Lecturas Analiticas Una Introduccion a Temas y Problemas de La Filosofia Analitica

  • Published on
    11-Aug-2015

  • View
    187

  • Download
    14

Transcript

Serie Filosfica * N um ero 15

Freddy S an tam ara V elasco

Lecturas analticas. Una introduccin a temas y problemas de la filosofa analtica

Universidad de San Buenaventura, sede Bogot Facultad de Filosofa Bogot, D. C. 2011

l ecturas analticas. Una introduccin a temas y problemas de la filosofa analtica> Freddy Santam ara Velasco ' Serie Filosfica Nm ero 15 Editorial Bonaventuriana, 2011 Facultad de Filosofa Universidad de San Buenaventura, sede Bogot C arrera 8 H N. 172-20 A partado areo 75010 - PBX: 667 1090 - Fax: 677 3003 www.usbbog.edu.co - w ebm ast@ usbbog.edu.co Rector: Fray Jos W ilson Tllez C asas, O . F. M. Profesional Editorial: Pablo Enrique Snchez Ram rez Jefe Unidad de Publicaciones: Luis A lfredo Tllez Casas Diseo y diagram acin: lvan David G alindo Melo Correccin de estilo: 11 autor es responsable de la forma y fondo de esta obra. 1 Prohibida la reproduccin total o parcial de este libro, por cualquier medio, sin perm iso escrito de la Editorial. ISBN: 978-958-8422-50-3 l irada: 200 ejem plares Depsito legal: Se da cumplim iento a lo estipulado en la Ley 44 de 1993, Decreto 460 de 1995 Im preso en Colom bia - Printed in Colombia

A Patricia,

por su compaa, generosidad y paciencia

Man kann es nicht bemerken,weil man es immer vor Augen hat. Se puede no reparar en algoporque siempre se tiene ante los ojos. L. Wittgenstein, Investigaciones filosficas, 129.

In d i c eINTRODUCCIN.................................................................................................... 11 FREGE: NOMBRES, SIGNIFICADO Y FILOSOFA.......................................13 Frege: el camino de la lgica.................................................................................. 15 Seleccin de textos.................................................................................................... 26 Para leer m s .............................................................................................................29 RUSSELL Y EL PROBLEMA DE LA REFERENCIA.......................................31 Nombres y descripciones: los verdaderos nombres propios...............................43 Seleccin de textos.................................................................................................... 51 Para leer m s ............................................................................................................. 55 MOORE: OBJETOS IMAGINARIOS Y EXISTENCIA................................... 57 Es la existencia un predicado?.............................................................................. 63 Seleccin de textos.................................................................................................... 68 Para leer m s ............................................................................................................. 71 EL CONCEPTO MUNDO EN EL TRACTATUS DE W ITTGENSTEIN.... 73 La idea de filosofa.................................................................................................... 73 El mundo es todo lo que acaece [Die Welt ist alles, was der Fall ist].............. 78 Seleccin de textos.................................................................................................... 80 Para leer ms ............................................................................................................. 83 WITTGENSTEIN FRENTE A LA BSQUEDA RUSSELLIANA DE UN LENGUAJE LGICAMENTE PERFECTO .......................................................85 La idea de filosofa en W ittgenstein........................................................................86 Wittgenstein y la critica a referencialismo russelliano.................................... 87 Seleccin de textos.................................................................................................... 947

Para leer m s .............................................................................................................98 SEARLE Y LA SIGNIFICATIVIDAD DE LOS DISCURSOS........................ 99 Nombres de ficcin...................................................................................................99 La referencia ...........................................................................................................101 Actos de habla......................................................................................................... 106 Seleccin de textos..................................................................................................108 Para leer m s ...........................................................................................................111 STRAWSON: SOBRE EL REFERIR.................................................................. 113 Seleccin de textos..................................................................................................123 Para leer m s ...........................................................................................................128 MOORE, STRAWSON Y SEARLE: CERCANAS Y DIFERENCIAS.......129 Seleccin de textos..................................................................................................132 Para leer ms ...........................................................................................................137 KRIPKE Y LAS TEORAS REFERENCIALISTAS........................................139 Crtica a las teoras de la referencia..................................................................... 139 Necesidad e identidad.............................................................................................141 Designadores rgidos y mundos posibles.............................................................144 Bautizo inicial..........................................................................................................148 El nombrar y la necesidad: los unicornios.......................................................... 153 Seleccin de textos..................................................................................................155 Para leer m s ...........................................................................................................158 PUTNAM: EL SIGNIFICADO DEL SIGNIFICADO.................................. 159 Seleccin de textos..................................................................................................169 Para leer m s ...........................................................................................................171 POSIBILIDADES DE LA FILOSOFA SEGN WAISMANN.....................173 Las grietas del lenguaje.......................................................................................... 174 La disolucin de los problemas filosficos......................................................... 177 La tarea crtica de la filosofa................................................................................ 1788

Seleccin de textos........................................................................................................ 1X3

Para leer m s ........................................................................................................... 187 BIBLIOGRAFA GENERAL............................................................................... 189

W

INTRODUCCINEste libro constituye una introduccin a los problemas y desarrollos abor dados por los filsofos ms destacados de la tradicin analtica, especialmente los que abordan la referencia y la existencia. Su concepcin fue esa, a saber, una ruta que perm ita ver con detalle, desde los textos mismos de los autores, los pro blemas y desarrollos expuestos, que se han convertido en patrimonio del anlisis filosfico. Ahora bien, hay que recalcar que la filosofa analtica no constituye una tendencia unitaria y cerrada; todo lo contrario, sus ulteriores desarrollos han pasado por diferentes estructuras programticas, las cuales son diferentes entre s, con diversas propuestas, tendencias y terapias, haciendo de esta corriente una suerte de movimiento que suscribe, particularmente, el inters preponderante por el lenguaje. El lenguaje ser el tema de su filosofar, y a esta centralidad del lenguaje se le denominar giro lingstico. Dentro de esta familia filosfica, hemos seleccionado los autores que, a nuestro modo de ver, son los ms repre sentativos: Frege, Russell, Moore, Ryle, Kripke, Putnam, Searle, y por supuesto Wittgenstein son recogidos en este texto. La cartografa para el desarrollo de su filosofa son los textos mismos, es pecialmente sus artculos. Hemos hecho un desarrollo minucioso y cronolgico, siguiendo los textos y exponiendo los problemas desarrollados por los autores, intentando, en lo posible, no salimos del camino emprendido por ellos a la hora de abordar el tema inicial. Los temas de la referencia, de la significatividad y del nombrar estarn muy presentes en este libro. Son temas claves en esta tradicin. Despus de cada artculo se adjunta una seleccin de textos y una corta bibliografa bsica del autor tratado, con el fin de leer ms, como bien reza el ttulo de estas secciones. Hemos seguido las mejores traducciones con las que contamos en espaol. En donde no se advierta, la traduccin y ajustes es nuestra. Para la elaboracin, compilacin y correccin de estas pginas he contado con la colaboracin especial de Hctor Fabio Gonzlez, John Jairo Losada y Fer11

nando R oberto Alba. Su ayuda, a la hora de desempolvar, completar y revisar

textos olvidados, permiti que mi trabajo fuera ms leve. A ellos debo tambin la insistencia de un libro introductorio que contribuyera a la escasa bibliografa que hay sobre estos temas de la analtica. Hctor Fabio, John Jairo y Fernando me animaron a compilar los textos aqu presentados. Gracias, amigos. Los textos El concepto de mundo en el Tractatus de Wittgenstein y Posi bilidades de la filosofa segn Waismann, fueron realizados con Hctor Fabio Gonzlez para el curso de Filosofa analtica de la Especializacin en Filosofa Cvntem pornea de la Universidad de San Buenaventura. Sus trabajos sobre el primer Wittgenstein y Waismann han sido valiosos para este texto y no menos enriquecedores que las discusiones que hemos tenido. Agradezco a la Revista Escritos de la Universidad Pontificia Bolivariana por permitir la publicacin de los textos Wittgenstein fre n te a la bsqueda ruselliana de un lenguaje lgicam ente perfecto y Russell y el problem a de la referencia. Doy gracias al decano de la Facultad, el profesor Olvani Snchez H., por el apoyo para esta publicacin. Tambin a mis estudiantes de la Licenciatura en Filosofa y, especialmente, a los estudiantes de la Especializacin en Filosofa Contempornea. Este texto servir para nuestros cursos. Finalmente, quiero agradecer a mis queridos y generosos compaeros en la Facultad de Filosofa de la Universidad de San Buenaventura; a las profesoras Tulia Almanza, Tatiana Castaeda, Gloria Gallo, Diana Muoz y a los profesores Fr. Publio Restrepo, Fr. Fernando Benitez, Manuel Prada, Miguel ngel Villamil, Jos Luis Luna, Alejandro Rojas.

12

FREGE: NOMBRES, SIGNIFICADO Y FILOSOFAMe parece que los lgicos se abrazan de masiado al lenguaje y a la gramtica y estn de masiado enmaraados en apsicologa [...]F rege

Frente a la discusin sobre los nombres propios y su significatividad, dos personajes de suma importancia -e l alemn Gottlob Frege (1848-1925) y el ingls Bertrand Russel I ( 1872-1970)- centran, en gran medida, la atencin de autores tan diversos como Moore, Wittgenstein, Quine, Searle, Strawson, Kripke, Putnam, entre otros filsofos y analistas del lenguaje. Frege y Russell se han convertido en los ejes de toda discusin que tenga que ver con los nombres propios. Sus trabajos, sus investigaciones y anlisis han servido, hasta el da de hoy, para enriquecer el panorama de la filosofa, adems de convertirse en los padres e iniciadores de lo que posteriormente a ellos se llam la filosofa analtica

1

El profesor E D'Agostini nos ilustra estos albores de la filosofa analtica en su obra Analticos y continentales. Guia de la filosofia analitica de los ltimos treinta aos. En ella nos muestra la gran influencia que ejercieron Frege y Russell en la formacin del movimiento analtico. Dice el historiador: Para tener presentes todos estos aspectos se puede adm itir que los precursores del movimiento analtico han sido Frege, algunos discpulos de Brentano, los primeros lgicos polacos, Russell, Moore, el primer W ittgenstein, aunque el verdadero y propio movimiento analtico surja ms tarde con la confirm acin autoconsciente de una filosofa lingstica, primero pensada como filosofa lgica y despus como anlisis del lenguaje (ordinario o ideal). En esta perspectiva, la fase inicial de la filosofa analtica puede ser ubicada a co mienzos de la dcada de los treinta, cuando se inicia la publicacin de la revista oficial del neopositivismo viens, Erkenntnis (1930), y se funda, en Cambridge, Anlisis (1933). En la primera mitad de la dcada de los treinta tambin se fijan, en algunos aspectos, escritos cannicos de la corriente neopositivista y de la analtica, los principios esenciales de la filoso fa lingstica: Logische Syntax der Sprache (Viena, Springer, 1934) de Carnap, el ensayo Sistematically M isleading Expressions de Gilbert Ryle (en Proceeding o f the Aristotelian Society, 32, 1932), Lenguaje, verdad y lgica de A. J. Ayer (1936). Es en esta mism a poca cuando se inicia, adems, la difusin del pensam iento neopositivista en el mundo anglosajn. Con la llegada al poder de Hitler (1933), muchos intelectuales alem anes, austracos y polacos se ven obligados a emigrar. Los principales neopositivistas encuentran refugio en A m rica, donde se genera una fecunda mezcla con el pragmatismo; o bien en Inglaterra, donde se 13

Abordar el tema de los nombres propios, de las referencias y descripciones sin tener en cuenta a Frege y Russell, bien sea para estar de acuerdo o en desacuerdo con sus tesis, es imperdonable, adems de perjudicial. Como veremos a lo largo de este captulo, tanto Frege como Russell sienten gran aprecio por el ejercicio de las matemticas y la lgica. Estas dos disciplinas se van a convertir en herramientas claves para exorcizar fantasmas y paradojas propias de nuestro lenguaje. Para tal fin, los dos autores suean con un lenguaje ideal, lgico y perfecto, lejos de la oscuridad y de la ambigedad. La lgica ser su ms preciado aliado, pues presenta [la lgica] un perfeccionamiento del len guaje corriente, al eliminar la ambigedad y la vaguedad. Por ltimo, debido a que es un instrumento muy fino, puede resolver ciertos problemas persistentes2. Los avances en filosofa analtica deben en gran medida su xito a los tra bajos realizados por Frege y Russell: por ejemplo, las teoras descripcionistas no dejan de estar en sintona, como veremos, con el autor alemn; y por otro lado, lasinicia un dilogo (prom ovido sobre todo por Ayer) entre las ideas del Crculo de Viena y la tradicin analtica inglesa. Sin embargo, en Inglaterra (en Cam bridge, 1929, retornaba W ittgenstein, y desde 1930 com enzaba a ensear en el T rinity College) el neopositivism o no obtena un gran apoyo y, en cambio, se iba afianzando la tradicin de anlisis filosfico propuesta por Russell y Moore. Por tanto, al final de la dcada de los treinta se perfila una situacin bastante clara: el com ponente lgico-neopositivista se ha instalado en los Estados Unidos, m ientras que el com ponente propiam ente analtico se encuentra sobre todo ubicado en Inglaterra. En ambos casos, el trabajo de la filosofa se concibe como un anlisis del lenguaje dotado de requisitos particulares de transparencia y rigor. En ambas corrientes, el anlisis filosfico se conci be en forma general como un anlisis lgico, y la lgica se identifica como una estructura norm ativa nica o como cierto orden interno del lenguaje a p artir del cual podemos m edir la correccin o la insensatez de los enunciados de la Filosofa y disolver los pseudoproblem as (F. D'Agostini, Analticos y continentales. Guia de la filosofa de los ltimos treinta aos (M adrid: C tedra 2000), 247-249). Para profundizar en el inicio de la filosofa analtica nos podem os detener en la Historia de la filosofa contempornea del profesor Antonio Pintor-Ramos (M adrid: BAC, 2002; 327360). Se pueden seguir las obras: de A. Stroll, La filosofa analtica del siglo XX. (M adrid: Siglo X XI, 2002); de J. J. Acero, E. Bustos, D. Q uesada, Introduccin a la filosofa del lenguaje (M adrid: Ctedra, 1996); de J. J. Katz, Filosofa del lenguaje (Barcelona: M artnez Roca, 1971). Tambin la extensa Introduccin de Javier M uguerza a su seleccin de textos del pensam iento analtico ( Esplendor y m iseria del anlisis Filosfico en La concepcin anal tica de la filosofa (M adrid: A lianza, 1986; 15-138). Y la reciente publicacin de E. Lepore y B. Smith, eds. The Oxford Handbook o f Philosophy o f language (Oxford: Oxford University Press, 2006). 2 A. Stroll, La filosofa analtica del siglo xx, 20. 14

teoras de referenda directa deben su legado ; la concepcin relorenciulisla deRussell, desarrollada con detalle en su teora de las descripciones. Kripke deca precisam ente en El nombrar y a necesidad que:

Quiero pagar el justo tributo al poder del complejo de ideas entonces predominantes, que emanan de Frege y Russell, y que yo entonces abandon. La manera natural y uniforme como estas ideas parecen dar cuenta de una variedad de problemas filosficos -su maravillosa coherencia interna- constituye una explicacin adecuada de su perdurable atractivo. Yo mismo he quedado sorprendido por el predominio en la comunidad filosfica de algunas ideas que tienen poco y ningn atractivo para m, pero nunca he colocado en esa categora a la teora descripcinista de los nombres propios. Aunque yo, junto con otros, siempre sent que haba algo torcido en ese edificio, me tom mucho tiempo liberarme de su poder3.

Frege: el camino de la lgicaDetengmonos, por el momento, en los interesantes aportes de uno de estos ejes\ Frege. Gottlob Frege es considerado por muchos bigrafos -en tre los que se encuentran M. Dummett, A. Kenny y M. MI. Valds V illanueva- como el padre fundador del movimiento filosfico ms influyente del siglo XX, a saber: lafilosofa analtica. Podemos decir, con ellos, que si Aristteles fue el fundador de la lgica, Frege la volvi a fundar; y en el perodo que va desde su tiempo hasta el da de hoy, la lgica ha avanzado ms rpida y profundamente de lo que lo hizo durante todas las centurias que separaron a Frege de Aristteles. (...) De este modo, la obra de Frege como lgico sigue ejerciendo hoy sus efectos sobre las vidas de multitud de personas annimas diseminadas por todo el mundo''. Vea mos las razones de esta influencia recorriendo brevemente su camino filosfico. La carrera intelectual de Frege5 puede dividirse en cinco perodos diferen tes, todos ellos delimitados por sus obras correspondientes. El primero de ellos

3 4

S. K ripke, El nombrar y la necesidad (Mxico: U NA M , 1995), 11. A. Kenny, Introduccin a Frege (M adrid: C tedra, 1997), 270.

5

Escribe Michael Dummett: Gottlob Frege fue un matemtico que tuvo como estudiante algunos conocimientos de fsica y de filosofa. Su obra matemtica se circunscribe prcticamente por completo a la lgica matemtica y a los fundamen15

com prende la publicacin de la obra Conceptogrqfa1 que data del arto IH79, en ',

la que el autor alemn tiene como primera preocupacin la necesidad s fu n d a mentar Ias matemticas sobre bases firm es valindose de la lgica. El segundo perodo comprende el ao 1884, cuando publica su obra Los fundamentos de la aritmtica1 En este libro, Frege comienza a moverse en los terrenos de la lgica . filosfica, con el propsito de elucidar ciertos problemas de lgica y aritmtica, reduciendo la aritmtica a la lgica. Dice el profesor L. MI. Valds Villanueva que Frege en este perodo intentar demostrar que tanto Kant como Stuart Mill estaban equivocados sobre el status de las verdades aritmticas, uno al pensar que eran verdades sintticas a priori y el otro considerando que su status era emprico8. El tercer perodo se da entre 1893 y 1903 con la publicacin -respectivam ente- del primer y segundo volmenes de los Principios de la aritmtica9 En esta obra, .

to s d e la m a te m tic a . L a in v e stig a c i n d e e s ta s re a s lo llev a tra b a jo s de c a r c te r filo s fic o m s q u e m a te m tic o ; p e ro d e n u ev o , su tra b ajo fu e d e p o c o a lc a n c e , a p e n a s tra s p a s a b a el m b ito d e la filo so fa l g ica y de la filo so fa d e las m a te m tic a s (Frege. P hilosophy o f L anguage (L o n d o n : D u c k w o rth , 1981) 13). 6 7 8 9 Cfr. G. Frege, Conceptogrqfa. Los fundamentos de la aritmtica. Otros estudios filosficos (M xico: UN AM, 1972). G. Frege, Fundam entos de la aritm tica en G. Frege, Escritos filosficos (Barcelona: Crtica, 1996), 31-132. L. MI. Valds V illanueva, Presentacin en: G. Frege, Investigaciones lgicas (M adrid: Tecnos, 1984), 11. En este perodo Frege hizo reseas y atac m ordazm ente, entre otros textos, La filosofa de la aritmtica (1890-1901) de E. Husserl, crtica que asum i Husserl, y que lo llev a aban donar el psicologismo que anteriorm ente haba defendido. Esta crtica condujo a Husserl a unir fuerzas con Frege en contra del psicologismo (Cfr. A. Kenny, Introduccin a Frege, 23). Escribe Frege en una carta dirigida a Husserl fechada en Jena el 24 de mayo de 1891: Q uerido doctor: Me ha producido un gran placer el envo de su Filosofa de la aritmtica, as su nota crtica sobre las Conferencias sobre el lgebra de la lgica de Schroder y su en sayo sobre El clculo inferencia!y la lgica del contenido [...] le doy gracias especialm ente por su Filosofa de la aritmtica, en la que tom a nota de mis propios y sim ilares esfuerzos, quizs de la m anera ms concienzuda que hasta el presente se haya hecho. Espero encontrar tiem po en breve para responder a sus objeciones. [...] Como respuesta a sus valiosos regalos slo puedo ahora enviarle unos pocos escritos breves [...]. "En la esperanza de que el intercam bio de ideas entre nosotros ha de continuar y ha de con tribu ir de algn modo al avance de la ciencia, quedo a su disposicin (Carta a). A pesar de haberse enfriado la relacin entre estos alum nos de Brentano, tras una recensin hecha por Frege ante la publicacin de la Filosofa de la aritmtica, otra carta (Carta b) fechada el 30 de octubre de 1906 sugiere un reverdecim iento de la relacin tal como lo afirm a Valds Villanueva. En dicha carta Frege comenta: Q uerido colega: [...] me parece que los lgicos se abrazan dem asiado al lenguaje y a la gram tica y estn demasiado enm a raados en la psicologa [...] parece que an se considera como tarea de la lgica el estudiar procesos ciertos mentales. Realmente, la lgica no tiene mucho m s que ver con ellos que 16

Frege presenta de manera formal la construccin logicista de la aritmtica sobre la base de la pura lgica. Este texto propona un conjunto de axiomas que fueran con toda evidencia verdades lgicas. En este libro, Frege muestra cmo reem plazar la nocin aritmtica general de nmero por nociones lgicas tales como la nocin de concepto, la nocin de objeto que cae bajo un concepto, la equivalencia entre conceptos y la nocin de extensin de un concepto1 . 0 Frege publica en los aos 1891-1892 tres artculos que van a ser capitales para toda la filosofa del lenguaje contempornea: Funcin y concepto, Sobre el sentido y referencia y Sobre concepto y objeto1 . En estos textos, Frege tratar 1 bsicamente la distincin entre sentido (Sinn) y referencia (Bedeutung). En este perodo nos detendremos con detalle unas lneas ms adelante, ya que aqu se marca un hito en el anlisis del lenguaje, con dichas distinciones. El cuarto perodo intelectual del autor alemn, dicen sus bigrafos, es extremadamente corto. Se compone de poco ms de un ao, desde la publicacin del segundo volumen de Principios de la aritmtica (1903) hasta un ao despus, donde el autor cae en una profunda depresin, debido, posiblemente, a la poca acogida de sus obras y a las crticas hechas por Russell12.

con los m ovim ientos de los cuerpos celestes. No es, en ningn sentido, parte de la lgica [...] no puede ser tarea de la lgica investigar el lenguaje y determ inar lo que est contenido en una expresin lingstica. Aquel que quiere aprender lgica a partir del lenguaje es como el adulto que quiere aprender cmo pen sara partir de un nio [...] (G. Frege, C arta a Husserl" en G. Frege, Ensayos de semntica y filosofia de la lgica (M adrid: Tecnos, 1998), (a) 80-83; (b) 188-193). 10 A. Kenny, Introduccin a Frege , 19. Nos recuerda Kenny que a pesar de que Los principios de la aritmtica es una obra de gran calado, en su m om ento no tuvo m ayor recepcin. Slo se hicieron de ella unas pocas crticas y todas ellas hostiles, condenando virtualm ente el libro por casi veinte aos al olvido. Estos tres artculos se encuentran en: G. Frege, Escritos lgico-semnticos (M adrid: Tecnos, 1974). Nos dicen A. Kenny y L. MI. Valds Villanueva que, cuando el segundo volumen de Prin cipios de la aritmtica estaba en prensa (1902), Frege recibi una carta de Russell en la que le adverta que el quinto axiom a de su obra haca inconsistente el sistem a entero. Escribe Kenny que: Este axiom a establece en efecto que si todo F es G, y todo G es F, entonces la clase de los Fs es idntica a la clase de Gs, y viceversa: era el axiom a que, en palabras de Frege, perm ita la transicin de un concepto a su extensin, transicin que era esencial si haba que establecer que los nm eros eran objetos lgicos. Con este axiom a, el sistema de Frege perm ita la formacin de la clase de todas las clases que no son m iem bros de s mismas. Pero la formacin de una clase tal, adverta Russell, conduce a una paradoja: si es miembro de s m ism a, entonces no es m iem bro de s m ism a; si no es miembro de s m ism a, entonces es m iem bro de s misma. Un sistem a que conduzca a sem ejante paradoja no puede 17

11 12

HI ltimo perodo se puede ubicar desde la depresin y desencanto de Frege hasta su muerte en 1925. En este perodo el autor alemn se alej considerable mente de la escritura. Slo unos aos antes de su muerte comenz a trabajar en un nuevo tratado de lgica filosfica, en el que el autor traa de nuevo la relacin entre lgica y psicologa filosfica, y discusiones sobre la naturaleza del pensa miento y la inferencia. De este intento fallido surgieron tres valiosos artculos: El pensamiento: una investigacin lgica (1918-9), La negacin: una investi gacin lgica (1919) e Investigaciones lgicas. Tercera parte: Composicin de pensamientos (1923). Luego de su muerte estos textos se conocen normalmente bajo el nombre de Investigaciones lgicasl3, nombre que Frege haba concebido para dichos trabajos tiempo atrs. Escribe M. Dummett en su libro Frege. Phi losophy o f Language: Su vida fue una vida de desilusin y de frustracin. Transcurri casi completamente, hasta su retiro, en la Universidad de Jena y sus energas se agotaron completamente por cuenta de su trabajo acadmico. No fue uno de esos profesores que escriben sobre asuntos de inters general o toman partido en asuntos pblicos o en controversias1. 4 Este fue su itinerario filosfico, que se convirti en punto de referencia para Russell y los llamados neopositivistas. Como dice de l D'Agostini: Frege anticip el giro lingstico en todas sus variantes, promoviendo incluso el inters por el lenguaje ordinario y por aspectos ejecutivos, pragmticos del lenguaje1 . Ahora 5 detengmonos -com o habamos anunciado- en el tercer perodo, propiamente en la distincin entre sentido y referencia, distincin con la que asegur un lugar importante, sin duda, en la filosofa analtica16.

ser lgicamente correcto. Y unas lneas ms adelante. No sin razn, Frege cay en un am argo abatim iento ante este descubrim iento, aunque se afan en recom poner su sistem a debilitando el axiom a responsable. La paradoja y su pretendida solucin fueron descritas en un apndice al segundo volumen de los Grundgesetze cuando apareci en 1903 (Introduccin a Frege, 23-24). 13 14 15 16 Cfr. G. Frege, Investigaciones lgicas (M adrid: Tecnos, 1984). M. D um m ett, Frege. Philosophy o f Language, 13. F. D'Agostini, Analticos y continentales. Gua de la filosofa de los ltimos treinta aos, 246. J. Searle, ed. The Philosophy o f Language (Oxford: Oxford U niversity Press, 1971), 2. 18

Los trabajos anteriores de Frege lan/aron a la filosofia a replantearse de nuevo varios problemas de antao, conio el problema de la igualdad o identidad, problema que desde los griegos, pasando por la Modernidad, dejaba innumerables propuestas y salidas en falso. Frege y Russell propusieron las dos soluciones ms importantes para abordar el tema. La solucin de Frege se desarrolla con ms detalle en su artculo de 1892 Sobre sentido y referencia. En l, el autor aborda desde las primeras lneas el problema de la identidad con estas preguntas: es la igualdad una relacin?, es una relacin entre objetos?, o bien entre nombres o signos de objetos? Frege se inclina por esta ltima. Ya veremos por qu. Preguntmonos: qu hace que una frase, un nombre propio, una palabra tenga significado? Hasta Frege, se tena la concepcin de que la unidad fundamental 1 y mnima era la estructura de sujeto-predicado1. Frege, a partir de los anlisis que hace sobre enunciados de identidad no triviales, ve la necesidad de revisar esta concepcin, distinguiendo entre el sentido (Sinn) y la referencia (Bedeutung) de una oracin. Nos dice en su artculo de 1892 Sobre sentido y referencia que el tipo de enunciados: a=a y a=b son evidentemente enunciados de diferente valor cognoscitivo: a=a vale a priori y, siguiendo a Kant, puede denominarse analtico, mientras enunciados de la forma a=b contienen frecuentemente ampliaciones muy valiosas de nuestro conocimiento y no siempre pueden justificarse a priori. (...) Ahora bien, si en la igualdad quisiramos ver una relacin entre aquello a lo que los nombres a y b se refieren, no parecera que a=b pudiera ser distinto de a=a, siempre que a=b fuera cierto1. 8

17

De aqu puede desprenderse que la relacin del pensam iento con lo verdadero no debe com pararse a la del sujeto con el predicado. Efectivamente, sujeto y predicado (entendidos en sentido lgico) son partes del pensam iento; para el conocim iento, se hallan al mismo nivel. Ensam blando sujeto y predicado siempre se consigue nicam ente un pensam iento, pero no se pasa nunca de un sentido a su referencia, de un pensam iento a su valor veritativo. Nos movemos en el mismo nivel, no se pasa de un nivel al siguiente. Un valor veritativo no puede ser parte de un pensam iento, com o no puede serlo el sol, porque no es un sentido, sino un objeto (G. Frege, Sobre sentido y referencia en L. MI. Valds Villanueva, ed. La bsqueda del significado (M adrid: Tecnos, 1991), 31). G. Frege, Sobre sentido y referencia, 24. 19

18

Como advertimos, el propsito de esta distincin entre sentido y referencia era el de proporcionar una explicacin de los enunciados de identidad no triviales. Traigamos algunos ejemplos para entender mejor esto. Primero, hay enunciados tautolgicos llamados triviales como Napolen es Napolen o El emperador es el emperador; enunciados obvios que tienen una verdad que es necesaria. Y hay tambin enunciados de identidad no triviales, esto es, enunciados del tipo a=b que, como advertimos, suelen ser sintticos, empricos y a posteriori. Este tipo de enunciados, a diferencia de los triviales, no son tautolgicos, obvios, ni repetitivos, sino que, por el contrario, aumentan el saber (como lo son los juicios sintticos) brindndonos ms informacin. Por ejemplo: Napolen es el emperador de Francia o El emperador de Francia es el novio de Josefina. Este segundo tipo de enunciados -los no triviales- tienen dos caractersticas impor tantes: la primera es que salvaguardan la identidad (referente-individuo); y, la segunda, que salvaguardan la informatividad (el sentido-informacin). sta es la solucin bifronte que da Frege al problema de la informatividad de los enun ciados de identidad. Es decir, un enunciado de identidad -com o veremos ms adelante- ser verdadero cuando los nombres que en l aparecen tengan la misma extensin, la misma referencia; y ser informativo cuando tenga distinto sentido. Ahora bien, pensemos en otros ejemplos: 2+2= 4 y 2x2=4 expresan dis tintos pensamientos, enuncian algo distinto, pero no obstante se puede sustituir 2+2 con 2x2 porque ambos signos tienen el mismo referente. Estos ejemplos nos llevan a afirm ar que, para Frege, la igualdad de referente no tiene como con secuencia la igualdad de pensamiento1 . El hecho de que dos enunciados tengan 9 la misma referencia no quiere decir que tengan el mismo sentido. Para Frege, el sentido de una proposicin es el pensamiento que es su contenido, y ste a su vez est determinado por los sentidos de las partes constitutivas de la proposicin. Tomemos el clsico ejemplo de Frege, expuesto en un importante artculo de 1891, Funcin y concepto, que dice as: cuando decimos la estrella de la noche es un planeta de rbita ms pequea que la tierra hemos expresado otro pensamiento que en la proposicin la estrella de la maana es un planeta de rbita ms pequea que la de la tierra, pues quien no sabe que la estrella de la maana

19

Com enta Frege en una nota aclaratoria: Entiendo por pensam iento no al acto subjetivo del pensar, sino su contenido objetivo, que es capaz de ser propiedad comn de muchos ( Sobre sentido y referencia, 34). 20

es la estrella de la noche podra tomar una proposicin por verdadera, la otra por falsa. No obstante, debe ser el significado de ambas proposiciones el mismo porque solamente son intercambiables la una con la otra las palabras estrella de la noche y estrella de la maana, las cuales tienen el mismo sentido, esto es, son nombres propios del mismo cuerpo celeste20. ste es un ejemplo clsico de la tradicin analtica, que tambin podra enunciarse as: el lucero matutino es el lucero vespertino, y tiene la riqueza de dejarnos ver que, a diferencia de un enunciado de identidad del tipo a=a, aumenta el conocimiento, el saber, ya que su verdad no es obvia (tautolgica), como s lo puede ser el enunciado del tipo el lucero vespertino es el lucero vespertino. La verdad del enunciado no trivial depende nica y exclusivamente de la experiencia. El enunciado el lucero matutino es el lucero matutino es, sin lugar a du das, analticamente verdadero, a diferencia del enunciado el lucero matutino es el lucero vespertino, que de inmediato comprobamos que es un conocimiento producto de un descubrimiento de la astronoma, y, por lo mismo, su carcter es de informatividad, cuyo valor cognitivo es muy diferente al que nos puede brindar un enunciado obvio o trivial. Los enunciados del tipo a=b tienen una referen cia comn, la misma extensin, el mismo referente que garantiza la relacin de igualdad enunciada, mientras que los diferentes sentidos del nombre posibilitan el carcter informativo que poseen tales enunciados, es decir: esto hace que la oracin sea significativa21. El conocimiento de que nos estamos refiriendo a la misma estrella con una descripcin especial -e s decir, una igualdad de la extensin de los conceptos- es lo que hace que, para Frege, la oracin sea significativa y no trivial. Como dir el autor alemn en su artculo de 1892: la referencia de lucero vespertino y de lucero matutino sera la misma, pero el sentido no sera el mismo22. Tal pro posicin contiene como sentido un pensamiento que tiene un valor veritativo, es decir, o es verdadero o es falso; esto es, tiene en general un valor de verdad que

20 21

G. Frege, Funcin y concepto en G. Frege, Escritos lgico-semnticos, 18. Cfr. M. M. G m ez Alonso, Individuos. D escripcin y referencia en la filosofa analtica contem pornea, Cuadernos Salmantinos de Filosofa (2004): 137. En adelante citarem os este texto como Individuos. G. Frege, Sobre el sentido y referencia, 25.

22

21

luiy que comprender desde la extensin misma de la proposicin, por ejemplo, cuando afirmamos que el nmero 4 es el referente de la expresin 2+2, o que Londres es la extensin de la expresin la capital de Inglaterra. A partir de los anteriores ejemplos, tenemos entonces las herramientas sufi cientes para afirm ar que la referencia es la objetividad a la que designa, denota o nombra la oracin, es decir, el referente (Napolen, 4 Londres o Venus); a esto lo llam Frege Bedeutung, y a la idealidad objetiva que captamos cuando comprendemos un nombre y una proposicin la llam sentido, en alemn Sinn, como: Napolen=El emperador de Francia, 4=2+2, Londres=la capital del Inglaterra o Venus=El lucero matutino o vespertino. El sentido es la intensin, descripcin, propiedad y relacin de un nombre. Y, por su parte, la referencia es el individuo, el particular, la extensin a la cual nos referimos. Avrum Stroll nos advierte que estos dos trminos alemanes se han traducido de maneras muy diversas, por ejemplo: Sinn como sentido, significado, concepto, intensin, connotacin y designacin. "Bedeutung, por su parte, como significado, referente, nominatum, objeto, extensin, y denotacin23. De este modo, para Frege toda expresin significativa tiene un sentido, un Sinn, y tambin -segn el ca so - un referente, un Bedeutung. Deci mos que segn el caso, puesto que nos hacemos las siguientes preguntas: qu pasa con aquellas oraciones igualmente significativas que carecen de referente, de Bedeutung? Qu pasa con aquellos nombres que no gozan de un referente? Dejan, por lo tanto, de ser significativos? Se puede hablar de que aquellas oraciones dejan de ser verdaderas por el hecho de carecer de referente? Dejan de tener valor veritativo? Respondamos a esta ltima pregunta. Segn Frege, la referencia de una proposicin es su valor de verdad: la referencia de todas las proposiciones verda deras es lo verdadero y la referencia de todas las proposiciones falsas es lo falso. El valor veritativo de una proposicin es su referencia. Frege escribe en Sobre sentido y referencia que: Por esto nos vemos impulsados a admitir el valor veritativo de un enunciado como su referencia. Por valor veritativo de un enunciado entiendo las23 A. Stroll, La filosofa analtica del siglo XX, 32. 22

circunstancias de que se verdadero o de que se falso. No hay ms valores verilativos. En aras de la brevedad, al uno lo llamo lo verdadero, al otro lo falso. Cada enunciado asertivo, en el que tenga importancia la referencia de las palabras, debe ser considerado, pues, como un nombre propio, y su referencia, caso de que exista, es o bien lo verdadero o bien lo falso. Estos dos objetos son admitidos, aunque slo sea tcitamente, por todo aquel que emita juicios, que tenga algo por verdadero, o sea, tambin por el escptico24. Ahora bien, volviendo atrs, si el valor veritativo de una oracin lo da la referencia, qu pasa con las oraciones que carecen de ella? Qu pasa con los enunciados que contienen nombres propios sin referencia? Frege piensa que enunciados del tipo: Ulises fue dejado en taca profundamente dormido tienen evidentemente un sentido. Pero, ya que es dudoso que el nombre Ulises tenga un referente, una extensin, por consiguiente ser dudoso que lo tenga el enunciado entero, es decir, es dudoso que la oracin Ulises fue dejado en taca profun damente dormido tenga Bedeutung. Los enunciados donde aparecen nombres de entes de ficcin, nombres sin referente, nombres como Ulises, Flamlet, Quijote, Zorba, Sirena o Unicornio, para Frege, claramente tienen un sentido, puesto que tienen una intensin y ella es suficiente para la significatividad del nombre. Esto implica, por lo tanto, la identificacin del significado de un nombre con su sentido. El significado de un nombre es el conjunto (ramillete) de sentidos. Para Frege, se reduce el significado de un nombre a las propiedades, relaciones y descripciones25. De ah que estos nombres (carentes de referencia) no necesitan nada ms para contar con significatividad. Tenemos entonces que con la identificacin del significado con su sentido, Frege supera en un primer momento el escollo que representa la existencia de nombres que carecen de referente. Sin embargo, hay que decir que para el autor

24 25

G. Frege, Sobre sentido y referencia, 31. A l respecto com enta Frege: El significado de un nombre propio es el objeto mism o desig nado por l: la representacin que tenem os es com pletam ente subjetiva; entre el uno y la otra est el sentido que ciertam ente ya no es subjetivo como la representacin pero tam poco es el objeto mismo [...] un nombre propio (palabra, signo, com binacin de signos, expresin) expresa su sentido, significa o designa su significado. Expresam os con un signo su sentido y designam os con l su significado ( Sobre sentido y referencia, en G. Frege, Escritos lgico-semnticos, 34-35). 23

alemn estos nombres no dejan de ser un modo defectuoso de los lenguajes na turales. Un lenguaje que estuviera perfectamente regulado, es decir, en el que cada trmino gozara tanto de Sinn, como de Bedeutung, no tendra tal escollo que superar; las confusiones se repararan de inmediato y, por lo mismo, ningn nombre sera puesto en duda ya que contara siempre con su respaldo extensional. Todo esto quiere decir que, cuando se intenta avanzar ms all, es decir, preguntar por el valor veritativo de estos enunciados, ellos mismos quedan en evidencia, mas no sin sentido. Esta evidencia slo sale a la luz cuando se desea saber cul es el valor veritativo, cuando se desea tomar el enunciado bien sea por falso o verdadero; en este momento es cuando urge que nombres como Ulises tengan una referencia puesto que, si no es as, no habra nada que nos permitiera decidir si el predicado a l atribuido es verdadero o falso. Segn Frege, lo que nos lanza a avanzar ms all del sentido es nuestro afn e inquietud cientfica, en una palabra, nuestro afn por la verdad. Es la bsqueda de la verdad, afirma Frege, lo que nos incita a avanzar del sentido a la referencia. Cuando se da esta bsqueda y nos preguntamos por la verdad y no por el sentido de un nombre como Ulises, Flamlet o Quijote, abandonamos de inmediato el goce esttico y entramos, de este modo, en un examen cientfico, algo que el mundo literario, por supuesto, no resiste. Segn esto, la pregunta por la verdad o falsedad de un nombre, de una oracin o de un personaje de ficcin es algo que no debe hacerse, si se quiere seguir disfrutando, sintiendo y ser, por lo tanto, inocentes frente a la obra o el poema pico, ya que, como dice Frege: el pensamiento pierde valor para nosotros tan pronto como vemos que a una de sus partes le falta la referencia26. Con todo esto podemos decir que la literatura no exige tal valor; la lgica, por supuesto, s. Algunos autores han considerado a Frege por estos aportes como uno de los grandes iniciadores de la moderna reflexin del lenguaje. Estos aportes no carecan completamente de antecedentes, ya que muchos de estos problemas la igualdad, la distincin entre asercin y predicacin- fueron ya pensados por los filsofos escolsticos. Sin embargo, es este genial autor quien se ha convertido

26

G. Frege, Sobre sentido y referencia, 30. 24

en el referente de los albores de la filosofa analtica27. M. D um m ett dice del autor alem n que:

Crea que su trabajo no haba tenido respuesta y se senta tan aislado e incomprendido tanto en Jena como en las comunidades matemtica y filosfica. Sin embargo, a pesar del aparente pequeo alcance de su trabajo y de su propia creencia de que haba topado con una incomprensin o negligencia prcticamente totales, hoy est considerado, al menos por filsofos y matemticos, como una de las grandes figuras de los ltimos cien aos28. A propsito en una nota aadida a su testamento, fechada el primero de enero de 1925, Frege le escribi a su hijo Alfred: Querido Alfred: No te deshagas de lo que he escrito. Aunque no sea todo oro, hay ciertamente oro en ello. Creo que hay cosas aqu que algn da se apreciaran mucho ms de lo que se aprecian hoy. Procura que nada se pierda. Tu padre que te quiere. Lo que te lego con esto es una parte de m mismo29. Veremos, ms adelante, que no slo Russell, Carnap o Wittgenstein se han detenido en sus anlisis, trabajos y distinciones; por ejemplo, esta distincin entre sentido y referencia marcar de manera importante el camino de la filosofa del lenguaje, y en especial influir a las llamadas filosofas del sentido, aquellas que pregonan la importancia del contexto, entre las se encuentran autores de la talla de Strawson y Searle.

27

Dice A. Kenny: Frege ha sido superado slo por Platn y Descartes. Al igual que ellos, y por encim a de todos los otros filsofos, posea el don de escribir una prosa que es accesible y atractiva a la prim era lectura, pero cuya relectura devuelve dividendos durante toda la vida (Introduccin a Frege, 274). M. Dum m ett, Frege. Philosophy o f Language, 31. L. M. Valds V illanueva, Introduccin en G. Frege, Ensayos de sem nticay filosofia de

28 29

la lgica, 12.25

Terminemos este punto con las palabras de D'Agostini, en la obra ya citada. Analticos y continentales en la que afirma que: Todo esto nos servira para identificar a Frege como padre del anlisis del lenguaje ideal; aunque en la tarea de la construccin del lenguaje ideogrfico, como en las investigaciones sobre el concepto de nmero, Frege se centr en un profundo anlisis del lenguaje ordinario, descubriendo especficos problemas lgicos y lingsticos y formulando teoras que se convertiran despus en clsicas. En definitiva, es posible hablar de un paradigma fregeano sobre el cual encaja substancialmente toda filosofa analtica del lenguaje30.

Seleccin de textosa =a y a=b son evidentemente enunciados de diferente valor cognoscitivo: a=a vale a priori y, siguiendo a Kant, puede denominarse analtico, mientras enunciados de la forma a=b contienen frecuentemente ampliaciones muy valiosas de nuestro conocimiento y no siempre pueden justificarse a priori. (...) Ahora bien, si en la igualdad quisiramos ver una relacin entre aquello a lo que los nombres a y b se refieren, no parecera que a=b pudiera ser distinto de a=a, siempre que a=b fuera cierto (G. Frege, Sobre sentido y referencia, 24). De aqu puede desprenderse que la relacin del pensamiento con lo verdadero no debe compararse a la del sujeto con el predicado. Efectivamente, sujeto y predicado (entendidos en sentido lgico) son partes del pensamiento; para el conocimiento, se halla al mismo nivel. Ensamblando sujeto y predicado siempre se consigue nicamente un pensamiento, pero no se pasa nunca de un sentido a su referencia, de un pensamiento a su valor veritativo. Nos movemos en el mismo nivel, no se pasa de un nivel al siguiente. Un valor veritativo no puede ser parte de un pensa miento, como no puede serlo el sol, porque no es un sentido, sino un objeto (...). La referencia de un nombre es el objeto mismo que designamos por medio de l; la representacin que tenemos en este caso es completamente subjetiva; entre ambos est el sentido, que ciertamente ya 110 es subjetivo como la representacin, pero que tampoco es el objeto mismo. El siguiente smil es quizs apropiado

30

F. D 'A gostini, Analticos y continentales. Gua de la filosofa de los ltimos treinta aos, 257. 26

para esclarecer estas relaciones. Alguien observa la luna a travs de un telesco pio. Comparo la Luna misma con la referencia; es el objeto de observacin, que viene dado por la imagen real que se proyecta en la lente del objetivo del interior

del telescopio y por la imagen que se produce en la retina del observador. A la primera imagen la comparo con el sentido; a la segunda, con la representacin o intuicin. La imagen del telescopio es, ciertamente, unilateral, depende del lugar de observacin; pero es, con todo, objetiva en la medida que pueda servir a muchos observadores. En cualquier caso, podra disponerse de tal manera que muchos la usaran al mismo tiempo. Pero, por lo que respecta a las imgenes de la retina, cada uno tendra la suya propia. Apenas si se alcanzara una congruencia geomtrica debido a las distintas conformaciones de los ojos, y quedara excluida una coincidencia real. Este smil podra quizs desarrollarse adicionalmente si se supiera que la imagen que se produce en la retina de A podra hacerse visible a B; o tambin que el mismo A podra ver la imagen de su propia retina en un espejo: con esto quizs pudiramos cmo una representacin puede ser tomada de hecho como objeto; pero como tal no es para el observador lo que es directamente para el que se la representa" (...) As pues, esto nos impulsa a aceptar que el valor de verdad de una oracin es su referencia. Entiendo por valor de verdad de una oracin la circunstancia de que es verdadera o falsa. No hay otros valores de verdad. Para abreviar, llamo a uno lo verdadero, al otro lo falso. Toda oracin asertrica, en la que importe la refe rencia de sus palabras, ha de concebirse por lo tanto como un nombre propio, y su referencia, en el caso de que la tenga, es lo verdadero o lo falso. Estos dos objetos sern reconocidos, aunque slo sea de modo implcito, por todo aquel que juzgue, que tenga algo por verdadero, por tanto tambin por el escptico. La designacin de los valores de verdad como objetos podra parecer aqu una ocurrencia arbi traria y quizs un mero juego de palabras, del que no debera extraerse ninguna consecuencia profunda. Lo que llamo objeto slo se puede discutir propiamente en conexin con concepto y relacin (G. Frege, Sobre sentido y referencia, 31-36). Tambin las oraciones adjetivas sirven para formar nombres propios compuestos, aunque, a diferencia de las oraciones nominales, no se bastan ellas solas para este propsito. Estas oraciones adjetivas han de considerarse equivalentes a adjetivos. En lugar de la raz cuadrada de 4. Tenemos aqu un caso en el que, a partir de una experiencia conceptual, se forma un nombre propio compuesto con la ayuda del artculo determinado en singular, lo que, en cualquier caso, es permisible cuando un objeto y slo uno cae bajo el concepto. Ahora bien, las expresiones conceptuales pueden formarse de tal manera que sus caractersticas se pongan de27

manifiesto mediante oraciones adjetivas como, en nuestro ejemplo, mediante la oracin que es menor que 0. Es obvio que tal oracin adjetiva no puede tener, lo mismo que suceda antes con la oracin nominal, un pensamiento como sentido ni un valor de verdad como referencia, sino que tiene como sentido slo una parte del pensamiento que, en algunos casos, puede expresarse por medio de un nico adjetivo. Tambin falta aqu, como en el caso de las oraciones nominales, el sujeto independiente y por ello se esfuma la posibilidad de reproducir el sentido de la oracin subordinada en una oracin principal independiente (G. Frege, Sobre sentido y referencia, 42). I ;i palabra nombre comn induce a la posicin de que el nombre comn se relacione con objetos de un modo esencialmente igual que el nombre propio, slo que ste nombra slo a uno, mientras que aqul es aplicable, en general, a ms de uno. Pero es falso, y por ello prefiero decir palabra para concepto en lugar de nombre comn. El nombre propio tiene que tener por lo menos un sentido (tal como utilizo la palabra); de lo contrario sera una secuencia vaca de sonidos y no tendramos razn alguna para llamarlo nombre. Pero para el uso cientfico ha de exigirse que tenga tambin una referencia; que designe o nombre un objeto. As pues, el nombre propio se relaciona por medio del sentido, y slo por medio de l, con el objeto. Tambin la palabra para concepto tiene que tener un sentido y, para el uso cientfico, una referencia; pero sta no consiste en un objeto ni tampoco en una pluralidad de ellos, sino que es un concepto. Por lo que respecta al concepto se puede, naturalmente, preguntar de nuevo si bajo l cae un objeto, o ms de uno o ninguno. Pero esto tiene que ver, de manera directa, slo con el objeto. De este modo, una palabra para concepto puede ser, lgicamente hablando, absolutamente impecable, sin que haya un objeto con el que se relacione por medio de su sentido y su referencia (el concepto mismo). Esta relacin con un objeto es, como puede verse, ms indirecta e inesencial, de modo que parece poco ajustado dividir las palabras para concepto teniendo en cuenta si bajo el concepto correspondiente no cae ningn objeto, o cae uno o ms de uno. La lgica tiene que exigir tanto del nombre propio como de la palabra para concepto que el paso de la /palabra al sentido y del sentido a la referencia est determinado sin posibilidad alguna de duda. De lo contrario, no deberamos tener derecho a hablar de referencia. Esto vale, naturalmente, para todos los signos y combinaciones de signos, que tienen la misma finalidad que los nombres propios o las palabras para concepto (G. Frege, Comentarios sobre sentido y referencia, 121-122).

