Mujer en la Revolución Mexicana El proceso ?· Mujer en la Revolución Mexicana El proceso revolucionario…

  • Published on
    25-Sep-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

  • Mujer en la Revolucin Mexicana

    El proceso revolucionario en Mxico

    La Revolucin Mexicana fue una serie de alzamientos populares armados espontneo,

    entre cuyo objetivo encontramos reivindicaciones econmicas y sociales, reclamos de

    las comunidades indgenas por el acceso a la tierra, de la clase media por falta de

    oportunidades de liderazgo y de participacin poltica, la revolucin en s fue un gran

    conflicto que cambi los papeles en la sociedad mexicana de manera muy importante.

    Se luch por la tierra, en contra de las desigualdades y las diferencias entre los

    individuos.

    Las mujeres en la revolucin

    La historia oficial, profundamente patriarcal, ha creado una idea folklrica y romntica

    sobre la participacin de la mujeres en la Revolucin Mexicana, llamndola de frases

    como: soldaderas, adelitas, compaera de los Juanes y otras parecidas, crendoles

    un estereotipo de mujeres abnegadas y valientes soldaderas, amantes fieles, heronas y

    guerrilleras, para ocultar as su papel de luchadoras conscientes y heroicas, en un nivel

    igualitario con los hombres revolucionarios.

    La participacin de las mujeres durante la revolucin mexicana de 1910 no se limit

    exclusivamente al sostenimiento de sus hombres y a cuestiones de armas. Enseguida

    podremos ver las funciones que desempearon las soldaderas y las combatientes, cul

    era su ideologa.

    Las soldaderas Tradicionalmente, se da por hecho que la nica participacin femenina

    en la Revolucin, fue el de las soldaderas:

    Las imprescindibles soldaderas, mujeres que al lado de los caudillos o de sus hombres

    realizaban en los campos de batalla actividades indispensables para la sobrevivencia de

    los ejrcitos y sus seguidores.

    Las soldaderas, en su gran mayora mujeres campesinas, necesitaron masculinizarse

    completamente, en lo exterior y en lo interior: vestirse como hombres, y conducirse

    como hombre; ir a caballo, como todos, resistir las caminatas y a la hora de la accin

    demostrar con el arma en la mano que no es una soldadura, sino un soldado, fueron

    doblemente rebeldes: rebeldes a las polticas del rgimen y rebeldes a su adscripcin de

    gnero, fueron indispensables para la Revolucin; entregada a las tareas tradicionales:

    cocinar, cuidar a los hijos, confortar a los heridos, curarlos; como en tareas ms

    arriesgadas, menos femeninas: intercambiar y contrabandear informacin, armas,

    vituallas, parque. Ellas tambin empuaron las armas y dispararon defendiendo sus

    convicciones, su vida y su libertad.

    Las soldaderas se incorporaron a la bola por primera vez en la revolucin: como

    compaeras de los soldados, viajaban con las tropas, seguan paso a paso a sus esposos,

    a sus parejas que haban sido tomados en leva (reclutados) por el bando federal. Las

    soldaderas, cuidaban a los hijos, confortaban sexualmente a los hombres; eran esposas,

    compaeras, cmplices, madres, se encargaban de cuidar a las tropas, cargaban las

    mochilas, buscaban agua para dar de beber a los soldados, acondicionaban las barracas

  • para proteger a los hombres de la intemperie, hacan la comida, curaban a los heridos y

    enfermos, lavaban la ropa, ofrecan consuelo, etctera, y aunque tambin llegaban a

    tomar las armas, esto no era algo muy comn.

    Las soldaderas, tambin soportaron psimas condiciones de vida, miseria, desnutricin,

    embarazos, partos y la crianza de sus hijos e hijas bajo las peores circunstancias.

    Cuando sus esposos moran en combate, las soldaderas podan buscarse otro hombre

    (para los soldados era esencial tener a su vieja que los cuidara y para las mujeres un

    hombre que las protegiera) o usar el uniforme y el arma del difunto para lanzarse al

    combate. Cabe sealar que despus de la Revolucin, las soldaderas continuaron

    ocupando su papel tradicionalista como amas de casa.

