Los roma / gitanos en Rumana (pdf)

  • Published on
    13-Feb-2017

  • View
    213

  • Download
    1

Transcript

Los roma/gitanosLos roma/gitanosen Rumaniaen RumaniaPresentacinUna mirada histrica a los roma/gitanos en RumaniaIdentidad y diversidad de los roma/gitanosTrabajo, ocupaciones e ingresos La experiencia de la discriminacin Potencial migratorioConclusin: el doble crculo vicioso de la exclusinNmero 10. Octubre 2008DOSSIERFoto: Ovidiu IsanDOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG34E s prcticamente imposible contar con cifras fiables sobreel nmero de roma/gitanos que habitan actualmente enRumania. Al igual que en algunos otros pases de EuropaCentral y del Este, los censos de poblacin en Rumania recogeninformacin sobre la filiacin tnica de sus ciudadanos y pro-porcionan as una cifra oficial de romanes que, no obstante, todoel mundo admite que queda muy lejos de las cifras reales. As, los ciudadanos de Rumania que se declararon roma en elltimo censo del ao 2002 fueron 535.140 (Tabla 1) mientrasque los clculos de diferentes actores suelen situar la cifra realentre un milln y medio y dos millones de individuos, habiendoincluso los que elevan la cifra hasta los dos millones y medio,lo que supondra ms del diez por ciento de la poblacin totaldel pas. El presente Dossier est dedicado a la situacin de los roma/gitanos en Rumania.Tras esta presentacin, se lleva a cabo un breve recorrido por la historia de los romaen Rumania desde su llegada a la regin en la Edad Media hasta el momento actual.Las secciones posteriores ofrecen un resumen de algunos de los resultados de laltima investigacin realizada en Rumania sobre la situacin de los roma en aquelpas. Esta investigacin fue publicada en abril de este mismo ao 2008 bajo el ttuloVinomai aproape. Incluziunea si excluziunea romilor in societatea romaneasca de azi (Venms cerca. Inclusin y exclusin de los roma en la sociedad rumana actual).Tabla 1. Distribucin tnica de la poblacin en Rumania en los censos de 1930-2002Ao Poblacin Grupos tnicostotalRumanos Hngaros Roma/ Ucranianos Alemanes Rusos- Turcos Ttaros Serbios,Gitanos Lipoven croatas1930 14 280 729 11 118 170 1 423 459 242 656 45 875 633 488 50 725 26 080 15 580 50 310 1956 17 489 450 14 996 114 1 587 675 104 216 60 479 384 708 38 731 14 329 20 469 46 517 1966 19 103 163 16 746 510 1 619 592 64 197 54 705 382 595 39 483 18 040 22 151 44 236 1977 21 559 910 18 999 565 1 713 928 227 398 55 510 359 109 32 696 23 422 23 369 43 180 1992 22 810 035 20 408 542 1 624 959 401 087 65 472 119 462 38 606 29 832 24 596 33 769 2002 21 680 974 19 399 597 1 431 807 535 140 61 098 59 764 35 791 32 098 23 935 29 570 Los roma/gitanosLos roma/gitanosen Rumaniaen RumaniaDOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 35 Los censos de poblacin enRumania recogen informacinsobre la filiacin tnica de susciudadanos y proporcionan asuna cifra oficial de romanes que,no obstante, todo el mundoadmite que queda muy lejos delas cifras realesAlgunos factores que explican la distancia entre los censos oficialesy las cifras reales de roma/gitanos (caracterstica comn en todos lospases que recogen el origen tnico de la poblacin en sus censos),han sido estudiados por Marushiakova y Popov1 que destacan tantolos errores voluntarios o involuntarios que comenten las personasque aplican las encuestas censales, como la resistencia de los propiosroma a auto identificarse como tales por temor a posibles conse-cuencias negativas. Otro factor importante es, asimismo, la no iden-tificacin de algunos grupos de romanes con la categora tnica roma. En este sentido, diferentes estudios sobre la poblacin roma enRumania y, en especial, el publicado en 2008 Inclusin y exclusinde los roma en la sociedad rumana actual al que se dedicar partede este Dossier, han puesto de manifiesto la diversidad de gruposromanes que existen en Rumania. La constatacin de tal diversidadpone en cuestin los enfoques que se aproximan al mosaico derealidades roma como si se tratara de un todo homogneo. De igualmodo, esta diversidad subraya la dificultad de adecuar las polticaspblicas en favor de los roma. La investigacin Inclusin y exclusin de los roma en la sociedad rumana actualLa investigacin Inclusin y exclusin de los roma en la sociedad rumana actual se desarroll en el marco del proyecto "Con-solidarea Capacitatii Institutionale si Dezvoltarea de Parteneriate pentru Imbunatatirea Perceptiei si Conditiilor Romilor" financiadocon fondos Phare de la Unin Europea entre octubre de 2006 y abril de 2008 y cuyo organismo beneficiario, dentro del gobiernorumano, fue la Agencia Nacional para los Roma. La investigacin combin enfoques cuantitativos y cualitativos. Por lo que respecta a los mtodos cuantitativos, se aplic unaencuesta a una muestra de 2.000 personas en todo el pas. 1.000 de ellas eran una muestra representativa de poblacinroma/gitana y el resto eran una muestra comparativa de no romanes que vivan en reas o en el entorno prximo a reas conalta presencia de poblacin roman; los resultados de la muestra comparativa, por tanto, no deben entenderse como repre-sentativos de la poblacin total. En cuanto al componente cualitativo de la investigacin, se llev a cabo un anlisis de 36 estudiosde caso en comunidades romanes. Estos estudios de caso fueron elaborados durante el verano de 2007 por una red de inves-tigadores de campo que estuvieron visitando comunidades roma durante varias semanas haciendo entrevistas yobservacin. El estudio, en el que participaron varios autores, fue coordinado por el socilogo hngaro Gbor Fleck. El texto completo seencuentra disponible en rumano y en ingls en el enlace: www.sper.org.ro/index.php?page=13 Las fotografas utilizadas en este Dossier, salvo que se indique especficamente su autora, fueron tomadas por los investigadores endiferentes localidades durante la realizacin del trabajo de campo.1 Marushiakova, E. y Popov, V. (2001) Historical and ethnological background. En: Guy W (ed.) Between past and future: the Roma of Central and Eastern Europe.University of Hertfordshire Press, Hatfield, England, pp 3353DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG36La historia de los romanes en toda Europa ha estado marcada por intentos de expulsin,asimilacin, persecuciones y discriminacin, pero el devenir de los roma en Rumania constituyeun caso singular. Su fecha de llegada a la regin no se conoce con exactitud, pero desde el sigloXV y hasta 1864, en los principados de Valaquia y Moldavia, cuyos territorios pertenecen hoyal Estado rumano, los romanes fueron sometidos a esclavitud y servidumbre en propiedad deseores feudales o de monasterios. Una mirada histrica a losroma/gitanos en RumaniaSE VENDE Un Buen Lote deESCLAVOS GITANOSa la venta en el Monasterio de San Elasel 8 de Mayo de 1852compuesto de 18 hombres10 chicos, 7 mujeres y 3 niasen buena condicin.2 Reproducido en Hancock, I. (1987) The Pariah Syndrome, Ann Arbor, Michigan: Karoma Publishers. 