Fiel a su tradicin

  • Published on
    06-Mar-2016

  • View
    223

  • Download
    4

DESCRIPTION

Semanario de Comunidad Cristiana

Transcript

Un Dios de CruzSemanario de orientacin catlica Morelia, Mich., Domingo 17 de Abril de 2011 IV poca Ao LIX N 2473 $6.00www.arquidiocesismorelia.com.mxLa huella deJuan Pablo IIen AmricaViaj sin cesar, incluso en losltimos aos, a pesar de la pre-cariedad de su salud, promo-viendo con fuerza la NuevaEvangelizacin, la PromocinHumana y la Cultura CristianaReligiosasviven retiroscuaresmalesPginas 18 y 16Pginas 20 y 21Mons. Juan Espinoza, llam ano instalarnos en conductas oactitudes que nos impidanavanzar con presteza alencuentro del SeorNuestras cruces no tienen senti-do si no las incorporamos a laCruz de Cristo. No todo sufrimien-to es cristiano, sino slo el quenace del seguimiento de Jess...(Pgs. 24 y 25)Fiel a su tradicinFiesta purpecha La bicentenaria imagen del Seor de laColumna trada de Tzintzuntzan se venera conprofunda devocin en San Andrs Tzirndaro El sentido del sufrimiento en la vida loencontramos en amar, en hacer el bien, aun-que se nos parta el alma Pginas 14 y 15Puntde encuentrReflexinEl acontecerNios 'se llenan' de la Palabra de Dios (Pg. 17)Consagran Altar en Tzitzio (Pg. 17)Monaguillos por la paz, en Tlalpujahua(Pg. 16) Reunin de Formadores de Catequistas (Pg. 18)Fe... y cultura Pastoral Diocesana: La Pastoral Diocesanaal servicio del Rey de reyes (Pg. 9) Siguiendo a Jess: He aqu que tu Rey vie-ne a ti (Pg. 11) Literatura Mexicana: La literatura de Melchor Ocampo (Pg. 12) Arte Sacro: Tlalpujahua: Parroquia Santuariodel Carmen (I) (Pg. 13)Jess sabe que su camino ir ms all: no acabaren la cruz. Sabe que su camino rasgar el velo en-tre este mundo y el mundo de Dios; que l subirhasta el trono de Dios y reconciliar a Dios y al hombreen su cuerpo...Benedicto XVI, Homila Domingo de Ramos, 2010Esta semana, entre otras cosas... Cartas a M Mismo (Pg. 6); Contextos (Pg. 6); Los Lectores Preguntan (Pg. 7);Iglesia y Mundo (Pg. 7); Santoral (Pg. 8)EL SEOR DE ARAR,por un acuerdo de hacesiglos entre las comunida-des de San Pedro y SanPablo de Zinapcuaro yde San Buenaventura deArar, comparten el SantoCristo de aquella locali-dad, de manera que du-rante 50 das, permanecela bendita imagen en laParroquia de Zinapcua-ro: desde el jueves de lallamada Semana de Pa-sin hasta la fiesta de laAscensin del Seor. ( PG. 16 )3DIRECTORIO EditorialUna celebracin festiva queatestige la experiencia delmisterio con gratitud, humil-dad y apertura a la gracia queDios comunica a sus hijos fieles a travs delas acciones litrgicas. La accin pastoralde la Semana Santa est ntimamente vin-culada con las acciones litrgicas, pues enellas encuentra su razn y su meta. Accinpastoral y accin litrgica son develaciny participacin en el Misterio de Dios.Hoy, Domingo de Ramos, comenza-mos a rememorar el misterio sangriento,s, pero sobre todo amoroso de nuestra sal-vacin. Se inician las celebraciones con laaclamacin de Jesucristo, que entra victo-rioso a Jerusaln. La humildad demostra-da anticipa la humillacin a la que se so-meter el Hijo de Dios hacindose obedien-te hasta la muerte, y una muerte de cruz. Y almismo tiempo anuncia tambin su victo-ria, pues el Apstol dice que a su Nombrese doblar toda rodilla por eso Dios lo exal-t sobre todas las cosas. Al contemplar la hu-millacin de Cristo, somos invitados a po-ner en juego toda nuestra libertad. Si con-templamos profundamente los misteriosde la Pasin del Seor, no quedaremos in-diferentes. Tampoco podemos reducirnuestra reaccin a una celebracin msque no resulte significativa. De ah la granposibilidad de dedicar toda una semanapara acompaar al Seor.El Evangelio no slo seala los ltimosmomentos de la vida terrena de Jesucris-to, tambin las mltiples reacciones demuchos personajes. Quiz podamos en-contrar un punto de contacto entre ellos ylo que va siendo nuestra vida.Conviene resaltar que, aunque nues-tras acciones hayan conducido a Cristo asu Pasin y Muerte, lo cierto es que ha si-do l quien ha decidido recorrer ese cami-no. Es l quien decide dnde celebrar laPascua y sabe lo que suceder. Jesucristo,incluso cuando es vejado y golpeado conviolencia, acta como el verdadero prota-gonista que llena de sentido la sinrazn dequienes lo maltratan y burlan. En todomomento es su amor, s, su amor, el quevence hasta el punto de que, en el momen-to mismo de su agona y expiracin, quie-nes estn all exclaman: ste realmente eraHijo de Dios.El dominio del Seor, de su amor, sloes perceptible para quien se adentra en elmisterio de su sufrimiento. Sin pasar porl, uno se queda ante una tumba selladacon una piedra y custodiada por unosguardias. Lo absurdo del pecado se con-suma en la necedad de alguien que se di-ce Dios y entrega la vida. En cambio, quienbusca conocer el Corazn de Jess y elAmor que le lleva a recorrer el camino delCalvario, acaba conociendo la Buena Nue-va de su victoria.En esta Semana Santa, tu Rey arribapara tomar posesin de su trono en tu co-razn. Es tu Rey, el hijo de David. Qutrono le dars? Cuntas vanidades, adhe-siones al pecado, inquietudes mundanas,perezas, pensamientos de dinero, usur-pan tu interior? Se acercan das de tinie-blas y a la vez de gloria. De qu lado esta-rs? Qu estandarte llevars? Y t, que ingresas ahora con tus pal-mas en esta Semana Santa que hoy se ini-cia, qu papel jugars? O querrs jugarjugarte en tu verdadero papel de hom-bre, varn o mujer cristianos, al lado deCristo, seguro esfuerzo, ruda batalla, cal-vario, corazn intrpido, ganas de obrar,de ardua accin, de puja, de conquista, dedrama, hacia el seguro triunfo de la Resu-Por la Pasin a la ResurreccinMensaje Episcopal de Semana SantaAl iniciar la celebracin de la Se-mana Santa, los Seores Obis-pos Auxiliares y un Servidorqueremos dirigirnos a toda lacomunidad diocesana invitando a todosa vivir intensamente estos grandes miste-rios de nuestra fe en los que nos unimos aCristo que padeci, muri, fue sepultadoy resucit para salvarnos. Tenemos claraconciencia de que nuestra misin comosucesores de los Apstoles consiste endar testimonio de Cristo Resucitado pre-gonando y custodiando la tradicin apos-tlica en nuestra amada Arquidicesis yen el mundo entero.Por la gracia de Dios y la benevolenciadel Santo Padre Benedicto XVI se ha agre-gado al Colegio Episcopal nuestro her-mano Mons. Juan Espinoza Jimnez, co-mo nuevo Obispo Auxiliar de Morelia.Con gratitud y alegra vivimos el ministe-rio episcopal en una relacin de amistady profunda comunin, reconociendo quelos dones que el Seor ha concedido a ca-da uno vienen a remediar las propias li-mitaciones humanas. As deseamos ofre-cer un testimonio de caridad colegial yfraterna que haga ms creble nuestro ser-vicio y nuestro mensaje.La vspera del Jueves Santo, al agrade-cer el don del sacerdocio que Cristo insti-tuy en la ltima Cena, renovaremos connuestro Presbiterio el propsito de cum-plir entre nosotros el mandamiento nue-vo de la caridad y seguir el ejemplo de hu-mildad del Seor que se inclin a lavar lospies de los apstoles. Pedimos la graciapara todos los bautizados, pero especial-mente para los que recibimos el Sacra-mento del Orden de ser, como Jess, unmodelo de amor y de servicio. El Evange-lio de San Juan introduce el relato del la-vatorio de los pies afirmando que Jessam a los suyos hasta el extremo (13, 1).El camino de la Cruz que recorrinuestro Seor hasta el Calvario es tam-bin hoy la gran exigencia para sus disc-pulos: el que quiera venir Conmigo, to-me su cruz y sgame. La vida en s es unacruz: el trabajo, los compromisos asumi-dos, la convivencia con toda clase de per-sonas, el cansancio y las mltiples adver-sidades. Pero todo ello es la oportunidadpara perseverar y poder llegar al final pa-ra decir como Cristo en la Cruz: todo es-t cumplido. El viernes contemplare-mos en el Va Crucis y en el Oficio de laPasin y Muerte del Seor la belleza y lafecundidad de la Cruz Redentora.El Sbado Santo entraremos en el granmisterio del silencio, de la soledad, de eseterrible sentimiento de abandono que ex-periment el mismo Jess al gritar con laspalabras del Salmo: Dios mo, Dios mo,por qu me has abandonado? Cristomoribundo hace suya la afliccin de todoun pueblo que sufre por el ocultamientoo ausencia de Dios. Como hermosamenteexplica el Papa Benedicto XVI en su lti-mo libro sobre Jess de Nazaret: mien-tras Jess pronuncia las primeras pala-bras del Salmo 22, se cumple ya la totali-dad de esa magnfica oracin, incluidatambin la certeza de que ser escuchadoen la Resurreccin. El grito en el extremotormento es al mismo tiempo certeza dela respuesta divina, certeza de la salva-cin, no solamente para Jess mismo sinopara muchos (pgs. 250-251).Con el gran acontecimiento de la Re-surreccin gloriosa de Jesucristo, resuenahoy vigorosa y firme la proclamacin dePablo, que no propone palabras suyas si-no el testimonio que los Doce en formaunnime dieron al mundo: Lo primeroque yo les transmit, tal como lo haba re-cibido, fue esto: que Cristo muri pornuestros pecados segn las Escrituras,que fue sepultado y que resucit al tercerda segn las Escrituras. (1 Cor 15, 3-4).Los Obispos entendemos que nuestra mi-sin apostlica consiste en proclamar es-te anuncio en el mundo de hoy tan nece-sitado del don de la paz y del gozo quenos proporciona la victoria de Cristo so-bre el pecado, la violencia y la muerte.Que la Paz de Cristo Resucitado estcon todos Ustedes. Con nuestro afecto ybendicin.+Alberto Surez Inda,Arzobispo de Morelia.+Octavio Villegas Aguilar,+Calos Surez Czares,+Juan Espinoza Jimnez,Obispos Auxiliares de Morelia.Morelia del Sagrado Corazn, a 15 deabril de 2011.FUNDADORPbro. Dr. Alberto Carrillo Czares.DIRECTORPbro. Guillermo Reyes Carmona.SUBDIRECTORManuel Santos Avils Snchez.Diseo y Redaccin:Francisco Javier Hernndez Rodrguez,Juan Carlos Huante Pacheco.Correccin:Juan Manuel Ferreyra CerriteoDigitalizacin: Alejandro Syago Rodrguez.Reporteros y Corresponsales: AlbertoCaldern Ramrez Dulce Mara TorresMurillo Moiss Maldonado Lpez (Bajo) Osvaldo Nateras Tapia (Jungapeo) Omar Ortiz Bravo (La Piedad) Colaboradores: P. Vctor AlejandreDomnguez (Coord. Esspacio-MMissin) P. Jos Luis Arriaga Lpez (Passtoral Familiar) P. Rigoberto Beltrn Vargas (Passtoral Social) P. Rubn Cervantes Gonzlez (Puntoss deReflexin) P. ngel Espino Garca (MedioAmbiente) Juan Manuel Ferreyra Cerriteo(Santoral y Cruciverbo) Leopoldo GonzlezQuintana (Contextoss) P. Israel GonzlezSalazar (Literatura Mexicana) R.M. Pilar LleraFanjul, FMA (Vida Conssagrada) P. J. Trinidad Lomel Ochoa (Siguiendo aJessss) Mario Medina Correa Mac (Cartass aM Missmo) P. Ramn Pegueros Quiroz ElPadre Pegueros ((Loss Lectoress Preguntan) Hna. Alejandra Samaniego Maya (Pastoral dela Movilidad Humana) ((Passtoral de Migrantess) P. Leopoldo Snchez Prez (Plan de Passtoral) Roco Santoyo Gonzlez (Mi Disscapacidad yYo) P. Phillip Schoofs McCarthy (Coord. Cassossde Critass) Teresita Villaseor Vargas (Antena)(Las opiniones vertidas en los artculos firmadosson responsabilidad de sus autores y noreflejan necesariamente el punto de vista delPeridico). Comunidad Crisstiana agradece, perono se responsabiliza, por materiales escritos,grficos o digitales no solicitados.Seccin Comu-NNioss: Martha RuanoHurtado (Coordinadora) Mara ElenaCaballero Daz (Vietas) Emelina CruzDurn, J. Froyln Mora Palacios, JuaniRuano Hurtado (Colaboradores).Enlace (Seccin Juvenil): Jhocelyn Bazn(Coordinadora) Pedro Garca (Diseo).Administracin: L.A.E. Elva Patricia Snchez Chvez.Contabilidad: C.P. Urania Mara Prez Castro.Circulacin: Juan Carlos Caraza (Morelia) No Tzintzn (otras localidades) Juan Carlos Argueta, Jorge CaldernRamrez y Andrs Martnez Ramrez.Domicilio: 1 de Mayo 335, Centro,Morelia, Mich., Mxico, C.P. 58000.Telfono: (01-443) 317 24 77 313 96 67 (Fax).Internet: www.arquidiocesismorelia.com.mxCorreo electrnico (e-mail):semanariocomunidad@yahoo.comsemanariocomunidad@prodigy.net.mxComunidad Crisstiana, peridico semanal delDomingo 17 de Abril de 2011. EditorResponsable y Distribucin: Manuel SantosAvils Snchez. Nmero de Certificado deReserva otorgado por el Instituto Nacionaldel Derecho de Autor: 04-2006-101313033100-101. Nmero de Certificado de Licitud deTtulo: 13156. Nmero de Certificado deLicitud de Contenido: 10729. Domicilio de laPublicacin: 1 de Mayo N 335, Centro, C.P.58000, Morelia, Mich. Impreso en Impressosscon Calidad, Prol. Calzada de los Hroes 208,Col. Martinica, Len, Gto., C.P. 37500.Distribucin: Comunidad Cristiana,1 de Mayo N 335, Centro C.P. 58000,Morelia, Mich.Comunidad Crisstiana fue fundado el 300de Agosto de 1952. Su Cuarta poca secomputa a partir del N 1681 de 1 deOctubre de 1995.Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 24734 PALABRA DE DIOS Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473Entrada: Queridos hermanos en Cristo, empezamoshoy la Semana Santa. Esta es una semana solemne en laque vivimos con Cristo su Pasin, Muerte y Resurrec-cin. Hoy conmemoramos la entrada victoriosa de Cris-to en Jerusaln para consumar su Misterio Pascual,acompandolo con las palmas en las manos, con cantosen nuestra boca y una gran alegra en el corazn. Reci-bamos al Mesas pobre y humilde como nuestro Rey ySalvador.Bendicin de los ramos: Los ramos que agitamos ennuestras manos son signo de nuestro amor a Jess. Queellos expresen la entrega definitiva de nuestros corazones.Evangelio: Escuchemos el relato de la entrada triunfalde Jess a Jerusaln.Lecturas: La Lectura de la Pasin del Seor, tan sobre-cogedora y elocuente por s misma que se impone el silen-cio para meditarla y vivirla en la fe y en el amor. Herma-nos, pongamos atencin y escuchemos con reverencia es-te gran mensaje de amor.Primera Lectura Is 50,4-7En aquel entonces, dijo Isaas: El Seor meha dado una lengua experta, para que pue-da confortar al abatido con palabras dealiento.Maana tras maana, el Seor despierta mi o-do, para que escuche yo, como discpulo. El SeorDios me ha hecho or sus palabras, y yo no heopuesto resistencia ni me he echado para atrs.Ofrec la espalda a los que me golpeaban, la me-jilla a los que me tiraban de la barba. No apart mirostro de los insultos y salivazos.Pero el Seor me ayuda, por eso no quedar con-fundido, por eso endurec mi rostro como roca y sque no quedar avergonzado.Salmo Responsorial Sal 21 R/. Dios mo, Dios mo, por qu me has abandonado?Todos los que me ven, de m se burlan; me hacen gestos y dicen: Confiaba en el Seor, pues que l lo salve; si de veras lo ama, que lo libre. R/.Los malvados me cercan por doquiera como rabiosos perros. Mis manos y mis pies han taladrado y se pueden contar todos mis huesos. R/.Reparten entre s mis vestiduras y se juegan mi tnica a los dados. Seor, auxilio mo, ven y aydame, no te quedes de m tan alejado. R/.A mis hermanos contar tu Gloria y en la asamblea alabar tu Nombre. Que alaben al Seor los que lo temen. Que el pueblo de Israel siempre lo adore. R/.Segunda Lectura Flp 2,6-11Cristo, siendo Dios, no consider que debaaferrarse a las prerrogativas de su condi-cin divina, sino que, por el contrario, seanonad a S mismo, tomando la condi-cin de siervo, y se hizo semejante a los hombres.As, hecho uno de ellos, se humill a S mismo y porobediencia acept incluso la muerte, y una muertede cruz.Por eso Dios lo exalt sobre todas las cosas y leotorg el Nombre que est sobre todo nombre, pa-ra que, al Nombre de Jess, todos doblen la rodillaen el Cielo, en la tierra y en los abismos, y todos re-conozcan pblicamente que Jesucristo es el Seor,para gloria de Dios Padre.Aclamacin Flp 2,8-9R/. Honor y gloria a Ti, Seor Jess.Cristo se humill por nosotros y por obediencia acept incluso la muerte y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exalt sobre todas las cosas y le otorg el Nombre que est sobre todo nombre. R/.Pasin de Nuestro Seor Jesucristo segn San Mateo (26,14-27,66)En aquel tiempo, uno de los Doce, llamadoJudas Iscariote, fue a ver a los sumos sacer-dotes y les dijo: Cunto me dan si les en-trego a Jess? Ellos quedaron en darletreinta monedas de plata. Y desde ese momento an-daba buscando la oportunidad para entregrselo. El primer da de la Fiesta de los Panes zimos,los discpulos se acercaron a Jess y le preguntaron:Dnde quieres que te preparemos la cena de Pas-cua? l respondi: Vayan a la ciudad, a casa defulano y dganle: El Maestro dice: Mi hora est yacerca. Voy a celebrar la Pascua con mis discpulosen tu casa . Ellos hicieron lo que Jess les haba or-denado y prepararon la cena de Pascua.Al atardecer, se sent a la mesa con los Doce, ymientras cenaban, les dijo: Yo les aseguro que unode ustedes va a entregarme. Ellos se pusieron muytristes y comenzaron a preguntarle uno por uno:Acaso soy yo, Seor? l respondi: El que mo-ja su pan en el mismo plato que Yo, se va a entre-garme. Porque el Hijo del hombre va a morir, comoest escrito de l; pero ay de aquel por quien el Hi-jo del hombre va a ser entregado! Ms le valiera aese hombre no haber nacido. Entonces preguntJudas, el que lo iba a entregar: Acaso soy yo,Maestro? Jess le respondi: T lo has dicho.Durante la cena, Jess tom un pan, y pronun-ciada la bendicin, lo parti y, lo dio a sus discpu-los, diciendo: Tomen y coman. ste es mi Cuer-po. Luego tom en sus manos una copa de vino, ypronunciada la accin de gracias, la pas a sus dis-cpulos, diciendo: Beban todos de ella, porque s-ta es mi Sangre, Sangre de la nueva alianza, que se-r derramada por todos, para el perdn de los pe-cados. Les digo que ya no beber ms del fruto dela vid, hasta el da en que beba con ustedes el vinonuevo en el Reino de mi Padre.Despus de haber cantado el himno, salieron ha-cia el Monte de los Olivos. Entonces Jess les dijo:Todos ustedes se van a escandalizar de M esta no-che, porque est escrito: Herir al pastor y se disper-sarn las ovejas del rebao. Pero despus de que Yoresucite, ir delante de ustedes a Galilea. EntoncesPedro le replic: Aunque todos se escandalicen deTi, yo nunca me escandalizar. Jess le dijo: Yo teaseguro que esta misma noche, antes de que el ga-llo cante, me habrs negado tres veces. Pedro le re-plic: Aunque tenga que morir Contigo, no te ne-gar. Y lo mismo dijeron todos los discpulos.Entonces Jess fue con ellos a un lugar llamadoGetseman y dijo a los discpulos: Qudense aqumientras Yo voy a orar ms all. Se llev consigoa Pedro y a los dos hijos de Zebedeo y comenz asentir tristeza y angustia. Entonces les dijo: Mi al-ma est llena de una tristeza mortal. Qudense aquy velen conmigo. Avanz unos pasos ms, se pos-tr rostro en tierra y comenz a orar, diciendo: Pa-dre mo, si es posible, que pase de M este cliz; pe-ro que no se haga como Yo quiero, sino como quie-res T.Volvi entonces a donde estaban los discpulosy los encontr dormidos. Dijo a Pedro: No hanpodido velar conmigo ni una hora? Velen y oren,para no caer en la tentacin, porque el espritu estpronto, pero la carne es dbil. Y alejndose de nue-vo, se puso a orar, diciendo: Padre mo, si este c-liz no puede pasar sin que Yo lo beba, hgase tu vo-luntad. Despus volvi y encontr a sus discpu-los otra vez dormidos, porque tenan los ojos carga-dos de sueo. Los dej y se fue a orar de nuevo, portercera vez, repitiendo las mismas palabras. Des-pus de esto, volvi a donde estaban los discpulosy les dijo: Duerman ya y descansen. He aqu quellega la hora y el Hijo del hombre va a ser entrega-do en manos de los pecadores. Levntense! Va-mos! Ya est aqu el que me va a entregar.Todava estaba hablando Jess, cuando lleg Ju-das, uno de los Doce, seguido de una chusma nu-merosa con espadas y palos, enviada por los sumossacerdotes y los ancianos del pueblo. El que lo iba aentregar les haba dado esta seal: Aquel a quienyo le d un beso, se es. Aprehndanlo. Al instan-te se acerc a Jess y le dijo: Buenas noches, Maes-tro! Y lo bes. Jess le dijo: Amigo, es esto a loque has venido? Entonces se acercaron a Jess, leecharon mano y lo apresaron.Uno de los que estaban con Jess sac la espada,hiri a un criado del sumo sacerdote y le cort unaoreja. Le dijo entonces Jess: Vuelve la espada a sulugar, pues quien usa la espada, a espada morir.No crees que si Yo se lo pidiera a mi Padre, l pon-dra ahora mismo a mi disposicin ms de doce le-giones de ngeles? Pero, cmo se cumpliran en-tonces las Escrituras, que dicen que as debe suce-der? Enseguida dijo Jess a aquella chusma:Han salido ustedes a apresarme como a un ban-dido, con espadas y palos? Todos los das Yo ense-aba, sentado en el templo, y no me aprehendieron.Pero todo esto ha sucedido para que se cumplieranlas predicciones de los profetas. Entonces todoslos discpulos lo abandonaron y huyeron.Los que aprehendieron a Jess lo llevaron a lacasa del sumo sacerdote Caifs, donde los escribasy los ancianos estaban reunidos. Pedro los fue si-guiendo de lejos hasta el palacio del sumo sacerdo-te. Entr y se sent con los criados para ver en quparaba aquello.Los sumos sacerdotes y todo el sanedrn anda-ban buscando un falso testimonio contra Jess, connimo de darle muerte; pero no lo encontraron,aunque se presentaron muchos testigos falsos. Alfin que dijeron: se dijo: Puedo derribar el templode Dios y reconstruirlo en tres das. Entonces elsumo sacerdote se levant y le dijo: No respon-La Pasin del SeorDOMINGO DE RAMOSsigue en la pg. 26Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473HOMILAAGENDASEPISCOPALESSr. Arzobispo de Morelia Alberto Surez IndaDomingo 17: 09:00,Catedral 12:00,Ereccin Parroquia deSan Lucas Po.Lunes 18: Guadalajara.Martes 19: a.m. Oficinas.Mircoles 20: MisaCrismal.Jueves 21:Erongarcuaro.Viernes 22:Erongarcuaro 2100Morelia (procesin delSilencio).Sbado 23: 09:00Seminario Menor Vigilia Pascual(Catedral).Sres. ObisposAuxiliares OctavioVillegas AguilarDomingo 17: Morelia.Lunes 18: Retiro M.M.Dominicas (Ptzcuaro).Mircoles 20: MisaCrismal.Jueves 21: 17:00,Catedral.Viernes 22: Catedral(Va Crucis).Sbado 23: VigiliaPascual (M.M. de laVisitacin). Carlos Surez CzaresDomingo 17: La Piedad.Mircoles 20: MisaCrismal.Jueves 21: Misa in CoenaDomini (La Piedad)Viernes 22: Oficios (La Piedad).Sbado 23: VigiliaPascual (La Piedad). Juan Espinoza JimnezDomingo 17: 12:00,Irimbo 18:00, Catedral.Lunes 18: Oficinas.Martes 19: p.m. Visita aJvenes en Retiro(Seminario).Mircoles 20: MisaCrismal 17:00,Huandacareo (Seor delAmparo).Jueves 21 a Lunes 25:Sabanilla, Chis. ENRIQUE DAZ DAZObispo Auxiliar de San Cristbal de las Casassdidez@hotmail.comHe aqu a tu ReyMateo 2266,,14-2277,,66Con ramos y palmasQu mejor signo y simbo-lismo para este domin-go que los ramos y laspalmas que agitaremosen seal de la victoria de Jess? Qupueden significar en un sistema de ar-mamentos, de poderosas naves, de ar-mas biolgicas y nucleares? Qu senti-do tiene para nosotros acompaar a Je-ss gritando: Hosanna! Viva el Hijo deDavid! Bendito el que viene en nombre