Ejercicio Nº 1 VITRUVIO - tallerhistoriathr ?· Ejercicio Nº 1 VITRUVIO 1) Identifique los temas tratados…

  • Published on
    27-Jul-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

  • Ejercicio N 1

    VITRUVIO

    1) Identifique los temas tratados por Vitruvio en Los Diez Libros de Arquitectura.

    INDICE

    LIBRO PRIMERO:

    I. Qu es Arquitectura y qu cosas deben saber los Arquitectos

    II. En que consiste la Arquitectura

    III. De las partes en que se divide la Arquitectura

    IV. De la eleccin de lugares sanos

    V. De la construccin de las murallas y las torres

    VI. De la eleccin de lugares apropiados para uso comn de la ciudad

    LIBRO SEGUNDO:

    I. De la vida de los hombres primitivos y de los principios de la Humanidad,

    as como del origen de los edificios y de sus progresos

    II. De los principios de las cosas segn las opiniones de los filsofos

    III. De los adobes

    IV. De la arena

    V. De la cal y de cul es la mejor piedra de que se hace

    VI. Del polvo de Puzol

    VII. De las canteras

    VIII. De las clases de edificaciones

    IX. De la madera. De lo que hay que observar al cortar la madera para

    construir y de las cualidades superiores de algunos rboles

    X. Del abeto superior y del inferior, con la descripcin de los Apeninos.

    LIBRO TERCERO:

    I. De dnde se han tomado las medidas para ereccin de templos

    II. De la composicin y medida de los templos

    III. De las cinco clases de templos

    IV. De los cimientos tanto en lugares slidos como en los que no lo son

    V. De las columnas jnicas y de su ornato

    VI. Simetra de los arquitrabes

    LIBRO CUARTO:

    I. De los tres rdenes de columnas: de su origen y de su invencin (y de la

    simetra del capitel corintio)

    II. De los ornamentos de las columnas y de su origen

    III. Del orden drico

    IV. De la distribucin interna de las celas y del vestbulo

    V. De la orientacin de los templos

    VI. De las proporciones de los vanos y de los jambajes en los templos

    VII. De las proporciones en los templos toscanos

    VIII. De los templos redondos y de otras clases

    IX. Como deben instalarse los altares de los dioses

    LIBRO QUINTO:

    I. Del Foro y de las baslicas

    II. Del Erario, de la Crcel y de la Curia

    http://www.artifexbalear.org/vit_2_4.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub2_5.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub2_6.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitruv3_1.htm

  • 2

    III. Cmo se debe construir un teatro para que su situacin sea saludable

    IV. De la armona

    V. De los vasos del teatro

    VI. De la forma del teatro

    VII. Del techo del prtico del teatro

    VIII. De las tres clases de escenas y de los teatros griegos

    IX. Sobre la eleccin de lugares armnicos para los teatros

    X. De los prticos detrs del escenario y de los paseos

    XI. De las disposiciones y partes de los baos XII. De la forma cmo han de

    construirse las palestras y los xistos

    XIII. De los puertos y de las obras de albailera bajo el agua

    LIBRO SEXTO:

    I. De la disposicin de los edificios segn las diversas propiedades de los

    lugares

    II. De las proporciones y medidas en los edificios particulares y de sus

    medidas segn la naturaleza de los lugares

    III. De los atrios

    IV. De la atrios y de los aposentos

    V. De los triclinios

    VI. De los salones a la griega

    VII. De los aspectos apropiados en cada una de las partes de los edificios

    para que las habitaciones sean cmodas y sanas

    VIII. De la forma de las casas, segn la diversa categora de las personas

    IX. De la disposicin de las casas de campo

    X. De la edificacin y distribucin de las casas entre los griegos

    XI. De la solidez y cimientos de los edificios

    LIBRO SPTIMO:

    I. Del enlucido y de los pavimentos

    II. De la maceracin de la cal para los enlucidos

    III. De la disposicin de las bvedas y de la mampostera y del enlucido

    IV. De los enlucoidos en lugares hmedos

    V. De la manera de pintar las habitaciones

    VI. Del mrmol y cmo se le ha de preparar para los enlucidos

    VII. De los colores naturales

    VIII. Del minio y del azogue

    IX. De la preparacin del cinabrio ( del brax, del bolo armnico e ndigo)

    X. De los colores artificiales, y en primer lugar del negro de humo

    XI. Del azul y del amarillo

    XII. Del Albayalde, del cardenillo y de la sandraca

    XIII. De la prpura

    XIV. De los colores artificiales que imitan la prpura, el ocre, la crisocola y

    el ndigo

    LIBRO OCTAVO:

