El Rol de La Mujer Azteca

  • Published on
    03-Jan-2016

  • View
    747

  • Download
    1

Transcript

Univera

Universidad Nacional Autnoma de Mxico

Facultad de Filosofa y Letras

Colegio de Lengua y Literaturas Hispnicas

El papel de la mujer en la sociedad Azteca

Profesora: Patricia Lucia vila

Alumna: Madeline Castillo Paz

Grupo: 1103

Fecha de entrega: Mxico D.F a

7 de septiembre de 2012

El papel de la mujer en la sociedad AztecaParece que queran que las mujeres Fuesen sordas, ciegas y mudas.

Gernimo de Mendieta.

La posicin que la mujer ocupaba en la sociedad azteca era de acuerdo con la clase social a la que perteneca, la edad que tena y sus caractersticas individuales. Pero sin importar las caractersticas anteriores todas las mujeres se vean sometidas por los varones, esto era porque todas las mujeres fueron apartadas de las actividades que implicaban riqueza, poder o prestigio, como el comercio, la guerra y la cacera ritual. Esta posicin por debajo del hombre, se deba a que los aztecas eran una sociedad principalmente militarizada y resolviendo siempre cuestiones de guerra, adems de no ser necesario hacer distinguir a las mujeres con ropa llamativa debido a su escasa participacin en actividades prestigiosas o con un gran merito. Las madres les dirigan largas disertaciones a sus hijas, entre ellas: Hecho esto comienza luego a hacer lo que es de tu oficio, o hacer cacao, o moler maz, o a hilar, o a tejer; mira que aprendas muy bien cmo se hace la comida y la bebida para que sea bien hecha; aprende muy bien a hacer buena comida y buena bebida, que se llama comer y beber delicado para los seores.1___________________________________________________________________________________

1. Eduardo Matos Moctezuma, Tenochtitln, p. 150Situacin social de la mujer nobleEstas mujeres por pertenecer a un estamento dominante nobleza, compartan con sus compaeros masculinos algunos privilegios que les conceda su posicin, como por ejemplo: podan heredar tierras, sin embargo por s mismas no podan tener acceso al poder poltico ni mucho menos tener el derecho a heredarlo.

En cuanto a la educacin de la mujer noble, sta era mucho ms rgida que la de la gente del pueblo, debido que la mujer era la que depositaba la honra del linaje. Al nacer una nia se enterraba el cordn umbilical debajo del fogn de la casa, porque la vida de la mujer es criarse, estar y vivir en ella 2, y al bautizarla le entregaban con rituales y sermones pequeas replicas de instrumentos domsticos. Desde los 5 aos les enseaban a labrar la tierra, a tejer y a hilar.La joven por ser noble deba llevar una vida muy austera, tanto social como sexual. Eran criadas con mucho recato, que podra decirse que su vida transcurra en cautiverio forzoso hasta que se casaran.Condicin de la mujer del pueblo.

Se les conoca como macehualtin que quiere decir del pueblo. Este grupo abarcaba a todos los que trabajaban para el gobierno y tenan la obligacin de pagarle tributo.

La mujer del pueblo comparta con el varn el pago del tributo en trabajo y especie, pero adems de la explotacin sexual. ____________________________________________________________________________2. Rodrguez Shadow Mara J. La mujer azteca, p. 94

La mujer del pueblo desempeaba labores domesticas, como cuidar la casa, atender a su marido y a sus hijos; pero tambin colaboraba con su marido a las labores agrcolas, adems de fabricar el vestuario para su familia y las mantas para el tributo asignado a su barrio.

Las crnicas dicen que las mujeres pobres eran educadas con el mismo rigor que el aplicado a las doncellas. 3 Y en efecto se les educaba con el mismo rigor, con el mismo recato y sobre todo con mucha honestidad, pero las mujeres nobles no tenan tanta libertad sexual y no podan ejercer la prostitucin porque las castigaban con la muerte; mientras que las mujeres del pueblo gozaban de ciertas libertades sexuales y la prostitucin no solo les era permitida, sino que les fue impuesta.