delSeor! Hosanna en el Cielo!? Dir algo anuestro mundo un rey que se acerca a laciudad montado en un burrito? Ao conao salimos con un grupo de personas yhacemos la entrada triunfal de Jessdesde uno de los templos hasta la cate-dral de San Cristbal. Para muchos turis-tas es ocasin de tomar una foto y mirarcon cierto desdn una escena anacrni-ca, fuera de sitio y de lugar. Pienso quemuchos de los curiosos del tiempo de Je-ss asumiran una actitud muy semejan-te mirando con desprecio a la turba quevitoreaba a un caudillo con tan singula-res posturas montado en un burrito.He aqu a tu ReyEsta entrada triunfal de Jess en Jerusa-ln tiene un profundo significado paralos Evangelistas y lo tendr tambinpara cada uno de nosotros. Los sinpti-cos nos narran una sola visita de Jessa Jerusaln y la colocan como el centrode toda su actividad evangelizadora ycomo la manifestacin del verdaderomesianismo de Jess. La figura de Jessmontado en un burrito debera contras-tar enormemente con los gritos de jbi-lo proclamndolo como Hijo de David.Todas las expectativas que sealaban alMesas como un Rey poderoso y fuerte,que con espada y lanza liberara a Israelde todos sus enemigos, se ven, dira-mos, casi como ridiculizadas cuandoJess se presenta montado en un bu-rro, en un burrito, hijo de animal de yu-go. Y si por un lado se anima a Sinmanifestndole que viene su Rey,que le procurar la verdadera paz, porotro lado toda la humildad y sencillezcon que Jess entra en Jerusaln nosmanifiestan el verdadero camino de lapaz. Jess ofrece una manifestacin desu condicin de Rey-Mesas, no con elaire triunfal de los vencedores, sino enson de paz, con la sencillez del que vie-ne a servir a su pueblo. La entrada deJess a Jerusaln y la entrada de Jessen nuestro pueblo es en s misma unainterrogante sobre lo que significa supresencia y su misin en medio de nos-otros: Cmo estamos construyendo lapaz? A base de descalificaciones, ame-nazas y venganzas? Lo hacemos desdeel interior, desde el servicio y desde larecuperacin del valor de la persona? ContrastesSi ya la sola figura de Jess entrando aJerusaln resulta paradjica, el Domin-go de Ramos se nos presenta como unda pleno de contrastes, luces y som-bras, de un sabor agridulce. En un mo-mento se llenan nuestras calles con losgritos de Viva Cristo Rey!, Hosanna alHijo de David!, y momentos despusresuenan en nuestras iglesias las trgi-cas palabras de la Pasin, como nos lanarra San Mateo, y se van sucediendo,paso a paso, la entrega, el beso de latraicin, la negacin de Pedro, las bur-las y las aclamaciones irnicas de lossoldados: Viva el Rey de los Judos!,los gritos de Crucifcalo!, hasta la l-tima exclamacin en la cruz: Dios mo,Dios mo, por qu me has abandona-do?, para que Jess dando un fuertegrito, expire. Es la dolorosa realidadque cada da se hace presente en nues-tras vidas. Por una parte se exalta alhombre, se le alaba y por otra se le des-precia, se le tortura y se le aniquila. Es-cuchamos la proclamacin de los dere-chos humanos, la exaltacin al respetoy a la igualdad de la mujer, se defiendeapasionadamente a los nios y a los po-bres, y los noticieros dan cuenta de abu-sos, de drogas, de violaciones, de se-cuestros y de la trata de personas. Es laPasin de Jess vivida cada da en lapersona de cada hombre y cada mujer.La Pasin del hombreY estos contrastes y estos gritos y estoshosannas, son los que representan la re-alidad del hombre y de la presencia delMesas entre nosotros. Jess que tomael rostro y el dolor de cada persona yque lo asume para rescatarlo, para dar-le su verdadero significado, para lle-varlo a la verdadera libertad, ms allde las expectativas meramente huma-nas y econmicas. Aquello que sucedien aquel da, lo que pas en esa sema-na, no es historia del pasado, se trata deuna especie de profeca y documenta-cin anticipada de todo lo que ocurresiempre en el mundo y en nuestra his-toria. El escenario no tiene importancia.Todas las situaciones de nuestra vidareflejan lo que pas en aquella ocasin:siempre se encontrar en el centro a unhombre, Cristo-hoy, vctima de la in-justicia, de la soledad, de la traicin, dela indiferencia, de la ausencia de amor.Y siempre los actores sern los mismos,quizs con alguna pequea diferencia,el Herodes que condena, Pilato lavn-dose las manos, el Pedro que niega alamigo por temor al compromiso, lahuida, el beso de la traicin la mu-chedumbre que igual en un momentoalaba y exalta y en otro, se burla, conde-na e insulta. Alguna vez me comenta-ban los actores de la representacin quesi no habra posibilidad de cambiar unpoco los papeles. As esperaramos al-guna vez que Pilato no se lave las ma-nos y que encontremos a un Herodesque realmente busque la justicia; a unPedro que no se escurra sino que digacon toda claridad: S lo conozco, es miamigo; a unos discpulos que se ven-ciendo sus miedos, no huyan cobarde-mente sino que se queden firmes en lalucha contra la injusticia. Y hoy tene-mos esa la posibilidad de cambiar elguion con nuestra vida!Historia encarnadaDomingo de Ramos, Semana Santaes la historia de Cristo encarnada en lahumanidad, con la posibilidad de quenosotros cambiemos las situaciones ynos unamos al Jess, Hijo de David, ensu misin de paz y de amor. Claro quenecesitamos cambiar las actitudes yasumir los criterios de Jess que se en-trega, mientras los dems huyen; queda la vida, mientras los otros toman lasarmas; que perdona, mientras los de-ms se llenan de odio. La Semana San-ta debe vivirse en este clima del granamor de Jess, pero al mismo tiempodebe vivirse como un fuerte reclamoante las agresiones a la dignidad delhombre. No podemos vivir una Sema-na Santa sin compromisos, sin atencinal hermano. Que cada una de las pala-bras de Jess encuentre eco en nuestrocorazn. Este da y esta Semana Santallenmonos del amor de Jess, guarde-mos sus palabras, sus actitudes y susenseanzas en nuestro corazn. Ha-br tiempo para escuchar a Jess? Ha-br tiempo para aceptar la manifesta-cin de su amor hacia nosotros? Esta-remos demasiado ocupados? Lo deja-remos muriendo en soledad, en la cr-cel, por el hambre y el abandono? Se-mana Santa: tiempo de Jess y tiempodel hombre verdadero.Padre Bueno que nos has dado comomodelo a tu Hijo, nuestro Salvador, hechohombre, humillado hasta la muerte decruz, haz que participando vivamente ensu Pasin, manifestemos y vivamosnuestra fe en su Resurreccin. Amn.DOMINGO DE RAMOS56 ILUMINACIN Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473Querido amigo Mac:Has de saber queestoy pagando elprecio de trabajarsentado casi todauna vida; despus de un exa-men mdico, la recomenda-cin casi una orden, apar-te de la medicacin respecti-va, se dej escuchar: Hayque caminar y caminar, des-entumir esos msculos dor-midos que requieren aten-cin, para que la circulacinretorne a irrigar esas piernastan maltratadas por la faltade ejercicio y que estn pro-testando por su inactividad.El problema es venoso y lin-ftico, y si no se atiende conla debida premura, se puedeconvertir en un problemagrave.Y ah me tienes, dejandolas cobijas a las 6 de la maa-na, para andar y andar, pri-mero por algunas callejuelasde la ciudad y luego, a invi-tacin de mi hija Tere, al CE-CONEXPO, lugar adecuadopara caminar, alternandodespacho con paseo. El en-torno es agradable, est biencuidado, y a esa tempranahora respiras el aire matuti-no que limpia los pulmonesy hasta el alma, porque, anteel amanecer, no puedes me-nos de dar gracias a Dios porlas hermosas maanas quealegran el espritu y te hacenexperimentar la cercana conel Creador.Y como todo en la vida, laformacin de un buen hbi-to te permite no slo fortifi-car la voluntad, robustecerel espritu y mejorar el cuer-po; sino descubrir que aa-dir una buena prctica coti-diana te permite acrecentarel entusiasmo, la alegra devivir y el deseo de voltear losojos al firmamento y pensar:Gracias, Dios mo, por estainmensa alegra de vivir. Ypienso: ahora slo faltatransmitirla a todos los queconmigo entren en contactodurante las siguientes horas.Y te sientes ms poderosoque un rey, y tan alegre co-mo Francisco de Ass, que sehermanaba con toda la natu-raleza y con todos los sereshumanos.Adems, esos andaresmatutinos te expulsan delrincn en el que siempre vi-ves, aprendes a experimen-tar lo que es el vuelo del al-ma, que te permite sentir lacaricia de un suave airecillo,contemplas la salida del solque va vistiendo de colorestodo lo que tu vista alcanzaa percibir. De paso, te re-cuerdo que al sol, en el mo-mento de su aparicin en elhorizonte, lo puedes ver di-rectamente sin que lastimetus ojos y puedes percibirlos millares de anillos deenerga que van directa-mente hacia ti. Es una magiaque se repite cotidianamen-te y que muchos no valora-mos perdiendo lastimosa-mente un espectculo demaravilla.Te invito, amigo querido,a iniciar la jornada con unabuena caminata (media horapara los que pasamos de los60 abriles, es lo recomenda-ble), y tu trabajo de cada datendr un incentivo intere-sante, para realizar las acti-vidades con creatividad yentusiasmo. No deseches es-ta invitacin que no solo to-nificar tu cuerpo mejoran-do tu salud, sino que elevarel tono de tu alma para verlas cosas mejor, motivndo-nos a ejecutar acciones quetrasciendan y mejoren estemaltratado mundo. Te salu-do y ya sabes, a caminar y ca-minar cotidianamente infla-mando el alma de optimis-mo y llenarla de fe y de espe-ranza. Como siempre, unabrazo y mi saludo carioso.Mac.Por Mario Medina Correa (Mac)Te invito a caminar, MacCARTAS A M MISMOTERESITA VILLASEOR VARGASNoticia: En Santa Ana Chapitiro,Mpio. de Ptzcuaro, Mich., se tie-ne una casa destinada a la supers-ticiosa oracin a la Santa Muer-te. En el lugar, entre muchas imgenes, flo-res y regalos, se encuentra un mural con laimagen de Dios Padre, Dios Hijo y, en me-dio, la Santa Muerte.Nacho, el devoto que ah encontr la re-portera le dijo: Ve cmo no puede ser nadamalo? Ah est, en medio del Padre y el Hijo.Yo soy catlico, y cada ocho das voy a Misa ytambin vengo a ver a la Santa Muerte, porqueella tambin nos cuida y nos hace favores.Acuden de todas partes, entre ellos: expre-sidiarios, migrantes, licenciados, espiritistas,santeros, curiosos, etc. [Tomado de un reporta-je publicado en un peridico local de Morelia].Comentario: La muerte a todos provocaun temor natural porque nadie va a escaparde ella. Pero utilizar la palabra muerte espara dar a entender que una persona deja devivir. La muerte en s no existe como perso-na. El esqueleto que visten con capucha yuna hoz, o el que visten de Catrina, o di-bujan en banderas de piratas, no correspon-de a un ser real.Parece increble que exista quien que as lopiense; pero el hecho es que hay personas ennuestro pas y Estado con devocin a laMuerte, que le dicen santa, por el exceso de ig-norancia. Esto nos debe mover a buscar al me-nos disminuirla. En este intento, permtanmecompartirles la idea que tengo de la muerte.Me queda claro que la muerte primera noes ningn mal, porque es solamente el paso,absolutamente necesario, para entrar en elReino de Dios; en cambio, la muerte segun-da (al ser divinamente juzgados) s nos debeinspirar un gran temor, desde ahora, para noalejarnos del amor de Dios y de nuestros her-manos, siendo injustos y malvados. Eso snos separara eternamente del Padre.La muerte no estaba en el plan de Dios pa-ra el hombre. Es consecuencia del pecado. Pa-ra devolvernos la posibilidad de la vida eter-na, el Hijo, que exista desde siempre, se hacehombre. Con su vida nos da a conocer el infi-nito amor del Padre, y con su muerte en laCruz expresa al Padre cunto nos ama a nos-otros pecadores, y por su Sacrificio le pideperdn para nuestras ofensas. Es en ese Amorinfinito entre el Padre y el Hijo que el poderde la muerte es vencido y Jesucristo resucita.Por su Cruz y Resurreccin, Jess nos libra dela muerte, nos hace hijos adoptivos del Padrey nos prepara una mansin en la vida eterna.Para tener, pues, una buena muerte (ver-daderamente santa), en vida hay que ponertoda nuestra fe en Jesucristo, Hijo nico deDios, y anhelar su Santo Espritu para cumpliren esta vida presente, la voluntad del Padre.Las mediaciones Comentario a Lula en PascuaP. RIGOBERTO BELTRN VARGASParte de la violencia que ocurre ahoraen Mxico tiene su origen en la can-tidad de aos en que los ms pobresfueron tratados sin atencin, asegu-r la semana pasada Luis Ignacio Lula da Sil-va, ex presidente de Brasil, durante su con-ferencia magistral en la 74 Convencin Ban-caria en Acapulco, Gro., que reuni a losbanqueros mexicanos. Fue ms explicito:Me parece que eso debemos revertirlo, y es-te es el momento. Tengo experiencia en Bra-sil, porque cuando veo que slo en 8 aos sa-camos a 28 millones de personas de la pobre-za extrema y elevamos 36 millones de perso-nas a la clase media del pas, puedo decirlesque s es totalmente posible cambiar la carade nuestros pases.De forma extensa, abord la necesidad deelevar los salarios de los trabajadores y demejorar la distribucin de la riqueza queproducen los pases, as como levantar la au-toestima del pueblo. Ninguna nacin sergrande y respetada, si su pueblo no tiene es-peranza, afirm.Decan que era imposible aumentar lossalarios sin que creciera la inflacin al mismotiempo. Nosotros rompimos ese tab. Duran-te mi Gobierno, todos los trabajadores tuvie-ron un aumento real de sus salarios, subieronarriba de la inflacin al mismo tiempo, au-ment prcticamente 60 por ciento, la infla-cin sigue controlada y el mercado interno si-gue creciendo. Fue otro de sus comentarios.En la dcada de los setenta, cuando Bra-sil creca a una tasa de 14.5 por ciento, los go-bernantes decan as: No podemos hacerdistribucin de ingresos en este momento,es necesario que el pastel crezca y, cuandocrezca bastante, entonces lo distribuimos.Y aquel pastel creca y creca, y cuando lostrabajadores queran comer un pedazo, sim-plemente ya se haba acabado, slo queda-ban las bolitas de decoracin.El crecimiento de la actividad econmi-ca tiene sentido si la sociedad mejora su cali-dad de vida, principalmente los sectoresms pobres.Muchos me criticaban diciendo que erauna poltica populista, proselitismo, que eraasistencialismo, que yo debera hacer puen-tes, construir carreteras y ferrovas. Y yo re-almente quera hacerlo, pero tambin queraque el segmento ms pobre de la poblacinpudiera comer las caloras y protenas parala vida del ser humano; y que pudieran ellosconstruir esos puentes y esas carreteras queel pas tanto necesita.Mi comentario: Contra los hechos, nohay argumentos.ANTENALa muerte, santa?CONTEXTOSDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 7ILUMINACINPor El Padre Peguerosppeguerosq@hotmail.comLOS LECTORESPREGUNTANLa Liturgia de la Igle-sia es, principalmen-te, el culto que el pue-blo de los bautizadosen Cristo le rinde a Dios, Se-or y Creador de todo cuantoexiste. Es tambin el lugarprivilegiado para escuchar loque Dios dice a su pueblo, conla lectura de la Sagrada Escri-tura y con distintos signosque usamos para celebrarnuestra Fe.En la Sagrada Liturgia sonmuy importantes los tiem-pos: la Navidad, la Cuares-ma, la Pascua, el Tiempo Or-dinario. El Tiempo Cuares-mal prepara a los fieles, entre-gados ms intensamente a orla Palabra de Dios y a la ora-cin, para celebrar el MisterioPascual. La Cuaresma co-mienza el Mircoles de Ceni-za y termina la maana delJueves Santo con la Misa Cris-mal. Ese mismo Jueves, por latarde comienza el llamadoTriduo Pascual.En multitud de Dicesis,la Misa Crismal tiene lugar elMircoles Santo, por razonesde tipo pastoral: es ms fcilpara la mayora de los Sacer-dotes con cura de almas, asis-tir ese da en torno a su Obis-po y en unin con el Presbite-rio diocesano.No es posible saber concerteza dnde, por medio dequin o cmo surgi la Cua-resma, sobre todo en Roma.Slo sabemos que se fue for-mando progresivamente: untiempo de preparacin parala Pascua, la gran fiesta cris-tiana, tuvo que nacer del sen-tido mismo del genio sobre-natural del cristianismo. Haynoticias de ayunos previos ala Pascua desde los aos 150 o160. Se consolida una cuaren-tena de das penitenciales so-bre el ao 380.Lo mismo sucede con laMisa Crismal. La bendicinde los santos leos y del sa-grado Crisma es de ambienteromano, aunque el rito con-serva huellas de otras igle-sias. Tal vez, en un principioesta bendicin de los leos sehaca durante la Cuaresma. Yse fij como fecha el JuevesSanto, no por ser el da de lainstitucin de la Eucarista,sino por una razn prctica:para poder disponer del San-to Crisma y del leo de los ca-tecmenos en la celebracinde Bautismos y Confirmacio-nes durante la Vigilia Pas-cual.La Misa Crismal es una ce-remonia de gran significacine importancia pastoral en lavida de la Dicesis. En ella serealizan dos ritos: por un la-do, la consagracin del Cris-ma y la bendicin del leo delos enfermos y de los catec-menos; y, por otro, la renova-cin de las promesas sacerdo-tales. Los dos ritos son muyimportantes: todos nos ale-gramos con la bendicin delos leos que recibiremos enel Bautismo, la Confirmacin,la Uncin de los Enfermos o laOrdenacin sagrada al minis-terio.Esa Misa no es exclusivade los Sacerdotes; cada vezcontamos con un mayor n-mero de seglares. Sera muybueno que cada Sacerdote sehiciera acompaar de algu-nos de sus fieles, como elConsejo Parroquial, o sus mscercanos colaboradores.Cundo comenzla Misa Crismal?P. PEGUEROS: Desde cundo se comenz a celebrar la Misa Crismal?... Porqu los seglares desconocemos tanto sobre esta Misa anual?... Cul es elsentido propio de esta celebracin de la Iglesia?... Es slo para Sacerdo-tes?... Dios lo bendiga.FAMILIA CORTINA FUENTES (MORELIA, MICH).EEll VVaattiiccaannoo ccoonnvvooccaa aa eennccuueennttrrooddee bbllooggggeerrooss.. 13 de abril. (AICA).Vaticano. Los Consejos Pontificiosde la Cultura y de las Comunicacio-nes Sociales de la Santa Sede con-vocaron a un encuentro de blog-geros en la ciudad de Roma parael 2 de mayo prximo. Este en-cuentro tiene como objetivo per-mitir un dilogo entre bloggeros yrepresentantes de la Iglesia, com-partir experiencias de quienes tra-bajan directamente en este cam-po.EEll PPaappaa eerriiggee ttrreess pprroovviinncciiaass eeccllee-ssiissttiiccaass eenn BBrraassiill.. 13 de abril. (Ze-nit). Benedicto XVI ha erigido tresnuevas Provincias Eclesisticas enBrasil, y ha nombrado a sus nuevosArzobispos Metropolitanos, segnha hecho pblico hoy la Santa Se-de. Las nuevas Provincias surgende la desmembracin de la Provin-cia Eclesistica de Porto Alegre,que se queda con las Dicesis su-fragneas de Caxias do Sul, NovoHamburgo, Osorio y Montenegro.SSeemmiinnaarriioo ffoorrmmaarr aa uussuuaarriiooss ppaarraaeevvaannggeelliizzaarr ccoonn ttwwiitttteerr.. 13 de abril.(ACI). El Director del Centro RIIALGuadalupe de Argentina, anuncila realizacin del seminario en l-nea El ABC de Twitter, que tienecomo principal objetivo brindar lasherramientas necesarias para utili-zar este medio tecnolgico paraevangelizar. El Seminario, que sellevar a cabo los das 19 de abril, 3de mayo y 17 de mayo. Ms infor-macin: softriial@riial.org UUNNIICCEEFF ddiissttrriibbuuyyee aayyuuddaass eenn AAbbiidd-jjaann.. 13 de abril. (ANSA). UNICEF con-sigui distribuir ayudas y provisionesmedicinas, alimentos, jabones enAbidjan (Costa de Marfil), por prime-ra vez en semanas. La organizacinest realizando tambin un primerpuente areo con 32 toneladas deayudas humanitarias, que llegar a laciudad. Mientras an persiste ciertonivel de inseguridad en Abidjan,confiamos en poder seguir nuestrasoperaciones humanitarias.RReeggrreessaann aa MMxxiiccoo ppiieezzaass pprreehhiisspp-nniiccaass ddeessddee AAlleemmaanniiaa.. 13 de abril.(El Financiero). La devolucin de uncargamento de piezas prehispni-cas que fueron confiscadas hace va-rios aos en Frankfurt significa la re-cuperacin de una parte del patri-monio histrico de Mxico, declarel embajador mexicano en Alema-nia, Francisco Gonzlez. El diplom-tico destac que la adjudicacin aMxico de las piezas fue un proce-so muy largo que empez en 2004.IInnvveerrttiirr UUMMSSNNHH eenn sseegguurriiddaadd.. 13de abril. (La Voz). Ms de 20 millo-nes de pesos costar el plan totaldel sistema de seguridad de la Uni-versidad Michoacana de San Nico-ls de Hidalgo, que incluira el res-guardo de los trabajadores y alum-nos de los Campus nicolaitas. Estoimplicara reforzar la vigilancia, ins-talar circuitos cerrados para el ac-ceso de personas y de automvi-les, ampliar las reas de ilumina-cin, entre otras estrategias. Japn eleva el nivel de alerta deplanta nuclear. 