3 European Roma Rights Center (2001), State of Impunity: Human Rights Abuse of Roma in Romania, Country Reports Series. Budapest.4 Hancock, I., (1987), op. cit.5 Regin dividida hoy entre Moldavia y Ucrania.6 Fraser, A. (2005), Los Gitanos, Ariel, Barcelona [Original: The Gypsies, Oxford: Blackwell, 1992 y 1995].L os roma nacan esclavos y podan ser comprados yvendidos. Unos fueron sedentarizados y utilizados paratrabajos de agricultura, mientras que otros mantuvieron unestilo de vida itinerante. Estos ltimos eran propiedad de undeterminado boyardo (nobles terratenientes), practicaban suartesana tradicional y volvan de tiempo en tiempo a pagar tributoa su dueo. En cuanto a la regin ms occidental de Transilvania,la ms rpida modernizacin y las polticas asimilacionistas de corteilustrado promovidas por los Habsburgo determinaron unaevolucin histrica distinta e impusieron una rpida sedentarizacinde los roma.Nmadas o sedentarios, en Valaquia y Moldavia la servidumbre fuela norma hasta la abolicin de la esclavitud en 1864, ya fuera porquelas revoluciones a lo largo de Europa llevaron vientos abolicionis-tas, o porque el rgimen de servidumbre se hizo econmicamen-te inviable3. Muchos gitanos emigraron entonces por miedo a serre-esclavizados y estos grupos crearon la dispora de los vlach ogitanos valacos, que se pueden encontrar hoy en todo el mundo.No obstante, algunos se vieron obligados a ofrecerse a sus antiguospropietarios debido al severo empobrecimiento que sufrieron4. Durante el primer tercio del siglo XX floreceran en Rumania, al igualque en otros pases de la regin, organizaciones polticas y culturalesromanes as como publicaciones en roman. No obstante, durantela Segunda Guerra Mundial los roma rumanos fueron castigados porel rgimen pro-nazi de Ion Antonescu. Entre 1941 y 1943 se calculaque unos noventa mil roma fueron deportados a Transnistria5 dondealrededor de la tercera parte murieron por malnutricin y enferme-dades6.Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos comunistasejecutaron polticas de asimilacin de los roma rumanos. Uno delos primeros entre estos programas, aplicado desde 1946, fue el deAnuncio de venta de gitanos en un monasterio de Valaquia enel siglo XIX.2DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 37asentar forzosamente a aquellos roma que tenan un estilo de vidaitinerante. Para asegurar una mayor eficacia de esta poltica, lascaravanas y los caballos les eran confiscados. A principios de ladcada de los cincuenta, el Ministerio del Interior comenz adispersar a los roma de las comunidades compactas y a forzarlesa su asentamiento en la periferia de pueblos habitados por rumanosque, en numerosas ocasiones, les recibieron con actitudeshostiles7. Aunque la igualdad formal estaba garantizada para todoslos ciudadanos, muchos roma permanecieron en una situacin socialms precaria y situaciones severas de pobreza se agudizarondurante los aos setenta. El carcter ultranacionalista que NicolaeCeaucescu adopt durante su mandato amenazaba el estatus delas minoras sobre las que pesaba la sospecha de deslealtad alproyecto socialista. Los roma, en particular, eran vistos como unobstculo para la modernizacin de Rumania8. No obstante, elderecho y la obligacin del trabajo aseguraron unos mnimosestndares a muchos roma, a veces comparables con los del restode la poblacin9. Tras la Revolucin de diciembre de 1989, la transicin a unaeconoma de mercado fue especialmente dura en Rumania que sufrivarias crisis econmicas. Como resultado de ellas, el nmero depersonas que se encontraron en situacin de pobreza aumentdurante la dcada de los noventa entre distintos segmentos de lapoblacin especialmente vulnerables. No obstante, las situacionesde exclusin de muchos roma rumanos presentaban algunas carac-tersticas distintivas que no era frecuente encontrar en otros grupos,como por ejemplo la carencia de documentos de identidad o losproblemas relacionados con la legalidad de sus lugares de residencia. En un clima de incertidumbre poltica y social los sentimientos anti-gitanos emergieron con fuerza y provocaron una oleada de violenciaracial. Especialmente entre 1990 y 1993, muchas comunidadesromanes por toda Rumania fueron vctimas de ataques racistas enlos que se quemaron casas y se destruyeron propiedades sin quelas fuerzas de orden pblico procuraran una adecuada proteccin.En 1991, la organizacin Human Rights Watch denunciaba lapersecucin de la que eran objeto los roma en Rumania:7 Human Rights Watch (1991), Destroying Ethnic Identity: The Persecution of Gypsies in Romania, New York: A Helsinki Watch Report, September 1991.8 European Roma Rights Center (2001), op. cit. 9 Fraser, A. (2005), op. cit.El odio y la violencia tnica contra los roma en Rumania hasufrido una escalada dramtica desde la Revolucin de 1989.Durante los ltimos 20 meses ha sido raro el mes en que no seproduca un nuevo ataque contra un asentamiento roman. Lascasas de los roma han sido quemadas, sus posesionesdestruidas, han sido expulsados de pueblos y, en algunos casos,no se les ha sido permitido regresar a sus casas. Al menos cincoroma han perdido la vida durante estos episodios de violenciay muchos otros han sido apaleados. A pesar de todo, lasautoridades rumanas han demostrado una incapacidad absolutapara perseguir a los responsables de esta violencia.10Este clima provoc la salida del pas de varios miles de romanessolicitando asilo poltico en Europa occidental, especialmente enAlemania. Esta primera ola de migrantes rumanos se resolvi conun acuerdo bilateral de readmisin de noviembre de 1992 entreAlemania y Rumania, despus de que se produjera una fuertereaccin de rechazo en el primer pas. La alarma social que sedespert tuvo como dramtico resultado una serie de ataquesracistas por parte de bandas neo-nazis contra los roma rumanos.El Estado alemn entreg 100 millones de marcos a Rumania parala reintegracin de 50.000 retornados, la mayora de los cuales eranroma. Tambin datan de aquellos das las primeras apariciones deroma rumanos en ciudades espaoles, aunque entonces ennmeros an escasos11. Durante los aos posteriores, los sentimientos anti gitanossiguieron produciendo episodios de violencia racista, aunque dediferente naturaleza. Una investigacin llevada a cabo por la orga-nizacin European Roma Rights Center en 1996, concluy queaunque el clima de agresiones hacia los gitanos de principios de losnoventa se haba suavizado, se seguan produciendo casos deagresiones racistas, habiendo pasado a ser los miembros de lasfuerzas del orden sus mayores perpetradores12. Otro fenmeno que ha acompaado y estimulado el rechazo dela sociedad mayoritaria rumana hacia los roma han sido los pro-nunciamientos por parte de personajes de relevancia pblica encontra de aqullos. El hecho de que la Unin Europea consideraraque la situacin de desproteccin y exclusin severa de los romaera una asignatura que deba ser superada de cara