    I. De la manera de encontrar agua

    II. Del agua de lluvia

    III. De las aguas calientes y de la naturaleza de varias fuentes, ros y aguas

    IV. De las propiedades de algunas otras fuentes

    V. Cmo es posible conocer la calidad de las aguas

    VI. Del modo de nivelar las aguas, y de los instrumentos necesarios para ello

    VII. De los modos de conducir el agua

    VIII. De los pozos y cisternas

    LIBRO NOVENO:

    I. De las relaciones del gnomon segun los rayos solares y las sombras - del

    mundo y de los planetas

    II. De las fases lunares

    III. Como el Sol, entrando por los 12 signos, acrece o disminuye la duracin

    de los das y de las horas

    IV. De las constelaciones a la derecha de Oriente, entre la zona de los signos

    y el Septentrin

    http://www.artifexbalear.org/vitrub5_3.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_4.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_5.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_6.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_7.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_8.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_9.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub5_10.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub7_2.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/tierras.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub8_5.htm

  • 3

    V. De las constelaciones situadas entre la zona de los Signos y el Mediodia

    VI. De la Astrologa aplicada a la adivinacin de los movimientos y de las

    estaciones

    VII. De la descripcin de los analemmas

    VIII. De algunas especies de relojes- De los inventores de los relojes de agua

    y de los relojes invernales o anaforicos

    IX. De los relojes de agua

    X. De los relojes de invierno llamados anaforicos

    LIBRO DCIMO:

    I. De las mquinas y sus diferencias con lo que se llama rganos

    II. De las maquinas de traccin

    III. De las maquinas y los pesos

    IV. Continuacin del anterior

    V. De otra mquina tractoria

    VI. De la ingeniosa invencin de Chersifronte para el transporte de cargas

    VII. Del hallazgo de la cantera con cuya piedra se hizo el templo de feso

    VIII. De la lnea recta y de la circular y de los principios de todo movimiento

    IX. De las clases de rganos para sacar agua

    X. De las ruedas de agua y de los molinos de agua

    XI. De la cclea, que saca gran cantidad de agua, pero no muy alto

    XII. De los rganos hidrulicos

    XIII. De la manera de medir las distancias en viaje por tierra o por mar

    XIV. De las catapultas y de los escorpiones

    XVI. De la construccin de las ballestas

    XVII. De las proporciones de las ballestas

    XVIII. De la manera de cargar las ballestas y las catapultas

    XIX. De las mquinas de ataque

    XX. De la tortuga que se hace para cegar fosos

    XXI. De otras clases de tortugas

    XXII. De las defensas

    2) Lea los fragmentos seleccionados, atento a las siguientes preguntas:

    Libro I

    Cmo define la Arquitectura y cmo la tensin entre prctica y teora?

    Cul debe ser la formacin del arquitecto? Qu le aporta cada disciplina?

    Qu tipo de dibujos describe? En qu consisten?

    Cules son, segn Vitruvio, los seis atributos de la Arquitectura?

    Cmo define los trminos: firmitas, utilitas y venustas?

    Libro III

    Cmo define simetra y proporcin?

    Qu propone en cuanto a relaciones numricas y medidas?

    Cmo clasifica los templos y segn qu aspectos?

    Qu debe tenerse en cuenta para la construccin?

    Libro IV

    Cmo explica tres especies de columnas?

    A qu formas humanas las vincula?

    Libro VI

    En qu consiste la firmeza de un edificio? Qu regulaciones propone?

    http://www.artifexbalear.org/vitrubio3.htmhttp://www.artifexbalear.org/vitrub10_7.htm

  • 4

    Seleccin de fragmentos de Los Diez Libros de Arquitectura de Marco Vitruvio Polin (Madrid, Akal, 1992)

    [traduccin del latn Joseph Ortiz y Sanz, Madrid, Imprenta Real, 1787].

    LIBRO PRIMERO

    Captulo Primero

    De la esencia de la arquitectura, y las instituciones de los arquitectos.

