La Virgen Mara en la Anunciacin del Se ? Formulario II ... se encarnara en el seno de Mara,

  • Published on
    23-Sep-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

  • TIEMPO DE ADVIENTO

    La Virgen Mara en la Anunciacin del Seor

    En el tiempo de Adviento la liturgia recuerda todos los das el mensaje de

    Gabriel a la santsima Virgen Mara: El ngel Gabriel dijo a Mara:

    Algrate, llena de gracia, el Seor est contigo; bendita t entre las

    mujeres (Antfona a sexta); y le suplica tambin cada da: Madre del

    Redentor Recibe el saludo del ngel Gabriel, y ten piedad de nosotros,

    pecadores (Antfona final en las completas). El consentimiento de la Virgen,

    que segn el beneplcito de Dios, precedi a la encarnacin (cf. LG 56), tiene

    una gran importancia en la historia de la salvacin, ya que la encarnacin del

    Verbo es la restauracin del hombre. Este misterio de nuestra salvacin la

    liturgia romana lo conmemora no slo en la solemnidad del da 25 de marzo,

    sino tambin, al acercarse la Natividad del Seor, el da 20 de diciembre y

    sobre todo el cuarto domingo de Adviento del ao B, ya que la celebracin de

    este misterio concuerda perfectamente con la ndole y naturaleza del tiempo

    de Adviento. Por esto la misa de la Virgen Mara en la Anunciacin del Seor

    se emplea con mucha propiedad siempre que, en el tiempo de Adviento, se ha

    de celebrar, con causa justa, la memoria de la Madre del Seor. En este

    formulario se lee la profeca de la virgen que ha de dar a luz (Mirad: la

    virgen est encinta y da a luz un hijo: 1 Lectura, Is 7, 10-14: 8, 10c) y el anuncio de Gabriel a la Virgen de Nazaret

    (Concebirs en tu vientre y dars a luz un hijo: Evangelio, Lc 1, 26-38). Esta misa se celebraba antiguamente el

    mircoles de las Tmporas de Adviento y, durante la edad media, se le llamaba con frecuencia misa urea, a causa

    de su belleza. El formulario se halla en el Misal Romano, Comn de santa Mara Virgen, en tiempo de Adviento,

    excepto el prefacio, que est tomado de la misa de la solemnidad de la Anunciacin del Seor (da 25 de marzo).

    Formulario I

    ANTFONA DE ENTRADA (cf. Is 45, 8)

    Cielos, destine el roco nubes,

    derramen la victoria;

    brase la tierra y brote la salvacin.

    ORACIN COLECTA

    Dios todopoderoso,

    que, segn lo anunciaste por el ngel,

    has querido que tu Hijo

    se encarnara en el seno de Mara, la Virgen,

    escucha nuestras splicas

    y haz que sintamos la proteccin de Mara

    los que la proclamamos verdadera Madre de Dios.

    Por nuestro Seor Jesucristo

    PRIMERA LECTURA

    He aqu que la virgen concebir y dar a luz un hijo

    Lectura del libro del profeta Isaas 7, 10-14

    En aquellos tempos, el Seor le hablo a Ajaz diciendo: Pide al Seor tu Dios, una seal de abajo,

    en lo profundo o de arriba, en lo alto. Contest Ajaz: No la pedir. No tentar al Seor.

    Entonces dijo Isaas: Oye, pues, casa de David: No satisfechos con cansar a los hombres, quieren

  • 2

    cansar tambin a mi Dios? Pues bien, el Seor mismo les dar por eso una seal: He aqu que la

    virgen concebir y dar a luz un hijo y le pondrn el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-

    con-nosotros.

    Esta es palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL (Sal 40 [39], 7-8a. 8b-9. 10. 11)

    R/. Heme aqu Seor: hgase en m segn tu palabra.

    Esper en el Seor con gran confianza;

    l se inclin hacia m y escuch mis plegarias.

    l me puso en la boca un canto nuevo,

    un himno a nuestro Dios. R/.