28

Para leer msMilker, G. P. &. Hacker, P.M.S. Frege: Logical Excavations. Oxford: Oxford University Press, 1984. I himmett, M. Frege. Philosophy o f Language. London: Duckworth, 1981. I rege, G. Sobre sentido y referencia en L. MI. Valds Villanueva, ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 1991. I rege, G. Conceptografia. Los fundam entos de la aritmtica. Otros estudios filosficos. Mxico: UNAM, 1972. I rege, G. Ensayos de semntica y filosofia de la lgica. Madrid: Tecnos, 1998. I rege, G. Escritos filosficos. Barcelona: Crtica, 1996. Kenny, A. Introduccin a Frege. Madrid: Ctedra, 1997.

29

RUSSELL Y EL PROBLEMA DE LA REFERENCIAL a lgica, m a ntendra yo. o tiene que a d m itir un unicornio en m a yor m edida que p u e d a hacerlo la zo o lo g a (...) Lo que existe es una fig u ra o una descripcin en p a la b ra s

Russell

Bertrand Russell en 1905 expone en la revista M i n d su teora de las descrip ciones, en un artculo titulado Sobre la denotacin2. All, propiamente y por primera vez, Russell centra su atencin en el problema de los nombres propios y las descripciones. Ahora bien, hay que recordar que a pesar de que esta teora de las descripciones sufri a lo largo de los aos muchas modificaciones por el mismo Russell, sta le bast para asegurarle un lugar en la posteridad filosfica3. De hecho, puede decirse sin ms que su reconocimiento filosfico se debi a esta teora, ya que, como advertimos, el autor ingls no slo fue fecundo en su

1

Sobre su publicacin, contratiempos y aceptacin, nos cuenta el mismo Russell: Esta doctrina pareci tan descabel lada al director, que me rog volviera a considerarla y que no le pidiese publicarla como estaba. Yo estaba persuadido de su solidez, sin embargo, y no ced. Despus fue generalmente aceptada y lleg a ser considerada como mi contribucin ms importante a la lgica. Es cierto que existe hoy una nueva reaccin contra el la, de parte de los que no creen en la distincin entre nombres y otras palabras. Pero creo que esta reaccin se produce solamente entre los que nunca han intentado ocuparse de la lgica matemtica. En todo caso, nunca he podido encontrar validez en sus crticas. Admitir, no obstante, que la doctrina de los nombres quiz sea un poco ms difcil de lo que pens en otro tiempo (La evolucin Je mi pensamientofilosfico. (Madrid: Alianza, 1982), 85). B. Russell, Sobre la denotacin en B. Russell, Lgica y conocimiento. Ensayos 1901-1950 (M adrid: Taurus, 1966), 51-74. G. H. von W right en su A Biographical Sketch de W ittgenstein nos recuerda el floreciente mom ento intelectual de Cambridge. Dice el autor: La dcada anterior a la Prim era Gran Guerra fue un perodo de excepcional actividad en Cambridge. Bertrand Russell haba llegado al summum de sus poderes. Russell y A. N. W hitehead escribieron Principia Mathematica , un hito en la historia de la lgica. El filsofo ms influyente era G. E. Moore. Pronto intim W ittgenstein con Russell, y conoci mucho de Moore y W hitehead. Entre los amigos de W ittgenstein durante sus prim eros aos en Cam bridge debe ser tam bin mencionado J. M. Keynes, el econom ista, G. H. Hardy, el matemtico, y el lgico W. E. Jonson (en N. Malcolm, Ludwig Wittgenstein: A Memoir (Oxford: Oxford U niversity Press, 1984), 16-17). 31

2 3

actividad filosfica y m atem tica, sino que tambin destac en diferentes campos

de la actividad intelectual, pues la diversidad de sus intereses fue tan grande como la complejidad de su personalidad4. Con la teora de las descripciones, expuesta en Sobre la denotacin, Russell inicia su batalla contra la concepcin de que la condicin suficiente de un nombre es su intensin, es decir, la tesis de Frege que reza que el significado de un nom bre es slo su sentido. Pero Russell, desde los antecedentes de John Stuart Mill (1806-1873) y bsicamente desde Alexius Meinong (1853-1920), considera que los nombres propios denotan -n o connotan- un particular concreto; por lo tanto, un nombre se refiere a un individuo, a algo que es su significado y en el cual el nombre se agota por completo. El joven Russell, el de Los principios de la matem tica, adhiere a esta posicin meinongniana. Ahora bien, veremos en el transcurso del texto cmo se mantiene el autor ingls fiel a la frmula: nom bre-individuo, pero se aparta por completo del compromiso ontolgico concedido por Meinong5.

4

Resalta el profesor Antonio Pintor-Ramos que: (...) la personalidad de Russell es quiz la ms destacada del mundo intelectual britnico del siglo X X ; su ingente obra abarca desde las matemticas y la lgica hasta los ms diversos temas filosficos; a ello acompa una amplsima y polmica labor de activista y reformador en los mbitos social, poltico y pedaggico, la cual no slo gener una amplia produccin escrita, sino que le condujo a posturas que le llevaron a la crcel o le vetaron al acceso a algunos puestos docentes (Historia de lafilosofa contempornea, 331). Tambin Alan W ood, en su m agnfica biografa Bertrand Russell, el escptico apasionado, resalta la polifactica personalidad del autor britnico. Dice el profesor Wood: Bertrand Russell no sim plific la tarea de ningn futuro estudioso o bigrafo, dividiendo su carrera en distintas fases dedicadas a diferentes tem as. Siempre tuvo la turbadora costum bre de interesarse por cierto nmero de cosas diferentes al mismo tiempo. La diversidad de su inters era casi tan grande como la complejidad de su carcter. El mismo resumi una vez su trayectoria con la caracterstica observacin de que, cuando se volva dem asiado estpido para las matem ticas, se dedicaba a la filosofa (BertrandRussell, el escptico apasionado (M adrid: Aguilar, 1967), 45). Escribe Russell: Ser es lo que pertenece a todo trm ino concebible, a todo objeto o pensa miento posible (abreviado: a todo lo que puede o currir en cualquier proposicin verdadera o falsa, y a todas tales proposiciones mismas). El ser pertenece a todo lo que puede contarse. Si A es algo, y por lo tanto, A es, A no es debe ser siempre falso o carecer de sentido, pues si A fuese nada, no podra decirse que no es; A no es implica que existe un trm ino A cuyo ser se niega y, por lo tanto, que A es. As que, a menos de que A no es sea un sonido vaco carente de sentido, debe ser falso -cu alq u iera que sea A, evidentem ente e s-. Los nmeros, los dioses hom ricos, las relaciones, quim eras y espacios tetradim ensionales, todos tienen ser, pues si no fuesen entidades de un tipo, no podram os form ular proposiciones respecto a ellas. As, el ser es un atributo general de todo y m encionar algo es m ostrar que es (...). En realidad, la teora parece haber surgido por haber despreciado la distincin entre existencia y ser. Aun esta distincin es esencial, si podem os negar la existencia de algo, pues lo que no existe debe ser algo, o sera un sinsentido negar su existencia, y en consecuencia necesita32

5

Meinung pensaba que todo nombre se refiere a un individuo, sealndolo y etique tndolo. Ks decir, el significado de un nombre es su portador, puesto que donde hayo nombre existir necesariamente el objeto nombrado. De ah que es posiblepensar en un objeto como la montaa de oro, aunque ese objeto efectivamente no exista en el mundo externo. Esta tesis meinongniana se basa en que todo nombre necesariam ente tiene que referirse (remitirse) a un individuo, a algo nombrado.

I sio significa que nombres del tipo Ulises, Hamlet, Zorba, Unicornio" y Quijote tienen su portador, es decir, hay algo que puede ser, tanto un Ulises,com o un Hamlet, un Zorba, un unicornio y un Quijote.

Para Meinong, los entes de ficcin subsisten. Ahora bien, subsisten de una manera diferente a los dems individuos reales; su existencia, por decirlo de algn modo, es incompleta, pero finalmente con un estatus que les permite hacer parte del mundo, de habitarlo6. El argumento por el cual lleg Meinong a este compromiso, superpoblamiento y arbitrarismo ontolgico, se puede enunciar de este modo. Tomemos, por ejemplo la oracin Hamlet es el prncipe de Dinamarca y digamos: 1. Hamlet es el sujeto de la oracin Hamlet es el prncipe de Dinamarca. 2. Debido a que la oracin Hamlet es el prncipe de Dinamarca es significativa, debe ser sobre algo, es decir, debe referirse al prncipe de Dinamarca.

mos el concepto de ser como el que pertenece an a lo no existente (Los principios de la

matemtica (M adrid: Espasa-Calpe, 1983), 508).6 Una versin reciente del m einongianism o la encontram os en el norteam ericano Terence Parsons. Parsons habla del carcter incompleto de tales entes de ficcin frente al carcter completo de los seres reales. En el caso de Sherlock Holmes, por ejemplo, nos hallamos frente a un objeto incompleto, cuyas propiedades nucleares (identificatorias) son las que narra Conan Doyle. Ahora bien, a pesar de contar con dichas propiedades nucleares, tales seres siguen siendo incompletos frente al carcter completo de los objetos reales, ya que el corpus de las aventuras de Sherlock Holmes no puede brindar todas las propiedades que puede tener tal personaje de ficcin (Cfr. T. Parsons, Nonexistent Objects (New Haven: Yale University Press, 1980), 23-27). Recomiendo revisar el captulo titulado Fictional Objects, Dream Objects, and O thers del mism o libro. Tambin se pueden seguir las tesis de Parsons en el artculo de Richard Rorty: H ay algn problema con el discurso de ficcin? (en Consecuencias del pragmatismo (M adrid: Tecnos, 1996), 182-216). 33

3. Pero, a menos que exista I lamlet, el prncipe de Dinamarca, la oracin no es una oracin sobre algo y, por tanto, no puede ser significativa, porque uno de sus componentes esenciales, Hamlet, no sera significativo. 4. Ahora bien, la oracin: Hamlet es el prncipe de Dinamarca es significativa; por lo tanto, debe referirse a alguna entidad, a saber, a Hamlet, prncipe de Dinamarca, lo que nos lleva a que tal entidad debe existir o subsistir de algn modo. Russell est de acuerdo con Meinong en que los nombres propios son eti quetas, esto es, en que, siendo idnticos su significado y su referente, carecen de intensin. Pero en lo que no est de acuerdo el autor ingls con Meinong es en afirm ar que los nombres de objetos ficticios son verdaderos nombres propios, es decir, en que correspondan a un individuo7. Por el contrario, cree el autor ingls que el referencialismo - d e M einong- est cargado de inflacionismo ontolgico por falta de instinto robusto para la realidad, pues todas estas palabras, trm i nos y expresiones que engaosamente llamamos nombres de personajes de ficcin no pasan de ser una descripcin y, por lo tanto, son un error gramatical e hipertrofia ontolgica. Dice Russell a propsito: En lgica es preciso tener aquel instinto especialmente bien desarrollado. En caso contrario, acabaramos por dar entrada a cosas puramente fantsticas. (...) suponer que haya en el mundo real de la naturaleza todo un conjunto de proposiciones falsas dando vueltas de un lado para el otro resulta monstruoso para mi mentalidad8.

7

En La evolucin de mi pensamiento filosfico escribe Russell: O tra distincin im portante entre nombres y descripciones es que un nombre no puede aparecer significativam ente en una proposicin, a m enos que haya algo que denom ine, m ientras que una descripcin no est sujeta a esta lim itacin. Meinong, por cuya obra he sentido gran respeto, no observ esta diferencia. Sealaba que es posible hacer afirm aciones en las que el sujeto lgico sea la m ontaa de oro, aunque no exista ninguna montaa de oro. A rga: si decs que la m ontaa de oro no existe, es obvio que hay algo que estis diciendo que no existe, es decir, la m ontaa de oro; por lo tanto, la montaa de oro debe subsistir en algn oscuro mundo platnico del ser, porque, de otro modo, vuestra informacin de que la montaa de oro no existe no tendra significado. Confieso que, hasta que di con la teora de las descripciones, me pareci convincente este argum ento. El punto esencial de la teora era que, aunque la m ontaa de oro pueda ser gram aticalm ente el sujeto de una proposicin con significado, tal proposicin, cuando se analiza correctam ente, deja de tener tal sujeto. La proposicin la m ontaa de oro no existe se convierte en funcin proposicional x es de oro y montaa es falsa para todos los valores de x (86). B. Russell, La filosofa del atomismo lgico en B. Russell, Lgica y conocimiento. Ensayos

8

1901-1950, 313.34

Russell, en respuesta abierta a la teora descripcionista de Frege, sostiene que los nombres son etiquetas que sealan un particular y que su nica funcin es denotar un individuo concreto. Para el autor de La filosofia del atomismo les necesario distinguir con claridad entre un nombre y una descripcin. En l a introduccin a la filosofa matemtica, Russell afirmaba que un nombre es un smbolo simple, que designa directamente a un individuo que a su vez es su significado y que tiene este significado por derecho propio, independientemente del significado de las dems palabras. Por su parte, una descripcin es la que se compone de varias palabras cuyos significados estn ya determinados y de los cuales resultar lo que quiera que haya de tomarse como significado de la des cripcin9. Desde la idea de que un nombre designa directamente a un individuo, pensemos, por ejemplo, en la siguiente frase que, al parecer, nombra algo que est vinculado con una cierta propiedad. Digamos: La montaa de oro Esta frase no se refiere a nada y por lo tanto se puede afirm ar que: No hay ningn X (elemento) quesea montaa y adems de oro. Es decir, ningn individuo satisface esa oracin. Los nombres, bien sean verdaderos nombres o nombres de ficcin, tienen la obligacin de mostrar al individuo portador del nombre; si esta obligacin no se cumple como en el caso de los nombres de ficcin, lo nico que se tiene que decir es que no son nombres de ningn modo, y por dems son un error del lenguaje, propio de la ambigedad de las palabras. Con todo lo anterior, podemos decir que los nombres poseen funcin referencial, esto significa que denotan individuos, elementos irreductibles e irrepetibles, su nica misin es particularizadora. Esto nos lleva a afirm ar categricamente con Russell- que la significatividad de un nombre no est en la intensin, sino en la extensin, ya que si una propiedad como, por ejemplo, roja, estuviese vinculada lgicamente a un nombre como rosa, la negacin de la propiedad implicara la prdida del referente rosa. Por otra parte, tenemos que, si se afirma;k o,

9

En su Introduccin a la filosofa matemtica escribe Russell que un nombre es: Smbolo simple cuyo significado es algo que slo puede intervenir como sujeto, es decir, algo del tipo de lo que, en el captulo XIII, definam os como un individuo, o un particular. Y un smbolo simple ser aquel que no tenga partes que sean a su vez smbolos. As, Scott ser un smbolo simple, puesto que, aunque se compone de partes (las letras aisladas), estas partes no son smbolos. Por otro lado, el autor de IVaverly no es un smbolo simple, ya que las distintas palabras que componen la frase son partes, que a su vez son smbolos (B. Russell, Introduccin a la filosofa m atem tica en B. Russell, Obras completas 11. Ciencia y filosofa 1897-1919 (M adrid: Aguilar, 1973), 1370). 35

que el significado de un nom bre no es su intensin, mus si su extensin, sesigue

la imposibilidad de sustitucin de los nombres propios en contextos opacos u oblicuos, esto es, en enunciados introducidos por verbos de actitud proposicional. Tomemos el ejemplo propuesto por el mismo Russell en su obra La filosofia del atomismo lgico1 ste dice as: 0. 1. Jorge IV deseaba saber si Walter Scott era el autor de Waverley. Siguiendo el principio leibniziano de sustitucin de los idnticos (Salva veritatis), si sustituysemos Walter Scott por una descripcin como El autor de lvanhoe", la proposicin resultante sera la siguiente: 2. Jorge IV deseaba saber si el autor de lvanhoe era el autor de Waverley, oracin diferente a la inicial y que no cumple claramente la sustitucin de trminos. 3. Ahora bien, pasara lo mismo si sustituyramos el autor de Waverley" por Walter Scott, ya que tendramos la absurda trivialidad de afirmar: 4. Jorge IV deseaba saber si Walter Scott era Walter Scott. En esta sustitucin tenemos unas premisas verdaderas, pero una conclusin falsa, ya que lo que pretende saber Jorge IV es si una persona y slo una escribi Waverley y si esa persona era Walter Scott, y no corroborar un enunciado de identidad como Walter Scott es Walter Scott. Scott es autor de Waverley es evidentemente una proposicin distinta a la de Scott es Scott: la prim era es un hecho de la historia literaria; la segunda, una perogrullada trivial".10 11 B. Russell, La filosofia del atomismo lgico, 347-357. En la Introduccin a la filosofia matemtica (1919), Russell explica la am bigedad de los nom bres (y en particular el de este ejemplo). Escribe el autor ingls: (...) una proposicin que contiene una descripcin no se identifica con aquello en que se convierte la proposicin cuando se sustituye por un nombre, ni aun cuando el nombre nom bre al mismo objeto que la descripcin describe. Scott es autor de Waverley es evidentem ente una proposicin distinta de la de Scott es Scott: la prim era es un hecho de la historia literaria; la segunda, una perogrullada trivial. Y si ponemos cualquier otro distinto de Scott en el puesto de el autor de Waverley, nuestra proposicin se convertir en falsa, y, ciertam ente, ya no seguira siendo la misma. Pero, puede decirse, nuestra proposicin es esencialm ente de la misma forma que (por ejemplo) Scott es sir Walter, en la que se pronuncian dos nombres de la misma persona. La respuesta es la de que, si Scott es sir W alter significa realm ente la persona llamada Scott es la persona llamada Sir Walter, entonces los nombres estn usados como descripciones: es decir, el individuo, en puesto de ser nombrado, es descrito como la persona poseedora de tal nombre. Esto es una forma en la que los nombres se usan con frecuencia en la prctica, y, por lo regular, no habr nada en la term inologa para poner de m anifiesto si se 36

Ahora bien, esta teora referencia/isla que afirm a que el significado es final mente el portador del nombre y que para que "encontremos un verdadero nombre no debemos ir a un conjunto de propiedades y caractersticas, sino al individuo mismo que nombramos, parece que se encuentra con un problema por superar: los nombres de ficcin. Nombres que en lo cotidiano aceptamos, sin ms, como verdaderos nombres. Meinong pensaba -com o hemos dicho- que estos objetos no existan, como los dems seres concretos, pero s subsistan de algn modo, ya que posean un nombre que los distingua y diferenciaba de los dems particulares (existentes) y de su mundo ficticio; esto es, que al afirmar, por ejemplo, Ulises" no lo confundimos con Prometeo o, por lo mismo, Unicornio con Centauro, ya que su nombre nos remite a una manera de ser, a algo que es el portador del nombre. Pero, es esto verdad? No estaremos cayendo en un engao? No habr una distorsin y enmascaramiento de la realidad? Russell, a propsito de esto, en sus conferencias sobre La filosofa del atomismo lgico, adverta: Ciertas nociones que han merecido en filosofa la categora de fundamen tales deben por entero su origen, en mi opinin, a confusiones relativas al simbolismo -por ejemplo, la nocin de existencia o, si ustedes lo prefieren, de la realidad. Ambas expresiones sugieren buen nmero de cuestiones disputadas en filosofa. Nos encontramos, as, con la teora de que toda proposicin equivale de hecho a una descripcin de la realidad como un todo, y con otras teoras por el estilo; y, en general, dichas nociones de existencia y realidad han jugado un papel primordial en la historia de la

usan de esta m anera o como nombres. Cuando un nombre se usa directam ente, m eram ente para indicar aquello de lo que estam os hablando, no form ar parte del hecho afirm ado, ni de su falsedad, si ocurriera que nuestra afirm acin fuese falsa. Sera simplemente parte del simbolism o m ediante el cual expresbam os nuestros pensam ientos. Lo que querem os expresar es algo que pudiera (por ejemplo) ser traducido a un idioma extranjero; es algo para lo cual las palabras reales son un vehculo, pero de lo que no forman parte. Por otro lado, cuando hacem os una proposicin acerca de la persona llam ada Scott, el nombre real Scott interviene en lo que estam os afirm ando, y no m eram ente en el lenguaje utilizado al hacer la afirm acin. N uestra proposicin ser ahora otra diferente si lo sustituim os por la persona llam ada Sir W alter. Pero m ientras estemos usando nombres como nombres, el decir Scott o el decir sir W alter ser tan irrelevante para lo que querem os afirm ar como lo que sera el que hablsemos en ingls, o en francs. A s, m ientras los nombres se utilicen como nombres, Scott es sir W alter ser la mism a proposicin trivial que Scott es Scott. Esto com pleta la prueba de que Scott es el autor de Waverley no es la m ism a proposicin que la que resulta de sustituir por un nombre el autor de Waverley, sea cual sea el nombre con el que se sustituya (Introduccin a la filosofa matemtica , 1370-1371). 37

filosofia. Ahora bien, tal como en filosofa so hun , esas nociones no son, a mi modo de ver, sino resultado de un embrollo simblico1 *.

Russell adhiere a la concepcin meinongniana, que piensa que los nombres son como etiquetas, adhesivos que se pegan al individuo, pero, como recordamos, no est de acuerdo -d e ninguna manera- con que los nombres de ficcin sean como tal verdaderos nombres propios, ya que carecen de valor extensional y, por ende, al no ser propiamente verdaderos nombres, pierden automticamente el compromiso ontolgico que s les conceda Meinong. Bertrand Russell piensa que estos nombres de ficcin no son verdaderos nombres propios, sino descripciones definidas abreviadas. Para ello intent demostrar que las oraciones del tipo Hamlet, prncipe de Dinamarca, asesin a Polonio o Don Quijote es el caballero de la Mancha poseen una estructura gra matical que nada tiene que ver con la estructura lgica de un lenguaje perfecto. Frente a estos problemas, Russell nos presenta el conocido y brillante anlisis de la oracin El actual rey de Francia es calvo. El anlisis de dicha oracin tiene tres pasos claves que se pueden enunciar de la siguiente manera: 1. Existe al menos un X (individuo) que es rey varn de Francia:[(Ex)

(M Fx)].

2. Slo para un X (individuo) es verdad que es rey varn de Francia:[(X) (y)] {[(M Fx) = (M F y )] (x=y)}.

3. Quienquiera que sea ese individuo es calvo:{[(x)

(M F x )] (Tx)}.

Ahora hagamos esto mismo con una oracin que involucra un nombre de un personaje claramente de ficcin y veremos que sucede lo mismo. La oracin Hamlet, prncipe de Dinamarca, es el asesino de Polonio tiene las siguientes proposiciones: 1. Existe al menos un X que es verdad que es Hamlet, prncipe de Dinamarca. 2. Slo para un X es verdad que es Hamlet, prncipe de Dinamarca.

12

B. Russell, La filosofa del atomismo lgico, 260-261. 38

( Quienquiera que sea esc X es el asesino de Polonio. Russell, con este anlisis, critic las nociones tradicionales de posibilidad e Identidad y destruy de algn modo el supuesto individuo concreto (el ac tual rey de Francia) para hacer de l un individuo indeterminado (X). Podemos confirmar a travs del anterior anlisis que la oracin El actual rey de Francia es calvo sigue siendo significativa, a pesar de haber eliminado los supuestos "nombres y remplazados por variables (indeterminadas), ya que puede no haber individuos que satisfagan las funciones varn y rey de Francia y prncipe de Dinamarca y asesino de Polonio, sin que ello suponga que los enunciados no posean significacin13. Por ejemplo, para Russell, puesto que es significativo (aunque falso) decir encontr un unicornio, est claro que esta oracin es com pletamente significativa, aunque debidamente analizada se pueda comprobar que dicha oracin no contiene como constitutivo un unicornio, a pesar de contener el concepto de unicornio1 . 4 Para Russell, la significatividad de la oracin El actual rey de Francia es calvo no est en juego; lo que s est por comprobar es su valor veritativo1 . Esto 5 quiere decir que el valor de verdad (no la significatividad) de la oracin El actual rey de Francia es calvo se cumplir plenamente si existe (hay) un individuo de este tipo, es decir, Existe al menos un individuo que es varn rey de Francia y slo para un individuo es verdad que es varn de Francia y adems calvo. Si la oracin cumple todas las condiciones, se podra enunciar de este modo: Existe actualmente una y solamente una persona que es rey de Francia y, adems, es calva.

13 14 15

Cfr. M. M. G m ez Alonso, Individuos, 141. Cfr. B. Russell, Introduccin a la filosofa matemtica , 1366. Stroll resume en La filosofa analtica del siglo X X (30) este punto. Escribe el autor: (...) cada una de las oraciones analizadas es una oracin general y cada una de ellas es signifi cativa. Esto resulta clave para com prender cmo una oracin cuyo trm ino sujeto carezca de referente puede, sin embargo, ser significativa. A la vista de esta explicacin, podem os resum ir la objecin que haca Russell a Meinong. Meinong, en esencia, confunda las descripciones definidas y los nombres. Una vez que nos damos cuenta de que el actual rey de Francia es una descripcin, no hay necesidad de que la oracin se refiera a algo', por lo tanto, dado que una oracin que contiene la expresin resulta significativa, no se sigue que su sujeto gram atical denote algo. De m anera que no hay necesidad de presuponer la existencia o la subsistencia de tales entidades como el actual rey de Francia, Hamlet, Medusa o Santa Claus (resaltado ajeno al texto). 39

I

ntonces, por lo mismo, ser falsa la oracin si no cumple con alguna de las

tres siguientes condiciones: si no hay un individuo de tal tipo, entonces ser falsa la oracin 1; si hay ms de un individuo de este tipo, ser falsa la oracin 2; y, en el caso de que s existiera ese individuo, pero no tuviera la propiedad adscrita, ser falsa la oracin 3. Esto implica que si alguno de los componentes de la oracin es falso, la oracin por completo tambin lo es. Russell, en su artculo de 1919 "Descripciones, nos dir, a propsito de la verdad o falsedad de oraciones del tipo El actual rey de Francia es calvo: (...) de hecho, las proposiciones de la forma el tal-y-tal es el tal-y-tal no son siempre verdaderas: es necesario que el tal-y-tal exista (...). Es falso que el actual Rey de Francia es el actual Rey de Francia, o que el cuadrado redondo es el cuadrado redondo. Cuando sustituimos un nombre por una descripcin, las funciones proposicionales que son siempre verdaderas pueden convertirse en falsas, si la descripcin no describe nada. No hay ningn misterio en esto tan pronto como nos damos cuenta (...) que cuando sustituimos una descripcin el resultado no es un valor de la funcin proposicional en cuestin1 . 6 Ahora bien, como advertimos, la verdad o la falsedad no alteran la significatividad de un enunciado que contenga un nombre de un ente de ficcin. Los nombres para Russell tienen plena significacin, pero su valor de verdad indiscutiblemente se mide por el alcance de dicha oracin. El valor de verdad de una oracin como Hamlet es posible depende nica y exclusivamente de los ejemplares con que podamos contar, esto es: su posibilidad se mide de modo extensional. Conclusin: no podemos saber si existe Hamlet o si no existe. Esto significa que no puedo ni afirm ar ni negar la existencia de estos seres imaginarios, pues afirm ar su falsedad no deja de ser una clara y profunda contradiccin. No se puede afirm ar entonces: ni que son posibles los Unicornios, Centauros, Serpientes aladas de m ar o las Sirenas, como tampoco que son imposibles. No puedo, de ningn modo, afirm ar nada de ellos, pues sera paradjico ya que no podemos saber por ningn medio si tales seres son posibles o imposibles.16 B. Russell, D escripciones en L. MI. Valds Villanueva, ed. La bsqueda del significado , 53. 40

No debemos pensar que lo expuesto anteriormente es una invitacin al silen cio. lodo lo contrario. Es la manera que tiene Russell de contar con un lenguaje sin ambigedades ni desatinos, es decir, su proyecto de un lenguaje ideal y perfecto, lo ms preciso posible, propio de la lgica. Desde este proyecto ideal de lenguaje no nos debe extraar la vinculacin que hace el autor ingls entre la posibilidad y lo que hay, es decir, entre existencia y posibilidad, ya que su vinculacin garantiza y, sobre todo, limita el campo de lo que podemos hablar con segu ndad. De este modo: Decir de un concepto que es posible no es determ inar predicativam ente el concepto, sino sealar que esa nocin tiene alcance, que hay individuos que la ejemplifican. Del mismo modo, la imposibilidad de un concepto equivale a la ausencia de instancias de esa nocin. Por tanto, existir es igual a ser posible y ser imposible es igual a no existir 1 . 7 Segn Russell, la posibilidad se puede afirmar si tenemos alcance, es decir, si contamos con los ejemplares que garanticen tal afirmacin. Los enunciados de posibilidad, para Russell, no pueden darse ajenos a la existencia, es decir, a lo real, a lo que hay. Nos recuerda el texto de Individuos : Cuando Russell seala que no podemos decir con verdad que una funcin es posible a menos que dispongamos de ejemplos que cumplan, con ello afirma, no que la posibilidad dependa de la existencia, sino que enunciar la posibilidad es lo mismo que afirmar la existencia, y, por tanto, que enunciar la imposibilidad de algo equivale a la aseveracin de su inexistencia (y viceversa)1 . Todo lo anterior puede condensarse de este modo: 8Si algo no existe no p u ed e se r p o sib le : ~ Por lo m ism o si algo existe es posible'. E= im p o s ib le = p o s ib le

Enunciar la posibilidad es igual que afirm ar la existencia. Por esto mismo, enunciar la imposibilidad es igual que afirm ar la inexistencia; esto se traduce simplemente en el cumplimiento o incumplimiento de una funcin, es decir, en el respaldo extensional con que ella cuente. Segn Russell, afirm ar la posibilidad es lo mismo que decir:La posibilidad= juicios extensionales.

17 18

M. M. Gmez A lonso, Frgiles certidumbres. Wittgenstein y Sobre la certeza: Duda y lenguaje (Salamanca: U niversidad Pontificia de Salam anca, 2006), 195. M. M. Gmez Alonso, Individuos, 152. 41

Tenemos que resaltar, sin lugar a eludas, que la concepcin extensional de la lgica modal tiene su mrito, pues ella exorciza y corta de un tajo (navaja de Ockham), correctamente, el inflacionismo ontolgico de Meinong; pero vemos que tiene, por otra parte, un serio problema, que es el de no poder dejar de lado las concepciones ordinarias del lenguaje, como son el uso simple y cotidiano que hacemos de estos nombres. Nombres que, por otro lado, no exigen y no necesitan de ningn tipo de compromiso ontolgico para seguir siendo usados ordinariamente. Estas exigencias parecen ser ms bien un afn de reducir la lgica modal a una lgica empirista. Los nombres (o mejor, eso que llamamos nombres, es decir, las descripciones disfrazadas de Russell) que usamos en oraciones del tipo: Ulises es el padre de Telmaco y rey de taca o Remedios la bella subi al cielo envuelta entre sbanas, no se refieren a un objeto, a un particular y, por lo mismo, no exigen un instanciamiento o algn individuo que garantice la significatividad de dichas oraciones, puesto que, como afirma Stroll: Una vez que nos hemos dado cuenta de que el actual rey de Francia es una descripcin, no hay necesidad de que la oracin se refiera a algo 1 . Es ms, estas oraciones 9 pueden ser o no verdaderas sin ningn tipo de compromiso ontolgico, pues su alcance no est determinado por el cumplimiento de la referencia (X), sino por el de las funciones descriptivas, ya que no deseamos instanciar ningn ejemplar, sino simplemente revisar, constatar, las descripciones que se atribuyen a dicha funcin, algo que podramos llamar, momentneamente, su confrontacin y coherencia. De este modo, los valores modales se refieren a conceptos, no a objetos que satisfagan descripciones20. Tememos que, al no referimos a particulares sino a funciones, nuestro compro miso desaparece. Por lo mismo, basta con que los miembros y partes de la oracin tengan una coherencia y alcance funcional, esto es, revisar (en el archivo) si es verdad que Ulises es el padre de Telmaco y es tambin rey de taca, como se narra en la obra de Homero, o que Remedios la bella, efectivamente, como se narra en Cien aos de soledad, subi al cielo envuelta entre sbanas. Por lo mismo, si los referentes son funciones y su funcin no es establecer alcance, no19 20 A. Stroll, La filosofa analtica del siglo X X , 30. En Individuos se seala que ms bien, que una funcin descriptiva es susceptible de instancias, o, de otro modo, que una descripcin es lgicamente consistente, no contradicto ria. Los valores modales se refieren a conceptos, no a objetos. D ecir que los unicornios son posibles es constatar que una descripcin es coherente (M. M. G mez Alonso, Individuos, 159). 42

i* obligacin, por otro lado, que haya particulares que cum plan las descripciones Ulises, U nicornio, "R em edios la bella" o Sirena para que estas oraciones puedan s e r verdaderas o falsas. Russell afirm a enfticam ente:

La lgica, mantendra yo, no tiene que admitir un unicornio en mayor medida que pueda hacerlo la zoologa (...). Decir que los unicornios tienen una existencia herldica o en la literatura o en la imaginacin es una evasin sobremanera lastimosa y mezquina. Lo que existe en herldica no es un animal, hecho de carne y hueso, que se mueve y respira por su propia iniciativa. Lo que existe es una figura o una descripcin en palabras21.

Nombres y descripciones: los verdaderos nom bres propiosEn enunciados como el actual rey de Francia es calvo, el no-ser es o la conocida prueba ontolgica que reza Dios existe es necesario, segn Russell, contar con un sentido robusto de la realidad que permita alejarnos de inflacionismos y de compromisos ontolgicos: una revisin extensional, que equivale a dar cuenta de lo nombrado. Siguiendo este sentido robusto de la realidad de Russell, tenemos que los dos ltimos enunciados mencionados unas lneas atrs, a saber, la paradoja de Parmnides (el no-ser es) y la prueba ontolgica, son dos de los rompecabezas de la historia de la filosofa que, desde el modelo de el actual rey de Francia es calvo, pueden ser revalorados y vistos como carentesde sentido lgico. Miremos el primer rompecabezas, la paradoja de Parmnides.

Como advertimos anteriormente, en Los principios de la matemtica, Russellse encontraba, al igual que Meinong, en favor de esta paradoja; pensaba en aquel

entonces el autor ingls que lo que no existe debe ser algo, es decir, que el no-ser debe ser. Enunciar que el no-ser no es, efectivamente, es afirm ar que hay algo, y, por la misma razn, la afirmacin del ser es redundante; no es que sea falso, sino que carece de sentido12. Desde esta frmula sin salida, sera imposible enunciar del no-ser ni que es ni que no es. Ahora bien, la advertencia de la paradoja frente a la redundancia del ser es correcta, siempre y cuando se predique de un

21 22

B. Russell, Descripciones, 48. B. Russell, Los principios de la matemtica, 508. 43

verdadero nombre propio. Para l, esos seres fantsticos" posean un verdadero nombre que les garantizaba de algn modo su existencia o subsistencia. Pero constatamos, sin lugar a dudas, que Meinong no slo se confunde en este aspecto, sino que mezcla arbitrariamente la lgica y la gramtica, comprometindose con la existencia de estos seres fantsticos. Esto mismo puede aplicarse a la prueba ontolgica. Para sus defensores, Dios es plenamente un nombre, que al ser nombrado o, en este caso, negado Dios no existe-, necesariamente nos remite a algo que sostiene ese nombre, pues su negacin o afirmacin asegura, advierte, garantiza o confirma su existencia. De ah que sera una contradiccin -s i fuese Dios el nombre de un X, que posee todas las propiedades atribuidas y que cumple todos los requisitos para ser ese individuo X- decir tanto que Dios existe como Dios no existe23. Tenemos, por lo mismo, que la respuesta al aferrado defensor de la prueba ontolgica es simple y contundente: el trmino Dios no es de ningn modo un verdadero nombre propio sino una funcin proposicional. Por eso, su negacin no es, de ninguna manera, una contradiccin24. Entonces, tenemos que si Dios no es propiamente un nombre verdadero sino, por el contrario, una

23

Escribe Russell en sus conferencias sobre el atomismo lgico: Cuando digo: Homero existe, ste es Homero, luego ste existe, se trata de una falacia del mism o gnero. Es totalm ente errneo razonar: Este es el autor de los poemas homricos y el autor de los poemas homricos existe, luego ste existe. Slo donde interviene una funcin proposicional es posible llevar a cabo con sentido la asercin de la existencia. Ustedes pueden afirm ar El tal y tal existe, dando a entender con ello que hay exactam ente un c que posee aquellas propiedades, pero una vez que lleguen a saber de un c que las posea, no podrn ya decir de dicho c que existe, ya que ello carece de sentido: no es que sea falso, sino que carece por entero de sentido (La filosofa del atomismo lgico, 354-355). A firm a el profesor . M Gmez en Individuos: Basta un procedim iento anlogo al de El actual rey de Francia para m ostrar que Dios es una funcin proposicional cuya significatividad se m antiene an en el caso de que no haya individuo alguno que la satisfaga. De nuevo la teora de las descripciones parece exorcizar con xito el fantasm a del ontologismo m ilitante ( Individuos, 142). Stroll afirm a a propsito: Este logro tiene una importancia filosfica directa. Nos aclara un segundo enredo con la cuestin de la existencia, a saber, cmo es posible negar, consistentemente, la existencia de algo. Supongamos un ateo que dice: Dios no existe. Parecera que dicho ateo, con sus propias palabras, est presuponiendo la existencia de algo, Dios, que no existe, de manera que parece que se est contradiciendo. Russell muestra que, en esa oracin, Dios no es un nombre sino una descripcin abreviada de el X que es todopoderoso, omnisciente y benevolente (en la concepcin judeocristiana). La oracin planteada por el ateo podra leerse ahora como: No existe nada que sea todopoderoso, omnisciente y benevolente. El nombre aparente, Dios, ha desapare cido de la oracin expresada por el ateo. De esta manera, el anlisis le permite expresar su posicin filosfica sin caer en ningn tipo de inconsistencia (La filosofa analtica del siglo XX , 29). 44

24

descripcin, negar la existencia de Dios" no es negar un predicado o propie dad del concepto, sino el concepto con todas sus predicaciones, ya que no es el "individuo que posee el nombre Dios, sino una descripcin abreviada, y su negacin es una consecuencia lgica de su incumplimiento e instancia. Dios es una funcin proposicional que de ningn modo es un verdadero nombre. Para el autor del atomismo lgico, la existencia no es algo que se puede afirm ar de estos u- minos, al nombrarlos, sino tan slo al describirlos. Nuevamente la gramtica nos confunde y nos hace formular tesis errneas. Escribe Russell a propsito: El hecho de que quepa someter a discusin la proposicin Dios existe es una buena prueba de que Dios, tal como dicho trmino es usado en aquella proposicin, constituye una descripcin y no un nombre. Si fuese Dios un nombre, no cabra plantearse problema alguno acerca de la existencia de Dios25. Conclusin: los individuos concretos que hay en el mundo no existen, o ms bien, no tiene sentido decir que existan, de la misma manera que tampoco lo tiene decir que no existan. No es vlido predicar ni lo uno ni lo otro de los particula res. Todo lo anterior nos lleva a decir que las nicas palabras que en teora son idneas para referirse a un particular son los nombres propios26. Nombre propio es igual a palabras que se refieren a particulares. Ahora bien, sta podra ser, a grandes rasgos, su teora de las descripciones, pero en su primera versin - Sobre la denotacin y Los principios de las matemticas- , los verdaderos nombres propios, para Russell, eran los que se identificaban con los nombres de objetos fsicos en el sentido ordinario. Todo particular existente posea un nombre sin ms. Napolen, Walter Scott o Fernando Pessoa son verdaderos nombres propios que se refieren a particulares existentes, y no por ejemplo Ulises, Zor ba, Unicornio o Quijote, que no gozan de la existencia en el mundo fsico. El Russell de La filosofa del atomismo lgico retoca considerablemente este punto, acercndose al escepticismo y de algn modo a Frege, ya que los nombres para l no van a ser los nombres de objetos fsicos, sino que, por el contrario, nombres como Napolen, Walter Scott o Fernando Pessoa que para el

25 26

B. Russell, La filosofa del atomismo lgico, 351. Escribe Russell a propsito: Las nicas palabras que en teora son aptas para referirse a un particular son los nombres propios, y todo lo relativo a los nombres propios es bastante curioso. Nombres propios = palabras que se refieren a particulares (Lafilosofa del atomismo lgico, 280). 45

com n, para cl lenguaje corriente son verdaderos nom bres, van a ser meras descripciones abreviadas, ya que no podem os acceder al individuo de carne y

hueso, pues nos es desconocido. Estos nombres sern, de alguna manera, los desconocidos, los innombrables. Segn Russell, se debe distinguir claramente entre nombres ordinarios y nombres lgicamente propios. Estos ltimos designan entidades que son conocidas por familiaridad, de modo directo. Son los decticos, esto, aquello, ah 27. El autor ingls, en sus conferencias del atomismo lgico, dice que esto hace que resulte muy difcil aducir de algn modo algn ejemplo de nombre en el sentido estrictamente lgico del trmino. Las nicas palabras de que, de hecho, nos servimos como nombres, en el sentido lgico del trmino, son palabras como esto o aquello. Podremos hacer uso de esto como de un nombre referido a algn particular directamente conocido en este instante28. Ahora bien, si slo a los decticos - esto, ah, aquello- se les podra llamar verdaderos nombres propios, esto nos lleva a la sorprendente conclusin

27

Russell, ya en su libro de Los problemas de lafilosofa , haca la distincin entre conocimiento directo y conocim iento por referencia. En el captulo dedicado a esta distincin dice el autor: (...) direm os que tenem os conocim iento directo de algo cuando sabem os directam ente de ello, sin el interm ediario de ningn proceso de inferencia ni de ningn conocim iento de verdades. As, en presencia de mi mesa, conozco directam ente los datos de los sentidos que constituyen su apariencia -s u color, forma, dureza, suavidad, etc.-; de ello soy inm ediata m ente consciente cuando veo y toco m i mesa. Puedo decir que es castao, que es ms bien oscuro, as sucesivamente. Pero estas m anifestaciones, aunque me hacen conocer verdades sobre el color, no me hacen conocer el color mismo mejor que lo conoca antes: en lo que concierne al conocim iento del color mismo, como opuesto al conocim iento de verdades sobre l, conozco el color de un modo perfecto y completo cuando lo veo, y no es posible ni aun tericam ente un conocim iento ulterior de l. As, los datos de los sentidos que constituyen la apariencia de la mesa son cosas de las cuales tengo un conocim iento directo, cosas que me son inm ediatam ente conocidas, exactam ente como son (Los problemas de la filosofa (Barcelona: Labor, 1993), 47-48). A firm a Russell: Supongan que decim os Esto es blanco. Si convienen en que esto es blanco, refirindose al esto que ven ustedes, estarn usando esto como un nombre propio. Pero si tratan de aprehender el sentido de la proposicin por m expresada al decir Esto es blanco, ya no podrn usarlo com o tal. Si se refieren a este trozo de tiza en cuanto objeto fsico, ya no estarn usando esto com o un nombre propio. Slo cuando usen esto refirindose estrictam ente al objeto inm ediatam ente presente a sus sentidos, funcionar de hecho aquel vocablo como un nombre propio. Y precisam ente en este punto posee esto una propiedad bien extraa para ser un nombre propio, a saber, que raram ente significa la misma cosa en dos mom entos ni significa lo m ism o para el que habla que para el que escucha. Se trata de un nombre propio ambiguo , m as no por ello es menos un autntico nombre propio, y casi la nica palabra que alcanzo a im aginar que se use estrictam ente y lgicamente como un nombre propio en el sentido en que he venido hablando de los nombres propios (La filosofa del atomismo lgico, 281). 46

28

ili quo, si no podem os acceder a esos objetos"

com o Cervantes, Shakes-

l'i tic" o Nikos K azantzakis- , tenem os entonces que tales nombres de tales i il'iolos no son m enos m etafsieos que el nom bre o, en palabras de Russell, la il .< i ipein abreviada Dios. Este anlisis revela, de nuevo, que lo que m uchasm i es

denom inam os nom bres no son tales, sino m eras descripciones abreviadas.

I > esta manera, Russell se acerca de algn modo a Frege, pues: Frente a l, el i

Nifiiilicado de los nombres nunca es intensional; con l, el significado de los lulsos nombres propios que constituyen el lenguaje natural es ex elusivamente mi sentido29. Ahora bien, no ser esto un absurdo contraintuitivol Cmo afirm ar que e s to s nombres no lo son cuando el comn los ha utilizado desde siempre, sin ms l'ietensiones que las de referirse a alguien? No estar incurriendo Russell en una arbitrariedad? Estas dudas frente a la teora de las descripciones de Russell no paran aqu. Si miramos con detalle la teora se puede notar cierta circularidad cuando se afirma que la nica manera de confirmar que nos encontramos frente a un verdadero nombre propio es su anclaje en la realidad, esto es, su referente. I liego, esto quiere decir que la constatacin de dicho individuo portador del nombre se da por el sentido comn o, mejor, por decirlo mediante las sonoras palabras de Russell, por el robusto sentido de la realidad. Esto significa que las herramientas que tenemos no dejan de ser herramientas ad hoc. Russell intenta superar esta circularidad de identificacin de los verdaderos nombres propios apartndose del criterio ontolgico existente-inexistente y abordando el problema desde la distincin epistemolgica dudables-indudables, a saber, lo que no sabemos si existe, frente a lo que, con certeza, sabemos que existe. En el criterio ontolgico existente-inexistente, la distincin semntica se comprobar de dos maneras: o bien por la dubitabilidad de ciertas existencias, o bien por la verificacin imposible de ciertas inexistencias. Si seguimos el segundo criterio, dudable-indudable, la incorregibilidad (marca de lo indudable) posibilita un dictamen neutral acerca de lo que existe sin, por otra parte, obligar a un compromiso ontolgico nega tivo. Esto significa que el crculo se rompe, pues la argumentacin ad hoc que criticbamos desaparece, ya que los criterios de constatacin de la existencia son epistemolgicos, no semnticos30.