13 de abril. (ElNuevo Herald). Aunque Japnelev el nivel de alerta en suplanta nuclear devastada por untsunami al grado ms alto de gra-vedad en la escala internacional,insisti que las filtraciones de ra-diacin estn disminuyendo,mientras la agencia atmica de laONU aval su decisin.Santuarios marianos rezarn elRosario por la Beatificacin deJuan Pablo II. 13 de abril. (ACI).Respondiendo a la invitacin delVicariato de Roma, santuariosmarianos de diversas partes delmundo se unirn en vigilia este30 de abril para rezar el Santo Ro-sario, en espera de la Beatifica-cin del Siervo de Dios Juan Pa-blo II, el 1 de mayo.IGLESIA...... Y MUNDO8 ILUMINACIN Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473SANTORALFrancesa. Recibi educacin en un conven-to de Clarisas, donde descubri su vocacinpara la vida religiosa; pero por obediencia asus paps, contrae matrimonio a los 16 aoscon Pierre Acarie, con quien procrea 6 hijos.Las obligaciones maritales no fueron impe-dimento para que continuara sus devocio-nes y la educacin cristiana de sus hijos. Du-rante la hambruna que asol Pars, mostrsu caridad al socorrer a los necesitados. Suesposo es exiliado de Pars, lo cual originpara la familia penurias sociales y econmi-cas, adems Pierre queda invlido. Maracontina brindando auxilio a los necesitadosy asistiendo a enfermos en hospitales, por loque logr la admiracin y el respeto de susvecinos y conocidos. A finales de 1601 tuvoocasin de leer la vida de Santa Teresa, lacual marc el derrotero de su vida. Al morirsu esposo, en 1614 ingresa al Monasterio deAmiens, donde adopta el nombre de Marade la Encarnacin. Beatificada en 1791 porPo VI. Se le invoca para proteger a las fami-lias contra la pobreza, la separacin familiar,as como para auxilio y consuelo de las viu-das.Beata Marade laEncarnacin(1566-1618).Religiosa.18 de Abril.Segn la tradicin, nace en Siria, Turqua. Enla edad adulta pas la mayor parte de su vi-da en la soledad como asceta, junto conotros ermitaos. Fue Abad de un monasterioal pie del Monte Sina, Egipto. Pese a perma-necer alejado del mundo, combati con te-nacidad el monotelismo y se enfrent al mo-nofisismo. Por su sapiencia, se le nombr Se-llo de los Padres. Las comunidades religiosasgriegas le han dado el ttulo del Nuevo Moi-ss. En sus obras sobresale Sinaxis cristiana,resumen doctrinal sobre la Eucarista, de lacual citamos: Entrar en la iglesia y honrar lasimgenes sagradas y las veneradas crucesno basta, por s solo, para agradar a Dios, co-mo tampoco lavarse las manos es suficientepara estar completamente limpio. Lo queverdaderamente es grato a Dios es que elhombre huya del pecado, as como que lim-pie sus manchas por la confesin y la peni-tencia; que rompa las cadenas de sus culpascon la humildad del corazn, y as se acer-que a los inmaculados misterios. La Sagra-da Congregacin de Ritos de la Santa Sedelo proclama Doctor Ecclesiae en 1882, por elPapa Len XIII. SanAnastasio elSinata(700?).Abad.21 de Abril.Italiano. A los 16 aos, ingresa con los Fran-ciscanos e inicia estudios eclesisticos; fuealumno de San Buenaventura. En ese lugarconoci a Fray Len, quien fue compaerode San Francisco de Ass, quien le hered susescritos. A su regreso, recibi la OrdenacinSacerdotal y fue nombrado Superior del Mo-nasterio en su tierra natal. La herencia de suspadres la ocup para construir la primera bi-blioteca de su Orden. Por sus mritos le fueencomendada la instalacin y supervisinde las bibliotecas franciscanas. Nunca des-cuid la atencin hacia los necesitados y en-fermos, a quienes con esmero les preparabasus alimentos. Fue un Sacerdote amado porsus fieles, a los que con su excelente predi-cacin orientaba. El centro de su vida fue lacontemplacin a la Pasin del Seor y su per-manente oracin. Hizo vida de austeridad yayuno continuo; vesta burda y spera tni-ca. Se mortificaba con cilicios y restaba horasal sueo para ofrecer sufragios por las ni-mas del Purgatorio. En el Confesionario es-cuchaba con paciencia y compresin a lospecadores, a quienes les daba consejos cer-teros.BeatoFrancisco deFabriano(1261-1322).Presbtero.22 de Abril.Pese a ser un santo y nombre propio popu-lares, sus datos biogrficos son escasos y al-gunos se encuentran inmersos en leyendas.Nativo de Capadocia, Turqua; cristiano y mi-litar del Ejrcito romano. Una leyenda diceque vence a un dragn en Libia, frica, parasalvar a una doncella, desde entonces el ani-mal se somete a Jorge como si hubiese sidodomesticado. Cuando se sabe que era cris-tiano se le somete a juicio; entonces repartesus bienes entre los necesitados, es degra-dado y encerrado en un calabozo, dondese dice tiene una visin en la cual el Seorle revela que padecer mltiples tormentos.Lo anterior es verdad; sin embargo, resultaileso de sus torturas, hasta morir Mrtir, de-capitado, en la poblacin de Lod, Israel. Suveneracin se extiende por Oriente y, desdeel siglo V, en Occidente; en la poca de lasCruzadas (1096-1290) alcanza su mxima ex-pansin como protector de los militares. Pa-trono de Inglaterra, Catalua y Aragn, entreotros. Protector de los boy scouts, as comocontra ataques de animales venenosos; enCatalua se le invoca como protector de lossoldados.San Jorge deTurqua(Siglo III).Mrtir.23 de Abril.Cuatro prioridades de la Vida ConsagradaHNA. PILAR LLERA FANJUL FMAontinuando con las cuatro prioridades,diremos que:c) Vivir la Dimensin Proftica de la Vi-da Cristiana: Lucas, el Evangelista de lospobres y marginados, de la misericordia,nos orienta en la opcin preferencial por los pobrespara ser para ellos profticamente una seal delamor misericordioso del Padre.La Vida Consagrada, aunque no tiene el mono-polio del profetismo, es en s misma profeca, por-que testimonia los valores que van contra corrienteen la sociedad; las personas consagradas estn lla-madas a vivir la Dimensin Proftica en el anuncioy la denuncia de la violencia, de la injusticia y de ladefensa de los derechos humanos. Este compromiso con el profetismo ayuda a ha-cer la experiencia de un Dios liberador y a enfren-tar todos los desafos de la liberacin y de la globa-lizacin y, adems, a profundizar en esta experien-cia hasta que l sea una persona viva con la que serelacionen ntimamente.d) El testimonio proftico de la comunidad: Mateonos recuerda la dimensin comunitaria de los cre-yentes en Cristo; seal evidente de la nueva vida enCristo es la fraternidad; los fundadores y fundado-ras subrayaron siempre su importancia para vivirla dimensin mstica y proftica de la Vida Consa-grada.En el aspecto fraterno radica uno de los princi-pales testimonios de la vida religiosa, que hace pre-sente el Reino predicado por Jess, y pone de relie-ve el poder reconciliador del Espritu de Jess, querene a todos en una nueva familia.El celibato, el compartir los bienes; el discerni-miento comunitario de los caminos de Dios; el com-promiso con la misin, se viven en y desde una co-munidad, que tiene un hbitat comn y una orga-nizacin que ayuda a superar el individualismo. Alrenovar cotidianamente en medio de las inevita-bles y necesarias dificultades de la vida fraterna elideal de comunin de amor, la comunidad religio-sa ofrecer un testimonio proftico y dar razn desu esperanza sealando a los dems la meta a la queDios nos llama en Cristo. Este fue el ideal vivido y exigido por los funda-dores y fundadoras.VIDA CONSAGRADACDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 9FEfe ...y culturaP. LEOPOLDO SNCHEZ PREZHoy iniciamos con toda laIglesia la celebracinanual de los misterios de laPasin y Resurreccin deNuestro Seor Jesucristo. Comenza-mos la Semana Santa, tan esperadapor muchos, pero slo como un perio-do vacacional. Estos primeros das sehacen los preparativos de viaje, que-riendo meter todo en la maleta. Todoy todos son invitados, pareciera queDios es el nico olvidado.Ciertamente, todava en varios lu-gares se consideran estos das comoun tiempo de gracia, das de oracin ybendicin para todo el pueblo. No esdesdeable el nmero de laicos, entreellos algunas familias completas, quese disponen a compartir su fe en algu-nas comunidades de nuestra Arqui-dicesis y fuera de ella.Hablando especficamente de esteDomingo de Ramos, su sentido con-creto lo encontramos expresado en elMisal Romano: En este da la Iglesiarecuerda la entrada de Cristo NuestroSeor en Jerusaln para consumar suMisterio Pascual. En una de las ora-ciones de los ramos hacemos la si-guiente splica: Concede a cuantosacompaamos ahora jubilosos a Cris-to, Nuestro Rey y Seor, reunirnoscon l en la Jerusaln del Cielo.En este texto litrgico se nos indicaque acompaamos a Jesucristo en suentrada a Jerusaln, como Rey y Seor.Con esta celebracin hacemos un reco-nocimiento de la supremaca de Jesu-cristo, lo reconocemos como el que vie-ne en el nombre del Seor, el que vie-ne a establecer el Reino de su Padrepor el camino misterioso de la Cruz.Este reconocimiento de Jesucristocomo el que inaugura el Reino de suPadre y, en quien el Reino encuentrasu mxima expresin, lo ha recogidoel Plan Diocesano de Pastoral en su Ob-jetivo General: Reactivar el proceso in-tegral de evangelizacin, partiendo delencuentro con Jesucristo e implicando atodo el Pueblo de Dios, para hacer presen-tes los valores del Reino de Dios en nues-tra realidad desafiante.El encuentro con Jesucristo nos lle-va al reconocimiento de su proyecto:que el Reino de su Padre venga a nos-otros, como nos lo ensea a pedir enel Padrenuestro. Cuando me encuen-tro con l, me encuentro con el Rey dereyes, llamado a reinar en todo el uni-verso, segn el plan de Dios.Al poner en prctica el Plan Dioce-sano de Pastoral, vivimos como Iglesiaparticular un permanente Domingode Ramos. Nos hacemos proclama-cin viva de la grandeza y belleza delRey de reyes, y as como Jerusalnabri sus puertas para acoger a Jesu-cristo, as nuestra Arquidicesis abrelas puertas de sus instituciones y delos corazones de sus fieles para recibira Jesucristo, para que entre y reine enmedio de ella.Permitir a Jesucristo vivir su reale-za y seoro en nuestra Arquidicesissignifica disponernos a recibir y apromover los valores de su Reino: Ysometiendo a su poder la creacin en-tera, entregara a tu majestad infinitaun Reino eterno y universal: Reino dela verdad y de la vida, Reino de la san-tidad y de la gracia, Reino de la justi-cia, del amor y de la paz (Prefacio dela Solemnidad de Nuestro Seor Jesu-cristo Rey del Universo).Estos valores del Reino son los quequeremos hacer presentes en nuestrasociedad. Queremos ser una Iglesiaservidora y semilla del Reino de Dios.Aunque nuestro actuar no sea siemprefiel reflejo de este Reino, aunque noproyectemos lmpidamente la imagende Jess; sin embargo, en nosotros de-be estar vivo siempre el anhelo profun-do de ser fieles, si es preciso hasta lamuerte. Que Cristo, que ha sido bien-venido a nuestra ciudad eclesial, per-manezca con nosotros como el que vie-ne lleno de bondad y de misericordia.P. JAIME OCEGUERA SALDAALa ltima de las prioridades dela Catequesis para nuestraArquidicesis es la Cateque-sis kerigmtica. La Asambleapropuso como objetivo: Suscitar unencuentro personal con Jesucristo Vi-vo para fortalecer la fe, vivir en con-versin y crear la comunin.Ante este objetivo, la meta a nivelparroquial es: Vivir el kerigma todoslos agentes de la Pastoral. Para llevara cabo esta meta se propusieron los si-guientes medios: Creando la conciencia de un proce-so integral de evangelizacin. Promoviendo la vivencia del kerig-ma. Estableciendo fechas para vivir elkerigma.A nivel Forana, la meta es proclamaruna Catequesis gozosa y dinmicaentre los interlocutores. Los mediospara esta meta son: Capacitando a los Catequistas en lapedagoga de la Catequesis. Apoyando la Catequesis con el tes-timonio de los Catequistas. Propiciando en los Catequistas suencuentro con Jesucristo.El Secretariado Diocesano de Evange-lizacin, Catequesis y Biblia tienecomo meta: Desarrollar el conteni-do del kerigma por medio de unaCatequesis integral y progresiva. Promoviendo una Catequesis enproceso. Formando a los Catequistas me-diante un Plan Diocesano. Dando seguimiento a todos los Ca-tequistas desde las Foranas.Con esta ltima prioridad denuestra Catequesis, hemos presenta-do los resultados que salieron de laAsamblea Diocesana de Catequesis.Ahora nos ha llegado el momento deempezar la programacin a nivel Pa-rroquial y de Forana. Las prioridadesse fueron presentando por este me-dio, en el orden como la Asamblea laseligi para trabajarlas; de esta mane-ra, el trabajo que se va a realizar ten-dr unidad en los diferentes niveles, apartir de un mismo objetivo.Para el momento de programacinde la Catequesis, ya sea a nivel Parro-quial o de Forana, hay que seguir elorden establecido y, segn la realidadpropia, se pueden enriquecer con al-gunas otras actividades ms. Tene-mos de lmite hasta el mes de juniopara programar nuestra primeraprioridad de Catequesis, pero no nosconfiemos y empecemos desde ahoraa imaginar y a construir la Catequesisque Dios quiere en nuestra Iglesia ar-quidiocesana.La Pastoral Diocesana al servicio del Rey de reyesQuinta prioridad de la Catequesis:La Catequesis kerigmticaCATEQUIZANDO HOYfPASTORAL DIOCESANAf10 FE Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473ROCO SANTOYO GONZLEZmisescritos1@hotmail.comVktor Frankl fue un hombrede fe, realista, estudioso, so-ador, inteligente, con de-seos de vivir capturado yprisionero en los campos de concen-tracin nazis a los 37 aos de edad,psiquiatra comprometido, hombrevaliente, ser humano reconocido porsus obras y por su testimonio de espe-ranza un sobreviviente, un verda-dero ejemplo de paciencia, alguienque hoy quiero recordar, en medio demis discapacidades.En memoria de todas las vctimas delas guerras, aqu y en otros pases, aho-ra y antes y recordando tambin a quie-nes pudieron resistir tanto dolor y sufri-miento en las prisiones, en los comba-tes, en los conflictos, en la hostilidaden medio de la fe, nos unimos en ora-cin en medio de las circunstanciasnos mantenemos vivos en medio dela tragedia, vivimos con esperanza dereunirnos con nuestros seres queridos.Porque tambin hubo historias desacrificio por otros, como la del PadreMaximiliano Kolbe, quien quiso mo-rir para salvar la vida de otro prisio-nero y las sigue habiendo; madresque dan su vida entera para que sushijos vivan felices, procurando evitar-les cadas que les provoquen discapa-cidades, tratando de protegerlos delodio, del atesmo, de la falta de senti-do de vida, padres que se rompen elalma todos los das para sacar adelan-te a sus hijos y no les falte nada...Hombres y mujeres que luchanpor mejorar su calidad de vida, enmedio de tantos antivalores, de la fal-ta de fe, de inaccesibilidad e ignoran-cia... en medio de muchas dificulta-des de sueos y sonrisas tambin,de nios que maana sern hombres.As es el sentido de vida quienestienen esperanzas de seguir adelantey volver a abrazar a sus seres queridosy refugiarse en el calor de sus miradas,aun cuando parece incierto el destinoy confuso el futuro, resisten hasta el fi-nal. Esta es la clave; nadie puede des-pojarnos de esa fuerza interna de laque hemos sido dotados por Dios, auncuando nuestro cuerpo parezca naday nuestros ojos cansados se suman enel reflejo triste de la juventud que sequed atrs y que no regresar, a me-nos que mostremos una sonrisa y lavida nos devuelva mil ms.En medio de la fe y la discapaci-dad, de la salud y la disminucin denuestras fuerzas, de las tantas barre-ras que se nos presentan, pero al mis-mo tiempo de las ganas de salir ade-lante, en medio de todo esto, estnuestra decisin, una decisin queDios respeta, que nadie puede tomaren lugar de nadie, una decisin quedebemos respaldar todos en unidad,pero sobre todo, la conciencia de quese trata de una decisin que puedecambiar todo el rumbo de las cosas.Los que estuvimos en campos deconcentracin recordamos a los hom-bres que iban de barracn en barracnconsolando a los dems, dndoles elltimo trozo de pan que les quedaba.Puede que fueran pocos en nmero,pero ofrecan pruebas suficientes deque al hombre se le puede arrebatartodo, salvo una cosa: la ltima de laslibertades humanas la eleccin de laactitud personal ante un conjunto decircunstancias para decidir su pro-pio camino. El hombre es el ser quesiempre decide lo que es; es el ser queha inventado las cmaras de gas, pe-ro asimismo es el ser que ha entradoen ellas con paso firme musitandouna oracin (Viktor Frankl)El interior de cada hombre perma-nece como un misterio impenetrableen el que no podemos entrar, peroquienes han elegido ser dignos de susufrimiento nos muestran cmo elhombre es capaz de elevarse por enci-ma de su aparente destino.Qu podemos aprender de todoesto?...Que el Seor te bendiga y hasta laprxima. Cmo sobrevivir en mis camposde concentracin en medio de la fe (II)Semana Santa: tiempo de reconciliacin y de perdn en la familiaP. JOS LUIS ARRIAGA LPEZNos adentramos en el mo-mento culmen de la Cua-resma, la Semana Santa;tiempo clave para la recon-ciliacin con Dios y, desde luego, pa-ra el encuentro, primero con Dios, conuno mismo y con los dems. Sin em-bargo, este tiempo es muy preciso yespecial para reconciliarse con aque-llos que en algunos momentos se hadaado, como pudiera ser o haber si-do los miembros del seno familiar 1. La cosa ms grande es lo que hace Je-ss, que perdona los pecados, y ms an,que me perdona los pecados. Qu difcil esreconocer las faltas que nosotros he-mos cometido, en muchas ocasiones yhasta en algunos casos resulta compli-cado y humillante que te reconozcantus errores, tus limitaciones. Sin em-bargo, a Jess lo que ms le importa esque seamos creaturas nuevas y, desdeluego, que encontremos la reconcilia-cin con l y despus con los dems; yaque Cristo cree en nosotros, piensa ennosotros y se expone a ser apedreadocon nosotros y por nosotros, porquequiere un cambio de actitud, un cam-bio de mentalidad. Por ello, lo que msle complace a Jess es dar el perdn ysaber que a partir de ah seremos unanueva creatura; tenemos como Cris-to que liberar a aquellos que en algnmomento hemos daado, y compla-cernos en ellos y con ellos otorgando elperdn como el mismo Cristo lo hacepara crear una familia nueva.2. El perdn es una Sacramento depaz, un Sacramento de fe. La recepcindel perdn es un momento iniguala-ble para quien recibe el perdn, pues-to que libera, y ms todava, porquepuede cambiar la vida misma dequien es perdonado. En muchas oca-siones, dentro del seno familiar, se veo se pretende ser muy legalistas, tan-to con los hijos como con la esposa(o),sin pensar quiz en el dao moral,afectivo y emocional que se pudieraocasionar. Por ello, este momento esdemasiado especial para mostrar elperdn como un sacramento de paz y,sobre todo, un sacramento de amor,un Amor que nos una entre todos conla fe en el mismo Seor, que es la Mi-sericordia por excelencia.3. El pecado en un no deliberado dado ala invitacin de Dios a la Gracia. Lamen-tablemente todo pecado, adems deherir a Dios, afecta a la familia; cual-quier tipo de pecado herir gravemen-te a la familia, y en ella se est hiriendoel corazn ntimo de Dios, puesto queun pecado causa una grave divisin,una separacin no slo entre el hom-bre y Dios, sino entre los mismos espo-sos, y desde luego que se crea una rup-tura con la Iglesia. Ciertamente, si nos-otros hemos pecado gravemente conplena libertad y con plena delibera-cin, trastornamos el orden y la cari-dad dentro del hogar, la comunidadsocial y, por ende, de la Iglesia.4. Debemos caminar hacia la accin ylas exigencias de la Gracia. Todo error ytoda falta causa dolor moral; en Cris-to encontramos el modo de sanar y elmedio para encontrar la salvacinmediante el juicio salvfico de la Cruz.En la Cruz fue donde l acept la car-ga de nuestros pecados, y as nosotrossometemos nuestros pecados a laCruz, con vistas a un juicio misericor-dioso. En Cristo, la vida tiene sentido,en l el pecado debe conducirnos a re-conocer el error cometido; pero msque conocer el error, es a reconocer laGracia del mismo Dios en nosotros.Por ello, nosotros, desde la cruz, de-bemos mostrar tambin la misericor-dia infinita dentro del hogar, para sa-borear el gozo de la paz a travs de lagracia del perdn. La gracia de la re-conciliacin sirve para restablecer ointensificar la armona, primero conDios y despus con el hombre comotal, y del seno familiar.5. Los fanfarrones no rodean los confe-sionarios. Esta expresin es para decirque quien no siente necesidad de per-donar y de reconciliarse, se convierteen un fanfarrn de la gracia y del per-dn, puesto que no siente la necesi-dad de darlo ni de recibirlo; para quese d este acto de misericordia se re-quiere en una palabra: humildad. Lahumildad tiene que movernos el co-razn y tiene que abrir el corazn a lavoluntad de Dios, que infunde senti-miento de gratitud, puesto que la hu-mildad da al hombre una sana y pro-funda conciencia de falta, pero tam-bin de crecimiento humano, espiri-tual y de amor a la familia. No nosconvirtamos en fanfarrones en la fa-milia negando o prohibiendo la mise-ricordia, el perdn, y no dudemos ennada por buscar la reconciliacin.PASTORAL FAMILIARfMI DISCAPACIDAD Y YOfDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 11FEP. J. TRINIDAD LOMEL OCHOAYa sabemos que en la Semana San-ta celebramos la Muerte y Resurrec-cin del Seor Jesucristo, con lo cualse puso fin a la vida terrena del Profe-ta Jess de Nazaret. La celebracin deestos misterios comienza con la con-memoracin de su entrada victoriosaa Jerusaln, como un Rey vencedor (elDomingo de Ramos); luego celebra-mos la Cena Pascual, anticipo de suMuerte, a continuacin, contempla-mos al Crucificado que muere; y fina-liza la semana con la Vigilia Pascual,donde estalla el jbilo por la Resu-rreccin del Crucificado, cantandoAleluya, Gloria a Dios.Para comenzar hay que notar queel Domingo de Ramos tiene una dobledimensin: los ramos son un signo devictoria, de gozo, de participacin enel triunfo de Jess por parte de la mul-titud que lo aclama como Rey victo-rioso; pero tambin la liturgia de esteda subraya el sufrimiento y la muer-te leyendo la Pasin y Muerte de Je-ss, por eso el creyente sabe que a es-te Rey le espera la muerte en la cruz.Entonces sufrimiento y gloria son dosnotas que definen el misterio pascualdel Profeta Jess de Nazaret. Jess semanifiesta como Mesas entrando aJerusaln, purificando el Templo ymaldiciendo la higuera, poniendo enevidencia la necesidad de purifica-cin y conversin que necesita Israely cada uno de nosotros.nicamente Mateo interpreta lospreparativos de la entrada en Jerusa-ln con la cita de Zc 9,9 e Is 62,11 comoun anuncio a Jerusaln de la manifes-tacin de Jess Mesas-Rey, humildey sencillo, salindose de los esquemasde los poderosos de este mundo, quehacan ostentacin de grandeza y po-der con sus caballos, carros de guerray sus jinetes. Los signos de cortar ra-mas, arrojar mantos recuerdan el ri-tual de la fiesta de las tiendas, dondese haca ms viva la espera del Mes-as; por esto San Mateo pone la acla-macin expresa por parte de la multi-tud hacia Jess como Hijo de David, eldoble grito de Hosanna, expresin he-brea equivalente a slvanos o salva, tepedimos.Acercarse a Jerusaln es para Jessculminar la ltima etapa del caminode salvacin, de un modo pacfico,pobre y sencillo, muy distinto del queutilizaban los grandes de este mundo:quin haba conquistado un reino,un pas y el mundo entero, montadoen un animal manso de carga, predi-cando el amor, el perdn? Por eso, es-te modo de manifestarse, pobre y hu-milde, cre confusin y rechazo enmuchos, pero en otros aceptacin y fe,por ejemplo entre la gente sencillaque reconoci a Jess como el Profeta;en cambio, la ciudad de Jerusaln ysus autoridades reaccionaron con zo-zobra, recelo que muy pronto se con-virti en rechazo. Esta realidad des-concertante de aceptacin y rechazoya estaba anunciada en el Salmo118,22: la piedra que rechazaron losconstructores es ahora la piedra angular.Los que no creen son aquellos que seconmocionan con la entrada de Jessen Jerusaln, como Herodes y los su-yos cuando Jess-Nio hizo su entra-da en este mundo (Mt 2,3). Este modo de manifestarse justo yhumilde es el nico por el que nuestroRey consigue la victoria, el nico porel que Jess agrada al Padre y cumplesu voluntad, y por el que puede serbendecido y alabado en la tierra, poreso la multitud exclama: Bendito el queviene en el nombre del Seor. Por este ca-mino de justicia y humildad Jess sepuede acercar a esta humanidad en-greda en s misma por su supuestagrandeza, por sus logros; dividida yesclavizada por el pecado; miope ycegada por los goces efmeros. El camino de sencillez y de paz lle-va a la victoria al Hijo de David, cum-pliendo la profeca de Zc 9,12: Des-truir los carros de guerra de Efran y loscaballos de Jerusaln; quebrar el arco deguerra y proclamar la paz a las nacio-nes. En estos ltimos captulos deSan Mateo (cc. 2123) no slo se perci-be la tensin que hubo entre Jess ylas autoridades religiosas y civiles, si-no tambin el enfrentamiento y rup-tura entre la comunidad de Mateo y eljudasmo; as como tambin la convic-cin de que la iglesia cristiana es la he-redera