La Noche de Aix Wilcock J R

  • Published on
    06-Aug-2015

  • View
    80

  • Download
    0

Transcript

La noche de Aix Historias - De "Parsifal" A pesar de ser argentino Guido Falcone vivi en Pars, modestamente, la enseanza de la academia en dos idiomas: un antiguo y uno moderno. De hecho, l se haba apartado de Buenos Aires para escapar de la perspectiva de una existencia montona, ya que la presencia constante de sus amigos y familiares no le permitira ser independiente como l quera, pero haba seguido esta perspectiva, aunque con algunas demora, a travs del ocano, y de vez en cuando le obligaron a tomar decisiones incmodas, que luego no siempre se arrepinti. Por ejemplo, pasar el fin de semana en otro lugar. Eso fue malo, estos movimientos le sirvi a su regreso a apreciar ms claramente los beneficios de permanecer en casa, especialmente en invierno. As que dej un sbado Aix-en-Provence. Durante el viaje tuvimos el placer de molestar a la chica sentada junto a l, en primer lugar, cubriendo las piernas con su elegante abrigo viejo de camello, con la excusa del fro, a continuacin, tocando ligeramente el muslo bajo su abrigo. La joven, en excelentes condiciones, pero egosta, hizo a un lado la prenda sin decir nada y luego se baj del tren, en una de las estaciones que nadie excepto directamente afectados conoce o recuerda. Al salir del compartimiento mir con curiosidad al pretendiente frustrado y permiti un gesto casi imperceptible de desprecio. "Por qu lo desprecias?" Falcone se pregunt "por qu no me he lanzado a ella con un grito salvaje de la guerra de poseer desesperadamente en el asiento, abriendo sus piernas como un soldado invasor con guantes de cuero y spera al mismo tiempo romper con los dientes la punta de los senos por lo menos en ese momento hubiera tomado la forma de libertinaje y la posicin que mejor se excitan? Otros pasajeros que no tienen permiso. " Sin embargo, para un extranjero de ambiciones modestas que todava no tienen perfectamente las costumbres del pas, la aventura podra ser considerado satisfactorio, pero el resto del viaje, entre los hombres que fumaban y leer cada semana y de vez en cuando levantaba para mirar por las ventanas el corredor que crean que un paisaje y, en realidad, era nada ms que cada uno de ellos una diferente y casi aterradora de una frase apareci como permanente temporal, se convirti en demasiado tiempo y poco a poco se volvi el brillo festivo de contacto bajo la abrigo. El tren lleg a Aix al atardecer. Sin prisa y sin esfuerzo, Falcone intent una modesta pensin para pasar la noche y encontr el valo de la avenida que rodea la ciudad vieja. Acept la habitacin que le ofrecieron, dej su maletn sobre el tocador de mrmol y se fue a comer. En el camino se acord de su casa de ensueo: un nio que mostr un paisaje plano de casas en la orilla opuesta del ro Amarillo como el Plata, y dijo: ". No s lo hermoso que era todo en 1810" Lo irreal comenzando a agregar a la coleccin de escenas reales que an conserva su lejano pas, le gustaba evocar escenas como quien lee un libro de poesa. Despus de la cena caminamos por las calles de la ciudad y se qued un momento, sin espectadores, frente a la casa de Czanne. En una sala del Cours Mirabeau dio una vieja pelcula argentina y un documental sobre los animales salvajes de frica. Entr la luz amarilla de un desierto con jirafas que viajaron sin un destino preciso en la pantalla, quera encontrar entre las largas filas de asientos vacos una de esas mujeres solteras que esperan al viajero sin una familia que sostiene una mano fra y en vano la atencin a la los pantalones calientes en las sombras, ms deseo de compaerismo que cualquier otra cosa. Pero no pude encontrarlo. Los animales de frica eran ms o menos lo mismo. De repente, despus de un intervalo durante el cual la direccin de la pelcula no se atrevi a encender las luces porque le daba vergenza ver la sala tan vaca, apareci en la