29 30

M. M. Gmez A lonso, Individuos, 144. La argum entacin ad hoc se disuelve. El filsofo transciende el crculo. Son razones epistem olgicas, no sem nticas, las que avalan la atribucin de existencia, razones que. 47

Russell, ya desde su obra Los problemas ih lafilosofia ( I>12), afil ms que nunca su navaja Je Ockham" , pues para l los sense-data (datos de los sentidos) son, adems de garantes, una herramienta slida para llegar al conocimiento directo de la referencia y, por ende, al nombre que el particular posee, es decir: se puede llamar verdaderos nombres propios a aquellos signos que etiquetan esos sense-data. Russell, siguiendo al Venerabilis Inceptor, tiene como principio fundamental de simplicidad la siguiente sentencia: Toda proposicin que poda mos entender debe estar compuesta exclusivamente por elementos de los cuales tengamos un conocimiento directo. Lo anterior quiere decir categricamente que los nicos nombres verda deros son los que etiquetan objetos de la experiencia directa. Esto tiene como consecuencia la imposibilidad de referirnos a algo que ignoramos, la increble imposibilidad de no poder nombrar aquello de lo que no tenemos ni podemos tener experiencia. Para Russell, como dijimos unas lneas ms arriba, nombres (que cotidianamente se usan) como Cervantes, Shakespeare o Nikos Kazantzakis son tan innombrables como los nombres ficticios Unicornio, Sirena o Remedios la bella, por estar todos ellos lejos de nuestro alcance directo. Queda claro que en esta nueva revalorizacin de los nombres propios no se da la argumentacin ad hoc que denuncibamos antes, ya que la epistemologa, desde el conocimiento directo de los sense-data, se conjura contra tal argumentacin

adem s, poseen la solidez suficiente como para evitar cualquier duda concebible. Existe lo inm ediato, aquello de lo que se tiene experiencia directa: los datos de la consciencia. Son nombres aquellos signos que etiquetan esos datos, nicos candidatos al cum plim iento del requisito esencial de la nominacin: necesaria referencialidad" (M . M. Gmez Alonso, Individuos, 145). 31 Es interesante ver cmo este principio de econom a influy considerablem ente en la obra de Russell. Desde sus inicios, el autor del Los principios de la matemtica deja clara su afiliacin a la m xim a de O ckham , cuya frm ula tradicional y general puede enunciarse de la siguiente manera: No hay que multiplicar los entes sin necesidad. Escribe Russell en La evolucin de mi pensamiento filosfico'. (...) pasado el tiempo, mi universo se hizo menos exuberante. En mi prim era rebelin contra Hegel, crea que una cosa debe existir si no era vlida la prueba de Hegel de que no existe. G radualm ente, la navaja de O ckham me procur una im agen ms tersa y lim pia de la realidad. No quiero decir que con ella pudiera probar la irrealidad de entidades que m ostraban ser innecesarias; slo creo que suprim a argum entos a favor de su realidad. Todava creo im posible la refutacin de los enteros, de los puntos, de los instantes o de los dioses del Olimpo. Por cuanto yo s, todos ellos pueden ser reales, pero no existe la ms ligera razn para pensarlo as (La evolucin de mi pensamiento filosfico, 64). 48

\ ili'iii l ucra de circulacin el intento de ver la existencia del particular desde el Im i/.onte metafisico, pues los nicos nominables son los sense-data. Ellos son m In, verdaderos nombres propios. Ahora bien, esto crea un problema, pues pode

mos decir (desde la crtica W ittgen stein iana) que, si bien el conocimiento directoexorciza las circularidades y confusiones ontolgicas, ste lanza a Russell a un problem a tal vez ms complejo como es el de la constitucin de los lenguajes

privados, problema al que Wittgenstein dedicar una buena parte de sus Inves tan iones filosficas. La crtica de W ittgenstein se centrar en el idealismo al i|iic se ve abocado Russell, ya que los sense-data, si son los nicos nombrables, i.m ibin son privados, ntimos e intransferibles. Es decir, los lenguajes privados nos llevan a la inaccesibilidad del otro individuo, a la opacidad de mi conocim iento para los otros. Ya lo reconoca, de algn modo, Russell en Los problemas

de la filosofa. Cuando el caso de conocimiento directo es tal que yo pueda tener un conocimiento directo de l (...), es evidente que la persona que conozco soyyo m ism o. As, cuando conozco mi acto de ver el sol, el hecho complejo cuyoc o n o c im ie n to tengo es Yo-que-conozco-un-dato-de-los-sentidos32. Somos,

desde esta perspectiva, una especie de cpsulas cerradas para los otros33. Comod ijim os an tes, si bien Russell ahuyent genialmente la circularidad que produca

el criterio ontolgico, trajo consigo un problema mayor: la constitucin privada,

intransferible, del lenguaje. Pero preguntmonos junto con el Wittgenstein de las Investigaciones filosficas', si Russell tiene razn, cmo es posible que dos hablantes se puedan comprender cuando sus palabras se refieren a experiencias privadas y por tanto opacas para el otro? Para terminar, podemos ver que, hasta el momento, si bien Russell exorciza el inflacionismo, mantiene errneamente su desconfianza en el uso comn de32 33 B. Russell, Los problemas de la filosofa, 50-51. Como hemos venido advirtiendo, el W ittgenstein de las Investigaciones filosficas se dedica a com batir las tesis russellianas: la constitucin privada del lenguaje y el postulado de un lenguaje referido a objetos provenientes de la experiencia privada. W ittgenstein en las Investigaciones escribe: Supongam os que cada uno tuviera una caja y dentro hubiera algo que llam am os escarabajo. N adie puede m irar en la caja de otro; y cada uno dice que l sabe lo que es un escarabajo slo por la vista de su escarabajo. -A q u podra muy bien ser que cada uno tuviese una cosa distinta en su caja. S, se podra im aginar que una cosa as cam biase con tinu am en te- Pero y si ahora la palabra escarabajo de estas personas tuviese un uso? -E nto n ces no sera el de la designacin de una cosa. La cosa que hay en la caja no pertenece en absoluto al juego del lenguaje; ni siquiera com o un algo: pues la caja podra incluso estar vaca (Investigaciones filosficas (Barcelona: Crtica / UNAM , 1988), 1, 293, 245). 49

aquellos nombres, como si nuestras formas usuales de comunicacin estuvieran esencialmente an in-analizadas; escribe Wittgenstein: como si hubiera algo oculto en ellas que debiera sacarse a la luz34. Russell desea que tengamos un sentido robusto de la realidad, pero, paradjicamente, desea, por otro lado, sacar algo oculto de la realidad del lenguaje, algo misterioso, por llamarlo as. Pero, como descubriremos -e n respuesta a Russell- ms adelante, el uso del lenguaje ordinario no exige ms que su uso sencillo, cotidiano y austero, como defiende Wittgenstein a lo largo de sus Investigaciones filosficas35.

34

L. W ittgenstein, Investigaciones filosficas, 1, 91, 113. Para seguir la crtica que hace W ittgenstein a Russell vale la pena tener en cuenta los estudios de A. Kenny: Wittgenstein (M adrid: A lianza, 1988); K. T. Fann: Ludwig Wittgenstein: The Man and His Philosophy (New Jersey: Hum anities Press, 1978); N. Goodman: Maneras de hacer mundos (M adrid: Visor, 1990); Rorty: La filosofa y el espejo de la naturaleza (M a drid: C tedra, 2001); y tam bin mi libro: Nombres, significados y mundos, especialm ente la segunda parte dedicada al autor austraco (Salamanca: Publicaciones Universidad Pontificia de Salam anca, 2007). Dice J. J. Katz en su Filosofa del lenguaje sobre el desencanto de W ittgenstein de las teoras russellianas: Los fundam entos filosficos de la filosofa del lenguaje ordinario se deben a un buen nmero de filsofos, pero un filsofo cuya contribucin fue especialm ente im por tante es W ittgenstein. W ittgenstein em pez su carrera filosfica como em prico lgico. Su prim er libro, Tractatus Lgico-Philosophicus, abogaba por la aceptacin de un lenguaje ideal, artificial, en el que los conceptos son definidos con precisin y las proposiciones expresan de un modo no am biguo la forma real de los hechos. En realidad, sobre la base de este libro, W ittgenstein se dio a conocer como uno de los fundadores del em pirism o lgico. Pero la creciente insatisfaccin ante el concepto de un lenguaje ideal, artificial, acab llevndole a separarse del em pirism o lgico, em prendiendo un cam ino en el que sentara las bases para una concepcin alternativa del anlisis y del tratam iento filosfico. W ittgenstein no adopt la posicin de que el lenguaje artificial fracasaba porque no era cientficam ente suficiente. Al contrario, adopt la posicin de que fracasaba porque estaba demasiado cientficam ente orientado para su propsito. Los em pricos lgicos declaraba ahora W ittgenstein - desean im itar la actividad de los cientficos y por eso modelan sus lenguajes artificiales como sistemas cientficos. Pero los sistem as cientficos tratan de re velar la esencia de los objetos, hechos, estados, y preceden m ediante definiciones precisas, empricam ente justificadas, que estudian las propiedades necesarias y suficientes para que algo sea un fenm eno de una determ inada clase. Por lo tanto, al m odelar sus lenguajes como sistem as cientficos, los em pricos lgicos tratan de revelar la esencia de los conceptos tan lingsticamente dados como conocim iento, verdad', espritu, percepcin, causa, exis tencia, etc. Buscan definiciones absolutam ente precisas que den su significado como una condicin necesaria y suficiente para que algo sea considerado como conocim iento, verdad, espritu, percepcin, causa, existencia, etc. Pero, segn W ittgenstein, tales determ inaciones de significados son sencillam ente im posibles en filosofa (J. J. Katz, Filosofa del lenguaje, 67-68). 50

35

Seleccin de textosDecir que los unicornios tienen una existencia en herldica o en literatura o en la imaginacin es una evasin sobremanera lastimosa y mezquina. Lo que existe en herldica no es un animal, hecho de carne y hueso, que se mueve y respira por su propia iniciativa. Lo que existe es una figura o una descripcin en palabras. Similarmente, mantener que Hamlet, por ejemplo, existe en su propio mundo, a saber, en el mundo de la imaginacin de Shakespeare, tan verdaderamente como (pongamos por un caso) Napolen existi en el mundo ordinario, es decir, algo deliberadamente confundente (sic) o, dicho de otro modo, confuso hasta un grado que es difcilmente creble. Hay solamente un mundo, el mundo real: La imaginacin de Shakespeare es parte de l, y los pensamientos que l tuvo al escribir Hamlet son reales. Tambin lo son los pensamientos que tenemos al leer la obra. Pero forma parte de la esencia misma de la ficcin el que solamente los pensamientos, sentimientos, etc., de Shakespeare y sus lectores sean reales, y que no haya, adicionalmente, a ellos un Hamlet objetivo, Cuando se han tomado en cuenta todos los sentimientos provocados por Napolen en los escritores y lectores de historia, no se ha tocado para nada al hombre efectivo; pero en el caso de Hamlet, se ha llegado a sus entraas. Si nadie pensase sobre Hamlet, no que dara nada de l; si nadie hubiese pensado sobre Napolen, pronto se vera lo que alguien (Napolen) hizo. El sentido de la realidad es vital en lgica, y cualquiera que le haga trampas pretendiendo que Hamlet tiene otro gnero de realidad est haciendo un flaco servicio al pensamiento. Un sentido robusto de la realidad es muy necesario al construir un anlisis correcto de proposiciones sobre unicornios, montaas de oro, cuadrados redondos, y otros pseudoobjetos tales (B. Russell, Descripciones, 52). La definicin de existencia, tal como se aplica a las descripciones ambiguas, resulta de lo que se dijo al final del captulo precedente. Decimos que existen hombres o que existe un hombre si la funcin proposicional x es humano es algunas veces verdadera; y generalmente un tal y tal existe si x es tal-y-tal es algunas veces verdadera. Podemos poner esto en otro lenguaje. La proposicin Scrates es un hombre es sin duda equivalente a Scrates es humano, pero no es exactamente la misma proposicin. El es de Scrates es humano expre sa la relacin de sujeto y predicado; el es de Scrates es un hombre expresa identidad. Es una desgracia para el gnero humano el que haya elegido emplear la misma palabra es para esas dos ideas enteramente diferentes -una desgracia a la que, desde luego, un lenguaje lgico simblico pone remedio- La identidad en Scrates es un hombre es identidad entre un objeto nombrado (aceptando51

"Scrates" como un nombre, sujeto a puntuali/acioncs explicadas ms adelante) y un objeto descrito ambiguamente. Un objeto descrito ambiguamente existir cuando el menos una tal proposicin verdadera de la forma x es un tal-y-tal, donde x" es un nombre. Es caracterstico de las descripciones ambiguas (como opuesto a las definidas) que pueda haber un nmero cualesquiera de proposiciones verdaderas de la forma anterior -Scrates es un hombre, Platn es un hombre, etc.-. As, existe un hombre se sigue de Scrates, de Platn o de cualquier otro. Respecto de las descripciones definidas, por otro lado, la forma de proposicin correspondiente, a saber: x es tal-y-tal (donde x es un nombre), puede so lamente ser verdadera para un valor de x como mximo. Esto nos lleva al tema de las descripciones definidas, que han de definirse de una manera anloga a la empleada para las descripciones ambiguas, pero bastante ms complicada (B. Russell, Descripciones, 54). En una novela policaca las proposiciones sobre el hombre que cometi el crimen se acumulan, con la esperanza de que al final bastarn para demostrar que fue A el que cometi el crimen. Podemos incluso llegar a decir que, en todo conocimiento tal que pueda ser expresado en palabras -con la excepcin de esto y aquello y un puado de otras palabras cuyo significado vara en ocasiones diferentes- ningn nombre, en sentido estricto, aparece como tal, sino que aquello que parece ser semejante a los nombres es realmente una descripcin. Podemos significativamente preguntar si Homero existi, algo que no podramos hacer si Homero fuese un nombre. La proposicin el tal-y-tal existe es significativa, ya sea verdadera o falsa; pero si a es el tal-y-tal (donde a es un nombre), las palabras a existe carecen de significado. Es solamente de las descripciones -definidas, o indefinidas- de las que puede aseverarse significativamente la existencia; pues si a es un nombre, tiene que nombrar algo: lo que no nombre nada no es un nombre y, por lo tanto, si intent ser un nombre, es un smbolo desprovisto de significado, mientras que una descripcin, como el actual rey de Francia, no se torna en incapaz de aparecer significativamente meramente sobre la base de que no describe nada, por la razn de que es un smbolo complejo, cuyo significado se deriva de los smbolos constituyentes. As, cuando preguntamos si Homero existi, estamos usando la palabra Homero como una descripcin abreviada: podemos reemplazarla por, pongamos por caso, el autor de la liada y la Odisea". La misma consideracin se aplica a casi todos los usos de lo que tienen el aspecto de asemejarse a nombres propios (B. Russell, Descripciones, 59). Ser es lo que pertenece a todo trmino concebible, a todo objeto o pensamiento posible (abreviado: a todo lo que puede ocurrir en cualquier proposicin verda52

(lera o falsa, y a todas tales proponciones mismas), El ser pertenece a todo lo que puede contarse. Si es algo, y por lo tanto, es, A no es debe ser siempre falso o carecer de sentido, pues si A fuese nada, no podra decirse que no es; A no es implica que existe un trmino A cuyo ser se niega y, por lo tanto, que A es. As que, a menos de que "A no es sea un sonido vaco carente de sentido, debe ser falso -cualquiera que sea A, evidentemente es- Los nmeros, los dioses

homricos, las relaciones, quimeras y espacios tetradimensionales, todos tienen ser, pues si no fuesen entidades de un tipo, no podramos formular proposiciones respecto a ellas. As, el ser es un atributo general de todo y mencionar algo es mostrar que es (...). En realidad, la teora parece haber surgido por haber des preciado la distincin entre existencia y ser. Aun esta distincin es esencial, si podemos negar la existencia de algo, pues lo que no existe debe ser algo, o sera un sinsentido negar su existencia, y en consecuencia necesitamos el concepto de ser como el que pertenece an a lo no existente (B. Russell, Los principios de la matemtica, 508). Esta doctrina pareci tan descabellada al director, que me rog volviera a con siderarla y que no le pidiese publicarla como estaba. Yo estaba persuadido de su solidez, sin embargo, y no ced. Despus fue generalmente aceptada y lleg a ser considerada como mi contribucin ms importante a la lgica. Es cierto que existe hoy una nueva reaccin contra ella, de parte de los que no creen en la distincin entre nombres y otras palabras. Pero creo que esta reaccin se produce solamente entre los que nunca han intentado ocuparse de la lgica matemtica. En todo caso, nunca he podido encontrar validez en sus crticas. Admitir, no obstante, que la doctrina de los nombres quiz sea un poco ms difcil de lo que pens en otro tiempo (...). Otra distincin importante entre nombres y descripciones es que un nombre no puede aparecer significativamente en una proposicin, a menos que haya algo que denomine, mientras que una descripcin no est sujeta a esta limitacin. Meinong, por cuya obra he sentido gran respeto, no observ esta diferencia. Sealaba que es posible hacer afirmaciones en las que el sujeto lgico sea la montaa de oro, aunque no exista ninguna montaa de oro. Arga: si decs que la montaa de oro no existe, es obvio que hay algo que estis diciendo que no existe, es decir, la mon taa de oro; por lo tanto, la montaa de oro debe subsistir en algn oscuro mundo platnico del ser, porque, de otro modo, vuestra informacin de que la montaa de oro no existe no tendra significado. Confieso que, hasta que di con la teora de las descripciones, me pareci convincente este argumento. El punto esencial de la teora era que, aunque la montaa de oro pueda ser gramaticalmente el53

sujeto de una proposicin con significado, tal proposicin cuando so unali/a co rrectamente, deja de tener tal sujeto. La proposicin la montaa de oro no existe se convierte en funcin proposicional x es de oro y montaa es falsa para todos los valores de x (B. Russell, La evolucin de mi pensamiento filosfico, 85-86). El valor de la filosofa debe hallarse exclusivamente entre los bienes del espritu, y solo los que no son indiferentes a estos bienes pueden llegar a la persuasin de que estudiar filosofa no es perder el tiempo. (...) el valor de la filosofa debe ser buscado en una larga medida en su real incertidumbre. El hombre que no tiene ningn barniz de filosofa, va por la vida prisionero de los prejuicios que derivan del sentido comn, de las creencias habituales de su tiempo y de su pas, y de las que se han desarrollado en su espritu sin la cooperacin ni el consentimiento deliberado de su razn. Para este hombre el mundo tiende a hacerse preciso, definido, obvio; los objetos habituales no le suscitan problema alguno, y las posibilidades no familiares son desdeosamente rechazadas. Desde el momento en que empezamos a filosofar, hallamos, el contrario, que aun los objetos ms ordinarios conducen a problemas a los cuales solo podemos dar respuestas muy incompletas. La filosofa aunque incapaz de decirnos con certeza cul es la verda dera respuesta a las dudas que suscita, es capaz de sugerir diversas posibilidades que amplan nuestros pensamientos y nos liberan de la tiranta de la costumbre. Aparte esta utilidad de mostrarnos posibilidades insospechadas, la filosofa tiene un valor, tal vez su mximo valor por la grandeza de los objetos que contempla, y la liberacin de los intereses mezquinos y personales que resultan de aquella contemplacin. (...) es una tendencia filosfica muy extendida la que considera el hombre como la medida de todas las cosas, la verdad hecha para el hombre, el espacio y el tiempo, y los universales como propiedades del espritu, y que, si hay algo que no ha sido creado por el espritu, es algo incognoscible y que no cuenta para nosotros. Esta opinin es falsa; pero adems de ser falsa, tiene por efecto privar a la contemplacin filosfica de todo lo que le da valor, puesto que encadena la contemplacin al yo. La verdadera contemplacin filosfica, por el contrario, halla su satisfaccin en toda la ampliacin del no yo, en todo lo que magnifica el objeto contemplado, y con ello el sujeto que lo contempla. El espritu libre ver, como Dios lo pudiera ver, sin aqu ni ahora, sin esperanza ni temor, fuera de las redes de las creencias habituales y de los prejuicios tradi cionales, serena, desapasionadamente, y sin otro deseo que el del conocimiento, casi un conocimiento impersonal, tan puramente contemplativo como sea posible alcanzarlo para el hombre. Por esta razn tambin, el intelecto libre apreciar mas el conocimiento abstracto y universal, en el cual no entran los accidentes de la54

historia particular, que el conocimiento uportado pur los sentidos, y dependiente, como es forzoso en estos conocimientos, del punto de vista exclusivo y personal, y de un cuerpo cuyos rganos de los sentidos reforman ms que revelan (...) la filosofa debe ser estudiada, no por las respuestas concretas a los problemas que plantea, puesto que, por lo general ninguna respuesta precisa puede ser conocida como verdadera, sino mas bien por el valor de los problemas mismos; porque estos problemas amplan nuestra concepcin de lo posible, enriquecen nuestra

imaginacin intelectual y disminuyen la seguridad dogmatica que cierra el espritu a la investigacin; pero, ante todo, porque por la grandeza del universo que la filosofa contempla, el espritu se hace a su vez grande, y llega a ser capaz de la unin con el universo que constituye su supremo bien (B. Russell, Los problemas Je afilosofa, 130-135).

Para leer ms( rattan-Guiness, I. The Cambridge Companion to Bertrand Russell. Cambridge: Cambridge University Press, 2003. Quine, W. V. El desarrollo ontolgico de Russell en Teoras y cosas. Mxico: UNAM, 1986. Russell, B. Descripciones en Valds Villanueva, L. MI. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 2005. Russell, B. Sobre la denotacin en Russell, B. Lgica y conocimiento. Ensayos 1901-1950. Madrid: Taurus, 1966. Russell, B. La evolucin de mi pensamiento filosfico. Madrid: Alianza, 1982. Russell, B. Los principios de la matemtica. Madrid: Espasa-Calpe, 1983. Russell, B. Los problemas de la filosofia. Barcelona: Labor, 1970. Tomasini, A. Una introduccin al pensamiento de Bertrand Russell. Mxico: Universidad Autnoma de Zacatecas, 1992. Wood, A. Bertrand Russell, el escptico apasionado. Madrid: Aguilar, 1967.

55

MOORE: OBJETOS IMAGINARIOS Y EXISTENCIAS i sabes que a qu h a y lina mano, te concederem os todo lo dem s

Wittgenstein Objetos imaginarios es el quinto artculo del libro de Moore Defensa del sentido comn y otros ensayos. Este texto surge como respuesta al articulo1 del , mismo nombre, de Ryle2. Ryle advierte que es un error suponer que los objetos imaginarios son ideas, pensamientos o contenidos mentales denotados por el lenguaje y para ello acude al sentido comn, es decir, a la capacidad de distinguir entre algo real y algo ficticio. Ryle, al igual que Russell, cree que la existencia no es un predicado, no es un atributo; y, por lo tanto, los nombres ficticios, al no contar con referente, carecen de toda existencia. Ese tipo de entidades tie nen, para Ryle, una clase cuasi-ontolgica, son cuasi-designaciones, pues una proposicin ficticia contiene una pseudodesignacin y asegura afirm ar algo de la cosa designada. Una proposicin ficticia contiene una pseudo-designacin y asegura afirm ar algo de la cosa designada. Pero como no hay algo respondiendo a la designacin, la proposicin no es de hecho verdadera o falsa de algo3. Moore est de acuerdo -e n p arte- con Ryle, pero se percata de los problemas internos de alguna de sus tesis y para ello, aunque -e n palabras suyas- no ha conseguido

1

Moore tam bin menciona a Braithwaite, al que responde en el tercer apartado del artculo Objetos im aginarios (en G. E., Moore, Defensa del sentido comn y otros ensayos (Bar celona: Orbis, 1983), 113-124). G. Ryle, Im aginary O bjects en Proceedings o f the Aristotelian Society (Suppl. vol. xn, 1933). Seguim os para su exposicin el agudo desarrollo de J. O. Cofr, en el apartado La teora de los entes im aginarios, segn Ryle de su libro Examen filosfico de los entes de ficcin (Valdivia: Universidad Austral de Chile, 1993), 79-90). A firm a Ryle que el sentido comn distingue con facilidad qu es real y qu es im aginario, qu es un O diseo y qu es un Rey Juan Carlos. Todos los hombres cuerdos, de alguna m anera, estarn de acuerdo en afirm a r que la proposicin Mr. Pickwick es real es una completa falsedad. Nadie en consecuencia podra aceptar la proposicin Mr. Pickwick existe y es im aginario, pues distinguir es propio del sentido com n (Im aginary O bjects, 27). 57

2

3

hacerse a una idea elara de cules son las cuestiones ms importantes, desea sin embargo plantear con claridad y discutir algunos de los aspectos que le han suscitado el artculo Imaginary Objects de Ryle. Moore discute bsicamente tres cuestiones partiendo de la proposicin que Ryle distingue bajo la rbrica de proposiciones aparentemente sobre el seor Pickwick. Cul es, exactamente, la clase de proposiciones que describe Ryle como Proposiciones que parecen ser acerca del seor Pickwick, y que formula Dickens en Los papeles postum os del club Pickw ick? En el captulo XII del libro de Dickens, Moore encuentra una de las posibles oraciones propuestas por Ryle. Ella es: La seora Bardell se ha desmayado en brazos del seor Pickwick. Pero Moore sostiene que no se pueden identificar las palabras La seora Bardell... con la proposicin hecha por Dickens al escribirlas, pues si hubiese escrito las palabras sin conferirles ningn significado, no habra formulado ninguna proposicin y, por lo tanto, no habra formulado la proposicin de que la seora Bardell se haba desmayado en brazos del seor Pickwick. Se pregunta Moore: qu otras proposiciones, aparte de la expresada por este enunciado, pertenecen a la clase de Ryle? Todas, responde Moore. Todas aquellas que sean expresadas por Dickens en su libro, que sean semejantes a la proposicin La seora Bardell... y en los que aparezcan las palabras El seor Pickwick o bien sustitutas como l o a l. Vuelve a preguntarse Moore: qu es lo ms importante que desea decirnos Ryle sobre ellas y es verdad lo que dice? Moore responde en tres apartados. Ryle dice que esas proposiciones no versan acerca de nadie, que versan acerca del seor Pickwick. Esto quiere decir, en parte -segn Moore que no ha existido nunca un ser humano tal al que lo puedan sealar y decir ste es el hombre al que se refera Dickens en aquella frase con las palabras Seor Pickwick. En esto est de acuerdo Moore. Pero afirma: esto es de ingenuos o por lo menos una perogrullada, pues cualquier persona - en sus cinco cabalessabra de inmediato que la historia narrada por Dickens no es verdadera y por consiguiente no hay tal hombre* . Tambin Moore est de acuerdo con Ryle en que Dickens, cuando escribi aquella frase, no usaba Seor Pickwick como un un nombre propio en sentido lgico, pero Ryle, en lo que dice acerca del significado de ser real, confunde4 G. E. Moore, O bjetos im aginarios, 115. 58

In proposicin de que Dickens no usa "Seftor Pickwick corno nombre propioen el sentido lgico5 con la proposicin totalmente distinta de que no lo usa como nombre propio de nadie (en el sentido ordinario)6. Moore advierte que esto conlleva una confusin entre los dos sentidos correspondientes de acerca de, pues en la medida en que Ryle quiera decir: Dickens no usaba seor Pickwick como un nombre propio en el sentido lgico con el enunciado la proposicin de Dickens no versaba acerca de nadie, tanto el sentido en que usa acerca de como lo que afirm a es incompatible con una de las tesis filosficas que viene

sosteniendo7. Moore no est de acuerdo con Ryle, el cual piensa que no existeun sentido natural de las palabras acerca de, mediante el cual expresan una

proposicin verdadera las palabras esa proposicin de Dickens versaba acerca del seor Pickwick. Moore advierte enfticamente que estas palabras expresan;ilgo que es verdadero y adems estn escritas -e n medio de la ambigedad,

propia de todo idiom a- en un castellano perfectamente correcto y natural. Nohay por qu seguir a Ryle en esto.

Segn Ryle, la proposicin la seora Bardell se ha desmayado en brazos de Mr. Pickwick no versa acerca de Mr. Pickwick; pero, si una proposicin versa acerca de -sostiene M oore- es muy distinta de otra que no versa acerca de nadie.

5

Ryle, resalta C ofr, se basa en la clsica teora de las descripciones definidas de Russell siguiendo el ejem plo de el actual rey de Francia es calvo. Ryle aplica este anlisis atributivo a su proposicin Mr. Pickw ick para dem ostrar que no existen tales objetos, aunque las oraciones en que estas expresiones intervienen sean significativas. Hay que distinguir para Ryle entre proposiciones lgicamente correctas y proposiciones gram aticalm ente correctas. La proposicin Juan no existe (X no existe) no puede ser acerca de algo que porta el nombre de Juan y que no existe, pues sera una contradiccin. Para el autor, ser im aginario, ser de ficcin son expresiones predicativas de la clase cuasi-ontolgica. No hay dos Mr. Pickwick, uno real y otro im aginario; sim plem ente no hay Mr. Pickw ick alguno, pues el im aginar ciertos atributos no es lo m ism o que tenerlos. Las proposiciones de Dickens son para Ryle ficticias precisam ente porque no son acerca de alguien, aunque ellas pretendan serlo. Ryle nos propone com parar las siguientes proposiciones. (I) el Mont-Blanc est cubierto de nieve y (II) Mr. Pickwick es obeso. La diferencia se observa en que m ientras la proposicin I es acerca del Mont-Blanc en el sentido que se dice que existe una y solamente una montaa llam ada Mont-Blanc y que est cubierta de nieve, la proposicin II, por su parte, aparenta ser acerca de de Mr. Pickwick, pero com o no hay, no existe un tal Mr. Pickwick real, entonces el decir de esa entidad que es obesa no es ni verdadero ni falso, puesto que, para que lo sea obeso, tendra que existir realm ente Mr. Pickwick y no slo como mero nombre de ficcin sino como objeto real ( Im aginary O bjects, 27) y tam bin ver el riguroso trabajo de J. O., Cofr: Examen filosfico de los entes de ficcin (81-82). G. E. Moore, O bjetos im aginarios, 116. G.E. Moore, O bjetos im aginarios, 115-117. 59

6 7

Kylc trae com o ejem plo la proposicin el M ont-Blanc est cubierto de nieve,

pero si aplicamos, segn Moore, su teora relativa a el Mont-Blanc est cubierto de nieve a la proposicin de Dickens versaba sobre Mr. Pickwick, obtenemos el siguiente resultado: (I) la proposicin de Dickens dice que un hombre y slo uno se llamaba Pickwick y que la seora Bardell se desmay en los brazos de ese hombre; y (II) hubo un hombre y slo uno llamado Pickwick. Por tanto, es evidente, dice Moore, que la proposicin de Ryle la proposicin de Dickens no versaba sobre el seor Pickwick significa: (I) la proposicin de Dickens dice que un hombre y slo uno se llamaba Pickwick y que la seora Bardell se des may en brazos de ese hombre; y (II) o es el caso que se llamase Pickwick un hombre y slo un hombre. Para Moore, Ryle est tremendamente equivocado al sostener que un hombre y slo uno se llamaba Mr. Pickwick. Moore dice que es completamente falso pensar que cuando en una proposicin se expresa un nombre, ese sea el nico nombre y ninguno ms. Cuando digo, por ejemplo, El MontBlanc est cubierto de nieve, no me comprometo en absoluto con la afirmacin de que hay uno solo, pues puede ocurrir que haya dos o ms; el hecho es que no es incompatible - la existencia de otros M ont-Blanc- con la verdad de la proposi cin que expreso con El Mont-Blanc est cubierto de nieve. Para Moore, es de nuevo ingenuo pensar as, pues, de ser esto verdadero, hara tan sumamente fcil toda teora del uso de los nombres propios, pues donde quiera que ussemos un nombre propio, N , en una frase, podramos, sin alterar su significado, sustituir N por la expresin, la nica cosa llamada N o la nica persona llamada N . Aparte de que es falso lo anterior, Moore seala otro error en el que cae Ryle: la opinin de que parte de lo que afirm a Dickens cuando dice: la seora Bardell se ha desmayado en brazos de Mr. Pickwick, es, al menos, Alguien se llama Pickwick. Moore no cree eso. Moore no cree que Dickens hable en absoluto sobre el nombre de Pickwick; cree ms bien que simplemente Dickens lo usa, como cuando utilizamos de manera cotidiana la palabra rojo, por ejemplo: El profesor Modesto va siempre con un corbatn de color rojo a sus clases. En la inmensa mayora de los casos en que se usan nombres propios, tanto en la vida cotidiana como en la historia o la ficcin, no se dice nada en absoluto sobre el nombre usado: se usa solamente. Moore -q u e no puede continuar sin hacerse una idea clara de qu es lo que quiere decir el seor Ryle- nos dice que para Ryle en el enunciado La seora Bardell se ha desmayado en brazos de Mr. Pickwick, Mr. Pickwick es una expresin predicativa tcita, Mr. Pickwick dentro de la expresin La seora60

Hmdell... cuando lo escribi Dickens, no fu e usuilo como un nombre propio en el sentido lgico. Pero Ryle comete un error al inferir, por esta misma ra/n, que la proposicin de Dickens no puede versar sobre un seor Pickwick a la numera en que La Christ Church es una gran comunidad versa sobre la Christ ( hurch. Para Moore, la Christ Church" no es ms nombre propio en sentido lgico que Mr. Pickwick, y habra que pensar que tambin tiene que ser una expresin predicativa tcita en algn sentido extra (si lo hay) que el seor Ryle pueda otorgar a esas palabras. Si es as, el hecho de que Pickwick lo sea, tal ve/, no pueda ser razn para decir que la proposicin de Dickens no es acerca de lickwick, puesto que si lo fuese, el hecho de que tambin lo sea '. Christ ( 'hurch es una gran comunidad no versa sobre la Christ Church*. Moore en este ltimo apartado se dedica a entender a Braithwaite. Se pregunta: qu dice Braithwaite sobre la proposicin expresada por Dickens en Laseora Bardell se desmay en brazos de Mr. Pickwick? Braithwaite dice que cuando Dickens escribi el enunciado la seora Bardell se ha desmayado... usaba las palabras Mr. Pickwick (y por supuesto las palabras Seora Bar dell) de dos modos incompatibles que impiden que el enunciado como un todo tenga significado; pero hay que notar que con esto no quiere decir que Dickens otorgase a Mr. Pickwick dos significados incompatibles, sino con dos tipos de significado incompatibles.

Cules son esos dos tipos de significado incompatibles? Braithwaite dice que Dickens usa Mr. Pickwick no slo (1) como una variable, sino tambin (2) como una constante, sosteniendo que, en este ltimo caso, lo usa con el mismo significado que la cosa designada con el nombre Pickwick, o el hombre llamado Pickwick. Pero qu quiere decir Braithwaite -s e pregunta Moo re - al afirm ar que Dickens usaba Mr. Pickwick como una variable? a) Que ninguno de los enunciados en que aparece tiene un significado independiente cic lo que antecede, sino que todo se rige por el original Hubo al menos un hombre llamado Mr. Pickwick, b) Que no se excluye la posibilidad de que todo lo que se dice de Mr. Pickwick puede haber sido verdad de varios hombres llamados Pickwick. Moore piensa que esto es un error. El error consiste en suponer que donde Dickens introduce por vez primera al seor Pickwick, lo hace por medio

8

G.E. Moore, O bjetos im aginarios, 120-121. 61

ne un enunciado equivalente ;i "Hubo < menos un hombre Humado Pickwick il

que..., etc.. Para Moore, por el contrario, lo que quiso decir Diekens es: Hubo un hombre solamente del que es cierto tanto que voy a hablarles sobre l, como que se llamaba Pickwick y que, etc.. En otras palabras, Dickens afirma desde el comienzo que tiene en su mente un hombre reaP y slo uno, sobre el que va a contarnos una historia. Todas las proposiciones de Dickens son del tipo Hubo solamente un hombre del que es verdad tanto que les estoy contando cosas sobre l, como que, etc.. Para Moore, por consiguiente, ninguna proposicin de este tipo habra de ser verdadera con respecto al hombre en cuestin: Mr. Pickwick, ya que Dickens no nos estaba narrando nada sobre l. En los enunciados donde aparece Mr. Pickwick, Dickens no nos hablaba sobre un hombre real al que se refiriese con tal nombre: slo usa. Moore cree que Braithwaite tiene razn al pensar que Mr. Pickwick tiene una nica referencia, en el sentido de que es imposible lgicamente que todo lo que en ese enunciado afirma Dickens que es verdadero de alguien, haya de ser verdad de ms de un hombre real. Dickens -supone M oore- pensaba en Mr. Pickwick como un hombre con ciertas caractersticas bien conocidas, ciertos caracteres (como se dice en literatura), que ya le haba asignado en la narracin, y por aadidura, siempre como el hombre con las caractersticas en cuestin, sobre el que cuento esta historia. Entendido esto, se debe suponer, segn Moore, que a travs de estas caractersticas propias de este personaje, podemos obtener fcilmente su referencia1 . 0 Para term inar, Moore entiende las razones de la distincin que hace Braithwaite entre el uso de los nombres propios en un plano ficticio y uno histrico. El historiador de Napolen no siempre se refiere a l como el hombre con tales y cuales propiedades y caractersticas, sobre el que narro esta historia, sino como el hombre con tales y cuales propiedades en un momento y lugar determinados.

9

Es falso que Dickens tiene un hombre real en su cabeza; por supuesto, hace parte de la fic cin literaria. Pero es esto lo que hace una nica referencia a todos los usos subsiguientes de Pickwick. Algo parecido a lo expuesto por Frege en el captulo prim ero, en la medida que privilegia o da im portancia a las descripciones, caractersticas o accidentes. 62

10

Es la existencia un predicado?"lis de anotar que para algunos autores la existencia es el primer predicado

de cualquier entidad existente, y son secundarios todos los dems predicados o Mlnbutos que posea el objeto referido. Pero hay otros autores que sostienen quela existencia no es un predicado. Kant y tambin Kneale, al que se refiere Moore en su artculo, fueron unos de ellos. Para el autor alemn, la existencia no es un

predicado como pueden serlo los predicados es rojo, es azul o es duro, pues referirse a algo y decir de ello que existe es una redundancia, una tautologia. Sila existencia fuese un atributo, todas las proposiciones existenciales afirmativas

no seran ms que tautologas. Moore parte de la tesis de Kneale que afirm a, al igual que Kant, que la existencia no es predicado. Moore analiza el artculo de Kneale y descubre que la palabra predicado tiene dos sentidos diferentes: uno lgico y otro gramatical. De ah que afirm ar que la existencia no es un predicado puede tener dos significados diferentes, segn que quien las use emplee predicado"en su sentido gramatical o lgico. Moore se percata de que lo que desea discutir

Kneale no es si la existencia no es un predicado en el sentido gramatical, sino si lo es en su sentido lgico. Para Kneale, un predicado en sentido lgico es lo mismo que un atributo. Los atributos pueden ser: en el enunciado esto es rojo, es rojo cumple la funcin de un atributo. O en el enunciado los tigres domesticados gruen, gruen cumple tambin la misma funcin de atributo. Es de presum ir -p ara M oore- que hay alguna diferencia entre el modo en que se usa existe, existieron, existen, etc., en los enunciados que aparecen, y el modo en que se usan es rojo y gruen en estos enunciados. La diferencia consiste, segn Kneale, en que mientras existe y las dems formas personales del verbo existir no desempean la funcin de atributos, por el contrario, s lo hacen las otras palabras es rojo y gruen. Cul puede ser la diferencia se pregunta M oore- que hay entre los tigres domesticados existen y los tigres domesticados gruen?

11

Ttulo elaborado a partir del artculo de Moore Es la existencia un predicado? en G. ! Moore, Defensa del sentido comn y otros ensayos (Barcelona: Orbis, 1983), 125-137. Se guim os el desarrollo del autor. 63

1. Si comparamos, por ejemplo estas nuevas expresiones a) "algunos tigres domesticados no gruen y b) algunos tigres domesticados no existen, la expresin a, tanto si es verdadera como si es falsa, tiene un significado perfectamente claro, igual como si se expresara algunos tigres domesticados gruen. Pero no es tan claro si analizamos b, pues si bien es claro el significado de la expresin existen algunos tigres domesticados, no es nada claro el de algunos tigres domesticados no existen. Una de las diferencias importantes -p ara M oore- entre el uso de gruen y el uso de existen en sus respectivos enunciados algunos tigres..., consiste en que en que si en el primer caso insertam os no ante gruen, sin cambiar el significado de gruen, obtenemos un enunciado significativo, mientras que si hacemos la misma operacin, insertando no antes de existen, sin cambiar el significado de existen, obtenemos un enunciado que no significa nada. Este hecho explica por qu, con el significado dado de gruen, son significativos todos los tigres domesticados gruen y la mayora de los tigres domesticados gruen, mientras que con el significado dado de existen, son asignificativos los enunciados todos los tigres domesticados existen y la mayora de los tigres domesticados existen. Moore acepta que existen no cumple la funcin de un atributo si con ello se quiere indicar la diferencia entre el uso de gruen y el de existen. Pero se sigue haciendo una pregunta el profesor de Cambridge: es cierto, efectivamente, que obtenemos un enunciado a-significativo si insertamos no ante existen, sin cambiar el significado de existen, en el enunciado algunos tigres domesticados existen? Nos responde Moore que el significado que tiene a veces una expresin como algunos tigres domesticados no existen es el que posee cuando se usa con el mismo significado que algunos tigres domesticados son imaginarios o algunos tigres domesticados no son reales. No se puede negar, por lo tanto, que algunos tigres domesticados son imaginarios puede expresar -d e este m odo- realmente una proposicin, sea verdadera o falsa. Este tipo de proposiciones en el terreno de la ficcin -p o r ejemplo, en la narracin de historias sobre seres im aginarios- tiene carcter plenamente significativo. 2. Para Moore hay otra diferencia importante entre este uso de existen y el de gruen. Afirm a el autor ingls -valindose de la teora de Russell x es un hombre y griego- que la proposicin algunos hombres son griegos significa que, como mnimo, se pueden formular dos proposiciones verdaderas diferentes de este tipo; es decir, que podra haber dos objetos diferentes que64

alguien pudo haber sealado, enunciando la proposicin verdadera esto es un hombre y adems griego. I n el caso de "algunos tigres domesticados gruen significa que al menos son verdaderos dos valores de x es un tigre domesticado y grue. Esto significa, segn Moore siguiendo a Russell-, que hay como mnimo dos objetos susceptibles de que alguien al verlos los seale y diga esto es un tigre domesticado y grue1 , expresando con ello una verdad. Ahora 2 bien, en el caso de la palabra existen que aparece en el enunciado existen algunos tigres domesticados, se puede decir lo mismo que en la proposicin anterior algunos tigres domesticados gruen? En el caso de esta ltima, se afirma que es verdadero ms de un valor de x es un tigre domesticado y grue, y en la primera se afirma que x es un tigre domesticado. Para Russell, la proposicin existen algunos tigres domesticados significa lo mismo que algunos valores de la funcin proposicional x es un tigre domesticado son verdaderos. Por esta opinin se ve llevado Russell a afirm ar que: La existencia es esencialmente una propiedad de una funcin proposicional, La existencia se puede otorgar o denegar a las funciones proposicionales y es falaz aplicar al individuo que satisface una funcin proposicional un predicado que slo se aplica a la funcin proposicional. Dice Moore, a propsito: As que, segn l, la existencia despus de todo es un predicado o propiedad, aunque no de individuos, sino de funciones proposicionales nicamente! Creo que esto constituye-contina M oore- un error por su parte13. Un error, pues no se sigue de ello que podamos decir que existe significa lo mismo que es verdadero a veces, y algunos tigres domesticados lo mismo que x es un tigre domesticado. De la anterior interpretacin de existen algunos tigres domesticados Russell afirma lo siguiente: si una proposicin que se expresa diciendo al sealar algo que se est viendo: esto es un tigre domesticado es un valor de x es un tigre dom esticado, entonces, si al sealarlo se pronunciasen las palabras esto existe, esas palabras no expresaran en absoluto una proposicin, sino seran, por el contrario, asignificativas. En el caso de existen algunos tigres domesticados, existe una diferencia mucho ms significativa, ya que si son verdaderos algunos valores de x es un tigre

12

La palabra grue que aparece en la proposicin esto es un tigre domesticado y grue tiene el mismo significado que la palabra gruen que aparece en algunos tigres dom esti cados gruen, salvo por lo que respecta a la diferencia de nmero, pues uno est en plural y el otro en singular. G. E. Moore, Es la existencia un predicado?, 125-137. 65

13

domesticado, no es porque se utilice esto es un tigre domesticado y existe, sino porque sealndolo y diciendo esto existe no expresamos proposicin alguna. Por el contrario, al sealar y decir esto grue, con estas palabras s se est expresando una proposicin significativa. Por tanto, el enunciado esto es un tigre domesticado y existe no es tautolgico, sino carente de significado1 . 4 Moore advierte que hay otros usos significativos de existen. Ellos son: 1. En los pasajes anteriores anotbamos cmo decir esto existe no expresa una proposicin en absoluto, sino que, por el contrario, estas palabras son asignificativas. Pero para Moore, si es significativo sealar algo diciendo esto es un tigre domesticado, tambin -d e algn m odo- lo ser en un sentido u otro decir esto existe. La razn que tiene Moore para pensar as es que se puede decir claramente con verdad de tal objeto: esto podra no haber existido o es lgicamente posible que esto no hubiese existido, del mismo modo como se puede decir esto existe de hecho. Moore con este anlisis se percata de que siempre que dice esto es un libro, esto es una flor, la proposicin emitida se refiere a un dato sensible, o a un conjunto de datos sensibles que se perciben, datos -fin alm en te- de un objeto fsico. Parte de lo que se quiere decir cuando se afirm a esto existe es este dato sensible es de un objeto fsico, lo cual es claramente significativo. Si de cumpliese aqu la funcin de relacin, podramos decir que esto es un libro es una form a abreviada de decir la cosa de la cual es este dato sensible es un libro y por tanto, esto existe es una abreviatura de la cosa de la cual es (a la cual corresponde) este dato sensible, existe y por esta razn el uso de existe no cumple la funcin de atributo. Moore sugiere que esto existe siempre forma parte de lo que se afirm a con esto es un libro, esto es rojo, etc., donde esto se usa segn el modo que nos ocupa. Adems, es muy posible que parte de lo que se quiere afirm ar al decir que es un libro, es rojo, etc., cumplen la funcin de atributos, es parte,pero no todo lo que se dice al afirm ar que algn valor de x es un libro, x es rojo, etc., es esto existe. En ese caso, la expresin existe que aparece en esto existe no desempeara el papel de un atributo, ya que afirma nica y exclusivamente que esto existe sin ms.

14

G. E. Moore, Es la existencia un predicado?, 125-137. 66

lara Moore no slo os significativo un dalo sensible dado, como esto es un objeto fsico o esto no es un objeto fisico, sino tambin es significativo decir que "esto existe1 . De ser as advierte Moore -, tenemos que vrnoslas con un 5 nuevo sentido de existe, ya que ciertamente ninguna parte del significado de tal afirmacin relativa a un dato sensible es que l o cualquier otro es de un objeto fsico. La razn que tiene el autor ingls para sostener que es significativo decir, por ejemplo, de una imagen consecutiva que veo con los ojos cerrados: esto existe, es que, en el caso de cada uno de los datos sensibles que uno pueda percibir, siempre se podra decir con verdad del dato sensible: esto podra no haber existido. Por ejemplo, una imagen consecutiva que veo con los ojos cerrados, podra decir sin ms que esto existe o bien, que esto no existe, es decir, que esto podra no haber existido. Moore afirm a que lo nico que puede decir de esto existe y su contrario es que es indiscutible la posibilidad lgica de que no haya existido ninguno de los datos sensibles percibidos, como es el caso de que se intente rememorar una imagen y en su lugar aparezca otra, totalmente distinta. Moore term ina su texto dndonos una nueva pregunta (de difcil solucin): suponiendo que tenga significado el enunciado esto existe, de acuerdo con el uso mencionado, por qu no habramos de decir que existe cumple aqu el papel de un atributo?