a la adhesinde Rumania a la Unin, junto con el rechazo social queprovocaban los migrantes roma rumanos en otros pases occi-dentales, fueron un desencadenante de expresiones pblicas deodio racial dentro de Rumania. Los gitanos se convirtieron en chivosexpiatorios de una supuesta mala imagen internacional deRumania13. Estudios publicados en aquellos aos revelaban la gravedad de estasituacin. El Etnobarmetro de mayo-junio de 2000 del Centro deDOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG38Investigacin de Relaciones Intertnicas de Cluj-Napodacaapuntaba a que el ochenta y cuatro por ciento (84%) de los rumanosexpresaban aversin hacia los roma14. Los resultados de loscomicios electorales el 26 de noviembre de aquel mismo ao,erigieron al representante del Partido de la Gran Rumania (PartidulRomania Mare, PRM) Corneliu Vadim Tudor como candidato a lapresidencia al obtener en la primera vuelta el 28% de los sufragios.El lder del PRM se caracteriz en sus intervenciones pblicas pormensajes racistas contra los roma (aunque tambin contra los judosy los hngaros). Durante el nuevo siglo Rumania fue avanzando hacia su entradadefinitiva en la Unin Europea el uno de enero de 2007. La ComisinEuropea continu presionando y asignando recursos financierosdurante estos aos para que el gobierno dispusiera medidas paramejorar la situacin de los roma y aumentar su proteccin frente ala discriminacin y el racismo. Aunque se pusieron por fin en marchadiferentes polticas y programas en favor de la minora roma, nadiesostiene que la situacin haya mejorado sustancialmente. Noobstante, las posturas de la poblacin mayoritaria son ms suaveshacia los roma segn revelan encuestas ms recientes y el nivel deviolencia contra los roma est lejos del que se produjo en los aosnoventa. Pero los roma siguen siendo el grupo ms desfavorecidode la sociedad rumana y la percepcin de que una imagen pobrede Rumania en el exterior se debe a los migrantes romanes saltde nuevo a la primera plana con motivo de las sucesivas crisis delos roma rumanos en Italia desde el otoo de 2007. Fernando Villarreal El hecho de que la UninEuropea considerara que lasituacin de desproteccin yexclusin severa de los roma erauna asignatura que deba sersuperada de cara a la adhesinde Rumania a la Unin, junto conel rechazo social que provocabanlos migrantes roma rumanos enotros pases occidentales, fueronun desencadenante deexpresiones pblicas de odioracial dentro de Rumania. 10 Human Rights Watch (1991), op. cit. 11 Gamella, Juan F. (2007), La inmigracin ignorada: Rom/gitanos de Europa oriental en Espaa 1991-2006 en Gazeta de Antropologa, n 23, 2007.12 European Roma Rights Centre (1996), Sudden Rage at Dawn: Violence against Roma in Romania, Country Reports Series No. 2, Budapest.13 Por destacar un ejemplo enmarcado en las negociaciones de adhesin de Rumania a la UE, en marzo de 2000 el por entonces Ministro de Asuntos Exterioresde Rumania, Petre Roman, de vuelta al pas tras su asistencia a una reunin del Consejo Europeo sobre ampliacin de la UE, declar que el gobierno tena laobligacin de proteger a veintitrs millones de rumanos contra unos cuantos miles de gitanos. 14 Citado en European Roma Rights Centre (2001), op. cit. Filiacin rom/tigan en Cugir[] La mayora de los gitanos rechaza utilizar el trmino romacuando hablan de s mismos; prefieren decir soy tigan. La deno-minacin tigan puede adoptar dos sentidos distintos dentro dela propia comunidad; unas veces la utilizan en sentidopeyorativo, pero en otras ocasiones se utiliza con orgullo: Somosgitanos y no nos avergonzamos de ello. Al margen del origen tnico algunos encuentran rasgos deidentidad grupal en otros aspectos: roma gitanos, quinsabe qu es lo que somos somos gente pobre, eso es lo quesomos (rom de Cugir de 67 aos)DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 39Aunque existe una gran variedad de grupos y sub-grupos romanes con diferentes seas deidentidad y en distintas situaciones sociales, la imagen social de los roma/gitanos se suelecorresponder con sus polos extremos: los roma ms ricos, por un lado, y los ms pobres ymarginales por otro. Identidad y diversidad de losroma/gitanos en RumaniaMs all de una representacin de la cultura roman centradaen los elementos ms exticos existe muy poco conoci-miento de las diferentes cosmovisiones y experiencias delas distintas comunidades roma.Filiaciones tnicas Con la generalizacin del etnnimo "rom" a partir de los 90, sesuscit un debate sobre la correcta denominacin de los roma,alimentado especialmente por la incomodidad de la mayora antela gran similitud fontica con el etnnimo rumano. Por parte de lospropios roma tambin hay diversidad de opiniones que quedaronreflejadas en algunos estudios de caso.15 Los roma que a pesar de mantener el uso de la lengua roman enel mbito domstico u otros rasgos culturales, se auto-denominanen segundo lugar de acuerdo a categoras llamadas asimiladas,como los romi romanizati (roma rumanizados), romi romanesti (romarumanos), romi de vatra (roma de la tierra) o romi maghiari (romahngaros). Los roma adscritos a filiaciones tradicionales o neamuri. Es el casode los caldarari, ciurari, ursari, spoitori y otros.Muchas de las denominaciones (etnnimos) relacionadas confiliaciones tradicionales encuentran su gnesis en la poca deesclavitud, cuando los romanes eran denominados en funcin desus oficios. Este es el caso de los calderari (caldereros), los ursari(domadores de osos), fierari (herreros), o lautari (msicos), entre otros.Un 44% de los encuestados roma se identific en segundo lugarcon un subgrupo roman. Tabla 2. Filiacin a sub-grupos romanes15 Los contenidos de esta y las siguientes secciones se basan, como se anunci en la Presentacin del Dossier, en los resultados, publicados en abril de 2008,de la investigacin Inclusin y exclusin de los roma en la sociedad rumana actual. Los cuadros de texto destacados corresponden a selecciones de los estudiosde caso realizados en 36 comunidades en el marco de dicha investigacin.La filiacin tnica de los roma ha sido siempre un proceso dife-renciado y la clasificacin de los subgrupos romanes es unacuestin compleja. Se ha calculado que existen ms de veintesubgrupos romanes en Rumania. En la investigacin Inclusin yexclusin de los roma en la sociedad rumana actual las diferentesfiliaciones se dividieron en cuatro grandes grupos a partir de la auto-denominacin de los encuestados: Los encuestados que se auto-denominan roma pero no seadscriben a ningn sub-grupo. Los rudari, que en una mayora rechazan la denominacin roma/gitanos, prefiriendo mantener su identidad de rudari en primer lugar.N de % N de %casos casosCldrari 28 3 Domnesti 6 1 Ciurari 5 0 Romi maghiari 29 3 Cortorari 13 1 Rostas 9 1 De vatra 31 3 Rudari 32 3 Gabori cu palarie 18 2 Spoitori 36 4 Geambasi 11 1 Ursari 85 8 Lingurari 9 1 Otros 42 4 Romi romanizati 48 5 Total filiaciones 448 44 Romi romanesti 35 3 No filiacin a sub grupos