    Las revolucionarias

    Igualmente se ha generalizado la idea de que las mujeres revolucionarias nicamente se

    encargaban de procurar el bienestar de los soldados, pero tambin, existieron otro tipo

    de mujeres de todas las clases sociales, que fueron piezas clave en esta lucha armada y a

    las cuales no se les ha dado el debido reconocimiento.

    Centenas de mexicanas, sin distincin de clase, de creencias religiosas o posicin

    econmica, participaron activamente en el movimiento revolucionario de 1910. Fueron

    mujeres que desde la trinchera de las arma, como las combatientes o del pensamiento,

    como activistas intelectuales, desempearon grandes funciones.

    Las revolucionarias que combatieron en los ejrcitos rompieron con los esquemas

    establecidos y con fusil en mano, participaron en batallas, emboscadas y tiroteos dentro

    de la lnea de fuego.

    Las mujeres combatientes no asumieron las tareas tradicionalmente femeninas, y para

    enfrentar un mundo dirigido por hombres, muchas de ellas se vestan y actuaban como

    hombres, escondan sus identidades para demostrar que no eran mujeres, sino soldados

    y as poder enrolarse en los bandos de oposicin ya fueran maderistas, villistas,

    zapatistas. Todos estos ejrcitos contaban entre sus tropas con mujeres combatientes,

    varias fueron ascendidas a coronelas y lideraban tropas masculinas. Se menciona que

    muchas de ellas utilizaban pseudnimos como La Coronela, La Chata, La Corredora, La

    Gera Carrasco, lo cual les otorgaba una identidad de igualdad y poder frente a los

    hombres.

    El numero de mujeres combatientes en los frentes de batalla, no slo fue importante

    por el hecho de haber sido ellas quienes empuaron las armas, sino porque estuvieron al

    frente de batallones de soldados y guerrilleros, en cuyas acciones blicas lograron

    derrotar, hasta el exterminio, el papel no menos relevante fue el de las agentes

    confidenciales que exponiendo sus vidas entregaban mensajes secretos de los altos jefes

    militares, as como el de las enfermeras militares y voluntarias que perdieron la vida en

    combates o en los hospitales derrumbados.

    Otros miles de mujeres fungieron como espas, abastecedoras y transportadoras de

    armas y municiones, como agentes confidenciales, enlaces, correos, propagandistas,

    fueron sobre todo tareas clandestinas, dentro de estas actividades. Algunas se hacan

    pasar como vendedoras entre las tropas federales y arrancaban a los soldados

  • informacin de movimientos, trincheras y armamento que entregaban a los jefes

    rebeldes.

    Tambin se realizaron actividades como enfermeras, despachadoras de trenes,

    empleadas de oficina, telegrafistas, propagandistas de las ideas revolucionarias,

    reporteras, editoras de peridicos, maestras.

    Concluida la Revolucin, la lucha femenina por eliminar aquellos factores que an

    imponan un estatus de inferioridad social sigui firme. Un sector de mujeres particip

    en los destinos nacionales con mayor conciencia de su labor y pele por que las

    demandas de igualdad legal, planteadas desde la Revolucin, tuvieran efecto. En los

    primeros aos de la dcada de los veinte los grupos y ligas femeninas proliferaron,

    sufrieron represiones y mantuvieron un beligerante espritu de lucha. Al terminar la

    revolucin, algunas mujeres recibieron pensiones como veteranas de la Revolucin

    Mexicana.

    Otras mujeres procedentes de las clases sociales medias o altas eran intelectuales y se

    dedicaban a la militancia. Participaron en peridicos de oposicin, cuando estas

    publicaciones significaban sacrificios, angustias y encarcelamientos. Formaron

    organizaciones polticas que influyeron en el movimiento feminista que comenzara en

    las dcadas de 1920 y 1930.

    Desde todos los lados, la importantes de la participacin de las mujeres en este proceso

    revolucionarios mexicanos es indiscutible, sin embargo y a pesar de los distintos

    papeles que desempe cada una de ellas, hay una cosa que unifica esta diversidad: la

    poca valoracin y reconocimiento a su labor y a sus contribuciones, el anonimato y el

    silenciamiento de su papel en la historia de Mxico.

    Revolucionarias simblicas: Ramrez, Guitrrez y Serdn

    Durante el periodo revolucionario, miles de mujeres en el medio urbano y rural se afilan

    a organizaciones y al partido que tratan de derrocar al gobierno porfirista, no obstante su

    papel en estos sitios no aparece claro. Para conocer esta participacin tomo el caso de

    tres revolucionarias maderistas ejemplares:

    Valentina Ramrez Valentina fue una combatiente armada durante el periodo

    revolucionario, quien se uni al movimiento encabezado por Francisco I. Madero,

    particip en la toma de Culiacn Sinaloa y gan el grado de teniente.

    A este personaje se le conoce sobre todo a travs de corridos y leyendas, pues Valentina

    era pobre y no contaba con estudios. Se dice que las canciones conocidas como corridos

    revolucionarios y pelculas han sido creadas para contar la historia de la Valentina.

    Como se puede observar, Valentina Ramrez, es una mujer combatiente, de carcter

    imponente, que adopta un estilo masculino para combatir en la Revolucin, lo cual

    indica que no es una soldadera tradicional, sino una combatiente, siempre esta armada y

    en lucha por sus ideales.

  • Juana Beln Gutirrez de Mendoza Esta admirable y valiente mujer, smbolo de la

    actividad poltica, fue periodista y precursora de la revolucin, comandaba un batalln

    formado por las viudas, hijas y hermanas de los combatientes muertos.

    De ideas liberales, comenz a incursionar en el periodismo colaborando en los

    peridicos El Diario del Hogar y El hijo del ahuizote en donde, por defender los

    derechos de los trabajadores, en 1897 fue a dar a la crcel, acusada de publicar un

    reportaje sobre las malas condiciones laborales. Al salir de prisin funda el peridico

    Vsper, en el que sigue criticando a la administracin de Porfirio Daz, adems de atacar

    a la Iglesia y al Estado. Ella misma redactaba e imprima sus contenidos, sin embargo,

    la valiente mujer fue denunciada y su prensa decomisada. Temerosa de visitar por

    segunda vez la crcel se traslad a la ciudad de Mxico y en 1902 reanud la

    publicacin de Vsper con sus consecuentes ataques al gobierno que, con diversas

    interrupciones en su publicacin, se mantiene hasta 1935.

    Finalmente Juana Blen ocup la direccin del hospital de Zacatecas, fue inspectora de

    escuelas federales y particip en la elaboracin del Plan de Ayala.

    Carmen Serdn Alatriste Estudi en escuelas privadas, form grupos

    antirreeleccionistas y difundi los principios de la democracia. Fue herona en los

    acontecimientos de Puebla donde se marc el estallido de la Revolucin Mexicana.

    Carmen Serdn fue combatiente, distribuy armas, fue correo a favor del movimiento e

    imprimi proclamas En sus actividades secretas tuvo el seudnimo de Marcos Serratos.

    Pese a estar encarcelada tras el enfrentamiento del 20 de noviembre de 1910, Carmen

    Serdn encabeza la Junta Revolucionaria de Puebla, formada el 10 de diciembre por un

    grupo de mujeres en el que hace propaganda revolucionaria. Tambin apoy la campaa

    de antirreelecionista de Madero y entre 1911 y 1912 y junto con otras mujeres

    maderistas, sostienen en la publicacin Nueva Era, su lucha contra la idea de

    inferioridad femenina, su aspiracin a tener acceso a la instruccin en todos los niveles

    y a ser tiles a s mismas, a la familia y a la sociedad, pero no ambicionan posiciones

    igualitarias frente al hombre; finalmente, durante la etapa constitucionalista, se dedic a

    la enfermera.