15

Para Ryle, igual que para B. Russell, la existencia no es un predicado, de modo que cuando se dice existen los elefantes im aginarios, no se est predicando atributo alguno, no se est diciendo nada de los elefantes im aginarios. Pero si, por el contrario, decimos: los elefantes im aginarios son rosados, en este caso rosado s pretende ser una propiedad de los elefan tes im aginarios. Pero Ryle afirm a que, como no existen dos clases de elefantes, los reales y los im aginarios, debe darse por seguro que los elefantes rosados no existan. El predicado im aginario es tan superfluo, com o existente. Cuando decim os que algo es im aginario, nada estam os diciendo de ese algo, del mismo modo que nada decim os cuando le atribuim os existencia. Aunque es tautolgico afirm ar que los elefantes reales existen pues es evidente que el predicado realidad implica de suyo la existencia. Decir de algo que es un objeto o que existe es no decir nada. A firm a: Pero la existencia no es una propiedad. Es decir, no es una cualidad, estado, naturaleza o una relacin (...) Y cuando nosotros decim os de algo que es real, que existe o que es una entidad, la gram tica de la proposicin sugiere (falsamente) que lo que est siendo dicho es perfectam ente anlogo a lo dicho en proposiciones en las cuales se ha dicho que algo es rojo, caliente o tigre. (...) En la proposicin X existe o X no existe el term ino X , el cual desde la gram tica, parece estar designando atributos de un sujeto, lo que realm ente est significando es un atributo. Es una expresin predicativa oculta (G. Ryle, Im aginary O bjects, 19-21). 67

Seleccin de textosPor tanto, pienso, que el seor Ryle dice algo monstruosamente falso sobre nues tra proposicin cuando da a entender que parte de lo que quiere decir es que slo un hombre ha sido llamado Pickwick. Considero que el error es doble, porque tambin es falsa una opinin menos extrema, implicada por sta. Me refiero a la opinin de que parte de lo que afirma Dickens cuando dice la seora Bardell se desmay en brazos del seor Pickwick es, al menos Alguien se llama Pickwick. Tampoco creo que esto forme parte de lo que dice; no creo que hable en absoluto sobre el nombre de Pickwick como hubiese hecho si afirmase eso, aunque slo fuese en parte. Creo ms bien que simplemente lo usa. No creo que hable sobre l ms que yo sobre la palabra rojo cuando digo Me Taggart acostumbraba llevar un lazo rojo. A veces, naturalmente, cuando usamos nombres propios estamos hablando sobre ellos. Si presento a mi amigo Smith a una persona que ni lo conoce ni ha odo hablar nunca de l, y digo Mira, se es el seor Baldwin, entonces no forma parte de lo que digo del enunciado esa persona se llama Baldwin; uso, sencillamente el nombre sin hablar sobre l. Me parece que en la inmensa mayora de los casos en que se usan nombres propios, tanto en la vida ordinaria como en la historia o en la ficcin, no se dice nada en absoluto sobre el nombre usado: se usa solamente. Es decir, la proposicin expresada con el enunciado en el que aparece el nombre N, ni afirma ni tampoco implica la proposicin Algo se llama N. Como es natural, al usar el nombre damos a entender que alguien se llama N, pero no en el sentido en que la proposicin que expresamos implique esta proposicin. Evidentemente, el seor Ryle piensa de otro modo. Pienso que si digo ahora El seor Baldwin es ms bien bajo, este enunciado implica (l dice incluso significa) aquello que se expresa con Alguien que se llama Baldwin es un hombre ms bien bajo. Pero yo no puedo dejar de pensar que esto es un completo error (G. Moore, Objetos imaginarios, 119-120). Hasta aqu me he ocupado exclusivamente del uso de existen en enunciados del tipo existen algunos tigres domesticados. He intentado poner de manifiesto dos diferencias entre el uso que se hace en este enunciado de existen y el que se hace de gruen en algunos tigres gruen. Quiz se aluda a estas diferencias cuando se dice que, segn este uso, existen no desempea el papel de atributo, mientras que gruen si lo hace. Mas no puedo dejar de pensar que hay otros usos significativos de existen. Concretamente, mi deseo es intentar poner de manifiesto dos de ellos, y considerar que se quiere expresar (si es que se quiere expresar algo) al decir que, segn estos usos, tampoco existe desempea el papel de atributo (...).68

Acabo de decir que me parece significativo sealar algo que se ve, diciendo esto existe si existe es el singular de existen en el sentido en que se usa en existen tigres domesticados. Pero no puedo dejar de pensar que si es significativo sealar algo diciendo esto es un tigre domesticado, tambin lo ser en un sentido u otro decir esto existe. La razn que tengo para pensar as es que me parece que se puede decir claramente con verdad de tal objeto esto podra no haber existido, es lgicamente posible que esto no hubiese existido. Adems, no veo cmo pue de ser verdad esto podra no haber existido, sin que pueda serlo tambin esto existe de hecho, siendo, por tanto, significativas las palabras esto existe. Si el enunciado (a) es posible lgicamente que esto no hubiese existido expresa una proposicin verdadera, parece seguirse que el enunciado (b) esto no existe, en el que esto se refiere al mismo objeto al que se refiere en (a), debe expresar una proposicin, si bien ser falsa. Si es as, el enunciado esto existe que expresa la posicin contradictoria de (b), debe ser tambin significativo, y la proposicin que exprese debe ser verdadera. Ahora bien, no puedo dejar de pensar que sealo un objeto percibido diciendo significativamente esto es un tigre domesticado, esto es un libro etc., mi proposicin se refiere de hecho a un dato sensible, o a un conjunto de datos sensibles que percibo; y en parte, lo que afirmo es que este dato sensible (o estos datos sensibles) es de un objeto fsico. Es decir, afirmo que un dato sensible es de un objeto fsico en el sentido en que se dice que una imagen rememorada con los ojos cerrados no es de un objeto fsico. Pienso que una parte al menos de lo que queremos decir con esto existe (usando esto del mismo modo que cuando sealamos y decimos esto es un libro) es este dato sensible es de un objeto fsico, lo cual me parece claramente significativo. Si de cumpliese aqu la funcin de una relacin, podramos decir que esto es un libro es una forma abreviada de decir la cosa de la cual es este dato sensible es un libro y por tanto, esto existe es una abreviatura de la cosa de la cual es (a la cual corresponde) este dato sensible, existe. En este caso el uso en cuestin de existe sera el que mejor simboliza en los Principia Mathematica con E! y por la misma razn diremos que no cumple la funcin de un atributo, como en el caso de existen que tiene lugar en algunos tigres domesticados existen. No creo, sin embargo, que de cumpla aqu el papel de una relacin, ni que, por tanto, se pueda decir que esto en esto es un libro sea una abreviatura del tipo de expresin que Russell ha llamado una descripcin definida. Siendo esto as, no estoy muy seguro de qu se pueda entender por es verdad cuando se dice que existe- segn este uso- no desempea la funcin de un atributo. Lo nico que puedo sugerir es lo siguiente. Me parece que esto existe (segn este uso) siempre forma parte de lo que se afirma con esto es un libro, esto es rojo etc., donde esto se usa segn el modo que nos ocupa. Y es muy posible que parte de lo que69

up quiere immun al decir que es un libro", es rojo", c l i limpien la funcin de ilributos, es parie, pero no todo lo que se dice al afirmar que algn valor de "v es un libro, jc es rojo, etc., es esto existe". En este caso la expresin "existe que aparece en esto existe no desempeara el papel de atributo, ya que afirma nica y exclusivamente que esto existe. ()tra razn por la cual me parece que es significativo Esto existe, donde esto se usa como en esto es un libro, es porque considero significativo decir de un dato sensible dado, no slo esto es un objeto fsico o esto no es un objeto fsico, sino tambin esto existe. De ser as, tendremos que vrnoslas con un nuevo sentido de existe, ya que ciertamente ninguna parte del significado de tal afirmacin relativa a un dato sensible es que l o cualquier otro es de un objeto fsico. Ahora bien, la razn que tengo para sostener que significativo decir, por ejemplo, de una imagen consecutiva que veo con los ojos cerrados esto existe, es similar a la que acabo de expresar, a saber, que me parece que en el caso de cada uno de los datos sensibles que uno pueda percibir, siempre se podra decir con verdad del dato sensible esto podra no haber existido. No veo cmo puede ser cierto esto, sino lo es tambin la proposicin esto existe de hecho, y, por tanto, significativas las palabras esto existe en los casos que, como dira el seor Russell, aunque de modo falso, usamos esto como nombre propio de algo con lo que estamos familiarizados. Estoy obligado a admitir que mi afirmacin implica la curiosa consecuencia de que esto existe, cuando se usa de ese modo, es siempre ver dadero, y esto no existe, siempre es falso. Lo nico que tengo que decir en su favor es que me parece indiscutible la posibilidad lgica de que 110 haya existido ninguno de los datos sensibles que percibo, sencillamente no haya habido tal cosa. Por ejemplo, si rememoro con los ojos cerrados una imagen pasada brillante, se puede pensar que en su lugar percibo, en ese momento, un campo negro uniforme, como me ocurre a menudo con los ojos cerrados. Si hubiese percibido ese campo, la imagen consecutiva brillante en cuestin no hubiera existido, sin ms. Pero suponiendo que tenga significado el enunciado esto existe, de acuerdo con el uso mencionado, por qu no habramos de decir que existe cumple aqu el papel de un atributo? No puedo sugerir ninguna razn a favor de una respuesta negativa, excepto quiz la misma que he sugerido en el ltimo caso (G. Moore, Objetos imaginarios, 134-137).

70

Para leer msAmbrose, A. & Lazerowitz, M., eds. G. E. Moore: Essays in Retrospect. London: George Allen & Unwin, 1970. Ayer, A. J. Russell and Moore: The Analytical Heritage. London: MacMillan, 1971. Daval, R. Moore et la philosophie analytique. Paris: Presses Universitaires de France, 1997. Moore, G. E. Es la existencia un predicado? en Defensa del sentido comn y otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Moore, G. E. Objetos imaginarios en Defensa del sentido comn y otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Moore, G. E., Conferencias de Wittgenstein en Defensa del sentido comn y otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Moore, G.E., Some Main Problems o f Philosophy. Londres: George Allen and Unwin, 1953.

71

EL CONCEPTO MUNDO EN EL TRACTATUS DE WITTGENSTEIN*Los enunciados oscuros no ganan un pice de claridad con slo repetirlos. Wittgenstein En la presentacin que hace Bertrand Russell en 1922 para la versin inglesa al Tractatus', afirma que Wittgenstein se ocupa de la cuestin siguiente: qu relacin debe haber entre un hecho (una proposicin, por ejemplo) y otro hecho para que el primero sea capaz de ser un smbolo del segundo? Esta ltima es una cuestin lgica y es precisamente de la nica de que se ocupa Wittgenstein2. Sin embargo, en una carta fechada del 18 de agosto de 1919, el austriaco le sostuvo a Russell que esa apreciacin era errada. Parte de este trabajo es mostrar el porqu de esa aseveracin. As, para al cometido, se realizar una aclaracin sobre la definicin del [concepto] mundo presente en la proposicin 1 del Tractatus. Sin embargo, per manece la sospecha de que la pregunta que debera hacerse no es sobre el tipo de relacin de dos hechos, sino sobre cmo se dan esas relaciones en el espacio lgico. Por ello, la aproximacin que se realiza a la obra no parte del supuesto de que la lgica es slo una representacin, sino, ms radicalmente, la posibilidad [lgica] de cualquier representacin.

*

Texto elaborado con el profesor Hctor Fabio G onzlez G arcs para el curso de Filosofa A naltica de la E specializacin en Filosofa C ontem pornea de la U niversidad de San Buenaventura, sede Bogot. Londres: Routlege & Kegan Paul, 1922. W ittgenstein, L., Tractatus Logico Philosohicus (M adrid: A lianza, 1985). Para las referencias se tom ar esta traduccin, a no ser que se indique un cotejo con la versin del profesor Valds Villanueva. 73

1 2

La idea de filosofaPara Wittgenstein, la tarea de la filosofia es establecer un limite de lo que puede ser objeto de pensamiento, esto es, delimitar lo pensable (TLP, 4.114), lo que supone, paralelamente, delimitar el campo de las ciencias naturales {TLP, 4.113). Esto quiere decir que las ciencias slo pueden trabajar sobre enunciados que puedan ser comprobables en la experiencia, y no refundirse en demostraciones o refutaciones de cuanta ndole pueda aparecer. 4.112 El objeto de la filosofa es la aclaracin lgica del pensamiento. Filosofa no es una teora, sino una actividad. Una obra filosfica consiste esencialmente en elucidaciones. El resultado de la filosofa no son , sino el esclarecerse de las proposiciones. La filosofa debe esclarecer y delimitar con precisin los pensamientos que de otro modo seran, por as decirlo, opacos y confusos. Esta delimitacin del terreno y tarea de la filosofa se hace en la expresin de los pensamientos, esto es, en el lenguaje. En la concepcin de Wittgenstein, lo que llamamos filosofa est lleno de expresiones que desbordan la posibilidad lgica e incluso la posibilidad de comprobacin emprica. Por ejemplo3: Todos los hombres de esta habitacin llevan pantalones = x es un hombre = x lleva pantalones Todos los hombres llevan pantalones = (x): .3 (). Esto podra equipararse a: supongamos que en un [este] saln se encuentran tres individuos y los tres llevan puestos sus [respectivos] pantalones: el profesor X lleva pantalones, el profesor Y lleva pantalones, el profesor Z lleva pantalones. Las inferencias que pueden establecerse deben ser del tipo: los tres individuos llevan pantalones o aparte de ellos no hay alguien ms en la habitacin. Sin em bargo, la tendencia ms comn es todos los hombres llevan pantalones que io es lo mismo decir todos los hombres que se encuentran en esta habitacin

Seguimos aqu un ejemplo de W ittgenstein, aunque no literalmente, que est presentado en: Wittgenstein y el Circulo de Viena, 2. ed. (Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1973), 39 ss. 74

llevan pantalones. Expresiones similares a estas se encuentran por doquier en el lenguaje filosfico. Usualmente, saltamos apresuradamente sobre premisas que no pueden haberse inferido de la condicin inicial. Ahora bien, lo que s hace el filsofo es percatarse de las grietas ocultas ile nuestra estructura conceptual. Para el caso, est la cuestin del planteamiento de problemas, que las ms de las veces se trata de una mala enunciacin. Como dira Waismann4: el idealista siente un estremecimiento similar cuando se da cuenta de que no tiene (...) conocimiento del sol, sino solamente de un ojo que ve un sol; estas grietas muestran una desazn mental. Bsicamente, la confusin ha surgido -com o madre de todos los m ales- de la manera en que consideramos, de arrancada, las respuestas: slo hay cabida para lo falso o lo verdadero. Su pongamos, por ejemplo, el problema de la ley del tercio excluso, que al referirse a un enunciado en futuro obliga a una predestinacin lgica [la forma del Tercio Excluso (o tercero excluido) es p v ^ p . v.gr., esta mesa es blanca o no lo es]. La situacin es de si se trata de aceptar dicha predestinacin como necesidad lgica; en realidad no sabramos cmo soportar ese tipo de afirmacin sobre un hecho que todava no es; expresado como: maana llueve o no llueve. Entonces, las descripciones de lo que ocurrir no son, en el momento presente, ni verdaderas ni falsas5. En qu momento comienza a ser verdadero el enunciado llover ma ana? El problema radica en que hay una tradicin de tratamiento dual: todo es falso o verdadero. Decir que algo es verdadero no quiere decir hacerlo verdadero. El tratamiento es el siguiente: Esto es lo caracterstico de las palabras verdadero y falso que el defensor del determinismo lgico ha pasado por alto. Aunque es verdadero y es falso tienen la fuerza de afirm ar y negar, no son descriptivos. Supongamos que alguien dice es cierto que el sol saldr maana. Lo nico que dice es que maana saldr el sol; no nos regala una descripcin extra de la verdad de lo que dice. Pero suponiendo que en lugar de eso dice es cierto ahora que el sol saldr maana, esto se convertira en algo as como ahora maana saldr el sol, lo

4

F. W aismann, Mi visin de la filosofa en: M uguerza, J., La concepcin analtica de la Filosofa (M adrid: A lianza, 1974) [A su vez, tom ado de: How I see Philosophy. London: C ontem porary British Philosophy], Este tipo de argum ento fue propuesto por Lukasiewicz a favor de una lgica trivalente con

5

posible como tercer valor adem s de verdadero y falso. La aclaracin es de W aismann (Mivisin de la filosofa, 499). 75

Lilil curece ae sentido. Preguntar como quien propone una adivinan/a, es cierto o

falso ahora que tal y cual ocurrir en el futuro? no forma parte de los problemas solubles: esta es la solucin6. La solucin es clara. Quien da respuesta cae en el error de muchos fi lsofos: dar una respuesta sin detenerse a considerar el problema. Precisamente por eso, cuando un filsofo desea despachar un problema lo nico que no debe hacer es darle respuesta. Un problema filosfico no se resuelve, se disuelve. Qu es disolucin? Hacer el significado tan claro de las palabras usadas al plantear el problema que nos libremos del embrujo que ejercen sobre nosotros, como el embrujo de las teoras o los pseudoproblemas, o las supersticiones (como la fe en el nexo causal, segn Wittgenstein). As, lo que anteriormente llamamos confusin en la formulacin de nuestros enunciados se trata de una confusin del uso del lenguaje o de sus reglas7. Este sera el verdadero modo de hacer filosofa sin dogmatismos: no explicar, no intentar convencer, no forzar. La filosofa acaba con el embrujo ile ciertos problemas que ya no lo son, porque se muestra su sinsentido, se han disuelto; o, para decirlo textualmente: (...) la filosofa no se disuelve. Deriva su peso, su grandeza de la significacin de los problemas que destruye. Derriba dolos, siendo la importancia de esos dolos la que le otorga a la filosofa su importancia. Si, como deca Wittgenstein, toda la filosofa es crtica del lenguaje*, se hace indispensable para ello (para aceptarlo en su profundidad) atender una afirmacin anterior, en la que, posiblemente, Waismann est anclndose para hacer este giro.

6

W ittgenstein lo expresa del siguiente modo: Que el sol am anezca m aana es una hiptesis: y esto significa que no sabem os si amanecer. No existe la necesidad de que una cosa deba acontecer porque otra haya acontecido; hay slo una necesidad lgica ( Tractatus , 6.36311 y 6.37). Segn W aismann, el austriaco deba haber concluido la insolubilidad de esta cuestin, es decir, ni siquiera cabe la posibilidad lgica, cosa que s dedujo en 6.521. W aismann dice que en ello coinciden filosofa y gram tica; ya que no podemos plantear soluciones, se hace indispensable plantear los problemas de lenguaje con claridad.

7 8

Tractatus, 4.0031. En todo caso, es im portante aclarar que no se afirm a que la filosofa tiene tarea de diccionario (por eso la mencin a M authner en la proposicin).76

liti la proposicin 3, W ittgenstein se propone m ostrar que la fig u ra lgica

ile los hechos es e!pensamiento. Puede prestarse a equvocos al intentar afirm ar que la verdadera realidad est en el pensamiento y en su forma lgica; ni siquieraNc est problematizando sobre la verdad de las proposiciones. La pregunta es: qu dice tal proposicin? Esto es, qu es lo que expresa sentido de una pro posicin dada?9. Parece, pues, que el primero en proponer este giro es el propio W ittgenstein. Waismann slo lo est poniendo de relieve. A nuestro parecer, esta idea est sugerida en el Tractatus, en el desarrollo de la proposicin tercera. Por eso l plantea esta cuestin: se puede caracterizar la lgica completamente de un modo formal? Completamente desde dentro o las funciones de verdad tienen asidero en la facticidad?

3.1431 b. La recproca posicin espacial de estas cosas expresa el sentido de la proposicin. 3.1432 No: sino: Que a est en una cierta relacin con b, dice que aRb1. 0 El pensamiento no piensa variables que se corresponden con objetos de la realidad fsica. Siguiendo a Wittgenstein, captamos relaciones, unidades mnimas pensables (digamos, quanta de sentido); no es que el pensamiento establece esas relaciones. Pensamos esas relaciones de esa manera porque as pensamos, pero no observamos relaciones; las relaciones se encuentran en el espacio lgico. Que el objeto a est en una determinada relacin R con otro determinado objeto b, hace posible enunciar el complejo aRb. Y, lo que es ms radical, ni siquiera deberamos afirm ar que se piensa ese complejo de esa manera (o sea, aRb), sino que pensamos una determinada relacin entre dos variables, en este caso a y b \ Podran ser x, y, o \ Llamemos al complejo p y a lo que se refiere ; entonces diremos: dada una relacin , es posible enunciar el complejo p\ Por

9

Y no esta otra: jen dnde est la veracidad de la proposicin? W ittgenstein est all concen trado en la cuestin del sentido, no en el valor de verdad, o algo que se parezca. Y no se trata de un asunto de la traduccin o interpretacin personal. Textualm ente dice: Die gegenseitige rumliche Lage dieser Dinge drckt dann den Sinn des Satzes aus [La recproca posicin espacial de estas cosas expresa el sentido de la proposicin] (Tractatus, 3.1431). A juicio nuestro, esta proposicin ha sido m arginada del anlisis. Tanto en las traducciones (para citar dos ejemplos) de Jacobo Muoz e Isidoro Reguera, com o en la de Valds Villanueva, con su ulterior intento de explicacin, se desconoce por com pleto este asunto; por eso la im portancia de la variante que propone W aismann. 77

10

,

.

ICIUCUM1 a ice que a Kb significa que tal relacin hace posible

que nosotros pensem os R(a,b).