distintos 567 56de roma De matase 11 1 Total 1015 100DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG40La Tabla 3 presenta las filiaciones a sub-grupos cruzada con criterioscomo el uso del roman, niveles educativos, edad media del primerparto entre las mujeres, y la aceptacin de personas no roma comomiembros de la familia. Dentro de los neamuri o filiaciones tradi-cionales se incluyen los siguientes grupos: cldrari, ciurari,cortorari, gabori cu plrie, geambas, lingurari, romi de mtase, romidomnesti, rostas, spoitori y ursari.Tabla 3. Clasificacin exploratoria de sub-gruposN de Uso del Graduados Media Aceptacincasos roman educ. edad de rumanosen casa secundaria primer parto en la familiaRudari 32 13 22 20.9 38Romi romanizati 48 27 13 18.5 56Romi romanesti 35 34 6 19.6 77De vatra 31 42 19 18.3 50Romi maghiari 29 45 11 16.9 54Otras filiaciones 42 62 18 18.5 69Ciurari y otras filiaciones menos frecuentes 82 77 5 17.9 51Cldrari 28 82 4 17.7 33Ursari 85 91 6 19.1 45Spoitori 36 97 9 17.0 14Total 443 62 10 18.4 49Encuestados sin filiacin a sub-grupos 567 46 12 19.1 53Filiaciones asimiladasFiliacionestradicionales neamuriEl sub-grupo de rudari es el grupo que menos uso hace del roman(slo el 13% de los rudari lo habla en el mbito familiar), el quepresenta una mayor proporcin de graduados en educacinsecundaria (22%) y la media de edad ms alta a la que las mujeresdan a luz por primera vez (20,9 aos). Estudios de casos revelarontambin que, en determinadas situaciones, los rudari no seconsideran roma propiamente dichos. Sobre la identidad de los rudari en Modelu[] Un joven de 20 aos, insista en que los roma de losalrededores no son ni tigani (gitanos) ni roma, sino que son rudari.Aada que en la localidad vive una comunidad de roma argentarique, a diferencia de los otros, hablan roman.DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 41De la misma manera que los rudari, las categoras de filiacionesasimiladas hacen un menor uso del roman, tienen niveleseducativos ms altos, una media de edad mayor al primernacimiento y la aceptacin de personas no roma en el mbito familiares ms frecuente.Lengua y tradicinLas cuestiones de la cultura y las tradiciones romanes despiertanreacciones emocionales y discrepancias entre sus diferentes usosde acuerdo a significados simblicos; lo que para unos es valiosopuede ser ninguneado por otros.Los roma que se auto-identifican como tales y que dan importanciaa su identidad tnica suelen utilizar varios elementos relacionadoscon la tradicin con el fin de representarse a s mismos: lenguaroman, referencias a un pasado honorable, oficios tradicionales deantepasados, adhesin a unidad familiar extensa, cdigo devestimenta, costumbres matrimoniales, etc. Sin embargo puededarse el caso en que no se utilicen ninguno de los elementosmencionados y se mantenga una fuerte identidad roman.El roman como lengua materna y su uso en el mbito familiar seha revelado en algunas entrevistas con diversos roma como unaimportante sea de identidad.El roman en el contexto educativo en Nusfalu Hay nios que no saben nada en absoluto, sobre todo los queslo hablan roman. Para comunicarme con ellos tengo queutilizar intrpretes, que suelen ser los repetidores de clase, queya han aprendido algo de rumano, y que me ayudan a traducir.[] Pero aprenden el idioma muy rpido; si asistieran a clase conregularidad progresaran muy rpidamente (Profesor rumano (norom) de educacin primaria)El roman como sea de autenticidad de los roma en CurticiLos roma de Curtici se dividen en dos grandes comunidades dife-renciadas por el uso del roman. De esta forma, cldrari,cortorari o roma son grupos que hacen uso del roman, mientrasque al resto se les niega la filiacin tnica, denominndolos tigani.Un 47% de los encuestados utiliza el roman en casa, pero esevidente que no todas las personas que hacen uso del roman enel contexto familiar utilizan esta lengua en otros crculos. Slo el 14%hace uso del roman en todos los contextos de relacin. Tabla 4. Lenguas utilizadas en distintos mbitosEn casa Con amigos Con otras personasRoma Muestra Roma Muestra Roma Muestracomparativa comparativa comparativaRumano 50 88 64 90 81 92 Hngaro 3 10 4 9 5 7 Roman 47 1 32 1 14 0 Otro 0 1 0 0 0 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 El uso del roman es visto por una parte importante de los profe-sionales de los servicios pblicos como un factor que mantiene lasdesventajas de los roma y obstaculiza su comunicacin. En estesentido, y de acuerdo a las estadsticas, el uso del roman en losdiferentes entornos disminuye progresivamente con la educacin. Es interesante hacer mencin al hecho de que, por lo general, losmiembros adscritos a filiaciones tradicionales demuestran un mayororgullo identitario que aquellos adscritos a filiaciones asimiladas. Eluso del roman representa adems un factor relevante en el orgullotnico de sus hablantes. El 45% de los encuestados que hacen uso del roman en el mbitofamiliar estn muy orgullosos de ser roma, frente al 33% de losencuestados que no lo hablan.Tabla 5. Orgullo tnico y uso del roman en casaOtras formas de diferenciacinOtros niveles de diferenciacin importantes son los relativos a laauto-diferenciacin de los propios roma, la hetero-diferenciacin porparte de los no roma de su entorno y las pautas de comportamientocomunitario. DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG42Estatus y antigedad en CugirEn lo que respecta a la integracin de los roma en la comunidadde Cugir, parece que el grupo menos activo es el de los corturar,comunidad que por una parte es la ms vulnerable, pero a ello sele aade que fue el ltimo grupo en llegar a la localidad. Se puedenidentificar tres oleadas migratorias de roma a la localidad: en tornoa 1950, en el perodo 1968-1989 y los aos posteriores a 1990.En palabras de un rom de Cugir, "... todos somos barabe/vinituri(recin llegados, forasteros), pero algunos son ms forasteros quenosotros".Las ocupaciones tradicionales familiares pueden ser tambin unfactor para determinar distintos niveles de estatus. Estatus y ocupaciones tradicionales en Santana En la localidad de Santana se produce una diferenciacin entrela "vieja elite", que sola desempear oficios tradicionales en laregin desde los aos 40 y otras "viejas familias romanes, quenunca tuvieron un oficio tradicional en el pasado. La diferen-ciacin de estatus contina vigente a pesar de que los oficiostradicionales de la vieja elite cayeran en el olvido. En los aos40, dichas ocupaciones tradicionales proporcionaron una seriede ventajas econmicas y sociales a aquellas familias que lospracticaron, acercando a sus miembros a las redes socioeco-nmicas de los no roma.En las comunidades donde hay algunas oportunidades demovilidad econmica, el estatus est relacionado con el empla-zamiento de las viviendas de los roma con respecto a las casas dela poblacin no roma.Diferencias de estatus y vivienda en CurticiEn la actualidad, los roma ms