Novena a Nuestra Seora Del Milagro [Santuario Del Topo - Tunja Boyac]-1

  • Published on
    24-Sep-2015

  • View
    721

  • Download
    37

DESCRIPTION

NOVENA

Transcript

  • N o v e n a a

    N U E S T R A SE O R A

    D E L M IL A G R O

    Santuario de Nuestra Seora del Milagro

    Tunja - Colombia

  • NUESTRA SEORA DEL MILAGRO

    Preciosa imagen aparecida en el antiguo Monasterio de Religiosas Concepcionistas de Tunja (Boyac-Colombia) el 24 de agosto de 1628.

    Su fiesta se celebra el primer domingo de junio con toda solemnidad en su Santuario Nacional de El Topo.

    B r e v e d e s c r i p c i n d e l a S a g r a d a I m a g e n

    Esta es una hechura original, Dios mismo es quien estampa en este lienzo la imagen de su santsima Madre, que emerge de forma sacra. Es la Inmaculada Concepcin: Una gran seal apareci en el cielo: una mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; est encinta Ap 12,1-2. De pie, la agraciada imagen infunde sobrenatural encanto a todo el que fija en ella la mirada. Lleva inclinada la cabeza y los ojos bajos. La cabellera repartida cae sobre los hombros, y las manos juntas puestas sobre el pecho; su brazo izquierdo sostiene el grcil cetro. Ella viste un hermoso manto verdemar, adornado de estrellas, que hace resaltar su vestido color rojizo indefinible, parcela de flores de liz. El color rojo

  • en la iconografa es siempre signo de lo divino, rojo era el manto usado por las emperatrices de Oriente y por las vrgenes en tiempo de Cristo. Los colores azul y verde simbolizan la humanidad, lo terrestre; el azul es tambin el color del vestido usado por las madres de Palestina. La gentil figura desprende un halo dorado: nos recuerda el mundo de la luz en que culmina el misterio de nuestra salvacin. Sus facciones perfectamente acabadas revelan que no es obra humana. Esta sagrada imagen es una ventana que nos permite contemplar el ms all y vislumbrar la esencia de lo divino.

    Junto a ella estn san Jos, su castsimo esposo, que en la mano derecha sostiene una varita de azucena, de la que brotan tres flores, y, san Francisco de Ass, padre espiritual de las Hermanas Concep- cionistas. El fondo de esta sagrada imagen es verde profundo, y a su alrededor, entre puerta de nubes, se destacan varios signos bblicos: el sol, la luna, el pozo, la escala, la torre de David y de marfil; son invocaciones a Mara, ttulos de honor que los santos Padres le dieron, ttulos que se fundan principalmente en la nica e incomunicable dignidad de Mara, Madre de Dios. Con ellos honramos su persona c invocamos su poderosa intercesin.

  • NOVENA A NUESTRASEORA DEL MILAGRO

    Por la seal de la Santa Cruz lbranos de nuestros enemigos, Seor Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espritu Santo. Amn.

    A c t o d e c o n t r i c i n :

    Con todo el amor de mi corazn te amo, mi Je ss, por ser quien eres; psame de haber pecado y propongo, ayudado de tu divina gracia, nunca ms ofenderte.

    V. Dios mo, ven en mi auxilio.R. Seor, date prisa en socorrerme.

    Gloria al Padre y al Hijo y al Espritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn.

    O r a c i n p a r a t o d o s l o s d a s

    Inmaculada Virgen Mara, Madre admirable de Dios y de los hombres! Te reverenciamos humildemente ante esta milagrosa imagen en que irradian

  • los destellos de tu celestial hermosura. Al contemplarla se ilumina nuestra mente con los esplendores de la fe, se conmueve nuestra voluntad a impulsos de la esperanza y nuestra ruindad se siente transformada por los efectos de la caridad divina. As bendecimos a Dios Padre que te escogi para Madre de su Hijo, bendecimos a Dios Hijo que se hizo hombre en tu seno pursimo, y bendecimos a Dios Espritu Santo, que te enriqueci con la excelencia de sus dones. Siendo nosotros polvo y miseria y experimentando a cada paso las consecuencias del pecado original, de que fuiste preservada, imploramos confiadamente tu intercesin poderosa para que, libres del cautiverio del demonio y fortalecidos contra los influjos del mal, nos esforcemos por conservar la dignidad de ser hijos tuyos hollando bajo nuestros pies, los insidiosos enemigos de nuestra salvacin: mundo, demonio y carne. Y por los mritos de tu castsimo esposo san Jos y los del Serfico Padre san Francisco, concdenos la gracia especial que en esta novena te suplicamos. Amn.

  • P rim er D a C

    N u estra Se ora del M ilagro , co m p a era de cam ino

  • En el da de hoy oremos: Por los peregrinos que cada da buscan la proteccin de Nuestra Seora del Milagro, aqu en este bello Santuario.

    Desde la Palabra de Dios: Al terminar la fiesta de Pascua, mientras Jos y Mara se volvan, el nio Jess se qued en Jerusaln, sin que sus padres lo supieran. Pensando que iba en la caravana, hicieron un da de camino y se pusieron a buscarlo entre los parientes y los conocidos. Al no encontrarlo, regresaron a buscarlo a Jerusaln (Le 2, 42-45).

    Palabra del Seor.Reflexin: Nuestra Seora del Milagro es, sin

    duda, la que nos ha buscado, como a su hijo en Jerusaln, y ha caminado con nosotros largas jornadas, especialmente las ms difciles. Mara, Madre de Jesucristo y de sus discpulos, ha estado muy cerca de nosotros, nos ha acogido, ha cuidado de nuestras personas y trabajos, cobijndonos en el pliegue de su manto, bajo su maternal proteccin. Le hemos pedido, como madre, perfecta discpula y pedagoga

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    9

  • de la evangelizacin, que nos ensee a ser hijos en su Hijo y a hacer lo que l nos diga (DA i).

    Relato de la Aparicin: En una pequea celda del antiguo Monasterio de las Concepcionistas de Tunja, haba un lienzo que serva para precaver del viento a la religiosa que all habitaba. Esta era de velo blanco y tena permiso de ir, con una compaera, a rezar en la iglesia el Santsimo Rosario, antes de levantarse la Comunidad.