El m undo es todo lo que acaece [Die Welt ist alles, was der Fall ist] (TLP, 1)Decir que pensamos relaciones, como en el enunciado R(a,b), implica una de las consecuencias ms radicales del Tractatus'. no es posible pensar cosas (Dingen); pensamos combinaciones. O como se dijo anteriormente, mnimas unidadespensables. Por eso no pensamos aRb, esto es, la variable en una cierta relacin con la variable , sino la relacin en la que distinguimos dos variables [que para este caso son arbitrarias]". Esta manera de relacionarse [las cosas (Sachen)], o si se prefiere, este combinarse, es lo que llama Wittgenstein acaecer, es decir, todo aquello que entra en un caso, toda manera de entrar en combinacin. Todas las combinaciones se dan en esa plataforma [lgica], que llamamos 'Espacio l g i c o fuera de all no es posible pensar, o dicho de otra manera, no pensamos lo impensable, de la misma manera que no es posible establecer relaciones ilgicas. IX) que llamamos ilgico slo supone un sinsentido en la medida en que no es posible relacionarlo con otra combinacin. Por ejemplo, si suponemos imaginarnos algo llamado , es impo sible pensarlo fuera de su conexin con otras cosas; de la misma manera que no es posible pensar un pocilio con su capacidad de contener algo dentro de l [que podra ser ]. Esta capacidad es la posibilidad lgica. Wittgenstein dice que no es posible pensar objetos espaciales fuera del espacio y, por lo mismo, es imposible pensar objetos fuera de su posibilidad de conexin {TLP, 2.0121). A la totalidad de conexiones es a lo que Wittgenstein, en el Tracta tus, llama el mundo. Esa es la primera definicin de mundo: es totalidad [Gesamtheit], que asume la inevitable nocin de que el espacio lgico forma una unidad de estructura y no sobra decir: estructura lgica. Entonces, totalidad implica unidad. No se trata de un conjunto o de un puado [montn] de cosas, ni lesordenadas, ni desarmadas o desconectadas entre s. Decir totalidad suponeIEn carta a B ertrand Russell, de enero de 1913, W ittgenstein explic: Las proposiciones que yo antes escriba como (a,R,b) ahora las escribo R(a,b) y las analizo com o a, b, y E(x,y) R(x,y) [no complejo] (Cartas a Keynes, Moore y Russell (M adrid: Tecnos, 1991), 26). 78la nocin de estructura que permite ubicar las relaciones pensadas, y pensadasDignifica conectadas en el espacio lgico.Cmo est armada esta estructura? La mnima unidad pensable es un Sa o podi la llamar tumbin a lo que es posible antes de > todos los nuevos descubrimientos c invenciones (...). 128. Si se quiere proponer tesis en filosofa, nunca se podra llegar a discutirlas, porque todos estaran de acuerdo con ellas (...). 133. No queremos refinar o complementar de maneras inauditas el sistema de reglas para el empleo de nuestras palabras. Pues la claridad a la que aspiramos es en verdad completa. Pero esto slo quiere decir que los problemas filosficos deben desaparecer completamente. El descubrimiento real es el que me hace capaz de dejar de filosofar cuando quiero aquel que lleva la filosofa al descanso, de modo que ya no se fustigue ms con preguntas que la ponen a ella misma en cuestin.- en cambio, se muestra ahora un mtodo con ejemplos y la serie de estos ejemplos puede romperse. Se resuelven problemas (no se apartan dificultades), no un nico problema. No hay un nico mtodo en filosofa, si bien hay realmente mtodos, como di ferentes terapias (...). 258. Imaginmonos este caso. Quiero llevar un diario sobre la repeticin de una determinada sensacin. Con ese fin la asocio con el signo S y en un calen dario escribo este signo por cada da que tengo la sensacin. -En primer lugar observar que no puede formularse una definicin del signo. -Pero an puedo darme a m mismo una especie de definicin ostensiva! -Cmo?, puedo sealar la sensacin? -No en el sentido ordinario. Pero hablo, o anoto el signo, y a la vez concentro mi atencin en la sensacin -como si la sealase internamente. -Pero para qu esta ceremonia?, pues slo algo as parece ser! Una definicin sirve por cierto para establecer el significado de un signo. -Bien, esto ocurre precisamente al concentrar la atencin; pues, por ese medio, me imprimo la conexin del signo con la sensacin. -Me la imprimo, no obstante, slo puede querer decir: este proceso hace que yo me acuerde en el futuro de la conexin correcta. Pero en nuestro caso yo no tengo criterio alguno de correccin. Se querra decir aqu: es correcto lo que en cualquier caso me parezca correcto. Y esto slo quiere decir que aqu no puede hablarse de correcto (...). 309. Cul es tu objetivo en filosofa? - mostrarle a la mosca la salida de la botella cazamoscas (...).96593. Una causa principal de las enfermedades filosficas dieta unilateral: uno nutre su pensamiento slo de un tipo de ejemplos (...). 599. En filosofa no se sacan conclusiones, tiene que ser as no es una propo sicin filosfica. Esta slo constata lo que cualquiera le concede (...). 670. Imagnate que llamas a alguien por telfono y le dices: Esta mesa es demasiado alta, mientras sealas la mesa con el dedo. Qu papel juega aqu el sealar? Puedo decir: me refiero a la mesa en cuestin al sealarla? Para qu este sealar, para qu estas palabras y todo lo que las acompae? (L. Wittgenstein, Investigaciones filosficas). En el futuro llamar su atencin una y otra vez sobre lo que denominar juegos de lenguaje. Son modos de utilizar los signos ms sencillos que los modos en que usamos los signos de nuestro altamente complicado lenguaje ordinario. Juegos de lenguaje son las formas de lenguaje con que un nio comienza a hacer uso de las palabras. El estudio de los juegos de lenguaje es el estudio de las formas primitivas del lenguaje o de los lenguajes primitivos. Si queremos estudiar los problemas de la verdad y de la falsedad, del acuerdo y el desacuerdo de las proposiciones con la realidad, de la naturaleza de la asercin, la suposicin o la pregunta, nos ser muy provechoso considerar formas primitivas de lenguaje en las que estas for mas de pensar aparecen sin el fondo perturbador de los procesos de pensamiento altamente complicados. Cuando consideramos formas del lenguaje tan sencillas, desaparece la niebla mental que parece envolver nuestro uso ordinario del lenguaje. Vemos activida des, reacciones, que son ntidas y transparentes. Por otra parte, en estos sencillos procesos reconocemos formas de lenguaje que no estn separadas por un abismo de las nuestras, ms complicadas. Vemos que podemos construir las formas complicadas partiendo de las primitivas mediante la accin gradual de nuevas formas (L. Wittgenstein, Cuadernos azul y marrn).97Arrington, A. La autonoma del uso en las Investigaciones filosficas" en Flrez, A., Holguin, M. y Melndez, R., eds. Del espejo a las herramientas. Ensayos sobre el pensamiento de Wittgenstein. Bogot: Siglo del Hombre-Universidad Javeriana-Universidad Nacional de Colombia, 2003. Fogelin, R. Wittgensteins critique o f philosophy en Sluga, H. & Stem, D. G., eds. The Cambridge Companion to Wittgenstein. Cambridge: Cambridge University Press, 1996. Fogelin, R. Wittgenstein. London: Routledge & Kegan Paul, 1995. Kripkc, S. Wittgenstein: a propsito de reglas y lenguaje privado. Madrid: Tecnos, 2006. Quintana Paz, M. A., Usos pragmatistas cabe la filosofa wittgensteiniana, en Ildefonso Murillo (ed.): Actualidad de la tradicin filosfica. Colmenar Viejo, Madrid: Ediciones Dilogo Filosfico-Publicaciones Claretianas, 2010, p. 801-820. Quintana Paz, M. A., Era W ittgenstein pragmatista, los pragmatistas son wittgensteinianos o ni una cosa ni la otra?: Sobre reglas, verdades y acciones sociales, en, (Damon). Revista de Filosofa (Facultad de Filosofa, Universidad de Murcia), vol. supl. 3, 2010, p. 275-292. Malcolm, N. Ludwig Wittgenstein. A Memoir. Oxford: Oxford University Press, 2001. Santamara, F. Wittgenstein y la perfecta significatividad de los nombres de ficcin en Nombres, significados y mundos. Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca, 2007. lluga, H. & Stern, D. G., eds. The Cambridge Companion to Wittgenstein. Cambridge: Cambridge University Press, 1996. Wittgenstein, L. Investigaciones filosficas. Barcelona: UNAM/Crtica, 1998. /ittgenstein, L. Observaciones sobre los fundamentos de la matemtica. Madrid: Alianza, 1987. 'ittgenstein, L. Philosophische Untersuchungen. Frankfurt am Main: Suhrkamp, 1999. 'ittgenstein, L. Werkausgabe Band 1. Tractatus logico-philosophicus. Tagebcher 1914-1916. Frankfurt am Main: Suhrkamp, 1999.98SEARLE Y LA SIGNIFICATIVIDAD DE LOS DISCURSOSLas p a la b ra s son tam bin actosWittgenstein Nombres como Don Quijote, Unicornio, Remedios la bella, Don Juan o Sherlock Holmes no se aplican efectivamente a nadie si son tomados literal mente, pues talcs nombres carecen de referente. Ahora bien, su significatividad no depende de que puedan dar cuenta o no de ejemplares. Su significatividad, en trminos wittgcnsteinianos, se mide por el uso de ellos en tal o cual discurso, esto es, en la aceptabilidad o no de tales nombres dentro de un juego de lenguaje, pues todos los trminos (palabras, nombres) los usamos de acuerdo con el contexto en el que son proferidos. En los discursos de ficcin, por ejemplo, podemos contar con lenguajes no literales que, lejos de ser un artificio, son, por el contrario, una herramienta que permite hacer que nuestros trminos tengan pluriempleo, es decir, que contemos con ms herramientas para la re-creacin e invencin de mundos de ficcin que permiten de algn modo la reorganizacin de nuestro mundo familiar. La significatividad de un nombre no depende de su correspon dencia con el objeto nombrado, pues los nombres no funcionan como etiquetas que adhieren a los objetos, sino que son movimientos aceptados dentro de un juego del lenguaje.Nombres de ficcinEn 1941, Borges escribi un cuento, una pseudo-resea, llamado Pierre Menard, autor del Quijote. Este cuento, como decimos, est escrito como una resea, pero tiene poco de ella, pues hace referencia a la obra de un personaje no existente llamado Pierre Menard, simbolista de Nimes, escritor francs del siglo XX, que dej -segn el cuento- una vasta obra visible, crtica de textos, monografas, traducciones, prefacios, rplicas, artculos, sonetos e investiga99...... ..v.v.iiiin uc esta oora variada y d is p o s a , otra invisible: unaobra subterrnea, oculta, interminablemente heroica e inconclusa, que era la de escribir el Quijote de la M a n c h a La gran obra invisible y subterrnea de Pierre Menard no era otra que escribir el Quijote; no la de rehacer el Quijote ni mucho menos copiarlo o la de escribir un Quijote contemporneo. Pierre Menard, contina la resea borgiana, tena la admirable ambicin de producir unas p ginas que coincidieran, palabra por palabra, lnea por lnea, con las de Cervantes. Pierre Menard quiere escribir un texto clsico - y signo del espaol- volvindolo a crear tal como fue concebido por su autor, de ah que no quisiera componer otro Quijote -lo cual es fcil- sino el Quijote mismo. De forma increble, Pierre Menard lo logra y como prueba de ello la resea de Borges aporta dos textos: uno de Cervantes y el otro del mismo Pierre Menard, los dos literalmente idnticos, iguales a la vista, sin ninguna diferencia aparente, pero, extraamente, el de Menard es infinitamente ms rico. Al leer los dos textos idnticos y el corolario, nos damos cuenta, no sin sorpresa, de que Pierre Menard efectivamente escribe ;l Quijote, ya que el segundo texto no es una copia, no es un plagio, es simple y llanamente el Quijote de Pierre Menard. Menard es, por lo tanto, el autor, el :reador originai del Quijote de la Mancha. Menard ha creado - h a escrito- el hiijote2. Es esto cierto? Es posible que Pierre Menard haya escrito el Quijote? Puede un personaje de ficcin como Pierre Menard ponerse a escribir tal y como >hizo Cervantes? Cmo es posible que, desde un discurso puramente ficticio, el scritor construya personajes de la nada, del aire, y que adems podamos predicar c ellos tal o cual cosa? Tienen la ficcin y los personajes creados dentro de lia la libertad de hacer cuanto quieran, esto es, hay un mundo de ficcin donde Lieden ocurrir tales sucesos que en la realidad no se daran?J. L. Borges, Pierre M enard, autor del Quijote en: J. L. Borges, Obras completas / (B ar celona: Emec, 1997), 446. El profesor de H arvard, Nelson G oodm an, afirm a que es necesario especificar qu es loque constituye una grafa correcta, por ejemplo en el caso de la obra de Menard, pues una marca fsica es una letra slo en relacin con un lenguaje, y las m ism as marcas pueden servir para escribir correctam ente palabras diferentes en diferentes lenguajes. Y Borges se pregunta si incluso la identidad de grafa en el mism o lenguaje es suficiente para identificar una obra: Escribieron Cervantes y M enard la mism a obra o incluso el mismo texto, al escribir las mismas palabras en castellano? (De la mente y otras materias (M adrid: Visor, 1995), 215). Ver tambin: H. Putnam , Is There a Fact o f the M atter about Fiction en H. Putnam , Realism with a Human Face (Cambridge: H arvard University Press, 1990), 212-213. 100En las siguientes linees tratarem os de responder estas preguntas desde la concepcin wittgenstciniana del lenguaje, esto es, diremos que la ficcin es otro juego cualquiera, es decir, un juego ms dentro de lo que podemos llamar las prcticas humanas3. Ahora bien, debemos tener en cuenta que este juego no necesita de una teora especial para ser comprendido y jugado, sino que necesita simple y llanamente, en palabras de Searle, una serie de reglas, ya que hablar un lenguaje es tomar parte en una forma de conducta gobernada por reglas'4.La referenciaFrege y Russell fueron los autores determinantes en el inicio de la discusin sobre la significatividad de los nombres de ficcin. Tanto las teoras de la refe rencia directa como las teoras descripcionistas se han valido de los trabajos de estos dos autores, bien sea para apoyar, complementar o negar por completo sus avances. Preguntmonos: qu hace que un nombre como Ulises o Quijote tenga significado? Recordemos que Frege distingui entre el sentido (Sinn) y la referencia (Bedeutung) de un nombre y afirm que este tipo de nombres no se ala a ningn individuo, no cuenta con una extensin, pero s con una intensin (unas descripciones) que sostienen el nombre. Para Frege, este tipo de nombres tienen claramente un sentido, puesto que tienen una intensin y ella es suficiente para salvaguardar la significatividad de dicho nombre, a diferencia de Russell que piensa que lodos los enunciados que contienen nombres de ficcin no son verdaderos nombres propios, sino meras descripciones definidas abreviadas, ya que no designan nada en absoluto. Los nombres, para Russell, los verdaderos nombres propios o aparentes nombres de ficcin, tienen que poder mostrar (ensear) el individuo portador del nombre, el ejemplar. Si no hay referente (extensin, ejemplares) como es el caso de los aparentes nombres de ficcin, tendremos que decir -segn Russell- que no son de ningn modo verdaderos nombres. Los llamamos nombres porque, segn el autor ingls, no hacemos un anlisis correcto de nuestros enunciados. Estos errores son fruto de la ambige dad de nuestro lenguaje. Lo que en ltima instancia le preocupa a Russell es que el lenguaje, si pretende ser riguroso (cientfico), debe hablar slo de aquello de3Este punto lo trato en mi libro sobre el problem a del significado, especialm ente el captulo dedicado a W ittgenstein y el problema del significado de los nombres sin referencia: Nombres, significados y mundos (Salamanca: U niversidad Pontificia de Salam anca, 2007). J. Searle, Actos de habla (M adrid: C tedra, 2001), 25.4101. . . inivvui uai lucm a, esu) cs, sc debe contar con los ejemplares nombrados. Un lenguaje lgicamente perfecto es aqul en el que cada nombre cuenta con su referente, en pocas palabras: en donde todo lo nombrado existe. A este punto queramos llegar: al problema de la referencia. El filsofo Nelson Goodman en su libro De la mente y otras materias nos advierte que la referencia, ms que ser definida, debe ser ms bien explicada, distinguiendo y comparando las mltiples formas en que ella puede aparecer5. Esto quiere decir que debemos, primero, intentar explicar, describir y comparar las diferentes rutas que tiene la referencia para presentarse en los diferentes contextos y discursos, como son los discursos literales o los discursos no-literales o de ficcin. Dice el autor norteamericano: Los mundos de ficcin, de la poesa, de la pintura, de la msica o de la danza y los de las otras artes estn hechos en gran medida de mecanismos no literales, tales como la metfora, o por medios no denotativos, tales como la ejemplificacin y la expresin. Y en esos mundos se acude tambin, con frecuencia, a imgenes, sonidos, gestos o a otros smbolos pertenecientes a sistemas no lingsticos6. De este modo, tenemos que nombres como Don Quijote, Unicornio, Renedios la bella, Don Juan o Sherlock Holmes no se aplican efectivamente i nadie si son tomados literalmente. Estos nombres carecen de referente, pero u significatividad no depende de que puedan dar cuenta o no de ejemplares. Su ignificatividad, como se dijo ms arriba, se mide por el uso de ellos en tal ' cual discurso, esto es, en la aceptabilidad o no de tales nombres dentro de un icgo de lenguaje, pues todos los trminos (palabras, nombres) los usamos de cuerdo con el contexto donde son proferidos. En las Investigaciones filosficas /ittgenstein recusa del atomismo lgico, pues si antes el significado de un nombre a el objeto al cual se haca referencia, ahora sus nuevos caminos van a apuntar icia el uso ordinario del lenguaje, es decir, el significado de un nombre no va a r la necesaria correspondencia con el objeto nombrado (nombre-objeto), sino uso de ese nombre en un lenguaje concreto y determinado.N. G oodm an, De la mente y otras materias, 94. N. G oodm an, Maneras de hacer mundos, 140-141. 102Escribe el autor austriaco: "Para una gran clase de casos de utilizacin de In palabra significado -aunque no para todos los casos de su utilizacin-puede explicarse esta palabra as. L1 significado de una palabra es su uso en el lenguaje. Y el significado de un nombre se explica a veces sealando a su portador1. Tenemos entonces que este tipo de nombres de personajes de ficcin puede referirse figuradam ente a muchos individuos, como ocurre cuando llamamos a alguien Un Quijote, un Don Juan o un Sherlock Holmes. Algunos nombres ( palabras) pueden denotar aquello a que se refieren, pero es evidente que algunos nombres (palabras) no se refieren a nada. Tales trminos que no cuentan con ejemplares pueden referirse, en palabras de Goodman, de un modo metafrico. I'or ejemplo, proferir enunciados metafricos o figurativos no es slo un recurso retrico, sino un mecanismo creativo y vlido de comunicarnos8. De este modo, en los discursos de ficcin, podemos contar con lenguajes no literales que, lejos de ser un artificio, son, por el contrario, una herramienta que permite hacer que nuestros trminos tengan pluriempleo, es decir, que contemos con ms herra mientas para la re-creacin e invencin de mundos de ficcin que permiten de algn modo la reorganizacin de nuestro mundo familiar. La significatividad de un nombre no depende de su correspondencia con el objeto nombrado; los nombres no funcionan como etiquetas que adhieren a los objetos9. Pensar el lenguaje en trminos cartogrficos, es decir, concebir el lenguaje-como-imagen del mundo no sirve para explicar cmo se aprende o se entiende el lenguaje10. Ahora bien, si entendemos que la significatividad de un nombre depende del uso, es decir, de la aceptabilidad de los aspectos, los rasgos y las descripciones que de algn7 8L. W ittgenstein, Investigaciones filosficas, I, 43, 61. N. G oodm an, Maneras de hacer mundos, 143. Umberto Eco escribe que la metfora, por ejemplo, de ningn modo debe ser tom ada lite ralm ente, ya que ella no tiene como fin decir la verdad, pues ella: Desde el punto de vista extensional (...) nunca dice la verdad, o sea, nunca dice algo que el destinatario pueda aceptar sin ms como literalm ente verdadero. La m entira de la m etfora es tan evidente (una mujer no es un cisne, un guerrero no es un len) que, si se la tom ase literalm ente, el discurso se agarrotara, porque estaram os ante un inexplicable salto de topic'. La m etfora hay que interpretarla como figura (Semitica y filosofa del lenguaje (Barcelona: Lumen 1990), 283). Dir Goodman que los nombres no son etiquetas que se ponen en tarros vacos ni tam po co son etiquetas muy adornadas adheridas sobre tarros llenos, pues, sencillam ente, no son etiquetas en absoluto (Maneras de hacer mundos, 144). R. Rorty, La filosofa y el espejo de la naturaleza, 270. 103910.............,.w...., ni significatividad, en este caso, de los nombres de ficcin dara un giro hacia la idea tic que tales nombres son perfec tamente significativos, pues no son una imagen o un espejo Je la naturaleza, sino que son movimientos aceptados dentro de un juego del lenguaje. Para Rorty la significatividad de estos nombres depende de cmo se concibe la verdad, esto es, si se entiende como afirmabilidad avalada o como espejo de la naturaleza. Por esto mismo, el problema de concebir la verdad como correspondencia con la realidad y no como afirmabilidad avalada equivale a ver el lenguaje como una imagen y no un juego regido por reglas". De este modo, Searle en su libro Actos de habla se preguntaba cmo es posible que cuando un hablante est ante un oyente y emite una secuencia acs tica sucedan cosas tan importantes como: a) que el hablante quiera decir algo; b) que el oyente comprenda lo que se le quiere decir; c) que el hablante haga un enunciado, plantee un enunciado y emita una orden. Nosotros, a partir de estas mismas cuestiones, nos preguntamos: cmo puede un hablante proferir un discurso, bien sea literal o ficticio que sea comprendido por su oyente? Cmo puede un hablante comunicar (significar) algo diferente de lo que propiamente ha iicho literalmente? Esto es: cmo dejamos a un lado la idea de correspondencia, a idea del mundo-como-imagen para pasar del significado literal al significado iccional de lo hablado? Todas estas preguntas, como advertimos lneas atrs, daran un giro si se bordan desde la idea wittgensteiniana de que hablar un lenguaje es participar de universo lingstico, es decir, es tomar parte de una prctica humana gobernada >r reglas12. Por esto mismo, tenemos que los enunciados que contienen nombresUnas lneas atrs afirm a Rorty: La idea es que si el mundo extiende la mano y se traba con el lenguaje en relaciones factuales (por ejemplo, causales), siempre estarem os en con tacto con el mundo, m ientras que en la concepcin fregeana estam os en peligro de perder el mundo, o quiz no hayamos estado nunca trabados con l (La filosofa y el espejo de !a naturaleza, 265). Esta idea, com o es bien sabido, fue desarrollada con mucho detalle por el norteam ericano J. Searle. A hora bien, Searle am pla propiam ente los trabajos de su m aestro J. A ustin. De este modo, si hablar una lengua es involucrarse en todo un sistem a de prcticas y actividades, hablar una lengua es por consiguiente hacer cosas con palabras. Los profesores J. J. A ce ro, E. Bustos y D. Q uesada afirm an que a W ittgenstein es a quien le debem os el habernos refrescado estas cosas, pero es a A ustin a quien le debemos los prim eros pasos sistem ti cos en la investigacin del gnero de cosas que llevamos a cabo por el mero hecho de usar nuestras palabras. Qu cosas son stas? La respuesta la hallam os en su im portantsim a obra 104de ficcin, como pueden sci los ejem plos que nos brinda la literatura universal, ni hacer parte de una prctica hum ana tam bin estn gobernados por una serie de reglas. Hablar un lenguaje, desde la sistematizacin hecha por Searle, consiste en "realizar actos de habla, actos tales como hacer enunciados, dar rdenes, hacerpreguntas, hacer promesas, dar las gracias, etc., regidos todos ellos bajo ciertas reglas para el uso de los elementos lingsticos. Las palabras son tambin actos. Segn Searle, la razn fundamental para dedicarse al estudio de los actos de habla es, simple y llanamente, la siguiente: toda comunicacin lingstica incluye actos lingsticos1 . Ahora bien, al hablar o al escribir enunciados en un lenguaje, loque 3se realiza es un acto de habla. Por ello, enunciar, preguntar, mandar, prometer, dar las gracias y otras realizaciones son un tipo de acto llamado por Searle actosilocucionarios, es decir, aquellos que incluyen realizar algo1 . Al igual que todo 4tipo de discurso tiene sus reglas, tambin el discurso de ficcin tiene sus propiasreglas. Por ejemplo, segn Searle, en un discurso de ficcin las reglas semnticas son alteradas o en su defecto suspendidas1 . Para ver esto mejor, Searle propone 5 distinguir entre discursos literales y discursos ficcionales. Los primeros son para l expresiones del tipo serio y los segundos del tipo no-serio. Ahora bien, se debe resaltar que, al decir que los discursos de ficcin son discursos no serios, de ningn modo se pretende deslegitimar o tomar este tipo de discursos como falsos o engaosos, sino que lo que se pretende resaltar es que cuando un autor de ficcin realiza un acto ilocucionario del tipo En la Plaza de Bolvar de Bogotpstuma: How lo Do Things with Words. C uando uno se vale de la propia lengua -so stu v o A u stin -, uno lleva regularm ente a cabo actos de los tres siguientes tipos: locutionary acts, illocutionary acts, y perlocutionary acts" (Introduccin a la filosofa del lenguaje, 204). Ahora bien, no querem os entrar en el debate de si las obras de W ittgenstein influyeron o no en el oxoniense; lo que s dejam os claro es que Searle, bajo un espritu pragmtico e influido por su m aestro A ustin, sistem atiz propiam ente lo que hoy conocem os com o la teora de los actos de habla. Para seguir este debate de las posibles influencias entre W ittgenstein y A ustin recom endam os leer el texto introductorio a la edicin en espaol del libro de A ustin Cmo hacer cosas con palabras: G. R. C arri y E. A. Rabossi, La filosofa de John L. A ustin en: J. L. A ustin, Cmo hacer cosas con palabras. Palabras y acciones (Barcelona: Paids, 1982). 13 14 J. Searle, Actos de habla, 26. Dice Searle: Asignem os ahora nombres a estos actos bajo la rbrica general de actos de habla: a) Emitir palabras (morfemas, oraciones) = realizar actos de emisin, b) Referir y predicar = realizar actos proposicionales. c) Enunciar, preguntar, mandar, prom eter, etctera = realizar actos ilocucionarios" (Actos de habla, 32-33). Cfr. J. Searle, The logical status o f fictional discourse en Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts (Cambridge: C am bridge U niversity Press, 1979), 60. 10515. un sd radiante no se compromete a que efectivamente est haciendo buen tiempo en la Plaza de Bolvar de Bogot y, de hecho, puede estar cayendo en el momento de la proferencia una tremenda tempestad. El que el discurso sea no-serio" nada tiene que ver con que se quiera mentir al proferir un enunciado de ficcin.Actos de hablaTenemos que la tesis central propuesta por Searle sobre el discurso de ficcin descansa en el concepto de pretender. Un escritor no est llevando propiamente un acto ilocucionario, sino que est pretendiendo-fingiendo (pretending-pretend) hacerlo1 . El escritor de ficcin, para el autor de Actos de habla, est participando 6 en una no engaosa pseudo-representacin que constituye la pretensin de vol vernos a contar una serie de eventos. (...) El autor de una obra de ficcin pretende representar una serie de actos ilocucionarios, normalmente del tipo asertivo1. 7 De este modo, un texto de ficcin no emite autnticos actos de habla, sino que orctende hacerlos, es decir, hace como si realizara autnticos actos ilocucionarios. "or lo mismo, el acto de pretender emitir verdaderos actos ilocucionarios, pero10realizarlos en realidad (en serio), produce como consecuencia la ficcin. Para carie, el incumplimiento de las reglas verticales hace posible la ficcin, pues la iccin, a travs de una serie de convenciones extra-lingsticas y no semnticas, luebranta la relacin que s debe cumplir el texto serio, esto es, la relacin entre el .'xto y la realidad. A estas reglas quebrantadoras Searle las llama horizontales. Ellas hacen posible el discurso de ficcin, pues suspenden los requemientos aceptados en el discurso serio, dando paso a un discurso parasitarioiSearle resalta que, al decir que un escritor de ficcin pretende-finge hacer un aserto, es ne cesario distinguir entre dos sentidos muy diferentes de pretender. Veamos la diferencia con sus propias palabras: En un sentido de pretender, pretender ser o hacer algo que alguien no est haciendo es involucrarse en una forma de engao, pero segn el segundo sentido de pretender, pretender ser o hacer algo es involucrarse en una representacin que es como si uno estuviera haciendo o siendo la cosa y esto sin ninguna intencin de engaar. Si yo pretendiera ser Nixon para engaar al servicio secreto y que me dejara entrar en la Casa Blanca, yo estoy pretendiendo en el prim er sentido de la palabra; si yo pretendiera ser Nixon como parte de un juego de roles, se tratara de pretender en el segundo sentido. A hora bien, en el uso ficcional de las palabras, se trata de pretender en el segundo sentido lo que est en cuestin ( The logical status o f fictional discourse, 64-65). J. Searle, The logical status o f fictional discourse, 65. 106(parasitic), pues sc sostiene I nuil mente gracias a un discurso serio. Searle escribe,n propsito de las convenciones horizontales, que stas(...) suspenden los requerimientos normales establecidos por esas reglas. Estas convenciones horizontales no son reglas de significado; no pertenecen a la competencia semntica del hablante. (...) Lo que hacen, ms bien, es capacitar al hablante para usar las palabras con sus significados literales sin asumir los compromisos que requieren normalmente esos significados1 . 8 De ah que Searle diga que los discursos de ficcin son indistinguibles de los actos de proferencia del discurso literal. El escritor de ficciones hace como si realizara actos ilocucionarios exitosos, pero en ese pretender quebranta las convenciones normales dejando entrar en escena la riqueza de la creacin artstica. l es quien da inicio a la ficcin. Advierte Umberto Eco, respaldando la tesis de Searle: Es cierto que un texto narrativo es una serie de actos lingsticos que fingen ser aserciones sin exigir, no obstante, que se crea en ellas ni proponer una prueba de las mismas; pero se comporta as respecto de la existencia de los personajes imaginarios con que opera: en cambio, no excluye que, alrededor de las aserciones ficticias, que va devanando, por el contrario, se alineen otras, no ficticias que, por el contrario, encuentran sus condiciones de felicidad en la fuerza con que el autor las sostiene y en las pruebas con que (tras la apariencia de la parbola narrativa) intenta apuntalar lo que afirma sobre la sociedad, la psicologa humana y las leyes de la historia1. 918Y contina el autor: Las pretendidas ilocuciones que constituyen una obra de ficcin son posibles por la existencia de una serie de convenciones que suspenden la normal operacin de las reglas que relacionan actos ilocucionarios y mundo. En este sentido, usando la jerga de W ittgenstein, contar historias es realm ente un juego independiente de lenguaje; para ser jugado requiere otra serie separada de convenciones, a pesar de que estas convenciones no son reglas de significado; y el juego de lenguaje no est en relacin de igualdad con juegos de lenguaje ilocucionarios, pero es parsito de ellos (The logical status o f fictional discourse, 66-67).19Lector in fabula. La cooperacin interpretativa en el texto narrativo (Barcelona: Lumen,1987), 71. 107... vM.-iuiibiuii ernie It, discursos literales y los ficcionales perniile tambin otros amplios y dispares desarrollos futuros, como puede ser el anlisis detallado de hasta qu punto es posible distinguir con abso luta claridad cundo un discurso es serio y cundo no. Podemos participar en un discurso serio y, al cabo de un tiempo, comprobar con sorpresa que todo el discurso proferido hasta el momento ha sido de ficcin. O puede suceder que no haya tal diferencia, que no existan de hecho los discursos serios, sino que todos sean siempre ficcionales. Esto nos llevara a la posicin nietzscheana de Oscar Wilde segn la cual la ficcin, en oposicin a la verdad, es ms importante que la realidad misma, pues es en la ficcin donde el hombre despliega claramente todo su potencial creador.Seleccin de textosLa solucin de Frege fue argir que, adems de los nombres y los objetos a los que refieren, debemos distinguir un tercer elemento, el sentido (Sinn) del nombre en virtud del cual y slo en virtud del cual se refiere el objeto. En el enunciado La estrella de la tarde es idntica a la estrella de la maana, las expresiones la estrella de la tarde y la estrella de la maana tienen la misma referencia pero diferentes sentidos. El sentido proporciona el modo de presentacin (Art des Gegebenseins) del objeto; el objeto est, por as decirlo, iluminado desde un lado (einseitig beleuchtet) por el sentido de la expresin, y es gracias a que las dos ex presiones tienen diferentes sentidos por lo que el enunciado puede transmitirnos informacin fctica. Lo que el enunciado trasmite es que uno y el mismo objeto tiene dos conjuntos diferentes de propiedades especificadas por los dos sentidos diferentes de los nombres, y as un enunciado tal puede ser un enunciado de hecho y no una mera trivialidad o una decisin verbal arbitraria. Todos los nombres propios, para Frege, tenan sentido del mismo modo que lo tienen las expresiones la estrella de la maana y la estrella de la tarde (...). "(...) las respuestas a esta pregunta, cuando son adecuadas, tomarn la forma o de descripciones verbales identificadoras o de presentaciones ostensiva del ob jeto. Ambas consideraciones sugieren una estrecha conexin entre la capacidad de usar el nombre y un conocimiento de las caractersticas del objeto suficientes para distinguirlos de otros objetos (...). "El instinto de Frege iba por buen camino al inferir del hecho de que hacemos enunciados de identidad fcticamente informativos usando nombres propios que108estos deben tener un sentido, pero estaba equivocado al suponer que este sentido es tan claro como una descripcin definida. Su famoso ejemplo de la estrella de la maana-la estrella de la tarde, lo extravi aqu, porque, aunque el sentido de estos nombres est claro, estas expresiones no son nombres propios paradigm ticos, sino que estn en la lnea fronteriza entre las descripciones definidas y los nombres propios" (J. Searle, Nombres propios y descripciones, 84-91). No solamente no tenemos equivalentes definicionales, sino que no resulta claro cmo podramos llegar a conseguir que stos sustituyesen a los nombres propios en todos los casos. Si intentamos presentar una descripcin completa del objeto como el sentido del nombre, resultaran consecuencias extraas, por ejemplo, cualquier enunciado verdadero sobre el objeto, usando el nombre como sujeto, sera analtico; cualquier enunciado falso sera autocontradictorio; el significado de un nombre (y quiz la identidad del objeto) debera cambiar siempre que hubiese algn cambio en el objeto; el nombre tendra significados diferentes para personas diferentes, etc. As, parece que el punto de vista de que los nombres propios son descripciones no puede ser verdadero tampoco (J. Searle, Actos de habla. Ensayo de filosofa dei lenguaje, 170). Ahora pretender es un verbo intensional: Esto es, es uno de esos verbos que contienen el concepto de intensin dentro de ellos. De uno no puede decirse que ha pretendido hacer algo si no ha intentado pretender hacerlo. As nuestra primera conclusin nos lleva inmediatamente a nuestra segunda conclusin: El criterio identificativo para saber si un texto es o no una obra de ficcin debe necesariamente estaren las intensiones ilocucionarias del autor. No hay ninguna propiedad textual, sintctica o semntica, que identifique un texto como una obra de ficcin. Lo que lo convierte en una obra de ficcin es, por decirlo de alguna manera, la postura ilocucionaria que el autor toma con respecto a ella, y esa postura es cuestin de las complejas intensiones ilocucionarias que el autor tiene cuando escribe o la compone. (,..)Las pretendidas locuciones que constituyen una obra de ficcin son posibles por la existencia de una serie de convenciones que suspenden la normal operacin de las reglas que relacionan actos ilocucionarios y mundo. En este sentido, usando la jerga de Wittgenstein, contar historias es realmente un juego independiente de lenguaje; para ser jugado requiere otra serie separada de convenciones, a pesar de que estas convenciones no son reglas de significado; y el juego de lenguaje no est en relacin de igualdad con juegos de lenguaje ilocucionarios, pero es su parsito de ellos.109usic pumo puede quiz quedar ms cimo si contrastamos lu i con mentiras. Creo que Wittgenstein se equivocaba cumulo deca que mentir es un juego de lenguaje que debe ser aprendido como cualquier otro. Creo que esto es un error porque mentir consiste en violar una de las reglas regulativas de la representacin de los actos de habla, y toda regla regulativa contiene en s misma la nocin de una violacin. Debido a que la regla define lo que constituye una violacin, no es necesario aprender primero a seguir la regla y despus aprender la prctica separada de violar la regla. Pero, por otro lado, la ficcin es mucho ms elaborada que la mentira. Lo que distingue la ficcin de las mentiras es la existencia de una serie separada de convenciones que permiten al autor construir sentencias que sabe que no son verdad incluso sin tener la intencin de engaar. "Hemos discutido la cuestin de lo que posibilita a un autor para utilizar las pala bras literalmente y sin embargo no lo compromete en conformidad con las reglas que ataen al sentido literal de estas palabras. Cualquier respuesta a esta pregunta nos obliga a una segunda pregunta: Cules son los mecanismos mediante los cuales el autor invoca las convenciones horizontales, qu procedimientos sigue? Si, como yo he dicho, el autor no lleva a cabo realmente actos ilocucionarios, sino que slo pretende hacerlo, cmo lleva a cabo esta pretensin? Es un rasgo gene ral del concepto de pretender que uno puede pretender llevar a cabo un mandato superior o una accin compleja llevando a cabo en efecto mandatos ms bajos o acciones menos complejas que son partes constitutivas del mandato superior o de la accin compleja. Por lo tanto, por ejemplo, uno puede pretender pegar a alguien llevando a cabo en efecto los movimientos de brazo y de puo caractersticos de pegar a alguien. El golpe es pretendido, pero los movimientos del brazo y del puo son reales. De forma similar, los nios pretenden conducir un coche estacionado sentndose y moviendo el volante. El mismo principio se aplica a la escritura de la ficcin. El autor pretende hacer actos ilucueionarios profiriendo (escribien do) sentencias. En la terminologa de actos de habla, el acto ilocucionario es pretendido, pero el acto proferido es real. En la terminologa de Austin, el autor pretende llevar a cabo actos ilocucionarios llevando a cabo actosfonticos y actos phatic. Los actos de proferencia en ficcin son indistinguibles de los actos de preferencia del discurso serio, y es por esta razn que no hay ninguna propiedad textual que identifique un segmento del discurso como una obra de ficcin. Es el llevar a cabo un acto de proferencia con la intencin de invocar las convenciones horizontales la que constituye la pretendida realizacin del acto ilocucionario (J. Searle, Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts, 66-67).110Para leer msBoyd, J. y Ferrara, S., eds. Speech Acts ten years later. Miln: Versus, 1979. ( ole, P. y Morgan, J. L., eds. Syntax and Semantics, Vol. 3: Speech Acts. New York: Academic Press, 1975. Searle, J. Nombres propios y descripciones en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 2005. Searle, J. The logical status o f fictional discourse en Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts. Cambridge: Cambridge University Press, 1979. Searle, J. Actos de habla. Madrid: Ctedra, 2001. Searle, J. Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts. Cambridge: Cambridge University Press, 1979. Searle, J.,ed. The Philosophy o f Language. Oxford: Oxford University Press, 1971.inSTRAWSON: SOBRE EL REFERIRnicamente al usar una oracin, y no al usar una expresin aislada, se puede hablar de una persona particular P.F. Strawson P. F. Strawson (1916-2006), en los aos cincuenta, presenta en el artculo titulado Sobre el referir ', una brillante crtica a la famosa teora de las descrip ciones de Russell2. Recordemos que la teora de las descripciones de Russell parte de la tesis meinongniana de que un nombre refiere a un individuo sealndolo y particularizndolo, es decir, de que todo nombre nombra necesariamente algo, tesis que llev a Meinong a postular arbitrariamente la existencia o subsistencia de entidades fantsticas. Russell rechaza por completo este inflacionismo de la teora apelando al robusto sentido de la realidad. El autor del atomismo lgico piensa que, efectivamente, los nombres deben nombrar algo, pero, a diferencia de Meinong cree que muchos nombres que solemos aceptar como tales no lo son de ningn modo. Por ejemplo, ciertas oraciones que involucran nombres sin respaldo, como el conocido ejemplo el actual rey de Francia es calvo, no tienen un sujeto gramatical aunque aparenten tenerlo. Para Russell, la oracin el actual1 2P. Strawson, Sobre el referir en L. MI. Valds Villanueva, ed .La bsqueda del significado, 57-82. Dice A. Stroll a propsito de la publicacin de Sobre el referir que: El ataque lanza do por Strawson contra Russell y los presupuestos del atom ism o lgico, se consider, en general, correcto y fue uno de los principales factores que condujeron al abandono de ese enfoque previo (La filosofia analtica del siglo X X , 53). A hora bien, es interesante leer las ocho pginas que dedica Russell a responder el artculo de Strawson Sobre el referir; en ellas escribe: El propsito primordial del artculo [de Strawson] es refutar mi teora de las descripciones. Como veo que algunos fam osos filsofos a quienes respeto consideran que esta teora ha cum plido su propsito con buen xito, he llegado a la conclusin de que se hace necesaria una respuesta polm ica. Para com enzar, puedo decir que soy totalm ente incapaz de ver validez alguna en ninguno de los argum entos de Mr. Strawson. Si esta incapacidad se debe a senilidad por mi parte o a alguna otra causa, es cosa que dejo al juicio de los lectores (La evolucin de mi pensamiento filosfico, 250). 113rey de Francia es caivo no es logicamente una oracin de sujeto-predicado, sino una mera descripcin abreviada que, adems, es falsa, pues, al no contar con un individuo tal (X) que cumpla con dichas funciones descritas, su valor de verdad, falso en este caso, est asegurado3. Ahora bien, Strawson cree que Russell est completamente equivocado al afirm ar categricamente que los nombres ordinarios son meras descripciones abreviadas. Para Strawson, la equivocacin de Russell surge al no distinguir con claridad entre: A l) una oracin, A2) un uso de una oracin, A3) una emisin de una oracin. Y correspondientemente, entre: Bl) una expresin, B2) un uso de una expresin, B3) una emisin de una expresin. Para Strawson hay que tener clara esta distincin, ya que una misma oracin puede usarse en diferentes contextos para hacer diferentes enunciados, unos verdaderos y otros falsos. Tomemos -d ice el profesor de O xford- la oracin el rey de Francia es sabio y supongamos que se emite primero en tiempos de Luis XIV y luego en tiempos de Luis XV. Tenemos por consiguiente que se ha emitido la misma oracin, pero se han hecho diferentes usos de la misma, es decir, sera natural y correcto hablar de una y la misma oracin que es emitida en todas estas diversas ocasiones. Usar la expresin A l, una oracin, en el sentido en que sera correcto hablar de una y la misma oracin que es emitida en todas esas diversas ocasiones"4 Se podra decir tambin que quienes la usan . en la primera ocasin y quienes la usan en la segunda ocasin hacen diferentes3Searle expondr ms adelante con detalle en su artculo Nombres propios y descripciones que esta atractiva teora de Russell tiene notorias dificultades. Escribe el autor: De acuerdo con una teora largam ente sostenida, los nombres propios simplemente representan objetos, sin tener n in g n otro sentido o significado que el de representar objetos. Una formulacin temprana de esta teora est en el Teeteto de Platn, y las ms sofisticadas versiones modernas de esta idea estn en el Tractatus Logico-Philosophicus de W ittgenstein y en Philosophy o f Logical Atomism de Russell. Segn W ittgenstein, el significado de un nombre propio es simplemente el objeto por el que est. Tal vez la formulacin m s famosa de esta teora del no sentido de los nombres propios es la afirm acin de Mi 11de que los nombres propios tienen denotacin pero no connotacin. Para Mili un nombre comn com o caballo tiene tanto una connotacin como una denotacin; connota aquellas propiedades que seran especificadas en una d efin ici n de la palabra caballo y denota todos los caballos. Pero un nombre propio slo denota a su portador. La anterior es una famosa y atractiva teora de los nombres propios pero hay ciertas notorias dificultades en ella (Nombres propios y descripciones en L. MI. Valds Villanueva, ed La bsqueda del significado , 83).4P. Strawson, Sobre el referir, 62. 114usos de la m ism a oracin' lara Straw son, la oracin propuesta por Russell elactual rey de Francia es calvo no es ni verdadera ni falsa, ya que lo nicam ente verdadero o falso es el uso que se hace de ella6.Por otro lado, tambin advierte Strawson que la misma oracin, ya sea verdadera o falsa, puede hacerse usando diferentes oraciones en diferentes con textos. Supongamos que se dice: yo tengo calor y usted, refirindose a m, dice l tiene calor. Con este sencillo ejemplo podemos notar que hemos usado diferentes oraciones, pero hemos hecho el mismo enunciado, es decir, nos hemos referido al mismo individuo y hemos predicado lo mismo de l, salvo que desde lugares distintos7. Dice Strawson: Obviamente, tanto en el caso de esta oracin como en muchas otras, no podemos hablar de que la oracin ser verdadera o falsa, sino slo de que se usa para hacer una asercin verdadera o falsa, o (si se prefiere) para expresar una proposicin verdadera o falsa. Y es igualmente obvio que no podemos hablar de que la oracin sea acerca de una persona particular, puesto que la misma oracin puede usarse en momentos diferentes para hablar acerca de personas particulares completamente diferentes; slo podemos hablar de un uso de la oracin para hablar acerca de una persona particular. Por ltimo, quedar suficientemente claro a qu me refiero cuando hablo de una emisin de una oracin, si digo que las dos personasA firm a el profesor Strawson: Si en vez de considerar toda oracin El rey de Francia es sabio tom am os en cuenta aquella parte constituida por la expresin el rey de Francia, resulta obvio que podemos hacer distinciones anlogas, aunque no idnticas, entre 1) la expresin, 2) un uso de la expresin y 3) una emisin de la expresin. Las distinciones no sern idnticas; obviam ente, no podem os decir correctam ente que la expresin El rey de Francia se usa para expresar una proposicin verdadera o falsa, ya que en general slo las oraciones pueden usarse verdadera o falsamente, y de modo similar, nicam ente al usar una oracin, y no al usar una expresin aislada, se puede hablar de una persona particular. En cambio, direm os en este caso que la expresin se usa para m encionar o hacer referencia a una persona particular cuando se usa la oracin para hablar acerca de ella. Pero, como es obvio en este caso y en muchos otros, no puede decirse que la expresin B1 mencione, o haga referencia a algo, del mism o modo que no puede decirse que la oracin sea verdadera o falsa ( Sobre el referir, 63). Cofr resalta con detalle este punto de Strawson en su libro Examen filosfico de los entesde ficcin (Valdivia: Universidad A ustral de Chile, 1993).P. Strawson, Sobre el referir, 64. 115que emitieron simultneamente en el reinado de Luis XIV hicieron dos emisiones diferentes de la misma oracin, aunque el mismo uso de ella*. Strawson cree que lo que hace Russell es imaginarse que hablamos de oraciones y expresiones cuando en realidad estamos hablando de usos de oracio nes y expresiones. Para ello, Strawson introduce la distincin entre significar y ser-verdadero o falso. El significado es funcin de los tipos (oracin o expresin): mencionar o hacer referencia9. Y la verdad o la falsedad son funcin del uso de la oracin o de la expresin, es decir, son las cosas que alguien puede hacer al usar una oracin o expresin. Strawson se aparta radicalmente en este punto de Russell, que identificaba el significado de un autntico trmino singular con el objeto denotado por l. Russell pens, dice Strawson, que si existiesen expresiones que tuviesen un uso referencial singularizador que fuesen lo que parecen ser y no otra cosa disfra zada, su significado tendra que ser el objeto particular al que se referan en su uso. Por el contrario, para Strawson, si una oracin o expresin es significativa o no, nada tiene que ver con la cuestin de si la oracin emitida en una ocasin particular est siendo usada o no en esa ocasin para realizar una asercin ver dadera o falsa, o si la expresin est siendo usada en esta ocasin para hacer referencia o mencionar algo. Para Strawson, el significado no es de ninguna manera el referente, sino el conjunto de reglas, hbitos, convenciones para su uso al hacer referencia, y por no entender este detalle, dice el autor enfticamente, se da la enojosa mitologa del nombre lgicamente propio10. El problema fundamental es confundir referir, mencionar, con significar". Strawson afirma a propsito del significado de una expresin:8 9P. Strawson, Sobre el referir, 63.Strawson usa tipo como abreviatura de oracin o expresin. Escribe el autor, a propsito: No estoy diciendo, entonces, que haya oraciones y expresiones (tipos), y usos y em isiones de ellas, del mismo modo que hay barcos y zapatos y lacre. Estoy diciendo que no podemos decir las mism as cosas acerca de los tipos, usos de los tipos y em isiones de los tipos. Y el hecho es que hablam os acerca de los tipos; y esta confusin es fcil que surja al no advertir las diferencias entre lo que puede decirse acerca de stos y lo que slo puede decirse acerca de los usos de tipos ( Sobre el referir, 64). P. Strawson, Sobre el referir, 65. El profesor Strawson nos da un ilustrativo ejemplo al respecto: Si hablo de mi pauelo, puedo, quizs, sacar de mi bolsillo el objeto al que me estoy refiriendo, pero no puedo sacar de mi bolsillo el significado de la expresin mi pauelo ( Sobre el referir, 65). 11610 11D arci sig n ifica d o di' unii i ..................H 'sim ru irccu1WW3 g V I I V in ------------uso para haccr referen d a 11, o mencionar, ob jetos darei significado de una oracineso personas particulares;dar las directrices generales para su usoal hacer aserciones verdaderas o falsas. (. . .) El significado de una oracin no puede identificarse con la asercin que hacemos mediante su uso, en una ocasin particular. Hablar sobre el significado de una expresin o una oracin no es hablar sobre su uso en una ocasin particular, sino sobre las reglas, hbitos y convenciones que gobiernan su uso correcto, en todas las ocasiones, para hacer referencia o aseverar1 . 2 Se puede ver, sin lugar a dudas, que Strawson se acerca a Frege cuando con sidera que el sentido de una expresin no es su referente exclusivamente, sino el conjunto presuposicional formado por las proposiciones que ms frecuentemente mencionaran los usuarios del nombre si se les preguntara cules son los hechos ms relevantes acerca de su portador. Escribe Alfonso Garca Surez: No slo anticipa Frege la postura de Strawson en este punto, sino que tambin, para l, cuando la presuposicin es falsa, el enunciado presuponiente carece de valor de verdad. As, cuando en un enunciado aparezca un trmino que carece de referencia, como sucede en Ulises fue desembarcado en taca profundamente dormido, el enunciado como todo carecer a su vez de valor de verdad, ya que para Frege la referencia de un enunciado es lo verdadero o lo falso (...). En un caso as tenemos un enunciado que tiene sentido pero no referencia. El que el enunciado carece de referencia -esto es, de valor de verdad- se sigue del principio de composicionalidad para la referencia, segn el cual la referencia de una expresin compleja es funcin de las referencias de sus partes1. 3 Ahora bien, cabe aqu preguntarnos: y qu sucede con oraciones que carecen de referente como pueden ser Ulises fue desembarcado en Itaca profundamente dormido o La seora Bardell se ha desmayado en brazos del seor Pickwick?12 13P. Strawson, Sobre el referir, 64-65.Modos de significar. Una introduccin temtica a lafilosofia del lenguaje (M adrid: Tecnos,1997), 71. 117Qu sucede con aquellas oraciones donde falla el referente? Cul es el conjunto presuposicional que sostiene estos nombres vacos? Siguiendo la misma lnea, podemos decir que, para Strawson, cuando el referente falla - e s decir, cuando no hay tal objeto al cual referirse- la oracin simplemente carece de valor de verdad, no es ni verdadera ni falsa, pero contina siendo una oracin perfectamente significativa. Es, si se quiere -dice Straw sonun uso espurio de la oracin, aunque podamos (o no) creer errneamente que se trata de un uso genuino1 . Tales usos espurios o secundarios se dan en mayor 4 medida en la literatura, en el mundo de la ficcin. Para nuestro autor, si empez semos diciendo por ejemplo: El rey de Francia es sabio, y continuramos con vive en un castillo de oro y tiene cien esposas y tiene un caballo alado que lo lleva todas las maanas hasta el cielo, etc., un oyente entendera perfecta e inmediatamente que mi discurso est en el plano de la ficcin literaria y que, por ende, es absurdo buscar un referente o decir que es un enunciado falso o verda dero15. Afirm a el profesor Strawson: Desde luego, el hecho de que sea significativa es lo mismo que el hecho de que pueda usarse correctamente para hablar de algo y que, al usarla as alguien har una asercin verdadera o falsa. Y aadir que se usar para hacer una asercin verdadera o falsa slo si la persona que la usa est hablando de algo. Si, cuando la emite, no habla de nada, entonces su uso no es genuino, sino un uso espurio o pseudo-uso; no hace una asercin verdadera o falsa, aunque pueda pensar que la est haciendo. Y esto seala el camino hacia la respuesta correcta al problema al que la teora de las descripciones da una respuesta fatalmente incorrecta1. 614 15P. Strawson, Sobre el referir, 68. Contina el profesor de Oxford: (...) all donde el uso de oraciones y expresiones pertenezca abiertam ente al mundo de ficcin, el sentido de las palabras acerca de puede cambiar. Como dijo Moore, es perfectam ente natural y correcto decir que algunos de los enunciados de los Pickwicks Papers son acerca de Mr. Pickw ick. Pero donde el uso de oraciones y expresiones no pertenecen abiertam ente al mundo de la ficcin, este uso de acerca de parece menos correcto, esto es, no sera en general correcto decir que un enunciado era acerca del Sr. X. o de tal-y-tal, a menos que existiese tal persona o cosa. Slo donde el novelar corre el riesgo de ser tom ado en serio podram os responder a la pregunta A cerca de quin est hablando? con No habla acerca de nadie; pero al decir esto no estam os diciendo que lo que se deca era falso o sin sentido ( Sobre el referir, 68-69). P. Strawson, Sobre el referir, 66. 11816Vale la pena resaltar que en este aspecto Strawson se acerca .. ( i. E. Moore, quien rechaza la idea de que una oracin sea verdadera o falsa en virtud de su correspondencia o falta de correspondencia con la realidad o con una situacin distinta de la oracin misma. Moore, al contrario, piensa que la verdad o la falsedad es una propiedad identificable de la oracin misma, que pertenece a ella en virtud de la relacin que se da en la oracin entre los conceptos que la componen. Para Moore, por ejemplo, el significado que tiene a veces una oracin como algunos tigres do mesticados no existen es el que posee cuando se usa con el mismo significado que algunos tigres domesticados son imaginarios o algunos tigres domesticados no son reales. No se puede negar, por lo tanto -y en esto Strawson est de acuerdo , que la oracin algunos tigres domesticados son imaginarios puede expresar realmente una oracin significativa. Segn Moore, este tipo de oraciones, en el terreno de la ficcin, por ejemplo, como en el de la narracin de historias sobre seres imaginarios, cuentos, fabulas y dems, tiene carcter plenamente significativo. Ms adelante dir Moore en su artculo de 1933 Objetos imaginarios que los nombres propios slo se usan y nada ms. Tomemos el siguiente ejemplo propuesto por Moore: Si presento a mi amigo Smith a una persona que ni lo conoce ni ha odo hablar de l, y digo ste es mi amigo Smith, parte de lo que afirmo es el nombre de esta persona es Smith. Pero si en un acto pblico muestro al seor Baldwin a una persona que no lo conoce de vista, pero que s que ha odo hablar de l frecuentemente, y digo mira, se es el seor Baldwin, entonces no forma parte de lo que digo el enunciado esa persona se llama Baldwin1. 7 Para Moore, se usa sencillamente el nombre. En la inmensa mayora de los casos en que se usan nombres propios, tanto en la vida ordinaria como en la historia o la ficcin, no se dice nada en absoluto sobre el nombre usado; se usa solamente. Ahora bien, volvamos a la oracin el rey de Francia es calvo y veremos con detalle el uso que implica dicha oracin. En ella, segn Strawson, hay dos cosas verdaderas y dos cosas falsas que expone Russell.17Y contina Moore: Me parece que en la inm ensa m ayora de los casos en que se usan nom bres propios, tanto en la vida ordinaria como en la historia o en la ficcin, no se dice nadi en absoluto sobre el nombre usado: se usa solamente. Es decir, la proposicin expresada col el enunciado en el que aparece el nombre N \ ni afirm a ni tam poco implica la proposicii Algo se llam a N . Como es natural, al usar el nom bre dam os a entender que alguien si llama N , pero no en el sentido en que la proposicin que expresam os im plique esta propo sicin (Objetos im aginarios, 119-120). 119uiis cosas verdaderasson:1) Es una oracin significativa; si alguien la emitiese ahora estara emitiendo una oracin significativa. 2) Si alguien la emitiese ahora hara una asercin verdadera slo si, actualmente, existiera de hecho uno y slo un rey de Francia, y si ste fuera calvo. Y las cosas falsas que nos dice Russell son: 1) Que cualquiera que la emitiese en la actualidad estara haciendo una asercin verdadera o falsa. 2) Que parte de lo que estara afirmando sera que en la actualidad existe uno y slo uno que es rey de Francia1 . 8 Como vemos, para Russell, cualquiera que exprese ahora la oracin el rey de Francia es calvo estara haciendo una asercin falsa, puesto que no cumpli ra la condicin de contar con referente. Strawson, por el contrario, dira que tal asercin sera carente de valor de verdad; es decir, ni verdadera ni falsa, puesto que la cuestin sobre si su enunciado es verdadero o falso simplemente no se plantea, ya que es evidente que no hay rey de Francia. Esto no quiere decir, por supuesto, que la oracin que se emiti carezca de significado, ya que la oracin, en cuanto tipo, es ciertamente significativa. Por ejemplo: si alguien emite con seriedad (es decir, creyndolo) la oracin el rey de Francia es sabio, se podra decir que en cierto sentido implica (implicar aqu no equivale a entraar o a implicar lgicamente) que hay un rey de Francia. En el caso de que nosotros respondiramos a esta persona diciendo que no hay un rey en Francia, pues no hay monarqua en ese pas, no estaramos contradicindolo y mucho menos afirmando que su enunciado es falso, sino que estaramos ms bien dando una razn para decir que la cuestin de si es verdadero o falso no se plantea1. Cuando alguien 9 usa la oracin el rey de Francia es calvo, se compromete con la existencia de un nico rey en Francia, pero no se trata de que su enunciado entrae la existencia de ese nico rey de Francia, sino de que la presupone', tal es as que cuando falla la presuposicin, es decir, cuando no hay tal objeto, la oracin carece de valor de verdad, esto es, ni es verdadera ni es falsa20.18 19 20P. Strawson, Sobre el referir, 66-67. P. Strawson, Sobre el referir, 67. Para Strawson los lgicos, em pezando por el propio Russell, no han logrado captar la im120Strawson nos dice qm uno do los propsitos para los que usam os el len guaje es el de enunciar hechos acerca d e cosas, personas y eventos21.1 )e ah que a partir de preguntas como: de qu (de q uin, de cul) est usted hablando? y qu ests diciendo de ello (de l, de ella)?, tenem os la oportunidad de distinguir y adelantarnos a las reglas (condiciones) de hacer referencia y a las reglas para atribuir, respectivamente. Segn Strawson, estas condiciones para hacer referencia han sido descuidadas o mal interpretadas por los siguientes motivos: 1) La preocupacin de la mayora de los lgicos por las definiciones. Por el contrario, piensa Strawsonque una definicin es una especificacin de las condiciones del uso adscriptivo o clasificatorio correcto de una oracin o expresin. Las definiciones no tienenen cuenta requisitos contextales. Buscar significado, buscar el anlisis de una oracin o expresin no debe entenderse como la bsqueda de definicin. 2) La preocupacin de algunos lgicos (por ejemplo Leibniz y Russell) por los sistemas formales, es decir, por las matemticas y la lgica formal. Strawson nos dice que el constructor de clculos no interesado en, ni obligado a, hacer enunciados tc ticos, se acerca la mayora de las veces a la lgica aplicada con un prejuicio. De este modo contina el autor- vemos a Leibniz luchando desesperadamente por hacer de la unicidad de las referencias singularizadoras una cuestin de lgica en sentido estricto, y a Russell luchando igualmente, aunque de manera diferente, tanto con la implicacin de unicidad como con la de existencia22.portancia de la distincin entre lo que puede decirse de una expresin y lo que puede decirse de un uso particular de ella. El profesor Strawson nos da un genial ejemplo: Supongamos que extiendo mis m anos hacia alguien, ponindolas cuidadosam ente en forma de copa, y dicindole a la vez que lo hago: Esto es un rojo hermoso. Esa persona al m irar mis manos y no ver nada en ellas, puede decir: Q u es?, de qu ests hablando? O quizs: Pero si no hay nada en tus manos! Desde luego, sera absurdo decir que al em itir lo anterior la persona, estuviera negando o contradiciendo lo que dije. De esta m anera, esto no es una descripcin disfrazada en el sentido de Russell. Ni es un nombre lgicamente propio. Porque es necesario saber lo que significa la oracin para reaccionar de esa m anera ante su emisin. Precisam ente a causa de que el significado de la palabra esto es independiente de cualquier referencia particular que pueda hacerse al usarla, aunque no independiente del modo en que puede usarse para hacer referencia, puedo, com o en este ejemplo, usarla para fingir que estoy haciendo referencia a algo. La m oraleja general de esto es que la com unicacin es un asunto de asercin explcita o dis frazada en bastante m enor m edida de lo que los lgicos suelen suponer (Sobre el referir", 70-71). 21 22 P. Strawson, Sobre el referir, 72. P. Strawson, Sobre el referir, 74-75. 121L. W u p _' P W! P P M M| ..- ^ Wi i MU 1 W W M B I| ,IPara term inar con la crtica que hace Strawson a la teora de las descrip ciones de Russell y a la lgica tradicional, traigamos el ilustrativo y clarificador ejemplo que dice as: Si a una persona que toma las cosas al pie de la letra y que no tiene hijos se le pregunta si todos sus hijos estn durmiendo, ciertamente no responder S, dado que no tiene ninguno, pero tampoco responder No sobre la misma base. Ya que no tiene hijos la cuestin no se plantea. Decir esto no es decir que no se pueda usar la oracin Todos mis hijos estn dormidos con la intencin de engaarte hacindote pensar que los tengo. Ni supone un debilitamiento de mis tesis el conceder que las frases singulares de la forma el tal-y-tal puedan a veces usarse con un propsito similar23. Concluye Strawson enfticamente su crtica a la teora de las descripciones revalorando el uso ordinario del lenguaje con estas palabras: Ni las reglas aristo tlicas ni las russellianas dan cuenta de la lgica exacta de cualquier expresin del lenguaje ordinario, porque el lenguaje ordinario no tiene lgica exacta24. Ahora bien, Russell responder en su libro La evolucin Je mi pensamiento filosfico a esta crtica de Strawson lo siguiente: No veo por qu slo la filosofa ha de tener prohibido intentar una tal aproximacin a la precisin y exactitud. (...) Los lenguajes tcnicos que difieren del lenguaje de la vida diaria son indispensables para los fines tcnicos25. Y ms adelante contina diciendo que: Estoy de acuerdo, sin embargo, con Mr. Strawson cuando afirma que el lenguaje ordinario no tiene lgica exacta. Mister Strawson, a pesar de su muy autntica competencia lgica, tiene un curioso prejuicio contra la lgica. En la pgina 43, tiene un repentino ataque ditirmbico en el que afirma la superioridad de la vida sobre la lgica y que utiliza para dar una interpretacin completamente falsa a mis doctrinas26.23 24 25 26P. Strawson, Sobre el referir, 82. P. Strawson, Sobre el referir, 82. B. Russell, La evolucin de mi pensamiento filosfico, 256-257. B. Russell, La evolucin de mi pensamiento filosfico, 257. 122Seleccin de textosMuy comnmente usamos ciertos gneros de expresiones para mencionar o hacer referencia a alguna persona individual, a un objeto singular, aun evento particular, a un lugar o a un proceso, en el curso de lo que normalmente describiramos como hacer un enunciado sobre esa persona, objeto, lugar, evento o proceso. Denominar este modo de usar las expresiones, uso referencial singularizador. Las clases de expresiones ms comnmente usadas de este modo son: pronombres demos trativos en singular (ste y se); nombres propios (por ejemplo, Venecia, Napolen,, Juan), pronombres personales e impersonales en singular (l, ella, yo, t, , ello) y frases que comienzan con el articulo determinado seguidas de un substantivo, adjetivado o no, en singular (por ejemplo, la mesa, el hombre viejo, el rey de Francia). Cualquier expresin de alguno de estos gneros puede aparecer como sujeto de lo que tradicionalmente se considerara como una oracin en singular de sujeto-predicado y, si tal fuera el caso, ejempli ficara el uso que deseo discutir (...). "Darei significado de una expresin (en el sentido en que estoy usando la palabra) es dar directrices generales para su uso para hacer referencia a, o mencionar, objetos o personas particulares; dar el significado de una oracin es dar las directrices generales para su uso al hacer aserciones verdaderas o falsas. No es hablar acerca de una ocasin particular cualquiera del uso de la oracin o expre sin. El significado de una expresin no puede identificarse con el objeto al que nos referimos mediante su uso en una ocasin particular. El significado de una oracin no puede identificarse con la asercin que hacemos mediante su uso, en una ocasin particular. Hablar sobre el significado de una expresin u oracin no es hablar sobre su uso en una ocasin particular, sino sobre las reglas, los hbitos y convenciones que gobiernan su uso correcto, en todas las ocasiones, para hacer referencia o aseverar. De esta manera, la cuestin de si una oracin o expresin es significativa o no nada tiene que ver con la cuestin de si la oracin, emitida en una ocasin particular, est siendo usada o no, en esa ocasin, para realizar una asercin verdadera-o-falsa, o si la expresin est siendo usada, en esta ocasin, para hacer referencia a algo o mencionarlo (...). "Uno de los principales propsitos para los que usamos el lenguaje es el de enun ciar hechos acerca cosas, personas y eventos. Si queremos cumplir este propsito debemos disponer de algn media de anticiparnos a la pregunta De qu (de quin, de cul) est usted hablando?, y tambin la de Qu ests diciendo de ello (de l, de ella)?. La funcin de anticiparse a la primera pregunta es la funcin123referenda (o iclentil icativa). I ;i funcin de anticiparse a la segunda es la funcin atributiva (o descriptiva, o clasificativa, o adscriptiva). En la oracin castellana convencional que se usa para enunciar, o afirmar que se enuncia, un hecho acerca de una cosa persona o suceso individuales, la realizacin de estas dos funciones puede asignarse de manera tosca y aproximada a expresiones separables. En tal oracin, esta asignacin de expresiones a sus papeles separados corresponde a la clasificacin gramatical convencional de sujeto y predicado (...). "Se dice a veces de los nombres propios ordinarios que son esencialmente palabras, cada una de las cuales se usa para referirse a un individuo. Esto es evidentemente falso. Muchos nombres personales ordinarios -los nombres par excellence- se usan correctamente para referirse a muchas personas. Un nombre personal ordi nario es, a grandes rasgos, una palabra usada referencialmente, cuyo uso no est dictado por ningn significado descriptivo que pueda tener la palabra, ni est prescrito por ninguna regla general para su uso como expresin referencial (o como parte de una expresin referencial), tal como encontramos en el caso de la palabra como yo, esto y el, sino que est gobernado por convenciones ad hoc para cada conjunto particular de aplicaciones de la palabra a una persona dada. La cuestin importante es que la correccin de tales aplicaciones no se sigue de ninguna regla o convencin general para el uso de la palabra en cuanto tal (P. Strawson, Sobre el referir, 61-81). Se dice con razn que la filosofa inglesa del periodo comprendido entre las dos guerras mundiales ha estado dominada por la nocin de anlisis. Se podra decir lo mismo de la filosofa inglesa y americana de la postguerra, aunque es necesario aadir que ahora se trata de una concepcin del anlisis muy distinta a la anterior y que, incluso antes de la guerra no se ha dado siempre el mismo significado a la palabra anlisis. Me parece, no obstante, que haba cierta idea que no estaba demasiado alejado de la mente de todos aquellos que en aquella poca pretendan aplicar el mtodo analtico o, al menos, lo elogiaban. Era la creencia de que una traduccin o parfrasis ideal constitua el fin del anlisis -fin, quiz, tambin l ideal. Segn esta concepcin los principales problemas de la filosofa seran resueltos si se podan traducir las frases del discurso ordinario que contuvieran conceptos problemticos por medio de otras frases que dejaran ver claramente las complejidades subyacentes a esos conceptos; o, si era posible, trasponer las frases ordinarias cuya estructura gramatical pudiera inducir a error a una forma que pusiera en evidencia la verdadera estructura de los pensamien tos que expresaban o de los hechos que afirmaban. Entre aquellos que sostenan esta concepcin haban algunos que pensaban que la nueva lgica formal de los124principia mathematica ib proporcional In estructura general del lenguaje de las parfrasis, las formas generales de Ins frases esclarecedoras. Haba incluso algunos que crean saber cul serla el carcter do los ltimos elementos del an lisis, cules seran los trminos que proporcionaran el contenido de esas formas generales: los trminos ltimos segn ellos, seran los datos inmediatos de los sentidos, esos sujetos efmeros tan queridos de los filsofos ingleses empiristas desde el siglo XVII hasta nuestros das... haba otros que, aun permaneciendo es cpticos o sin tomar partido sobre esos puntos, no por ello dejaban de compartir la aceptacin general de la parfrasis como fin ideal del anlisis (P. Strawson. Anlisis y metafsica descriptiva, 597-598). La metafsica ha sido revisionaria con bastante ms frecuencia que descriptiva. La metafsica descriptiva se contenta con describir la estructura real de nuestra forma de pensar acerca del mundo, la metafsica revisionaria trata de construir una estructura mejor. Los productos de la metafsica revisionaria resultan per manentemente interesantes y no slo como episodios clave de la historia del pensamiento. A causa de su articulacin y de la intensidad de su visin parcial, los mejores son no slo intrnsecamente admirables sino tambin de una utilidad filosfica duradera. Ese mtodo, no obstante, slo puede concedrseles porque hay otro tipo de metafsica que no necesita de ninguna justificacin ms all de la de cualquier otra investigacin en general. La metafsica revisionaria est al servicio de la metafsica descriptiva. Quiz ningn metafisico haya sido nunca, ni en intensin ni en resultados, totalmente una cosa u otra, pero, a grandes rasgos, podemos hacer una distincin: descartes, Leibniz y Berkeley son revisionarios, y Aristteles y Kant, descriptivos. Hume, el irnico de la filosofa, es ms difcil de ubicar; unas veces se presenta bajo un aspecto, otras, bajo otro. "La idea de una metafsica descriptiva est expuesta a tropezarse con el escepti cismo. En qu diferira de lo que se denomina anlisis filosfico o lgico concep tual? No difiera en la clase de objetivo, sino slo en su extensin y generalidad. Al pretender revelar los aspectos ms generales de nuestra estructura conceptual, puede dar menos, por supuesto, que una investigacin conceptual ms limitada y parcial. Por consiguiente, hay tambin una cierta diferencia en cuanto al mtodo. Hasta un cierto nivel el confiar en un examen atento del uso de las palabras es el mejor camino en filosofa y, en realidad, el nico seguro. Pero las discriminaciones que podamos hacer y las conexiones que podamos establecer de ese modo, no son lo bastante generales ni del suficiente alcance como para satisfacer plenamente la demanda metafsica de comprensin, ya que cuando preguntamos cmo usamos esta o aquella expresin, nuestras respuestas, por muy reveladoras que puedan125ser u cierto nivel, pueden dar por supuestos y no exponer aquellos elementos estructurales de tipo general que el metafisico quisiera que fueran revelados. La estructura que l busca no se muestra enseguida sobre la superficie del lenguaje, sino que yace sumergida. Debe, pues, abandonar su nica gua segura cuando tal gua no puede llevarle tan lejos como l desea ir (...). "Un nombre no tiene ningn valor sin el apoyo de descripciones que puedan ser ofre cidas ante una peticin de que se explique su aplicacin. As, puede parecer que en la identificabilidad no-demostrativa de particulares dependemos en ltima instancia de descripciones dadas slo en trminos generales. Ahora bien, se puede estar muy bien informado acerca de un sector particular del universo; se puede saber ms all de toda duda que slo hay una persona en ese sector que responde a una cierta descripcin general. Pero tal cosa, puede decirse, no garantiza el que la descripcin se aplique unvocamente, puesto que puede haber otro particular en otro sector del universo que responda a la misma descripcin. Incluso si se ampla la descripcin de tal modo que incorpore una descripcin de las caractersticas ms notables del sector del universo en cuestin, an se carece de una garanta de que la descripcin individa, ya que otro sector puede reproducir tambin esas caractersticas. Por mucho que se aada a la descripcin del sector que se conoce -sus detalles internos y sus relaciones externasesa posibilidad de reduplicacin masiva queda abierta. Ninguna ampliacin de nuestro conocimiento del mundo puede eliminar esa posibilidad. As, por muy dilatados que puedan ser los conocimientos del hablante y del oyente, ninguno de ambos puede saber que la descripcin identificante del primer se aplica efectivamente de modo unvoco" (P. Strawson, Anlisis y metafisica descriptiva, 610-616). Es evidente que todo lo que puede ser localizado puede en tal medida ser identifi cado sin recurrir a ninguna otra referencia a cualquier otro particular y, por tanto, sin hacer referencia a cualquier particular de un tipo o categora distinto del suyo propio. No obstante, de esto no se sigue, por supuesto, que la categora a la que tal particular pertenezca sea una categora de particulares bsicos. El mbito de los casos de particulares que en un momento dado son directamente localizables en relacin con un discurso concreto est severamente restringido; puede ocurrir que la identificabilidad de algunos de los casos que estn fuera de ese mbito sea dependiente en un momento concreto de la identificabilidad de otros casos de tipos o categoras distintas de los suyos. El hecho de que uno de esos casos caiga dentro de la clase general de los perceptibles pblicos no impide, por tanto, el que pertenezca a alguna categora que sufra de dependencia-en-identificabilidad con respecto a alguna otra categora que tambin caiga dentro de la clase general de los perceptibles pblicos (P. Strawson, Anlisis y metafisica descriptiva, 632-633).Alguien que hace un enum nido o usen-ion linee un enunciami vcuumn,, ... } slo si las cosas son, al haca el enunciiulo, como l enuncia que son. O de nuevo, alguien expresa una suposicin expresa una suposicin verdadera si y slo si las cosas son, al expresar la suposicin, como l expresamente supone que son. Entretejamos ahora con tales observaciones tan inocuas como stas los pensa mientos en que estbamos de acuerdo sobre significados y condiciones de verdad. Tenemos entonces: primero, el significado de una oracin est determinado por aquellas reglas que determinan cmo se enuncia que son las cosas por alguien que, al emitir la oracin, hace un enunciado; o cmo se supone expresamente que son las cosas por alguien que, al emitir la oracin, expresa una suposicin. Y as, recordando que las reglas estn relativizadas a condiciones contextales, podemos parafrasear lo anterior como sigue: el significado de una oracin est determinado por las reglas que determinan qu enunciado hace alguien que, al emitir la oracin en condiciones dadas, hace un enunciado, o que determinan qu suposicin expresa alguien que, al emitir la oracin en condiciones dadas, expresa una suposicin, y as sucesivamente. "As nos vemos retrotrados, por medio de la nocin de verdad, a la nocin del contenido de actos de habla tales como enunciar, suponer expresamente, y as sucesivamente. Y aqu el terico de la invencin comunicativa ve su oportunidad. No hay esperanza, dice l, de elucidar la nocin del contenido de tales actos de habla sin prestar alguna atencin a las nociones de esos mismos actos de habla. Ahora bien, de todos los actos de habla en los cuales, de un modo u otro, puede proponerse algo verdadero o falso, resulta razonable considerar que el enunciado o asercin tiene una posicin especialmente central (En ascuas tras certezas: valo ramos primariamente la especulacin puesto que valoramos la informacin). Y no podemos elucidar, mantiene el terico, la nocin de enunciar o aseverar excepto en trminos de intensin dirigida a un auditorio. Pues el caso fundamental de enunciar o aseverar en trminos de los cuales deben comprenderse todas las variantes es el de emitir una oracin con una cierta intensin -una intensin completamente abierta en el sentido requerido por el anlisis del dignificado del emisor- que puede describirse incompletamente como la intensin de hacer que un auditorio sepa, o la de inducirlo a pensar, que el hablante tiene una cierta creencia; como resultado de lo cual puede, o no puede, activarse o producirse en el auditorio esa misma creencia. Las reglas que determinan el significado convencional de la oracin se asocian con las condiciones contextales de su emisin para determinar lo que la creencia en cuestin es en tal caos primario y fundamental. Y al determinar lo que a creencia en cuestin es en tal caso, las reglas determinan qu enunciado se hace en ese caso. Determinar lo primero es determinar lo ltimo. Pero esto es127, . , . . n i q u i ; m o n d i ios uscbamos. Puesto que cuando pai llamos d e l punto de cuerdo de que las reglas que determinan las condiciones de verdad determinan de este modo el significado, la conclusin a que fuimos llevados era precisamente que aquellas reglas determinaban qu enunciado hace alguien que, al emitir la oracin, hace un enunciado. De esta manera, el punto de acuerdo, lejos de ser una alternativa a la teora comunicativa del significado, nos lleva directamente a tal teora del significado (P. Strawson, Significado y verdad, 365).Para leer msStrawson, P. F. Sobre el referir en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 2005. Strawson, P. F. Verdad en Nicols, J. A. y Frpolli, M. J., ed. Teoras de /a verdad en el siglo XX. Madrid: Tecnos, 1997. Strawson, P. F. Individuos. Ensayo de metafsica descriptiva. Madrid: Taurus, 1989. Strawson, PF. Significado y verdad en Valdes Villanueva L. M., La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 2005. Stroll, A. La filosofa analtica del siglo XX. Madrid: Siglo XXI, 2002.128MOORE, STRAWSON Y SEARLE: CERCANAS Y DIFERENCIASNosotros reducimos las palabras de su empleo metafisico a su empleo cotidiano Wittgenstein Moore, Strawson y Searle tienen como interlocutores en sus respectivos ar tculos Es la existencia un predicado?, Sobre el referir y Nombres propios y descripciones a dos grandes personajes: Frege y Russell, ejes en los que se inicia y se sostiene prcticamente toda la discusin sobre los nombres propios, pronombres demostrativos en singular, pronombres singulares personales e im personales y descripciones definidas. Strawson llam a este modo de usar estas expresiones uso referencial singularizador. Hagamos una pequea exposicin de Frege Y Russell, y luego observemos las cercanas y distancias de los tres primeros autores, con estos ltimos. Frege seal que al producir nombres y oraciones nos referimos a dos factores objetivos que son el sentido (Sinn) y la denotacin (Bedeutung). La de notacin es la objetividad a la que apunta, designa o nombra la oracin; el sentido es la idealidad objetiva que captamos cuando comprendemos un nombre y una proposicin. El sentido es la intensin, descripcin, propiedad y relacin de un nombre. Y por su parte, la referencia es el individuo, el particular, la extensin a la cual nos referimos. Ej.: Napolen, Napolen no es slo la cosa Napolen, slo el individuo, sino los muchos sentidos que encarnan o poseen este individuo Napolen, por ejemplo como el haber sido el emperador de Francia o el amor de Josefina o el prisionero de Santa Elena. Todas estas descripciones de Napo len son accidentes del individuo (Searle vio esto). Pero Frege se tropieza con un problema tcnico, pues se da cuenta de que hay dos tipos de enunciados de identidad. Los triviales-tautolgicos como, por ejemplo Napolen es Napolen o El emperador es el emperador, que tienen una verdad que es necesaria. Y los129enunciados de identidad de! tipo no triviales, que, a diferencia tic los triviales, no son tautolgicos, ni repetitivos, sino que aumentan el saber (como los juicios sintticos) brindndonos ms informacin sobre el individuo. Ejemplo: Napolen es el emperador de Francia o el emperador de Francia es el novio de Josefina. Este segundo tipo de enunciados (los no triviales) tienen dos caractersticas importantes: salvaguardan la identidad (referente-individuo) y salvaguardan la informatividad (el sentido-informacin). Por su parte, Russell est de acuerdo con Meinong en que los nombres propios son etiquetas, es decir, que, siendo idnticos su significado y su referente, carecen de intensin. Pero en lo que no est de acuerdo Russell con Meinong es en afirm ar que los nombres de objetos ficticios son verdaderos nombres propios. Para Russell no son verdaderos nombres propios, sino descripciones definidas abreviadas. Russell critic las nociones tradicionales de posibilidad e identidad y destruy de algn modo el individuo concreto (una constante) para hacer de l una variante. Ahora bien, qu podemos decir de nuestros tres autores en cuestin?. Lo primero es que a todos ellos los une el afn de apoyarse o responder tanto a Frege como a Russell (especialmente); pero finalmente, la similitud ms importante es que ninguno (Moore, Strawson y Searle) pasa por alto las tesis del sentido de Frege y la teora russelliana de las descripciones. Strawson, por ejemplo, cree que Russell est completamente equivocado al afirm ar que las descripciones definidas y los nombres propios ordinarios son meras descripciones abreviadas. Por el contrario, piensa que los nombres propios ordinarios son nombres propios genuinos y tienen una referencia indirecta. Straw son sostiene que hay que distinguir entre una oracin, el uso de una oracin y la emisin de una oracin (ver captulo anterior). Searle por su parte, tambin se acerca a la teora propuesta por Frege. Defiende que el sentido de un nombre propio estara ms bien constituido por una descripcin que exprese varias disyuntivas, cada una de las cuales recogera diferentes aspectos de la informacin poseda sobre el referente. Cree Searle que Frege tiene razn al afirm ar que los nombres propios tienen sentido, que su referencia es indirecta, pero entiende tambin que ese130sentido no es slo (y oslo es muy im portante) un conjunto de descripciones que singularizan el objeto al que se refiere el nombre.Segn Searle, Frege vio correctamente que cualquier trmino singular debe tener algn modo de presentacin, pero su error fue considerar como una definicin a la descripcin identificadora que podemos sustituir por un nombre. En la medida en que los nombres tienen un sentido, se trata de un senti do impreciso. Para comprender mejor esto, utilicemos el ejemplo que nos da el mismo Searle en su artculo. Pensemos que preguntemos a un usuario del nom bre Aristteles cules son los hechos y caractersticas esenciales acerca de l. Seguramente responder este individuo que Aristteles era un filsofo griego, alumno de Platn, autor de la Metafsica, etc. Sus diferentes respuestas consti tuirn un conjunto de descripciones, y la totalidad de ellas sera la descripcin identificadora. Aunque es claro que ningn elemento particular de estas descrip ciones est analticamente ligado con el nombre Aristteles (ya que llamarse, por ejemplo, Aristteles es casual, accidental por completo), algn subconjunto indefinido de ellas lo est, o si 110 sera imposible decir algo de Aristteles. Pero si un especialista en filosofa clsica descubriera que Aristteles no escribi la Metafsica o que no fue el maestro de Alejandro Magno, qu pasara? Nada, no pasara nada, si finalmente se garantiza el conjunto de descripciones identificadoras, es decir, de alguna manera, esenciales. Se pueden negar algunas caractersticas del conjunto de descripcio nes, pero no todas, ya que sera imposible usar un nombre como Aristteles. Es una condicin necesaria para que el objeto sea Aristteles que satisfaga al menos alguna de esas descripciones. Searle cree que los nombres propios no funcionan como meras descripciones, sino que funcionan como una percha donde se cuelgan descripciones. Searle -siguiendo a Frege- piensa que son las caractersticas identificadoras las que confirman al objeto referido. La referencia nunca aparece en completa separacin de las descripciones, pues sin descripcin alguna la referencia sera enteramente imposible. Ahora bien, tienen sentido los nombres propios para Searle al igual que para Strawson? Searle dice que no, si con esto se entiende que los nombres pro pios se usan para describir o especificar caractersticas de objetos. Pero dir que s tienen sentido (de un modo laxo) los nombres propios, si se entiende con esto131que los nom bres pueden estar o no lgicam ente conectados con caractersticas del objeto al cual se refieren.Se puede decir que Moore no est tan alejado del referencialismo russelliano. Moore inicia un interesante anlisis afirmando que, si es significativo sealar algo diciendo esto es una flor, tambin lo ser en un sentido u otro decir esto existe. La razn que tiene el autor britnico para pensar as es que se puede decir claramente con verdad de tal objeto esto podra no haber existido del mismo modo como se puede decir esto existe de hecho. Moore, con este anlisis, se percata de que siempre que dice esto es un libro, esto es una flor, la propo sicin emitida se refiere a un dato sensible, o a un conjunto de datos sensibles que se perciben, datos -finalm ente- de un objeto fsico (un referente). Parte de lo que se quiere decir cuando se afirm a esto existe es este dato sensible es de un objeto fsico, lo cual es claramente significativo. Si de cumpliese aqu la funcin de relacin, podramos decir que esto es un libro es una forma abreviada de decir la cosa de la cual es este dato sensible es un libro y, por tanto, esto existe es una abreviatura de la cosa de la cual es (a la cual corresponde) este dato sensible, existe y por esta razn el uso de existe no cumple la funcin de atributo. Moore sugiere que esto existe siempre forma parte de lo que se afirma con esto es un libro, esto es rojo, etc., donde esto es la sealizacin (casi dectica - Russell) de los datos sensibles u objetos de los cuales se hace referencia. Adems, es muy posible que parte de lo que se quiere afirm ar al decir que es un libro, es rojo, etc., cumplen la funcin de atributos, es parte, pero no todo lo que se dice al afirm ar que algn valor de x es un libro, x es rojo, etc., es esto existe.Seleccin de textosEs caracterstico de los filsofos el reflexionar sobre su propia actividad con el mismo temple con que reflexionan sobre los objetos de esa actividad; examinar filosficamente la naturaleza, los propsitos y mtodos del examen filosfico. El profesor Ryle, cuando ha escrito esta vena metafilosfica, ha presentado algunas veces el modelo del filsofo bajo una luz un tanto austera: como una persona cuyo papel es corregir una postura mental habitualmente lnguida, desenredar los embotellamientos en el trfico de las ideas o prescribir los ejercicios correctos para nuestros calambres y confusiones intelectuales. El profesor Ryle ha hecho su contribucin a este necesario trabajo de correccin. Pero, cuando contemplamos su132produccin filosfica como un todo, la impresin que produce no es de autoridad, sino de abundancia; de profusin de perspicacia, vivacidad de ilustracin y pron titud de inventiva. Cada tema recalcitrante es, i su ve/., brillantemente iluminado por un mtodo en el que el detalle, las imgenes, el contraste y la generalizacin se combinan poderosamente. Los temas de los que se ha ocupado cubren un extenso rango; muchos de ellos caen en las bastas regiones de la filosofa del significado y la filosofa de la mente; y si pudiera, tentativamente, expresar aqu un juicio de preferencia, seleccionara su tratamiento del pensar-tratamiento sobre el cual l ya ha escrito mucho y en el que est todava ocupado- como quizs lo ms sulil y de mayor sensibilidad de todas sus expresiones filosficas. "En primer lugar, pues, lo que respecta a los tericos de la intensin comunicativa. La manera ms simple, y ms fcilmente inteligible, aunque no la nica, de unirse a sus filas es presentar su teora general del significado en dos estadios: en primer lugar, presentar y elucidar un concepto primitivo de comunicacin (o intensin comunicativa) en trminos que no presupongan el concepto de significado Un gistico\ mostrar a continuacin que el ltimo concepto puede ser, y ha de ser, explicado en trminos del primero. Para cualquier terico que siga este sendero, el concepto fundamental de la teora del significado es el de un hablante o, de manera general, un emisor que quiere decir significativamente algo por medio de una emisin dirigida a un auditorio en una ocasin particular. Una emisin es algo producido o ejecutado por un emisor; no necesita ser vocal; podra ser un gesto un dibujo el mover y colocar objetos de una manera determinada. Lo que un emisot quiere decir mediante su emisin se especifica, dicho sea de paso, al especificar la intensin compleja con que produce la emisin. El anlisis del gnero de inten sin en cuestin es demasiado complejo para darlo aqu en detalle, de modo que me limitar a una descripcin incompleta. Un emisor podra tener, como una de esas intensiones al ejecutar su emisin, la de inducir a su auditorio a pensar que l, el emisor, cree alguna proposicin, digamos la proposicin de quep\ y podra intentar que esta intensin fuese completamente abierta, que fuese caramente reconocida por el auditorio. O, por otra parte, podra tener la intensin de inducir a su auditorio a pensar que l, el emisor, quiere que su auditorio realice alguna accin, digamos a; y podra intentar que esta intensin suya, fuese reconocida claramente por el auditorio. Entonces, dado que se cumplen otras determinadas condiciones respecto de la intensin del emisor, puede decirse que el emisor, en el sentido relevante, quiere decir significativamente algo mediante su emisin: especficamente, que quiere decir significativamente quep en el modo indicativo en el primer caso, y que quiere decir significativamente, en el modo imperativo, que el auditorio ha de realizar la accin a en el segundo caso. Grice nos ha dado133razones para pensar que, con suficiente cuidado, y con un refinamiento mucho mayor que el que yo he indicado, es posible exponer tal concepto de intensin comunicativa o, como l lo llama, de significado del emisor, que se mantiene a prueba de objeciones y que no presupone la nocin de significado lingstico. "Podemos, por ejemplo, contarnos a nosotros mismo una historia de la variedad analtico-gentica. Supongamos que un emisor tiene xito en una comunicacin preconvencional ante un auditorio dado por medio de una emisin, digamos x. El emisor tiene una intensin compleja, vis-a-vis al auditorio de la clase que cuenta como una intensin comunicativa, y tiene xito al cumplir esa intencin emitiendo x. supongamos que la intensin primaria era tal que el emisor quera decir significativamente quep al emitir x; y, ya que, por hiptesis, logr un xito comunicativo, el emisor fue comprendido, consiguientemente, por su auditorio. Ahora bien, si se presenta ms tarde al mismo emisor, en relacin con el mismo auditorio, el mismo problema de comunicacin, el hecho, conocido por ambos, de que el emisor quiso decir significativamente que p al emitir x anteriormente proporciona al emisor una razn para emitir de nuevo x y al auditorio una razn para interpretar la emisin de la misma manera que antes. (La razn que cada uno tiene es el conocimiento de que el otro tiene el conocimiento que tiene.) As es fcil ver cmo la emisin de.r llega a convertirse en algo establecido entre este emisor y este auditorio como un medio de querer decir significativamente que p. puesto que ha funcionado, se convierte en algo establecido; y entonces funciona puesto que est establecido. Es fcil ver cmo podra contarse esta historieta de manera que incluyndose no solamente un grupo de dos, sino uno ms amplio. As podemos tener un movimiento a partir de un emisor que preconvencionalmente quiere decir significativamente que p por medio de una emisin de x hasta la emisin-tipo x que significa convencionalmente que p dentro de un grupo, y desde all volver a los miembros emisores del grupo que quieren decir significativamente que p mediante una instancia del tipo, pero ahora de acuerdo con las convenciones ( P. Strawson, Significado y verdad, 356-360). En la medida en que el autor es consistente con las convenciones que ha invocado o que (en el caso de las formas revolucionarias de la literatura) con las convenciones que ha establecido, permanecer dentro de las convenciones. En lo que concierne a la posibilidad de ontologia, todo vale: el autor puede crear cualquier personaje o evento que desee. En lo que concierne a la aceptabilidad de la ontologia, la coherencia es una consideracin crucial. Sin embargo, no hay ningn criterio universal de la coherencia: lo que es coherencia en una obra de ciencia ficcin no lo es en una obra naturalista. Lo que es coherencia ser en parte funcin del134contrato entre e autor y el I i t I o sobre Ins convenciones horizontales. De ve/ en cuando, el autor de una historia de ficcin insertar preferencias en la historia que no son ficcionales y tampoco parte de la historia. Por poner el famoso ejemplo, Tolstoy comienza Anna Karenina con la frase: Las familias felices son felices dela misma manera, las familias infelices lo son en formas distintas y separadas". Esta, supongo no es una preferencia ficcional sino seria. Es un aserto genuino, lis parte de la novela, pero no de la historia ficcional. Cuando Nabokov, al comien zo de Ada cita deliberadamente mal a Tolstoy diciendo: Todas las familias son felices de la misma manera, las infelices en sus formas diferentes y separadas" est contradiciendo indirectamente (y burlndose) a Tolstoy. Ambos son asertos genuinos, aunque el de Nabokov es una cita de Tolstoy irnica y mal hecha. Estos ejemplos nos llevan a hacer una distincin final, aquella entre una obra de ficcin y un discurso ficcional. Una obra de ficcin no necesita consistir enteramente de (y en general no lo har) discurso ficcional. "El anlisis precedente deja una cuestin sin contestar: Porqu preocuparse? Esto es, Por qu le damos tanta importancia y nfasis a textos que contienen en su ma yor parte actos de habla pretendidos? El lector que ha seguido mi argumento hasta aqu no se sorprender al or que no pienso que hay una sola o simple respuesta a esta cuestin. Parte de la repuesta debera tener que ver con el papel crucial, normalmente minusvalorado, que la imaginacin en la vida humana, y el papel igualmente crucial que los productos compartidos de la imaginacin juegan en la vida social humana. Y un aspecto del papel que tales productos juegan, deriva del hecho de que actos de habla serios (no ficcionales) pueden ser transmitidos por textos ficcionales, incluso aunque el acto de habla transmitido no est representado en el texto. Casi cualquier obra importante de ficcin transmite un mensaje o mensajes que son trasmitidos por el texto, pero no estn en el texto. Solo en los cuentos para nios que contienen la conclusin y la moraleja de esta historia es o en aburridos y didcticos autores como Tolstoy recibimos una representacin explcita de los actos de habla serios que es el punto clave o principal del texto ficcional trasmitido. Los crticos literarios han explicado sobre una base ad hoc y particularmente cmo el autor transmite un acto de habla serio a travs de la representacin de actos de habla pretendidos que constituyen la obra de ficcin, pero no hay todava ninguna teora general de los mecanismos por los cuales tales intensiones ilocucionarias serias son transmitidas por ilocucionarios pretendidos (J. Searle, Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts, 74). Mi respuesta a nuestros problemas es la siguiente: Si entendemos (como debemos hacer, si queremos tratar el problema planteado por el profesor Stout) la expresines particular" en cierto sentido que implique lgicamente caracteriza una cosa sola", entonces, con toda certeza, muchas propiedades de cosas concretas no son particulares; adems, no hay razn para suponer que las propiedades absolutamente especificas sean una excepcin a la regla. "El problema de si algunas propiedades de las cosas concretas caracterizan una sola cosa depender de lo que se entienda por propiedades. Creo que es posible que haya algn sentido legtimo del trmino "propiedad segn el cual ninguna propiedad caracterice una sola cosa, sino que todas las propiedades de las cosas concretas son propiedades comunes. Sin embargo, si el trmino que se predique con verdad de algo sea una propiedad suya, entonces es totalmente cierto, en este sentido, que muchas propiedades de las cosas concretas pertenecen a una sola cosa. Por tanto, si usamos propiedad en este sentido, es muy cierto tanto que muchas propiedades de las cosas concretas son propiedades comunes, como que muchas no lo son. Y si usamos la expresin (como debe hacerlo el profesor Stout) es universal" en un sentido que implique lgicamente es una propiedad comn, se sigue, naturalmente, que con el mismo sentido amplio de propiedad, tendremos que decir que muchas propiedades de las cosas concretas son univer sales, y muchas otras, no. No obstante, pienso que merece la pena resaltar que hay una usanza bien establecida de la expresin es un universal, segn la cual toda propiedad sin excepcin (tanto las que pertenecen a una cosa sola como las comunes) es con toda certeza un universal: me refiero a aquel sentido segn el cual es un universal equivale lgicamente sin ms a o es predicable de algo, o es una relacin (G. E. Moore, Son universales o particulares las caractersticas de las cosas particulares?, 48). Cuando Ramsey hablaba de la teora de las descripcin de Russell, en cul de estos dos sentidos, el amplio o el restringido, empleaba la palabra? Si la usa se en el restringido, el que se emplea en los Principia, dira que algunos de los enunciados formulados por Russell sobre expresiones del tipo que llamara ms tarde descripciones definidas, son por s mismo suficientes para construir un paradigma de filosofa". Mas si la usase en el amplio (aquel sentido segn el cual las descripciones indefinidas son tan descripciones como las definidas), no se comprometera a afirmarlo. Por lo contrario, su opinin sera que para tener un paradigma de filosofa, debemos tomar en cuenta no slo los enunciados que Russell ha formulado sobre las descripciones definidas, sino tambin los enunciados que ha formulado sobre las indefinidas. Ahora bien, considero que en ambas alternativas, la primera es verdadera. Pienso que Ramsey usaba descripciones en el sentido restringido, no en el amplio. Pienso adems que136consideraba que los cnuncimlos formulados por Russell sobre las descripciones definidas" basta pura construir por s mismos un paradigma de filosofa sin tomar en cuenta ninguno de los enunciados formulados sobre las indefinidas. Creo que encontramos algunas pruebas (aunque no concluyentes) de que empleabadescripciones en el sentido restringido -el de los Principia- en otro pasaje en el que tambin habla de la teora de las descripciones de Russell. En este otro pasaje, dice, Una teora de las descripciones que se contentase con la observacin de que puede considerarse que el rey de Francia es sabio afirma una relacin compleja mltiple entre monarqua, Francia y sabidura, sera miserablemente inferior a la teora del seor Russell que explica exactamente en qu consiste esa relacin. Parece que considera la teora de Russell como una teora relativa a expresiones semejantes a El rey de Francia en un sentido en que la expresin un rey de Francia no se le asemeja. Ahora bien, refirase o no Ramsey a la teora de las descripciones definidas de Russell cuando habla de la teora de las des cripciones de Russell, me limitar exclusivamente a los enunciados que formula Russell sobre descripciones definidas. Cules habr considerado Ramsey que constituyen su teora de las descripciones? Por qu los habr considerado un paradigma de las filosofa? (G. E. Moore, La teora de las descripciones de Russell, 162-163).Para leer msM oore,G. E. Defensa del sentido comn y otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Searle, J. Nombres propios y descripciones en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 1991. Searle, J. Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts. Cambridge: Cambridge University Press, 1979. Strawson, P. F. Individuos. Ensayo de metafisica descriptiva. Madrid: Taurus, 1989. Strawson, PF. Significado y verdad en Valdes Villanueva L. M., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 2005. Stroll, A. La filosofia analtica del siglo XX. Madrid: SigloXXI,2002.137KRIPKE Y LAS TEORAS REFERENCIALISTASEn lo que a m respecta, la verdad no debera expresarse diciendo que es necesario que no pueda haber unicornios, sino que no podemos sealar bajo qu circunstancias podra haberlos. Kripke Entre enero y febrero de 1970 el norteamericano Saul Kripke imparti tres importantes conferencias en la Universidad de Princeton que posteriormente se publicaron bajo el ttulo El nombrar y la necesidad. En dichas conferencias el autor, adems de hacer una fuerte crtica a las teoras descripcionistas, abord temas de primer orden, como el de los nombres, la referencia, la rigidez, la modalidad y la necesidad. A partir de sus tres conferencias, y del artculo Identidad y necesidad publicado un ao despus (1971 )2, abordaremos, en el siguiente texto, cinco puntos: 1) crtica a las teoras descripcionistas; 2) necesidad e identidad; 3) designadores rgidos y mundos posibles; 4) bautizo inicial; 5) el nombrar y la necesidad.Crtica a las teoras de la referenciaA partir de los aos setenta las teoras del sentido, lideradas por Strawson y Searle, dejaron su lugar a la llamada teora de referencia directa, introducida pro piamente por Kripke (1940) para los nombres propios, y extendida a los trminos de magnitud fsica y a las palabras de clase natural por Putnam. Dicha teora de la referencia directa es heredera indiscutible de las tesis russellianas. Tanto Saul Kripke como Hilary Putnam en sus artculos Identidad y necesidad (1971) y El signifi cado del significado (1975)3, respectivamente, siguen las tesis fundamentales de1 2 3 S. Kripke, El nombrar y la necesidad (M xico: U N A M , 1995). S. K ripke, Identidad y necesidad en L. MI. Valds V illanueva, ed. La bsqueda del significado, 98-130.H. Putnam , El significado de significado en L. MI. Valds Villanueva, ed. La bsquedadel significado, 131-194.139I'ivcldy Santamara Velascolas primeras versiones de la teora de las descripciones de Russell. En ellas, como advertimos, el autor del atomismo lgico consideraba que los nombres propios del lenguaje ordinario son verdaderos nombres. De ah que sea indudable la existencia de particulares como Platn, Napolen y Kant, ya que los particulares constituyen el mundo; los nombres, que refieren directamente a esos particulares, desempean la funcin de anclaje entre el lenguaje y las cosas tal como son en s mismas4 . Para los tericos de la referencia directa, los nombres refieren directamente al ejemplar nombrado. De ah que conciban categricamente que nicamente el significado de un nombre es su portador y no sus caractersticas aparenciales. Un nombre no son las descripciones que puedan darse de l, es nicamente su extensin. Deca Russell: Un nombre propio, si ha de cumplir su funcin de modo completo, no habra de necesitar definiciones con otras palabras, debera denotar algo que tendramos que conocer de un modo inmediato5. Esta teora tambin rene no slo los aportes russellianos, sino algunas tesis de Aristteles y Mili, quienes pensaban que la relacin entre los trminos singulares y el mundo no est mediada por ningn concepto descriptivo. Hay que tener en cuenta, como afirma el profesor Valds Villanueva, que: (...) la teora de la referencia directa no afirma que la relacin entre nombres y los nominata no pueda estar mediada en modo alguno, sino que se limita a la afirmacin ms cauta de que no es el sentido de una expresin, su modo de presentacin en trminos fregeanos, lo que lleva al referente: el nombre propio Platn no es entonces abreviatura alguna para un conjunto de descripciones analizables en, por as decirlo, una cascada de nuevas descripciones, cada una de las cuales contiene un nombre propio6. Kripke advierte que se han dado varios intentos para superar esta tesis, pero con pocos resultados, pues muchas personas han dicho que la teora de Frege y Russell es falsa, pero, en mi opinin, se han apartado slo de su letra en tanto que conservan su espritu; esto es, han usado la nocin de concepto cmulo (cluster4 5 6M. M. G m ez Alonso, Individuos, 166. B. Russell, La evolucin de mi pensamiento filosfico, 175. L. MI. Valds Villanueva, Teoras de referencia directa en L. MI. Valds Villanueva, ed.La bsqueda del significado, 97.A'/*//*/; YUS TEORIAS REIERF.Ni HUSTASconcept)"1. Para Kripke, Searle es uno de ellos, pues sostiene que el referente de un nombre se determina, no mediante una sola descripcin, sino mediante un cmulo o fam ilia de descripciones. Para Kripke, Searle es un fiel heredero de las tesis descripcionistas de Frege y Russell.Necesidad e identidadAhora bien, son posibles los enunciados contingentes de identidad? Para Kripke -segn los trabajos de la profesora R. Barcan Marcus8- , este tipo de enunciados no es posible. Kripke nos presenta el argumento de esta manera: 1. El principio de identidad de Leibniz dice que si dos objetos son el mismo, entonces tienen todas sus propiedades en comn. Se suele traducir en el clculo de predicados de primer orden con identidad de la siguiente manera: I. [(x) (y) ((x=y) -> (Fx - Fy))]. 2. Tenemos la necesidad de que cualquier objeto sea idntico a s mismo, es decir, la imposibilidad de que algo sea distinto de s mismo. Usando los signos de un clculo modal cuantificado: 2. t(x) (=)] 3. Pero si necesariamente X es idntico a X, para cualquier objeto X, entonces todo objeto idntico a X tendr tambin toda propiedad que X tenga, en este caso la de ser idntico a X. Esto es, si X tiene la propiedad (X=...), todo objeto igual a X tendr, de acuerdo con el principio de identidad de Leibniz (1), la propiedad (X=...), que es la propiedad por la que se sustituye a F en I. 3. [(x) (y) ((x=y)->f (=)-> (x=y)))]7 8S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 34. Frpolli y Romero advierten que K ripke, en el inicio de su artculo, se apoya en el argum ento que construy R. Barcan M arcus para dem ostrar que toda identidad verdadera es necesaria. Este argum ento hace uso del principio de indiscernibilidadde los idnticos (Leibniz), y se aplica a propiedades modales, es decir, propiedades que involucran las nociones de posi bilidad/necesidad en contextos regidos por un operador modal. Seguirem os el desarrollo propuesto por el mismo Kripke y las am pliaciones de las profesoras Frpolli y Romero: Referencia y necesidad. El externalism o del significado de S. Kripke en M. J. Frpolli y E. Romero, Una aproximacin a la filosofia del lenguaje, 150-152.h'reddv Santamara Vclasco4. partir de 2 y 3, se sigue que para toda X e Y, si X es igual a Y, entonces es necesario que X sea igual a Y. Esto es, 4. [() (y) ((x=y)-Y (x=y))] Esto es as porque la clusula g (x=y) del condicional se elimina dado que se sabe que es verdadera9. Kripke, desde la posibilidad de los juicios sintticos a priori, advierte que ciertas nociones como a priori, analtico y necesario son utilizadas err neamente, sin distincin alguna; de hecho, se echan en el mismo lugar a tal punto que suele afirmarse errneamente que si un enunciado es a priori es del mismo modo necesario. Para demostrar que no todos los conocimientos que se obtienen a priori son necesariamente verdaderos, Kripke nos da el brillante y conocido ejemplo de el metro de Pars, que podramos enunciar de esta manera: digamos, el trozo de madera (B) tiene un (1) metro de largo donde B se refiere al trozo de madera como medida estndar de Pars. Este enunciado, por lo tanto, sera a priori porque, dado que hemos fijado el sistema mtrico por referencia a ese trozo de madera, sabemos a priori que mide 1 metro. Pero sera contingente porque en alguna si tuacin contrafctica el trozo habra podido tener una longitud distinta. Esto nos lleva a decir, siguiendo a Kripke, que quien ha fijado un sistema de medida, por el mero hecho de estipular que un metro es la longitud de un determinado trozo de madera, ha adquirido cierta informacin contingente acerca del mundo, ha aprendido un hecho que no conoca. De ah que esto no convierte en una verdad necesaria que B (trozo de madera) tenga un metro de largo en to. De hecho, bajo ciertas circunstancias, B no habra tenido un metro de largo. La razn es que un designador (un metro) es rgido y el otro designador (la longitud de B en to) no lo es1 . 0>S. Kripke, Identidad y necesidad", 99. Tambin expuesto con detalle en: M. J. Frpolli y E. Romero, Referencia y necesidad. El externalism o del significado de S. K ripke, 150-151. Para K ripke, en ambos casos, tanto en el de los nombres como en el de las identificaciones tericas, los enunciados de identidad son necesarios y no contingentes. Esto es, son necesarios si es que son verdaderos; desde luego los enunciados falsos de identidad no son necesarios ( Identidad y necesidad, 108). S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 58.0K K irn i r i ts i i d h U s w r a u i M . 'i a i j s t a sEntonces preguntmonos: cul es el estatus epistemolgico del enunciado: El trozo de madera (B) tiene un metro de largo en un tiempo to para alguien que ha fijado el sistema mtrico por referencia al trozo de madera (B)? Podemos responder con Kripke que ese alguien lo sabe de manera a priori, ya que, si usa el trozo de madera (B) para fijar la referencia del trmino un metro, entonces, como resultado de esta clase de definicin, sabe automticamente -sin necesidad de ms investigacin- que (B) tiene un metro de largo. Ahora bien, aun si (f) se usa como el patrn de un metro, el estatus metafisico de B tiene un metro de largo ser el de un enunciado contingente, siempre y cuando un metro se considere como un designador rgido, teniendo presente que, en otras circunstancias, B habra tenido una longitud diferente de un metro. Tenemos que, afirma Kripke, en este sentido, hay verdades contingentes a priori"". Ahora bien, no slo hay verdades contingentes a priori, sino que se puede tambin demostrar que la verdad de ciertos descubrimientos que se dan por la experiencia no contingente es por el hecho de ser a posteriori, ya que un enunciado como Hsfero es Fsforo puede ser a posteriori, pero no por ello contingen te; concluir que es contingente, sin lugar a dudas, es confundir necesidad con aprioridad, es decir, confundir necesidad metafsica con necesidad epistmica. Tenemos que, por ejemplo, Hsfero es Fsforo o La estrella matutina es la estrella vespertina ha sido fruto efectivamente de un descubriendo cientfico, es decir, de la experiencia, pero que su conocimiento se haya dado por medio de la experiencia no quiere decir que no sea una verdad necesaria, pues la salvaguarda del principio de identidad obliga, por tanto, a recusar la vinculacin entre el modo de descubrimiento y el tipo de validez del juicio. El recurso a la experiencia no est vinculado a la contingencia; algunos descubrimientos cientficos son el des velamiento de verdades necesarias12. Un enunciado como Hsfero es Fsforo 10 nico que quiere decir es que es necesariamente verdadero en todo mundo posible y que, por lo tanto, no podra ser de otro modo. Por otro lado, hay que resaltar que esta verdad necesaria no implica que tal enunciado deje de tener informatividad y sea una simple y llana tautologa; todo lo contrario, la informatividad del enunciado Hsfero es Fsforo se garantiza porS. Kripke, El nombrar y la necesidad, 59. M. M. Gmez Alonso, Individuos, 169.11 12h'reddv Santamara Velasenel hecho de que a lg u ie n " desconozca que efectivamente Hsfero y Fsforo m u i le m ism a estrella, es d ecir, por la novedad que despierta en alguien dicha tautolop.ln, Com o advierte el profesor Modesto Gmez, una proposicin de identidad * inform ativa porque e s relevante para alguien, porque ese alguien se encuentt.i. n un estado cognitivo e n el que una tautologa representa una novedad1 . Kripke, 3 en su prim era co nferencia de El nombrar y la necesidad, advierte: Los trminos "necesario y a priori, entonces, en tanto que se aplican a enunciados, no son sinnimos obvios. Puede haber un argumento filosfico que los conecte, quiz que inclusive los identifique, pero se requiere un argumento, no simplemente la observacin de que los dos trminos son claramente intercambiables1 . 