Los oficios femeninos

Las mujeres que participaron en la estructura ocupacional no respetaron, en modo alguno, competencia para los varones, pues solo se les permiti desempear las labores que ningn hombre azteca deba hacer: las relacionadas en forma directa con las tareas que generalmente la mujer desarrolla en su hogar 4

Las mujeres del pueblo se dedicaban a las ventas de algunos artculos y servicios en los mercados para poder sustentar algunos gastos en su hogar; los hombres podan ofrecer a la venta en los mercados innumerables productos y ejercer 35 oficios diferentes, las mujeres solo vendan 6 productos y podan ejecutar 16 actividades: ________________________________________________________________________3. Rodrguez Shadow Mara J. La mujer azteca, p. 944. Ibdem. p. 118

Guisanderas: preparaban ciertos guisos en su hogar y los llevaban a vender al mercado, exponindolos en grandes cazuelas donde mezclaban pepitas, aj, tomates y chiles verdes. Verduleras: algunas mujeres obtenan ingresos extras si tenan una pequea hortaliza en su casa o recolectaban hierbas comestibles como el eloquilitl, el mozoquilitl, el axalli popoyahu y otras hierbas buenas para comer 5 Tamaleras: los hacan ellas mismas o los compraban ya hechos para vender en el mercado. Tortillera: las mujeres que tenan recursos ms limitados que las tamaleras se dedicaban a la venta de tortillas solas, con chile o con carne. Comerciante de plumas: eran hiladas y las obtenan de las aves que tenan en sus propios hogares y las ofrecan con cierto tipo de trabajo. Medicas: eran las que podan cuidar a los enfermos, deban saber dar purgas, echar medicina y untar el cuerpo, adems de curar llagas, el mal de ojos, y otras enfermedades. Terapeutas tenan menos preparacin que las medicas y curaban los que se deca Embarrado de cabeza, en esta operacin ocupaban barro y unas hiervas llamadas xiuhquilitl6 Hechiceras: tenan mala reputacin, se rumoraba que tenan pactos con el demonio, porque saba dar bebedizos que mataban a los hombres, engaaban a las gentes con su hechicera, pero tambin podan saber si un nio se curara con solo tirar maz en un tapete o chupando al enfermo. Sopladoras: hacan ritos y ceremonias especiales que se efectuaban cuando un bao era calentado. Parteras: solo las mujeres ancianas podan ser parteras, stas ayudaban a la parturienta a dar a luz._____________________________________________________________________

5. Rodrguez Shadow Mara J. La mujer azteca, p. 121

6. Ibdem. p. 124

Tejedora: teja mantas labradas o pintadas, decan que deba ser diestra. Costurera: solo cosa y labraba. Hilandera: su trabajo era escarmenar y sacudir el algodn, prepararlo para la labor y que el hilado fuera delgado y parejo. Tambin deba ser diestra. Casamenteras: eran viejas matronas que se dedicaban a intervenir en las negociaciones matrimoniales.

Amantecas: estas mujeres tenan ste trabajo gracias a su padre o a su marido, consista en hacer piezas artesanales muy complejas. Pintoras: en los mercados haban mujeres que ofrecan sus servicios como pintoras, stas se dedicaban a decorar figuras en la piel de los que solicitaran.Sobre su sexualidad

La sexualidad de la mujer en la sociedad azteca antes del matrimonio era mal visto y sancionado hasta con la muerte, se deca que los dioses les castigaran pudrindole los rganos sexuales, que las ahorcaran o que moriran apedreadas o ahogadas. El matrimonio era ms bien un vinculo poltico entre dos grupos sociales y no una unin de apego afectivo entre un hombre y una mujer. Introduccin

Suena interesante investigar qu papel desempeaba la mujer en la sociedad Azteca, de ah el nombre del tema que abordare en el presente trabajo.Se tiene la idea de que la mujer siempre ha estado sojuzgada por el hombre y su nico rol en la sociedad era en relacin a la casa, y todo lo concerniente a ello, sin dejar de lado la reproduccin.Es por eso que la idea central de ste trabajo es explicar todo lo relacionado a la organizacin familiar, el tipo de educacin que reciba, y las actividades a las que poda dedicarse o los oficios que poda llevar a cabo, siempre y cuando fuera mujer de pueblo, porque las mujeres de nobleza tenan ms reglas.Conclusin

La mujer azteca en el mbito social no era tan reprimida a como se tena una idea, gozaba de ciertos privilegios y libertades, ms si era una mujer de pueblo, las mujeres de la nobleza tenan ms restricciones. Y de las libertades en cuanto a su sexualidad, eran tan ligeras que casi las obligaban a prostituirse para poder apoyar en los gastos econmicos del hogar.

La mujer del pueblo poda desempearse en varias actividades, ms bien en varios oficios, no era tan reprimida la sociedad azteca, le permitan a la mujer trabajar en lo que ella pudiera desempear.

En lo personal estaba bien que le dieran su lugar, pero lo que no termin de agradarme es que en los matrimonios no era una unin amorosa entre la pareja, sino ms bien una unin poltica establecida por los padres de estos para asociarse.Bibliografa Rodrguez Shadow Mara J. La mujer Azteca, Mxico, UAEM, 2000 Matos Moctezuma Eduardo, Tenochtitln, Mxico, CFE, 2006 Clavijero Francisco Xavier , La cultura de los mexicanos, Conaculta, 2002

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm