Novena a Nuestra Señora de La Dulce Espera

  • Published on
    10-Mar-2016

  • View
    9

  • Download
    0

DESCRIPTION

dulce espera

Transcript

Novena a Nuestra Seora de la Dulce EsperaDevocionario. Novenas

Oraciones para cada da. Para los padres que quieren tener un hijo.

Por: Parroquia Santa Monica de Haedo | Fuente: Parroquia Santa Monica de Haedo

Para realizar los nueve das

1.Seal de la cruz

En el nombre de Padre, del hijo, y del Espritu Santo. Amn.

2.Para arrepentirse de los pecados.

Ten piedad de m, Seor, por tu bondad,Por tu gran compasin, borra mis faltas !Crea en m, Dios mo, un corazn puro,Y renueva la firmeza de mi espritu.No me arrojes lejos de tu presencia,Ni retires de m tu Santo Espritu.

Nuestra Seora de la Dulce Espera,Ruega por nosotros y por nuestros hijos

3.Seguir la reflexin propia de cada da.

Da PrimeroEl Seor nos regala la vida

El ngel entr en su casa y la salud, diciendo: "Algrate! Llena de gracia, el Seor est contigo". Al or estas palabras ella qued desconcertada y se preguntaba que poda significar ese saludo. Pero el Angel le dijo: "No temas Mara porque Dios te ha favorecido. Concebirs y dars a luz un hijo y le pondrs por nombre Jess"... Dijo Mara: "He aqu la esclava del Seor, hgase en m segn tu palabra"(Lc 1, 28-31 y 38)

Reflexin

Mara pronunci estas palabras por medio de la fe. Y as, a travs de Mara, la Vida vino a nosotros . Ella, plenamente mujer, se confi a Dios sin reservas, se mostr completamente dispuesta a la accin del Espritu Santo y en esta respuesta se entreg a cooperar con la Gracia de Dios

Oracin

Al comenzar este primer da de la novena, te expresamos Madre, nuestro amor. Venimos con confianza a pedirte por nuestras necesidades, haz que te imitemos en tu S a Dios.Comprende nuestro pedido, atindelo.

A cada intencin respondemos :

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por todos los padres y madres que esperan un hijo.Por la intencin con que rezamos esta novena: Ave Mara

Da segundoEl Seor nos invita a ponernos al servicio de la vida

En aquellos das Mara parti y fue sin demora a un pueblo de la montaa de Jud. Entr en la casa de Zacaras y salud a Isabel. Apenas esta oy el saludo de Mara, el nio salt de alegra en su seno, e Isabel llena del Espritu Santo, exclam : "T eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre"! Feliz de ti por haber credo que se cumplir todo lo que te fue anunciado de parte del Seor. (Lc. 1, 39-45)

Reflexin

Las palabras de Isabel "Feliz de ti por haber credo" se aplican no slo a aquel momento concreto de la anunciacin, sino a toda la vida de Mara. En su peregrinar hacia Dios, Mara recorri un camino de fe a lo largo de toda su vida. Y lo hizo de modo heroico. En su "obediencia de fe" ella se abandon a Dios y "esperando contra toda esperanza, crey" cada da, en medio de todas las pruebas y contrariedades.

Oracin

Mara, madre de Jess y madre nuestra, intercede ante tu Hijo y ensanos a amar y servir a los dems. Que siguiendo tu ejemplo de disponibilidad, sepamos aceptar la vida como el don gratuito que Dios nos ha dado; y que podamos proteger, nutrir, y acoger a aquel nio que recibamos como hijo. Que podamos recorrer con fe y esperanza los caminos que nos llevan a cumplir la voluntad del Padre.

A cada intencin respondemos:

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por los que desean recibir la gracia de un hijo.Por la intencion con que rezamos esta novena.

Rezamos

Bendita seas Mara, Virgen y Madre,El Seor te llen de gracia y alegraEn la dulce Espera de Jess.Te rogamos por los espososQue desean el Don de un hijo,Aydalos en esta esperanzaA apoyarse mutuamente en el camino de la vida.

Da TerceroDios hace maravillas con nuestra vida

Mara dijo entonces:Mi alma canta la grandeza del Seor,Y mi espritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador,Porque El mir con bondad la pequeez de su servidora.En adelante todas las generaciones me llamarn feliz,Porque el todopoderoso ha hecho en m grandes cosas :Su nombre es Santo!! (Lc 1, 46-50)

Reflexin

Cuando Isabel salud a la joven pariente que llegaba de Nazaret, Mara respondi con el Magnificat. Es la alabanza de todo su ser hacia Dios, expresada de forma potica, pero sencilla. Sus palabras estn inspiradas en muchos textos sagrados del pueblo de Israel y reflejan el gozo de su espritu, la felicidad que le provoca ser consciente de que en ella se realiza la promesa hecha "en favor de Abraham y su descendencia por siempre".

Oracin

Mara, madre de Jess, ensanos a rezar con fe, con apertura de corazn y sencillez. No slo por nuestras necesidades sino tambin por las de todos aquellos que sufren y necesitan de nosotros y de nuestra palabra de esperanza. Que de nuestra boca, como de la tuya, broten palabras de alabanza hacia el Creador y Dador de vida.Dios Padre Nuestro, rico en amor y misericordia, que este tiempo de espera se transforme en una oportunidad de crecer en nuestra fe y nuestra entrega a los dems. Que podamos encontrar momentos de alegra y felicidad y los compartamos con quienes nos rodean.

A cada intencin respondemos:

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por todos los bebs que crecen y se preparan para nacerPor la intencin con que rezamos esta novena.

Padre Nuestro...

Da Cuarto"...Y lleg el momento de ser madre"

Mientras se encontraban en Beln le lleg el tiempo de ser madre; y Mara dio a luz a su hijo primognito, lo envolvi en paales y lo acost en un pesebre, porque no haba lugar para ellos en el albergue. Lc 2, 6 - 7

Reflexin

Mara da su consentimiento a la eleccin de Dios, para ser la madre de su Hijo por obra del Espritu Santo Y toda su existencia est marcada por la certeza de que Dios est a su lado y la acompaa con su providencia benvola.Nuestra Seora de la Dulce Espera, aydanos a ser sencillos y pobres de corazn para alimentarnos de tu amor y crecer en fe y esperanza. Sabiendo que todo lo debemos esperar de tu Hijo, nuestro Salvador.Aydanos que a semejanza tuya vivamos con la certeza, de que Dios est a nuestro lado y nos acompaa con su divina providencia.

A cada intencin respondemos : Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por el momento del parto y del nacimiento.Por las intenciones particulares con que rezamos esta novena.

Oracin a la Virgen de la Dulce Espera

Virgen Mara, Madre de Dios,que cobijaste en tu seno al Salvador,te pedimos que nos protejas en este momento,en que confiadamente esperamos un hijo, para que podamos aceptarlo con amor;educarlo de modo que "crezca en sabidura,estatura y gracia" ante los ojos de Dios;y conducirlo con nuestro ejemplo a la casa del Padre.Amen.

Da QuintoNuestro hijo, plan de amor de Dios Padre

Cuando Jess cumpli doce aos, subieron a las fiestas segn la costumbre, y cuando estas terminaron se volvieron; pero el nio Jess se qued en Jerusaln, sin que lo supieran sus padres.Al tercer da lo encontraron, en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchndoles y hacindoles preguntas : todos los que oan quedaban desconcertados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo quedaron extraados, y le dijo su madre : Hijo Por qu te has portado as con nosotros? Mira con que angustia te buscbamos tu padre y yo!! El les contest: - Por qu me buscaban ? No saban que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre? Ellos no entendieron lo que les deca. El regres con sus padres a Nazaret y viva sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazn. Lc 2, 41 y 46 - 50

Reflexin

Durante los aos de su vida oculta en Nazaret, Jess "viva sujeto a ellos" (Lc. 2,51): sujeto a Mara pero tambin sujeto a Jos, porque este haca las veces de padre ante los hombres; de ah que el hijo de Mara era considerado tambin por la gente como "el hijo del carpintero" (Mt. 13,55).Cuando el evangelista nos dice que "Ellos (Jos y Mara) no entendieron lo que les deca" pone de relieve que an su madre viva en la intimidad con el misterio de Jess, hijo de Dios, slo por medio de la fe. "Feliz la que ha credo".

Oracin

Jess, concdenos comprender, con la ayuda de tu gracia, aquellas cosas y situaciones que se nos van presentando en la vida.Mara, madre de los vivientes, que acogiste la Vida en nombre de todos y para el bien de todos, guanos en el camino, protege a nuestros hijos y familias. Ensanos a estar en las cosas del Padre.

A cada intencin respondemosPor Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por nuestros hijos.Por nuestras familias.Por las intenciones particulares con que rezamos esta novena.