    En la madrugada del 24 de agosto de 1628, cuando habiendo hecho la acostumbrada oracin, regresaban a sus celdas, al atravesar el patio notaron cmo se reflejaba en un charquito de agua dejado por la lluvia, la imagen de la Virgen Inmaculada: alzaron la vista y admiraron, destacada en el cielo, la que acababan de observar en el agua, como vestida de estrellas y entre fulgores de luz resplandeciente.

    Oracin: Madre de Dios, estamos agradecidos contigo porque, desde aquella madrugada del 24 de agosto de 1628, cuando te apareciste en el Monasterio de las Concepcionistas, te has hecho protagonista de la historia de nuestro pueblo. Te seguimos encomendando el progreso de nuestros pueblos y los proyectos de construccin de una sociedad ms justa y humana. Amn.

    10

  • Gozos

    Tu imagen, Madre querida!, santo y prodigioso don, que del cielo fue trada, graba en nuestro corazn.(Se repite despus de cada estrofa).

    IAurora pura y hermosa que anunciaste bienhadada del gran da la llegada de Justicia el claro sol, almbranos cariosa y encindenos en tu amor.

    IILuz bendita de los cielos, dulce estrella de los mares, consuela nuestros pesares y gue tu resplandor la vida y nuestros anhelos de la mar entre el furor.

    IIIIris santo colocado entre la tierra y el cielo

  • como prenda de consuelo y de piadoso perdn;Ay! lbranos del pecado con tu santa proteccin.

    IVDe tus manos maternales caen en haz refulgente de las gracias el torrente como ddiva de Dios, y eres para los mortales el puerto y faro mejor.

    VDe Da\id la torre fuerte con diamantinos escudos resistes ataques rudos del infernal sitiador, y en el trance de la muerte defiendes al pecador.

    VIMan blsamo oloroso en abundante medida de fortaleza y de vida smbolo consolador

    12

  • de este lienzo prodigioso con general estupor.

    VIIPor los celestes favores con que tu imagen preciosa ha consolado piadosa a una cristiana regin, Del Milagro en sus loores te llamaron con fervor.

    VIIIDe nuestra fe la firmeza guarda como Madre pa; haz que crezca cada da en los creyentes tu amor y tu maternal terneza aumente nuestro fervor.

    IXOh Madre y Reina clemente, cubra a tus hijos tu manto y en la amargura del llanto s nuestra consolacin! Llvanos al esplendente cielo, nuestro galardn!

  • O r a c i n f in a l p a r a t o d o s l o s d a s

    Toda hermosa eres, Mara y en Ti no existe la mancha original; T eres la gloria de Jerusaln, T la alegra de Israel, T el honor de nuestro pueblo; eres la Abogada de los pecadores. Oh Mara, Virgen prudentsima, Madre clementsima! Ruega e intercede por nosotros ante Jesucristo Nuestro Seor.

    V. Oh Virgen Mara, fuiste Inmaculada en tu Concepcin.

    R. Ruega por nosotros al Padre, cuyo Hijo nos diste habindole concebido por obra del Espritu Santo.

    Oh Dios, que por la Inmaculada Concepcin de la Santsima Virgen, preparaste digna morada a tu Hijo, te suplicamos que as como en previsin de la muerte de ese mismo Hijo la preservaste de toda mancha, as tambin nos concedas el llegar puros a tu divina presencia. Por el mismo Jesucristo Nuestro Seor. Amn.

    V. Oh Mara, concebida sin pecado.R. Rogad por nosotros que recurrimos a Ti.

    Dios te Salve, Reina y Madre, etc.

    14

  • N uestra Se ora del M ilagro , M adre de la Ig lesia

    ----- ) Segundo da C ^ ^

    15

  • En el da de hoy oremos: Por los misioneros y misioneras que anuncian a Cristo en lejanas tierras.

    Desde la Palabra de Dios: Junto a la cruz de Je ss estaban su madre, la hermana de su madre, Mara de Cleofs y Mara Magdalena. Jess viendo a su madre y al lado al discpulo amado, dice a su madre: Mujer, ah tienes a tu hijo. Despus dice al discpulo: ah tienes a tu Madre, Y desde aquel momento el discpulo se la llev a su casa (Jfn 19, 25-27).

    Palabra del Seor.Reflexin: Nuestra Seora del Milagro es, sin

    duda, desde aquel da al pie de la cruz, la verdadera Madre de la Iglesia. Como en la familia humana, la Iglesia-familia se genera en torno a una madre, quien confiere alma y ternura a la convivencia familiar. Mara, Madre de la Iglesia, adems de modelo y paradigma de humanidad, es artfice de comunin (DA 268).

    Relato de la Aparicin'. Continuaron en direccin a la mencionada celda y advirtieron que

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    16

  • estaba colmada de luz. Pasaron a dar aviso a la Superiora, quien acudi a cerciorarse de lo que ocurra. Cul sera su asombro al llegar a la celda y encontrar reproducida en el lienzo que all estaba, la misma bellsima imagen que haban visto en el agua y en el cielo!

    Con el alma llena de celestiales emociones, cayeron de rodillas y veneraron el Retrato que haba hecho la misma Madre de Dios.

    Oracin: Madre santa, gracias por acompaar y proteger como verdadera Madre a la Iglesia. Desde tu aparicin, cuando las campanas se echaron al vuelo, las gentes empezaron a acudir al monasterio, y desde entonces no te has cansado de acoger, como Madre, a tus hijos que acuden a darte gracias y a implorar de tu Hijo las bendiciones del cielo. Danos la gracia, Madre santa, de comprometernos cada da ms con la obra de la evangelizacin que nos ha encomendado tu Hijo Jess. Amn.

    Gozos; pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para lodos los das, pgina 14.

    17

  • N u estra Se ora del M ilagro , d iscpu la m isio n era de Je s s

    ) Tercer da (

    18

  • En el da de hoy oremos: Por los padres de familia y los hijos que luchan y se esfuerzan por su hogar.

    Desde la Palabra de Dios: El ngel respondi a Mara: el Espritu Santo vendr sobre ti y el poder del Altsimo te cubrir con su sombra; por eso, el consagrado que nazca llevar el ttulo de Hijo de Dios. Mira, tambin tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que consideraban estril est de seis meses. Pues nada es imposible para Dios. Respondi Mara: Yo soy la servidora del Seor: que se cumpla en m segn tu palabra" (Le i, 35-38).

