmen Portocarrero Santilln, hombre, 82 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/jose.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htm

  • ejemplo, en Amrica Latina, cuatro empresas controlanel 75% del mercado de maz hbrido del Brasil y otrascuatro controlan el mismo porcentaje del mercadocafetero. En Colombia, cuatro empresas acaparan el 72%del mercado del aceite y otras cuatro el 94% del mercadode papas, yuca y bananas. En El Salvador, dos fbricasdominan el 97% del mercado de trigo y cuatro empresascontrolan el 87% del mercado lechero.152 Por ello, parautilizar los mercados agrcolas con el fin de impulsar elcrecimiento de las economas rurales y ayudar a lapoblacin a salir de la pobreza es necesario comprendercmo funcionan las diferentes cadenas de valor, culesson las limitaciones y fuentes de riesgo para los pequeosagricultores y otros sectores de la poblacin rural, y enqu forma determinadas cadenas de valor pueden llegara ser menos arriesgadas y ms rentables para ellos.

    La transformacin de los mercados en los ltimos decenios

    En el transcurso de los ltimos 30 aos se han registrado cambios de poltica importantesen la gobernanza de los mercados agrcolas de muchos pases en desarrollo. Hasta losprimeros aos del decenio de 1980, los sistemas de comercializacin agrcola secaracterizaban por una amplia intervencin del Estado dirigida a minimizar el riesgo deescasez de alimentos en las zonas urbanas, asegurando unos ingresos en divisas e ingresosfiscales de productos agrcolas estratgicos, y garantizando la participacin de los pequeosagricultores en la produccin de cultivos alimentarios y comerciales.153 De las actividadesde comercializacin se encargaban generalmente juntas paraestatales de comercializacin,que ofrecan a los agricultores un nico precio por sus productos para todo el territorio ytodas las estaciones; por lo general, se exclua al sector privado de esas actividades. Enalgunos pases, el sistema ofreca incentivos importantes para aumentar la produccin,mientras que en otros era una forma de gravar a los pequeos agricultores y su finalidad erasobre todo asegurar las existencias de alimentos a bajo precio en las zonas urbanas.

    A comienzos del decenio de 1980 se generaliz la conclusin de que ese modelo sehaba convertido en una carga fiscal insostenible, haba contribuido al descenso real de losprecios al productor y no haba promovido el crecimiento agrcola. Muchos pases, con elapoyo decidido del Banco Mundial, reformaron profundamente los sistemas decomercializacin de los insumos y productos. Se liberalizaron en mayor o menor grado lossistemas nacionales de comercializacin de productos tradicionales de exportacin como elcacao, el caf y el algodn y se desmantelaron los mecanismos internacionales de gestinde las existencias y de los precios, lo que comport a corto plazo una mayor variabilidad delos precios de los productos bsicos.154 Tambin en el caso de los principales productosalimenticios bsicos se redujo la intervencin del Estado en la comercializacin y la fijacinde los precios, aunque con muchas excepciones destacadas, especialmente en Asia. Se abrila comercializacin al sector privado y se redujeron los obstculos a las importaciones de

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 117

    Tengo una ambicin. Esperodedicarme a una buena actividadgeneradora de ingresos que nos protejaa m y a mis hijos de la penuriaDeseara poder aumentar el volumen demoukirr (un ungento curativo amargotradicional) que vendo Se puedevender rpidamente si te dedicas abuscar clientes. Tengo un beneficio muypequeo porque esta zona es pobre y no puedo dejar a mis hijos para ir a otros lugares a venderlo.

    Bintou Sambou, mujer, 45 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htm

  • alimentos. Estos cambios beneficiaron a muchos pequeos agricultores, pero muchosotros, especialmente los de las zonas ms remotas y peor comunicadas, perdieron mercadose ingresos seguros y se encontraron en un entorno de riesgo ms difcil.

    Paralelamente al desmantelamiento de los sistemas de gestin de la comercializacincontrolados por el Estado, un conjunto de nuevos factores han remodelado los mercadosagrcolas de los pases en desarrollo en los ltimos aos. A nivel nacional, estos factoresson la urbanizacin y el crecimiento demogrfico, el aumento de los ingresos per cpita,los cambios en las preferencias de los consumidores, la modernizacin de los procesos de elaboracin y comercializacin al por menor y la mejora de la infraestructura detransporte y comunicaciones.155 A escala mundial, los pases en desarrollo se hanconvertido en mercados y fuentes de suministro agrcola cada vez ms atractivos para lasgrandes empresas agroalimentarias multinacionales.

    Tambin ha cambiado el entorno comercial, en parte a travs de cambios lentos yprogresivos del rgimen mundial de comercio, las normas de calidad pblicas y privadasy los acuerdos comerciales bilaterales regionales, y en parte por la importancia creciente deeconomas en rpido crecimiento no pertenecientes a la OCDE como importadoras yexportadoras de productos agrcolas. El comercio agrcola ha registrado un fuerte crecimiento,particularmente en la regin de Asia y el Pacfico. En 2007-2008, las importaciones deproductos agrcolas de Asia, en su mayor parte de cereales, productos oleaginosos, carne yproductos hortcolas, representaron la cuarta parte del comercio mundial.156 La India y China han dominado estas corrientes comerciales, como exportadores y como importadores.Como consecuencia de todos estos factores, los mercados de productos agrcolas estncada vez ms diferenciados en muchos pases. Van desde los mercados de las aldeas, dondese venden productos que se producen y consumen localmente, hasta los mercadosmundiales en los que se venden hortalizas envasadas de fuera de temporada. Hay mercadostradicionales y modernos, con grados distintos de integracin a nivel local, urbano,nacional, regional y mundial. La diferenciacin de los mercados se traduce en nuevasoportunidades a los pequeos agricultores, as como en nuevos riesgos y obstculos.

    Los mercados urbanosLos mercados urbanos han cambiado profundamente durante los ltimos 30 a 40 aoscomo resultado del rpido crecimiento de las poblaciones urbanas, tanto en grandesciudades como en centros urbanos ms pequeos. En muchos pases, este fenmeno ha idoacompaado de mayores ingresos y de la formacin de una clase media de proporcionesconsiderables con gustos y pautas de consumo diferentes; en algunas zonas, tambin estvinculado con una participacin creciente de las mujeres en los mercados de trabajo, con unamayor disponibilidad de aparatos elctricos domsticos y con otros factores. En conjunto, en la mayor parte de los pases ha crecido la demanda de alimentos, especialmente deproductos de mayor valor como las hortalizas, frutas, carne y productos lcteos (vase elcuadro que figura a continuacin). Son ms las personas que buscan alimentos garantizadosde gran calidad y alimentos elaborados o de fcil preparacin. Muchos quieren compraren supermercados y comer en puestos y restaurantes de comida rpida.

    Despus de la liberalizacin del mercado, en respuesta a la demanda cambiante dealimentos en las zonas urbanas y como motor de esos cambios, se han reestructuradorpidamente los mercados nacionales de productos alimenticios; ha habido un volumen

    Informe sobre la pobreza rural 2011118

  • importante de nuevas inversiones en la elaboracin y comercializacin al por menor y entodos los pases han surgido, en mayor o menor grado, normas y arreglos comercialesnuevos. Los supermercados han crecido rpidamente en muchas zonas del mundo endesarrollo. El fenmeno comenz en Amrica Latina, donde los supermercadosrepresentan actualmente el 60% o ms de las ventas de alimentos al por menor; a AmricaLatina le sigui Asia (primero Asia Oriental y Sudoriental y, ms recientemente, AsiaMeridional) y despus frica, primero la zona meridional y luego la zona oriental.157

    Sin embargo, hay muchas diferencias entre los pases: slo hay que comparar el Brasil,donde los supermercados acaparan el 75% de las ventas de alimentos al por menor, conBolivia, donde la proporcin se reduce a tan slo el 10%.158 Tambin hay diferenciasimportantes entre las grandes ciudades y los ncleos urbanos ms pequeos as comoentre los distintos productos, pues los supermercados suelen abarcar una parte mayor delmercado de alimentos elaborados y envasados que del de frutas y hortalizas frescas.Adems, los supermercados son extremadamente heterogneos: comprenden desdenegocios familiares hasta cadenas minoristas mundiales.

    Si bien es cierto que los supermercados prefieren comprar sus productos a grandesempresas de elaboracin, o directamente a las unidades de produccin, en algunas zonas tambin mantienen relaciones preferentes con pequeos agricultores, a los que a

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 119

    CUADRO 2 Variacin de las pautas de consumo de alimentos (kilogramos por persona y ao)

    Pas Producto 1980 2005 Aumento (porcentaje)

    China Cereales 154 156 1Hortalizas 49 271 453Leche 3 24 700

    El Salvador Cereales 139 133 -4Hortalizas 30 63 110Leche 84 103 29

    Ghana Cereales 58 95 90Hortalizas 26 30 15Leche 3 7 133

    India Cereales 140 146 4Hortalizas 48 74 54Leche 39 65 67

    Kenya Cereales 147 128 -13Hortalizas 25 44 76Leche 65 76 17

    Per Cereales 102 140 37Hortalizas 27 44 63Leche 62 50 -19

    Tnez Cereales 207 207 0Hortalizas 140 185 32Leche 66 98 48

    Fuente: FAOSTAT http://faostat.fao.org/site/345/default.aspx.

  • veces ofrecen insumos a crdito, les prestan asistencia tcnica y les recogen la cosecha.159

    Hay muchos ejemplos de agricultores que suministran directa o indirectamente a lossupermercados, especialmente en Asia Sudoriental.160 Los pequeos productores seintegran ms fcilmente en los mercados modernos de venta de alimentos al por menorcuando existe un sector empresarial receptivo o incluyente con inters en comerciar conellos en condiciones justas; cuando hay pequeos agricultores organizados y capaces demejorar y de organizar sus procesos de produccin y comercializacin; y cuando existe unsector pblico que facilita la situacin creando las condiciones necesarias para que el sectorempresarial y los pequeos agricultores puedan cooperar.161 No obstante, quienes nopueden cumplir las estrictas normas de los supermercados, particularmente por lo que serefiere a la regularidad del suministro y al volumen, suelen ser excluidos de estas cadenas devalor. Por otra parte, muchos supermercados procuran de manera explcita reducir elnmero de proveedores162, lo que puede suponer eliminar a pequeos productores.

    En los primeros aos del decenio de 2000 empez a preocupar que los supermercadospudieran llegar a dominar los mercados emergentes de alimentos.163 Los datos ms recientesindican que tal vez esos temores eran exagerados164 y que sigue habiendo un espacioimportante para otras modalidades de venta al por menor, incluso a travs de los mercadostradicionales. En todas las regiones, estos mercados, con sus bajos costos de acceso, siguenjugando un papel de primer orden para los consumidores y los productores, en particular los ms pobres. En el proyecto RuralStruc se constat que en la mayor parte de los sietepases donde se realizaron encuestas seguan predominando los sistemas tradicionales decomercializacin y que las ventas a los mercados modernos slo eran importantes en

    Informe sobre la pobreza rural 2011120

    RECUADRO 7 Caractersticas principales de las cadenas de suministro de productos agrcolasalimenticios tradicionales y modernas

    Tradicionales Baja elasticidad de la demanda con respecto a los

    precios Cadenas de suministro dirigidas por los comerciantes

    o los elaboradores Baja relacin valor/volumen Calidad definida por calidades bsicas Necesidad limitada de infraestructura de garanta de la

    calidad y la seguridad Muchos productos son poco perecederos Bajos niveles de elaboracin y transformacin de los

    productos antes de su exportacin Nivel limitado de coordinacin de las cadenas de

    suministro, con costos de transaccin y riesgoelevados a todo lo largo de la cadena

    Numerosas pequeas empresas especializadas Limitada o nula necesidad de preservar la

    trazabilidad/identidad a lo largo de la cadena de suministro

    Necesidad de capacidad logstica bsica

    Fuente: Adaptado de Henson (2006).

    Modernas Alta elasticidad de la demanda con respecto

    a los precios Cadenas de suministro dirigidas por los minoristas Alta relacin valor/volumen Calidad definida por normas privadas Necesidad esencial de infraestructura de garanta de la

    calidad y la seguridad Muchos productos muy perecederos Los niveles de elaboracin y transformacin de losproductos antes de su exportacin pueden ser elevados

    Niveles elevados de integracin o coordinacin de lacadena de suministro, con proveedores preferentes

    Costos de transaccin y riesgo bajos en una cadenade suministro corta

    Nmero limitado de empresas especializadas Mayor necesidad de preservar la trazabilidad/identidad

    a lo largo de la cadena de suministro Necesidad de capacidad logstica avanzada

  • algunas zonas donde estn asentadas las empresas agroindustriales.165 En contraposicincon los mercados modernos y reestructurados, los mercados tradicionales suelen estardispersos, tienen varios niveles y estn fragmentados. A menudo son ineficientes y secaracterizan por crisis peridicas de escasez y saturacin, y por una gran inestabilidad de losprecios; la calidad de los productos puede ser deficiente y a lo largo de la cadena los riesgosy los costos de transaccin son elevados, por lo cual los productores perciben precios bajos.Cuando los mercados tradicionales y modernos funcionan de forma paralela, permiten alos pequeos productores adoptar estrategias ms sofisticadas y diversificadas paracomercializar sus productos. Aunque los mercados modernos suelen ofrecer precios mselevados, los productores pueden constatar que el mercado tradicional les ofrece ventajasen trminos del flujo de efectivo, o que pueden utilizarlo para vender aunque a un precioms bajo los productos que no tienen el nivel exigido por el mercado moderno.

    Los mercados mundialesNo slo los mercados nacionales estn cambiando rpidamente, sino tambin los mercadosmundiales. Durante los decenios de 1980 y 1990, los productos tropicales tradicionales(caf, cacao, t, fibras textiles, nueces, especias, azcar y artculos de confitera) disminuyeronun 50% en el valor total de las exportaciones agrcolas de los pases en desarrollo: del 39%al 19%. Durante el mismo perodo, la parte correspondiente a las frutas y hortalizasaument del 15% al 22% y la del pescado y los mariscos del 7% al 19% (ms de un terciode esos productos corresponden a la acuicultura). Estos productos no tradicionales son losque dominan en este momento la agricultura y las exportaciones de alimentos de los pasesen desarrollo, y siguen siendo los mercados ms dinmicos, con ndices relativamente bajosde proteccin comercial en los mercados de los pases industrializados. Las exportacionesestn dominadas por un nmero reducido de pases, especialmente de Amrica Latina yAsia, aunque algunos han conseguido una posicin dominante en mercados de productosespecficos: vase el caso de Kenya para las judas verdes y del Per para los esprragos.166

    Sin embargo, para los pequeos productores agrcolas de los pases en desarrollo siguesiendo muy difcil aprovechar las oportunidades en los mercados agrcolas mundiales,debido a las limitaciones a las que se enfrentan. La primera est relacionada con las actualespolticas comerciales y ayudas internas a la agricultura en los pases desarrollados, quelimitan las oportunidades que pueden ofrecer los mercados de exportacin a los pequeosagricultores de los pases en desarrollo. Se calcula que en 2015 el costo global de estaspolticas oscilar entre USD 70000 y USD 200000, y ms del 90% de esa cifra correspondera la restriccin del acceso a los mercados y a los aranceles aplicados a los productos agrcolas;una proporcin considerable del costo total recae en los pases en desarrollo. Si hubiera unaliberalizacin total, el precio de los productos agrcolas primarios aumentara ms del 5%, el del algodn entre el 10% y el 20% y el de las semillas oleaginosas el 15%. Tambinaumentara en torno al 9% la participacin de los pases en desarrollo en las exportacionesagrcolas mundiales, correspondiendo los mayores incrementos al algodn y las semillasoleaginosas, aunque tambin aumentara la participacin del trigo, la carne elaborada, elazcar, los productos lcteos, los cereales secundarios y las frutas y hortalizas. Amrica Latinay frica Subsahariana seran las regiones ms beneficiadas.167

    La segunda limitacin que sufren los agricultores minifundistas es la imposicin de unareglamentacin cada vez ms estricta en materia de inocuidad y calidad de los alimentos,

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 121

  • que se aplica especialmente a los productos de gran valor en los mercados de exportacin.Por ejemplo, los grandes minoristas de Europa (y cada vez ms los de otras regiones) exigenque los productos agrcolas, ganaderos y acucolas procedentes de los pases en desarrollocumplan su norma GLOBALGAP (anteriormente EurepGAP, trmino en el que la sigla GAPcorresponde a la expresin good agricultural practices, buenas prcticas agrcolas), quecontiene normas definitivas para los cultivadores y requiere que cada unidad de produccinsea evaluada por auditores independientes de terceros pases empleados en empresas decertificacin autorizadas. El cumplimiento de GLOBALGAP puede requerir gastos de capitalen depsitos de productos qumicos, equipos de fumigacin y naves para clasificar losproductos; tambin hay que establecer sistemas de gestin de la calidad y cubrir el costo dela certificacin. Adems, los agricultores necesitan capacitacin en las prescripcionesrelacionadas con las normas, prcticas, controles y trazabilidad. Todos estos costos sonobstculos a la entrada en el mercado y para muchos pequeos productores pueden serexcesivamente altos. Sin embargo, para quienes consiguen cumplir las normas la adhesina un grupo es una frmula adecuada para hacer frente a los altos costos de transaccin.168

    Muchos estudios muestran que los mercados de exportacin de productos de granvalor suelen excluir a los pequeos productores.169 Esta tendencia se ha intensificado conel establecimiento de normas ms estrictas para los productos y procesos. Dos ejemplosdemuestran esta afirmacin. El primero se refiere al mercado de exportacin de hortalizasfrescas de Kenya. Despus del rpido crecimiento del sector exportador de hortalizasdurante los decenios de 1970 y 1980, este mercado se reestructur en los aos noventacuando empezaron a aplicarse las normas de los supermercados europeos. El alto costo dela certificacin (USD 20 000 para un grupo de 45 cultivadores)170 provoc la drsticadisminucin del nmero de pequeos productores que participaban en el mercado. En slo un distrito (Machakos), el nmero de agricultores que suministraban a unexportador importante de judas verdes se redujo de ms de 1200 a menos de 400 entre1991 y 2004; fueron sustituidos por la produccin de fincas de propiedad del exportadory por compras a agricultores grandes o medianos.171 En Viet Nam, los pequeosproductores de bagre (pangasius) recibieron un fuerte apoyo de la Universidad An Giangpara que pudieran abastecer a una gran empresa de elaboracin que exportaba el productofileteado a Europa. Sin embargo, como consecuencia de la inestabilidad de los precios y elelevado costo del cumplimiento de las normas exigidas para exportar pescado a Europa, elmercado de exportacin dej de ser atractivo para los productores participantes, queacabaron por reducir su sistema de produccin para vender pequeas cantidades depangasius en el mercado local de pescado fresco.172

    Los mercados especializados, en particular los mercados certificados como orgnicos ode comercio justo, siguen siendo una proporcin minscula del comercio agrcola: elmercado mundial de productos orgnicos, que es el ms grande de los dos, alcanzaba en2008 un valor de USD 52 000 millones173, es decir, del 1% al 2% de las ventas totales aescala mundial. Sin embargo, estos mercados tienen inters para los pequeos productoresagrcolas porque pueden proporcionar a los productores beneficios ambientales o socialesy mejores precios y/o contratos a largo plazo. No obstante, ambos mercados implicancostos elevados para los pequeos agricultores, pues requieren una certificacin compleja ycostosa. Si bien es cierto que las normas orgnicas son generalmente estrictas en lasconsideraciones ambientales y sanitarias, no promueven especficamente la participacin

    Informe sobre la pobreza rural 2011122

  • de los pequeos agricultores y gran parte de la produccin orgnica procede de grandesexplotaciones. Un estudio de 2008 sobre tres pases asiticos puso de manifiesto que habados tipos principales de sistemas de agricultura orgnica: uno estaba impulsado en granmedida por las ONG y trabajaba principalmente con pequeas fincas para el mercadonacional, y el otro lo promovan los gobiernos y el sector privado, y generalmente dependade grandes explotaciones agrcolas.174 En China predominaba el segundo modelo, en laIndia el primero y en Tailandia una combinacin de los dos. En cambio, el comercio justopromueve la produccin de pequeas fincas, por lo que beneficia ms a los pequeosagricultores. En los ltimos aos, se han incorporado elementos de esos mercadosespecializados en el cada vez ms importante programa de responsabilidad social de lasempresas mundiales en las cadenas agroalimentarias.

    Oportunidades y costos en los distintos mercadosTanto los mercados nacionales como los mercados internacionales pueden ser importantespara los pequeos productores agrcolas, pero es indudable que los mercados urbanosnacionales ofrecen cada vez ms oportunidades. En primer lugar, tienen un tamao muchomayor que los mercados de exportacin para la mayor parte de los productos y crecen conmayor rapidez. En 2002, el valor del mercado urbano de frica para los pequeosagricultores se estim en casi USD 17 000 millones, frente a los USD 4 000 millones delmercado de exportacin (tanto de productos tropicales como de productos de granvalor).175 En Kenya, el sistema hortcola nacional tiene un valor de cuatro a cinco vecessuperior y atrae a un nmero muchas veces mayor de pequeos agricultores ycomerciantes.176 En China, el sistema nacional de productos frescos era de 40 a 50 vecesms grande que el mercado de exportacin en los primeros aos del decenio de 2000. Ensegundo lugar, en los mercados urbanos nacionales ha cambiado la demanda en lo que serefiere a la naturaleza de los productos. En muchos pases especialmente, aunque nonicamente, en las economas en transformacin, se ha estancado la demanda deproductos bsicos, pero est creciendo con fuerza la demanda de productos de gran valor.Estos productos son tambin intensivos en mano de obra, lo que es positivo para elempleo agrcola. En tercer lugar, los mercados urbanos estn creando nuevasoportunidades para el comercio intrarregional: en grandes zonas de Asia los mercadosregionales ya son importantes, y en frica Subsahariana se les reconoce un enormepotencial. En conjunto, en los pases en desarrollo existen muchas posibilidades de quelos mercados urbanos puedan crear a nivel nacional y en las diferentes regiones nuevasoportunidades de crecimiento rural impulsado por la agricultura, con un lugar importantepara los pequeos productores agrcolas; sin embargo, la naturaleza y el alcance exactos deesas oportunidades varan en los diferentes contextos y las diferentes cadenas de valor.

    Habida cuenta de la cada vez mayor diversificacin del mercado, es posible que lospequeos agricultores de muchos pases traten de participar en varios mercados distintos. Suselecciones no tienen que ser exclusivas, puesto que participar en distintos mercados al mismotiempo puede presentar ventajas. En trminos generales, realizan su eleccin teniendo encuenta los beneficios esperados, la accesibilidad, los costos y los riesgos. Habitualmente,cuanto mayores son el valor del mercado y los beneficios que reporta participar en l, msdifcil es el acceso. Los mercados nacionales reestructurados pueden ser particularmenterentables para los pequeos agricultores, pero plantean dificultades porque las instituciones,

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 123

  • las normas y las formas de organizacin que los caracterizan son ms propias de los mercadosmundiales que de los mercados nacionales tradicionales. En general, para poder aprovecharlas oportunidades que se presentan en los mercados reestructurados es necesario que lospequeos productores puedan invertir en un proceso constante de mejora e innovacin de susproductos, tecnologas y estrategias de comercializacin. Tambin se necesita acceso estable yadecuado a activos complementarios, servicios (sobre todo servicios financieros), apoyo de ONG y organizaciones del sector privado, un sector empresarial receptivo y polticas yprogramas pblicos favorables.177 Por ltimo, es evidente que lo que determinar lasoportunidades sern tanto el contexto y las condiciones del mercado a nivel nacional comolas condiciones especficas de cada cadena de valor y las circunstancias de las diferenteslocalidades y territorios. De todos modos, es posible identificar una serie de factoresgenricos que facilitan la participacin de los pequeos agricultores en los mercados.

    Factores bsicos de los mercados para la poblacin rural pobre

    Las organizaciones de productores ruralesEn entrevistas realizadas a empresas privadas y pequeos productores agrcolas deColombia, ambos subrayaban la importancia que tiene para los productores organizarseen grupos para establecer las relaciones comerciales entre ellos.178 Esto no puedesorprender, ya que los grupos reducen el riesgo y los costos de transaccin para ambaspartes. El principal beneficio que ofrecen los grupos y las organizaciones de productoresms en general en materia de comercializacin es la agrupacin de las compras de losinsumos y las ventas de productos, de forma que puedan participar en los mercados contransacciones de mucho mayor tamao y con costos ms bajos de recoleccin y transporte.Las organizaciones tambin ofrecen relaciones ms seguras con los grandes compradores,especialmente por medio de contratos, que pueden ir acompaados de crditos paraadquirir insumos y de servicios de apoyo a la produccin. Las organizaciones puedenmejorar, asimismo, el acceso a los servicios financieros y cumplir una funcin clave paragarantizar la calidad exigida y la cantidad deseada de productos. Por otra parte, lasorganizaciones de productores tienen mayor poder de mercado que los particulares ypueden ayudarles a negociar mejores precios y condiciones de pago para los insumos yproductos. Por ltimo, las organizaciones facilitan a los numerosos pequeos agricultoresque no tienen carcter emprendedor la tarea de entablar relaciones comerciales.

    Pueden citarse muchos casos en que las organizaciones de productores rurales hanhecho posible a los pequeos agricultores entrar en el mercado o mejorar su posicin enl y beneficiarse de precios ms altos y condiciones de pago ms favorables. El ejemplo deFaso Jigi en Mal (recuadro 8), una asociacin de cooperativas, revela el papelfundamental que pueden jugar esas organizaciones.

    Las organizaciones de productores pueden adoptar muchas formas diferentes, desdeinstituciones formales como las cooperativas, hasta grupos y asociaciones informales deproductores. Pueden estar registradas legalmente o no y puede haber razones de peso paracualquiera de las dos opciones. Sus funciones en los mercados agrcolas pueden ir desdefacilitar la participacin de los pequeos agricultores en una parte determinada de las

    Informe sobre la pobreza rural 2011124

    Cultivar la paz a largo plazo en Rwanda

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/video/rwanda.htm

  • cadenas de valor (como la produccin, la manipulacin posterior a la cosecha y lacomercializacin) hasta el control de cadenas enteras a travs de la integracin vertical.Segn el contexto, lo ms adecuado es que desempeen diferentes tipos de funciones ocombinaciones de funciones.179 El xito de una organizacin de productores depende engran medida de tres factores cuando menos: en primer lugar, tiene que existir una slidamotivacin econmica y un fuerte inters comn para su formacin; en segundo lugar,su espacio geogrfico, tamao, estructura, gobernanza, disposiciones de gestin ycondicin jurdica deben reflejar la finalidad para la que se ha establecido; y, en tercerlugar, sus miembros deben estar plenamente comprometidos en perseguir los objetivosconvenidos y respetar un conjunto de normas acordado. Esto supone, entre otras cosas,que grupos formados con fines comunitarios o sociales pueden encontrar grandesdificultades para representar los intereses econmicos y desempear las funcioneseconmicas que corresponden a las organizaciones de productores. Adems, estasorganizaciones pueden no ser la solucin para todo tipo de relaciones comerciales (por ejemplo, es posible que sean poco adecuadas en algunos sistemas de cultivo porcontrata), pero cuando son necesarias, su forma y funcin deben reflejar los requisitosespecficos de las condiciones del mercado.

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 125

    Faso Jigi se cre en 1995 con el apoyo del OrganismoCanadiense de Desarrollo Internacional (CIDA) y elorganismo agrario de Quebec, LUnion des producteursagricoles Dveloppement international (UPA DI), enel marco de un programa de reestructuracin delmercado cerealero. Creada como asociacin decooperativas de agricultores, su objetivo era facilitar elacceso de los pequeos productores a los mercadosy conseguir precios ms altos y ms estables para loscereales (arroz, sorgo y mijo) y los chalotes.

    Con el tiempo, el sistema colectivo de comercializacinestablecido en Faso Jigi reuni volmenes importantesde productos, lo que otorg a la organizacin un poder de negociacin significativo en los mercadoslocales y nacionales y permiti reducir los costos detransaccin para los campesinos y otros agentes del mercado gracias a las economas de escala en elalmacenamiento y transporte. El sistema garantizabatambin precios agrcolas estables y una ampliadifusin de informacin sobre los precios entre lospequeos productores, lo cual tambin los reforzabacomo compradores. Faso Jigi tambin permiti a susmiembros acceder a asesoramiento tcnico, con laconsiguiente mejora de la cantidad y calidad de susrendimientos, as como a la compra colectiva deabonos, lo que aseguraba mejores precios y mayorcalidad. Por ltimo, la asociacin ha establecido un

    mecanismo de pagos por anticipado para ayudar asus miembros a hacer frente al problema de accedera capital de explotacin en los comienzos de lacampaa agrcola. Mediante este sistema, loscampesinos obtienen prstamos a cambio de uncompromiso de entrega de productos a Faso Jigi.Entonces, Faso Jigi pide un prstamo a una institucinfinanciera teniendo en cuenta las necesidades totalesde crdito de sus miembros, utilizando como garantasu fondo de comercializacin. Tambin se haestablecido un fondo de seguros para cubrir posiblesdaos y alteraciones de los precios.

    Desde que se cre, Faso Jigi se ha convertido en unaorganizacin muy poderosa que agrupa a ms de 5 000 agricultores en ms de 134 cooperativas.Anualmente vende ms de 7 000 toneladas de cereales,por valor de ms de 2,5 millones de euros. Ha adquiridouna gran capacidad de influir en los mercados y en laspolticas agrcolas y los comerciantes al por mayorprefieren aprovisionarse en Faso Jigi y estn dispuestosa pagar precios ms altos porque la asociacin ofrece lacentralizacin de las existencias, una mayor calidad enlas instalaciones de almacenamiento y accesibilidad.Sin embargo, los mercados de cereales estn en unasituacin de cambio permanente en la regin, lo queobliga a Faso Jigi a adaptar sus sistemas decomercializacin para seguir siendo competitiva.

    Fuente: Faso Jigi: A peoples hope, http://www.acdi-cida.gc.ca/acdi-cida/acdi-cida.nsf/eng/FRA-42715145-QBN.

    RECUADRO 8 Faso Jigi y el mercado de cereales en Mal

  • En la prctica, las organizaciones de productores seenfrentan a mltiples desafos, entre los que suelenfigurar cuestiones relativas a la gobernanza y lahonradez de sus dirigentes, la naturaleza heterogneade sus miembros y la existencia de interesespotencialmente divergentes, el equilibrio entre equidady eficiencia, la capacidad para gestionar con eficacia laaccin colectiva de sus miembros y los compromisos yprdida de perspectiva que pueden resultar del apoyoexterno. El mundo en desarrollo est lleno de gruposy cooperativas respaldadas por gobiernos, ONG odonantes que resultaron ser insostenibles osimplemente desaparecieron cuando se les retir elapoyo. El caso de Chile muestra lo difcil que puede ser para las organizaciones de productores alcanzar lasostenibilidad institucional y econmica. En el deceniode 1990 y los primeros aos del de 2000, el Gobiernochileno puso gran empeo en promover organizacionesde productores rurales y as se crearon ms de 780 enmenos de 10 aos. Casi la mitad tuvieron xito en elacceso a los mercados nacionales y el 13% en laexportacin de sus productos. Sin embargo, slo el 20%de ellas fueron consideradas viables: en alrededor del45% los gastos anuales superaban a los ingresos; untercio haba contrado deudas extremadamenteelevadas y en un tercio ms del 60% de los ingresostotales provena de subvenciones y donaciones. Lasque consiguieron buenos resultados tenan trescaractersticas comunes: eran vehculos de innovaciny modificacin de las prcticas agrcolas para sus

    miembros; establecieron redes, vinculando a sus miembros con ideas, recursos, incentivosy nuevas oportunidades; y trataban de transmitir seales de mercado sin distorsiones costos y beneficios a sus miembros, que entonces podan responder.180 En el recuadro 9,que figura a continuacin, se expone el caso de dos cooperativas que han conseguido elxito en la comercializacin de productos por caminos opuestos.

    Infraestructura e informacinLa mejora de la infraestructura est fuertemente relacionada con un mejor funcionamientode los mercados y con la reduccin de la pobreza. Donde ms fcil resulta salir de lapobreza es en los lugares donde la infraestructura est mejor establecida. En la India, porejemplo, es probable que los hogares que escapan de la pobreza se encuentren en o cercade las aldeas,con mejor infraestructura y ms prximas a ncleos urbanos. La inversinen caminos rurales puede tener efectos positivos en distintos aspectos. En Bangladesh, porejemplo, las aldeas con mejores caminos de acceso se asociaron con niveles ms elevadosde utilizacin de insumos, mayor produccin agrcola, ingresos ms altos, mejores

    Informe sobre la pobreza rural 2011126

    Abdoulaye es miembro de la asociacinagrcola de su distrito. Todos los serviciosque presta la asociacin (trabajo en lasoperaciones de cultivo, cosecha, etc.) sonremunerados y el dinero se utiliza paraatender las necesidades del distrito. Porejemplo, la aldea puede pedir a cadadistrito una determinada cantidad dedinero porque ese dinero es necesariopara comprar semillas. Lo tomamos de los fondos de la asociacin Hay unpresidente, un tesorero y un organizadorque se encarga de informar sobre lasactividades de la asociacin. Los elige eldistrito sobre la base de la confianzaDespus de cada temporada de lluvias losdirigentes convocan una reunin y todo el mundo puede conocer detalladamentela situacin financiera. Los beneficiariosno siempre pagan en efectivo. Puedenhacerlo en especie: arroz, man, ganado,etc. El primer beneficio es la compra deequipo y semillas. Yo slo no conseguiraque me trajeran ni un slo saco desdeBignona hasta Sindia. Tambin hay quetener en cuenta el elemento de solidaridadde este tipo de asociaciones. Si no eresmiembro, es difcil que te puedasbeneficiar de sus servicios.

    Abdoulaye Badji, hombre, 50 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htm

  • indicadores de acceso a los servicios de salud y ms oportunidades de conseguir un trabajoasalariado. En Marruecos se constat que un proyecto de construccin de caminos delBanco Mundial haba conducido a un aumento de la produccin agrcola y laproductividad de la tierra, un mayor uso de insumos agrcolas y de servicios de extensin yun cambio hacia cultivos de gran valor y oportunidades de empleo no agrcola.181

    En la India se observ que por cada milln adicional de rupias (alrededor de USD 23000)gastado en caminos rurales durante el decenio de 1990 salan de la pobreza 881 personas.182

    Por otro lado, la infraestructura relacionada con el mercado, en particular la infraestructurade transporte, es deficiente en muchas zonas rurales de los pases en desarrollo. En frica,en particular, la expansin de la infraestructura relacionada con la energa, el agua y eltransporte se est produciendo con lentitud. La regin sigue sufriendo un grave dficit deinfraestructura (la densidad de carreteras asfaltadas en pases de bajos ingresos de fricaSubsahariana no es ms que la cuarta parte de la que tienen los pases de bajos ingresos deotras regiones); al mismo tiempo, los servicios de infraestructura siguen siendo dos vecesms costosos que en otras regiones.183

    Los vnculos entre las zonas urbanas y rurales, facilitados por la infraestructura detransporte mejorada, propician nuevas oportunidades de mercado para la poblacin rural.Una fcil vinculacin con la economa urbana y la conexin con un mundo ms ampliopueden tener, por supuesto, muchas otras ventajas, entre ellas un acceso mejor o ms fcil

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 127

    Cuatro Pinos es una cooperativa prspera deGuatemala con casi 30 aos de experiencia en elnegocio de exportacin de hortalizas. Recientemente,la cooperativa ha conseguido penetrar en grandesmercados de varios productos en los Estados Unidosa travs de una alianza con un mayoristaespecializado. La demanda supera con creces lacapacidad de los miembros de la cooperativa y senecesitan nuevos productores y nuevas zonas. Paraconseguirlo, Cuatro Pinos identifica grupos deagricultores existentes, entre ellos asociaciones,cooperativas y redes de agricultores principales, ennichos ambientales favorables, trabaja con ellos paraexperimentar sistemas de produccin y luego contrataa los que demuestran tener capacidad para cumplir losobjetivos de cantidad y calidad. La cooperativa firmacon el grupo de productores un contrato queespecifica la cantidad y calidad, as como uncalendario de produccin. Fija, asimismo, un preciopara el producto. Se concede crdito en forma deinsumos y asistencia tcnica, que se descuenta de lasprimeras entregas de productos. Con este modelo,Cuatro Pinos ha registrado una tasa anual decrecimiento del 50% en las exportaciones de hortalizasen el transcurso de los tres ltimos aos.

    Hortifruti, una empresa privada de distribucin dehortalizas, trabaja con distintos proveedores deHonduras y Nicaragua y a menudo compraproductos a cooperativas de agricultores. Sinembargo, ha tenido dificultades importantes conesas organizaciones por la lentitud de sus procesosde toma de decisiones. Por ello, Hortifruti Hondurasha desarrollado y promovido un modelo deorganizacin de agricultores principales medianteel cual identifica a agricultores que puedan cumplirsus exigencias de calidad de forma consistente yfomenta su capacidad. Cuando han demostradoesa capacidad, los agricultores principales recibenpedidos cada vez mayores de productos o nuevos productos y se les invita a trabajar concampesinos vecinos para atender esa demanda. El agricultor principal proporciona acceso atecnologa, a asistencia tcnica y al mercado comoservicios incorporados. Posteriormente sedescuenta del margen de beneficios de las ventasel costo de esos servicios. La expansin de estemodelo es orgnica y depende de la identificacinde nuevos agricultores principales. Tiene un costo pequeo y es fcilmente ampliable y sostenible.

    Fuente: Lundy (2007).

    RECUADRO 9 Dos ejemplos de cooperativas en Amrica Central

  • a las oportunidades de educacin, servicios de salud y otros servicios pblicos y financieros.Con el tiempo, estas vinculaciones pueden contribuir tambin a reducir las diferencias deingresos y salarios entre el mundo urbano y el mundo rural. Por ejemplo, en la India, lossalarios reales de los trabajadores eventuales han aumentado gradualmente a lo largo de losaos, en parte como consecuencia de la mejora de la infraestructura de transporte (y de otrotipo): cuando la infraestructura mejora, los salarios reales aumentan.184

    Los costos de transporte no slo aumentan con la distancia recorrida; generalmente elcosto por kilmetro es ms alto en los caminos de tierra que en las carreteras asfaltadas yms alto an cuando un camino de tierra se convierte en una senda. El impacto global enlos costos de comercializacin puede ser importante. Por ejemplo, encuestas realizadas enBenin, Madagascar y Malawi indican que los costos de transporte pueden representar del50% al 60% de los costos totales de comercializacin.185 Que el transporte por carreterafuncione depende en parte de la inversin y del mantenimiento de las carreteras, perotambin exige que funcionen los sistemas. Los bloqueos de carreteras arbitrarios, elcombustible adulterado, los problemas para importar piezas de recambio y losmonopolios y los carteles son todos ellos factores que aumentan los costos de transportey agravan el entorno de riesgo en el que viven los pequeos agricultores. Abordar estosproblemas y mejorar la infraestructura fsica es una parte esencial del entorno propicio debuena gobernanza necesario para reducir los costos y los riesgos de los pequeosproductores agrcolas que tratan de acceder a nuevas oportunidades de mercado.

    Una de las razones por las que anteriormente tenan tanta importancia las carreteras paraacceder al mercado era que resultaban necesarias para transmitir informacin a las zonasrurales. Sin embargo, hoy en da, la tecnologa de la informacin y las comunicaciones(TIC), particularmente los telfonos mviles, est desencadenando una revolucin en lainformacin que afecta incluso a las zonas rurales remotas. El uso de telfonos mviles seest extendiendo de forma exponencial y ahora muchas personas pobres del mundo ruralpueden permitirse comprarlos. Los telfonos mviles han reducido enormemente loscostos de transaccin en el mercado para los pequeos agricultores, gracias a la posibilidadde conocer los precios de los productos en los mercados (con la consiguiente disminucinde los riesgos relacionados con el acceso desigual a la informacin), entrar en contacto conlos compradores, transferir dinero y tramitar prstamos. Son cada vez ms numerosos losservicios (basados en los servicios de mensajes cortos o SMS) importantes para la poblacinrural pobre que se prestan ahora mediante el telfono mvil. Proporcionan informacinsobre los mercados agrcolas, los brotes de enfermedades y los mercados de trabajo,previsiones meteorolgicas y asesoramiento tcnico, todo lo cual resulta importante parafortalecer la gestin del riesgo y las estrategias de subsistencia entre la poblacin rural.Tambin se prestan servicios bancarios a travs de los telfonos mviles: en la India y enFilipinas, por ejemplo, la tecnologa mvil se utiliza muy frecuentemente para transferirdinero. En Kenya, el programa M-PESA ofrece servicios de ahorro, de transferencia de dineroy de otra ndole a travs de agentes locales a comisin y actualmente el 40% de la poblacinadulta utiliza este servicio.186 Un proyecto basado en el servicio M-PESA permite a losagricultores asegurar aunque slo sea un kilogramo de semillas de maz o de abono contrala sequa con un seguro vinculado a un ndice: los clientes compran la pliza por conductode los agro-vets locales y reciben la confirmacin de su compra, as como cualquier pago,a travs del M-PESA.187

    Informe sobre la pobreza rural 2011128

  • Aunque las mujeres del medio rural no tienen telfonos mviles tan frecuentementecomo los hombres, extender la posesin proporciona numerosos beneficios. Por ejemplo,los telfonos mviles pueden facilitar la participacin de la mujer en el mercado y suautonoma. En Bangladesh, las mujeres que se dedican a la cra de animales avcolas utilizansus mviles para ponerse en contacto con los compradores finales y de esta forma puedenobviar la intermediacin de los hombres y eludir sanciones sociales por su participacindirecta en el mercado.188 En la India, se ha constatado que la posesin de telfonos mvilesrefuerza la independencia econmica de las mujeres y les facilita el viajar solas; los telfonosmviles tienen un valor equivalente a 2-4 aos adicionales de educacin de la mujer en loque respecta a la reduccin de las desigualdades con el hombre.189

    Hace mucho tiempo que existen sistemas de informacin sobre los mercados agrcolas,pero tradicionalmente han sido ineficaces, particularmente cuando dependen del sectorpblico. La TIC hace posible ahora proporcionar informacin en tiempo real sobre preciosy volmenes de productos bsicos en diferentes lugares y negociar acuerdos entrecompradores y vendedores. Estos sistemas de servicio pueden tener un enorme alcance,tanto en trminos geogrficos como sociales, por el costo bajo y cada vez menor de lainfraestructura y el equipo necesarios. Aunque el requisito de estar alfabetizado puede serpara muchas personas de las zonas rurales un obstculo para acceder a esos servicios, esposible que aparezcan nuevas tecnologas capaces de traducir el texto en voz y viceversa,que permitan muy pronto superar esta dificultad.

    Hay muchos ejemplos de buenos servicios de informacin sobre el mercado que utilizanla TIC y el telfono mvil, en su mayora gestionados al margen de los gobiernos pororganismos con un inters inmediato en promover las transacciones comerciales. Por ejemplo, el sistema de informacin e-Choupal de la India, basado en Internet, daservicio a ms de 4 millones de agricultores y facilita informacin sobre prcticas agrcolas,precios de mercado y pronsticos meteorolgicos a nivel de distrito. El sistema se utilizatambin para comprar y vender productos agrcolas y para adquirir insumos agrcolas de

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 129

    El sistema de informacin sobre el mercado de la UninNacional de Agricultores de Zambia (ZNFU 4455) se dise en 2006 con la ayuda del Programa deEmpresas y Comercializacin para PequeosAgricultores financiado por el FIDA, para que lospequeos agricultores pertenecientes a la organizacinpudieran conocer los precios reales de mercado.

    Para conocer el mejor precio ofertado, los agricultoresenvan al nmero 4455 un SMS que contiene las cuatroprimeras letras del producto y el distrito o provincia.Inmediatamente reciben un mensaje de texto con la listade los mejores precios, y cdigos que designan loscompradores que los ofrecen. Despus de seleccionarel comprador que responde mejor a sus necesidades,

    los agricultores pueden enviar un segundo SMS con elcdigo del comprador. Reciben nuevamente un mensajede texto con el nombre y nmero de telfono decontacto. Seguidamente, los campesinos puedentelefonear al comprador y comenzar a negociar.Cada mensaje cuesta alrededor de USD 0,15.

    El sistema se aplica a 14 productos bsicos y enumerams de 180 comerciantes. Desde su lanzamiento en agosto de 2006 hasta agosto de 2009, el sistemarecibi ms de 165 000 accesos. Alrededor del 15% de los SMS iniciales enviados al sistemacondujeron directamente a que los agricultoresvendieran sus productos y ms del 90% de lasllamadas a compradores terminaron en transacciones.

    Fuente: Milligan et l. (2009).

    RECUADRO 10 Informacin sobre el mercado en Zambia: ZNFU 4455

  • buena calidad. Cabe citar tambin los ejemplos de Esoko, la plataforma comercial de fricaOccidental con sede en Ghana, que ofrece en tiempo real los precios de ms de 80 productosbsicos en 400 mercados de frica Occidental; la Asociacin de Trabajadoras por CuentaPropia en la India, que enva a sus miembros SMS con los precios al contado y a futuro delos productos bsicos; Agroportal, un sistema chileno basado en Internet y en el envo deSMS; y ZNFU 4455, el sistema de informacin sobre el mercado basado en el envo de SMS,de la Unin Nacional de Agricultores de Zambia, que se describe en el recuadro 10.

    Agricultura por contrataLos datos del proyecto RuralStruc ponen de manifiesto que la prctica de produccin porcontrata no se ha generalizado entre los pequeos agricultores: en conjunto, solamente el7% de los agricultores de los pases encuestados en el marco del proyecto tenan contratos,aunque el porcentaje era mucho ms elevado en determinadas zonas geogrficas en lasque se haba instalado una empresa agroindustrial.190 Sin embargo, la agricultura porcontrata est adquiriendo cada vez ms importancia con la reestructuracin de losmercados. Por lo general, supone la existencia de una empresa agroindustrial de grantamao normalmente elaboradora o exportadora que contrata (verbalmente omediante un contrato escrito) a grupos de pequeos productores para que suministrenproductos de determinada calidad, a menudo a un precio preestablecido.191 Los contratospueden incluir servicios como el suministro de insumos a granel con descuento, el accesoal crdito (generalmente en especie), el suministro de bienes de equipo y apoyo tcnico alproceso de produccin. Los contratos formales pueden ayudar, tanto a la empresa como alproductor, a gestionar el riesgo, reducir los costos de transaccin y, con el tiempo, crearuna relacin de confianza. Aunque no en todos los casos, pueden aportar ventajas a lospequeos productores en forma de aumento de la productividad (gracias a los insumos yal apoyo tcnico) y un mercado estable y seguro con precios garantizados que confrecuencia superan el precio de mercado y son menos propensos a la inestabilidad.192

    Al mejorar la capacidad y proporcionar la estabilidad que aportan unos ingresos seguros,los contratos a largo plazo pueden favorecer y crear los incentivos para que los productoresinviertan recursos infrautilizados especialmente trabajo en aumentar el volumen y lacalidad de la produccin.

    Para las empresas contratantes, los beneficios son la garanta de la calidad y delsuministro, ventajas en materia de reputacin y comercializacin193, transferencia delriesgo y capacidad de ampliar rpidamente la oferta sin hacer grandes inversiones (porejemplo, comprando ms tierra). A las empresas agroindustriales especializadas encultivos de gran valor tambin puede resultarles conveniente contratar a pequeosproductores cuando surgen nuevas oportunidades de mercado que son menos rentables,pero suficientemente atractivas para aprovecharlas si no tienen que modificar el uso de sustierras. La contrata es tambin una posibilidad cuando en la estrategia general de laempresa prima la especializacin en una parte determinada de la cadena comercial sobrela integracin vertical.194 Si se gestionan adecuadamente, estos arreglos pueden suponeruna situacin beneficiosa tanto para los pequeos productores como para las empresas,como se muestra en el recuadro 11, a continuacin.

    Ciertamente, la agricultura por contrata presenta dificultades y puede ser tambin una fuente de riesgo tanto para los pequeos agricultores como para las empresas

    Informe sobre la pobreza rural 2011130

  • agroindustriales. Los acuerdos contractuales pueden resultar costosos de establecer,gestionar y hacer cumplir. Los pequeos productores pueden correr el riesgo de que elcomprador incumpla los contratos por lo que respecta a los precios acordados o losservicios incorporados, en especial si cultivan productos cuya venta en el mercado local esdifcil. Tambin las empresas agroindustriales corren riesgos al trabajar con agricultoresminifundistas. Un estudio del sistema de contratas en Kenya, Mozambique y Zambia

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 131

    Swift Co., Ltd. es una empresa tailandesa establecidaen 1986. Actualmente es uno de los principalesexportadores de frutas y hortalizas de calidad de laregin. Su principal lnea de productos est formadapor esprragos, maz enano, mango, mangostino,jengibre, galangal y hierba de limn. La empresaexporta unas 220 toneladas al mes de frutas yhortalizas frescas a los principales mercadosminoristas y de servicios de comidas del Japn,Reino Unido, Australia y Oriente Medio.

    Por norma general, los productos frescos de lospequeos productores de la regin pueden cambiarde manos de cinco a siete veces antes de llegar a los consumidores y en cada una de esas etapas seproduce un aumento del precio, de manera quemientras que los cultivadores obtienen beneficiosmuy reducidos, los consumidores tienen que pagarprecios muy elevados. El modelo de agricultura porcontrata y el sistema de cadenas de suministro deSwift proporciona un mercado garantizado a loscultivadores y reduce la logstica ineficiente, loscostos y los beneficios obtenidos en los diferenteseslabones de la cadena.

    La empresa compra a cultivadores contratadosproductos a precios garantizados que se negociananualmente y que se abonan en su totalidad conindependencia de la situacin de mercado por la queatraviesa la empresa. Swift tambin ofrece ayudafinanciera sin intereses a los cultivadores para quepuedan adoptar buenas prcticas agrcolas y elsistema de agricultura orgnica. Esto, unido al apoyotcnico que les brinda, permite a los cultivadoresconseguir mayores rendimientos y mayores ingresos.

    Para garantizar a los consumidores productos inocuosy de gran calidad, Swift aplica un programa de garantade la calidad que abarca las actividades en el campo ylas operaciones de envasado y transporte. Organizagrupos de agricultores para cultivar y suministrarproductos frescos de gran calidad a sus empresasenvasadoras; realiza evaluaciones del riesgo en todos

    los elementos importantes, desde la utilizacin de latierra hasta el suelo, el agua y la contaminacin cruzada;y los agrnomos de la empresa imparten capacitacina los cultivadores en las prcticas agrcolas necesariaspara producir los cultivos y cumplir las directrices deSwift sobre la calidad y las normas. Los agrnomostambin revisan regularmente las granjas de loscultivadores; la oficina principal de Swift lleva a caboauditoras internas independientes; y una junta decertificacin autorizada certifica todos los aos la normaGLOBALGAP y las prcticas agrcolas orgnicas.

    Con la produccin diaria de los pequeos cultivadoresse forman lotes de tamao suficiente para cubrir losgastos de logstica de Swift, a fin de que los centrosde recogida los renan y entreguen en las plantas deenvasado en camiones que disponen de un sistemade control de la temperatura. Los centros de recogidase establecen cerca de cada zona de cultivo paradisminuir los costos de transporte, reducir al mnimolos daos causados a los productos y mantenerlosfrescos. Las operaciones de pesaje y clasificacin se realizan de forma transparente en los centros derecogida y el etiquetado de los cdigos de lasparcelas y los nombres de los cultivadores forma parte del sistema de trazabilidad.

    Swift construye sus instalaciones de envasado para que puedan tener cabida diferentes tipos deelaboracin, y los productos orgnicos y losconvencionales se elaboran por separado. Elpersonal de la lnea de envasado vigila el aspecto,color, forma y uniformidad del tamao, la ausencia dedaos y la consistencia en peso de las frutas, que seenfran segn el nivel de madurez, y se controlarigurosamente la temperatura, la humedad y lavelocidad de enfriamiento. El equipo de garanta de lacalidad de la empresa inspecciona cada uno de loscamiones y contenedores y sus sistemas derefrigeracin y comprueba toda la documentacin,desde la llegada al centro de envasado hasta lasoperaciones posteriores al transporte.

    Fuentes: Adaptado de http://www.thaifreshproduce.com/ y Bangkok Post, 29 de agosto de 2009 http://www.bangkokpost.com/business.

    RECUADRO 11 Swift Co., Ltd., exportador de frutas y hortalizas a los mercados mundiales

  • revel que haba tres problemas que ponan en peligro su viabilidad. El primero era el delas ventas y compras ocultas: en los tres pases, competidores oportunistas se dedicaban acomprar productos a los agricultores contratados de manera activa y sistemtica. Elsegundo problema consista en que en algunos casos, a pesar de que se proporcionabaninsumos, los pequeos productores tenan dificultades para cumplir las normas de calidadexigidas para la produccin destinada a la exportacin. El tercer problema era la escasaobservancia de la ley y la inexistencia de un cdigo adecuado de conducta entre lasempresas y los agricultores en todos los pases examinados.195 Las empresasagroindustriales tambin soportan costos reales: un estudio de 30 contratos concooperativas de agricultores en Viet Nam lleg a la conclusin de que para que se puedanintegrar, los productores pobres necesitan mucha ayuda, especialmente en forma decapacitacin y apoyo financiero.196 Por todas estas razones, muchas de esas empresasencuentran ms fcil y ms rentable tratar con un nmero ms reducido de agricultores engran escala que tienen costos de transaccin ms bajos, por lo que sus beneficios puedenser mayores que los de los pequeos agricultores.197 Por ejemplo, en el Estado de Punjab,en la India, un nmero de empresas mundiales y nacionales, que est aumentando congran rapidez, recurren a la agricultura por contrata desde 1980 para adquirir sus productoso insumos, pero la experiencia demuestra que han excluido casi totalmente al pequeoagricultor, pues no llegan al 15% los agricultores participantes en el sistema que tenganmenos de dos hectreas de tierra.198

    Hay muchas modalidades de agricultura por contrata y su xito desigual en cuanto albeneficio que han reportado a los agricultores indica que hay muchos factores quedeterminan su xito o fracaso. Es importante el entorno institucional y jurdico nacional y local. Tambin lo son las capacidades de los productores y su organizacin, lasmotivaciones de las empresas agroindustriales, la naturaleza de los productos bsicoscultivados, y las caractersticas de las transacciones en lo que se refiere al volumen,frecuencia y normas. Tambin son sumamente importantes la forma y las condiciones delos acuerdos contractuales y los servicios complementarios que ofrecen las empresas a lospequeos agricultores, al igual que los costos y beneficios resultantes para ambas partes.Se exponen a continuacin algunas enseanzas sobre la forma de minimizar los costos detransaccin y maximizar los beneficios para ambas partes: disear los contratos congarantas de primas de comercializacin y precio para incentivar la inversin en laproduccin de gran calidad199; conseguir que la empresa asuma el compromiso a largoplazo de trabajar con pequeos agricultores; tratar con grupos de pequeos productoresbien establecidos, funcionales y bien dirigidos; apoyar la gestin interna de las quejas y lascuestiones relativas al cumplimiento mediante la contratacin colectiva200; y utilizargarantas sociales (honradez y fiabilidad) en lugar de garantas fsicas para maximizar laparticipacin de grupos de todas las posiciones econmicas. Tambin puede ser necesariala colaboracin con una parte externa, como una ONG especializada, que puede darapoyo a los grupos de productores, y, si se financia externamente, puede contribuir a quesea ms atractivo para las empresas agroindustriales trabajar por contrata.

    Servicios financieros para la participacin en el mercadoLos agricultores minifundistas tienen que poder acceder a los servicios financieros paraparticipar en los mercados, sobre todo en los mercados reestructurados, y para mantener

    Informe sobre la pobreza rural 2011132

  • esa participacin.201 Necesitan ahorro para responder a las conmociones externas,amortiguar sus efectos en los ingresos y, con el tiempo, hacer inversiones; capital deexplotacin para financiar los costos de produccin; capital de inversin y acceso aservicios de arrendamiento y de seguros (aspectos analizados en el Captulo 3); y liquidezpara hacer frente a los gastos ordinarios y extraordinarios del hogar. Dada ladisponibilidad limitada de crdito agrcola en muchos pases en desarrollo, los acuerdosde comercializacin que integran servicios financieros pueden facilitar la participacin delos pequeos agricultores en los mercados.

    Hay tres tipos de instrumentos financieros utilizados en las cadenas de valor deproductos agrcolas que pueden ayudar a los pequeos agricultores a obtener crdito.202

    El primero es la concesin directa de crdito bien a cargo de los comerciantes, a quienes el productor se compromete a vender su produccin despus de la recoleccin, bien de los proveedores de insumos, a quienes se les reembolsar la cantidad adeudada cuando se recoja la cosecha, o bien de una empresa de comercializacin o de elaboracin deproductos agrcolas o de una empresa agroindustrial contratante. El crdito se concede amenudo en especie, en forma de insumos, y el reembolso tambin se hace con frecuenciaen especie, en forma de productos. En Kenya, Mozambique y Zambia, por ejemplo, la agricultura por contrata ha resultado ser la principal fuente de crdito agrcola para lospequeos agricultores (es muy probable que tambin lo sea en muchos otros pases endesarrollo) y los datos indican que las condiciones en las que esos agricultores han podidoacceder al crdito mediante este sistema no han sido desventajosas para ellos. Esto se debea que los precios a los que han podido obtener los insumos por conducto de los contratistasagroindustriales que los haban adquirido al por mayor han sido bastante inferiores alos que habran pagado como compradores individuales en el mercado libre. Una ventajaimportante de obtener financiacin mediante la agricultura por contrata radica en quevincular el suministro de crdito con el mercado final de productos agrcolas haceposible el elevado nmero de operaciones de crdito en pequea escala que llevan a cabolos pequeos agricultores. Las cooperativas de comercializacin que actan comointermediarias en el mercado tambin pueden conceder crditos a corto plazo a susmiembros. Por ejemplo, la Unin de Cooperativas de Ahorro y Crdito de Kenya paga a losagricultores inmediatamente despus de que hayan entregado los productos, aun cuando elsupermercado que compra la produccin tarde un tiempo en abonarla a la cooperativa.203

    El segundo instrumento son las garantas de prstamo, que proporciona un terceropara que el pequeo agricultor acceda al crdito en una institucin financiera formal.Tambin en este caso pueden jugar un papel importante las organizaciones deproductores. Por ejemplo, Faso Jigi da garantas a bancos comerciales para que susmiembros puedan acceder al crdito. Otras veces (con menos frecuencia), tambin loscontratistas pueden ofrecer garantas, como ocurre en el Per, donde la empresaSunshine, junto con la Caja Sipn (una entidad bancaria) y un instituto de investigacin,creacin de capacidad y consultora, han establecido un sistema para facilitar el acceso a financiacin a los productores de mango, que tambin pueden acceder a los serviciosdel banco para otras actividades.204

    El tercer instrumento es la utilizacin de activos fsicos como garanta para acceder alcrdito. En este caso, son de gran importancia para los pequeos agricultores los sistemasde recibos de almacn (vase el recuadro 12). Con arreglo a este sistema, un tercero que

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 133

  • gestiona un almacn guarda los productos que entregan los agricultores despus de lacosecha, segn las normas de calidad acordadas, y les expide un recibo que pueden utilizarcomo garanta para conseguir un prstamo. Este sistema no slo facilita el acceso de losagricultores a financiacin en las instituciones formales, sino que contribuye a reducir loscostos de transaccin del mercado mediante la aplicacin independiente de normas sobrelos productos. Tambin acorta la cadena de valor, permitiendo a los agricultores agruparsus productos y entregarlos a los usuarios finales.205

    Aunque es importante, la financiacin de la cadena de valor agrcola no sustituye a losservicios financieros convencionales. Como se indic en el Captulo 3, los hogaresrurales necesitan, generalmente, una amplia gama de productos financieros. Un lugarseguro para guardar el dinero en efectivo, servicios de transferencia fiables para recibirremesas de los miembros de la familia, una variedad de servicios de crdito y diferentestipos de seguros pueden ser fundamentales para sostener las diferentes estrategias queutilizan los hogares para acumular activos y minimizar la vulnerabilidad. El desarrollo deun sistema de financiacin rural que cumpla sus funciones con eficacia y que puedaproporcionar acceso sostenible a servicios financieros que den respuesta a la demandasigue siendo bsico, por tanto, para permitir a los hogares rurales gestionar el riesgo,reducir su vulnerabilidad y aprovechar las oportunidades econmicas, y para eldesarrollo econmico general de las zonas rurales.

    Informe sobre la pobreza rural 2011134

    El sistema de recibos de almacn de Tanzanapermite a los pequeos agricultores almacenar susproductos con seguridad, acceder al crditoutilizando la produccin como garanta y esperar avender hasta que los precios sean favorables. Elsistema, que se experiment por primera vez en2001, cont con el apoyo de dos programasfinanciados por el FIDA: el Programa de Desarrollode Sistemas de Comercializacin Agrcola y elPrograma de Servicios Financieros Rurales. Elprimero financi la construccin de almacenesseguros gestionados para los agricultores quecumplan todos los requisitos para mantener lacalidad del producto, y el segundo respald lacreacin y expansin de cooperativas de ahorro ycrdito, formadas por comunidades locales, quepermiten a la poblacin rural pobre obtener el crditoque tanto necesitan a un tipo de inters razonable.

    Cuando comienza la recoleccin, los directores de lacooperativa presentan una solicitud de prstamo albanco. El director del almacn expide un recibo alagricultor cuando ha depositado los productos en elalmacn. El campesino puede utilizar el recibo comogaranta para obtener de la cooperativa un prstamo

    de una cuanta equivalente al 70% del valor de lamercanca depositada.

    Por lo general, los precios de los cultivos descienden enpicado inmediatamente despus de la cosecha, perodespus de tres a seis meses pueden doblarse otriplicarse. Como los pequeos productores disponende un flujo de efectivo limitado y, en cualquier caso, noposeen instalaciones de almacenamiento adecuadas,suelen vender sus productos en el momento de lacosecha, cuando los precios son ms bajos. El sistemade recibos de almacn soluciona dos problemas alagricultor: la falta de instalaciones locales dealmacenamiento y las dificultades de acceso al crdito.De esta forma, el sistema otorga a los pequeosagricultores ms poder en el mercado y les permitevender su produccin a precios mucho ms elevados.

    El proyecto se experiment en el distrito de Babati,donde benefici a ms de 1000 grupos deproductores que agrupaban a 25 000 hogares. Los resultados fueron tan positivos que el Gobierno de la Repblica Unida de Tanzana impuls la Ley del sistema de recibos de almacn de 2005 con el fin de establecer un marco jurdico para el sistema y de implantarlo en todo el pas.

    Fuente: FIDA (2008c).

    RECUADRO 12 El sistema de recibos de almacn en la Repblica Unida de Tanzana

  • El sector empresarial mundial en las cadenas de valor de productos agrcolasLas grandes empresas pueden cumplir una funcin fundamental en los mercadosreestructurados utilizando su poder adquisitivo para crear y mejorar las oportunidades demercado para los pequeos agricultores y los empresarios que se dedican a las operacionesposteriores a la cosecha en los pases en desarrollo. Esto pueden hacerlo suscribiendocontratos de suministro a largo plazo con pequeos productores, proporcionndolesinsumos a crdito y acceso a conocimientos tcnicos e industriales, prcticas y capacitacin,y ofrecindoles la posibilidad de trabajar como pasantes o aprendices.206 Las grandesempresas multinacionales estn sometidas a una presin creciente de los consumidores,ONG y gobiernos de los pases de los que son originarias o en los que estn registradas paraque proyecten una imagen de responsabilidad social en los pases en desarrollo. Estosignifica no slo cumplir las leyes de esos pases, sino tambin marcar el camino hacia unsistema empresarial ms beneficioso para la sociedad. Desde hace algn tiempo, elmovimiento de responsabilidad social de las empresas (RSE) est sustituyendo su enfoquefilantrpico por otro enfoque que reconoce la necesidad de modificar los modelosempresariales por razones econmicas de peso. Esto implica, particularmente, a lasempresas con una imagen de marca preocupadas por proteger su reputacin ante los focosdel escrutinio pblico y la atencin de los medios de comunicacin, a las empresas quepretenden obtener una cuota de mercado o una ventaja competitiva entre los consumidoresticos o verdes, a las empresas vulnerables a los riesgos de la responsabilidad pblica ya otras empresas con una trayectoria de compromiso con la sociedad civil.

    Muchas empresas mundiales participan en el programa de la RSE, de manera activa oal menos retrica. Por ejemplo, la empresa Nestl tiene ahora una lnea de caf decomercio justo; Starbucks tiene la intencin de que el 100% de su caf sea cultivado deforma responsable y sea objeto de comercio tico para 2015; McDonalds proyecta []participar en prcticas comerciales equitativas; y Chiquita se preocupa por las personasque trabajan y viven en las fincas. Coca-Cola, en colaboracin con la ONG TechnoServe ycon la Fundacin Bill y Melinda Gates, ha puesto en marcha una asociacin con ms de 50000 pequeos fruticultores de mango y fruta de la pasin de Uganda y Kenya, con elpropsito de crear nuevas oportunidades de mercado para que suministren las frutas parael jugo que produce localmente Coca-Cola. La RSE tambin se est institucionalizando atravs de numerosas normas y cdigos para los productos alimenticios. Algunos estndirigidos por empresas (por ejemplo la Asociacin tica del T, Business for SocialResponsibility y la Fundacin Mundial del Cacao), y otros por mltiples interesados (porejemplo, la Iniciativa de Comercio tico, la Iniciativa Internacional del Cacao, el CdigoComn para la Comunidad del Caf, la certificacin agrcola Rainforest Alliance y laIniciativa Agrcola Sostenible). Pero hay diferencias significativas entre las iniciativasimpulsadas por las empresas y por mltiples partes interesadas en cuanto al fondo, lacredibilidad y la aplicacin, y todava se ha de evaluar el impacto de cada una de ellas.207

    Suelen ser las empresas del mximo nivel las ms comprometidas con el programa de RSE y las normas conexas: el compromiso disminuye progresivamente, tantogeogrficamente las empresas no necesitan preocuparse tanto por esa cuestin en lospases en desarrollo, donde los consumidores suelen ser menos activos que en laseconomas avanzadas como al descender en la cadena de valor, pues los proveedoressufren presiones para reducir los costos y acortar los plazos de ejecucin. Las normas

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 135

  • relativas a la RSE existentes no abordan adecuadamente las consecuencias ms generales delos cambios del mercado, a saber, la transferencia gradual del riesgo a lo largo de la cadena,la exclusin de los pequeos productores que no pueden cumplir normas ms exigentes,y la necesidad de garantizar un trabajo decente en las cadenas de valor de productosagrcolas. Existe tambin la preocupacin de que a medida que el sector empresarialasuma aspectos del programa de comercio justo, se pueda perder el programa de mercadoprogresista del movimiento, de empoderamiento de los productores, organizacincooperativa y desarrollo sostenible, y que esas empresas puedan transferir gradualmente loscostos (por ejemplo los de la certificacin) a los productores y elevar cada vez ms el listnpara que los productos cumplan los requisitos necesarios para obtener precios ms altos.208

    Por otro lado, los efectos combinados de integrar al menos algunos aspectos del programade comercio justo y de difundir la RSE pueden llevar a ampliar los mercados en los que unnmero cada vez mayor de productores puedan conseguir precios ms altos.

    Esta evolucin en los mercados ofrece un nuevo programa importante, que puededefinirse en torno a dos desafos.209 El primero es el del desarrollo. Los gobiernos, ONGy donantes pueden estudiar activamente oportunidades de cooperar con algunosasociados del sector privado y promover programas conjuntos que establezcan modelosde comportamiento positivos. Al mismo tiempo, es necesario abordar las tensiones ypuntos ciegos del programa de la RSE que afectan particularmente a los pases endesarrollo. Figuran entre ellos un amplio abanico de cuestiones relacionadas con lafiscalidad de las empresas, la generacin de empleo, los derechos laborales, la exclusin delos agricultores minifundistas y las pequeas empresas, el descuido de algunos aspectos deinters para las mujeres, la imposicin de costos adicionales a los proveedores y la presinde las empresas para que se adopten polticas regresivas. El segundo desafo es el de lareglamentacin. La atencin al voluntarismo y la autorregulacin empresarial no deberaimpedir reconocer la funcin bsica de las presiones reglamentarias asociadas con lapoltica pblica, el derecho y los Estados eficaces. Se requieren una reglamentacinnacional e internacional apropiada y sanciones ms estrictas para hacer cumplir este tipode acuerdos y hacer que las empresas rindan cuentas. Los movimientos comunitarios y lasorganizaciones de la sociedad civil tambin pueden contribuir a establecer sistemas msestrictos de rendicin de cuentas.

    Oportunidades de trabajo en las cadenas de valor de productos agrcolasHasta la fecha, la comunidad dedicada al desarrollo ha concedido la mxima atencin alpapel de los pequeos agricultores en la produccin de las cadenas de valor de los productos,y este es, de hecho, el eje central de este captulo. Sin embargo, los proveedores de insumos,los trabajadores agrcolas y los que se ocupan de las actividades posteriores a la cosecha,como la comercializacin, elaboracin y transporte, son con frecuencia mucho msnumerosos que los productores; por ejemplo, en la pesca artesanal es sabido que la relacinentre las personas empleadas en actividades directas de la fase avanzada y de la fase inicialdel proceso productivo y entre los pescadores en pequea escala y los acuicultores (desde lasventas netas de pescado al ahumado de pescado) es de 3 a 1.210 El empleo en las cadenas devalor y a lo largo de ellas es de extrema importancia como estrategia de subsistencia,especialmente para los hogares rurales ms pobres. En el caso de los hogares que carecen detierra es muchas veces la principal fuente de ingresos, en tanto que para los que poseen fincas

    Informe sobre la pobreza rural 2011136

  • pequeas puede ser una fuente estacional secundaria. Las oportunidades de empleoasalariado en las cadenas de valor de productos agrcolas varan considerablemente enfuncin de la naturaleza de la cadena de valor y de sus necesidades de mano de obra en laproduccin y elaboracin. En el eslabn productivo de la cadena, un requisito previo es laexistencia de explotaciones de mayor tamao que no puedan cubrir todas sus necesidades demano de obra con los miembros de la familia, o de explotaciones comerciales o empresasagroindustriales que dependan por completo de la mano de obra externa.211

    Si los productores rurales pobres no son todos ellos empresarios potenciales quepueden aprovechar las oportunidades de mercado y muchos de ellos tanto agricultorescomo personas que carecen de tierra no poseen el nivel mnimo de activos necesariopara acceder como productores a los mercados agrcolas reestructurados, se hace necesarioconceder ms importancia a la labor de crear oportunidades y reducir los riesgos para lapoblacin rural como proveedores de servicios y empleados en los mercados de productosagrcolas. Ciertamente, una de las principales lecciones de un estudio de las cadenas devalor de productos agrcolas realizado en Amrica Latina era la importancia de evitarobsesionarse con el elemento de produccin de las cadenas de valor de productosagrcolas: los pobres participan en las cadenas de valor en todos los segmentos, comoproductores, intermediarios, trabajadores y consumidores.212

    La reestructuracin de los mercados de productos agrcolas ofrece a la poblacin ruralpobre nuevas oportunidades de encontrar empleo asalariado en las cadenas de valor deproductos agrcolas. Por ejemplo, el estudio de caso de Mozambique del recuadro 13muestra que la revitalizacin del sector del anacardo ha creado nuevos empleos para lapoblacin rural pobre en las fbricas de elaboracin de este fruto. En el territorio de laleche de Chile, los pequeos productores lecheros que no pudieron mantener suactividad cuando se ampli el sector lechero y se reestructur la cadena de valor, hanpodido encontrar empleo en los sectores econmicos urbanos en expansin que surgierongracias al xito de la industria lechera. En el Senegal, el sector de exportacin de judasverdes ha sido objeto de una importante consolidacin, pese a lo cual ha creado nuevosempleos.213 Un nmero limitado de pequeos agricultores y de productores medianos ograndes cultivan por contrata con arreglo a unas normas exigentes, en tanto que lospequeos contratistas anteriores trabajan ahora en fincas ms grandes como asalariados yeso les reporta notables beneficios. Han podido conservar tambin sus pequeas fincas, en

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 137

    Desde 2001, el nmero de plantas de elaboracinde anacardo ha aumentado de 1 a 25 y laproporcin de anacardos crudos que se hanelaborado en el pas aument de cero al 36%. Las25 fbricas han creado empleos para 4700 pobresdel medio rural, aproximadamente un tercio de ellosmujeres, y han pagado USD 1,6 millones enconcepto de salarios. En muchos casos, estas

    fbricas ofrecen los nicos puestos de trabajo delsector formal a los que pueden acceder lostrabajadores no cualificados en las zonas rurales.

    Trabajando en la fbrica puedes salir adelante mes a mes con el salario. Cuando recoges la cosecha entu parcela de tierra, puedes ahorrar unos centenaresde meticais para cuando no tengas trabajo o teencuentres en una situacin de emergencia.

    Fuente: Technoserve (2009).

    RECUADRO 13 El sector del anacardo en Mozambique

  • muchos casos no cultivando ya judas por contrata, pero el trabajo asalariado les aportaahora una proporcin mayor de sus crecientes ingresos familiares.214 As pues, aunque escierto que la consolidacin de las cadenas de valor de productos agrcolas puede suponerla exclusin de pequeos productores, particularmente en la actividad de la produccin,los efectos en la pobreza rural en general pueden ser positivos en ltima instancia porqueaparecen nuevas oportunidades.

    Por otro lado, en los mercados reestructurados ha adquirido gran importancia lacalidad del empleo. Con frecuencia, el trabajo es estacional y mal pagado, incierto ypeligroso, y al no estar regulado en muchos casos, los trabajadores pueden ser explotadoso engaados por sus empleadores sin compensacin. No son estos los nicos riesgos quecorren los asalariados. En Amrica Latina, por ejemplo, la reciente crisis econmica yfinanciera parece haber afectado sobre todo a la poblacin rural pobre al disminuir lasoportunidades de empleo (provocando en algunos casos el regreso de la emigracin),particularmente en sectores y cadenas de valor dependientes de la demanda externa, comolos sectores agrcola y de elaboracin de productos agrcolas orientados a la exportacin.215

    Los trabajadores agrcolas eventuales son los ms pobres y ms explotados en la mayorparte de los pases en desarrollo. A menudo son inmigrantes con pocos derechos. Existenleyes para regularizar los contratos en casi todos los pases, pero su observancia es muydesigual. En el sector hortcola, los trabajadores eventuales suelen emplearse en pequeasfincas que venden la produccin a grandes explotaciones de las proximidades y se produceuna presin de las empresas compradoras para que bajen los precios y una intensacompetencia entre los agricultores, lo que obliga a recortar costos empleando atrabajadores eventuales. Estos asuntos deben ser resueltos por los cdigos de prcticas, losgobiernos y los sindicatos con las empresas implicadas. En algunos casos, tambin puedeayudar la certificacin tica en los mercados de trabajo. En las plantaciones de bananos decomercio justo en Ghana, el contrato colectivo de trabajo firmado con la empresa decomercio justo estableci las condiciones regionales mnimas para la contratacin demano de obra asalariada. El sindicato incorpor las clusulas sobre los salarios, lascondiciones laborales y las prestaciones suplementarias en el contrato suscrito con otrasplantaciones privadas un ao despus de que lo firmara la empresa de comercio justo, loque supuso un importante reforzamiento del impacto.216

    Cmo apoyar la aparicin de mercados agrcolasfavorables a los pobres

    Las distintas cadenas de valor ofrecen diferentes costos, oportunidades y riesgos a lospequeos productores, as como a los trabajadores y los intermediarios del mercado.Esto guarda relacin en parte con la forma en que estn regidas, que puede variar no slode un pas a otro, sino entre distintos productos y distintas zonas. Para potenciar lasoportunidades y reducir los riesgos es necesario identificar cuidadosamente las cadenas devalor en las que los pequeos agricultores tienen una ventaja comparativa, aumentar laeficiencia de la cadena de valor (es decir, disminuir el nivel de riesgo y los costos detransaccin asociados con cada eslabn de la cadena mejorando la integracin y lacoordinacin) y reducir el nmero de eslabones en la cadena. Es necesario tambin

    Informe sobre la pobreza rural 2011138

  • cambiar las relaciones de poder con las cadenas de valor, y para ello ayudar a los pequeosproductores a aumentar su poder a fin de que puedan conseguir una proporcin mayordel valor aadido. El anlisis sistemtico de las cadenas de valor ayuda a identificarbloqueos en la cadena y a determinar quines son los que se benefician en ella. Tambines esencial para identificar cmo pueden incidir ms las iniciativas y las inversiones en laparticipacin de los pequeos productores.

    Normalmente, los hombres y las mujeres desarrollan distintas actividades en losmercados y las cadenas de valor agrcolas en razn de las diferencias que existen entre ellosen lo que respecta a la propiedad de la tierra y el ganado, el acceso a los servicios financierosy tcnicos, la disponibilidad de tiempo y las responsabilidades en el hogar, la movilidad, laeducacin y las costumbres. Sin embargo, las funciones de los hombres y las mujeres en lascadenas de valor cambian cuando cambian las oportunidades de mercado y la remuneracinde los distintos tipos de actividad; por ejemplo, los hombres pueden comenzar a desempeartareas que antes eran trabajos de mujeres cuando aumenta la demanda del mercado y laremuneracin de esas actividades.217 Por su parte, las mujeres estn bien situadas muchasveces para aprovechar algunas oportunidades en los mercados reestructurados: hay mercadosespecializados, por ejemplo, en los que la utilizacin por la mujer de prcticas agrcolastradicionales permite fcilmente la certificacin orgnica; en algunas tcnicas de produccinintensivas en mano de obra la mujer tiene ventajas fsicas sobre el hombre; y las industrias deelaboracin de productos agrcolas suelen crear oportunidades de empleo aunque decalidad desigual para las mujeres ms que para los hombres.218 Comprender de qu formalas oportunidades y los riesgos en las cadenas de valor y los mercados de productos agrcolasestn diferenciados en funcin del gnero y promover la igualdad del hombre y la mujer enel acceso a las nuevas oportunidades son factores importantes para respaldar la formacin demercados agrcolas favorables a los pobres.

    A los gobiernos les corresponde una funcin importante en el apoyo al desarrollo de lascadenas de valor de productos agrcolas en las que los pequeos agricultores puedanencontrar oportunidades de mercado rentables y poco arriesgadas. Tienen que formularpolticas y reglamentacin favorables; invertir en actividades que promuevan la expansiny transformacin de los mercados agrcolas y de cadenas de valor especficas; apoyar lacapacidad de la poblacin rural pobre para participar en ellas de forma ms rentable; yexhortar al sector privado a invertir, a utilizar como proveedores a los pequeos agricultoresy a ofrecer oportunidades de empleo decentes. Es mucho tambin lo que pueden hacer parareducir los riesgos y los costos de transaccin de los pequeos productores y otros agentesdel mercado. Se necesita apoyo en cada una de las distintas esferas que se han mencionadoanteriormente: la organizacin de los productores rurales, la infraestructura y lainformacin, el desarrollo de la agricultura por contrata, la expansin y profundizacin delos sistemas financieros rurales, y la promocin de oportunidades de empleo. Como seindic en el Captulo 3 en relacin con los cultivos alimentarios, en algunas circunstanciashay motivos para que los gobiernos desempeen un papel ms dinmico en ladisminucin del riesgo de mercado para los pequeos agricultores, como revela conclaridad el ejemplo de el Consejo de comercializacin del cacao en Ghana (recuadro 14).Estas advertencias exigen, sin embargo, una precisin: es necesario que las intervenciones seajusten al contexto, contengan objetivos claramente definidos, se lleven a cabo de maneraeficaz y sean sostenibles desde el punto de vista financiero.

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 139

  • Es necesario tambin esforzarse para conseguir que las condiciones del mercadointernacional favorezcan una participacin de los pequeos agricultores que sea rentabley poco arriesgada, tanto a travs de las polticas comerciales como representando losintereses nacionales (y de los pequeos productores) en las negociaciones y acuerdoscomerciales mundiales y regionales.219 Por ltimo, una labor en la que los gobiernostienen que jugar un papel crucial es la de asegurar la buena gobernanza indispensable parael funcionamiento armnico, justo y eficaz de los mercados.