    La Arquitectura es una ciencia que debe ir acompaada de otras disciplinas y conocimientos, por las cuales juzga las

    obras de las otras artes que tienen relacin con ella.

    Se adquiere con la teora y con la prctica. La prctica es el conocimiento que se adquiere con una continua ejecucin y

    conduccin de las obras sobre la materia a la que se desea dar forma. La teora es el conocimiento que de ella se puede

    adquirir por el estudio de los libros, los viajes o la meditacin sobre las sutilezas y leyes de la proporcin de las obras

    ejecutadas. Estas dos partes son de tal modo necesarias que los arquitectos que intentaron llegar a la inteligencia de su

    arte con slo ser prcticos y diestros de manos, por mucha que fuese su fatiga jams pudieron conseguir con sus obras

    crdito alguno; como tampoco lo lograron los que se fiaron del solo raciocinio y letras, siguieron una sombra de las

    cosas, no la cosa misma. Pero los que se instruyeron en ambas, como prevenidos de todas las armas, consiguieron

    brevemente y con aplausos lo que se propusieron.

    Como todas las dems artes, la arquitectura tiene aquellas dos cosas de significado y significante. Significado es la cosa

    que se propone tratar. Significante es la demostracin de la cosa con razones cientficas. Por lo que el que quiera

    llamarse arquitecto deber estar avezado en ambas; deber ser ingenioso y aplicado puesto que ni el talento sin el

    estudio, ni ste sin aqul pueden formar un artista perfecto. Ser instruido en las buenas letras, diestro en el dibujo, hbil

    en la geometra, inteligente en la ptica, instruido en la aritmtica, versado en la historia, filsofo, mdico, jurista y

    astrnomo.

    Adems del conocimiento de las cosas que pertenecen particularmente a la Arquitectura, hay muchas otras que son

    necesarias al arquitecto. Conviene que sepa escribir para asegurar los estudios y cmputos de las obras. Debe saber

    dibujar para trazar con elegancia las plantas y elevaciones de los edificios. La Geometra le es necesaria para formar

    ngulos rectos, nivelar los terrenos y replantear las obras. La ptica para definir las mejores vistas. Es preciso saber

    Aritmtica para calcular los gastos de las obras, sealar las medidas y resolver los intrincados problemas de las

    proporciones. Debe saber Historia a fin de que pueda dar razn de la mayor parte de los ornamentos que se fundan en

    ella por ejemplo si en lugar de columnas se sostiene el entablamento con figuras de mujeres llamadas caritides, es

    menester que sepa que los griegos inventaron estas figuras para dar a entender a la posteridad sus victorias sobre los

    Carios, cuyas mujeres quedaron cautivas, sin dejar sus vestiduras matronales.

    Adems es menester que los arquitectos se hallen instruidos en los preceptos de la Filosofa Moral, porque debe ser

    magnnimo, con nimo grande y resuelto pero sin arrogancia, equitativo, fiel y en un todo libre de avaricia. El

    arquitecto debe tener docilidad para admitir y aprovechar los avisos de los dems, y no slo de los otros artistas sino de

    los que no profesan ningn arte, porque todos, y no slo los arquitectos, deben juzgar las obras. La Filosofa Natural le

    es tambin precisa para descubrir las causas de muchos fenmenos naturales a los que debe poner remedio, como la

    conduccin de las aguas.

    As mismo es menester que sepa de Msica, para entender las leyes del sonido y matemticas, y para dar la debida

    tensin a las ballestas, catapultas y escorpiones que se disparan con cuerdas de nervio y tripas de animales por cuyo

    sonido es posible distinguir la fuerza, rigidez o elasticidad de sus arcos o brazos. La Msica tambin es necesaria para

    saber afinar los vasos de bronce que se colocan bajos las gradas de los teatros, y graduarlos en intervalos de cuarta,

    quinta y octava en consonancia con los cantos o los msicos; de manera que al recibir el sonido de la escena lo hagan

    converger en un punto, aumentando considerablemente su volumen de manera que lleguen de manera ms clara al odo

    de los espectadores..

    Ha de tener asimismo algn conocimiento de Medicina para distinguir las variaciones del clima y la calidad del aire

    segn la zona, para diferenciar aquellos parajes saludables de los pestilentes y asegurar la calidad de las aguas.