adinerados compran casas enbarrios rumanos (no roma), lo que se podran denominarpalacios en el centro de Curtici. Se trata de una cuestin deestatus tener una propiedad en un barrio rumano o en lascercanas del centro. En Curtici, una mujer de mediana edaddeca con orgullo: "vea qu lejos de la comunidad vivo...",explicando que desde que sus hijos trabajan en Francia, susueo era comprar una casa en el barrio rumano. El proceso desalida de los guetos gitanos hacia zonas ms cntricas por partede los roma ms adinerados es evidente.Hetero-diferenciacin En trminos de hetero-diferenciacin por parte de la poblacinmayoritaria, los conceptos nuestros roma frente a otros roma"estn cargados emocionalmente en el sentido de que "nuestrosroma" o los roma de aqu" tienden a ser percibidos como mejorespersonas, que participan o tienen ms oportunidades departicipar en las redes sociales de la localidad, mientras que losotros", que nunca han sido sujetos de interaccin directa en elmbito de la comunidad, son percibidos como alteradorespotenciales del orden pblico y, por tanto, son ms susceptibles deser vistos de forma negativa por la poblacin mayoritaria de lalocalidad. Un aspecto importante de la hetero-diferenciacin est relacionadocon la localizacin de las comunidades roma. En localidades conms de un asentamiento roman, algunos emplazamientos sonpercibidos, en general, como peligrosos, otros como agradables yotros se perciben como neutrales. Tres patrones diferentes de interaccin entre poblacin romay no roma en Trgu MuresEn un asentamiento roman de la localidad con alto ndice deexclusin, sus habitantes son percibidos como un ncleo depoblacin marginalizado y desplazado econmica y socialmente.Las familias de este asentamiento se dedican principalmente ala chatarra y en el mejor de los casos a la recogida de basurasdel municipio. Sin embargo, a pocos metros de distancia seencuentra un conjunto de familias con menor grado de vulne-rabildad tratadas como un socio fiable y una fuente de fuerza detrabajo apreciada por sus vecinos rumanos. Los miembros deestas familias desempean trabajos en explotaciones agrcolasy en las casas de sus vecinos. Por ltimo, y dispersos en lamisma localidadad se encuentran varias familias romanesdedicadas al comercio.Auto-diferenciacinLas formas de auto-diferenciacin hacen referencia a cmo seperciben los roma entre s en un mismo asentamiento o en unamisma localidad. Como se observ en algunos estudios de caso,los ltimos en llegar, incluso aunque lleven asentados en la localidaddurante largo tiempo, tienen un estatus inferior que los que yaestaban asentados con anterioridad. DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 43No obstante, tambin hay casos en los que roma con diferentesestatus son percibidos negativamente. las oportunidades para conocer y encontrar a los otros, otradiciones restrictivas. Se observan excepciones al tipo de com-portamiento comunitario de apoyo mutuo en guetos urbanos, dondelas familias viven hacinadas en bloques de pisos, los miembrosestn forzados a interactuar entre s y los nios a menudo seconvierten en pretextos de conflictos entre los adultos. La limitacindel espacio social y la inexistencia de otros espacios alternativospueden tener tambin efectos como la inhibicin de la intimidad ola competencia por un estatus privilegiado. Dichos asentamien-tos/vecindarios no pueden ser considerados comunidades en elsentido estricto de la palabra. En algunas de las comunidadesroma ms compactas, los niosson tratados como si todos losadultos fueron sus padres, sonadmitidos en todas las casas yson alimentados y tratados comosi fueran miembros de la familiaRepresentaciones sociales de los roma en Timisoara La percepcin pblica de los roma de los alrededores estestructurada por dos impresiones opuestas alimentadas por este-reotipos negativos. Por una parte se habla de los "roma ricos"que han construido autnticos palacios en el centro de la ciudady frecuentemente se emiten comentarios con connotacionesnegativas: "Se creen que pueden comprar cualquier cosa. Porotra parte cuando se habla de los "roma pobres" que viven enchabolas en las afueras de la ciudad, segn algunos "traen lavergenza a la ciudad". De esta forma, en Timisoara, los romason considerados elementos no deseados, bien por su riquezao por su pobreza.Pautas de comportamiento comunitario Dentro de las propias comunidades la investigacin cualitativa reveluna alta heterogeneidad interna y diversidad dentro de los asen-tamientos, as como una variedad de pautas de comportamientocomunitario. En varios de los asentamientos, sus habitantes tenanproblemas y mecanismos de resolucin similares, en generalconectados con la participacin en estrechas redes de solidaridad.En el caso de Lupeni, en el barrio de Revolutiei, las slidas redessociales suponen, para muchas familias, uno de sus principalesrecursos para hacer frente a la pobreza. La comunidad como un recurso en LupeniLas redes de parentesco son de gran importancia para la super-vivencia del grupo. Una de las mujeres permanece prcticamentedurante todo el da en casa de su hermana, a la que ayudacuidando de sus hijos; la poblacin de estos asentamientosestara completamente perdida sin esta red de solidaridadfamiliar. Otra mujer consigue el agua a travs de su hija y, acambio, cuida de sus nietos. Algunos miembros de lacomunidad que estn empleados en empresas de limpiezaofrecen a sus familiares transporte de materiales con el vehculode la empresa [] Pero tambin se dan situaciones opuestas:si una mujer decide dejar su hogar y trasladarse a otro distritopuede perder el apoyo de su familia. La familia y las redes familiares extensas se convierten as en elcapital social ms apreciado, especialmente cuando otros tipos deredes de apoyo no estn disponibles. En algunas de lascomunidades roma ms compactas, los nios son tratados comosi todos los adultos fueron sus padres, son admitidos en todas lascasas y son alimentados y tratados como si fueran miembros dela familia. Estas pautas de comportamiento comunitario se observanen zonas rurales o en reas semi-urbanas. No obstante, no en todos los asentamientos estas estrechas redessociales son utilizadas para hacer frente a problemas de exclusin.La socializacin no es algo que se pueda elegir, sino algo impuestopor condicionantes como la residencia en comunidades segregadas,Socializacin forzada en el gueto urbano de Zbruti enBucarest [] El hecho de vivir en un gueto no permite elegir con quinsocializarse; la libertad es mucho ms restringida y se refuerzapor la movilidad relativamente reducida de los habitantes haciaotros lugares o espacios sociales en la ciudad. Su percepcinacerca de la socializacin en su entorno se puede reflejar en lassiguientes palabras: Vivimos aqu todos juntos, y tenemos queentendernos entre nosotros lo queramos o no, no tenemos otraposibilidad. [] En el gueto se da una lucha por el prestigio,poder y respeto para obtener una posicin