pantalla imperturbables caras rectangulares de la familia argentina como un nio que haba estado hablando en francs en un barrio poblado por Norte delicatessen en reposo y en actividad de las prostitutas. Los fragmentos de la Diagonal, una entrada de metro, un camino de "paraso" incluso podra verdadero falso, como en el marco acadmico. Cuando sali, el mistral persisti en las islas amontonando escombros amarillas irregulares de los pltanos. Encontr la casa de huspedes cerrada y la oscuridad, sin embargo, todas las casas del vecindario ya estaban cerradas y oscuras, en silencio. El silencio de los campos nunca es tan completa como la de una ciudad, la zona en la que el hombre se ha retirado temporalmente de la vida que no duerme por la noche. Detrs del uniforme fachadas podra suponer, sin embargo, en la oscuridad en el interior, como el vago destello de un lienzo que representa a un edificio, el aliento caliente de las larvas y palpitante, la grasa y suave, de tantos paralelo humano distribuida o perpendicular en sus camas a diferentes alturas en un segundo piso, en un tercer plano. Falcone son la campana durante mucho tiempo y por fin se dio cuenta de que la seora se haba quitado antes de irse a la cama. Dio unos golpecitos en la puerta, l llam, pero prudente su voz, porque un poco le daba miedo la idea de perturbar a la multitud invisible entre mantas, ni lloraba por la noche en un cementerio, sin saber que uno de los enterrados tuvo que correr a su apelacin. Era medianoche cuando l dio, sin rencor porque para ser honesto, nunca ignor lo difcil que era penetrar en la morada de los hombres. Aix invernada decididamente incomprensible bajo las constelaciones del hemisferio norte, slo las estatuas, figuras de la muerte y el olvido, se atrevi a ofrecer a travs de sus peridicos smbolos: un rollo de papel, un cetro, una bandeja con fruta comestible. El nico hotel que abri Falcone se encuentra en el Cours Mirabeau, estaba lleno, aqu la sugiri otro hotel cerca de la estacin, que era an ms completo que el primero, de hecho, de acuerdo con el portero contena un equipo de ftbol entero. Se mantuvo la "Roi Ren", pero era demasiado caro para Falcone, ms concretamente, sus precios no corresponden a ninguna realidad conocida, como suele suceder con los hoteles frecuentados por los famosos: despus de pagar por una habitacin al precio de una bicicleta o un vestido de verano parece ilgico renunciar a estos elementos para ir a dormir. Guido Falcone dio cuenta de que tendra que pasar la noche al aire libre. El centro de Aix, tal vez porque la ciudad no fue bombardeada suficiente, carece de terrenos baldos y jardines. Falcone se sent en un banco en una especie de plaza frente al casino, que era el nico edificio con las luces encendidas, con excepcin de una luz roja en forma de cubo colgado en la puerta de la comisara de al lado. El lugar era demasiado abierto y el mistral flua como un ro en donde la oscuridad navigassero rboles contra la corriente. Despus de un cuarto de hora, el desconocido pas entre rejas largas en la calle de Marsella, lleg al cementerio, sin embargo, volvi, recordando que cuando hace fro no debe alejarse mucho del centro de la ciudad, ya que se est calentando sus alrededores. Pasado a travs de un camino de tierra, entre las casas bajas, vio el vaco de un terreno baldo. La tierra fue rodeada por una pared de ladrillo desnudo, con un agujero poligonal casi circular como los que se usan para abrir las paredes circundantes de las parcelas vacas, la ampliacin progresiva de un agujero iniciado por los nios que ponen el dedo en todas partes y completado por los adultos que poseen plan de aquellos lugares donde el hombre es libre generosidad y los beneficios que la naturaleza virgen se extiende a tierras lejanas, poco pobladas y de difcil acceso para el ciudadano comn: no se nos permite lanzar objetos rotos, sin discriminacin ni rechazo de hierro y de barro cocido, hay que que ofrece la emocin satisfactoria para el propsito de ocultar lascivo, solo o acompaado. Guido Falcone se subi a los ladrillos y entr.