    Sacrificios y ofrendas no quisiste,

    abriste, en cambio, mis odos a tu voz.

    No exigiste holocaustos por la culpa,

    as que dije: Aqu estoy. R/.

    He anunciado tu justicia

    en la gran asamblea;

    no he cerrado mis labios,

    t lo sabes, Seor

    No call tu justicia,

    antes bien, proclam tu lealtad y tu auxilio.

    Tu amor y t lealtad no los he ocultado

    a la gran asamblea. R/.

    ACLAMACIN ANTES DEL EVANGELIO (cf. Jn 1, 14)

    R/. Aleluya, aleluya.

    El verbo se hizo carne

    y puso su morada en medio de nosotros,

    y nosotros hemos visto su gloria

    R/. Aleluya.

    EVANGELIO Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondrs por nombre Jess.

    Como el Hijo de Dios ha nacido en el seno de la Virgen por obra del Espritu Santo, as l nace en el corazn de los

    creyentes por obra del mismo Espritu. Para que esto suceda, es necesaria nuestra disponibilidad a acoger en nosotros la

    obra creadora y santificadora del Espritu Santo.

    Lectura del santo Evangelio segn san Lucas 1, 26-38

    En aquel tiempo, el ngel Gabriel fue enviado por dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a

    una virgen desposada con un varn de la estirpe de David, llamado Jos. La virgen se llamaba

    Mara.

  • 3

    Entr el ngel a donde ella estaba y le dijo: Algrate, llena de gracia, el Seor es contigo. Al or

    estas palabras, ella se preocup mucho y se preguntaba qu querra decir semejante saludo.

    El ngel le dijo: No temas, Mara, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a concebir y a dar a

    luz un hijo y le pondrs por nombre Jess. El ser grande y ser llamado Hijo del Altsimo; el Seor

    Dios le dar el trono de David, su padre, y l reinar sobre la casa de Jacob por los siglos y su

    reinado no tendr fin.

    Mara le dijo entonces al ngel: Cmo podr ser esto, puesto que yo permanezco virgen?. El

    ngel le contest: El Espritu Santo descender sobre ti y el poder del Altsimo te cubrir con su

    sombra. Por eso, el santo que va a nacer de ti, ser llamado Hijo de Dios. Ah tienes a tu parienta

    Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya va en el sexto mes la que llamaban estril,

    porque no hay nada imposible para Dios. Mara contest. Yo soy la esclava del Seor: cmplase

    en m lo me has dicho. Y el ngel se retir de su presencia.

    Esta es palabra de Seor.

    ORACIN SOBRE LAS OFRENDAS

    El Espritu Santo,

    que fecund con su poder el seno de Mara,

    santifique, Seor, las ofrendas

    que te presentamos sobre el altar.

    Por Jesucristo nuestro Seor.

    PREFACIO

    La bienaventurada Virgen Mara oy confiadamente al mensajero celeste

    V/. El Seor est con ustedes.

    R/. Y con tu espritu.

    V/. Levantemos el corazn.

    R/. Lo tenemos levantado hacia el Seor.

    V/. Demos gracias al Seor, nuestro Dios

    R/. Es justo y necesario.

    En verdad es justo y necesario,

    es nuestro deber y salvacin

    darte gracias siempre y en todo lugar,

    Seor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,

    por Cristo, Seor nuestro.

    Porque la Virgen crey el anuncio del ngel:

    que Cristo, por obra del Espritu Santo,

    iba a hacerse hombre por salvar a los hombres;

    y lo llev en sus pursimas entraas con amor.

    As, Dios cumpli sus promesas al pueblo de Israel

    y colm de manera insospechada

    la esperanza de los otros pueblos.

  • 4

    Por eso,

    los ngeles te cantan con jbilo eterno

    y nosotros nos unimos a sus voces

    cantando humildemente tu alabanza:

    Santo,

    ANTFONA DE LA COMUNIN (Is 7, 14)

    He aqu que la virgen concebir

    y dar a luz un hijo y le pondrn el nombre de Emmanuel,

    que quiere decir Dios-con-nosotros

    ORACIN DESPUS DE LA COMUNIN

    Seor, que los sacramentos que hemos recibido

    nos otorguen siempre tu misericordia,

    y, por la encarnacin de tu Hijo Jesucristo,

    salva a los que veneramos fielmente

    la memoria de su Madre, la Virgen Mara.