    Palabra del Seor.Reflexin: Mara, desde siempre, le dijo S al

    proyecto de salvacin de su Hijo, sabe que su misin est unida a la misin de su Hijo, tanto que exclama: Hagan lo que El les diga. Por eso el pueblo cristiano aprende de Mara a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor (DA 271).

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    19

  • Relato de la Aparicin: Haba llegado por aquellos das el Seor Arzobispo de Bogot, doctor don Julin de Cortzar a hacer la Visita Pastoral al Monasterio. Este dignsimo Prelado haba dejado consignadas en su Acta de Visita, especiales bendiciones para la Comunidad, como muestra del singular consuelo que haba recibido al cerciorarse de la observancia regular. La Santsima Virgen quiso confirmar estas bendiciones del Prelado, con el admirable suceso de su Aparicin, y permiti que l mismo fuera testigo ocular.

    Oracin: Gracias, Madre, porque desde tu aparicin no has dejado de mostrarnos a tu Hijo Jess; te buscamos a ti y t nos llevas a Jess, por que El es nuestro Salvador. Danos la gracia de ser discpulos misioneros de Jess y de aceptarlo como el camino, la verdad y la vida. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para todos los das, pgina 14.

    20

  • N uestra Se ora del M ilagro , p rotagon ista en la h isto ria

    de nu estros pueblos

    ^ ) Cuarto da C

    21

  • En el da de hoy oremos: Por los lderes de nuestras comunidades, que buscan el progreso de los pueblos.

    Desde la Palabra de Dios: Simen tom a Jess en sus brazos y bendijo a Dios diciendo: Ahora, Seor, segn tu palabra, puedes dejar que tu siervo muera en paz, porque mis ojos han visto a tu salvador, el que has dispuesto ante todos los pueblos como luz para iluminar a los paganos y como gloria de tu pueblo Israel (Le 2, 28-32).

    Palabra del Seor.Reflexin: Nuestro pueblo colombiano ha he

    cho su historia de la mano de Nuestra Seora del Milagro; Mara, con Jess en sus brazos, se convier ten en la luz que ilumina a nuestros pueblos. Con gozo constatamos que Mara se ha hecho parte del caminar de nuestros pueblos, entrando profundamente en el tejido de su historia y acogiendo los rasgos ms nobles y significativos de su gente... Mara pertenece a nuestro pueblo y nuestro pueblo la siente como madre y hermana" (DA 269).

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

  • Relato de la Aparicin: Cuando aconteci lo relatado, las campanas se echaron al vuelo, y las gentes empezaron a afluir al Monasterio en gran multitud. El Prelado all presente, interpretando la voluntad de Dios, crey conveniente dispensar la clausura y mand abrir las puertas del Monasterio para que todos entraran a presenciar tan admirable prodigio.

    Oracin: Madre santa, desde que te apareciste en 1628, no has dejado de acoger a nuestras gentes venidas de todos los pueblos y rincones del pas, convirtindote en protagonista de nuestra historia. Te han declarado patrona de Tunja y protectora de la Fuerza Area de Colombia; eres el orgullo de nuestra raza y de nuestro pueblo. Te pedimos por quienes buscan el progreso de nuestros pueblos, protgelos y aydalos a construir el Reino propuesto por tu Hijo Jess. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para todos los das, pgina 14.

  • N u estra Se ora del M ilagro , sierv a hum ilde de Je s s

    ) Quinto da C

    24

  • En el da de hoy oremos: Por las vocaciones a la vida religiosa.

    Desde la Palabra de Dios: Tres das despus se celebraba una boda en Can de Galilea; all estaba la madre de Jess. Tambin Jess y sus discpulos estaban invitados a la boda. Se acab el vino, y la madre de Jess le dice: No tienen vino. Jess responde: Qu quieres de m, mujer? An no ha llegado mi hora. La madre dice a los que servan: Hagan lo que l les diga (Jn 2,1-5).

    Palabra del Seor.Reflexin: La Virgen Santsima desde siempre

    se declar la esclava del Seor, acompa a Je ss y siempre entendi que l deba estar en las cosas del Padre. Por eso Mara es la discpula ms perfecta del Seor. Interlocutora del Padre en su proyecto de enviar su Verbo (Jesucristo) al mundo para la salvacin humana, Mara, con su fe, llega a ser el primer miembro de la comunidad de los creyentes en Cristo, y tambin se hace colabora-

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgitia 6.

    25

  • dora en el renacimiento espiritual de los discpulos (DA 266).

    Relato de la Aparicin: La noticia se extendi rpidamente por toda la ciudad, la cual acudi en masa al Monasterio.

    El Prelado, asombrado por tan continuados por tentos, dio a la imagen el ttulo de La Virgen del Milagro, por lo cual desde entonces se le llama Nuestra Seora del Milagro, aunque as mismo se le aclam con el ttulo de Nuestra Seora de la Salud.

    Oracin: Santsima Virgen, gracias por ese bello testimonio de obediencia al proyecto salvador de tu Hijo. Te contemplamos siempre ayudando en la edificacin del Reino que predic tu Hijo. Te has convertido, desde este bello santuario, en la sierva humilde de Jess, y siempre nos ests diciendo: Hagan lo que El les diga. Danos la gracia de ser fieles servidores del Reino de Dios. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin Jinal para todos los das, pgina 14.

    26

  • N uestra Se ora del M ilagro , gua de los d iscpulos m ision eros

    Cr ~---- -- ) Sexto da C ^----a)

    27

  • En el da de hoy oremos: Por todas aquellas personas que ofrecen su servicio en el apostolado.

    Desde la Palabra de Dios: Todos los que looan estaban maravillados ante su inteligencia y sus respuestas. Al verlo, se quedaron desconcer tados, y su madre le dijo: Hijo, por qu nos has hecho esto? Mira cjue tu padre y yo te buscbamos angustiados. El replic: por qu me buscaban? No saban que yo debo estar en los asuntos de mi Padre? Ellos no entendieron lo que les dijo. Regres con ellos, fue a Nazaret y sigui bajo su autoridad. Su madre guardaba todas estas cosas en su corazn, Jess creca en saber, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres (Le 2 , 4 7 - 52).

    Palabra del SeorReflexin: Mara, la primera discpula misione

    ra, con su silencio amoroso, su cercana constante, su apoyo incondicional y decidido, asumiendo inclusive las ms dolorosas consecuencias, se con

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    28

  • vierte en el modelo y la gua de quienes buscamos seguir a Jess. Mara es la gran misionera, continuadora de la misin de su Hijo y formadora de misioneros. (...) son incontables las comunidades que han encontrado en ella la inspiracin ms ce r cana para aprender cmo ser discpulos misioneros de Jess (DA 269).

    Relato de la Aparicin: Como sello admirable a tan estupendo prodigio, quiso la Omnipotencia Divina que del sagrado lienzo manase abundante blsamo, lo cual fue visto por los circundantes con grande estupor e inmensa consolacin de sus almas. El Seor Arzobispo, con religioso respeto, procedi a recogerlo con sus propias manos, sirvindose para esto de la cucharita de la naveta del incensario, reliquia que an se conserva en el Monasterio.

    El Prelado orden que anualmente se celebrara el aniversario de esta aparicin con fiesta solemne y que se procediera a practicar las diligencias conducentes a la autenticidad del prodigio, cuya comprobacin Re enviada a Roma.

    Oracin: Mara Inmaculada, Nuestra Seora del Milagro, te has convertido en la madre y

    29

  • maestra de los seguidores de tu Hijo. Te encomendamos a todos los cristianos, especialmente a quienes son llamados como discpulos misioneros en nuestras comunidades cristianas; y a todos danos la gracia, de que, con nuestro testimonio de vida mostremos nuestro amor a Jesucristo nuestro Seor. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para todos los das, pgina 14.

  • ----) Sptimo da ( _____ " ' a)

    N uestra Se ora del M ilagro , p ro tecto ra de los n ecesitad os

    31

  • En el da de hoy oremos: Por todos aquellos que pasan por algn tipo de sufrimiento o necesidad.

    Desde la Palabra de Dios: Cuando Isabel oy el saludo de Mara, la criatura dio un salto en su vientre; Isabel, llena del Espritu Santo, exclam con voz fuerte: Bendita t entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Dichosa t que creiste. Porque se cumplir lo que el Seor te anunci. Mara se qued con ella tres meses y despus se volvi a casa (Le i, 41-45.56).

    Palabra del SeorReflexin: Cada da, en este bello santuario, a

    los pies de la Reina del cielo, Nuestra Seora del Milagro, quedan lgrimas, preocupaciones, afanes, splicas, acciones de gracias, que son el ms bello testimonio de la intercesin maternal de Mara ante su Hijo Jess. Ella, con los ojos puestos en sus hijos y en sus necesidades, como en Can de Galilea, ayuda a mantener vivas las actitudes de atencin, de servicio, de entrega y de gratuidad que

    Por la seal de la santa cruz. pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    32

  • deben distinguir a los discpulos de su Hijo. Ella, adems, crea comunin y educa a un estilo de vida compartida y solidaria, en fraternidad, en atencin y acogida del otro, especialmente si es pobre y necesitado (DA 272).

    Relato de la Aparicin: Los pueblos circunvecinos, al tener noticia de este prodigio, acudieron presurosos a conocer la santa imagen. Enseguida de este acontecimiento, se not en la ciudad gran sanidad y especialmente en las enfer mas del Monasterio.

    Poco despus fue trasladada la santa imagen a Santaf de Bogot, en hombros de sacerdotes, y trada de igual manera al Monasterio.

    Los fieles exteriorizaban su creciente devocin con exvotos, joyas y piedras preciosas con las cuales se ornaba la orla del manto de la imagen. Esplndido fue el culto que se le tribut hasta la poca de la exclaustracin de las monjas en 1863. En los aos siguientes decay mucho la devocin como era natural consecuencia de la persecucin a la Iglesia.

    Oracin: Mara Santsima, te invocamos como Nuestra Seora del Milagro, y hoy te damos gra

    33

  • cias por tantos favores concedidos a tus hijos, que acuden confiados a ti. Danos la gracia de acudir siempre a tu corazn generoso y de fomentar nuestra solidaridad por nuestros hermanos ms necesitados. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para todos los das, pgina 14.

    34

  • N uestra Seora del M ilagro , apoya el proyecto de su H ijo

    ---- ) Octavo da C ------"O

    35

  • En el da de hoy oremos: Por todos nosotros, para que amemos ms la sagrada Eucarista.

    Desde la Palabra de Dios: El padre y la madre estaban admirados de lo que se deca acerca del nio. Simen los bendijo y dijo a Mara, la madre: Mira, este nio est colocado de modo que todos en Israel o caigan o se levanten; ser signo de contradiccin y as se manifestarn claramente los pensamientos de todos. En cuanto a ti, una espada te atravesar el corazn (Le 2, 33-35).

    Palabra del Seor.Reflexin: La Santsima Virgen Mara, apoy el

    proyecto de su hijo, desde antes de nacer. Fue la que siempre le dijo s a su hijo. Le dijo s al nacer, s en su infancia donde lo acompa a crecer en estatura, en sabidura y en gracia. Dijo hagan lo que El les diga cuando apenas empezaba su vida pblica; le dijo s y lo acompa en el camino de la cruz; y de pie en el calvario, al lado de la cruz, confirm ese s que haba dado durante toda la

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contricin, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    36

  • vida. Ms an, perseverando junto a los apstoles en la espera del Espritu, cooper con el nacimiento de la Iglesia misionera, imprimindole un sello mariano que la identifica hondamente (DA 267). Mara es la gran misionera, continuadora de la misin de su Hijo y formadora de misioneros. Ella, as como dio a luz al Salvador del mundo, trajo el Evangelio a nuestra Amrica (DA 269).