4Designadores rgidos y mundos posiblesAhora bien, desde las aclaraciones anteriores, Kripke distingue entre lo que l llama designadores rgidos y designadores no rgidos o accidentales. Los designadores rgidos son aquellas expresiones que siempre designan lo mismo independientem ente del contexto o del mundo posible en el que se utilicen. Como ejemplo de desgnador rgido se puede tomar el nombre Benjamin Franklin y como designador no rgido-accidental, el inventor de las lentes bifocales. To memos el siguiente ejem plo de Kripke para explicar los designadores no rgidos: Supongamos que fue Benjamin Franklin quien invent los lentes bifocales, de manera que la expresin el inventor de los lentes bifocales designa o se refiere a un hombre determinado, esto es, a Benjamin Franklin. Sin embargo, podemos imaginar fcilmente que el mundo pudo haber sido distinto, que en otras circunstancias diferentes alguien ms hubiera llegado13 14M. M. G m ez A lo n so , Individuos, 170. S. K ripke, El nom brar y la necesidad, 41. Se puede seguir leyendo un as lneas ms adelante: Creo que si la gente ha pensado que estas dos cosas deben sig n ifica r lo mismo se debe a las razones siguientes: primero, si resulta que algo es verdadero no s lo en el mundo que de hecho se da, sino que es tam bin verdadero en todo m undo posible, entonces, por supuesto, recorriendo en nuestras cabezas todos los m undos posibles, deberam os ser capaces haciendo un esfuerzo de ver, si un enunciado es necesario, que es n ecesario y, as, de conocerlo a priori. Pero en realidad esto no es de ninguna m anera tan obviam ente factible (42).IA/IK R IV K I' )' / IV W O R M Sa esta invencin antes de lo que lleg Benjamin Franklin y, en ese caso, l hubiera sido el inventor de los lentes bifocales. As, en este sentido, la expresin el inventor de los lentes bifocales es no rgida. Bajo ciertas circunstancias un hombre hubiera sido el inventor de los lentes bifocales, bajo otras circunstancias otro hombre lo hubiera sido1. 5 Un designador rgido, a diferencia de un no rgido, es un trmino que designa, etiqueta al mismo objeto en todos los mundos posibles. Los nombres como ( idel, Borges, Nixon o Cicern, para Kripke, son designadores rgidos que tienen la misma referencia en todos los mundos posibles. Designan, por lo tanti), al mismo individuo en toda situacin contrafactual en que ese individuo pueda existir. Kripke llama a estos enunciados necesarios por tratarse de enmu lados verdaderos y que no podran ser de otra manera. Por ejemplo, el designado! n gido Nixon no hubiera podido ser otra persona diferente de la persona que, di hecho, fue, a pesar de que el trigsimo sptimo presidente de los Estados l Jnidns pudiera haber sido Humphrey u otra persona. Esto quiere decir, segn Kripke que la frase trigsimo sptimo presidente de los Estados Unidos es no rigida en tanto que parecera que Nixon es rgido1 . 6 Para Kripke los nicos designadores rgidos son los nombres propios y no las descripciones. Ellas no tienen la capacidad de designar rgidamente, ya que todas son accidentales y provisionales. El autor norteamericano escribe: Entender aqu por un nombre un nombre propio, esto es, el nombre de una persona, de una ciudad, de un pas, etctera. (...) Usaremos el trmino nombre de manera que no incluya las descripciones definidas de esa clase, sino solamente aquellas cosas que en el lenguaje ordinario seran llamadas nombres propios. Si queremos un trmino comn que abarque tanto los nombres como las descripciones, podemos usar el trmino designador1. 7 Para el autor de El nombrar y la necesidad, las descripciones no son garant a de identificacin del individuo, pues la mayora de las veces los hablantes no15 16 17S. K ripke, Identidad y necesidad 108. S. Kripke, Identidad y necesidad, 114. S. Kripke, FA nombrar y la necesidad, 29. 15 4Freddv Santamaria Velascocuentan con una descripcin identificadora corno respaldo del nombre que usan. Por ejemplo, al decir Cicern se piensa slo en un orador romano, pero esta descripcin definida no es identificadora singularmente, esto es, el que Cicern haya sido un orador romano no etiqueta a Cicern, no lo identifica, no garantiza finalmente la identidad del individuo, pues los nombres propios carecen de rasgos intensionales y, por lo mismo, Cicern pudo dedicarse a otra cosa muy distinta a la oratoria y seguir siendo llamado perfectamente Cicern. Para poder continuar en este punto, es importante precisar lo que significa para Kripke mundos posibles, pues errneamente se consideran los mundos posibles como si fueran especies de planetas extraos, mundos lejanos o lugares estratosfricos que de algn modo existen en una dimensin diferente a la nuestra. Dice Kripke a propsito de esto: Ms an, si uno desea evitar la Weltangst y las confusiones filosficas que muchos filsofos han asociado a la terminologa de mundos, recomendaba como posiblemente mejor la terminologa de estado (o historia) posible del mundo o situacin contrafctica. Uno debe incluso recordarse a s mismo que la terminologa de mundos puede reemplazarse frecuentemente por el habla modal es posible que...1. 8 Los mundos posibles son maneras de cmo podra ser el mundo. Pensemos, por ejemplo, dice Kripke, en el lanzamiento de un dado: tenemos seis posibles caras resultantes, llmense 2 ,4 , 6, etc. Cada posible cara es un posible mundo por suceder, pero slo una cara es el resultado final. Slo una cara dar un n mero real, las otras (que no cayeron) son posibilidades. Es decir, slo tenemos un mundo real, la cara en la que ha cado el dado, las dems son meras posibilidades, y de ninguna manera, segn Kripke, tenemos que postular que hay otras seis entidades existentes en la tierra de nunca jam s que corresponderan al objeto fsico frente a m. Tampoco tenemos que preguntar -segn K ripke- si estas entidades fantasmales se componen de contrapartes (fantasmales) de los dados reales individuales, o si se componen de alguna manera de los mismos dados individuales considerados en s mismos pero en otra dimensin1 . 918 19S. K ripke, El nombrar y la necesidad, 21. S. K ripke, El nombrar y la necesidad, 22.AHirkl Y /. IV IDRAS REFEREN!.MISTASMundos posibles no se debe entender como un pas lejano, extranjero, con el que nos encontramos o al que vemos a travs de un telescopio desde la lejana. Este simple e inocente juego de tirar los dados (como lo llama el propio Kripke) no nos debe llevar a contraer un oscuro compromiso metafisico, o un estatus de esos mundos. Son meras posibilidades con las que se contaba antes de lanzar los dados. Ahora bien, se debe recordar que todo designador rgido debe ser el mismo en todos los diferentes mundos posibles, es decir, que debe designar el mismo objeto en toda situacin contrafactual, sin exigir que deban existir los objetos en todos los mundos posibles. Pero, eso s, donde existan deben designar (sin discusin alguna) al mismo objeto, esto es, que en cualquier mundo posible donde el objeto en cuestin exista o en cualquier situacin en la que el objeto existiera o pudiera existir, se usa el designador rgido para designar a ese objeto. Dice el profesor Kripke: Es claro que Nixon podra no haber existido si sus padres no se hubiesen casado, en el curso normal de las cosas. Cuando pensamos que una propiedad es esencial al objeto, lo que generalmente queremos decir es que es verdadera del objeto en cualquier caso en el que el objeto hubiese existido. Un designador rgido de algo necesariamente existente puede llamarse rgido en sentido fuerte [strongly rigid]20. Un nombre propio, para Kripke, designa a un individuo y no lo describe, pues el nombre se agota en la pura referencia al objeto. Por esta razn, un nombre no puede variar de contexto a contexto o de mundo posible a mundo posible. Nombrar, por tanto, no es describir ciertas caractersticas de algo, sino tener la capacidad o habi 1idad de designar rgidamente algo, aunque este algo pudiese perder todas las descripciones que posee en ese momento, pues el sentido de un nombre no est en la accidentalidad de sus descripciones, sino en la rigidez esencial de su nombre. Para Kripke, un nombre propio de una cosa no tiene significado alguno, pues su nica funcin es nombrar, etiquetar y sealizar a los particulares mismos, no enumerar un cmulo de descripciones (teoras descripcionistas) y de apoyos que sostengan al referente. Y, por esto mismo, escribe el profesor Modesto M. Gmez:20S. Kripke, /./ nombrar y la necesidad , 51.Freddy Santamara Velasco Estrella, tigre o agua no significan ni pueden ser traducidos correctamente por las caractersticas aparenciales con las que relacionamos normalmente las estrellas, al agua o a los tigres; su nica funcin es, ms bien, nombrar (sealar, etiquetar) a las cosas mismas que hay tras esas apariencias, a los gneros particulares que, aunque satisfagan un grupo determinado de descripciones, ni se identifican ni son reductibles a ese grupo. Lo que implica que los rasgos aparenciales son contingentes respecto de la cosa misma, y que lo que la identifica es una estructura profunda que la hace ser lo que es y que es invariable (criterio de identificacin) en la totalidad de las situaciones contrafcticas en las que la cosa exista2 . 1Bautizo inicialPero, cul es esa rigidez esencial del nombre? Para responder a esta cues tin, recordemos que los nombres propios para Kripke no tienen sentido sino slo referencia, y, por supuesto, no son meras descripciones abreviadas disfrazadas, como pens Russell. Un nombre, por ejemplo, como Borges designa al mismo individuo en todos los mundos posibles, mientras que una descripcin como el autor de El Aleph puede designar a otro cualquiera, ya que no es una obligacin (esencial) para ser Borges haber escrito El Aleph. De hecho, segn la tesis de Kripke, podra haberse dedicado a otra cosa distinta a la escritura, como ser un cuchillero de oficio o un alquimista del siglo XIV, pero este accidenteprofesional -e s decir, esta situacin contrafctica- no impedira de ningn modo que Borges siguiera siendo Borges. Kripke sostiene que aunque se puede fijar inicialmente la referencia del nombre Borges por medio de descripciones definidas -com o pueden ser el autor del cuento Las ruinas circulares, El hombre que tuvo como esposa a Mara Kodama o El individuo que vivi en la Avenida 9 de Julio de Buenos Aires- , estas descripciones son completamente accidentales al individuo, ya que no es esencial que Borges escribiera o se casara con cierta persona, o que viviera en una calle o en otra ciudad distinta en la que vivi. Ahora bien, si afirmamos que este tipo de descripciones son accidentales, qu hace que Borges sea Borges y no otro? Qu propiedades, aparte de la identidad consigo mismo ( Borges=Borges), son tales que este individuo tiene que tener para que siga siendo Borges? Cules son las propiedades esenciales con que lo identificamos?21M. M. Gmez Alonso, Individuos, 166.K r ip k e rl a s t e o r a s r e f e r e n c ia u s t a sKripke nos da en Identidad y necesidad un sencillo e ilustrador ejemplo para responder a estas preguntas. Pensemos inicialmente en un atril. Una propiedad esencial de este atril es estar hecho de madera y no de hielo. Pero podra este atril estar hecho de hielo? Kripke responder que no, pues: Uno tiene la impresin de que no podra (...) haber sido hecho de hielo; esto es, que en cualquier situacin contrafctica de la cual pudisemos decir que este atril de alguna manera existi, tendramos que decir tambin, que no estaba hecho de agua del Tmesis congelada. (...) podemos hablar de este mismsimo objeto (el atril) y de si, por ejemplo, podra haber estado en otro cuarto distinto al que en realidad est, aun en este preciso momento, pero no podra haber sido hecho desde el principio de agua congelada22. Para ver estas propiedades esenciales del atril, es importante tener en cuenta la distincin hecha unas pginas atrs entre las nociones de verdad a priori y verdad a posteriori. Sabemos que no est hecho de hielo, pero a posteriori, pues descubrimos, en primer lugar, que los atriles generalmente no estn hechos de hielo, pero s de madera. Comprobamos por medio del tacto u otro sentido que efectivamente es madera, de tal modo que a estas alturas de la experiencia no valdra, engaos, pues su propiedad esencial es, sin lugar a dudas, ser de madera y no de hielo. Una conclusin como esta slo se puede alcanzar por medio de la experiencia, es decir, a posteriori. La propiedad esencial es la estructura profunda de las sustancias, es decir, ser de tal o cual material o de tal o cual sustancia. Por esto mismo, el origen de Borges constituye su propiedad esencial y profunda, es decir, ser hijo de Jorge Guillermo Borges y Leonor Acevedo. Podemos decir, segn esto, que, contrafcticamente, Borges pudo haber pertenecido a la seleccin Argentina de ftbol que gan el mundial del 78, pero no podra no haber sido hijo de los Borges. Para Kripke, lo que a un individuo lo hace ser uno u otro cualesquiera, es su origen, es decir, el da que por un ritual, en un bautismo inicial, se le asigna un nombre22 23S. K ripke, Identidad y necesidad, 117. Avrum Stroll afirm a en su captulo dedicado a las teoras de la referencia directa: "l os tericos hacen suya esta intuicin y la ponen como base de la concepcin de la referencia directa. Es decir, com ienzan por distinguir entre nombres propios y descripciones defini das. Sin embargo, hay un argum ento que sirve de apoyo a la intuicin. Consiste en plantearFreddv Santamara VelascoVeamos qu quiere decir Kripke con la expresin bautismo inicial. Antes que nada, se debe entender que un bautismo inicial es siempre un ritual, es decir, que hay una puesta en escena, donde se realizan ciertas ceremonias. Dice el autor norteamericano: Una formulacin burda de una teora podra ser la siguiente: tiene lugar un bautismo inicial. En este caso el objeto puede nombrarse ostensivamente, o la referencia del nombre puede fijarse mediante una descripcin. Cuando el nombre pasa de eslabn en eslabn, quien recibe el nombre, pienso yo, al aprenderlo tiene que usarlo con la misma referencia con la cual lo usa el hombre de quien lo escuch. Si escucho el nombre Napolen y decido que sera un nombre simptico para mi oso hormiguero domstico, no satisfago esta condicin. (Tal vez alguna falla en conservar la referencia fijada es la que da cuenta de la divergencia entre los usos presentes de Santacls y el pretendido uso original)24. Gracias a la cita anterior se comprueba que difcilmente se elimina la nocin de referencia; por el contrario, toma la nocin de tener la intensin de usar la misma referencia que una referencia dada. Se apela tambin a un bautismo inicial, el cual se explica en trminos de fijar la referencia mediante una descripcin o por ostensin25. Para ver esto, pensemos en la siguiente situacin contrafctica. En cierto lugar hay un individuo X, culto y versado, que dice que Gdel es el hombre que prob la incompletud de la aritmtica y adems, dicho individuo, con facilidad, puede enunciar el teorema de incompletud de Gdel. La gente comn y corriente, por su parte, no sabe mucho de Gdel pero conoce una caque un nombre se adjunta a su portador de m anera especial. Es como una etiqueta o un adhesivo. Im aginem os algunos muebles en una tienda. El propietario le pone a las sillas y m esas etiquetas de diversos colores. Si quiere organizar diversos grupos de muebles para hacer envos, podra sencillam ente organizados de acuerdo con el color de las etiquetas. Las etiquetas no tienen significado especial. Sim plem ente son un procedim iento para seleccio nar diversos muebles. A hora bien, de acuerdo con los tericos de la referencia directa, los nombres propios funcionan exactam ente de la m ism a manera. Son com o etiquetas que, por m edio de una cerem onia bautism al en la que se asigna un nombre, pegam os a una persona o a un lugar. En este aspecto difieren de las descripciones definidas (Lafilosofa analticadel siglo XX, 252).24 25 S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 96. S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 97.K r ip k e r u st e o r Ia s r e f e r e n imis t a sracterstica importantsima, a saber: Godei es el que descubri la incompletud de la aritmtica. Ahora bien, Kripke nos pide que nos imaginemos una situacin contrafactual. Supongamos que Gdel no fue el autor de este teorema, sino que se lo rob a un tal Schmidt, al que despus asesin. Por lo tanto, al proferirse que Gdel fue el primero que demostr la incompletud de la aritmtica tal enunciado no puede significar el descubridor de la incompletud de la aritmti ca. A travs de este ejemplo descubrimos que puede ser posible que una serie de respaldos descriptivos tengan un error ah initio, y que esas descripciones que sostenan el nombre Gdel no sean en realidad verdaderas o que fueran en realidad ejecutadas por el portador del nombre. Esto significa que todos hasta el momento hemos estado equivocados al suponer que fue verdaderamente Gdel quien demostr la incompletud de la aritmtica. Frente a este equvoco, lo nico que nos restara para intentar sostener por algn medio el nombre Gdel es recurrir a las tesis descripcinistas que afirman que la garanta del nombre se puede salvaguardar con el apoyo de otras propiedades del portador del nombre. Pero de inmediato nos preguntamos si esta opcin no es arbitraria, ya que cmo continuar confiando en un nombre cuando est viciado desde su inicio? Kripke cree que esto no es posible, que un ejemplo como este es simplemente un cuen to, una mentira, una fantasa, pues simplemente no nos estamos refiriendo a Schmidt26, ya que hay una cadena real de comunicacin que garantiza el buen uso del nombre Gdel. Veamos a travs de esta extensa cita qu quiere decir Kripke con una cadena real de comunicacin. Alguien, digamos un beb, nace, sus padres le dan un cierto nombre. Hablan acerca de l con sus amigos. Otra gente lo conoce. A travs de distintas suertes de discurso el nombre se va esparciendo de eslabn en eslabn como si tratara de una cadena. Un hablante que se encuentra al final de esta cadena, el cual ha odo hablar, por ejemplo, sobre Richard Feynman, en el mercado o en otra parte, puede referirse a Richard Feynman, aun cuando no pueda recordar a quin oy hablar por primera vez de Feynman o a quin oy hablar alguna vez de Feynman. Sabe que Feynman es un fsico famoso. Determinada transmisin de comunicacin que conduce en ltimo trmino hasta el hombre mismo llega al hablante. l, entonces, se refiere a Feynman, aun cuando no pueda identificarlo como algo nico.26S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 85.Freddy Santamara VelascoNo sabe lo que es el diagrama de Feynman, no sabe lo que es la teora de Feynman de la produccin y aniquilacin de pares. No slo esto; se vera en problemas para distinguir entre Gell-Mann y Feynman. De manera que no tiene que saber estas cosas; pero en cambio, se ha establecido una cadena de comunicacin que llega hasta Feynman mismo en virtud de que el hablante es miembro de una comunidad que pas el nombre de eslabn en eslabn y no mediante una ceremonia que realiza en privado en su estudio: Querr decir con Feynman el hombre que hizo tal y cual y cual cosa2 7. Se puede apreciar que esta tesis de cadena real de comunicacin aparente mente es cercana a la tesis (descripcin identificadora) sostenida por Strawson, pero Kripke afirma que tiene diferencias importantes, pues el autor de Sobre el referir sigue sus anlisis desde un contexto puramente descripcionista. Dice Kripke: Aparentemente Strawson exige que el hablante sepa de quin obtuvo su referencia, de manera que pueda decir: Quiero decir con Gdel el hombre a quien Juan llama Gdel. Si no recuerda cmo seleccion la referencia, no puede dar semejante descripcin28, a diferencia de la teora de Kripke, que no pide de ningn modo tal cosa. Se puede no recordar muy bien a quien oy hablar de Gdel y se puede equivocar uno acerca de a quin se le oy decir el nombre, pues finalmente lo importante no es cmo piensa el hablante que obtuvo la refe rencia, sino la cadena real de comunicacin29.27 28 29S. Kripke, El nombrar y la necesidad , 91-92. S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 92. Veamos el siguiente ejem plo de Kripke: Supongam os que el hablante ha odo el nombre Cicern de Smith y otros, quienes usan el nombre para referirse a u n famoso orador romano. Sin em bargo, ms tarde, piensa que tom el nombre en cuestin de Juan, quien (cosa que ignora el hablante) usa C icern como el nombre de un notable espa alem n y nunca ha odo de ningn orador del mundo antiguo. Entonces, de acuerdo con el paradigm a de Strawson, el hablante debe determ inar su referencia mediante la siguiente resolucin: Usar Cicern para referirm e al hombre a quien Juan llam a con ese nombre, en tanto que de acuerdo con el presente enfoque, el referente ser el orador, a pesar de la falsa impresin del hablante respecto de dnde tom el nombre. La idea central es que Strawson, al tratar de dar cabida a la tesis de la cadena de com unicacin dentro de la teora descripcionista, se apoya en lo que el hablante piensa que era fuente de su referencia. Si el hablante ha olvidado su fuente, la descripcin que usa Strawson est fuera del alcance del hablante; si la recuerda mal, el paradigm a de Strawson puede dar resultados equivocados. En nuestro enfoque, lo relevante no es cmo piensa el hablante que obtuvo la referencia, sino la cadena real de com unicacin (S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 92-93). H ll'kl r U S IM MAS RhhEM M ALISTASEl nombrar y la necesidad: los unicorniosAhora bien, en este punto nos preguntamos: qu sucede, para Kripke, con aquellos nombres que no cuentan con un respaldo, es decir, que no tienen un referente o ejemplares para su confrontacin? Tendremos que afirm ar categrica mente como Russell que los nombres Unicornio, Sirena o Zorba, al carecer de referente, son imposibles definitivamente y como tales simplemente debemos aceptar que su inexistencia (ausencia de particular) significa su imposibilidad? Kripke sostiene que esta tesis russelliana es contraintuitiva, pues ella atenta contra el uso corriente que hacemos de dichos nombres de ficcin. Para resolver tales paradojas, el autor en El nombrar y la necesidad nos ofrece una de los ms destacados ejemplos sobre este punto. Es el ejemplo del unicornio. Dice as: Una afirmacin corriente dentro del panorama filosfico contemporneo es la de que existen ciertos predicados que, aun siendo vacos-disponiendo de una extensin nula-, no por ello lo son necesariamente, sino, por el contrario, de forma contingente. Bien, eso no lo pongo en cuestin; pero un ejemplo que se suele proporcionar es el del unicornio. De forma que se dice que aunque todos nosotros hemos averiguado que no existen los unicornios, es evidente que podran haber existido. Bajo circunstancias concretas podra haber unicornios. Y esto es un ejemplo de algo que considero falso. En lo que a m respecta, la verdad no debera expresarse diciendo que es necesario que no pueda haber unicornios, sino que no podemos sealar bajo qu circunstancias podra haberlos. Es ms, pienso que incluso si los arquelogos o los gelogos llegasen a descubrir maana fsiles que mostrasen de forma concluyente la existencia pasada de animales que satisficiesen todo lo que sabemos de los unicornios a travs del mito del unicornio, incluso entonces, eso no demostrara que los unicornios existieron30. Vemoslo ms detenidamente. Recordemos que el nombre de ficcin Unicor nio sigue siendo un nombre en la medida en que etiqueta a un particular. Ahora bien, el descubrimiento de su limitado alcance, de la ausencia de referencia, no30S. Kripke, I I nombrar > la necesidad , 28-29. l-'reJc/y S a nta m a ria Velascoes razn para negar que Unicornio no sea un nombre como tal, pues hemos de aceptar que un nombre, aunque no incluye la existencia de su referente, es nombre en la medida en que su funcin es referencial. Un nombre no ha de tener referente, pero porque es nombre, ha de referir31. La tesis de alcance de Russell vincula la existencia con la posibilidad, afir mando tajantemente que si un Unicornio no existe, por lo mismos es imposible. Kripke, por su parte, comparte nicamente con Russell el afn de que un nombre seale, etiquete y refiera un particular, pero, como vemos, rechaza de plano la vinculacin de la inexistencia del particular con la imposibilidad del mismo. Russell, apelando al robusto sentido de la realidad, cae en el error de reducir la modalidad a la lgica extensional, concluyendo que slo podemos hablar con verdad de lo que efectivamente hay o existe. Lo que se salga de este robusto sentido de la realidad es, para el autor britnico, ntegramente falso o imposible. Kripke cree que Russell est equivocado pues esta reduccin no es posible, ya que no podemos asegurar con verdad la imposibilidad o posibilidad de tales seres fantsticos por la simple y sencilla razn de que no tenemos ejemplares de los mismos. Ahora bien, puede ser que contemos con unas pocas, dudosas y aproximadas seas de estos seres a travs de los descubrimientos futuros de los gelogos, descubrimientos que se cotejarn con las mltiples y diferentes descripciones que hacen de estos seres imaginarios los cuentos y mitos, pero en la medida en que los nombres no se sostienen en las limitadas y accidentales descrip ciones, es imposible identificar esos descubrimientos con el nombre Unicornio. No podemos saber con verdad, de ningn modo, si esos fsiles pertenecen o no al particular que llamamos Unicornio. Kripke rechaza por completo cualquier especulacin32 (que afirme o que niegue) sobre cmo analizar esos nombres, ya que carecemos del objeto de estudio. Kripke afirm a enfticamente en la adenda de El nombrar y la necesidad. (...) no hay ninguna especie real de unicornios y, con respecto a las varias especies hipotticas diferentes con distintas estructuras internas (algunas de reptil, algunas de mamfero, algunas de anfibio), las cuales tendran las31 32M. M., G mez Alonso, Individuos, 171. A. Stroll, La filosofa analitica del siglo XX , 256.KRIPKE rLASt e o r a s r e f e r e s c ia l is t a sapariencias externas que, segn se postula, convienen a los unicornios en el mito del unicornio, uno no puede decir cul de entre esas especies mticas distintas habra sido la especie de los unicornios. Si suponemos, como yo lo hago, que los unicornios del mito constituan supuestamente una especie particular, pero que el mito no nos suministra una informacin suficiente sobre su estructura interna de manera que determine a una nica especie, entonces no hay ninguna especie real o posible de la que podamos decir que sa hubiera sido la especie de los unicornios33. Conclusin: un nombre, sin importar su alcance, siempre se refiere a algo, a algn particular, pero el hecho de que ese particular no exista -esto es, que no contemos con ejemplares del nombre Unicornio o Sirena- no quiere decir que sean imposibles los unicornios o las sirenas, todo lo contrario. Al no tener ejemplares, lo nico que se afirma es que no contamos con herramientas ne cesarias para afirm ar tanto la posibilidad como la imposibilidad de tales seres.Seleccin de textosSupongamos que si fijamos la referencia de un nombre mediante la descripcin. Aun si lo hacemos, no hacemos entonces al nombre sinnimo de la descripcin, sino que, por el contrario, usamos el nombre rgidamente para referirnos al objeto as nombrado, incluso al hablar acerca de situaciones contrafcticas en donde la cosa nombrada no hubiese satisfecho la descripcin en cuestin. Ahora bien, esto es lo que pienso que de hecho es verdadero para aquellos casos de nombrar en los cuales la referencia se fija mediante una descripcin. Y con esto no quiero decir lo que dice Searle: lo que fija la referencia no es una sola descripcin sino ms bien un haz o familia de propiedades. Quiero decir que las propiedades en este sentido no son usadas de ninguna manera; pero no tengo tiempo para entrar en este asunto. As pues, supongamos que por lo menos la mitad de las tesis predominantes sobre el nombrar son verdaderas, que la referencia se fija mediante descripciones. Aun si esto fuera verdadero, el nombre no sera sinnimo de la descripcin, sino que sera usado para nombrar a un objeto que hemos seleccionado por el hecho contingente de que satisface una determinada descripcin y, de esta manera, aun cuando podamos imaginar un caso en el que el hombre que escribi estas obras no hubiese sido el hombre que denunci a Catalina, no deberamos decir que es33S. Kripke, El nombrar y lu necesidad, 153-154.Fwddv Santamara Velascoun caso en cl cual Cicern no hubiera sido Tulio. Deberamos decir que es un caso en el que Cicern no escribi esas obras, sino que lo hizo Casio. La identidad de Cicern y Tulio se sostiene an (S. Kripke, Identidad y necesidad, 144). Una afirmacin corriente dentro del panorama filosfico contemporneo es la de que existen ciertos predicados que, an siendo vacos -disponiendo de una extensin nula-, no por ello lo son necesariamente, sino, por el contrario, de forma contingente. Bien, eso no lo pongo en cuestin; pero un ejemplo que se suele proporcionar es el del unicornio. De forma que se dice que aunque todos nosotros hemos averiguado que no existen los unicornios, es evidente que po dran haber existido. Bajo circunstancias concretas podra haber unicornios. Y esto es un ejemplo de algo que considero falso. En lo que a m respecta, la verdad no debera expresarse diciendo que es necesario que no pueda haber unicornios, sino que no podemos sealar bajo qu circunstancias podra haberlos. Es ms, pienso que incluso si los arquelogos o los gelogos llegasen a descubrir maana fsiles que mostrasen de forma concluyente la existencia pasada de animales que satisficiesen todo lo que sabemos de los unicornios a travs del mito del unicornio, incluso entonces, eso no demostrara que los unicornios existieron (S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 28-29). Parece verosmil suponer que, en algunos casos, la referencia de un nombre se fija efectivamente mediante una descripcin, de la misma manera como se fij el sistema mtrico. Cuando el agente mitolgico vio por primera vez a Hspero, pudo muy bien haber fijado su referencia diciendo: Usar Hspero como un nombre para el cuerpo celeste que aparece en aquella lejana posicin en el cielo. Fij entonces la referencia de Hspero por su posicin celeste manifiesta. Se sigue de esto que sea parte del significado del nombre el que Hspero tenga tal y cual posicin en el momento en cuestin? Evidentemente no: Si Hspero hubiera sido golpeado por un cometa en un momento anterior, podra haberse visto en una posicin diferente en ese momento. En semejante situacin contrafctica diramos que Hspero no habra ocupado esa posicin, pero no que Hspero no habra sido Hspero. La razn de esto es que Hspero designa rgidamente un determinado cuerpo celeste y el cuerpo celeste en aquella lejana posicin no; un cuerpo diferente -o ningn cuerpo- podra haber estado en esa posicin, pero ningn otro cuerpo podra haber sido Hspero (aunque otro cuerpo, no Hspero, podra haberse llamado Hspero). Efectivamente, como he dicho, sostendr que los nombres son siempre designadores rgidos (S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 60).': 1 1.a sn o n i a s r i i h r i.s c ia i.is ta sAlguien, digamos un beb, nace, sus padres le dan un cierto nombre. Hablan acerca de l con sus amigos. Otra gente lo conoce. A travs de distintas suertes de discurso el nombre se va esparciendo de eslabn en eslabn como si tratara de una cadena. Un hablante que se encuentra al final de esta cadena, el cual ha odo hablar, por ejemplo, sobre Richard Feynman, en el mercado o en otra parte, puede referirse a Richard Feynman, aun cuando no pueda recordar a quin oy hablar por primera vez de Feynman o a quin oy hablar alguna vez de Feynman. Sabe que Feynman es un fsico lamoso. Determinada transmisin de comunicacin que conduce en ltimo trmino hasta el hombre mismo llega al hablante. El, entonces se refiere a Feynman, aun cuando no pueda identificarlo como algo nico. No sabe lo que es el diagrama de Feynman, no sabe lo que es la teora de Feynman de la produccin y aniquilacin de pares. No slo esto; se vera en problemas para distinguir entre Gell-Mann y Feynman. De manera que no tiene que saber estas cosas; pero en cambio, se ha establecido una cadena de comunicacin que llega hasta Feynman mismo en virtud de que el hablante es miembro de una comunidad que pas el nombre de eslabn en eslabn y no mediante una ceremonia que realiza en privado en su estudio: Querr decir con Feynman el hombre que hizo tal y cual y cual cosa (S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 91-92). Supongamos que el hablante ha odo el nombre Cicern de Smith y otros, quienes usan el nombre para referirse a un lamoso orador romano. Sin embargo, ms tarde, piensa que tom el nombre en cuestin de Juan, quien (cosa que ignora el hablante) usa Cicern como el nombre de un notable espa alemn y nunca ha odo de ningn orador del mundo antiguo. Entonces, de acuerdo con el paradigma de Strawson, el hablante debe determinar su referencia mediante la siguiente resolucin: Usar Cicern para referirme al hombre a quien Juan llama con ese nombre, en tanto que de acuerdo con el presente enfoque, el referente ser el orador, a pesar de la falsa impresin del hablante respecto de dnde tom el nombre. La idea central es que Strawson, al tratar de dar cabida a la tesis de la cadena de comunicacin dentro de la teora descripcionista, se apoya en lo que el hablante piensa que era fuente de su referencia. Si el hablante ha olvidado su fuente, la descripcin que usa Strawson est fuera del alcance del hablante; si la recuerda mal, el paradigma de Strawson puede dar resultados equivocados. En nuestro enfoque, lo relevante no es cmo piensa el hablante que obtuvo la referencia, sino la cadena real de comunicacin (S. Kripke, El nombrar y la necesidad, 92-93). Si veo algunos patos por primera vez en Central Park, y aprendo mi concepto de patos a partir de estos paradigmas, puede que sea plausible suponer que es imposible (un sin sentido si se quiere) suponer que estos mismos patos podranFreddv Santamaria falascohaber nacido en el siglo quince. Tambin puede que sea plausible suponer que estos mismos patos no podrn en modo alguno haber provenido de orgenes biol gicos diferentes de aquellos de los que de hecho surgieron. Asimismo, puede que sea plausible suponer que si estos patos particulares son nades reales, ellos no podran no haber sido nades reales. De ninguna manera se sigue, sean o no sean correctas estas afirmaciones esencialistas, que yo no pueda formar el concepto de patos que viven en un tiempo diferente, o que poseen unos orgenes genticos diferentes, o que pertenecen a una especia diferente a la de los paradigmas que us para aprender el concepto de pato. Que el tiempo, el origen y la especie de la muestra original puedan haber sido esenciales a ella es irrelevante. De nuevo, yo podra aprender la palabra azul si alguien apunta a una franja particular del arcoris. Sin duda es esencial a esta particular zona de color que tenga que haber sido un fenmeno de la atmsfera, y no una zona de color en la superficie de un libro particular! No hay razn alguna para concluir que, por lo tanto, yo deba ser incapaz de aplicar la terminologa de color a los libros. El pasaje de Wittgenstein citado no hace especial mencin de propiedades esenciales o accidentales; simplemente parece imaginar una dificultad para imaginar dolor que yo no siento segn el modelo del dolor que yo si siento". Cul es la dificultad especial que hay? Por qu esto es ms difcil que imaginar patos no presentes en Central Park segn el modelo de patos presentes en Central Park, o patos que viven en el siglo quince segn el modelo de patos que viven en el siglo veinte? (S. Kripke, Wittgenstein: a propsito de reglas y lenguaje privado, 126-127).Para leer msAhmed, A. Saul Kripke. New York: Continuum, 2007. Kripke, S. Identidad y necesidad en: Valds Villanueva, L. Ml., ed. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 2005. Kripke, S. El nombrar y la necesidad. Mxico: UNAM, 1995. Kripke, S. Wittgenstein: a propsito de reglas y lenguaje privado. Madrid: Tecnos, 2006. Kusch. M. A sceptical Guide to M eaning and Rules. D efending K r ip k e s Wittgenstein. Montreal: Chesham & McGill-Queens University Press, 2006. Sez Rueda, L. E l conflicto entre continentales y analticos. Dos tradiciones filosficas. Barcelona: Crtica, 2002.PUTNAM: EL SIGNIFICADO DEL SIGNIFICADOPodemos imaginarnos (una posibilidad m u y remota y extraa) que los tigres no sean animales, sino robots, pero si son robots deben serlo desde siempre Putnam Uno de los defensores de la teora de la referencia directa es Hilary Putnam (1926)'. Este profesor estadounidense ha dedicado gran parte de su obra filosfica a responder a las inquietudes que genera el problema del realismo. Preguntas como qu es la realidad?, existe una realidad? y de qu manera los nombres se refieren a esa realidad? han acompaado sus esmerados escritos. Uno de ellos es el artculo de 1975 titulado El significado de significado en el que se intenta dar respuesta a dichas cuestiones. Adems, como veremos en las siguientes lneas, Putnam ampla la teora de la referencia directa a los llamados trminos para clases naturales, es decir, a los nombres comunes que se refieren a las especies o substancias que se encuentran en la naturaleza, por oposicin a artefactos como mesas y sillas2. Empecemos resaltando que Putnam rechaza dos de los supuestos sobre el significado que sostienen a la tradicin filosfica y que se aceptan sin crtica alguna. Ellos son: (I) Conocer el significado de un trmino no es sino estar en un cierto estado psicolgico. (II) El significado de un trmino (en el1Sobre el realism o de Putnam , Franca D Agostini afirm a: Por tanto, sintticam ente, el tras fondo problemtico del pensam iento putnam iano es la cuestin del realismo que se elabora en un prim er momento (sobre la estela de Quine) en el contexto de una renovacin de la tradicin neopositivista y analtica y, por tanto, concentrada en una interpretacin neopragm tica y neokantiana del problema. Putnam ha transitado a lo largo de los aos desde una posicin de realism o metafisico a una nueva teora, que l denom ina realism o interno y que consistira en una actualizacin del kantism o en un sentido anti-fundacional y pluralista" (Analticos y continentales. Gua de la filosofa de los ltimos treinta aos, 296-297). Tambin se puede consultar: A. Stroll, La filosofa analtica del siglo X X , 270-289 y M. .1 . Frpolli, y F,. Romero, Una aproximacin a la filosofia del lenguaje, 147-148. A. Stroll, l.a filo s o fa a n a litic a d e l s ig lo X X , 270.2Freddy Santamara Velascosentido de intensin) determina su extensin, es decir, mismidad de intensin implica mismidad de extensin3. Putnam se propone demostrar que estos dos supuestos no son satisfechos por ninguna nocin de significado, ya que el concepto tradicional de significado es un concepto que se sostiene en una teora falsa4. Para tal propsito, defiende que es posible que dos hablantes se hallen exactamente en el mismo estado psicolgico (en sentido estricto), a pesar de que la extensin sea distinta, es decir, es posible estar en un mismo estado psicolgico y sin embargo no referirse a las mismas cosas. Para tal fin, Putnam renuncia tajantemente al supuesto de que dicho estado determina la extensin; por el contrario, piensa el autor norteamericano que la intensin puede tener distinta extensin. Para demostrar que dos hablantes pueden estar en idntico estado psicol gico pese a referirse a cosas muy distintas, Putnam nos regala uno de sus ms conocidos ejemplos, el llamado la Otra Tierra o la Tierra gemela ("Twin Earth"). Dicho ejemplo puede enunciarse as: supongamos que en algn lugar de la galaxia hay un planeta al que llamaremos la Otra Tierra. La Otra Tierra es en gran medida como la Tierra; es exactamente como la Tierra misma y en ella podemos encontrar una copia exacta de cada uno de nosotros. En la Otra Tierra tambin se habla espaol con unas pequeas diferencias y matices, peculiaridades propias de cada planeta. Incluso un ojo divino que observase desde un punto externo a las dos tierras las encontrara indistinguibles. Una de estas peculiaridades de la Otra Tierra es que el lquido llamado agua no tiene la composicin qumica de H20 sino una muy diferente, cuya frmula qumica se puede abreviar simple mente de esta manera: XYZ.3 4H. Putnam , El significado de significado, 136. Escribe Putnam: la dim ensin del lenguaje asociada a la palabra significado pese al actual aluvin de esfuerzos heroicos, cuando no mal encam inados, sigue en la oscuridad en igual medida que siempre (...). Desde la Edad Media, al menos, los que han escrito teoras del significado han pretendido descubrir una am bigedad en el concepto ordinario de significado y han introducido un par de trm inos - extensin e intensin, o Sinn (sentido) y Bedeutung (referencia), o lo que sea para deshacer la am bigedad de la nocin. La extensin de un trm ino, en el parloteo lgico comn, es simplemente el conjunto de cosas de las que el trm ino es verdadero (El significado de significado, 132-133).P U T N A M :E L S IG N I F IC A D O D E L S IG N I F IC A D O Supongamos que X Y Z no se distingue del agua a temperaturas y presiones normales. En particular, sabe como el agua y, como el agua, calma la sed. Adems, los ocanos, lagos y mares de la Otra Tierra contienen X Y Z , y no agua; llueve XYZ, y no agua, los ros llevan en sus cauces XYZ, y no agua, etc. Ahora bien, si una nave espacial de la Tierra llegara alguna vez a la Otra Tierra, entonces al principio supondr que agua tiene el mismo significado all que en la Tierra. Pero cuando estos viajeros espaciales descubran que agua en la Otra Tierra es XYZ, esta suposicin se rectificara; y enviaran un rpido mensaje a la tierra diciendo; En la Otra Tierra, la Palabra agua significa XYZ. Y, por otro lado, si sucediera lo mismo en la Tierra, es decir, que los de la Otra Tierra visitaran la Tierra nuestra, al realizar tal hallazgo no dudaran en enviar de igual manera a su Tierra en siguiente mensaje: En la Tierra (es decir la nuestra, y la otra para ellos), la palabra agua significa ,. Ahora bien, supongamos adems que estamos en 1750, cuando an no se haba descubierto la composicin qumica del agua en ninguna de las dos Tierras. Tenemos tambin dos individuos (idnticos), scarl, habitante de la Tierra, y scar2, su contrapartida en la Otra Tierra. Podemos suponer que no hay ninguna creencia que Oscarl tuviera acerca del agua que no la tuviese scar2 acerca del agua. Sin embargo, la extensin del trmino agua en la Tierra era , tanto en 1750 como en 1950; y la extensin del trmino agua en la Otra Tierra era X Y Z tanto en 1750 como en 1950. Oscarl y scar2 entendan el trmino agua" de forma diferente en 1750, pese a estar en el mismo estado psicolgico5y pese a que, dada la situacin de la ciencia en ese tiempo, a sus respectivas comunidades cientficas les llevara unos cincuenta aos descubrir que entendan el trmino agua de modo diferente. Es decir, tanto Oscarl como Oscar2 estn en el mismo estado psicolgico cuando piensan en agua, pero refirindose a cosas distintas. Siguiendo a Stroll, se pueden concluir los siguientes puntos: 1. Los terrcolas y los habitantes de la Otra Tierra pueden tener el mismo concepto de agua en la mente (mismo estado psicolgico). 2. La referencia (extensin) de ese concepto es un lquido que es , en la Tierra y X Y Z en la Otra Tierra (siendo XYZ diferente de ,).5H. P utnam , I I sig n ific a d o ile sig n ific a d o , 141.Hreddv Santamaria Velasen3. Los lquidos a los que se refiere uno por el mismo trmino, agua, resultan ser sustancias diferentes. 4. Por eso mismo la tesis fregeana que afirm a que la intensin determina la extensin es errnea. Y por ello, el significado de un nombre no es su sentido o cmulo de sentidos. 5. Debido a que los terrcolas y los habitantes de la Otra Tierra estn usando el mismo concepto (el mismo significado en la mente) y debido a que el concepto selecciona dos referencias diferentes, , y XYZ, se concluye que la intensin no determina la referencia6. Este ilustrativo ejemplo dinamita los supuestos (I) y (II) de la tradicin del significado que rezan que los estados psicolgicos determinan la extensin de los trminos, y que, por ende, a idnticos estados psicolgicos deberan corresponder idnticas extensiones. Por el contrario, Putnam cree que el estado psicolgico del hablante no determina la extensin de la palabra, ya que la intensin no establece de ningn modo la extensin. Aunque el agua en la Tierra pueda ser similar al lquido de la Otra Tierra, los dos lquidos en realidad tienen estructuras mo leculares muy diferentes. No basta que se tenga idntica intensin (apariencias similares) para que se est hablando de lo mismo. El hecho de que no podamos sustituir salva veritatis agua por el conjunto de sus rasgos aparenciales, im plica que el significado de agua no son las descripciones asociadas al agua, sino que agua seala la cosa misma, siendo su significado la sustancia a la que nombra7. La intensin que tienen los hablantes frente a algo es irrelevante, ya que, como enfticamente proclama Putnam, los significados no pueden estar en la cabezaV'*. Para Putnam, el estado psicolgico no fya la extensin de los trminos; por el contrario, en el caso de los nombres comunes, la referencia es fijada por indi viduos concretos en virtud del principio de divisin del trabajo lingstico. Dice el autor: Apenas podramos emplear palabras como olmo y aluminio si no hubiera nadie que estuviera en posesin de una pauta para reconocer los olmos y6 7 8A. Stroll, La filosofia analitica del siglo XX, 272. M. M. G m ez Alonso, Individuos, 167. H., Putnam , El significado de significado, 144.P U T N A M : E L S IG N I F IC A D O D E L S IG N I F IC A D O el aluminio; pero no todos aquellos para quienes la distincin es importante son capaces de hacerla9. Tomemos por ejemplo la palabra oro para entender este trabajo lings tico de fijacin. Consideremos a nuestra comunidad lingstica como una gran y organizada factora. En esta factora algunos hacen el trabajo de buscar y encontrar el oro; otros, el de llevar anillos de oro; otros hacen el trabajo de vender anillos de boda hechos en oro; otros, por su parte, hacen el trabajo de decir si algo realmente es o no oro. Estos que hacen el trabajo de revisar si se trata de oro o no son los joyeros y especialistas en metales. Son ellos los que determinan si un metal es oro o no, se es su trabajo, reconocer las estructuras profundas de ese metal. Son ellos, los especialistas, los que sacan de las dudas a la comunidad hablante, es decir, evidencian si cierto metal parecido al oro efectivamente rene las caractersticas propias, estructurales y esenciales de lo que usualmente llamamos oro. En esta recreacin del trabajo lingstico son los especialistas, y no el ha blante comn (que normalmente no ha estudiado tales especialidades concretas ), los que tienen la tarea asignada de determinar la extensin del trmino. Frente a este trabajo colectivo y organizado de la factora de la comunidad lingstica, Putnam nos ofrece la hiptesis de la divisin del trabajo lingstico, que re/a as: Toda comunidad lingstica posee al menos algunos trminos cuyos corres pondientes criterios slo los conoce un subconjunto de los hablantes que los aprendieron y cuyo uso por parte de los restantes depende de una cooperacin estructurada entre stos y los hablantes de los subconjuntos relevantes 1 . 0 Por lo mismo, tenemos que cada vez que un trmino se halle sujeto a la divisin del trabajo lingstico, el hablante medio que lo aprenda no adquiere nada que determine su extensin. No es el estado psicolgico individual lo que9 H., Putnam , El significado de significado, 144. En Representacin y realidad afirm a Putnam: Los hablantes individuales no tienen por qu saber cmo se distingue la especie petirrojo de otras especies sim ilares, o cmo se distinguen los olm os de las hayas o el alum inio de molibdeno, etc. Siempre pueden consultar a los expertos. A un en el caso de un metal tan im portante como el oro, la persona m edia es poco digna de confianza (en cuanto a distinguir el oro del bronce, etc.) y lo sabe. Por eso consulta al joyero (o incluso al qum ico o al fsico) cuando quiere asegurarse de que algo es realmente oro (Barcelona: G edisa, 1999, 50).10II. Putnam , 111 significado de significado, 145-146.Freddv Santamaria Velascofija la extensin, sino que es slo el estado socio!ingstico del cuerpo lingstico colectivo al que pertenece el hablante lo que determina la extensin". Segn Putnam, las palabras no son herramientas simples individuales y privadas, sino, por el contrario, herramientas complejas que, para su buen desempeo, dependen de la divisin del trabajo lingstico, es decir, de una tarea colectiva lingstica. En esta factora hay un trabajo de fijacin. Entonces, podemos preguntarnos: qu se fija?, cmo se fija? y bajo qu criterios se fija? Frente a estas preguntas, S. Kripke y H. Putnam se unen, pues los dos autores acuan para responderlas (como vimos unas pginas atrs al referirnos a Kripke) el trmino de designadores rgidos para mostrar el trabajo de fijacin. Veamos, a travs de un ejemplo, esta relacin entre Putnam y Kripke. Pen semos en dos mundos posibles en los que podamos existir, digamos por ejem plo M l y M2, mundos en los que exista este vaso y en los cuales pueda yo concretamente dar una explicacin del significado sealando el vaso y diciendo esto es agua. Digamos adems que en MI el vaso est lleno de FI20 y que en M2 el vaso est lleno de XYZ. Supongamos tambin que M 1 es el mundo real y que X Y Z es la sustancia a la que comnmente se llama agua en el mundo M2. Putnam dice que con este ejemplo se pueden dardos teoras acerca del significado de agua. Ellas son: (1) Se podra decir que agua era relativa-al-mundo, pero de significado constante (es decir, la palabra tendra un significado relativo constante). Segn esta teora, agua significa lo mismo en MI que en M2; slo que en MI el agua es , y en M2 es XYZ. (2) Se podra decir que agua es , en todos los mundos (la sustancia llamada agua en M2 no es agua), pero que agua no tiene el mismo significado en MI y en M21 . 2 Putnam afirma que la segunda teora es correcta, pues cuando digo este lquido es agua, el este es, por decirlo as, un este de la cosa en particular, de la cosa misma; es decir, la entidad a la que este refiere significa la entidad11 12H. Putnam , El significado de significado, 146. li. Putnam , El significado de significado, 148.Pu tnam:e ls ig n if ic a d o d e l s ign if ic a d oa la que este se refiere en el mundo real, y tiene por ello referencia con inde pendencia de la variable ligada M . Ahora bien, siguiendo a Kripke, podemos afirm ar que si hacemos extensiva la nocin de rigidez a los nombres y sustancias, el trmino agua es sin lugar a dudas rgido'3, al igual que cuando doy la defi nicin ostensiva este lquido es agua, el demostrativo este es tambin rgido. Kripke denomina rgido a un designador (en una oracin dada) si en esa oracin refiere al mismo individuo en todo mundo en el que el designador designe algo1 . 4 Tenemos que una entidad X de un mundo posible es agua si y slo si se halla en relacin mismo lquido con la sustancia que llamamos con el nombre agua en el mundo real; es decir, una vez que se ha descubierto que el agua (en el mundo real) es 11,0, no puede haber ningn mundo posible donde el agua no sea H ,0 (Kripke). Un nombre, por lo mismo, para Putnam, es aqul que se refiere a un individuo, sealndolo, etiquetndolo, pues en los nombres, al carecer de intensin, su significado es simplemente el portador del nombre; es decir, donde haya un nombre existir necesariamente el objeto nombrado -e sto es, si no hubiese agua no podramos nombrar el agua1 - . Los nombres funcionan como designadores 5 rgidos que designan siempre al mismo tigre o agua en todo mundo posible donde pueda existir. Dice Putnam: Concretamente, si un enunciado lgicamente13Recordemos que para Kripke un designador rgido se refiere al mismo individuo en todo mundo posible en el que el designador designe algo. Dice Kripke: Parece verosmil suponer que, en algunos casos, la referencia de un nombre se fija efectivam ente m ediante una des cripcin, de la mism a manera como se fij el sistem a mtrico. Cuando el agente mitolgico vio por prim era vez a Hspero, pudo muy bien haber fijado su referencia diciendo: Usar Hspero com o un nombre para el cuerpo celeste que aparece en aquella lejana posicin en el cielo. Fij entonces la referencia de Hspero por su posicin celeste m anifiesta. Se sigue de esto que sea parte del significado del nombre el que Hspero tenga tal y cual posi cin en el mom ento en cuestin? Evidentem ente no: si H spero hubiera sido golpeado por un com eta en un momento anterior, podra haberse visto en una posicin diferente en ese momento. En sem ejante situacin contrafctica diram os que Hspero no habra ocupado esa posicin, pero no que Hspero no habra sido Hspero. La razn de esto es que H spero designa rgidam ente un determ inado cuerpo celeste y el cuerpo celeste en aquella lejana posicin no; un cuerpo diferente - o ningn c u erp o - podra haber estado en esa posicin, pero ningn otro cuerpo podra haber sido Hspero (aunque otro cuerpo, no Hspero, podra haberse llam ado Hspero). Efectivamente, como he dicho, sostendr que los nombres son siempre designadores rgidos (El nombrar y la necesidad, 60). Tambin en: H. Putnam , El significado de significado, 149-152. H. Putnam , El significado de significado, 149.1415 M. M. Gmc/Alonso, "Individuos, 167.FreMv Santamaria Velasenposible es el que es verdadero en algn mundo lgicamente posible, no es lgicamente posible que el agua no sea , '6. Putnam piensa que la doctrina de Kripke acerca de que las palabras que designan clases naturales son designadores rgidos y la suya, segn la cual son palabras indicadoras, son dos formas de hacer la misma observacin. Por lo mismo, los nombres comunes que designan a las especies o a las sustancias que se encuentran en la naturaleza -distintos a los artefactos, mesas, sillas, relojes; como por ejemplo agua, tigre y oro- tienen para Putnam un elemento in dicador oculto, profundo, estructural y, por decirlo as, esencial que responde a la naturaleza real de las cosas. Si hay una estructura oculta, sta determina generalmente qu sea ser un miembro de una clase natural, no slo en el mundo real, sino en todos los mundos posibles. Dicho de otra forma: determina qu podemos y qu no podemos suponer contrafcticamente acerca de la clase natural (podra haber sido vapor todo el agua?, s / podra haber sido el XYZ agua?, no). Pero el agua local, o lo que fuere, puede tener dos o ms estructuras ocultas -o tantas que la estructura oculta se haga irrelevante y las caractersticas superficiales se conviertan en decisivas-1. 7 Hasta ahora hemos podido ver, segn Putnam, que la extensin de un trmino no se fija mediante un concepto que el hablante individual tenga en su cabeza, ya que la extensin est socialmente determinada por el trabajo de la comunidad lingstica que descubre la naturaleza real de las cosas, o, en palabras de Kripke, su estructura esencial. De ah que la extensin de nuestros trminos dependa de la naturaleza real de las cosas particulares que sirven de paradigm asl8. Esta na-16Escribe Putnam: El agua de la O tra Tierra no es agua, incluso aunque sea como dice la definicin operacional, porque no est en la relacin mismoL con la sustancia local que cuadra con la definicin operacional; y la sustancia local que cumple con la definicin operacional, pero que posea una m icro-estructura distinta de la del resto de las sustancias locales que se ajustan a la definicin operacional, tam poco es agua, ya que no se halla en la relacin mismoL con los ejemplos norm ales del agua local (H. Putnam , El significado de significado, 150). H. Putnam , El significado de significado, 160. En este punto podemos recordar el ejemplo del atril propuesto por Kripke. En l advierte el autor enfticam ente que el atril no podra ser de hielo sino de m adera, ya que es una propie dad esencial de ese atril particular estar hecho de m adera, esto es, no podra haber sido17 18PU TN AM El. SIGNIFICADO DEL SINIFICAIX)turaleza real, corno advertimos, no es conocida por la mayora de los hablantes, pues esta tarea de conocimiento es asignada bsicamente a los especialistas. Esla es la razn por la que el autor norteamericano advierte irnicamente: La teora semntica tradicional omite solamente dos formas de contribuir a la extensin la contribucin de la sociedad y la contribucin del mundo real! 1 . Y escribe 9 Putnam enfticamente sobre la labor del trabajo lingstico: (...) si dejamos de lado las ideas preconcebidas (...) las ideas del lenguaje grotescamente errneas que son y han sido siempre habituales reflejan dos tendencias filosficas especficas y muy centrales: la tendencia a tratar la cognicin como si fuera una cuestin puramente individual y la tendencia a ignorar el mundo en la medida en que consta de ms que las observaciones de los individuos. Ignorar la divisin del trabajo lingstico es ignorar la dimensin social de la cognicin; ignorar lo que hemos denominado la indicahilidad de la mayor parte de las palabras es ignorar la contribucin del medio20. En esta divisin del trabajo lingstico, el hablante comn no necesita saber con todo rigor y detalle, pues hay muchas cosas que se escapan a su real conoci miento. Ahora bien, si esto es as - e s decir, si la naturaleza real de las cosas no es conocida plenamente por la gente del com n- tendremos que preguntarnos: qui se supone entonces que debe saber un individuo para poder hablar con facilidad (habilidad) de algo como pueda ser el agua o el tigre? Cunto debe saber para ser competente? Putnam dice que a los hablantes slo se les pide un mnimo de informacin y de competencia2 para dar cuenta de lo que se les pregunta. Por 1hecho desde el principio de agua congelada (Cfr. S. K ripke, El nombrar y la necesidad, 117). Tambin podemos traer en este momento a colacin el chiste de Putnam sobre el hom bre tetera. ste dice asi: Hay un chiste sobre un paciente que est a punto de salir de un asilo para locos. Durante algn tiempo, los doctores le han estado interrogando, y ha dado respuestas perfectam ente cuerdas. Deciden dejarle ir y, al final de la entrevista, uno de los doctores pregunta por casualidad: Qu quiere ser cuando salga? Una tetera, responde aqul. El chiste sera ininteligible si literalm ente no se pudiera concebir que una persona pudiese ser una tetera (Cfr. H. Putnam , El significado de significado, 163). 