    Por Jesucristo, nuestro Seor.

    Formulario II

    Mismas antfonas y oraciones Lecturas alternativas

    ANTFONA DE ENTRADA (cf. Is 45, 8)

    Cielos, destine el roco nubes,

    derramen la victoria;

    brase la tierra y brote la salvacin.

    ORACIN COLECTA

    Dios todopoderoso,

    que, segn lo anunciaste por el ngel,

    has querido que tu Hijo

    se encarnara en el seno de Mara, la Virgen,

    escucha nuestras splicas

    y haz que sintamos la proteccin de Mara

    los que la proclamamos verdadera Madre de Dios.

    Por nuestro Seor Jesucristo

  • 5

    PRIMERA LECTURA

    Brotar un renuevo del tronco de Jes

    Lectura del libro del profeta Isaas 11, 1-5.10

    En aquel da brotar un renuevo del tronco de Jes, un vstago florecer de su raz. Sobre l se

    posar el espritu del Seor, espritu de sabidura e inteligencia, espritu de consejo y fortaleza,

    espritu de piedad y temor de Dios.

    No juzgar por apariencias, ni sentenciar de odas; defender con justicia al desamparado y con

    equidad dar sentencia al pobre; herir al violento con el ltigo de su boca, con el soplo de sus

    labios matar al impo. Sera la justicia su ceidor, la fidelidad apretar su cintura.

    Aquel da la raz de Jes se alzar como bandera de los pueblos, la buscarn todas las naciones y

    ser gloriosa su morada.

    Esta es palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL (Sal 72 [71], 1-2. 7-8. 12-13. 17)

    R/. En sus das florecer el justo y abundar la paz.

    Comunica, Seor, al rey tu juicio

    y tu justicia, al que es hijo de reyes;

    as tu siervo saldr en defensa de tus pobres

    y regir a tu pueblo justamente. R/.

    Florecer en sus das la justicia

    y reinar la paz, era tras era.

    De mara a mar se extender su reino

    y de un extremo al oro de la tierra. R/.

    Al dbil librar del poderoso

    y ayudar al que se encuentra sin amparo

    se apiadar del desvalido y del pobre

    y salvar la vida al desdichado. R/.

    Que bendigan al Seor eternamente

    y tanto como el sol, viva su nombre.

    Que sea la bendicin del mundo entero

    y lo aclamen dichoso las naciones. R/.

    ACLAMACIN ANTES DEL EVANGELIO

    R/. Aleluya, aleluya.

    Bienaventurada eres tu Virgen Mara,

    digna de toda alabanza;

    de ti surgi el sol de justicia,

    Cristo nuestro Dios.

    R/. Aleluya.

  • 6

    EVANGELIO

    Porque ella ha concebido por obra del Espritu Santo

    El evangelio segn san Mateo: 1, 18-23

    Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando Mara, su madre, desposada con Jos, y antes

    de que vivieran juntos, sucedi que ella, por obra del Espritu Santo, estaba esperando un hijo. Jos,

    su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pens dejarla en secreto.

    Mientras pensaba en estas cosas, un ngel del Seor le dijo en sueos: Jos, hijo de David, no

    dudes en recibir en tu casa a Mara, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espritu Santo,

    Dar a luz un hijo y t y le pondrs el nombre de Jess, porque l salvar a su pueblo de sus

    pecados.

    Todo esto sucedi para que se cumpliera lo que haba dicho el Seor por boca del profeta Isaas: He

    aqu que la virgen concebir y dar a luz un hijo, a quien pondrn el nombre de Emmanuel, que

    quiere decir Dios-con-nosotros. Esta es palabra del Seor.