    Entre ellas, podemos mencionar a las mujeres de clase educada y letrada, quienes

    pelearon por los ideales en una forma ms diplomtica mientras las mujeres pobres

    responden a esos cambios sociales peleando en el campo de batalla. Unas iban a la

    crcel, otras moran, pero todas estas mujeres revolucionarias pelearon al lado, no detrs

    ni debajo de los hombres.

    La Revolucin Mexicana fue una lucha hitrica en la que se intentaron transformar el

    sistema poltico y social creado por Porfirio Daz, las exigencias de zapatistas y villistas

    de tierra, justicia y libertad estremecieron el territorio nacional.

    En efecto las mujeres se insertaron en roles, mientras las soldaderas en efecto cuidaban

    y apoyaban a sus compaeros, miles de combatientes, particpaban en decenas de frentes

    de carcter militar y civil con una mentalidad propia, en defensa de sus ideales. En

    cuanto a estos tres personajes simblicos de la revolucin mexicana, puedo concluir que

    estas mujeres son un ejemplo claro de la participacin de mujeres de distintas clases

    sociales..

  • La participacin de las mujeres en el mbito poltico fue de vital importancia. Las

    magonistas, como Juana Beln Gutirrez y Dolores Jimnez y Muro, llevaron a cabo un

    movimiento para liberar a los presos polticos en 1911; las maderistas Teresa

    Arteaga y Carmen Serdn formaron grupos antirreeleccionistas y difundieron los

    principios de la democracia.

    En el movimiento que apoy a Venustiano Carranza la presencia de las mujeres tambin

    fue destacada. Ah encontramos a Hermila Galindo quien sostena que la participacin

    activa de las mujeres deba darse tanto en los asuntos polticos del pas como en los

    privados. Ella fue una de las feministas ms importantes en Mxico entre 1915 y 1919.

    Cmo olvidar el papel que desempearon Lucrecia Torriz, Isabel Daz y Carmen Cruz

    en las huelgas de Cananea y Ro Blanco

    Mara Andrea Villarreal Gonzlez

    Naci en Lampazos en 1881. Era hermana de Antonio I. Villarreal. Su principal labor

    fue criticar, por medio del periodismo, al rgimen de Porfirio Daz y al de Estados

    Unidos. Luch, junto con el grupo de los Hermanos Flores Magn, en varias batallas en

    Coahuila y Nuevo Len.

    Julia Nava de Ruisnchez

    Maestra nacida en 1883, en el municipio de Galeana. Fue una de las fundadoras del

    Club Femenil Antirreeleccionista "Hijas de Cuauhtmoc" .

    Mara Gonzlez

    Naci en Monterrey en 1881. Muy joven emigr a San Antonio, Texas, donde

    administr un hotel que sirvi de alojamiento a muchos revolucionarios, entre ellos a

    Francisco I. Madero.

    Carolina, alias La Teniente

    Naci en Monterrey y a los 20 aos escap de casa para darse de alta en las fuerzas

    carrancistas, acampadas en el municipio de Salinas Victoria. Despus de las batallas,

    saqueaba las casas de las familias pudientes. Su muerte ocurri a manos de los

    huertistas, durante el primer ataque a Monterrey por las tropas revolucionarias en 1913.

    Pienso que la Revolucin Mexicana fue un periodo que abri las puertas a la

    participacin femenina en todos los mbitos, pues no slo se rompi con las estructuras

    polticas, sino tambin con las sociales y con ello se derrumbaron muchas de los

    atavismos sociales que limitaban a las mujeres, encajonndolas en las llamadas tareas

    femeninas. Durante este periodo, las mujeres tomaron conciencia de sus capacidades y

    empezaron a tener una participacin ms activa en la vida poltica, cultural y social de

    nuestro pas: se expresa en la prensa, funda movimientos y organizaciones a favor de los

    diversos candidatos, al mismo tiempo que inicia una lucha con el fin de que se le

    reconozca como persona y exige sus derechos, como el derecho al voto

Recommended

View more >