    Tambin las ONG y los donantes pueden jugar un papel muy importante en el apoyoa los pequeos productores agrcolas para que participen en los mercados de productos encondiciones ms equitativas y para que puedan percibir los precios ms altos posibles porsus productos. Los pequeos agricultores necesitan aumentar considerablemente sucapacidad, organizacin y activos para producir para unos mercados en los que se aplicannormas en rpida evolucin. Los intermediarios del sector privado en el mercado, a todoslos niveles, desde las pequeas empresas y microempresas hasta las compaas mundiales,necesitan respaldo para expandirse, centrar sus relaciones empresariales en los pequeosproductores y crear oportunidades de empleo en los mercados agrcolas. Algunas ONGpueden estar en buena situacin para hacerlo. Los donantes pueden alentar y apoyar laformacin de asociaciones entre el sector pblico y el privado en torno a los mercadosagrcolas (recuadro 15). En muchos casos, los organismos de ayuda y las ONG tambinpueden cumplir una funcin importante como intermediarios honrados, fomentando laconfianza al reunir a diferentes partes organizaciones de productores, representantes delsector privado y gobiernos para intercambiar sus puntos de vista e identificar cuestionesde inters comn.

    Hay muchos ejemplos de relaciones de colaboracin innovadora entre distintosagentes, con la participacin del sector privado, ONG y gobiernos.220 Sin embargo, laintermediacin sigue siendo un factor escaso en la vinculacin satisfactoria de lospequeos productores (o trabajadores) con los mercados, especialmente en frica yOriente Medio. En particular, muchas ONG carecen de las competencias y modelosempresariales necesarios para hacer con xito esa tarea, y no se han preocupadosuficientemente de crear las condiciones para que los pequeos productores mantenganrelaciones econmicas sostenibles con los mercados. Lo esencial es que, en la ayuda a los

    Informe sobre la pobreza rural 2011140

    Resistindose a las exhortaciones a la liberalizacindel decenio de 1980, Ghana, el segundo productormundial de cacao, defendi el valor de su Consejo decomercializacin de cacao (COCOBOD). Sinembargo, liberaliz pequeos fragmentos de lacadena de suministro de cacao, al tiempo queracionaliz las operaciones de la COCOBOD con elfin de disminuir sus elevados costos y otrosimpuestos implcitos. Desde mediados del decenio de1980 hasta los primeros aos del decenio de 2000,

    la COCOBOD redujo su plantilla de 100 000 a 10 500 trabajadores; traslad actividades que no eranbsicas a ministerios del gobierno ms apropiados;sus rigurosos procedimientos de control de la calidadhan permitido que el cacao de Ghana siga siendomuy valorado en los mercados mundiales, y haaumentado notablemente la proporcin del precio deexportacin que perciben los pequeos productoresde cacao, utilizando contratos a plazo para estabilizarlos precios.

    Fuente: IISD (2008).

    RECUADRO 14 La Junta de comercializacin del cacao de Ghana

  • Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 141

    Las asociaciones entre el sector pblico y el sectorprivado pueden ser un componente importante de lasestrategias destinadas a ampliar las oportunidades demercado para los pequeos agricultores. En Uganda,por ejemplo, el FIDA est promoviendo desdemediados del decenio de 1990 el concepto deasociacin entre los sectores pblico y privado en elsector del aceite de palma. Este sector tena un granpotencial de mercado porque el aceite crudorepresentaba el 90% de las importaciones de aceitevegetal en el pas, con las que se cubran ms del60% de las necesidades nacionales. Pese a queUganda tiene unas condiciones agroecolgicasfavorables para el cultivo del aceite de palma, ha sidonecesaria la asociacin entre el sector pblico y elsector privado con el fin de reunir los conocimientostcnicos y los fondos necesarios para desarrollar elsector y asegurar la participacin de los pequeosagricultores en el proceso. En ese contexto, el FIDAcofinanci el Proyecto de Fomento de la Produccinde Aceites Vegetales, cuya finalidad era reducir ladependencia de Uganda con respecto a los aceitesvegetales importados e incrementar los ingresos delos pequeos agricultores ampliando su participacinen el sector. En el marco del proyecto, el Gobiernofirm un acuerdo de inversin extranjera directa conBidco, un gran inversor privado, que comprenda la construccin de una refinera de aceite de palma y el establecimiento de plantaciones de palma deaceite y la infraestructura de apoyo. Bidco aport a la asociacin conocimientos tcnicos y capital deinversin, mientras que el FIDA respald a lospequeos agricultores para que contribuyeran con su tierra y trabajo a la asociacin.

    Bidco decidi participar en la iniciativa considerandolas oportunidades rentables de mercado en estesector y las ventajas que poda presentar asociarsecon el Gobierno y con los pequeos agricultores entrminos del acceso a una extensa zona consolidadade tierra para conseguir un volumen suficiente de

    produccin para que resultara rentable. En el perodode plena ejecucin, el proyecto supondr dedicar unasuperficie de 10 000 hectreas a la produccin depalma de aceite. Alrededor de la tercera parte de esasuperficie es propiedad de pequeos agricultores.

    Desde la fase de preparacin, el donante hadesempeado en esta asociacin entre el sectorpblico y el sector privado una notable funcincatalizadora, que ha consistido en ayudar al Gobiernoa preparar una evaluacin del impacto ambiental,conseguir que en el acuerdo marco con la empresase incluyera un precio justo de los insumos yproductos para los agricultores y financiar la creacinde organizaciones de agricultores y el establecimientode pequeas plantaciones de palma de aceite. Segnuna evaluacin provisional del proyecto, Bidco es unbuen asociado en el proyecto y las inversiones hantenido un importante impacto econmico y financiero,tanto en los productores como en los consumidores,que se han beneficiado de una mayor disponibilidadlocal de aceite vegetal asequible de calidadgarantizada. Los pequeos agricultores se beneficianparticularmente de la estabilidad de la demanda y losprecios para sus productos, que se fijan sobre labase de una frmula de fijacin de precios muyexperimentada, vinculada con los precios delmercado mundial, as como del acceso al crdito y alos servicios de extensin. Tambin los beneficia msindirectamente la inversin en la infraestructura local(incluida la infraestructura de electricidad y detransporte) que ha llevado consigo el proyecto.Asimismo, se ha establecido un mecanismoinstitucional innovador para facilitar la participacin delos pequeos agricultores y gestionar la interrelacinde diferentes intereses en torno a la plantacin(concretamente, los de los pequeos productores, elGobierno y Bidco). Ese mecanismo es el Consorciode cultivadores de palma de aceite de Kalangala, quetambin proporciona servicios de extensin y accesoa prstamos para los campesinos.

    Fuente: FIDA (2010b).

    RECUADRO 15 Asociaciones entre el sector pblico y el sector privado orientadas a crearnuevas oportunidades de mercado para los pequeos agricultores

  • pequeos agricultores a integrarse en forma rentable en las cadenas de valor, los agentesexternos (por ejemplo los gobiernos, los donantes y las ONG) jueguen un papelcatalizador y facilitador, en lugar de sustituir las relaciones comerciales con el sectorprivado. Muy probablemente, ese papel cambiar significativamente a medida que sedesarrollen las cadenas de valor: cuando un sector o una cadena concreta se integra conlentitud o slo parcialmente en los mercados reestructurados, por ejemplo, puede sernecesario el estmulo de terceros, incluso mediante proyectos piloto con asociacionesentre el sector pblico y el sector privado. No obstante, a medida que vayanevolucionando las cadenas de valor, los donantes y las ONG deberan desempear unafuncin ms limitada, permitir que se establezcan relaciones comerciales sostenibles yevitar las distorsiones del mercado.

    Mensajes esenciales de este captulo

    Primero, los mercados agrcolas son esenciales para el crecimiento econmico y para lareduccin de la pobreza rural, pero frecuentemente la participacin en esos mercados esincierta, arriesgada y menos rentable para los pequeos productores rurales de lo quecabra esperar. Los beneficios, los costos y los riesgos son especficos de cada contexto ycada cadena de valor y varan segn los productores (dependiendo de factores como ellugar, el sexo, la capacidad individual, los activos y la organizacin). Sin embargo,generalmente es un desafo para la poblacin rural pobre aprovechar las oportunidadesfavorables en los mercados de productos y gestionar bien los riesgos asociados, ya seacomo pequeos productores o como trabajadores de las cadenas de valor de productosagrcolas. En consecuencia, no basta con invertir en promover nuevas oportunidades de mercadopara los pequeos agricultores y otros segmentos de la poblacin rural pobre; tambin hay que teneren cuenta los desafos y los riesgos a los que se enfrentan para aprovechar esas oportunidades.

    Segundo, los mercados de productos agrcolas han experimentado transformacionesprofundas en los dos o tres ltimos decenios, por lo que se refiere al volumen y naturalezade la demanda, la organizacin de la oferta o la gobernanza del mercado. A nivel nacional,hay una tendencia a una mayor demanda de productos agrcolas, incluso de los productosde gran valor, especialmente en las zonas urbanas. Las cadenas de valor de productosagrcolas se han reestructurado en la direccin de una mayor integracin y/ocoordinacin, aunque de manera y en medida diferente segn las cadenas y los contextos.En casi todos los pases, las cadenas de valor y los mercados modernos estn creciendo enmagnitud e importancia. Estn mejor organizados y coordinados y se rigen por normasms estrictas de cantidad y calidad (y tienen, por tanto, costos de acceso ms altos) que losmercados tradicionales. Aunque muchas veces coexisten con los mercados tradicionales, lascadenas de valor y los mercados reestructurados o modernos representan un nuevo entorno paralos pequeos productores, tanto en trminos de nuevas oportunidades rentables como de mayorescostos de acceso y riesgos de marginacin.

    Tercero, los mercados de productos agrcolas han cambiado a escala mundial y, enalgunos casos, las cadenas de mbito regional estn cada vez ms integradas, en muchoscasos con una centralizacin creciente del control por un nmero relativamente reducidode empresas. El mapa del comercio agrcola mundial tambin ha cambiado, y algunas

    Informe sobre la pobreza rural 2011142

  • economas en rpido crecimiento tienen un papel cada vez ms importante. En losmercados mundiales, los pequeos agricultores de los pases pobres siguen estando enclara situacin de desventaja a causa de los elevados costos de transaccin, los obstculosal acceso y las grandes asimetras de poder. Pese a todo, algunas cadenas de valormundiales pueden ofrecer oportunidades importantes a los pequeos productores y lapoblacin rural pobre que trabaja en otros eslabones de la cadena. Aunque los mercadosnacionales modernos pueden ofrecer, en la mayora de los casos, oportunidades mayores, msamplias y ms estables a los pequeos productores, esta no es la regla general. Los pequeosagricultores necesitan estar en mejor posicin para identificar caso por caso los costos y beneficiosde la participacin en los mercados modernos y/o tradicionales, nacionales y/o internacionales, yactuar en consecuencia.

    Cuarto, reducir el riesgo y los costos de transaccin en las cadenas de valor esindispensable para determinar si los pequeos agricultores pueden conseguir unaparticipacin rentable en los mercados agrcolas modernos. Un requisito bsico esfortalecer su capacidad de organizarse colectivamente para participar en los mercadosms eficientemente y reducir los costos de transaccin de aquellos con los que hacennegocios. Es importante la infraestructura sobre todo la infraestructura de transporte ycomunicacin y la tecnologa, incluida la TIC para disminuir los costos de transaccincomercial y conocer mejor las condiciones del mercado. Los contratos pueden ser unelemento positivo, pues sirven para gestionar el riesgo, reducir los costos de transacciny crear confianza entre los pequeos productores y las empresas agroindustriales;adems, pueden propiciar un mejor acceso a los servicios financieros, particularmentemediante el crdito para los insumos, que puede ayudar a los campesinos a aumentar suproductividad. La diferente participacin del sector empresarial mundial en las cadenasde valor de productos agrcolas puede ser positiva a este respecto. Todos estos factorestienen que formar parte de un programa de poltica pblica de mayor peso orientado a mejorarel entorno del mercado y la capacidad de los pequeos agricultores para participar en l. Noobstante, la naturaleza exacta del programa tiene que definirse segn el contexto y desde unaperspectiva de desarrollo del mercado favorable a los pobres y de sostenibilidad econmica einstitucional de las polticas.

    Por ltimo, que los pequeos agricultores puedan participar con provecho y con pocosriesgos en los mercados agrcolas modernos depende tambin de la disposicin del sectorprivado para relacionarse con ellos, y viceversa. A su vez, esto depende en parte de losfactores que se acaban de mencionar, y en parte de la posibilidad de establecer entre losagricultores minifundistas y los agentes de la cadena de valor acuerdos decomercializacin que sean beneficiosos y presenten pocos riesgos para todas las partes.Estas dos ltimas condiciones estn cada vez ms presentes aunque de formadesigual en muchas partes del mundo y tanto en las cadenas de valor nacionales comointernacionales. Sin embargo, es necesario que los responsables de las polticas, lasorganizaciones de la sociedad civil, las ONG y los donantes trabajen juntos, adems de con esosagentes del mercado para apoyar nuevos acuerdos contractuales innovadores y sostenibles, crearinstituciones complementarias y propicias, ofrecer incentivos apropiados en torno a esos acuerdosy reforzar y repetir aquellos que hayan resultado satisfactorios.

    Captulo 4 Los mercados agrcolas, vehculo para aumentar los ingresos 143

  • Captulo 5

    La intensificacin agrcola sostenible

    Provincia de Casamance, el Senegal: Abdoulaye Badji trabaja en su campo de yuca.Se ocupa de sus dos hijos y de los hijos de dosde sus hermanos, que trabajan en el extranjero.Abdoulaye cree que la diversificacin es unaestrategia clave para la gestin del riesgo, por lo que tambin cultiva arroz, man, maz, sorgo,frijoles y diversos tipos de frutas.

  • Informe sobre la pobreza rural 2011146

    Abibatou Goudiaby, de 21 aos de edad, esmiembro de una familia campesina polgama dela aldea de Kagnarou, en Casamance, Senegal.Aunque le habra gustado hacer alguna otracosa antes que dedicarse a la agricultura,practicar la agricultura es todo lo que s hacery por eso tengo que tomrmela con seriedad.

    A Abibatou le preocupa el deterioro que han sufridolas prcticas ganaderas. Ahora la gente no sepreocupa, dice. Les parece que conseguir aguapara dar de beber al ganado es un trabajo duro,por no hablar de lavar a las ovejas y otras tareasdomsticas. Se dedican a actividades que lesdan dinero de forma inmediata. No tienen lapaciencia de nuestros padres ni trabajan mirandoa largo plazo como hacan ellos.

    Dice que, a causa de la corta duracin del ciclode lluvias, es necesario planificar con cuidado ytrabajar deprisa. Tienes que contratar en lasasociaciones agrcolas a personas que teayuden a plantar los cultivos con rapidezAs, lo comunicas con antelacin mientrasests trabajando en los campos de man,cuando has acabado con el mijo. Luego llegaal momento de cultivar los arrozales y plantarel arroz. Hay que planificar muy bien el trabajo,pues de otro modo te quedars sin nada.

    Abibatou dice que la herramienta tradicional paralabrar no es adecuada en las actuales condiciones

    climticas. Tenemos que adaptar tambin elequipo de trabajo. Ahora que la temporada delluvias es ms corta, el kadiandou no permitetrabajar con la suficiente rapidez. Es considerableque el equipo de trabajo mejorado que desea nosea una maquinaria sofisticada sino un carrotirado por bueyes: Si tuviera un carro tirado porbueyes y el equipo adecuado para escardar lahierba, nuestras vidas mejoraran con rapidez y podramos olvidarnos de la pobreza.

    Ella es analfabeta pero cree que la educacinayuda a hacer las faenas agrcolas con mayoreficacia y ofrece ms oportunidades. Todos losconocimientos que hayas obtenido con laeducacin pueden ayudarte a ser ms eficienteen tu trabajo, ya sea la produccin agrcola o la

    cra del ganado. Por ejemplo, puedes saberqu abonos o qu semillas hay que utilizar ocmo utilizarlos. Supongamos que quierescriar ovejas. Si eres una persona instruida,puedes saber cul es el mejor alimento paraellas. Si una oveja enferma y el veterinarioprescribe un medicamento, sabrs hacer lo necesario.

    Tambin considera que las asociacionesagrcolas son valiosas y se refiere a una que leproporcion semillas de arroz de gran calidad.Con esas semillas recog la mejor cosechaque haya obtenido nunca, seala.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htm

  • Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 147

    Abdoulaye Badji tiene 50 aos y tambin viveen Casamance. La agricultura es su medio devida: De ella dependo para mi sustento y el demi familia. Mantiene a sus dos hijos y a los hijos de dos de sus hermanos, que trabajan en el extranjero.

    Abdoulaye cultiva arroz, man, maz, sorgo,frijoles y varios tipos de frutas. La diversificacines una estrategia bsica para gestionar el riesgo.No se puede depender de un slo cultivo dice pues, si no da buenos rendimientos,te vers en una situacin imposible ese ao.

    A juicio de Abdoulaye, la mayor parte de losagricultores locales no poseen el equipoadecuado: No hay suficientes arados [niganado] Durante estos aos difciles la gentelo ha vendido todo para sostener a susfamilias. Cree que lo realmente importante estener equipo mecanizado: No es posibleafrontar el desafo del desarrollo si uno sigueaferrado a los mtodos tradicionales.

    Sin embargo, sostiene que la generacin de supadre sacaba ms fruto de la tierra que lageneracin actual. Considera que ya no sepractica el barbecho porque a causa de lainseguridad [consecuencia de los conflictos] seutiliza siempre la misma tierra, porque eso esseguro. Pero esa tierra ya no puede dar nada.En segundo lugar, utilizbamos estircol [antes]para abonar el suelo, pero ahora no tenemosganado. La escasez de agua tambin haagravado los problemas de los agricultores.

    Abdoulaye ha adaptado sus prcticas agrcolaspara dar respuesta a esos cambios: He decididoproducir nicamente cultivos de ciclo corto paraadaptarme a la temporada de lluvias ms corta:frijoles, maz y mijo. Dice que toda la comunidadse est adaptando del mismo modo: Sabenque, si siguen con los mtodos de antes, dejarde llover antes de que maduren los cultivos yser un desastre. Tambin ha comenzado adejar su tierra en barbecho.

    Como miembro de una asociacin agrcola local,Abdoulaye tiene la posibilidad de acceder aequipo y semillas de mayor calidad. Tambin

    elogia el elemento de solidaridad de este tipode asociaciones; por ejemplo, el apoyo queprestan a sus miembros cuando enferman.

    Abdoulaye dice que nunca abandonar laagricultura, porque para comer tendra quecomprar lo que cultiva otra gente. Consideraque, para que la agricultura sea viable a largoplazo, se necesitan equipo y semillas de mayorcalidad, un sistema para conservar el agua yapoyo a la comercializacin.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htm

  • Introduccin

    Para que la agricultura particularmente la agricultura minifundista sea uno de losprincipales instrumentos para salir de la pobreza para la prxima generacin dehombres y mujeres del mundo rural e impulse el crecimiento sectorial queproporcione actividades no agrcolas a otros, tiene que ser productiva, rentable ysostenible. Tiene que estar vinculada a los consumidores por medio de mercadoseficientes y debe poder dar respuesta a las oportunidades de mercado y a las necesidades

    en lo que se refiere a los productos que se demandan, lascantidades necesarias y unas especificaciones y normasde calidad cada vez ms estrictas. Adems, tiene quecontribuir a reducir las vulnerabilidades de lapoblacin rural pobre frente a los riesgos y lasconmociones. Por ltimo, tiene que ser una agriculturaque pueda mantener los medios de sustento de lasgeneraciones futuras, y que no agote la base de recursosnaturales, sino que ayude a protegerlos o restablecerlos.

    Segn las previsiones, la poblacin mundial crecerhasta sobrepasar los 9 000 millones de habitantes en2050. Con la urbanizacin creciente y el incremento delos ingresos habr que aumentar la produccin dealimentos en torno al 70%. No ser posible que en 2050haya aumentado ms del 12% la superficie cultivable enlos pases en desarrollo221, y ser en frica Subsaharianay Amrica Latina donde tendr lugar la mayor parte delaumento. En consecuencia, el crecimiento de laproduccin agrcola en el futuro tendr que procederprincipalmente de un uso de la tierra ms intensivo y delos mayores rendimientos de los cultivos; en los pasescon escasez de tierras el crecimiento se tendr queconseguir casi totalmente de esta forma.222 Habida

    cuenta de las limitaciones crecientes de recursos naturales en muchas zonas, el aumentode la produccin ganadera y pesquera tendr que basarse tambin en la utilizacin mseficiente y sostenible de los recursos disponibles. Aunque se trata de un desafo a escalamundial, las respuestas tendrn que ser especficas para cada contexto. Los sistemasagrcolas varan enormemente en el mundo en desarrollo, porque son el resultado de lacombinacin de dotacin de recursos naturales, densidad demogrfica, relaciones socialesy polticas, oportunidades de mercado y generaciones y generaciones de innovaciones,aprendizaje y perfeccionamiento. Comprenden la produccin agrcola, ganadera ypesquera, ofrecen diferentes oportunidades de intensificacin y tienen distintasnecesidades y limitaciones. En este captulo se reconoce esa diversidad y se examinan losmtodos para intensificar ms eficazmente los diferentes sistemas agrcolas con la miradapuesta en minimizar el costo y el riesgo y ofrecer las mayores oportunidades a lospequeos agricultores, ya sean hombres o mujeres, y tanto hoy como para lasgeneraciones futuras.

    Informe sobre la pobreza rural 2011148

    Antiguamente eran las personas las quetiraban del arado. Los jvenes nunca hanvisto eso, ni lo han hecho. No quierencultivar; slo las personas de edad lohacen Si seguimos practicando laagricultura con los antiguos mtodos de labranza, quin querr dedicarse aesta actividad?.

    Li Guimin, mujer, 50 aos, China

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htm

  • La tecnologa agrcola y la produccin en pequea escala

    Entre 1961 y 2007, la produccin agrcola creci en los pases en desarrollo un 3% anual.En Asia Oriental, el crecimiento fue impresionante, de 3,5% anual; en Oriente Medio yfrica del Norte, Amrica Latina y el Caribe y Asia Meridional, 2,6% anual; en fricaSubsahariana, ms del 2,5% anual.

    En el transcurso de los ltimos 50 aos los sistemas agrcolas de bajos insumos y bajaproduccin se han transformado, en muchas zonas del mundo en desarrollo, en sistemasde altos insumos y alta produccin. En Asia Meridional y Mxico, en especial, el aumentode la produccin se debi principalmente a los mayores rendimientos derivados delconjunto de tecnologas y de polticas asociadas con la Revolucin Verde. Esto incluy laintroduccin de variedades semienanas de trigo y arroz de alto rendimiento, asociadas conel regado y con mayores niveles de insumos como abonos inorgnicos y plaguicidas. En Asia, la Revolucin Verde provoc crecimientos espectaculares de la productividadagrcola a partir de los ltimos aos del decenio de 1960: los rendimientos del trigocrecieron a un ritmo superior al 4% al ao y los del arroz, el 2,5%, entre 1967 y 1982.223

    Aunque es cierto que las diferencias en los ingresos rurales aumentaron en algunos pases(los productores ms grandes pudieron adoptar con mayor facilidad las nuevastecnologas, mientras que los agricultores pobres quedaron rezagados en muchasocasiones), la Revolucin Verde contribuy a hacer descender los niveles de pobreza,gracias a la reduccin de los precios de los productos alimenticios bsicos y al incrementode los salarios reales en las zonas rurales: en 1995 no llegaban a uno de cada tres losasiticos que vivan con menos de un dlar al da, cuando en 1975 eran tres de cada cinco.

    Las tecnologas de la Revolucin Verde impulsaron la intensificacin en gran parte deAsia: desde 2002, Asia Meridional era la regin que tena ms superficie de la tierra decultivo (casi el 40%) en regado; las variedades mejoradas cubran alrededor del 80% de latierra dedicada al cultivo de cereales en Asia, y en Asia Oriental el abono se aplicaba arazn de 190 kilogramos de nutrientes por hectrea de tierra cultivada, casi el doble queen cualquier otra regin.224 En un perodo de 20 aos, la produccin de cereales se duplicy los ingresos por habitante aumentaron en 190%, lo que, segn las estimaciones, mejorlos medios de subsistencia de 1800 millones de personas de las zonas rurales.225 Tambinlos agricultores de otras regiones intensificaron rpidamente sus sistemas de produccin:en 2002, la tercera parte de la tierra de cultivo de Oriente Medio y frica del Norte estababajo riego; en esa regin y en la de Amrica Latina y el Caribe, las variedades mejoradas decereales se duplicaron con creces en proporcin de la superficie total cultivada entre 1982y 2002, llegando a casi el 50% y el 60%, respectivamente. En ambas regiones el uso deabonos se haba doblado o casi, y en 2002 se aplicaban de 70 a 80 kilogramos denutrientes por hectrea de superficie de cultivo.226

    Sin embargo, el aumento de la productividad no responde slo a la difusin detecnologa mejorada. En Asia, en particular, la adopcin de semillas y abonos mejoradosy la intensificacin gradual y sostenida de los sistemas de produccin entre los pequeosagricultores fue posible gracias a las polticas e inversiones que los situaron en un entornoseguro, lucrativo y de bajo riesgo. En 1972, los pases asiticos gastaban en promedio msdel 15% de sus presupuestos en la agricultura y el valor real de esa partida del gasto sehaba doblado en 1985. Los gobiernos invertan en infraestructura (en carreteras, riego y

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 149

  • electricidad), garantizaban la disponibilidad de crdito agrcola para los agricultores, ysubvencionaban los insumos y en algunos casos los distribuan (por ejemplo, el abono yel agua). Tambin invertan sumas considerables en la investigacin agraria,proporcionaban a los campesinos servicios de extensin e intervenan en los mercadospara estabilizar los precios al productor. En China, tambin tuvieron gran importancia lasreformas agraria y de los mercados.

    Aunque es cierto que la produccin agrcola creca en frica Subsahariana casi almismo ritmo que en las restantes regiones, el aumento de los rendimientos represent

    menos del 40% de ese crecimiento; el resto ms del60% se podra atribuir a la expansin de la superficiecultivada y a la reduccin de los perodos de barbecho.Hubo algunos xitos tecnolgicos, como la rpidadifusin del maz mejorado en frica Oriental yMeridional, que ahora cubre ms de las tres cuartaspartes de la tierra dedicada al cultivo de cereales enKenya, Malawi, Zambia y Zimbabwe227; la adopcin devariedades de arroz NERICA de alto rendimiento, queconjugaba las mejores propiedades del arroz asitico y africano, en ms de 200 000 hectreas en frica228 y la introduccin de variedades mejoradas de yucaresistentes a las enfermedades, que ocupan ms de lamitad de la superficie de este cultivo en Nigeria, queactualmente es el mayor productor del mundo.229 Noobstante, a pesar de estos logros reales, en 2002, lasvariedades mejoradas se plantaban en menos del 25% dela superficie cerealera de la regin; el abono se aplicaba arazn de menos de 10 kilogramos de nutrientes porhectrea (cifra que no haba variado desde 1980), ysolamente era de regado el 4% de la superficie cultivadatotal de la regin.

    Tambin la produccin ganadera ha experimentadoun fuerte crecimiento en los pases en desarrollo durantelos ltimos 30 aos. Ha crecido sustancialmente laproduccin de carne, huevos y leche, gracias tanto alaumento del nmero de animales, sobre todo el de avesde corral (con un aumento del 6% o ms anual en todaslas regiones excepto en frica Subsahariana), como al delos rendimientos, especialmente de la produccinlechera y avcola, especialmente en Asia (entre el 3% y el 4% al ao). Actualmente, la mayor parte de laproduccin de carne y huevos del mundo procede depases en desarrollo. El crecimiento de la produccinha sido posible gracias a los insumos baratos(especialmente los cereales para pienso), al cambiotecnolgico y a la mayor eficiencia de escala, todo lo

    Informe sobre la pobreza rural 2011150

    Tovoke pudo entrar a formar parte de

    una asociacin que le proporcion

    semillas de sorgo. La cosecha fue buena

    y Tovoke est pensando plantar ms

    sorgo el prximo ao con las semillas

    que guard de la cosecha anterior.

    Me atrajo esta cooperativa de

    ampemba (sorgo). Ped un kapoake

    (medida estndar de cereales) de

    semillas, las plant y cosech un poco.

    La cosecha no fue tan grande como la

    de los grandes campos, pero la tierra

    dio un buen rendimiento acorde con su

    extensin. De ese kapoake de semillas

    obtuve tres sacos de producto

    (200 kapoake equivalen a un saco).

    Guard 20 kapoake de semillas. Vend

    un saco, porque todas mis prendas de

    vestir estaban ya radas y no tena nada

    que ponerme, de manera que compr

    alguna ropa. Luego, un amigo ntimo

    muri y no tena nada que dar, y vend

    un segundo sac para llevar algo [al

    entierro]. El ltimo saco lo utilic para

    alimentarme y para guardar semillas. Y

    llegu a la conclusin de que este sorgo

    es realmente bueno, teniendo en cuenta

    que me dio para comer y tambin un

    medio de vida y que ese kapoake que

    me haban dado me permiti resolver mi

    problema Por eso guard esa

    cantidad para poder plantar el prximo

    ao cuando lleguen las lluvias, porque el

    sorgo fue bueno para m. Me sirvi para

    salir a flote.

    Tovoke, hombre, 44 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htm

  • cual se ha traducido en precios ms bajos de los productos de origen animal y haestimulado con rapidez el crecimiento de la demanda entre los consumidoresurbanos.230 Sin embargo, gran parte del aumento de la produccin se ha debido a laintegracin vertical, que ha causado en ocasiones la marginacin de la produccinganadera de subsistencia en pequea escala. Asia es la regin donde se hantransformado ms profundamente los sistemas de produccin: la produccin avcola yla porcina han vivido un rpido proceso de crecimiento e integracin vertical. En eldecenio de 1990, la produccin de estos subsectores casi se duplic en China, Tailandiay Viet Nam, y en 2001 corresponda a esos pases un tercio de la produccin mundial depollos y la mitad de la de cerdos. Tambin el sector lechero ha registrado un grancrecimiento, especialmente en pases con una tradicin fuerte en esta esfera, como laIndia y el Pakistn. Sin embargo, en esa actividad siguen predominando los pequeosproductores con dos a cinco vacas (o bfalas), que suministran a casi el 80% delmercado lechero regional.

    Aunque para aumentar la productividad agrcola en los pases en desarrollo se hanecesitado algo ms que variedades de semillas mejoradas, estas han tenido unaimportancia fundamental: se estima que la mitad del incremento del rendimiento de los decenios de 1980 y 1990 hay que atribuirlo a las variedades mejoradas.231

    Los consumidores pobres resultaron muy beneficiados, pues sin el aumento de losrendimientos conseguido en esos decenios los precios mundiales de los cerealeshabran sido de un 18% a un 21% ms elevados en 2000, la disponibilidad de calorashabra sido menor, habra habido ms nios malnutridos y se habran talado msbosques para una agricultura menos productiva. La productividad ha crecido ms enlos tres cultivos principales (arroz, trigo y maz) que en los restantes cultivos,bsicamente de secano, que producen y consumen muchas personas pobres de laszonas rurales. Sin embargo, tambin se han desarrollado variedades de altorendimiento para otros importantes cultivos alimentarios como el sorgo, el mijo, layuca, las papas y los frijoles. En el transcurso de los ltimos 40 aos, los programaspblicos de mejoramiento gentico han permitido desarrollar ms de 8000 variedadesy las empresas privadas de semillas tambin se han convertido en fuentes importantesde semillas hbridas para algunos cultivos.

    Los adelantos recientes en la biotecnologa agrcola han proporcionado muchosbeneficios a los agricultores, incluidos los pequeos productores de los pases endesarrollo. El cultivo de tejidos ha revolucionado la produccin de material de plantacinde cultivos de multiplicacin vegetativa libre de enfermedades y la seleccin de nuevasvariedades de cultivos no est ya tan sujeta al azar, gracias a la seleccin asistida pormarcadores utilizando genes marcadores. Sin embargo, ltimamente el debate sobre lasvariedades mejoradas de cultivos se ha centrado en el desarrollo y utilizacin deorganismos modificados genticamente (OMG). La primera generacin de OMG seconsigui mediante ingeniera gentica introduciendo genes para dotar al cultivo deresistencia a las plagas y/o a los herbicidas, e inicialmente slo haba semillastransformadas mediante ingeniera gentica de maz, soja, algodn y colza. Los primeroscultivos de OMG se plantaron en 1996 y en 2009 ocupaban ya ms de 130 millones dehectreas en 25 pases. Aunque estas variedades no se desarrollaron pensando en lospequeos agricultores de escasos recursos, lo cierto es que en 2009 13 millones de

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 151

  • agricultores minifundistas de pases en desarrollo cultivaban OMG. La mayora de ellosproduca algodn: 7 millones en China, 5,6 millones en la India y, ms recientemente, enBurkina Faso, donde en 2009 los pequeos agricultores lo cultivaban en una superficie de115 000 hectreas232, la cuarta parte de la superficie total dedicada al algodn.

    Algunos de los cultivos transgnicos de segunda generacin que estn apareciendo enestos momentos se estn desarrollando mediante asociaciones entre los sectores pblicoy privado o asociaciones Norte-Sur y se orientan a los pequeos agricultores de los pasesen desarrollo. Cabe citar entre ellos las plantas de banano, un alimento bsico enUganda, resistentes a las enfermedades; el maz resistente a las enfermedades y losinsectos con un contenido protenico mejorado; la yuca para aumentar la produccin dealmidn; las papas resistentes a las enfermedades vricas y a las plagas, y el arrozresistente a las enfermedades y las plagas. Por lo general, los avances en el desarrollo devariedades de cultivos que dan buenos resultados en condiciones de sequa,inundaciones, calor y salinidad son ms lentos que en el caso de las variedades resistentesa las enfermedades y las plagas. Es posible que los OMG tengan en el futuro mayorimportancia para afrontar ese conjunto de problemas, lo que puede ser una contribucinimportante para reducir los riesgos a los que se enfrentan los pequeos agricultores.

    El debate en torno a los OMG se ha polarizado, en gran medida, entre los defensoresque exageran los beneficios y los detractores que solamente destacan los aspectosnegativos de los OMG. Los pases en desarrollo tienen que decidir por s mismos sipermiten la introduccin de cultivos transgnicos, basndose en una evaluacinfundamentada de los posibles riesgos y beneficios. Es probable que los resultadosdependan mucho del contexto (y del cultivo). A menudo hay muy poca informacinsobre las cuestiones relacionadas con los OMG y apenas se han escuchado las voces delos pequeos agricultores. Esta situacin tiene que cambiar para que los pases puedanevaluar ms eficazmente los beneficios potenciales de los OMG desde el punto de vistadel aumento de la productividad, la disminucin de los riesgos que corren los pequeosproductores y la contribucin a la reduccin de la pobreza en diferentes contextos.Asimismo, muchos pases tienen que reforzar sus procesos de evaluacin y gestin de labioseguridad para determinar adecuadamente los riesgos planteados.233

    Por ltimo, se ha de tener en cuenta la importancia limitada de este debate para ungran nmero de pequeos agricultores. En muchos contextos, los agricultores pobrestienen enormes dificultades para acceder a las semillas mejoradas (y los productoresganaderos a las razas de animales mejoradas), y cuando las consiguen los rendimientosque obtienen no alcanzan en muchos casos el potencial previsto. En casi todas lassituaciones, la diferencia entre los rendimientos que obtienen los agricultores y losrendimientos potenciales es del orden del 40% al 50% para el trigo y puede superar el100% para el arroz y hasta el 200% para el maz en frica Subsahariana.234 Esto tieneimplicaciones importantes. En primer lugar, significa que queda mucho por hacer paramejorar el acceso de los agricultores a todo tipo de semillas mejoradas; y en segundo lugar,la brecha entre los rendimientos reales y potenciales muestra con toda claridad que hay unmargen importante para aumentar la productividad colmando la brecha de losrendimientos para las tecnologas existentes.

    Informe sobre la pobreza rural 2011152

  • El aumento de la productividad agrcola: desafos esenciales de hoy en da

    En el transcurso de los 40 ltimos aos, el incremento de la productividad agrcola se hatraducido en mayores suministros de alimentos a escala mundial y, hasta no hace mucho,menores precios de los alimentos. La pobreza ha disminuido en muchos pases en los queha habido crecimiento macroeconmico. Los rendimientos de los cereales han seguidoaumentando, aunque a ritmo decreciente en los 20 ltimos aos. En 2001, los rendimientosdel trigo, el maz y el arroz crecan en promedio del 1% al 2% en los pases en desarrollo,frente al 3% a 5% anual en el decenio de 1980.235 Ciertamente, se dice que los rendimientosde los cereales se han estancado. Las razones se encuentranen la disminucin de los niveles de inversin en lainvestigacin agrcola236, los rendimientos decrecientes delas variedades de alto rendimiento cuando ya existenniveles sustanciales de utilizacin del riego y de losabonos, y en el hecho de que, hasta no hace mucho, losprecios de los productos eran bajos en relacin con elcosto de los insumos, lo que haca que no fuera rentableuna mayor intensificacin. Sin embargo, preocupatambin que esa desaceleracin refleje el deterioro delentorno de las prcticas agrcolas, hiptesis avalada por laspruebas cada vez ms evidentes de degradacin del suelo yacumulacin de toxinas en los suelos.237

    Se han suscitado tambin preocupaciones de mayorcalado sobre la Revolucin Verde. Un problemafundamental es la mala gestin del riego, que provoca laacumulacin de sal en el suelo (salinizacin). Sin undrenaje eficaz para la lixiviacin de las sales, estas seacumulan en la capa superficial del suelo, donde afectan alcrecimiento y el rendimiento de los cultivos y, en casosextremos, provocan el abandono de tierras cultivables queantes eran productivas. En Asia, por ejemplo, se consideraque en las zonas secas, casi el 40% de la superficie deregado est afectada por la salinizacin.238 Por otra parte,el exceso de riego provoca escasez de agua en lasprincipales cuencas hidrogrficas y disminucin de los niveles de las aguas subterrneascomo consecuencia de la extraccin de mayores cantidades de agua de la que se recarga deforma natural. Otro problema radica en la plantacin de nuevas variedades de cultivos enlugar de las tradicionales, lo que puede causar prdida de biodiversidad vegetal si no existenmecanismos para conservar el germoplasma. El uso excesivo e inadecuado de abonos yplaguicidas y la contaminacin de los cursos de agua y los acuferos ha comportado la muerteno slo de las plagas, sino tambin de insectos y otras formas de vida silvestre beneficiosas.Tambin ha habido consecuencias negativas para la salud humana: los envenenamientoscon plaguicidas son frecuentes239 y en la India el aumento de los casos de cncer seatribuye a las grandes dosis de plaguicidas que aplican los agricultores al algodn.240

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 153

    El tiempo del riego es agotador, porquese riega la tierra por turno y no hay aguasuficiente. Pasamos noches y tambindas [esperando]. No dejamos deintentarlo durante tres das y cuandollega nuestro turno podemos utilizar unpoco de agua, y eso despus de hacer10 visitas [para asegurarnos de] quenadie impide que llegue nuestra agua.

    Muhammad Naveed, hombre, 22 aos, Pakistn

    Hace ms de 15 aos que sufrimos enla aldea el problema del riego. Antes, loscanales de riego eran suficientes para lasnecesidades de los agricultores, peroluego el agua comenz a escasearCreo que el Gobierno desvi el agua aldesierto para las parcelas de losinversores, en lugar de dirigirla a [las de]los campesinos pobres.

    Ibrahiem Abo Zeid, hombre, 55 aos, Egipto

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htm

  • La escasez de agua es tambin un problema grave en otras regiones. En Oriente Medioy frica del Norte plantea un serio desafo al desarrollo agrcola y las posibilidades dereducir la pobreza rural mediante el crecimiento agrcola, un problema queprobablemente se ver agravado por el cambio climtico. La sobreexplotacin de las capasfreticas est ocasionando tambin la salinizacin de las aguas del subsuelo al filtrarse elagua del mar en los acuferos de agua dulce. Como las fuentes adicionales y accesibles deabastecimiento de agua estn alcanzando su lmite, la regin tiene que concentrarse

    plenamente en conservar los escasos recursos existentes y en aumentar la eficiencia en la utilizacin del agua.Dado que el agua para riego representa alrededor del85% de la que se utiliza en la regin, ahorrar agua ymejorar la eficiencia en su utilizacin en el sectoragrcola son cruciales para conservar y manejareficazmente los recursos hdricos de la regin.

    En zonas muy extensas de frica Subsahariana existeun problema diferente, relacionado en parte con la faltade intensificacin de los sistemas de produccin. Lossuelos de frica tienen, con frecuencia, una fertilidadintrnseca escasa y se han ido degradando. La brevedado inexistencia de perodos de barbecho y las malasprcticas agrcolas, junto con la escasa utilizacin deabonos inorgnicos y de estircol orgnico, han dadolugar a unos niveles de fertilidad del suelo reducidos,escasez de materia orgnica en el suelo e incremento delos suelos acidificados. Se prev que la productividaddel suelo a largo plazo disminuir considerablementeen muchas partes de la regin si no se mejoran lasprcticas de manejo del suelo con medidas destinadas a aumentar su fertilidad y estructura orgnica.241

    Preocupan tambin las interacciones entre lossistemas de produccin ganadera y el medio ambiente.Entre los problemas relacionados con los sistemas depastoreo extensivo cabe mencionar la deforestacin y ladegradacin creciente de los pastizales y de las fuentesde agua a causa de las prcticas de manejo insostenibles.La sustitucin de los sistemas tradicionales mixtos y

    extensivos por sistemas de produccin intensiva ha tenido, probablemente,consecuencias negativas para el consumo de energa, la diversidad gentica y lacontaminacin del agua.242 En Asia, especialmente, los desechos de origen animal hancontaminado los cursos de agua. Durante el decenio de 1990, la produccin porcina yavcola casi se duplic en China, Tailandia y Viet Nam, y en las zonas costeras del Mar dela China Meridional estas actividades se han convertido en una causa fundamental decontaminacin de los nutrientes. Entre las preocupaciones sobre el cambio climticofigura cada vez ms la ganadera como factor que contribuye a ese proceso (y como suvctima potencial).

    Informe sobre la pobreza rural 2011154

    Antes llova ms, haba agua abundantey se producan muchos cultivos. Hace un ao, o ms, que no llueve y noexiste en la zona una fuente natural. La acequia que recoge cerca de aqu elagua de lluvia est casi seca; el nivel del agua ha descendido. Esa es la raznpor la que la gente lo est pasando mal.No hay agua suficiente para los cultivos.Muchos van a buscar agua por la nochepero no la encuentran. Bloquean loscanales en los campos de otros ydesvan el agua a sus parcelas en laoscuridad de la noche. Es una situacinmuy difcil.

    Rasib Khan, hombre, 28 aos, Pakistn

    La razn por la que me resultaimposible recoger una cosecha es que la tierra est agotada La tierra noproduce porque ha perdido su vigor.Aunque cultivo una zona extensa, noobtengo una cosecha porque el suelo ha perdido los nutrientes.

    Randriamahefa, hombre, 49 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rasib.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/randriamahefa.htm

  • En todas las regiones del mundo en desarrollo existe la necesidad de que los sistemasagrcolas y ganaderos sean ms intensivos para poder alimentar ahora y en el futuro a lapoblacin del mundo en constante crecimiento. En las diferentes regiones, los pequeosagricultores se enfrentarn a problemas diferentes, pero en todas partes, los sistemas deintensificacin tienen que utilizar los recursos con mayor eficiencia, muy en especial losabonos, los plaguicidas y sobre todo el agua. Sin duda, si no hay cambios en la formade usar el agua para la produccin agrcola, estallarn crisis en muchas partes delmundo.243 Los nuevos sistemas tienen que ser, adems,no contaminantes y ambientalmente sostenibles,mantener o mejorar la fertilidad del suelo y proteger labiodiversidad. La alternativa no es otra que la prdidade los mismos activos de los que dependen los mediosde subsistencia de los pequeos agricultores. Se prevque el incremento de la variabilidad climtica y elcambio climtico redundarn en una mayor frecuencia delos fenmenos meteorolgicos extremos (inundaciones,sequas y temperaturas elevadas), as como en la reducciny mayor incertidumbre de los perodos de crecimiento y laconfiguracin de las plagas y enfermedades con arreglo anuevas pautas. La intensificacin de los sistemas deproduccin agrcola y ganadera tiene que servir para quelos sistemas agrcolas sean ms resistentes a lasconmociones y tensiones.

    Para que la agricultura sea una va de salida de lapobreza, al menos para una parte de la poblacin rural,tiene que haber nuevos enfoques para aumentar laproductividad que sean accesibles para los pequeosagricultores y ganaderos pobres y que ofrezcan a losjvenes oportunidades atractivas. Adems, tienen que serms accesibles que los enfoques tradicionales para lasmujeres de las zonas rurales, que cumplen una funcintan esencial en la agricultura minifundista. En los pasesde bajos ingresos, especialmente, las mujeres son unamayora sustancial de la fuerza de trabajo agrcola yproducen la mayor parte de los alimentos que se consumen localmente; pero incluso enalgunos pases de Oriente Medio y frica del Norte, el porcentaje de mujereseconmicamente activas que trabajan en la agricultura es mayor que el de hombres (en Argelia, por ejemplo, hay un 40% de mujeres frente a un 16% de hombres).244 Comose indic en el Captulo 2, la productividad de las mujeres dedicadas a la agricultura estlimitada por los mismos factores que afectan a los productores agrcolas en general,aunque la situacin se agrava por una serie de factores especficos por razn del sexo,como el control desigual de los activos productivos bsicos, el acceso desigual a losservicios agrcolas y la frecuente participacin de las mujeres en actividades muy penosas.Por lo tanto, los nuevos enfoques tienen que tener en cuenta esas limitaciones y prevermedidas para superarlas.

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 155

    El suelo ya no es frtil y no llueve losuficiente. Tratamos de utilizar abonoorgnico, como hojas muertas, estircoldel ganado, etc., pero eso no sirve paramucho Trabajar la tierra es difcil, perocomo es lo nico que tenemos, es mimedio de vida.

    Bakary Didhiou, hombre, 60 aos, Senegal

    El problema hoy es que, por muchoque trabajes, nunca es suficiente paraalimentar a la familia La tierra era ms frtil [cuando viva mi padre].Sacaban ms rendimiento a la tierra yno necesitaban cultivar zonas muyextensas. Los cultivos eran sanos y elganado recorra los campos y fertilizabael suelo. De hecho, hoy cultivamos ms tierra para un nmero menor de cultivos. No tenemos medios paracomprar abono que nos permitaaumentar el rendimiento.

    Abdoulaye Badji, hombre, 50 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bakary.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abdoulaye.htm

  • Por ltimo, la accesibilidad de los nuevos enfoques para aumentar la productividad enla agricultura tiene en s misma poco valor si no se ofrecen incentivos inmediatos para quelos adopte la poblacin rural pobre. Esta es una cuestin que depende tanto del acceso amercados lucrativos y seguros como del incremento de la productividad. Por otra parte,esos enfoques deben ayudar a la poblacin a gestionar el riesgo: como mnimo, los nuevosenfoques y tecnologas tienen que ofrecer beneficios que superen los riesgos que entraaadoptarlos. Generalmente, los cambios pequeos y progresivos son ms fciles para lospequeos productores reacios al riesgo con los recursos limitados de que disponen.

    Un nuevo programa de intensificacin agrcola sostenible

    La agricultura tiene que ser menos arriesgada para los pequeos agricultores y ms sostenibley productiva. La cuestin es cmo conseguirlo. Desde el decenio de 1970, cuando seexpresaron las primeras preocupaciones por el impacto no deseado de la Revolucin Verde,se ha mostrado inters en un programa de desarrollo agrcola que sea al mismo tiempoambiental y socialmente sostenible y productivo. En el decenio de 1990 destacadoscientficos propugnaban una revolucin verde permanente que hiciera posible producirms con una cantidad menor de agua y tierra y de forma sostenible245, o una revolucindoblemente verde que explotara la biologa y la ecologa y conserva el medio ambienteproduciendo mayores cantidades de alimentos.246 Durante el ltimo decenio, un nmerocada vez mayor de cientficos y cientficos sociales se ha mostrado interesado en esas ideas yse han acuado una serie de expresiones como enfoques agroecolgicos247, agriculturaecolgicamente intensiva248, tecnologa de bajos insumos externos249 e intensificacinagrcola sostenible250 para referirse a este programa de productividad agrcola consostenibilidad. Tambin las organizaciones de productores rurales han respaldado unprograma de agricultura sostenible, por distintas razones como la preocupacin por elcambio climtico o su importancia en un programa de soberana alimentaria. Al mismotiempo, grupos de agricultores y ONG, especialmente en Amrica Latina y Asia, hanexperimentado prcticas agrcolas que hacen hincapi en la sostenibilidad y hanpreconizado un mayor espacio institucional y normativo para ellas.

    Ha habido tambin varias iniciativas encaminadas a utilizar estas ideas como base paratransformar la investigacin agrcola. La IAASTD fue una iniciativa impulsada pormltiples partes interesadas que patrocinaron la FAO, el Banco Mundial y otrosorganismos de las Naciones Unidas entre 2002 y 2009. La evaluacin exhaustiva, que fuepreparada por numerosos cientficos, abogados y representantes de la sociedad civil,defenda que se otorgara a las relaciones entre la produccin de alimentos, el hambre, lapobreza y el desarrollo ambientalmente sostenible un lugar central en el desarrollo de lainvestigacin y la tecnologa agrcolas. Conceda un papel especialmente destacado a laimportancia del conocimiento local e indgena y a la innovacin en los sistemas actualesde conocimiento agrcola.251 Ms recientemente, en 2010, tuvo lugar en Montpellier(Francia) la primera reunin histrica de la Conferencia Mundial sobre la InvestigacinAgrcola para el Desarrollo (GCARD). La reunin naci de la necesidad ampliamentereconocida de reforzar y reorientar la innovacin agrcola en todo el mundo con el fin deprovocar un cambio real en las vidas de los pobres. Reuni a alrededor de 600 investigadores

    Informe sobre la pobreza rural 2011156

  • agrarios, responsables de las polticas, agricultores, donantes y miembros de la social civildel mundo entero. Su resultado fue un enrgico llamamiento al fortalecimiento de lossistemas nacionales de investigacin agrcola para dar respuesta a este programa, paraestablecer un programa de investigacin impulsado desde la base y para que lasnecesidades de los pequeos agricultores de los pases en desarrollo se convirtieran en elcentro de la investigacin agrcola en todos los niveles.

    Hay diferencias de nfasis en los distintos trminos utilizados para describir elprograma que se denomina aqu intensificacin agrcola sostenible, pero existencaractersticas comunes evidentes. Se trata, entre otras cosas, de la atencin preferente almanejo mejorado del suelo y el agua; el aumento de la fertilidad del suelo mediante elaprovechamiento de los procesos agroecolgicos; la utilizacin selectiva y prudente deinsumos externos; el uso de variedades de cultivos y razas de animales resistentes al estrs(la sequa, la salinidad, las enfermedades, etc.) y con una relacin elevada entre laproductividad y la utilizacin de insumos obtenidos externamente; la utilizacin mnimade tecnologas o prcticas con impactos negativos sobre el medio ambiente y la saludhumana, y el uso productivo tanto del capital humano en forma de conocimiento ycapacidad para la adaptacin y la innovacin como del capital social para resolverproblemas comunes a escala del paisaje.

    Hay una gran variedad de prcticas asociadas con la intensificacin agrcola sostenible.Las prcticas agrcolas de conservacin comportan una labranza reducida o nula y la

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 157

    Se utiliza la tierra durante dos o tresaos; una vez al ao recogemos lacosecha y despus se deja descansarla tierra. Trabajamos por partes;primero sembramos en un extremo yrecolectamos en la parte opuesta, y vamos alternando. No sembramos en toda la superficie de tierra al mismotiempo, porque si lo hiciramos, notendramos nada que comer.

    Jos del Carmen PortocarreroSantilln, hombre, 82 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/jose.htm

  • utilizacin de cultivos de cobertura para mejorar la fertilidad del suelo y la retencin deagua, reducir la erosin del suelo y aumentar la recarga de los acuferos. En el manejointegrado de plagas (MIP) se utilizan predadores naturales de las plagas como alternativa alos plaguicidas. La gestin integrada de los nutrientes de las plantas promueve el usocombinado de recursos minerales, orgnicos y biolgicos para asegurar la sostenibilidad

    del ecosistema. Los sistemas agrcolas y ganaderos/pesqueros bien integrados aumentan la diversidad y lasostenibilidad ambiental de los sistemas de produccinagrcola en pequea escala, reduciendo al mismo tiempolos desechos y la contaminacin. La gestin mejorada delagua, que comprende el drenaje, el microrriego y lagestin del agua de lluvia en los campos, redunda en unamayor productividad agrcola y la reduccin de losdesechos e impide la salinizacin. La rotacin de cultivosevita la acumulacin de patgenos y plagas, equilibra lasexigencias de fertilidad de los diferentes cultivos, reponeel nitrgeno mediante el cultivo de leguminosas y mejorala estructura y fertilidad del suelo alternando plantas deraces profundas con otras de races superficiales. Laagrosilvicultura combina tecnologas agrcolas yforestales para crear sistemas de uso de la tierra msdiversos, productivos, saludables y sostenibles. Hay unagran variedad de tcnicas de conservacin del agua yprevencin de la erosin del suelo, desde la recuperacinde barrancos a la construccin de terrazas o de terraplenesy la excavacin de hoyas de plantacin. Estas prcticaspueden utilizarse simultneamente y con esa frmula seobtienen importantes sinergias.

    Ninguna de estas prcticas representa una alternativaradical a los enfoques convencionales de la intensificacinbasados principalmente en el uso de agua de riego,semillas mejoradas y productos qumicos agrcolas. Enrealidad, la adopcin de este tipo de prcticas en unprograma de intensificacin supone un enfoque msamplio y sistemtico del cambio tecnolgico y puedecontribuir tambin a que los sistemas de intensificacinse adapten mejor a las circunstancias locales oespecficas. Las distintas prcticas que se han enumeradoanteriormente exigen que en cada contexto se defina lacombinacin adecuada de tecnologa y prcticas para

    conseguir una mayor productividad y sostenibilidad, en funcin de las caractersticas de lasprcticas agrcolas y los ecosistemas locales, y de los recursos, las preocupaciones y losriesgos que se plantean a los agricultores. Por ejemplo, la integracin de prcticasorientadas a la sostenibilidad en enfoques convencionales de la intensificacin en muchoscontextos de frica Subsahariana puede implicar mayor uso de abono como complemento

    Informe sobre la pobreza rural 2011158

    En Androy (Madagascar) una ONG local(ALT) est fomentando la reintroduccindel sorgo como cultivo sostenible yresistente a la sequa y ha impartidocapacitacin a los agricultores sobrecmo plantarlo y cuidarlo. El FIDA apoyaa la ALT a extender la reintroduccin delsorgo en ms comunidades. As escomo nos instruyeron. No segu alarado con el ampemba (sorgo), sino que esparc la semilla en la zonalabrada y la cubr con el pie. Al cabo detres das brot. No lo plant con maz ni donde haba yuca. No lo introdujeprofundamente en la tierra ni en lugaresdonde hay charcas ni dej caer muchas[semillas en cada agujero], sino slotres o cuatro Haba muchas plntulasy prescind de algunas para que nohubiera una gran densidad. Y, cuandoencontraba una en la que haba uninsecto en la cabeza, lo mataba yexaminaba tambin la parte baja deltallo. Por tanto, la cortaba y rebrotabadesde la base y yo descartaba la parteinfestada en el extremo (del campo).Luego me ocupaba de la parte quehaba cortado, y produca otras cabezasde primera calidad. As tuve una buenacosecha, porque segu paso a paso las instrucciones que nos haba dadoesa gente.

    Randriamahefa, hombre, 49 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/randriamahefa.htm

  • necesario de la gestin orgnica de los nutrientes de las plantas. En muchas partes de Asia,en cambio, una mayor integracin de los sistemas de agricultura y ganadera y la gestinorgnica mejorada de los nutrientes de las plantas pueden llevar a aplicar menos abono.Adems, en todas partes las variedades mejoradas pueden hacer innecesaria la aplicacin deplaguicidas, fijar el nitrgeno biolgico, mejorar la resistencia a las plagas o la sequa y, deesa forma, reducir la necesidad de riego adicional.

    Mientras que el inters en un programa de intensificacin agrcola sostenible esrelativamente nuevo, los pequeos agricultores ya aplican muchas de las prcticas yprincipios relacionados con l. Tomemos como ejemplo el MIP. Aunque la produccin dearroz aument sustancialmente en Asia durante el decenio de 1970, en los aos ochentacomenz a estar cada vez ms amenazada por brotes de plagas de insectos, a los que losagricultores respondieron con aplicaciones cada vez ms intensas de plaguicidas. Amediados del decenio de 1980, varios gobiernos suprimieron las subvenciones a losplaguicidas y promovieron mtodos de MIP a travs de las escuelas de campo paraagricultores y otros mtodos de capacitacin para reducir los niveles de utilizacin deplaguicidas. En pases como Indonesia, la India y Filipinas, el nivel general de utilizacinde plaguicidas disminuy notablemente durante los aos noventa, sin que la produccindejara de crecer.252

    La agricultura de conservacin est muy extendida actualmente en Amrica Latina,donde ms de 50 millones de hectreas se cultivan con el sistema de ausencia de labranzaen el Brasil y la Argentina253, y en algunas zonas del Paraguay el 70% de la tierra se cultivatambin con ese sistema.254 En las llanuras indogangticas, aproximadamente 620 000agricultores aplican sistemas de cultivo sin labranza para el trigo de invierno, utilizandosembradoras directas fabricadas localmente, en alrededor de 1,8 millones de hectreas.255

    Tambin en frica Subsahariana se est difundiendo la agricultura de conservacin y enpases como Ghana y Zambia entre 200000 y 300000 agricultores aplican algunas de lasprcticas de la agricultura de conservacin. Los resultados son similares en todas lasregiones: rendimientos mayores y ms estables de forma inmediata, menos posibilidadesde que se pierda la cosecha debido a la mejor absorcin del agua y a la realizacin mspuntual de las labores agrcolas, y a medio plazo, mejora de la estructura y aumento de lafertilidad del suelo y menos necesidades de mano de obra y maquinaria.

    En algunas zonas de Burkina Faso y el Nger, la recuperacin y difusin de prcticasagroforestales y de manejo del uso del agua tradicionales, como los cordones rocosos, hantransformado lo que antes eran tierras degradadas. Se han rehabilitado varios centenaresde miles de hectreas y el fruto de esa iniciativa ha consistido en el aumento delrendimiento de los cultivos; el aumento de la inversin en la ganadera e intensificacinde los sistemas de manejo del ganado; el incremento de las aguas freticas; un mayor valorde la tierra; la disminucin de las tasas de migracin, conjugada con un importanteincremento de la creacin de instituciones locales relacionadas con la gestin de losrecursos naturales y cuestiones conexas, y la reduccin sustancial de la pobreza.256

    La evaluacin ms amplia de los sistemas de agricultura sostenible en los pases endesarrollo realizada hasta la fecha se basa en un estudio de 286 iniciativas en 57 pasespobres, que abarcan 12,6 millones de explotaciones en 37 millones de hectreas.257

    Segn este estudio, prcticamente todas esas iniciativas han permitido aumentar la productividad y mejorar el suministro de servicios ambientales esenciales. De las

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 159

  • 198 comparaciones de rendimientos de la muestra, el rendimiento medio aumenta msdel 79% en un perodo de cuatro aos; en todos los cultivos aumenta la eficiencia en eluso del agua; las prcticas favorecen la absorcin de carbono, y en la mayor parte de losproyectos para los que existen datos disminuye sustancialmente el uso de plaguicidas, altiempo que se obtienen mayores rendimientos. El incremento de los rendimientos seproduce mediante uno o ms de los siguientes tres mecanismos: introduccin ointensificacin de un nico componente del sistema agrcola (una vaca lechera,estanques pisccolas, cultivo de peces/camarones en los arrozales, nuevos cultivos, unhuerto y actividades agroforestales); mejor uso de los recursos naturales para aumentar laproduccin agrcola total, tanto del agua (aprovechamiento del agua y mejor utilizacindel agua de riego) como de la tierra (recuperacin de tierras degradadas), y aumento delos rendimientos de los productos bsicos introduciendo nuevos elementos deregeneracin como las leguminosas o el manejo integrado de plagas. El estudio destaca,por su especial importancia, tres cambios realizados en el marco de la agriculturasostenible: uso ms eficiente del agua, mejora de la materia orgnica y mejora de la luchacontra las plagas y las malas hierbas mediante la biodiversidad en los campos y unamenor utilizacin de plaguicidas.

    Lo que puede aportar la intensificacin agrcola sostenible a la poblacin rural pobrePara las mujeres y los hombres pobres de las zonas rurales, la agricultura la produccinagrcola y ganadera y la acuicultura tiene que proveer alimentos, ingresos y un empleodecente, y proporcionar una red de seguridad y un instrumento para hacer frente alriesgo. Adems, los pequeos agricultores administran una gran proporcin de los

    Informe sobre la pobreza rural 2011160

    El sistema de intensificacin del cultivo del arroz (SRI)es un conjunto de prcticas de intensificacin quefavorecen la conservacin de los recursos, diseadaspara entornos bien regados. Se aplic por primera vezen 1983 en Madagascar y sus principios bsicos sonque las plntulas de arroz tienen que transplantarsecuando son jvenes y tienen que estar bien espaciadaspara que las races y la parte area de las plantaspuedan crecer ms. Los suelos de los arrozales debenmantenerse hmedos, pero no saturados de agua. Sealienta a los agricultores a experimentar esas prcticas,adaptndolas a las condiciones locales y asegurndosede que son beneficiosas. Aunque algunas variedadesresponden mejor que otras a los mtodos del SRI, seafirma que el sistema aumenta el rendimiento con unareduccin de la utilizacin de semillas del 80% al 90% y una disminucin del agua utilizada para el riego del 25% al 50%.

    Los defensores del SRI hablan de otros beneficios,como la resistencia a las plagas y enfermedades y alos daos causados por la sequa y las tormentas, ladisminucin de la contaminacin de los recursos desuelos y aguas y la reduccin de las emisiones demetano. Se han documentado ya los beneficios delSRI en ms de 40 pases de Asia, frica y AmricaLatina. En Camboya, son ms de 80 000 familias lasque han adoptado este sistema, que, segn sesostiene, ha permitido duplicar los rendimientos delarroz, reducir sustancialmente el uso de abonos yproductos agroqumicos y aumentar los beneficiosde las fincas en cerca del 300%. Los gobiernos delos principales pases productores de arroz (China, laIndia e Indonesia) estn apoyando la extensin delSRI y se muestran firmemente decididos a conseguiruna expansin considerable del arroz cultivadomediante este sistema.

    Fuentes: Prasad (2009); Uphoff (2009); Smale y Mahoney (2010).

    RECUADRO 16 Aplicacin de los principios: el sistema de intensificacin del cultivo del arroz

  • recursos de los ecosistemas del mundo, que tienen que traspasar a sus hijos en igual omejor situacin que en la que los recibieron. Por todas esas razones, la intensificacinagrcola sostenible es muy importante para sus intereses y, si concurren las circunstanciasadecuadas, las prcticas que se han descrito contribuyen a maximizar la sostenibilidadeconmica y ambiental de sus sistemas agrcolas. El hecho de que haya tantos ejemplosde pequeos agricultores que adoptan prcticas relacionadas con la intensificacinsostenible tanto tradicionales como nuevas es una prueba evidente de suimportancia y pertinencia.

    Los agricultores minifundistas pueden tener ms o menos capacidad para invertir ensu sistema de produccin y una mayor o menor disposicin a hacerlo; tienenevaluaciones distintas del riesgo que ello implica, diferente capacidad para gestionarlo ydistintos niveles de conocimiento. Es posible tambin que tengan diferentes prioridadesrespecto de lo que puede aportar cada enfoque: mayores rendimientos, mayor resistenciaa la variacin climtica o a las plagas, menores costos y menos trabajo. Los hombres y lasmujeres tendrn diferentes perspectivas sobre lo que consideran prioritario. Es posibleque las mujeres busquen cualidades diferentes en los cultivos y que estn muyinteresadas en los enfoques que permiten reducir la carga de trabajo y aumentar ladisponibilidad de agua para el uso agrcola y domstico o que tengan una importanciaespecial para ellas por razones econmicas o nutricionales (por ejemplo, la cra deganado). La intensificacin agrcola sostenible debe ofrecer una serie de opcionesadaptadas a las oportunidades y limitaciones concretas de los diferentes agricultores,hombres y mujeres. Algunas prcticas pueden implicar una mayor carga de trabajo, quetal vez recaiga sobre todo en las mujeres: en Burkina Faso, por ejemplo, la mitad de lasmujeres que participan en la construccin de cordones rocosos manifestaron queaumentaban su carga de trabajo.258 Por lo tanto, no es fcil que todas las prcticas seanadoptadas por los hogares en los que escasea la mano de obra, pero como vimos en elCaptulo 2, la mayor parte de los hogares rurales slo se dedican a la agricultura a tiempoparcial e invierten el tiempo restante en distintos tipos de actividades no agrcolas. Si losenfoques de intensificacin sostenible, vinculados con oportunidades lucrativas demercado, consiguen reducir el riesgo y potenciar la rentabilidad de la agricultura, loshogares estarn cada vez ms dispuestos a dedicarles una proporcin mayor de sutrabajo, es decir, a convertirse en agricultores cada vez ms especializados.

    Una caracterstica fundamental de la intensificacin agrcola sostenible es que exigems conocimientos que la mayora de los enfoques convencionales. De hecho, laagricultura sostenible se ha definido como un enfoque de aprendizaje social, ms quecomo un conjunto determinado de tecnologas.259 En muchas ocasiones, elconocimiento local de los pequeos productores agrcolas juega un papel importante enello, especialmente cuando la intensificacin sostenible aprovecha prcticas yaexistentes basadas en enfoques integrales de gestin de los recursos naturales. Ahorabien, como se muestra en el recuadro 17, la intensificacin sostenible tambin requiereque los pequeos agricultores adquieran la capacidad de comprender cmo seensamblan los diferentes elementos tecnolgicos y ecolgicos de un programa deintensificacin adaptado al contexto y de decidir de forma fundamentada cmo utilizarlos instrumentos de que disponen. Aunque esto puede ser difcil, los resultados puedenaumentar de forma sustancial las oportunidades de los pequeos agricultores de salir de

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 161

  • la pobreza. La importancia que concede la intensificacin sostenible al conocimiento ya la innovacin puede hacer que sea particularmente adecuada para los campesinosjvenes, que tienen que ser la avanzadilla en la adopcin de este programa. Pero, paraque se sientan atrados por l, tambin es importante desarrollar en torno a laagricultura un nuevo discurso que subraye el carcter moderno e innovador delprograma y el potencial de la agricultura como actividad rentable en el actual entornonatural y comercial.

    Informe sobre la pobreza rural 2011162

    El programa Campesino a Campesino (CaC)comenz en 1987 con visitas mutuas entreagricultores de Nicaragua y Mxico para promover ydifundir tecnologas apropiadas entre los campesinospobres. El programa, que se gest como reaccin almodelo de transferencia de tecnologa impuestodesde arriba en el decenio de 1980, tena comofinalidad mejorar la fertilidad del suelo, laproductividad y el nivel de vida y reducir, al mismotiempo, los costos de produccin y la dependenciaexterna. El mtodo ha arraigado en toda AmricaCentral y, adems de utilizarlo muchas ONG, seaplica en algunos proyectos de investigacin ydesarrollo. En la actualidad, el movimientoCampesino a Campesino cuenta con varioscentenares de miles de agricultores-promotores y haayudado a familias de agricultores de las aldeasrurales de Amrica Latina a mejorar sus medios desubsistencia y conservar sus recursos naturales.

    El movimiento ofrece a sus miembros una visin dela agricultura sostenible dirigida por los agricultorese intenta promover una cultura de investigacin yexperimentacin. Se centra particularmente en elfortalecimiento del ecosistema agrcola y favoreceque los agricultores reduzcan y, cuando sea posible,eliminen la utilizacin de insumos adquiridos. Laproteccin del medio ambiente es una partefundamental de la funcin de la explotacin agrcola,segn los criterios del movimiento, que se sustentatambin en un elemento espiritual: sus miembrosestn motivados por profundas creencias en lodivino, la familia, la naturaleza y la comunidad.

    El CaC utiliza distintos mtodos, como elintercambio de visitas e instrumentos de evaluacinrural participativa, as como medios tradicionales de

    comunicacin como el sociodrama, el teatro, lapoesa y la msica. Los agricultores aprendencompartiendo sabidura, creatividad, conocimiento,informacin y tcnicas. Los agricultores-promotoresjuegan un papel clave. Son voluntarios que llevan acabo experimentos en sus campos para encontrarsoluciones a los problemas agrcolas a los que seenfrentan para luego compartir sus conocimientos yexperiencia con otros agricultores de la comunidad,visitndolos con regularidad y actuando comomentores que ofrecen sugerencias e ideas paraestimular la experimentacin entre otrosagricultores. Tambin organizan intercambios entreagricultores e imparten capacitacin en temas comola conservacin del suelo, los cultivos de cobertura,la actividad forestal, la agricultura orgnica, lossistemas de cultivo y la diversificacin. Son lospropios agricultores quienes determinan el programa de investigacin, gestionan losexperimentos y evalan los resultados,individualmente o en grupos. Generalmente, no aplican mtodos cientficos formales.

    El proceso del CaC puede modificar radicalmentelas percepciones de los agricultores acerca de sufuncin en la generacin y difusin de tecnologa. Atravs de su participacin, los agricultorescomprenden que son capaces de experimentar,ofrecer soluciones, comunicarse y transmitiropciones tecnolgicas a otros. Disminuye, por tanto,la actitud de dependencia de agentes externos amedida que los agricultores comienzan aidentificarse a s mismos como experimentadores.De hecho, algunos agricultores ven el CaC comouna forma de acabar con el monopolio del procesode desarrollo de la tecnologa por los profesionalesde la agricultura.

    Fuente: Hocd et l. (2000).

    RECUADRO 17 Hacia un movimiento social de innovacin de los agricultores:

    Campesino a Campesino

  • Poner en prctica el programa: condiciones normativas e institucionales

    Aunque es cierto que se ha concitado un amplio acuerdo sobre la importancia de laintensificacin agrcola sostenible y muchos pequeos agricultores han modificado susprcticas en esa direccin, siguen existiendo desafos importantes para ampliar esosenfoques en lo que respecta a un cambio normativo e institucional. El apoyo poltico dealto nivel es indispensable, pero impera un gran escepticismo sobre la rentabilidad de laagricultura sostenible260, y en muchos casos puede haber intereses comerciales quepresionen en su contra. En no pocos pases, las polticas de agricultura sostenible siguenocupando un lugar secundario, y el reconocimiento de que son necesarias no se traducetodava en polticas concretas.261 En consecuencia, el primer reto radica en convencer alos responsables de las polticas de que el programa de intensificacin sostenible es degran importancia como complemento de los enfoques convencionales de laintensificacin y de que no slo es necesario desde el punto de vista ambiental, sino que,adems, es econmicamente sostenible. Un punto de partida para promover un cambio depoltica estriba en conseguir que, a nivel nacional, en las estrategias de reduccin de lapobreza o los planes nacionales de desarrollo no slo se aborde la agricultura y eldesarrollo rural de forma ms sustantiva de lo que se ha hecho hasta ahora262, sino quese d prioridad a los enfoques de intensificacin sostenible y se afronten las cuestionesrelacionadas con la tecnologa agrcola en ese contexto.

    En un nmero limitado de pases se han hecho cambios de poltica significativos haciala agricultura sostenible. El Undcimo Plan Quinquenal de China (2006-2010) hacehincapi en la necesidad de reducir el impacto ambiental de la agricultura y propugna eldesarrollo de la base productiva de alimentos verdes y orgnicos, una prctica msgeneralizada del ahorro de agua y de la agricultura de conservacin y la promocin de laagricultura ecolgica, una combinacin de tcnicas tradicionales y modernas integradasbeneficiosas para el medio ambiente. El Ministerio de Agricultura ha preparado un marcode certificacin para los productos agrcolas y un conjunto de subvenciones para fomentarel uso de abonos orgnicos y la labranza de conservacin.263 En Cuba, el hundimiento dela Unin Sovitica provoc una escasez aguda de productos de petrleo, productosqumicos agrcolas y alimentos; la respuesta del Gobierno consisti en declarar comopoltica alternativa una agricultura centrada en tecnologas de conservacin de losrecursos que sustitua los insumos importados por conocimiento, aptitudes y recursoslocales. Se haca hincapi en la diversificacin de la agricultura, la cra de bueyes parasustituir a los tractores, la utilizacin del MIP, la adopcin de nuevas prcticas en elapartado cientfico y la capacitacin generalizada. Se empezaron a producir localmentebioplaguicidas y compost de lombrices de tierra y se incorporaron en los sistemasagrcolas la rotacin de cultivos, el abono verde, la intercalacin de cultivos y las tcnicasde conservacin del suelo264; esa poltica contribuy a lograr un aumento de laproduccin de alimentos del 40% entre 1995 y 2000.265

    Muchos otros pases aplican polticas que contienen algunos elementos de laintensificacin sostenible: el Gobierno de Filipinas puso fin al programa subvencionadode abonos en 2009 y ha introducido una estrategia equilibrada de fertilizacin,encaminada a promover la utilizacin y gestin de combinaciones de abonos inorgnicos

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 163

  • y orgnicos especficos para cada lugar; en Bangladesh, se inaugur en noviembre de 2008la primera de cuatro nuevas plantas de compostaje con desechos en gran escala266; en elBrasil, se practica el sistema de labranza cero y la agricultura de conservacin; en la India,el Estado de Rajasthan apoya el manejo de las cuencas hidrogrficas y el suelo y laconcesin de incentivos para los abonos biolgicos, y en Indonesia se han prohibidoalgunos plaguicidas y se ha puesto en marcha un programa nacional de escuelas de campopara agricultores y de MIP en el cultivo del arroz. Por ltimo, otros pases cuentan condisposiciones normativas que respaldan la agricultura orgnica, la existencia dedependencias de agricultura orgnica en sus ministerios de Agricultura, programasespecficos y/u organismos de certificacin. Bhutn proyecta incluso generalizar laagricultura orgnica en el conjunto del pas para 2020.

    Como ponen de manifiesto los ejemplos que se acaban de ofrecer, son muchas lasmedidas normativas e institucionales que pueden adoptar los gobiernos para establecer unmarco propicio para la intensificacin agrcola sostenible. El marco, y las medidasnecesarias, pueden ser totalmente distintos segn el pas, en funcin de los desafos yoportunidades a los que se enfrente la agricultura minifundista, del marco institucional ynormativo existente y de la visin compartida de los interesados directos nacionales acercadel grado y orientacin de la transformacin necesaria. En esta seccin examinamos seisposibles elementos de ese marco: la tenencia de la tierra, como requisito previo para que lospequeos agricultores adopten esas prcticas; los precios y la reglamentacin, como manerade configurar las opciones de los agricultores en materia de tecnologa; el pago por serviciosambientales, cuya finalidad es proporcionar a los agricultores incentivos para que adoptenlas prcticas agrcolas sostenibles; la educacin agrcola, para conformar y transformar lasaptitudes de los nios, los jvenes, los cientficos agrcolas y los proveedores de servicios delas zonas rurales; la investigacin agrcola, que se ha de configurar mejor para un programade intensificacin sostenible, y los servicios de asesoramiento agrcola, que pueden ayudara los pequeos agricultores a comprender las prcticas de intensificacin sostenible.

    La tenencia de la tierraLa seguridad en el acceso a la tierra y en su tenencia figuran entre los factores quedeterminan en qu medida los agricultores quieren o pueden invertir en la mejora de laproduccin y la gestin sostenible de la tierra, adoptar nuevas tecnologas e innovacionesprometedoras y acceder a financiacin para invertir y obtener capital de explotacin parala agricultura. Habida cuenta de que los beneficios plenos de muchas prcticas sosteniblesno se hacen visibles de forma inmediata, sino a lo largo de varios aos, una tenenciasegura que proporcione a los agricultores el incentivo necesario para invertir su trabajo ysu capital es vital para un resultado satisfactorio. El xito de futuras iniciativasencaminadas a promover las tecnologas agrcolas para mitigar el cambio climtico y/oadaptarse a l tambin se basar en la seguridad de la tenencia para los hombres y lasmujeres de las zonas rurales.267 La seguridad del acceso a la tierra y otros recursos tambines decisiva para que los productores pecuarios puedan participar en un mayor nmero deprcticas de intensificacin sostenible, comprendidas las que exigen una mejorintegracin de los sistemas de produccin ganadera y agrcola.

    Adquirir ms tierra forma parte muchas veces del proceso de escapar de las garras de lapobreza.268 Las ms de las veces, la manera ms fcil de hacerlo es arrendar la tierra. Por

    Informe sobre la pobreza rural 2011164

  • otro lado, los pequeos propietarios que quierendiversificarse hacia otras actividades al margen de laagricultura necesitan poder arrendar su tierra sin perderla,pues a menudo es un capital y una red de seguridadimportante. Los sistemas de tenencia de la tierra quepermiten arrendar la tierra con facilidad puedencontribuir a crear un entorno propicio para que unmayor nmero de agricultores adopten enfoques deintensificacin sostenible y se ha demostrado tambinque pueden facilitar la reduccin de la pobreza. Porejemplo, los mercados de arrendamiento de la tierra deChina han aumentado un 25% el bienestar de los hogaresarrendatarios, han hecho posible que los arrendadoresdiversifiquen su actividad y han aumentado alrededordel 60% la productividad de las parcelas. Tambin hanbeneficiado a los grupos ms pobres, porque cuando elsector de poblacin ms instruido se integra en la fuerzade trabajo no agrcola, los campesinos ms pobres y menos instruidos pueden tomar sus tierras enarrendamiento. Esto parece indicar que tambin en otras regiones se deberan facilitar los sistemas dearrendamiento de la tierra.269

    Los precios y la reglamentacinEn el caso de las tecnologas agrcolas, como en todo lo dems, los precios influyen en la demanda. Lassubvenciones a los productos qumicos agrcolas y losabonos inorgnicos, o al agua para la agricultura,promueven su uso y, en verdad, esas subvencionesjugaron un papel importante durante la RevolucinVerde. En algunas regiones, la supresin gradual de lassubvenciones es sumamente razonable (vase elrecuadro 18). En Asia, se ha indicado que esta medida,combinada con la concesin de subvenciones a losabonos biolgicos, podra formar parte de unas polticasgubernamentales orientadas a promover la produccinde alimentos ecolgicamente racional, econmicamenteviable y sostenible.270 Como se ha indicado, China se haavanzado en esa direccin, con una serie de incentivos y subvenciones que pretendenorientar la eleccin de la tecnologa entre los agricultores del pas.

    Los precios de las tecnologas no son suficientes; hace falta tambin unareglamentacin. La agricultura de gran intensidad de insumos ha tenido costosambientales en forma de agotamiento de las aguas subterrneas, la contaminacin porproductos qumicos agrcolas, la deforestacin, la emisin de gases de efecto invernaderoy los riesgos que supone para la salud el uso indiscriminado de productos qumicos

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 165

    Randriamahefa cuenta cmo emigr paraarrendar tierra y cmo lleg a acuerdosdiferentes con dos propietarios. Fue elsegundo contrato, ms favorable, el quefinalmente le permiti dar un paso adelanteimportante y regresar a casa como alguienque haba triunfado. Haba odo que latierra all era productiva, as que me diriga los campos y me olvid de lo de tirardel rickshaw Consegu tierra enarrendamiento [por] 50 000 ariary porhectrea [pero] aun as dividamos la cosecha con el propietario. Ahestaba yo, pues, en esa tierra, pagandola renta y dividiendo la cosecha con el propietario Un amigo mo meproporcion los bueyes para labrar latierra. Luego, cuando ya llevaba all dosaos, las cosas resultaron [bien], y tenasemillas despus de esa cosecha, y con eso compr dos vacas y un buey.Entonces, mi amigo me dijo: Aunquehas hecho algo de dinero en esa tierra,abandnala porque te hace sufrir. Unamigo mo tiene un poco de tierra [y]solamente hay que dividir a partesiguales [la cosecha] y no se paga rentapor la tierra. As que me fui all y plantesa parcela aquel ao y la cosecha fuefantstica! Haba plantado dos sacos[de semilla] y cosech 40 sacos. Y hay un comprador, una fbrica quecompra el producto Mi sufrimiento se alivi, me sent feliz. Comprnuevamente un tonel y un arado y melos llev a casa, y mis parientes medijeron que haba sido un gran xitollevar a casa estas posesiones.

    Randriamahefa, hombre, 49 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/randriamahefa.htm

  • agrcolas. La reglamentacin ambiental debe responder a los riesgos existentes yproporcionar un control eficaz de la contaminacin de origen no localizado. Debeestablecer sanciones por la contaminacin y la degradacin del medio ambienteproporcionales a los costos que imponen a la sociedad y sobre todo el marcoreglamentario debe aplicarse a nivel nacional y local. La prohibicin de 57 plaguicidas enIndonesia en 1986 pone de manifiesto que esas polticas son posibles.

    Las normas sobre los productos y los procesos son un mecanismo con el cual lasautoridades nacionales pueden regular los sistemas alimentarios para cumplir objetivosde inocuidad y calidad de los alimentos, incluido el de promover la salud pblica.

    Informe sobre la pobreza rural 2011166

    En el decenio de 1970, la produccin de alimentosregistr en la India un aumento espectacular que lepermiti conseguir la autosuficiencia alimentaria. Sinembargo, con el tiempo, los esfuerzos del Estado porcontinuar la Revolucin Verde han fracasado. Enparticular, tres decenios de suministro de abonosfuertemente subvencionados han favorecido unautilizacin excesiva. Especialmente en el caso de laurea, esto ha provocado una degradacin del suelo detal calibre que los rendimientos de algunos cultivosestn disminuyendo.

    En el intento de impulsar la produccin de alimentos,conseguir votos entre los agricultores y estimular laindustria nacional de abonos, el Gobierno ha venidoaumentando las subvenciones a la urea a lo largo delos aos desde los tiempos de la Revolucin Verde, enque las subvenciones eran necesarias para que losabonos fueran asequibles para los campesinospobres. Con el paso del tiempo, esta situacin haevolucionado hasta el punto de que el Gobiernosufraga alrededor del 50% del costo de produccin de la industria nacional. El ao pasado, la factura delas subvenciones anuales ascendi en la India a USD 20 000 millones, debido en parte a la fuertesubida de los precios de los hidrocarburos. Tambin el ao pasado, el Gobierno anunci que tena elpropsito de poner en marcha un nuevo plan desubvenciones. Sin embargo, es prcticamente seguroque permitir un aumento significativo del precio de laurea desencadenara protestas en las zonas rurales dela India. Por ello, si bien es cierto que el nuevo plananunciado tiene como objetivo evidente ofrecer a losagricultores incentivos para que utilicen una mezclams adecuada de nutrientes, el Gobierno tambin dejen vigor la antigua subvencin a la urea.

    Ya en 1991, como el costo de las subvenciones gravabapesadamente las finanzas de la India, el Ministro deHacienda insisti en que se eliminaran. Hubo fortsimaspresiones de las empresas fabricantes de abono para quese mantuviera el programa y muchos diputados tambinse resistieron por temor a una reaccin violenta de losagricultores. Gracias al compromiso logrado en el ltimomomento se eliminaron las subvenciones a todos losabonos con excepcin de la urea. Fue entonces cuandocomenz el uso desequilibrado de abonos. Al venderse laurea a un precio mucho ms bajo que los restantesabonos, los agricultores comenzaron a utilizar muchamayor cantidad de material rico en nitrgeno que losproductos de potasio y fsforo, ms costosos. En elEstado de Haryana, por ejemplo, los agricultores utilizaronen 2008-2009 32 veces ms nitrgeno que potasio, muypor encima de la relacin recomendada de 4 a 1.

    En el Punjab, Bhupinder Singh, un agricultor de 55 aos de edad, de barba canosa y tocado conturbante, se encontraba descalzo en su camposembrado de trigo y sealaba hacia donde acababa deesparcir un saco de urea de 110 libras. Sin urea, miscultivos parecen enfermos, dijo, tomando algunostallos de las plantas jvenes de trigo y retorcindolosentre sus dedos. El suelo est cada vez ms dbildesde hace 10 a 15 aos. Necesitamos cada vez msurea para obtener el mismo rendimiento. Tambin hayque regar ms la tierra cuando se utiliza abono y aSingh le preocupa la capa fretica en sus tierras.Segn dice, cuando sus padres excavaron all el primerpozo en 1960, el nivel de la capa fretica llegaba acinco pies por debajo de la tierra. Recientemente, tuvoque excavar el mismo pozo hasta 55 pies para obteneragua suficiente. El futuro no es bueno aqu, dijo,haciendo un movimiento negativo con la cabeza.

    Fuente: Anand (2010).

    RECUADRO 18 La marchitada Revolucin Verde en la India: cmo las polticas pueden ofrecerincentivos equivocados

  • Las normas de inocuidad y calidad de los alimentos tambin son esenciales parasatisfacer la demanda de los consumidores.271 La bsqueda de ambos objetivos puede ser muy importante para llevar adelante un programa de intensificacin sostenible. La reglamentacin relativa a los residuos de productos qumicos agrcolas en los alimentospuede promover un menor uso de abonos y plaguicidas y, por otra parte, unareglamentacin sobre el mercado de alimentos que responda a la demanda creciente delos consumidores urbanos de alimentos nutritivos y de gran calidad tambin puedeestimular la agricultura sostenible. Habida cuenta de las normas pblicas y privadassuperpuestas sobre inocuidad y calidad de los alimentos que hay que cumplir para accedera los mercados mundiales de exportacin, es esencial asegurarse de que las normasnacionales sean compatibles con ellas y prestar asistencia a los pequeos productoresagrcolas, ganaderos y pesqueros para que accedan a esos mercados. Esta es tambin unaesfera de poltica que puede beneficiarse notablemente de las interacciones entre losgobiernos y la sociedad civil.

    Pago por servicios ambientalesAlgunas prcticas relacionadas con la intensificacin agrcola sostenible y el manejomejorado de los pastizales pueden prestar importantes servicios ambientales. Cabemencionar entre ellos las funciones de las cuencas hidrogrficas (por ejemplo,proporcionar un suministro seguro de agua de gran calidad), las funciones debiodiversidad y, sobre todo, la retencin de carbono. Hacer un pago (o una compensacinde otra ndole) a los pequeos agricultores, los productores pecuarios y las comunidadesrurales pobres por prestar esos servicios sera un incentivo financiero importante paraadoptar prcticas sostenibles. El mecanismo de pago (o compensacin) por serviciosambientales podra ser un instrumento para ello.

    Entre los gobiernos nacionales, el de China es tal vez el que cuenta con un sistema msamplio y ms desarrollado de pagos y mercados para los servicios relacionados con losecosistemas, que abarcan los servicios del ecosistema de cuencas hidrogrficas, lasilvicultura, el carbono, la madera, las actividades de recreo relacionadas con el paisaje, la conservacin de la biodiversidad y los servicios de lucha contra la desertificacin. La mayor parte de los programas se impulsan y se financian a nivel nacional. En 2007 sehaban gastado ms de 130 000 millones de renminbis (alrededor de USD 19000 millones)en el programa emblemtico de Conversin de tierras de cultivo en bosques y praderas yse haban forestado ms de 9 millones de hectreas de tierras de cultivo.272 Aunque no esfcil que la escala y la diversidad de servicios relacionados con el ecosistema de Chinapuedan repetirse en otros lugares, lo cierto es que estn aumentando a escala internacionallas oportunidades de establecer mecanismos de pago por servicios ambientales. Hanaumentado los recursos disponibles para la mitigacin del cambio climtico procedentesdel denominado mercado voluntario de carbono, que incluye financiacin del sectorprivado y de donantes como el Fondo de Biocarbono del Banco Mundial. Por elmomento, los mercados de carbono slo han proporcionado niveles limitados definanciacin al sector de uso de la tierra y a los pequeos productores rurales de los pasesen desarrollo, pero hay razones para creer que esta situacin cambiar, teniendo en cuentael inters cada vez mayor que muestran los inversores y la importancia que se concede alos proyectos sobre el carbono relacionados con el uso de la tierra, a la reduccin de las

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 167

  • emisiones causadas por la deforestacin y la degradacin (REDD) y a los proyectosagrcolas de mitigacin en el proceso de la Convencin Marco de las Naciones Unidassobre el Cambio Climtico (CMNUCC) y en algunos programas nacionales de poltica.

    La deforestacin y la degradacin de los bosques son la segunda causa ms importantedel cambio climtico, responsables de alrededor del 11% de las emisiones totales de gasesde efecto invernadero273, y se reconoce que la REDD es una estrategia eficiente en cuantoal costo para mitigar el cambio climtico. En el acuerdo de Copenhague de 2009 sereconoci la importancia de reducir las emisiones causadas por la deforestacin y ladegradacin de los bosques y la necesidad de aumentar la retencin de carbono por losbosques, y se acord el establecimiento inmediato de un mecanismo financiero deREDD-plus.274 Entre tanto, son cada vez ms los proyectos centrados en actividadesrelacionadas con la REDD (vase el recuadro 19), financiadas por distintas fuentes en elmercado de carbono voluntario (privado y financiado por donantes).

    Hay gran inters en aprovechar la experiencia relativa al carbono en los bosques parapromover la retencin de carbono en el suelo/ecosistema agrcola. Esto hara posible enteora pagar a los pequeos agricultores y a las comunidades rurales pobres por servicioscomo la labranza de conservacin, la cobertura muerta, el compostaje in situ, el uso decultivos de cobertura en el ciclo del barbecho, la mejora del pastoreo y de los pastizales y elmanejo de las cuencas hidrogrficas, y por evitar la conversin de las praderas, la vegetacinno forestal y los humedales. Ya existe un mercado de carbono del suelo en los EstadosUnidos y en el Canad y est previsto que pronto se cree otro en Australia. Casi con todaseguridad, un mercado de esas caractersticas tendr un alcance mundial: el principal retoconsistir en conseguir que beneficie a la poblacin rural pobre de los pases en desarrollo.

    En la prctica, la poblacin rural pobre tiene ante s riesgos y obstculos importantesen relacin con los mercados de carbono y con el pago por servicios ambientales ms engeneral. La participacin en esos mecanismos requiere a menudo que los participantestengan ttulos de propiedad de la tierra claros, lo cual puede ir en contra de aquellos cuyosderechos sobre la tierra son inseguros o informales. Adems, los contratos de pago porservicios ambientales requieren cambios a largo plazo en la gestin de la tierra, que a lapoblacin rural pobre pueden parecerle demasiado arriesgados. Los altos costos detransaccin de la elaboracin, registro y ejecucin de proyectos tambin son un obstculo.Adems, cuando los contratos relativos al pago por servicios se firman con grupos, losrequisitos de admisibilidad y las desigualdades de poder pueden excluir a los ms pobres.Por otra parte, algunos sistemas de pago por servicios ambientales especialmente losrelacionados con la REDD pueden tener un impacto negativo en las comunidades depueblos indgenas cuando ofrecen incentivos para que otros invadan sus territorios alaumentar el valor de mercado de las zonas forestales.

    Aunque haya problemas importantes, el desarrollo del mercado de carbono en losbosques pone de manifiesto que poco a poco se pueden superar. Adems, se estnextrayendo enseanzas importantes sobre la forma de conseguir que funcione elmecanismo de pago por servicios ambientales: un examen del FIDA del sistema de pagopor servicios relacionados con las cuencas hidrogrficas en favor de los pobres subraya laimportancia de garantizar un marco institucional apropiado y eficaz en la comunidad, enla cuenca de captacin y a nivel nacional, y hace hincapi en la probabilidad de que losagricultores (y las comunidades rurales pobres en general) necesiten un nivel significativo

    Informe sobre la pobreza rural 2011168

  • Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 169

    El programa rboles para obtener beneficios a escalamundial que se est llevando a cabo en la zonasudoccidental de Uganda tiene el doble objetivo delpago por servicios ambientales y el desarrollo ruralsostenible. El programa apoya a los agricultores de bajos ingresos a desarrollar sistemas de uso dela tierra sostenibles a largo plazo que incorporenactividades de secuestro de carbono. Entre lasactividades de secuestro de carbono por las quepueden optar cabe mencionar la agrosilvicultura y la explotacin de madera en pequea escala; larestauracin de ecosistemas degradados o daados,como los terrenos arbolados, y la conservacin de bosques y terrenos arbolados bajo la amenazade deforestacin. En el plan vivo que elabora cadaagricultor se indican las actividades que realizar en la parcela de tierra.

    El organismo de ejecucin del programa evala losplanes para determinar su viabilidad tcnica, suimpacto social y ambiental y el potencial de secuestrode carbono. Si se aprueban, los agricultores o lascomunidades firman un contrato o un acuerdo deventa del carbono que hayan secuestrado mediantesus actividades planificadas. El desarrollo del plan vivolo gestiona Ecotrust, una ONG local, que presta a losagricultores asistencia financiera y tcnica y agrega losbeneficios relacionados con el carbono de muchascomunidades o agricultores a travs de acuerdosnormalizados. Empresas privadas, instituciones oparticulares pueden comprar certificados decontrapartida de las emisiones de carbono porconducto de la ONG, que tambin administra los pagosdirectos a los agricultores por el carbono secuestrado.

    Los certificados de contrapartida de las emisionesde carbono los expide una entidad administrada deforma independiente (Fundacin Plan Vivo) siguiendoun proceso normalizado para evaluar los beneficiosde secuestro de carbono de cada plan, basndoseen especificaciones tcnicas reconocidasinternacionalmente. Cada certificado lleva un nmerode serie nico de identificacin del productor, queofrece a los compradores una prueba indiscutible de la

    propiedad de las reducciones de emisin verificadas eimpide un doble recuento de los crditos de carbono.Los certificados de emisiones que se venden ennombre de los agricultores o de la comunidadrepresentan el secuestro a largo plazo de una toneladade CO2 equivalente. El costo por tonelada de CO2secuestrado vara de USD 6 a USD 20 y comprendelos costos de transaccin de la certificacin, laverificacin y el apoyo internacional, la asistenciatcnica local, la administracin y el seguimiento, lospagos escalonados a los agricultores y un fondo decarbono comunitario. Por trmino medio, el 60% de la compra de contrapartidas de las emisiones decarbono se destina directamente a las comunidadesen plazos desembolsados a lo largo de muchosaos. Los pagos a los agricultores se basan enresultados controlados y posteriormente se inviertenen la mejora y diversificacin de los ingresosagrcolas. La Fundacin Plan Vivo se financiamediante un gravamen sobre la expedicin decertificados y mediante los derechos de registro delorganismo de ejecucin. El potencial total decontrapartida de emisiones de carbono asciende a100 000 toneladas de CO2 equivalente por ao.

    Para los agricultores, los beneficios inmediatosconsisten en los ingresos procedentes de los pagos(se calculan en USD 900 en un periodo de 10 aos)y en diversos beneficios en especie obtenidos de los rboles. Los beneficios a largo plazo son laconservacin del suelo y el restablecimiento defunciones ambientales y ecolgicas en zonasfuertemente degradadas, comprendidos el controlde la escorrenta y de la erosin del suelo, laestabilizacin microclimtica, la biodiversidad terrestrey la obtencin de sombra para los cafetales. Todoello da como resultado rendimientos ms elevados yde mayor calidad. Se prev obtener otros beneficiosde la venta de madera de gran calidad extrada alfinal del perodo de rotacin. Asimismo, una mejorcomprensin de los principios de la agrosilvicultura yde las tcnicas de manejo de la tierra permitenaumentar la productividad y la seguridad alimentaria.

    Fuente: Di Stefano (2010).

    RECUADRO 19 El secuestro de carbono mediante la silvicultura: Programa rboles para obtener beneficios a escala mundial, Uganda

  • y sostenido de asistencia logstica, tcnica, jurdica y financiera para participar en elsistema. Tambin seala que es necesario ofrecer a los agricultores los incentivosadecuados en forma de beneficios econmicos a corto plazo e ingresos fiables a largoplazo.275 Los beneficios no tienen que ser forzosamente de orden econmico. Porejemplo, en el programa RUPES, del Centro Mundial de Agroforestera, se ha motivado alos pequeos productores agrcolas a adoptar prcticas agroforestales con incentivos noeconmicos. Este proceso de aprendizaje continuar y, adems, es probable que sigaaumentando la financiacin para los planes de pago por servicios ambientales y retencinde carbono. A la luz de todo ello, cabe sealar que los gobiernos, la sociedad civil y losdonantes pueden hacer una labor importante para impulsar el desarrollo de mercados decarbono que sean accesibles a los pequeos agricultores y que tengan presente la pobreza.

    La educacin agrcolaDos razones hacen necesario adoptar un enfoque nuevo y ms amplio en la educacin ycapacitacin agrcolas y hacer ms hincapi en estos temas. La primera es dotar a lasiguiente generacin de las aptitudes, comprensin y capacidad innovadora que requierenpara poner en prctica la intensificacin agrcola sostenible, y reforzar las capacidadesindividuales y el capital humano que son importantes para afrontar mejor el riesgo,alcanzar la seguridad alimentaria y participar en el desarrollo y el crecimiento de las zonasrurales. Hay que prestigiar la agricultura y reconocer y presentar la intensificacin agrcola

    Informe sobre la pobreza rural 2011170

    Debera haber temas relacionados conla agricultura [en el programa deenseanza] para que tuviramos msinformacin sobre la agricultura y losmtodos de cultivo. Qu cultivo secultiva en cada estacin? Cmo hayque utilizar los plaguicidas?.

    Salma Bibi, mujer, 20 aos, Pakistn

    De desierto a campos verdesen Egipto

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/video/egypt.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/salma.htm

  • sostenible como un sistema moderno y rentable para que las aspiraciones de la juventudrural de ambos sexos puedan converger en torno a ella. La segunda razn es la de formaruna nueva generacin de especialistas, cientficos y proveedores de servicios agrcolas,que puedan trabajar con los pequeos agricultores aplicando nuevas metodologas conel fin de hacer posible que adquieran las competencias necesarias para que se puedamaterializar la intensificacin agrcola sostenible.

    En muchos pases en desarrollo, los ministerios de Agricultura y Educacin handescuidado la educacin y capacitacin agrcolas y la comunidad de donantes las haabandonado. Los programas de enseanza se suelen disear para las escuelas urbanas yluego se aplican en las escuelas de las zonas rurales sin ninguna adaptacin276 y eso hacepoco probable que respondan a las necesidades concretas de la juventud rural por lo quese refiere a su vida o sus competencias econmicas. Enesas circunstancias, es posible que ya no haya sitio para laeducacin agrcola que antes formaba parte de los planesde estudio en muchos pases. Es urgente tener en cuenta ymodificar completamente esta tendencia.

    En muchos pases hay programas educativos ruralesdirigidos por ONG, sobre todo en las zonas ruralesremotas y en comunidades pobres donde apenas hayservicios pblicos. Muchos de esos programas tienen una orientacin ms general que la educacin agrcolatradicional y parten de la premisa de que la alfabetizaciny unas nociones elementales de aritmtica son requisitosprevios para desarrollar otras aptitudes, y que laalfabetizacin es tambin un requisito previo para elempoderamiento. El examen de este tipo de programas enAsia confirma que aquellos que integran la enseanzade la lectura y la escritura con aspectos que incidendirectamente en la vida econmica de las personas tienenms posibilidades de xito que aquellos cuyo alcance esms limitado y cuyo objetivo principal es superar elanalfabetismo.277 En la India, se observ que los planesde estudio especficos desarrollados localmente, queestaban en sintona con las prioridades y el modo de vidade los alumnos jvenes y adultos, eran elementos bsicosde un programa exitoso.278 Estas caractersticas se aprecianclaramente en el sistema de aprendizaje tutorial deColombia (recuadro 20).

    Tambin hay que cambiar las institucioneseducativas de enseanza superior con la finalidad deque se adapten al nuevo entorno de la intensificacinagrcola sostenible y de preparar graduados agrcolaspara que puedan aprovechar las nuevas oportunidadesde empleo. Pero en muchas partes del mundo, lasinstituciones agrarias de nivel superior se han estancado

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 171

    Las cosas se entienden mejor [cuando

    se tiene educacin] Trabajar la tierra es

    un oficio. Si se estudia, se pueden

    mejorar los mtodos y es posible hacer

    cambios y ser ms eficiente. Por

    ejemplo, en la cra de ganado puedes

    comprender por qu necesitas un

    veterinario. Tomemos como ejemplo la

    inseminacin artificial del ganado:

    mejorar las razas puede ayudar a

    obtener mucha leche. [Me ayud ir a la

    escuela porque] entiendo la lgica que

    hay detrs de cada actividad que realizo

    y as soy ms eficiente. S cmo

    utilizar el abono, por ejemplo. Puedo

    hacer proyecciones y fijar mis

    propios objetivos.

    Oumar Didhiou, hombre, 22 aos, Senegal

    No hay duda de que tambin pueden

    cultivar, pero si estudian bien, tambin

    practicarn mejor la agricultura.

    Si se dedican a la agricultura y no han

    estudiado, cmo pueden practicarla

    adecuadamente? Una persona tambin

    puede salir adelante con la agricultura.

    No es necesario que vaya a otro lugar.

    Lo hace bien, hace otras cosas y

    no tiene forzosamente un empleo

    permanente. Digamos que uno puede

    ser simplemente agricultor, pero la

    educacin debera ser buena.

    Shazia Bibi, mujer, 37 aos, Pakistn

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/shazia.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/oumar.htm

  • en los ltimos decenios. Hay, sin embargo, excepciones: en China, por ejemplo, lareforma de las instituciones de enseanza agrcola superior les permite disfrutar demayor autonoma en las esferas de la gestin, la contratacin de personal, la fijacin delas tarifas, la elaboracin del plan de estudios y los mtodos didcticos.279 Esto esconsecuencia, en parte, de una visin pblica de la educacin como motor de latransformacin rural, que ha llevado a desplegar un importante esfuerzo para educar a la poblacin rural.280 En cambio, en frica Subsahariana, muchas organizaciones deeducacin y capacitacin agrcolas de nivel superior han cambiado poco desde sufundacin y no se enfrentan a los desafos que plantea la agricultura en la actualidad. En muchos pases, se necesitan reformas para adaptar los sistemas de educacin ycapacitacin agrcolas a la realidad, modificar la cultura de las organizaciones que losllevan a la prctica, educar a nuevos profesionales en nuevas formas de pensar y actuar, ydesarrollar la capacidad de innovacin de los especialistas en estas enseanzas, con el finde abordar con mayor eficacia las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad y larentabilidad en la actividad agrcola.

    Informe sobre la pobreza rural 2011172

    El Sistema de Aprendizaje Tutorial (SAT) es un sistemade enseanza secundaria orientado al mundo rural quepuso en marcha en Colombia la Fundacin para laAplicacin y Enseanzas de las Ciencias (FUNDAEC).En el momento en que se inici no haba muchosprogramas educativos rurales y los que haba nocolmaban ni de lejos las expectativas de la poblacinrural. El SAT, que naci del deseo de contar con unplan de estudios de inters para las comunidadesrurales, contribuye a crear alternativas econmicas a laagricultura y respalda la organizacin social, eldesarrollo econmico y el bienestar de la comunidad.

    La metodologa del SAT fomenta una relacin decompaeros de trabajo entre alumnos y tutores, queen muchos casos tambin proceden de zonasrurales. La FUNDAEC redact un nuevo plan deestudios para el SAT, en vez de incluir algunascompetencias profesionales rurales bsicas, como lacra de animales o la composicin qumica del suelo,en un programa de enseanza urbano tradicional. En el plan de estudios del SAT no se dividen lasdisciplinas en categoras tradicionales, como biologa,matemticas y estudios sociales, sino que se adoptaun enfoque integrado que combina las tres materiasen un anlisis (tomemos por caso) de la forma en quelas poblaciones de insectos se reproducen (biologa)de forma exponencial (matemticas) si concurren lascondiciones adecuadas (estudios sociales yecologa). El resultado es un programa de enseanza

    integrado que tiene sentido para los jvenes de laszonas rurales, pero que abarca las mismasasignaturas con el mismo rigor. El programa tambintiene un fuerte contenido de educacin moral, puesse organiza en torno al concepto de servicio a lacomunidad y hace hincapi en valores moralesbsicos como la honradez y la confianza.

    Con el SAT, los estudiantes rurales adquieren unconocimiento global en agricultura, ganadera,composicin qumica del suelo y otros camposasociados tradicionalmente con las profesionesrurales. Pero tambin se atribuye al SAT la virtud deinfundir energa a los estudiantes, transmitirlesconfianza y ayudarles a desarrollar la capacidad decrear microempresas y participar en el desarrollo de la comunidad. Los graduados tambin ocupanpuestos pblicos en las comunidades y, con unacapacitacin adicional, pueden establecer suspropios SAT.

    La FUNDAEC ha implantado con xito el SAT enColombia a travs de una red de 30 ONG con 400 tutores, en colaboracin con el Ministerio de Educacin, y ha beneficiado a ms de 50 000 estudiantes participantes en comunidadesrurales. Ya se ha llevado a cabo en otros sietepases de Amrica Central y del Sur y, despus dehaber traducido los textos del SAT al ingls, algunasONG estn experimentando el programa en Zambiay en otros pases africanos.

    Fuentes: http://www.fundaec.org/; Hanks (2006); One Country (1996).

    RECUADRO 20 Educacin rural en Colombia: el Sistema de Aprendizaje Tutorial (SAT)

  • La investigacin agrcolaPara aumentar la productividad y ampliar la agricultura sostenible hay que invertir ms enla ciencia agraria. En el ao 2000, las inversiones mundiales en investigacin y desarrolloagrcola ascendieron a USD 36 000 millones. De esa suma, casi el 40% correspondi a lospases en desarrollo, y el 94% de las inversiones de estos pases (USD 13000 millones) sehizo con capital pblico. Sin embargo, la capacidad de investigacin est muyconcentrada, pues solamente tres pases Brasil, China y la India acumulan casi lamitad del gasto total de los pases en desarrollo en investigacin. La regin de Asia y elPacfico representa una parte cada vez mayor de la inversin total de los pases endesarrollo (el 33% en 2000), mientras que la parte correspondiente a frica est endisminucin y equivali tan slo al 6% en 2000. Adems, el respaldo a la investigacinagrcola pblica est disminuyendo, o en el mejor de los casos desacelerndose, en lospases en desarrollo, proceso que, como se indic en la Conferencia Mundial sobre laInvestigacin Agrcola para el Desarrollo (GCARD), es preciso invertir urgentemente. Porltimo, alrededor del 50% de la investigacin agrcolaque se realiza en el mundo en desarrollo se orienta a lamejora de los cultivos y del 15% al 20% se dedica a laganadera; la investigacin relacionada con los recursosnaturales recibe solamente del 7% al 13%.281 Si sepretende que la intensificacin sostenible contribuya aaumentar la productividad agrcola tiene que aumentarel gasto en investigacin y una proporcin mayor de esegasto debe centrarse en los desafos de la intensificacinsostenible a los que se enfrentan los pequeosagricultores de los pases que dependen de la agricultura.

    En el transcurso de los 50 ltimos aos, losplanteamientos de la investigacin agrcola hanevolucionado profundamente, del modelo detransferencia de tecnologa al de investigacin de lossistemas agrcolas y al modelo actual representado poruna serie de enfoques de la investigacin participativosy con mltiples interesados, que se basa en el lema deprimero el agricultor (recuadro 21). Los enfoquesbasados en la participacin de mltiples interesados son particularmente importantespara vincular la investigacin con el fortalecimiento de las capacidades del agricultor, noslo en el proceso de produccin, sino, en trminos ms generales, en las cadenas devalor agrcolas. Todos los interesados directos agricultores, centros de investigacin,empresas del sector privado, proveedores de servicios, organismos pblicos, asociacionesde productores o elaboradores de productos agrcolas pueden jugar un papel muyimportante en la identificacin de los estrangulamientos en las cadenas de valor quedificultan el desarrollo o la adopcin de nuevas tecnologas. Estos enfoques tambin sonimportantes para identificar los incentivos basados en el mercado para desarrollar oadoptar las innovaciones. Estas son algunas de las conclusiones de una experienciareciente de innovacin participativa en la produccin de forraje que se ha llevado a caboen Etiopa con el apoyo del Instituto Internacional de Investigaciones Ganaderas (IIIG),

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 173

    Algunos no saben cmo utilizar losrecursos de su propia tierra, una tierraque no da buenas cosechas. Pero qu hacen algunos de ellos? Llaman a algunos ingenieros y estos les danalgn tipo de abonos elaboradosqumicamente. Pero aqu tenemosabono natural, estircol o algunashortalizas, con el que mejorar la tierra.Por eso, creo que debera haber mscapacitacin, para que la gente supiera ms sobre los beneficios yreconociera tambin los errores queestn cometiendo.

    Eliany Portocarrero Novoa, mujer, 15 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/eliany.htm

  • en la que el programa de investigacin y desarrollo lo han impulsado en gran medidaplataformas de mltiples interesados.282 En este caso, la necesidad de abordar la escasezde alimentos para el ganado mejorando la produccin de forraje fue la justificacininicial de la innovacin participativa, pero con el tiempo la existencia de las plataformasofreci la oportunidad de que los diferentes interesados directos hicieran frente a variosproblemas de la cadena de valor (por ejemplo, el acceso insuficiente a los mercados deinsumos y productos y las deficiencias de la infraestructura) que disuadan a losagricultores de invertir en la produccin pecuaria y afrontar el problema de la escasez dealimentos para los animales. Esto avala la necesidad de reconversin de lasorganizaciones de investigacin agrcola, por ejemplo, para abordar cuestionesrelacionadas con los mercados, las instituciones y las finanzas, as como la facilitacin delos procesos de participacin de mltiples partes interesadas.

    Un extenso estudio del Centro Internacional de Investigaciones Agrcolas en Zonasridas (ICARDA) revel que la utilizacin de mtodos participativos permite acortar el proceso de desarrollo y difusin de variedades a 5-7 aos, la mitad de los 10-15 aos de los programas de seleccin gentica convencional.283 Por esa razn, muchasorganizaciones de investigacin agrcola se estn orientando hacia la innovacinparticipativa o con mltiples interesados; sin embargo, no han establecido todava conrotundidad entre los agricultores y sus organizaciones una demanda de innovacin ni hanforjado las relaciones con el sector privado que son necesarias para hacer llegar buenosproductos a un gran nmero de agricultores pobres.284 En gran parte, la investigacin secentra todava en cultivos y productos pecuarios que no son de importancia primordialpara los productores pobres y la mayor parte de las agricultoras siguen teniendo unapresencia marginal en los sistemas de investigacin participativa. Por otra parte, lossistemas de incentivos y recompensas continan anclados en el sistema habitual depublicacin de la investigacin, en vez de adoptar la prctica de investigacin que ponepor delante a los agricultores de ambos sexos y promueve enfoques participativos para lainnovacin. Para hacer los cambios necesarios se requieren nuevas aptitudes, asociacionesy estructuras institucionales.

    Informe sobre la pobreza rural 2011174

    En Filipinas, los agricultores han recolectado variedadestradicionales de arroz, que se han mejorado mediantela seleccin gentica con mtodos participativoscentrados en los agricultores, con el apoyo de ONG y de cientficos. Al cabo de 20 aos, estainiciativa ha cobrado tal fuerza que participan en ellams de 600 organizaciones de agricultores (con 35 000 miembros) utilizando sistemas de produccinorgnica, y los programas se extienden a otros cultivos,a la produccin pecuaria y a los sistemas agrcolasintegrados. Estn en marcha 223 ensayos gestionadospor agricultores en 47 provincias, con 10 granjas de

    apoyo que actan como bancos de genes, cada unade las cuales tiene de 300 a 1800 variedades dearroz. Se han distribuido en total 826 variedades, que incluyen 284 hbridos (en comparacin con las173 variedades distribuidas por el Gobierno entre1955 y 2005). En ocasiones, los rendimientos de losagricultores son mayores que los que se obtienen conlas variedades de alto rendimiento y sus ingresossuelen ser ms elevados que los de los productoresde arroz convencionales, gracias al ahorro derivado dela decisin de no utilizar productos qumicos y delcosto ms reducido de las semillas.

    Fuente: Medina (2007).

    RECUADRO 21 Seleccin gentica del arroz con mtodos participativos en Filipinas

  • Como debera ser la investigacin orientada a la intensificacin agrcola sostenible?Esto se describe en gran medida en lo que se ha denominado transformacin de lainvestigacin agrcola para el desarrollo (TAR4D).285 Encaminado especialmente aayudar a los hogares con pocos recursos a conseguir la seguridad alimentaria y de ingresosde forma sostenible, el programa TAR4D se basa en el principio de que las actividades serealizan mejor cuando los resultados de la investigacin tienen que aplicarse, y en el nivelms bajo posible. Establece sus prioridades desde la base a travs de procesos socialmenteincluyentes en los que participan los pobres y los que sufren privaciones. Recurre adistintos enfoques, incluso a combinaciones de conocimiento tradicional, tecnologasconvencionales, mtodos agroecolgicos y biotecnologa moderna, e integra los sistemasparticipativos con mtodos cientficos y experimentales y vincula los mtodos de losagricultores con sistemas de innovacin cientfica. El programa TAR4D aporta a losprocesos de desarrollo ms sensibilidad, asociaciones activas, compromiso de fomentar lacapacidad de los asociados (principalmente de los beneficiarios) y mayorresponsabilizacin para lograr ms y mejores resultados en todos los frentes, desde lareduccin de la pobreza al aumento de la productividad y la sostenibilidad ambiental.

    Servicios de asesoramiento agrcolaEl modelo tradicional de extensin agrcola a cargo del sector pblico, basado en latransferencia y difusin de tecnologa, casi ha desaparecido en muchos lugares. Algunospases, especialmente aunque no nicamente en Amrica Latina, han dado grandespasos hacia la privatizacin y contratacin externa de los servicios de asesoramiento.286

    La actividad de extensin se ha descentralizado y han aparecido servicios de asesoramientode distintos tipos, entre ellos iniciativas privadas de extensin dirigidas por empresas deinsumos agrcolas y de elaboracin de productos agrcolas/agroindustrias, una granvariedad de iniciativas apoyadas por ONG, servicios dirigidos por organizaciones deproductores, intercambios de agricultor a agricultor y servicios basados en el telfono mvily en Internet.287 A pesar de ello, lo cierto es que, en la prctica, las opciones que tienen antes los agricultores pobres en materia de servicios e informacin son muy limitadas. A menudo, las agricultoras y los productores pecuarios marginales son excluidos.

    De importancia crucial para el programa de intensificacin sostenible es que lospequeos productores agrcolas puedan comprender sus sistemas agrcolas y adquierancapacidad para innovar en sus ecosistemas, combinando dinmicamente y de formaadaptativa el conocimiento tradicional y fruto de la experiencia con el conocimientocientfico. Los modelos lineales de transferencia de tecnologa, basados en la oferta, soninadecuados para esta tarea, porque las prcticas, riesgos y oportunidades estn muyvinculados al contexto y porque los pequeos agricultores no pueden limitarse a recibirinformacin, sino que tienen que llegar a comprender por s mismos sus sistemasagrcolas. Se trata de un programa que requiere vnculos directos sobre el terreno entreprofesionales de la educacin y la capacitacin, investigadores, agentes de extensin ypequeos productores agrcolas, as como un sistema de solucin conjunta de losproblemas. Las escuelas de campo para agricultores son un instrumento de educacin deadultos ms que un mtodo de extensin, pero constituyen una frmula para crear esosvnculos. En general, este tipo de escuelas estn formadas por un grupo de personas conun inters comn, que se renen con regularidad para estudiar el cmo y el porqu de un

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 175

  • tema determinado. Este enfoque es particularmente adecuado para los estudios sobre elterreno, donde se necesitan capacidad prctica de gestin y comprensin conceptual(basada en principios informales de educacin de adultos) y se ha desarrolladoespecficamente para ello. En el recuadro 22 se describe el impacto de un programa deescuelas para agricultores en frica Oriental.

    Hay ideas y experiencias positivas sobre la forma en que pueden organizarse losservicios de asesoramiento para propiciar que los pequeos productores adopten el nuevoprograma. Los principales desafos consisten en ampliar las experiencias y lasdisposiciones institucionales satisfactorias, y asegurarse de que los servicios seanaccesibles para los pequeos agricultores y productores pecuarios con pocos recursos(incluyendo las mujeres y los jvenes) y de que sean pertinentes para ellos, as como que

    Informe sobre la pobreza rural 2011176

    Las escuelas de campo para agricultores ofrecen unproceso de aprendizaje prctico de grupo a lospequeos agricultores. Tratan diversos temas, como laactividad ganadera, la agricultura orgnica, el manejodel suelo y de las aguas subterrneas y lacomercializacin. Los agricultores ocupan el lugarcentral en el proceso, que cuenta con el apoyo dedistintos asociados. Muchas de estas escuelas hacenparticipar a las organizaciones de productores ruralesexistentes o, en algunos casos, crean gruposespecficos que pueden sobrevivir al perodo de estudiopara convertirse en asociaciones de productores o decomercializacin. Los xitos de las escuelas de campopara agricultores se han documentado en trminos deaprendizaje, reduccin del uso de plaguicidas, aumentode las competencias y conocimientos de los agricultoresy adquisicin por los agricultores del sentimiento de unmayor control sobre sus propias vidas.

    En el marco de un estudio de evaluacin del impactode las escuelas de campo para agricultores en laproductividad agrcola, la pobreza y elempoderamiento que realizaron el FIDA y el IFPRI en2009, se examin un proyecto de este tipo deescuelas ejecutado por la FAO en Kenya, Uganda y laRepblica Unida de Tanzana en apoyo de losagricultores en pequea escala. El estudio revel quelos agricultores jvenes suelen participar en lasescuelas de campo para la agricultura y que la mitadde sus miembros son mujeres. Los agricultoresparticipantes muestran un ndice ms elevado deadopcin de casi todas las tecnologas importantes,especialmente las variedades de cultivos mejoradas,la gestin de la fertilidad del suelo, la lucha contra las

    plagas y la gestin ganadera. Se constat que lasescuelas de campo para agricultores sonespecialmente beneficiosas para las mujeres, laspersonas con un nivel bajo de instruccin y losagricultores con fincas de tamao medio. El impactoen los agricultores con superficies de tierra reducidasfue pequeo, probablemente porque esosagricultores tienen pocos recursos y una capacidadlimitada para invertir en las tecnologas preconizadasen las escuelas. En trminos globales, la participacinredund en un aumento de los ingresos del 61% enlos tres pases, con diferencias a nivel nacional. Elcambio ms significativo se produjo en Kenya enrelacin con las cosechas (un aumento del 80%) y enla Repblica Unida de Tanzana por lo que se refiere alos ingresos agrcolas (que aumentaron ms del100%). Las escuelas de campo para agricultorestuvieron la capacidad de adaptarse a la nuevainformacin y a los nuevos mercados y polticas. Laexperiencia tambin incidi en los enfoques deldesarrollo rural en la regin, y Uganda y la RepblicaUnida de Tanzana estn dando pasos importanteshacia la institucionalizacin de estas escuelas comoprincipal sistema pblico de extensin. Preocupatodava el costo de las escuelas a largo plazo y losbeneficios que obtendrn los agricultores en pequeaescala, pero se han adoptado los mecanismosnecesarios para abordar estas cuestiones, comodonaciones por una sola vez, autofinanciacin de lasescuelas o el recurso a agricultores capacitadores ycreacin de capacidad de los pequeos agricultorespara que puedan beneficiarse de las escuelas decampo para agricultores.

    Fuentes: Braun y Duveskog (2008); Davis et l. (2010).

    RECUADRO 22 Escuelas de campo para agricultores en frica Oriental: fomentar la capacidad de los agricultores

  • sus disposiciones y procesos de gobernanza garanticen la rendicin de cuentas de losservicios a los pequeos agricultores. Tanto los gobiernos como los donantes muestran uninters creciente en los servicios agrcolas. El Foro Mundial sobre Servicios deAsesoramiento Rural, que se cre a comienzos de 2010, es un esfuerzo por que se oiga lavoz de los servicios de extensin en el dilogo mundial sobre polticas, por apoyar eldesarrollo y la sntesis de enfoques y polticas sobre extensin basados en datos concretos,por facilitar la creacin de redes para el fortalecimiento de la capacidad institucional eindividual, y por promover un entorno favorable a una mayor inversin en las actividadesde extensin.

    La participacin de los pequeos agricultores como asociados en la investigacinagrcola y los servicios de asesoramiento es necesaria para que cobre fuerza el programa deintensificacin sostenible. Las organizaciones de productores tanto locales y nacionalescomo regionales y mundiales ofrecen un mecanismo para crear y articular la demanday mejorar el poder de negociacin de sus miembros. Hay diferencias muy grandes en lacapacidad institucional de tales organizaciones y en muchos contextos hay que plantearinterrogantes legtimos sobre su gobernanza, responsabilizacin y representacin (sobretodo de las mujeres y de los trabajadores agrcolas).288 Es frecuente que las organizacionesde productores rurales no estn representadas en los sistemas de gobernanza global de lasorganizaciones de investigacin, y raramente participan en la asignacin del presupuestoy la fijacin de las prioridades.289 Hay, en cambio, muchos ejemplos positivos departicipacin, en distinto grado, de las organizaciones de productores en los programas deinnovacin agrcola, los servicios de asesoramiento y la investigacin. Por ejemplo, en elSenegal, estas organizaciones han intervenido en la reforma de los servicios deasesoramiento agrcola tanto a escala nacional como local, en la formulacin delprograma de investigacin y en la gobernanza del suministro de servicios. Es precisopromover estas oportunidades de participacin de ese tipo de organizaciones y aumentarsu capacidad y su presencia para que puedan representar mejor los intereses de susmiembros como clientes y asociados de las instituciones responsables de la investigaciny de los servicios.

    Mensajes esenciales de este captulo

    Primero, se necesita enfocar la intensificacin agrcola sostenible desde una perspectivanueva y distinta para responder a la demanda cada vez mayor del mercado de productosagrcolas y de origen animal por parte de una poblacin mundial (y urbana) creciente enel contexto de una base de recursos naturales debilitada, de escasez de energa y de cambioclimtico. Los insumos mejorados siguen siendo muy importantes a este respecto, al igualque otros componentes de los xitos de los tipos de intensificacin de la Revolucin Verde,como las polticas de apoyo, una fuerte inversin en la investigacin y el desarrolloagrcolas y el desarrollo de las infraestructuras. Por otro lado, las circunstancias actualesexigen un enfoque que aumente la capacidad de resistencia y promueva la sostenibilidadambiental, incrementando al mismo tiempo la productividad. Es vital abordarconjuntamente la necesidad imperativa de producir ms y ms eficazmente, y de conservar orestaurar la base de recursos naturales. Esto es especialmente importante para situar a las

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 177

  • generaciones rurales del maana en el centro de un nuevo programa de crecimiento y reduccin dela pobreza en las zonas rurales, pues esas generaciones necesitan heredar un entorno viable en elque puedan encontrar oportunidades lucrativas.

    Segundo, desde hace algn tiempo est cobrando forma entre los investigadores y losagricultores un programa de intensificacin agrcola sostenible. Se caracteriza por unenfoque ms sistmico de la gestin sostenible de los recursos naturales desde unaperspectiva agroecolgica y por una utilizacin ms selectiva de los insumos externos;por los esfuerzos encaminados a maximizar las sinergias en el ciclo agrcola(especialmente mediante sistemas mixtos de agricultura, ganadera y en ocasionespesca), y por la atencin preferente a la adaptacin a los efectos del cambio climtico,recurriendo en mayor medida a variedades y razas resistentes al estrs. Muchas de lasprcticas agrcolas pretenden, sobre todo, mejorar la fertilidad, estructura y capacidad deretencin de agua del suelo mediante una combinacin de recursos orgnicos, biolgicosy minerales, y utilizar el agua con una mentalidad ms ahorrativa y con mayor eficienciay menos despilfarro. Todo ello es, ms que una alternativa, un complemento de laintensificacin impulsada por el uso de insumos. La intensificacin sostenible exige quelos agricultores aprovechen sus conocimiento locales y su capital social, as como lainvestigacin cientfica, para afrontar los problemas especficos de cada contexto, a fin deencontrar respuestas centradas en las condiciones ecolgicas locales. Ninguna de lasprcticas actuales constituye una referencia para un programa de intensificacin sostenible, peroestas caractersticas comunes bsicas un enfoque sistmico, la adaptacin al contexto y elvnculo entre los conocimientos de los agricultores y los conocimientos cientficos tienen queformar parte de ese programa.

    Tercero, un programa de agricultura sostenible puede ser muy positivo para lospequeos agricultores. Puede servir para aumentar la productividad, al permitirlesbeneficiarse de un aumento de la demanda del mercado de productos agrcolas, utilizandoal mismo tiempo los recursos locales de la manera ms eficaz, recurriendo de formaselectiva a insumos externos, gracias a lo cual disminuirn algunos costos. Puede ayudar acrear resistencia al estrs especialmente a la variabilidad climtica en los sistemasagrcolas, reforzando as la capacidad de los pequeos agricultores de gestionar el riesgo.Adems, puede proporcionar servicios ambientales (algunos de ellos relacionados con lamitigacin del cambio climtico), ofreciendo oportunidades rentables a los pequeosproductores y nuevos incentivos para que mejoren el entorno que heredarn sus hijos.Como conjunto de principios y de prcticas, la intensificacin sostenible puede adaptarseal contexto local, a los diferentes requisitos y a los niveles de activos que tengan a sudisposicin los hombres y mujeres agricultores. La intensificacin agrcola sostenible tieneque ser considerada como un sistema a travs del cual las mujeres y los hombres de diferentescontextos pueden ampliar sus opciones de aprovechar mejor las oportunidades del mercadoreduciendo los riesgos o aumentando su capacidad para gestionarlos.

    Cuarto, para promover un programa de intensificacin sostenible se necesita, antetodo, ms apoyo normativo y poltico. Tiene que haber, tambin, incentivos y medidas dereduccin del riesgo adecuados para que se produzca un cambio hacia la intensificacinsostenible. Esto exige, especialmente, que la tenencia de la tierra sea ms segura parafomentar las inversiones a largo plazo, un sistema de fijacin de precios y unareglamentacin favorable para el uso de recursos naturales e insumos agrcolas, y apoyo

    Informe sobre la pobreza rural 2011178

  • para promover las oportunidades y mercados relacionados con el pago por serviciosambientales. La intensificacin sostenible presenta dificultades a los pequeosagricultores, pues tendrn que adquirir la capacidad de comprender cmo vincular suexperiencia y conocimiento con enfoques basados en principios cientficos modernos, yde encontrar soluciones eficaces a sus problemas. Necesitarn una mejor educacinadaptada a sus necesidades y nuevos sistemas de aprendizaje centrados en los agricultores,y querrn disponer de sus propias organizaciones para el aprendizaje, para vincularse conlas fuentes externas de informacin y de recursos y para aquellas prcticas que exigen unaaccin colectiva, como la gestin de las cuencas hidrogrficas. A su vez, esto requierefortalecer la educacin, la investigacin y los servicios de asesoramiento agrcolas ypromover una dinmica de mayor colaboracin entre los pequeos agricultores, losinvestigadores y los proveedores de servicios, dando la importancia necesaria a lainnovacin, la solucin conjunta de los problemas, los enfoques sistmicos de laagricultura y la produccin e intercambio de conocimientos centrados en el contexto.Aunque establecer un entorno normativo propicio es fundamentalmente responsabilidad de losgobiernos, desarrollar las capacidades para la intensificacin agrcola exige forjar coaliciones,compartir responsabilidades y crear sinergias entre los gobiernos, la sociedad civil, el sector privadoy, sobre todo, los agricultores y sus organizaciones.

    Captulo 5 La intensificacin agrcola sostenible 179

  • Provincia de Chachapoyas, el Per: Doris Consuelo Snchez Santilln (segunda por la izquierda) dirige con xito un negocio pequeode fabricacin de yogur y otros productoslcteos, que vende localmente. Como parte de sucompromiso social con la comunidad, Dorisemplea a madres solteras en su fbrica y aestudiantes en su tienda, muchos de los cualestendran pocas oportunidades de otra manera.

  • Captulo 6

    Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola

  • Informe sobre la pobreza rural 2011182

    Doris Consuelo Snchez Santilln, de 36 aosde edad, vive en Cheto, en la provincia deChachapoyas, en el Per, donde gestiona conxito un pequeo negocio de fabricacin y ventade yogur y otros productos lcteos. En sufbrica emplea principalmente a estudiantes ymadres solteras, y considera esta medida comoun compromiso social con quienes tienen

    pocas oportunidades. Ahora tambin es dueade tres tiendas en la regin. Como muchos de sus trabajadores, pertenece a la comunidadindgena quechua y procede de una familiapobre de campesinos.

    Doris comenz su negocio con una prima suyadespus de haber seguido un curso decapacitacin comunitaria en gestin de recursoslocales en 2004. Su primera tarea consisti enconvencer y preparar a los agricultores locales,que no estaban acostumbrados a vender leche.A veces no se aceptaba la leche queproducan dice y tenan que prepararla denuevo porque no cumpla las normas decalidad. Pero ahora tenemos leche abundantede la mejor calidad.

    Tambin tuvieron que convencer a la gente deque les suministrara frutas locales, comopapayas, cerezas y pias, para utilizarlas en susproductos: Esas frutas las desechaban ycuando pedamos a los campesinos que noslas dieran, se rean de nosotros. Quiero decirque las frutas crecen [aqu], son frescas ysabrosas y no estn contaminadas conplaguicidas. Se cultivan en las granjasfamiliares o crecen silvestres en las colinas.Ahora, dice Doris, incluso los nios nos traenfrutas. Las intercambiamos por yogurt o noslas venden a cambio de dinero.

    Las aspiraciones de Doris consisten en abrirms tiendas, diversificar nuestros productos y probar nuevas frutas, como el prpur otomatillo [local] y tener una fbrica msgrande. Pensando en el futuro, dice: Me gustara que mi negocio creciera, quediera trabajo a ms gente y que mis hijosmejoraran, pues quiero que hagan una carrera que les guste.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/index.htm

  • Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 183

    Li Guimin, que tiene 50 aos, vive en la aldea deDonghao, en la provincia de Hebei, en China,donde desde 1995 es presidenta del Comit demujeres diputadas de la aldea. Adems dededicarse a la agricultura, ella y su maridocomplementan sus ingresos con una pequeatienda de comestibles y un pequeo vivero dondevenden plntulas a otros miembros de lacomunidad. Sus dos hijos, que estn casados, nopudieron encontrar trabajo all y tuvieron quetrasladarse a una ciudad prxima donde trabajancomo conductores.

    A Li y a otras mujeres de la comunidad lesgustara formar una cooperativa para fabricar

    vestidos hechos en el hogar. Hemos hechodelantales, bolsos y colchas. Estamos muyinteresadas en confeccionar estos vestidos enel hogar dice pero necesitamos el capitalinicial. Adems de eso, necesitan capacitacinpara mejorar la calidad de su material y formacinen las actividades de comercializacin ypromocin. Podemos reembolsar el dinero?Esa es la pregunta que nos harn, reconoce Li.No conocemos el mercado.

    Li describe las dificultades que tienen los pobresde las zonas rurales para ofrecer garantas a los bancos y otras instituciones de crdito.

    Si quieres un prstamo, tienes que mostrar albanco la libreta de ahorros. Cmo podr tomarprestado dinero una persona que no tienelibreta de ahorros?.

    Como mujer de negocios, Li tiene experienciapersonal en la situacin de que la gente comnno pueda devolver los prstamos. Segn explica,mi familia venda material de construccin,varillas de refuerzo para hormign Los quevenan hasta nosotros eran amigos y parientesque queran construir una casa para ayudar asus hijos a encontrar esposa; tenan quecomprar a crdito. Luego ibas a pedirles quedevolvieran el dinero, pero no lo tenan. No

    podan devolverlo. As fue como perdimosnuestro capital y no pudimos continuar con el negocio.

    Tambin alquilan una parte de la casa de su hijo como guardera, no para obtener unbeneficio, dice Li, sino con el propsito desolucionar el problema de falta de guarderaspara que las mujeres puedan disponer de tiempopara ellas. Un hecho importante es que elgobierno local ha respaldado su iniciativafacilitando un minibs para transportar a losnios desde sus casas hasta la guardera y viceversa.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htm

  • Introduccin

    La agricultura no podr ser la va de salida de la pobreza para toda la poblacin rural.Algunos pequeos agricultores, especialmente los que tienen un nivel suficiente de activosy acceso a los mercados agrcolas en transformacin, tendrn la posibilidad de adoptarsistemas de produccin comercializada sostenibles, que les permitirn mejorar para salirde la pobreza. La adquisicin de nueva tierra para aumentar la produccin y el excedentecomercializado formarn parte de ese proceso en muchos casos. En cambio, muchaspersonas pobres del medio rural tienen un acceso extremadamente limitado, o nulo, a latierra y los mercados y no podrn depender de la agricultura. Tendrn que buscaroportunidades en la economa rural no agrcola (en el empleo asalariado o en elautoempleo), que puede ser para ellos la senda principal que les lleve a salir de la pobreza.Esta forma de actividad econmica tendr particular importancia para los jvenes,muchos de los cuales aspiran a abandonar la agricultura. Previsiblemente, la economarural no agrcola tendr cada vez mayor presencia en la mayora de los pases, comoconsecuencia del incremento de la produccin agrcola, el crecimiento de la economa y la aparicin de nuevos vnculos econmicos entre las zonas urbanas y rurales. Las oportunidades que ofrece para crear empleo y contribuir a reducir la pobreza ruralsern probablemente cada vez mayores.

    En este captulo se seala la importancia de la economa rural no agrcola y de lamigracin para la poblacin rural y se identifican varios aspectos en los que ms necesariasson las iniciativas polticas para crear oportunidades econmicas en ese segmento de laeconoma y para reducir los riesgos que conlleva para la poblacin rural pobre.

    La economa rural no agrcola

    Habitualmente, a medida que crece la economa y el PIB per cpita, la economa noagrcola adquiere ms importancia en el conjunto de la economa rural. En las economasagrarias, la proporcin de ingresos rurales procedentes de actividades no agrcolas essolamente del 20% al 30%. Esa proporcin aumenta cuando crece la economa y en las economas en proceso de urbanizacin puede llegar a representar el 60% o el 70%(vase grfico 12). A nivel regional, frica Subsahariana es la regin donde la diversificacinhacia actividades distintas de la agricultura es menor290 y Amrica Latina y el Caribe yOriente Medio y frica del Norte las regiones donde es mayor.

    Muchos hogares rurales ya tienen un pie (y a veces mucho ms) en la economa rural noagrcola. En la casi totalidad de los pases que figuran en la base de datos RIGA participa lamayor parte de los hogares: en Asia y Amrica Latina, del 50% al 60%; en fricaSubsahariana, del 25% al 50%. Sin embargo, solamente del 20% al 25% de los hogaresrurales de Amrica Latina y Asia, y del 10% al 20% en frica Subsahariana obtienen ms detres cuartas partes de sus ingresos en la economa no agrcola. As pues, para la mayora delos hogares, la participacin en este tipo de actividad econmica es estacional o a tiempoparcial y sirve para gestionar el riesgo y diversificar las fuentes de ingresos. Casi todos loshogares rurales estn a caballo, pues, entre la agricultura y la economa no agrcola.Globalmente, entre el 20% y el 40% del total de ingresos rurales proceden de fuentes no

    Informe sobre la pobreza rural 2011184

  • agrcolas en diferentes pases. Sin embargo, en la mayora de los pases de Asia y AmricaLatina de la muestra, y en China291, los ingresos no agrcolas representan ahora unaproporcin ms elevada de los ingresos rurales que la agricultura.292

    El empleo y el autoempleo no agrcolas son importantes en todos los niveles deingresos. Pueden ser una parte esencial de los medios de sustento de los hogares ms ricosy cumplir una funcin bsica en las estrategias de mitigacin y gestin del riesgo de loshogares ms pobres; en muchos pases, los hogares rurales ms pobres son aquellos cuyosmedios de subsistencia estn menos diversificados.293 En muchas situaciones, la economarural no agrcola es fundamental para las mujeres y, aunque los hombres son unaproporcin ms elevada del empleo no agrcola, las mujeres representan del 10% al 40%de los empleados en la economa rural no agrcola. Es en frica Subsahariana y AmricaLatina donde esos porcentajes son ms elevados.294

    En muchos contextos, la migracin es un elemento importante de la economa rural noagrcola, como fuente de transferencias a los hogares rurales en forma de remesas enviadasal hogar por los emigrantes. Segn la informacin que facilita la base de datos RIGA, casiel 60% de los hogares rurales en Panam, cerca del 80% en Malawi y ms del 80% enIndonesia reciben remesas. Si bien es cierto que las remesas son transcendentales paramuchos hogares en desarrollo, en la mayora de pases en desarrollo slo representan enpromedio del 5% al 10% de los ingresos rurales totales.

    Composicin y caractersticasLa economa rural no agrcola comprende el empleo asalariado y el autoempleo (pero noel empleo asalariado agrcola) y agrupa un conjunto muy diverso de actividades, como elcomercio, la elaboracin de productos agrcolas, la manufactura, la construccin y las

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 185

    GRFICO 12 Proporcin de ingresos rurales no agrcolas por pases,

    segn el PIB per cpita

    0 2 000 4 000 6 000 8 0000

    20

    40

    60

    80

    Pro

    por

    cin

    de

    los

    ingr

    esos

    no

    agrc

    olas

    en

    los

    ingr

    esos

    rur

    ales

    tot

    ales

    (por

    cent

    aje)

    Bangladesh 00 Indonesia 00

    Pakistn 01

    Nepal 96

    Malawi 04

    Albania 05 Panam 03

    Bulgaria 01

    Guatemala 00

    Ecuador 98Nicaragua 01Ghana 98

    Viet Nam 98

    Madagascar 93Nigeria 04

    PIB per cpita (PPA en USD, a precios constantes de 2000)

    Fuente: Valds et l. (2008).

  • Tom dinero del banco y me las arreglpara comprar un molino de harina [quefunciona con combustible] para mi hijo. El molino es nuestro... y algunas personas traen el grano para que lomolamos Este es mi negocio[Mantenemos el hogar con] el mismomolino de harina.

    Miandad, hombre, 48 aos, Pakistn

    actividades comerciales y de servicios. De ellas, la manufactura representa solamente del20% al 25% del empleo, y el comercio al por menor y los servicios del 60% al 75%.295

    Muchas empresas no agrcolas, cuya actividad es a menudo altamente estacional,funcionan de acuerdo con los ritmos que marca la temporada agrcola.

    Las diferentes actividades rurales no agrcolas presentan grandes diferencias de escala,desde el autoempleo a tiempo parcial en industrias y servicios de carcter artesanal que sedesarrollan en el hogar hasta la elaboracin de productos agrcolas y las instalaciones dealmacenamiento en gran escala que estn en manos del sector empresarial. Pero en sumayor parte se trata de actividades en pequea escala: en todas las regiones, casi las trescuartas partes de ellas las llevan a cabo una o dos personas solamente y el autoempleo esla norma general. Esta modalidad est particularmente generalizada en la encuestarealizada en los pases de frica Subsahariana en el marco del proyecto RuralStruc. Hayzonas de Kenya y Senegal donde se ha convertido en la espina dorsal de la subsistenciarural; las actividades comprenden el comercio y transporte de materias primas agrcolas yproductos manufacturados, la artesana, la manufactura y la reparacin de bienes deconsumo o la prestacin de servicios al mercado rural local.296 Los servicios pblicostambin ofrecen muchas oportunidades de empleo rural en algunos pases: el empleo enel sector pblico genera el 45% de los ingresos de las zonas rurales en Egipto y el 25% enel Pakistn. As pues, particularmente en los pases en proceso de transformacin y

    Informe sobre la pobreza rural 2011186

    La diversidad de la economa rural no agrcola: algunos ejemplos

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/index.htm

  • urbanizacin, el empleo asalariado no agrcola tiene msimportancia que el autoempleo como fuente de ingresosde los hogares y es en el sector de los servicios donde lossalarios tienen ms importancia.

    Incluso en el mismo pas hay disparidades en laeconoma no agrcola, en funcin de las diferencias enla dotacin de recursos naturales, densidad depoblacin, disponibilidad de mano de obra, ubicacin,infraestructura y cultura. Las empresas no agrcolasconsiguen mejores resultados en las zonas de grandensidad de poblacin, donde la demanda es mselevada297; su composicin est muchas veces en funcinde estos factores. En las zonas rurales ms distantes, laeconoma no agrcola puede consistir nicamente en la actividad de pequeosminoristas, servicios de reparacin de maquinaria agrcola y empresas de suministro deinsumos; en cambio, en los ncleos urbanos pequeos puede haber otros servicios comoescuelas de enseanza primaria, centros de salud, barberas, molinos, servicios detelfono e Internet y bares; y en los ncleos urbanos ms grandes, adems de todo loanterior puede haber restaurantes, distribuidores mayoristas, escuelas de los nivelessuperiores y servicios sanitarios.

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 187

    Despus de las cosechas hago

    de esposa y madre en mi cocina

    y en mi casa, pero tambin

    desarrollo una pequea

    actividad comercial de vez en

    cuando. Tenemos un frigorfico

    y fabrico helado para vender.

    Compro las frutas y plantas

    necesarias en el mercado, y

    resultan caras Vendo el

    helado en las escuelas y en

    ocasiones en la Iglesia, as que

    tanto los nios como los adultos

    son clientes mos. Mi helado lo

    consumen todas las categoras

    sociales No todo lo que hay

    en la casa lo aporta el hombre.

    Tambin contribuye la mujer.

    Pascaline Bampoky, mujer, 30 aos, Senegal

    Encontr trabajo en la fbrica

    textil Zefta. Lamentablemente,

    tuve que dejarlo tambin,

    porque el sueldo era muy bajo.

    Despus trabaj como

    trabajador eventual, fabricando

    sillas con ramas de palmeras.

    Este oficio era comn en esa

    poca y me ayudaba a veces

    a ganar bastante dinero.

    Ibrahiem Abo Zeid, hombre, 55, Egipto

    Mi madre era la nica

    persona que saba tejer y todos

    solan acudir a ella para que

    les hiciera ese trabajo.

    Aprend de mi madre Aprend

    poco a poco. Un jersey me

    costaba siete u ocho das

    En un mes, trabajando al

    mximo, poda hacer seis

    jerseys, adems del trabajo

    de la casa As transcurran

    nuestros das.

    Shazia Bibi, mujer, 37 aos, Pakistn

    Compro y vendo moukirr

    (un ungento curativo amargo

    tradicional). Casi todas mis

    ventas las hago en Bignona.

    A veces puede acudir alguien

    a mi casa para comprarlo, pero

    a casi todos los clientes se lo

    llevo yo Voy a ver a quienes

    lo preparan y compro una

    buena cantidad. Luego lo traigo

    aqu a Bignona y lo meto en

    pequeos frascos. Cada frasco

    lo vendo por un dlar. Despus,

    voy por las casas ofreciendo

    el producto.

    Bintou Sambou, mujer, 45 aos, Senegal

    No encuentro trabajo porque mieducacin es insuficiente. Hoy en da,ni siquiera se tiene en cuenta a losmatriculados e incluso los graduadosestn desempleados. Yo slo heterminado la enseanza primaria. Si hubiera estudiado ms, podra haber llegado a ser profesora. Con estenivel de educacin, no hay nada quepueda hacer.

    Salma Bibi, mujer, 20 aos, Pakistn

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/bintou.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/shazia.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/pascaline.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/salma.htm

  • La economa no agrcola ofrece diferentesoportunidades a los diferentes grupos. La educacin essiempre la clave para acceder a buenas oportunidades deempleo en este sector. La poblacin pobre tiene unapresencia predominante en muchas actividades querinden pocos beneficios, como las industrias artesanales,el comercio en pequea escala y el trabajo asalariado nocualificado en la construccin, la actividad de porteadory muchos servicios personales. Los pobres tienen msposibilidades de desempear trabajos eventuales que unempleo asalariado regular y sus negocios suelen serintensivos en mano de obra y en pequea escala. En elcaso de las mujeres del medio rural, la economa noagrcola es una fuente de empleo ms importante que losmercados de trabajo agrcolas en casi todas las regiones,salvo en Asia Meridional298; de todos modos, como se ha indicado anteriormente en este informe, lasdesigualdades de gnero pueden reflejarse en lasdiferencias de acceso al empleo y a las oportunidadeseconmicas, o en el pago de salarios ms bajos por elmismo trabajo.

    Cul es el motor de la economa rural no agrcola?

    Es sabido desde hace mucho tiempo que el desarrollo agrcola es importante parafomentar el desarrollo del resto de la economa299, a travs de una serie de vnculos conotros sectores. Adems, la agricultura determina el tamao y la estructura de la economarural no agrcola, ya que suministra materias primas para la elaboracin de productosagrcolas, ofrece un mercado para los insumos agrcolas y los bienes y servicios deconsumo, libera mano de obra para otros sectores de la economa y proporcionaalimentos a la economa rural (y reduce su precio).

    Por lo general, en las regiones en las que la agricultura ha crecido con vigor, la economarural no agrcola tambin ha crecido con rapidez. Los estudios publicados indican que cadadlar de valor aadido en la agricultura genera, en segunda instancia, entre 30 y 80 centavosde dlar ms en ingresos adicionales en otros sectores de la economa300, en funcin defactores tales como la densidad demogrfica y la disponibilidad de excedente de mano de obra. La relacin entre la agricultura y otros sectores evoluciona segn sea el nivel dedesarrollo: en una situacin de bajo nivel de desarrollo, promueve el crecimiento en losdems sectores de la economa; a medida que crecen los pases se crea una relacin msmutuamente beneficiosa; finalmente, la agricultura acaba teniendo poca importancia comomotor del crecimiento.301 Por el contrario, un aumento reducido de los ingresos en laagricultura se traduce en debilidad de la demanda de los consumidores, necesidadeslimitadas de insumos para la agricultura, escaso crecimiento de la actividad de elaboracinde productos agrcolas y estancamiento de los salarios. En esas condiciones, poco

    Informe sobre la pobreza rural 2011188

    Si la hija fuera [considerada] igual yestudiara, su vida tambin sera mejor enel futuro Habra beneficios Puedeencontrar un trabajo en la escuela oensear en casa. Para las hijas, pues, losbeneficios [de la educacin] son anmayores que para los hijos.

    Rawela Jan, mujer, 40 aos, Pakistn

    Las muchachas siempre tienen prisapor ganar algn dinero yendo a Dakar a trabajar como criadas. Nunca esdemasiado tarde para ser criada. Lasmuchachas deberan intentarlo primerocon todas sus fuerzas en la escuela y sino lo consiguen, pueden trabajar comocriadas. Tienen que tener tambin msambiciones que la de ser criadas. Por qu no pueden aspirar a trabajar en una oficina como los hombres?.

    Abibatou Goudiaby, mujer, 21 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rawela.htm

  • dinamismo cabe esperar en la economa no agrcola y los hogares rurales pobres estarnabocados a adoptar estrategias de supervivencia desempeando actividades no agrcolas debajo rendimiento y recurriendo a la migracin. Todo ello pone de manifiesto que,especialmente en los pases que se basan en la agricultura, cuando crece el sector agrcola esprobable que pueda haber oportunidades de catalizar el crecimiento de la economa noagrcola y de establecer un crculo virtuoso de crecimiento y generacin de empleo rural.

    Sin embargo, hoy en da, adems de la agricultura hay otros factores de alcancenacional y mundial que pueden incidir en la configuracin y el desarrollo de la economarural no agrcola.302 El primero es el proceso de urbanizacin, que puede ser parteimportante de un modelo de desarrollo para reducir la pobreza rural. La proximidad a laszonas urbanas es positiva para la economa no agrcola: en la India, las aldeas prximas apueblos y ciudades presentan mejores datos que las restantes en materia de reduccin dela pobreza303, y esto tambin ocurre en otros pases. El modelo de urbanizacin dispersaparece ser un motor muy importante para el crecimiento de la economa rural no agrcola.Las pequeas ciudades y los ncleos urbanos reducidos y regionales dinmicos puedenofrecer muchas oportunidades de mercado relacionadas en muchos casos con laagricultura para productos, servicios y mano de obra, a las que pueden acceder loshogares rurales de su zona de influencia. En el grfico 13 se refleja la relacin entre laurbanizacin dispersa, que se define como la poblacin que vive en centros urbanos demenos de 500000 habitantes en proporcin de la poblacin total (excluidos los que vivenen ciudades con mayor nmero de habitantes). El grfico muestra que cuanto mayor es laproporcin de poblacin que vive en centros urbanos dispersos, menor es la tasa depobreza rural; esta conclusin coincide con la de otro estudio reciente, que ha constatadoque el desplazamiento desde la agricultura hacia la economa rural no agrcola y loscentros urbanos secundarios est estrechamente relacionado con la reduccin de lapobreza, y que no ocurre lo mismo con las grandes ciudades.304

    La mejora del transporte y las comunicaciones entre las zonas rurales y urbanas ofrecenuevas oportunidades a los hogares rurales, particularmente para transformar y urbanizarlas economas. En la India, por ejemplo, se est produciendo un fenmeno de crecimientorpido de las actividades rurales no agrcolas en los corredores de transporte vinculadoscon centros urbanos importantes, prcticamente independientes de su base agrcola. En Asia Meridional y China, la elevada densidad demogrfica y los bajos costos deltransporte han llevado a subcontratar a industrias rurales los procesos de fabricacinintensivos en mano de obra para los mercados de exportacin.305 En Mxico, los centrosurbanos crean oportunidades de empleo en el sector manufacturero y en los servicios enun radio de 150 kilmetros.306 Sin embargo, este modelo no es uniforme: hay una grandisparidad respecto del grado en que la urbanizacin crea puestos de trabajo y absorbemano de obra de las zonas rurales. La mejora del transporte ha hecho realidad eldesplazamiento diario entre las zonas rurales y urbanas: en algunos pases de Asia yAmrica Latina densamente poblados esto se ha convertido en un fenmeno importante.Este tipo de oportunidades estn apareciendo en muchos pases (aunque probablementeno en los ms pobres) y para muchas personas (aunque probablemente no para las mspobres, porque habitualmente no tienen las capacidades necesarias para aprovecharlas).Muchas de las personas ms pobres viven lejos de los centros urbanos y muchas tambinson discriminadas en los mercados de trabajo.

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 189

  • El segundo motor del cambio, relacionado con el anterior, es la liberalizacin yglobalizacin. En diferentes contextos pueden representar una amenaza para losfabricantes y proveedores de servicios de las zonas rurales, pero tambin ofrecen nuevasoportunidades a algunos proveedores rurales o industrias asentadas en esos lugares. Lamejora e integracin de las cadenas agrcolas de valor y la concentracin de elaboradores,mayoristas y minoristas han desplazado a muchas pequeas empresas rurales, desdeintermediarios hasta minoristas, particularmente en Amrica Latina. En los pases mspobres, sobre todo, los productos de los fabricantes tradicionales o artesanales no puedencompetir con las importaciones de productos de bajo costo fabricados en masa; lasprendas de vestir que antes confeccionaban los sastres rurales han sido sustituidas porropa barata de segunda mano procedente del norte. Por otro lado, se pueden crear nuevospuestos de trabajo a medida que surgen nuevas formas de actividad, susceptibles deorientarse, cada vez ms, al mercado de exportacin; van desde las artesanas locales enfrica Oriental hasta las industrias de ensamblaje (maquiladoras) de Amrica Central quefabrican productos baratos para los mercados de exportacin. El turismo, de importanciacreciente en todas las regiones, puede ofrecer oportunidades de empleo y ofertar servicios,incluso para la produccin agrcola. Los datos de que se dispone parecen indicar que laglobalizacin y la transformacin impulsada por el fenmeno de la urbanizacin sonmotores muy poderosos de crecimiento rural en las economas densamente pobladas y enrpido crecimiento como China y la India. En muchas zonas rurales de estos pases hadisminuido la correlacin entre el crecimiento agrcola y el aumento de los ingresos y delempleo no agrcola.308

    El tercer motor son las comunicaciones mejoradas. Las zonas rurales de los pases endesarrollo estn conociendo una formidable difusin de las tecnologas de la informacin

    Informe sobre la pobreza rural 2011190

    GRFICO 13 La incidencia de la pobreza rural y la urbanizacin dispersa

    0 10 20 30 40 50 60 70 80

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Inci

    den

    cia

    de

    la p

    obre

    za r

    ural

    (por

    cent

    aje

    de

    la p

    obla

    cin

    que

    viv

    e co

    n m

    enos

    de

    US

    D 1

    ,25

    por

    da

    )

    Poblacin que vive en centros urbanos de menos de 500 000 habitantes en porcentaje de la poblacin total (excluidos los que viven en grandes centros urbanos)

    Fuentes: Informe sobre Desarrollo Humano, PNUD: ediciones de 1991, 1992, 2006, 2007/2008 y 2009, anexos estadsticos.FIDA: Informe sobre la pobreza rural, 1991, anexos estadsticos307.

  • y la comunicacin, con la cobertura del telfono mvil y la posibilidad de acceder aInternet en las cafeteras de los pequeos centros rurales. Estas tecnologas ya estnrepercutiendo en el comercio porque facilitan la difusin ms rpida de informacinexacta sobre las condiciones reinantes en mercados lejanos y sobre los requisitos que hayque cumplir para suministrarles productos. Gracias a los telfonos mviles, muchasempresas que desarrollan sus actividades en las zonas rurales tienen ms facilidades pararecibir y hacer pedidos y gestionar mejor sus cadenas de suministro. Como se indic en el Captulo 4, en los ltimos aos se han puesto en marcha programas para hacertransferencias de dinero con los telfonos mviles, con el fin de reducir el elevado costo yla incertidumbre que comporta muchas veces enviar remesas al hogar. Cuando se puededisponer de un acceso fiable a Internet es posible reubicar servicios urbanos en las zonasrurales. En la India, por ejemplo, hay empresas de servicios que han iniciado operacionesde contratacin externa de procesos administrativos en las zonas rurales como estrategiapara reducir sus costos. Aunque es probable que esos empleados tengan una buenaformacin, la creacin de puestos de trabajo de esas caractersticas puede llevar en unospocos meses a crear otros tipos de empleo ms accesibles para las personas con menosformacin (en restaurantes o empresas de taxis, por ejemplo) que dan servicio a lostrabajadores, impulsando an ms la economa local.309

    En cuarto y ltimo lugar, la bsqueda de energas renovables ofrece nuevasoportunidades de producir y consumir localmente electricidad y combustible en las zonasrurales. Las centrales hidroelctricas locales, los digestores domsticos de biogs para laobtencin de combustible y los paneles fotovoltaicos estn cambiando ya la vida de lapoblacin rural en todas las regiones. Una gama muy amplia de proyectos promueven laelectrificacin, por ejemplo, mediante la utilizacin de aceite de jatrofa en la India o elbiogs obtenido a partir del sisal en la Repblica Unida de Tanzana, y aunque muchos deellos no sern sostenibles, otros, sin duda, lo sern. Previsiblemente, los biocombustiblesofrecern ms oportunidades y nuevos mercados a los pequeos agricultores cuando seadopten las tecnologas de segunda generacin que pueden utilizar celulosa, que tienepoco valor. La energa hidroelctrica, la energa geotrmica, la energa elica y la captacinsolar, as como la energa de las mareas y las olas, tendrn cada vez mayor importancia amedida que mejoren las tecnologas y se modifiquen las estructuras de costos. Al igual queel nmero de telfonos mviles ya supera con creces el de lneas fijas en muchos pases, esposible que las zonas rurales conozcan un futuro en el que no sea necesario en las zonasrurales estar conectado a una red nacional para el suministro de electricidad ni transportarsuministros de combustible. Esa nueva situacin podra ser de enorme importancia paracrear nuevas oportunidades de empleo rural en las industrias que se desarrollen en tornoa la generacin de electricidad, para producir electricidad en la que se puedan basar lasindustrias rurales y para mejorar las condiciones de vida y el prestigio de las zonas rurales.

    En el Informe sobre el desarrollo mundial de 2008 se recomendaba que los pasesdependientes de la agricultura centraran sus esfuerzos en aumentar la productividad enmateria de alimentos bsicos y en propiciar la integracin de los trabajadores carentes detierra en estrategias dinmicas de exportacin agrcola. Slo en los pases en proceso detransformacin y en los pases ya urbanizados el proceso de sustitucin de la agriculturapor las actividades no agrcolas, apoyado por la educacin secundaria y la capacitacin, seencontraba al centro de las estrategias recomendadas de reduccin de la pobreza. En este

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 191

  • informe se adopta una posicin ms flexible. Aunque el crecimiento agrcola vigoroso esfundamental para estimular y promover la expansin de la economa no agrcola, lo ciertoes que las zonas rurales de muchos pases en desarrollo estn cambiando y estnsurgiendo nuevas oportunidades que ponen de manifiesto que el crecimiento de laeconoma rural no agrcola no depende nicamente del crecimiento del sector agrcola.Por eso se propone un enfoque menos secuencial, un enfoque que procure catalizar lasoportunidades para que tanto el sector agrcola como el no agrcola contribuyan aconseguir un crecimiento econmico de base amplia y a la reduccin de la pobreza.

    El descuido de la economa rural no agrcola por la polticaDurante mucho tiempo, los planes nacionales de desarrollo y las estrategias de reduccinde la pobreza no concedieron mucha atencin a la economa rural no agrcola, en lo quese ha descrito como un descuido bienintencionado del desarrollo de la empresarural.310 Varias razones pueden explicar por qu esto fue as. En primer lugar hay desdehace mucho tiempo un problema de sesgo urbano en la inversin pblica en lainfraestructura y los servicios, que se atribuye a factores como el costo per cpita mselevado del suministro de servicios en las zonas rurales en comparacin con las zonasurbanas, el aislamiento de las comunidades rurales y el alcance limitado de los gobiernoscentrales en algunos pases, as como la imposibilidad para los hogares rurales pobres depagar los servicios.311 Aunque hoy en da pueda haber nuevos incentivos para prestar msatencin a las zonas rurales y destinar a ellas un mayor volumen de inversiones, el sesgourbano ser probablemente una caracterstica duradera del escenario de la economapoltica en casi todos los pases, y puede resultar ms productivo partir de esa premisa queoponerse a ella. Esto puede suponer, por ejemplo, aprovechar el desarrollo de los serviciosurbanos (por ejemplo, los servicios de desarrollo empresarial) para llegar a una clientelams amplia en una regin urbano-rural cuando sea ms rentable que establecer serviciosrurales distintos. Para ello hay que aprovechar el papel que pueden jugar las pequeas y medianas empresas de las zonas urbanas en la creacin de demanda de mano de obra yproductos rurales y ofrecerles incentivos para que colaboren con las empresas rurales osubcontraten con ellas.

    La segunda razn que explica la tibieza de la respuesta normativa y poltica a laeconoma rural no agrcola es que el entorno institucional en el que se mueve estaeconoma est fragmentado y afectado por los programas (a menudo mal coordinados) deagentes distintos, como gobiernos de diferentes niveles, varios ministerios, ONG yempresas privadas.312 La tercera razn, que guarda relacin con esto, es que las cadenasrurales de suministro no agrcola desbordan lmites geogrficos y a menudo jurisdiccionesoficiales, desde autoridades locales a municipios locales y urbanos y ministerios yorganismos nacionales. Esto obliga a los responsables de las polticas a abordar laeconoma rural no agrcola a travs de distintas unidades administrativas y mandatos yresponsabilidades institucionales; ciertamente, esto es ms fcil cuando los municipiosabarcan zonas rurales y urbanas, cosa frecuente en Amrica Latina. Adems, la diversidady heterogeneidad de los sectores que forman la economa rural no agrcola la conviertenen una cuestin de poltica difcil de abordar con un conjunto de medidas, incluso en elseno del mismo pas. Por ltimo, la dispersin sectorial y geogrfica de las empresasrurales y de la fuerza de trabajo rural limita las posibilidades de agrupar intereses y actuar

    Informe sobre la pobreza rural 2011192

  • de forma colectiva y tambin, por tanto, la voz poltica, lo que a su vez limita laspresiones e incentivos que pueden inducir a los polticos a dar una respuesta.

    Aunque las razones del descuido de la economa rural no agrcola siguen teniendovalidez en muchos pases, tambin es cierto que este sector suscita un nuevo inters. En unestudio reciente del IFPRI se afirmaba que en los pases agrarios pobres, con un nmerocreciente de agricultores marginales y unos resultados agrcolas mediocres, como los degran parte de frica, los responsables de las polticas ven la economa no agrcola comouna posible alternativa para estimular el aumento de los ingresos rurales. En los pasescuyas economas estn consiguiendo que la agricultura pierda peso en favor de otrossectores, los responsables de las polticas consideran que la economa rural no agrcola es un sector que puede absorber de forma productiva a muchos trabajadores agrcolas y pequeos agricultores a los que los nuevos sistemas agrcolas cada vez mscomercializados e intensivos en capital estn excluyendo. Habida cuenta de que lasnecesidades de capital en la economa no agrcola son reducidas, los poderes decisorios delos dos sectores creen que la economa rural no agrcola puede ofrecer a sus pobres ruralesuna va de salida de la pobreza. En todas partes hay grandes expectativas El inters en laeconoma rural no agrcola se debe en gran medida a que es una fuente de ingresos yempleo cada vez ms importante en todo el mundo en desarrollo.313 Este parece, pues, unbuen momento para reflexionar sobre lo que puede ser uno de los principales elementosde un programa de poltica para la economa rural no agrcola.

    Promover la economa rural no agrcola

    La importancia del contextoNo existe una frmula universal para promover la economa rural no agrcola. Paracomenzar, el contexto econmico nacional en el que existe la regin (o el territorio)puede determinar los factores que pueden impulsar el crecimiento rural. Por ejemplo, enlos pases en rpido crecimiento y en proceso de urbanizacin como China y la India, laszonas urbanas e industriales pueden generar fuertes vinculaciones regresivas de lademanda en las zonas rurales, susceptibles de sostener el crecimiento rural aun cuandohaya dejado de existir un sector agrcola vigoroso, gracias a la buena calidad de lainfraestructura y la facilidad de acceder al mercado. Cuando el contexto econmiconacional est en una situacin de estancamiento, la actividad rural no agrcola dependerde las fuerzas locales. Por debajo del nivel nacional, sin embargo, las oportunidades decrecimiento de la economa rural no agrcola pueden variar enormemente. Por ello esindispensable comprender el contexto territorial.

    El punto de partida es identificar posibles motores de crecimiento capaces de generarun excedente que se pueda vender fuera del territorio o del pas, y luego decidir cmopromoverlos. Muchas veces, el principal motor ser la agricultura, aunque de formasdistintas segn el contexto. Por ejemplo, en la zona de Petrolina-Juazeiro, en el Brasil, seha estimulado el crecimiento y la reduccin de la pobreza a nivel local intensificando ydiversificando la produccin agrcola de cultivos de gran valor para la exportacin y parael mercado nacional, lo que se ha conjugado con un empleo asalariado creciente en laagricultura de regado. En el corredor Puno-Cusco, en el Per, el impulso al crecimiento se

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 193

    Tejer un futuro en Guatemala

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/video/guatemala.htm

  • ha dado mediante la intensificacin agrcola y la diversificacin hacia actividades noagrcolas, complementadas con la migracin estacional en busca de empleo asalariado enla minera y la agricultura. La agricultura ha jugado un papel fundamental en ambos casos,pero en formas diferentes y ofreciendo diferentes medios de subsistencia.314 Al margen dela agricultura, los factores que determinan la posibilidad de desarrollar otros motores paravincularlos con otras actividades no agrcolas y crear empleos y medios de subsistenciapara la poblacin rural a travs de esas actividades son el contexto econmico, la baseeconmica de cada zona o regin y su distribucin de los activos.

    Las caractersticas de la base econmica son cruciales para comprender lasoportunidades y limitaciones del crecimiento rural.315 Por ejemplo, en las regiones conpocos recursos en las que la falta de suelo frtil, agua o recursos naturales que se puedanexplotar excluyen un crecimiento basado en los recursos, las perspectivas de la economano agrcola pueden ser poco optimistas, particularmente si las economas nacionalestambin estn estancadas. La migracin a las zonas urbanas puede ser, por tanto, unaestrategia clave para promover en esas zonas el crecimiento y la reduccin de la pobreza,y para ello se requieren polticas focalizadas en desarrollar los mercados de trabajo y lascapacidades locales, y en construir una infraestructura estratgica, sobre todo eltransporte terrestre o las comunicaciones. En otras zonas, la base econmica puedecaracterizarse, en cambio, por la existencia de un potencial sin explotar. As ocurre, porejemplo, cuando existen suelos frtiles, minerales, una localizacin estratgica o una granbelleza natural, pero para explotar este potencial econmico se necesitan inversiones eninfraestructura (riego o carreteras, tal vez), tecnologa, capital humano o mecanismos decomercializacin. En esos casos, hay que dar prioridad al desarrollo del potencialespecfico de la regin para crear nuevas demandas de productos agrcolas a travs demultiplicadores intrarregionales. Los enfoques del desarrollo territorial pretendenprecisamente desarrollar ese potencial y aprovechar esos multiplicadores, movilizando adistintos agentes (rurales y urbanos) y creando vnculos institucionales y de inversinapropiados. El tercer escenario es la existencia en la agricultura de una base econmicadinmica que estimula un crecimiento generalizado en las actividades rurales noagrcolas auxiliares. Las grandes empresas tambin suelen establecerse en esos lugares,ofreciendo nuevas oportunidades (y nuevos riesgos) a los pequeos productores ruralesno agrcolas sin cualificar.

    Sea cual fuere la base econmica de la regin, la distribucin de los activos, ingresos,poder y riqueza pueden variar, al igual que las instituciones que subyacen a la distribucinde los activos y el poder. Eso tendr implicaciones importantes para determinar si elcrecimiento de la economa no agrcola reduce o aumenta la desigualdad y la pobreza. En un entorno de desigualdad, el crecimiento del sector comercial puede acentuar esacaracterstica porque las diferencias en el acceso a la educacin, la tecnologa, el capital yel poder comercial y poltico se traducen en ventajas para la clase dominante. Adems,muchas de las actividades no agrcolas de la poblacin rural pobre son muy vulnerables alas situaciones cambiantes que se dan durante el proceso de crecimiento econmico. Porejemplo, los pequeos productores de herramientas manuales o alimentos elaborados nose integran fcilmente en los sistemas modernos de distribucin al por menor debido a laescasa calidad e inocuidad de sus productos, y pueden ser excluidos rpidamente cuandolos supermercados y minimercados comienzan a dominar el mercado. Los dirigentes a

    Informe sobre la pobreza rural 2011194

  • quienes preocupa que el crecimiento rural no agrcola sea equitativo tienen queconsiderar detenidamente el tipo de educacin y capacitacin que puede ayudar a lapoblacin a adquirir capacidad de adaptacin al cambio y las oportunidades y amenazasque pueden plantear las relaciones competitivas y complementarias entre las grandes ypequeas empresas.

    El clima de la inversin ruralSi el contexto tiene tanta importancia, las polticas e inversiones necesarias para propiciar laaparicin de una economa rural no agrcola que ofrezca oportunidades a la poblacinrural de bajos ingresos variarn en funcin de sus caractersticas. De cualquier forma, unbuen clima de inversin para la actividad del sector privado es una condicin indispensableen todos los casos. Esto es bsico para todas las empresas rurales, desde la microempresacuyo nico integrante es una mujer hasta la empresa agroalimentaria mundial que debateposibles opciones de inversin entre distintos pases. El clima de inversin es ante todo unconjunto de polticas nacionales comerciales, macroeconmicas, sectoriales, laborales,fiscales, regionales y de otra ndole que definen el entorno en el que se lleva a cabo lainversin. Sin embargo, supone tambin proporcionar bienes pblicos (especialmenteinfraestructura, servicios pblicos y telecomunicaciones); abordar los problemas degobernanza (la corrupcin, la incertidumbre poltica, la burocracia y la delincuencia); yadoptar medidas para estimular la economa rural y apoyar a las empresas. Todo estopuede tener gran importancia. Por ejemplo, los regmenes de licencias y otras formas deregulacin pueden crear innecesariamente monopolios. El control del movimiento de lapoblacin o de las mercancas y las polticas antimigratorias pueden entorpecer losvnculos entre las zonas rurales y urbanas. Una sbita expansin de la base tributaria, lacesin de impuestos y gravmenes estatales a otros niveles del gobierno y la corrupcinpueden desalentar la expansin empresarial.

    Estas no son slo cuestiones de alcance nacional. El clima de inversin puede variardentro de un pas, con distintos regmenes tributarios en diferentes localidades.Asimismo, la aplicacin de las polticas nacionales est sujeta con frecuencia a lainterpretacin local y se realiza a travs de las instituciones locales. Todos estos factorespueden crear un entorno institucional local caracterizado en el peor de los casos por unamaraa de impuestos locales; requisitos de registro de las empresas que sirven paraaumentar los ingresos ms que como instrumentos para que las empresas puedanprosperar, mltiples formas de chantaje de los funcionarios pblicos, y obstculos a lamigracin.316 Adems, a nivel local, los polticos, las familias prominentes y la extorsinmafiosa a las empresas como sistema de proteccin pueden influir en que las polticas seapliquen de forma selectiva o no se apliquen, incrementando los costos de transaccin dehacer negocios o impidiendo simplemente la actividad de las empresas.

    Una encuesta realizada por el Banco Mundial en Nicaragua, Sri Lanka y la RepblicaUnida de Tanzana sobre las limitaciones de las empresas rurales317 puso de manifiestoque las cinco limitaciones principales eran los servicios pblicos (especialmente laelectricidad), la disponibilidad de financiacin y su costo, la comercializacin, lagobernanza y el transporte. Otras limitaciones mencionadas eran la burocracia, losimpuestos y las polticas sectoriales poco convincentes o desacertadas. Aunque laimportancia relativa de estas limitaciones puede variar segn el contexto, en general

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 195

  • aumentan los riesgos y los costos de transaccin de hacer negocios y en ltima instanciadificultan el desarrollo de la economa no agrcola. Resolver los problemas que msimportan en la mayora de los contextos puede contribuir a que las empresas ruralesprosperen y creen empleo para la poblacin rural pobre, sobre todo para una gran parte delos nios y los jvenes de hoy que difcilmente encontrarn en la agricultura los mediospara salir de la pobreza.

    La creacin de capacidad: fortalecer el acceso a la educacinTodo el mundo considera que la mejora de las aptitudes y la educacin son los

    requisitos previos para que las personas puedan acceder a actividades no agrcolas que lesreporten mayores ingresos.318 Teniendo en cuenta que el segundo ODM es la educacinprimaria universal, tal vez no sea sorprendente que muchos pases en desarrollo,especialmente los ms pobres, hayan concentrado sus esfuerzos en este nivel educativoantes que en otros. No obstante, la educacin tambin tiene que ser de buena calidad yla mayora de las escuelas primarias a las que asisten los nios pobres del medio ruraltienen margen de mejora. Por otra parte, muchos nios de las zonas rurales no estnescolarizados el tiempo necesario y a menudo se necesitan segundas oportunidades en laeducacin informal. Adems, los programas de estudio de las escuelas urbanas no siempreson idneos para los nios del medio rural, porque gran parte de su contenido no seadecua a las oportunidades que se les ofrecen a los graduados en las zonas rurales.

    La formacin tcnica y profesional es de gran importancia para fomentar la capacidadde la juventud rural para acceder a las oportunidades econmicas, tanto en las zonas

    rurales como urbanas. Este concepto incluye tres tiposprincipales de educacin o capacitacin: la educacintcnica y profesional en la escuela pblica, en forma deeducacin secundaria de primer y segundo ciclo; loscentros pblicos de formacin profesional e institutos de capacitacin industrial, y la capacitacin en el sectorinformal (importante sobre todo para quienes nopudieron culminar la educacin bsica), que en muchoscasos comprende la capacitacin mediante elaprendizaje tradicional o formas tradicionales decapacitacin en talleres artesanos. Mientras que el accesoa la educacin primaria ha mejorado en todo el mundoen desarrollo (aunque no tanto en las zonas rurales), elacceso a la formacin tcnica y profesional de calidaddeja mucho que desear en todas partes. El resultado esque los jvenes tienen pocas de las aptitudes que se

    valoran en los mercados de trabajo modernos, lo que puede provocar tasas de desempleoelevadas y dificultar el desarrollo econmico. En Bangladesh, por ejemplo, se constat quela falta de mano de obra competente haba lastrado los resultados de los sectores delvestido, los productos textiles y el cuero en los mercados internacionales y esto se harelacionado con la escasez de programas de formacin tcnica y profesional, los planes deestudio obsoletos de los programas existentes y la ausencia de oportunidades decapacitacin en el servicio para los trabajadores.319

    Informe sobre la pobreza rural 2011196

    Mi pensamiento, lo que sueo y en loque pienso, es que cuando llegue a viejohaya cambiado mi situacin. Quecuando sea viejo tenga muchos hijos y mis hijos tengan todos algunosconocimientos porque todos hayan ido a la escuela, y que haya habido algnprogreso Que haya criado unos hijosque me den su apoyo. Que hayanaprendido y se hayan educado para que puedan trabajar.

    Ranotenie, mujer, 46 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/index.htm

  • Como ocurre con la educacin superior, en las zonas rurales hay menos oportunidadesde acceder a programas de formacin tcnica y profesional. La primera prioridad es, portanto, aumentar su disponibilidad y accesibilidad para la juventud rural. Adems, losprogramas e instituciones existentes se enfrentan al desafo de cmo ofrecer una educacinacorde con las necesidades de los nios y jvenes del medio rural y cmo responder a lasnecesidades de los mercados rurales agrcolas y no agrcolas. Para ello es necesariotransformar la escala, el alcance y la orientacin de los programas. Han surgido nuevasideas y nuevas prcticas en el mbito de la formacin durante los ltimos aos, con latransicin de enfoques basados en el aula a enfoques globales, que combinan la formacinen el lugar de trabajo y en el aula con servicios complementarios pensados para ayudar a losestudiantes a acceder al empleo; estos enfoques han dado buenos resultados en lo que serefiere a la empleabilidad.320 Es necesario apoyar mucho ms estos planteamientos yampliar su alcance a las zonas rurales y a los nios y los jvenes que viven en ellas.

    Ha habido algunas dificultades para ampliar la formacin tcnica y profesional en lospases en desarrollo. En muchos de ellos, las responsabilidades del desarrollo de laformacin profesional estn fragmentadas desde el punto de vista institucional, y esteproblema se refleja en la separacin permanente de la profesin educativa y la investigaciny formulacin de polticas orientadas a la pobreza. Los responsables de las polticas noadoptan un enfoque integral de la educacin y la capacitacin de la poblacin rural, y amenudo se muestran escpticos sobre la validez de la formacin tcnica y profesional y sucosto, que puede ser mucho mayor que el de la educacin secundaria general. Otro de losproblemas ha sido el debate planteado sobre las funciones de los sectores pblico y privadoen la tarea de impartir y financiar la formacin tcnica yprofesional; muchos expertos, organismos de ayuda yresponsables de las polticas asumen que lo mejor es quese deje en manos del lugar de trabajo. Otra cuestin es lade cmo se equilibra mejor la oferta de competencias conla demanda del mercado de trabajo.321 Como demuestrael ejemplo de Ghana en el recuadro 23, con frecuenciase ha prestado ms atencin a la capacitacin para elsector formal que para el sector informal. Adems,muchos gobiernos y ciudadanos consideran que laformacin tcnica es una educacin de segunda clase encomparacin con la educacin ms acadmica.322 Enfrica (y cabe pensar que en todas partes), los gobiernosno saben con seguridad si para fomentar el desarrollo y lareduccin de la pobreza es mejor invertir en la educacingeneral o en la formacin tcnica y profesional.323

    Tambin los organismos internacionales de ayudahan prestado poca atencin a la formacin tcnica yprofesional. La modificacin de las polticas deinstituciones como el Banco Mundial, que en el deceniode 1990 redujo la inversin en ese apartado educativopara invertir grandes cantidades en la educacinprimaria, tambin ha alimentado el escepticismo en los

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 197

    Este es precisamente el problema

    de ser analfabeto. No tienes forma

    de adquirir conocimientos.

    Qu posibilidades hay fuera de aqu?

    No lo s. Todo lo que s hacer es

    cultivar Hara algo mejor si tuviera la

    oportunidad, pero no se me ocurre

    cmo poder llegar a tener la posibilidad

    de hacer algo diferente.

    Abibatou Goudiaby, mujer, 21 aos, Senegal

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/abibatou.htm

  • pases en desarrollo sobre la inversin en la formacin tcnica y profesional.324

    La Organizacin Internacional del Trabajo ha sealado que las estrategias internacionalesorientadas a reducir la pobreza ignoran en muchos casos la necesidad de promover laformacin.325 En efecto, segn un informe elaborado por la Organizacin de las NacionesUnidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y por la FAO326, la educaciny la formacin figuran entre las intervenciones de desarrollo rural ms descuidadas por losgobiernos nacionales y los donantes.

    No existen soluciones rpidas para la situacin actual de la formacin tcnica yprofesional que se imparte a la poblacin de las zonas rurales. Sin embargo, el Informe

    Informe sobre la pobreza rural 2011198

    En Ghana, la economa informal da empleo a casi el90% de la fuerza de trabajo. Por eso, una educaciny unos programas de formacin adecuados yorientados a la economa informal son esencialespara que la juventud (tanto rural como urbana)encuentre buenas oportunidades de empleo. Noobstante, aunque la formacin tcnica y profesionalha preocupado al Gobierno en los ltimos aos, seha focalizado en el sector formal ms que en elsector informal y pese a los numerosos programasque han puesto en marcha el sector pblico, lasONG y el sector privado, la capacitacin informal en el empleo es el principal mecanismo mediante elcual la juventud pobre rural y urbana desarrolla susaptitudes para la vida laboral.

    En la economa informal hay tres formas decapacitacin de esa naturaleza: el aprendizajetradicional en los sectores de servicios ymanufacturero, la capacitacin informal relacionadacon el comercio en actividades minoristas, y lacapacitacin informal relacionada con la agricultura.Las tres presentan varias ventajas sobre losprogramas formales de formacin. Guardan unarelacin directa con el mundo del trabajo; permiten alos jvenes adquirir competencias prcticas basadasen el trabajo, tienen un costo reducido y seautofinancian (mediante distintos arreglos entrealumnos y docentes o a travs de mecanismosfamiliares), y enriquecen el capital social y facilitan elestablecimiento de redes de empresas informales.Los costos y oportunidades de entrada suelen serms favorables para la poblacin pobre y lapoblacin rural que en los programas formales,especialmente para los que no han accedido a unaeducacin formal. Por otro lado, es cierto que estos

    enfoques tienden a perpetuar prcticas y tecnologastradicionales, fomentando la repeticin ms que lainnovacin y la experimentacin. Adems, lacapacitacin no siempre la imparten personas conuna buena preparacin didctica y las competenciasque se ensean a los alumnos pueden ser limitadas(incluyendo, en el caso de las nias, actividadesfemeninas tradicionales), debido al contexto y a la finalidad especfica para la que se imparte lacapacitacin. Los alumnos corren tambin el riesgode ser explotados como mano de obra barata.

    Si se pretende que la formacin en la economainformal cumpla una funcin ms eficaz comotrampoln para que la juventud y la poblacin adultadel medio rural pueda salir de la pobreza, hay quedar mayor apoyo a los mecanismos informales decapacitacin, procurando superar sus limitacionessin que se desaprovechen sus ventajas especficas.Tambin hay que dar el respaldo necesario a laeconoma informal en la que se desarrolla laactividad de formacin para que aquellos querefuercen sus competencias tengan a su alcancebuenas oportunidades de empleo y de participacinen la actividad empresarial. Para que sea adecuada,la estrategia de formacin tiene que reconocer lasmltiples vas (formales e informales) a travs de lascuales la juventud rural adquiere sus aptitudes comotrabajadores y empresarios en la economa informal,y aprovechar las ventajas especficas de cada una de ellas en lugar de pretender una formalizacinpredominante. Adems, tiene que reconocer laimportancia del pluralismo profesional en los mediosrurales de subsistencia y tratar de promover laflexibilidad y la amplitud de miras en los sistemasactuales de formacin, formales e informales.

    Fuente: Palmer (2007).

    RECUADRO 23 La importancia de la capacitacin informal para la economa rural:el caso de Ghana

  • de Seguimiento de la Educacin para Todos en el Mundo 2010, preparado por laUNESCO327, identifica cuatro aspectos fundamentales que se deben mejorar. En primerlugar, la formacin debe ser ms pertinente para las necesidades del mercado y lasexigencias de los empleadores, incluso los del sector informal; por ello, es esencial suparticipacin. En segundo trmino, es fundamental elevar la calidad de la enseanzatcnica y profesional para que deje de estarestigmatizada. Adems, tiene que ofrecer unascompetencias que tengan una base amplia y seanpertinentes para el empleo, y no slo un conjunto deaptitudes tcnicas. En tercer lugar, es preciso reforzarconsiderablemente la educacin bsica con el fin de quelos nios pobres tengan ms incentivos para noabandonar la enseanza y ms oportunidades decompletarla en una escuela secundaria o tcnica. Unamplio conocimiento de las destrezas de lectura,escritura y aritmtica bsicas y una educacin de baseamplia han sido la clave del xito de la formacintcnica y profesional en Asia Oriental. (China, enparticular, acumula dos tercios de los alumnos que estncursando la enseanza tcnica y profesional en lospases en desarrollo, gracias a la importante mejora de lacalidad de su educacin bsica.) En cuarto lugar, esnecesario ampliar las oportunidades de recibir formacin tcnica y profesional, porejemplo, mediante programas de segunda oportunidad para los jvenes que hanquedado excluidos de los sistemas educativos. En la actualidad, la formacin tcnica yprofesional est an ms sesgada que la educacin secundaria general contra las nias y los pobres: apenas hay programas de este tipo, especialmente en los centros de buena reputacin, y a menudo en el acceso a la enseanza tienen preferencia los gruposms acomodados.

    Entre tanto, el sector privado y las ONG han tomado el testigo. En muchos pases haaumentado la participacin del sector privado en las actividades de formacin tcnica yprofesional.328 Entre los programas destacados cabe mencionar el Servicio Nacional deAprendizaje Industrial (SENAI) de Brasil su programa de aprendizaje rural, el ServicioNacional de Aprendizaje Rural (SENAR), que gestionan empresarios agrcolas y en cuyaJunta Directiva hay miembros de cooperativas agrcolas. Comprende programas depromocin social en los que se da preferencia a las mujeres.329 En cierta medida, las ONGtambin pueden ayudar a cubrir el dficit pblico existente en la capacitacin rural. Si bienla informacin est dispersa, es sabido que en las actividades de capacitacin en las zonasrurales las ONG abarcan un gran nmero de temas y utilizan muy diversos enfoques,desde el aprendizaje experimental a la enseanza formal, y desde el desarrollo de lacomprensin general y la capacidad de anlisis y de solucin de problemas hasta elaprendizaje de competencias muy especficas y prcticas. Se trata en muchos casos deactividades en pequea escala que tal vez no sean sostenibles ni fciles de repetir. Sin embargo, muchas de ellas son innovadoras y pueden aportar enseanzas importantespara la formulacin de las polticas nacionales.

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 199

    Estoy dando educacin a mis hijospara que no tengan una vida como la ma, su padre, que no sabe leer. Deben irse, pues, fuera de aqu y loconseguirn; tendrn una profesingracias a la escolarizacin. Puedenemigrar para trabajar pero no seperdern porque saben leer y servirsede ello para sostenerse en el lugar alque emigren. Si se pueden sostener,tambin apoyarn a sus padres a travs de la educacin.

    Tovoke, hombre, 44 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htm

  • El eslabn intermedio perdido: apoyar a las pequeas empresasFomentar las capacidades de la poblacin rural pobre mediante la educacin y lacapacitacin no servir de nada si no va acompaado de mayores oportunidades en laeconoma rural, tanto en la agricultura como en el sector no agrcola. Probablemente, lasmicroempresas y las pequeas y medianas empresas jugarn un papel importante paracrear esas oportunidades. Por ello, es crucial estimular y apoyar su creacin.

    Actualmente no se crean pequeas empresas rurales en nmero suficiente y tampoco haysuficientes empresas que puedan superar el nivel de las estructuras familiares relativamenteinformales para convertirse en organizaciones de carcter ms formal, que creen empleopara otras personas adems de las que forman el ncleo familiar. Es prioritario, pues, alentary ayudar a ms personas del medio rural a crear empresas. Concursos para empresas enzonas geogrficas especficas puede ofrecer a los vencedores capacitacin, preparacinindividual, asesoramiento, y contactos con financiadores y proveedores de servicios de

    desarrollo empresarial. Las grandes empresas tambinpueden impulsar el crecimiento de pequeas y medianasempresas rurales que puedan contratar con ellos.330

    Superar el nivel de la microempresa suele ser ms fcilpara los empresarios instruidos que no se arredran sitienen que contratar a gerentes profesionales y recurrir alos servicios de especialistas para que les ayuden agestionar los riesgos. Pero hay tambin muchos aspectosdel entorno empresarial que pueden frenar el aumento deltamao de la empresa, en particular la fiscalidad y lareglamentacin. Los hombres y mujeres empresariosmenos instruidos se muestran en ocasiones menosdispuestos a afrontar esas cuestiones y prefieren continuarpor debajo del umbral tributario o reglamentario. Lasmedidas de proteccin social pueden contribuir a

    estimular la demanda de los segmentos ms pobres de la sociedad y proteger a los pequeosempresarios y a los trabajadores cuando las inversiones no dan el rendimiento previsto.

    Para gestionar el riesgo y reducir los costos de transaccin tambin es fundamental lainfraestructura, es decir, los servicios necesarios para que funcionen los talleres, fbricas yoficinas, y los mecanismos y sistemas que permiten la comunicacin y el trasporte deproductos. Es importante tambin el abastecimiento de energa para los sistemasdescentralizados de produccin elctrica, que pueden prestar servicios esenciales a laspequeas empresas y a la economa rural en general, y proporcionar oportunidades demercado a esas empresas como proveedoras de servicios. Un ejemplo interesante es elprograma REED, que est llevando a cabo el Programa de las Naciones Unidas para elMedio Ambiente (PNUMA) con una serie de asociados en el Brasil, China y cinco pasesafricanos. En el marco del programa se hacen inversiones en obligaciones y acciones enpequeas y medianas empresas productoras de energa limpia interesadas en prestarservicios comerciales de abastecimiento de energa a comunidades rurales que an notienen suministro.331 En el recuadro 24 se presentan otros ejemplos.

    Aparte de la infraestructura energtica, tambin es importante para el desarrollo de lasempresas rurales la infraestructura de servicios de desarrollo empresarial, incluida la

    Informe sobre la pobreza rural 2011200

    Creo que el principal problema quetienen mis hijos y otros nios de laaldea es el desempleo. Tenemos amuchos jvenes que terminaron losestudios universitarios y estn todavaociosos en la aldea sin empleo. Esteproblema slo se resolver si elGobierno anima a estos jvenes aestablecer su propia empresa y llevaradelante sus proyectos.

    Ibrahiem Abo Zeid, hombre, 55 aos, Egipto

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htm

  • Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 201

    Muchas zonas rurales no estn conectadas a lasredes nacionales de electricidad; al menos 1500millones de personas no estn conectadas en fricaSubsahariana y en Asia Meridional son dos de cadacinco habitantes.332 Hay un consenso cada vezmayor en que el mercado por s slo no presta losservicios necesarios para extender adecuadamente laelectrificacin a las zonas rurales. Por otro lado, elcosto de extender las redes pblicas centralizadas aesas zonas, especialmente a zonas remotas con unapoblacin dispersa, puede ser difcil de soportar paramuchos gobiernos. En los ltimos aos, muchosgobiernos han comenzado a subvencionar o apoyarde otras maneras la creacin de minirredesdescentralizadas en las zonas rurales. Algunos haninvertido tambin en fuentes de energa renovablespara la electrificacin rural como solucin beneficiosapara todos, a la luz de la preocupacin crecientesobre el cambio climtico. Por ejemplo, el programaLuz para todos, que se est llevando a cabo en elBrasil, benefici a 2,5 millones de hogares rurales ysuministr a la dcima parte de ellos energasrenovables. El programa Electrificacin de lasciudades, que ha puesto en marcha China, hasuministrado electricidad procedente de energasrenovables a un milln de personas del medio rural, yotros pases han seguido caminos parecidos. Hoy enda, China y la India, los dos pases con unapoblacin rural pobre ms numerosa, figuran entrelos seis pases del mundo que ms invierten enenergas renovables. Tambin la electricidadsuministrada por redes descentralizadas es unafuente importante de energa en muchas zonasrurales en los dos pases.

    Los pases han invertido en diferentes energasrenovables, en funcin de cules son las fuentes deenerga cuyo desarrollo es ms rentable en cadacontexto. Por ejemplo, la energa solar se haconvertido en una opcin particularmente atractiva

    para los gobiernos y algunos inversores privados enfrica Occidental. Por su parte, Asia se ha centradoms en la energa hidroelctrica; en China, un terciode este tipo de energa procede de plantaspequeas, y contribuye a la electrificacin deregiones rurales remotas y montaosas. En otroslugares, han sido la energa elica y losbiocombustibles los que han atrado inversiones parala electrificacin rural aplicando enfoquesdescentralizados.

    Los sistemas descentralizados de suministro deenerga pueden tener mltiples efectos positivos enlos hogares rurales pobres y estimular la economarural no agrcola. Por ejemplo, una plataformamultifuncional provista de un motor disel quefunciona con jatrofa, establecida en Burkina Faso,permiti prolongar la jornada laboral para algunasactividades agrcolas (por ejemplo, la molienda decereales y el decorticado de frutos secos) y generposibilidades de realizar actividades no agrcolas,tales como la soldadura y el lavado de vehculos. Lautilizacin de la plataforma permiti tambin que lasmujeres dedicaran menos tiempo a algunasactividades, como el decorticado de frutos secos y larecoleccin de agua, liberando a un mayor nmero denias para que asistieran a la escuela, especialmentedesde la introduccin de una torre de agua quefunciona por medio de la plataforma. Otro estudio delos efectos de las plataformas multifuncionales en Malconstat un ahorro de entre dos y seis horas detrabajo por cada mujer beneficiaria, mayor asistenciade nias de la escuela e ingresos no agrcolasadicionales durante la estacin seca. Tambin en Mal,los datos de una muestra de 12 aldeas (sin grupo decontrol) mostraron que el uso de plataformasmultifuncionales contribuy a un aumento de losingresos per cpita de una media de USD 0,32 al da y propici el incremento de la productividad agrcola, yla disponibilidad y el consumo de alimentos.

    Fuentes: Brew-Hammond y Crole-Rees (2004); Porcaro y Takada (2005); PNUD (2009).

    RECUADRO 24 Electrificacin y energa renovable descentralizadas para la reduccin de la pobreza

    formacin en capacidad empresarial y en gestin. Para reducir los costos de lacontratacin de proveedores de servicios en las pequeas y medianas empresas haysistemas muy experimentados como apoyar a asociaciones de empresas para quesuministren servicios apropiados. Sin embargo, es ms fcil encontrar estos servicios en lasciudades que en las zonas rurales. En muchos casos, ofrecer incentivos a los proveedoresurbanos para que presten sus servicios en las zonas rurales es la forma ms eficaz de

  • conseguir que los empresarios rurales puedan acceder aesos servicios, pero puede haber otras opciones, segn elcontexto local (por ejemplo, el estado de lainfraestructura, el tipo de servicios en los que estnespecializados los proveedores urbanos y la medida enque son adecuados para las empresas rurales).

    En Amrica Latina, el FIDA y PROCASUR (unaorganizacin latinoamericana especializada en eldesarrollo rural) han desarrollado un mecanismoinnovador, las rutas de aprendizaje, para aprovechar lasexperiencias positivas de las microempresas y las

    pequeas empresas en el contexto de proyectos financiados por donantes, y comotrampoln para el desarrollo de mercados locales de asistencia tcnica para las pequeasempresas.333 Las rutas implican la organizacin de intercambios estructurados dehomlogos mediante visitas sobre el terreno a diferentes localidades, durante las cualeslos anfitriones aportan ideas y apoyo tcnico concreto a sus visitantes para ejecutarproyectos empresariales pequeos y colectivos. Aunque facilitada inicialmente ypatrocinada por el donante, la interaccin entre anfitriones y visitantes evolucionagradualmente hacia una relacin comercial entre proveedores de servicios y clientes.Tambin en Amrica Latina, el FIDA ha constatado en el corredor Puno-Cusco del Perque la transferencia de las competencias relacionadas con la financiacin pblica en las

    Informe sobre la pobreza rural 2011202

    No es fcil establecer condiciones institucionales yde infraestructura propicias para el desarrollo de lamicroempresa. En Burkina Faso se vivi en eldecenio de 2000 un contexto normativo yeconmico muy favorable. El Proyecto de Apoyo a la Microempresa Rural (PAMER), financiado por el FIDA, lo aprovech, dirigiendo sus serviciosde desarrollo empresarial a las mujeres, los jvenes,los microempresarios y los agricultores pobres del medio rural necesitados de fuentes alternativasde ingresos.

    En 2006, para asegurar la sostenibilidad de nuevasempresas y estimular el inters del sector privado, seestablecieron en el marco del proyecto cinco centrosde recursos en Garango, Ouargaye y Pouytenga en laregin centro-oriental, y en Orodara y Duna, en laregin occidental. Los centros prestan una serie deservicios, desde apoyo para establecer sistemas decontabilidad y gestionar existencias hasta la ayudapara identificar oportunidades de mercado. En 2008,

    el proyecto haba apoyado o ayudado a la poblacin a crear alrededor de 2 700 microempresas, conresultados satisfactorios por lo que se refiere alaumento de ingresos. Las mujeres representabancerca de dos tercios de los microempresarios queaccedan a los servicios.

    Los principales factores del xito han sido una fuertedemanda de servicios de desarrollo empresarial en laszonas rurales, que los proveedores suburbanos deservicios no podan atender, y la existencia deproveedores de servicios rurales cuya capacidad podafomentarse con relativa facilidad. La sostenibilidad delos centros se ha conseguido aplicando unos derechosnegociados y facilitando el acceso a la poblacinpobre sin conceder subvenciones ni desplazar a lospropietarios de empresas ms desarrolladas, cuyaparticipacin ha contribuido a la viabilidad financiera delos centros. Ante el xito conseguido, se est dandoapoyo a 60 nuevos centros, con financiacin delGobierno y el FIDA.

    Fuentes: FIDA (2007); PNUD (2009).

    RECUADRO 25 Los centros de recursos y el desarrollo de la microempresa rural

    en Burkina Faso

    Me gustara tener una fbrica msgrande para que pudiramos enviar msproductos a otros lugares. Esto mepermitira crear ms empleos para msmujeres y ms familias de proveedores ycontribuir al crecimiento y el desarrollode mi querida aldea Cheto.

    Doris Consuelo Snchez Santilln, mujer, 36 aos, Per

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/index.htm

  • comunidades y particulares locales con el fin de contratar asistencia tcnica para pequeosproyectos empresariales puede estimular la demanda local de servicios para las pequeasempresas, contribuyendo as a fomentar la asistencia tcnica y los mercados financieroslocales.334 En el recuadro 25 se ofrece otro ejemplo de servicios empresariales establecidosen las zonas rurales en el contexto de un proyecto financiado por el FIDA.

    Entre los servicios de desarrollo empresarial, la financiacin es bsica para los pequeosinversores rurales y muchas veces escasea. Los mercados financieros son por lo generalpequeos en las zonas rurales y a menudo los sistemas bancarios formales se resisten ainvertir en las pequeas empresas rurales por los riesgos empresariales que perciben, laausencia de garantas fcilmente comprobables (problema al que se enfrentanespecialmente los jvenes y las mujeres) y la falta de antecedentes en el crdito formal.Cuando se puede disponer de financiacin, por medio de bancos o instituciones demicrofinanciacin, suele ser demasiado costosa para que se pueda solicitar para otrafinalidad que no sea la de atender las necesidades inmediatas. Excepto en el caso de los quese dedican nicamente al comercio, hay un desajuste entrelas necesidades de financiacin de las empresas rurales y lamayora de los productos financieros disponibles en elmercado: los productos microfinancieros para prstamosa medio y largo plazo son todava escasos, aunque el microarrendamiento financiero est cada vez msextendido. La consecuencia es que la inmensa mayorade las empresas rurales contina dependiendoprincipalmente de los ahorros del hogar y de los recursosde amigos y vecinos, tanto para los costos iniciales comopara el capital de explotacin.335

    Potenciar las oportunidades y reducir los riesgosen el empleo asalariadoHay una conciencia cada vez ms clara de que elcrecimiento econmico, que se traduce en reduccin dela pobreza, est asociado con la cantidad y calidad de losempleos creados y con los obstculos que impiden a lospobres acceder a las oportunidades existentes.336 En elmbito de la economa no agrcola, el trabajo asalariadopuede ofrecer oportunidades importantes para que lapoblacin rural pueda escapar de la pobreza en algunoslugares. Sin embargo, los rendimientos del trabajo en la agricultura y otros sectores varansignificativamente segn las regiones, al igual que los salarios que perciben las mujeres ylos hombres en el mismo contexto. Muchos de los empleos a los que puede optar lapoblacin rural pobre son inseguros, requieren una baja cualificacin y ofrecen salariosbajos y perspectivas mnimas de promocin. En su inmensa mayora se encuentran en elsector informal, que se beneficia de muy poca o ninguna proteccin de la legislacin einspecciones laborales y de proteccin social, excepto cuando se han establecido sistemasque no estn vinculados con el empleo. Muchos de los trabajos ms precarios se hanfeminizado. Las mujeres representan del 60% al 80% de los trabajadores de las empresas

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 203

    Las mujeres del medio rural, si hacemosalgo, qu deberamos hacer? Para todo se necesita una inversin, pero notenemos el dinero. Consideremos, porejemplo, nuestra ropa confeccionada en casa Nuestros productos sontodava bastos. Podemos confeccionarproductos muy refinados utilizandoalgodn para hilarlo nosotras mismas.Dnde podemos conseguir los fondos necesarios para comenzar? No conocemos el mercado, tenemos queprobarlo. Estamos realmente interesadasen fabricar esta ropa, pero necesitamoslos fondos iniciales, personas quediseen buenos productos y personasque tengan conocimientos decomercializacin y promocin.

    Li Guimin, mujer, 50 aos, China

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htm

  • de horticultura, en las que se concentran en los puestos poco cualificados, y raramentereciben la capacitacin que les permitira llegar a desempear otros puestos de trabajocualificados. El trabajo es estacional y la jornada laboral suele ser muy larga.Frecuentemente, la remuneracin de la mujer llega a ser incluso la mitad de la que percibeel hombre, que tiene el monopolio de actividades cualificadas como el manejo de lamaquinaria, la aplicacin de plaguicidas y el mantenimiento del equipo, todos ellostrabajos seguros y que dan opcin a recibir prestaciones sociales. Las mujeres tambintienen una representacin excesiva entre los trabajadores domsticos mal pagados o sinsalario alguno.337

    El empleo informal en segmentos locales de las cadenas agrcolas de valor mundialesofrece numerosas oportunidades de conseguir empleo en actividades no agrcolas enalgunas regiones. Por otra parte, este tipo de empleo no suele redundar en el esperadoempoderamiento econmico de los pobres de las zonas rurales, sino que les introduce enactividades poco seguras, inestables, mal pagadas y a veces peligrosas.338 Hacer cumplir lasnormas laborales puede ser en parte la solucin a este problema, pero hay que buscar unequilibrio apropiado entre imponer las normas lo que disminuye los riesgos para lostrabajadores pero puede suponer un aumento de los costos para los empleadores y ofrecer a los empleadores incentivos que compensen el aumento de los costos, conmedidas como la mejora de las competencias y el desempeo de los trabajadores. A su vez,esto exige en muchos casos formas innovadoras de colaboracin entre los gobiernos, el

    Informe sobre la pobreza rural 2011204

    Mi marido se march de la aldea paratrabajar. Unos das encontraba trabajo yotros no. Ganaba un poco de dinero y coneso subvenamos a las necesidades delhogar Esos eran tiempos difciles.

    Rawela Jan, mujer, 40 aos, Pakistn

    Cuando vamos a trabajar fuera, slotenemos ingresos si trabajamos. Y estnsiempre encima de nosotros paraasegurarse de que trabajamos. Nuestrajornada laboral es de 12 horas. Tambinnos dan el salario que les pareceoportuno y no lo recibimos puntualmente.A veces nos pagan cuando ya ha pasadoun mes. Otras veces 10 15 das despusde que haya terminado el mes. No esposible administrar el hogar de estamanera. Necesitamos dinero todos losmeses para mantener el hogar.

    Muhammad Naveed, hombre, 22 aos, Pakistn

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/rawela.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htm

  • sector privado, las ONG y las organizaciones de la poblacin rural pobre. La imposicinde las normas laborales tiene que hacerse teniendo en cuenta las circunstancias para evitarefectos de exclusin. Por ejemplo, un estudio del impacto en los trabajadores de loscdigos de prcticas laborales de la iniciativa de comercio tico, en diferentes cadenas devalor de Costa Rica, la India, Sudfrica, el Reino Unido y Viet Nam, revel que a lostrabajadores regulares y permanentes (pocos de los cuales eran mujeres) les beneficiaba lamedida, pero que las trabajadoras eventuales y migrantes estaban menos concienciadassobre sus derechos, se encontraban en una posicin de debilidad para reclamarlos y eranvulnerables al abuso y la pobreza.339 Centrar toda la atencin en el cumplimiento de lasnormas laborales como instrumento para reducir los riesgos y mejorar las oportunidadesde empleo de la poblacin rural pobre puede tener tambin externalidades negativas. As, si la imposicin se circunscribe a las zonas urbanas y/o a las grandes empresas, estaspueden responder subcontratando a empresas ms pequeas, sobre todo empresasrurales, que sufrirn posiblemente menos presiones para cumplirlas, y estas, a su vez,contratarn muchos trabajadores informales y eventuales, de manera que el problema sehabr trasladado a empresas menos controladas y a zonas peor conectadas.

    Se han dado casos en los que trabajadores empleados de manera informal hanconseguido proteccin o han negociado buenos contratos que mejoran la calidad de suempleo. El caso de la Asociacin de Trabajadoras por Cuenta Propia en la India es unejemplo muy conocido de xito relativo, que pone de manifiesto la importancia de que lostrabajadores informales se organicen para negociarmejores condiciones de trabajo con los empleadores.Las ONG y otros intermediarios incluidos losdonantes pueden contribuir a fortalecer lascapacidades colectivas, as como a reducir los costos yofrecer incentivos que favorezcan una mejor interaccinentre trabajadores y empleadores. Ambas cosas sonindispensables si se pretende que las oportunidades deempleo sean menos arriesgadas y ms remuneradoraspara la poblacin rural pobre y si hay que reforzar losincentivos para que participe el sector privado.

    A los gobiernos les est reservado un papelimportante para favorecer, o al menos no obstaculizar,la creacin de capacidades colectivas, importantes parareducir las vulnerabilidades de los trabajadoresasalariados pobres (por ejemplo, mediante unalegislacin apropiada de la organizacin del trabajo),mejorando al mismo tiempo el entorno general paraque los empleadores desarrollen sus actividades ygeneren oportunidades de trabajo decente. Pero comoya se ha dicho anteriormente en el presente informe,las capacidades individuales son tan importantescomo las colectivas en el proceso de escapar de lapobreza. La economa rural no agrcola no es unaexcepcin. En el caso de las mujeres del medio rural,

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 205

    Manantane Babay cuenta cmo unhabitante de la aldea, de tirar de unrickshaw pas a comprar algunos y luegoa venderlos o alquilarlos, acumulandopoco a poco ms dinero, que inverta ensu totalidad en la compra de ganado. Lo primero que hizo fue ir a Majunga ycomenzar a tirar de un rickshaw, puestena unas cuantas cabezas de ganadocon su padre, pero no muchas. Por esotiraba del rickshaw y no tena problemasy consegua unos ingresos estables. As, empez a comprar rickshaws hastaque [tena] muchos, y entonces losvendi todos y regres a su pueblo para comprar ganado. Volvi de nuevo y compr un rickshaw para alquilarlo y luego regres a la aldea y comprganado. Progresivamente aument elnmero de vacas, ovejas y cabras de su propiedad.

    Manantane Babay, hombre, 19 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htm

  • por ejemplo, la educacin est asociada en forma positiva con la participacin enempleos de alta productividad, potencia las posibilidades de que las mujeres puedanacceder a los mercados de trabajo formales y a un empleo estable en la agricultura yayuda a acceder al empleo urbano.340 En el caso de los jvenes, la educacin tambin escrucial para acceder a oportunidades de empleo mejores y limitar su vulnerabilidad a losriesgos relacionados con el mercado laboral. Los gobiernos y otros agentes puedencontribuir a perfeccionar el capital humano y las capacidades individuales con objeto deofrecer ms incentivos para que el sector privado genere buenas oportunidades deempleo, porque los empleadores tambin se juegan algo en la disponibilidad de unafuerza de trabajo cuyas competencias se ajusten a la demanda del mercado.

    La migracin, las remesas y la inversinLa migracin se ha convertido en una estrategia de supervivencia generalizada eimportante en casi todas las regiones y en pases tan distintos como Mal, Mxico,Marruecos y Nicaragua, en todos los cuales el 10% de la poblacin vive en el extranjero.341

    En general, lo que impulsa la migracin es la necesidad de gestionar el riesgo mediante ladiversificacin de las estrategias de supervivencia en el hogar, esencialmente cuando lasoportunidades de diversificacin en las zonas cercanas son limitadas. Otro factor quefavorece la migracin es la desigualdad de oportunidades segn los lugares: las tasas demigracin son ms elevadas en las regiones y pases pobres. Sin embargo, la capacidad o

    Informe sobre la pobreza rural 2011206

    Comenzaron con los pollos y losvendieron por un cupn para un trabajo enel norte y ganaron dinero all. Entoncesregresaron y compraron ganado y algunamercanca con el dinero que les qued.Cuando van al mercado, no tienen quealquilar un sarete (carro tirado por bueyes)para transportar sus productos porquetienen el suyo propio. Si compranproductos en el mercado, tambin utilizanel sarete para llevarlos a casa, y susventas no dejan de aumentar.

    Suzanne Tsovalae, mujer, 23 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/suzanne.htm

  • la libertad de migrar no se distribuye de forma aleatoria en una poblacin relativamentepobre. Los que emigran no suelen ser los ms pobres342 y la posibilidad de migrar puededepender de que haya una red de migrantes con los que relacionarse. Migrar tambinpuede tener un costo, por ejemplo, el pago a los contratistas de mano de obra. Puedehaber condicionantes que eviten que las personas migren, tales como discapacidades uobligaciones de cuidar a nios, ancianos o enfermos (tareas que recaen mucho msfrecuentemente en las mujeres).

    La mayor parte de la migracin tiene lugar dentro del mismo pas o se dirige a pasesvecinos (por ejemplo, casi el 50% de los migrantes de Nicaragua van a Costa Rica y dostercios de los de Mal se dirigen a Burkina Faso y a Cte dIvoire)343 y en algunas zonas lamayor parte de las remesas que se envan a las zonas rurales proceden de este tipo demigracin. Adems, prcticamente todas las remesas de los migrantes del mismo pas sedestinan a las zonas rurales, frente a slo una media del 30% al 40% de las remesasinternacionales, aunque hay variaciones importantes entre las regiones. No obstante, lamigracin internacional (fundamentalmente, aunque no slo, a pases desarrollados)puede suponer una contribucin importante para los ingresos de los hogares y para laseconomas rurales, como en algunas partes de Amrica Latina y el Caribe as como en elCercano Oriente y frica del Norte. Aunque pocos hogares rurales pobres de los pasespobres pueden participar en esta modalidad de inmigracin, las redes amplias deparentesco lo pueden hacer posible reuniendo el capital necesario para que los parientesms pobres puedan ir al extranjero. En el Senegal, por ejemplo, esta es la prctica habitual.

    Los migrantes intervienen activamente en la creacin de la nueva sociedad, cada vezms globalizada, vinculando las vidas que llevan en los lugares donde trabajan con lasvidas de su lugar de procedencia a travs de sus remesas, sus ideas y su inversin.344

    La migracin puede servir para mejorar la salud y la educacin y para reducir la pobreza,tanto directamente en los hogares de la poblacin migrante como indirectamente, enla economa local. En Amrica Latina, la migracin est promoviendo lazos cada vez msfuertes entre las comunidades ms ricas (receptoras de migrantes) y las marginales(emisoras de migrantes). En otras regiones, sobre todo en frica Subsahariana, las remesasson esenciales para la seguridad alimentaria en muchos hogares rurales pobres y lesayudan a hacer frente a adversidades como la disminucin de los rendimientos agrcolas ylos riesgos inherentes a la agricultura. Para algunos hogares, las remesas son la nicafuente de ingresos. Algunos estudios han constatado que en Asia Meridional ySudoriental, cada migrante crea en promedio tres empleos (en la agricultura o en otrasactividades) en su lugar de procedencia gracias a las remesas. Adems, en Mxico, lasremesas tienen efectos secundarios en los ingresos que favorecen a la poblacin pobre,tanto de la economa rural como de otros sectores.

    Dada la importancia de las remesas para la poblacin rural, este es un aspectoimportante para que los gobiernos hagan mayores esfuerzos en colaboracin con otrosagentes (instituciones de microfinanciacin, otras instituciones financieras y proveedoresde tecnologa relacionada con la banca y la comunicacin). Se necesitan iniciativas parareducir los costos y los riesgos de la transferencia de remesas a las zonas rurales pobres ypara aprovechar los beneficios que comportan a travs de unos servicios financierosmejorados (incluidos el ahorro y los seguros). Aunque en los ltimos aos se han hechoalgunas innovaciones en este campo (recuadro 26), sigue siendo muy necesario invertir en

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 207

  • soluciones tecnolgicas ms eficaces y eficientes para reducir los costos de transferencia yvincular las remesas con servicios financieros eficaces y con oportunidades rentables deinversin. Todo ello tendr que complementarse con modificaciones de la legislacin paraque las instituciones no bancarias (como las cooperativas de crdito y las instituciones demicrofinanciacin) puedan pagar las remesas.

    El impacto de las remesas en la agricultura es desigual y depende en buena medida delcontexto. En algunos casos, la migracin que protagonizan los hombres en la mayorparte de las regiones y las remesas promueven la inversin en la produccin agrcola. Enotros pases ocurre lo contrario, pues la migracin redunda en una disminucin inmediatade la disponibilidad de mano de obra (principalmente masculina), que no es posiblecompensar a corto plazo. En ocasiones, las remesas se utilizan para contratar mano de obraen las explotaciones, pero en general cabe decir que aceleran el abandono de la agriculturao promueven modalidades de agricultura subordinadas a las actividades no agrcolas.

    Los costos sociales pueden ser elevados, pues las familias se dividen cuando sonsolamente algunas personas las que migran, circunstancia habitual. Asimismo, cuandomigran los hombres (que es lo ms frecuente) y las remesas son escasas, la pobreza puedeser mayor en el lugar de origen, lo que se puede traducir en escasez de alimentos yaumento del trabajo infantil. En trminos ms generales, y como se ha sealado, lamigracin puede provocar escasez de mano de obra, por ejemplo en las granjas familiares,con consecuencias negativas en los ingresos y la seguridad alimentaria. La migracin de la

    Informe sobre la pobreza rural 2011208

    El Fondo de financiacin para remesas (FFR) es un fondo de varios donantes, dotado con USD 18 millones, que alberga el FIDA y que funcionadesde 2006 para potenciar el impacto de los flujos deremesas destinadas a los pases en desarrollo. El FFR cofinancia proyectos con los sectores pblicoy privado y con organizaciones de la sociedad civil.Su prioridad es promover innovaciones quecontribuyan a reducir el costo de las transferencias de remesas, mejorar los vnculos entre las remesas y los servicios financieros en las zonas rurales y crear oportunidades de maximizar el impacto de lasremesas en el desarrollo en beneficio de los hogaresy comunidades rurales.

    A comienzos de 2010, la cartera del FFR comprenda40 proyectos innovadores en 38 pases cuya finalidadconsista en: i) promover el acceso a las remesas enlas zonas rurales; ii) vincular las remesas con losservicios y productos financieros rurales, y iii) ofreceroportunidades innovadoras y productivas de inversinrural a los migrantes y organizaciones comunitarias. EnHait, por ejemplo, el FFR presta apoyo a la institucin

    de microfinanciacin Fonkoze para introducir unaplataforma de tecnologa de la informacin con el fin deofrecer servicios financieros para la recepcin deremesas, as como cuentas de ahorro, a los hogaresde las zonas rurales aisladas. En frica Occidental, elFFR colabora con redes postales regionales paraayudar a los servicios de correos rurales que suelenestar bien distribuidos en las zonas rurales a ampliarlos servicios de envo de remesas a los hogares ruralespobres. En Nepal, el Fondo respalda al Centro deMicrofinanciacin para promover el ahorro y lainversin entre los migrantes, impartiendo capacitacina las instituciones comunitarias para diversificar losservicios de gestin de la remesas y para sensibilizar alas familias de los migrantes sobre el acceso a unadiversidad de servicios a travs de las instituciones demicrofinanciacin. Los proyectos del FFR tambinpromueven la integracin y la utilizacin de nuevastecnologas, como las transferencias de dinero y losservicios bancarios a travs del telfono mvil, quebenefician a los hogares de las zonas rurales quereciben remesas.

    Fuente: FIDA (2010c).

    RECUADRO 26 El Fondo de financiacin para remesas

  • Ciertamente, ir al extranjerome habra permitido conseguirlos recursos financierosnecesarios para construir unacasa mejor y comprar algunosaparatos elctricos y muebles[Pero] no quera dejar slos a mifamilia y a mis hijos. Preferpermanecer con mi familia enlugar de viajar detrs del dinero.Conozco a muchos hombres quefueron al extranjero a trabajar ehicieron mucho dinero, perocuando regresaron a la aldea seencontraron con que sus hijoseran drogadictos o habandejado de ir a la escuela. Yo noquera que eso nos pasara ni am ni a mis hijos.

    Ibrahiem Abo Zeid, hombre, 55 aos, Egipto

    Nuestra aldea es nuestraPorque es la tierra de nuestrosantepasados. No podemosabandonarla. No importa dndetrabaje una persona, siempreregresa a la aldea. Nuestra

    felicidad y nuestras penaspertenecen a esta aldea.Nuestros parientes viven aqu ypor eso no podemos abandonareste lugar. Tenemos nuestrapropia tierra y esa es la raznpor la que vivimos aqu y nopodemos ir a otro lugar.

    Muhammad Naveed, hombre, 22 aos, Pakistn

    Uno no tiene parientes fuera deaqu. Si muriera en un lugarlejano, no habra nadie paratraer mi cuerpo aqu, a mi tierrachica. No hay parientes all siuno tiene problemas, no haynadie que te pueda salvar enesa tierra en la que no tienesfamilia. Pero aqu, si me muero,mis vecinos no dejarn que micuerpo se pudra, sino que loenterrarn. Y no hay nadie que,habiendo visto que no hascomido durante dos o tres das,no te diga, Aqu tienes un pocode agua caliente, bbetela y yallegar el da de maana Pero

    en la tierra extraa no hay

    nadie que haga eso por ti.

    Si sobrevives, se lo debes

    nicamente a tu propia energa.

    Tovoke, hombre, 44 aos, Madagascar

    Los hombres se han marchado

    a trabajar fuera de la aldea.

    Las mujeres son aqu la

    principal fuerza de trabajo.

    Los hombres han partido para

    ganar dinero Van a buscar

    algn trabajo. Slo pueden

    ganar algn dinero trabajando

    de forma espordica. Los que

    gozan de buena salud pueden

    encontrar trabajo, pero aquellos

    cuya salud no es buena no

    hacen ms que ir de un lado a

    otro y hacen lo que pueden. No

    tienen muchas posibilidades de

    pensar en su futuro.

    Li Guimin, mujer, 50 aos, China

    mano de obra infantil puede ser muy perjudicial y contribuir a la transmisinintergeneracional de la pobreza. Sin embargo, en algunos casos puede servir para mejorarlas oportunidades en materia educativa gracias al aumento de los ingresos del hogar. As ha ocurrido en algunas zonas de Asia con la migracin estacional de elementos jvenesde la sociedad.345 Los migrantes pueden ser tambin objeto de abusos y acoso en suslugares de acogida y a menudo son vctimas de prejuicios y discriminacin.

    La migracin circular (o temporal), dentro del mismo pas o a un pas vecino, resultaespecialmente accesible para la poblacin rural pobre y es con frecuencia el tipo demigracin que impulsa el crecimiento econmico local. En China, la migracin interna sobre todo de trabajadores rurales jvenes y poco cualificados hacia ciudades industrialescosteras que elaboran productos para la exportacin ha sido un factor importante en elfuerte crecimiento econmico de los dos ltimos decenios. La migracin interna en el pasha aumentado espectacularmente en este perodo de tiempo, pero ha sido en gran medidade naturaleza circular, habida cuenta de los fuertes vnculos que mantienen los migrantesrurales con sus familias y de las desigualdades respecto de los derechos de ciudadana entrelos migrantes rurales y las poblaciones urbanas.346 En Asia Meridional, los migrantes poco

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 209

    Los costos de la migracin

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/tovoke.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/china/li.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/egypt/ibrahiem.htm

  • cualificados son el elemento predominante en las corrientes estacionales de trabajadoresprocedentes mayoritariamente de zonas pobres dependientes de una agricultura atrasadaque se dirigen a centros cada vez ms urbanizados, zonas industriales y zonas costeras. Laszonas agrcolas con una productividad muy elevada siguen siendo destinos importantes,pero un mayor nmero de migrantes optan por empleos no agrcolas porque reportanmayores ingresos. A diferencia de lo que ocurre en Asia Oriental y Sudoriental, las personascon un nivel educativo limitado dominan los flujos estacionales de trabajadores que seemplean en su mayor parte en el sector informal. En frica Subsahariana hay en muchospases tasas elevadas de migracin interna desde hace mucho tiempo, y la migracinregional procede de pases con oportunidades de empleo limitadas, especialmente en elSahel. Incluso en Oriente Medio y frica del Norte, los movimientos internos sonfrecuentemente ms importantes que las corrientes internacionales.

    Hay experiencias de programas de apoyo a los migrantes en los que pueden basarselos responsables de las polticas para disear iniciativas que hagan posible que lamigracin (particularmente la migracin interna) resulte ms beneficiosa para lapoblacin rural pobre, as como para reducir los riesgos que comporta. Las iniciativas deapoyo a los migrantes han consistido siempre en facilitarles informacin y apoyoprctico de otra ndole. Por ejemplo, la ONG Tenaganita de Malasia lleva a caboactividades de investigacin y promocin y acta para prevenir, solucionar y abordar losabusos de los migrantes y refugiados. En la India, el Programa de apoyo a los trabajadoresmigrantes financiado por el Ministerio Britnico para el Desarrollo Internacional (DFID)proporciona informacin sobre salarios, derechos y disponibilidad de trabajo a losmigrantes procedentes de zonas pobres de la regin occidental de la India. La OficinaAajeevika y la Fundacin Disha han puesto en marcha proyectos de apoyo a los migrantesque ofrecen capacitacin para aumentar las competencias en Rajasthan y prestan ayudapara acceder a los programas pblicos en Maharashtra; ambas han conseguido plantearel perfil y los problemas de los trabajadores migrantes en los debates polticos que tienenlugar en los estados y a nivel nacional. Otras iniciativas han tratado de conseguir elrespaldo de los responsables de las polticas y de organismos pertinentes para prestarmayor apoyo a los migrantes: el proyecto CP-TING, que ejecutan la OrganizacinInternacional del Trabajo y el Gobierno de China, tiene como finalidad aumentar lacapacidad de los organismos pblicos y de los responsables de las polticas, con el fin deque presten ms apoyo a las nias y las mujeres jvenes migrantes, reduciendo suvulnerabilidad a la trata de mujeres.347 Algunas ONG indias, como Prayas en Rajasthan,consideran que sindicar a los trabajadores migrantes puede ayudarles a materializar susderechos e impedir que sean explotados. Prayas ha creado un sindicato de trabajadoresresponsables de la polinizacin del algodn, uno de cuyos principales objetivos esregular la oferta de mano de obra para mantener el poder de negociacin de losmigrantes. Ha incorporado a ms de 1500 agentes de contratacin y ha preparado unacarta de peticiones. En 2007, la ONG estableci puntos de control en todos los pasosfronterizos existentes entre Gujarat y Rajasthan para vigilar el movimiento de la mano deobra infantil. Como resultado de estos esfuerzos, los empleadores han ofrecido unasubida parcial de los salarios y prosiguen las negociaciones.

    Estos ejemplos demuestran que es mucho lo que puede hacerse para apoyar a losmigrantes, con beneficios para ellos y sus hogares. Los gobiernos son quienes estn en

    Informe sobre la pobreza rural 2011210

  • mejor posicin para apoyarles en sus propios pases cuando la migracin tiene lugardesde zonas ms pobres a otras menos pobres en el mismo pas o, en algunos casos, enpases vecinos. Pueden velar por que los migrantes tengan acceso a los servicios, incluso ala informacin sobre sus derechos y sobre las oportunidades de trabajo existentes, y porque puedan exigir los mismos derechos y prestaciones que los no migrantes. Asimismo,pueden facilitar, o al menos no obstaculizar, la organizacin de los trabajadores migrantesy vigilar atentamente y castigar el trfico de trabajadores.

    Mensajes esenciales de este captulo

    Primero, hay un sinfn de pruebas de que la economa rural no agrcola es importante paragestionar mejor el riesgo y las oportunidades de escapar de la pobreza. Muchas personas delmedio rural se dedican a la economa no agrcola, cuya importancia es cada vez mayor.Este sector ser especialmente importante como fuente de oportunidades para lajuventud rural de hoy. Sin embargo, los responsables de las polticas lo han descuidadoa menudo debido al sesgo favorable a las zonas urbanas, a la fragmentacininstitucional y a la debilidad de la voz de los trabajadores y los pequeos empresariosrurales. Aunque todos estos factores siguen siendo un obstculo para que se d msimportancia a la elaboracin de programas detallados sobre la economa rural noagrcola, es posible abordarlos. Por ejemplo, el sesgo favorable a las zonas urbanaspuede utilizarse ampliando a los ncleos urbanos pequeos y sus zonas de influencia elalcance de servicios urbanos como los servicios de desarrollo empresarial. Lafragmentacin institucional se puede gestionar estableciendo organismos especficosque se ocupen de la economa rural no agrcola. Por ltimo, se pueden fomentar lascapacidades colectivas de los trabajadores y pequeos empresarios rurales a travs depolticas e instituciones que respalden o faciliten su organizacin y el acceso a losservicios, y promoviendo normas para un trabajo decente. En resumen, abordar el descuidode la economa rural no agrcola en muchos pases es fundamental y factible, y est al alcancede los responsables de las polticas.

    Segundo, aunque la agricultura sigue siendo un motor esencial del desarrollo de la economano agrcola en muchos contextos, actualmente hay otros motores importantes que pueden propiciarel florecimiento del sector incluso al mismo tiempo que lo hace la agricultura. El primermotor es la urbanizacin, y ms concretamente la urbanizacin dispersa, que promueve elcrecimiento de centros pequeos o medianos con una menor concentracin geogrficaque en el pasado. La integracin creciente de las economas rural y urbana en muchasregiones es trascendental tanto para la economa rural no agrcola como para elcrecimiento impulsado por la agricultura. El segundo motor es la liberalizacin yglobalizacin, que hacen posible que algunas cadenas de valor no agrcolas integren laszonas rurales de los pases en desarrollo o creen oportunidades de empleo y serviciosauxiliares en torno a esas cadenas en las zonas rurales. El tercero lo constituyen lossistemas mejorados de comunicacin e informacin; un factor especialmente destacado esla difusin de la infraestructura y la cobertura del telfono mvil en las zonas rurales detodo el mundo. En cuarto lugar, una mayor inversin en sistemas energticosdescentralizados y basados en fuentes renovables es un motor importante de la economa

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 211

  • rural no agrcola. Las oportunidades de desarrollo de la economa rural no agrcola presentangrandes variaciones segn los pases y los territorios dentro de cada pas. Los distintos motores secombinan de formas diferentes en diferentes contextos, pero en general constituyen un nuevoentorno en el que es posible conceder una atencin renovada a la economa rural no agrcolaidentificando y aprovechando los motores locales, y comprendiendo las oportunidades y los riesgosque se le presentan a la poblacin rural pobre.

    Tercero, para utilizar los nuevos motores es necesario mejorar el entorno de la economa ruralno agrcola y, por tanto, aumentar los incentivos y reducir los riesgos para los agentes implicados.Esto comporta, en parte, mejorar el entorno global de las zonas rurales a travs de unainfraestructura y unos servicios de mayor calidad (por ejemplo, para la energa y eltransporte) y de un sistema mejor de gobernanza. Comporta tambin abordar aspectosambientales que afectan particularmente a los agentes de la economa rural no agrcola. Aeste respecto es esencial mejorar el clima empresarial para promover la inversin privadaa todos los niveles. Tambin lo es suministrar servicios financieros y de desarrolloempresarial acordes con las necesidades de los pequeos empresarios. Para las empresas,es indispensable que tengan la posibilidad de disponer de una fuerza de trabajo que posealas competencias idneas. Para los trabajadores de la economa no agrcola, un entornomejorado es aquel en el que pueden encontrar buenas oportunidades de empleo, en elque se reconocen sus derechos y su capacidad de organizarse y en el que se hacen esfuerzospara abordar el problema del predominio de empleos mal pagados, inseguros y noregulados (que ocupan especialmente las mujeres) en el sector informal. Los migrantesdesean un entorno en el que se reconozcan sus derechos, se apoye la posibilidad deorganizarse y se mejoren los mecanismos pertinentes para que puedan enviar remesas dedinero a sus hogares fcilmente y con un costo reducido. Indudablemente, crear un entornomejorado para la economa rural no agrcola exige los esfuerzos de muchos agentes diferentes. Lasfunciones de los responsables del Gobierno son fundamentales, pero en muchos casos consisten enfacilitar, catalizar e intermediar en iniciativas adoptadas por otros agentes, por ejemplo, por lasempresas o por las organizaciones de los trabajadores rurales.

    Cuarto, fortalecer las capacidades de los agentes implicados en la economa rural no agrcolaes tan importante como mejorar su entorno. En este orden de cosas, la educacin y lascompetencias son particularmente importantes porque permiten a los jvenes y losadultos rurales acceder a buenas oportunidades de empleo y aumentar su capacidad paraponer en marcha y gestionar sus propias empresas. En muchos pases, hay que hacergrandes mejoras en la forma y la calidad de la educacin accesible para los nios, losjvenes y los adultos del medio rural. Se ha de mejorar especialmente la formacintcnica y profesional, que debe adaptarse mejor a las necesidades de la poblacin rural(tanto de quienes quieren permanecer en sus lugares de origen como de los quepretenden emigrar) y a las necesidades de las economas rural y urbana en proceso detransformacin. Reformar y ampliar la formacin tcnica y profesional exige forjarcoaliciones en el seno de los gobiernos y con el sector privado y las ONG. Para lasempresas privadas puede ser muy beneficioso potenciar su participacin en losprogramas de formacin tcnica y profesional para asegurar una mayor sintona entre lademanda de los mercados de trabajo y las competencias de la poblacin rural. Para lasempresas (para los hombres y mujeres y para los microempresarios), mejorar el acceso aservicios de desarrollo empresarial y servicios financieros de mayor calidad es esencial

    Informe sobre la pobreza rural 2011212

  • para fortalecer la capacidad. Para los trabajadores (incluidos los migrantes) es muyimportante perfeccionar la capacidad de organizacin, tanto en el sector formal comoinformal y tanto para las mujeres como para los hombres. Tambin en este caso, fortalecerlas capacidades para la economa rural no agrcola o en su seno no es una tarea que pueda hacerun nico agente. Exige, de hecho, distintas formas, en muchos casos innovadoras, de colaboracinen la que los gobiernos pueden jugar un papel clave, generalmente como facilitadores,catalizadores y mediadores.

    Captulo 6 Las nuevas oportunidades en la economa rural no agrcola 213

  • Regin de Androy, Madagascar: Ranaivo Jean Noelson repara redes con su equipode pesca. Es un pescador que tambin posee una pequea granja. Ranaivo es miembro de unaasociacin que planta rboles nuevos para lucharcontra el grave problema de la invasin de lasdunas de arena en la zona. Un da le gustara crearun grupo para apoyar a los pescadores locales.

  • Captulo 7

    El camino a seguir y cmo recorrerlo

  • Informe sobre la pobreza rural 2011216

    Eliany Portocarrero Novoa tiene 15 aos yprocede de una familia de campesinos de laregin del Amazonas, en el este del Per. De lunes a viernes es alumna interna en unaescuela pblica de enseanza secundaria paraestudiantes especialmente dotados.

    A Eliany le gustara ver crecer el nivel econmicoy de instruccin de su comunidad y le preocupael bajo nivel de la enseanza que se imparte engran parte de las escuelas primarias, donde losnios slo aprenden aritmtica y alfabetizacinbsicas, al igual que la falta de escuelassecundarias. Sin estudios comenta no

    puedes hacer nada En cambio, si estudiaspuedes conseguir un buen trabajo y ganardinero para ayudar a tu familia. Eliany y suscompaeros de clase han creado no hace muchouna biblioteca itinerante para la comunidad local.

    Eliany dice que sus padres se dedican a lasmismas actividades a las que durante aos yaos se dedicaron sus abuelos y antepasadosy cree que su calidad de vida mejorara sidejaran de cultivar la tierra. Aunque afirma que legustara seguir una carrera profesional, porejemplo en el sector de la contabilidad, en el quete sientas delante de una computadora y no

    tienes que padecer el sol abrasador ni la lluviaa cntaros, Eliany est interesada en queprospere la industria de elaboracin de panela(azcar de caa sin refinar) que se cre no hacemucho en su comunidad, con el apoyo de laAsociacin de Productores de Panela.

    Eliany es miembro de una asociacin de jvenesque, entre otras cosas, participa en actividadesde regeneracin ambiental. Nos habla conpasin de la necesidad de tomar medidas deproteccin ambiental y utilizar prcticas agrcolassostenibles: No estamos usando los bosquesde la manera ms adecuada. Todos los das

    talamos rboles y quemamos bosques,

    estamos saqueando la naturaleza Nosotros,

    con nuestras actividades, tenemos la culpa de

    los cambios climticos que estn ocurriendo

    Las estaciones ya no siguen su curso normal,

    y los cultivos se echan a perder En primer

    lugar, deberan darnos charlas de orientacin,

    para que la gente sea consciente del dao que

    estamos causando; luego, deberamos fijar una

    serie de objetivos y ponerlos en prctica. Por

    ejemplo, podramos plantar rboles y reforestar

    [y utilizar] fertilizantes naturales [para] mejorar

    la tierra.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/eliany.htm

  • Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 217

    Ranaivo Jean Noelson tiene 23 aos, es padrede tres hijos y vive en Faux Cap, en Madagascar.Aunque bsicamente se dedica a la pesca,tambin posee y cultiva una pequea parcela. Le gustara tener ms ganado, comprar mstierra y disponer de equipo agrcola en mejorescondiciones: As intentara realizar mis sueos: creo que tendra ganado, unas 20 cabezas Mis proyectos son construir una casa de piedra y tener un sarete (carro debueyes), como otras personas. Comprar otras parcelas unas cinco y una yunta de bueyes para ararlas.

    Ranaivo es miembro de la Asociacin Duna,que se cre recientemente y est afrontando elgrave problema creado por las dunas de arenaque invaden las tierras agrcolas plantandorboles jvenes. Ranaivo est muy interesado en promover la agricultura comunal: Lo que me gustara hacer para mejorar la aldea en la que vivo se basa en el trabajo comunalPodramos comprar tierra para crear una granparcela que podramos trabajar entre todos.Luego, las ganancias obtenidas con lascosechas de ese campo iran a parar a unacuenta en efectivo y podramos usar ese dinerocomo capital inicial para conseguir ms trabajode cara al futuro.

    A Ranaivo no le faltan ideas sobre cmo atenderlas necesidades de su comunidad, y paraalgunas se necesita apoyo externo. Si yo fuera el director, ya que la raketa-mena [unavariedad de chumbera] lo est invadiendotodo, lo primero que propondra es eliminarcompletamente esa planta. Tambin pedira undispensario, porque todos los centros de saludnos quedan lejos Adems, tratara de crear

    una asociacin de pescadores porquepodramos ganar dinero con ella, y me gustaracomprar una canoa. Pediramos una red, gafas de buceo y sedal: eso es lo que pedirapara nuestra asociacin. Una asociacin como esa nos ayudara a mejorar. Si fuera ellder de desarrollo de la comuna de Faux Cap,lo primero que hara sera crear esa asociacin.Luego nos dedicaramos a la tierra En esasdunas de arena.

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/ranaivo.htm

  • Crear oportunidades para la generacin del maana

    Este informe comenzaba poniendo de relieve la paradoja de un mundo donde las zonasrurales de todo el mundo en desarrollo siguen albergando a la gran mayora de la poblacinpobre del planeta a pesar de que la demanda de bienes y servicios relacionados con laagricultura no deja de aumentar y los recursos naturales escasean y aumentan de valor cadavez ms. Asimismo, hemos hecho referencia a la crisis de los alimentos que entre 2006 y2008 azot las zonas urbanas y, en muchos pases, tambin a la poblacin rural pobre, yque represent un amargo recordatorio de la situacin general de marginacin que padecenlos pequeos agricultores en los mercados agrcolas y alimentarios, no slo mundiales, sinotambin en los mercados urbanos de sus propios pases. A raz de la crisis se han adoptadodiversas iniciativas para potenciar la produccin agrcola, estabilizar los mercados dealimentos y reducir la vulnerabilidad de la poblacin pobre a las perturbaciones de losprecios de los alimentos. Y, sin embargo, an hay que encontrar respuestas adecuadas parael desafo de combatir la pobreza rural y, al mismo al tiempo, tratar de alimentar a unapoblacin mundial en crecimiento en un contexto donde los recursos ambientales son cadavez ms escasos y donde el cambio climtico sigue su curso.

    Hemos sostenido que este es un buen momento para afrontar ese desafo. Las condicionesambientales estn cambiando, y ello comporta riesgos mayores para las economas y los

    Informe sobre la pobreza rural 2011218

    Espero poder ver una reginintegrada, con ms empleo.Especialmente las autoridadesque gobiernan nuestra regindeberan trabajar con ahnco,pero ponindose de acuerdocon la sociedad civil, no por su cuenta. S, la verdad es queveo un gran futuro porquetengo la esperanza de que losjvenes que se estn formandosalgan de las universidades con una visin diferente denuestro futuro, con una formanueva de ver nuestra reginBueno, espero que estasociedad cambie y, aunque sque no es nada fcil, no loconsidero imposible. Tenemosque trabajar muy duramentepara conseguirlo.

    Elsa Espinoza Delgado, mujer, 23 aos, Per

    Puedo ver cmo ser dentrode 10 aos: han llegado laslluvias y tenemos nuestrospropios bienes; en el mercadohay todo tipo de semillas, y yodigo: Mira esa semilla, no lahemos probado nunca, vamos aver qu podemos conseguircon ella, y eso hacemos, la guardamos hasta que lleganlas lluvias para plantarlacuando llueva.

    Suzanne Tsovalae, mujer, 23 aos, Madagascar

    Si tuviera dinero, comprara

    una bfala y vendera la leche

    para llevar adelante mi hogar

    Quien tiene un bfala puede

    llevar adelante su hogar sin

    problemas Los jornales que

    ganar con el trabajo diario los

    gastar en la educacin de mis

    hijos. Matricular a mis hijos en

    una buena escuela, [utilizando]

    los ahorros de mi jornal o

    vendiendo una cra de cabra.

    Javed Iqbal, hombre, 25 aos, Pakistn

    Todos nosotros rezamos,

    esperando que la vida de

    nuestros hijos sea mejor que la

    nuestra. Y estoy seguro de que

    as ser. El mundo est

    cambiando y ellos tendrn

    oportunidades mejores de

    ganarse la vida. Quin habra

    dicho que iba a haber una

    Esperanzas y proyectos para el futuro de la juventud rural de hoy

    Empleoalternativo en Ghana

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/video/ghana.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/elsa.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/javed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/suzanne.htm

  • habitantes del medio rural; no obstante, tambin se estn revalorizando los servicios y losbienes que los medios de vida basados en la explotacin de los recursos naturales puedenaportar. El contexto del mercado tambin est cambiando y la urbanizacin procede abuen ritmo, lo que conlleva multitud de nuevas oportunidades para que las mujeres y loshombres pobres del medio rural participen en los mercados, as como nuevos riesgos paraese sector. Hoy da una gran parte de la poblacin rural pobre est integrada por nios yjvenes, y son ellos quienes tendrn que vivir con las repercusiones de lastransformaciones actuales y afrontarlas. Adems, sern las generaciones rurales futurasquienes ms necesidad tendrn de considerar las zonas rurales como lugares donde poderconvertir sus aspiraciones en realidad. Ya hoy una multitud creciente de jvenes se resistena ser agricultores o productores pecuarios y viven en las zonas rurales a regaadientes. Ladegradacin ambiental y el cambio climtico, sumados a la persistente desatencinnormativa de que han sido objeto la agricultura y las zonas rurales, no pueden ms queacentuar ese proceso. Para que esta situacin cambie, hay que actuar inmediatamente ycon decisin, con medidas que aborden los numerosos factores que perpetan la histricamarginacin de las economas rurales, contribuyan a mitigar los factores de riesgo oconstituyan nuevas formas de afrontarlos, y permitan a la poblacin rural pobreaprovechar las nuevas oportunidades de participar en el crecimiento econmico. Gracias aesas medidas las zonas rurales debern pasar de su situacin de estancamiento actual aconvertirse en lugares donde las personas tengan acceso a servicios de calidad y a

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 219

    emisora de radio en esta zona?

    Y en la aldea hasta hay quien

    tiene aparato de televisin.

    Oumar Didhiou, hombre, 22 aos, Senegal

    Si me dejaran hacerme cargo,

    intentara conseguir que

    construyeran una escuela

    media. Las mujeres no pueden

    pasar a secundaria porque en

    nuestra aldea slo hay una

    escuela primaria. A las mujeres

    tampoco se les permite salir de

    la aldea As que intentara que

    construyeran una escuela media

    o superior para nias, de modo

    que no se vayan de la aldea.

    Muhammad Naveed, hombre, 22 aos, Pakistn

    Me gustara marcharme

    porque, como puede verse, la

    gente aqu sufre mucho En mi

    opinin, [mis hermanos que se

    fueron a la ciudad] estn en

    mejores condiciones: viven en

    un buen sitio, tienen trabajo y

    no tienen que matarse

    trabajando para progresar,

    como aqu. Aqu tenemos que

    sufrir mucho para conseguir

    algo y mejorar nuestras

    condiciones de vida.

    Williams Serafin Novoa Lizardo,hombre, 20 aos, Per

    La verdad es que espero que

    mi situacin mejore [en el

    futuro], con algo de ganado, y

    que mi familia est bien de

    salud. Espero que mi situacin

    entonces sea distinta de la

    actual, poder tener bienes

    Quiero decir, unas cuantas

    cabezas de ganado, ovejas,

    cabras y gallinas, muchas

    gallinas. Eso querra decir que

    mi vida ha cambiado. Y as me

    sentira mejor conmigo mismo

    Siempre cre que iba a ser

    diferente; y sigo creyendo que

    todo ir a mejor.

    Manantane Babay, hombre, 19 aos, Madagascar

    http://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/peru/william.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/senegal/oumar.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/pakistan/muhammed.htmhttp://www.ifad.org/rpr2011/testimonials/madagascar/manantane.htm

  • oportunidades de obtener beneficios, y donde la innovacin ocupe un lugar destacadotanto en la produccin y comercializacin agrcola como en las empresas no agrcolas o enla produccin de energa.

    Cmo puede hacerse todo esto realidad? Para empezar, hay que decir que en estecontexto las polticas econmicas y de desarrollo tradicionales son insuficientes: en ellas nose suele prestar demasiada atencin a la agricultura; las inversiones pblicas, los servicios ylas infraestructuras normalmente privilegian las zonas urbanas y el Estado demuestra unadesatencin general por los mercados de alimentos. Algo parecido ocurre con los enfoqueshabituales aplicados en las iniciativas de desarrollo rural, que se caracterizan por un apoyoinsuficiente o inadecuado a los pequeos agricultores, la escasa atencin que les merece laimportancia de la economa rural no agrcola y una cierta desconexin entre las polticas einiciativas destinadas a abordar los problemas del crecimiento econmico, por un lado, ylas cuestiones relacionadas con las capacidades humanas, por otro. Tambin son en excesotradicionales los enfoques utilizados en el sector agrcola, que no abordan suficientementelos problemas de productividad y orientacin de los mercados, en conjuncin con losproblemas de sostenibilidad. A un nivel ms profundo, de lo que carecen todos estosmtodos convencionales es de una apreciacin plena tanto de los riesgos como de lasoportunidades que guardan relacin con los medios de vida de las mujeres y los hombrespobres del medio rural, del modo en que estn cambiando actualmente y de hasta qupunto mitigar o gestionar mejor el riesgo es fundamental para que florezcan lasoportunidades y para que la poblacin rural pobre pueda beneficiarse de ellas. As pues, dequ forma puede sacarse ms partido del crecimiento econmico para favorecer lareduccin de la pobreza rural en una coyuntura de riesgos y oportunidades crecientes,manteniendo centrada la atencin en el futuro? Dicho de otro modo: cmo podemospromover el tipo de crecimiento que es probable que pueda brindar oportunidades mejoresy reducir los riesgos para las generaciones rurales actuales y futuras?

    Responder a preguntas tan amplias como esas es, naturalmente, una tarea ambiciosa, yno sera difcil caer en la trampa de la excesiva generalizacin. El nivel de desarrolloeconmico, las pautas de crecimiento, la magnitud e intensidad de la pobreza rural y eltamao y estructura del sector rural de los distintos pases difiere profundamente, al igualque la medida en que quiz encajen en las categoras, establecidas en el Informe sobre elDesarrollo Mundial, de pas basado en la agricultura, urbanizado o en proceso detransformacin. Los pases tambin difieren en sus sistemas de gobernanza, y en variospuntos de este informe se ha insistido en que una gobernanza y un sistema normativo sonesenciales para combatir la pobreza rural. Un aspecto tal vez an ms importante es quetodas estas esferas pueden presentar enormes diferencias en zonas distintas de un mismopas; como hemos sealado en captulos anteriores, los motores del crecimiento (sobretodo en el sector agrcola y en la economa rural no agrcola) se distribuyen de formadistinta en el territorio de cada pas. Y lo mismo sucede con las condiciones queposibilitan una participacin a bajo costo y con escasos riesgos en el mercado, o con lasque contribuyen a crear un entorno satisfactorio en el que las pequeas empresas puedenprosperar. Como resultado de todo ello, un aspecto que reviste importancia para superarlos enfoques habituales consiste en reconocer que para el desarrollo y la reduccin de lapobreza en las zonas rurales no existen modelos genricos ni siquiera en funcin dedistintas tipologas de pases. Las esferas de inters, los temas clave que habr que abordar

    Informe sobre la pobreza rural 2011220

  • y las funciones y responsabilidades de los diferentes interesados variarn en funcin de lascircunstancias. Sea como sea, del anlisis efectuado hasta aqu se derivan claramente dosprincipios generales.

    El primero es que para lograr reducir la pobreza rural es necesario aplicar un enfoque decrecimiento ms sistmico. A tal fin hay que superar ciertos enfoques sectoriales delcrecimiento rural restrictivos o que siguen una secuencia rgida y orientarse hacia lainversin en la mejora del entorno de las zonas rurales, al tiempo que se fortalecen lascapacidades de la poblacin rural. Adems es preciso abordar la mitigacin o gestin delriesgo y promover nuevas oportunidades de crecimiento. En este informe se reconoce laimportante funcin que la agricultura sigue desempeando en el desarrollo econmico demuchas regiones, sobre todo, aunque no exclusivamente, en los pases basados en laagricultura. Tambin se reconoce la importancia de la agricultura en pequea escala comofuente de oportunidades para sacar de la pobreza a un gran nmero de mujeres y hombresdel medio rural incluidos muchos de los jvenes de hoy y de las generaciones rurales delmaana, en particular si se tiene en cuenta la creciente importancia en todo el mundo delos bienes y servicios obtenidos gracias a la agricultura.

    Por otra parte, para que la agricultura consiga ser el motor de economas rurales pujantesy para poder aprovechar los nuevos factores que determinan el crecimiento rural como laurbanizacin y los vnculos ms estrechos entre las zonas rurales y urbanas, la mejora de lainfraestructura de comunicacin, los sistemas energticos descentralizados y laglobalizacin, es preciso abordar el crecimiento rural con un enfoque ms amplio. Ya hoyla medida en que la agricultura en pequea escala representa la fuente principal de mediosde vida para los hogares rurales difiere considerablemente en las distintas regiones, pases yzonas. En el futuro es probable que la creciente escasez de recursos y las transformacionesde los mercados aumenten la viabilidad de la agricultura en pequea escala para un ciertonmero de pequeos agricultores (los que hayan podido convertir su actividad en unaempresa slida) y, simultneamente, empujen a muchos otros a buscar oportunidadesdistintas como trabajadores agrcolas o en la economa rural no agrcola, o bienemigrando. El reto principal consiste en garantizar que esas oportunidades permitan a laspersonas librarse de la pobreza. En la medida en que sean capaces de lograrlo, un nmerocada vez mayor de hogares tendr la posibilidad de depender mucho menos de las prcticasagrcolas para atender sus necesidades alimentarias. Sin embargo, para ello hay queadoptar, ya desde ahora, una perspectiva de conjunto del crecimiento rural.

    Lo cierto es que muchas de las polticas e inversiones necesarias para fomentar elcrecimiento del sector de la economa rural no agrcola tambin son vlidas parapromover un enfoque ms integral del crecimiento rural, que incluye el de la agricultura.Entre ellas hemos sealado la conveniencia de garantizar un clima positivo para lasinversiones en el medio rural; asegurar la existencia de un marco normativo propicio paraque los inversores y las empresas rurales tanto agrcolas como de otro tipo puedanoperar; proporcionar infraestructuras, sobre todo de transporte, pero tambin deabastecimiento de energa y agua; fortalecer las telecomunicaciones y los serviciospblicos; mejorar los servicios rurales, desde la enseanza hasta la atencin de salud,pasando por los servicios financieros, de asesoramiento y de fomento empresarial, ygarantizar que las polticas se apliquen debidamente, los servicios pblicos funcionen y lasleyes se respeten, en un clima general de buena gobernanza. Hemos analizado, asimismo,

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 221

  • la necesidad de fomentar las capacidades de los distintos actores de las economasruralesy sobre todo de la propia poblacin rural pobre organizando actividadeseducativas y de fomento de las competencias que sean pertinentes y estn adaptadas a susnecesidades, y prestando apoyo a las organizaciones rurales. Tambin es preciso ampliar eintensificar los sistemas financieros para que las mujeres y hombres pobres de las zonasrurales puedan acceder a una gama ms amplia de servicios asequibles de ahorro, crdito,seguros y transferencias, necesarios para salvaguardar los activos, gestionar el riesgo,invertir en empresas agrcolas y de otro tipo, y recibir remesas de los familiares emigradosen condiciones de seguridad y a bajo costo. Por ltimo, hemos destacado la necesidad dedesarrollar relaciones de colaboracin positivas, y en muchos casos innovadoras, en tornoa todas estas cuestiones, dentro del gobierno y entre los actores pblicos y privados.

    El segundo principio clave radica en la necesidad de aplicar un nuevo enfoque a laintensificacin agrcola, orientado al mercado y, al mismo tiempo, sostenible. Estos doselementos son los rasgos fundamentales para que la agricultura en pequea escala seaviable, sobre todo como estrategia de supervivencia para las generaciones venideras. Eneste informe se propone que en las polticas y la prctica se preste una atencin mayor yrenovada a la intensificacin agrcola sostenible para los pequeos productores,basndose en un nuevo reconocimiento de la agricultura como actividad que puedeproporcionar bienes y servicios importantes a unos mercados en expansin y, al mismotiempo, como sector cuya vitalidad es fundamental por diversas razones, como el hechode garantizar la seguridad alimentaria, orientar el crecimiento econmico y contribuir ala reduccin de la pobreza rural, a la sostenibilidad ambiental y a la mitigacin de losefectos del cambio climtico. El programa que se propone tiene por objeto respaldar unaagricultura en pequea escala que, por un lado, est mucho mejor integrada en mercadosdinmicos (como los mercados de alimentos y productos agrcolas, y tambin losmercados de servicios ambientales) y, por otro, tambin est fuertemente orientada haciala sostenibilidad ambiental y hacia una mayor capacidad de resistencia a los riesgos yperturbaciones derivados de la escasez de recursos y los efectos del cambio climtico.Hemos visto de qu forma unos mercados mejorados, cuando resultan accesibles,pueden contribuir a aumentar los ingresos netos y la seguridad de ingresos de lospequeos agricultores, al tiempo que, aplicando enfoques sostenibles, se refuerzan suscapacidades de gestin de los riesgos. Gracias a la difusin de los pagos por serviciosambientales habr ms incentivos para participar en los mercados, siempre que se hayantomado las medidas apropiadas para facilitar la participacin de los pequeosagricultores y productores pecuarios.

    Las consecuencias de pasar a ese tipo de intensificacin agrcola son de largo alcance.En primer lugar, es necesario revertir, por medio de polticas e inversiones concretas, elestado de abandono en que ha estado durante largo tiempo la agricultura en muchospases. Otros cambios necesarios son aumentar y mejorar las inversiones en el desarrolloy la promocin de los mercados agrcolas, prestar apoyo a los pequeos agricultores paraque desarrollen los activos y capacidades que necesitan para participar de forma rentableen esos mercados, reorientar los programas de polticas agrcolas para poner ms el acentoen la sostenibilidad y adoptar polticas que ofrezcan incentivos para pasar a laintensificacin sostenible. Tambin es importante promover la concertacin de nuevostipos de acuerdos institucionales para que los pequeos agricultores puedan participar,

    Informe sobre la pobreza rural 2011222

  • 223

    con mayor provecho y reduciendo los riesgos, en los mercados agrcolas, y promover en lascadenas de valor de los productos agrcolas acuerdos beneficiosos para todas las partes.

    Para que los pequeos agricultores puedan adoptar las nuevas prcticas con mayorfacilidad, hay que reducir, asimismo, los riesgos asociados a la adopcin de laintensificacin agrcola, aumentando la seguridad de la tenencia de la tierra (tanto para lasmujeres como para los hombres) y facilitando el acceso a la tierra a travs de los mercados,una conquista que puede resultar especialmente ardua para los jvenes en las zonas dondela tierra escasea. A nivel institucional, esa transicin tambin requiere cambios en laenseanza, la investigacin y los sistemas de asesoramiento en la esfera de la agricultura,con el fin de desarrollar conocimientos y capacidades mayores en torno a las cuestiones delos mercados agrcolas, la sostenibilidad, la reduccin de los riesgos y costos, y los sistemasagrcolas, adems de la tecnologa y los insumos. Las instituciones de enseanza,investigacin y asesoramiento tienen que distinguirse por un mayor empleo de mtodos decolaboracin genuina, en los que los agricultores y trabajadores agrcolas (y susorganizaciones) ocupen un lugar mucho ms destacado en la produccin y el intercambiode conocimientos y se preste ms atencin a innovaciones adaptadas a los distintoscontextos y a la solucin conjunta de los problemas. Aunque en estos temas se hanregistrado avances a nivel internacional, es preciso diferenciar el temario a nivel nacional ysubnacional y elaborar respuestas prcticas desde el punto de vista normativo yorganizacional. En muchas de esas esferas tambin se ha avanzado a nivel nacional, perohay que ampliar el alcance de esas realizaciones y consolidarlas para impulsar el programa.

    Cuatro aspectos intersectoriales

    Para adoptar un enfoque ms integral de promocin de un crecimiento rural favorable ala poblacin pobre y con perspectivas de futuro, promoviendo al mismo tiempo elprograma relativo a la intensificacin agrcola sostenible, es necesario prestar especialatencin y destinar mayores inversiones a cuatro aspectos. Se trata de cuestiones que hanido apareciendo en todos los captulos centrales de este informe porque constituyenimportantes esferas intersectoriales relacionadas, entre otras cosas, con la produccinagrcola, las cadenas de valor y los mercados, y el desarrollo de la economa no agrcola.

    La primera de esas importantes cuestiones es la mejora del entorno general de las zonasrurales, un aspecto fundamental para transformar las zonas rurales en lugares donde lagente tenga que afrontar menos riesgos y disponga de ms oportunidades, y donde losjvenes y las generaciones futuras puedan hacer realidad sus aspiraciones. A este respectose han destacado algunas esferas clave que necesitan ms atencin y mayores inversiones.Una de ellas es la de las infraestructuras sobre todo viarias y de abastecimiento deenerga y agua, que son esenciales para que los mercados prosperen, las personastengan acceso a las oportunidades de generacin de ingresos disponibles gracias a losvnculos entre las zonas rurales y urbanas, las empresas funcionen y las zonas rurales seconviertan en lugares donde las personas quieran vivir. Adems, tambin son importantespara reducir la vulnerabilidad a los riesgos relacionados con la salud y reducir la pesadacarga que se impone a las mujeres. Del desarrollo de la infraestructura rural tambinpueden derivarse importantes beneficios ambientales (y probablemente comerciales) si

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo

  • 224

    se presta una atencin mayor a las posibilidades que encierran las fuentes de energarenovable como base viable para la infraestructura energtica en muchas zonas rurales.Tambin son importantes los servicios rurales, como la enseanza, la atencin de salud,los servicios financieros y los servicios de tecnologa de la informacin y lascomunicaciones. Hemos visto lo importantes que son todos estos aspectos para reducir elentorno de riesgo en las zonas rurales y permitir que aparezcan nuevas oportunidades yque la economa rural prospere.

    Otro aspecto clave de la mejora del entorno de las zonas rurales tiene que ver con lagobernanza. Hemos visto en qu medida la mala gobernanza (como la fragilidad delEstado y la corrupcin) pueden empeorar gravemente el entorno de riesgo para lasmujeres y los hombres pobres del medio rural. Tambin hemos puesto de relieve de quforma la mala gobernanza puede redundar en perjuicio del contrato que un gobiernoestipula con sus ciudadanos, fomentar el derroche de los recursos pblicos destinados ainversiones, incrementar los costos de transaccin que comportan los negocios ydesalentar la inversin privada, restar eficacia a las polticas y al Estado de derecho, y restartoda credibilidad al discurso poltico. La mala gobernanza tiene efectos directos yperjudiciales en las vidas de los habitantes pobres del medio rural. Aunque la mejora delentorno de gobernanza suele ser un proyecto de gran complejidad, es, pese a todo, unaspecto fundamental. Segn el contexto ese proyecto puede significar cosas muy distintas.Sin embargo, en trminos generales puede afirmarse que para mejorar la gobernanza espreciso aumentar el nivel de legitimidad y eficacia del gobierno; potenciar laresponsabilizacin y el Estado de derecho, y ofrecer oportunidades mayores y concretaspara la participacin de toda la poblacin rural pobre y sus organizaciones. La buenagobernanza tambin es fundamental para que la labor de promover el crecimiento rural yreducir la pobreza tenga xito, y para fomentar un enfoque ms sostenible de laintensificacin agrcola.

    El segundo aspecto que requiere una atencin especial es la mejora de la capacidad de lapoblacin rural pobre para gestionar los riesgos. Se trata, como hemos visto, de un aspectoclave para dar la oportunidad a las personas de salir de la pobreza y asumir los riesgosasociados a la innovacin y la inversin, aunque tambin es crucial para que rompan elcrculo vicioso de las desventajas que las mantienen atrapadas en esa situacin de pobreza.Teniendo en cuenta que los riesgos que la poblacin rural pobre debe afrontaractualmente cambian continuamente y es probable que estn aumentando, la mejora dela gestin de los riesgos debe ser uno de los componentes bsicos e intersectoriales delprograma de desarrollo, teniendo presente que las personas quiz tengan que afrontarriesgos diferentes y los gestionen de forma distinta. Ayudar a las personas a gestionarmejor los riesgos debera permitirles aprovechar las oportunidades que surjan e invertirsus recursos de manera ms productiva y rentable. Como ya se ha sealado, esta es una delas ventajas de la adopcin de enfoques de intensificacin sostenible en el sector agrcola,as como de la concertacin de acuerdos contractuales beneficiosos para todas las partesen las cadenas de valor de productos agrcolas.

    Sin embargo, desde una perspectiva ms general, para mejorar la capacidad de gestinde los riesgos es necesario fortalecer las capacidades individuales y colectivas de las mujeresy los hombres de las zonas rurales mediante la ampliacin y la mejora del acceso a laeducacin, dotndolos de organizaciones ms slidas y eficaces y promoviendo la igualdad

    Informe sobre la pobreza rural 2011

  • de gnero. Tambin es preciso consolidar la base de activos de que disponen las mujeres yhombres pobres del medio rural (incluidos los jvenes) y mejorar su capacidad paraahorrar y acumular activos con los que poder afrontar las crisis en mejores condiciones. A tal fin hay que promover o estimular el mercado para disponer de nuevas tecnologas quepermitan reducir los riesgos que corren los pequeos agricultores y la poblacin ruralpobre, en las esferas de la agricultura, el abastecimiento de energa y agua, los serviciosfinancieros y la atencin de salud. La proteccin social, sobre todo cuando va acompaadade inversiones para promover las oportunidades en las economas rurales, tambin puedecontribuir a fortalecer la capacidad de gestin de los riesgos de la poblacin rural pobre;esta es una esfera normativa que merecer mayor atencin en el futuro.

    El tercer aspecto que merece la atencin de varios sectores guarda relacin con elfortalecimiento de las capacidades individuales. Esta cuestin, como hemos argumentadoanteriormente, debe recibir mucha ms atencin en el programa de desarrollo rural de laque ha merecido en los ltimos aos. En particular habra que poner ms nfasis enayudar a las mujeres, los hombres, los jvenes, las nias y los nios pobres del medio ruralpara que tengan la posibilidad de perfeccionar las competencias y conocimientos quenecesitan para aprovechar las nuevas oportunidades que existen en las zonas rurales y enotros lugares. A nivel nacional hay una relacin directa entre la existencia de una fuerzalaboral instruida y altos niveles de crecimiento econmico. En la economa rural, eldinamismo y la innovacin tanto en la agricultura como en la economa no agrcoladependen de la existencia de una poblacin calificada e instruida. Para cualquier personala posibilidad de aprovechar las nuevas oportunidades econmicas (y estar en mejorescondiciones de gestionar los riesgos o de estar menos expuesta a ellos) dependeesencialmente de poseer los conocimientos y la capacidad para ello. Esto es vlido tanto silas oportunidades se encuentran en un sector agrcola sostenible, resistente y que recurreen gran medida a los conocimientos, en mercados agrcolas nuevos y reestructurados y enla economa rural no agrcola, como si aparecen, en el caso de quienes emigraron, en unmercado laboral que nada tiene que ver con las zonas rurales.

    Ayudar a las personas a desarrollar el tipo de conocimientos, competencias y valoresque pueden contribuir a reducir su vulnerabilidad y a estar en mejores condiciones deaprovechar las oportunidades es una prioridad normativa para la que es preciso adoptarmedidas en muchos frentes distintos. Es necesario, por ejemplo, invertir en educacin sinlimitarse a la enseanza primaria, ayudar a los nios y jvenes de las zonas rurales a pasarde la educacin primaria a la superior, y asegurarse de que esa educacin resulte pertinentepara sus vidas y las oportunidades existentes en las zonas rurales. Tambin es precisoatribuir gran peso al perfeccionamiento de las competencias tcnicas y profesionales,ampliar el acceso a la misma y aumentar su valor para la poblacin rural.

    Se trata, en buena medida, de un programa que los Estados deben asumir como propio.Con todo, habra que alentar a participar en l a las ONG y las empresas privadas, dado quepueden desempear un papel destacado en la prestacin de servicios relacionados con elperfeccionamiento de las competencias. Las ONG han introducido valiosas innovacionesen la educacin rural de las que se pueden extraer enseanzas importantes; el sectorprivado, por su parte, puede determinar las competencias que necesita de la fuerza laboraly, luego, contribuir a desarrollarlas. En cuanto a los contenidos, un programa de formacintcnica y profesional para las zonas rurales debe caracterizarse por su amplitud y, al mismo

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 225

  • tiempo, asignar una importancia especfica a la agricultura como oportunidad de negocioque requiere competencias de gestin modernas. Adems, debe modificarse la orientacinde los institutos agrarios de educacin superior para que puedan formar a especialistas yasesores agrcolas de ambos sexos deseosos y capaces de trabajar con los agricultores y losproductores pecuarios, y ayudarles a innovar. Tambin es importante centrarse en sistemasde asesoramiento que permitan crear sinergias entre las capacidades analticas externas,basadas en sistemas y especficamente tecnolgicas, y los sistemas de conocimientostradicionales y las prioridades de produccin de los agricultores.

    El cuarto aspecto tiene que ver con la necesidad constante de fortalecer las capacidadescolectivas de la poblacin rural, principalmente a travs de sus propias organizaciones decarcter asociativo. Las organizaciones rurales pueden dar a las personas confianza,seguridad y poder, atributos valiosos para salir de la pobreza, y tienen un destacado papelque desempear en el programa relativo a la agricultura y la economa no agrcola, paraayudar a las personas a reducir los riesgos, aprender, gestionar los activos personales ycolectivos, y comercializar sus productos. Adems, deben representar y negociar losintereses de la poblacin rural en sus relaciones con otras partes (como el sector privado olos gobiernos), exigindoles que rindan cuentas de sus actos. Los intereses que representanpueden ser econmicos, en calidad de asociaciones de productores, jornaleros,empresarios, etc.; ligados a un lugar determinado, cuando se trata de asociaciones deresidentes en una misma comunidad o ubicacin, o socioculturales, cuando representan a pueblos indgenas, mujeres o jvenes. Entre esas organizaciones figuran los clubesfemeninos de ahorro, las escuelas de campo de agricultores y otros grupos de aprendizajeanlogos, grupos dedicados a la ordenacin conjunta de recursos de propiedad comn,asociaciones de regantes, grupos y asociaciones de comercializacin integrados poragricultores y organizaciones nacionales de productores.

    No todas las organizaciones estn bien administradas y, en muchos casos, adolecen deproblemas de mala gobernanza o representacin deficiente, sobre todo en lo que se refierea las mujeres, los jvenes y sus miembros ms pobres. Aun as, suelen representar losintereses de la poblacin rural pobre mejor que cualquier otra parte externa, y necesitanfortalecerse para representarlos con mayor eficacia. Esto tiene que ver con las capacidadesorganizacionales, sobre todo financieras y de gestin, las capacidades tcnicas en todas lasdisciplinas pertinentes, las capacidades de representacin y el carcter incluyente de estasorganizaciones. Adems, hay que darles ms espacio para que influyan en la labornormativa y participen en la gestin de los servicios rurales y agrcolas.

    El papel de los interesados nacionales en la aplicacin de este programa

    No todos los aspectos a los que nos hemos referido tendrn la misma pertinencia en todoslos pases. Pese a todo, numerosos pases en desarrollo y recientemente desarrollados hanafrontado estas cuestiones y, como hemos visto en varios puntos de este informe, muchosde ellos han atesorado experiencias que pueden compartir con otros interesados. El rpidocrecimiento de la cooperacin y las inversiones Sur-Sur brinda toda una serie de nuevasoportunidades para promover esos intercambios.

    Informe sobre la pobreza rural 2011226

  • Sin embargo, la cuestin no radica solamente en las experiencias a nivel nacional.Independientemente del tipo de pas, un programa normativo apropiado debe respondera las necesidades especficas de zonas y territorios distintos, y adaptarse a la combinacinlocal de factores que determina el crecimiento impulsado por la agricultura y lasactividades no agrcolas, el entorno local de riesgo y las capacidades y el entorno localesde gobernanza. Por ejemplo, en las zonas rurales cercanas a las capitales o a otros grandescentros urbanos, con una gran densidad de poblacin y un entorno agroecolgicopropicio, se necesitarn iniciativas de polticas destinadas a aprovechar el crecimiento afavor de la reduccin de la pobreza rural diferentes de las que habr que poner en prcticaen regiones semiridas aisladas con una densidad de poblacin baja y altos niveles depobreza. As pues, el principio de subsidiariedad es pertinente para el programa queestamos proponiendo, e implica que un programa de accin debe definirse y aplicarse alnivel ms bajo posible en el contexto del marco nacional de polticas, y que ciertascuestiones deben abordarse a un nivel ms alto nacional o superior slo cuando hayarazones para ello o exista la posibilidad de ampliar el alcance de una experiencia que hayadado buenos resultados. A este respecto puede aprenderse mucho, por ejemplo, de laexperiencia adquirida con los enfoques de desarrollo territorial que se han aplicado en losltimos aos en Amrica Latina y en otros lugares.

    Muchos de los elementos del programa descrito anteriormente no acaban de encajar nien los mandatos y atribuciones de los distintos ministerios ni en las categoras en quesuele estar organizada la asistencia al desarrollo. La mejora del entorno rural y elfortalecimiento de la capacidad de gestin de los riesgos, el perfeccionamiento de laeducacin y las competencias, y la organizacin de la poblacin rural suelen ser cuestionesque, aunque en teora recaen bajo la responsabilidad de muchos ministerios, en la prcticasuelen ser pocos los que las promueven y, en general, desligados unos de otros. Parapromover estas cuestiones habr que aplicar el concepto de gobierno coordinado en losdistintos ministerios, romper con la dicotoma entre polticas y programas sociales yeconmicos, y contar con promotores encargados expresamente de los distintos temas. En trminos ms generales, el programa propuesto precisa nuevas formas de colaboracinentre los distintos actores. Por encima de todo, deben participar en l las mujeres y loshombres que viven en las zonas rurales, que en definitiva son quienes individual ycolectivamente deciden sus propias estrategias de vida. Sin embargo, en todos loscaptulos centrales de este informe hemos destacado las importantes funciones que otrosactores el gobierno, el sector privado y la sociedad civil deben desempear sea en eldesarrollo de cadenas de valor de productos agrcolas favorables a la poblacin pobre, eldesarrollo de nuevos servicios y tcnicas de gestin del riesgo, el fomento de la innovaciny la solucin conjunta de los problemas ligados a la intensificacin agrcola sostenible, seaen la mejora de las oportunidades educativas en las zonas rurales.

    El sector privado rural est formado tanto por los pequeos productores y susorganizaciones y por las pequeas empresas y microempresas, como por las grandescorporaciones multinacionales que invierten en la cadena agroalimentaria. Aunque estosactores se ocupan de sus negocios de formas distintas y con distintos niveles de eficienciay eficacia, todos ellos contribuyen a crear la riqueza en que se basa el desarrolloeconmico. Con todo, difieren en el poder que ejercen sobre el mercado y en el diferentenivel de acceso a las instancias normativas y decisorias, atribuciones que suelen utilizar

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 227

  • para perseguir sus propios intereses. Hemos sealado, por ejemplo, que la distribucin delpoder en los mercados agrcolas y rurales a menudo va en detrimento de los intereses delos pequeos productores y los jornaleros, y puede llegar a aumentar los riesgos quecorren y su nivel de vulnerabilidad. Sin embargo, en algunas zonas quiz las cosas estncambiando en la justa direccin. En los ltimos aos, por ejemplo, las grandescorporaciones del sector agroalimentario se han dado cuenta en buena parte debido apresiones externas de que un enfoque a largo plazo centrado en la sostenibilidad socialy ambiental conviene a sus intereses comerciales. En algunos casos, esa conciencia les hallevado a aplicar prcticas empresariales diferentes y a prestar ms atencin a laspreocupaciones sociales y ambientales; esa transformacin, siempre que sea real y noaparente, puede brindar un apoyo notable al programa que se propone aqu. Adems, esecambio de actitud puede promoverse a travs de coaliciones de interesados en la labor dedesarrollo y la promulgacin de reglas, y los consumidores de forma creciente tanto enlos pases en desarrollo como en el Norte deben velar por que las empresas rindancuentas de sus actos.

    Los gobiernos nacionales deben determinar en qu medida las cuestiones planteadasen este informe guardan pertinencia con sus propias circunstancias. De ser as, deberanquedar reflejadas en las estrategias de reduccin de la pobreza y en las polticas sectorialesy temticas. Luego hay que traducir las prioridades normativas en realidades operativas,integrndolas en los planes de inversin y los presupuestos. Es posible que lassubvenciones y los impuestos destinados a promover la adopcin de determinadastecnologas o enfoques y a desalentar la utilizacin de otros lleguen a formar parte delprograma normativo. El consenso de Washington acerca de los lmites que hay queimponer al papel de los gobiernos est cada vez ms en tela de juicio, y existe un debatecreciente sobre cul podra ser el nivel apropiado de intervencin de los gobiernos en laeconoma rural. Es ms, la cuestin quiz no radique tanto en si las polticas o lasinversiones estatales tal vez necesitan reducir los riesgos ambientales que corren lospequeos agricultores, sino ms bien en cmo pueden ejecutarse las intervenciones demodo que las prioridades nacionales se atiendan de la forma ms eficaz, menos costosa yms sostenible. Mucho depender de la capacidad del pas para disear y gestionar esasiniciativas, y del empeo que ponga en garantizar una buena gobernanza.

    Por ltimo, en muchos pases hay una sociedad civil cada vez ms pujante y variada,formada por un nmero creciente de grupos de inters que crean organizaciones querepresentan sus intereses (como grupos de productores rurales o mujeres) o que reflejansus inquietudes en toda una serie de cuestiones (como la inocuidad de los alimentos, latica empresarial, la degradacin ambiental o, sin ir ms lejos, la pobreza rural). Algunosgrupos llevan a cabo con gran dinamismo actividades de desarrollo, y otros realizan tareasde investigacin e intervienen en la labor de promocin. Todos, sin excepcin, tienen unpapel que desempear en la promocin del programa que aqu se propone. Se necesitanurgentemente organizaciones eficaces que generen oportunidades para la poblacin ruralpobre en los sectores de la agricultura y de la economa no agrcola: que trabajen con losjvenes, promuevan una gestin de los riesgos ms satisfactoria, realicen actividades deeducacin y capacitacin all donde el Estado no est presente y apoyen a lasorganizaciones de la poblacin rural pobre. De modo anlogo, los gobiernos y el sectorprivado prestan ms atencin a las necesidades de los ciudadanos cuando se les presiona:

    Informe sobre la pobreza rural 2011228

  • la sociedad civil debe desempear una funcin esencial para promover polticas pblicasy un comportamiento empresarial mejores y, de ser necesario, ventilar los casos decorrupcin del gobierno y los actos ilcitos del sector empresarial.

    La funcin de la comunidad internacional dedicada al desarrollo en apoyo de este programa

    Tras la crisis de los alimentos, con la que dimos comienzo a este informe, la comunidadinternacional de donantes adopt una serie de iniciativas que demostraron su resolucinde apoyar los esfuerzos de los pases en desarrollo por promover la agricultura (sobretodo la agricultura en pequea escala) y el desarrollo rural. A nivel mundial dan fe deello, por ejemplo, el Marco Amplio para la Accin, elaborado a travs del Equipo deTareas de Alto Nivel sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria, y la Iniciativa deLAquila sobre Seguridad Alimentaria Mundial, de 2009. Ha habido otras iniciativas antesy despus de la crisis, en algunos casos tambin a escala regional. Al mismo tiempo, lacomunidad internacional ha indicado el compromiso, aunque todava no lo bastantefirme, de apoyar los esfuerzos de los pases en desarrollo para mitigar el cambio climticoy adaptarse a sus efectos, por ejemplo a travs del Acuerdo de Copenhague, concertado enel marco de la CMNUCC.

    La inversin en la agricultura y, ms ampliamente, en la economa rural no agrcolasigue siendo muy inferior a lo necesario, y hay que mantener y consolidar el impulsoconseguido con estas iniciativas recientes, a fin de garantizar una corriente constante defondos destinados al desarrollo del sector rural y poder brindar soluciones beneficiosaspara todos que propicien la mitigacin del cambio climtico y favorezcan a la poblacinrural pobre. En este informe se esboza una propuesta de programa que no slo refleja elcreciente compromiso internacional, sino que tambin ofrece una posible realidadoperacional y una base para llevar a cabo iniciativas concretas. Este programa tambin seajusta a la labor que los organismos de desarrollo ya estn realizando en estas cuestiones,como la mejora de los vnculos entre los pequeos agricultores y los otros productoresrurales en pequea escala, por un lado, y los mercados, por el otro, o bien laexperimentacin de mecanismos de pago por servicios ambientales o la prestacin deapoyo a la microfinanciacin rural, as como con el inters que algunos organismos ya handemostrado por temas como la intensificacin agrcola sostenible, los jvenes, laformacin profesional, la creacin de empleo rural, las redes de seguridad basadas enactividades productivas y las energas sostenibles348.

    En la puesta en prctica de este programa hay dos cuestiones clave que requierenatencin. En primer lugar, las distorsiones que caracterizan el rgimen mundial decomercio de productos agrcolas, originadas por las subvenciones a la agricultura queconceden los pases de la OCDE, siguen siendo un gran problema. Esas medidas nofavorecen los intereses de los productores rurales pobres de los pases en desarrollo sinoque, en realidad, son la causa de que muchos de ellos sean an ms pobres. Es necesariollevar a cabo una labor de promocin, basada en investigaciones rigurosas, para influir enlos debates y las negociaciones internacionales de carcter normativo sobre los acuerdoscomerciales que afectan a los productos agrcolas, y definir las condiciones en que los

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 229

  • pequeos productores agrcolas se integran en mercados dinmicos y sus perspectivas de alcanzar la seguridad alimentaria, ya sea como productores o como consumidores.Pero, por encima de todo, hay una necesidad real, sobre todo por parte de los pases de laOCDE, de aumentar la coherencia entre los compromisos internacionales y las polticas deayuda, por un lado, y las posiciones relativas a las cuestiones comerciales, por el otro. Ensegundo lugar, la actual arquitectura mundial de la ayuda en general, y ms concretamenteel programa relacionado con la eficacia de esa ayuda, an no han alcanzado grandesresultados en el sector agrcola o en la reduccin de la pobreza rural349, y hay que reformaresos dos mbitos para responder ms adecuadamente a los importantes desafos que sehan ilustrado en este informe. Para empezar, el programa que se intenta impulsar aqudebe promoverse en determinados foros mundiales, como las prximas conferencias de laCMNUCC y el Cuarto Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda, que se celebrar enSel (Corea) en 2011.

    Para los donantes sigue siendo absolutamente necesario colaborar en una serie decuestiones esenciales. Algunos rganos, como el Foro Global de InvestigacinAgropecuaria y el recin creado Foro Global para los Servicios de Asesora Rural,representan oportunidades importantes para que las distintas partes interesadas en estascuestiones bsicas se renan con el fin de tratar de aplicar ciertos aspectos de esteprograma. Un punto no menos importante es que la comunidad de donantes debe volvera tratar las cuestiones desatendidas o consideradas poco prioritarias, como la educacinrural, y dedicarles inversiones ms cuantiosas. Una parte del apoyo necesario deberfacilitarse a nivel mundial, por ejemplo, para promover la labor de investigacin delGrupo Consultivo para la Investigacin Agrcola Internacional (GCIAI), que se hareformado recientemente, acerca de la elaboracin de sistemas agrcolas sostenibles, y parafinanciar formas de pago por servicios ambientales de las que puedan beneficiarse lospequeos agricultores y las comunidades rurales pobres. Otra parte de la ayuda necesariapodra provenir de organizaciones regionales o subregionales y destinarse a iniciativasregionales como el Programa para el desarrollo integral de la agricultura en frica de laNEPAD y al intercambio de conocimientos y experiencias. Con todo, la mayor parte de laasistencia necesaria se necesitar a nivel nacional y subnacional, segn la distribucinespacial de los factores que determinan el crecimiento rural y la reduccin de la pobrezaen las zonas rurales. Aunque la funcin y el nivel de intervencin de la comunidad dedesarrollo dependern del contexto especfico de cada pas, el principio primordial delprograma relativo a la eficacia de la ayuda el sentido de apropiacin de los pasesdebe seguir revistiendo una importancia capital.

    En algunos pases el primer paso que habr que dar quiz deber consistir en alcanzaruna comprensin comn de lo que el programa conlleva en las circunstancias especficasnacionales y reforzar el propio sentido de apropiacin del programa. A este respecto puedeser til prestar apoyo a actividades piloto de las que puedan extraerse enseanzas tiles,emprender una labor de promocin normativa con las autoridades nacionales y ayudar aque la sociedad civil, con sus voces dbiles y dispares, intervenga en el proceso y articulemejor sus posiciones por medio de los procesos nacionales existentes. En los pases dondeya hay un cierto inters por poner en prctica el programa, el apoyo de la comunidad dedesarrollo puede, en muchos casos, integrarse en las prioridades, sistemas y procesos yaexistentes. La labor de las organizaciones de desarrollo incluir la experimentacin de

    Informe sobre la pobreza rural 2011230

  • nuevos enfoques y formas de trabajo como ruta de aprendizaje; la prestacin de apoyo alanlisis y la reforma de polticas, y la colaboracin con los gobiernos para extraerenseanzas de las iniciativas en pequea escala y ayudarles a ampliar el alcance de esosxitos por medio de programas de mayor tamao, en ciertos casos incluso nacional.

    Como ya se ha dicho, el programa requerir mtodos de trabajo que no concuerdanfcilmente con los enfoques habituales, sectoriales y basados en la ejecucin deprogramas, que se han adoptado en muchos pases en desarrollo. Tambin se ha sealadoanteriormente que ser necesario que los grupos de donantes colaboren con los gobiernospara estudiar la mejor manera de prestar apoyo a los programas e iniciativas que noencajan fcilmente en los mandatos de los distintos ministerios. En muchos casos senecesitarn nuevas formas de colaboracin entre los distintos ministerios y a un nivelsuperior al del gobierno, en las que las organizaciones representen los diferentes interesesde la poblacin rural pobre y el sector privado. Uno de los temas dominantes de esteinforme ha sido la especificidad contextual de los factores determinantes, los riesgos y lasoportunidades de desarrollo en las zonas rurales del mundo en desarrollo. A este respecto,para abordar el programa propuesto hace falta una cultura de innovacin y aprendizajepor parte de todos los interesados, y la voluntad de distanciarse de los modelos genricosy las categorizaciones a gran escala. Entre las condiciones previas para participar en elprograma propuesto destaca la promocin de una cultura del aprendizaje y deoportunidades concretas para intercambiar experiencias, innovar y ampliar el alcance delas experiencias que hayan dado buenos resultados.

    Transcurridos diez aos desde el inicio del nuevo milenio, en el mundo hay unos 1000millones de personas pobres que viven en las zonas rurales. No obstante, como hemossealado al principio, las nuevas circunstancias que han surgido, tal vez con mayorclaridad, en torno a la reciente crisis del precio de los alimentos han puesto de relieve quehay buenas y a veces nuevas razones para creer que la pobreza rural puede reducirse deforma estable, si se cultivan las nuevas oportunidades que ofrece el crecimiento rural y semejora el entorno de riesgo. Es muy evidente que para ello es necesario enfocar elcrecimiento rural desde una perspectiva ms amplia, en el que se tenga en cuenta tanto lacontribucin de la agricultura sobre todo de una agricultura ms sostenible, moderna yrentable como la de la economa rural no agrcola. En este informe se ha definido unprograma de accin en torno a este enfoque amplio, que debe aplicarse y adaptarse a lasnecesidades de los diferentes pases y contextos locales. Sin embargo, tambin ha quedadomanifiesto en l que, para poner en prctica este programa, es necesario realizar unesfuerzo colectivo, que comprenda nuevas asociaciones y nuevas formas de colaboracinentre los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y las organizaciones de la poblacinrural, y en el que la comunidad internacional dedicada al desarrollo desempee, segn seanecesario, una funcin de apoyo o de intermediacin. Si todas estas partes interesadas lodesean de verdad, la pobreza rural puede reducirse sustancialmente. Lo que est en juegono es slo el presente de 1000 millones de personas del medio rural y las perspectivas dealcanzar la seguridad alimentaria para todos, sino tambin el mundo rural y lasoportunidades que, dentro de l, van a heredar las generaciones rurales de maana.

    Captulo 7 El camino a seguir y cmo recorrerlo 231

  • Anexos

  • 233

    Anexos

    Anexo 1 Tendencias de la pobreza rural por regin, 1988-2008

    Fecha Asia y el Asia Asia Asia frica Amrica Oriente Mundo Pacficoa Oriental Meridional Sud- Subsa- Latina y Medio y en

    oriental hariana el Caribe frica del desarrollobNorte

    Poblacin total (millones)Ms aproximada 1988 2 673 1 121 1 128 419 458 421 238 3 791Ms aproximada 1998 3 143 1 264 1 374 498 603 499 299 4 544Ms aproximada 2008 3 543 1 349 1 616 569 777 567 361 5 247

    Poblacin rural (millones)Ms aproximada 1988 1 962 827 837 293 333 129 124 2 548Ms aproximada 1998 2 129 828 984 311 412 128 143 2 812Ms aproximada 2008 2 188 763 1 112 307 497 122 161 2 968

    Incidencia de la pobreza (porcentaje de personas que viven con < USD 2/da)Ms aproximada 1988 80,1 83,6 80,3 66,6 74,8 23,1 16,1 69,1Ms aproximada 1998 67,9 61,4 76,2 60,7 77,2 21,3 25,3 61,2Ms aproximada 2008 55,0 36,3 71,1 53,5 75,6 14,3 17,2 51,2

    Incidencia de la pobreza extrema(porcentaje de personas que viven con < USD 1,25/da)Ms aproximada 1988 52,5 54,0 52,2 47,8 52,3 13,6 4,6 45,1Ms aproximada 1998 39,0 34,4 44,6 35,0 57,9 10,8 5,2 36,1Ms aproximada 2008 26,8 15,9 38,5 18,5 52,5 7,2 4,0 27,0

    Incidencia de la pobreza rural (porcentaje de personas del medio rural que viven con < USD 2/da)Ms aproximada 1988 90,5 98,4 85,2 76,5 75,2 42,4 32,7 83,2Ms aproximada 1998 82,4 76,1 86,8 87,7 86,7 44,3 30,7 78,6Ms aproximada 2008 60,5 34,8 80,4 62,0 87,2 19,9 11,7 60,9

    Incidencia de la pobreza rural extrema (porcentaje de personas del medio rural que viven con < USD 1,25/da)Ms aproximada 1988 59,1 63,6 55,9 52,2 51,7 25,7 9,5 54,0Ms aproximada 1998 49,7 44,1 53,8 52,7 64,9 21,8 6,6 48,4Ms aproximada 2008 31,4 15,3 45,2 25,6 61,6 8,8 3,6 34,2

    Nmero de personas del medio rural en situacin de pobreza(< USD 2/da, en millones)Ms aproximada 1988 1 775 814 713 225 251 55 41 2 121Ms aproximada 1998 1 754 630 854 273 357 57 44 2 212Ms aproximada 2008 1 325 266 894 190 433 24 19 1 801

    Nmero de personas del medio rural en situacin de pobreza extrema (< USD 1,25/da, en millones)Ms aproximada 1988 1 160 526 468 153 172 33 12 1 377Ms aproximada 1998 1 057 365 530 164 268 28 10 1 362Ms aproximada 2008 687 117 503 78 306 11 6 1 010

    Porcentaje de personas del medio rural en el total de quienes viven en situacin de pobreza extrema (< USD 1,25/da)Ms aproximada 1988 82,6 86,8 79,4 76,6 71,8 57,6 99,0 80,5Ms aproximada 1998 86,4 84,0 86,5 94,2 76,6 51,9 61,3 82,9Ms aproximada 2008 72,5 54,3 80,7 74,5 75,0 26,5 40,1 71,6

    a Comprende las cifras correspondientes a Asia Oriental, Asia Meridional y Asia Sudoriental, as como a la regin del Pacfico, que nose desglosan en el cuadro.

    b Las discrepancias que pueda haber en las cantidades totales se deben a que se han redondeado las cifras.

  • NOTAS

    Composicin de las regiones geogrficas

    Asia y el Pacfico Asia Meridional: el Afganistn, Bangladesh, Bhutn, la India, Maldivas, Nepal, Pakistn, la Repblica

    Islmica de Irn, Sri Lanka Asia Oriental: China, la Repblica Democrtica Popular de Corea Asia Sudoriental: Camboya, Filipinas, Indonesia, Malasia, Myanmar, la Repblica Democrtica Popular

    Lao, Tailandia, Viet Nam Oceana: Fiji, las Islas Salomn, Papua Nueva Guinea, Samoa, Tonga

    frica Subsahariana frica Central: Angola, el Camern, el Chad, el Congo, el Gabn, Guinea Ecuatorial, la Repblica

    Centroafricana, la Repblica Democrtica del Congo, Santo Tom y Prncipe frica Meridional: Botswana, Lesotho, Namibia, Sudfrica, Swazilandia frica Occidental: Benin, Burkina Faso, Cabo Verde, Cte dIvoire, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau,

    Liberia, Mal, Mauritania, el Nger, Nigeria, el Senegal, Sierra Leona, el Togo frica Oriental: Burundi, las Comoras, Djibouti, Eritrea, Etiopa, Kenya, Madagascar, Malawi, Mauricio,

    Mozambique, la Repblica Unida de Tanzana, Rwanda, las Seychelles, Somalia, Uganda, Zambia, Zimbabwe

    Amrica Latina y el Caribe Amrica Central: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Mxico, Nicaragua, Panam Caribe: Antigua y Barbuda, Barbados, Cuba, Dominica, Granada, Hait, Jamaica, la Repblica Dominicana,

    Saint Kitts y Nevis, Santa Luca, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago Sudamrica: la Argentina, Bolivia, el Brasil, Chile, Colombia, el Ecuador, Guyana, el Paraguay, el Per, la

    Repblica Bolivariana de Venezuela, Suriname, el Uruguay

    Oriente Medio y frica del Norte frica del Norte: Argelia, Egipto, Marruecos, el Sudn, Tnez Oriente Medio: el Iraq, Jordania, el Lbano, Omn, la Repblica rabe Siria, Turqua, el Yemen

    Metodologa Se dispone de estimaciones peridicas a nivel nacional de la incidencia de la pobreza comparables entres (es decir, los porcentajes de la poblacin total que vive en situacin de pobreza), que se basan en laslneas de pobreza internacionales de 1,25 dlares/persona/da y 2 dlares/persona/da. Los ltimos datosdisponibles en las bases de datos de los Indicadores del desarrollo mundial y el ndice de DesarrolloHumano empiezan a partir de 2005 en el caso de la mayora de los pases. Sin embargo, estos datos nosuelen desglosarse para obtener estimaciones de la incidencia de la pobreza rural y urbana.1

    La incidencia de la pobreza rural a nivel de los pases respecto de las lneas de pobreza comparables anivel internacional (RPovUSD) en un ao determinado se basa por tanto en: a) la informacin disponible sobrela incidencia de la pobreza de los respectivos pases respecto de las lneas de pobreza comparables a nivel

    Informe sobre la pobreza rural 2011234

    1 Las estimaciones estn disponibles en PovcalNet: el instrumento en lnea para la medicin de la pobreza elaborado por elGrupo de Investigacin de Desarrollo del Banco Mundial, pero slo para unos pocos pases:http://iresearch.worldbank.org/PovcalNet.

  • Anexo 1 Tendencias de la pobreza rural por regin, 1988-2008 235

    internacional (NPovUSD), y b) el desglose de la incidencia de la pobreza rural respecto de las lneas de pobrezanacionales (RPovNat /NPovNat), como sigue: RPovUSD = NPovUSD x RPovNat /NPovNat.

    En el caso de todos los pases sobre los que haba datos disponibles, y con referencia a cada decenio,se utilizaron las estimaciones de la pobreza ms recientes del decenio para realizar los clculos,aprovechando los datos de poblacin de los Indicadores del desarrollo mundial correspondientes a 1989,1998 y 2008.2

    Sin embargo, no se dispona de todos estos datos para todos los pases en cada perodo de tiempo, loque significa que la incidencia de la pobreza a nivel regional (y subregional) se basa en una media ponderada(con un coeficiente de ponderacin en funcin de la poblacin) de los datos sobre la incidencia disponibles anivel de los pases, respecto de las fechas ms aproximadas a 1988, 1998 y 2008. Las estimaciones delnmero de personas del medio rural que se sitan en las lneas de pobreza de 2 dlares al da y 1,25 dlaresal da a nivel regional se basa, por lo tanto, en la poblacin rural multiplicada por la incidencia de la pobrezarural en cada una de las dos lneas de pobreza. En el caso de Asia y el Pacfico, los distintos mediosponderados a los niveles regional y subregional arrojan ligeras contradicciones entre los distintos nmeros dela poblacin rural que vive en situacin de pobreza.

    Los clculos tambin se basan en dos suposiciones importantes. La primera es que la incidencia de lastasas de pobreza rural de acuerdo con las encuestas nacionales sigue mantenindose en la lnea de pobrezade 1,25 dlares al da. En Ravallion, Chen y Sangraula (2007)3 se seala que, si bien esta aproximacin esbastante exacta en el caso de la lnea de pobreza de 2 dlares al da, puede no serlo tanto en el de la lnea depobreza de 1,25 dlares al da. Debido a que las lneas de pobreza urbana suelen ser superiores a las depobreza rural, como consecuencia de tal suposicin podra subestimarse la incidencia de la pobreza rural enla lnea de pobreza de 1,25 dlares al da. La segunda suposicin es que las definiciones de poblacin urbanay rural son coherentes en todos los pases, y que la proporcin de las lneas de pobreza urbana respecto delas lneas de pobreza rural son constantes dentro de las regiones. Aunque no es as completamente, lasvariaciones dentro de las regiones son relativamente limitadas.

    2 Con las siguientes excepciones: a) Indonesia: la incidencia de la pobreza rural y urbana en relacin con los estndaresnacionales de Maksum, C. (2004): Official poverty measurement in Indonesia; b) China: la incidencia de la pobreza urbanaen relacin con los estndares nacionales del Banco Asitico de Desarrollo (2004): Poverty profile of the Peoples Republicof China. Los datos proceden de la Oficina Nacional de Estadstica de China. Dado que no se pudieron encontrar datosdisponibles para la dcada de 1980, en las estimaciones se utiliz la tasa de incidencia de la pobreza urbanacorrespondiente a 1991. La incidencia nacional de la pobreza a partir de los datos de la Organizacin de Encuestas Ruralesde la Oficina Nacional de Estadstica (2004): Poverty statistics in China. Los datos se basaron en los relativos a la lnea depobreza del perodo previo a 2000 a fines de coherencia.

    3 Ravallion, M., S. Chen y P. Sangraula (2007): New evidence on the urbanization of global poverty, Working Paper 4199,Washington, D.C., Banco Mundial.

  • Informe sobre la pobreza rural 2011236

    CUADRO 1 Resultados macroeconmicos y del sector agrcola

    Variable PIB per cpita Crecimiento medio del PIB per cpita Valor agregado del sector agrcola Crecimiento del valor agregado Dlares de los Estados Unidos (2000) (porcentaje al ao) (porcentaje del PIB) del sector agrcola (porcentaje al ao)

    Fuente Indicadores del desarrollo mundial (IDM) Clculos a partir de los IDM IDM Clculos a partir de los IDM

    Perodo Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcada Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcadamado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000 mado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000

    Afganistn . . . . . . . . 37,5 . . 4,9Angola 838 634 1 357 0,6 -1,6 3,1 15,9 13,0 10,1 0,4 -0,3 16,5Antigua y Barbuda . 8 531 12 047 7,8 1,2 3,5 4,2 4,1 3,3 -0,6 1,6 2,0Argelia 1 834 1 752 2 191 -0,2 -0,2 1,2 12,2 12,5 8,7 3,2 4,2 6,2Argentina 6 373 8 213 9 915 -2,8 3,4 1,0 9,0 5,6 9,4 1,4 3,2 3,9Bangladesh 245 312 462 1,2 2,8 2,1 31,1 25,4 19,1 2,5 3,2 3,2Barbados 8 469 9 552 9 761 0,9 1,9 0,8 6,5 5,8 3,7 -2,1 -0,1 -2,7Belice 2 082 2 865 3 802 2,4 3,1 2,4 22,3 16,9 12,3 3,7 6,1 3,5Benin 313 325 359 -0,2 1,4 0,5 34,4 38,2 32,2 4,3 5,9 4,5Bhutn 422 702 1 247 6,7 4,9 5,6 38,0 31,6 18,7 5,6 1,7 2,2Bolivia (Estado Plurinacional de) 838 1 022 1 174 -2,0 1,5 0,2 17,2 14,7 13,6 1,5 3,1 3,1Botswana 2 183 3 186 4 440 7,5 3,8 5,7 6,0 3,3 1,7 2,3 -1,0 -0,4Brasil 3 516 3 645 4 448 -0,4 1,0 1,6 10,1 5,5 6,7 2,7 3,2 4,7Burkina Faso 183 213 263 0,9 2,3 1,7 29,6 39,2 33,3 3,0 6,3 7,0Burundi 153 114 111 1,3 -3,1 0,3 54,2 46,3 34,8 3,5 -1,5 -1,9Cabo Verde 839 1 085 1 632 3,6 3,6 3,0 17,6 11,6 8,1 1,2 3,1 1,3Camboya . 251 512 . 4,8 7,5 . 46,3 34,6 . 3,8 5,3Camern 828 612 710 0,5 -1,1 1,1 24,7 25,3 19,6 2,7 4,8 3,6Chad 192 178 251 2,6 -0,7 1,5 36,8 40,8 23,0 2,1 6,9 3,3Chile 2 773 4 826 6 229 2,2 4,8 2,6 8,9 6,1 4,2 5,7 2,8 5,7China 373 827 1 963 7,8 9,3 8,0 25,7 17,6 11,3 6,2 3,8 4,2Colombia 2 097 2 475 3 018 1,6 0,7 1,9 17,4 14,3 8,8 3,0 -1,8 3,0Comoras 430 376 370 0,3 -1,0 -0,1 39,5 40,9 45,8 4,0 2,8 2,0Congo 1 167 1 049 1 214 2,1 -0,7 1,7 13,9 11,0 5,0 3,6 0,8 .Costa Rica 3 003 3 862 5 195 -0,1 2,7 1,8 13,0 12,8 7,3 3,6 4,1 3,3Cte dIvoire 695 649 530 -3,2 -0,8 -1,2 32,0 24,1 23,7 1,1 3,7 1,3Cuba . . . . 3,9 . . 6,2 . . . .Djibouti 1 177 782 849 5,5 2,0 2,3 28,5 18,8 17,6 4,1 -1,1 -0,7Dominica 2 965 3 726 4 323 0,4 4,2 2,2 17,0 8,7 10,6 0,4 2,5 4,3Ecuador 1 312 1 383 1 746 -0,5 0,0 1,6 . . 7,0 4,4 -1,2 4,6Egipto 1 075 1 322 1 784 2,8 2,3 2,9 19,0 17,1 14,1 2,7 3,1 3,4El Salvador 1 525 2 114 2 676 -1,6 3,5 1,0 17,4 12,9 13,2 -1,3 1,3 3,7Eritrea . 212 147 . 3,7 -1,8 . 25,5 24,3 . 0,8 12,3Etiopa 135 118 190 -0,8 -0,1 1,1 53,9 52,6 42,7 1,9 2,5 7,0Fiji 1 634 2 000 2 195 0,2 1,4 1,0 19,5 16,8 13,2 3,3 0,9 -0,8Filipinas 864 929 1 225 -0,8 0,8 1,1 23,0 16,9 14,9 1,2 1,9 3,8Gabn 4 331 4 825 4 157 -0,9 -1,1 -0,2 10,1 7,0 4,6 0,8 2,3 2,1Gambia 336 309 374 -0,1 -0,5 0,6 31,1 28,4 28,5 1,0 4,5 3,1Ghana 212 247 327 -0,8 1,6 0,6 49,6 36,0 32,2 0,4 3,3 3,0Granada 2 607 3 478 4 698 4,8 3,3 2,7 17,9 7,8 6,8 0,0 -1,0 -0,2Guatemala 1 413 1 673 1 908 -1,5 1,7 0,6 25,8 23,4 10,5 1,3 2,8 3,0Guinea 335 362 417 0,2 0,9 0,7 23,5 22,0 7,9 4,2 4,2 4,3Guinea-Bissau 169 149 128 3,0 -0,3 -0,6 58,1 62,4 55,5 6,0 4,0 4,6Guinea Ecuatorial 573 1 570 8 692 -2,4 17,3 8,7 62,0 21,7 2,0 . . 4,2Guyana 635 927 950 -2,9 4,9 -0,6 26,0 34,6 31,0 -1,0 6,0 1,1Hait 638 451 410 -2,6 -3,0 -1,6 . 22,2 27,9 0,2 1,4 .Honduras 1 066 1 151 1 450 -0,5 0,9 1,0 21,2 19,1 12,5 2,8 2,7 4,1India 297 419 724 3,4 3,6 3,7 30,5 26,0 17,6 3,5 2,8 3,3Indonesia 534 777 1 083 4,5 2,9 3,9 22,5 18,1 14,4 3,7 2,0 3,4Irn (Repblica Islmica de) 1 122 1 528 2 228 -0,9 2,1 1,7 23,2 17,3 10,1 5,1 3,4 5,4

    Anexo 2 Anexo estadstico

  • 237

    CUADRO 1 Resultados macroeconmicos y del sector agrcola

    Variable PIB per cpita Crecimiento medio del PIB per cpita Valor agregado del sector agrcola Crecimiento del valor agregado Dlares de los Estados Unidos (2000) (porcentaje al ao) (porcentaje del PIB) del sector agrcola (porcentaje al ao)

    Fuente Indicadores del desarrollo mundial (IDM) Clculos a partir de los IDM IDM Clculos a partir de los IDM

    Perodo Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcada Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcadamado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000 mado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000

    Afganistn . . . . . . . . 37,5 . . 4,9Angola 838 634 1 357 0,6 -1,6 3,1 15,9 13,0 10,1 0,4 -0,3 16,5Antigua y Barbuda . 8 531 12 047 7,8 1,2 3,5 4,2 4,1 3,3 -0,6 1,6 2,0Argelia 1 834 1 752 2 191 -0,2 -0,2 1,2 12,2 12,5 8,7 3,2 4,2 6,2Argentina 6 373 8 213 9 915 -2,8 3,4 1,0 9,0 5,6 9,4 1,4 3,2 3,9Bangladesh 245 312 462 1,2 2,8 2,1 31,1 25,4 19,1 2,5 3,2 3,2Barbados 8 469 9 552 9 761 0,9 1,9 0,8 6,5 5,8 3,7 -2,1 -0,1 -2,7Belice 2 082 2 865 3 802 2,4 3,1 2,4 22,3 16,9 12,3 3,7 6,1 3,5Benin 313 325 359 -0,2 1,4 0,5 34,4 38,2 32,2 4,3 5,9 4,5Bhutn 422 702 1 247 6,7 4,9 5,6 38,0 31,6 18,7 5,6 1,7 2,2Bolivia (Estado Plurinacional de) 838 1 022 1 174 -2,0 1,5 0,2 17,2 14,7 13,6 1,5 3,1 3,1Botswana 2 183 3 186 4 440 7,5 3,8 5,7 6,0 3,3 1,7 2,3 -1,0 -0,4Brasil 3 516 3 645 4 448 -0,4 1,0 1,6 10,1 5,5 6,7 2,7 3,2 4,7Burkina Faso 183 213 263 0,9 2,3 1,7 29,6 39,2 33,3 3,0 6,3 7,0Burundi 153 114 111 1,3 -3,1 0,3 54,2 46,3 34,8 3,5 -1,5 -1,9Cabo Verde 839 1 085 1 632 3,6 3,6 3,0 17,6 11,6 8,1 1,2 3,1 1,3Camboya . 251 512 . 4,8 7,5 . 46,3 34,6 . 3,8 5,3Camern 828 612 710 0,5 -1,1 1,1 24,7 25,3 19,6 2,7 4,8 3,6Chad 192 178 251 2,6 -0,7 1,5 36,8 40,8 23,0 2,1 6,9 3,3Chile 2 773 4 826 6 229 2,2 4,8 2,6 8,9 6,1 4,2 5,7 2,8 5,7China 373 827 1 963 7,8 9,3 8,0 25,7 17,6 11,3 6,2 3,8 4,2Colombia 2 097 2 475 3 018 1,6 0,7 1,9 17,4 14,3 8,8 3,0 -1,8 3,0Comoras 430 376 370 0,3 -1,0 -0,1 39,5 40,9 45,8 4,0 2,8 2,0Congo 1 167 1 049 1 214 2,1 -0,7 1,7 13,9 11,0 5,0 3,6 0,8 .Costa Rica 3 003 3 862 5 195 -0,1 2,7 1,8 13,0 12,8 7,3 3,6 4,1 3,3Cte dIvoire 695 649 530 -3,2 -0,8 -1,2 32,0 24,1 23,7 1,1 3,7 1,3Cuba . . . . 3,9 . . 6,2 . . . .Djibouti 1 177 782 849 5,5 2,0 2,3 28,5 18,8 17,6 4,1 -1,1 -0,7Dominica 2 965 3 726 4 323 0,4 4,2 2,2 17,0 8,7 10,6 0,4 2,5 4,3Ecuador 1 312 1 383 1 746 -0,5 0,0 1,6 . . 7,0 4,4 -1,2 4,6Egipto 1 075 1 322 1 784 2,8 2,3 2,9 19,0 17,1 14,1 2,7 3,1 3,4El Salvador 1 525 2 114 2 676 -1,6 3,5 1,0 17,4 12,9 13,2 -1,3 1,3 3,7Eritrea . 212 147 . 3,7 -1,8 . 25,5 24,3 . 0,8 12,3Etiopa 135 118 190 -0,8 -0,1 1,1 53,9 52,6 42,7 1,9 2,5 7,0Fiji 1 634 2 000 2 195 0,2 1,4 1,0 19,5 16,8 13,2 3,3 0,9 -0,8Filipinas 864 929 1 225 -0,8 0,8 1,1 23,0 16,9 14,9 1,2 1,9 3,8Gabn 4 331 4 825 4 157 -0,9 -1,1 -0,2 10,1 7,0 4,6 0,8 2,3 2,1Gambia 336 309 374 -0,1 -0,5 0,6 31,1 28,4 28,5 1,0 4,5 3,1Ghana 212 247 327 -0,8 1,6 0,6 49,6 36,0 32,2 0,4 3,3 3,0Granada 2 607 3 478 4 698 4,8 3,3 2,7 17,9 7,8 6,8 0,0 -1,0 -0,2Guatemala 1 413 1 673 1 908 -1,5 1,7 0,6 25,8 23,4 10,5 1,3 2,8 3,0Guinea 335 362 417 0,2 0,9 0,7 23,5 22,0 7,9 4,2 4,2 4,3Guinea-Bissau 169 149 128 3,0 -0,3 -0,6 58,1 62,4 55,5 6,0 4,0 4,6Guinea Ecuatorial 573 1 570 8 692 -2,4 17,3 8,7 62,0 21,7 2,0 . . 4,2Guyana 635 927 950 -2,9 4,9 -0,6 26,0 34,6 31,0 -1,0 6,0 1,1Hait 638 451 410 -2,6 -3,0 -1,6 . 22,2 27,9 0,2 1,4 .Honduras 1 066 1 151 1 450 -0,5 0,9 1,0 21,2 19,1 12,5 2,8 2,7 4,1India 297 419 724 3,4 3,6 3,7 30,5 26,0 17,6 3,5 2,8 3,3Indonesia 534 777 1 083 4,5 2,9 3,9 22,5 18,1 14,4 3,7 2,0 3,4Irn (Repblica Islmica de) 1 122 1 528 2 228 -0,9 2,1 1,7 23,2 17,3 10,1 5,1 3,4 5,4

  • Informe sobre la pobreza rural 2011238

    CUADRO 1 Resultados macroeconmicos y del sector agrcola (cont.)

    Variable PIB per cpita Crecimiento medio del PIB per cpita Valor agregado del sector agrcola Crecimiento del valor agregado Dlares de los Estados Unidos (2000) (porcentaje al ao) (porcentaje del PIB) del sector agrcola (porcentaje al ao)

    Fuente Indicadores del desarrollo mundial (IDM) Clculos a partir de los IDM IDM Clculos a partir de los IDM

    Perodo Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcada Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcadamado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000 mado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000

    Iraq . 935 . . 25,6 . . 11,4 8,6 . 4,2 -3,6Islas Salomn 1 045 1 296 1 165 3,5 -0,1 1,5 28,9 37,5 31,7 . 2,7 6,2Jamaica 2 869 3 457 3 792 1,6 1,0 0,5 . 8,1 5,3 2,5 -0,5 -0,1Jordania 1 991 1 708 2 372 -1,6 1,0 1,5 6,9 3,1 3,6 7,1 0,2 6,1Kenya 441 415 464 0,4 -1,0 0,7 29,9 31,2 21,3 3,7 1,6 3,6Lesotho 308 406 525 1,5 2,1 3,0 25,3 17,5 7,2 3,3 0,1 -2,3Lbano 3 967 4 568 5 726 -9,2 5,1 -0,2 . 6,9 5,5 . 2,9 0,5Liberia 539 149 148 -10,5 4,5 -1,4 38,1 78,6 54,0 . . .Madagascar 286 246 271 -2,1 -1,3 -1,0 33,5 30,6 25,2 2,2 1,8 2,1Malasia 2 322 3 654 5 155 3,2 4,6 3,7 20,1 13,3 10,2 3,2 0,9 3,4Malawi 134 152 165 -1,9 1,6 0,5 50,0 35,6 34,3 1,5 10,3 1,1Maldivas . 2 109 3 656 . 6,2 4,9 . . . 7,6 2,0 2,5Mal 204 232 295 -1,5 1,4 1,0 45,0 46,5 36,5 2,5 2,0 5,2Marruecos 1 185 1 309 1 770 1,7 0,9 2,2 17,7 20,2 15,5 6,2 5,0 6,3Mauricio 2 303 3 499 4 929 4,9 4,0 3,8 14,7 8,8 4,5 2,3 -1,3 2,2Mauritania 429 411 480 -0,9 0,1 0,2 32,7 31,2 12,5 2,1 0,6 0,7Mxico 4 712 5 513 6 591 -0,2 1,9 1,3 7,9 5,3 3,8 1,3 1,5 2,2Mozambique 174 225 365 -0,5 2,5 1,4 42,9 30,8 28,3 5,5 3,3 7,8Myanmar . . . -0,5 5,8 4,6 57,4 59,1 48,4 1,4 6,0 10,3Namibia 1 912 2 032 2 692 -2,1 1,6 3,0 12,4 11,0 9,1 2,3 4,5 0,7Nepal 170 212 256 2,4 2,5 1,8 50,9 39,9 33,7 4,6 2,5 3,3Nicaragua 725 715 903 -3,6 1,3 -0,7 . 22,9 19,3 . 5,9 2,8Nger 206 177 180 -2,8 -1,7 -1,4 35,4 42,6 40,0 1,5 2,8 7,1Nigeria 339 365 487 -1,5 0,0 0,7 . . 30,7 . . 5,8Omn 6 605 8 141 10 019 4,5 1,9 4,0 3,8 2,8 1,9 . 4,1 2,6Pakistn 447 520 678 3,5 1,4 2,6 26,0 27,3 20,4 4,1 4,5 2,8Panam 2 791 3 838 5 587 -0,6 3,0 2,3 9,5 7,4 6,4 3,0 3,4 4,4Papua NuevaGuinea 628 695 680 -1,3 1,6 0,3 32,0 35,5 33,3 2,2 4,6 1,5Paraguay 1 369 1 448 1 518 -0,2 -0,6 1,0 29,6 17,6 22,9 4,1 2,4 6,4Per 2 064 2 035 2 923 -2,7 2,2 1,0 10,3 9,0 6,6 2,6 5,2 3,6Repblica rabe Siria 1 004 1 242 1 289 -1,1 2,5 1,4 31,8 30,6 20,0 3,1 6,7 4,4Repblica Centroafricana 285 244 230 -1,4 -0,8 -0,9 48,2 53,3 53,5 1,2 3,7 1,5Repblica Democrtica del Congo 234 100 99 -2,1 -8,2 -2,6 29,8 47,5 41,1 2,5 0,7 1,2Repblica Democrtica Popular de Corea . . . . . . . . . . . .Repblica Democrtica Popular Lao 197 295 475 1,7 3,6 3,3 60,6 53,3 39,9 4,9 4,7 3,2Repblica Dominicana 1 922 2 518 3 667 5,8 7,1 5,9 24,9 17,5 11,9 5,3 3,4 4,1Repblica Unida de Tanzana 256 257 362 2,1 0,0 1,4 46,0 44,8 45,3 . 3,2 4,9Rwanda 245 219 313 -1,1 1,6 1,7 39,2 45,5 34,6 0,6 4,2 4,6Saint Kitts y Nevis 4 718 7 592 9 469 6,1 3,6 4,1 9,7 4,2 2,6 -2,7 1,2 -0,1Samoa 1 149 1 237 1 714 0,7 1,8 1,5 . 19,2 10,8 . 0,4 -1,9Santa Luca 2 762 4 245 4 748 6,0 1,6 3,0 16,2 8,6 4,0 8,0 -3,5 -9,2Santo Tom y Prncipe . . . . . . . . 16,8 . . 5,4San Vincente y las Granadinas 2 143 2 918 4 350 5,4 3,2 3,7 17,6 10,8 8,1 10,2 0,5 -2,6Senegal 471 455 530 -0,3 0,3 0,2 21,2 19,4 14,9 2,7 2,9 1,5Seychelles 4 824 7 343 8 267 2,4 3,1 2,5 4,7 2,6 2,3 0,4 0,3 1,1

  • Anexo 2 Anexo estadstico 239

    CUADRO 1 Resultados macroeconmicos y del sector agrcola (cont.)

    Variable PIB per cpita Crecimiento medio del PIB per cpita Valor agregado del sector agrcola Crecimiento del valor agregado Dlares de los Estados Unidos (2000) (porcentaje al ao) (porcentaje del PIB) del sector agrcola (porcentaje al ao)

    Fuente Indicadores del desarrollo mundial (IDM) Clculos a partir de los IDM IDM Clculos a partir de los IDM

    Perodo Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcada Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcadamado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000 mado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000

    Iraq . 935 . . 25,6 . . 11,4 8,6 . 4,2 -3,6Islas Salomn 1 045 1 296 1 165 3,5 -0,1 1,5 28,9 37,5 31,7 . 2,7 6,2Jamaica 2 869 3 457 3 792 1,6 1,0 0,5 . 8,1 5,3 2,5 -0,5 -0,1Jordania 1 991 1 708 2 372 -1,6 1,0 1,5 6,9 3,1 3,6 7,1 0,2 6,1Kenya 441 415 464 0,4 -1,0 0,7 29,9 31,2 21,3 3,7 1,6 3,6Lesotho 308 406 525 1,5 2,1 3,0 25,3 17,5 7,2 3,3 0,1 -2,3Lbano 3 967 4 568 5 726 -9,2 5,1 -0,2 . 6,9 5,5 . 2,9 0,5Liberia 539 149 148 -10,5 4,5 -1,4 38,1 78,6 54,0 . . .Madagascar 286 246 271 -2,1 -1,3 -1,0 33,5 30,6 25,2 2,2 1,8 2,1Malasia 2 322 3 654 5 155 3,2 4,6 3,7 20,1 13,3 10,2 3,2 0,9 3,4Malawi 134 152 165 -1,9 1,6 0,5 50,0 35,6 34,3 1,5 10,3 1,1Maldivas . 2 109 3 656 . 6,2 4,9 . . . 7,6 2,0 2,5Mal 204 232 295 -1,5 1,4 1,0 45,0 46,5 36,5 2,5 2,0 5,2Marruecos 1 185 1 309 1 770 1,7 0,9 2,2 17,7 20,2 15,5 6,2 5,0 6,3Mauricio 2 303 3 499 4 929 4,9 4,0 3,8 14,7 8,8 4,5 2,3 -1,3 2,2Mauritania 429 411 480 -0,9 0,1 0,2 32,7 31,2 12,5 2,1 0,6 0,7Mxico 4 712 5 513 6 591 -0,2 1,9 1,3 7,9 5,3 3,8 1,3 1,5 2,2Mozambique 174 225 365 -0,5 2,5 1,4 42,9 30,8 28,3 5,5 3,3 7,8Myanmar . . . -0,5 5,8 4,6 57,4 59,1 48,4 1,4 6,0 10,3Namibia 1 912 2 032 2 692 -2,1 1,6 3,0 12,4 11,0 9,1 2,3 4,5 0,7Nepal 170 212 256 2,4 2,5 1,8 50,9 39,9 33,7 4,6 2,5 3,3Nicaragua 725 715 903 -3,6 1,3 -0,7 . 22,9 19,3 . 5,9 2,8Nger 206 177 180 -2,8 -1,7 -1,4 35,4 42,6 40,0 1,5 2,8 7,1Nigeria 339 365 487 -1,5 0,0 0,7 . . 30,7 . . 5,8Omn 6 605 8 141 10 019 4,5 1,9 4,0 3,8 2,8 1,9 . 4,1 2,6Pakistn 447 520 678 3,5 1,4 2,6 26,0 27,3 20,4 4,1 4,5 2,8Panam 2 791 3 838 5 587 -0,6 3,0 2,3 9,5 7,4 6,4 3,0 3,4 4,4Papua NuevaGuinea 628 695 680 -1,3 1,6 0,3 32,0 35,5 33,3 2,2 4,6 1,5Paraguay 1 369 1 448 1 518 -0,2 -0,6 1,0 29,6 17,6 22,9 4,1 2,4 6,4Per 2 064 2 035 2 923 -2,7 2,2 1,0 10,3 9,0 6,6 2,6 5,2 3,6Repblica rabe Siria 1 004 1 242 1 289 -1,1 2,5 1,4 31,8 30,6 20,0 3,1 6,7 4,4Repblica Centroafricana 285 244 230 -1,4 -0,8 -0,9 48,2 53,3 53,5 1,2 3,7 1,5Repblica Democrtica del Congo 234 100 99 -2,1 -8,2 -2,6 29,8 47,5 41,1 2,5 0,7 1,2Repblica Democrtica Popular de Corea . . . . . . . . . . . .Repblica Democrtica Popular Lao 197 295 475 1,7 3,6 3,3 60,6 53,3 39,9 4,9 4,7 3,2Repblica Dominicana 1 922 2 518 3 667 5,8 7,1 5,9 24,9 17,5 11,9 5,3 3,4 4,1Repblica Unida de Tanzana 256 257 362 2,1 0,0 1,4 46,0 44,8 45,3 . 3,2 4,9Rwanda 245 219 313 -1,1 1,6 1,7 39,2 45,5 34,6 0,6 4,2 4,6Saint Kitts y Nevis 4 718 7 592 9 469 6,1 3,6 4,1 9,7 4,2 2,6 -2,7 1,2 -0,1Samoa 1 149 1 237 1 714 0,7 1,8 1,5 . 19,2 10,8 . 0,4 -1,9Santa Luca 2 762 4 245 4 748 6,0 1,6 3,0 16,2 8,6 4,0 8,0 -3,5 -9,2Santo Tom y Prncipe . . . . . . . . 16,8 . . 5,4San Vincente y las Granadinas 2 143 2 918 4 350 5,4 3,2 3,7 17,6 10,8 8,1 10,2 0,5 -2,6Senegal 471 455 530 -0,3 0,3 0,2 21,2 19,4 14,9 2,7 2,9 1,5Seychelles 4 824 7 343 8 267 2,4 3,1 2,5 4,7 2,6 2,3 0,4 0,3 1,1

  • Informe sobre la pobreza rural 2011240

    CUADRO 1 Resultados macroeconmicos y del sector agrcola (cont.)

    Variable PIB per cpita Crecimiento medio del PIB per cpita Valor agregado del sector agrcola Crecimiento del valor agregado Dlares de los Estados Unidos (2000) (porcentaje al ao) (porcentaje del PIB) del sector agrcola (porcentaje al ao)

    Fuente Indicadores del desarrollo mundial (IDM) Clculos a partir de los IDM IDM Clculos a partir de los IDM

    Perodo Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcada Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcadamado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000 mado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000

    Sierra Leona 247 165 262 -1,3 -4,6 0,4 46,0 61,8 42,9 3,0 -12,9 5,7Somalia . . . 1,5 . . 69,3 . . 3,6 . .Sri Lanka 541 799 1 199 2,8 4,3 3,5 26,3 21,1 13,4 2,9 1,9 2,5Sudfrica 3 223 2 975 3 764 -0,9 -0,4 2,8 5,8 3,8 3,3 2,6 2,0 2,8Sudn 265 332 532 -0,1 3,1 2,1 41,5 46,3 25,8 3,6 6,9 2,6Suriname 1 929 1 982 2 662 -1,9 -0,7 0,7 10,9 9,6 5,2 0,7 -0,1 2,1Swazilandia 1 039 1 257 1 559 4,5 1,5 2,4 16,1 13,3 8,1 2,0 1,1 1,0Tailandia 1 154 1 827 2 645 6,0 3,6 4,3 16,2 10,8 11,8 3,9 1,8 2,9Togo 278 266 245 -2,3 -0,4 -0,8 33,6 35,0 43,7 4,9 3,0 2,9Tonga 1 294 1 472 1 664 2,1 2,3 1,5 38,0 29,5 27,5 -0,1 1,6 1,4Trinidad y Tobago 4 907 5 706 10 981 -3,4 2,6 1,9 2,9 2,2 0,4 7,2 2,2 -6,9Tnez 1 418 1 876 2 760 1,1 3,1 2,9 11,8 12,7 10,0 5,3 3,6 2,5Turqua 3 152 4 022 5 240 3,2 2,0 2,8 17,8 13,6 9,5 1,2 1,5 0,6Uganda 172 236 348 -0,1 3,4 1,1 56,7 42,1 22,7 2,6 3,7 2,7Uruguay 5 452 7 281 8 788 -0,5 2,5 1,6 12,0 8,0 10,8 0,3 2,4 3,4Venezuela (Repblica Bolivariana de) 5 195 5 132 5 963 -1,8 0,1 0,1 6,8 5,4 4,0 2,4 1,8 3,8Viet Nam 210 364 647 2,3 5,9 3,6 46,3 25,8 20,3 2,7 4,3 3,7Yemen 447 513 558 . 1,5 . 24,2 20,3 14,3 . 5,2 0,4Zambia 413 308 387 -2,0 -2,0 -0,8 17,4 21,1 21,2 2,8 6,2 2,1Zimbabwe 608 680 450 0,8 -0,6 -1,1 16,4 21,8 19,1 4,4 4,0 -8,1

    Asia y el Pacfico 403 684 1 306 5,0 5,7 5,1 26,0 19,4 13,2 4,5 3,2 3,8Asia Meridional 345 471 760 2,9 3,2 3,3 28,9 24,8 16,9 3,7 3,1 3,4Asia Oriental 360 798 1 894 7,8 9,3 8,0 25,7 17,6 11,3 6,2 3,8 4,2Oceana 819 913 904 -0,7 1,5 0,5 28,3 30,0 27,0 2,3 3,7 1,6Sudeste Asitico 703 996 1 426 3,0 3,5 3,6 22,0 16,0 13,8 3,1 2,1 3,5

    frica Subsahariana 565 520 632 -0,7 -0,6 0,6 18,1 16,8 16,4 2,5 2,8 4,7frica Central 504 370 524 -0,7 -4,7 -0,5 22,5 22,4 14,8 2,2 2,9 6,0frica Meridional 2 981 2 814 3 583 -0,5 -0,1 2,9 6,1 4,1 2,9 2,6 2,0 2,5frica Occidental 338 349 422 -1,4 0,2 0,4 33,8 31,1 29,1 1,9 2,8 5,1frica Oriental 253 254 314 -0,1 0,3 0,7 31,4 29,6 27,4 2,9 3,0 4,3

    Amrica Latina y el Caribe 3 528 3 992 4 838 -0,5 1,6 1,4 9,9 6,7 6,5 2,3 2,2 3,8Amrica Central 3 904 4 568 5 450 -0,5 1,9 1,2 8,9 6,5 4,6 1,4 1,9 2,6Caribe 1 876 2 159 2 901 1,4 2,7 2,0 17,0 12,5 8,8 5,0 2,4 3,2Sudamrica 3 491 3 887 4 727 -0,7 1,4 1,4 10,2 6,5 7,3 2,5 2,4 4,2

    Oriente Medio y frica del Norte 1 645 1 864 2 476 1,6 3,8 2,3 17,5 15,0 11,1 2,5 3,3 2,6frica del Norte 1 091 1 227 1 639 1,4 1,8 2,3 17,2 17,7 13,5 3,7 4,2 4,2Oriente Medio 2 527 2 675 3 739 1,9 6,2 2,4 17,7 13,4 9,4 1,5 2,5 1,1

  • Anexo 2 Anexo estadstico 241

    CUADRO 1 Resultados macroeconmicos y del sector agrcola (cont.)