    No debe ignorar las leyes y costumbres de los lugares para la construccin de medianeras, las visuales y la conduccin

    de las aguas, dejndolo en claro en la escritura y la documentacin para no dejar litigios entre los interesados despus de

    concluidas las obras.

    Finalmente ha de saber Astronoma para distinguir los puntos cardinales y la constitucin celeste, poder formar los

    cuadrantes solares y saber de los equinoccios, solsticios y cursos de los astros imprescindibles para entender la

    Gnomnica o arte de construir relojes solares.

    Siendo, pues, la Arquitectura una ciencia condecorada de tantas otras, no puede llamarse arquitecto, sino el que desde

    su niez, subiendo por los grados de estas disciplinas y creciendo en la adquisicin de muchas letras y artes, llegara al

    sublime templo de la arquitectura.

  • 5

    Parecer a muchos que es imposible aprender tantos conocimientos y retenerlos en la memoria, pero comprenderemos

    que es posible conseguirlo por las conexiones recprocas entre todos ellos.

    Pithio, arquitecto del templo de Minerva en Priene, en uno de sus comentarios dice que el arquitecto debe ejercer en

    todas las artes y doctrinas como aquellos que con su aplicacin pusieron cada una de ellas en mayor claridad. Pero esto

    no ocurre as en la practica.. La verdad que el arquitecto no puede ser tan gramtico como Aristarco, pero tampoco

    ignorar la gramtica, ni tan msico como Aristteles aunque s entender algo de msica, En suma, no debe ser excelente

    en las dems ciencias, pero tampoco absolutamente ignorante, porque frente a tanta variedad de conocimiento slo es

    posible conocer la esencia y principios. Cmo podra el arquitecto, que debe instruirse en tantas materias, superar a

    aquellos que pusieron todo su cuidado y estudio particular en una sola? Pthio no advirti que todas las artes constan de

    dos cosas, prctica y teora, y que la una es propia de los ejercitados en su ejecucin y la otra comn a los doctos. As

    las pulsaciones son comunes a mdicos y a msicos, pero si se ha de curarse una herida no llamaremos al msico, sino

    al medico. Igualmente la simpata de los planetas y las consonancias son comunes a los astrnomos y msicos. Hay

    muchas cosas que son comunes para la especulacin pero que para su ejecucin debe dejarse en aquellos prcticos en el

    ejercicio de las manos..

    As te suplico, oh Cesar, a ti, y a cuantos leyeran esta obra que si alguna expresin pecare en las reglas gramticas lo

    disimulen, pues no la compuse como perfecto filosofo, retrico elegante o gramtico de estilo, sino como arquitecto y

    con una tintura de las otras ciencias. Pero en cuanto a lo sustancial del arte y sus reglas prometo y espero instruir en

    estos libros no a los que edifican sino tambin a los dems sabios con la mayor autoridad y magisterio.

    Capitulo Segundo.

    De que cosas consta la arquitectura.

    La arquitectura consta de Orden, que en griego se llama taxis, de Disposicin, que en griego se llama dithesis, de

    Euritmia, Simetra, Decoro y Distribucin, llamada en griego economa.

    El Orden es una apropiada disposicin y tamao de las partes de una edificio. Se regula por la cantidad que

    en griego se llama Posots, y que supone la conveniente dimensin por mdulos de todo el edificio y de cada uno de sus

    miembros.

    La Disposicin consiste en la oportuna colocacin y el efecto elegante en la composicin de todas las partes del edificio

    segn la calidad de cada una. De suerte que as como el Orden es relativo al tamao, a la cantidad, la Disposicin

    refiere a la figura y la situacin, a la calidad.

    De tres modos puede el arquitecto manifestar el efecto de la disposicin: la Icnografa , la Ortografa y la Escenografa.

    La Icnografa es un dibujo en pequeo, formado con la regla y el comps, del cul se toman las dimensiones para

    demarcar en el terreno el rea de los cimientos o planta del edificio. Ortografa es una representacin en pequeo de la

    fachada del edificio futuro y de su figura por elevacin con todas sus dimensiones. La Escenografa es el dibujo

    sombreado de la fachada y lados del edificio que se alejan, concurriendo todas las lneas a un punto. Estos modos nacen

    de la meditacin y de la invencin. La meditacin es una atenta, industriosa y vigilante reflexin; la invencin es la

    solucin de cuestiones intrincadas y el hallazgo de cosas nuevas mediante el ingenio. Todo esto forma parte de la

    Disposicin.