de las promesas hechas a Is-rael, por eso las citas sobre el jbilo dela hija de Sin por su Rey victorioso yhumilde que viene montado en un as-no, animal de carga, o sea pacfico (Zc9,9). Segn esto, podramos decir queel Profeta Jess de Nazaret nos pide atodos despojarnos de lo que destruyey divide; nos pide arrojar las armas deguerra y encaminarnos hacia la paz.Entonces todo seguidor de Jess no serebela ante la muerte, reaccionandocon desesperacin, odio, o rabia; sinoque encara la muerte como el acto fi-nal en el que se manifiesta plenamen-te lo que lleva en su corazn: una con-fianza absoluta en su Padre Dios.Santifiquemos esta semana, parti-cipando en las celebraciones de estosdas, atendiendo al mensaje que senos transmite mediante numerosossmbolos, no olvidando hacer algunaspenitencias propias de este tiempo,reconcilindonos con el Seor Dios ycon nuestros hermanos, o dando mstiempo a la oracin. Esta semana po-dra ser ms santa, si por ejemplo tu-viramos un gesto solidario con loscrucificados de este mundo, si opta-mos por la fraternidad para con to-dos, si furamos capaces de despren-dernos de todo lujo y ostentacin, si-guiendo las huellas del Crucificado,por caminos de pobreza, de servicio yde amor.He aqu que tu Rey viene a tiDecreto sobre el culto a Juan Pablo IIUn carcter de excepcionali-dad, reconocido por toda laIglesia Catlica disemina-da sobre toda la tierra, re-viste la Beatificacin del VenerableJuan Pablo II, de feliz memoria, quetendr lugar el 1 de mayo de 2011 enla Baslica de San Pedro en Roma, pre-sidida por el Santo Padre BenedictoXVI. Dada esta extraordinariedad, araz de numerosas peticiones en rela-cin con el culto litrgico en honor delnuevo Beato, segn los lugares y losmodos establecidos por el Derecho,esta Congregacin para el Culto Divi-no y la Disciplina de los Sacramentosse apresura a comunicar cuanto ha si-do dispuesto al respecto.Misa de accin de graciasSe dispone que en el arco del ao su-cesivo a la Beatificacin de Juan PabloII, o sea, hasta el 1 de mayo de 2012,sea posible celebrar una santa Misa deaccin de gracias a Dios en lugares ydas definitivos. La responsabilidadde establecer el da o los das, comotambin el lugar o lugares de congre-gacin del pueblo de Dios, compete alObispo diocesano para su Dicesis.Consideradas las exigencias locales ylas conveniencias pastorales, se con-cede que se pueda celebrar una santaMisa en honor del nuevo Beato en undomingo durante el ao como, tam-bin, en un da comprendido entre losnmeros 10-13 de la Tabla de los das li-trgicos.Anlogamente, para las familiasreligiosas, compete al Superior Gene-ral ofrecer indicaciones sobre los dasu lugares significativos para toda lafamilia religiosa.Para la santa Misa, con posibilidadde cantar el Gloria, se reza la colectapropia en honor del Beato; las demsoraciones, el prefacio, las antfonas ylas lecturas bblicas se toman del Co-mn de los pastores, para un Papa. Sise celebra un domingo durante el ao,para las lecturas bblicas se podrnelegir textos adaptados del Comn delos pastores para la Primera Lectura,con el correspondiente Salmo Res-ponsorial, y para el Evangelio.Inscripcin del nuevo Beato en losCalendarios particularesSe dispone que en el calendario pro-pio de la Dicesis de Roma y de lasDicesis de Polonia, la celebracin delBeato Juan Pablo II, Papa, se inscribael 22 de octubre, y se celebre cada aocomo memoria.Sobre los textos litrgicos se con-ceden como propios la oracin colec-ta y la segunda lectura del Oficio deLectura, con el correspondiente res-ponsorio. Los dems textos se tomandel Comn de los pastores, para unPapa.En cuanto a los dems calendariospropios, la peticin de inscripcin dela memoria facultativa del Beato JuanPablo II podr ser presentada a estaCongregacin por las ConferenciasEpiscopales para su territorio por elObispo diocesano para su Dicesis,por el Superior General para su fami-lia religiosa.Dedicacin de una iglesia a Diosen honor del nuevo BeatoLa eleccin del Beato Juan Pablo II co-mo titular de una iglesia prev el in-dulto de la Sede Apostlica (cfr. Ordodedicationis ecclesiae, Praenotanda n. 4),excepto cuando su celebracin est yainscrita en el Calendario particular: eneste caso no se requiere el indulto y alBeato, en la iglesia de la que es titular,se le reserva el grado de fiesta (cf. Con-gregatio de Cultu Divino et DisciplinaSacramentorum, Notificatio de cultuBeatorum, 21 de mayo de 1999, n. 9).Por la Congregacin para el Culto Di-vino y la Disciplina de los Sacramentos, 2de abril de 2011: Antonio Card. Caizares LloveraPrefecto, Giuseppe Agostino Di Noia,OP, Arzobispo Secretario (zenit.org)SIGUIENDO A JESSfP. ISRAEL GONZLEZ SALAZARNace en Maravato, Michoacn, el 5 deenero de 1814. Fue bautizado con elnombre de Jos Telsforo Juan Nepo-muceno Melchor de la Santsima Trini-dad. Estudi en el Seminario Tridentino en la ciudadde Morelia, y despus Leyes en el Colegio Semina-rio de Mxico (Universidad Pontificia). Trabaj enun bufete jurdico desde 1833. Viaj a Francia en1840 y ah fue influido por las doctrinas liberales yanticlericales de la Ilustracin francesa. Ms tarderegres a Michoacn para trabajar en su hacienda ydedicarse a la prctica del Derecho y a la investiga-cin cientfica sobre el campo catalogando la floray fauna de la regin y estudiando lenguas indge-nas. Su coleccin de libros fue una de las mejores deMxico.Aunque el escribir versos no fue su tarea pri-mordial de Melchor Ocampo, se dice que cantaba yescriba canciones para las tertulias familiares, reci-taba grandes tiradas de poemas clsicos y a vecesactuaba en representaciones teatrales.Los poemas que se conocen de Ocampo dejanver en su contenido que se tratan de improvisacio-nes que no fueron revisadas del todo; los manuscri-tos en donde aparecen sus versos se encuentran contachaduras, sin embargo, manifiestan una gran va-la.De entre los aspectos curiosos de don MelchorOcampo se cuenta que escuch a alguien que can-taba: todo acaba, todo muere, nada en el mundo es eter-no, solo mi pena, mi infierno, nunca acaba, nuncano; y l coment: la meloda es muy grata, pero elverso muy desatinado. Este inocente poeta se ha decla-rado semidis, pues para que jams se extinga su pena,necesita ser inmortal. Y a continuacin improvisesto:Sueo eterno es la muerte; y la vida, fugaz sombra que corre veloz, un meteoro que luce un instante apagando su brillo precoz.Todo acaba en el mundo engaoso, es efmero todo, mortal; concluy tu existencia preciosa y el adis pronunciaste eternal.Mas no creas que el sepulcro consuma lo que forma tu ser celestial; como el cisne yo har que renazcas superando al destino fatal.Como pudo la Laura el Petrarca, al sepulcro la presa arrancar mi pasin te dar nueva vida, mi pasin habr hacerte inmortal.De las actividades filantrpicas de Ocampo, haynumerosos testimonios que manifiestan que l da-ba a los dems no slo bienes materiales, sino ayu-da, consuelo y estmulo. En el apoyo literario, cabemencionar que brind apoyo a varios jvenes poe-tas con la esperanza de que se convirtieran en hom-bres que honraran la patria mexicana. De uno deellos manifestaba en su recomendacin: Tendr leste poderoso aliciente para continuar su estudio, y yo elplacer de fomentar en lo poco que me es posible una venaque espero honre algn da a nuestra patria.Dejo aqu otra muestra de este poltico y trova-dor poeta.Ya me voy pues me lleva el destino, como la hoja que el viento arrebata, de una patria, aunque a varios ingrata, bien querida de mi corazn.Ya me voy a una tierra distante, a un lugar donde nadie me espera donde no sentirn que me muera ni tampoco por m llorarn.Ah! qu grata, que dulce es la creencia que a este mundo sigue otro ms puro, a lo menos est uno seguro al ausente volverlo a encontrar.De la muerte es imagen la ausencia, pues separa los seres unidos.12 CULTURALa literatura de Melchor OcampoIncendios de Coahuila: escndalo e irresponsabilidadSi persigues a dos conejos,ambos escaparn; si destrui-mos el bosque y queremos unambiente de calidad, los dosbienes se perdern (refrn po-pular)P. NGEL ESPINO GARCACuentan que un da volaba uncuervo por el azul del firma-mento llevando en su picoun trozo de carne. Unos ga-vilanes perseguan al cuervo y lo ata-caban sin piedad, el cual, al verse ace-chado, solt la presa, y ya libre, levan-t su vuelo hacia el cielo. Los gavila-nes, al ver el trozo de carne por el es-pacio, dejaron en paz al cuervo y sefueron velozmente a perseguir la car-ne tan deseada. El cuervo, ya tranqui-lo, se dijo para s mismo: Oh quhermosa es la vida! Ahora soy feliz.Todo el cielo me pertenece.As en la Ecologa: no se puede ser-vir a dos seores. No podemos des-truir los bosques y tener un ambientede calidad. Necesitamos practicar unequilibrio. Lo que pasa en Coahuila esuna gran tragedia ambiental. Setentamil hectreas devoradas por el fuego!Eso es un ecocidio. Lo que eran millo-nes de rboles frondosos, arbustos,pastizales, semillas y plantas verdes,ahora son cenizas, adems de la ero-sin del suelo y prdida de los ma-nantiales. Y luego nos lamentamosde los cerros que se desgajan y las ca-sas que son sepultadas. Cuando sepierde el sistema de races que sostie-ne el suelo, la tierra se hace blandacon las lluvias y ruedan las piedrascon miles de toneladas de lodo!El lado oscuro de los incendiospuede ser doble: 1) Trabajo y organi-zacin con buenos resultados; 2) Irres-ponsabilidad y corrupcin con resul-tados negativos para la sociedad.Un buen programa contra incen-dios del bosque debe tener una estra-tegia con tres vertientes: A) Una ideo-loga ambiental con reflexiones queempapen a la sociedad: por radio, ta-bleros pblicos, escuelas, asambleasen ejidos y comunidades. B) Una redambiental de campesinos que se com-prometan en grupos de 10 a 12 perso-nas con un jefe y un subjefe, pero conuna mstica espiritual. C) Tres briga-das adiestradas en cada municipiocon un coordinador responsable. Esmejor prevenir que remediar. La pre-vencin es barata, mientras el reme-dio es muy costoso. Por ejemplo: en elao de 1988 fueron incendiados por lamano negra los dos cerros emblemti-cos de Zitcuaro: El Peln y El Ca-cique. Se quemaron mil hectreas encada uno, durante 25 das. ramos co-mo 560 brigadistas, tres helicpteros,cientos de pollos rostizados, cajas derefresco, ricos almuerzos, comidas,polticos que se presentaban en bue-nos carros a observar durante unosmomentos y decan: nimo, mucha-chos, chenle ganas! Despus se toma-ban algunas fotos, saliendo su efigiedelante del fuego lejano y a la mediahora suban a sus lujosos vehculos,dejando a sus espaldas el problema.Casi todo lo que se hace en un incen-dio descontrolado es como una panta-lla para mitigar su culpabilidad demal organizadores y cabezas irres-ponsables de los programas de pro-teccin. Lo importante es la preven-cin, y cuando esto no ha sido posible,entonces debe entrar el control. Si lasbrigadas no fueron capaces de contro-lar los conatos de incendio, hay co-rrupcin e irresponsabilidad, lo cualno se debe permitir, pues los recursosque se aplican se pagan con dinero dela ciudadana. Hay que trabajar porresultados y no por acciones sueltas.El fuego no controlado en las primerashoras de su inicio, se convierte en ungigante con varias lenguas que vancreciendo alimentadas por las rfagasdel viento. Cuando el fuego se ha des-controlado, es muy difcil extinguirlo,hasta que llega a tierra firme. Algunoslderes vivales aprovechan la psicosisambiental que genera un incendio gi-gantesco para exigir cuantiosos recur-sos a las autoridades federales; y si nolos obtienen, las culpan de la devasta-cin. Conozco el caso de un polticoque, con parte de esos recursos dedi-cados al ambiente, se compr una bue-na casa en una ciudad. El problemaambiental de Coahuila no es solo cues-tin de dinero, sino que est sealandoineptitud y corrupcin. Al escribir es-tas lneas, los noticieros informan quevan 70 mil hectreas quemadas. Dn-de estaban los responsables del bos-que de su Estado No vieron el humoque peda a gritos la intervencin deuna brigada? Ese problema nos va aafectar a todos. Recordemos que losfuegos en el bosque afectan la capaci-dad de las montaas para almacenarsu provisin de agua y esos fuegos sonresponsables de la vida o de la muertede una comunidad. Precaucin!LITERATURA MEXICANAcCONTEMPLEMOS LA CREACINcDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 247313CULTURATlalpujahua: Parroquia Santuario del Carmen (I)La antiguamente llamada Pa-rroquia de San Pedro y San Pa-blo [hoy de El Carmen] ocupaun lugar privilegiado en Tlal-pujahua, levantndose en una preemi-nencia del terreno, a mitad de la lomadonde se desplaza el casero. Estas ven-tajas topogrficas y urbanas, aunadas asus dimensiones colosales, la hacendestacar desde cualquier ngulo de lapoblacin e incluso desde cualquierpunto de las cercanas de Tlalpujahua.La Parroquia se localiza al ponientede la plaza principal, pero no contiguaa sta, sino mediando entre ellas unamanzana de construcciones debido a lairregularidad del terreno, y a la ampli-tud requerida para el conjunto arqui-tectnico, quedando de esta maneraseparado el centro religioso, con eltemplo como eje rector, del centro civil,integrado ste por el Ayuntamiento,los comercios y las casas ms impor-tantes dispuestos alrededor de la pla-za. El centro religioso queda, sin em-bargo, en un nivel ms elevado, domi-nando de hecho y simblicamente alcentro civil.El exteriorPara salvar los desniveles de terreno, seacondicion una serie de plataformasque se comunican entre s por cortas es-calinatas, dando lugar a tres niveles, lo-calizndose el templo en el nivel cen-tral, mucho ms amplio. El atrio se li-mita al este y sur por una balaustrada,al norte y al oeste por una serie de cons-trucciones. Se tiene acceso por cincoportadas: la principal, al sur, haciendoeje con la portada del templo, da a lascalles 2 de Abril y Paniagua; dos porta-das laterales dan a la calle del Presbte-ro Francisco Aguilera, rematando,una, la calle de Galeana que viene deSan Francisco, y otra, la calle que vienede la Plaza Principal, esta ltima porta-da en eje con la portada lateral del tem-plo; otra portada, al norte, remata conla calle de Robledo dando acceso por ellado del bside y una ms que da al Ca-llejn de la Paz. De este modo, la Parro-quia se comunica hacia los cuatro pun-tos cardinales permitiendo una circu-lacin fluida a los feligreses que acu-den a ella.Cada portada atrial se compone deun arco de medio punto, e imposta,flanqueado por un par de pilastras quereciben un cornisamiento molduradoen donde descansa, al centro, un nichosin escultura, con roleos a los lados, re-mates mixtos y una cruz. Para alcanzarel nivel del atrio, la portada frontal y laslaterales se dotaron de amplias escali-natas limitadas por balaustradas.Dentro del atrio se encuentra la Ca-pilla de la Cofrada, que data del sigloXVI, indicndonos la importancia deeste sitio seleccionado desde entoncespara ser el centro religioso de Tlalpuja-hua. Su eje longitudinal es perpendicu-lar al de la Parroquia, mirando su fa-chada hacia el este. A un lado de estaCapilla, hay dos construcciones priva-das [marcadas con los nmeros 12 y 13]que estn invadiendo un espacio que,desde principios de este siglo, dej deser pblico al hacrsele donacin delterreno al seor Joaqun Orta Mencha-ca, decorador del interior del templo.Frente a la fachada, junto a un espa-cio jardinado dispuesto entre el desni-vel de las plataformas, se levanta unacruz de cantera gris, sobre un pedestal.Aunque la tcnica denota una fabrica-cin moderna, el diseo muestra suprimitivismo que seguramente derivade la cruz original del siglo XVI. Es deseccin octagonal, sin relieves, tan slola limita una hilera de tringulos quesemejan puntas de obsidiana y en subase se representa la corona de espinas.Al centro del jardn mencionado se en-cuentra una escultura de la Inmacula-da Concepcin.El piso del atrio se ha pavimentadocon losas de cantera de diversas tonali-dades que van del gris pasando por elcaf al rojizo, al igual que la piedra uti-lizada en la balaustrada y las portadas,imprimiendo con ello un equilibradocromatismo.Planta: La iglesia tiene una planta decruz latina con cpula en el crucero, ca-pillas a los lados de la nave y dos ane-xos en la parte posterior que sirven desacrista y oficina parroquial. Su ejelongitudinal tiene una orientacin nor-te-sur, que recuerda la orientacin dela cuadrcula urbana. Su fachada prin-cipal mira al sur. Tiene adems dos to-rres: la principal, al frente, que sirve decampanario, y otra secundaria en la es-quina posterior que antiguamente te-na el reloj.Fachadas.- La fachada principalconsta de tres cuerpos horizontales,claramente separados por vigorosascornisas y culmina con un frontispicioojival. Verticalmente se advierten tresejes: uno central, marcado por la puer-ta de entrada, en el primer nivel; la ven-tana del coro, en el segundo; y un nichodoble, en el tercero y ltimo. Los dosejes laterales tienen una disposicin denichos con esculturas. El primer cuer-po se compone, por la portada, de acce-so al templo, formada por un arco po-ligonal de extrads moldurado, quems parece arco de medio punto, al in-tegrarse por diez dovelas y la clave, de-corndose sta con un mascarn. El ar-co descansa sobre un par de pilastrastableradas, con capiteles ornamenta-dos con follaje, sin ajustarse a ningnorden clsico. A ambos lados de la por-tada se abre un nicho con cerramientoen forma de concha y que alojan en suinterior una escultura de un presbtero.Cada nicho se encuentra flanqueadopor columnas de seccin octagonal yfuste alistonado, que se levantan sobrealtos pedestales, stos decorados conrelieves de sirenas y tritones. Los capi-teles continan la forma octagonal delfuste, ensanchndose notablemente yalejndose en su diseo de los rdenesclsicos, apareciendo aqu un follajedispuesto simtricamente alrededor ymarcndose cada ngulo por otro ele-mento ornamental. Sobre los capitelesviene el entablamento de mltiplemolduracin y pronunciadas salientessiguiendo el ritmo, cadencioso y rgidoa la vez, de los soportales inferiores. Laornamentacin adicional se concentraen las enjutas con motivos vegetales yunos angelillos, acertadamente dis-puestos en el espacio triangular; sobrelos nichos aparecen una concha estili-zada con roleos y follaje; el friso osten-ta una gruesa moldura cubierta con flo-res y hojas, mientras que la cornisamuestra un original denticulado.El segundo nivel sigue los mismoslineamientos que el primero. Se iniciacon un tico o basamento casetonadoen alto relieve, alternndose los caseto-nes rectangulares: dos horizontales yuno vertical. Sobre la cornisa del ticose abre al centro la ventana del coro conun arco mixtilneo de extrads moldu-rado, imposta y dos estpites, uno decada lado, con querubines, santos,mascarones y follaje; al centro del arco,una concha cierra la parte superior ydos roleos. En los ejes laterales se si-tan los nichos con sus respectivas es-culturas, en esta ocasin representan-do dos Obispos; cada nicho aparece en-tre un par de columnas de las mismascaractersticas que las de abajo, cuyoeje contina diferencindose solamen-te en el capitel hacindose aqu mayorderroche en la ornamentacin. El case-tonado del basamento se repite, junto alas estpites. El entablamento culminacon una pronunciada cornisa.El tercer cuerpo corresponde alfrontispicio de silueta ojival que cierrala magnfica portada. La composicingira en torno a un nicho doble destina-do a alojar las esculturas de San Pedroy San Pablo, titulares del templo; el ni-cho se encuentra flanqueado por est-pites, de capitel caprichoso, rematadocon perillones y fuste ornamentadocon las esculturas en relieve de San Joa-qun y Santa Ana, mascarones y follaje.Sobre el nicho viene en seguida un re-cuadro en donde aparece representadala custodia entre cortinajes y querubi-nes. El nicho se apoya en la cornisa quelimita el basamento que inicia estecuerpo y cuya superficie consta de unaserie de molduraciones, una de ellas degran amplitud, dando a los pedestalesde las columnas que se yerguen enci-ma una apariencia bulbosa, de notablesinuosidad. Las columnas de los extre-mos desaparecen en este cuerpo ocu-pando su lugar perillones decoradosricamente; stos, junto con las colum-nas centrales, sirven de marco a dosmedallones que ostentan en relieve lasllaves de San Pedro, a la izquierda y lacruz de tres travesaos, a la derecha.Los capiteles de las columnas recibenun entablamento con un friso de trigli-fos y metopas cuya cornisa se quiebrabruscamente hacia arriba dejando alcentro el espacio correspondiente al re-lieve de la custodia, los ejes de las co-lumnas centrales se coronan con abul-tados perillones.Cierra el paramento con una gruesacornisa moldurada que exhibe al inte-rior un festn lobulado, rematando fi-nalmente el eje central con una escultu-ra del Arcngel San Rafael que coge ensu mano izquierda un pescado. Losejes de las columnas centrales se coro-nan con abultados perillones.A la izquierda, la fachada se en-cuentra limitada por un contrafuerterecto que se eleva hasta el basamentodel tercer cuerpo rematando con un pi-nculo y proyectndose una grgoladecorada de cuya base sale la cabeza deun felino; pinculo y grgola similaresaparecen del lado derecho de la porta-da eliminndose en este caso el contra-fuerte por situarse el cubo de la torre.* Fragmentos transcritos de: [1] Catlogo demonumentos y sitios de Michoacn. Tlalpuja-hua, de la Mtra. Esperanza Ramrez Romero.Coed. de Gobierno del Estado y UMSNH,Mxico, 1985, pp. 27-29.Nota.