    ORACIN SOBRE LAS OFRENDAS

    El Espritu Santo,

    que fecund con su poder el seno de Mara,

    santifique, Seor, las ofrendas

    que te presentamos sobre el altar.

    Por Jesucristo nuestro Seor.

    PREFACIO

    La bienaventurada Virgen Mara oy confiadamente al mensajero celeste

    V/. El Seor est con ustedes.

    R/. Y con tu espritu.

    V/. Levantemos el corazn.

    R/. Lo tenemos levantado hacia el Seor.

    V/. Demos gracias al Seor, nuestro Dios

    R/. Es justo y necesario.

    En verdad es justo y necesario,

    es nuestro deber y salvacin

    darte gracias siempre y en todo lugar,

    Seor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,

    por Cristo, Seor nuestro.

    Porque la Virgen crey el anuncio del ngel:

    que Cristo, por obra del Espritu Santo,

    iba a hacerse hombre por salvar a los hombres;

    y lo llev en sus pursimas entraas con amor.

    As, Dios cumpli sus promesas al pueblo de Israel

    y colm de manera insospechada

  • 7

    la esperanza de los otros pueblos.

    Por eso,

    los ngeles te cantan con jbilo eterno

    y nosotros nos unimos a sus voces

    cantando humildemente tu alabanza:

    Santo,

    ANTFONA DE LA COMUNIN (Is 7, 14)

    He aqu que la virgen concebir

    y dar a luz un hijo y le pondrn el nombre de Emmanuel,

    que quiere decir Dios-con-nosotros

    ORACIN DESPUS DE LA COMUNIN

    Seor, que los sacramentos que hemos recibido

    nos otorguen siempre tu misericordia,

    y, por la encarnacin de tu Hijo Jesucristo,

    salva a los que veneramos fielmente

    la memoria de su Madre, la Virgen Mara.

    Por Jesucristo, nuestro Seor.

    Santa Mara en Can

    El Signo de Can, segn la narracin evanglica (Jn 2, 1-12), pertenece al misterio de la

    manifestacin del Seor. Por esto la liturgia romana lo conmemora cada ao en la solemnidad de

    la Epifana del Seor: Veneremos este da santo, honrado con tres prodigios: hoy, la estrella

    condujo a los magos al pesebre; hoy, el agua se convirti en vino en las bodas de Can; hoy, Cristo

    fue bautizado por Juan en el Jordn, para salvarnos. Aleluya (Liturgia de las Horas 6 de enero II

    vsperas ant. al Magnificat); pero tambin en el tiempo ordinario, en el domingo II del ao C,

    celebra atentamente este comienzo de los signos. En esta manifestacin del Seor la santsima

    Virgen estuvo presente y activa, y por esto la liturgia la recuerda junto al Hijo, al cantar; por ti

    realiz tu Hijo el primero de sus signos; por ti el Esposo prepar el vino nuevo para su Esposa; por

    ti los discpulos creyeron en el Maestro (antfona de la comunin).

    En esta misa, por tanto, se celebra conjuntamente a Jess, el Seor, a la Iglesia, que se rene a

    partir del signo de Can, y a santa Mara Virgen: - en primer lugar, a Cristo, el Seor, que en

    Can, con el signo admirable, manifest su gloria y se mostr a s mismo: como el Mesas

    prometido por Dios (cf. Prefacio); como el Maestro, al que los discpulos se adhieren por la fe (cf.

    Antfona de entrada, Evangelio, Antfona de comunin); como el Seor, cuyos mandatos cumplen

    los sirvientes (cf. Prefacio); como el nuevo Moiss (cf. 1 Lectura, xodo 19, 3-8a), Autor de la

    alianza nueva y eterna; como el Esposo, que por su esposa la Iglesia, en la hora designada,

  • 8

    entreg su vida en la cruz (Prefacio), donde de su lado abierto man sangre y agua, smbolos de

    la redencin; - luego a la Iglesia o comunidad de los discpulos, que se unen a Cristo por la fe (cf.