    La Euritmia, es la que forma el conjunto y le da un hermoso aspecto, cuando la altura se corresponde con el ancho y

    ste con el largo, teniendo todo a su justa medida. La Euritmia o Simetra es la correspondencia conveniente del todo

    con sus partes segn la medida de alguna de ellas. Porque de igual manera que hay una relacin entre el pie, la mano, el

    dedo u otras partes del cuerpo humano, sucede lo mismo en la construccin: un miembro particular da a entender el

    tamao del todo. Por ejemplo, por el dimetro de una columna o el largo de un triglifo se hace juicio del tamao de un

    templo: siempre de algn miembro se saca la razn de la Simetra, proporcin o euritmia.

    El Decoro es lo que hace que la ornamentacin de la obra sea tan correcta que no se encuentre cosa que no sea aprobada

    o fundada en alguna autoridad. Se puede tener en consideracin el decoro por rito, por costumbre o por naturaleza.

    El Decoro por rito, por ejemplo cuando se construyen templos a Jpiter Fulminante, al sol y a la luna, se los deja

    descubiertos y sin techo, para que el efecto de estas deidades est patente y a vista de todos. A los templos a Marte o

    Hrcules no corresponden edificios delicados, sino dricos; en los construidos en honor a Venus, Flora, o las Nyades

    conviene el corintio. A Juno, Diana, Libero-Padre y otros dioses semejantes, le corresponden templos jnicos, entre

    robustez drica y la delicadeza corintia.

    El Decoro de costumbre pide la magnificencia y elegancia de los vestbulos se corresponda con edificios magnficos en

    lo interno, pues si el interior fuere elegante y la entrada humilde y grosera no habra Decoro. Igualmente si en la cornisa

    drica se tallasen dentellones o triglifos en junco, transportando las propiedades de un orden a otro, se ofendera la vista

    por ser diversas las leyes de cada uno, establecidas ya por antigua costumbre.

    El Decoro natural ser para que se procuren los sitios ms sanos para y se traigan aguas suficientes y salubres para la

    construccin de los edificios a fin de hacerlos ms sanos y cmodos. Especialmente en el caso de los templos dedicados

    a Esculapio, a la salud o a aquellos dioses que sanan enfermos. Tambin tiene que ver con el Decoro natural dar luz de

    oriente a las alcobas o dormitorios y a las bibliotecas, y al poniente a los baos y habitaciones de invierno. Las galeras

  • 6

    de pinturas y dems oficinas que requieren luz permanentemente igual, se debern orientar al norte pues el curso del sol

    no hace crecer ni menguar la luz de estas parte del cielo, sino que permanece todo el da en un mismo estado.

    La Distribucin o Economa es un debido empleo de los materiales, el sitio y un econmico gasto en las obras,

    gobernando con prudencia, teniendo en consideracin lo que se pretende gastar El arquitecto no buscar cosas difciles,

    no se hallan ni acopian sino con crecidos gastos. No en todos los pases abunda la arena mineral, la piedra o los abetos y

    su madera limpia de nudos. Por lo cual, donde no se hallare arena de mina, se usara la de ro. La falta de abetos sin

    nudos podr suplirla el ciprs, el lamo, el olmo y el pino. Otro grado de Distribucin es disponer los edificios segn se

    destinen al comn de los ciudadanos o para los adinerados. Tambin deber ser diferente la disposicin de las casas en

    la ciudad que las granjas donde se recogen los frutos y las cosechas. En suma, la Distribucin en los edificios debe

    siempre adaptarse a sus habitantes.

    Capitulo Tercero.

    Las partes en que se divide la arquitectura.

    Las partes de la arquitectura son tres: Construccin, Gnomnica y Maquinaria. La Construccin se divide en otras: una

    es la edificacin de las murallas y la obra publica, y la otra la de los particulares. Los edificios pblicos se dividen en

    tres clases, una pertenece a la defensa, otra a la religin y otra a la comodidad. Para la defensa son los muros, torres y

    puertas, inventos para rechazar en todos tiempos las invasiones de los enemigos. A la religin pertenece la ereccin de

    templos y edificios sagrados a los dioses inmortales, y la comodidad es la situacin de los lugares de uso pblico, como

    puertos, plazas, prticos, baos, teatros paseos y otros semejantes, que por la misma razn se colocan en parajes

    pblicos.