    Relato de la Aparicin: En el ao de 1932, el reverendo padre Jos Abrahn Cern, de la Compaa de Jess, en accin de gracias por un sealadsimo favor recibido de Nuestra Seora del Milagro, trabaj con mucho inters para que se reanudara su festividad anual. Se condujo la imagen en solemne procesin hasta el lugar de la aparicin, tomando parte lo ms granado de la sociedad, los colegios y el ejrcito. La Sagrada Imagen, en andas ricamente adornadas, pas por las principales calles de la ciudad entre arcos y lluvia de flores. Quiso el cielo que as comenzara la nueva era de la devocin a este monumento de Mara Inmaculada por los afortunados hijos de Tunja. En el ao de 1935 el seor Hiplito Cardozo Pinto y su esposa Doa Dolores Avila

    37

  • de Cardozo celebraron las fiestas tambin en accin de gracias.

    Desde ese ao estos fervorosos devotos de Nuestra Seora del Milagro han venido ao tras ao siendo los priostes de esta solemne festividad en honor de la Reina de Tunja.

    Oracin: Gracias, Madre santa, por tu ejemplo de amor. Danos la gracia de decir s a la vida; llnanos de gran amor para poder decir s a la familia; fortalcenos para decir s a afrontar las dificultades que la vida nos presenta. Danos valenta para decir s al esfuerzo, s al trabajo, s al estudio, s al progreso digno. Que nuestra vida entera se convierta en un s a tu proyecto de salvacin de tu amado Hijo. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para todos los das, pgina 14.

  • N uestra Se ora del M ilagro , m odelo de vida

    ) Noveno da C

    39

  • En el da de hoy oremos: Por todos nosotros, para que hagamos nuestro trabajo con alegra y honestidad.

    Desde la Palabra de Dios: El sexto mes envi Dios al ngel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen prometida a un hombre llamado Jos, de la familia de David; la virgen se llamaba Mara. Entr el ngel a donde estaba ella y le dijo: Algrate, llena de gracia, el Seor est contigo. Al orlo ella qued desconcertada y se preguntaba qu clase de saludo era aqul. El Angel le dijo: No temas, Mara, que gozas del favor de Dios (JLc i, 26-30).

    Palabra del Seor.E l trono de las m isericordias: La precio

    sa imagen de Nuestra Seora del Milagro, desde las alturas del altar mayor preside todos los actos y ceremonias del culto y ve desfilar diariamente ante su presencia centenares de devotos que acuden a visitarla e implorar su maternal proteccin.

    Por la seal de la santa cruz, pgina 6.Acto de contn, pgina 6.Oracin para todos los das, pgina 6.

    40

  • En el ao 1941 presidi las Solemnidades del Primer Congreso Mariano Diocesano, para lo cual fue trasladada en solemnsima procesin a la Catedral Metropolitana.

    En dicho Congreso se lanz la idea de su Coronacin Cannica, que fue acogida con gran alborozo por los fieles y desde entonces se empez a trabajar con mucho empeo para tal fin. Las damas de Tunja donaron sus joyas para la elaboracin de la Corona que fue trabajada con primor por el joyero, seor Demetrio Reyes, en Bogot.

    El Excelentsimo Seor Crisanto Luque, entonces Obispo de la Dicesis, mir con mucho agrado esta idea, pero manifest que antes haba que propagar la devocin a esta advocacin por todo el pas y aprob la publicacin de la Novena, Resea de la Aparicin, Oraciones y Estampas. En esta forma los devotos se fueron multiplicando y la Amable Reina se complaca derramando sobre ellos sus gracias y bendiciones.

    Lleg por fin el anhelado da de la Coronacin: 15 de junio de 1980, Ao del Centenario de la A r quidicesis de Tunja. En solemnsimo desfile fue conducida la Sagrada imagen a la Plaza de Bolvar,

    41

  • que estaba colmada completamente de fieles venidos de todas partes del pas y otras naciones.

    Una delegacin de Religiosas del Monasterio de Concepcionistas, a quienes en ese da tan sealado les fue dispensada la clausura, pudieron asistir a la ceremonia portando la regia Corona que el Excelso Pastor de la Arquidicesis, Monseor Augusto Trujillo Arango, hondamente conmovido y despus de haber pronunciado una hermossima homila referente al acto, coloc en las sienes de la Inmaculada Reina de los cielos. Desde ese momento se convirti en Reina de Tunja, de la Arquidicesis y de la Fuerza Area Colombiana, que en ese preciso instante se hizo presente con tres de sus aviones de guerra, ante millares de fieles que agitaban sus blancos pauelos, la lluvia de flores, los interminables aplausos de la multitud desbordante de alegra saludando a su Reina, en tanto que bandadas de palomas en aquella maana luminosa y resplandeciente surcaban los aires, cuyo recuerdo quedar grabado en el corazn de los que asistieron a aquel maravilloso acto.

    Quedaba faltando el Cetro a la Soberana. El Dr. Bernardo Manrique, connotado arquitecto, se

    42

  • apresur a traer las bellsimas medallas de oro que recibiera como merecidos trofeos en Soat por la construccin de su hermosa Catedral y otros templos en varias ciudades del Departamento de Bo- yac. Mas ya el Cetro haba sido ofrecido por la seora Ins Moreno de Prieto y ejecutado por el artista seor joyero Jos Ricaurte Jimnez R., quien lo fabric con precioso ingenio. La ceremonia para colocrselo se celebr en su fiesta anual de 1982, con gran solemnidad, por el mismo Seor Arzobispo.

    Reflexin: Nuestra Seora del Milagro es la Inmaculada Concepcin, es la mujer buena y santa. Mara Santsima, la Virgen pura y sin mancha es para nosotros escuela de fe destinada a guiarnos y a fortalecernos en el camino que lleva al encuentro con el Creador del cielo y de la tierra (DA 270). Venimos a orarle a Mara, a desahogar ante ella nuestros afanes, a ponerle nuestras preocupaciones, pero as como esperamos tanto de ella, ella espera que nosotros imitemos sus bellas virtudes y nos propongamos llevar una vida cada da ms santa; slo as, creceremos en amistad con Mara, y con ella caminaremos tras las huellas de nuestro divino Maestro, Jess, que nos llevar a las manos del Padre celestial.

    43

  • Oracin: Madre santsima, modelo de vida, modelo de mujer, ejemplo de madre, fiel seguidora de Jess; danos la gracia de comprometer nos cada vez ms con nuestra vida, con nuestra familia, con nuestra sociedad y nuestra Iglesia, para que all florezcamos en virtudes bellas que nos hagan imitadores de tu santidad. Ensanos a comprender que cuando nos preocupamos por una vida de santidad, estamos haciendo presente entre nosotros el Reino de tu Hijo Jess. Amn.

    Gozos, pgina 11.Peticin.Tres Avemarias.Oracin final para todos los das, pgina 14.

    44

  • CONSAGRACIN A NUESTRA SEORA DEL MILAGRO

    Nuestra Seora del Milagro, porque te amo, he venido a visitarte, para darte gracias por tantos favores que, por tu maternal intercesin, Dios me ha concedido.

    Nuestra Seora del Milagro, porque te amo, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido y con los cuales he crucificado de nuevo en

    45

  • mi corazn a tu Hijo; aydame a comenzar desde hoy una vida nueva.

    Nuestra Seora del Milagro, porque te amo, quiero amar a tu Divino Hijo, presente en cada uno de mis hermanos.

    Nuestra Seora del Milagro, porque te amo, he venido para que intercedas por m, como en las bodas de Can: Seor, no tienen vino* (Jn 2, 3). Aydame, Madre tierna, a curarme de la enfermedad del pecado y de las dems enfermedades que me hacen sufrir, con el vino nuevo de la gracia de tu Hijo.

    Nuestra Seora del Milagro, porque te amo, yo me consagro a tu servicio con mi familia, con mis seres queridos, con mis trabajos, mis problemas y mis alegras.

    Nuestra Seora del Milagro, porque te amo, yo quiero vivir siempre contigo durante la vida para vivir siempre contigo en el cielo junto al Padre, al Hijo y al Espritu Santo.

    Oh Mara, Nuestra Seora del Milagro, presenta t misma esta consagracin a tu Divino I lijo.

    Amn.

    46

  • ALGUNOS FAVORES

    Bogot, septiembre i de 2007

    A finales del ao pasado llegu de un viaje de Estados Unidos, no tena seales de estar enferma, aunque haba bajado 5 kilos de peso, sin saber por qu. En noviembre llev a mi nieto al mdico, el cual es sobrino mo, y me dijo que me vea mal, que mi fsico no era el de antes. Yo estaba muy plida y baja de peso. Me orden exmenes y cuando vimos el resultado, haba sangre oculta en los intestinos. Inmediatamente me ordenaron endoscopia, colonoscopia, vieron unos plipos enquistados, los operaron con lser y pas. En marzo volv, pues me dieron tratamientos con mucho hierro y medicamentos, y segua con sangre oculta, pero sin ninguna manifestacin exterior. Me ordenaron otra colonoscopia bajo anestesia, con los resultados me enviaron a varios mdicos; las patologas, hasta abril de 2007, no mostraban nada. La semana del 28 de abril tomaron ms exmenes y no supimos el resultado sino que inmediatamente ordenaron operacin para el 17 de mayo.

  • En todo este tiempo yo no me separ de mi V ir gencita del Milagro. La ciruga fue un xito y a los 5 das me dieron de alta. Luego, a los 8 das, tuve cita con el onclogo y, oh sorpresa!, cuando nos pregunt que si sabamos qu tena y sobre qu haba sido la operacin, pues las ltimas patologas no las habamos visto. Con mis hijas contestamos que los plipos. El dijo: van a tener mam para muchos aos, ella tena un cncer de colon y se le sacaron 37 centmetros de intestino y al resultado de patologas eran intiles tratamiento o medicamento alguno, es un milagro, est curada! Yo empec a llorar de felicidad, volv a nacer. Por este y muchos prodigios he sido favorecida por la Virgen del Milagro; mi vida y la de mis hijos estn bien protegidas. No me canso de bendecir a Dios por esta Reina del cielo y a ella entrego todo mi hogar para que nos cubra con su manto, nos proteja y nos bendiga siempre.

    Mara Soledad Castellanos

  • Doy infinitas gracias a la Virgen del Milagro y, en homenaje y devocin, publico el siguiente milagro:

    El da 5 de abril de 2008, viajbamos de la vereda de Ventorrillo de Puente de Boyac hacia la ciudad de Bogot en compaa de un primo, su esposa y uno de sus hijos, yo y mis dos hijas. Al llegar arriba del Sisga eran aproximadamente las 3:30 de la maana, llova y estaba demasiado nublado, no se vea absolutamente nada. Mi primo, quien conduca el carro, se sali del carril y al seguir por el otro choc terriblemente con un camin cargado de varilla y lmina; en ese momento lanc un intenso grito: iVirgencita del Milagro, amparadnos y favorecednos!, a lo cual los dems unieron sus voces. La Santsima Virgen se hizo presente salvndonos la vida y permitiendo que a ninguno de nosotros ni al conductor del camin nos pasara nada, ni siquiera un rasguo. Al carro en que viajbamos se le destruy todo el frente. Virgencita del Milagro, gracias por darnos otra oportunidad en esta vida.

    A todos sus devotos: ino se cansen de invocar su santo nombre!

    Claudia Patricia Callejas Merchn y familia

  • Bucaramanga, febrero 10 de 2008

    Doy infinitas gracias a Dios y a la Virgencita del Milagro por la sanacin de mi hija Diana, en julio de 2007. Cuando ella tena 3 meses de embarazo, el mdico le diagnostic un tumor en uno de sus ovarios. Estudiado por un buen tiempo y siguiendo un proceso de ecografas y pruebas tumorales durante 2 meses, se constat que era un tumor maligno y que estaba creciendo, entonces programaron la ciruga.

    Cuando mi hija cumpli 6 meses de embarazo, tuve la oportunidad de hacer un viaje que nos llev por algunos municipios de Boyac; entramos al Santuario de El Topo, llev la novena y prxima la operacin de mi hija, le ofrec la novena y le clam con mucha fe a la Virgencita que sanara a mi hija y que le protegiera su bebe- cito. Despus de la valoracin y diagnstico fue grande la angustia que nos embarg. El 28 de septiembre le realizaron la ciruga y a las 3:00 p.m. el cirujano nos dio la noticia de que todo haba salido muy bien, y que el tumor era benigno, lo cual fue confirmado a los 8 das con el resultado de patologa. Yo ofrec traerla despus

    50

  • del nacimiento de mi nietecito que fue el 2 de enero de 2008.

    Hoy, 10 de febrero de 2008, vengo a dar gracias a Dios, a ofrecer una Eucarista en accin de gracias por este milagro tan grande.

    Nubia Acero Pedraza

    --------------------------- * * * ------------------------------------------

    30 de octubre de 2007

    Quiero dar fiel testimonio de la bondad y el poder de Dios, gracias a la intercesin de la Santsima Virgen del Milagro, por darme el regalo ms lindo del mundo: mi hijo.

    Estaba trabajando, viva con mi madre, quien no mereca que yo la defraudara...

    Sin pensarlo ni planearlo, qued en estado de embarazo; la noticia no la iban a soportar mi madre ni mis hermanos; entonces una amiga me sugiri interrumpirlo, me encontraba muy confundida y aturdida sin saber qu hacer. Me equivoqu y decid hacer caso de la solucin que me ofreca, sin pensar en las consecuencias.

    51

  • Les pido perdn a Dios y a la Virgen Santsima por actuar tan desesperadamente. Desde un comienzo le supliqu a Dios me perdonase y permitiera que todo saliera bien; comenc el proceso siguiendo muy bien las indicaciones, pero, para sorpresa ma, nada pas; me asust demasiado y mi amiga me dijo que tena que terminar con lo que haba empezado, lo intent de nuevo... En ese momento, pude sentir el dolor de una madre, al saber que exista la posibilidad de que mi hijo an se encontrara con vida T E N A T EM O R D E DIOS. Comprendiendo as que la voluntad de Dios era que mi nio naciera, le ped a mi Seor que me iluminara, que me diera el valor para enfrentar la situacin y poder salir adelante.

    No poda con la incertidumbre de pensar que le hubiera causado alguna malformacin a mi nio. Entonces me hicieron la ecografa y, por obra del Seor, mi nio estaba completamente sano y en perfectas condiciones. Definitivamente, esto es un milagro de Dios y la Virgen del Milagro, que siempre han estado a mi lado; los adoro y puedo decir, con toda sinceridad, que

  • les debo la vida y todo lo que soy ahora. Por eso, hoy y todos los das, les doy infinitas gracias por tantas bendiciones.

    Mi nio tiene actualmente 20 meses y es lo ms hermoso que me ha dado mi Dios; a Dios lo amo con todo mi corazn y le aconsejo a todas las personas que tengan algn problema, o miedo, que por favor no se apresuren y oren a nuestro Seor Jesucristo, que El todo lo escucha. Pero no lo hagamos slo cuando tengamos necesidades y momentos de angustia, sino tambin cuando estemos felices y queramos que El comparta nuestra alegra y bienestar.

    Gracias, mi linda Madre del Milagro.

    Att., tu hija (T .A .S.L.M )

    ---------------------------------- * * * ----------------------------------

    53

  • Tunja, febrero de 2004

    Doy infinitas gracias a la Santsima Virgen del Milagro por el inmenso favor que me hizo entre los meses de enero y febrero de 2004. Como me senta muy enferma, fui al mdico, quien, al examinarme, detect una masa al lado derecho del abdomen, por lo cual me orden una operacin; en un momento dado se incrust una masa en el intestino, y por este motivo fui remitida a la Clnica Santa Teresa de Tunja; los mdicos de all no queran operarme, afirmando que era un tumor maligno y que estaba invadido todo el organismo; por la insistencia de mis familiares, me operaron, pero los mdicos no aseguraban que viviera; ante todo esto, mis parientes se dirigieron al templo de El Topo, para implorar por mi salud a la Madre de Dios. Cunta ha sido la bondad de la Virgen Milagrosa, pues me acompa todo el tiempo que estuve en la Clnica, con su manto poderoso me abrig, siempre me sonrea y me dio fuerzas para levantarme pronto.

    Doy gracias infinitas todos los das a la Virgen del Milagro por este gran favor.

    54

  • Ofrec publicar este gran milagro. Ruego a todas las personas que lean este relato, siempre acudir con fe y esperanza a la Madre de Dios, que ella nunca nos desampara.

    J

    B. M.

    ------------------------------------ # t * ------------------------------------

    Tunja, mayo 20 de 2002

    El da primero de junio de 1999, cuando nuestro hijo y dos de sus compaeros se dirigan en moto hacia la casa, luego de haber participado en una prctica de la universidad, al pasar por frente a la plaza de mercado del norte fueron atropellados por un taxi que se diriga en sentido contrario y a alta velocidad. En el impacto todos salieron despedidos al aire, cayendo al piso. Los dos compaeros quedaron un poco aturdidos y nuestro hijo, en un esfuerzo, quiso ayudarlos, pero al tratar de pararse para ir en su auxilio, not que la pierna izquierda no le responda y, al mirarse, se dio cuenta de que brotaba abundante sangre y que una parte del hueso del fmur sala por encima del pantaln. Inmediatamente como

  • pudo, hizo un torniquete con el overol y pidi auxilio a un taxi que en ese momento transitaba por all; ste lo llev hasta el hospital, donde le prestaron los primeros auxilios y se comunicaron con nosotros para darnos la triste noticia. Cuando llegamos, lo encontramos consciente en la sala de urgencias, donde nos informaron que deba ser sometido a una intervencin quirrgica para la cual necesitaban de nuestra autorizacin. Una vez hechas las diligencias pertinentes, fue trasladado a la sala de ciruga, donde fue intervenido para lograr colocar correctamente los 3 pedazos del hueso en que qued dividido. Esta operacin dur aproximadamente cuatro horas. Al salir de ciruga, los mdicos que lo intervinieron nos comunicaron de la gravedad de esta fractura y se mostraron pesimistas por los resultados y nos dijeron que deban practicarle otras dos cirugas. Los mdicos tambin fueron claros al manifestarnos que, debido a la gravedad, era probable que no quedara bien de la pierna, pues se haban comprometido algunos nervios y msculos al romperse el hueso y (jue, adems, una fractura compuesta daba lugar a infecciones y otras complicaciones. Luego de diez das le fue practicada una segunda intervencin