    Oracin despus de la comunin), obedecen a sus preceptos (cf. Colecta, Prefacio), comparten las

    necesidades de la iglesia y preparan la llegada del Reino por la concordia de los espritus (cf.

    Oracin despus de la comunin); la Esposa amada, para quien el Esposo ofrece a diario el

    banquete nupcial (cf. Prefacio); - finalmente a la Madre de Jess, que por disposicin admirable

    estuvo presente en los misterios de nuestra salvacin (Colecta). La santsima virgen Mara, la

    misma funcin salvadora que desempe en Can, en los das de su vida mortal, a favor de los

    esposos y de los discpulos, la ejerce ahora desde el cielo, donde reina gloriosa, a favor de toda la

    Iglesia: preocupndose por el bien de los hombres, intercede ante el Hijo para que atienda a sus

    necesidades (cf. Prefacio); manda a los hombres que hagan aquello que (el) Hijo nos ha mandado

    hacer en el Evangelio (Colecta). Ms an, segn el sentido de la liturgia, hemos de estar

    convencidos de lo siguiente: la Madre de Jess, que estuvo presente en el banquete de bodas de

    Can, est presenta en el banquete nupcial eucarstico de la Iglesia. Por esto la comunidad de los

    fieles celebra todos los das la eucarista, reunidos en comunin ante todo con la gloriosa Virgen

    Mara.

    ANTFONA DE ENTRADA (Jn 2, 1.11)

    Haba una boda en Can de Galilea,

    y la madre de Jess estaba all.

    Cristo manifest su gloria,

    y creci la fe de sus discpulos en l.

    ORACIN COLECTA

    Seor, Padre santo,

    que quisiste, por disposicin admirable,

    que la bienaventurada Virgen Mara

    estuviese presente en los misterios de nuestra salvacin,

    concdenos,

    atendiendo a las palabras de la Madre de Cristo,

    hacer aquello que tu Hijo

    nos ha mandado en el Evangelio.

    Por nuestro Seor Jesucristo.

    PRIMERA LECTURA

    Lectura del libro del xodo 19, 3.8

    En aquellos das, Moiss subi al monte Sina para hablar con Dios. El Seor lo llam desde el

    monte y le dijo: Esto dirs a la casa de Jacob, esto anunciars a los hijos de Israel: Ustedes han

    visto cmo castigu a los egipcios y de qu manera los he levantado a ustedes sobre alas de guila y

    los he trado a m. Ahora bien, si escuchan mi voz y guardan mi alianza, sern mi especial tesoro

    entre todos los pueblos, aunque toda la tierra es ma. Ustedes sern para m un reino de sacerdotes y

    una nacin consagrada. Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel.

    Moiss convoc entonces a los ancianos del pueblo y les expuso todo lo que el Seor le haba

    mandado. Todo el pueblo, a una, respondi: Haremos cuanto ha dicho el Seor.

    Esta es palabra de Dios.

  • 9

    SALMO RESPONSORIAL (Sal 119 [118], 1-2. 10-11. 12. 14 15-16)

    R/. Dichoso el que cumple la voluntad del Seor

    Dichoso el hombre de conducta intachable,

    que cumple la ley del Seor.

    Dichoso el que es fiel a sus enseanzas

    y lo busca de todo corazn. R/.

    Te busco sinceramente,

    no dejes que me desve de tus mandatos.

    Dentro del corazn guardo tu promesa,

    para no pecar contra ti. R/.

    Favorece a tu siervo

    para que viva y observe tus palabras.

    breme los ojos para ver

    las maravillas de tu voluntad. R/.

    Mustrame, Seor, el camino de tus leyes

    y yo lo seguir con cuidado.

    Ensame a cumplir tu voluntad

    y a guardarla de todo corazn. R/.

    ACLAMACIN ANTES DEL EVANGELIO (cf. Lc 11, 27)

    R/. Aleluya, aleluya.

    Dichoso quien escucha la palabra del Seor y la pone en prctica.

    Dichosa la Virgen Mara que adher en todo a la voluntad de Dios.

    R/. Aleluya.