- Agradecemos las facilidades prestadaspor el Sr. Cura de Tlalpujahua,P. Antonio Ruiz Nava Portada pprincippal de la Parroquia ..ARTE SACROcDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 247314 ACONTECERALBERTO CALDERN RAMREZEl martes anterior a la Se-mana Santa, el pueblo deSan Andrs Tzirndarose viste de gala para cele-brar la fiesta del Seor dela Columna, que desde hacems de 50 aos se venera en es-ta comunidad con profundadevocin, no slo por los pobla-dores sino tambin por cientosde peregrinos que llegan de lospueblos de la Zona Lacustre delLago, la Meseta Purpecha y laCaada de los Once Pueblos,as como tambin por peregri-nos de la comunidad de Jessdel Monte, Tenencia del muni-cipio de Morelia que desde ha-ce nueve aos visitan esta co-munidad para honrar al Seorde la Columna. El pueblo de San Andrs TzirndaroSan Andrs Tzirndaro es unpequeo poblado purpecha,ubicado en la ribera del lagode Ptzcuaro, cuyo nombresignifica lugar de pescado-res, y se localiza en el muni-cipio de Quiroga. Se llega a lacomunidad por la carreterapavimentada que recorre yconecta todas las comunida-des de la ribera del Lago. Asque se puede entrar desdeSanta Fe, camino a Erongar-cuaro, o desde Ptzcuaro. Cuenta con una poblacinde alrededor de 3 mil habi-tantes, donde an se conser-van muchas de las tradicio-nes purpechas, como el idio-ma, que lo habla ms de la mi-tad de la poblacin, y no slolas personas mayores, sinotambin los nios y jvenes.Tambin el colorido de lostrajes de las mujeres es dignode ser apreciado, ya que con-servan sus tradicionales ves-timentas de uso comn. Los habitantes de este pue-blo, desde hace mucho tiem-po, se han dedicado a la pes-ca. Actualmente la poblacinse ha visto disminuida por lafalta de fuentes de trabajo y,como todas las comunidades,ha sufrido la emigracin desus habitantes a los EstadosUnidos. Hoy los pobladorestambin tienen como fuentede ingresos la agricultura, laengorda de ganado y la pro-duccin de petates, ademsde otras mltiples artesanasque elaboran con el tule quenace en la orilla del Lago.En San Andrs Tzirnda-ro se percibe una tensin en-tre la modernidad y las tradi-ciones antiguas, ya que debi-do a la emigracin de muchosde los habitantes, principal-mente de jvenes, stos hanadoptado costumbres ajenasa sus tradiciones; sin embar-go, es ms la poblacin queconserva sus races. En lo que respecta a lo reli-gioso, este pueblo fue una an-tigua doctrina del conventofranciscano de Tzintzuntzan.Dependi por algn tiempodel Curato de San JernimoPurenchcuaro. En la actuali-dad, funcionan los dos pue-blos atendidos por un solo P-rroco, aunque cada uno comoParroquia. Cuenta con unaiglesia del siglo XVIII, muybien conservada, bajo el patro-cinio de San Andrs Apstol. La fiesta del Seor de la ColumnaUna de las tradiciones quems ha arraigado en la comu-nidad es la fiesta del Seor dela Columna, la cual se celebracon gran entusiasmo, el mar-tes anterior a la Semana San-ta. Desde das antes, los car-gueros, que son los encarga-dos de la organizacin de to-das las fiestas religiosas de lacomunidad, se organizan porcomisiones, para el adornodel templo, de la plaza, y detoda la fiesta en general, quees enmarcada por los ritospurpechas, que hacen de es-ta celebracin una fiesta ni-ca, ya que se resaltan las tra-diciones de la cultura purpe-cha. Por celebrarse en tiempode Cuaresma, la fiesta se tor-na solamente religiosa; en lavspera, llega la msica, y lascoronitas, que son imgenesperegrinas del Seor de laColumna que recorren las co-munidades aledaas, y quellegan al templo parroquial,un da antes, para entrar enprocesin.En lo que fue la festividad,este ao, el Obispo AuxiliarDon Octavio Villegas acom-pa a los fieles de esta co-munidad para presidir la Mi-sa solemne, programada parala una de la tarde; sin embar-go, media hora antes, la co-munidad encabezada por elSr. Cura Juan Antonio Valdezse congreg en la entrada delpueblo para recibir al Obispo.Hasta este punto, tambinlleg la banda de msica, ladanza de los viejitos, la danzade los viejitos elegantes, y lasguarecitas, quienes al saludara Don Octavio le colocaronun sombrero, un gabn y lobaaron de confeti, para lue-go, al son de La Josefinita yla Flor de canela (pirekuas),caminar por las calles delpueblo bajo un intenso sol,hasta el templo parroquialpara iniciar la celebracin.Ya en el recinto, que luciadornado por los mltiplesarreglos florales en tonos mo-rados y blancos, en medio deritos purpechas, dio inicio laEucarista solemne, la cualfue concelebrada por 10 Sa-cerdotes, y asistida por nu-merosos fieles que llenaroncompletamente la casa deDios, inundada por el aromadel incienso, que emerga delcopal, al momento de la pro-JAIME VALLEJO JONS, carguerode la fiesta:Para no-sotros esmuy impor-tante parti-cipar en losfestejos delSeor de laColumna,porque es una fiesta muy bonitaque ha arraigado en el corazn demuchas personas, tanto de la co-munidad como de otros pueblospurpechas, que viene a vivir estafestividad con nosotros. Le gentele tiene mucha fe, y para nosotroses muy bonito ver que la genteparticipa con mucha alegra de es-ta celebracin. ADRIN PREZ, danzante: Estadanza delos viejitoseleganteses origina-ria de SantaFe de la La-guna, y nosunimos aesta fiestapara animar los festejos. Es muygrato alabar al Seor de la Colum-na con nuestras tradiciones, por-que as sentimos que le damosgloria a Dios. Durante todo el ao,participamos en distintas fiesta dela regin, y esta fiesta es muy boni-ta porque se viven muchas tradi-ciones de nuestros pueblos pur-pechas. JUAN CARLOS CERVANTES, pere-grino: Des-de hacenueveaos, veni-mos de Je-ss delMonte enperegrina-cin, paraparticipar de esta festividad, y cadavez se ha sumado ms gente. Esteao venimos cerca de cien perso-nas ya que la devocin y la fe a es-ta imagen ha arraigado mucho. Yohe venido en cuatro ocasiones, ypara m es un acto de fe al Seorde la Columna, y ocasin de darlegracias por todos los favores quenos concede a lo largo del ao.Fiesta del Seor de la Columna en San Andrs Tzirndaro PULSOVivamos el dolor La fiesta del Seor de la Columna es una de las fiestas ms tradicionales de la regin de la Ribera del Lago.Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 15ACONTECERcesin de entrada.Durante el transcurso dela celebracin, los cantosamenizados por la banda demsica, as como la Liturgiade la Palabra, se entonaron enla lengua purpecha; un mo-mento significativo fue la en-tronizacin del Libro de losEvangelios, el cual fue lleva-do hasta el altar por cuatromujeres revestidas con sustrajes tpicos, mientras el so-nido del caracol abra paso enla nave central. Despus de la lectura delEvangelio, recitada en la len-gua natural del pueblo por elSr. Cura Juan Antonio Val-dez, Don Octavio dirigi lahomila, en la cual seal quela fiesta del Seor de la Co-lumna es un momento paracelebrar la fe y encontrarsecon Dios como familia y co-mo Parroquia. Dijo que al contemplar aCristo que sufre tenemosque entender que el dolor y elsufrimiento tambin formanparte de la vida de cada uno,porque nos acompaa a lolargo de nuestra vida, y nopodemos hacerlo a un lado;estamos llamados, a ejemplode Jess, y desde nuestra fe, avivirlo con amor, y para queel amor sea ms fuerte que eldolor, apunt.Don Octavio resalt que elamor de Cristo es un amorque nicamente busca el bieny la salvacin de quienesama, que somos nosotros, yentonces, el sentido del sufri-miento, del dolor humano enla vida, lo encontramos enamar, en hacer el bien, aun-que se nos parta el alma, lesdijo.Finalmente, exhort a losparroquianos a participarconstantemente de la Euca-rista, ya que dijo en esteSacramento nos alimenta-mos de esa fuerza, que nos daDios, para enfrentar la vida; yal recordar hoy a Cristo azo-tado, amarrado a una colum-na, pues nos llenamos de esafortaleza de Dios, para en-frentar la vida con amor, yaceptar los propios sufri-mientos, que no podemosevitarlos; pero que si amamosla vida, el dolor ser menos yel amor hace que el dolor sesienta menos, concluy.Para el momento del Ofer-torio, cuatro integrantes dedanza de los moros fueron losencargados de presentar elvino y el pan; pero tambinun grupo de guarecitas, alson de la banda de msica,llegaron bailando hasta el al-tar, para ponerles las tradi-cionales cuelgas a todos loscon celebrantes. Uno de los momentos msemotivos de la celebracin sedio durante la consagracin,ya que al momento que elObispo levant la Hostia yluego el Cliz, la banda demsica enton un son y se es-cuch en fuerte estruendo,por la abundante quema deplvora, que enmarcaron es-te momento.Luego de la bendicin delObispo, los fieles pasaron alatrio del templo parroquialpara disfrutar el espectculode las danzas folclricas de laregin, que amenizaron lafestividad. Y para concluirlos festejos, por la tarde, se re-aliz la gran procesin con laImagen del Seor de la Co-lumna por las principales ca-lles de la comunidad, ante ladevocin de los participantesque rezaron y cantaron al pa-so de la imagen.HISTORIALa imagen del Seor de la ColumnaLa Imagen del Seor de laColumna que se veneracon profunda devocin enla Parroquia de San An-drs Tzirndaro, y quemuestra a Jess atado auna columna, coronado deespinas, con el cuerpocompletamente flagelado,es de madera y, segn latradicin popular, tieneuna antigedad de ms de200 aos. Por el testimonio de lagente del pueblo, se tieneel dato de que la imagense encontraba en Tzint-zuntzan, y posteriormen-te la llevaron a San Jer-nimo Purenchcuaro; pe-ro ah no le hicieron mu-cho aprecio, y entonces lallevaron a San AndrsTzirndaro, donde arrai-g en la fe de los pobla-dores, y desde hace msde 50 aos le hacen unafiesta muy grande, pare-cida a la fiesta patronal.Desde la primera festivi-dad, se fij el martes an-tes de la Semana Santacomo fecha para la cele-bracin, y cada ao acu-den ms fieles de los pue-blos de la Ribera del Lagode Ptzcuaro, adems dede la Meseta Purpecha yde la Caada de los OncePueblos, para venerar laimagen, que recientemen-te fue restaurada. con amorDanzas, msica y signos de fe enmarcaron los festejos en honor del Se-or de la Columna.En medio de ritos purpechas, se realiz la celebracin solemne de la fiesta.Los fieles de la comunidad sali a recibir al Obispo con diversos signosde su cultura. Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 247316 ACONTECEREn breveRetiro de Religiosas. Elpasado domingo 10 deabril, en el Colegio An-huac, de Morelia, se efec-tu el Retiro de Religiosasde la Zona, con asistenciade unas 150 Hermanas delas diversas Congregacio-nes. El tema a desarrollarfue el de la Vocacin a laVida Consagrada, dirigidopor la R.M. Bernardita Me-raz Sotelo, de las Pas Dis-cpulas del Divino Maes-tro, de Guadalajara. Enapoyo, asistieron los RRPP Rubn Tapia, MSP (di-rector de la CIRM-More-lia) y Miguel ngel Nieto,CMF. El Retiro concluycon la Eucarista que presi-di el Sr. Obispo AuxiliarD. Juan Espinoza, quien ensu homila, evocando elEvangelio del da, subrayque Jess es la Vida einst a sus oyentes a dejar-se renovar y vivificar porla Palabra de Cristo.P. Ramiro Aguilar, encarga-do del SEDEAM.- El pasadojueves 7 de abril, el Sr. Ar-zobispo D. Alberto SurezInda present ante las es-cuelas del Secretariado deEducacin de la Arquidi-cesis de Morelia (SEDE-AM) al P. Ramiro AguilarRamrez, a quien nombrcomo nuevo encargado deeste Secretariado, tras elsentido fallecimiento delMtro. Gabriel R. LpezGonzlez. Asimismo, elPastor diocesano exhort alas comunidades educati-vas a conocer, dentro delPlan Diocesano de Pastoral2011-2015, 8 caractersticasque queremos que tenganuestra Iglesia Diocesana:servidora, abierta al dilo-go, que proclame el Evan-gelio como criterio y prin-cipio de la transformacinsocial y eclesial a partir delos misterios centrales denuestra fe (Encarnacin,Pascua y Pentecosts), unaIglesia que valore las ex-presiones de fe personalesy comunitarias, que obser-ve la realidad interpretan-do los signos de los tiem-pos, que incorpore a todoslos miembros del Pueblode Dios en una sola accinevangelizadora, que lleguea todos los rincones delmundo y que comprometasus mejores recursos y ta-lentos para crear una con-vivencia fundada en la dig-nidad de las personas y dehijos de Dios.Con el lema Monaguillosconstruyendo la paz, cercade 200 nios y nias de las di-versas Parroquias de la Fora-na de Maravato se reunieronen el Instituto del Carmen, deTlalpujahua, Mich., para cele-brar el X Encuentro de Mona-guillos de esa Forana.Con presencia de los PP.Ignacio Soto, Martn Coronay Gaspar lvarez y coordina-dos por el P. Juan Ruiz Rebo-llo, auxiliado por dos semina-ristas telogos Miguel Mart-nez y David Diosdado, losmonaguillos recibieron unapreparacin orientada a favo-recer la vivencia de la armo-na en sus comunidades, en-tendiendo que la paz es undon de Dios y, al mismo tiem-po, una tarea de todos.As, las plticas, los juegos,las dramatizaciones y activi-dades por equipos realizadasa lo largo de ms de tres horasque, en medio del regocijo, sefueron volando, estaban di-seadas para inculcar y refor-zar los valores de la buenaconvivencia, todo ello a la luzde la reciente exhortacin delos Obispos mexicanos.Al concluir las actividadesen el patio del colegio, losalumnos agradecieron a lasReligiosas Hijas de Mara In-maculada de Guadalupe, quedirigen este colegio plancarti-no, y todos juntos se dirigieronhacia el templo parroquial.All, el P. Juan Ruiz les dijo queen ese templo, ante la imagenpatronal Nuestra Seora delCarmen, es necesario que re-cordemos que para la Santsi-ma Virgen tambin vale aque-llo de que la felicidad de unamadre es ver cmo sus hijosconstruyen la paz, y esto enrelacin con los propios mona-guillos. El P. Ruiz Rebollo se-al tambin que en nuestrosambientes encontramos mu-chos lugares de tinieblas: en elcorazn, la familia, la socie-dad, y que debemos ser luzen esos sitios y factores de paz.Al final de la Eucarista, a cadapequeo se le entreg un an-gelito de papel y un lpiz pa-ra hacer su compromiso per-sonal y finalmente se les impu-so una cruz, la cual han de lle-var siempre, y al frente cuandosirvan en el altar. M.S. AvilsMonaguillos por la paz, en TlalpujahuaDULCE MARA TORRES MURILLOCon los primeros rayosdel da llega una grancantidad de feligresesde diferentes regionesde la localidad y del pas paravisitar el Santuario del Cristode Arar, y con ello dar pasoa la tradicional fiesta de la sa-lida del Seor de Arar rum-bo a Zinapcuaro. Es tal la cantidad de visi-tantes que recibe el pueblo,que los peregrinos se ven ca-minando por la carretera bajoel intenso sol, y los autobusesque trasportan a los peregri-nos se pueden ver mucho an-tes de llegar, al igual que lospuestos de antojitos y bebi-das refrescantes a lo largo delcamino. Cada ao vengo,me gusta mucho, pues ver alSeor de cerquita me hacesentir bien, me llena de emo-cin. Me vengo sola, aun condolencias, saliendo del traba-jo me vengo para ac, plati-c la seora Ofelia, de la co-munidad La Loma (pertene-ciente a Zinapcuaro).En punto de la 4 p.m., conel templo abarrotado, al igualque el atrio, dio comienzo laCelebracin Eucarstica presi-dida por el Vicario EpiscopalP. Martn Bernal, acompaa-do del Prroco P. HumbertoLino, y otros Sacerdotes ms.En su mensaje, el P. Bernal di-jo: La presencia de Dios en Je-ss causa maravillas, es poreso que estn todos ustedesaqu. Esta fiesta es una tradi-cin que aumenta la espiritua-lidad cristiana. Los invito a co-nocer la tradicin porque aspodremos amarla. Los invitoa experimentar la fe viva en elCristo de Arar, que hermanay bendice a los pueblos. Al finalizar la Misa, laimagen del Cristo es bajadade su nicho para colocarla enuna urna y de ah salir en pro-cesin hacia Zinapcuaro. En su recorrido, el Cristoes acompaado por bandasde msica y faroleros, quie-nes hacen todo el recorridocon l. La quema de plvora ycastillos se hacen presentesen las distintas comunidadespor las que pasa.SALIDA DEL SEOR DE ARAREl Seor de Arar hermanay bendice a los pueblospara saber...ESTA FIESTA ES UNA TRADICIN muy antigua de ms de 300 aos, aproxi-madamente de 1700. La imagen sale una semana antes de los das santos.El recorrido tiene una duracin de 8 a 10 hrs., con sus descansos, llegandoen la madrugada a Zinapcuaro, donde permanece por 50 das; en est oca-sin llega al templo de San Juan, donde es velada la imagen; despus salerumbo al templo de la Santa Cruz, pasando por algunas capillas, y por lti-mo, llega a la Parroquia de San Pedro y San Pablo. El da de la fiesta de la As-censin del Seor, la imagen regresa a Arar tambin en procesin.Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 17ACONTECERDULCE MARA TORRES MURILLOLos nios de la Parroquia del Di-vino Nio Jess, en Pueblo Nue-vo, Zitcuaro, se prepararon du-rante todo un ao para participaren el Retiro Bblico que se efectuel pasado sbado 9 de abril en eltemplo parroquial. Alrededor de las 11 a.m.,Mons. Juan Espinoza Jimnez, en-tre aplausos y porras, fue recibidoen la entrada de la localidad pornios y parroquianos del lugar, yde ah se encaminaron en proce-sin hasta donde se desarrollarael retiro.En el templo, para iniciar el re-tiro, los pequeos le cantaron aDon Juan; posteriormente, Bibliaen mano, se dispusieron a consul-tar las citas que su pastor les pedaque buscaran; quien primero la en-contrara, se pona de pie y pasabaal frente a leer en voz alta. Des-pus, otro pequeo pasaba a expli-car lo que haba entendido de laPalabra de Dios. Una de las citasque Don Juan les pidi fue del li-bro del Gnesis (3,1-7). Aqu los ni-os comentaron que no hay quedesobedecer a Dios; que no hayque hacerle caso al diablo, porquel nos engaa; que no hay queser rateros, porque Dios nos casti-ga, etc. Monseor Espinoza lesexplicaba a su vez que hay que es-tar atentos a lo que nos dice Jess,para que el diablo no los engae.Los felicit y les platic de cmonaci su vocacin; despus pas abendecir un pequeo Oratorio quese construy en la parte alta deltemplo. El retiro cerr con brochede oro con la Celebracin Eucars-tica. Las palabras del Obispo Juanacompaado del P. ngel Espino,Prroco del lugar; y el P. JorgeFrancisco Vzquez, Prroco de SanMateo fueron de aliento para quelos que colaboran en la Parroquiacontinen con el trabajo de evan-gelizacin que tantos frutos les hadado. Y en este sentido, hizo un es-pecial llamado a los padres de fa-milia quienes tienen la misin im-portante de revelar a sus hijos elrostro amoroso de Dios Padre.Nios se llenan de la Palabra de DiosEn breveBendicin de un sa-ln en la Casa Ho-gar El Cristo Aban-donado.- El pasa-do sbado 9 deabril, en la Casa Ho-gar El CristoAbandonado deMorelia, se bendijoun saln que servi-r de descanso y en-tretenimiento paralas personas que ahhabitan; la celebra-cin inici en puntode las 11 am con laSanta Misa que pre-sidi el P. Juan Za-mora, Prroco delSalvador de Mun-do, quien en su ho-mila dijo: Es muyimportante que alcelebrar la SemanaSanta pidamos aDios que nos dfuerzas para supe-rar todas las adver-sidades en nuestravida; que nos dfortaleza y vivir conalegra, sabiendoque esta vida es depaso; as que esfor-cmonos y arrepin-tmonos para podersalvarnos. Y recuer-den que Cristo, consu Muerte y Resu-rreccin, nos perdo-n de todo pecado,y vivamos plena-mente este tiempode Cuaresma. Altrmino de la Euca-rista, se bendijo elsaln y se entrega-ron algunos recono-cimientos a perso-nas generosas queapoyan a los quemoran esta casa pa-ra que tengan un lu-gar ms cmodo;as mismo a todo elpersonal que en ellatrabajan.Alejandro Syago RodrguezObras en Chucndi-ro.- En la Parroquiade San Nicols deTolentino, de Chu-cndiro, Mich., sehan realizado traba-jos de restauracinen la antigua Guata-pera (Hospital) y ensu Capilla de LaGuananchita (de laInmaculada Con-cepcin), cuya cons-truccin segn nosinforma el Sr. CuraP. Alfredo Gallegasla inici el ObispoD. Vasco de Quiro-ga en 1542, quientrajo esa imagenmariana, otra delCristo de los Mila-gros, un Santo En-tierro en una urnaespaola, y plantdos cedros blancosque an se conser-van; el templo lo ter-min el P. Martn deCastro en 1572: tenacorredores, salones,la Guatapera (Hos-pital), y era muy im-portante porqueChucndiro era pa-so obligado de Gua-najuato a Michoa-cn, y de Guadalaja-ra a Mxico, y ade-ms hay en ella bal-nearios de agua ca-liente. El 9 de juliolo van a inaugurar,ya concluyeron losaltares, slo falta elpiso de mezquite. Elsaln se llama JuanPablo II y fue inau-gurado el pasado 12de enero. Con recur-sos (3mdp) gestio-nados por el Prro-co P. Alfredo Galle-gos, se harn esos yotros trabajos en losdos templos, y en elpatio se pondr can-tera (de lo cual ya setrajeron tres camio-nes) y un teatro alaire libre.M.S. AvilsALBERTO CALDERN RAMREZEl Sr. Arzobispo Don AlbertoSurez Inda, el pasado do-mingo 10 de abril, consagrel nuevo altar de cantera, deltemplo parroquial de San Guiller-mo de Tzitzio, durante la celebra-cin de la Santa Misa, que conce-lebraron el Sr. Cura Jess Medinay el P. Daniel Onofre. Luego de que se concluyeran lostrabajos de remodelacin, al quefue sometido todo el recinto sagra-do, numerosos fieles se congrega-ron para ser testigos de este aconte-cimiento. Primeramente, le dieronuna calurosa recepcin al Don Al-berto en la entrada del pueblo, yluego se dispusieron a participar dela Eucarista solemne, en la cual sebendijeron las obras concluidas.Felicidades por esta obra de remo-delacin que le devuelve a estetemplo la belleza y la dignidad co-mo casa de Dios, dijo el Sr. Arzo-bispo a los fieles de la comunidad.Asimismo, explic a los parro-quianos que el altar es una imagensimblica de Cristo. Es como lacruz, donde se renueva el Sacrificioredentor cada vez que celebramosla Misa, porque se actualiza el Sa-crificio de la cruz. Posteriormen-te, Don Alberto ungi el altar con elSanto Crisma, para as disponersea celebrar por primera vez la Euca-rista sobre la Mesa sagrada. Finalizada la celebracin, elPastor diocesano, en el atrio pa-rroquial, tambin bendijo el nue-vo reloj que se colocara en la to-rre del templo, y se tuvo un convi-vio con toda la comunidad.Consagran Altar en Tzitziopara saber...CON EL APOYO de los gobiernos federal,estatal y municipal, as como de los mi-grantes, y la gente del pueblo, se llev acabo esta obra, en la que se restaurcompletamente el templo parroquial. DURANTE LA CELEBRACIN, tambin seutiliz por primera vez el nuevo rgano conel que se acompaaran los cantos litrgi-cos, y se bendijo el nuevo reloj de la torre.Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 247318 ACONTECERHace unas semanas se consti-tuy formalmente, con la apro-bacin del Arzobispado, el Pa-tronato pro Canonizacin delP. Saturnino Garca Lara, presi-dido por el M.I. Sr. Cngo. P.Abel Garnica Salinas. Integranel Patronato, adems, la Profra.Hortencia Zamudio Rodr-guez (Secretaria), la Sra. MaraElena Ruiz Garca (Tesorera) ylos Vocales Dra. Melania n-geles Orozco, Dr. Ricardo Bola-os y Sr. Nicols vila. Se haabocado a reunir y clasificardatos y testimonios que favo-rezcan esta Causa. El Patrona-to hace por este medio un lla-mado a todos aquellos que ten-gan algn dato o testimonioque aportar, comunicarlos alTel. 