    56

  • para colocarle unas platinas; los resultados fueron ms favorables. Luego de tres meses de hospitalizacin, le dieron salida para que tratara de recuperar se y con el uso de muletas. En este estado l asisti al Santuario de El Topo a dar las gracias a la Virgen Santsima por lo conseguido. Nuevamente fue internado para una tercera intervencin, en la cual le practicaron un injerto seo, durando un mes nuevamente hospitalizado. Desde el mismo momento del accidente, poca en la cual nos encontrbamos asistiendo a la Novena de la Virgen del Milagro, quien ha sido nuestra protectora, continuamos celebrando la novena en la capilla del hospital, y nuestro hijo en su lecho de enfermo, e imploramos con toda la fe que le tenemos, nos hiciera el milagro de que nuestro hijo quedara bien y pudiera seguir en sus estudios, pues estaba cursando sptimo semestre de medicina veterinaria en la UPTC de Tunja. A ltima hora no hubo necesidad de practicarle un injerto de piel, al cual tambin terna que someterse, dado el buen desarrollo y recuperacin de la lesin. Los resultados no se hicieron esperar y la mano de la Virgen permiti que nuestro hijo cada da recuperara su movimiento normal y luego, con terapias,

    57

  • se recuper totalmente, pudiendo volver por sus propios medios y en perfecto estado de salud a la Universidad donde, en la fecha, culmina sus estudios con un buen rendimiento acadmico. No nos cansaremos de agradecer a la Santsima Virgen del Milagro por este favor recibido y queremos invitar a todos los devotos de la Virgen a que acudan a esta Santsima Madre que siempre escucha nuestras splicas y, adems de darnos consuelo, nos concede lo que le pidamos. Nuestros agradecimientos tambin para los mdicos que intervinieron, en especial al doctor Pedro Jimnez Farfn, quien dirigi todas las intervenciones.

    Familia Rodrguez Barrera

    ----------------------------- * * * -----------------------------

    Girardot, julio 2 de 2005

    El da dos de julio, mi hijo Manuel Rodrguez viaj a la ciudad de Girardot a pasar un fin de semana, como era su costumbre, ya que all l tena una casa de verano.

    Se encontraba departiendo con unos familiares de su esposa en el primer piso de su casa,

    58

  • cuando llegaron a atracarlo varios hombres; en principio slo entr uno a la casa y, amenazndolo con un arma, exigi que le entregara las joyas y el dinero. Mi hijo en el momento de la confusin pens poder dominar a aquel hombre, y en efecto as sucedi, pero l no saba que afuera estaban otros tres, quienes al escuchar y ver la situacin, entraron y le propinaron 6 disparos; su esposa, con el deseo de defenderlo, igualmente recibi tres impactos de bala, tambin fatales para su vida.

    Los ladrones huyeron dejando a mi hijo en el suelo, moribundo. Su esposa, valindose de todas sus fuerzas, lo levant del piso y lo llev a la clnica San Rafael, en Girardot. Era tan grave su estado, que los mdicos decan que slo un milagro podra salvarlo de la muerte. Al escuchar este diagnstico, acud con toda mi fe a Dios y a la Santsima Virgen del Milagro, para que actuaran sobre la vida de mi hijo, y el milagro sucedi. Hoy da mi hijo est en recuperacin y tengo fe que cada da gozar de plena salud.

    Familia Rodrguez Rivera

    59

  • Sogamoso, febrero n de 2008

    Con la angustia de saber que a mi madre, de 75 aos, le diagnosticaron un tumor maligno de ovarios y con la propuesta mdica de hacer varias cirugas, nos dispusimos en oracin, ofrecimos la Novena de Nuestra Seora del Milagro, a la entrada de la casa le construimos una pequea gruta, todo pidiendo a Dios nos fortaleciera y le diera la salud a nuestra madre.

    El 11 de febrero de 2008 se realiz la ciruga con el gineclogo-onclogo Dr. Andrs Vels- quez; era una ciruga de alto riesgo, que requera entre 8 y 12 horas, y, al menos, 3 das de cuidados intensivos.

    Es la intercesin de Nuestra Seora del Milagro. Aparece una masa benigna, no hubo necesidad de extraer otros rganos, la ciruga slo dur 40 minutos y no hubo necesidad de llevarla a cuidados intensivos. El mdico deca: no me explico qu ha pasado, pues los exmenes arrojaban otro dictamen. Yo le respond al doctor: sus manos eran las de la Santsima Virgen del Milagro, y l sonri; deca que todo era extrao.

    60

  • Gracias, Virgencita del Milagro, por interceder ante su amado Hijo por la vida de mi madre.

    Profesora Betty Gutirrez Gmez

    ------------------------------------ * * * ------------------------------------

    Bogot, 1990

    En 1990, mi brazo izquierdo se mova involuntariamente; por este motivo visit varios mdicos, siendo el ltimo de ellos el Dr. Luis Fidel Pinzn, neurlogo de la clnica San Pedro Claver de Bogot. El me practic un TAC cerebral, una resonancia magntica y otros exmenes; el resultado, un tumor cerebral que iba a paralizar todo mi lado izquierdo y otras funciones; las convulsiones locales se hicieron ms frecuentes: unas veces en el brazo, otras en el pie y hasta medio rostro se me dorma.

    Despus de varias juntas mdicas, llegan a la conclusin de extirpar el tumor, a pesar de los riesgos: invalidez, prdida de la memoria, p r dida de control de esfnteres, etc... Un 99 por ciento desfavorable, el 1 por ciento sera un milagro de Dios.

    61

  • Cuando mi jefe me vio tan preocupado, me habl de la Virgen del Milagro, de su Santuario en la ciudad de Tunja, y me dio el testimonio de la curacin de cncer de su hermana. Entonces emprend la visita con unos familiares y amigos. Mi angustia era grande, pues haca mucho tiempo que estaba alejada de Dios, llevaba una vida vaca, de pecado y pens Dios y la Virgen no me escucharan.

    Entr al Santuario, me postr ante la Santsima Virgen, le rogu que intercediera por m ante su Hijo, para que perdonara mis pecados, e hiciera conmigo su voluntad, recib el sacramento de la penitencia. Lleg el da de la ciruga; me encontraba en paz con Dios y con mi fe fortalecida. Al despertar de la ciruga me di cuenta de la nueva oportunidad de vida que me regalaba el Seor para caminar junto a El, que es la Resurreccin, la Verdad y la Vida. Dios y la Santsima Virgen del Milagro me han rescatado como una oveja perdida.

    Teresa de Jess Crdoba

    62