El interior fue relativamente abundante vegetacin, as como una especie de hiedra en la pared, haba rboles, arbustos y rboles perennes, pero la tierra estaba cubierta en gran parte con escombros, restos de edificios antiguos. Falcone preparada con hojas y ramas una almohada debajo del rbol, se sacudi las piedras ms molesto, que pic la espalda a travs de la ropa, arbustos arranc una serie de ramas para cubrir la parte de las piernas de la capa izquierda descubrimiento. Por ltimo, encendi un cigarrillo y se fue a la cama. Al principio se sinti tranquilo, entonces las molestias. No poda dormir rostro hacia el cielo, y en un plano ms bajo de la conciencia es una frase musical repetida cclicamente vulgar y agotador. Pasaron haciendo caso omiso de los gatos que van sobre sus tareas intermitente nocturna, sus intereses incomprensible para el hombre; ratones robo en la hiedra, el silencio pareca lleno de araas. Falcone se imagin que su enemigo, un pequeo dspota disfrazado de campaa de Napolen en Rusia, con un largo abrigo de solapas anchas, he buscado por todas las calles de Aix, pero no en Poitiers, seguido por una patrulla obediente, quejndose del fro. l senta que estaba flotando en el cielo, sinti la rotacin silenciosa de la tierra; rpido a travs de la sombra inmensa, incontenible, estrella fugaz en la noche al crepsculo marginal. El viento se haba calmado y estaba ms fro y las hojas son brillantes reflejan la luz de una lmpara de la calle ahora pareca muy lejano de vidrio, agujas de aire. A medida que los turistas viendo de las ranuras de la hlice a escala de una torre de los arbotantes alrededor comienza a tener una idea de ascender y visita al teatro catedral o castillo, as Falcone seal ms claramente el carcter nico de la noche. En su tierra balda inocente y modesto de Aix, donde siglos pasados y futuros parecen solaparse abolida por la inutilidad de sus eventos importantes bajo el techo de ese helado tiempo en Europa y en el silencio sin ladrar de los perros, un estadounidense se agach entre los tejidos lana de oveja como los primeros habitantes de Francia, que quizs eran negro, ya pesar de una preparacin literaria de muchos aos o tal vez por eso, poda sentir la intensidad de la pureza de la noche que podra mejorar cualquier momento del hombre despierto Magdaleniense, y exiliado de la guarida de la familia, porque ha roto un rito mgico deambula por el valle del Rdano, todava no totalmente liberado del hielo, durmiendo bajo los rboles como Falcone, esperando el ataque de otra familia o saltar tigre prehistrico letal . Al mismo tiempo, casi aislado del fro en una multifactica inviolable aire congelado que, aunque no lo suficiente como para hacerle creer a ser el nico hombre en el mundo, no est prohibido, sin embargo, puede ser considerado como el ltimo superviviente de una campaa donde todo el mundo se haba dado por vencido, se senta como un smbolo en la mayor parte de la noche, la total ausencia de cualquier deseo de expresar su soledad vertiginosa, encarnarlo en cualquier esquema de comunicacin que no era un ttulo sin otro destinatario que el sabor de la evocacin por ejemplo: "La noche que dorm en un pramo de Aix", o ms simplemente "La noche de Aix". Y que su confianza en el futuro que nadie entendera su experiencia, ella ni siquiera se interesa, es la mejor prueba de la esencia misma de la experiencia, lo que era la soledad. Cmo esos problemas de la solucin ligeramente tedioso que se le pregunte para ayudar a la conciencia a derretirse en las aguas que fluyen a las cuevas subterrneas del sueo, Falcone se preguntaban hasta dnde habra que ampliar la soledad para llegar a abolir el arte. No slo en el cielo ahora nublado suficiente una noche para remontar una civilizacin y volver al principio, a la sombra de los rboles y la planta de cojn. Pero estos pensamientos de una metafsica inexacto, a la alemana, que a veces se le ocurri cuando l cerr los ojos, que eran una consecuencia de sueo o era la causa?En la cada de contradicciones fundidos, se abri una puerta y se cay en un tiempo infinito, tan rpido que desde el primer momento perdi de vista la altura desde la que cay. Slo un