alta en lacomunidad. A menudo la socializacin incluye elementos comola agresividad, utilizacin de insultos como saludos, etc.44DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSGTras la transicin poltica y econmica en Rumania, un elevado nmero de personas ensituacin de desventaja social se vieron forzados a encontrar modos alternativos de sub-sistencia fuera del mercado de trabajo formal. Gran parte de la poblacin roman se encuentraen situacin de precariedad laboral.Trabajo, ocupaciones eingresosSegn los datos de la encuesta, hay una diferencia significa-tiva en trminos de empleo regular. Ms de la mitad de lapoblacin encuestada no roman cuenta con un trabajoestable en comparacin con menos de un cuarto de romanes quedisfrutan de esa situacin. Por otra parte, el empleo informal uocasional es casi cuatro veces mayor entre los roma que entre losno roma. Tabla 6. Actividad econmica por grupo tnico(18-59 aos de edad)Tabla 7. Distribucin por sectores econmicos(encuestados entre 18-59 aos, porcentaje) Entre los roma econmicamente activos, casi un tercio trabaja enla agricultura en comparacin con slo un 13.4% entre los noromanes. Despus de la agricultura, la segunda mayor diferenciaentre los roma y los no roma se encuentra en el sector de laeducacin, ciencia, salud y cultura en el que la diferencia es de msde ocho puntos a favor de los no romanes. La construccin estambin una actividad que prevalece entre los roma frente a susvecinos. Roma Muestra comparativa (no roma) Educacin, ciencia, salud, cultura 1.8 9.9 Transporte 3.7 8.8 Agricultura, bosques 32.4 13.4 Industria, minera 7.3 10.5 Comercio 11.5 13.9 Construccin 18.8 11.4 Servicios 18.1 24.7 Otros 6.3 7.5 Total 100 100 En relacin con las fuentes de ingresos, la tabla 8 muestra cmopara los roma/gitanos adultos la fuente ms importante de ingresosson las prestaciones sociales y las pensiones. La investigacin cualitativa revela asimismo una transformacinestructural de los oficios tradicionales. En una economa modernaestas formas de actividad econmica no resultan rentables y, en lamayora de los casos, se trata ms de un elemento identitario quede una fuente de ingresos.Crisis de ocupaciones tradicionales de los romanes enOsorheiLa hojalatera es un oficio que se transmite de generacin engeneracin desde temprana edad. [...] La demanda de tuberasde hojalata ha cado drsticamente y las familias no disponen dela tecnologa necesaria para fabricar piezas de plstico. Al notener ingresos estables, los bancos no conceden crditos a estasfamilias para la compra de herramientas, por lo que su situacinempeora cada vez ms.DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 45Tabla 8. Principales fuentes de ingresos(encuestados mayores de 18 aos, porcentaje) Roma Muestra comparativa (no roma) Prestaciones sociales 18.6 2.3 Pensiones, (incluyendo pensiones 16.7 42.6de invalidez) Ingresos regulares provinientes del 15.3 21.2sector privado Trabajos remunerados para vecinos, 14.1 2.7amigos Prestaciones por hijo, prestaciones 8.4 3.2 familiares Ingresos regulares provinientes del 8.2 19.2sector publicoPagos por trabajos ocasionales 3.5 1.1 Ingresos por ventas en ferias y 3.1 0.1 mercadillos Remesas del extranjero 3.0 0.7 Beneficios de la propia empresa 2.3 2.4 Subsidio de desempleo 1.5 0.8 Ingresos por la venta de materiales 1.3 0.0 recogidos reciclables Ingresos por la venta de productos 0.6 1.1 agrcolas de cultivo propioOtras prestaciones del gobierno o 0.8 0.1de la administracin local Otros 2.6 2.5 Total 100 100 Los bajos niveles educativos y la falta de experiencia profesional delos roma disminuyen drsticamente las posibilidades de acceder aun empleo. Trabajos no cualificados y empleos en el mercado negrorepresentan en muchos casos las nicas oportunidades. Estostrabajos no aportan ingresos estables o suficientes, slo aseguranla supervivencia en el da a da y no pueden ofrecer una seguridadque permita hacer planes a largo plazo. Adems, estos aspectosrefuerzan la percepcin negativa de los roma entre la poblacinmayoritaria, como la de unas fuerzas de trabajo que slo son aptaspara este tipo de empleos inferiores. En cuanto a las mujeres romanes, sus mayores responsabilidadesson el trabajo domstico y el cuidado de los hijos. Dependiendo dela situacin financiera de la familia, pueden desempear ciertostrabajos no cualificados para las administraciones locales como, porejemplo, servicios de limpieza, o trabajar para otros miembros dela comunidad. Muchas mujeres trabajan de manera informal en losalrededores de la comunidad, recogiendo diversos materialesreciclables o vendiendo en mercados, frecuentemente ropa desegunda mano. Las actitudes de los roma hacia el trabajo difieren de una comunidada otra, dependiendo de las oportunidades de empleo y degeneracin de ingresos existentes en el entorno. DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG46Actitudes hacia el trabajo en GranidariEn un mismo asentamiento, en Gradinari, dos grupos de romamantienen actitudes completamente diferentes hacia la mejorade sus condiciones de vida. Mientras la comunidad din vale lams marginada de Gradinari espera ayudas materialesdirectas y apoyo de las autoridades locales, la comunidad lastrada menos segregada y con mayor bienestar econmicomuestra una actitud empresarial, buscando oportunidades denegocio a travs de redes comerciales. Muchas mujeres trabajan demanera informal en losalrededores de la comunidad,recogiendo diversos materialesreciclables o vendiendo enmercados, frecuentemente ropade segunda manoLos estereotipos del gitano vago estn en ocasiones relacionadoscon el hecho de que muchos romanes son contratados por das demanera informal, frecuentemente para tareas que requieren granesfuerzo fsico, y que son estigmatizados como trabajos de categorainferior. Empleos de categora inferior en ColtuLos roma vienen a trabajar y nosotros les pagamos Lo queme molesta es que siempre se dice que los roma son vagos. Yodigo que no son vagos cuando desde las 7 de la maana hastalas 7 de la tarde trabajan la tierra para nosotros con pico y palaindependientemente del tiempo que haga. Si ellos hacen estetrabajo y otros no, significa que no son vagos [] No son vagos,sino que son utilizados. Mucha gente ni siquiera les ofrececomida o bebida e incluso les pagan menos que si fueranhngaros, pero no tienen otra opcin, y adems se les llamavagos. (Jven hngaro de 21 aos)Las iniciativas de capacitacin profesional son de gran importancia,pero habitualmente el impacto en los beneficiarios se ve reducidodebido a la escasez de oportunidades para encontrar un empleo trasla etapa formativa dado que muchos empleadores prefieren nocontratar a los roma. DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG 47Los encuestados romanes han experimentado discriminacin de carcter tnico con mayorfrecuencia que los no romanes. Un tercio de los encuestados roma declararon haber sidoobjeto en algn momento de discriminacin