315-7771, o acudiendo alanexo del templo de lunes aviernes de 4 a 5 p.m., con el Sr.Nicols vila.Entre los testimonios, anc-dotas y recuerdos del P. Sa-tur, la Profra. Zamudio noscomparti el siguiente: Un se-minarista, Eleuterio Raya, queentr grande a estudiar, mehonr con su cario y amistad,me daba buenos consejos. Unda me regal una corbata fina.Le costaba mucho aprender yme preguntaba en los exme-nes: Cmo te ha ido?, y yo lecontestaba: Bien. Pero l hu-mildemente me deca: Pues yo,cayndome y levantndome,dejando los pelos en el portillo.En una ocasin queran repro-barlo y se encomend de todocorazn a la Santsima VirgenMara. Con gran sorpresa vie-ron los examinadores que ha-ba respondido lo suficiente yfue admitido el Gero Raya a laOrdenacin Sacerdotal. LaGuadalupana hizo el milagro.Sufri mucho escondido entiempos de la Persecucin ca-llista. Una vez cen conmigo yrecuerdo con qu placer sabo-reaba unas pauprrimas torti-llas tostadas. Muri en opininde santidad y cuando sacaronsus restos su cuerpo fue halladoincorrupto en la iglesia de po-ro, Michoacn. Mucho aprenddel P. Eleuterio Raya.M.S. AvilsTrabaja el Patronatopro Canonizacindel P. SaturninoCon gozo, compartimos la alegrade nuestro encuentro, pues el da7 de abril tuvimos el Retiro deCuaresma para nuestra Unin deContemplativas de esta Arqui-dicesis de Morelia (UCAM), s-te se realiz en el Convento de lasReligiosas de la Cruz, nos reuni-mos 60 Hermanas de los distintosMonasterios para orar, reflexio-nar y celebrar nuestra fe. Nosacompa participndonos desu alegra y riqueza espiritualnuestro Obispo Auxiliar D. JuanEspinoza, quien, al hablarnos deeste tiempo de Cuaresma comoperegrinaje hacia la Pascua, resal-t varios elementos, entre elloscomo una experiencia de desiertodonde debemos procurar ir lige-ros de equipaje, no instalarnos enconductas o actitudes que nos im-pidan avanzar con presteza al en-cuentro del Seor; considerar es-te camino a travs del desierto co-mo un lugar de dificultades don-de hay tentaciones y crisis, peroque podemos vencer con la ora-cin, el ayuno y los sacrificios; pe-ro sobre todo, algo muy bonito: esun lugar de encuentro con Dios,es espacio de manifestacin.Pero la perspectiva de la Cua-resma es llevarnos al triunfo dela Pascua donde se nos invita a: Que el pasado se viva comosabidura. El presente vivirlo comooportunidad. El futuro vivirlo como tran-quila confianza.En dilogo abierto por equi-pos, compartimos nuestras vi-vencias y lo que ms nos ha ayu-dado de este encuentro paracompartirlo tanto en nuestra co-munidad como con los lectoresde Comunidad Cristiana.El momento culmen de nues-tro da de retiro fue celebrar laEucarista congregadas en tornoa nuestro Pastor para, juntas co-mo Iglesia, renovar nuestra en-trega al Seor e intensificarnuestra misin contemplativasiendo intercesoras ante Diospor todos los que acompaamoscon nuestra oracin. Desde esta pgina hacemosuna atenta invitacin a las chicasque sienten en lo profundo de sucorazn ese deseo de seguir al Se-or, y entregarse de una maneratotal y plena. Vengan y veannuestra Arquidicesis cuenta con15 Monasterios de Vida Contem-plativa con diversos carismas, pe-ro la comn misin es seguir alSeor contemplando su rostro yvivir esa frescura que nos presen-ta el Evangelio.Contemplativas viven retiroEl pasado domingo 3 deabril, se llev a cabo la D-cima Quinta Reunin Dio-cesana de Formadores deCatequistas; en esta reunin seconvocan a Seminaristas, Reli-giosos, Religiosas y Catequistasque realizan su apostolado co-mo formadores de Catequistas. El objetivo fue estudiar y refle-xionar la formacin del Catequis-ta en la Gua de formacin para losCatequistas de Mxico, los nmeros67 al 85, as como tambin estu-diar y reflexionar el Curso de Ca-tequistas Coordinadores de laDicesis, los temas 12 y 13.La asistencia a esta reuninfue de 34 personas provenientesde Morelia, Ciudad Hidalgo,Ptzcuaro, La Piedad, Cuitzeo,Atapaneo, Jercuaro, Irimbo. Secompartieron dos momentos deestudio, uno de la Gua de Forma-cin para los Catequistas de Mxicoy otro sobre la formacin de losCoordinadores. Esta reunin seviene realizando desde el 7 deoctubre del ao 2007.La finalidad de estas reunio-nes es brindar un acompaa-miento y seguimiento a los For-madores de Catequistas, sobre to-do a aquellos que han culminadoel Diplomado para Formadoresde Catequistas que se realiza en elverano en nuestra Arquidicesis. En la obra catequtica ocupaun lugar especial el Formadorde los Catequistas, persona quedesde la comunidad y en nom-bre de ella realiza esta actividadespecfica y necesaria. Los for-madores, es decir, los delegadospor la Iglesia para ayudar a losCatequistas a realizar el progra-ma de educacin, son comocompaeros de viaje cuyo ser-vicio cualificado es muy valioso.La preparacin de los formado-res de Catequistas es una res-ponsabilidad de la Iglesia parti-cular (del Obispo por s o por susdelegados) y de la Parroquia. Francisco Javier Romero GarcaReunin de Formadores de CatequistasDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 19ACONTECERMONS. CARLOS SUREZ CZARESHans Urs Von Balthasarfue un telogo catli-co de los ms grandesque dio a la Iglesia Ca-tlica el siglo XX, hombre deuna cultura inmensa, conoce-dor de los grandes telogosde la antigedad, de los gran-des hombres de la Edad Me-dia y de todos los pensadorescontemporneos, profundoinvestigador y dotado de unacapacidad de creacin que lohacen uno de los ms origina-les intelectuales de la Iglesiacontempornea, sacerdote je-suita y cardenal que no pudorecibir el capelo debido a suprematura e inesperadamuerte.Para Von Balthasar, la an-gustia es una condicin que es-t en la entraa misma del serhumano, aunque no sea la quelo define, en trminos escols-ticos. La angustia es condicinhumana por la tensin dialc-tica que se genera en el hom-bre en la consideracin de sufinitud y de su contingencia ensu tensin hacia el infinito yhacia el totalmente Otro haciael cual tiende a trascender; pe-ro no slo se queda aqu, enuna consideracin meramentecreatura: la angustia es tam-bin la condicin del hombreque es, como deca San Pablo,simul justus et peccator, a lavez justo y pecador: no en elsentido de Lutero, quien pro-clamaba as la coexistencia enel sujeto de la gracia y del pe-cado, sino en el sentido pauli-no del hombre cado que sesiente salvado en la esperanzapero cuya condicin siguesiendo la del hombre marcadopor el pecado y necesitado deuna definitiva liberacin delcuerpo de muerte, cosa que Je-ss hizo ya en la cruz, pero quenosotros debemos apropiar-nos participando justamentede esa misma cruz. La angus-tia, pues, est en la entraa delhombre, que creado por Dios,sin embargo desde la creacinha sido orientado a la reden-cin, es decir, a ser salvadorpor la Cruz de Cristo.Jess ha venido a asumir lacondicin humana en todoexactamente como la nuestra,excepto en el pecado. El testi-monio de los Evangelios y losEscritos de San Pablo nos sea-lan claramente cmo Jess vi-no y asumi la angustia delhombre como el nivel extremode su encarnacin: angustia, yangustia de muerte, como es-criben los Evangelistas que noscuentan la pasin de Getsema-n. El grito desgarrador de Je-ss en la Cruz, es el momentosupremo de su condicin deHijo de Dios y de Hijo delHombre. La Carta a los Hebre-os nos describe casi en lengua-je de psicologa contempor-nea la angustia de nuestro Su-mo y Eterno Sacerdote quiencon clamores y lgrimas supli-c a quien poda librarlo de lamuerte, y de manera sublimenos describe la obediencia delHijo en quien se cumpli el sa-crificio de Abraham: nadie co-mo Jess pudo vivir la angus-tia porque nadie como El tenala experiencia del amor del Pa-dre, y nadie pudo vivir como ella lejana de Dios en que consis-te la muerte, como Aquel queera Dios de Dios, Luz de Luz,Dios verdadero de Dios verda-dero. La Resurreccin de Jesses la transformacin de la an-gustia de la muerte en vida,paz, y comunin con Dios ycon los hermanos. Pax vobis, laPaz est con Ustedes.El cristiano ha sido libera-do de la esclavitud del pecadoy de la muerte, ha sido consti-tuido como una nueva creatu-ra, pero existencialmente noha alcanzado todava la pleni-tud de la Redencin, y la an-gustia no ha desaparecido desu vida, reaparecen el temor ala muerte, la fuerza del peca-do, la amenaza de una posiblecondenacin ms temida por-que es capaz y libre para vol-ver a crucificar al Hijo de Dioscon sus pecados. Sin embargo,la vivencia de esta angustia esradicalmente distinta: es co-mo los dolores de parto, perocon la perspectiva de la nuevavida en el alumbramiento, escomo la extraeza de la pre-sencia del amigo Jess quecausa la angustia ante lamuerte del hermano que nohubiera muerte si hubieras testado aqu, es la angustia delpecador que se sabe llamado yamado y que no puede msque decir, Seor, tu lo sabestodo, es la angustia del hom-bre todava esclavo pero quesabe que ni la muerte ni la vi-da, ni los principados ni laspotestades ni criatura algunalo podr separar del Amor deDios que se manifest en Cris-to Jess; es la angustia delhombre viejo que sin embargovive ya la vida nueva en la fe,la esperanza y la caridad, queson las condiciones existen-ciales de su nueva realidad deredimido. Es la angustia delque teme a la muerte, pero quesabe que Cristo ha vencido a lamuerte, que el morir la muer-te de Cristo y que Cristo mori-r su propia muerte; es la an-gustia del que sabe que dondeabunda el pecado, sobreabun-da la gracia.La Iglesia no es ajena a la vi-vencia de la angustia: Ella ge-nera la angustia porque invitaal cristiano a dar el salto cuali-tativo de la fe, y todo lo que ellaes y hace, la predicacin, los sa-cramentos, la estructura minis-terial, todo el caudal de graciasque pone a disposicin delhombre, no tienen otra finali-dad que llevarlo a un gnerode vida y de existencia que lepermitan apropiarse no sola-mente los bienes de la reden-cin objetiva realizada en Cris-to, sino unirse y participar deesa Cruz Redentora y de sugloriosa Resurreccin.Von Balthasar proclamatres leyes sobre la angustiacristiana: el cristianismo quie-re y puede redimir al hombrede la angustia del pecado contal que el hombre se abra a esaredencin y a sus condicionesen la fe, la caridad y el amor.La angustia del pecado no noses quitada de encima simple-mente por el hecho objetivode la Redencin en la Cruz, lapodemos dejar atrs en la me-dida e que nos apropiemos enla verdad la fe viviente ofreci-da en la cruz, es decir, la feoperante en nuestra vide.Dios no concede a ningn cre-yente la participacin -msticao normal, noche de la fe- en laangustia de su Hijo en laCruz, sin haberle concedidoantes toda la fuerza de la mi-sin cristiana y del gozo y to-da la luz de la fe, la caridad yla esperanza, quitndole aspreviamente la angustia delpecado. (Al que no cometi pe-cado, Dios lo hizo pecado por nos-otros, para podernos liberar asde la angustia del pecado) (...)(Cfr. Rom 8,1).El cristiano y la angustiapara saber...ENTRE LAS PONENCIAS que, duran-te los Ejercicios Cuaresmales en eltemplo de Chestojova, de Morelia,expusieron Mons.Carlos Surez C-zares, Obispo Auxiliar de Morelia y Vi-cario Episcopal para el Laicado, y el P.Eduardo Corral Merino, responsablede la Pastoral Universitaria, la temti-ca dominante de acuerdo a lostiempos que se viven, y a la corres-pondiente exhortacin de los Obis-pos de Mxico sobre la paz que esta-mos llamados a construir en nuestrascomunidades vers sobre la insegu-ridad, la violencia, el sufrimiento deljusto, el miedo a abrirse al futuro, etc.,concluyendo con una reflexin acer-ca del Juicio Final de Miguel ngel.Por su altura, inters y actualidad, setranscriben en esta pgina fragmen-tos sustanciales de la reflexin queMons. Carlos hizo acerca del libro Elcristiano y la angustia, del filsofo ale-mn Hans Urs von Balthasar.Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 247320 ACONTECERFILIPPO SIMONCELLI *Juan Pablo II, desde su naci-miento el 18 de mayo de1920 en Cracovia, Polonia,recibe de su madre Emilia yde su padre Karol una educa-cin sencilla pero impregnadade fuertes valores catlicos,con una particular veneracinpor la Virgen de Czestochowa.Sin embargo, pese a haber vivi-do una infancia serena, experi-ment muy pronto el dolor porla prdida de sus padres y desu hermano mayor Edmundo.Este sentimiento lo acompadurante toda su vida, influyen-do profundamente en su espi-ritualidad y religiosidad. Eneste sentido, l conceba el su-frimiento como expiacin y, enaquel entonces, condicin ne-cesaria para conocer la verda-dera esencia de Dios, el sentidoprofundo de la fe y la misindel hombre sobre la tierra.Sin embargo, el PapaWojtyla, aun siendo conscien-te de la existencia del dolor enla vida de cada persona, estabaconvencido de que cada unotiene el derecho de recibir unaeducacin y una cultura capazde extirpar la ignorancia y, almismo tiempo, de promoverintegralmente al individuo.Esta emancipacin poda serposible no slo con el saber delos diferentes conocimientosde las ciencias humanas, sinomediante la oracin, la asiduarecepcin de los SacramentosPenitencia y Eucarista y lalectura meditada de las Sagra-das Escrituras. No obstante,para realizar cuanto ha dichoel Papa Juan Pablo II, era nece-sario evangelizar o realizaruna nueva evangelizacin. En este sentido, su accin ysu magisterio no se dirigieronslo a la jerarqua eclesistica,sino al Pueblo de Dios ntegra-mente, con una particularatencin: a los pobres, los en-fermos, las mujeres, los ancia-nos y los nios. Todo esto pue-de ser ratificado en las activi-dades que desarroll durantelos trabajos del Concilio Vati-cano II (1962-1965), dondeasumi un rol relevante parala redaccin del documentoconciliar Gaudium et spes y enla sucesiva obra pastoral, reali-zada como Obispo, Arzobis-po, Cardenal y Papa. l sentaen perfecto acuerdo con losprincipios inspiradores delConcilio la exigencia absolu-ta de una gradual, pero inevi-table renovacin de la Iglesia,porque en el transcurso de losaos, la realidad poltica, eco-nmica y social de la humani-dad estaba totalmente cambia-da y, por tanto, como reflejo,tambin las necesidades espi-rituales y pastorales del Pue-blo de Dios. Observando ape-nas despus de la muerte delPapa Pablo VI, acaecida el da6 de agosto de 1978, Wojtylaen aquella poca Cardenalexpres a algunos amigos uncuadro proftico de la necesi-dad de la Iglesia, diciendo:Creo que la Iglesia necesita, aligual que el mundo, un Papamuy espiritual. sta deberser su primera e indispensablecaracterstica para que puedaser padre de una comunidadreligiosa. Asia, frica y Am-rica Latina estn sufriendonuevas situaciones problem-ticas y buscarn un sucesor dePablo VI que pueda ayudarlesy, por encima de todo, com-prender sus dificultades.De hecho, Wojtyla no pen-saba que sera su momento yoportunidad para renovar laIglesia, aplicando los princi-pios del Concilio Vaticano II yllevndola de la mano hasta elnuevo milenio. Sin embargo,en septiembre de 1978, des-pus de 33 das de su eleccin,el Papa Juan Pablo I muri; portanto, se convoca de nuevo alCnclave en la Capilla Sixti-na, en el Vaticano el da 16 deoctubre de 1978, donde fueelecto Karol Wojtyla, con elnombre de Juan Pablo II. l, co-herente a sus principios, desdeel inicio de su Pontificado cam-bi radicalmente algunas cir-cunstancias, que desde sigloscaracterizaban la vida de losPapas en la parte interna delEstado Vaticano, pero sobre to-do cambi la relacin del Pon-tfice con los fieles, los mediosde comunicacin y la mismaJerarqua eclesistica. De he-cho, se mova con extrema na-turalidad en medio de las mul-titudes, hablando y abrazandonios, mujeres, ancianos y en-fermos, sin distincin algunade raza, religin o de pensa-miento; tena cordiales relacio-nes con los peridicos, la radioy la televisin; asuma un di-logo abierto y constructivo conlos Cardenales, Arzobispos,Obispos, Sacerdotes, Religio-sas y Laicos, con las diferentesCongregaciones de la CuriaRomana y de las diferentesDicesis de todo el mundo.Adems, estando conven-cido de la importancia de lapresencia del Santo Padre enmedio del Pueblo de Dios, ini-ci una larga serie de viajesque lo llevaron a conocer, des-de el inicio, el ContinenteAmericano (Amrica Latina,enero de 1979, en ocasin de laapertura de los trabajos de laIII Conferencia del Episcopa-do Latinoamericano de Pueblade los ngeles, Mxico, con eltema: La Evangelizacin en elpresente y en el futuro deAmrica Latina) y despus losdems continentes como Asia,Oceana y frica. Su objetivofundamental, como manifies-ta con claridad el tema de la IIIConferencia, es evangelizar ypor tanto, llevar la Palabra deDios a toda la humanidad. Juan Pablo II amaba alhombre en todas sus expresio-nes y todos los pases del mun-do, pero, sin temor a equivo-carse, desde su primer viaje aPuebla hubo una particularafinidad por la Amrica Lati-na. Los motivos de esta atrac-cin son atribuidas principal-mente a su especial veneracinpor la Virgen de Guadalupe,Emperatriz de las Amricas,que en los trazos sanguneos,en particular los del color de lapiel, denotaban una vaga se-mejanza con los de la Virgende Czestochowa. Sin embar-go, qued iluminado tambinpor el inmenso patrimonio dereligiosidad popular latinoa-mericana, que se expresaba deuna manera magistral me-diante la liturgia, el arte, la m-sica y la veneracin de los San-tos. Seguramente, se impresio-n por la vitalidad, la creativi-dad y la autenticidad con lacual los pueblos de AmricaLatina manifestaban su fe. Por eso, con tales motivos,consideraba fundamentalproteger con todas sus fuerzaseste patrimonio espiritual deaquellos ataques discrimina-torios provenientes del secula-rismo, de los regmenes de de-recha y de izquierda, de la co-rrupcin que aflige la mayorparte de los pases latinoame-ricanos. Para realizar esta mi-sin, durante los 27 aos de suPontificado (1978-2005), visittodos los pases del Continen-te, sobre todo aquellos congrandes dificultades religio-sas, sociales, econmicas y po-La huella de Juan Pablo II en AmricaDomingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473 21ACONTECERlticas. En especial manera,se recuerdan los viajes aMxico en cinco ocasiones,realizadas en los aos 1979,1990, 1993, 1999, 2002; enArgentina en 1982, Nicara-gua en 1983, en Chile 1987,en Santo Domingo 1992 yCuba 1998. Cabe mencio-nar como una distincin es-pecial, las visitas pastoralesa Mxico y Santo Domingoque haban tenido un signi-ficado esencialmente espi-ritual, en relacin de aque-lla que tuvo en Argentinaen 1992, Nicaragua 1983,Chile 1997 y Cuba 1998; quehaban tenido un valor pol-tico-religioso. No obstante,es indudable que Juan Pa-blo II ha dejado un recuerdoy una herencia espiritual deincalculable valor, tanto a laJerarqua Eclesistica comoal Pueblo de Dios latinoa-mericano, porque ha sido elprincipal artfice de renova-cin eclesistica del conti-nente a la luz de los princi-pios inspiradores del Con-cilio Vaticano II. En estesentido, estaba convencidode que la Iglesia en Amri-ca Latina tena necesidadde una Nueva Evangeliza-cin, que deba concretarsemediante una diversa estra-tegia pastoral, llevada a ca-bo por la Jerarqua Eclesis-tica y los laicos. Estos lti-mos, segn el Santo Padre,tenan un papel fundamen-tal en la actividad de la Igle-sia del nuevo milenio, por-que en el caso de Latinoa-mrica siempre haba exis-tido una gran despropor-cin entre el nmero de Sa-cerdotes, su poblacin y lainmensidad territorial. Portal motivo, pensaba que loslaicos podran realizar unaeficaz actividad pastoralall donde los Sacerdotes nopudiesen llegar, de maneraque la actividad de la Igle-sia tuviera una dinmicams orgnica, racional y, almismo tiempo, cercana atodas las poblaciones deAmrica Latina. Al respecto, el conceptode Nueva Evangelizacinfue expresado con claridady en todos sus aspectos, enlos documentos finales dela III y IV Conferencia Ge-neral del Episcopado deAmrica Latina como pri-mer ejemplo de colegiali-dad episcopal en la histo-ria de la Iglesia Universal.Dichas Conferencias fue-ron denominadas: Laevangelizacin en el pre-sente y en el futuro deAmrica Latina (Puebla,1979) y Nueva evangeliza-cin, Promocin humana,Cultura cristiana, Jesucris-to ayer, hoy y siempre(Santo Domingo, 1992). Es-tos documentos fueron unrelevante patrimonio parala Iglesia continental, puesdelinearon las estrategiaspastorales que debanpracticarse, considerandolos cambios religiosos, po-lticos, econmicos y socia-les verificados en esosaos. Bajo este panorama,el papel del Sumo Pontficefue decisivo por su partici-pacin, en persona, duran-te la inauguracin de lasactividades en ambas Con-ferencias, dando orienta-ciones y reflexiones que se-ran determinantes para laedificacin de los docu-mentos finales. Sin embargo, su influen-cia magisterial, doctrinal yespiritual se manifest conmayor evidencia en el Docu-mento Final de Santo Do-mingo, pues la Conferenciade Puebla fue programadacasi en su totalidad todavabajo el Pontificado de PabloVI (1964-1978) y de Juan Pa-blo I (agosto-septiembre1978). En este sentido, el Do-cumento final de Santo Do-mingo es considerado comouna de las piedras miliaresde su pensamiento cristol-gico, pastoral y eclesistico,lo cual consta en los temastratados durante los trabajosde la Conferencia y en la es-tructura misma de la docu-mentacin final, que se sub-dividi en cinco partes: laprimera Jesucristo ayer, hoyy siempre, donde se profun-diza el aspecto cristolgico,es decir, la figura de Jesu-cristo encarnado, muerto yresucitado para la salvacinde todos los hombres y, almismo tiempo, el conceptode actualidad de su Palabra,que no obstante los cambiospolticos, sociales y econ-micos del mundo, es siem-pre salvadora, creativa y ac-tual. La segunda trata el te-ma de la Nueva Evangeli-zacin; la tercera, la Pro-mocin humana; la cuarta,todo lo concerniente a laCultura cristiana, y laquinta lleva como ttuloNueva era bajo el signo de laesperanza. Adems, la Con-ferencia de Santo Domingofue organizada con ocasinde la celebracin de los 500aos del descubrimiento deAmrica por Cristbal Co-ln (12 de octubre de 1492-12 de octubre de 1992), conel objetivo de festejar estaimportante fecha y, al mis-mo tiempo, analizar la situa-cin sobre los resultadosconcretos de la evangeliza-cin despus de 500 aos desu inicio. Sin embargo, enocasin de la Conferencia deSanto Domingo en la queparticip como Obispo,nuestro actual Arzobispo D.Alberto Surez Inda, acae-ci un hecho de notable rele-vancia histrica y espiritual,en el discurso inaugural, conel cual el Santo Padre abrilas actividades, por primeravez en la historia de la Igle-sia Universal pidi oficial-mente perdn por los sufri-mientos de los pueblos ind-genas causados, en nombrede la Iglesia, por los conquis-tadores.A pesar que los ltimosaos del Pontificado de JuanPablo II fueron un verdade-ro va crucis, continu sincesar con sus visitas por to-do el mundo, en particular,Amrica Latina, promo-viendo con todas sus fuer-zas la Nueva Evangeliza-cin, la Promocin Humanay la Cultura Cristiana. Res-pecto al Continente Ameri-cano, fue promotor del Sno-do para Amrica en 1997,donde particip personal-mente, teniendo como obje-tivo vincular con mayor efi-cacia la actividad pastoralde las Iglesias latinoameri-canas con las de Norteam-rica (Estados Unidos y Ca-nad). Aunado a esto, fue elinspirador de la V Confe-rencia General de Episcopa-do Latinoamericano, quetuvo lugar, tras su muerte,en Aparecida, Brasil, 2007.Por estos motivos, sedebe afirmar que Juan Pa-blo II ha dejado una huellaprofunda en la Iglesia deeste Continente, moderni-zndola y proyectndolahacia los retos que esperanser realizados en esta Nue-va Evangelizacin delNuevo Milenio.