    EVANGELIO Hagan lo que l les diga

    Mara est presente en las dificultades de sus hijos, y con materna solicitud intercede con Jess para que done la ayuda

    necesaria para cumplir su voluntad. Y Jess consiente a los deseos y splicas de aquella que es madre suya y tambin

    madre nuestra.

    Lectura del santo Evangelio segn san Juan 2, 1-11

    En aquel tiempo, hubo una boda en Can de Galilea, a la cual asisti la madre de Jess. Este y sus

    discpulos tambin fueron invitados, Como llegara a faltar el vino, Mara le dijo a Jess: Ya no

    tienen vino. Jess le contest: Mujer, qu podemos hacer t y yo? Todava no llega mi hora.

    Pero ella dijo a los que servan: Hagan lo que l les diga.

    Haba all seis tinajas de piedra, de unos cien libros cada una, que servan para las purificaciones de

    los judos, Jess dijo a los que servan: Llenen de agua esas tinajas. Y las llenaron hasta el borde.

  • 10

    Entonces les dijo: Saquen ahora un poco y llvenselo al mayordomo. As lo hicieron, y en cuanto

    el mayordomo prob el agua convertida en vino, sin saber su procedencia, porque slo los sirvientes

    la saban, llam al novio y le dijo: Todo el mundo sirve primero el vino mejor y cuanto los

    invitados ya han bebido bastante, se sirve el corriente, T en cambio, has guardado el vino mejor

    hasta ahora. Esto que Jess hizo en Can de Galilea fue la primera de sus seales milagrosas. As

    mostr su gloria y sus discpulos creyeron en l.

    Esta es palabra del Seor.

    ORACIN SOBRE LAS OFRENDAS

    Seor, los dones que te presentamos con alegra

    transfrmalos en el Cuerpo y Sangre de Jesucristo, tu Hijo,

    que, a ruegos de su Madre,

    cambi el agua en vino

    realizando un signo que anunci de antemano

    la hora de su pasin gloriosa.

    Por Jesucristo nuestro Seor.

    PREFACIO

    La bienaventurada Virgen Mara manda a los sirvientes

    que cumplan las rdenes de Cristo

    V/. El Seor est con ustedes.

    R/. Y con tu espritu.

    V/. Levantemos el corazn.

    R/. Lo tenemos levantado hacia el Seor.

    V/. Demos gracias al Seor, nuestro Dios

    R/. Es justo y necesario.

    En verdad es justo darte gracias,

    y deber nuestro glorificarte, Padre santo,

    en esta celebracin de la gloriosa Virgen Mara.

    Ella, atenta con los nuevos esposos, rog a su Hijo

    y mand a los sirvientes cumplir sus mandatos:

    las tinajas de agua enrojecieron,

    los comensales se alegraron,

    y aquel banquete nupcial simboliz

    el que Cristo ofrece a diario a su Iglesia.

    Este signo maravilloso

    anunci la llegada del tiempo mesinico,

    predijo la efusin del Espritu de santidad,

    y seal de antemano la hora misteriosa

    en la que Cristo se adorn a s mismo

  • 11

    con la prpura de la pasin

    y entreg su vida en la cruz por su esposa, la Iglesia.

    Por l, los ngeles y los arcngeles

    te adoran eternamente,

    gozosos en tu presencia.

    Permtenos unirnos a sus voces

    cantando tu alabanza:

    Santo,

    ANTFONA DE LA COMUNIN

    Dichosa eres, Virgen Mara:

    por ti realiz tu Hijo el primero de sus signos;

    por ti el Esposo prepar el vino para su Esposa;

    por ti los discpulos creyeron en el Maestro.

    ORACIN DESPUS DE LA COMUNIN

    Alimentados por el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo,

    te pedimos, Seor,

    que, siguiendo el ejemplo de la Virgen Mara,

    nos unamos a Cristo por la fe

    y, compartiendo las necesidades de la Iglesia,

    preparemos la llegada de tu Reino

    por la concordia de los espritus.

    Por Jesucristo, nuestro Seor.