santo, pens Falcone casi dormido, es totalmente espiritual, slo un santo es enteramente material ... Poco a poco un resplandor brumoso que anunciaba la aparicin de la luna hizo perceptible una especie de depresin por la tierra, al final del cual pasaron los callejones sin salida, pero invisible desde la esquina donde pedregoso Falcone se durmi y se despert a intervalos como esos soldados que duermen en el tren y an despertar en cada parada o al menos abrir un ojo velado porque instintivamente no creen en la inmutabilidad de las distancias ni la benevolencia de las fuerzas ocultas que gobiernan la distancia y la velocidad del tren. So que bombardearon Buenos Aires. Fue una revolucin contra el dictador, que en el sueo se llamaba Conejo, y el pueblo le dio grandes muestras de entusiasmo. Falcone anduvo solo entre la multitud aterrorizada feliz, sin embargo, dos o tres bombas cayeron cerca, pero pronto aprendi a eludir el efecto. Tuve que mirar hacia arriba para verlos llegar, cuando una bomba se acercaba, tena que acostarse en el suelo a cuatro patas y se aferran a las grietas del suelo agrietado con el fin de soportar mejor el impacto de la cada. Momentos despus de una especie de viento lo arrastr a gran velocidad, radialmente lejos del centro de la explosin, el nico peligro de este cambio dramtico fue la posibilidad de chocar con un objeto. En todas partes se levant brillo rojo como el fuego. A las tres y media comenz a nevar, la blancura de la luna slo persisti extendida en el cielo. La nieve no se derrite cuando toca la tierra bajo el rbol se produjo apenas unos pocos copos aislados hasta que el sarmiento no se dobla bajo el peso de su nuevo adorno y le dio la vuelta a Falcone. Se puso de pie, mir con admiracin sustancia que pareca el ms puro de la tierra, se extendi generosamente sobre los temas hasta entonces ms o menos confundido su paisaje poco y ahora claramente definido en sus contornos suaves y blancas, y dej el campo en blanco, al entrar, con la sangre realzada por la felicidad de nieve. Empez a caminar de nuevo por la propiedad de la ciudad en los mismos criterios que el caminar a un perro en Pompeya, es decir, sin ningn vnculo con la arquitectura del lugar y su importancia histrica, si no bajo el aspecto de los obstculos a la piedra fuerza no menos importante, el arquelogo ms consciente, etnlogo y poeta, a obedecer el diseo de la manera inmemorial hasta el da excavado. Y en su caso, adems de la apreciacin visual disminuida por la nieve y el sueo, que en conjunto ascendieron a hambre indefinida que se siente al caminar al perro, me llev a la casi instintiva intencin de encontrar un refugio en el fro menos ubicuo . Finalmente llegaron a una plaza con algunos rboles, junto a un monasterio, donde un pabelln abierto o prgola, probablemente diseado en el pasado para proporcionar la circular que alcance musique militaire requiere menos tiempo en sus clnicas, ofrecindole los restos del techo cnico.Unos minutos ms tarde, a veinte metros de la prgola incluso detrs de una pared lo suficientemente alta como para no dejar que las tentaciones, los monjes comenzaron a cantar oa quin ms estaba en ese prisionero vivo monasterio para ser ms libre, como en una prisin de abajo; cantando melodas que una vez que han sido felices y ahora gracias al sistema astuto para extender el tiempo pareca demasiado triste y desgarrador an. Cantaban a las cuatro de la maana, sin dormir resentido, pero la nieve suelta slo su voz. Falcone estaba sentado en el suelo con las piernas estiradas y la espalda apoyada en un pilar de hierro, tan incmoda que no poda ni pensar ni dormir. Alrededor continu nieve sin viento en la oscuridad, ya que estaba nevando en la tierna historia de Joyce, el polvo amarillo de los pltanos, la explanada de grava y piedra sull'aula donde los derviches evasionisti cantando sus oraciones simples pensando desayuno refrescante,