    Variable PIB per cpita Crecimiento medio del PIB per cpita Valor agregado del sector agrcola Crecimiento del valor agregado Dlares de los Estados Unidos (2000) (porcentaje al ao) (porcentaje del PIB) del sector agrcola (porcentaje al ao)

    Fuente Indicadores del desarrollo mundial (IDM) Clculos a partir de los IDM IDM Clculos a partir de los IDM

    Perodo Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcada Ms aproxi- Ms aproxi- Ms aproxi- Dcada Dcada Dcadamado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000 mado 1988 mado 1998 mado 2008 de 1980 de 1990 de 2000

    Sierra Leona 247 165 262 -1,3 -4,6 0,4 46,0 61,8 42,9 3,0 -12,9 5,7Somalia . . . 1,5 . . 69,3 . . 3,6 . .Sri Lanka 541 799 1 199 2,8 4,3 3,5 26,3 21,1 13,4 2,9 1,9 2,5Sudfrica 3 223 2 975 3 764 -0,9 -0,4 2,8 5,8 3,8 3,3 2,6 2,0 2,8Sudn 265 332 532 -0,1 3,1 2,1 41,5 46,3 25,8 3,6 6,9 2,6Suriname 1 929 1 982 2 662 -1,9 -0,7 0,7 10,9 9,6 5,2 0,7 -0,1 2,1Swazilandia 1 039 1 257 1 559 4,5 1,5 2,4 16,1 13,3 8,1 2,0 1,1 1,0Tailandia 1 154 1 827 2 645 6,0 3,6 4,3 16,2 10,8 11,8 3,9 1,8 2,9Togo 278 266 245 -2,3 -0,4 -0,8 33,6 35,0 43,7 4,9 3,0 2,9Tonga 1 294 1 472 1 664 2,1 2,3 1,5 38,0 29,5 27,5 -0,1 1,6 1,4Trinidad y Tobago 4 907 5 706 10 981 -3,4 2,6 1,9 2,9 2,2 0,4 7,2 2,2 -6,9Tnez 1 418 1 876 2 760 1,1 3,1 2,9 11,8 12,7 10,0 5,3 3,6 2,5Turqua 3 152 4 022 5 240 3,2 2,0 2,8 17,8 13,6 9,5 1,2 1,5 0,6Uganda 172 236 348 -0,1 3,4 1,1 56,7 42,1 22,7 2,6 3,7 2,7Uruguay 5 452 7 281 8 788 -0,5 2,5 1,6 12,0 8,0 10,8 0,3 2,4 3,4Venezuela (Repblica Bolivariana de) 5 195 5 132 5 963 -1,8 0,1 0,1 6,8 5,4 4,0 2,4 1,8 3,8Viet Nam 210 364 647 2,3 5,9 3,6 46,3 25,8 20,3 2,7 4,3 3,7Yemen 447 513 558 . 1,5 . 24,2 20,3 14,3 . 5,2 0,4Zambia 413 308 387 -2,0 -2,0 -0,8 17,4 21,1 21,2 2,8 6,2 2,1Zimbabwe 608 680 450 0,8 -0,6 -1,1 16,4 21,8 19,1 4,4 4,0 -8,1

    Asia y el Pacfico 403 684 1 306 5,0 5,7 5,1 26,0 19,4 13,2 4,5 3,2 3,8Asia Meridional 345 471 760 2,9 3,2 3,3 28,9 24,8 16,9 3,7 3,1 3,4Asia Oriental 360 798 1 894 7,8 9,3 8,0 25,7 17,6 11,3 6,2 3,8 4,2Oceana 819 913 904 -0,7 1,5 0,5 28,3 30,0 27,0 2,3 3,7 1,6Sudeste Asitico 703 996 1 426 3,0 3,5 3,6 22,0 16,0 13,8 3,1 2,1 3,5

    frica Subsahariana 565 520 632 -0,7 -0,6 0,6 18,1 16,8 16,4 2,5 2,8 4,7frica Central 504 370 524 -0,7 -4,7 -0,5 22,5 22,4 14,8 2,2 2,9 6,0frica Meridional 2 981 2 814 3 583 -0,5 -0,1 2,9 6,1 4,1 2,9 2,6 2,0 2,5frica Occidental 338 349 422 -1,4 0,2 0,4 33,8 31,1 29,1 1,9 2,8 5,1frica Oriental 253 254 314 -0,1 0,3 0,7 31,4 29,6 27,4 2,9 3,0 4,3

    Amrica Latina y el Caribe 3 528 3 992 4 838 -0,5 1,6 1,4 9,9 6,7 6,5 2,3 2,2 3,8Amrica Central 3 904 4 568 5 450 -0,5 1,9 1,2 8,9 6,5 4,6 1,4 1,9 2,6Caribe 1 876 2 159 2 901 1,4 2,7 2,0 17,0 12,5 8,8 5,0 2,4 3,2Sudamrica 3 491 3 887 4 727 -0,7 1,4 1,4 10,2 6,5 7,3 2,5 2,4 4,2

    Oriente Medio y frica del Norte 1 645 1 864 2 476 1,6 3,8 2,3 17,5 15,0 11,1 2,5 3,3 2,6frica del Norte 1 091 1 227 1 639 1,4 1,8 2,3 17,2 17,7 13,5 3,7 4,2 4,2Oriente Medio 2 527 2 675 3 739 1,9 6,2 2,4 17,7 13,4 9,4 1,5 2,5 1,1

  • Informe sobre la pobreza rural 2011242

    CUADRO 2 Poblacin y agricultura

    Variable Poblacin total Crecimiento de la Poblacin rural Crecimiento de la Poblacin rural Poblacin agrcola Crecimiento de la Poblacin agrcola(millones) poblacin total (millones) poblacin rural como porcentaje (en millones) poblacin agrcola como porcentaje

    (porcentaje) (porcentaje) de la poblacin total (porcentaje) de la poblacin rural Fuente IPR 1992 IDM Clculos IPR 1992 IDM Clculos Clculos IDM IPR 1992 FAOSTAT Clculos Clculos Clculos

    (cursiva: a partir del (cursiva: a partir del a partir del a partir del a partir del a partir deestimacin IPR 1992 estimacin IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 FAOSTATONU 2009) y los IDM ONU 2009) y los IDM y FAOSTAT

    Perodo 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988 Ms aproxi- 1988-2007 1988 Ms aproxi-mado 2008 mado 2008 mado 2008 mado 2007 mado 2007

    Afganistn 14,89 28,15 89 11,86 21,87 84 80 . 8,35 16,00 . 70 .Angola 9,46 18,02 91 6,93 7,80 13 73 43 6,68 12,29 84 96 158Antigua y Barbuda 0,08 0,09 3 0,06 0,06 4 69 70 0,01 0,02 260 9 30Argelia 23,84 34,36 44 13,40 11,95 -11 56 35 5,99 7,41 24 45 62Argentina 31,54 39,88 26 4,54 3,19 -30 14 8 3,42 3,23 -6 75 101Bangladesh 109,63 160,00 46 95,50 116,58 22 87 73 76,59 76,11 -1 80 65Barbados 0,26 0,26 -1 0,15 0,15 6 56 60 0,02 0,01 -58 13 5Belice 0,18 0,31 77 0,09 0,15 74 49 48 0,06 0,07 20 71 49Benin 4,45 8,66 95 2,70 5,09 89 61 59 2,81 3,96 41 104 78Bhutn 1,45 0,69 -53 1,28 0,45 -65 88 66 1,32 0,63 -52 103 140Bolivia (Estado Plurinacional de) 6,92 9,68 40 3,46 3,33 -4 50 34 2,94 3,88 32 85 116Botswana 1,20 1,90 59 0,94 0,77 -18 78 40 0,77 0,81 5 83 105Brasil 144,43 191,97 33 35,57 27,68 -22 25 14 36,99 23,06 -38 104 83Burkina Faso 8,53 15,21 78 7,81 12,23 57 91 80 7,24 13,56 87 93 111Burundi 5,15 8,07 57 4,82 7,23 50 93 90 4,72 7,03 49 98 97Cabo Verde 0,36 0,50 39 0,15 0,20 36 41 40 0,16 0,09 -42 106 45Camboya 9,04 14,56 61 7,90 11,42 45 87 78 6,70 9,61 43 85 84Camern 10,69 18,90 77 5,70 8,17 43 53 43 6,73 8,32 24 118 102Chad 5,40 11,07 105 3,73 8,11 117 69 73 4,13 7,32 77 111 90Chile 12,75 16,76 31 1,93 1,94 0 15 12 1,73 2,33 35 90 120China 1 081,23 1 325,64 23 853,76 754,29 -12 79 57 744,78 836,59 12 87 111Colombia 30,57 44,53 46 9,42 11,36 21 31 26 8,83 7,26 -18 94 64Comoras 0,49 0,64 32 0,36 0,46 30 73 72 0,39 0,59 51 109 127Congo 1,89 3,62 92 1,11 1,40 26 59 39 1,13 1,22 8 102 87Costa Rica 2,87 4,53 58 1,37 1,66 21 48 37 0,73 0,76 4 53 46Cte dIvoire 11,61 20,59 77 6,41 10,55 65 55 51 6,70 8,28 24 104 78Cuba 10,15 11,25 11 2,67 2,74 3 26 24 2,04 1,56 -24 77 57Djibouti 0,38 0,07 -81 0,08 0,02 -76 21 26 . . . . .Dominica 0,07 0,07 1 0,03 0,02 -42 42 31 0,02 0,01 -42 73 73Ecuador 10,20 13,48 32 4,58 4,64 1 45 34 3,28 2,86 -13 72 62Egipto 51,55 81,53 58 26,90 46,70 74 52 57 21,40 24,00 12 80 51El Salvador 5,03 6,13 22 2,83 2,41 -15 56 39 1,94 1,70 -12 68 70Eritrea 3,05 4,93 62 2,57 3,91 52 84 79 . 3,58 . . 92Etiopa 44,76 80,71 80 39,24 66,99 71 88 83 33,89 62,07 83 86 93Fiji 0,73 0,84 15 0,42 0,40 -4 57 48 0,29 0,31 6 71 78Filipinas 59,51 90,35 52 34,99 31,69 -9 59 35 28,25 31,33 11 81 99Gabn 1,09 1,45 32 0,62 0,22 -65 56 15 0,76 0,42 -45 123 192Gambia 0,81 1,66 105 0,64 0,72 14 79 44 0,66 1,24 88 104 172Ghana 14,16 23,35 65 9,58 11,67 22 68 50 7,27 12,48 72 76 107Granada 0,10 0,11 6 0,04 0,07 78 41 69 0,03 0,02 -12 61 30Guatemala 8,68 13,68 58 5,11 7,03 38 59 51 4,55 5,83 28 89 83Guinea 6,54 9,83 50 4,96 6,45 30 76 66 4,94 7,80 58 100 121Guinea-Bissau 0,95 1,58 67 0,74 1,11 49 79 70 0,75 1,24 64 101 112Guinea Ecuatorial 0,42 0,66 57 0,24 0,40 64 58 61 0,20 0,43 117 80 106Guyana 1,01 0,76 -24 0,67 0,55 -18 66 72 0,23 0,12 -49 35 22Hait 6,26 9,78 56 4,45 5,20 17 71 53 3,84 5,87 53 86 113Honduras 4,83 7,24 50 2,80 3,77 35 58 52 2,80 2,07 -26 100 55India 819,48 1 139,96 39 598,61 803,22 34 73 70 520,11 579,80 11 87 72Indonesia 175,11 228,25 30 128,18 110,79 -14 73 49 80,83 88,28 9 63 80

  • Anexo 2 Anexo estadstico 243

    CUADRO 2 Poblacin y agricultura

    Variable Poblacin total Crecimiento de la Poblacin rural Crecimiento de la Poblacin rural Poblacin agrcola Crecimiento de la Poblacin agrcola(millones) poblacin total (millones) poblacin rural como porcentaje (en millones) poblacin agrcola como porcentaje

    (porcentaje) (porcentaje) de la poblacin total (porcentaje) de la poblacin rural Fuente IPR 1992 IDM Clculos IPR 1992 IDM Clculos Clculos IDM IPR 1992 FAOSTAT Clculos Clculos Clculos

    (cursiva: a partir del (cursiva: a partir del a partir del a partir del a partir del a partir deestimacin IPR 1992 estimacin IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 FAOSTATONU 2009) y los IDM ONU 2009) y los IDM y FAOSTAT

    Perodo 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988 Ms aproxi- 1988-2007 1988 Ms aproxi-mado 2008 mado 2008 mado 2008 mado 2007 mado 2007

    Afganistn 14,89 28,15 89 11,86 21,87 84 80 . 8,35 16,00 . 70 .Angola 9,46 18,02 91 6,93 7,80 13 73 43 6,68 12,29 84 96 158Antigua y Barbuda 0,08 0,09 3 0,06 0,06 4 69 70 0,01 0,02 260 9 30Argelia 23,84 34,36 44 13,40 11,95 -11 56 35 5,99 7,41 24 45 62Argentina 31,54 39,88 26 4,54 3,19 -30 14 8 3,42 3,23 -6 75 101Bangladesh 109,63 160,00 46 95,50 116,58 22 87 73 76,59 76,11 -1 80 65Barbados 0,26 0,26 -1 0,15 0,15 6 56 60 0,02 0,01 -58 13 5Belice 0,18 0,31 77 0,09 0,15 74 49 48 0,06 0,07 20 71 49Benin 4,45 8,66 95 2,70 5,09 89 61 59 2,81 3,96 41 104 78Bhutn 1,45 0,69 -53 1,28 0,45 -65 88 66 1,32 0,63 -52 103 140Bolivia (Estado Plurinacional de) 6,92 9,68 40 3,46 3,33 -4 50 34 2,94 3,88 32 85 116Botswana 1,20 1,90 59 0,94 0,77 -18 78 40 0,77 0,81 5 83 105Brasil 144,43 191,97 33 35,57 27,68 -22 25 14 36,99 23,06 -38 104 83Burkina Faso 8,53 15,21 78 7,81 12,23 57 91 80 7,24 13,56 87 93 111Burundi 5,15 8,07 57 4,82 7,23 50 93 90 4,72 7,03 49 98 97Cabo Verde 0,36 0,50 39 0,15 0,20 36 41 40 0,16 0,09 -42 106 45Camboya 9,04 14,56 61 7,90 11,42 45 87 78 6,70 9,61 43 85 84Camern 10,69 18,90 77 5,70 8,17 43 53 43 6,73 8,32 24 118 102Chad 5,40 11,07 105 3,73 8,11 117 69 73 4,13 7,32 77 111 90Chile 12,75 16,76 31 1,93 1,94 0 15 12 1,73 2,33 35 90 120China 1 081,23 1 325,64 23 853,76 754,29 -12 79 57 744,78 836,59 12 87 111Colombia 30,57 44,53 46 9,42 11,36 21 31 26 8,83 7,26 -18 94 64Comoras 0,49 0,64 32 0,36 0,46 30 73 72 0,39 0,59 51 109 127Congo 1,89 3,62 92 1,11 1,40 26 59 39 1,13 1,22 8 102 87Costa Rica 2,87 4,53 58 1,37 1,66 21 48 37 0,73 0,76 4 53 46Cte dIvoire 11,61 20,59 77 6,41 10,55 65 55 51 6,70 8,28 24 104 78Cuba 10,15 11,25 11 2,67 2,74 3 26 24 2,04 1,56 -24 77 57Djibouti 0,38 0,07 -81 0,08 0,02 -76 21 26 . . . . .Dominica 0,07 0,07 1 0,03 0,02 -42 42 31 0,02 0,01 -42 73 73Ecuador 10,20 13,48 32 4,58 4,64 1 45 34 3,28 2,86 -13 72 62Egipto 51,55 81,53 58 26,90 46,70 74 52 57 21,40 24,00 12 80 51El Salvador 5,03 6,13 22 2,83 2,41 -15 56 39 1,94 1,70 -12 68 70Eritrea 3,05 4,93 62 2,57 3,91 52 84 79 . 3,58 . . 92Etiopa 44,76 80,71 80 39,24 66,99 71 88 83 33,89 62,07 83 86 93Fiji 0,73 0,84 15 0,42 0,40 -4 57 48 0,29 0,31 6 71 78Filipinas 59,51 90,35 52 34,99 31,69 -9 59 35 28,25 31,33 11 81 99Gabn 1,09 1,45 32 0,62 0,22 -65 56 15 0,76 0,42 -45 123 192Gambia 0,81 1,66 105 0,64 0,72 14 79 44 0,66 1,24 88 104 172Ghana 14,16 23,35 65 9,58 11,67 22 68 50 7,27 12,48 72 76 107Granada 0,10 0,11 6 0,04 0,07 78 41 69 0,03 0,02 -12 61 30Guatemala 8,68 13,68 58 5,11 7,03 38 59 51 4,55 5,83 28 89 83Guinea 6,54 9,83 50 4,96 6,45 30 76 66 4,94 7,80 58 100 121Guinea-Bissau 0,95 1,58 67 0,74 1,11 49 79 70 0,75 1,24 64 101 112Guinea Ecuatorial 0,42 0,66 57 0,24 0,40 64 58 61 0,20 0,43 117 80 106Guyana 1,01 0,76 -24 0,67 0,55 -18 66 72 0,23 0,12 -49 35 22Hait 6,26 9,78 56 4,45 5,20 17 71 53 3,84 5,87 53 86 113Honduras 4,83 7,24 50 2,80 3,77 35 58 52 2,80 2,07 -26 100 55India 819,48 1 139,96 39 598,61 803,22 34 73 70 520,11 579,80 11 87 72Indonesia 175,11 228,25 30 128,18 110,79 -14 73 49 80,83 88,28 9 63 80

  • Informe sobre la pobreza rural 2011244

    CUADRO 2 Poblacin y agricultura (cont.)

    Variable Poblacin total Crecimiento de la Poblacin rural Crecimiento de la Poblacin rural Poblacin agrcola Crecimiento de la Poblacin agrcola(millones) poblacin total (millones) poblacin rural como porcentaje (en millones) poblacin agrcola como porcentaje

    (porcentaje) (porcentaje) de la poblacin total (porcentaje) de la poblacin rural Fuente IPR 1992 IDM Clculos IPR 1992 IDM Clculos Clculos IDM IPR 1992 FAOSTAT Clculos Clculos Clculos

    (cursiva: a partir del (cursiva: a partir del a partir del a partir del a partir del a partir deestimacin IPR 1992 estimacin IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 FAOSTATONU 2009) y los IDM ONU 2009) y los IDM y FAOSTAT

    Perodo 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988 Ms aproxi- 1988-2007 1988 Ms aproxi-mado 2008 mado 2008 mado 2008 mado 2007 mado 2007

    Irn (Repblica Islmica de) 53,12 71,96 35 24,61 22,70 -8 46 32 15,01 16,58 11 61 73Iraq 17,67 30,75 74 4,80 10,37 116 27 34 3,88 1,89 -51 81 .Islas Salomn 0,30 0,51 68 0,27 0,42 53 90 82 0,14 0,34 143 52 82Jamaica 2,44 2,69 10 1,19 1,26 5 49 47 0,75 0,50 -33 63 40Jordania 3,05 5,91 94 1,02 1,27 26 33 22 0,20 0,42 111 20 33Kenya 23,08 38,53 67 18,01 30,21 68 78 78 17,96 27,23 52 100 90Lesotho 1,68 2,02 20 1,36 1,50 10 81 75 1,36 0,82 -40 100 54Lbano 2,77 4,14 49 0,48 0,54 12 17 13 0,27 0,09 -65 56 17Liberia 2,40 3,79 58 1,38 1,51 9 58 40 1,70 2,31 37 122 153Madagascar 11,24 19,11 70 8,58 13,47 57 76 70 8,71 13,33 53 102 99Malasia 16,56 26,99 63 9,82 8,00 -19 59 30 5,31 3,60 -32 54 45Malawi 7,88 14,28 81 6,80 11,59 70 86 81 6,06 10,77 78 89 93Maldivas 0,20 0,31 54 0,16 0,19 20 80 62 0,13 0,06 -52 81 33Mal 8,83 12,71 44 7,19 8,62 20 81 68 7,23 9,53 32 101 111Marruecos 23,91 31,23 31 12,68 13,73 8 53 44 9,13 8,73 -4 72 64Mauricio 1,08 1,27 18 0,62 0,73 17 58 58 0,26 0,11 -55 41 16Mauritania 1,92 3,20 67 1,17 1,89 62 61 59 1,25 1,60 27 108 85Mxico 84,88 106,35 25 24,24 24,25 0 29 23 26,51 21,03 -21 109 87Mozambique 14,85 21,78 47 11,32 13,76 22 76 63 12,21 16,81 38 108 122Myanmar 39,95 49,19 23 30,27 33,16 10 76 67 19,18 33,46 74 63 101Namibia 1,31 2,13 63 0,95 1,35 41 73 63 0,77 0,91 18 81 67Nepal 18,24 28,58 57 16,63 23,65 42 91 83 16,77 26,32 57 101 111Nicaragua 3,62 5,68 57 1,50 2,46 63 41 43 1,44 0,97 -33 96 40Nger 6,69 14,67 119 5,48 12,24 124 82 83 5,89 11,85 101 108 97Nigeria 105,44 151,32 44 70,11 78,14 11 66 52 69,04 40,23 -42 98 51Omn 1,40 2,79 100 1,26 0,79 -37 90 28 0,59 0,84 43 47 106Pakistn 115,04 166,04 44 79,33 106,00 34 69 64 62,07 76,32 23 78 72Panam 2,32 3,39 46 1,07 0,91 -15 46 27 0,60 0,64 7 56 71Papua NuevaGuinea 3,81 6,45 69 3,23 5,64 75 85 87 2,63 4,78 82 81 85Paraguay 4,04 6,23 54 2,17 2,47 14 54 40 1,96 1,91 -2 90 77Per 21,26 28,84 36 6,56 8,25 26 31 29 8,02 7,18 -11 122 87Repblica rabe Siria 11,63 21,23 83 5,72 9,72 70 49 46 2,95 4,33 47 52 45Repblica Centroafricana 2,77 4,42 60 1,53 2,72 78 55 61 1,79 2,82 57 117 104Repblica Democrtica del Congo 33,74 64,21 90 20,82 42,40 104 62 66 22,59 36,72 63 108 87Repblica Democrtica Popular de Corea 21,90 23,86 9 7,44 8,90 20 34 37 7,74 5,98 -23 104 67Repblica Democrtica Popular Lao 3,87 6,21 61 3,19 4,29 34 83 69 2,80 4,60 64 88 107Repblica Dominicana 7,02 9,84 40 2,85 3,05 7 41 56 2,59 1,23 -53 91 40Repblica Unida de Tanzana 25,43 42,48 67 19,93 31,64 59 78 74 20,45 30,90 51 103 98Rwanda 6,75 9,72 44 6,28 7,94 26 93 82 6,19 8,50 37 99 107Saint Kitts y Nevis 0,06 0,05 -11 0,03 0,03 19 51 68 0,00 0,01 267 11 33Samoa 0,17 0,18 8 0,13 0,14 8 77 77 0,02 0,05 148 16 37Santa Luca 0,13 0,17 28 0,07 0,12 68 55 72 0,04 0,04 -17 58 29Santo Tom y Prncipe 0,11 0,16 52 0,07 0,06 -8 65 39 0,08 0,09 24 109 147San Vincente y las Granadinas 0,11 0,11 1 0,09 0,06 -33 80 53 0,03 0,02 -30 38 40

  • Anexo 2 Anexo estadstico 245

    CUADRO 2 Poblacin y agricultura (cont.)

    Variable Poblacin total Crecimiento de la Poblacin rural Crecimiento de la Poblacin rural Poblacin agrcola Crecimiento de la Poblacin agrcola(millones) poblacin total (millones) poblacin rural como porcentaje (en millones) poblacin agrcola como porcentaje

    (porcentaje) (porcentaje) de la poblacin total (porcentaje) de la poblacin rural Fuente IPR 1992 IDM Clculos IPR 1992 IDM Clculos Clculos IDM IPR 1992 FAOSTAT Clculos Clculos Clculos

    (cursiva: a partir del (cursiva: a partir del a partir del a partir del a partir del a partir deestimacin IPR 1992 estimacin IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 FAOSTATONU 2009) y los IDM ONU 2009) y los IDM y FAOSTAT

    Perodo 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988 Ms aproxi- 1988-2007 1988 Ms aproxi-mado 2008 mado 2008 mado 2008 mado 2007 mado 2007

    Irn (Repblica Islmica de) 53,12 71,96 35 24,61 22,70 -8 46 32 15,01 16,58 11 61 73Iraq 17,67 30,75 74 4,80 10,37 116 27 34 3,88 1,89 -51 81 .Islas Salomn 0,30 0,51 68 0,27 0,42 53 90 82 0,14 0,34 143 52 82Jamaica 2,44 2,69 10 1,19 1,26 5 49 47 0,75 0,50 -33 63 40Jordania 3,05 5,91 94 1,02 1,27 26 33 22 0,20 0,42 111 20 33Kenya 23,08 38,53 67 18,01 30,21 68 78 78 17,96 27,23 52 100 90Lesotho 1,68 2,02 20 1,36 1,50 10 81 75 1,36 0,82 -40 100 54Lbano 2,77 4,14 49 0,48 0,54 12 17 13 0,27 0,09 -65 56 17Liberia 2,40 3,79 58 1,38 1,51 9 58 40 1,70 2,31 37 122 153Madagascar 11,24 19,11 70 8,58 13,47 57 76 70 8,71 13,33 53 102 99Malasia 16,56 26,99 63 9,82 8,00 -19 59 30 5,31 3,60 -32 54 45Malawi 7,88 14,28 81 6,80 11,59 70 86 81 6,06 10,77 78 89 93Maldivas 0,20 0,31 54 0,16 0,19 20 80 62 0,13 0,06 -52 81 33Mal 8,83 12,71 44 7,19 8,62 20 81 68 7,23 9,53 32 101 111Marruecos 23,91 31,23 31 12,68 13,73 8 53 44 9,13 8,73 -4 72 64Mauricio 1,08 1,27 18 0,62 0,73 17 58 58 0,26 0,11 -55 41 16Mauritania 1,92 3,20 67 1,17 1,89 62 61 59 1,25 1,60 27 108 85Mxico 84,88 106,35 25 24,24 24,25 0 29 23 26,51 21,03 -21 109 87Mozambique 14,85 21,78 47 11,32 13,76 22 76 63 12,21 16,81 38 108 122Myanmar 39,95 49,19 23 30,27 33,16 10 76 67 19,18 33,46 74 63 101Namibia 1,31 2,13 63 0,95 1,35 41 73 63 0,77 0,91 18 81 67Nepal 18,24 28,58 57 16,63 23,65 42 91 83 16,77 26,32 57 101 111Nicaragua 3,62 5,68 57 1,50 2,46 63 41 43 1,44 0,97 -33 96 40Nger 6,69 14,67 119 5,48 12,24 124 82 83 5,89 11,85 101 108 97Nigeria 105,44 151,32 44 70,11 78,14 11 66 52 69,04 40,23 -42 98 51Omn 1,40 2,79 100 1,26 0,79 -37 90 28 0,59 0,84 43 47 106Pakistn 115,04 166,04 44 79,33 106,00 34 69 64 62,07 76,32 23 78 72Panam 2,32 3,39 46 1,07 0,91 -15 46 27 0,60 0,64 7 56 71Papua NuevaGuinea 3,81 6,45 69 3,23 5,64 75 85 87 2,63 4,78 82 81 85Paraguay 4,04 6,23 54 2,17 2,47 14 54 40 1,96 1,91 -2 90 77Per 21,26 28,84 36 6,56 8,25 26 31 29 8,02 7,18 -11 122 87Repblica rabe Siria 11,63 21,23 83 5,72 9,72 70 49 46 2,95 4,33 47 52 45Repblica Centroafricana 2,77 4,42 60 1,53 2,72 78 55 61 1,79 2,82 57 117 104Repblica Democrtica del Congo 33,74 64,21 90 20,82 42,40 104 62 66 22,59 36,72 63 108 87Repblica Democrtica Popular de Corea 21,90 23,86 9 7,44 8,90 20 34 37 7,74 5,98 -23 104 67Repblica Democrtica Popular Lao 3,87 6,21 61 3,19 4,29 34 83 69 2,80 4,60 64 88 107Repblica Dominicana 7,02 9,84 40 2,85 3,05 7 41 56 2,59 1,23 -53 91 40Repblica Unida de Tanzana 25,43 42,48 67 19,93 31,64 59 78 74 20,45 30,90 51 103 98Rwanda 6,75 9,72 44 6,28 7,94 26 93 82 6,19 8,50 37 99 107Saint Kitts y Nevis 0,06 0,05 -11 0,03 0,03 19 51 68 0,00 0,01 267 11 33Samoa 0,17 0,18 8 0,13 0,14 8 77 77 0,02 0,05 148 16 37Santa Luca 0,13 0,17 28 0,07 0,12 68 55 72 0,04 0,04 -17 58 29Santo Tom y Prncipe 0,11 0,16 52 0,07 0,06 -8 65 39 0,08 0,09 24 109 147San Vincente y las Granadinas 0,11 0,11 1 0,09 0,06 -33 80 53 0,03 0,02 -30 38 40

  • Informe sobre la pobreza rural 2011246

    CUADRO 2 Poblacin y agricultura (cont.)

    Variable Poblacin total Crecimiento de la Poblacin rural Crecimiento de la Poblacin rural Poblacin agrcola Crecimiento de la Poblacin agrcola(millones) poblacin total (millones) poblacin rural como porcentaje (en millones) poblacin agrcola como porcentaje

    (porcentaje) (porcentaje) de la poblacin total (porcentaje) de la poblacin rural Fuente IPR 1992 IDM Clculos IPR 1992 IDM Clculos Clculos IDM IPR 1992 FAOSTAT Clculos Clculos Clculos

    (cursiva: a partir del (cursiva: a partir del a partir del a partir del a partir del a partir deestimacin IPR 1992 estimacin IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 FAOSTATONU 2009) y los IDM ONU 2009) y los IDM y FAOSTAT

    Perodo 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988 Ms aproxi- 1988-2007 1988 Ms aproxi-mado 2008 mado 2008 mado 2008 mado 2007 mado 2007

    Senegal 6,96 12,21 75 4,35 7,04 62 62 58 5,50 8,47 54 126 120Seychelles 0,07 0,09 29 0,03 0,04 36 43 46 0,05 0,06 21 179 160Sierra Leona 3,95 5,56 41 2,74 3,46 26 69 62 2,52 3,34 33 92 97Somalia 7,10 8,95 26 4,63 5,68 23 65 63 5,12 5,85 14 111 103Sri Lanka 16,83 20,16 20 13,26 17,11 29 79 85 8,75 8,79 0 66 51Sudfrica 33,73 48,69 44 16,54 19,11 16 49 39 7,17 5,34 -26 43 28Sudn 23,83 41,35 74 18,73 23,39 25 79 57 14,90 22,00 48 80 94Suriname 0,39 0,52 31 0,21 0,13 -38 53 25 0,07 0,09 33 32 69Swazilandia 0,74 1,17 58 0,51 0,88 71 70 75 0,50 0,35 -29 97 40Tailandia 54,16 67,39 24 42,54 44,93 6 79 67 33,53 29,10 -13 79 65Togo 3,25 6,46 98 2,47 3,75 52 76 58 2,29 3,49 52 93 93Tonga 0,12 0,10 -11 0,09 0,08 -16 79 75 0,01 0,03 114 15 39Trinidad y Tobago 1,24 1,34 8 0,41 1,16 185 33 87 0,10 0,09 -6 25 8Tnez 7,82 10,33 32 3,62 3,46 -4 46 34 2,04 2,17 6 56 63Turqua 53,67 73,91 38 28,24 23,15 -18 53 31 24,73 15,77 -36 88 68Uganda 17,22 31,66 84 15,50 27,55 78 90 87 14,11 23,05 63 91 84Uruguay 3,08 3,33 8 0,46 0,26 -44 15 8 0,43 0,34 -21 94 134Venezuela (Repblica Bolivariana de) 18,76 27,94 49 1,97 1,87 -5 11 7 2,13 1,94 -9 108 104Viet Nam 64,21 86,21 34 50,61 62,21 23 79 72 39,80 55,50 39 79 89Yemen 7,54 23,05 206 5,81 15,99 175 77 69 4,83 9,30 93 83 58Zambia 7,87 12,62 60 3,68 8,15 121 47 65 5,50 8,02 46 149 98Zimbabwe 9,12 12,46 37 6,72 7,81 16 74 63 . 7,28 . . 93

    Asia y el Pacfico 2 679,53 3 542,57 33 2 014,08 2 188,14 14 75 62 1 681,11 1 904,18 14 63 54Asia Meridional 1 148,88 1 615,84 41 841,24 1 111,77 33 73 69 709,10 800,62 13 62 49Asia Oriental 1 103,13 1 349,50 22 861,20 763,19 -11 78 57 752,51 842,58 12 68 62Oceana 5,12 8,08 61 4,14 6,67 66 81 83 3,10 5,52 82 61 68Sudeste Asitico 422,40 569,14 36 307,50 306,50 2 73 54 216,40 255,46 24 51 45

    frica Subsahariana 476,55 777,10 66 338,06 496,75 54 71 64 316,21 432,49 49 70 57frica Central 65,57 122,50 88 40,75 71,28 85 62 58 44,08 69,63 62 67 57frica Meridional 38,65 55,91 45 20,30 23,61 18 53 42 10,57 8,22 -19 47 30frica Occidental 186,83 291,30 58 127,85 164,67 35 68 57 125,95 129,47 29 67 44frica Oriental 185,51 307,39 65 149,16 237,19 60 77 74 135,61 225,17 60 74 71

    Amrica Latina y el Caribe 425,27 566,97 34 122,60 122,22 5 29 22 118,13 96,65 -12 28 17Amrica Central 112,41 147,31 32 39,02 42,64 13 35 29 38,63 33,08 -11 34 22Caribe 27,93 35,74 31 12,02 13,92 25 43 46 9,47 9,38 21 35 26Sudamrica 284,93 383,92 35 71,55 65,66 -4 25 17 70,03 54,20 -18 25 14

    Oriente Medio y frica del Norte 228,68 360,56 63 122,65 161,06 47 54 44 90,89 96,95 22 40 29frica del Norte 130,96 198,79 53 75,33 99,23 40 58 50 53,46 64,31 23 41 32Oriente Medio 97,72 161,77 79 47,32 61,83 60 50 36 37,44 32,65 19 39 23

  • Anexo 2 Anexo estadstico 247

    CUADRO 2 Poblacin y agricultura (cont.)

    Variable Poblacin total Crecimiento de la Poblacin rural Crecimiento de la Poblacin rural Poblacin agrcola Crecimiento de la Poblacin agrcola(millones) poblacin total (millones) poblacin rural como porcentaje (en millones) poblacin agrcola como porcentaje

    (porcentaje) (porcentaje) de la poblacin total (porcentaje) de la poblacin rural Fuente IPR 1992 IDM Clculos IPR 1992 IDM Clculos Clculos IDM IPR 1992 FAOSTAT Clculos Clculos Clculos

    (cursiva: a partir del (cursiva: a partir del a partir del a partir del a partir del a partir deestimacin IPR 1992 estimacin IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 IPR 1992 FAOSTATONU 2009) y los IDM ONU 2009) y los IDM y FAOSTAT

    Perodo 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988-2008 1988 Ms aproxi- 1988 Ms aproxi- 1988-2007 1988 Ms aproxi-mado 2008 mado 2008 mado 2008 mado 2007 mado 2007

    Senegal 6,96 12,21 75 4,35 7,04 62 62 58 5,50 8,47 54 126 120Seychelles 0,07 0,09 29 0,03 0,04 36 43 46 0,05 0,06 21 179 160Sierra Leona 3,95 5,56 41 2,74 3,46 26 69 62 2,52 3,34 33 92 97Somalia 7,10 8,95 26 4,63 5,68 23 65 63 5,12 5,85 14 111 103Sri Lanka 16,83 20,16 20 13,26 17,11 29 79 85 8,75 8,79 0 66 51Sudfrica 33,73 48,69 44 16,54 19,11 16 49 39 7,17 5,34 -26 43 28Sudn 23,83 41,35 74 18,73 23,39 25 79 57 14,90 22,00 48 80 94Suriname 0,39 0,52 31 0,21 0,13 -38 53 25 0,07 0,09 33 32 69Swazilandia 0,74 1,17 58 0,51 0,88 71 70 75 0,50 0,35 -29 97 40Tailandia 54,16 67,39 24 42,54 44,93 6 79 67 33,53 29,10 -13 79 65Togo 3,25 6,46 98 2,47 3,75 52 76 58 2,29 3,49 52 93 93Tonga 0,12 0,10 -11 0,09 0,08 -16 79 75 0,01 0,03 114 15 39Trinidad y Tobago 1,24 1,34 8 0,41 1,16 185 33 87 0,10 0,09 -6 25 8Tnez 7,82 10,33 32 3,62 3,46 -4 46 34 2,04 2,17 6 56 63Turqua 53,67 73,91 38 28,24 23,15 -18 53 31 24,73 15,77 -36 88 68Uganda 17,22 31,66 84 15,50 27,55 78 90 87 14,11 23,05 63 91 84Uruguay 3,08 3,33 8 0,46 0,26 -44 15 8 0,43 0,34 -21 94 134Venezuela (Repblica Bolivariana de) 18,76 27,94 49 1,97 1,87 -5 11 7 2,13 1,94 -9 108 104Viet Nam 64,21 86,21 34 50,61 62,21 23 79 72 39,80 55,50 39 79 89Yemen 7,54 23,05 206 5,81 15,99 175 77 69 4,83 9,30 93 83 58Zambia 7,87 12,62 60 3,68 8,15 121 47 65 5,50 8,02 46 149 98Zimbabwe 9,12 12,46 37 6,72 7,81 16 74 63 . 7,28 . . 93

    Asia y el Pacfico 2 679,53 3 542,57 33 2 014,08 2 188,14 14 75 62 1 681,11 1 904,18 14 63 54Asia Meridional 1 148,88 1 615,84 41 841,24 1 111,77 33 73 69 709,10 800,62 13 62 49Asia Oriental 1 103,13 1 349,50 22 861,20 763,19 -11 78 57 752,51 842,58 12 68 62Oceana 5,12 8,08 61 4,14 6,67 66 81 83 3,10 5,52 82 61 68Sudeste Asitico 422,40 569,14 36 307,50 306,50 2 73 54 216,40 255,46 24 51 45

    frica Subsahariana 476,55 777,10 66 338,06 496,75 54 71 64 316,21 432,49 49 70 57frica Central 65,57 122,50 88 40,75 71,28 85 62 58 44,08 69,63 62 67 57frica Meridional 38,65 55,91 45 20,30 23,61 18 53 42 10,57 8,22 -19 47 30frica Occidental 186,83 291,30 58 127,85 164,67 35 68 57 125,95 129,47 29 67 44frica Oriental 185,51 307,39 65 149,16 237,19 60 77 74 135,61 225,17 60 74 71

    Amrica Latina y el Caribe 425,27 566,97 34 122,60 122,22 5 29 22 118,13 96,65 -12 28 17Amrica Central 112,41 147,31 32 39,02 42,64 13 35 29 38,63 33,08 -11 34 22Caribe 27,93 35,74 31 12,02 13,92 25 43 46 9,47 9,38 21 35 26Sudamrica 284,93 383,92 35 71,55 65,66 -4 25 17 70,03 54,20 -18 25 14

    Oriente Medio y frica del Norte 228,68 360,56 63 122,65 161,06 47 54 44 90,89 96,95 22 40 29frica del Norte 130,96 198,79 53 75,33 99,23 40 58 50 53,46 64,31 23 41 32Oriente Medio 97,72 161,77 79 47,32 61,83 60 50 36 37,44 32,65 19 39 23

  • CUADRO 3 Pobreza, hambre y desigualdad

    Variables Incidencia de la pobreza Brecha de Porcentaje de personas Brecha de Subnutricin Cambio Retraso del crecimiento Cambio ndice ndice < USD 1,25/da pobreza, lnea que viven con menos pobreza, lnea (porcentaje de personas en la en el de Gini relativo al

    (porcentaje de la de pobreza de USD 2/da de pobreza con requerimientos sub- retraso del gneroa

    poblacin total) USD 1,25/da USD 2/da energticos nutricin creci-(porcentaje) (porcentaje) insatisfechos) miento

    Fuente IDM (excepto IDM IDM IDM FAOSTAT Clculos a partir IDM Clculos a IDM OCDEcursiva: PovCalNet) de FAOSTAT partir del IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1990-1992 2004-2006 1990-1992/ Ms Ms 1998-2008 Ms Ms Ms 2009aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2004-2006 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008

    Afganistn . . . . . . . . . . . . 59,3 . . . . 0,582Angola . 54,3 . . . 70,2 . . 66,0 44,0 -22,0 61,7 . . . 0,59 . .Antigua y Barbuda . . . . . . . . 12,0 27,0 15,0 . . . . . . .Argelia 6,6 6,8 . . 23,8 23,6 . . . . . 23,6 . . 0,40 0,35 . 0,190Argentina 2,0 2,0 4,5 1,0 2,0 8,9 11,3 3,6 . . . . 8,2 . 0,45 0,50 0,50 0,004Bangladesh . 59,3 49,6 13,1 . 87,4 81,3 33,8 36,0 26,0 -10,0 61,8 47,8 -14,0 . 0,31 0,31 0,245Barbados . . . . . . . . . . . . . . . . . .Belice . . . . . . . . 5,0 . . . . . . . . .Benin . . 47,3 15,7 . . 75,3 33,5 28,0 19,0 -9,0 . . . . . 0,39 0,189Bhutn . . 26,2 7,0 . . 49,5 18,8 . . . 47,7 . . . . 0,47 0,163Bolivia (Estado Plurinacional de) . 18,9 19,6 9,7 . 29,9 30,3 15,5 24,0 23,0 -1,0 33,1 32,5 -0,6 . 0,58 0,58 0,010Botswana 35,6 . . . 54,7 . . . 20,0 26,0 6,0 29,1 . . 0,54 0,61 . 0,081Brasil 17,7 11,0 5,2 1,3 30,5 22,5 12,7 4,1 10,0 6,0 -4,0 13,5 7,1 -6,4 0,61 0,59 0,55 0,019Burkina Faso . 70,0 56,5 20,3 . 87,6 81,2 39,2 14,0 9,0 -5,0 45,5 43,1 -2,4 . 0,47 0,40 0,162Burundi . 86,4 81,3 36,4 . 95,4 93,4 56,0 44,0 63,0 19,0 63,1 . . . 0,42 0,33 0,107Cabo Verde . . 20,6 5,9 . . 40,2 14,9 12,0 14,0 2,0 . . . . . . .Camboya . . 25,8 6,1 . . 57,8 20,1 38,0 25,0 13,0 58,6 39,5 19,1 . . . 0,022Camern . 51,5 32,8 10,2 . 74,4 57,7 23,6 34,0 23,0 -11,0 36,7 35,4 -1,3 . 0,47 . 0,217Chad . . 61,9 25,6 . . 83,3 43,9 59,0 38,0 -21,0 45,0 44,8 -0,2 . . 0,40 0,322Chile 10,5 2,0 2,0 0,5 23,4 7,5 2,4 0,5 7,0 . . . 2,1 . 0,56 0,56 0,52 0,020China 54,0 35,6 15,9 4,0 83,6 61,4 36,3 12,2 . . . . . . . . 0,42 0,218Colombia . 16,5 16,0 5,7 . 29,7 27,9 11,9 15,0 10,0 -5,0 18,1 16,2 -1,9 . 0,58 0,58 0,013Comoras . . 46,1 20,8 . . 65,0 34,2 40,0 51,0 11,0 41,4 . . . . 0,64 .Congo . . 54,1 22,8 . . 74,4 38,8 40,0 21,0 -19,0 . 31,2 . . . 0,47 .Costa Rica 10,4 4,0 2,4 0,5 21,5 11,1 8,6 2,3 . . . . . . 0,34 0,48 0,47 0,007Cte dIvoire 13,8 24,1 23,3 6,8 35,1 49,1 46,8 17,6 15,0 14,0 -1,0 31,5 40,1 8,6 0,37 0,44 . 0,137Cuba . . . . . . . . 5,0 . . . . . . . . 0,016Djibouti . . . . . . . . 60,0 31,0 -29,0 . . . . . . .Dominica 12,2 5,9 5,0 0,9 27,2 15,7 15,1 4,3 . . . 13,9 . . 0,50 0,49 0,50 .Ecuador 12,2 14,9 4,7 1,2 22,3 27,7 12,8 4,0 24,0 13,0 -11,0 . 29,0 . 0,50 0,54 0,54 0,009Egipto . 2,5 2,0 0,5 . 26,3 18,4 3,5 . . . 34,9 23,8 -11,1 . 0,30 0,32 0,218El Salvador 15,9 13,5 11,0 4,8 24,7 25,4 20,5 8,9 9,0 10,0 1,0 . 24,6 . 0,49 0,52 0,50 0,008Eritrea . . . . . . . . 67,0 66,0 1,0 44,4 . . . . . 0,136Etiopa . 55,6 39,0 9,6 . 86,4 77,5 28,8 71,0 44,0 -27,0 57,4 50,7 -6,7 . 0,30 0,30 0,233Fiji . . . . . . . . 8,0 . . . . . . . . 0,055Filipinas 30,5 21,6 22,6 5,5 56,9 43,8 45,0 16,3 21,0 15,0 -6,0 . 33,8 . 0,41 0,46 0,44 0,008Gabn . . 4,8 0,9 . . 19,6 5,0 5,0 . . . . . . . 0,41 0,219Gambia . 66,7 34,3 12,1 . 82,0 56,7 24,9 20,0 29,0 9,0 24,1 27,6 3,5 . 0,50 0,47 0,178Ghana 50,6 39,1 30,0 10,5 79,0 63,3 53,6 22,3 34,0 8,0 -26,0 31,3 28,0 -3,3 0,35 0,41 0,43 0,113Granada . . . . . . . . 14,0 23,0 9,0 . . . . . . .Guatemala 52,5 15,6 11,7 3,5 70,4 29,8 24,3 8,9 14,0 16,0 2,0 53,1 . . 0,58 0,56 0,54 0,032Guinea . . 70,1 32,2 . . 87,2 50,2 19,0 16,0 -3,0 34,3 39,3 5,0 . . 0,43 0,228Guinea-Bissau . . 48,8 16,5 . . 77,9 34,8 20,0 31,0 11,0 36,1 . . . . . .Guinea Ecuatorial . . . . . . . . . . . 42,6 35,0 -7,6 . . . 0,176Guyana . 7,7 . . . 16,8 . . 18,0 6,0 -12,0 13,8 . . . 0,45 . .Hait . . 54,9 28,2 . . 72,1 41,8 63,0 58,0 -5,0 28,3 29,7 1,4 . . . .Honduras 43,5 15,6 18,2 8,2 61,6 29,2 29,7 14,1 19,0 12,0 -7,0 43,3 29,9 -13,4 0,57 0,53 0,55 0,033India 53,6 44,7 41,6 10,5 83,8 78,3 75,6 29,5 24,0 22,0 -2,0 51,0 47,9 -3,1 . . 0,37 0,318

    Informe sobre la pobreza rural 2011248

  • CUADRO 3 Pobreza, hambre y desigualdad

    Variables Incidencia de la pobreza Brecha de Porcentaje de personas Brecha de Subnutricin Cambio Retraso del crecimiento Cambio ndice ndice < USD 1,25/da pobreza, lnea que viven con menos pobreza, lnea (porcentaje de personas en la en el de Gini relativo al

    (porcentaje de la de pobreza de USD 2/da de pobreza con requerimientos sub- retraso del gneroa

    poblacin total) USD 1,25/da USD 2/da energticos nutricin creci-(porcentaje) (porcentaje) insatisfechos) miento

    Fuente IDM (excepto IDM IDM IDM FAOSTAT Clculos a partir IDM Clculos a IDM OCDEcursiva: PovCalNet) de FAOSTAT partir del IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1990-1992 2004-2006 1990-1992/ Ms Ms 1998-2008 Ms Ms Ms 2009aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2004-2006 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008

    Afganistn . . . . . . . . . . . . 59,3 . . . . 0,582Angola . 54,3 . . . 70,2 . . 66,0 44,0 -22,0 61,7 . . . 0,59 . .Antigua y Barbuda . . . . . . . . 12,0 27,0 15,0 . . . . . . .Argelia 6,6 6,8 . . 23,8 23,6 . . . . . 23,6 . . 0,40 0,35 . 0,190Argentina 2,0 2,0 4,5 1,0 2,0 8,9 11,3 3,6 . . . . 8,2 . 0,45 0,50 0,50 0,004Bangladesh . 59,3 49,6 13,1 . 87,4 81,3 33,8 36,0 26,0 -10,0 61,8 47,8 -14,0 . 0,31 0,31 0,245Barbados . . . . . . . . . . . . . . . . . .Belice . . . . . . . . 5,0 . . . . . . . . .Benin . . 47,3 15,7 . . 75,3 33,5 28,0 19,0 -9,0 . . . . . 0,39 0,189Bhutn . . 26,2 7,0 . . 49,5 18,8 . . . 47,7 . . . . 0,47 0,163Bolivia (Estado Plurinacional de) . 18,9 19,6 9,7 . 29,9 30,3 15,5 24,0 23,0 -1,0 33,1 32,5 -0,6 . 0,58 0,58 0,010Botswana 35,6 . . . 54,7 . . . 20,0 26,0 6,0 29,1 . . 0,54 0,61 . 0,081Brasil 17,7 11,0 5,2 1,3 30,5 22,5 12,7 4,1 10,0 6,0 -4,0 13,5 7,1 -6,4 0,61 0,59 0,55 0,019Burkina Faso . 70,0 56,5 20,3 . 87,6 81,2 39,2 14,0 9,0 -5,0 45,5 43,1 -2,4 . 0,47 0,40 0,162Burundi . 86,4 81,3 36,4 . 95,4 93,4 56,0 44,0 63,0 19,0 63,1 . . . 0,42 0,33 0,107Cabo Verde . . 20,6 5,9 . . 40,2 14,9 12,0 14,0 2,0 . . . . . . .Camboya . . 25,8 6,1 . . 57,8 20,1 38,0 25,0 13,0 58,6 39,5 19,1 . . . 0,022Camern . 51,5 32,8 10,2 . 74,4 57,7 23,6 34,0 23,0 -11,0 36,7 35,4 -1,3 . 0,47 . 0,217Chad . . 61,9 25,6 . . 83,3 43,9 59,0 38,0 -21,0 45,0 44,8 -0,2 . . 0,40 0,322Chile 10,5 2,0 2,0 0,5 23,4 7,5 2,4 0,5 7,0 . . . 2,1 . 0,56 0,56 0,52 0,020China 54,0 35,6 15,9 4,0 83,6 61,4 36,3 12,2 . . . . . . . . 0,42 0,218Colombia . 16,5 16,0 5,7 . 29,7 27,9 11,9 15,0 10,0 -5,0 18,1 16,2 -1,9 . 0,58 0,58 0,013Comoras . . 46,1 20,8 . . 65,0 34,2 40,0 51,0 11,0 41,4 . . . . 0,64 .Congo . . 54,1 22,8 . . 74,4 38,8 40,0 21,0 -19,0 . 31,2 . . . 0,47 .Costa Rica 10,4 4,0 2,4 0,5 21,5 11,1 8,6 2,3 . . . . . . 0,34 0,48 0,47 0,007Cte dIvoire 13,8 24,1 23,3 6,8 35,1 49,1 46,8 17,6 15,0 14,0 -1,0 31,5 40,1 8,6 0,37 0,44 . 0,137Cuba . . . . . . . . 5,0 . . . . . . . . 0,016Djibouti . . . . . . . . 60,0 31,0 -29,0 . . . . . . .Dominica 12,2 5,9 5,0 0,9 27,2 15,7 15,1 4,3 . . . 13,9 . . 0,50 0,49 0,50 .Ecuador 12,2 14,9 4,7 1,2 22,3 27,7 12,8 4,0 24,0 13,0 -11,0 . 29,0 . 0,50 0,54 0,54 0,009Egipto . 2,5 2,0 0,5 . 26,3 18,4 3,5 . . . 34,9 23,8 -11,1 . 0,30 0,32 0,218El Salvador 15,9 13,5 11,0 4,8 24,7 25,4 20,5 8,9 9,0 10,0 1,0 . 24,6 . 0,49 0,52 0,50 0,008Eritrea . . . . . . . . 67,0 66,0 1,0 44,4 . . . . . 0,136Etiopa . 55,6 39,0 9,6 . 86,4 77,5 28,8 71,0 44,0 -27,0 57,4 50,7 -6,7 . 0,30 0,30 0,233Fiji . . . . . . . . 8,0 . . . . . . . . 0,055Filipinas 30,5 21,6 22,6 5,5 56,9 43,8 45,0 16,3 21,0 15,0 -6,0 . 33,8 . 0,41 0,46 0,44 0,008Gabn . . 4,8 0,9 . . 19,6 5,0 5,0 . . . . . . . 0,41 0,219Gambia . 66,7 34,3 12,1 . 82,0 56,7 24,9 20,0 29,0 9,0 24,1 27,6 3,5 . 0,50 0,47 0,178Ghana 50,6 39,1 30,0 10,5 79,0 63,3 53,6 22,3 34,0 8,0 -26,0 31,3 28,0 -3,3 0,35 0,41 0,43 0,113Granada . . . . . . . . 14,0 23,0 9,0 . . . . . . .Guatemala 52,5 15,6 11,7 3,5 70,4 29,8 24,3 8,9 14,0 16,0 2,0 53,1 . . 0,58 0,56 0,54 0,032Guinea . . 70,1 32,2 . . 87,2 50,2 19,0 16,0 -3,0 34,3 39,3 5,0 . . 0,43 0,228Guinea-Bissau . . 48,8 16,5 . . 77,9 34,8 20,0 31,0 11,0 36,1 . . . . . .Guinea Ecuatorial . . . . . . . . . . . 42,6 35,0 -7,6 . . . 0,176Guyana . 7,7 . . . 16,8 . . 18,0 6,0 -12,0 13,8 . . . 0,45 . .Hait . . 54,9 28,2 . . 72,1 41,8 63,0 58,0 -5,0 28,3 29,7 1,4 . . . .Honduras 43,5 15,6 18,2 8,2 61,6 29,2 29,7 14,1 19,0 12,0 -7,0 43,3 29,9 -13,4 0,57 0,53 0,55 0,033India 53,6 44,7 41,6 10,5 83,8 78,3 75,6 29,5 24,0 22,0 -2,0 51,0 47,9 -3,1 . . 0,37 0,318

    Anexo 2 Anexo estadstico 249

    a ndice relativo al gnero escala 0 a 1: 0 = desigualdad nula; 1 = desigualdad completa

    (porcentaje de nios menoresde 5 aos por debajo de unadesviacin estndar -2 a partirde la edad para la altura mediade la poblacin de referencia)

  • CUADRO 3 Pobreza, hambre y desigualdad (cont.)

    Variables Incidencia de la pobreza Brecha de Porcentaje de personas Brecha de Subnutricin Cambio Retraso del crecimiento Cambio ndice ndice < USD 1,25/da pobreza, lnea que viven con menos pobreza, lnea (porcentaje de personas en la en el de Gini relativo al

    (porcentaje de la de pobreza de USD 2/da de pobreza con requerimientos sub- retraso del gneroa

    poblacin total) USD 1,25/da USD 2/da energticos nutricin creci-(porcentaje) (porcentaje) insatisfechos) miento

    Fuente IDM (excepto IDM IDM IDM FAOSTAT Clculos a partir IDM Clculos a IDM OCDEcursiva: PovCalNet) de FAOSTAT partir del IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1990-1992 2004-2006 1990-1992/ Ms Ms 1998-2008 Ms Ms Ms 2009aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2004-2006 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008

    Indonesia 68,1 47,7 21,4 . 83,7 78,3 75,6 . 19,0 16,0 -3,0 42,4 28,6 -13,8 . . 0,39 0,128Irn (Repblica Islmica de) 4,2 2,0 2,0 0,5 13,8 8,3 8,0 1,8 . . . . . . 0,47 0,44 0,38 0,304Iraq . . . . . . . . . . . 28,3 27,5 -0,8 . . . 0,275Islas Salomn . . . . . . . . 25,0 9,0 -16,0 . . . . . . .Jamaica 4,0 2,0 2,0 0,5 13,4 6,2 5,8 0,9 11,0 5,0 -6,0 8,3 4,5 -3,8 0,43 0,44 0,46 0,048Jordania 2,0 2,0 2,0 0,5 2,0 11,5 3,5 0,6 . . . 11,1 . . 0,36 0,36 0,38 .Kenya . 19,6 19,7 6,1 . 42,7 39,9 15,1 33,0 30,0 -3,0 37,0 35,8 -1,2 . 0,43 0,48 0,137Lesotho 44,3 47,6 43,4 20,8 62,2 61,1 62,2 33,0 15,0 15,0 0,0 53,0 45,2 -7,8 0,56 0,63 0,52 .Lbano . . . . . . . . . . . . . . . . . .Liberia . . 83,7 40,8 . . 94,8 59,5 30,0 38,0 8,0 45,3 39,4 -5,9 . . 0,53 0,227Madagascar . 82,3 67,8 26,5 . 93,1 89,6 46,9 . . . 55,5 52,8 -2,7 . 0,42 0,47 0,070Malasia 2,4 2,0 2,0 0,5 11,9 6,8 7,8 1,4 . . . . . . 0,47 0,49 0,38 .Malawi . 83,1 73,9 32,3 . 93,5 90,4 51,8 45,0 29,0 -16,0 54,6 52,5 -2,1 . 0,50 0,39 0,143Maldivas . . . . . . . . 9,0 7,0 -2,0 46,7 . . . . . .Mal . . 51,4 18,8 . . 77,1 36,5 14,0 10,0 -4,0 36,2 38,5 2,3 . . 0,39 0,339Marruecos 8,4 6,8 2,5 0,5 28,6 24,4 13,9 3,1 5,0 . . . 23,1 . 0,39 0,39 0,41 0,053Mauricio . . . . . . . . 7,0 6,0 -1,0 . . . . . . 0,010Mauritania 41,3 23,4 . . 64,6 48,3 . . 10,0 8,0 -2,0 . . . 0,44 0,37 . 0,150Mxico 7,7 8,0 2,0 0,5 17,3 19,1 4,8 1,0 . . . 21,7 15,5 -6,2 0,55 0,49 0,48 .Mozambique . 81,3 74,7 35,4 . 92,9 90,0 53,5 59,0 37,0 -22,0 45,3 47,0 1,7 . 0,44 0,47 0,200Myanmar . . . . . . . . 44,0 17,0 -27,0 40,8 40,6 -0,2 . . . 0,046Namibia . . . . . . . . 29,0 19,0 10,0 29,5 29,6 -0,1 . . . 0,075Nepal 78,1 68,4 55,1 19,7 93,4 88,1 77,6 37,8 21,0 16,0 -5,0 61,1 49,3 -11,8 . 0,38 0,47 0,167Nicaragua . 21,8 15,8 5,2 . 38,5 31,8 12,3 52,0 21,0 -31,0 30,5 . . . 0,54 0,52 0,023Nger . . 65,9 28,1 . . 85,6 46,6 38,0 28,0 -10,0 47,0 54,8 7,8 . . 0,44 0,176Nigeria 53,9 68,5 64,4 29,6 76,9 86,4 83,9 46,9 15,0 8,0 -7,0 . 43,0 . 0,39 0,47 0,43 0,220Omn . . . . . . . . . . . 12,9 . . . . . .Pakistn 66,5 48,1 22,6 4,3 89,1 83,2 60,3 18,7 22,0 23,0 1,0 . . . 0,33 0,29 0,31 0,283Panam . 7,2 9,5 3,1 . 15,2 17,8 7,1 18,0 17,0 -1,0 21,5 . . . 0,49 0,55 .Papua Nueva Guinea . 35,8 . . . 57,4 . . . . . . . . . 0,51 . 0,209Paraguay 5,8 19,6 6,4 2,7 19,4 30,2 14,2 5,5 16,0 12,0 -4,0 . . . 0,40 0,57 0,53 0,002Per 2,0 8,6 7,9 1,9 5,2 19,9 18,5 5,9 28,0 13,0 -15,0 31,6 . . 0,46 0,46 0,50 0,012Repblica rabe Siria . . . . . . . . . . . . . . . . . .Repblica Centroafricana . . 62,4 28,3 . . 81,9 45,3 47,0 41,0 -6,0 44,6 . . . . 0,44 0,184Repblica Democrtica del Congo . . 59,2 25,3 . . 79,5 42,4 29,0 75,0 46,0 . . . . . 0,44 0,204Repblica Democrtica Popular de Corea . . . . . . . . . . . . . . . . . .Repblica Democrtica Popular Lao . 49,3 44,0 12,1 . 79,9 76,8 31,0 27,0 19,0 -8,0 48,2 . . . 0,35 0,33 0,036Repblica Dominicana 54,2 35,5 16,8 . . . . 38,6 27,0 21,0 -6,0 . 25,6 . . . . 0,040Repblica Unida de Tanzana . 88,5 . . . 96,6 . . . . . 48,3 44,4 -3,9 . 0,35 . 0,112Rwanda 63,3 76,6 . . 88,3 90,3 . . 45,0 40,0 -5,0 48,3 51,7 3,4 0,29 0,47 . 0,169Saint Kitts y Nevis . . . . . . . . 10,0 15,0 5,0 . . . . . . .Samoa . . . . . . . . 9,0 . . . . . . . . .Santa Luca . 20,9 . . . 40,5 . . 9,0 8,0 -1,0 . . . . 0,43 . .Santo Tom y Prncipe . . . . . . . . 15,0 5,0 -10,0 35,2 . . . . . .

    Informe sobre la pobreza rural 2011250

  • CUADRO 3 Pobreza, hambre y desigualdad (cont.)

    Variables Incidencia de la pobreza Brecha de Porcentaje de personas Brecha de Subnutricin Cambio Retraso del crecimiento Cambio ndice ndice < USD 1,25/da pobreza, lnea que viven con menos pobreza, lnea (porcentaje de personas en la en el de Gini relativo al

    (porcentaje de la de pobreza de USD 2/da de pobreza con requerimientos sub- retraso del gneroa

    poblacin total) USD 1,25/da USD 2/da energticos nutricin creci-(porcentaje) (porcentaje) insatisfechos) miento

    Fuente IDM (excepto IDM IDM IDM FAOSTAT Clculos a partir IDM Clculos a IDM OCDEcursiva: PovCalNet) de FAOSTAT partir del IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1990-1992 2004-2006 1990-1992/ Ms Ms 1998-2008 Ms Ms Ms 2009aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2004-2006 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008

    Indonesia 68,1 47,7 21,4 . 83,7 78,3 75,6 . 19,0 16,0 -3,0 42,4 28,6 -13,8 . . 0,39 0,128Irn (Repblica Islmica de) 4,2 2,0 2,0 0,5 13,8 8,3 8,0 1,8 . . . . . . 0,47 0,44 0,38 0,304Iraq . . . . . . . . . . . 28,3 27,5 -0,8 . . . 0,275Islas Salomn . . . . . . . . 25,0 9,0 -16,0 . . . . . . .Jamaica 4,0 2,0 2,0 0,5 13,4 6,2 5,8 0,9 11,0 5,0 -6,0 8,3 4,5 -3,8 0,43 0,44 0,46 0,048Jordania 2,0 2,0 2,0 0,5 2,0 11,5 3,5 0,6 . . . 11,1 . . 0,36 0,36 0,38 .Kenya . 19,6 19,7 6,1 . 42,7 39,9 15,1 33,0 30,0 -3,0 37,0 35,8 -1,2 . 0,43 0,48 0,137Lesotho 44,3 47,6 43,4 20,8 62,2 61,1 62,2 33,0 15,0 15,0 0,0 53,0 45,2 -7,8 0,56 0,63 0,52 .Lbano . . . . . . . . . . . . . . . . . .Liberia . . 83,7 40,8 . . 94,8 59,5 30,0 38,0 8,0 45,3 39,4 -5,9 . . 0,53 0,227Madagascar . 82,3 67,8 26,5 . 93,1 89,6 46,9 . . . 55,5 52,8 -2,7 . 0,42 0,47 0,070Malasia 2,4 2,0 2,0 0,5 11,9 6,8 7,8 1,4 . . . . . . 0,47 0,49 0,38 .Malawi . 83,1 73,9 32,3 . 93,5 90,4 51,8 45,0 29,0 -16,0 54,6 52,5 -2,1 . 0,50 0,39 0,143Maldivas . . . . . . . . 9,0 7,0 -2,0 46,7 . . . . . .Mal . . 51,4 18,8 . . 77,1 36,5 14,0 10,0 -4,0 36,2 38,5 2,3 . . 0,39 0,339Marruecos 8,4 6,8 2,5 0,5 28,6 24,4 13,9 3,1 5,0 . . . 23,1 . 0,39 0,39 0,41 0,053Mauricio . . . . . . . . 7,0 6,0 -1,0 . . . . . . 0,010Mauritania 41,3 23,4 . . 64,6 48,3 . . 10,0 8,0 -2,0 . . . 0,44 0,37 . 0,150Mxico 7,7 8,0 2,0 0,5 17,3 19,1 4,8 1,0 . . . 21,7 15,5 -6,2 0,55 0,49 0,48 .Mozambique . 81,3 74,7 35,4 . 92,9 90,0 53,5 59,0 37,0 -22,0 45,3 47,0 1,7 . 0,44 0,47 0,200Myanmar . . . . . . . . 44,0 17,0 -27,0 40,8 40,6 -0,2 . . . 0,046Namibia . . . . . . . . 29,0 19,0 10,0 29,5 29,6 -0,1 . . . 0,075Nepal 78,1 68,4 55,1 19,7 93,4 88,1 77,6 37,8 21,0 16,0 -5,0 61,1 49,3 -11,8 . 0,38 0,47 0,167Nicaragua . 21,8 15,8 5,2 . 38,5 31,8 12,3 52,0 21,0 -31,0 30,5 . . . 0,54 0,52 0,023Nger . . 65,9 28,1 . . 85,6 46,6 38,0 28,0 -10,0 47,0 54,8 7,8 . . 0,44 0,176Nigeria 53,9 68,5 64,4 29,6 76,9 86,4 83,9 46,9 15,0 8,0 -7,0 . 43,0 . 0,39 0,47 0,43 0,220Omn . . . . . . . . . . . 12,9 . . . . . .Pakistn 66,5 48,1 22,6 4,3 89,1 83,2 60,3 18,7 22,0 23,0 1,0 . . . 0,33 0,29 0,31 0,283Panam . 7,2 9,5 3,1 . 15,2 17,8 7,1 18,0 17,0 -1,0 21,5 . . . 0,49 0,55 .Papua Nueva Guinea . 35,8 . . . 57,4 . . . . . . . . . 0,51 . 0,209Paraguay 5,8 19,6 6,4 2,7 19,4 30,2 14,2 5,5 16,0 12,0 -4,0 . . . 0,40 0,57 0,53 0,002Per 2,0 8,6 7,9 1,9 5,2 19,9 18,5 5,9 28,0 13,0 -15,0 31,6 . . 0,46 0,46 0,50 0,012Repblica rabe Siria . . . . . . . . . . . . . . . . . .Repblica Centroafricana . . 62,4 28,3 . . 81,9 45,3 47,0 41,0 -6,0 44,6 . . . . 0,44 0,184Repblica Democrtica del Congo . . 59,2 25,3 . . 79,5 42,4 29,0 75,0 46,0 . . . . . 0,44 0,204Repblica Democrtica Popular de Corea . . . . . . . . . . . . . . . . . .Repblica Democrtica Popular Lao . 49,3 44,0 12,1 . 79,9 76,8 31,0 27,0 19,0 -8,0 48,2 . . . 0,35 0,33 0,036Repblica Dominicana 54,2 35,5 16,8 . . . . 38,6 27,0 21,0 -6,0 . 25,6 . . . . 0,040Repblica Unida de Tanzana . 88,5 . . . 96,6 . . . . . 48,3 44,4 -3,9 . 0,35 . 0,112Rwanda 63,3 76,6 . . 88,3 90,3 . . 45,0 40,0 -5,0 48,3 51,7 3,4 0,29 0,47 . 0,169Saint Kitts y Nevis . . . . . . . . 10,0 15,0 5,0 . . . . . . .Samoa . . . . . . . . 9,0 . . . . . . . . .Santa Luca . 20,9 . . . 40,5 . . 9,0 8,0 -1,0 . . . . 0,43 . .Santo Tom y Prncipe . . . . . . . . 15,0 5,0 -10,0 35,2 . . . . . .

    Anexo 2 Anexo estadstico 251

    a ndice relativo al gnero escala 0 a 1: 0 = desigualdad nula; 1 = desigualdad completa

    (porcentaje de nios menoresde 5 aos por debajo de unadesviacin estndar -2 a partirde la edad para la altura mediade la poblacin de referencia)

  • Informe sobre la pobreza rural 2011252

    CUADRO 3 Pobreza, hambre y desigualdad (cont.)

    Variables Incidencia de la pobreza Brecha de Porcentaje de personas Brecha de Subnutricin Cambio Retraso del crecimiento Cambio ndice ndice < USD 1,25/da pobreza, lnea que viven con menos pobreza, lnea (porcentaje de personas en la en el de Gini relativo al

    (porcentaje de la de pobreza de USD 2/da de pobreza con requerimientos sub- retraso del gneroa

    poblacin total) USD 1,25/da USD 2/da energticos nutricin creci-(porcentaje) (porcentaje) insatisfechos) miento

    Fuente IDM (excepto IDM IDM IDM FAOSTAT Clculos a partir IDM Clculos a IDM OCDEcursiva: PovCalNet) de FAOSTAT partir del IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1990-1992 2004-2006 1990-1992/ Ms Ms 1998-2008 Ms Ms Ms 2009aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2004-2006 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008

    San Vincente y las Granadinas . . . . . . . . 18,0 6,0 -12,0 . . . . . . .Senegal . 54,1 33,5 10,8 . 79,4 60,3 24,6 28,0 25,0 -3,0 29,5 20,1 -9,4 . 0,41 0,39 0,110Seychelles . . . . . . . . 11,0 8,0 -3,0 . . . . . . .Sierra Leona 62,8 . 53,4 20,3 75,0 . 76,1 37,5 45,0 46,0 1,0 38,4 46,9 8,5 0,63 . 0,43 0,342Somalia . . . . . . . . . . . . 42,1 . . . . .Sri Lanka 20,0 16,3 13,9 2,6 51,6 46,7 39,7 11,8 27,0 21,0 -6,0 18,4 . . 0,32 0,35 . 0,059Sudfrica . 26,2 . . . 42,9 . . . . . . . . . 0,58 . 0,087Sudn . . . . . . . . 31,0 20,0 -11,0 47,6 . . . . . 0,678Suriname . 15,5 . . . 27,2 . . 11,0 7,0 -4,0 14,5 . . . 0,53 . .Swazilandia . 78,6 62,8 29,4 . 89,3 81,0 45,8 12,0 18,0 6,0 36,6 . . . 0,61 . 0,157Tailandia 17,2 2,0 2,0 0,5 40,9 20,0 11,5 2,0 29,0 17,0 -12,0 . 15,7 . 0,44 0,44 0,42 0,011Togo . . 38,7 11,4 . . 69,3 27,9 45,0 37,0 -8,0 29,8 . . . . 0,34 0,203Tonga . . . . . . . . . . . . . . . . . .Trinidad y Tobago 2,0 . . . 8,6 . . . 11,0 10,0 -1,0 5,3 . . 0,43 . . 0,023Tnez 5,9 2,5 . . 19,0 12,8 . . . . . . . . 0,40 0,41 . 0,019Turqua 2,0 . 2,7 0,9 7,7 . 9,0 2,6 . . . 19,1 15,6 -3,5 0,44 . 0,43 .Uganda 68,7 60,5 51,5 19,1 85,9 82,7 75,6 36,3 19,0 15,0 -4,0 45,0 . . 0,44 0,43 0,43 0,187Uruguay . 2,0 2,0 0,5 . 3,1 4,2 0,6 5,0 . . . 13,9 . . 0,45 0,46 0,010Venezuela (Repblica Bolivariana de) 6,5 14,0 3,5 1,2 17,9 23,9 10,2 3,2 10,0 12,0 2,0 . . . 0,53 0,50 0,43 0,010Viet Nam . 49,7 21,5 4,6 . 78,2 48,4 16,2 28,0 13,0 -15,0 43,4 35,8 -7,6 . 0,36 0,38 0,030Yemen . 12,9 17,5 4,2 . 36,3 46,6 14,8 30,0 32,0 2,0 59,3 . . . 0,33 0,38 0,327Zambia . 55,4 64,3 32,8 . 74,8 81,5 48,3 40,0 45,0 5,0 48,6 . . . 0,53 0,51 0,219Zimbabwe . . . . . . . . 40,0 39,0 -1,0 33,7 35,8 2,1 . 0,50 . 0,187

    Asia y el Pacfico 52,5 39,0 26,8 7,8 80,1 67,9 55,0 21,5 25,0 20,7 -4,1 50,3 44,0 -5,6 0,40 0,37 0,39 0,229Asia Oriental 54,0 34,4 15,9 4,0 83,6 61,4 36,3 12,2 . . . . . . . . 0,42 0,210Asia Meridional 52,2 44,6 38,5 9,7 80,3 76,2 71,1 27,4 25,0 22,4 -2,6 52,2 48,3 -4,5 0,38 0,33 0,36 0,300Oceana . 35,8 . . . 57,4 . . 12,7 9,0 -16,0 . . . . 0,51 . 0,191Sudeste Asitico 47,8 35,0 18,5 11,5 66,6 60,7 53,5 26,9 25,0 15,8 -8,4 43,3 31,0 -10,5 0,43 0,42 0,40 0,067

    frica Subsahariana 52,3 57,9 52,5 21,3 74,8 77,2 75,6 37,9 34,0 29,4 -4,6 45,4 43,2 -1,5 0,39 0,44 0,42 0,183frica Central . 52,8 53,9 22,3 . 72,4 75,0 38,6 38,4 55,7 16,6 47,8 38,3 -1,0 . 0,52 0,44 0,219frica Meridional 40,4 28,3 50,5 23,9 58,8 44,7 69,1 37,7 19,6 19,6 5,5 37,8 37,3 -7,8 0,55 0,58 0,52 0,088frica Occidental 49,7 60,0 55,3 23,6 72,9 79,7 76,7 40,0 20,0 12,9 -7,2 36,0 41,1 1,6 0,39 0,45 0,42 0,201frica Oriental 67,1 63,0 48,4 17,9 86,6 82,6 74,7 34,9 46,1 34,9 -11,9 46,7 44,5 -3,0 0,40 0,37 0,40 0,164

    Amrica Latina y el Caribe 13,6 10,8 7,2 2,3 23,1 21,3 14,3 5,9 14,7 10,7 -4,9 20,6 13,5 -5,4 0,55 0,54 0,52 0,016Amrica Central 13,6 9,6 4,8 1,6 24,3 21,2 9,9 3,3 20,4 15,0 -5,5 26,7 17,2 -6,8 0,55 0,50 0,49 0,024Caribe 36,8 27,5 31,6 22,1 12,1 8,3 57,6 35,4 25,8 33,3 -5,1 22,6 25,5 0,5 0,43 0,44 0,46 0,029Sudamrica 12,6 10,7 6,7 2,0 22,7 21,4 14,5 5,2 13,0 8,6 -4,8 17,1 10,8 -5,1 0,56 0,56 0,53 0,014

    Oriente Medio y frica del Norte 4,6 5,2 4,0 1,0 16,1 25,3 17,2 4,3 21,1 24,3 -6,4 32,8 22,2 -6,4 0,41 0,34 0,38 0,270frica del Norte 7,3 4,3 2,1 0,5 25,2 24,4 17,2 3,4 18,8 20,0 -11,0 35,8 23,6 -11,1 0,40 0,34 0,35 0,272Oriente Medio 2,0 10,6 6,0 1,6 7,4 31,1 17,1 5,2 30,0 32,0 2,0 28,7 20,5 -2,4 0,43 0,34 0,42 0,253

  • Anexo 2 Anexo estadstico 253

    CUADRO 3 Pobreza, hambre y desigualdad (cont.)