    Estos edificios deben construirse con atencin a la Solidez, la Comodidad y la Belleza.

    La Solidez depende de la bondad de los cimientos, la eleccin de los materiales y su uso, que se debe hacer con el

    orden, disposicin y proporcin conveniente entre todas sus partes.

    La Comodidad consiste en el orden y la oportuna disposicin y situacin de las partes hecha tan a propsito que cada

    una est orientada a la orientacin que ms le convenga y que nada embarace el uso del edificio

    La Belleza pide que su forma sea elegante y de buen gusto y que sus miembros arreglados a la Simetra en sus

    dimensiones.

    LIBRO TERCERO

    Capitulo Primero

    La composicin y simetra de los Templos.

    La composicin de los Templos depende de la Simetra, cuyas reglas deben estar siempre presentes. Esta nace de la

    proporcin, que en griego se llama analoga. La proporcin es la conmensuracin (medidas, igualdad) de las partes y

    miembros de un edificio con todo el edificio mismo, de la cual procede la razn de la Simetra. Ningn edificio puede

    estar bien compuesto sin la simetra y proporcin, como un cuerpo humano bien formado. Compuso la naturaleza el

    cuerpo del hombre de suerte que su rostro desde la barba hasta lo alto de la frente y raz del pelo es la dcima parte de

    su altura. Otro tanto es la palma de la mano desde el nudo de la mueca hasta el extremo del dedo largo. Toda la cabeza

    desde la barba hasta lo alto del vrtice o coronilla es la octava parte del hombre. Lo mismo es por detrs, desde la nuca

    hasta lo alto. De lo alto del pecho hasta la raz del pelo es la sexta parte, hasta la coronilla la cuarta. El pie es la sexta

    parte de la altura del cuerpo, el codo la cuarta, el pecho tambin la cuarta. Todos los otros miembros t ienen tambin su

    conmensuracin proporcionada, siguiendo la cual los celebres pintores y escultores antiguos se granjearon eternas

    alabanzas. Del mismo modo, pues, los miembros de los Templos sagrados deben tener exacta correspondencia de

    dimensiones entre cada uno de ellos y respecto a todo el edificio.

    As mismo el centro natural del cuerpo humano es el ombligo pues tendido el hombre sobre su torso, y abierto los

    brazos y piernas, si se pone de pie del comps en el ombligo y se forma un crculo con el otro, tocaras los extremos de

    los pies y manos. Lo mismo suceder con el cuadrado, porque si se mide de las plantas hasta la coronilla y se pasa la

    medida transversalmente a los brazos tendidos, se hallara la altura igual a la anchura, resultando un cuadrado perfecto.

    No sin causa la naturaleza compuso el cuerpo del hombre de manera que sus miembros tengan proporcin y

    correspondencia. Los antiguos establecieron tambin en la construccin de los edificios una exacta conmensuracin de

    cada una de sus partes con el todo. Lo observaron principalmente en los templos de los dioses, donde suelen permanecer

    eternamente los aciertos y errores de los artfices.

    Tambin tomaron de los miembros del cuerpo la variedad de medidas, tan necesarias en las obras, como el dedo, palmo,

    pie y codo y las distribuyeron en numero perfecto, que los griegos llaman teleion. Constando ambas manos de diez

    dedos, decidi Platn llamar perfecto a este nmero, por componerse de unidades de cosas que los griegos llaman

  • 7

    mnades, las cuales si pasan a once o doce no son numero perfecto hasta componer otra decena, porque cada unidad de

    stas es una partcula de dicho numero.

    Pero los matemticos fueron de otra opinin, dijeron que el seis es el nmero perfecto, porque este se divida en seis

    partes acomodadas a sus raciocinios. () Por esta razn las ciudades de Grecia dividieron en seis a la Dracma. Pero los

    nuestros desde el principio tomaron el nmero diez y al denario le dieron el valor de diez asses de metal. Pero

    advirtiendo despus que ambos nmeros diecisis eran perfectos, los unieron y formaron el perfecto diecisis. Todo esto

    tuvo principio en el pie, por que si al codo se quitan dos palmos, queda el pie que se compone de cuatro, y constando el

    palmo de cuarto dedos, vino a tener el pie diecisis.