* Filippo Simoncelli (n. en Roma,1971) es Doctor en Ciencias Polticas (con especialidad en Historia) por la Universidad La Sapienza, de Roma. Su tesis doctoral vers acerca de la histo-ria de las Conferencias Generalesdel Episcopado Latinoamerica-no. Actualmente vive en Morelia.22 ENTRETENIMIENTO Y SERVICIOS Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473JUAN MANUEL FERREYRA CERRITEOHHOORRIIZZOONNTTAALLEESS:: 11.. No estar en ellaes camino de perdicin (Flp 33,,18-19)/ Pilato dice: Este justo, confesan-do as pblicamente la inocencia deJess (Mt 2277,,24); y sin embargo, locondena a morir en la Cruz. He aquel tipo de juez () que por poltica,cobarda o intereses viola los debe-res de su cargo. Hay alguno hoy enda? 22.. Unificas, agrupas / Tener en-tre ceja y ceja. 33.. Aventuras en ():pelcula blica de la II Guerra Mun-dial, con Errol Flynn. 44.. El aire francs/ No esperar a que vengan / cido li-srgico, potente alucingeno. 55.. Co-chero sin coche / Como te digo / Ac-tinio. 66.. No justifica los medios / Losbuenos das del fumador. 77.. Mayosin m / Simio de buen ver / No estarcomo la tapia. 88.. No est hecha lamiel para su boca / Sentir vergen-za. 99.. Titanio / (inv.) Toma, anda /Preposicin que hasta el burro en-tiende. 1100.. Tiene su doble esta letra/ Perteneciente o relativo al aire. 1111..En (Mt 2277,,5) vemos que mientras Pe-dro llora, contrito, () se suicida,porque le falta la confianza en la Mi-sericordia de Dios, que a todos per-dona. [Straubinger] / El Santo Curade (): Patrono de los Prrocos. VVEERR-TTIICCAALLEESS:: 11.. Calcio / Jos de (): no-ble senador que no consinti en lacondenacin de Jess; es modelodel cristiano intrpido que confiesasu fe sin clculos humanos. 22.. Pauli-na, la Chica Dorada, en sintonacon su apellido / Prender sin llama.33.. No separar / Breve ejemplo. 44.. An-tiguo emperador de todas las Rusias/ Hombre de Cirene, cuya obra decaridad le vali la gracia de conver-tirse (Mt 2277,,32). 55.. El Sistema Mone-tario Internacional / Est el hornopara bollos? / The (...): El fin de Holly-wood. 66.. La piedra de sacrificio /Cant Piel canela el gran (...) KingCol. 77.. Impar / Aviso en ingls, queparas cuando lo ves / Esconde unoen la manga, el tramposo. 88.. Roman-ce amoroso / Curva que hace el bo-rrachn de vuelta a casa. 99.. Remashacia atrs / El Estado ms ruidosode todo Mxico. 1100.. (inv.) Oro / Semuestra esplndido / Las costas deItalia / Erbio. 1111.. No lo es todo lo quereluce / Edificio donde se recibe yentrega la correspondencia.Solucin: HHoorriizzoonnttaalleess:: 11..Cruz / Inicuo. 22..Anas / Odiar. 33..Birmania.44..Air / Ir / LSD. 55..ro / As / Ac. 66..Fin / Tos. 77..Ma / Mono / Or. 88..Asno/ Apenar. 99..Ti / neT / So. 1100..Ere / Areo. 1111..Judas / Ars.VVeerrttiiccaalleess:: 11..Ca / Arimatea. 22..Rubio / Asir. 33..Unir / Ej. 44..Zar / Simn. 55..SMI / No /End. 66..Ara / Nat. 77..Non / Stop/ As. 88..Idilio / Ese. 99..Cas / Sonora. 1100..uA / Da / Ia / Er. 1111..Oro / Correos.SOLUCINPizarraD I O C E S A N AMe llamo EEllssaa PPrreezz MMoorreennoo y mediagnosticaron cncer en los ova-rios. Me recetaron los medica-mentos: Placitaxel, Carboplatino,Ondansetron, Ranitidina y Dexa-metasona. Llevo tres tratamien-tos, de un total de seis, con un cos-to por sesin de $2,900. Soy soltera y vivo con mis pa-ps que estn enfermos. Pido de tu ayuda. Gracias. Mi nombre es LLeeyyddii YYeerraannii CCaammiillooGGaarrccaa. Tengo nueve aos y meacaban de diagnosticar insuficien-cia renal. Necesito bolsas conagua para dilisis Pisa 1.5% y Eritro-poyetina. Mi familia incluye a mipap, que es jornalero; a mi mam, que se dedica alhogar, y a mis dos hermanitos. Por favor, aydanos.Mi nombre es RRoossaa ZZaarraazzaa GGuuzz-mmnn,, de 27 aos. Hace un ao medetectaron un tumor neuroendocri-no. He llevado varios tratamientos, yahora me recetaron por un ao am-polletas de Sandostatina, que cues-tan al mes $20,000. Tengo muchos deseos de seguirviviendo, ya que tengo un beb de un ao nuevemeses. Mis familiares y mi esposo no cuentan conlos recursos para mi tratamiento. Pido de tu apoyo. Hola! Me llamo NNaayyeellii GGuuttiirrrreezz RRooddrrgguueezz,, de 17aos. Desde hace dos aos me diagnosticaron insu-ficiencia renal. Ocupo cajas con bol-sas para dilisis Pisa 1.5%, Eritropo-yetina, Complejo B, Tums y PostureD. Mi mam est enferma, pero lehace la lucha vendiendo tortillas pa-ra sacarme adelante. Adems, mihermana trabaja en una tienda de abarrotes y tam-bin me apoya. Gracias. Mi nombre es AAuurreelliioo LLppeezz HHuurrttaa-ddoo. Tengo 47 aos, y desde hacedos aos me diagnosticaron linfo-ma no hodgkin que me paraliz lamitad de mi cuerpo. Necesito iniciarnuevamente seis ciclos de quimio-terapias con los medicamentos Rituximab, Etoposi-do, Vincristina, Ciclofosfamida y Doxorrubicina quecuestan $35,000 por sesin. Mi familia ya no tiene di-nero para continuar con mi tratamiento. Te agradez-co tus oraciones y apoyo.Soy JJooss MMaarraa MMeejjaa RRaammrreezz,, y des-de los 7 aos me diagnosticaron fi-brosis qustica, insuficiencia pancre-tica y varices esofgicas. Ahoritatengo 15 aos. Ocupo los medica-mentos: Cren, Dicloxacilina, Propa-nolol, Vitamina E, Aderogyl Stresstabs, Ranitidina, Ur-sofal, Nebulizaciones con Salbutamol y Gentamici-na. Gracias por la generosidad que han tenido hastala fecha, especialmente a la familia que me ayud re-cientemente con las cajas de Cren. Lo que hicieron a cada uno de estospequeos, a M me lo hicieron (Mt 2255, 40) Programa Participacin. Sbados, de 8:00 a 9:30 a.m., por RadioNicolaita XESV 1370 de A.M., conducido por D. J. Guadalupe Chvez. In-cluye lectura de materiales de Comunidad Cristiana.verboCRUCIGracias por tu gran generosidad. Para todos los casos: (443) 312 8981. Deposite donativos en las cuentas Banamexnmero 310971, sucursal 118 HSBC nmero 4036682656. Ambas cuentas a nombre de Critas Diocesana MoreliaI.A.P. Enviar ficha de depsito al fax (443) 312 8981 de 9:00-14:30 entregarlo en Zaragoza 230, Centro, Morelia.ServiciosD I O C E S A N O S Farmacia Virtual. De la Parroquia de San LuisGonzaga. Solicite u ofrezca medicamentos gratuita-mente: Tel. 320-6140. Hospital de Nuestra Seora de la Salud (Hi-jas de Mara Inmaculada de Guadalupe). Zaragoza276, Centro, Morelia, Mich. (443) 312 0990. SSaannaattoorriioo ddee llaa IInnmmaaccuullaaddaa (Misioneras de la Ca-ridad de Mara Inmaculada). Tejedores de Aranza #243, Col. Vasco de Quiroga, C.P. 58230, Morelia, Mich.(443) 314 2966, 314 2595. SSaannaattoorriioo ddeell SSaaggrraaddoo CCoorraazznn ddee JJeessss (Hijasdel Sagrado Corazn de Jess). Jurez # 718, Salvatie-rra, Gto. (466) 663 0201, 663 1225.. CCeennttrroo MMaatteerrnnoo IInnffaannttiill SSaann JJooss (Hijas de laCaridad de Mara Inmaculada. Mariano Elzaga # 164,Centro. Morelia. (443) 312 5729. Servicio Espiritual Nocturno (S.E.N.). Adminis-tracin de los Sacramentos de la Penitencia, Unciny Sagrado Vitico, en la ciudad de Morelia, para en-fermos graves hospitalizados. Horario: 8:00 p.m. a6:00 a.m. 324 6024. Dispensario Dermatolgico Dr. Pedro Andra-de Pradillo (para enfermedades de la piel): Pvda.Isaac Arriaga 62, Centro, Morelia, Mich. Consulta ge-neral: Lunes a Viernes de 10 a 21 hrs. Laboratorio: 8:7a 16 hrs. Dermatlogo: Presentarse Lunes y Jueves alas 16 hrs., Martes y Mircoles a las 13 hrs., Viernes de9 a 12 hrs. Consejera Familiar Seor de la Piedad. Res-ponsable: Lic. M Gpe. Lpez Hernndez. Guerrero #92, Centro. La Piedad, Mich. (353) 522 0155. Horario:Lunes a Viernes, de 10 a 13 y de 17 a 20 hrs. Sbados,por la maana. "Luchemos por la Integridad de las Fa-milias.Albergue Mara Salud para Enfermos de Cn-cer: Soto Saldaa 50, Centro, Morelia, (443) 317 6859. Banco de Alimentos: Felipe Pramo 600, Col.Constituyentes de Quertaro, Morelia, (443) 3390785 y 339 0790. Banco de Medicamentos Vasco de Quiroga:Anexo al templo de San Felipe de Jess, Pvda. Cons-tituyentes 2, Col. Obrera, Morelia, (443) 313 5276. Casa de Cuna Felcitas del Ro (Hnas. del Sa-grado Corazn de Jess): Av. Lzaro Crdenas 974,Col. Ventura Puente, Morelia, (443) 312 0878. Refugio Santa Fe (para mujeres violentadas):Zaragoza 230, Centro, Morelia (443) 312 7251. Centro de Atencin Social San Luis Gonza-ga, de la Parroquia de San Luis Gonzaga, apoyadapor la UVAQ. ofrece sus servicios de contabilidad, ad-ministracin, psicologa, derecho, arquitectura, infor-mtica, apoyo espiritual. Los servicios de asesora tie-nen costo de recuperacin, los dems, segn estu-dio socio-econmico. Francisco Bedolla 34, entre Lo-ma Larga y Loma del Rey, Col. Jaujilla, Morelia, Mich.(443) 299 7257Seccin interdiocesana de los peridicos de las Dicesis de Morelia, Apatzingn, Cd. Lzaro Crdenas, Tacmbaro y Zamora Ao IV, N 195 Domingo 17 de Abril de 2011NUESTRO REY, Jesucristo, co-mienza su manifestacin en la Ciu-dad Santa, haciendo un gesto, en suentrada, que anuncia, de manera de-finitiva, lo que vivir en el desenla-ce de su ministerio.Mateo resalta la precisin geo-grfica del pasaje que meditamos, albendecir los ramos en la Liturgia deeste Domingo (Jerusaln, Betfag),porque a partir de este momento laactividad de Jess se desarrollar enla Ciudad Santa y sus alrededores(Mt 21,10.12.17.18.23).Jess comienza su manifestacincon tres gestos simblicos, muy pa-recidos a los que solan hacer losprofetas del Antiguo Testamento: laentrada en Jerusaln, la purificacindel templo y la maldicin de la hi-guera. A travs de ellos se presentacomo Mesas y pone de manifiestola purificacin y la conversin quenecesita Israel. Esta pretensin deJess es claramente percibida por laaristocracia sacerdotal (los jefes delos sacerdotes), que reacciona cues-tionando la autoridad de Jess parapresentarse como tal (Mt 21,23).Muy en contraste con la mayora,que afirmaba: ste es el profeta Je-ss, de Nazaret de Galilea (Mt21,11).Los preparativos de la entrada enJerusaln ocupan la mayor parte delrelato en el pasaje que analizamos.Mateo introduce una cita de refle-xin, haciendo alusin a Zc 9,9,donde resalta el carcter humilde ypacfico del reinado de Jess. Al re-alizar este acto, Jess se aplica vo-luntariamente esta profeca y su en-seanza. Por su parte, el siguiente relato dela Pasin, que tambin abordamoseste domingo, nos recuerda todo loque el Maestro tuvo que padecer porcausa de nuestra salvacin. Fiel a lamisin que el Padre le encomend,afronta las consecuencias de suamor por el Padre y los hombres.Los anuncios que jalonan el co-mienzo de la tercera parte del Evan-gelio (Mt 16,21; 17,22-23; 20,18-19) y el enfrentamiento entre Jess ysus adversarios (Mt 21-23), antici-paban ya el relato de la Pasin (Mt26-27).La sombra de la cruz se proyecta so-bre todo en el Evangelio: desde suNacimiento, Jess encontr oposi-cin: Herodes lo persigue (Mt 2,1-23); fue perseguido por los escribasy fariseos (cf. Mt 11,2-12,50); lamuerte de Juan el Bautista apuntabaya hacia su destino (Mt 14,1-12), yel anuncio de las persecuciones quetendrn que afrontar sus discpulos,ser un eco de las que sufrir suMaestro. La Pasin no es para Ma-teo un final casual o inesperado de lavida de Jess, sino su desenlace na-tural. Aplicacin concretaQu paradoja tan grande vemos enla figura de nuestro Salvador: esnuestro Rey, pero un Rey contras-tante con todos los protocolos de lagente rica, de los reyes de este mun-do, que viven en palacios muy lujo-sos, con mucho dinero y joyas, conmuchos sirvientes a sus pies, con to-das las caravanas que pueden hacer-se; un Rey que manifiesta un Reinode paz, de humildad; un Rey que di-ce que todos somos sus hermanos ynos ama en extremo por igual; unRey que es crucificado como malhe-chor, sujeto a la burla y escarnio desus enemigos, que padece de la ma-nera ms atroz que podamos imagi-nar. Un Rey verdadero es Jess.Cuntos gobiernos tienen que imi-tar su vida en la forma de conducir asus dirigidos!LAS SITUACIONES DE violenciay de injusticia daan siempre grave-mente a los pueblos; en la mayor par-te de las personas inyectan desalien-to, malestar, divisiones y resenti-mientos que dificultan la unidad y laparticipacin en el bien comn. Po-cos pueblos y personas aprovechanesa situacin como oportunidad pri-vilegiada para reflexionar, enderezarel camino y superarse; all est elejemplo de Alemania y de Japn, c-mo se levantaron despus de la Se-gunda Guerra Mundial; all est eltestimonio del Papa Juan Pablo II. Prcticamente toda la vida de deKarol Wojtyla estuvo marcada por elsufrimiento, violencia e injusticiassociales. Naci casi recin terminadala Primera Guerra Mundial; desdenio qued hurfano de madre; des-de adolescente su pas fue ocupadopor los nazis, sufri sus atropellos yexperiment de cerca el odio contralos judos sin olvidar los campos deconcentracin; en su juventud, parano ser enrolado en las brigadas nazis,prefiri el trabajo duro de la canteray sacar tiempo para estudiar en launiversidad; con medidas de precau-cin aliment su fe y fortaleci su vi-da en los grupos juveniles y talleresde teatro fomentados y cobijados porsu Parroquia. As sufri la SegundaGuerra Mundial y sus secuelas de-vastadoras de muerte y destruccin;as se acrisol y asimil el valor sa-grado de la vida, de la amistad y delservicio. En este ambiente descubrisu vocacin al Sacerdocio y la asu-mi con pasin.Ya como Sacerdote y Obispo, su-fri la dictadura del comunismo: encarne propia y con su pueblo vivilos engaos y atropellos de posturasideologizadas y de regmenes que,con mscara de promover el bien co-mn, se vuelven enemigos de laspersonas. As comprendi la impor-tancia de la reflexin sustentada en laverdad y de la proyeccin social de lafe; as creci su compromiso por lajusticia y por la paz.Su eleccin como Sumo Pontficesorprendi a todo mundo; en su pri-mer mensaje nos centr en lo msimportante, nos abri perspectivas ynos mostr el camino a seguir:Abran las puertas, no tengan mie-do abran las puertas al Redentor.Pronto experimentamos a un hombrede fe slida y de gran calidad huma-na; tena prisa por llegar a todos pa-ra abrir puertas a una vida ms huma-na y a un desarrollo integral; afrontgraves problemas sociales y al inte-rior de la Iglesia, ayud a derribarprejuicios y barreras que impiden launidad ms que el muro de Berln;alent a ser constructores de unidad;se convirti en el peregrino y mensa-jero de esperanza, de justicia, deamor y de paz. No lo detuvo el aten-tado sufrido casi al inicio de su Pon-tificado, ni los trastornos y debilita-miento de su enfermedad ni su edadavanzada. A das de la Beatificacin de JuanPablo II, nos sentimos estimulados yexigidos a vivir este acontecimientohistrico. Los catlicos del mundoentero tenemos mucho que agrade-cerle a Dios, especialmente los me-xicanos; el Papa entr pronto en elcorazn de los mexicanos, nuncaocult su gran amor a la SantsimaVirgen de Guadalupe a quien enco-mend su Pontificado, y nunca ocul-t su gran cario por Mxico.Juan Pablo II es ejemplo de fideli-dad plena, de entrega amorosa de to-da la vida hasta el ltimo minuto; esuna luz y gua para impulsar la pro-yeccin social de la fe afrontando laviolencia y las injusticias de maneracomprometida y constructiva. Sinduda ser un valioso intercesor porMxico; sus palabras: Mxicosiempre fiel resonarn siempre co-mo un llamado a defender y a forta-lecer nuestra identidad de catlicos.Para prepararnos y vivir el aconte-cimiento de su beatificacin, purifi-quemos nuestro corazn y participe-mos en las actividades que en cadauna de nuestras Dicesis y Parro-quias se organizarn por tan gratomotivo.PUNTOS DE REFLEXIN DOMINGO DE RAMOSHosanna alHijo de David!P. Rubn Cervantes Gonzlez MoreliaLuz para das oscurosJos Luis Chvez Botello, Arzobispo de Antequera-Oaxaca23 (I)24 (II) PROVINCIA ECLESISTICA DE MORELIA N 195 DOMINGO 17 DE ABRIL DE 2011En Semana Santa, y siempre, un Dios de cruzJos L. Caravias, SJLO QUE SOLEMOS llamarla cruz o las cruces no esotra cosa que los sufrimien-tos y contradicciones de la vi-da. Cruz es lo que limita la vi-da (las cruces de la vida), loque hace sufrir y dificulta elcaminar a causa de la imper-feccin o la mala voluntadhumana. De suyo, las cruces no tie-nen ningn valor en s. Sonuna experiencia humana ne-gativa, de la que nadie se pue-de escapar, pero con Jess, elsufrimiento humano ha en-contrado sentido. No es quel nos haya enseado a elimi-nar la cruz o le haya dado unvalor a la cruz en s misma,sino porque le ha dado un va-lor santificante liberador.Desde Jess, toda cruz puedeencontrar un lugar en la cons-truccin del Reino de Dios. Gracias a Jesucristo, el he-cho de la cruz puede ser to-mado como una dimensinde la espiritualidad, por esosu llamado a cargar la cruz(Mt 10,38), para seguirle:Quien no carga con su cruz yse viene detrs de M, no pue-de ser discpulo mo (Lc14,27). Slo siguiendo aCristo, la cruz nos hace cre-cer en la vida segn el Espri-tu, por eso podemos afirmarque no existe propiamenteuna espiritualidad de la cruz,sino una espiritualidad de se-guimiento del Crucificado.La espiritualidad de la cruzno es meramente la acepta-cin de la tristeza, del dolor;no es pasividad y resigna-cin. La cruz no se busca ens misma, pero se la encuen-tra ciertamente en la medidaen que seguimos a Jess.Nuestras cruces no tienensentido, si no nos incorpora-mos por ellas a la Cruz deCristo. No todo sufrimientoes especficamente cristiano,sino el que nace del segui-miento de Jess. Cmo soport Jess laCruzPor eso es de suma importan-cia entender cmo soportJess la Cruz. l no busc lacruz por la cruz. Busc el es-pritu que hace evitar que seproduzca la cruz para unomismo y para los dems. Pre-dic y vivi el amor. Quienama y sirve, no crea crucespara los dems con su egos-mo. l anunci la BuenaNueva de un Dios que esamor para todos, especial-mente para los despreciados.Se comprometi por el reina-do de este Dios, pero el mun-do se cerr a l; puso crucesen su camino, y acab alzn-dolo en el madero de la cruz. La cruz fue la consecuen-cia de un anuncio que cues-tionaba y de una accin libe-radora. l no huy, no con-temporiz, no dej de anun-ciar y testimoniar, aunque esole cost ser crucificado. Si-gui amando a pesar del odio.Asumi la cruz en seal de fi-delidad a Dios y a los hom-bres. Segn el ejemplo deJess, en qu consiste,pues, la espiritualidadcristiana de la cruz? En primer lugar, se trata decomprometerse, siguiendo aJess, a fin de que se vayaconstruyendo un mundo en elque sea menos difcil el amar,la paz, la fraternidad, la aper-tura y la entrega a Dios. Estoimplica la denuncia de situa-ciones que engendran odio,divisin y atesmo en trmi-nos de estructuras, valores,prcticas e ideologas. Impli-ca, tambin, el anuncio y larealizacin, con hechos con-cretos, de la justicia, la soli-daridad y el amor en la fami-lia, en las escuelas, en el sis-tema econmico, en las rela-ciones polticas. Este com-promiso acarrea como conse-cuencia crisis, confrontacio-nes y sufrimientos. Aceptar lacruz proveniente de esta lu-cha y cargar con ella, lo mis-mo que carg con ella el Se-or, forma parte integral delcompromiso cristiano. Lacruz que hay que soportar eneste empeo, con la que hayque cargar en ese camino, esun sufrimiento y un martiriopor Dios y por los hermanos. Solidarizarse con loscrucificados de hoyCargar con la cruz, tal co-mo lo hizo Jess, significa,por consiguiente, solidarizar-se con los crucificados de es-te mundo: los que sufren vio-lencia, los que son empobre-cidos, deshumanizados yofendidos en sus derechos.Defenderlos, ayudarles aabrir los ojos y organizarse,atacar todo lo que los con-vierte en infrahombres, eneso consiste cargar con laCruz de Jess. La Cruz de Jess y suMuerte fueron consecuenciade ese compromiso a favor delos desheredados de estemundo. Slo en la solidari-dad con los crucificados sepuede luchar contra la cruz;slo desde la identificacincon los atribulados por la vi-da, se puede efectivamente li-berar de las tribulaciones. Nofue otro el camino de Jess: lava del Dios encarnado. Elcristiano solidario con los po-bres es el que, como Pablo,ama la Cruz de Cristo, es de-cir, la lucha por la justicia atravs del amor sufriente, queentraa la radicalidad de undar la vida por el otro. La pra-xis cristiana tiene sabor decruz y de eficacia, que sloconoce el que ama al prji-mo.La cruz tiene una signifi-cacin particular para los su-frientes, los oprimidos y su-fridos. Para ellos, el mensajede la crucifixin consiste enque Jess nos ensea a sufriry a morir de una manera dife-rente, no a la manera de la re-signacin, sino en la fideli-dad a una causa llena de espe-ranza. No basta cargar lacruz; la novedad cristiana escargarla como Cristo, llevan-do el compromiso hasta el ex-tremo: No hay amor msgrande que dar la vida porlos amigos (Jn 15,13). No se puede cargar la Cruzde Cristo, si uno no se domi-na a s mismo: El que quieravenirse conmigo, que renie-gue de s mismo, que carguecon su cruz y entonces me si-ga (Mt 16,24). Porque esta-mos arraigados en el egosmoy la tendencia al pecado, elcamino para seguir a Jess esde superacin, de muerte alhombre viejo (Rm 6, 6), de re-nunciar a vivir segn la car-ne (Mt 18,8). No es posible lacruz del compromiso, sin es-ta otra forma de cruz que es larenuncia a nosotros mismos.No es posible un amor extre-mo a los dems, si uno no es-t totalmente descentrado des mismo. El centro ha de serDios, y no uno mismo; estono se consigue sin negarse as mismo.Predicar hoy la cruzSufrir y morir siguiendo deeste modo al Crucificado, esya vivir. Al interior de estamuerte en cruz existe una vi-da que no puede ser aniquila-da. Est oculta en la muerte.No es que venga despus dela muerte, sino que est yadentro de la vida de amor, dela solidaridad y de la valentapara soportar y morir, por esola elevacin de Jess en lacruz es tambin su glorifica-cin. Vivir y ser crucificadode este modo, por la causa dela justicia, que es la causa deDios, es vivir, por eso el men-saje de la Pasin va siempreunido al mensaje de la Resu-rreccin, pues la insurreccinpor la causa de Dios y delprjimo es ya resurreccin. Predicar, hoy, el segui-miento de Jess en la cruz, esanuncio de que se acerca laresurreccin, la victoria quelograr hacer cada vez msimposible, que unos hombrescontinen crucificando aotros hombres. Es vivir a par-tir de una vida que la cruz nopuede ya crucificar. Lo nicoque la cruz puede hacer esconvertirla en ms victorio-sa. Predicar la cruz, pues, sig-nifica seguir a Jess, y seguira Jess es perseguir su cami-no, proseguir su causa y con-seguir su victoria.A FONDO Fue presentada en Roma subiografaJUAN PABLO II. La biografa. ste esel ttulo del libro escrito por AndreaRiccardi que, como l mismo revel,se debi a la dificultad que tuvo paraencontrar un ttulo. Del sufrimiento ala esperanza y De Polonia al mun-do, fueron algunos de los fracasadosintentos. En este punto, el editor sugi-ri llamarlo simplemente: La biogra-fa, lo que a Riccardi le pareca un po-co pretencioso.Cada da querra agregar una p-gina, dice Riccardi, no para aadirancdotas, sino porque parecera quefaltara algo, ya que Juan Pablo II noslo tuvo un largusimo pontificado,sino tambin una vida polifactica, yporque, como dijo el doctor NavarroValls, su mensaje tiene que ser ledoen el contexto de la Europa y del mun-do de entonces. De lo