    Variables Incidencia de la pobreza Brecha de Porcentaje de personas Brecha de Subnutricin Cambio Retraso del crecimiento Cambio ndice ndice < USD 1,25/da pobreza, lnea que viven con menos pobreza, lnea (porcentaje de personas en la en el de Gini relativo al

    (porcentaje de la de pobreza de USD 2/da de pobreza con requerimientos sub- retraso del gneroa

    poblacin total) USD 1,25/da USD 2/da energticos nutricin creci-(porcentaje) (porcentaje) insatisfechos) miento

    Fuente IDM (excepto IDM IDM IDM FAOSTAT Clculos a partir IDM Clculos a IDM OCDEcursiva: PovCalNet) de FAOSTAT partir del IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1990-1992 2004-2006 1990-1992/ Ms Ms 1998-2008 Ms Ms Ms 2009aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2004-2006 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008 do 2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 1998 do 2008

    San Vincente y las Granadinas . . . . . . . . 18,0 6,0 -12,0 . . . . . . .Senegal . 54,1 33,5 10,8 . 79,4 60,3 24,6 28,0 25,0 -3,0 29,5 20,1 -9,4 . 0,41 0,39 0,110Seychelles . . . . . . . . 11,0 8,0 -3,0 . . . . . . .Sierra Leona 62,8 . 53,4 20,3 75,0 . 76,1 37,5 45,0 46,0 1,0 38,4 46,9 8,5 0,63 . 0,43 0,342Somalia . . . . . . . . . . . . 42,1 . . . . .Sri Lanka 20,0 16,3 13,9 2,6 51,6 46,7 39,7 11,8 27,0 21,0 -6,0 18,4 . . 0,32 0,35 . 0,059Sudfrica . 26,2 . . . 42,9 . . . . . . . . . 0,58 . 0,087Sudn . . . . . . . . 31,0 20,0 -11,0 47,6 . . . . . 0,678Suriname . 15,5 . . . 27,2 . . 11,0 7,0 -4,0 14,5 . . . 0,53 . .Swazilandia . 78,6 62,8 29,4 . 89,3 81,0 45,8 12,0 18,0 6,0 36,6 . . . 0,61 . 0,157Tailandia 17,2 2,0 2,0 0,5 40,9 20,0 11,5 2,0 29,0 17,0 -12,0 . 15,7 . 0,44 0,44 0,42 0,011Togo . . 38,7 11,4 . . 69,3 27,9 45,0 37,0 -8,0 29,8 . . . . 0,34 0,203Tonga . . . . . . . . . . . . . . . . . .Trinidad y Tobago 2,0 . . . 8,6 . . . 11,0 10,0 -1,0 5,3 . . 0,43 . . 0,023Tnez 5,9 2,5 . . 19,0 12,8 . . . . . . . . 0,40 0,41 . 0,019Turqua 2,0 . 2,7 0,9 7,7 . 9,0 2,6 . . . 19,1 15,6 -3,5 0,44 . 0,43 .Uganda 68,7 60,5 51,5 19,1 85,9 82,7 75,6 36,3 19,0 15,0 -4,0 45,0 . . 0,44 0,43 0,43 0,187Uruguay . 2,0 2,0 0,5 . 3,1 4,2 0,6 5,0 . . . 13,9 . . 0,45 0,46 0,010Venezuela (Repblica Bolivariana de) 6,5 14,0 3,5 1,2 17,9 23,9 10,2 3,2 10,0 12,0 2,0 . . . 0,53 0,50 0,43 0,010Viet Nam . 49,7 21,5 4,6 . 78,2 48,4 16,2 28,0 13,0 -15,0 43,4 35,8 -7,6 . 0,36 0,38 0,030Yemen . 12,9 17,5 4,2 . 36,3 46,6 14,8 30,0 32,0 2,0 59,3 . . . 0,33 0,38 0,327Zambia . 55,4 64,3 32,8 . 74,8 81,5 48,3 40,0 45,0 5,0 48,6 . . . 0,53 0,51 0,219Zimbabwe . . . . . . . . 40,0 39,0 -1,0 33,7 35,8 2,1 . 0,50 . 0,187

    Asia y el Pacfico 52,5 39,0 26,8 7,8 80,1 67,9 55,0 21,5 25,0 20,7 -4,1 50,3 44,0 -5,6 0,40 0,37 0,39 0,229Asia Oriental 54,0 34,4 15,9 4,0 83,6 61,4 36,3 12,2 . . . . . . . . 0,42 0,210Asia Meridional 52,2 44,6 38,5 9,7 80,3 76,2 71,1 27,4 25,0 22,4 -2,6 52,2 48,3 -4,5 0,38 0,33 0,36 0,300Oceana . 35,8 . . . 57,4 . . 12,7 9,0 -16,0 . . . . 0,51 . 0,191Sudeste Asitico 47,8 35,0 18,5 11,5 66,6 60,7 53,5 26,9 25,0 15,8 -8,4 43,3 31,0 -10,5 0,43 0,42 0,40 0,067

    frica Subsahariana 52,3 57,9 52,5 21,3 74,8 77,2 75,6 37,9 34,0 29,4 -4,6 45,4 43,2 -1,5 0,39 0,44 0,42 0,183frica Central . 52,8 53,9 22,3 . 72,4 75,0 38,6 38,4 55,7 16,6 47,8 38,3 -1,0 . 0,52 0,44 0,219frica Meridional 40,4 28,3 50,5 23,9 58,8 44,7 69,1 37,7 19,6 19,6 5,5 37,8 37,3 -7,8 0,55 0,58 0,52 0,088frica Occidental 49,7 60,0 55,3 23,6 72,9 79,7 76,7 40,0 20,0 12,9 -7,2 36,0 41,1 1,6 0,39 0,45 0,42 0,201frica Oriental 67,1 63,0 48,4 17,9 86,6 82,6 74,7 34,9 46,1 34,9 -11,9 46,7 44,5 -3,0 0,40 0,37 0,40 0,164

    Amrica Latina y el Caribe 13,6 10,8 7,2 2,3 23,1 21,3 14,3 5,9 14,7 10,7 -4,9 20,6 13,5 -5,4 0,55 0,54 0,52 0,016Amrica Central 13,6 9,6 4,8 1,6 24,3 21,2 9,9 3,3 20,4 15,0 -5,5 26,7 17,2 -6,8 0,55 0,50 0,49 0,024Caribe 36,8 27,5 31,6 22,1 12,1 8,3 57,6 35,4 25,8 33,3 -5,1 22,6 25,5 0,5 0,43 0,44 0,46 0,029Sudamrica 12,6 10,7 6,7 2,0 22,7 21,4 14,5 5,2 13,0 8,6 -4,8 17,1 10,8 -5,1 0,56 0,56 0,53 0,014

    Oriente Medio y frica del Norte 4,6 5,2 4,0 1,0 16,1 25,3 17,2 4,3 21,1 24,3 -6,4 32,8 22,2 -6,4 0,41 0,34 0,38 0,270frica del Norte 7,3 4,3 2,1 0,5 25,2 24,4 17,2 3,4 18,8 20,0 -11,0 35,8 23,6 -11,1 0,40 0,34 0,35 0,272Oriente Medio 2,0 10,6 6,0 1,6 7,4 31,1 17,1 5,2 30,0 32,0 2,0 28,7 20,5 -2,4 0,43 0,34 0,42 0,253

    a ndice relativo al gnero escala 0 a 1: 0 = desigualdad nula; 1 = desigualdad completa

    (porcentaje de nios menoresde 5 aos por debajo de unadesviacin estndar -2 a partirde la edad para la altura mediade la poblacin de referencia)

  • Informe sobre la pobreza rural 2011254

    CUADRO 4 Empleo agrcola

    Variable Empleo agrcola Crecimiento Empleo Valor agregado Crecimiento de(millones de del empleo agrcola en la agricultura la productivi-

    personas) agrcola (porcentaje) por trabajador dad del trabajo(porcentaje) (2 000 USD/cp.) agrcola

    (porcentaje)Fuente IDM Clculos a partir Clculos a partir de IDM Clculos a partir

    de FAOSTAT FAOSTAT y los IDM de los IDM

    Perodo Ms Ms 1998- Ms Ms Ms Ms 1988-aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2008

    do 1988 do 2007 do 1988 do 2007 do 1988 do 2008

    Afganistn 3,89 7,53 93,8 63,3 . . . .Angola 3,52 5,22 48,4 69,6 55,4 189 196 3,8Antigua y Barbuda 0,01 0,01 12,5 . . 2 189 2 751 25,7Argelia 1,84 2,92 58,5 14,6 12,5 1 631 2 219 36,0Argentina 1,46 1,43 -2,5 7,7 5,6 6 690 10 762 60,9Bangladesh 32,90 37,87 15,1 56,0 36,9 236 346 46,8Barbados 0,01 0,01 -44,4 5,4 2,7 10 791 15 621 44,8Belice 0,02 0,03 52,6 20,3 15,5 3 090 6 696 116,7Benin 1,44 1,92 33,7 62,8 41,4 301 536 77,9Bhutn 0,75 1,02 36,1 . . 120 134 12,0Bolivia (Estado Plurinacional de) 1,21 1,65 36,5 34,5 29,1 652 783 20,1Botswana 0,29 0,35 21,6 43,8 29,7 531 367 -30,9Brasil 16,03 11,93 -25,6 18,6 9,3 1 439 3 218 123,7Burkina Faso 3,90 5,79 48,5 93,1 73,5 111 179 60,5Burundi 2,67 3,59 34,5 95,2 76,4 109 64 -40,9Cabo Verde 0,04 0,04 10,8 22,5 14,0 1 582 1 510 -4,6Camboya 3,03 4,96 63,8 62,9 56,2 . 388 .Camern 3,13 3,70 18,2 53,2 35,3 391 666 70,1Chad 2,25 3,09 37,0 77,3 54,3 174 225 29,1Chile 0,92 1,02 11,4 11,3 8,9 3 044 5 720 87,9China 474,53 509,22 7,3 65,6 53,7 237 430 81,6Colombia 3,76 3,65 -3,0 20,1 12,6 2 691 2 821 4,8Comoras 0,18 0,27 54,9 84,7 71,7 395 436 10,2Congo 0,49 0,58 19,7 40,7 29,1 . . .Costa Rica 0,31 0,33 7,2 17,7 10,7 2 692 4 643 72,5Cte dIvoire 2,83 3,22 14,1 46,2 28,3 561 817 45,7Cuba 0,87 0,71 -18,2 12,3 9,0 . . .Djibouti 0,01 0,01 -11,1 . . 5 731 4 817 -15,9Dominica 0,01 0,01 -11,1 21,6 17,6 1 895 3 466 82,9Ecuador 1,17 1,21 3,3 21,3 14,4 1 841 1 778 -3,4Egipto 7,88 8,60 9,2 26,6 16,7 1 377 2 128 54,6El Salvador 0,70 0,81 15,3 25,2 21,9 1 544 1 700 10,1Eritrea . 1,43 . . 53,3 . 119 .Etiopa . 27,53 . . 64,4 . 177 .Fiji 0,11 0,14 19,5 26,8 25,3 1 852 1 867 0,8Filipinas 10,73 13,09 21,9 32,4 23,5 900 1 097 22,0Gabn 0,22 0,20 -10,5 47,4 23,1 1 260 1 663 32,0Gambia 0,36 0,60 66,3 80,0 65,7 243 244 0,7Ghana 4,15 6,25 50,4 55,8 46,4 299 332 11,0Granada 0,01 0,01 -8,3 22,6 16,1 2 368 1 522 -35,7Guatemala 1,54 1,93 24,9 35,5 26,4 2 013 2 652 31,7Guinea 2,67 3,79 41,9 88,9 71,5 136 193 42,0Guinea-Bissau 0,37 0,55 47,3 70,9 64,9 200 246 22,9Guinea Ecuatorial 0,11 0,14 25,2 53,2 37,8 . 1 060 .Guyana 0,06 0,05 -13,3 13,7 10,7 1 892 3 383 78,8Hait 1,93 2,24 16,2 53,1 38,8 . . .Honduras 0,70 0,79 12,5 29,7 18,8 1 024 1 489 45,4India 225,85 280,72 24,3 47,7 38,8 316 402 27,3Indonesia 42,18 50,54 19,8 41,3 33,2 452 596 31,8

  • 255

    CUADRO 4 Empleo agrcola (cont.)

    Variable Empleo agrcola Crecimiento Empleo Valor agregado Crecimiento de(millones de del empleo agrcola en la agricultura la productivi-

    personas) agrcola (porcentaje) por trabajador dad del trabajo(porcentaje) (2 000 USD/cp.) agrcola

    (porcentaje)Fuente IDM Clculos a partir Clculos a partir de IDM Clculos a partir

    de FAOSTAT FAOSTAT y los IDM de los IDM

    Perodo Ms Ms 1998- Ms Ms Ms Ms 1988-aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2008

    do 1988 do 2007 do 1988 do 2007 do 1988 do 2008

    Irn (RepblicaIslmica de) 5,36 6,69 24,9 20,0 13,2 1 615 2 687 66,4Iraq 0,83 0,65 -21,3 9,4 . . 1 756 .Islas Salomn 0,12 0,18 50,8 78,4 61,1 927 1 065 14,9Jamaica 0,29 0,25 -13,0 21,3 14,8 1 905 2 006 5,3Jordania 0,12 0,19 67,2 8,0 5,4 1 754 1 392 -20,7Kenya 8,39 12,71 51,5 80,3 60,4 347 344 -0,7Lesotho 0,24 0,28 14,0 30,6 24,4 315 229 -27,5Lbano 0,07 0,04 -52,1 4,3 1,3 . 32 025 .Liberia 0,63 0,80 25,6 54,3 38,9 . . .Madagascar 4,36 6,46 48,1 79,0 63,0 183 175 -4,9Malasia 2,05 1,71 -16,4 20,5 9,7 351 551 57,0Malawi 3,74 4,90 31,0 . 68,0 79 109 38,3Maldivas 0,03 0,03 -12,9 30,3 13,0 . . .Mal 3,67 4,98 35,7 95,8 73,3 181 244 34,6Marruecos 4,10 4,24 3,5 31,8 20,6 1 449 1 623 12,0Mauricio 0,08 0,05 -30,8 11,4 6,1 3 720 5 338 43,5Mauritania 0,52 0,71 35,1 53,7 38,3 575 356 -38,0Mxico 8,44 8,51 0,9 18,9 12,4 2 133 2 821 32,2Mozambique 5,72 8,25 44,2 84,8 71,9 114 154 35,8Myanmar 14,85 19,48 31,2 66,5 58,7 . . .Namibia 0,21 0,25 22,4 30,3 20,5 1 166 1 727 48,1Nepal 8,17 12,08 47,9 82,6 71,8 180 210 16,8Nicaragua 0,41 0,38 -6,8 20,6 11,3 . 2 172 .Nger 3,44 5,64 63,7 95,9 79,5 168 157 -6,6Nigeria 15,46 15,19 -1,7 33,9 18,5 . . .Omn 0,24 0,32 32,6 26,2 17,5 1 129 1 350 19,5Pakistn 20,03 27,70 38,3 36,9 28,4 524 717 36,7Panam 0,24 0,25 5,1 17,2 11,4 2 258 4 004 77,3Papua NuevaGuinea 1,50 2,03 35,2 68,8 54,8 510 601 17,9Paraguay 0,58 0,77 32,6 26,8 20,4 1 501 2 047 36,4Per 2,56 3,10 20,7 21,5 16,9 1 104 1 526 38,3Repblica rabe Siria 1,15 1,69 46,7 19,9 13,0 2 638 3 382 28,2Repblica Centroafricana 1,14 1,28 12,2 74,9 52,4 292 384 31,7Repblica Democrtica del Congo 10,44 14,43 38,2 58,3 44,6 183 149 -18,4Repblica Democrtica Popular de Corea 3,84 3,10 -19,2 28,5 19,0 . . .Repblica Democrtica Popular Lao 1,52 2,28 49,5 72,7 63,1 314 457 45,3Repblica Dominicana 0,69 0,53 -23,1 15,5 7,7 273 459 67,7Repblica Unida de Tanzana 10,87 15,80 45,4 88,9 71,2 239 306 27,9Rwanda 3,20 4,38 36,7 93,7 81,4 164 184 12,3Saint Kitts y Nevis 0,01 0,00 -20,0 . . 1 866 2 230 19,6Samoa 0,03 0,02 -20,0 . 20,0 . 1 770 .Santa Luca 0,02 0,02 6,7 20,8 14,2 3 691 1 246 -66,2

    Anexo 2 Anexo estadstico

  • 256 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 4 Empleo agrcola (cont.)

    Variable Empleo agrcola Crecimiento Empleo Valor agregado Crecimiento de(millones de del empleo agrcola en la agricultura la productivi-

    personas) agrcola (porcentaje) por trabajador dad del trabajo(porcentaje) (2 000 USD/cp.) agrcola

    (porcentaje)Fuente IDM Clculos a partir Clculos a partir de IDM Clculos a partir

    de FAOSTAT FAOSTAT y los IDM de los IDM

    Perodo Ms Ms 1998- Ms Ms Ms Ms 1988-aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 2008

    do 1988 do 2007 do 1988 do 2007 do 1988 do 2008

    Santo Tom y Prncipe 0,03 0,05 32,4 62,8 50,9 . . .San Vincente y las Granadinas 0,01 0,01 0,0 20,4 16,7 3 019 2 215 -26,7Senegal 2,55 3,75 46,7 71,0 57,0 229 227 -1,0Seychelles 0,03 0,04 14,7 . . 486 433 -10,9Sierra Leona 1,04 1,25 20,2 48,0 40,9 . . .Somalia 2,29 2,57 12,1 65,9 54,8 . . .Sri Lanka 3,40 4,23 24,4 33,0 30,6 664 705 6,2Sudfrica 1,63 1,29 -20,6 8,4 4,2 2 129 3 839 80,3Sudn 6,47 8,22 27,0 47,5 34,9 385 661 71,8Suriname 0,03 0,03 14,3 11,6 9,6 3 376 3 166 -6,2Swazilandia 0,11 0,12 4,5 28,0 17,4 1 126 1 376 22,1Tailandia 19,56 20,20 3,3 55,4 42,5 461 615 33,5Togo 1,02 1,49 45,0 54,6 40,9 308 353 14,7Tonga 0,01 0,01 -14,3 26,8 20,4 2 269 3 340 47,2Trinidad y Tobago 0,05 0,05 -7,8 7,0 4,8 1 430 1 408 -1,5Tnez 0,82 0,99 20,3 18,5 13,8 1 502 2 630 75,1Turqua 12,92 14,99 16,0 40,7 30,3 1 833 1 946 6,1Uganda 7,09 10,57 49,1 86,9 68,9 149 179 19,9Uruguay 0,19 0,19 -1,6 10,1 9,0 5 950 9 358 57,3Venezuela (Repblica Bolivariana de) 0,86 0,76 -11,5 7,9 4,2 4 810 6 916 43,8Viet Nam 22,80 29,47 29,2 65,0 50,9 205 313 53,1Yemen 2,07 3,09 49,6 39,5 25,1 279 328 17,5Zambia 2,53 3,29 30,4 66,2 51,4 211 204 -3,2Zimbabwe 3,07 3,69 20,1 62,1 53,1 241 205 -15,0

    Asia y el Pacfico 897,22 1 034,26 16,5 55,1 43,5 297 458 57,1Asia Meridional 300,37 377,86 26,6 46,8 36,7 344 458 30,1Asia Oriental 478,36 512,31 7,1 64,9 53,1 237 430 81,6Oceana 1,77 2,38 34,8 62,5 50,9 639 731 16,9Sudeste Asitico 116,72 141,72 22,8 47,7 37,6 441 573 37,0

    frica Subsahariana 122,14 192,45 36,5 57,5 46,1 269 278 15,3frica Central 21,34 28,68 35,4 60,6 45,0 232 260 5,4frica Meridional 2,48 2,29 -3,6 11,5 6,6 1 640 2 491 43,2frica Occidental 44,10 55,94 31,3 50,7 35,5 249 299 26,2frica Oriental 54,23 105,55 39,9 74,7 62,5 217 219 12,0

    Amrica Latina y el Caribe 45,07 42,64 -1,8 18,4 11,7 1 989 3 103 59,9Amrica Central 12,35 13,02 6,2 20,8 14,0 2 037 2 704 33,7Caribe 3,89 3,84 1,9 24,3 20,0 971 1 133 41,1Sudamrica 28,83 25,79 -6,4 17,1 10,3 2 008 3 372 73,4

    Oriente Medio y frica del Norte 38,50 45,94 22,1 29,9 21,7 1 364 1 710 32,8frica del Norte 21,11 24,97 20,3 28,8 19,9 1 114 1 590 51,7Oriente Medio 17,40 20,97 24,3 31,3 24,3 1 684 1 853 9,7

  • 257

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 5 Tierras

    Variable Tierras agrcolas Tierras cultivables Tierras cultivables Tierras de regado(miles de (miles de per cpita de (porcentaje de

    hectreas) hectreas) poblacin agrcola cultivables)(hectrea/cp.)

    Fuente FAOSTAT FAOSTAT Clculos a partir de FAOSTAT IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1988 2008aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 de 2007 do 1988 do 2007 do 1988 do 2007

    Afganistn 38 040 38 048 7 910 8 531 1,0 0,5 33,8 33,8Angola 57 400 57 590 2 900 3 300 0,4 0,3 2,4 2,2Antigua y Barbuda 14 14 8 8 0,4 0,4 . .Argelia 38 817 41 150 7 101 7 469 1,0 1,0 4,4 6,9Argentina 127 380 129 355 26 367 32 500 6,5 10,1 . .Bangladesh 10 063 9 011 9 179 7 970 0,1 0,1 24,8 56,1Barbados 19 19 16 16 0,8 2,0 17,6 29,4Belice 115 152 50 70 0,8 1,0 3,0 2,9Benin 2 210 3 567 1 610 2 700 0,6 0,7 0,6 0,4Bhutn 430 592 140 128 0,3 0,2 26,2 23,5Bolivia (Estado Plurinacional de) 35 250 37 768 2 080 3 609 0,7 0,9 5,3 4,1Botswana 26 010 25 980 409 250 0,7 0,3 0,5 0,3Brasil 237 687 263 600 49 800 59 500 1,3 2,6 4,4 4,4Burkina Faso 9 564 10 900 3 504 5 200 0,5 0,4 0,4 0,5Burundi 2 145 2 326 930 995 0,2 0,1 1,2 1,5Cabo Verde 67 74 40 50 0,4 0,5 7,1 6,1Camboya 415 546 3 450 3 800 0,5 0,4 . .Camern 9 210 9 160 5 940 5 960 0,8 0,7 0,3 0,4Chad 48 230 49 230 3 203 4 300 0,7 0,6 0,4 0,8Chile 16 154 15 245 3 059 1 294 1,3 0,6 45,4 81,0China 522 704 556 328 122 242 140 630 0,2 0,2 34,5 35,6Colombia 45 283 42 557 3 639 1 998 0,4 0,3 10,6 24,0Comoras 127 148 77 80 0,2 0,1 . .Congo 10 542 10 545 500 495 0,4 0,4 0,2 0,4Costa Rica 2 833 2 895 280 200 0,3 0,3 14,3 20,2Cte dIvoire 18 720 20 300 2 420 2 800 0,3 0,3 1,0 1,1Cuba 6 788 6 597 3 380 3 573 1,4 2,3 23,0 19,5Djibouti 18 23 1 1 0,0 . . .Dominica 3 529 3 420 5 5 0,3 0,4 . .Ecuador 7 726 7 552 1 625 1 195 0,5 0,4 . 29,4Egipto 2 581 3 520 2 310 3 018 0,1 0,1 100,0 100,0El Salvador 1 417 1 704 540 682 0,3 0,4 5,0 4,9Eritrea . 754 640 . 0,2 . .Etiopa . 33 922 . 14 038 . 0,2 . 2,5Fiji 380 460 140 170 0,4 0,5 0,5 1,1Filipinas 11 060 12 200 5 440 5 100 0,2 0,2 15,3 14,5Gabn 5 152 5 160 290 325 0,6 0,8 0,9 1,4Gambia 649 814 194 348 0,3 0,3 0,5 0,6Ghana 12 500 14 735 2 600 4 100 0,3 0,3 0,6 0,5Granada 13 13 2 2 0,1 0,1 . .Guatemala 4 285 4 652 1 300 1 576 0,3 0,3 6,2 6,3Guinea 11 896 12 570 773 2 200 0,2 0,3 7,5 5,4Guinea-Bissau 1 470 1 630 300 300 0,4 0,2 4,4 4,5Guinea Ecuatorial 334 324 130 130 0,5 0,3 . .Guyana 1 730 1 740 480 420 2,8 3,5 28,0 29,4Hait 1 599 1 590 780 900 0,2 0,2 7,3 8,4Honduras 3 285 2 936 1 431 1 068 0,7 0,5 3,7 5,6India 181 160 180 180 162 810 158 650 0,3 0,3 25,3 32,9Indonesia 44 137 47 800 21 156 22 000 0,2 0,2 13,7 12,4Irn (RepblicaIslmica de) 61 871 47 631 15 580 16 869 0,9 1,0 . 47,3

  • 258 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 5 Tierras (cont.)

    Variable Tierras agrcolas Tierras cultivables Tierras cultivables Tierras de regado(miles de (miles de per cpita de (porcentaje de

    hectreas) hectreas) poblacin agrcola cultivables)(hectrea/cp.)

    Fuente FAOSTAT FAOSTAT Clculos a partir de FAOSTAT IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1988 2008aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 de 2007 do 1988 do 2007 do 1988 do 2007

    Iraq 9 590 10 010 5 300 5 200 1,8 2,7 45,4 58,6Islas Salomn 70 85 10 16 0,0 0,0 . .Jamaica 477 513 115 174 0,2 0,3 11,4 0,0Jordania 1 165 1 012 308 140 0,7 0,3 . 29,6Kenya 26 662 27 021 4 882 5 200 0,3 0,2 0,9 1,8Lesotho 2 343 2 334 339 300 0,5 0,4 0,6 0,9Lbano 314 388 186 144 0,8 1,6 28,3 31,3Liberia 2 613 2 602 400 385 0,2 0,2 0,3 0,5Madagascar 36 270 40 843 2 700 2 950 0,3 0,2 27,5 30,6Malasia 6 722 7 870 1 500 1 800 0,3 0,5 5,3 0,0Malawi 3 750 4 590 2 150 3 000 0,3 0,3 0,9 2,2Maldivas 9 14 4 4 0,0 0,1 . .Mal 32 093 39 479 2 053 4 850 0,3 0,5 2,9 4,9Marruecos 29 744 30 395 8 174 8 065 0,8 0,9 14,2 15,4Mauricio 113 113 100 90 0,5 0,8 16,0 20,8Mauritania 39 615 39 762 360 450 0,3 0,3 13,4 .Mxico 102 400 107 500 23 900 24 500 0,9 1,2 20,1 22,8Mozambique 47 580 48 630 3 350 4 450 0,3 0,3 2,8 2,6Myanmar 10 373 11 268 9 552 10 577 0,3 0,3 10,0 17,0Namibia 3 866 3 881 660 800 0,9 0,9 . .Nepal 4 148 4 222 2 287 2 357 0,1 0,1 . 47,0Nicaragua 3 940 5 326 1 280 1 950 1,0 2,0 4,1 2,8Nger 31 300 38 500 9 489 14 720 1,4 1,2 0,6 0,5Nigeria 71 712 74 000 29 177 36 500 0,7 0,9 0,6 0,8Omn 1 073 1 805 33 60 0,0 0,1 71,2 90,0Pakistn 26 820 27 070 21 393 21 500 0,4 0,3 . 85,4Panam 2 070 2 230 480 548 0,7 0,9 4,8 6,2Papua Nueva Guinea 863 1 065 188 250 0,1 0,1 . .Paraguay 22 085 24 258 2 030 4 300 1,2 2,3 3,1 1,7Per 18 929 21 310 3 400 3 700 0,5 0,5 31,1 27,8Repblica rabe Siria 13 733 14 008 4 812 4 736 1,3 1,1 11,8 24,3Repblica Centroafricana 5 006 5 220 1 920 1 925 0,8 0,7 0,0 0,1Repblica Democrtica del Congo 22 850 22 800 6 700 6 700 0,3 0,2 0,1 0,1Repblica Democrtica Popular de Corea 2 515 3 050 2 285 2 800 0,3 0,5 55,2 50,3Repblica Democrtica Popular Lao 1 650 1 959 795 1 170 0,3 0,3 14,7 16,5Repblica Dominicana 264 16 991 820 0,4 0,7 15,7 20,8Repblica Unida de Tanzana 34 000 34 350 9 000 9 000 0,5 0,3 1,4 1,8Rwanda 1 853 1 940 849 1 200 0,1 0,1 0,3 0,6Saint Kitts y Nevis 12 10 8 4 0,7 0,4 . .Samoa 103 93 35 25 0,5 0,5 . .Santa Luca 21 20 5 3 0,1 0,1 11,1 16,7Santo Tom y Prncipe 38 57 2 9 0,0 0,1 27,0 18,2

  • 259

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 5 Tierras (cont.)

    Variable Tierras agrcolas Tierras cultivables Tierras cultivables Tierras de regado(miles de (miles de per cpita de (porcentaje de

    hectreas) hectreas) poblacin agrcola cultivables)(hectrea/cp.)

    Fuente FAOSTAT FAOSTAT Clculos a partir de FAOSTAT IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Ms 1988 2008aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 de 2007 do 1988 do 2007 do 1988 do 2007

    San Vincente y las Granadinas 13 10 4 7 0,1 0,3 9,1 12,5Senegal 8 050 8 248 3 098 2 985 0,6 0,4 3,8 4,8Seychelles 6 6 1 1 0,0 0,0 . .Sierra Leona 2 744 2 880 486 900 0,2 0,3 5,2 4,7Somalia 44 039 44 376 1 021 1 000 0,2 0,2 19,2 15,7Sri Lanka 2 337 2 356 898 970 0,1 0,1 27,2 38,8Sudfrica 9 570 9 938 12 860 14 500 1,8 2,7 . .Sudn 120 845 136 837 12 740 19 321 0,7 0,9 13,7 10,2Suriname 88 91 57 58 0,7 0,7 66,2 75,0Swazilandia 1 285 1 392 177 178 0,5 0,5 23,7 26,0Tailandia 21 330 18 600 17 728 15 200 0,6 0,5 20,0 28,2Togo 3 140 3 630 2 050 2 460 0,8 0,7 0,3 0,3Tonga 33 30 16 15 0,4 0,5 . .Trinidad y Tobago 131 133 36 25 0,3 0,3 3,3 3,3Tnez 8 492 9 769 2 936 2 757 1,3 1,3 . 7,4Turqua 39 263 41 223 24 786 21 929 1,3 1,4 . 19,6Uganda 11 817 12 712 5 000 5 500 0,4 0,2 0,1 0,1Uruguay 14 824 14 955 1 260 1 350 3,2 3,9 8,4 14,9Venezuela (RepblicaBolivariana de) 22 010 21 690 3 097 2 650 1,1 1,4 11,7 16,9Viet Nam 6 710 9 592 5 460 6 350 0,1 0,1 42,3 33,7Yemen 17 544 17 715 1 376 1 375 0,2 0,1 21,1 33,0Zambia 23 058 25 739 5 220 5 260 0,9 0,7 0,6 2,9Zimbabwe 12 880 15 610 2 814 3 230 0,4 0,4 3,1 5,2

    Asia y el Pacfico 953 943 980 070 410 198 426 882 0,2 0,2 27,4 35,7Asia Meridional 324 878 309 124 220 201 216 979 0,3 0,3 25,7 40,3Asia Oriental 525 219 559 378 124 527 143 430 0,2 0,2 34,9 35,9Oceana 1 449 1 733 389 476 0,1 0,1 0,5 1,1Sudeste Asitico 102 397 109 835 65 081 65 997 0,3 0,3 17,4 19,1

    frica Subsahariana 694 497 770 405 132 679 176 755 0,5 0,4 1,8 2,2frica Central 158 762 160 086 21 585 23 144 0,5 0,3 0,5 0,6frica Meridional 43 074 43 524 14 445 16 028 1,6 1,9 5,0 6,8frica Occidental 248 343 273 691 58 554 80 948 0,6 0,6 1,1 1,3frica Oriental 244 318 293 103 38 095 56 635 0,3 0,2 3,4 3,7

    Amrica Latina y el Caribe 682 371 719 871 131 505 148 705 1,1 1,5 11,5 11,5Amrica Central 120 345 127 395 29 261 30 594 0,8 0,9 17,3 19,3Caribe 12 880 12 355 5 350 5 537 0,5 0,6 19,7 16,6Sudamrica 549 146 580 121 96 894 112 574 1,3 2,1 8,4 8,2

    Oriente Medio y frica del Norte 274 669 298 063 67 126 71 458 0,7 0,8 21,1 21,6frica del Norte 191 987 211 902 30 325 37 873 0,5 0,6 18,3 17,1Oriente Medio 82 682 86 161 36 801 33 585 1,1 1,0 28,5 27,1

  • 260 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 6 Produccin y suministro de alimentos

    Variable ndice de produccin de alimentos Comercio neto de alimentos Suministro de alimentos Crecimiento Produccin de Kcal respecto de laper cpita, respeto de la (1:

  • 261

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 6 Produccin y suministro de alimentos

    Variable ndice de produccin de alimentos Comercio neto de alimentos Suministro de alimentos Crecimiento Produccin de Kcal respecto de laper cpita, respeto de la (1:

  • 262 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 6 Produccin y suministro de alimentos (cont.)

    Variable ndice de produccin de alimentos Comercio neto de alimentos Suministro de alimentos Crecimiento Produccin de Kcal respecto de laper cpita, respeto de la (1:

  • Anexo 2 Anexo estadstico 263

    CUADRO 6 Produccin y suministro de alimentos (cont.)

    Variable ndice de produccin de alimentos Comercio neto de alimentos Suministro de alimentos Crecimiento Produccin de Kcal respecto de laper cpita, respeto de la (1:

  • 264 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 6 Produccin y suministro de alimentos (cont.)

    Variable ndice de produccin de alimentos Comercio neto de alimentos Suministro de alimentos Crecimiento Produccin de Kcal respecto de laper cpita, respeto de la (1:

  • 265

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 6 Produccin y suministro de alimentos (cont.)

    Variable ndice de produccin de alimentos Comercio neto de alimentos Suministro de alimentos Crecimiento Produccin de Kcal respecto de laper cpita, respeto de la (1:

  • 266 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 7 Alfabetizacin y estudios

    Variable Alfabetizacin de adulto Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Porcentaje de alumnos Porcentaje(porcentaje de adultos) enseanza primaria matriculacin matriculados en la enseanza secundaria matriculacin matriculados en la de secundaria en de nias

    (bruta) (porcentaje en la ensean- enseanza primaria (bruta) (porcentaje en la escuela enseanza secundaria formacin profesional entre lospertinente para za primaria pertinente por secundaria alumnos de

    el grupo de edad) grupo de edad) formacin

    Clculos a partir profesionalFuente IDM IDM de los IDM IDM IDM IDM IDM IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Msaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 1988-2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 2008

    Afganistn . 28 . 30 103 72 0,55 0,63 11 28 17 0,46 0,38 . 1 11Angola . . . 86 . . 0,92 . 10 . . . . 15 . .Antigua y Barbuda . . . . 102 . . 0,94 . 105 . . 0,96 13 . .Argelia 50 . 75 94 110 15 0,84 0,94 62 83 21 0,77 1,08 . 12 39Argentina . . 98 106 114 7 1,04 0,98 71 84 13 1,13 1,12 14 35 54Bangladesh . . 53 79 91 12 0,86 1,08 20 43 23 0,52 1,06 1 2 30Barbados . . . 95 105 11 0,98 1,00 83 103 21 0,89 1,03 . 0 38Belice . . . 110 123 12 . 0,97 66 79 13 . 1,08 . 4 50Benin . . 41 48 96 48 0,52 0,83 9 32 23 0,42 0,57 12 13 43Bhutn . . 53 55 111 56 0,76 1,00 13 56 43 0,25 0,93 0 0 0Bolivia (Estado Plurinacional de) . . 91 108 108 0 0,91 1,00 44 82 38 0,82 0,97 6 5 65Botswana . . 83 104 107 3 1,07 0,99 40 76 37 1,11 1,05 6 7 38Brasil . 86 90 141 130 -11 . 0,93 54 100 46 . 1,11 6 4 58Burkina Faso . 13 29 32 71 39 0,63 0,87 6 18 12 0,52 0,74 8 9 49Burundi 37 59 . 70 114 45 0,80 0,93 5 15 10 0,62 0,72 . 7 44Cabo Verde 63 . 84 112 101 -10 0,93 0,94 20 79 59 0,98 1,18 . 3 43Camboya . 67 77 94 116 22 . 0,94 30 40 10 0,43 0,82 3 3 47Camern . . . 96 110 14 0,86 0,86 25 25 0 0,69 0,79 26 10 39Chad . 26 32 49 74 25 0,44 0,70 6 19 12 0,22 0,45 2 2 46Chile . . 97 101 106 5 0,98 0,95 74 91 16 1,08 1,03 27 24 47China 78 91 93 127 112 -15 0,92 0,99 38 77 40 0,74 1,01 16 17 50Colombia . 91 93 102 116 14 1,15 0,99 50 85 35 1,13 1,11 . 6 54Comoras . . 75 72 85 13 0,70 0,88 28 35 7 0,64 0,76 1 0 7Congo . . . 123 106 -17 0,92 0,93 47 42 -5 0,75 0,85 30 34 .Costa Rica . 95 96 102 110 8 0,99 0,99 43 87 44 1,05 1,05 19 17 51Cte dIvoire 34 49 . 66 72 6 0,71 0,79 20 . . 0,47 . 4 . .Cuba . . 100 101 102 1 0,96 0,98 95 92 -3 1,12 1,00 22 24 41Djibouti . . . . 86 . . 1,02 . 106 . . 0,98 6 5 61Dominica . . 89 88 102 14 1,03 0,93 63 77 14 1,27 1,19 . . 49Ecuador 88 . 84 118 118 1 0,99 1,00 57 70 13 1,02 1,01 . 31 44Egipto 44 56 66 91 105 14 0,84 0,95 70 88 18 0,77 0,94 24 20 53El Salvador . . 82 . 118 . . 1,00 . 64 . . 1,04 6 . .Eritrea . . 65 21 52 31 0,94 0,82 . 30 . . 0,71 0 4 44Etiopa . . 36 33 91 57 0,65 0,88 13 30 17 0,71 0,67 2 3 34Fiji . . . 131 94 -37 1,00 0,97 51 82 31 1,01 1,12 7 . .Filipinas 94 93 93 110 109 -1 0,98 0,98 71 83 12 1,03 1,10 . . .Gabn . . 86 160 152 -7 0,98 0,99 39 . . 0,86 . 0 0 0Gambia . . . 57 83 26 0,76 1,07 15 49 34 0,49 0,96 2 5 46Ghana . 58 65 71 104 33 0,84 0,99 37 53 17 0,67 0,89 . 7 35Granada . . . 115 81 -34 0,97 0,96 94 99 5 1,11 0,99 31 33 51Guatemala . . 73 77 113 37 0,88 0,94 19 56 36 . 0,92 . 1 14Guinea . . 29 34 91 57 0,47 0,85 9 38 28 0,34 0,57 3 . .Guinea-Bissau . . . 55 . . 0,51 . 6 . . 0,46 . 11 10 31Guinea Ecuatorial . 87 . . 124 . . 0,95 . . . . . 1 1 43Guyana . . . 97 112 15 0,99 0,98 80 107 27 1,06 0,93 . . .Hait . . . 48 . . 0,95 . 21 . . 0,94 . . 30 56Honduras . . 84 108 119 12 1,04 1,00 37 64 27 . 1,25 2 1 7India . . 66 94 112 18 0,74 0,96 41 55 13 0,58 0,83 14 15 41Indonesia 82 . 92 115 117 2 0,96 0,96 47 73 27 0,84 1,01 6 9 38

  • 267

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 7 Alfabetizacin y estudios

    Variable Alfabetizacin de adulto Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Porcentaje de alumnos Porcentaje(porcentaje de adultos) enseanza primaria matriculacin matriculados en la enseanza secundaria matriculacin matriculados en la de secundaria en de nias

    (bruta) (porcentaje en la ensean- enseanza primaria (bruta) (porcentaje en la escuela enseanza secundaria formacin profesional entre lospertinente para za primaria pertinente por secundaria alumnos de

    el grupo de edad) grupo de edad) formacin

    Clculos a partir profesionalFuente IDM IDM de los IDM IDM IDM IDM IDM IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Msaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 1988-2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 2008

    Afganistn . 28 . 30 103 72 0,55 0,63 11 28 17 0,46 0,38 . 1 11Angola . . . 86 . . 0,92 . 10 . . . . 15 . .Antigua y Barbuda . . . . 102 . . 0,94 . 105 . . 0,96 13 . .Argelia 50 . 75 94 110 15 0,84 0,94 62 83 21 0,77 1,08 . 12 39Argentina . . 98 106 114 7 1,04 0,98 71 84 13 1,13 1,12 14 35 54Bangladesh . . 53 79 91 12 0,86 1,08 20 43 23 0,52 1,06 1 2 30Barbados . . . 95 105 11 0,98 1,00 83 103 21 0,89 1,03 . 0 38Belice . . . 110 123 12 . 0,97 66 79 13 . 1,08 . 4 50Benin . . 41 48 96 48 0,52 0,83 9 32 23 0,42 0,57 12 13 43Bhutn . . 53 55 111 56 0,76 1,00 13 56 43 0,25 0,93 0 0 0Bolivia (Estado Plurinacional de) . . 91 108 108 0 0,91 1,00 44 82 38 0,82 0,97 6 5 65Botswana . . 83 104 107 3 1,07 0,99 40 76 37 1,11 1,05 6 7 38Brasil . 86 90 141 130 -11 . 0,93 54 100 46 . 1,11 6 4 58Burkina Faso . 13 29 32 71 39 0,63 0,87 6 18 12 0,52 0,74 8 9 49Burundi 37 59 . 70 114 45 0,80 0,93 5 15 10 0,62 0,72 . 7 44Cabo Verde 63 . 84 112 101 -10 0,93 0,94 20 79 59 0,98 1,18 . 3 43Camboya . 67 77 94 116 22 . 0,94 30 40 10 0,43 0,82 3 3 47Camern . . . 96 110 14 0,86 0,86 25 25 0 0,69 0,79 26 10 39Chad . 26 32 49 74 25 0,44 0,70 6 19 12 0,22 0,45 2 2 46Chile . . 97 101 106 5 0,98 0,95 74 91 16 1,08 1,03 27 24 47China 78 91 93 127 112 -15 0,92 0,99 38 77 40 0,74 1,01 16 17 50Colombia . 91 93 102 116 14 1,15 0,99 50 85 35 1,13 1,11 . 6 54Comoras . . 75 72 85 13 0,70 0,88 28 35 7 0,64 0,76 1 0 7Congo . . . 123 106 -17 0,92 0,93 47 42 -5 0,75 0,85 30 34 .Costa Rica . 95 96 102 110 8 0,99 0,99 43 87 44 1,05 1,05 19 17 51Cte dIvoire 34 49 . 66 72 6 0,71 0,79 20 . . 0,47 . 4 . .Cuba . . 100 101 102 1 0,96 0,98 95 92 -3 1,12 1,00 22 24 41Djibouti . . . . 86 . . 1,02 . 106 . . 0,98 6 5 61Dominica . . 89 88 102 14 1,03 0,93 63 77 14 1,27 1,19 . . 49Ecuador 88 . 84 118 118 1 0,99 1,00 57 70 13 1,02 1,01 . 31 44Egipto 44 56 66 91 105 14 0,84 0,95 70 88 18 0,77 0,94 24 20 53El Salvador . . 82 . 118 . . 1,00 . 64 . . 1,04 6 . .Eritrea . . 65 21 52 31 0,94 0,82 . 30 . . 0,71 0 4 44Etiopa . . 36 33 91 57 0,65 0,88 13 30 17 0,71 0,67 2 3 34Fiji . . . 131 94 -37 1,00 0,97 51 82 31 1,01 1,12 7 . .Filipinas 94 93 93 110 109 -1 0,98 0,98 71 83 12 1,03 1,10 . . .Gabn . . 86 160 152 -7 0,98 0,99 39 . . 0,86 . 0 0 0Gambia . . . 57 83 26 0,76 1,07 15 49 34 0,49 0,96 2 5 46Ghana . 58 65 71 104 33 0,84 0,99 37 53 17 0,67 0,89 . 7 35Granada . . . 115 81 -34 0,97 0,96 94 99 5 1,11 0,99 31 33 51Guatemala . . 73 77 113 37 0,88 0,94 19 56 36 . 0,92 . 1 14Guinea . . 29 34 91 57 0,47 0,85 9 38 28 0,34 0,57 3 . .Guinea-Bissau . . . 55 . . 0,51 . 6 . . 0,46 . 11 10 31Guinea Ecuatorial . 87 . . 124 . . 0,95 . . . . . 1 1 43Guyana . . . 97 112 15 0,99 0,98 80 107 27 1,06 0,93 . . .Hait . . . 48 . . 0,95 . 21 . . 0,94 . . 30 56Honduras . . 84 108 119 12 1,04 1,00 37 64 27 . 1,25 2 1 7India . . 66 94 112 18 0,74 0,96 41 55 13 0,58 0,83 14 15 41Indonesia 82 . 92 115 117 2 0,96 0,96 47 73 27 0,84 1,01 6 9 38

  • 268 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 7 Alfabetizacin y estudios (cont.)

    Variable Alfabetizacin de adulto Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Porcentaje de alumnos Porcentaje(porcentaje de adultos) enseanza primaria matriculacin matriculados en la enseanza secundaria matriculacin matriculados en la de secundaria en de nias

    (bruta) (porcentaje en la ensean- enseanza primaria (bruta) (porcentaje en la escuela enseanza secundaria formacin profesional entre lospertinente para za primaria pertinente por secundaria alumnos de

    el grupo de edad) grupo de edad) formacin

    Clculos a partir profesionalFuente IDM IDM de los IDM IDM IDM IDM IDM IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Msaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 1988-2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 2008

    Irn (RepblicaIslmica de) 52 73 82 107 121 14 0,88 1,29 56 81 25 0,72 0,94 6 8 32Iraq . 74 . 105 99 -6 0,84 0,83 45 45 0 0,64 0,66 0 3 63Islas Salomn . . . 87 101 13 0,86 0,96 14 30 16 0,64 0,84 . . .Jamaica . 80 86 101 91 -10 1,00 1,01 64 90 26 1,07 1,05 7 5 35Jordania . . 91 107 96 -11 1,01 1,02 79 89 10 1,06 1,03 1 1 62Kenya . 74 . 101 113 12 0,97 0,99 48 53 5 0,84 0,88 . . .Lesotho . . . 109 114 6 1,22 1,00 25 37 12 1,46 1,27 1 2 53Lbano . . 90 93 95 2 0,91 0,97 62 80 18 0,97 1,10 10 16 40Liberia . . 56 35 83 49 . 0,89 . . . . . 17 . .Madagascar . 71 . 92 141 49 0,96 0,97 18 26 8 0,95 0,95 . . 35Malasia . 89 92 92 98 5 0,99 0,99 56 69 13 1,06 1,10 4 6 43Malawi 49 64 72 65 116 52 0,82 1,04 7 28 22 0,48 0,83 . . .Maldivas 96 96 97 148 111 -38 0,97 0,97 . 83 . . 1,07 3 4 30Mal . 19 26 30 83 53 0,59 0,80 7 32 24 0,49 0,64 12 13 51Marruecos . . 56 68 107 40 0,67 0,90 38 56 18 0,71 0,86 7 6 39Mauricio 80 84 87 109 101 -8 1,00 1,00 53 88 36 1,01 0,99 7 14 31Mauritania . 51 56 49 103 54 0,75 1,06 14 25 11 0,47 0,89 3 3 34Mxico 88 91 93 112 114 1 0,96 0,97 55 89 34 0,98 1,03 14 16 56Mozambique . 39 44 63 111 48 0,76 0,87 7 18 11 0,57 0,73 20 9 31Myanmar . 90 . 103 . . 0,95 . 21 . . 0,95 . 0 0 0Namibia . . 88 127 112 -15 1,08 0,99 37 66 28 1,25 1,17 . . .Nepal . . 57 109 124 15 0,60 1,01 32 48 17 0,44 0,93 2 1 22Nicaragua . . 78 87 116 29 1,07 0,98 36 69 32 1,38 1,13 5 4 55Nger . . 29 27 53 27 0,61 0,75 6 11 4 0,38 0,61 6 1 17Nigeria . . 72 85 97 12 0,77 0,85 23 32 9 0,75 0,81 . 3 35Omn . . 84 83 80 -2 0,91 1,01 39 90 50 0,73 0,96 . . .Pakistn . 43 54 49 92 43 0,52 0,82 22 33 11 0,42 0,76 . 5 35Panam 89 92 93 106 113 6 0,96 0,97 61 70 9 1,07 1,08 44 17 48Papua Nueva Guinea . 57 58 65 55 -10 0,84 0,84 11 . . 0,60 . . . .Paraguay . . 95 104 111 7 0,96 0,97 31 66 36 1,04 1,03 5 9 47Per . . 90 119 117 -2 0,97 1,01 67 98 31 0,90 1,04 . 10 61Repblica rabe Siria . . 83 100 126 26 0,90 0,96 51 72 21 0,72 0,97 10 4 40Repblica Centroafricana 34 49 . 68 74 5 0,62 0,71 11 . . 0,39 . . . .Repblica Democrtica del Congo . . . 54 85 31 0,71 0,81 21 33 12 0,48 0,53 19 4 73Repblica Democrtica Popular de Corea . . . . . . . . . . . . . . 17 51Repblica Democrtica Popular Lao . 60 73 103 118 14 0,79 0,90 24 44 20 0,68 0,79 1 1 35Repblica Dominicana 96 91 93 . 111 . 0,99 . 61 . . . . 18 26 51Repblica Unida de Tanzana 59 . 72 69 112 43 0,99 1,00 5 . . 0,73 . 12 4 33Rwanda . 65 . 70 147 78 0,92 1,02 8 18 10 0,71 0,89 26 37 47Saint Kitts y Nevis . . . . 94 . . 1,01 . 105 . . 0,91 . . .Samoa . . 99 116 95 -21 1,02 1,00 78 81 3 1,11 1,13 . . .

  • 269

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 7 Alfabetizacin y estudios (cont.)

    Variable Alfabetizacin de adulto Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Porcentaje de alumnos Porcentaje(porcentaje de adultos) enseanza primaria matriculacin matriculados en la enseanza secundaria matriculacin matriculados en la de secundaria en de nias

    (bruta) (porcentaje en la ensean- enseanza primaria (bruta) (porcentaje en la escuela enseanza secundaria formacin profesional entre lospertinente para za primaria pertinente por secundaria alumnos de

    el grupo de edad) grupo de edad) formacin

    Clculos a partir profesionalFuente IDM IDM de los IDM IDM IDM IDM IDM IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Msaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 1988-2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 2008

    Irn (RepblicaIslmica de) 52 73 82 107 121 14 0,88 1,29 56 81 25 0,72 0,94 6 8 32Iraq . 74 . 105 99 -6 0,84 0,83 45 45 0 0,64 0,66 0 3 63Islas Salomn . . . 87 101 13 0,86 0,96 14 30 16 0,64 0,84 . . .Jamaica . 80 86 101 91 -10 1,00 1,01 64 90 26 1,07 1,05 7 5 35Jordania . . 91 107 96 -11 1,01 1,02 79 89 10 1,06 1,03 1 1 62Kenya . 74 . 101 113 12 0,97 0,99 48 53 5 0,84 0,88 . . .Lesotho . . . 109 114 6 1,22 1,00 25 37 12 1,46 1,27 1 2 53Lbano . . 90 93 95 2 0,91 0,97 62 80 18 0,97 1,10 10 16 40Liberia . . 56 35 83 49 . 0,89 . . . . . 17 . .Madagascar . 71 . 92 141 49 0,96 0,97 18 26 8 0,95 0,95 . . 35Malasia . 89 92 92 98 5 0,99 0,99 56 69 13 1,06 1,10 4 6 43Malawi 49 64 72 65 116 52 0,82 1,04 7 28 22 0,48 0,83 . . .Maldivas 96 96 97 148 111 -38 0,97 0,97 . 83 . . 1,07 3 4 30Mal . 19 26 30 83 53 0,59 0,80 7 32 24 0,49 0,64 12 13 51Marruecos . . 56 68 107 40 0,67 0,90 38 56 18 0,71 0,86 7 6 39Mauricio 80 84 87 109 101 -8 1,00 1,00 53 88 36 1,01 0,99 7 14 31Mauritania . 51 56 49 103 54 0,75 1,06 14 25 11 0,47 0,89 3 3 34Mxico 88 91 93 112 114 1 0,96 0,97 55 89 34 0,98 1,03 14 16 56Mozambique . 39 44 63 111 48 0,76 0,87 7 18 11 0,57 0,73 20 9 31Myanmar . 90 . 103 . . 0,95 . 21 . . 0,95 . 0 0 0Namibia . . 88 127 112 -15 1,08 0,99 37 66 28 1,25 1,17 . . .Nepal . . 57 109 124 15 0,60 1,01 32 48 17 0,44 0,93 2 1 22Nicaragua . . 78 87 116 29 1,07 0,98 36 69 32 1,38 1,13 5 4 55Nger . . 29 27 53 27 0,61 0,75 6 11 4 0,38 0,61 6 1 17Nigeria . . 72 85 97 12 0,77 0,85 23 32 9 0,75 0,81 . 3 35Omn . . 84 83 80 -2 0,91 1,01 39 90 50 0,73 0,96 . . .Pakistn . 43 54 49 92 43 0,52 0,82 22 33 11 0,42 0,76 . 5 35Panam 89 92 93 106 113 6 0,96 0,97 61 70 9 1,07 1,08 44 17 48Papua Nueva Guinea . 57 58 65 55 -10 0,84 0,84 11 . . 0,60 . . . .Paraguay . . 95 104 111 7 0,96 0,97 31 66 36 1,04 1,03 5 9 47Per . . 90 119 117 -2 0,97 1,01 67 98 31 0,90 1,04 . 10 61Repblica rabe Siria . . 83 100 126 26 0,90 0,96 51 72 21 0,72 0,97 10 4 40Repblica Centroafricana 34 49 . 68 74 5 0,62 0,71 11 . . 0,39 . . . .Repblica Democrtica del Congo . . . 54 85 31 0,71 0,81 21 33 12 0,48 0,53 19 4 73Repblica Democrtica Popular de Corea . . . . . . . . . . . . . . 17 51Repblica Democrtica Popular Lao . 60 73 103 118 14 0,79 0,90 24 44 20 0,68 0,79 1 1 35Repblica Dominicana 96 91 93 . 111 . 0,99 . 61 . . . . 18 26 51Repblica Unida de Tanzana 59 . 72 69 112 43 0,99 1,00 5 . . 0,73 . 12 4 33Rwanda . 65 . 70 147 78 0,92 1,02 8 18 10 0,71 0,89 26 37 47Saint Kitts y Nevis . . . . 94 . . 1,01 . 105 . . 0,91 . . .Samoa . . 99 116 95 -21 1,02 1,00 78 81 3 1,11 1,13 . . .

  • 270 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 7 Alfabetizacin y estudios (cont.)

    Variable Alfabetizacin de adulto Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Porcentaje de alumnos Porcentaje(porcentaje de adultos) enseanza primaria matriculacin matriculados en la enseanza secundaria matriculacin matriculados en la de secundaria en de nias

    (bruta) (porcentaje en la ensean- enseanza primaria (bruta) (porcentaje en la escuela enseanza secundaria formacin profesional entre lospertinente para za primaria pertinente por secundaria alumnos de

    el grupo de edad) grupo de edad) formacin

    Clculos a partir profesionalFuente IDM IDM de los IDM IDM IDM IDM IDM IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Msaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 1988-2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 2008

    Santa Luca . . . 138 109 -29 0,94 0,97 50 93 44 1,53 1,13 . 2 29Santo Tom y Prncipe . . 88 136 130 -6 0,92 0,98 40 46 6 0,89 1,07 . 2 43San Vincente y las Granadinas . . . 116 102 -13 0,99 0,94 46 75 29 1,31 1,24 18 4 34Senegal 27 . 42 55 84 28 0,73 1,00 15 26 11 0,51 0,76 3 1 40Seychelles 84 . . . 125 . . 0,99 . 112 . . 1,13 . . .Sierra Leona . . 38 58 147 89 0,69 0,90 18 32 14 0,53 0,69 . . 60Somalia . . . 15 . . 0,53 . 12 . . 0,53 . . . .Sri Lanka . . 91 113 109 -4 0,96 1,00 71 87 16 1,08 1,02 . . .Sudfrica . 82 89 102 105 3 0,99 0,96 52 95 43 1,12 1,05 4 5 39Sudn . 61 . 46 66 20 0,70 0,86 21 33 13 0,79 0,93 3 2 21Suriname . . 90 108 119 11 1,11 0,98 56 80 23 1,24 1,39 . 50 51Swazilandia 67 80 . 94 113 20 0,99 0,93 40 54 14 0,96 0,89 0 1 26Tailandia . 93 94 112 104 -8 . 1,00 30 83 53 1,04 1,10 8 . .Togo . 53 . 89 97 8 0,64 0,86 21 39 18 0,34 0,53 . 17 44Tonga . 99 99 112 113 1 0,98 0,95 98 94 -4 1,01 1,04 7 8 38Trinidad y Tobago 97 . 99 94 100 6 1,02 0,97 85 86 1 1,03 1,07 4 8 32Tnez . . 78 113 105 -8 0,88 0,97 44 88 44 0,77 1,10 2 1 28Turqua 79 . 89 99 96 -3 0,92 0,95 46 80 34 0,62 0,82 10 10 39Uganda . . 74 67 116 49 0,81 1,01 12 23 10 0,57 0,83 . 23 38Uruguay 95 97 98 109 114 6 0,99 0,97 81 92 11 . 0,99 19 13 43Venezuela (Repblica Bolivariana de) 90 . 95 106 103 -3 0,99 0,97 53 81 28 1,24 1,10 2 6 49Viet Nam 88 90 . 105 . . 0,93 . 44 . . 0,87 . 2 5 56Yemen . . 59 . 87 . . 0,74 . 46 . . 0,49 1 1 6Zambia 65 68 71 94 119 25 0,91 0,97 21 43 22 0,58 0,89 2 12 39Zimbabwe . . 91 101 101 0 0,99 0,99 47 40 -7 0,88 0,93 . . .

    Asia y el Pacfico 78,4 86,3 80,1 105 110 8 0,83 0,97 39 62 23 0,68 0,92 10 9 31Asia Meridional 52,5 51,3 64,6 88 108 22 0,74 0,96 38 51 15 0,57 0,84 3 2 13Asia Oriental 77,8 90,9 93,3 127 112 -15 0,92 0,99 38 77 40 0,74 1,01 16 17 50Oceana . 58,1 59,4 77 63 -11 0,87 0,87 20 65 20 0,68 1,02 2 4 34Sudeste Asitico 85,1 90,0 91,9 110 112 1 0,96 0,97 45 75 25 0,91 1,04 9 13 43

    frica Subsahariana 49 60 61 70 99 30 0,79 0,90 21 35 13 0,68 0,76 5 6 41frica Central 33,6 35,4 39,7 70 89 24 0,75 0,81 20 31 9 0,51 0,58 20 16 49frica Meridional 67,2 82,3 88,7 103 106 3 1,01 0,97 49 89 40 1,13 1,06 4 5 39frica Occidental 32,0 41,6 59,4 69 91 23 0,72 0,86 20 32 12 0,63 0,76 6 4 37frica Oriental 56,1 63,9 54,1 62 105 42 0,79 0,92 17 30 12 0,67 0,76 3 5 46

    Amrica Latina y el Caribe 88,8 88,5 91,5 118 118 0 1,00 0,96 55 89 34 1,05 1,07 10 12 55Amrica Central 87,6 90,7 90,0 107 114 8 0,96 0,97 49 81 34 1,01 1,03 16 18 55Caribe 96,1 88,3 95,8 78 105 -2 0,97 0,99 58 91 6 1,03 1,02 15 16 45Sudamrica 90,0 87,4 91,7 125 121 -3 1,03 0,96 57 92 36 1,08 1,09 8 9 56

    Oriente Medio y frica del Norte 60,2 60,3 74,4 88 97 11 0,83 0,90 51 67 19 0,73 0,86 6 17 37frica del Norte 46,0 57,3 67,0 80 96 19 0,79 0,92 52 69 18 0,76 0,95 6 20 40Oriente Medio 79,2 74,1 83,5 100 99 1 0,90 0,89 48 65 21 0,67 0,76 6 14 33

  • 271

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 7 Alfabetizacin y estudios (cont.)

    Variable Alfabetizacin de adulto Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Matriculacin en la Cambios en la Proporcin de nias/nios Porcentaje de alumnos Porcentaje(porcentaje de adultos) enseanza primaria matriculacin matriculados en la enseanza secundaria matriculacin matriculados en la de secundaria en de nias

    (bruta) (porcentaje en la ensean- enseanza primaria (bruta) (porcentaje en la escuela enseanza secundaria formacin profesional entre lospertinente para za primaria pertinente por secundaria alumnos de

    el grupo de edad) grupo de edad) formacin

    Clculos a partir profesionalFuente IDM IDM de los IDM IDM IDM IDM IDM IDM

    Perodo Ms Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Diferencia Ms Ms Ms Ms Msaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008 aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima-

    do 1988 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 1988-2008 do 1998 do 2008 do 1988 do 2008 do 2008

    Santa Luca . . . 138 109 -29 0,94 0,97 50 93 44 1,53 1,13 . 2 29Santo Tom y Prncipe . . 88 136 130 -6 0,92 0,98 40 46 6 0,89 1,07 . 2 43San Vincente y las Granadinas . . . 116 102 -13 0,99 0,94 46 75 29 1,31 1,24 18 4 34Senegal 27 . 42 55 84 28 0,73 1,00 15 26 11 0,51 0,76 3 1 40Seychelles 84 . . . 125 . . 0,99 . 112 . . 1,13 . . .Sierra Leona . . 38 58 147 89 0,69 0,90 18 32 14 0,53 0,69 . . 60Somalia . . . 15 . . 0,53 . 12 . . 0,53 . . . .Sri Lanka . . 91 113 109 -4 0,96 1,00 71 87 16 1,08 1,02 . . .Sudfrica . 82 89 102 105 3 0,99 0,96 52 95 43 1,12 1,05 4 5 39Sudn . 61 . 46 66 20 0,70 0,86 21 33 13 0,79 0,93 3 2 21Suriname . . 90 108 119 11 1,11 0,98 56 80 23 1,24 1,39 . 50 51Swazilandia 67 80 . 94 113 20 0,99 0,93 40 54 14 0,96 0,89 0 1 26Tailandia . 93 94 112 104 -8 . 1,00 30 83 53 1,04 1,10 8 . .Togo . 53 . 89 97 8 0,64 0,86 21 39 18 0,34 0,53 . 17 44Tonga . 99 99 112 113 1 0,98 0,95 98 94 -4 1,01 1,04 7 8 38Trinidad y Tobago 97 . 99 94 100 6 1,02 0,97 85 86 1 1,03 1,07 4 8 32Tnez . . 78 113 105 -8 0,88 0,97 44 88 44 0,77 1,10 2 1 28Turqua 79 . 89 99 96 -3 0,92 0,95 46 80 34 0,62 0,82 10 10 39Uganda . . 74 67 116 49 0,81 1,01 12 23 10 0,57 0,83 . 23 38Uruguay 95 97 98 109 114 6 0,99 0,97 81 92 11 . 0,99 19 13 43Venezuela (Repblica Bolivariana de) 90 . 95 106 103 -3 0,99 0,97 53 81 28 1,24 1,10 2 6 49Viet Nam 88 90 . 105 . . 0,93 . 44 . . 0,87 . 2 5 56Yemen . . 59 . 87 . . 0,74 . 46 . . 0,49 1 1 6Zambia 65 68 71 94 119 25 0,91 0,97 21 43 22 0,58 0,89 2 12 39Zimbabwe . . 91 101 101 0 0,99 0,99 47 40 -7 0,88 0,93 . . .

    Asia y el Pacfico 78,4 86,3 80,1 105 110 8 0,83 0,97 39 62 23 0,68 0,92 10 9 31Asia Meridional 52,5 51,3 64,6 88 108 22 0,74 0,96 38 51 15 0,57 0,84 3 2 13Asia Oriental 77,8 90,9 93,3 127 112 -15 0,92 0,99 38 77 40 0,74 1,01 16 17 50Oceana . 58,1 59,4 77 63 -11 0,87 0,87 20 65 20 0,68 1,02 2 4 34Sudeste Asitico 85,1 90,0 91,9 110 112 1 0,96 0,97 45 75 25 0,91 1,04 9 13 43

    frica Subsahariana 49 60 61 70 99 30 0,79 0,90 21 35 13 0,68 0,76 5 6 41frica Central 33,6 35,4 39,7 70 89 24 0,75 0,81 20 31 9 0,51 0,58 20 16 49frica Meridional 67,2 82,3 88,7 103 106 3 1,01 0,97 49 89 40 1,13 1,06 4 5 39frica Occidental 32,0 41,6 59,4 69 91 23 0,72 0,86 20 32 12 0,63 0,76 6 4 37frica Oriental 56,1 63,9 54,1 62 105 42 0,79 0,92 17 30 12 0,67 0,76 3 5 46

    Amrica Latina y el Caribe 88,8 88,5 91,5 118 118 0 1,00 0,96 55 89 34 1,05 1,07 10 12 55Amrica Central 87,6 90,7 90,0 107 114 8 0,96 0,97 49 81 34 1,01 1,03 16 18 55Caribe 96,1 88,3 95,8 78 105 -2 0,97 0,99 58 91 6 1,03 1,02 15 16 45Sudamrica 90,0 87,4 91,7 125 121 -3 1,03 0,96 57 92 36 1,08 1,09 8 9 56

    Oriente Medio y frica del Norte 60,2 60,3 74,4 88 97 11 0,83 0,90 51 67 19 0,73 0,86 6 17 37frica del Norte 46,0 57,3 67,0 80 96 19 0,79 0,92 52 69 18 0,76 0,95 6 20 40Oriente Medio 79,2 74,1 83,5 100 99 1 0,90 0,89 48 65 21 0,67 0,76 6 14 33

  • 272 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 8 Salud maternoinfantil

    Variable Uso de Tasa de Porcentaje de Mdico Mortalidad infantil Avances enanticonceptivos mortalidad nacimien- por cada (por 1 000 la reduccin (porcentaje de materna tos atendidos 1 000 nacimientos) de la mujeres de 15 (muertes por personal personas mortalidad

    a 49 aos) por 100 000 de salud infantilnacimientos) cualificado

    Fuente IDM

    Perodo 1988 2008 Ms Ms Ms Ms Ms Reduccinaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008

    do 2008 do 2008 do 2008 do 1988 do 2008

    Afganistn . 10 1 800 14 0,20 168 165 -2Angola . . 1 400 47 0,08 150 116 -23Antigua y Barbuda 53 . . 100 . . 10 .Argelia 36 61 180 95 . 54 33 -39Argentina . . 77 99 . 25 15 -41Bangladesh 31 56 570 18 0,30 105 47 -55Barbados 55 . 16 100 . 15 11 -29Belice . 34 52 96 . 35 22 -38Benin . 17 840 74 0,04 111 78 -30Bhutn . 35 440 56 0,02 91 56 -38Bolivia (Estado Plurinacional de) 30 58 290 67 . 89 48 -47Botswana 33 . 380 . 0,40 45 33 -27Brasil 66 . 110 97 . 49 20 -60Burkina Faso . 17 700 54 0,05 112 104 -7Burundi 9 9 1 100 34 0,03 113 108 -4Cabo Verde . 61 210 78 0,49 45 24 -47Camboya . 40 540 44 . 85 69 -19Camern . 29 1 000 63 0,19 85 87 2Chad . 3 1 500 14 0,04 120 124 4Chile 56 58 16 100 1,09 18 8 -55China 71 85 45 98 1,51 36 19 -48Colombia 65 78 130 96 1,43 28 17 -38Comoras . . 400 . 0,15 88 49 -44Congo . 21 740 83 0,20 67 79 18Costa Rica 69 96 30 99 . 16 10 -35Cte dIvoire . 13 810 57 0,12 104 89 -15Cuba 70 77 45 100 . 12 5 -57Djibouti 50 . 99 . 14 9 -37Dominica 50 73 150 98 . 53 31 -41Ecuador 44 73 210 75 . 43 20 -53Egipto 38 60 130 79 2,43 68 30 -56El Salvador 47 67 170 92 1,50 47 21 -56Eritrea . . 450 . 0,05 92 41 -56Etiopa 4 15 720 6 0,03 122 75 -38Fiji . . 210 . 0,45 19 16 -18Filipinas 36 51 230 60 . 43 23 -47Gabn . . 520 . 0,29 60 60 0Gambia 12 . 690 57 0,11 104 82 -21Ghana 13 17 560 59 0,15 76 73 -3Granada 54 54 . 99 . 30 15 -49Guatemala 23 . 290 . . 60 29 -51Guinea . 9 910 38 0,11 137 93 -32Guinea-Bissau . 10 1 100 39 0,12 142 118 -17Guinea Ecuatorial . . 680 . 0,30 103 124 20Guyana 31 34 470 83 . 64 45 -30Hait 7 32 670 26 . 105 57 -46Honduras 41 65 280 67 . 45 20 -55India 43 56 450 47 0,60 94 54 -42

  • 273

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 8 Salud maternoinfantil (cont.)

    Variable Uso de Tasa de Porcentaje de Mdico Mortalidad infantil Avances enanticonceptivos mortalidad nacimien- por cada (por 1 000 la reduccin (porcentaje de materna tos atendidos 1 000 nacimientos) de la mujeres de 15 (muertes por personal personas mortalidad

    a 49 aos) por 100 000 de salud infantilnacimientos) cualificado

    Fuente IDM

    Perodo 1988 2008 Ms Ms Ms Ms Ms Reduccinaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008

    do 2008 do 2008 do 2008 do 1988 do 2008

    Indonesia 48 61 420 79 0,13 60 25 -59Irn (RepblicaIslmica de) 49 79 140 97 0,89 54 29 -46Iraq 14 50 300 89 0,66 42 36 -14Islas Salomn . . 220 . 0,13 86 53 -38Jamaica 55 . 170 97 0,85 28 26 -6Jordania 40 57 62 99 2,36 33 21 -37Kenya 27 39 560 42 0,14 64 80 25Lesotho . 37 960 55 0,05 81 68 -16Lbano . 58 150 98 2,36 32 26 -19Liberia 6 11 1 200 46 0,03 138 93 -32Madagascar . 27 510 51 0,29 103 70 -32Malasia 56 . 62 98 . 16 10 -40Malawi . 42 1 100 54 0,02 124 71 -43Maldivas . 39 120 84 0,92 79 26 -67Mal 5 8 970 45 0,08 148 117 -21Marruecos 36 63 240 63 0,51 69 32 -53Mauricio 75 . 15 99 1,06 23 13 -43Mauritania . . 820 . 0,11 81 75 -7Mxico 53 71 60 93 1,50 42 29 -31Mozambique . 17 520 48 0,03 135 115 -14Myanmar . 34 380 68 0,36 91 74 -19Namibia . 55 210 81 0,30 49 31 -35Nepal 14 48 830 19 0,21 99 43 -56Nicaragua . 72 170 74 0,37 52 28 -45Nger . 11 1 800 33 0,02 143 83 -42Nigeria 6 13 1 100 35 0,28 120 97 -19Omn 9 . 64 98 1,67 25 11 -58Pakistn 12 30 320 39 0,80 102 73 -29Panam . . 130 91 . 27 18 -32Papua Nueva Guinea . . 470 42 . 69 50 -27Paraguay 45 73 150 77 . 34 24 -28Per 46 71 240 71 . 58 17 -70Repblica rabe Siria . 58 130 93 0,53 30 15 -51Repblica Centroafricana . 19 980 53 0,08 113 113 0Repblica Democrtica del Congo . 21 1 100 74 0,11 127 108 -15Repblica Democrtica Popular de Corea . . 370 97 3,29 42 42 0Repblica Democrtica Popular Lao . 38 660 . 0,35 120 56 -53Repblica Dominicana 75 78 150 89 1,51 42 22 -47Repblica Unida de Tanzana . 26 950 43 . 96 73 -24Rwanda . 17 1 300 39 0,05 117 109 -7Saint Kitts y Nevis . 54 . 100 . 30 16 -46Samoa . . 100 0,28 40 22 -44Santa Luca 47 . . 100 . 16 14 -16Santo Tom y Prncipe . 30 . 81 0,49 65 64 -2

  • 274 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 8 Salud maternoinfantil (cont.)

    Variable Uso de Tasa de Porcentaje de Mdico Mortalidad infantil Avances enanticonceptivos mortalidad nacimien- por cada (por 1 000 la reduccin (porcentaje de materna tos atendidos 1 000 nacimientos) de la mujeres de 15 (muertes por personal personas mortalidad

    a 49 aos) por 100 000 de salud infantilnacimientos) cualificado

    Fuente IDM

    Perodo 1988 2008 Ms Ms Ms Ms Ms Reduccinaproxima- aproxima- aproxima- aproxima- aproxima- 1988-2008

    do 2008 do 2008 do 2008 do 1988 do 2008

    San Vincente y las Granadinas 58 48 . 100 . 18 17 -7Senegal 11 12 980 52 0,06 72 59 -18Seychelles . . . 1,51 17 12 -32Sierra Leona . 5 2 100 43 0,03 169 155 -8Somalia 1 15 1 400 33 . 121 88 -27Sri Lanka 62 68 58 99 0,55 26 17 -36Sudfrica 50 60 400 91 0,77 44 48 10Sudn 9 8 450 49 0,30 79 69 -12Suriname . 46 72 90 . 41 27 -33Swazilandia 20 51 390 69 0,16 70 66 -4Tailandia 66 77 110 97 . 26 6 -75Togo 34 17 510 62 0,04 89 65 -27Tonga . . 98 . 26 19 -28Trinidad y Tobago 53 43 45 98 . 30 31 2Tnez 50 . 100 . 1,34 41 18 -56Turqua 63 71 44 83 1,56 67 21 -68Uganda 5 24 550 42 0,08 106 82 -23Uruguay . . 20 99 . 21 12 -42Venezuela (Repblica Bolivariana de) . . 57 95 . 27 17 -38Viet Nam 53 76 150 88 . 40 13 -68Yemen . 28 430 36 0,33 90 55 -39Zambia . 41 830 47 0,12 99 103 4Zimbabwe 43 60 880 69 0,16 62 59 -5

    Asia y el Pacfico 55 67 336 63 0,95 68 43 -44Asia Meridional 39 54 478 44 0,59 95 58 -41Asia Oriental 71 85 51 98 1,54 36 19 -48Oceana . . 422 44 0,32 62 47 -27Sudeste Asitico 50 61 304 77 0,17 53 27 -53

    frica Subsahariana 16 23 922 45 0,18 108 89 -17frica Central . 20 1 150 62 0,12 121 107 -10frica Meridional 49 59 416 88 0,70 46 48 5frica Occidental 8 13 1 048 42 0,19 117 93 -19frica Oriental 12 25 735 34 0,09 100 78 -19

    Amrica Latina y el Caribe 58 70 136 90 1,41 44 22 -47Amrica Central 50 71 117 90 1,45 43 27 -37Caribe 55 62 335 67 1,37 55 33 -43Sudamrica 61 71 125 92 1,34 43 19 -52

    Oriente Medio y frica del Norte 39 54 220 74 1,30 63 36 -43frica del Norte 32 50 237 71 1,46 67 41 -41Oriente Medio 51 59 201 77 1,13 58 31 -45

  • 275

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 9 Tendencias demogrficas

    Variable Esperanza Cambio en Tasa de depen- Cambio en Tasa de fecundidad Cambio en de vida la esperanza dencia por la tasa de (Nacimientos la tasa al nacer de vida edad (Personas dependencia promedio por mujer de(aos) (aos) a cargo < 15 y por edad de 15 49 aos) fecundidad

    > 64/activas) Fuente IDM Clculos a partir Clculos a partir Clculos a partir IDM Clculos a par-

    de los IDM de los IDM de los IDM tir de los IDM

    Perodo Ms Ms 1988- Ms Ms 1988- Ms Ms 1988-aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- 2008

    do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008

    Afganistn 41,0 44,2 3,2 93,1 . . 7,9 6,6 -1,3Angola 39,8 45,3 5,5 99,8 91,4 -8,4 7,2 5,8 -1,4Antigua y Barbuda 70,9 72,5 1,6 . . . 1,9 . .Argelia 64,7 70,9 6,2 90,7 47,8 -42,9 5,3 2,4 -2,9Argentina 67,6 71,6 4,0 65,6 56,0 -9,6 3,1 2,3 -0,8Bangladesh 51,9 65,3 13,4 88,2 55,9 -32,3 4,9 2,4 -2,5Barbados 71,5 74,4 2,9 54,0 38,4 -15,6 1,8 1,5 -0,2Belice 70,4 73,3 2,9 91,9 66,4 -25,5 4,7 2,9 -1,8Benin 51,3 60,5 9,2 97,0 86,7 -10,3 6,9 5,5 -1,4Bhutn 49,4 64,4 15,1 84,3 56,3 -28,0 6,3 2,7 -3,6Bolivia (Estado Plurinacional de) 55,6 63,4 7,8 81,7 70,6 -11,0 5,0 3,5 -1,5Botswana 61,4 50,5 -10,9 93,9 59,8 -34,1 5,1 2,9 -2,2Brasil 61,9 69,0 7,1 67,7 49,1 -18,6 3,1 1,9 -1,2Burkina Faso 48,2 50,7 2,5 99,9 93,0 -6,9 7,4 6,0 -1,4Burundi 46,3 49,2 2,9 92,0 71,7 -20,3 6,8 4,7 -2,1Cabo Verde 62,4 68,6 6,1 105,7 70,2 -35,5 5,7 2,8 -2,9Camboya 54,5 61,0 6,5 87,8 60,0 -27,8 6,1 2,9 -3,2Camern 53,5 50,0 -3,5 96,0 80,7 -15,3 6,1 4,3 -1,8Chad 49,3 49,3 0,0 96,9 94,8 -2,1 6,7 6,2 -0,5Chile 69,6 75,5 5,9 56,6 46,9 -9,7 2,7 1,9 -0,7China 66,0 71,3 5,3 52,3 39,8 -12,5 2,6 1,7 -0,9Colombia 64,4 69,2 4,8 70,5 53,6 -16,8 3,2 2,5 -0,7Comoras 53,0 63,0 10,0 100,0 70,3 -29,7 6,5 4,3 -2,2Congo 58,3 52,8 -5,5 92,8 80,1 -12,7 5,5 4,4 -1,1Costa Rica 72,9 76,4 3,5 69,1 48,4 -20,7 3,4 2,1 -1,3Cte dIvoire 55,3 56,5 1,2 91,8 80,7 -11,1 6,6 4,6 -2,0Cuba 72,8 76,2 3,4 47,1 42,2 -4,9 1,8 1,5 -0,4Djibouti 70,5 74,5 4,0 . . . 3,0 1,9 -1,1Dominica 64,2 69,3 5,1 74,7 60,6 -14,1 3,5 2,4 -1,1Ecuador 65,3 72,1 6,8 78,6 60,9 -17,7 4,0 2,6 -1,4Egipto 60,2 68,5 8,3 85,3 58,7 -26,6 5,2 2,9 -2,3El Salvador 57,5 66,7 9,3 87,1 66,8 -20,3 4,2 2,3 -1,8Eritrea 46,7 59,5 12,8 98,0 78,4 -19,6 6,3 4,6 -1,7Etiopa 44,4 54,0 9,6 91,0 88,7 -2,3 7,1 5,4 -1,7Fiji 64,7 66,6 1,9 70,6 57,2 -13,4 3,5 2,8 -0,7Gabn 58,7 59,5 0,8 87,4 69,7 -17,7 5,2 3,3 -1,8Gambia 48,9 54,5 5,6 84,4 82,8 -1,6 6,2 5,1 -1,1Ghana 54,4 55,9 1,5 90,6 73,3 -17,3 5,9 4,3 -1,6Granada 64,1 67,0 2,9 84,2 54,7 -29,6 4,1 2,3 -1,8Guatemala 58,3 66,7 8,4 95,3 87,3 -8,1 5,7 4,2 -1,5Guinea 45,7 56,1 10,4 91,2 85,7 -5,5 6,9 5,5 -1,4Guinea-Bissau 42,0 46,5 4,5 85,0 85,5 0,5 5,8 5,7 -0,1Guinea Ecuatorial 44,1 49,3 5,2 70,4 79,2 8,8 5,9 5,4 -0,5Guyana 58,9 64,5 5,6 72,7 56,5 -16,2 2,7 2,3 -0,4Hait 52,3 59,1 6,8 87,9 69,7 -18,2 5,7 3,8 -1,9Honduras 62,6 66,9 4,3 96,3 73,1 -23,2 5,4 3,3 -2,1India 58,5 63,2 4,7 72,4 57,5 -14,9 4,2 2,7 -1,5Indonesia 58,5 68,7 10,2 68,3 49,8 -18,6 3,4 2,2 -1,2Irn (RepblicaIslmica de) 62,2 69,4 7,2 93,7 41,5 -52,1 5,6 2,0 -3,6Iraq 57,8 64,3 6,5 96,7 . . 6,2 4,1 -2,0

  • 276 Informe sobre la pobreza rural 2011

    CUADRO 9 Tendencias demogrficas (cont.)

    Variable Esperanza Cambio en Tasa de depen- Cambio en Tasa de fecundidad Cambio en de vida la esperanza dencia por la tasa de (Nacimientos la tasa al nacer de vida edad (Personas dependencia promedio por mujer de(aos) (aos) a cargo < 15 y por edad de 15 49 aos) fecundidad

    > 64/activas) Fuente IDM Clculos a partir Clculos a partir Clculos a partir IDM Clculos a par-

    de los IDM de los IDM de los IDM tir de los IDM

    Perodo Ms Ms 1988- Ms Ms 1988- Ms Ms 1988-aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- 2008

    do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008

    Islas Salomn 55,5 62,7 7,2 97,1 74,0 -23,2 6,1 3,9 -2,3Jamaica 69,6 70,0 0,4 75,7 60,4 -15,3 3,1 2,4 -0,7Jordania 64,2 70,8 6,6 103,8 63,2 -40,7 5,9 3,6 -2,3Kenya 57,5 53,0 -4,5 109,6 83,2 -26,4 6,5 5,0 -1,5Lesotho 55,3 42,8 -12,5 96,5 78,3 -18,2 5,1 3,4 -1,8Lbano 65,6 69,9 4,3 71,5 49,5 -22,0 3,3 2,2 -1,1Liberia 45,7 57,1 11,4 91,6 85,3 -6,3 6,6 5,1 -1,5Madagascar 48,4 58,9 10,5 92,5 86,4 -6,1 6,3 4,8 -1,5Malasia 67,5 72,0 4,5 71,3 52,8 -18,4 4,0 2,6 -1,4Malawi 46,3 48,1 1,8 99,5 98,0 -1,5 7,2 5,6 -1,6Maldivas 61,0 67,6 6,6 98,0 50,0 -48,1 6,6 2,6 -4,0Mal 44,8 52,1 7,4 90,5 87,1 -3,4 7,5 6,5 -1,0Marruecos 60,9 69,0 8,1 80,0 51,8 -28,2 4,4 2,4 -2,1Mauricio 65,1 69,1 4,0 52,7 43,3 -9,4 2,1 1,7 -0,5Mauritania 54,3 62,4 8,1 90,3 73,6 -16,6 6,0 4,4 -1,6Mxico 66,8 72,6 5,8 79,1 54,5 -24,6 3,5 2,1 -1,4Mozambique 41,4 41,7 0,4 97,5 89,8 -7,7 6,3 5,1 -1,2Myanmar 56,5 59,0 2,6 74,0 48,2 -25,8 3,8 2,1 -1,7Namibia 61,3 61,0 -0,2 93,6 69,4 -24,2 5,5 3,4 -2,1Nepal 52,9 63,2 10,3 84,2 70,0 -14,2 5,3 3,0 -2,3Nicaragua 59,0 69,9 10,9 98,4 67,2 -31,2 5,0 2,8 -2,2Nger 46,0 57,8 11,7 104,5 106,9 2,4 8,0 7,0 -1,0Nigeria 45,5 46,4 0,9 95,4 84,5 -10,9 6,8 5,3 -1,5Omn 66,2 74,4 8,2 88,1 53,7 -34,4 6,8 3,1 -3,7Pakistn 58,5 65,2 6,8 89,2 70,3 -19,0 6,7 3,9 -2,8Panam 69,3 73,0 3,8 69,4 56,1 -13,4 3,2 2,6 -0,6Papua Nueva Guinea 51,3 54,6 3,3 79,7 73,9 -5,8 5,0 3,8 -1,2Paraguay 65,4 69,7 4,3 83,5 65,1 -18,4 4,8 3,1 -1,7Per 62,1 70,7 8,6 75,2 57,4 -17,8 4,1 2,6 -1,5Filipinas 62,2 69,8 7,5 79,7 62,3 -17,3 4,6 3,1 -1,4Repblica rabe Siria 65,3 72,4 7,1 107,0 62,7 -44,3 6,2 3,3 -3,0Repblica Centroafricana 48,0 43,3 -4,6 88,1 81,1 -7,0 5,7 4,6 -1,1Repblica Democrtica del Congo 45,7 45,2 -0,5 98,2 98,4 0,3 6,7 6,3 -0,4Repblica Democrtica Popular de Corea 67,0 65,1 -1,9 45,5 46,2 0,7 2,5 1,9 -0,6Repblica Democrtica Popular Lao 51,3 63,8 12,5 89,7 72,0 -17,8 6,2 3,5 -2,7Repblica Dominicana 64,5 70,2 5,7 57,0 43,1 -13,8 2,9 1,9 -1,0Repblica Unida de Tanzana 49,5 55,1 5,6 95,4 91,4 -4,0 6,4 5,6 -0,8Rwanda 42,1 48,5 6,4 105,3 80,9 -24,4 7,6 5,4 -2,1Saint Kitts y Nevis 64,0 68,8 4,8 . . . 2,8 . .Samoa 60,5 68,5 8,0 78,8 81,3 2,5 4,8 3,9 -0,9Santa Luca 67,6 72,7 5,1 81,1 50,5 -30,6 3,5 2,1 -1,4

  • 277

    Anexo 2 Anexo estadstico

    CUADRO 9 Tendencias demogrficas (cont.)

    Variable Esperanza Cambio en Tasa de depen- Cambio en Tasa de fecundidad Cambio en de vida la esperanza dencia por la tasa de (Nacimientos la tasa al nacer de vida edad (Personas dependencia promedio por mujer de(aos) (aos) a cargo < 15 y por edad de 15 49 aos) fecundidad

    > 64/activas) Fuente IDM Clculos a partir Clculos a partir Clculos a partir IDM Clculos a par-

    de los IDM de los IDM de los IDM tir de los IDM

    Perodo Ms Ms 1988- Ms Ms 1988- Ms Ms 1988-aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- 2008 aproxima- aproxima- 2008

    do 1988 do 2008 do 1988 do 2008 do 1988 do 2008

    Santo Tom y Prncipe 60,3 63,6 3,2 105,1 82,0 -23,1 5,7 3,9 -1,8San Vincente y las Granadinas 66,1 69,7 3,6 80,8 51,9 -28,9 3,1 2,1 -1,0Senegal 50,0 54,2 4,3 97,8 85,8 -11,9 6,9 5,0 -1,9Seychelles 66,8 68,9 2,1 . . . 3,0 2,1 -0,9Sierra Leona 40,3 46,4 6,1 82,5 82,2 -0,3 5,6 5,2 -0,3Somalia 43,0 46,9 3,9 91,1 90,8 -0,3 7,0 6,0 -1,0Sri Lanka 66,1 68,8 2,7 61,8 46,0 -15,7 2,6 1,9 -0,8Sudfrica 60,9 51,5 -9,4 75,0 54,2 -20,8 3,9 2,5 -1,4Sudn 50,2 56,8 6,6 89,7 75,8 -14,0 6,1 4,2 -1,9Suriname 64,0 65,6 1,7 62,9 55,0 -7,9 3,0 2,4 -0,6Swazilandia 57,0 47,0 -10,0 104,4 76,2 -28,2 6,1 3,6 -2,6Tailandia 66,3 65,9 -0,4 56,1 41,6 -14,5 2,3 1,8 -0,5Togo 55,3 61,0 5,7 97,7 77,7 -20,0 6,6 4,3 -2,3Tonga 67,8 69,2 1,4 78,7 76,3 -2,4 4,7 4,0 -0,7Trinidad y Tobago 67,4 67,8 0,5 66,2 37,9 -28,4 2,8 1,6 -1,2Tnez 64,9 72,4 7,5 76,6 43,7 -32,8 3,9 2,0 -1,9Turqua 61,0 69,6 8,6 70,7 49,4 -21,4 3,3 2,1 -1,1Uganda 47,7 52,4 4,7 102,2 106,5 4,2 7,1 6,4 -0,7Uruguay 68,6 72,3 3,7 60,6 58,2 -2,5 2,5 2,0 -0,5Venezuela (Repblica Bolivariana de) 67,7 70,7 3,0 72,6 55,0 -17,6 3,7 2,6 -1,1Viet Nam 61,0 72,3 11,3 80,5 48,9 -31,6 4,0 2,1 -1,9Yemen 52,4 61,1 8,7 116,4 87,2 -29,2 8,4 5,5 -2,9Zambia 50,2 45,4 -4,8 95,3 97,1 1,8 6,7 5,9 -0,8Zimbabwe 58,9 44,8 -14,1 99,0 79,4 -19,6 5,7 3,5 -2,2

    Asia y el Pacfico 61,7 67,2 5,9 67,0 50,0 -18,1 3,5 2,3 -1,4Asia Meridional 57,8 63,6 5,9 76,8 58,0 -19,1 4,5 2,8 -1,8Asia Oriental 66,0 71,2 5,2 54,2 39,9 -14,3 2,6 1,7 -0,9Oceana 54,0 56,9 3,5 79,2 72,4 -7,3 4,8 3,7 -1,2Sudeste Asitico 60,5 68,1 7,7 75,1 51,2 -24,3 3,6 2,3 -1,4

    frica Subsahariana 49 51 2,0 96,6 85,9 -11,2 6,5 5,2 -1,4frica Central 47,1 46,7 -0,3 91,6 92,7 1,1 6,6 5,7 -0,9frica Meridional 60,6 51,4 -9,2 77,6 56,3 -21,5 4,1 2,6 -1,5frica Occidental 47,6 50,7 3,1 98,5 84,8 -13,7 6,8 5,3 -1,5frica Oriental 45,7 50,0 3,7 95,7 86,0 -11,3 6,3 5,1 -1,3

    Amrica Latina y el Caribe 64,2 70,2 6,1 73,1 54,3 -19,2 3,4 2,3 -1,2Amrica Central 65,4 71,5 6,2 83,2 59,3 -24,0 3,8 2,4 -1,5Caribe 65,2 69,0 4,6 66,3 51,4 -16,5 3,1 2,3 -1,0Sudamrica 63,6 69,8 6,2 70,0 52,6 -17,6 3,3 2,2 -1,1

    Oriente Medio y frica del Norte 59,8 67,3 7,6 84,6 58,7 -26,1 5,0 3,0 -2,1frica del Norte 59,5 66,8 7,5 86,0 58,5 -27,6 5,2 2,9 -2,3Oriente Medio 60,3 67,9 7,8 82,8 58,9 -23,8 4,7 3,1 -1,9

  • CUADRO 10 Gobernanza

    Variable Estabilidad Efectividad Voz y Calidad Estado de Control Gobernanza poltica/ gubernamental rendicin regulatoria derecho de la general ausencia de cuentas corrupcin (promedio de los

    de violencia 6 indicadores)Fuente Indicadores mundiales de gobernabilidad (http://info.worldbank.org/governance/wgi/index.asp). Los seis indicadores de

    gobernabilidad se miden en unidades que van desde -2,5 a 2,5 aproximadamente, en las que los valores ms altos corresponden a los mejores resultados en materia de gobernanza.

    Perodo Ms aproximada 2008

    Afganistn -2,64 -1,31 -1,26 -1,58 -2,01 -1,64 -1,74Angola -0,43 -0,98 -1,07 -0,94 -1,28 -1,22 -0,99Antigua y Barbuda 0,85 0,40 0,56 0,61 0,97 1,32 0,78Argelia -1,15 -0,50 -1,05 -0,79 -0,70 -0,44 -0,77Argentina -0,04 -0,18 0,32 -0,65 -0,61 -0,44 -0,27Bangladesh -1,54 -0,77 -0,61 -0,82 -0,70 -1,10 -0,92Barbados 1,09 1,48 1,16 0,77 1,28 1,30 1,18Belice 0,25 -0,42 0,74 -0,40 -0,20 -0,28 -0,05Benin 0,35 -0,52 0,34 -0,46 -0,54 -0,42 -0,21Bhutn 0,89 0,11 -0,73 -0,86 0,37 0,72 0,08Botswana 0,96 0,67 0,55 0,52 0,64 1,00 0,72Brasil -0,12 -0,01 0,51 0,19 -0,30 -0,03 0,04Burkina Faso -0,11 -0,67 -0,33 -0,32 -0,37 -0,36 -0,36Burundi -1,43 -1,21 -0,66 -1,18 -1,07 -0,97 -1,09Cabo Verde 0,85 0,05 0,95 -0,02 0,51 0,75 0,52Camboya -0,27 -0,81 -0,94 -0,47 -1,08 -1,14 -0,78Camern -0,53 -0,80 -1,02 -0,66 -0,99 -0,90 -0,82Chad -1,92 -1,48 -1,45 -1,26 -1,57 -1,45 -1,52Chile 0,56 1,24 0,98 1,58 1,25 1,31 1,15China -0,32 0,24 -1,72 -0,22 -0,33 -0,44 -0,47Colombia -1,66 0,13 -0,26 0,24 -0,50 -0,25 -0,38Comoras -1,01 -1,88 -0,43 -1,51 -1,03 -0,75 -1,10Congo -0,61 -1,34 -1,16 -1,19 -1,16 -1,16 -1,10Costa Rica 0,56 0,39 0,98 0,47 0,44 0,49 0,56Cte dIvoire -1,91 -1,39 -1,24 -0,93 -1,52 -1,17 -1,36Cuba 0,04 -0,51 -1,85 -1,59 -0,85 -0,06 -0,80Djibouti -0,13 -0,98 -1,12 -0,75 -0,54 -0,33 -0,64Dominica 0,97 0,72 1,09 0,16 0,63 0,67 0,71Ecuador -0,83 -0,97 -0,22 -1,14 -1,23 -0,79 -0,86Egipto -0,67 -0,37 -1,19 -0,17 -0,09 -0,67 -0,53El Salvador 0,09 -0,15 0,06 0,31 -0,63 -0,22 -0,09Eritrea -0,84 -1,41 -2,20 -2,13 -1,24 -0,38 -1,37Estado Plurinacional de Bolivia -1,02 -0,81 -0,01 -1,02 -1,12 -0,47 -0,55Etiopa -1,79 -0,43 -1,30 -0,86 -0,60 -0,66 -0,94Fiji -0,05 -0,95 -0,65 -0,68 -0,52 -0,31 -0,53Filipinas -1,41 0,00 -0,20 -0,05 -0,49 -0,75 -0,48Gabn 0,23 -0,70 -0,84 -0,65 -0,62 -1,07 -0,61Gambia 0,14 -0,77 -0,97 -0,44 -0,25 -0,78 -0,51Ghana 0,06 -0,08 0,48 0,08 -0,10 -0,06 0,07Granada 0,67 0,19 0,89 0,31 0,16 -0,37 0,31Guatemala -0,58 -0,49 -0,26 -0,12 -1,10 -0,72 -0,55Guinea -1,91 -1,39 -1,32 -1,15 -1,60 -1,35 -1,45Guinea-Bissau -0,38 -1,26 -0,79 -1,22 -1,43 -1,16 -1,04Guinea Ecuatorial -0,09 -1,43 -1,89 -1,37 -1,31 -1,62 -1,29Guyana -0,56 -0,17 0,17 -0,55 -0,70 -0,47 -0,38Hait -1,39 -1,29 -0,71 -0,89 -1,35 -1,21 -1,14Honduras -0,36 -0,57 -0,29 -0,27 -0,89 -0,82 -0,53India -0,99 -0,03 0,45 -0,21 0,12 -0,37 -0,17Indonesia -1,00 -0,29 -0,14 -0,27 -0,66 -0,64 -0,50Irn (RepblicaIslmica de) -1,06 -0,75 -1,48 -1,63 -0,80 -0,71 -1,07

    278 Informe sobre la pobreza rural 2011

  • CUADRO 10 Gobernanza (cont.)

    Variable Estabilidad Efectividad Voz y Calidad Estado de Control Gobernanza poltica/ gubernamental rendicin regulatoria derecho de la general ausencia de cuentas corrupcin (promedio de los

    de violencia 6 indicadores)Fuente Indicadores mundiales de gobernabilidad (http://info.worldbank.org/governance/wgi/index.asp). Los seis indicadores de

    gobernabilidad se miden en unidades que van desde -2,5 a 2,5 aproximadamente, en las que los valores ms altos corresponden a los mejores resultados en materia de gobernanza.

    Perodo Ms aproximada 2008

    Iraq -2,69 -1,41 -1,26 -1,09 -1,87 -1,48 -1,63Islas Salomn 0,12 -0,79 0,19 -1,31 -0,78 -0,41 -0,50Jamaica -0,27 0,09 0,61 0,36 -0,49 -0,53 -0,04Jordania -0,32 0,27 -0,71 0,34 0,49 0,41 0,08Kenya -1,25 -0,60 -0,16 -0,07 -0,98 -1,01 -0,68Lesotho -0,03 -0,31 0,04 -0,63 -0,30 0,04 -0,20Lbano -1,94 -0,64 -0,40 -0,20 -0,73 -0,83 -0,79Liberia -0,99 -1,36 -0,29 -1,32 -1,23 -0,60 -0,96Madagascar -0,42 -0,59 -0,16 -0,33 -0,46 -0,10 -0,34Malasia 0,13 1,13 -0,58 0,27 0,49 0,14 0,26Malawi 0,05 -0,65 -0,18 -0,39 -0,29 -0,59 -0,34Maldivas -0,10 -0,35 -0,39 -0,42 -0,24 -0,60 -0,35Marruecos -0,47 -0,09 -0,70 -0,03 -0,11 -0,26 -0,28Mauricio 0,84 0,60 0,88 0,95 0,88 0,53 0,78Mal -0,21 -0,78 0,28 -0,33 -0,35 -0,47 -0,31Mauritania -0,93 -0,97 -0,92 -0,59 -1,01 -0,80 -0,87Mxico -0,62 0,18 0,08 0,45 -0,64 -0,26 -0,14Mongolia 0,35 -0,68 0,24 -0,29 -0,54 -0,62 -0,26Mozambique 0,29 -0,38 -0,02 -0,47 -0,66 -0,55 -0,30Myanmar -1,56 -1,68 -2,24 -2,24 -1,48 -1,69 -1,82Namibia 0,96 0,31 0,57 0,13 0,36 0,59 0,49Nepal -1,69 -0,75 -0,79 -0,66 -0,76 -0,68 -0,89Nicaragua -0,39 -0,96 -0,14 -0,36 -0,86 -0,81 -0,59Nger -0,75 -0,79 -0,41 -0,52 -0,80 -0,82 -0,68Nigeria -2,01 -0,98 -0,60 -0,62 -1,12 -0,92 -1,04Omn 0,95 0,42 -1,07 0,65 0,82 0,59 0,39Pakistn -2,61 -0,73 -1,01 -0,47 -0,92 -0,77 -1,09Panam 0,11 0,16 0,59 0,63 -0,20 -0,15 0,19Papua Nueva Guinea -0,55 -0,80 0,09 -0,59 -0,94 -1,13 -0,65Paraguay -0,63 -0,78 -0,33 -0,49 -1,03 -0,93 -0,70Per -0,84 -0,30 0,02 0,33 -0,74 -0,26 -0,30Repblica rabe Siria -0,56 -0,67 -1,75 -1,17 -0,54 -1,07 -0,96Repblica Centroafricana -1,77 -1,45 -1,00 -1,28 -1,44 -0,90 -1,31Repblica Democrtica del Congo -2,34 -1,89 -1,48 -1,43 -1,68 -1,31 -1,69Repblica Democrtica Popular de Corea 0,35 -2,12 -2,21 -2,28 -1,06 -1,74 -1,51Repblica Democrtica Popular Lao -0,01 -0,84 -1,71 -1,25 -0,90 -1,23 -0,99Repblica Dominicana 0,10 -0,40 0,14 -0,24 -0,60 -0,62 -0,27Repblica Unida de Tanzana 0,01 -0,45 -0,09 -0,39 -0,28 -0,51 -0,29Rwanda -0,14 -0,20 -1,24 -0,49 -0,50 0,03 -0,42Saint Kitts y Nevis 0,85 0,66 1,12 0,50 0,75 1,00 0,81Samoa 1,11 -0,07 0,63 -0,43 0,74 0,24 0,37Santa Luca 0,66 0,88 1,24 0,40 0,83 1,17 0,86Santo Tom y Prncipe 0,29 -0,74 0,24 -0,72 -0,50 -0,44 -0,31San Vincente y las Granadinas 0,81 0,74 1,11 0,40 0,87 1,00 0,82

    279

    Anexo 2 Anexo estadstico

  • CUADRO 10 Gobernanza (cont.)

    Variable Estabilidad Efectividad Voz y Calidad Estado de Control Gobernanza poltica/ gubernamental rendicin regulatoria derecho de la general ausencia de cuentas corrupcin (promedio de los

    de violencia 6 indicadores)Fuente Indicadores mundiales de gobernabilidad (http://info.worldbank.org/governance/wgi/index.asp). Los seis indicadores de

    gobernabilidad se miden en unidades que van desde -2,5 a 2,5 aproximadamente, en las que los valores ms altos corresponden a los mejores resultados en materia de gobernanza.

    Perodo Ms aproximada 2008

    Senegal -0,16 -0,12 -0,16 -0,29 -0,31 -0,45 -0,25Seychelles 0,91 -0,01 -0,04 -0,65 0,24 0,23 0,11Sierra Leona -0,23 -1,13 -0,28 -0,86 -1,03 -1,07 -0,77Somalia -3,28 -2,51 -1,85 -2,77 -2,69 -1,90 -2,50Sri Lanka -2,04 -0,29 -0,44 -0,28 -0,01 -0,15 -0,54Sudfrica -0,04 0,75 0,68 0,63 0,12 0,30 0,41Sudn -2,44 -1,41 -1,77 -1,36 -1,50 -1,49 -1,66Suriname 0,15 0,00 0,57 -0,67 -0,33 -0,09 -0,06Swazilandia 0,22 -0,66 -1,20 -0,57 -0,51 -0,38 -0,52Tailandia -1,19 0,11 -0,56 0,26 -0,03 -0,38 -0,30Togo -0,10 -1,43 -1,13 -1,05 -0,80 -0,98 -0,91Tonga 0,21 -0,41 -0,08 -0,75 0,13 -0,73 -0,27Trinidad y Tobago 0,08 0,30 0,53 0,62 -0,25 -0,17 0,19Tnez 0,29 0,35 -1,26 0,11 0,24 -0,04 -0,05Turqua -0,73 0,20 -0,19 0,22 0,09 0,10 -0,05Uganda -0,88 -0,51 -0,47 -0,08 -0,51 -0,79 -0,54Uruguay 0,83 0,48 1,02 0,08 0,50 1,12 0,67Venezuela (Repblica Bolivariana de) -1,23 -0,85 -0,62 -1,44 -1,59 -1,13 -1,14Viet Nam 0,32 -0,31 -1,62 -0,53 -0,43 -0,76 -0,56Yemen -1,89 -0,99 -1,18 -0,70 -0,93 -0,73 -1,07Zambia 0,29 -0,66 -0,09 -0,33 -0,50 -0,48 -0,30Zimbabwe -1,56 -1,56 -1,52 -2,18 -1,81 -1,37 -1,67

    Asia y el Pacfico -0,83 -0,08 -0,74 -0,34 -0,30 0,59 -0,29Asia Meridional -1,27 -0,24 0,05 -0,39 -0,16 0,54 -0,25Asia Oriental -0,31 0,19 -1,73 -0,25 -0,35 1,08 -0,23Oceana -0,41 -0,79 0,03 -0,64 -0,84 0,83 -0,30Sudeste Asitico -0,85 -0,27 -0,66 -0,37 -0,55 -0,41 -0,52

    frica Subsahariana -1,11 -0,77 -0,60 -0,62 -0,85 0,23 -0,62frica Central -1,62 -1,50 -1,31 -1,20 -1,47 0,24 -1,14frica Meridional 0,03 0,66 0,61 0,54 0,12 -0,71 0,21frica Occidental -1,32 -0,88 -0,48 -0,58 -0,93 0,27 -0,65frica Oriental -0,88 -0,60 -0,62 -0,61 -0,67 0,34 -0,51

    Amrica Latina y el Caribe -0,45 -0,10 0,15 0,02 -0,55 0,06 -0,15Amrica Central -0,51 0,02 0,06 0,33 -0,66 -1,12 -0,31Caribe -0,34 -0,58 -0,65 -0,75 -0,83 -0,51 -0,61Sudamrica -0,44 -0,10 0,25 -0,03 -0,48 0,56 -0,04

    Oriente Medio y frica del Norte -1,13 -0,47 -1,02 -0,42 -0,49 0,05 -0,58frica del Norte -1,04 -0,53 -1,21 -0,49 -0,48 0,37 -0,56Oriente Medio -1,23 -0,40 -0,78 -0,34 -0,50 -0,33 -0,60

    280 Informe sobre la pobreza rural 2011

  • GRFICO 1a Porcentaje de ingresos de los hogares rurales procedentes de las diversas ocupaciones

    Fuentes: RIGA (cuando el nombre figura todo en mayscula se refiere a datos nacionales) y encuestas RuralStruc (cuando el nombrefigura con mayscula inicial se refiere a datos regionales, 2006).

    Anexo 3 Anlisis comn basado en los conjuntos de datos de RIGA y RuralStruc

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    NEPAL 2003

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    Kenya - Bungoma

    Madagascar - Antsirabe

    GHANA 1998

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Itasy

    MADAGASCAR 2001

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Antsirabe 1

    Madagascar - Alaotra 2

    NIGERIA 2004

    Madagascar - M

    orondava

    Mal - Tom

    inian

    Mal - Dim

    a

    Mal - Koutiala

    Mal - M

    acina

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 1a Proportion of rural income from various occupations

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    INDONESIA 2000

    GUATEMALA 2000

    Senegal - Mekhe 1

    PAKISTN 2001

    Senegal - Mekhe 2

    Senegal - Bas Delta

    Senegal - Nioro

    Marruecos - Souss

    Marruecos - Chaouia

    ALBANIA 2005

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    Senegal - Haut Delta

    TAYIKISTN 2003

    Senegal - Casamance

    Marruecos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    PANAM 2003

    Mxico - Tequisquiapan

    ECUADOR 1995

    NICARAGUA 2001

    BULGARIA 2001

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Mxico - Tierras Bajas

    Nicaragua - El Viejo

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Cu

    Pases en proceso de urbanizacin

    Porcentaje de ingresos de los hogares rurales

    procedentes de:

    Salarios no agrcolas

    Salarios agrcolas

    Autoempleo no agrcola

    Explotacin propia

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    NEPAL 2003

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    Kenya - Bungoma

    Madagascar - Antsirabe

    GHANA 1998

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Itasy

    MADAGASCAR 2001

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Antsirabe 1

    Madagascar - Alaotra 2

    NIGERIA 2004

    Madagascar - Morondava

    Mal - Tom

    inian

    Mal - Dim

    a

    Mal - Koutiala

    Mal - M

    acina

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 1a Proportion of rural income from various occupations

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    INDONESIA 2000

    GUATEMALA 2000

    Senegal - Mekhe 1

    PAKISTN 2001

    Senegal - Mekhe 2

    Senegal - Bas Delta

    Senegal - Nioro

    Marruecos - Souss

    Marruecos - Chaouia

    ALBANIA 2005

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    Senegal - Haut Delta

    TAYIKISTN 2003

    Senegal - Casamance

    Marruecos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    PANAM 2003

    Mxico - Tequisquiapan

    ECUADOR 1995

    NICARAGUA 2001

    BULGARIA 2001

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Mxico - Tierras Bajas

    Nicaragua - El Viejo

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Cu

    Pases en proceso de urbanizacin

    Porcentaje de ingresos de los hogares rurales

    procedentes de:

    Salarios no agrcolas

    Salarios agrcolas

    Autoempleo no agrcola

    Explotacin propia

    En el grfico 1a se muestra la importancia de la agricultura en los ingresos rurales. Como era de esperar, la proporcinde ingresos derivados de la agricultura es generalmente menor en los pases en proceso de urbanizacin ytransformacin que en los pases basados en la agricultura. Sin embargo, en el caso de algunos pases en procesode transformacin o en vas de urbanizacin, o en algunas zonas dentro de esos pases, la proporcin de ingresosprocedentes de la agricultura todava puede ser muy alta (por ejemplo, en Saiss en Marruecos, o en la mayora delas zonas analizadas por RuralStruc en Nicaragua). En algunos pases en proceso de transformacin, los ingresosprocedentes del autoempleo no agrcola son importantes, mientras que la proporcin de ingresos derivados de laagricultura suele ser menor. En los pases en vas de urbanizacin, la proporcin de ingresos procedentes deltrabajo asalariado, tanto agrcola como no agrcola, es normalmente superior.

    281

  • GRFICO 1b Porcentaje de ingresos salariales de los hogares rurales procedentes de la agricultura y de actividades no agrcolas, por quintil de ingresos

    Fuentes: RIGA (cuando el nombre figura todo en mayscula se refiere a datos nacionales) y encuestas RuralStruc (cuando el nombrefigura con mayscula inicial se refiere a datos regionales, 2006).

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Kenya - Bungoma

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    GHANA 1998

    NIGERIA 2004

    NEPAL 2003

    MADAGASCAR 2001

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Morondava

    Madagascar - Antsirabe

    Madagascar - Itasy

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Alaotra 2

    Madagascar - Antsirabe 1

    Mal - M

    acina

    Mal - Koutiala

    Mal - Dima

    Mal - Tominian

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 1b Contribution of agriculture wage labour versus non-agriculture wage labour for rural households, by income quintile

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Senegal - Haut Delta

    Senegal - Casamance

    Senegal - Nioro

    Senegal - Mekhe 2

    Senegal - Mekhe 1

    Senegal - Bas Delta

    ALBANIA 2005

    PAKISTN 2001

    Marruecos - Souss

    INDONESIA 2000

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    TAYIKISTN 2003

    GUATEMALA 2000

    Marruecos - Chaouia

    Marruecos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - El Cu

    Mxico - Tequisquiapan

    BULGARIA 2001

    ECUADOR 1995

    PANAM 2003

    NICARAGUA 2001

    Mxico - Tierras Bajas

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Viejo

    Porcentaje de ingresos salariales

    de los hogares rurales procedentes de:

    Salarios agrcolas

    Salarios no agrcolas

    Pases en proceso de urbanizacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Kenya - Bungoma

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    GHANA 1998

    NIGERIA 2004

    NEPAL 2003

    MADAGASCAR 2001

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Morondava

    Madagascar - Antsirabe

    Madagascar - Itasy

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Alaotra 2

    Madagascar - Antsirabe 1

    Mal - M

    acina

    Mal - Koutiala

    Mal - Dima

    Mal - Tominian

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 1b Contribution of agriculture wage labour versus non-agriculture wage labour for rural households, by income quintile

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Senegal - Haut Delta

    Senegal - Casamance

    Senegal - Nioro

    Senegal - Mekhe 2

    Senegal - Mekhe 1

    Senegal - Bas Delta

    ALBANIA 2005

    PAKISTN 2001

    Marruecos - Souss

    INDONESIA 2000

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    TAYIKISTN 2003

    GUATEMALA 2000

    Marruecos - Chaouia

    Marruecos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - El Cu

    Mxico - Tequisquiapan

    BULGARIA 2001

    ECUADOR 1995

    PANAM 2003

    NICARAGUA 2001

    Mxico - Tierras Bajas

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Viejo

    Porcentaje de ingresos salariales

    de los hogares rurales procedentes de:

    Salarios agrcolas

    Salarios no agrcolas

    Pases en proceso de urbanizacin

    En el grfico 1b se muestra concretamente la importancia relativa de los diferentes tipos de trabajosasalariados. Del grfico se deduce que en la mayora de los pases (basados en la agricultura, en procesode transformacin y en vas de urbanizacin) la proporcin relativa de los salarios agrcolas frente a los noagrcolas suele ser superior en los hogares ms pobres que en los ms acomodados.

    282 Informe sobre la pobreza rural 2011

  • GRFICO 2 Porcentaje de hogares rurales con medios de subsistencia especializados o diversificados

    Fuente: RIGA (cuando el nombre figura todo en mayscula se refiere a datos nacionales) y estudios RuralStruc (cuando el nombre figuracon mayscula inicial se refiere a datos regionales, 2006).

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    NEPAL 2003

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    Kenya - Bungoma

    GHANA 1998

    Madagascar - Antsirabe 2

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Itasy

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Antsirabe 1

    Madagascar - Alaotra 2

    Madagascar - M

    orondava

    Mal - Tom

    inian

    Mal - Dim

    a

    Mal - Macina

    Mal - Koutiala

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 2 Specialized versus diversified livelihoods in agriculture-based, transforming and urbanizing countries

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    INDONESIA 2000

    GUATEMALA 2000

    Senegal - Mekhe 2

    PAKISTN 2001

    Senegal - Mekhe 1

    Senegal - Bas Delta

    Senegal - Nioro

    Marueccos - Souss

    Marueccos - Chaouia

    ALBANIA 2005

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    Senegal - Haut Delta

    TAYIKISTN 2003

    Senegal - Casamance

    Marueccos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Mxico - Tequisquiapan

    PANAM 2003

    ECUADOR 1995

    NICARAGUA 2003

    BULGARIA 2001

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Mxico - Tierras Bajas

    Nicaragua - El Viejo

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Cu

    Pases en proceso de urbanizacin

    Porcentaje de hogares rurales con fuentes de ingresos diversificadas (ninguna fuente de ingresos > 50% de los ingresos totales)

    Porcentaje de hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes de transferencias

    Porcentaje de hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes del trabajo asalariado

    Porcentaje de los hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes de la agricultura

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    NEPAL 2003

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    Kenya - Bungoma

    GHANA 1998

    Madagascar - Antsirabe 2

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Itasy

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Antsirabe 1

    Madagascar - Alaotra 2

    Madagascar - M

    orondava

    Mal - Tom

    inian

    Mal - Dim

    a

    Mal - Macina

    Mal - Koutiala

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 2 Specialized versus diversified livelihoods in agriculture-based, transforming and urbanizing countries

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    INDONESIA 2000

    GUATEMALA 2000

    Senegal - Mekhe 2

    PAKISTN 2001

    Senegal - Mekhe 1

    Senegal - Bas Delta

    Senegal - Nioro

    Marueccos - Souss

    Marueccos - Chaouia

    ALBANIA 2005

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    Senegal - Haut Delta

    TAYIKISTN 2003

    Senegal - Casamance

    Marueccos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Mxico - Tequisquiapan

    PANAM 2003

    ECUADOR 1995

    NICARAGUA 2003

    BULGARIA 2001

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Mxico - Tierras Bajas

    Nicaragua - El Viejo

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Cu

    Pases en proceso de urbanizacin

    Porcentaje de hogares rurales con fuentes de ingresos diversificadas (ninguna fuente de ingresos > 50% de los ingresos totales)

    Porcentaje de hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes de transferencias

    Porcentaje de hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes del trabajo asalariado

    Porcentaje de los hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes de la agricultura

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    NEPAL 2003

    Kenya - Nyando

    Kenya - Nakuru North

    Kenya - Bungoma

    GHANA 1998

    Madagascar - Antsirabe 2

    Madagascar - Alaotra 1

    Madagascar - Itasy

    MALAW

    I 2004

    MADAGASCAR 1993

    Madagascar - Antsirabe 1

    Madagascar - Alaotra 2

    Madagascar - M

    orondava

    Mal - Tom

    inian

    Mal - Dim

    a

    Mal - Macina

    Mal - Koutiala

    Pases basados en la agricultura

    Annex 3 Figure 2 Specialized versus diversified livelihoods in agriculture-based, transforming and urbanizing countries

    Pases en proceso de transformacin

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    INDONESIA 2000

    GUATEMALA 2000

    Senegal - Mekhe 2

    PAKISTN 2001

    Senegal - Mekhe 1

    Senegal - Bas Delta

    Senegal - Nioro

    Marueccos - Souss

    Marueccos - Chaouia

    ALBANIA 2005

    BANGLADESH 2000

    VIET NAM 1998

    Senegal - Haut Delta

    TAYIKISTN 2003

    Senegal - Casamance

    Marueccos - Saiss

    0

    20

    40

    60

    80

    100

    Mxico - Tequisquiapan

    PANAM 2003

    ECUADOR 1995

    NICARAGUA 2003

    BULGARIA 2001

    Mxico - Sierra Santa M

    arta

    Mxico - Tierras Bajas

    Nicaragua - El Viejo

    Nicaragua - Muy Muy

    Nicaragua - Terrabona

    Nicaragua - La Libertad

    Nicaragua - El Cu

    Pases en proceso de urbanizacin

    Porcentaje de hogares rurales con fuentes de ingresos diversificadas (ninguna fuente de ingresos > 50% de los ingresos totales)

    Porcentaje de hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes de transferencias

    Porcentaje de hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes del trabajo asalariado

    Porcentaje de los hogares rurales con > 75% de los ingresos procedentes de la agricultura

    En el grfico 2 se presenta un panorama general de la composicin de los ingresos que componen lacombinacin de medios de subsistencia de los hogares rurales, y se determinan las tasas de prevalencia delos cuatro tipos de combinacin de medios de subsistencia, a saber: los que dependen de la agricultura (enlos que por dependencia o especializacin se entiende que al menos el 75% de los ingresos del hogardependen de ese medio); los que dependen de la mano de obra (o trabajo asalariado), los que dependen delas transferencias, y los que dependen de un conjunto diversificado de fuentes (es decir, no hay ninguna fuenteque por s sola cubra ms del 50% de los ingresos de los hogares). En el grfico se muestra que la diversificacinde los medios de subsistencia es frecuente en casi todas partes, pero que su proporcin es especialmentealta en los pases en proceso de transformacin. En los pases en vas de urbanizacin, las fuentes de ingresosbasadas en el empleo suelen ser ms importantes, mientras que los medios de subsistencia basados en laagricultura son ms predominantes en los pases agrcolas. Sin embargo, en el grfico tambin se muestrauna variacin importante entre las diversas localidades dentro de los pases.

    283

    Anexo 3 Anlisis comn basado en los conjuntos de datos de RIGA y RuralStruc

  • En el grfico 3 se presenta el valor relativo del total de alimentos comercializados de cada quintil de hogares,y en relacin con cada una de las zonas analizadas por RuralStruc. Como era de esperar, el valor de losalimentos comercializados es generalmente ms alto en los quintiles superiores. En todas las zonas exceptocuatro, los dos quintiles ms altos representan ms del 60% del total de alimentos comercializados. Sinembargo, slo en los pases en vas de urbanizacin es donde la proporcin de los alimentos comercializadossiempre es superior en los hogares ms acomodados. En los pases basados en la agricultura y en procesode transformacin, el panorama es desigual, y la proporcin de alimentos comercializados suele ser superioren los quintiles ms bajos. En la mayora de los casos, los dos quintiles ms bajos contribuyen a ms del 20%del total de alimentos comercializados.

    GRFICO 3 Porcentaje de la produccin agrcola total comercializada por los hogares rurales, por quintil de ingresos

    Fuente: Encuestas de RuralStruc.

    284 Informe sobre la pobreza rural 2011

    0% 20% 40% 60% 80% 100%

    Morondava

    Alaotra 1

    Itasy

    Antsirabe 1

    Alaotra 2

    Antsirabe 2

    Koutiala

    Macina

    Tominian

    Dima

    Nakuru N.

    Bungoma

    Nyando

    Nioro

    Haut Delta

    Mekhe 1

    Casamance

    Mekhe 2

    Bas Delta

    Saiss

    Chaouia

    Souss

    Terrabona

    La Libertade

    El Cu

    Muy Muy

    El Viejo

    Tierras

    Tequis

    SSM

    Pases en proceso de transformacin:

    Ventas por Q5 (quintil de ingresos ms altos)

    Ventas por Q4

    Ventas por Q3

    Ventas por Q2

    Ventas por Q1 (quintil de ingresos ms bajos)

    Pases en proceso de urbanizacin:

    Ventas por Q5 (quintil de ingresos ms altos)

    Ventas por Q4

    Ventas por Q3

    Ventas por Q2

    Ventas por Q1 (quintil de ingresos ms bajos)

    Pases basados en la agricultura:

    Ventas por Q5 (quintil de ingresos ms altos)

    Ventas por Q4

    Ventas por Q3

    Ventas por Q2

    Ventas por Q1 (quintil de ingresos ms bajos)

    Mxico

    Nicaragua

    Marruecos

    Senegal

    Kenya

    Mal

    Madagascar

  • 0% 20% 40% 60% 80% 100%

    Morondava

    Alaotra 1

    Itasy

    Antsirabe 1

    Alaotra 2

    Antsirabe 2

    Koutiala

    Macina

    Tominian

    Dima

    Nakuru N.

    Bungoma

    Nyando

    Nioro

    Haut Delta

    Mekhe 1

    Casamance

    Mekhe 2

    Bas Delta

    Saiss

    Chaouia

    Souss

    Terrabona

    La Libertade

    El Cu

    Muy Muy

    El Viejo

    Tierras

    Tequis

    SSM

    Pases en proceso de transformacin:

    Ventas por Q5 (quintil de ingresos ms altos)

    Ventas por Q4

    Ventas por Q3

    Ventas por Q2

    Ventas por Q1 (quintil de ingresos ms bajos)

    Pases en proceso de urbanizacin:

    Ventas por Q5 (quintil de ingresos ms altos)

    Ventas por Q4

    Ventas por Q3

    Ventas por Q2

    Ventas por Q1 (quintil de ingresos ms bajos)

    Pases basados en la agricultura:

    Ventas por Q5 (quintil de ingresos ms altos)

    Ventas por Q4

    Ventas por Q3

    Ventas por Q2

    Ventas por Q1 (quintil de ingresos ms bajos)

    Mxico

    Nicaragua

    Marruecos

    Senegal

    Kenya

    Mal

    Madagascar

    Las cifras y el anlisis de la dinmica de la pobreza en este anexo se basan en datos de panel de los conjuntosde datos siguientes, que abarcan a los nueve pases que se indican a continuacin: Albania (2002-2005) Encuestas de medicin de los niveles de vida Egipto (1997-1999) Encuestas integradas de los hogares Etiopa (1994-1997) Encuestas de hogares rurales Indonesia (1993-2000) Encuestas de la vida familiar (RAND) Nicaragua (1998-2001) Encuestas de medicin de los niveles de vida Sudfrica (1993-2004) Encuestas sobre los estudios de la dinmica de los ingresos en KwaZulu-Natal Uganda (1992-1999) Encuestas integradas de los hogares Repblica Unida de Tanzana (1991-2004) Encuestas sobre desarrollo y salud en Kagera Viet Nam (1992-1998) Encuestas de medicin de los niveles de vida

    Todos los conjuntos de datos se basan en encuestas de hogares realizadas en los mismos hogares durantedos perodos de tiempo, recopilados y analizados en la dcada de 1990 o 2000. Los datos presentados selimitan a los hogares rurales.

    El nivel de pobreza y los movimientos con referencia a las lneas de pobreza nacionales se definen enfuncin de las estimaciones de los gastos de los hogares, segn lo establecido por las instituciones quegestionan cada encuesta. Teniendo en cuenta el nivel de gastos y la lnea de pobreza nacional, se puedeclasificar a cada hogar como pobre o no pobre en dos momentos determinados en cada panel. Por lotanto, hay cuatro trayectorias posibles de la pobreza:

    Por supuesto, los datos no se pueden comparar directamente entre los paneles: las lneas de pobreza varande un pas a otro, al igual que el tiempo que transcurre entre el 1er y 2 ao en cada conjunto de datos. Engeneral, es posible prever una mayor incidencia de los movimientos de entrada y salida de la pobreza en losconjuntos de datos en los que ha transcurrido un plazo de tiempo ms largo entre las fechas de las encuestas.

    Caractersticas de los hogares asociadas a las trayectorias de la pobrezaLa entrada y la salida de la pobreza pueden estar asociadas a una serie de factores, algunos de ellosrelacionados con el entorno de los hogares rurales, otros con la interaccin de dichos hogares con otrosagentes, y otros ms con las caractersticas de los miembros que los integran, las propias caractersticas delos hogares, y las de las comunidades en las que se asientan. Los datos de panel de las encuestas de hogares

    Anexo 4 Datos de panel de hogares percepcin de la dinmica de la pobreza y los factores determinantes

    285

    Gastos de los hogares Gastos de los hogares per cpita (2 ao) > per cpita (2 ao) < lnea de pobreza (2 ao) lnea de pobreza (2 ao)

    No pobre (2 ao) Pobre (2 ao)

    Gastos de los hogares per cpita (1er ao) > No pobre Nunca pobre Entradas en la pobrezalnea de pobreza (1er ao) (1

    er ao)

    Gastos de los hogares per cpita (1er ao) < Pobre Hay pobreza Pobreza crnicalnea de pobreza (1er ao) (1

    er ao)

  • son fuentes excepcionales de informacin, especialmente sobre las caractersticas de los hogares. Duranteel anlisis, se plantearon las siguientes preguntas de forma independiente para cada conjunto de datos: a) Qu caractersticas de los hogares se asocian en mayor grado con la salida de la pobreza?b) Qu caractersticas de los hogares se asocian en mayor grado con la entrada en la pobreza?c) Qu caractersticas de los hogares se asocian en mayor grado con la pobreza crnica, de haber alguna?

    CUADRO 1 Variables relativas a las caractersticas de los hogares incluidas en el anlisis

    Nombre de Tratado Definicin detallada Albania Egipto Etiopa Indonesia Nicaragua Repblica Sudfrica Uganda Viet Namla variable como 2002-2005 1997-1999 1994-1997 1993-2000 1998-2001 Unida 1993-2004 1992-1999 1992-1998

    de Tanzana1991-2004

    Tamao del hogar Variable Nmero de miembros del hogar + + + + + + + + +Tasa de Variable (nmero de adultos activos* en el hogar)/(nmero de miembros del hogar mayores + + + + + + + + +dependencia de 15 aos y menores de 60 aos) * 15 aos < < 60 aosSexo del jefe Factor 0 jefe del hogar es hombre + + + + + + + + +del hogar boleano 1 jefe del hogar es mujerTierras Variable Valor de la tierra utilizada (incluidas las plantaciones) en VML/nmero de adultos

    activos en el hogar, o Superficie Superficie Superficie Valor Valor Superficie Superficie Superficie SuperficieTamao de la tierra utilizada (incluidas las plantaciones) en hectreas/nmero de adultos activos en el hogar

    Ganado Variable Valor del ganado/nmero de adultos UGT Valor Valor Valor Valor Valor UGT Valor UGTEstudios Factor Ningn estudio el jefe del hogar no curs ningn tipo de estudios formales + + + + + + + + +

    Primaria el jefe del hogar slo curs estudios de enseanza primaria (completos o no)Secundaria el jefe del hogar curs estudios de enseanza secundaria o superior (enseanza secundaria completa o no)

    Agricultura Factor 1 al menos un miembro del hogar tiene un empleo de dedicacin parcial o plena boleano como agricultor en la explotacin familiar + + + + + + + + +

    0 ningn miembro del hogar est empleado como agricultorProporcin de Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la explotacin familiar + - - + + - - - +los ingresos agrcolas Diferencia en la Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la explotacin familiar el 2 ao + - - + + - - - +proporcin de los proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la explotacin familiar ingresos agrcolas el 1er aoOcupacin X Factor 1 al menos un miembro del hogar tiene un empleo de dedicacin parcial o plena como X + + + + + + + + +

    boleano 0 ningn miembro del hogar est empleado como XDiferencia en la Factor Menos al menos un miembro del hogar tuvo un empleo como X el 1er ao, ocupacin X pero ninguno el 2 + - + + + + + - +

    Ningn cambio ningn miembro del hogar tuvo un empleo como X el 1er ni el 2 ao, o al menos 1 miembro del hogar tuvo un empleo como X en ambos aosMs ningn miembro del hogar tuvo un empleo como X el 1er ao, pero al menos 1 miembro tuvo un empleo el 2 ao

    Proporcin de la Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la ocupacin X + - - + + - - - +ocupacin XDiferencia en la Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la ocupacin el 2 ao + - - + + - - - +proporcin de proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la ocupacin X el 1er aola ocupacin XDiversidad de Factor Ninguna diversidad ocupacin nica dentro del hogar + + + + + + + +ingresos Diversidad baja dos ocupaciones

    Diversificado ms de dos ocupacionesDiferencia en la Factor Menos el nmero de ocupaciones del 2 ao es inferior al 1 + - + + + + + +diversidad de Ningn cambio ningn cambio en el nmero de ocupacionesingresos Ms el nmero de ocupaciones del 2 ao es superior al 1

    286 Informe sobre la pobreza rural 2011

  • CUADRO 1 Variables relativas a las caractersticas de los hogares incluidas en el anlisis

    Nombre de Tratado Definicin detallada Albania Egipto Etiopa Indonesia Nicaragua Repblica Sudfrica Uganda Viet Namla variable como 2002-2005 1997-1999 1994-1997 1993-2000 1998-2001 Unida 1993-2004 1992-1999 1992-1998

    de Tanzana1991-2004

    Tamao del hogar Variable Nmero de miembros del hogar + + + + + + + + +Tasa de Variable (nmero de adultos activos* en el hogar)/(nmero de miembros del hogar mayores + + + + + + + + +dependencia de 15 aos y menores de 60 aos) * 15 aos < < 60 aosSexo del jefe Factor 0 jefe del hogar es hombre + + + + + + + + +del hogar boleano 1 jefe del hogar es mujerTierras Variable Valor de la tierra utilizada (incluidas las plantaciones) en VML/nmero de adultos

    activos en el hogar, o Superficie Superficie Superficie Valor Valor Superficie Superficie Superficie SuperficieTamao de la tierra utilizada (incluidas las plantaciones) en hectreas/nmero de adultos activos en el hogar

    Ganado Variable Valor del ganado/nmero de adultos UGT Valor Valor Valor Valor Valor UGT Valor UGTEstudios Factor Ningn estudio el jefe del hogar no curs ningn tipo de estudios formales + + + + + + + + +

    Primaria el jefe del hogar slo curs estudios de enseanza primaria (completos o no)Secundaria el jefe del hogar curs estudios de enseanza secundaria o superior (enseanza secundaria completa o no)

    Agricultura Factor 1 al menos un miembro del hogar tiene un empleo de dedicacin parcial o plena boleano como agricultor en la explotacin familiar + + + + + + + + +

    0 ningn miembro del hogar est empleado como agricultorProporcin de Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la explotacin familiar + - - + + - - - +los ingresos agrcolas Diferencia en la Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la explotacin familiar el 2 ao + - - + + - - - +proporcin de los proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la explotacin familiar ingresos agrcolas el 1er aoOcupacin X Factor 1 al menos un miembro del hogar tiene un empleo de dedicacin parcial o plena como X + + + + + + + + +

    boleano 0 ningn miembro del hogar est empleado como XDiferencia en la Factor Menos al menos un miembro del hogar tuvo un empleo como X el 1er ao, ocupacin X pero ninguno el 2 + - + + + + + - +

    Ningn cambio ningn miembro del hogar tuvo un empleo como X el 1er ni el 2 ao, o al menos 1 miembro del hogar tuvo un empleo como X en ambos aosMs ningn miembro del hogar tuvo un empleo como X el 1er ao, pero al menos 1 miembro tuvo un empleo el 2 ao

    Proporcin de la Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la ocupacin X + - - + + - - - +ocupacin XDiferencia en la Variable Proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la ocupacin el 2 ao + - - + + - - - +proporcin de proporcin de ingresos de los hogares procedentes de la ocupacin X el 1er aola ocupacin XDiversidad de Factor Ninguna diversidad ocupacin nica dentro del hogar + + + + + + + +ingresos Diversidad baja dos ocupaciones

    Diversificado ms de dos ocupacionesDiferencia en la Factor Menos el nmero de ocupaciones del 2 ao es inferior al 1 + - + + + + + +diversidad de Ningn cambio ningn cambio en el nmero de ocupacionesingresos Ms el nmero de ocupaciones del 2 ao es superior al 1

    En cada pas se analizaron las trayectorias de la pobreza con referencia a un conjunto comn de caractersticasde los hogares, utilizando modelos lineales generales binomiales y el paquete de aplicaciones informticas R 2.9.0.

    Caractersticas de los hogares asociadas a la dinmica de la pobrezaEn cada panel, se extrajeron un conjunto de caractersticas de los hogares de los datos de la encuesta original.Las caractersticas de los hogares comprendidas en el anlisis se pueden dividir en cinco categoras:a) Demogrficas: Nmero de miembros del hogar, tasa de dependencia y sexo del jefe del hogar;

    287

    Anexo 4 Datos de panel de hogares percepcin de la dinmica de la pobreza y los factores determinantes

  • 288 Informe sobre la pobreza rural 2011

    b) Bienes agrcolas: tierras utilizadas (ya sea la superficie en hectreas o el valor en la moneda local VML),ganado (ya sea en valor en la moneda local o en unidad ganadera tropical UGT);

    c) Estudios del jefe del hogar: Sin estudios formales, enseanza primaria, enseanza secundaria o superior;d) Fuentes de ingresos/ocupacin: agricultura, mano de obra agrcola, mano de obra no agrcola, autoempleo

    no agrcola y transferencias, y;e) Ingresos/diversidad de ocupacin: Nmero de fuentes de ingresos y cambio en el nmero de fuentes de

    ingresos/fuentes de ingresos de la primera a la segunda fecha de las encuestas.

    Por lo que se refiere a las fuentes de ingresos, pudo incluirse informacin ms detallada, como por ejemplo, laproporcin de cada fuente de ingresos y su evolucin, en el modelo relativo a los conjuntos de datos para losque se dispone de datos agregados de ingresos por medio de la base de datos RIGA: Albania, Indonesia,

    GRFICO 1 Dinmica de la pobreza rural

    20,1%

    55,6%

    Albania 2002-2005

    6,3% 15,9%

    19%

    58,7%

    Egipto 1997-1999

    18,3%

    18,6%

    40,3%

    Etiopa 1994-1997

    19,7% 9,6%

    9,6%

    64,2%

    Indonesia 1993-2000

    11%

    15,4%

    24%

    Nicaragua 1998-2001

    14,2% 7,2%

    49,6%

    Entrada en la pobreza

    Salida de la pobrezaAo 1 en situacin de pobreza, Ao 2 fuera de la pobreza

    Pobreza crnicaAo 1 en situacin de pobreza, Ao 2 en situacin de pobreza

    Ao 1 fuera de la pobreza, Ao 2 en situacin de pobrezaNunca pobresAo 1 fuera de la pobreza, Ao 2 fuera de la pobreza

    39,3%

    12,2%

    20,4%

    Viet Nam 1992-1998

    22,8%

    28,1%

    14,2% 18,7%

    24,2%

    42,8%

    Repblica Unida de Tanzana 1991-2004

    5,3%

    52,4%

    32,5%9,8%

    Sudfrica 1993-2004

    31,5%

    18,1%

    11%39,4%

    Uganda 1992-1999

  • 289

    Anexo 4 Datos de panel de hogares percepcin de la dinmica de la pobreza y los factores determinantes

    Nicaragua y Viet Nam. En los otros casos, slo se pudo extraer de las bases de datos variables binomiales simples(participacin en la ocupacin X frente a ausencia de participacin en la ocupacin X).

    En el cuadro 1 se presenta informacin pormenorizada de las caractersticas de los hogares incluidas en losanlisis. En dicho cuadro el smbolo + representa que la caracterstica que se indica en una lnea determinada seincorpor en el anlisis del panel de datos indicado en la columna, mientras que el smbolo - representa que nose incluy.

    En el caso de algunos pases, se han incorporado en los modelos caractersticas de la comunidad tales comola zonificacin o el acceso a infraestructura de transporte. Puesto que slo fue posible extraer datos relativos a unnmero limitado de paneles, no se muestran los resultados conexos.

    En el grfico 1 se presentan los datos sobre la dinmica de la pobreza rural en forma visual. Se muestralo siguiente:a) En primer lugar, hay un gran movimiento entre las lneas nacionales de pobreza en las zonas rurales de todos

    los pases, comprendida la movilidad para entrar y salir de la pobreza. Otros trabajos sobre la dinmica de lapobreza muestran que, en el caso de un gran nmero de hogares rurales, los gastos del hogar se encuentrancerca de las lneas de pobreza nacionales, lo que puede explicar el movimiento frecuente de un lado a otro deestas lneas.

    b) En segundo lugar, la incidencia de la pobreza crnica vara considerablemente de un pas a otro, aunque estoes un reflejo, al menos en parte, de las diferentes lneas de pobreza nacionales. De acuerdo con las respectivaslneas de pobreza nacionales, la pobreza crnica es muy alta en los dos pases en vas de urbanizacin delconjunto: Nicaragua y Sudfrica. En Etiopa, Uganda y la Repblica Unida de Tanzana (los pases de todo elconjunto que ms dependen de la agricultura), la proporcin de personas en situacin de pobreza crnica esrelativamente baja, mientras que, sin embargo, la entrada y salida de la pobreza de esas pesonas es relativamentefrecuente. Sin embargo, una vez ms, la comparacin entre pases es deficiente debido a las diferencias en elvalor de las lneas de pobreza nacionales.

    c) En tercer lugar, se registr un alto grado de salida de la pobreza en los pases que obtuvieron buenos resultadosen cuanto a crecimiento y desarrollo durante el perodo comprendido entre los dos aos de la encuesta, porejemplo, Uganda y Viet Nam. Una gran proporcin de los hogares rurales se benefici claramente del crecimientoen estos contextos.

    d) La frecuencia de la movilidad descendente es de entre importante y muy alta en todos los mbitos, lo quepone de relieve la vulnerabilidad generalizada de la poblacin rural a los factores que pueden provocar su cada(de nuevo) en la pobreza y el hecho de que el crecimiento macroeconmico no es suficiente para impedir quela poblacin rural caiga en la pobreza.

    Dinmica de la pobreza y caractersticas de los hogares ruralesEn los tres modelos que se muestran a continuacin se presentan los resultados de los modelos estadsticosutilizados para comprobar la asociacin existente entre la dinmica de la pobreza y los distintos factores descritosen el cuadro 1.

  • MODELO 1 Pobreza crnica (modelo lineal general binomial: 0 si el hogar no est en situacin depobreza crnica; 1 si el hogar est en situacin de pobreza crnica)

    Nombre de la variable/ Tipoel factor incluido en el modelo

    Todas las variables se definen por extenso en el cuadro 1

    Nmero de miembros del hogar Variable +++ +++ +++ +++ +++ - +++ +++ -Tasas de dependencia Variable +++ +++ + ++ - - ++ - -Hogares encabezados por mujeres Factor boleano - - - - - + - - -Propiedad de tierras Variable +++ + - + +++ + - - -Propiedad de ganado Variable - +++ +++ + - - - - -Estudios del jefe del hogar Factor +++ - ++ - + - +++ +++ -Participacin en la agricultura como agricultor Factor boleano - - - - + - - --Proporcin de los ingresos agrcolas Variable + - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos agrcolas (2 ao - 1er ao) Variable - + - -Participacin como mano de obra agrcola Factor ++ +++ - + - - - - -Cambio en la participacin como mano de obra agrcola Factor - +++ - - - - -Proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra agrcola Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra agrcola (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Participacin como mano de obra no agrcola Factor - + - +++ - - +++ - -Cambio en la participacin como mano de obra no agrcola Factor - - - - - - -Proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra no agrcola Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra no agrcola (2 ao - 1er ao) Variable + - - -Participacin como autoempleado no agrcola Factor - + - - - - - - -Cambio en la participacin como autoempleado no agrcola Factor ++ - - - - - -Proporcin de los ingresos procedentes del autoempleo no agrcola Variable + - +++ -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes del autoempleo no agrcola (2 ao - 1er ao) Variable ++ - +++ -Recepcin de transferencias por los hogares Factor - - - + - - - + -Cambio en la recepcin de transferencias por los hogares Factor - - ++ - - - -Proporcin de ingresos procedentes de transferencias Variable - - - -Diferencia en la proporcin de ingresos procedentes de transferencias (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Diversidad de fuentes de ingresos Factor - - - - - - ++ - -Diferencia en la diversidad de fuentes de ingresos (2 ao - 1er ao) Factor - - - - - - -

    Variable no incluida

    - Insignificante

    + P < 0,05

    ++ P < 0,01

    +++ P < 0,005

    Factor o variable asociada a una reduccin de la probabilidad de salir de la pobreza

    Factor o variable asociada a un aumento de la probabilidad de salir de la pobreza

    Indo

    nesi

    a 19

    93-2

    000

    Nic

    arag

    ua

    1998

    -200

    1

    Etio

    pa

    1994

    -199

    7

    Rep

    blic

    a U

    nida

    de T

    anza

    na

    1991

    -200

    4

    Uga

    nda

    1992

    -199

    9

    Egi

    pto

    19

    97-1

    999

    Vie

    t Nam

    19

    92-1

    998

    Sud

    fric

    a 19

    93-2

    004

    Alb

    ania

    20

    02-2

    005

    290 Informe sobre la pobreza rural 2011

  • Variable no incluida

    - Insignificante

    + P < 0,05

    ++ P < 0,01

    +++ P < 0,005

    Factor o variable asociada a una reduccin de la probabilidad de salir de la pobreza

    Factor o variable asociada a un aumento de la probabilidad de salir de la pobreza

    MODELO 2 Salida de la pobreza (modelo lineal general binomial: 0 si el hogar sale de la pobreza; 1 si el hogar no sale de la pobreza)

    Nombre de la variable/ Tipoel factor incluido en el modelo

    Todas las variables se definen por extenso en el cuadro 1

    Nmero de miembros del hogar Variable - + + - ++ - +++ - -Tasas de dependencia Variable +++ ++ - - - - +++ - -Hogares encabezados por mujeres Factor boleano - - + - - - - - -Propiedad de tierras Variable - + - - +++ - - - -Propiedad de ganado Variable - - +++ - - - +++ - -Estudios del jefe del hogar Factor - - - - + - +++ - -Participacin en la agricultura como agricultor Factor boleano - - - - - - - - -Proporcin de los ingresos agrcolas Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos agrcolas (2 ao - 1er ao) Variable - - - ++Participacin como mano de obra agrcola Factor - - - - - - - - -Cambio en la participacin como mano de obra agrcola Factor - +++ - - - - -Proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra agrcola Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra agrcola (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Participacin como mano de obra no agrcola Factor - ++ + - - - - - -Cambio en la participacin como mano de obra no agrcola Factor - - - - - - -Proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra no agrcola Variable - + - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra no agrcola (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Participacin como autoempleado no agrcola Factor - - - - - - - - -Cambio en la participacin como autoempleado no agrcola Factor - - - - +++ - -Proporcin de los ingresos procedentes del autoempleo no agrcola Variable - + - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes del autoempleo no agrcola (2 ao - 1er ao) Variable + - - -Recepcin de transferencias por los hogares Factor - - - - - - - - -Cambio en la recepcin de transferencias por los hogares Factor - - - - +++ - -Proporcin de ingresos procedentes de transferencias Variable - - - -Diferencia en la proporcin de ingresos procedentes de transferencias (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Diversidad de fuentes de ingresos Factor - - - - - - - ++ -Diferencia en la diversidad de fuentes de ingresos (2 ao - 1er ao) Factor - - - - - - -

    Indo

    nesi

    a 19

    93-2

    000

    Nic

    arag

    ua

    1998

    -200

    1

    Etio

    pa

    1994

    -199

    7

    Rep

    blic

    a U

    nida

    de T

    anza

    na

    1991

    -200

    4

    Uga

    nda

    1992

    -199

    9

    Egi

    pto

    19

    97-1

    999

    Vie

    t Nam

    19

    92-1

    998

    Sud

    fric

    a 19

    93-2

    004

    Alb

    ania

    20

    02-2

    005

    291

    Anexo 4 Datos de panel de hogares percepcin de la dinmica de la pobreza y los factores determinantes

  • MODELO 3 Entrada en la pobreza (modelo lineal general binomial: 0 si el hogar se ha mantenidoalejado de la pobreza; 1 si el hogar ha cado en la pobreza)

    Nombre de la variable/ Tipoel factor incluido en el modelo

    Todas las variables se definen por extenso en el cuadro 1

    Nmero de miembros del hogar Variable - - ++ - +++ - +++ - -Tasas de dependencia Variable - - - - - - +++ - -Hogares encabezados por mujeres Factor boleano + - - - - - - - -Propiedad de tierras Variable + - - - +++ - - - -Propiedad de ganado Variable - + +++ - - - - - -Estudios del jefe del hogar Factor - - - + - - ++ - -Participacin en la agricultura como agricultor Factor boleano - - - - - - - - -Proporcin de los ingresos agrcolas Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos agrcolas (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Participacin como mano de obra agrcola Factor - - - - + - - - -Cambio en la participacin como mano de obra agrcola Factor - - - - - - -Proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra agrcola Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra agrcola (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Participacin como mano de obra no agrcola Factor - + - + - - - - -Cambio en la participacin como mano de obra no agrcola Factor - - - - - - +Proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra no agrcola Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes de la mano de obra no agrcola (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Participacin como autoempleado no agrcola Factor - + - - - - - - -Cambio en la participacin como autoempleado no agrcola Factor - - - - - - ++Proporcin de los ingresos procedentes del autoempleo no agrcola Variable - - - -Diferencia en la proporcin de los ingresos procedentes del autoempleo no agrcola (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Recepcin de transferencias por los hogares Factor - - - - - - - - -Cambio en la recepcin de transferencias por los hogares Factor - - - - ++ ++ -Proporcin de ingresos procedentes de transferencias Variable - - - -Diferencia en la proporcin de ingresos procedentes de transferencias (2 ao - 1er ao) Variable - - - -Diversidad de fuentes de ingresos Factor - - - - - - ++ - -Diferencia en la diversidad de fuentes de ingresos (2 ao - 1er ao) Factor - - - - - - -

    Indo

    nesi

    a 19

    93-2

    000

    Nic

    arag

    ua

    1998

    -200

    1

    Etio

    pa

    1994

    -199

    7

    Rep

    blic

    a U

    nida

    de T

    anza

    na

    1991

    -200

    4

    Uga

    nda

    1992

    -199

    9

    Egi

    pto

    19

    97-1

    999

    Vie

    t Nam

    19

    92-1

    998

    Sud

    fric

    a 19

    93-2

    004

    Alb

    ania

    20

    02-2

    005

    292 Informe sobre la pobreza rural 2011

    Variable no incluida

    - Insignificante

    + P < 0,05

    ++ P < 0,01

    +++ P < 0,005

    Factor o variable asociada a una reduccin de la probabilidad de salir de la pobreza

    Factor o variable asociada a un aumento de la probabilidad de salir de la pobreza

  • 293

    Enseanzas extradasPobreza crnica. Los anlisis sugieren que hay tres conjuntos de factores que guardan relacin con la pobrezacrnica en todos los mbitos. En primer lugar est la demografa: en la mayora de los pases, los hogares msgrandes y aquellos que tienen una mayor proporcin de personas a cargo tienden a padecer una situacinde pobreza crnica con ms frecuencia que los otros. Este factor aparece habitualmente en la mayora de lasencuestas, a excepcin de Albania, donde ya ha tenido lugar la transicin demogrfica. En segundo lugar, enla mayora de los pases, excepto Albania, Sudfrica y Viet Nam, se considera que tener unos niveles bajosde propiedad de tierras y/o ganado est asociado con la pobreza crnica. Disponer de pocos activos tambinest claramente relacionado con la alta vulnerabilidad y la escasa capacidad de aprovechar las oportunidadeseconmicas. En el caso de los hogares con niveles de estudios bajos o con pocas posibilidades de empleono agrcola, la escasez de activos agrcolas en ocasiones puede suponer que no hay ninguna posibilidad deingresos. Sin embargo, puede que no sea del todo verdad en pases en los que las economas rurales estnms diversificadas (entre los que se incluyen, en esta muestra, Sudfrica, Albania y Viet Nam). En tercer lugar,un bajo nivel de estudios del jefe del hogar se asocia a la pobreza crnica en casi todas partes. Hay unamarcada diferencia si se dispone tanto de estudios primarios como secundarios.

    En cuanto a las caractersticas de los medios de subsistencia, los hogares que participan en el mercadode trabajo no agrcola suelen tener menos probabilidades de caer en la pobreza crnica. As sucede conNicaragua, la Repblica Unida de Tanzana y Viet Nam, y esa misma tendencia es la que se observa en Albania,Indonesia y Uganda, aunque no es importante. En conjunto, los resultados respaldan la idea de que laparticipacin en la mano de obra no agrcola, y una proporcin alta o en aumento de ingresos procedentesde la mano de obra no agrcola, guardan relacin con una menor incidencia de la pobreza crnica en loshogares. En unos cuantos pases se registr la misma tendencia por lo que se refiere al autoempleo no agrcola:en tres casos (Indonesia, Nicaragua, Viet Nam), concretamente la alta incidencia del autoempleo no agrcolao la proporcin de los ingresos se asociaron a una menor incidencia de la pobreza crnica. La participacinen el autoempleo agrcola se asoci en grado variable a la pobreza crnica en todos los pases: los hogaresde Nicaragua con mano de obra agrcola eran ms propensos a estar en situacin de pobreza crnica, mientrasque ocurra lo contrario en Indonesia y la Repblica Unida de Tanzana. Las tendencias tambin variaban muchode un pas a otro.

    Salida y entrada en la pobreza. Si es verdad que factores como un nivel de estudios bajo, un alto nmerode personas a cargo y la escasez de activos agrcolas estn claramente relacionados con la pobreza crnica,podra decirse que de mejorar esas tres variables sera posible salir de la pobreza? En general, el anlisisrevela que estos factores tienden a estar asociados con la salida de la pobreza en la misma medida en que laausencia de esos factores se asocia con la pobreza crnica. Sin embargo, en muchos casos tal asociacinencierra incluso ms importancia cuando se trata de reducir la vulnerabilidad a entrar o salir de la pobreza.

    En cuanto a los medios de subsistencia, las tendencias ponen de relieve que el empleo rural no agrcolase suele asociar con una mayor prevalencia de la salida de la pobreza (una asociacin especialmente destacadaen Etiopa y Nicaragua). En Viet Nam, por el contrario, es el autoempleo no agrcola el factor que ms relacinguarda con la salida de la pobreza, lo que tambin ocurre en Indonesia y Nicaragua. Por el contrario, el empleoagrcola asalariado se relaciona en mayor grado con la vulnerabilidad a volver a caer (de nuevo) en la pobrezaen algunos pases.

    Anexo 4 Datos de panel de hogares percepcin de la dinmica de la pobreza y los factores determinantes

  • 1 Panos London forma parte de una red sin fines delucro que promueve la participacin de personaspobres y marginadas en debates internacionales sobreel desarrollo a travs de proyectos sobre medios dedifusin y comunicacin: www.panos.org.uk. Las organizaciones locales asociadas de Panos Londonpara esta actividad fueron las siguientes: Centro deDesarrollo Cultural para las Mujeres del Medio Rural deBeijing (China); Sameh Ahmed Saeid con Sons of theLand Association for Human Rights (Egipto); AndrewLees Trust (Madagascar); Panos Institute West Africa(Senegal); Omar Asghar Khan Development Foundation(Pakistn); y Asociacin de Comunicadores SocialesCalandria (Per).

    2 Otras 126 personas (64 hombres y 62 mujeres) fueronconsultadas en debates en grupo organizados en losmismos lugares.

    3 Banco Mundial (2010d).

    4 FAO (2010).

    5 Delgado et l., (2010).

    6 Banco Mundial, FAO y FIDA (2009).

    7 OCDE y FAO (2010).

    8 OCDE y FAO (2009).

    9 FAO (2009d).

    10 Losch, Frguin-Gresh y White (2010).

    11 Sarris (2009).

    12 Ligon y Sadoulet (2007).

    13 Christiaensen, Demery y Kuhl (2010).

    14 Sumner et l. (2008).

    15 ECOSOC (2008).

    16 UNCTAD (2009).

    17 Plataforma Mundial de Donantes para el DesarrolloRural (2008).

    18 Cotula et l. (2009).

    19 Chang (2009).

    20 Green (2008).

    21 Las estadsticas internacionales se basan endefiniciones nacionales de los trminos rural yurbano, que varan notablemente de un pas a otro.En muchos casos, zonas que se definen urbanas tienencaractersticas rurales por las ocupaciones (porejemplo, la dependencia de la agricultura) y por el nivelde la infraestructura y los servicios. Estas caractersticaspueden darse incluso en ciudades de mayor tamao.En algunas regiones, en especial en Amrica Latina,esto puede ocasionar que el recuento de la poblacinrural y de los pobres de las zonas rurales sea inferior al real.

    22 Sumner et l. (2008).

    23 Naciones Unidas (2009).

    24 Ravallion, Cheng y Sangraula (2008).

    25 Naciones Unidas (2010).

    26 Las cifras se basan en las de la pobreza medida por ladisponibilidad de 1,25 dlares al da (indicadores deldesarrollo mundial) modificadas por la relacin entre la pobreza urbana y la pobreza rural derivada de lasencuestas nacionales sobre la pobreza, utilizandolneas nacionales de pobreza (vase el Anexo 1).

    27 Evidentemente, la utilizacin de mtodos diferentes de medicin de la pobreza da lugar a la existencia decifras distintas sobre el nmero de personas pobres.Vase Anand, Segal y Stiglitz (2010).

    28 Losch, Frguin-Gresh y White (2010).

    29 Ahmed et l. (2007).

    30 von Grebmer et l. (2009).

    31 Fan (2010).

    32 Naciones Unidas (2010).

    33 Banco Mundial (2007).

    34 Proporcin de nios menores de cinco aos de edad que estn por debajo de -2 desviaciones tpicasde la mediana del peso para la edad de la poblacinde referencia.

    35 Collier (2008). Collier calcula que en los pases endesarrollo sin litoral viven 300 millones de personas,despus de descontar de entre ellos a los que tienenmuchos recursos. Probablemente, la mitad de esapoblacin es pobre y gran parte de los pobres viven enlas zonas rurales. En este clculo no se incluye a losestados de la India. Si se les incluyera, las cifras seranmucho ms elevadas.

    36 Centro de Investigaciones sobre la Pobreza Crnica(2004).

    37 Pender (2008).

    38 Benson, Epprecht y Minot (2010).

    39 Valds et l. (2008) han analizado datos de encuestasde los hogares en 15 pases en la base de datos sobreactividades generadoras de ingreso rural (RIGA) de laFAO y el Banco Mundialhttp://www.fao.org/es/ESA/riga/english/index_en.htm.Las encuestas son comparables por lo que se refiere ala estructura de ingresos y las caractersticas de loshogares y permiten abarcar frica (Ghana,Madagascar, Malawi y Nigeria), Asia (Bangladesh,Indonesia, Nepal, Pakistn y Viet Nam), Europa Orientaly Asia Central (Albania y Bulgaria) y Amrica Latina y elCaribe (Ecuador, Guatemala, Nicaragua y Panam).

    Informe sobre la pobreza rural 2011294

    Notas

    Visin ltima

  • 40 Desai et l. (2010).

    41 Valds et l. (2008).

    42 bid.

    43 Anrquez (2007).

    44 Losch, Frguin-Gresh y White (2010).

    45 Narayan, Pritchett y Kapoor (2009).

    46 Dercon y Shapiro (2007).

    47 Narayan, Pritchett y Kapoor (2009).

    48 Carr y Hartl (2010).

    49 Fontana y Paciello (2009).

    50 Medeiros y Costa (2010).

    51 Vase, por ejemplo, Quisumbing y Pandolfelli (2010),Valds et l. (2008).

    52 http://genderindex.org/content/social-institutions-variables.

    53 Fontana y Paciello (2009).

    54 Quan (2006).

    55 Banco Mundial (2007).

    56 Quisumbing y Pandolfelli (2010).

    57 The Economist (2010).

    58 Jtting y Morrisson (2009).

    59 UNICEF (2009).

    60 CEPAL (2009a).

    61 Naciones Unidas (2010).

    62 L. Gasperini, comunicacin personal (2010).

    63 Naciones Unidas (2010).

    64 L. Gasperini, comunicacin personal (2010).

    65 Banco Mundial (2006).

    66 FIDA (2009).

    67 Naciones Unidas (2009a).

    68 Hall y Patrinos (2010).

    69 Baulch et l. (2010).

    70 FIDA (2004).

    71 FIDA (2009).

    72 Hoddinott (2009).

    73 FIDA y PMA (2010).

    74 Por ejemplo, Ellis (1998).

    75 Pandey y Bhandari (2009).

    76 FIDA (2010).

    77 Pandey y Bhandari (2009).

    78 Bird y Shepherd (2003).

    79 FIDA y PMA (2010).

    80 Bara Gueye, comunicacin personal (2010).

    81 OMS (2010).

    82 Hogan et l. (2010).

    83 Nikima, Haddad y Potvin (2008).

    84 Banco Mundial (2008).

    85 CESPAP (2009).

    86 CEPAL (2009).

    87 BAsD (2009).

    88 Banco Mundial (2010b).

    89 Nelson et l. (2009).

    90 PMA (2009).

    91 As lo creen, por ejemplo, Brown y Crawford (2009) en relacin con Oriente Medio y frica del Norte.

    92 Tolba y Saab (2009).

    93 FIDA (2010a).

    94 FAO, FIDA y PMA (2010).

    95 Tyler y Fajber (2009).

    96 von Braun y Meinzen-Dick (2009).

    97 Cotula et l. (2009).

    98 CEPES (2010).

    99 FIDA (2008a).

    100 Quan (2006); Schejtmann y Berdegu (2003).

    101 Sjaastad y Cousins (2009).

    102 Cousins (2009).

    103 Ostrom (1997).

    104 FIDA (2009a).

    105 FAO (2009k); GreenFacts (2009); Kura et l. (2004).

    106 Kura et l. (2004).

    107 Dugan et l. (2007).

    108 Allison y Badjeck (2004).

    109 OMeally (2009).

    110 El contenido de este prrafo se basa en gran medidaen ActionAid (2008).

    111 de Nigris (2005).

    112 Headey (2010).

    113 Hoffler (2008).

    114 Thapa et l. (2009).

    115 El-Dukheri, Elamin y Kherallah (2010).

    116 Mousseau (2010).

    117 Galtier (2009); OCDE y FAO (2010).

    118 BAPPENAS/Pertanian/USAID/DAI Food Policy Advisory Team (2002).

    119 Dorward y Chirwa (2009).

    120 Coordination SUD (2006).

    121 ActionAid (2008).

    122 Indicadores mundiales de gobernabilidad.

    123 PNUD (2009a).

    124 FIDA (2008b).

    125 Alinovi, Hemrich y Russo (2007).

    126 Banco Mundial (2010c).

    127 FIDA (2007).

    128 PNUD (2008).

    295

    Visin ltima

    http://genderindex.org/content/social-institutions-variables

  • 129 Transparency International (2010).

    130 Weinberger y Jtting (2005).

    131 Collins et l. (2009).

    132 Chaia et l. (2009).

    133 Fernandez (2006).

    134 Matin, Sulaiman y Rabbani (2008).

    135 Collins et l. (2009).

    136 Wright (1999).

    137 Jtting (2009).

    138 PMA y FIDA (2010).

    139 Farrington, Holmes y Slater (2007).

    140 Devereux (2010).

    141 Por ejemplo, Devereux et l. (2008).

    142 Slater et l. (2006).

    143 Gaiha e Imai (2002).

    144 Centro Internacional de la Pobreza (2008).

    145 Levy (2010).

    146 Centro Internacional de la Pobreza (2008).

    147 Hickey (2006).

    148 FAO (2009a).

    149 de Groot, comunicacin personal (2010).

    150 Aliguma, Magala y Lwasa (2007).

    151 Staal et l. (2001).

    152 CEPAL, FAO e IICA (2009).

    153 Onumah et l. (2007).

    154 Brown y Gibson (2006).

    155 Berdegu, Binabe y Peppelenbos (2008).

    156 FAO (2008).

    157 Onumah et l. (2007).

    158 Henson (2006).

    159 Reardon y Huang (2008).

    160 Digal, Proctor y Vorley, eds. (2008); Harper (2009).

    161 Vorley y Proctor (2008).

    162 Gaiha y Thapa (2007).

    163 Reardon y Berdegu (2002); Weatherspoon yReardon (2003).

    164 Tschirley (2007).

    165 Losch, Frguin-Gresh y White (2010).

    166 Henson (2006).

    167 El contenido de este prrafo est basado en granmedida en Banco Mundial (2007).

    168 Okello y Swinton (2005).

    169 Vase, por ejemplo, Reardon y Huang (2008).

    170 Sautier et l. (2006).

    171 Okello y Swinton (2005).

    172 Mitchell y Coles (de prxima aparicin).

    173 Organic Food: Global Industry Guide. Datamonitor. 2009.

    174 Pender (2008).

    175 TechnoServe (2004).

    176 Tschirley et l. (2004).

    177 Berdegu, Binabe y Peppelenbos (2008).

    178 Ostertag et l. (2007).

    179 Berdegu, Binabe, y Peppelenbos (2008).

    180 Berdegu (2008).

    181 Los dos ejemplos se citan en Fan y Chan-Kang (2005).

    182 Fan (2010), que cita a Fan, Gulati y Thorat (2008).

    183 Banco Mundial (2010d), que cita un estudio delBanco Mundial publicado en 2009 con el ttuloAfricas infrastructure: A time for transformation.

    184 Bhalla, Karan y Shobha (2006).

    185 Banco Mundial (2007).

    186 Banco Mundial (2010d).

    187 http://www.syngentafoundation.org/index.cfm?pageID=674.

    188 Brett, comunicacin personal (2010).

    189 Lee, D. (2009).

    190 Losch, Frguin-Gresh y White (2010).

    191 Simmons (2002).

    192 Aranda y Morales (2002).

    193 ACDI/VOCA (2007); Singh (2009).

    194 Alianza de Aprendizaje Per (2007).

    195 Ruotsi (2003).

    196 BAsD (2005).

    197 Key y Runsten (1999).

    198 Berdegu, Binabe y Peppelenbos (2008).

    199 Bolwig, Gibbon y Jones (2008).

    200 Simmons, Patrick y Winters (2003).

    201 Berdegu, Binabe y Peppelenbos (2008).

    202 Para un anlisis ms amplio de estas cuestiones,vase Miller y Jones (2010).

    203 Berdegu, Binabe y Peppelenbos (2008).

    204 Alianza de Aprendizaje Per (2007).

    205 Onumah et l. (2007).

    206 Clay (2005); IDS y Universidad de Ghana (sin fecha);Nelson, Ishikawa y Geaneotes (2009).

    207 Una forma distinta de institucionalizacin de la RSEes la adopcin de iniciativas innovadoras impulsadaspor las empresas para contribuir a reducir el hambreo a mejorar el acceso de los pequeos agricultores alos mercados. Entre ellas cabe citar, en particular, laAlianza Empresarial contra el Hambre Crnica, unared que establecieron en 2006 un grupo de jefesejecutivos mundiales y el anterior Secretario Generalde las Naciones Unidas, Kofi Annan. La red haimpulsado una serie de iniciativas para mejorar la

    Informe sobre la pobreza rural 2011296

    Visin ltima

    http://www.syngentafoundation.org/index.cfm?pageID=674

  • produccin local de alimentos y aumentar la participacin de los pequeos agricultores en el mercado.

    208 Utting, comunicacin personal (2010).

    209 UNRISD 2010 (de prxima aparicin).

    210 Bn, Macfadyen y Allison (2007).

    211 Losch, Frguin-Gresh y White (2010).

    212 Mitchell, Keane y Coles (2009).

    213 Maertens, Minten y Swinnen (2009).

    214 bid.

    215 Trivelli, Yancari y De los Ros (2009).

    216 Ruben, Fory y Zuniga (2008).

    217 Banco Mundial, FAO y FIDA (2008).

    218 bid.

    219 Technoserve (2004).

    220 Berdegu, Binabe y Peppelenbos (2008).

    221 Bruisma (2009).

    222 FAO (2009d).

    223 Rosegrant y Hazell (2000).

    224 Banco Mundial (2007).

    225 Hazell (2009).

    226 Banco Mundial (2007).

    227 Smale y Jayne (2009).

    228 Centro Africano del Arroz (2008).

    229 Banco Mundial (2007).

    230 Todo el contenido de este prrafo se basa en FAO (2009h).

    231 Banco Mundial (2007), Spielman y Pandya-Lorch,eds. (2009).

    232 ISAAA Brief (2009).

    233 Falck-Zepeda, Cavalieri y Zambrano (2009).

    234 Fischer, Byerlee y Edmeades (2009).

    235 bid.

    236 Lele et l. (2010).

    237 Hazell (2009).

    238 Instituto Mundial sobre Recursos (2005).

    239 Banco Mundial (2007).

    240 The Economist (2010a).

    241 Henao y Baanante (2006), Omotayo y Chukwuka (2009).

    242 FAO (2009h).

    243 FAO (2009i).

    244 FIDA y FAO (2007).

    245 Swaminathan (1999).

    246 Conway (1999).

    247 Pretty (2006).

    248 CIRAD (2010).

    249 Tripp (2006).

    250 Lele et l. (2010).

    251 IAASTD (2009).

    252 FAO (2009j).

    253 Estevez (2007); Trigo et l. (2009).

    254 Derpsch et l. (2010).

    255 Erenstein (2009).

    256 Reij y Smaling (2008).

    257 Pretty et l. (2006).

    258 Banco Mundial