los nidos abandonados y baos pblicos en el camino a Avignon y Marsella en el camino. Como cuando uno escucha una hermosa sinfona de algn compositor interminable alemn del siglo XIX, con sus repeticiones y sus momentos de distraccin verdadero y el vaco incluso mental, redimido por destellos de xtasis sublime de otras esferas, Falcone empez, entumecido e inconsciente casi en su columna de hierro, a aburrirse de la duracin y el malestar de la noche, como el cansancio y el fro impidi, en sus momentos de claridad de percepcin, a obedecer el impulso de levantarse y seguir caminando hacia el plido Villa Crepsculo, visitando con el tipo de afecto que haba en l una consecuencia natural de una intimidad no se comparte con otros, l puede sentir el afecto por su gallina gallinero solo. Sin embargo, cuando por fin empez a da, con esa lentitud a pesar de prometer todo de una maana de invierno, Falcon sali de la prgola y comenz a vagar por las calles de la luz elctrica ocre superado el amanecer gris de manchas amarillentas blanco, perdiendo su noche de austeridad tragedia potica lminas para volver a su condicin de hileras de casas de hombre sumiso. Tanto es as, de hecho, hizo servil amanecer lechoso, que Falcone a la vez se encontr con el primer caf abierto. Caminamos, como quien regresa de una montaa alta o arena y el desierto deshabitado distante, como si hubiera encontrado la cafetera abri sus puertas despus de la inundacin o una explosin atmica, como si esas cinco personas, el dueo y barman despeinado que an no haban despojado de su mscara clientes escuetas campesinas latentes y tres para los madrugadores todava salud con gotas de nieve derretida en los zapatos, que eran actores rpidamente se reunieron a travs de telegramas para ofrecer, en nombre de las autoridades municipales suaves, sin embargo, deseaba mantener la "de incgnito, una digna recepcin con motivo de su regreso triunfal a la civilizacin. Reforzado por el caf y el zumbido de la conversacin humana trivial y conocido, el bho nocturno joven decidi considerar cerrado su iniciacin juicio no es del todo involuntaria, su ejercicio de desapego de ritmo social, el primer da de un proceso de reversin con la ayuda de suerte podra hacer de l un verdadero viajero sobre la tierra, y luego regresar a la mesa, como uno que empieza con decisin hacia el Santo Grial con el apoyo de la seguridad de su castidad. En un banco verde de la avenida esper sentado en frente de la puerta. Estaba lloviznando, derritiendo la nieve en las ramas de ventaja sobre el avin. Las siete y media abrimos la ventana en el piso superior; Falcone, llam, con los brazos extendidos en la cruz est casi expuesta a los reproches injustos y se preguntan teido de odio a los dos propietarios que se enfrentan y finalmente consegu la mujer bajara y el pozo se abri la puerta. En la sala inviolable sin cuadros en las paredes, el aire era clido, en el tocador de mrmol esperando su maleta, sin darse cuenta de la lenta elegancia cromtica que sin duda ha ido cambiando de color durante la noche, al entrar por las rendijas de las persianas Reflexiones a partir de la luz elctrica, la luna, la nieve y el gris amanecer. Y como una metamorfosis final del color de la piel, mientras que Falcone se quit los calcetines mojados y le sec los pies con la toalla, se cay una vez en la maleta todava la construccin de la primera banda de sol brumoso, que finalmente cruz la lluvia pasando sin deformacin del techo de una fbrica y un letrero que deca "Du Bo, Du Bon du Bonnet." El mejor viajero cerr los postigos, se fue a la cama y se qued dormido de inmediato, con la noche encerrado en la memoria. J. Rodolfo Wilcock

Parsifal , Adelphi 1974