contrario, no seentiende ni su grandeza ni la reali-dad.El libro muestra a Juan Pablo II encuanto personaje de la historia con-tempornea, no solamente como unagran figura del pontificado romano,sino del humanismo del novecientos.Un protagonista del pensamiento y dela situacin social, espiritual y polti-ca.El profesor universitario le agrade-ci al Cardenal Sandri su lectura apa-sionada, que hizo revivir alegras, fa-tigas, oscuridades y la belleza de losgrandes das de Juan Pablo II. Reco-noci las dificultades y lmites en unaobra de este tipo, porque Juan PabloII era enteramente humano, porqueera profundamente de Dios, y por es-te motivo supera cualquier esquemaque podamos hacernos. Estamos de-lante de una persona a la que Dios do-t de tantos dones: idiomas, su figurafsica y adems un hombre de estudioy cultura, sobre el cual se pos el ofi-cio de Pedro.El volumen aborda temas y losacompaa con bibliografa y convic-ciones que el autor madur con con-versaciones e ideas que le confiaronlos Papas Juan Pablo II y BenedictoXVI, adems de Cardenales, Obispos,Sacerdotes y laicos.Es un redescubrir, dijo el Carde-nal argentino, una cadena de recuer-dos sobre el enigma Wojtyla. El co-razn de su mensaje: No tengis mie-do, se bas en la herencia del marti-rio y en el atentado de 1981 ofreciuna seal evidente.El profesor Letta hizo un recorridohistrico, sealando diversos puntosde referencia, como el escenario deRoma con su sinagoga en el impulsodel dilogo entre catlicos y judos,las jornadas de la juventud y el Jubi-leo del 2000: Son como imgenesque pasan de una pelcula de 27 aosde historia.Una historia, la de su Pontificado,que inicia con la divisin de los dosgrandes bloques y la guerra fra; el se-gundo conflicto de Irak, con el peligrode un choque de culturas y religin; lacada del Muro de Berln; el ampliar-se de las democracias en Latinoamri-ca; la guerra en Bosnia; el 11 de sep-tiembre, y en cada evento se vea lapresencia sufrida del Papa.Un Papa testimonio del Dios de lapaz, la justicia y el testimonio del do-lor de cada hombre. Esta actitud en-cuentra sus races en los aos pola-cos, cuando vivi en primera persona,eventos terribles: la II Guerra Mun-dial; el nazismo y la invasin de su pa-tria; los campos de exterminio, el co-munismo y los gulag; la terrible trage-dia de la sho, todas experiencias ytragedias que l haba sentido en pri-mera persona. Record, tambin, elllamamiento lleno de angustia: Nun-ca ms a la guerra, y despus el tes-timonio del sufrimiento de haber esta-do en el timn de la Iglesia, a pesar deque la enfermedad lo estuviera devo-rando.MensajeEl portavoz emrito de la Sala dePrensa del Vaticano, Navarro Valls,trajo a la memoria diversos recuerdos,como el del primer viaje a los Esta-dos Unidos de Amrica, en 1979, ba-jo los reflectores de un mundo hiper-comunicado y sin mayora catlica.Entonces, un periodista intent expli-car el xito comunicativo de Juan Pa-blo II, con la frase: They love the sin-ger, but not de song; (les gusta el can-tante, pero no la cancin). Entretantoqued claro que ms que su persona-lidad, lo que llegaba a la gente era lasinceridad del mensaje que transmi-ta, con nada de postizo o preparado.En la base de la comunicacin deJuan Pablo II, estaba la idea que nosolamente l, sino tambin quien leescuchaba, era una criatura de Dios,por lo tanto, ambos podan entendersey tenan la capacidad de conocer laverdad.Cul fue el mensaje central de sumagisterio? Lo dijo el mismo Papa:Nuestra responsabilidad est enmantener el carcter trascendente dela persona humana, pues puede que-dar en mero objeto. sta es la base demi enseanza.Juan Pablo II fue un Pontfice quele hizo entender a toda una generacinlo inevitable del tema de Dios. Con-venci a su poca de que no se puedeentender al ser humano sin Dios, y elmejor testimonio de lo que deca fuel mismo, porque la falsedad no lo-gra comunicar. (Zenit).PROVINCIA ECLESISTICA DE MORELIA N 195 DOMINGO 17 DE ABRIL DE 2011 25 (III) Miguel Patio Velzquez, MSF Fabio Martnez Castilla Alberto Surez Inda Jos Luis Castro Medelln, MSF Javier Navarro RodrguezObispo de Apatzingn Obispo de Cd. Lzaro Crdenas Arzobispo de Morelia Obispo de Tacmbaro Obispo de ZamoraPbro. Miguel ngel Carrasco Ocam Pbro. J. Jaime Carsentes Valdovinos Pbro. Guillermo Reyes Carmona Pbro. Ivn Torres Martnez Pbro. Rafael Morales Navarro(01-453) 534-22-26 (01-753) 537-4082 (01-443) 317-24-77313-96-67 (01-459) 596-11-53 (01-351) 512-54-26(Responsable de esta edicin N 195)Ao IV, N 195 17-IV-2011MMEENNSSAAJJEEProvinciaEclesisticade MoreliaRUMBO A LOS ALTARESJuan Pablo II, una vida que supera un librodes nada a lo que stos atestiguan en contra tuya?Como Jess callaba, el sumo sacerdote le dijo: Teconjuro por el Dios vivo a que nos digas si T eresel Mesas, el Hijo de Dios. Jess le respondi: Tlo has dicho. Adems, Yo les declaro que pronto ve-rn al Hijo del hombre, sentado a la derecha deDios, venir sobre las nubes del cielo.Entonces el sumo sacerdote rasg sus vestiduras y ex-clam: Ha blasfemado! Qu necesidad tenemos ya detestigos? Ustedes mismos han odo la blasfemia. Qu lesparece? Ellos respondieron: Es reo de muerte. Luegocomenzaron a escupirle en la cara y a darle de bofetadas.Otros lo golpeaban, diciendo: Adivina quin es el que teha pegado.Entretanto, Pedro estaba fuera, sentado en el pa-tio. Una criada se le acerc y le dijo: T tambin es-tabas con Jess, el galileo. Pero l lo neg ante to-dos, diciendo: No s de qu me ests hablando.Ya se iba hacia el zagun, cuando lo vio otra criaday dijo a los que estaban ah: Tambin se andabacon Jess, el nazareno. l de nuevo lo neg con ju-ramento: No conozco a ese hombre. Poco des-pus se acercaron a Pedro los que estaban ah y ledijeron: No cabe duda de que t tambin eres deellos, pues hasta tu modo de hablar te delata. En-tonces l comenz a echar maldiciones y a jurar queno conoca a aquel hombre. Y en aquel momentocant el gallo. Entonces se acord Pedro de que Je-ss haba dicho: Antes de que cante el gallo, me ha-brs negado tres veces. Y saliendo de ah se solt allorar amargamente.Llegada la maana, todos los sumos sacerdotesy los ancianos del pueblo celebraron consejo contraJess para darle muerte. Despus de atarlo, lo lle-varon ante el procurador, Poncio Pilato, y se lo en-tregaron.Entonces Judas, el que lo haba entregado, vien-do que Jess haba sido condenado a muerte, de-volvi arrepentido las treinta monedas de plata alos sumos sacerdotes y a los ancianos, diciendo:Pequ, entregando la sangre de un inocente.Ellos dijeron: Y a nosotros qu nos importa? Allt. Entonces Judas arroj las monedas de plata enel templo, se fue y se ahorc.Los sumos sacerdotes tomaron las monedas deplata y dijeron: No es lcito juntarlas con el dinerode las limosnas, porque son precio de sangre. Des-pus de deliberar, compraron con ellas el Campodel alfarero, para sepultar ah a los extranjeros. Poreso aquel campo se llama hasta el da de hoy Cam-po de sangre. As se cumpli lo que dijo el profetaJeremas: Tomaron las treinta monedas de plata en quefue tasado Aquel a quien pusieron precio algunos hijosde Israel, y las dieron por el Campo del alfarero, segn loque me orden el Seor.Jess compareci ante el procurador, Poncio Pi-lato, quien le pregunt: Eres T el Rey de los ju-dos? Jess respondi: T lo has dicho. Pero na-da respondi a las acusaciones que le hacan los su-mos sacerdotes y los ancianos. Entonces le dijo Pi-lato: No oyes todo lo que dicen contra Ti? Perol nada respondi, hasta el punto de que el procu-rador se qued muy extraado. Con ocasin de lafiesta de la Pascua, el procurador sola conceder ala multitud la libertad del preso que quisieran. Te-nan entonces un preso famoso, llamado Barrabs.Dijo, pues, Pilato a los ah reunidos: A quinquieren que les deje en libertad: a Barrabs o a Je-ss, que se dice el Mesas? Pilato saba que se lo ha-ban entregado por envidia.Estando l sentado en el tribunal, su mujer man-d decirle: No te metas con ese hombre justo, por-que hoy he sufrido mucho en sueos por su causa.Mientras tanto, los sumos sacerdotes y los ancia-nos convencieron a la muchedumbre de que pidie-ran la libertad de Barrabs y la muerte de Jess. As,cuando el procurador les pregunt: A cul de losdos quieren que les suelte?, ellos respondieron:A Barrabs. Pilato les dijo: Y qu voy a hacercon Jess, que se dice el Mesas? Respondieron to-dos: Crucifcalo. Pilato pregunt: Pero, qumal ha hecho? Mas ellos seguan gritando cadavez con ms fuerza: Crucifcalo! Entonces Pila-to, viendo que nada consegua y que creca el tu-multo, pidi agua y se lav las manos ante el pue-blo, diciendo: Yo no me hago responsable de lamuerte de este hombre justo. All ustedes. Todo elpueblo respondi: Que su sangre caiga sobrenosotros y sobre nuestros hijos! Entonces Pilatopuso en libertad a Barrabs. En cambio, a Jess lohizo azotar y lo entreg para que lo crucificaran.Los soldados del procurador llevaron a Jess alpretorio y reunieron alrededor de l a todo el bata-lln. Lo desnudaron, le echaron encima un mantode prpura, trenzaron una corona de espinas y sela pusieron en la cabeza; le pusieron una caa en sumano derecha, y arrodillndose ante l, se burla-ban diciendo: Viva el Rey de los judos!, y le es-cupan. Luego, quitndole la caa, lo golpeabancon ella en la cabeza. Despus de que se burlaronde l, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas ylo llevaron a crucificar.Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, lla-mado Simn, y lo obligaron a llevar la cruz. Al lle-gar a un lugar llamado Glgota, es decir, Lugar dela Calavera, le dieron a beber a Jess vino mezcla-do con hiel; l lo prob, pero no lo quiso beber. Losque lo crucificaron se repartieron sus vestidos,echando suertes, y se quedaron sentados ah paracustodiarlo. Sobre su cabeza pusieron por escrito lacausa de su condena: ste es Jess, el Rey de los ju-dos. Juntamente con l, crucificaron a dos ladro-nes, uno a su derecha y el otro a su izquierda.Los que pasaban por ah lo insultaban movien-do la cabeza y gritndole: T, que destruyes eltemplo y en tres das lo reedificas, slvate a Ti mis-mo; si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz. Tam-bin se burlaban de l los sumos sacerdotes, los es-cribas y los ancianos, diciendo: Ha salvado a otrosy no puede salvarse a S mismo. Si es el Rey de Is-rael, que baje de la cruz y creeremos en l. Ha pues-to su confianza en Dios, que Dios lo salve ahora, sies que de verdad lo ama, pues l ha dicho: Soy elHijo de Dios . Hasta los ladrones que estaban cru-cificados a su lado lo injuriaban.Desde el medioda hasta las tres de la tarde, seoscureci toda aquella tierra. Y alrededor de lastres, Jess exclam con fuerte voz: El, El, lem sa-bactan?, que quiere decir: Dios mo, Dios mo,por qu me has abandonado? Algunos de los pre-sentes, al orlo, decan: Est llamando a Elas.Enseguida uno de ellos fue corriendo a tomaruna esponja, la empap en vinagre y sujetndola auna caa, le ofreci de beber. Pero los otros le dije-ron: Djalo. Vamos a ver si viene Elas a salvarlo.Entonces Jess, dando de nuevo un fuerte grito, ex-pir.[Aqu todos se arrodillan y guardan silencio por unosinstantes]Entonces el velo del templo se rasg en dos par-tes, de arriba a abajo, la tierra tembl y las rocas separtieron. Se abrieron los sepulcros y resucitaronmuchos justos que haban muerto, y despus de laResurreccin de Jess, entraron en la Ciudad Santay se aparecieron a mucha gente. Por su parte, el ofi-cial y los que estaban con l custodiando a Jess, alver el terremoto y las cosas que ocurran, se llena-ron de un gran temor y dijeron: Verdaderamenteste era Hijo de Dios.Estaban tambin all, mirando desde lejos, mu-chas de las mujeres que haban seguido a Jess des-de Galilea para servirlo. Entre ellas estaban MaraMagdalena, Mara, la madre de Santiago y de Jos,y la madre de los hijos de Zebedeo.Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea,llamado Jos, que se haba hecho tambin discpu-lo de Jess. Se present a Pilato y le pidi el cuerpode Jess, y Pilato dio orden de que se lo entregaran.Jos tom el cuerpo, lo envolvi en una sbana lim-pia y lo deposit en un sepulcro nuevo, que habahecho excavar en la roca para s mismo. Hizo rodaruna gran piedra hasta la entrada del sepulcro y seretir. Estaban ah Mara Magdalena y la otra Ma-ra, sentadas frente al sepulcro.Al otro da, el siguiente de la preparacin de laPascua, los sumos sacerdotes y los fariseos se reu-nieron ante Pilato y le dijeron: Seor, nos hemosacordado de que ese impostor, estando an en vi-da, dijo: A los tres das resucitar. Manda, pues,asegurar el sepulcro hasta el tercer da; no sea quevengan sus discpulos, lo roben y digan luego alpueblo: Resucit de entre los muertos, porque es-ta ltima impostura sera peor que la primera. Pi-lato les dijo: Tomen un pelotn de soldados, va-yan y aseguren el sepulcro como ustedes quieran.Ellos fueron y aseguraron el sepulcro, poniendo unsello sobre la puerta y dejaron ah la guardia.Oracin UniversalPresidente: Imploremos, hermanos, a Jess, el Su-mo Sacerdote de la fe que profesamos, que en laCruz present, con lgrimas en los ojos, oracionesy splicas al Padre. Y oremos tambin nosotros portodos los hombres: Para que el Seor, que en la Cruz excus a los ig-norantes y pidi perdn por ellos, tenga piedad delos fieles que han cado en el pecado, les d valorpara recurrir al Sacramento de la Penitencia y lesconceda el gozo del perdn y de la paz. Oremos. Para que la Sangre de Jess, que habla ms favo-rablemente que la de Abel, reconcilie con Dios alos que an estn lejos a causa de la ignorancia, laindiferencia, la maldad o las propias pasiones.Oremos. Para que el Seor, que en la Cruz experiment laamargura de sentirse triste y abandonado, seapiade de los enfermos, los afligidos y los oprimi-dos, y les enve a su ngel para que los conforte.Oremos. Para que el Seor, que recibi en su Reino al la-drn arrepentido, se apiade de nosotros, nos dsentimientos de contricin y nos admita, despusde la muerte, en su Paraso. Oremos.Presidente: Dios todopoderoso y eterno, que en-viaste a tu Hijo al mundo, para que, con su Pasin,destruyera el pecado y la muerte y, con su Resu-rreccin, nos devolviera la vida y la felicidad, escu-cha las oraciones de tu pueblo y haz que podamosgozar de los frutos de la Cruz gloriosa de Jesucris-to. l, que vive y reina por los siglos de los siglos.Amn.Ofrendas: Al presentar los dones de pan y vino, frutodel esfuerzo y trabajo del hombre que se convierten en ali-mento del alma, presentemos con ellos nuestra fe, amory conversin al Padre Dios que nos dio la vida.Comunin: Al acercarnos a recibir el Cuerpo de Cristo,recibimos el Alimento que da vida eterna, limpiemosnuestra alma y corazn para llenarnos con l.Salida: Habiendo iniciado la Semana Santa, vayamos avivir estos das con intensidad. Sintmonos convocadosa participar de las celebraciones en nuestra comunidad.LLaa PPaassiinn...... viene de la pg. 426 PALABRA DE DIOS Domingo 17 de Abril de 2011,Comunidad Cristiana N 2473Padre bueno: despus dehaberme preparado junto ami familia durante toda laCuaresma con oracin ypequeas mortificaciones,concdeme ahora acompaara tu Hijo Jess desde suentrada triunfal a Jerusalnen este Domingo de Ramos,viviendo con devocin suPasin y Muerte, narrada hoyen el Evangelio, y en lasdems celebraciones de estaSemana Santa; para resucitara la vida nueva que l meofrece, y celebrar con grangozo el triunfo de suResurreccin.Concdeme, Pap Dios, sersiempre un seguidor ejemplarde Jess, ante mi familia yante todos los que merodean. Amn.Quiero acompaar a Jess!27Hoy hemos escuchado cmoJess hizo su entrada enJerusaln antes de sufrir suPasin y ser crucificado.Jess recibi lasaclamaciones de la gente quedas despus pediran aPilato que lo crucificara. El Domingo de Ramos es elcomienzo de la SemanaSanta. El da Jueves, sereuni Jess con susdiscpulos para comer laCena de Pascua, que sera,tambin la ltima. En esaCena instituy la Eucaristapara estar siempre connosotros.Crucificados en una cruzmoran los esclavos ymalhechores. Jess aceptatodo esto por librarnos delpecado y de la muerte,porque nos am a todos,hasta lo ltimo. Jess, sinembargo, no se qued en elsepulcro, resucit y ese fuesu triunfo definitivo; adems,porque as nosotros tambinpodemos resucitar, nuestravida no se quedar en unatumba, y todo, gracias aJess.Encuentra en la sopa deletras, las palabras de abajo.Soy una comunidad indgenasituada a 15 kilmetros alnorte de la ciudad deUruapan, y mi nombre,Capacuaro, significa enmedio de dos cerros. LaSemana Santa o SemanaMayor la celebran mishabitantes siguiendo todo lorelacionado con nuestra fecatlica, y con algunasparticularidades del lugar. El prioste, que es elencargado del templo ynombrado por la comunidadpor un ao, coordina todaslas actividades conaprobacin del Prroco.El Domingo de Ramos sebendicen las palmas que hansido tradas de TierraCaliente, y recibidas lavspera con gran solemnidadpor mis gentes.Se conserva una hermosatradicin: El Mircoles Santoda al que llamanahuanjupikua en la casa delprioste se rene un grupo devoluntarios para ir al cerro aatrapar un conejo; la salida esa las tres de la tarde, y alregreso se les ofrece unacomida a base de mole decharales. El Jueves Santo selleva el conejo vivo en uncanasto adornado conmuchas flores, fruta y unpanal de abejas silvestres.Despus de la celebracin dela Eucarista, las personasque forman el Consejo delpueblo se renen en la casadel prioste para celebrar laltima Cena, que consisteen comer un pescado muygrande en atapakua, que esuna comida muy popular entoda la Meseta Purpecha,que se prepara de distintasmaneras: con carpas, cerdo,chilacayote tierno, quesos,etc., y es una especie demole rojo o verde. Todos loscomensales son atendidospor un grupo de mujeresjvenes que son lasencargadas del aseo deltemplo durante el ao, y sonllamadas uananchas.El Viernes Santo sacan alCristo del templo para rezarel Viacrucis, en el queparticipa todo el pueblo. Porla tarde se hace la ceremonialitrgica de la Adoracin de laSanta Cruz, y ms tarde sepredica el sermn de lasSiete Palabras.El Sbado Santo y elDomingo de Resurreccin locelebran mis habitantes comose acostumbra en todos loslugares de tradicin catlica.Te gustara conocerme yparticipar en estasceremonias? Date laoportunidad!AO XII Nmero 485en la edicin N 2473 de Comunidad Cristiana17 de abril de 2011Coordina: Martha Ruano HurtadoVietas: Mara Elena Caballero Daze-mail: martharuanoh@hotmail.comSemana Santa en CapacuaroEmelina Cruz Durniniciamosla SemanaSanta!Jhocelyn Bazn NietoTodos fallamos, a vecesinconscientemente y otras deforma totalmente consciente.Lo cierto es que cuandofallamos, de una o de otraforma, si revisamos nuestrointerior, nos damos cuenta quede manera natural nos surgeun descontento con nosotrosmismos. Es un malestarinterno, un dejo de sentimientopor haber fallado. Sabes aqu se debe? A que nuestraconciencia no miente, o mejordicho, no le podemos mentir, niocultar que hemos pensado,actuado o dejado de actuar encontra de nuestra naturaleza,en contra de nuestradignidad en contra denuestro Padre.Es inconformidad omalestar con nosotros mismos:duele, y duele tanto, que noshemos vuelto unos expertosen acallar tal situacin al puntode parecer inmunes. Dios nosha dotado de todo lo necesariopara vivir conforme a nuestradignidad y entre lo que nos hadado, est la capacidad deentender, en razn y encorazn, cuando nos hemossalido del camino, cuandoestamos fallndonos anosotros mismos dejando devivir como lo que somoscuando tambin le estamosfallando a l.Por otro lado, tambin nosdot de voluntad, del querercorregir lo que nos lastima ynos cercena el alma, es decir,la voluntad de no pecar, elloimplica sentir arrepentimiento yel propsito de novolverlo a hacer.Es la reconciliacin,precisamente, la oportunidadde reconocer las fallashaciendo un examen deconciencia. y cmo hacerlo?Segn el sitio www.ewtn.com,partiendo de la reflexin decada mandamiento:Iniciando con disponernosal Espritu Santo pidindoleque nos ilumine para hacer unanlisis honesto1 MandamientoMe acuesto o me levanto sinrezar? Me avergenzo deaparecer creyente ante losdems? He credo ensupersticiones, por ejemplo;amuletos, sales, brujas, lecturade naipes o de humo decigarrillo, o espiritistas?2 MandamientoHe dicho el Nombre de Diossin respeto y por cualquiertontera?3 MandamientoHe faltado a Misa losdomingos? Cuntas veces?Cuntos domingos voy aMisa cada mes?4 MandamientoHe desobedecido a mispadres? No les he queridoayudar? Los he tratado mal?He perdido el tiempo en vezde estudiar o trabajar?5 MandamientoHe deseado que a otros lesvaya mal? He peleado? Hedicho groseras? Tengoresentimientos contra algunapersona y no le quieroperdonar? No rezo por losque me han tratado mal? Mehe burlado de alguien? Hepuesto sobrenombres? Hetratado con dureza? He dichopalabras ofensivas? Hehablado mal de otraspersonas? He contado lomalo que han hecho o lo quedicen de ellos? Heescandalizado? (o sea, heenseado lo malo a los que nolo saben?) Cuntas veces?Me he aprovechado de losms dbiles para golpearlos ohumillarlos?6 MandamientoMe he detenido enpensamientos o deseosimpuros? He mirado pelculasimpuras, o revistaspornogrficas o escenasimpuras por televisin? Hedicho o celebrado chistesmalos? He hecho accionesimpuras conmigo mismo o conalgunas personas? Tengoalguna amistad que me hacepecar?7 MandamientoHe robado? Cunto vale loque he robado? Piensodevolverlo o dar eso a lospobres? He devuelto loprestado? He tenido perezaen cumplir los deberes?8 MandamientoHe dicho mentiras? Heinventado de otros lo que nohan hecho o dicho? Hehecho trampas en negocios oestudios? He credo que Diosno me va a ayudar?9 MandamientoHe codiciado la mujer o elesposo de mi prjimo? Hemirado a un hombre o a unamujer de manera impura?10 MandamientoHe deseado los bienesajenos? He sido envidioso?He sido avaro? He comidoms de lo que necesito? Hesido orgulloso?El perdn de Dios esgratuito. Siempre perdona.No es un premio alarrepentimiento.La satisfaccin de laconfesin es no volver a pecarpara procurarnos una vidadigna, libre de ataduras, puesaunque nos especialicemos enacallar el alma,el malestar persiste.ererNos concedes bendicionesincesantes, nos colmas de gozoen tu presencia.20, 8Salmoenlacecomunidad@gmail.com / AO 7 / N 331 / 17 DE ABRIL DE 2011Busca la pazLa reconciliacin con Dios y con quienes nos rodean nos permite un progreso en la vida espiritual3gracias o favoresque obtenemos conla confesin1. Nos devuelve onos aumenta laGracia Santificante: laamistad con Dios.2. Nos da fuerzasespeciales para evitarel pecado y rechazarlas tentaciones.3. Nos da asco yantipata por todo loque sea ofender aDios.5cosas necesariaspara hacer unabuena confesin1. Un examen deconciencia2. Arrepentirse de lospecados3. Propsito deenmienda4. Confesarse con elSacerdote5. Cumplir lapenitencia queimpone el confesor