19 20 21 H. Putnam , El significado de significado, 164. H. Putnam , El significado de significado, 193. Escribe Putnam : La naturaleza del m nim o nivel de com petencia exigido depende, no obs tante, en gran parte tanto de la cultura como del tema. En nuestra cultura, a los hablantes se les pide que sepan cul es el aspecto de los tigres (si es que han de adquirir la palabra tigre','mich Santamaria Velascoejemplo, a alguien que utilice la palabra tigre lo nico que se le pide (entre las muchas caractersticas que pueden tener tales animales) es que sepa que los tigres estereotpicos tienen la piel rayada. Para el autor norteamericano, la explicacin de lo que significa estereotipo viene de la nocin de obligacin lingstica, es decir, de la obligatoriedad de adquirir la informacin estereotpica mnima so bre los tigres (por ejemplo, saber el aspecto). No han de ser unos felinlogos profesionales, sino simplemente saber que los tigres tienen la piel rayada. Los detalles constitutivos son para los expertos. Pero es importante tener en cuenta que esta informacin m nima y general, que no exige mayor sabidura por parte del hablante, depende sin lugar a dudas tanto de la cultura como del tema al que nos refiramos22. Ahora bien, Putnam advierte que el hecho de que un rasgo como el de tener la piel rayada se incluya en el estereotipo asociado a una palabra X no significa que sea una verdad analtica, que todos los X tengan ese rasgo, ni que lo tengan muchos X, ni que todos los X normales lo posean, ni que algunos X lo posean23. Los tigres con tres o cinco patas y los tigres albinos o rosados no son entidades contradictorias, ya que en el caso de que los tigres perdieran sus rayas, no por eso dejaran de ser tigres. Segn Putnam, aceptar que los tigres con tres y cinco patas son contradictorios es volver a la fa lsa concepcin de que el sentido de un nombre depende nica y exclusivamente de las descripciones que posea el portador24. Esto es, volver al supuesto de que la intensin determina la extensin. Escribe Putnam a propsito:y esto es virtualm ente obligatorio); no se les pide que conozcan los pequeos detalles (como la forma de las hojas) de la apariencia de un olmo. A los hablantes hispanos su com unidad lingistica les pide que puedan distinguir los tigres de los leopardos; no les pide que sepan distinguir las hojas de los olm os de las hojas de las hayas (El significado de significado,168 ).22Preguntm onos: qu pasara si elim insem os la divisin del trabajo lingstico por el procedim iento de hacer de cada hablante un experto en todo? Esto lo responde Putnam con otras preguntas: qu inters tendra la posible existencia de un lenguaje al que le falta un rasgo constitutivo del lenguaje humano? Un m undo en el que todos fusem os expertos en todo sera un mundo en el que las leyes sociales diferiran de las actuales hasta un punto difcil de imaginar. Qu motivo hay para tom ar tal mundo y tal lenguaje como modelos del anlisis del lenguaje humano? (Cfr. H. Putnam , El significado de significado 187). H. Putnam , El significado de significado, 170. El profesor Putnam nos dice que si es correcto todo lo hasta aqu planteado, entonces, hay una gran cantidad de trabajo por hacer: (1) descubrir qu tipos de elem entos pueden tener cabida en los estereotipos; (2) desarrollar un sistem a conveniente de representaciones de23 24I ' l l S A M : E l. S IG N I F IC A D O D E L S IG N I F IC A D O Es posible darle a una palabra corno mariposa un sentido segn el cual las mariposas dejaran de ser mariposas de perder sus alas -por mutacin, por ejemplo-. Por ello, uno puede hallar un sentido de mariposa de acuerdo con el cual las mariposas tienen alas sea analtico. Pero el sentido ms importante del trmino es, creo, aquel en el que las mariposas sin alas siguen siendo mariposas25.Seleccin de textosToda comunidad lingstica ejemplifica el tipo de divisin de trabajo lingstico que se ha descrito; esto es: posee al menos algunos trminos cuyos criterios asociados son conocidos solamente por un subconjunto de los hablantes que ad quieren los trminos, y cuyo uso por otros hablantes depende de una cooperacin estructurada entre los hablantes en los subconjuntos relevantes (...). "I lemos visto ahora que la extensin de un trmino no viene fijada por un concepto que el hablante individual tenga en su cabeza, y esto es verdad tanto porque la extensin se determina, de manera general, socialmente -existe la divisin de trabajo lingstico del mismo modo que existe la del trabajo real- y porque li extensin determina, en parte, indxicamente. La extensin de nuestros trmi nos depende de la naturaleza afectiva de las cosas particulares que sirven como paradigmas, y esta naturaleza efectiva no se conoce completamente, de manera general, por parte del hablante. La teora semntica tradicional deja fuera dos contribuciones a la determinacin de la referencia -la contribucin de la sociedad y la contribucin del mundo real-; una teora semntica mejor debe abarcar a las dos (H. Putnam, Significado y referencia, 158-163).estereotipos, etc. Putnam escribe a propsito: Una idea que tiene valor es la de marcadores semnticos, idea original de J. K atz y J. A. Fodor. Podemos im aginarnos (una posibilidad muy rem ota y extraa) que los tigres no sean anim ales, sino robots, pero si son robots deben serlo desde siempre. Nada de conversiones o suplantaciones. (...) Rasgos com o animal, ser vivo, artefacto, da de la sem ana y periodo de tiempo, no slo ocupan un lugar muy central en las palabras tigre, silla, viernes y hora respectivam ente, sino que tam bin form an parte de un sistem a de clasificacin im portante usado. Es la central idad la que garantiza que los elem entos clasificados bajo tales encabezam ientos virtualm ente no habrn de ser re-clasificados nunca. Estos encabezamientos son los que resulta natural utilizar, en plurales contextos, como indicadores de categora (El significado de significado, 188-190). 25 H. Putnam , FI significado de significado, 170.h'reddy Santamaria VelascoLa naturaleza del mnimo nivel de competencia exigido depende, no obstante, en gran parte tanto de la cultura como del tema. En nuestra cultura, a los hablantes se les pide que sepan cul es el aspecto de los tigres (si es que han de adquirir la palabra tigre, y esto es virtualmente obligatorio); no se les pide que conozcan los pequeos detalles (como la forma de las hojas) de la apariencia de un olmo. A los hablantes hispanos su comunidad lingstica les pide que puedan distinguir los tigres de los leopardos; no les pide que sepan distinguir las hojas de los olmos de las hojas de las hayas (...). "Es posible darle a una palabra como mariposa un sentido segn el cual las ma riposas dejaran de ser mariposas de perder sus alas -por mutacin, por ejemplo . Por ello, uno puede hallar un sentido de mariposa de acuerdo con el cual las mariposas tienen alas sea analtico. Pero el sentido ms importante del trmino es, creo, aquel en el que las mariposas sin alas siguen siendo mariposas (...). "Qu pasara si eliminsemos la divisin del trabajo lingstico por el proce dimiento de hacer de cada hablante un experto en todo? Qu inters tendra la posible existencia de un lenguaje al que le falta un rasgo constitutivo del lenguaje humano? Un mundo en el que todos fusemos expertos en todo sera un mundo en el que las leyes sociales diferiran de las actuales hasta un punto difcil de imaginar. Qu motivo hay para tomar tal mundo y tal lenguaje como modelos del anlisis del lenguaje humano? (...). "Podemos imaginarnos (una posibilidad muy remota y extraa) que los tigres no sean animales, sino robots, pero si son robots deben serlo desde siempre. Nada de conversiones o suplantaciones. (...) Rasgos como animal, ser vivo, artefacto, da de la semana y periodo de tiempo, no slo ocupan un lugar muy central en las palabras tigre, silla, viernes y hora respectivamente, sino que tambin forman parte de un sistema de clasificacin importante usado. Es la centralidad la que garantiza que los elementos clasificados bajo tales encabezamientos virtual mente no habrn de ser re-clasificados nunca. Estos encabezamientos son los que resulta natural utilizar, en plurales contextos, como indicadores de categora (...). "(...) si dejamos de lado las ideas preconcebidas (...) las ideas del lenguaje grotes camente errneas que son y han sido siempre habituales reflejan dos tendencias filosficas especficas y muy centrales: la tendencia a tratar la cognicin como si fuera una cuestin puramente individual y la tendencia a ignorar el mundo en la medida en que consta de ms que las observaciones de los individuos. Ignorar la divisin del trabajo lingstico es ignorar la dimensin social de laPu tnam:e ls ig n if ic a d o d e i.s ign if ic a d ocognicin; ignorar lo que hemos denominado la indicabilidad de la mayor parte de las palabras es ignorar la contribucin del medio (H. Putnam, El significado de significado, 168-193).Para leer msAlvarado, J. Hilary Putnam: el argumento de teora de modelos contra el realismo. Pamplona: Eunsa, 2002. Ben-Menahem, Y. Hilary Putnam. Cambridge: Cambridge University Press, 2006. Putnam, H. Significado y referencia en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 2005. Putnam, H. El significado de significado en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 1991. Putnam, H. La herencia del pragmatismo. Barcelona: Paids, 1997. Putnam, H. Realism with a Human Face. Cambridge: Harvard University Press, 1990. Putnam, H. Representacin y realidad. Un balance critico del funcionalismo. Barcelona: Gedisa, 1999.POSIBILIDADES DE LA FILOSOFA SEGN WAISMANNNingn gran descubrimiento se ha realizado segn el lema: Todo lo que se puede decir se puede decir claramente".W a is m a n nEn gran medida, parte de los errores del ejercicio y la formacin filosfica est en el creer que se trata slo de un asunto de palabras. Son cosas de la boca solamente? Son el nico vehculo del pensar? Es posible plantear una filoso fa crtica que no quede atrapada en las redes de trabalenguas y jerigonzas? O, para plantear la preocupacin de Schlick: llegaremos a plantear un verdadero problema? Mediar entre esta realidad de las palabras -e n y a travs de las cuales me expreso, como en este m om ento- y la necesidad de enunciar sentido y descti brimiento cientfico (las preocupaciones de W aismann1 puede resolverse dando ) dos pasos: I) respondiendo por cul es el problema que enfrenta la filosofa; y 2) abandonando el prejuicio de que todo es una bsqueda del lenguaje lgicamente construido (y ya ah hay una redundancia absurda) para no caer en el estrecho margen de que todo lo que se puede decir, debe decirse claramente2. Como veremos, Waismann realiza ese camino. Intenta mostrar los puntos claves del llamado primer Wittgenstein, y se aparta de lo que considera sus limitantes, para proponer alternativas para lo que l denomina la posibilidad de la filosofa.*Este texto ha sido elaborado con el profesor H ctor Fabio G onzlez, para el curso de Filo sofa A naltica de la Especializacin en Filosofa C ontem pornea de la U niversidad de San Buenaventura. F. W aismann, How I see Philosophy (London: C ontem porary British Philosophy, 1956). La versin espaola en J. M uguerza, La concepcin analitica de la filosofia (M adrid: Alianza, 1974), Tomo II. sta ha sido la motivacin de esta reflexin, que intenta ser un paso interm edio entre el radicalism o atm ico y una filosofa que desconozca el rigor de sus enunciados.12Frvddy Santamara Velan oIntentaremos mostrar la reflexin propuesta por Waismann3, que va desde el preguntarse qu es la filosofa?, hasta esta otra: tiene sentido la metafsica? En nuestro parecer, Waismann parte de la cuestin sobre si la filosofa puede proponer problemas, hasta la consideracin de que su verdadero papel radica en ver ms all de las teoras o los grandes sistemas, los problemas que les subyacen, esto es, las comprensiones que se desarrollaron para proponerlas.Las grietas del lenguajeWaismann afirma que la filosofa es diferente de la ciencia porque en ella no hay demostraciones, ni teoremas, ni problemas decidibles por un s o un no. Sin embargo, esto no dice que carezca de argumentos, sino que no operan como en las matemticas o en las ciencias. Hay una diferencia fuerte entre demostrar y argumentar. Lo primero implica poder referirse a una cosa concreta, de lo que se habla al dirigirnos con una demostracin determinada; en el argumento no hay tal necesidad, tan slo su coherencia interna. Pero as se va dando rigor. Uno de los defectos est en que los filsofos intentan demostrar cualquier tipo de cosas. Por eso es pertinente mostrar esa cierta promiscuidad para asum ir la filosofa como una solucionadora; por ello -seg n W aism ann- los filsofos actuales han desistido de vaciar sus ideas en moldes deductivos, lo que implica abandonar la tesis de que la misin de la filosofa consiste en plantear teoremas. Pero se encuentra ella con que requiere de demostraciones, y stas, de premisas, y como no se tienen, los teoremas son imposibles. Este lmite est en la naturaleza misma de la filosofa4. Pero lo que s hace el filsofo es percatarse de las grietas ocultas de nuestra estructura conceptual. Para el caso, est la cuestin del planteamiento3Friedrich W aismann naci en V iena en 1896 y fue asistente de M oritz Schlick, en la Uni versidad de Viena, entre los aos 1929 y 1936. V inculado desde sus inicios al Crculo, opt por enfatizar los trabajos del ltim o W ittgenstein. Las crticas al Tractatus le son sugeridas por el propio W ittgenstein. A hora bien, el artculo que se com enta aqu data del aflo 1956, es decir, de una m irada ya reposada, m editada, a sus sesenta aos, y no el de 1930, al que critica Popper. Cabe anotar que tanto Kant como W ittgenstein son abordados por W aismann tcita o ex plcitamente.4de problemas5, que en ms de las veces se trata de una mala enunciacin, l'res ejemplos: la tortuga y Aquiles y el trastoque de nivel, esto es, pasar de lo tem poral a lo intemporal; Platn y la pregunta por el caballo; responde Waismann: el idealista siente un estremecimiento similar cuando se da cuenta de que no tiene (...) conocimiento del sol, sino solamente de un ojo que ve un sol; el tercer ejemplo es [el desarrollo de] la pregunta: cmo es posible medir el tiempo? Pero estas grietas muestran una desazn mental que anteriormente la va a asumir Waismann como asombro. Los tres asuntos son desenvueltos para m ostrar el error categorial en el que se incurre al intentar dar esos saltos de referencia. Se trata de un error de enunciacin de los dilemas. En el primer caso se trata de suponer que la palabra nunca tiene el mismo sentido en cualquier contexto que se use. Y se ha estado confundiendo un sentido temporal con otro intemporal, uno aplicado a la cosa fctica en la que Aquiles evidentemente alcanza a la tortuga, y otro, matemtico, en el que la sucesin que queda por recorrer es infinita. As, decir que Aquiles nunca va a alcanzar a la tortuga tiene sentido si nos referimos a esta sucesin matemtica Pero esta objecin no califica para el otro nivel, es decir, el del tiempo, en el que nunca implica en ningn momento, es decir, afirm a algo que est pasando en este tiempo. En el segundo, la confusin sobre si Platn est preguntando por un caballo particular, o por toda la clase formada por el conjunto de individuos que corresponden al concepto caballo [extensin] o que se les pueda aplicar el mismo. Podramos desenrollarlo as: Pobre Platn! All en su caverna! No se ha dado cuenta de que el caballo ha muerto! Hay una diferencia, para nosotros lgica y evidente, entre el caballo y el concepto caballo. El idealista no entiende que se estremece al darse cuenta de que no tiene conocimiento de la tierra, sino de una mano que toca la tierra.5Haciendo eco de W ittgenstein: la mayor parte de las cuestiones y proposiciones de los filsofos proceden de que no com prendem os la lgica de nuestro lenguaje (...) 1 1 0 hay que asom brarse de que los ms profundos problemas no sean propiamente problem as (Tractatus Logico-Phitosophicus (M adrid: A lianza, 1985), Proposicin 4.003).Freddy Santamara VelascoAhora el tiempo. O sera mejor no decir ahora justo cuando vamos a hablar del tiempo. As empieza el trabalenguas, nunca puedo pensarme a m mismo situado en el pasado o en el futuro; siempre que pienso, percibo o pronuncio la palabra ahora, estoy en el presente; por tanto siempre estoy en el presente (...) estoy siempre en el presente? Siempre se me escapa el presente? (...) Siempre estoy en el presente, pero a pesar de todo se me desliza entre los dedos. Avanzo en el tiempo; no, me veo arrastrado corriente abajo. Y terminamos este enredo afirmando la extrafleza del tiempo: qu es? Pero esto constituye lo que llamamos enunciados opacos. Todo nombre nos empuja a buscar aquello que designa, pero lo que se intenta atrapar son slo sombras. La respuesta es simple: la pregunta est mal formulada. La frase de Waismann es certera: no hay que preguntar qu es el tiempo, sino cmo se usa la palabra tiempo. Aqu volvemos a retomar el epgrafe: no habr ocultamiento en la manera como enunciamos las palabras? No ser que nuestra m anera de enunciar cierra la posibilidad o posibilidades de interpretacin? Citemos a Waismann: El tiempo parece algo desconcertante, puesto que todos sabemos lo que es y, sin embargo, no podemos decirlo. Precisamente por su carcter esquivo cautiva nuestra imaginacin. Cuanto ms lo miramos, ms desconcertados estamos; parece cargado de paradojas. Qu es el tiempo? Qu es ese ser hecho slo de movimiento sin nada que se mueva? (Schopenhauer). Qu bonito sera tenerlo embotellado! Tengo aqu en mi mano la ms enigmtica, la ms voltil de todas las esencias, el Tiempo (...) Para Shelley es un mar insondable cuyas olas son aos, un ro sin orillas para Proust. Bien, por qu no dejar algo al lector? Acaso no estar la solucin a este problema en el hecho de que lo que nos confunde es la forma nominal el tiempo? (...) Sin embargo, la respuesta es bastante prosaica: no hay que preguntar qu es el tiempo, sino cmo se usa la palabra tiempo6. Sucede a menudo que los filsofos, para enfrentar cuestiones como las del tiempo, prefieren elaborar los castillos de palabras ms enredados e inverosmiles, en lugar de definir en prim era instancia cmo se consigue claridad al emplear un determinado trmino. A la vez, el profesor Waismann resalta que este hecho corresponde a una de las consecuencias de las afirmaciones del Tractatus. podemos6F. W aismann, How 1 see Philosophy , 496.P o s ib il id a d e sd e la f il o s o f ia s e g nWa i s m a n ndisolver aquellos pseudo-problemas que se presentan como problemas verdaderos, detectando y visualizando las grietas en su enunciacin, disolviendo los poderes mgicos de un lenguaje mal empleado.La disolucin de los problem as filosficosEn filosofa, el verdadero problema estriba no en descubrir la solucin a un problema dado, sino en encontrarle un sentido. Reiteramos el asunto: la filosofa ha planteado pseudo-problemas. Entonces se ve inevitable la revisin de cmo se plantean. En la pregunta por el tiempo, parece que preguntramos por su naturaleza; en otro momento surge la cuestin de cmo es posible medirlo. Pero finalmente hemos notado que debemos preguntar por el sentido en que empleamos la palabra tiempo. En ltimas, el asunto es de la manera como preguntamos, cmo nos planteamos esos problemas. La manera en que se han planteado problemas en filosofa, y aun en las ciencias fcticas, ha estado anclada al supuesto de que lo que conocemos del mundo debe ser verdadero o falso. Si se le preguntara a un estudiante qu entiende o piensa qu cosa es la filosofa, encontraramos respuestas como: la bsqueda de la verdad, o el descubrimiento de la verdad o la explicacin [verdadera| til lo que las cosas son, etc. Por qu se excluye una variante tan importante para la investigacin cientfica como la de posibilidad? Caemos una y otra vez en un determinismo: que las cosas, el mundo, la naturaleza tiene que ser o no ser, con lo cual nos abocamos a una cuestin metafsica insoluble e intil de sostener. En la reflexin del profesor Waismann subsiste el problema planteado por Wittgenstein al sostener que la afirmacin sobre si el sol amanecer maana es slo una posibilidad lgica. En dicho supuesto no se puede afirm ar o negar ningn valor de verdad; por ello es fundamental declararlo como slo posible; ms an, el problema se disuelve. Habra otras posibilidades: consideremos el caso de quien afirme algo ,oculte informacin que los dems desconocen y, sin embargo, el evento es inva luable hasta que efectivamente se lleve a cabo. Entonces, el mtodo de la filosofa consiste en dinam itar los enunciados que pretenden problematicidad y mostrar su falta de rigor al plantearse, sus contradicciones internas y la imposibilidad deFreddy Santamara Velascoreferirnos a ello. As volvemos a la afirmacin wittgensteiniana segn la cual los problemas no se resuelven sino se disuelven. A lo que debe prestrsele ms atencin es al hecho de que muchas de las cuestiones surgen de la confusin de la lgica de nuestro lenguaje, de su uso y sus reglas. Pero con ello no se afirm a la disolucin de la filosofa; ms bien se est afirmando cul es su tarea en esa perspectiva: afinar la aclaracin del que consi deramos problemas, o que su labor crtica consiste en examinar cuidadosamente la formulacin de las preguntas que damos por sentado como fundamentales. Y tampoco se afirma que el objeto de estudio de la filosofa sea el lenguaje; slo se menciona su tarea crtica que, adems, pasa por la crtica al lenguaje con el que formulamos lo que consideramos problemas. Dicho as, la tarea crtica de la filosofa consiste en derribar los dolos que la falta de rigor inventa.La tarea crtica de la filosofaSalir de la apora de la crtica del lenguaje resulta el reto de la tarea crtica de la filosofa. Bastara con decir que el papel fundamental de ella est precisamente en ser crtica; si nos quedamos en ese anlisis del lenguaje, tcnico y al que todo le parece un sinsentido, nuestro quehacer tambin lo ser. Waismann realiza un giro para salir del encierro. No establecemos o realizamos anlisis porque ese sea el nico papel de la filosofa -com o pensaba Wittgenstein en el Tractatus- ; dudamos del sentido de los enunciados y estas dudas afectan la estructura ms profunda del lenguaje; es en esta estructura, que Waismann la llama el subsue lo, en donde tenemos acceso al trasfondo de nuestra experiencia, al que nuestro lenguaje se ha adaptado, y no a la inversa. Lo que quiere decir que detrs de cada palabra ni siquiera hay significado, sino experiencia acumulada. Si, como deca Wittgenstein, toda la filosofa es crtica del lenguaje7, se hace indispensable para ello (para aceptarlo en su profundidad) atender una afirmacin anterior, en la que, posiblemente, Waismann est anclndose para hacer este giro.7Tractatus, Prop. 4.0031. en todo caso es im portante aclarar que no se afirm a que la filosofa tiene tarea de diccionario (por eso la mencin a M authner en la proposicin).Po s ib il id a d e s d e l a f il o s o f a s e g nW a is mannEn la proposicin 3, W ittgenstein se propone mostrar quo la . lgica de los hechos es el pensamiento. Puede prestarse a equvocos al intcnlai afirm ar que la verdadera realidad est en el pensamiento y en su forma lgica; ni siquiera se est problematizando sobre la verdad de las proposiciones. La pregunta es: qu dice tal proposicin? Esto es, qu es lo que expresa el sentido de una determinada afirmacin?8. Parece, pues, que el primero en proponer este giro es el propio Wittgenstein; Waismann slo lo est poniendo de relieve. La cuestin es qu es lo que expresa el sentido de una proposicin. Una proposicin, para serlo, tiene sentido9. Pero, cul es el subsuelo del sentido de la proposicin? Waismann lo expresa afirmando que no es el mundo constituido por el lenguaje, sino el lenguaje que se ha adaptado al mundo de la experiencia. Si consideramos el problema de este modo, la actitud del escptico aparece bajo una nueva luz (...) sus dudas se convierten en observaciones que arrojan una luz nueva sobre el subsuelo del lenguaje, mostrando qu posibilidades estn abiertas a nuestro pensamiento (...) estos problemas nos hacen conscientes del vasto trasfondo en el que estn insertas nuestras experiencias y al que nuestro lenguaje se ha adaptado. De este modo patentizan la inconmensurable cantidad de experiencia almacenada en el uso de nuestras palabras y formas sintcticas1. 08Y no esta otra: en dnde est la veracidad de la proposicin? W ittgenstein est alli con centrado en la cuestin del sentido, no en el valor de verdad, o algo que se parezca. En este caso no se trata de un asunto de la traduccin o interpretacin personal. Textualmente dice: Die gegenseitige rumliche Lage dieser Dinge drckt dann den Sinn des Satzes aus. ( Prop. 3.1431b) [La recproca posicin espacial de las cosas expresa el sentido de la proposicin! (El resaltado es nuestro). Ms arriba hemos afirm ado que el profesor Waismann asum e que detrs de las palabras hay experiencia; que en ello hay un giro. Paradjicam ente, se encuentra all una distancia con el Tractatus, porque W ittgenstein dice que los nombres son como puntos y las proposiciones como flechas, tienen sentido, se dirigen hacia algn sentido. O, mejor dicho, poseen Bedeu tung. D esafortunadam ente, es una discusin que tendr lugar en otra parte, la que resuelva la cuestin siguiente: podemos asum ir los nombres, no como descripciones ni puntos, sino como com pactos proposicionales? En otro lugar hemos dicho: Podemos decir que toda palabra, incluidos los nombres y de m s oraciones, son parte de la gran fam ilia del lenguaje y su significatividad depende de la funcin que desem pean dentro de un universo lingstico (F. Santam ara, Nomines, significados y mundo) (Salamanca: Universidad Pontificia de Salam anca, 2007), 96. Aqu, con W aismann y el W ittgenstein del Tractatus, nos distanciam os. F. W aismann. How I see Philosophy , 504.910l 'iVUly Santamara VelascoEl soporte de la proposicin no est en la forma lgica. Es en el mundo de la experiencia en donde el lenguaje cobra su sentido. As, el uso de las palabras y las formas sintcticas est anclado a esa experiencia almacenada. Por ello Waismann supone que no se trata de disolver los problemas, sino de resolverlos. Esto s es posible luego de haber aclarado las dificultades de enunciacin. La tarea crtica de la filosofa se halla en el horizonte de construir sistemas conceptuales que apuntan a lo significativo desde lo an-no-significativo. Esta tarea, compartida por otros filsofos y desde otras perspectivas de pensamiento, evidencia un propsito legtimo. Sin embargo, puede suceder que se convierta en obsesin y lleguemos a afirm ar la necesidad de un lenguaje lgicamente perfecto. Afirm a Waismann que est muy bien hablar de claridad, pero cuando se convierte en obsesin se corre el riesgo de coartar y mutilar el pensamiento vivo que comienza a brotar; en ello radica el principal defecto (deplorable, segn l) del positivismo lgico. Vanse esas personas presas de su neurosis de claridad, paralizadas de miedo, tartamudeantes, preguntndose continuamente: Oh, querido! Tiene esto pleno sentido? Imagnese a los pioneros de la ciencia, Kepler, Newton, los descubridores de la geometra no-eucldea, de la fsica de campos, del inconsciente, de las ondas materiales o de Dios sabe qu, imagnenselos preguntndose esto a cada paso; habra sido el medio ms seguro de arruinar cualquier poder creativo. Ningn gran descubrimiento se ha realizado segn el lema: Todo lo que se puede decir se puede decir claramente. Incluso algunos de los mayores descubrimientos han surgido de una especie de niebla primordial. (Hay que decir algo a favor de la niebla. Yo, pormi parte, he sospechado siempre que la claridad es el ltimo refugio de aquellos que nada tienen que decir)1. 1 Ahora, aunque el anlisis lgico sea importante, debe estar en funcin del sentido y la comprensin. Pero no pensemos que vamos a dar el salto a la her menutica. El mrito de la aclaracin de las preguntas, de las interpretaciones o la explicacin fsico-matemtica no est en haber resuelto un problema, sino que estriba en captar la dimensin y caracterizacin del problema que se enfrenta, en comprenderlo como problema. La tarea crtica de la filosofa est en suministrar esa comprensin; para ello se hace necesario que quien pregunta tenga que dar11F. W aismann, How I see Philosophy, 506.Po s ib il id a d e s d e l a f il o s o f a s e g nWais m a n nel giro para ver las cosas de modo distinto. Lo que hay que hacer para producirlo es ayudarle a cruzar la brecha de la demostracin, hay que darle una discusin, no una prueba. La intencin no es, pues, resolver un problema, sino cambiar la actitud del que pregunta. Esto es: a pesar de pararnos en las formas de lenguaje para ejercer la depuracin, no se trata tampoco de quedarnos atrapados en ellas. As, afirma Waismann, el filsofo, en lugar de predicar la perfeccin del lengua je, debe aprender a estar en guardia contra las asechanzas siempre presentes en sus formas. Del mismo modo que un buen nadador tiene que ser capaz de nadar contra corriente, as el filsofo debera dominar el rido arte de pensar contra el lenguaje, contra las modas. Si bien es cierto que el filsofo se acerca a los problemas de la filosofa y de la ciencia (y las cosas!) a travs del lenguaje, tambin es cierto que slo podemos enfrentarlos comprendiendo el subsuelo de donde emergen. Por eso, propone nuestro autor, se hace necesario contrarrestar la influencia del campo lingstico y ayudar al investigador a comprender, tener una visin ms profunda de la naturaleza de lo que investiga. Pero en realidad lo que abarca a la filosofa verdaderamente crtica es, precisamente, esa visin. La tarea crtica implica renunciar a las pretensiones de un acumulado de datos, a la arrogancia academicista o al status de una posicin social derivada del ejercicio escolar; lo decisivo -lo compartimos con W aism ann- es un nuevo modo de ver, y sus implicaciones, el deseo de transform ar totalmente el escenario intelectual. No se trata, pues, de abandonar la tarea del anlisis crtico de nuestro lenguaje, ni aun de nuestras teoras; si la tarea que se propone Waismann tiene una grado de verdad, la relacin entre lenguaje ordinario y lenguaje tcnico, entre ciencia y filosofa, aparece bajo una luz distinta. La cuestin no es un conflicto entre lgica formal y otra menos formal o informal, ni entre el funcionamiento de los trminos tcnicos y los ordinarios, sino algo radicalmente diferente. Es la diferencia que hay entre sacar una conclusin y ver (o hacer ver) un nuevo aspecto. Entonces la perspectiva que aqu se enfatiza no es la de encontrar un len guaje lgicamente perfecto, ni el de superar a Wittgenstein o a Frege o a Russell. Filosofa crtica es captar la visin que hay en el subsuelo de nuestro lenguaje, esto es, la comprensin que sostiene la manera en que nos expresamos de esto que lla mamos mundo. Wittgenstein vio a travs de un error de su tiempo. La naturaleza de la comprensin se devela en el lenguaje y no en los experimentos; entonces, loFreddy Santamara Velascoque hay que discutir no es si unos determinados autores fueron o no coherentes en los argumentos que emplearon y el modo como los emplearon, sino, ms bien, las comprensiones que sostienen sus constructos tericos; las visiones que los dirigieron: Preguntar Qu pretende usted en filosofa? y responder ensear a salir al ratn del laberinto es... Bueno, honor a quien lo merece, me callo lo que iba a decir. Excepto quiz esto: hay algo profundamente emocionante en filosofa, un hecho que no se entiende con esta explicacin negativa. No se trata de clarificar los pensamientos, del uso correcto del lenguaje ni cualquier otra condenada cosa por el estilo. Qu es? La filosofa es muchas cosas y no hay frmula que las abarque a todas. Pero si tuviera que decir con una sola palabra cul es el aspecto ms esencial, dira sin ninguna duda: visin. En el corazn de cualquier filosofa digna de ese nombre se encuentra una visin a partir de la cual surge y toma forma. Cuando digo visin quiero decir eso precisamente, no hago literatura. Lo caracterstico de la filosofa es horadar esa costra muerta de tradicin y convencin, romper esos grilletes que nos encadenan a los prejuicios heredados, as como acceder a un modo de ver las cosas, nuevo y ms amplio. Siempre se ha tenido la sensacin de que la filosofa debera descubrirnos lo oculto (No soy sensible a los peligros de tal opinin). Sin embargo, de Platn a Moore y Wittgenstein, todo gran filsofo se ha orientado por el sentido de la visin. Sin l nadie habra imprimido nueva direccin al pensamiento humano o abierto ventanas sobre lo an-no-visto. Aunque pudiese haber sido un buen tcnico, no habra dejado huella en la historia de las ideas. Lo decisivo es un nuevo modo de ver, y su secuela, el deseo de transformar totalmente el escenario intelectual. Esto es lo esencial, y todo lo dems es subsidiario1 . 2 Retomemos, entonces, la segunda pregunta de nuestro escrito: tiene sentido la metafsica? Dir W aismann'3 que decir que ella carece de sentido, carece de sentido. En nuestro parecer, preguntarlo ya es un sinsentido. La metafsica es el corolario de esas comprensiones que orientan el quehacer filosfico. Los que se quedan en las respuestas matan el espritu de aquellos que han recorrido el camino. En esto volvemos al viejo Wittgenstein: no es lo mstico cmo sea el mundo, sino12 13F. W aismann, How ! see Philosophy, 522. F. W aismann, How 1 see Philosophy, 527.Po s ib il id a d e s d e l a f il o s o f a s e g nWa is mannqu sea el mundo. Esa visin, esa comprensin es lo que subyace (en el subsuelo) del lenguaje. Descubrir su lmite es asomarse a su horizonte. Hay, ciertamente, lo inexpresable, lo que se m uestra a s mismo; esto es lo mstico1 . 4Seleccin de textosQuiz decir lo que la filosofa no es sea ms fcil que decir lo que es. Lo pri mero que me gustara sealar es que la filosofa, tal como se practica hoy, es muy diferente a la ciencia en tres aspectos: en filosofa no hay demostraciones, ni teoremas, ni problemas decidibles por un s o un no. Al decir que no hay demostraciones no quiero decir que no haya argumentos. Ciertamente hay ar gumentos, distinguindose los filsofos de primer orden por la originalidad de los mismos. Lo que ocurre es que stos no operan del mismo modo que en las matemticas o en las ciencias. "May muchas cosas que estn ms all del alcance de una demostracin: la existencia de objetos materiales, de otras mentes, incluso del mundo externo, la validez de la induccin, etc. Ya han pasado los tiempos en que los filsofos tra taban de probar todo tipo de cosas, tales como que el alma es inmortal, que este es el mejor de los mundos posibles y todo lo dems, o de refutar con delectacin y con un argumento irrefutable el materialismo, el positivismo y muchsimas otras cosas. Demostracin, refutacin, palabras stas que van desapareciendo de la filosofa, aunque todava G. E. Moore demostr a un modo embrollado que exista Qu se puede decir a esto, excepto quiz que l es un gran demostrador a los ojos del Seor? "Acaso se puede demostrar que no hay demostraciones en filosofa? No, ya que si tal prueba fuese posible, su misma existencia habra de establecer lo que pretende refutar. Pero, por qu suponer que el filsofo tenga un coeficiente in telectual tan bajo que le incapacite para aprender del pasado? Del mismo modo que el constante fracaso en los intentos de construccin de un movimiento per petuo ha terminado por desembocar en algo positivo en fsica, as los esfuerzos para construir un sistema filosfico realizados durante siglos y slo dejados de lado recientemente tienen su moraleja. Creo que esto explica en parte el que los filsofos actuales hayan desistido de vaciar sus ideas en moldes deductivos al estilo grandioso de Spinoza.14L. W ittgenstein, Tractatus, Prop. 6.522./'V ifditv Santamaria Vvlasco"Lo que quiero mostrar en este artculo es lo equivocado de considerar que, a pesar de haber fracasado lamentablemente en el empeo, la misin de la filosofa consiste en suministrar teoremas. Esta concepcin se viene abajo cuando se con sigue constatar que lo que compete a los filsofos es algo diferente: ni descubrir nuevas proposiciones, ni refutar las falsas, ni contrastarlas una y otra vez como hacen los cientficos. En primer lugar, las demostraciones requieren premisas. Siempre que alguien ha propuesto tales premisas en el pasado, aunque slo fuese provisionalmente, la discusin las ha puesto en seguida en tela de juicio y las ha trasladado a un nivel ms profundo. Donde no hay demostraciones, tampoco hay teoremas. (Un pasatiempo muy recomendable es hacer una lista de proposicio nes demostradas por Platn o por Kant.) Por tanto, el fracaso de todo intento de establecer una especie de sistema euclideo de la filosofa basado en algunos axiomas conveniente no reside, segn creo, en un simple accidente o en algo oprobioso, sino que se arraiga profundamente en la naturaleza de la filosofa. "Sin embargo, hay problemas (y argumentos). La verdad es que el filsofo es un hombre que se percata de las grietas ocultas de nuestra estructura conceptual, mientras que otros no ven ante s ms que la llana senda del lugar comn (F. Waismann, Mi visin de la filosofa, 491-492). Un argumento filosfico, en una palabra, es ms y es menos que un argumento lgico; menos, por cuanto que no establece nada de un modo concluyente; ms, por cuanto que, si tiene xito, no se contenta con establecer un punto aislado de la verdad. Por el contrario, efecta un cambio completo en nuestro campo intelectual, con lo que miles de esos pequeos detalles surgen a la luz o se ocultan, segn los casos. Hacen falta ejemplos? Una vez que Hume ha expuesto las falacias de sus predecesores al mane jar la nocin de causalidad, ha hecho imposible pensar segn los procedimientos de Spinoza, cuyo mundo nos parece tan extrao como la luna. Suponga usted que mira un rompecabezas: al principio slo ver un amasijo de lneas; luego, repentinamente, reconocer un rostro humano. Acaso podr usted ver las lneas como antes tras haber descubierto? Desde luego que no. Con el acertijo resuelto por Hume ocurre lo mismo que con el amasijo de lneas. Ya son imposibles de nuevo las costumbres de antao, volver a viajar entre la niebla. Esta es una de las mayores dificultades de la historia de la filosofa. Por la misma razn, el surgimiento de la tcnica lingstica en nuestros das ha puesto fin a los grandes sistemas especulativos del pasado. "Una filosofa es el intento de deshelar hbitos de pensamiento, de reemplazar los por otros menos restrictivos y rgidos. Naturalmente, estos a su vez pueden volverse pesados, con lo que ponen trabas al progreso. Kant, el AlleszelmalmerPo s ib il id a d e s p e l a f il o s o f a s e o nWais m a n npara sus contemporneos, sostuvo soberbiamente su tabla de categoras que hoy nos parece indebidamente estrecha. El liberador de ayer puede convertirse en el tirano de maana. "Ahora se puede ver que el filsofo no hace lo mismo que el lgico, slo que ms incompletamente, sino que hace algo totalmente diferente. Un argumento filosfico no es una aproximacin a uno lgico, que tampoco es el ideal que el filsofo trata de alcanzar. Tal interpretacin da una visin totalmente equivocada de lo que realmente ocurre. La filosofa no es un ejercicio de lgica formal; los argumentos filosficos no son encadenamientos de inferencias lgicas (slo que chapuceras) ni tampoco pueden ser vertidos en moldes deductivos en virtud de un acto de voluntad. Lo que aqu se ha confundido es la misin del cientfico, consistente en encontrar verdades nuevas, con la del filsofo, que es alcanzar la comprensin. Puesto que ambas cosas son hasta tal punto incomparables, no tiene por qu causar asombro el que el filsofo se mueva con tan poca soltura dentro de la armadura del lgico. Y esto es as, aunque sea el mismo lgico el que dispute la batalla. La batalla sobre la ley del tercio excluso en matemticas se disputa entre dos partes, cada una de las cuales posee conceptos claros y definidos con precisin. Sin embargo, parece no haber modo de zanjar la disputa con un argumento convincente. Si fuese cierto que las dificultades filosficas surgen de la naturaleza laxa de los conceptos ordinarios, porqu habran de estallar tales conflictos en las ciencias ms exactas? (F. Waismann, Mi visin de la filosofa, 523-524). SCHLICK: Cmo s que son sas cosas las reglas que rigen y no otras? No me puedo equivocar? WITTGENSTEIN: se trata siempre de lo siguiente: todo cuanto hacemos depende de que encontremos la palabra salvadora. En gramtica no se puede descubrir nada; no se dan sorpresas. Cuando formulamos una regla, siempre tenemos la impresin de que ya hace tiempo que sabamos eso y slo podemos aclarar la regla que habamos venido empleando inconscientemente. Si s qu significa la longitud, s tambin que cuando un hombre mide 1.6 m no mide 2 m. s que al medir slo mido un valor en una escala y no ms valores. Si me pregunta: por qu sabe esto? Le responder sencillamente: porque entiendo el sentido de la expresin; es imposible entender el sentido de tal expresin y no conocer la regla [puedo conocer la regla por la prctica, sin haberla formulado expresamente]. Si entiendo el sentido de una expresin cromtica, s tambin que no pueden darse dos colores en el mismo sitio, etc. Supongamos el siguiente caso: usted dice: he aqu un crculo cuya longitud es de 3 cm y cuya anchura es de 2 cm. Pero yo preguntaI ivdlv Santamara Ve!ascora: s, pero qu entiendes por un crculo? Si entiendes la palabra crculo en el mismo sentido que nosotros, entonces hay que tener presente que las reglas de la sintaxis impiden que empleemos las coordenadas del crculo (el radio) dos veces. Las reglas de sintaxis se deducen de la definicin de crculo, y esa definicin nos est diciendo qu sentido tienen las afirmaciones sobre el crculo. Si entiendo el sentido de una proposicin, debo entender tambin las sintaxis de la expresin que la representa. En gramtica no se puede descubrir nada sino solamente aclararse. SCHLICK: cmo es que entendemos fcilmente cuando se nos dan longitudes, no as cuando se trata de colores? Husserl cree haber descubierto aqu una serie de juicios sintticos a priori. Dnde est psicolgicamente la razn de que en un caso se vea claro y en el otro no? Husserl debi suponer, consecuentemente, que tambin la sintaxis de las longitudes eran juicios sintticos a priori. WITTGENSTEIN: pueden ser varias razones. Por ejemplo, al aplicar la escala se ve desde luego que si algo mide dos metros no puede medir tres, pues hay un metro de diferencia; pero no poseemos ninguna escala para los colores. WAISMANN: Muchos psiclogos creen que se trata aqu de hechos atmicos empricos y han procurado realizar experimentos para averiguar si es posible dos colores en un mismo sitio. WITTGENSTEIN: Tambin eso sera posible, pero debera decirme qu mtodo han seguido esos psiclogos, o sea, qu han hecho valer como verificacin; slo as podra decir cul es el sentido de tal suposicin. Podra ser muy bien que tal investigacin tuviera su sentido; pero tngase presente que el mtodo slo se entiende en la respuesta por la que propiamente se ha preguntado. Slo cuando he respondido a la pregunta puedo saber por qu cosa he preguntado. (El sentido de una proposicin es el mtodo de su verificacin.) SCHLICK: No quedo todava satisfecho. No se debera construir un lenguaje en que se mostraran inmediatamente las reglas de su sintaxis? WAISMANN: Tal es el caso cuando tomamos un sistema de escalas como des cripcin. Si el sistema de signos tiene la debida multiplicidad, salen sobrando las reglas de sintaxis. Por eso el empleo de la expresin al norte de est sometido a ciertas reglas de sintcticas. Yo no puedo decir: A est al norte de B y B est al norte de A; Pero no hace falta un mapa que explique este sinsentido porque posee la debida multiplicidad.Po s ib il id a d e s d e l a f il o s o f a s e g nWais m a n nWITTGENSTEIN: siempre es as: la sintaxis y los signos trabajan en sentido inverso. Lo que los signos nos prestan, es a costa de la sintaxis, y lo que la sin taxis nos ofrece es a costa de los signos. Puedo decir: un sistema de signos con la debida multiplicidad desplaza a la sintaxis. Pero tambin puedo decir: la sintaxis desplaza a tal sistema de signos. Puedo emplear un sistema de signos imperfecto y aadirle reglas de sintaxis. Uno y otra nos dan lo mismo, pues [se] trata del mismo sistema de exposicin. Por ejemplo, mi notacin de constantes lgicas no es ni mejor ni peor que la de Russell. Los signos y la sintaxis de Russell dan lo mismo que mi notacin, aunque la ma quizs tenga una ventaja de ser ms clara. Muestra, por ejemplo, que el conjunto de todas las proposiciones de la lgica es lo que propiamente se necesita, pero en s el sistema grfico de Russell est igualmente justificado. Mi sistema de signos tiene de antemano la debida multiplicidad por lo que no necesito las reglas sintcticas de Russell. En resumen se puede decir: el acoplamiento de las proposiciones de una funcin de verdad solamente constituye un parte de una sintaxis. Las reglas que establec en su tiempo quedan restringidas por las reglas que brotan de la sintaxis interna de las proposiciones y que prohben que dos proposiciones de la realidad den distintas coordenadas. Estn permitidas todas las funciones de verdad que no queden pro hibidas por esas reglas (F. Waismann, Wittgenstein y el circulo de Viena, 69-72).Para leer msWaismann, F. Mi visin de la filosofa en Muguerza, J. La concepcin analtica de la filosofia. Madrid: Alianza, 1974. Waismann, F. Einfhrung in das mathematische Denken. Darmstadt: Wiss. Buchges, 1996. Waismann, F. How 1see Philosophy. London: Contemporary British Philosophy, 1956. Waismann, F. Was ist logische Analyse? Hamburg Europ: Verl.-Anst, 2008. Waismann, F. Wittgenstein und der Wiener Kreis (aus dem Nachla hrsg. von B. F. McGuinness). Frankfurt am Main: Suhrkamp Verlag, Schriften 3, 1967, 1996; Suhrkamp Taschenbuch Wissenschaft 503, 1984. Trad, castellana de Manuel Arboli: Ludwig Wittgenstein y el Crculo de Viena. Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1969.BIBLIOGRAFIA GENERALAcero, J. J., E. Bustos y D. Quesada. Introduccin a la filosofia del lenguaje. Madrid: Ctedra, 1996. Ahmed, A. Saul Kripke. New York: Continuum, 2007. Alvarado, J. Hilary Putnam: el argumento de teora de modelos contra el realismo. Pamplona: Eunsa, 2002. Ambrose, A. & M. Lazerowitz, eds. G. E. Moore: Essays in Retrospect. London: George Allen & Unwin, 1970. Arrington, R. L. La autonoma del uso en las Investigaciones filosficas" en A. Flrez, M. Holguin y R. Melndez, eds. D el espejo a las herramientas Ensayos sobre el pensamiento de Wittgenstein. Bogot: Siglo de Hombres Editores-Universidad Javeriana-Universidad Nacional de Colombia, 2003. Austin, J. L. Cmo hacer cosas con palabras. Palabras y acciones. Barcelona Paids, 1982. Ayer, A. J. Lenguaje, verdad y lgica. Buenos Aires: Eudeba, 1971. Ayer, A. J. Russell and Moore: The Analytical Heritage. London: Macmillan, 1971. Baker G. P. & P. M. S. Hacker. Frege: Logical Excavations. Oxford: Oxford University Press, 1984. Ben-Menahem, Y. Hilary Putnam. Cambridge: Cambridge University Press, 2006. Borges, J. L. Pierre Menard, autor del Quijote en E l jardn de senderos que se bifurcan. Madrid: Alianza, 1994. Boyd, J. y S. Ferrara, eds. Speech Acts ten years later. Miln: Versus, 1979. Carnap, R. Logische Syntax der Sprache. Viena: Springer, 1934.B ib l io g r a f ag eneralCarri, G. R. y E. Rabossi, E. La filosofa de John L. Austin en Austin, J. L. Cmo hacer cosas con palabras. Palabras y acciones. Barcelona: Paids, 1982. Cole, P. y J. L. Morgan, eds. Syntax and Semantics, Vol. 3: Speech Acts. New York: Academic Press, 1975. D'Agostini, F. Analticos y continentales. Gua de lafdosofa de los ltimos treinta aos. Madrid: Ctedra, 2000. Daval, R. Moore et la philosophie analytique. Paris : Presses Universitaires de France, 1997. Dummett, M. Frege. Philosophy o f Language. London: Duckworth, 1981. Eco, U. Lector in fabula. La cooperacin interpretativa en el texto narrativo. Barcelona: Lumen, 1987. Eco, U. Los lmites de la interpretacin. Barcelona: Lumen, 1992. Eco, U. Semitica y filosofa del lenguaje. Barcelona: Lumen, 1990. Fann, K. T. El concepto de filosofia en Wittgenstein. Madrid: Tecnos, 1975. Fann, K. T., ed. Ludwig Wittgenstein: The Man and His Philosophy. New Jersey: Humanities Press, 1978. Fogelin, R. J. W ittgensteins critique o f philosophy en: Sluga, H. & D. G. Stern, eds. The Cambridge Companion to Wittgenstein. Cambridge: Cambridge University Press, 1996. Fogelin, R. J. Wittgenstein. London: Routledge & Kegan Paul, 1995. Frege, G. Sobre sentido y referencia en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 1991. Frege, G. Conceptografia. Los fundam entos de la Aritmtica. Otros estudios Filosficos. Mxico: UNAM, 1972. Frege, G. Ensayos de semntica y filosofia de la lgica. Madrid: Tecnos, 1998. Frege, G. Escritos filosficos. Barcelona: Crtica, 1996. Frege, G. Escritos lgico-semnticos. Madrid: Tecnos, 1974. Frege, G. Investigaciones lgicas. Madrid: Tecnos, 1984.I lllll It X HAh!A M .KAI.Gmez Alonso, M. M. Individuos. Descripcin y referencia en la filosofa analtica contempornea en Cuadernos Salmantinos de Filosofa (2004). Gmez Alonso, M. M. Frgiles certidumbre. Wittgenstein y Sobre la certeza Duda y lenguaje. Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca, 2006. Goodman, N. De la mente y otras materias. Madrid: Visor, 1995. Goodman, N. Los lenguajes del arte. Aproximacin a la teoria de los smbolos. Barcelona: Seix Barrai, 1976. Goodman, N. Maneras de hacer mundos. Madrid: Visor, 1990. Grattan-Guiness, I. The Cambridge Companion to Bertrand Russell. Cambridge: Cambridge University Press, 2003. Katz, J. J. Filosofa del lenguaje. Barcelona: Martnez Roca, 1971. Kenny, A. Introduccin a Frege. Madrid: Ctedra, 1997. Kenny, A. Wittgenstein. Madrid: Alianza, 1982. Kripke, S. Identidad y necesidad en Valds Villanueva, L. Ml., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 1991. Kripke, S. El nombrar y la necesidad. Mxico: UNAM, 1995. Kripke, S. Wittgenstein: a propsito de reglas y lenguaje privado. Madrid: Tecnos, 2006. Kusch. M. An skeptical Guide to M eaning and Rules. Defending Kripke 's Wittgenstein. Montreal: Chesham & McGill-Queens University Press, 2000. Lepore, E. & B. Smith, eds. The Oxford Handbook o f Philosophy o f language. Oxford: Oxford University Press, 2006. Malcolm, N. Ludwig Wittgenstein. A Memoir. Oxford: Oxford University Press,2001.Moore, G. E. Es la existencia un predicado? en Defensa del sentido comn \ otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Moore, G. E. Conferencias de Wittgenstein en Defensa del sentido comn i otros ensayos. Barcelona: Orbis 1983.B ib l io g r a f ageneralMoore, G. E. Objetos imaginarios en Defensa del sentido comn y otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Moore, G. E. Defensa del sentido comn y otros ensayos. Barcelona: Orbis, 1983. Mounce, H. O. Wittgenstein Tractatus. An Introduction. Oxford: Basil Blackwell, s 1981. Muguerza, J., comp. La concepcin analitica de lafilosofia. Madrid: Alianza, 1986. Parsons, T. Nonexistent Objects. New Haven: Yale University Press, 1980. Prez Jim nez, M. A., Lgica clsica y argumentacin cotidiana. Bogot: Pontificia Universidad Javeriana, 2006. Putnam, H. Significado y referencia en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 2005. Putnam, H. El significado del significado en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 1991. Putnam, H. La herencia del pragmatismo. Barcelona: Paids, 1997. Putnam, H. Realism with a Human Face. Cambridge: Harvard University Press, 1990. Putnam, H. Representacin y realidad. Un balance crtico del funcionalismo. Barcelona: Gedisa, 1999. Quine, W. V. El desarrollo ontolgico de Russell en Teoras y cosas. Mxico: UNAM, 1986. Quine, W. V. Teoras y cosas. Mxico: UNAM, 1986. Quintana Paz, M. A., Usos pragmatistas cabe la filosofa wittgensteiniana, en Ildefonso Murillo (ed.): Actualidad de la tradicin filosfica. Colmenar Viejo, Madrid: Ediciones Dilogo Filosfico-Publicaciones Claretianas, 2010, p. 801-820. Quintana Paz, M. A., Era W ittgenstein pragm atista, los pragm atistas son wittgensteinianos o ni una cosa ni la otra?: sobre reglas, verdades y acciones sociales, en. Revista de Filosofa (Damon), Universidad de Murcia, vol. supl. 3,2010, p. 275-292.Bib l io g r a f i g e n e r a lReguera, I. La miseria de la razn. El prim er Wittgenstein. Madrid: Taurus, 19X0. Rorty, R. Hay algn problema con el discurso de ficcin? en Consecuencias del pragmatismo. Madrid: Tecnos, 1996. Rorty, R. Consecuencias del pragmatismo. Madrid: Tecnos, 1996. Rorty, R. La filosofa y el espejo de la naturaleza. Madrid: Ctedra, 2001. Russell, B. Introduccin a la filosofa matemtica en Obras completas II. Ciencia y filosofa 1897-1919. Madrid: Aguilar, 1973. Russell, B. La evolucin de mi pensamiento filosfico. Madrid: Alianza, 1982. Russell, B. Lgica y conocimiento. Ensayos 1901-1950. Madrid: Taurus, 1966. Russell, B. Los principios de la matemtica. Madrid: Espasa-Calpe, 1983. Russell, B. Los problemas de la filosofa. Barcelona: Labor, 1993. Russell, B. Obras completas 11. Ciencia y filosofa 1897-1919. Madrid: Aguilar, 1973. Sez Rueda, L. El conflicto entre continentales y analticos. Dos tradiciones filosficas. Barcelona: Crtica, 2002. Santamara Velasco, F., Hacer mundos: el nombrar y la significatividad. Una investigacin desde lafilosofa analitica. Bogot: Publicaciones Universidad Santo Toms, 2009. Santamara, F. Nombres, significados y mundos. Salamanca: Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca, 2007. Santamara, F., Wittgenstein frente a la bsqueda russelliana de un lenguaje lgicam ente perfecto, en Escritos, M edellin: U niversidad Pontificia Bolivariana, 2009. Santamara, F., Russell y el problema de la referencia, en Escritos, Medellin: Universidad Pontificia Bolivariana, 2008: Searle, J. El desarrollo ontolgico de Russell en Quine, W. V. Teoras y cosas. Mxico: UNAM, 1986. Searle, J. Nombres propios y descripciones en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 1991.B /B U O G R A F IA G E N E R A LSearle, J. Actos de habla. Ensayo de fdosofa del lenguaje. Madrid: Ctedra, 1980. Searle, J. Expression and Meaning. Studies in the Theory o f Speech Acts. Cambridge: Cambridge University Press, 1979. Searle, J., ed. The Philosophy o f Language. Oxford: Oxford University Press, 1971. Strawson, P. F. Significado y verdad en Valds Villanueva L. M., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 2005. Strawson, P. F. Sobre el referir en Valds Villanueva, L. MI., ed. La bsqueda del significado. Madrid: Tecnos, 1991. Strawson, P. F. Verdad en Nicols, J. A., y M. J. Frpolli, ed. Teoras de la verdad en el siglo XX. Madrid: Tecnos, 1997. Strawson, P. F. Individuos. Ensayo de metafsica descriptiva. Madrid: Taurus, 1989. Stroll, A. La filosofia analtica del siglo XX. Madrid: Siglo XXI, 2002. Tomasini, A. Una introduccin al pensamiento de Bertrand Russell. Mxico: Universidad Autnoma de Zacatecas, 1992. Valds Villanueva, L. M., ed. La bsqueda de significado. Madrid: Tecnos, 1991. Waismann, F. Mi visin de la filosofa en Muguerza, J. La concepcin analtica de la filosofia'. Madrid: Alianza, 1974. Waismann, F. Einfhrung in das mathematische Denken. Darmstadt: Wiss. Buchges, 1996. Waismann, F. Was ist logische Analyse? Hamburg. Europ.: Verl.-Anst. 2008. Waismann, F. Wittgenstein y el Crculo de Viena. 2 ed. Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1973. Wittgenstein, L. Investigaciones filosficas. Barcelona: UNAM/Crtica, 1998. Wittgenstein, L. Notebooks 1914-1916. Oxford: Basil Blackwell, 1961. Wittgenstein, L. Observaciones sobre los fundamentos de la matemtica. Madrid: Alianza, 1987. Wittgenstein, L. Tractatus logico-philosophicus. Madrid: Alianza, 1985. Wittgenstein, L. Tractatus lgico-philosophicus. Madrid: Tecnos, 2007.B ib l io g r a f ag e n e r a i.Wittgenstein, L. Werkausgabe Band 1. Tractatus logico-philosophicus. Tagebcher 1914-1916. Philosophische Untersuchungen. Frankfurt am Main: Suhrkamp, 1999. Wood, A. Bertrand Russell, el escptico apasionado. Madrid: Aguilar, 1967. Wright, G. H. Von. A Biographical Sketch en Malcolm, N. Ludwig Wittgenstein: A Memoir. Oxford: University Press, 1984.Egte libro se termin de imprim ir el 30 de septiembre de 2011 en la Unidad de Publicaciones de la Universidad de San Buenaventura, sede Bogot