por motivo de su identidad tnica, frente al 6%de los informantes no roma.La experiencia de la discriminacinTabla 9. Discriminacin tnica y filiacinE s probable que este tipo de discriminacin sea al mismotiempo de carcter tnico y econmico. Grigoras y Surdu(2004) detectaron que los residentes de las reas urbanas msmarginales son ms propensos a estar descontentos por la formaen que son tratados por las autoridades locales en comparacin conla media, siendo asimismo ms frecuente el uso de pequeossobornos para recibir la atencin necesaria16.En este sentido, dos terceras partes de los encuestados quedeclararon haberse sentido discriminados apuntaban a lasautoridades locales como los agentes de la discriminacin. Otrosmbitos de discriminacin sealados por muchos eran lasescuelas, los servicios mdicos, el transporte pblico y la polica.Estos resultados indican que una gran parte de los casos de dis-criminacin se producen en la interaccin de los roma con las admi-nistraciones y servicios pblicos.Ha sido Vd. tratado peor Roma Muestra que otra persona por ser? comparativa (no roma) S 33 5 No 67 95 Total 100 10016 Grigoras V. y Surdu, M. (2004), Primria en Manuela Sofia Stanculescu y Ionica Berevoescu, Sarac lipit, caut alta viata! Bucharest: Nemira (pp. 369-375).48DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSGCasos en % Autoridades locales 67%En la calle 64%Servicios mdicos 61%Escuela 60%Transporte pblico 55%Polica 52%Solicitando un puesto de trabajo 49%Tiendas 43%Lugares de entretenimiento 42%Vecinos 36%Lugar de trabajo compaeros 30%Lugar de trabajo despidos 25%Iglesia 20%Lugar de trabajo salarios 18%Ejrcito 14%En el extranjero 14%Puntos fronterizos 12% Una gran parte de los casos dediscriminacin se producen en lainteraccin de los roma con lasadministraciones y serviciospblicosTabla 10. mbitos de la discriminacin Entre el 25% y el 50% de los encuestados, adems, apunta a lasinteracciones en el mbito del comercio y los negocios como poten-cialmente discriminatorias, y un 20% hace mencin a la discrimi-nacin en las iglesias. Sin embargo, en muchas ocasiones, la frecuencia de los casos dediscriminacin no slo refleja la presencia de prcticas discrimi-natorias sino que tambin denota la frecuencia de las interaccio-nes sociales con la mayora: cuanto menor es el nivel de interaccincon un determinado tipo de agente, menor ser la posibilidad deque se produzca algn tipo de trato discriminatorio. Desde estaperspectiva se podra asumir por ejemplo que el bajo porcentajede discriminacin percibida en el mbito laboral se debera en buenamedida al escaso contacto e interaccin con empleadores ycompaeros comparado con los niveles de interaccin conautoridades locales y servicios sociales. Foto: Luiza Puiu49DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSGLas migraciones de los roma/gitanos de Europa del Este han sido y continan siendo unasunto muy delicado a nivel poltico a escala europea. En la investigacin Inclusin y exclusinde los roma en la sociedad rumana actual se examinaron, por una parte, los patronesmigratorios de los roma en comparacin con la poblacin no roman y, por otra, diferentesfactores que inciden en la planificacin de la migracin.Potencial migratorio En general, el potencial migratorio de los roma en Rumania esms elevado que el de la poblacin no roman. Este hechose repite en todas las regiones del pas. Por otro lado, tantopara la poblacin roman como para la poblacin mayoritaria elpotencial migratorio es mayor en el Oeste y en la regin deBucarest-Ilfov; la diferencia se hace ms patente en las zonas occi-dentales del pas, donde la poblacin roman prcticamente doblaen potencial migratorio a la no roman. Los niveles ms bajos seencuentran en las regiones orientales y entre la poblacinmayoritaria en el Sur (Tabla 11). Las intenciones de la poblacin roman parecen, de acuerdo a losresultados de la investigacin, ms slidas: un porcentaje ms altode roma viajara al extranjero lo antes posible a lo largo de este ao;de la misma manera, el porcentaje de roma que ha respondido demanera ms precisa acerca de sus planes migratorios para elprximo ao es del 74%, mientras que el porcentaje de poblacinno roman es del 63%.Tanto la poblacin roman como la poblacin mayoritaria encuestadaprefieren una migracin de duracin media. (Tabla 12). La tipologa de localidades tiene efectos diferentes en los distintostipos de migracin. De esta forma, la proporcin de aquellos queprefieren migraciones de corta duracin es sensiblemente superioren localidades ms pequeas, comparndola con las capitales deprovincias.La edad tiene un efecto significativo en el potencial migratorio. Sepuede constatar que, tanto entre la poblacin roman como entrela poblacin mayoritaria, los encuestados ms jvenes muestranmayor tendencia a trabajar en el extranjero.La educacin, por otra parte, no tiene un efecto significativo sobreel potencial migratorio de la poblacin roman, sin embargo, losdatos de los encuestados no roma revelan una tendencia clara: amayor nivel educativo, mayor potencial migratorio a todos losniveles.En una primera fase de la investigacin fue formulada la hiptesisde que aquellas personas con un empleo estable mostraran unpotencial migratorio ms bajo debido a su mayor conexin con elmercado de trabajo formal, mientras que las personas desemple-adas tendran un mayor inters a la hora de trabajar en el extranjero.Sin embargo, tras el anlisis de los datos de la investigacin sedemostr que dicha hiptesis no se corresponde a las realidadesde las poblaciones roman y mayoritaria. De esta forma, la poblacinTabla 11. Potencial migratorio por grupo etnicidad yreginTabla 12. Intencin migratoria segn duracin delproyecto50DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSGTabla 13. Redes de apoyo migratorias por grupotnicodesempleada tanto roma como no roma muestra los menoresndices de potencial migratorio.Un elemento que ha demostrado tener una fuerte influencia sobreel potencial migratorio son las experiencias migratorias previas delos encuestados, teniendo ms propensin a viajar al extranjero pormotivos de trabajo aquellas personas que ya lo han hecho en elpasado. Entre los roma, el ndice de potencial migratorio de aquellaspersonas con experiencia migratoria previa es 2,2 veces superiorsobre el resto, mientras entre la poblacin mayoritaria el ndice es2,7 veces mayor.Otro importante factor en los procesos migratorios son las redesespecficas de apoyo, entendiendo stas como los crculos defamiliares y/o amigos con capacidad de prestar apoyo al proyectomigratorio tanto en el pas de destino como en Rumania. Los datosde los encuestados muestran que la poblacin mayoritaria tiendea apoyarse ms que la poblacin roman en estas redes. (Tabla 13). La mejora de la condicin econmica es sin duda un factor decisivoque mueve tanto a los roma como al resto a elaborar planesmigratorios de diversos tipos. Los cambios en la economadomstica se producen como resultado de las migraciones dealgunos miembros de la familia. De acuerdo a los resultados de lainvestigacin, las experiencias migratorias estn ms relacionadascon la mejora de la situacin econmica entre los roma que en elcaso de la poblacin mayoritaria. Aquellos roma que hantrabajado en el extranjero tienen 2.4 ms probabilidades de habermejorado su situacin econmica en comparacin con aquellos queno han salido de su localidad. Un elemento que hademostrado tener una fuerteinfluencia sobre el potencialmigratorio son las experienciasmigratorias previas de losencuestados, teniendo mspropensin a viajar al extranjeropor motivos de trabajo aquellaspersonas que ya lo han hecho enel pasadoFoto: Luiza Puiu51DOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSGLos resultados de la investigacin Inclusin y exclusin de los roma en la sociedad rumanaactual indican que hay una considerable diversidad de caractersticas econmicas y socialesde los roma rumanos. Hay roma/gitanos trabajando en todos los sectores, que viven endiferentes tipos de vivienda y que tienen diferentes niveles de acceso a los servicios sociales.La investigacin refleja tambin diferencias en experiencias y trayectorias vitales. No obstante, tanto sta como otras investigaciones que se realizaron con anterioridadcoinciden en que las oportunidades de desarrollo personal y comunitario para todos aquellospercibidos como tigani en la sociedad rumana estn seriamente afectadas por procesos deexclusin. Conclusin: el doble crculovicioso de la exclusinL a metfora del crculo vicioso ha sido utilizada frecuentementeen relacin con los roma, destacando la interaccin y retro-alimentacin de las situaciones de pobreza, desempleo,fracaso escolar, estereotipos negativos y discriminacin. Desde unpunto de vista analtico, resulta til hablar no solamente de uno sinode dos crculos viciosos: el de la pobreza y el bajo nivel educativo,por una parte, y el de la segregacin y la distancia social por otro.Estos crculos viciosos afectan tambin a otros grupos, pero no sesuelen manifestar tan estrechamente interconectados como en elcaso de los roma, que padecen los impedimentos combinados deambos crculos viciosos. El crculo vicioso de la pobreza y el bajo niveleducativoLos datos de ingresos, empleo, crditos y consumo indican que losroma estn a menudo en situacin de exclusin en el mbitoeconmico. Tienen menos empleos formales, pocas fuentesestables de ingresos estables, tienen menos acceso al crditobancario y dependen ms de prstamos familiares o de presta-mistas privados.El acceso a empleos mejores est condicionado por el niveleducativo, una de las reas en la que la desventaja de la poblacinroma es ms acusada El 9% de los roma entre los 18 y los 30 aos tienen un ttulo desecundaria en comparacin de un 41% del resto de la poblacin.Con respecto a la educacin universitaria, un 2% de roma cuentacon titulacin superior frente a un 27% de no roma. Alrededor de un 22% de los roma mayores de 14 aos sonanalfabetos en comparacin con un 2% entre resto. Un 8% de los roma tienen ordenador en comparacin con el 24%de los no roma. Hay mltiples fuerzas que empujan a los nios roma lejos delsistema educativo actual. La pobreza es una de ellas, dado que la Las oportunidades para elcontacto social entre los roma ylos no roma son poco frecuentesdebido a la segregacinresidencial y en la escuela, el escaso nmero de romaempleados en organizacionesformales y la oposicin demuchos no roma a matrimoniosmixtosFoto: Luiza PuiuDOSSIERNmero 45-46 Junio-Octubre 2008 Revista Bimestral de la FSG52Edita:Fundacin Secretariado Gitano Gabinete Tcnico de Direccinc/ Ahijones, s/n. 28018 MadridTel. 91 422 09 60comunicacion@gitanos.orgCoordinacin: Fernando Villarreal, con la colaboracin en latraduccin y la redaccin de David Ruiz.Diseo Javier Sierra (Grafismo, S.L.)Imprenta ADIvivienda precaria limita la capacidad de los nios de estudiar en casay, por otro lado, los nios que duermen en habitaciones con muchosotros miembros de la familia tienen mayor dificultad para concen-trarse durante el da. En este sentido, la densidad de los hogares de los roma es ms altaque la del resto de la poblacin. Durante los inviernos, los hogaresde los roma albergan a 3,1 miembros por habitacin (3,4 en hogaresrurales y 2,8 en hogares urbanos) mientras que la media en loshogares de la muestra no roman es de la mitad (1,7 en el medio ruraly 1,3 en zonas urbanas).Los bajos niveles educativos de los padres, la inadecuacin de losmtodos de enseanza y la imagen que tienen los profesores sobrelas aspiraciones de sus alumnos refuerzan el crculo vicioso: Susvidas son muy sencillas, no tienen ninguna motivacin. Para quluchar por nada si pueden vivir de esta manera tambin. En elpueblo, por ejemplo, la mayora de ellos vive de las prestacionesasistenciales (Profesor de Escuela Primaria en Veseus) El crculo vicioso de la segregacin y ladistancia social La segregacin escolar es un factor que incide en el bajorendimiento escolar. El 25% de los alumnos roma estn en aulas enlas que la mayora de los nios son roma. Un 28% adicional van aclases en las que alrededor de la mitad de los alumnos son roma.El 47% restante van a clase con una mayora de alumnos no roma.Alrededor de un 15% de los nios roma en clases con una mayorade alumnos roma son analfabetos en comparacin con un 4% delos nios roma analfabetos en las otras situaciones. La segregacin refuerza por otro lado la escasez de oportunidadesde trabajo. Asimismo contribuye a mantener la distancia social entrelos roma y los no roma. Las oportunidades para el contacto socialentre los roma y los no roma son poco frecuentes debido a lasegregacin residencial y en la escuela, el escaso nmero de romaempleados en organizaciones formales y la oposicin de muchosno roma a matrimonios mixtos. El 18% de los no roma aceptarana los roma como miembros de la familia mientras que el 54% de losroma aceptaran rumanos no roma y el 29% aceptaran hngaroscomo miembros de la familia. Sorprendentemente, los resultadosde la encuesta revelaron que el 34% de los roma tienen familiaresno roma, as como el 9% tiene familiares hngaros. Solamente el6% de los encuestados no roma tienen familiares roma. Debido a la escasa cualificacin de los roma que trabajan para noroma (solamente el 25% de los miembros de los hogares roma enedad de trabajar tenan una cualificacin especfica), las relacionesson frecuentemente asimtricas en las que los roma tienen menospoder que los no roma. Este tipo de relacin tiene un potencialmenor de conducir a tipos de comunicacin horizontal (amistad,lazos familiares, etc. ). Hay muchos aspectos en los que los procesos de retroalimentacindentro de estos crculos viciosos pueden ser atacados, pero por elmomento hay pocos indicios de que se est produciendo un cambioestructural. No obstante, otros resultados de la investigacin apuntana la mejora de las relaciones inter-tnicas y a una tendencia positivade la situacin econmica. Nmero 10. Octubre 2008