Padre nuestro

Da sextoMara, nuestra madre, est atenta a nuestras necesidades

Tres das despus se celebraron unas bodas en Can de Galilea, y la madre de Jess estaba all. Y Jess tambin fue invitado con sus discpulos. Y, como faltaba vino, la madre de Jess le dijo : "No tienen vino". Jess le respondi : Mujer Qu tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todava. Pero su madre dijo a los sirvientes : "Hagan lo que El les diga." (Jn 2, 1-5)

Reflexin

Mara manifiesta una maternidad nueva, segn el espritu, cuando va al encuentro de las necesidades del hombre. En Can de Galilea se muestra solo un aspecto concreto de la indigencia humana, aparentemente pequeo y de poca importancia ("no tienen vino"). Pero esto tiene un valor simblico. Mara se pone entre su Hijo y los hombres en la realidad de sus privaciones, indigencias y sufrimientos. En su papel de madre, se pone "en medio", se hace mediadora. Ella intercede por los hombres y se pone como portavoz de la voluntad de su Hijo: "Hagan lo que l les diga".

Oracin

Mara, madre del amor hermoso, intercede para que Jess atienda nuestras necesidades. Ensanos a hacer todo lo que l nos dice y a pedir en la oracin el conocimiento que todava nos falta para tener el gusto profundo de las cosas de Dios. Que sepamos ver las necesidades de los que nos rodean y podamos brindarnos generosamente, ayudando a quienes, en este momento fundamental, de sus vidas se encuentran solas y desamparadas.

A cada intencin respondemos:

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por las madres que estn solas.Por los padres que no tienen trabajo.Por la intencin particular con que rezamos esta Novena.

Ave Mara

Da SptimoTu hijo tambin tiene una misin

Todava estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera trataban de hablar con l. Alguien le dijo : "Tu madre y tus hermanos estn ah afuera y quieren hablarte" Jess les respondi "Quin es mi madre y quienes son mis hermanos? Y sealando con la mano a sus discpulos agreg "Estos son mi madre y mis hermanos, porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que est en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre". (Mt 12, 46-50)

Reflexin

Mara es la primera entre "aquellos que escuchan la palabra de Dios y la cumplen" Y por eso, aquella bendicin pronunciada por Jess se refiere en primer lugar a ella. Mara se convierte, en cierto sentido, en la primera "discpula" de su Hijo y por medio de su fe descubre otro sentido de su maternidad: una nueva maternidad segn el espritu y no nicamente segn la carne.

Oracin

Madre nuestra, Seora de la Dulce Espera, nos enseas que ms importante que el vnculo carnal es la relacin que nace y se forma por cumplir con lo que Dios nos pide. El amor se construye da a da, as queremos servir al Seor y aceptar su voluntad. Que podamos testimoniar el significado del amor autntico diciendo cada da que s. Acurdate de las familias que han abierto su corazn a la adopcin, aydalos en la alegra de su generosidad a que puedan gustar los hermosos nombres de padre y madre. Que tenindote a vos como modelo incomparable de acogida y cuidado de la vida puedan dar gracias cada da, por esa vida que se les entrega.

A cada intencin respondemos

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por los que desean adoptarPor la intencin particular con que rezamos esta Novena.

Padre Nuestro, Ave Mara y Gloria.

Da Octavo: Amar a Dios por sobre todas las cosas

Cuando Jess termin de hablar, una mujer levant la voz en medio de la multitud y dijo : "Feliz el seno que te llev y los pechos que te amamantaron" Jess le respondi : "Felices ms bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en prctica." (Lc 11, 27-28)

Reflexin

Esta frase constitua una alabanza para Mara como madre de Jess segn la carne. A travs de aquellas palabras ha pasado rpidamente por la mente de la muchedumbre, al menos por un instante, el evangelio de la infancia de Jess. Es el evangelio en que Mara est presente como la madre que concibe a Jess en su seno, lo da a luz y lo amamanta maternalmente: la madre-nodriza a la que se refiere aquella mujer del pueblo. Gracias a esta maternidad, Jess es un verdadero hijo del hombre. Jess con su respuesta quiere quitar la atencin de la maternidad entendida slo como vnculo de carne, para orientarla hacia aquel misterioso vnculo del espritu, que se forma en la escucha y la observancia de la palabra de Dios.

Oracin

Mara, muchachita de Nazaret, vos que viviste las dimensiones de lo humano y de lo femenino de manera perfecta, intercede por nosotros, para que seamos atentos escuchas de la Palabra de Dios. Aleja de nosotros todo lo que nos impida practicar lo que Jess nos ense. Pon en nuestra boca, tus palabras, tus intenciones y todo lo que pueda abrir nuestro corazn al bien y al amor.

A cada intencin respondemos:

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por que las mujeres puedan amamantar a sus hijos, dndoles su leche y amor.Por que todos los padres puedan ayudar a crecer a los hijos.Por la intencion con que rezamos esta novena.

Rezamos:

Oh, Mara, aurora del mundo nuevoa Ti confiamos la causa de la vidaHaz que quienes creen en tu Hijosepan anunciar con firmeza y amora los hombres de nuestro tiempoel Evangelio de la Vida.Alcnzales la gracia de acogerlocomo don siempre nuevoLa alegra de celebrarlo con gratituddurante toda su existenciay la valenta de testimoniarlocon confianza.

Da NovenoJess nos da a Mara como madre

Al ver a la Madre y cerca de ella al discpulo a quien l amaba, Jess le dijo : "Mujer, aqu tienes a tu hijo". Luego dijo al discpulo: "Aqu tienes a tu madre". (Jn 19, 25-27)

Reflexin

La maternidad de Mara, que se convierte en herencia del hombre, es un don: un don que Cristo mismo hace personalmente a cada hombre. A los pies de la cruz comienza aquella especial entrega del hombre a la madre de Cristo. La entrega es la respuesta al amor de una persona y, en concreto, al amor de la madre. Por eso, a travs de los siglos, de entre los diversos pueblos y naciones de la tierra, el hombre se dirige a Mara, con veneracin y confianza, como quien se dirige a su madre, y busca en su fe el sostn para la propia fe.

Oracin

Mara Santsima, Madre de Jess y Madre nuestra, sabemos que nos acompaas en el camino de la vida intercediendo por nosotros y por nuestras necesidades, danos un corazn fuerte y generoso. Gracias porque cada uno de nosotros somos participes de la vida de Dios.Te pedimos que nos ensees a respetar, proteger y defender la vida, especialmente la ms dbil e inocente.Inspira y protege especialmente a aquellos hombres y mujeres que condicionados por el medio y las circunstancias que los rodean, no llegan a ver que la vida es siempre un bien. Que ellos sepan que "Ninguna cosa es imposible para Dios" (Lc. 1,30 37) y se entreguen con confianza a su providencia benvola.Bendcenos y guanos en este camino para poder florecer en virtud y santidad. Confiamos en tu intercesin y esperamos con fe que Jess nos conceda lo que pedimos.

A cada intencin respondemos:

Por Mara, nuestra madre, te lo pedimos Seor Por los bebs no deseados, sus madres y padres.Por los nios abandonados.Por los que sufren.Por las intenciones particulares con que rezamos esta Novena.

Oracin a la Virgen de la Dulce Espera

Virgen Mara, Madre de Dios, que cobijaste en tu seno al Salvador,te pedimos que nos protejas en este momento,en que confiadamente esperamos un hijo, para que podamos aceptarlo con amor;educarlo de modo que "crezca en sabidura, estatura y gracia" ante los ojos de Dios;y conducirlo con nuestro ejemploa la casa del Padre.Amen.

Hermosa Seora de La leche, amadsima madre del Nio Jess y Madre ma, escucha mi humilde oracin. Tu corazn de madre sabe todos mis deseos, todas mis necesidades. Solo a ti, Inmaculada Virgen, tu hijo Divino ha dado a comprender los sentimientos que llenan mi alma. Tuyo fue el sacro privilegio de ser Madre del Salvador. Intercede ahora con l, mi amadsima Madre, para que, de acuerdo con Su voluntad, pueda yo ser madre de otros hijos enviados por Nuestro Seor. Esto pido, O Seora de La Leche, en nombre de tu Hijo Divino, mi Seor y Redentor. Amn.O Seor Jesucristo, por la intercesin de Tu tierna Madre, Nuestra Seora de la Leche, quien te llev cerca de su corazn durante esos largos meses antes de tu nacimiento, me entrego en tus manos. Lbrame te imploro, de preocupaciones intiles y consumidoras. Acepta el sacrificio de mis males y dolores, los cuales yo uno con tus padecimientos en la cruz. Sobre todo, misericordioso y amadsimo Jess, protege de todo mal a este hijo que t me has dado, dotndolo de la salud y vigor que necesita cada nio. Inculca en mi corazn y en mis labios las palabras y las oraciones de tu Madre y la ma, Nuestra Hermosa Seora de La Leche. Todo esto pido en fin de que mi hijo y yo podamos vivir para alabar eternamente tu Santo Nombre. Amn.A ti, Hermosa Seora de La Leche, y a tu hijo Divino, dedico ahora esta criatura que nuestro Seor me ha dado. Pido que me obtengas las gracias fsicas y espirituales que necesito, para cumplir mis deberes a cada momento. Insprame con los sentimientos maternales que sentiste durante la poca que pasaste al lado del Nio Jess. Consigue que yo, imitndote a ti, O Seora de la Leche, alimente a mi hijo en perfecta salud. En todas las cosas, aydame a seguir el ejemplo, que t, modelo perfecto de todas las madres, me has dado. Permite que mi familia refleje las virtudes de tu Sagrada Familia en Nazaret. Por ltimo, encomiendo a tu carioso cargo todas las madres de la tierra, en cuyas manos l ha confiado las almas de Sus pequeos. Amn.