    Los Templos se clasifican segn el aspecto de su figura. El primero es el in antis, despus el prstilos, el amfiprstilos,

    el perpteros, el seudodpteros, el dpteros, y el hpetros. ()

    Capitulo Segundo

    Las especies de Templos.

    Cinco son las especies de Templos y sus denominaciones las siguientes picnstilos, estos es de columnas espesas;

    sxtilos, algo ms apartadas; distilos, aun ms distantes; aerstilos, mas clara de lo que conviene y ustilos, de una

    justa y proporcionada distancia.

    Ser el Templo picnstilos cuando el Intercolumnio tenga de ancho del imoscapo y medio, Sxtilos es cuando el

    intercolumnio consta de dos dimetros del imoscapo, como el Templo de la Fortuna Ecuestre. Estas dos especies son

    defectuosas porque cuando las matronas van a orar, subidas las gradas, no pueden entrar por el intercolumnio tan

    angosto asidas de las manos, sino volvindose de lado. Tambin la multitud de columnas impide la vista de las puertas,

    quita la luz a las estatuas y no se puede pasear por el prtico alrededor del Templo.

    El distilos ser cuando el intercolumnio tiene de ancho de tres dimetros de columnas o imoscapos, como en el

    Templo de Apolo y de Diana. Esta disposicin tiene el inconveniente de que los arquitrabes se rompen por el demasiado

    intervalo.

    En los aerstilos no se pueden poner arquitrabes de piedra ni de mrmol, sino de madera. El aspecto de estos Templos

    se hace pesado, chatos y ancho.

    El ustilos es la especie ms apropiada, sea para el uso, sea para la hermosura, sea para la firmeza. Hganse los

    intercolumnios de dos dimetros y un cuarto de la columna y el intercolumnio de medio en la fachada y pstico ser de

    tres dimetros. De esta forma tendr belleza en el aspecto, la entrada amplia, y majestuoso el paseo alrededor de la

    nave.

    En la prctica si el Templo hubiere de ser tetrstilos se dividir el frente en once partes y media, excluyendo la

    proyeccin de los zcalos y las basas, si es de seis columnas, se dividir en dieciocho partes; si es octstilos se dividir

    en veinticuatro y medias partes. Cada una de estas partes ser el mdulo. Un mdulo tendr el imoscapo; los

    intercolumnios tendrn dos y un cuarto, los del medio en la fachada y en el pstico, tendrn tres mdulos; la altura de

    las columnas ser de ocho mdulos y medio. De este modo sern proporcionados los intercolumnios con la altura de las

    columnas. ()

    Capitulo Tercero

    Los fundamentos para columnas y dems ornamentos.

    () Hechas y colocadas las basas, se pondrn sobre ellas las columnas, las del medio en pronao y pstico arregladas al

    verdadero perpendicular y lnea de su eje, pero todas las de los lados del Templo a una y otra mano inclusas las

    angulares, trabajadas de manera, que el lado interior de ellas que mira a las paredes de la nave quede perfectamente a

    plomo y todo lo exterior se disminuir segn la regla dada para la disminucin de las columnas. De este modo quedar

    la disminucin de columnas en tales Templos recta y debidamente.

    Puestos los fustes de las columnas, se siguen los capiteles se harn con las proporciones siguientes, cuanta fuere la

    anchura del imoscapo, tanta ser la longitud y latitud del baco, con una decimoctava parte ms, su altura, inclusas las

    volutas ()

    Estas sern las proporciones de los capiteles en las columnas no mayores de quince pies, en las otras mayores sern las

    mismas, excepto el baco, que tendr en cuadro la anchura del imoscapo, con un noveno ms; para que cuanto menos

    disminucin tuviere la columna como ms alta, no le falte al capitel la correspondiente proyeccin y adicin, estando en

    puesto elevado.

    () Concluidos los capiteles, y puestos sobre las columnas, se harn los arquitrabes en esta proporcin. Si las columnas

    fueren de doce a quince pies, la altura del arquitrabe ser la mitad del dimetro del imoscapo, si fueren de quince a

    veinte pies, se dividir la altura de ellas en trece partes, y una ser la altura del arquitrabe, y segn esta regla, conforme

    fuere la altura de las columnas, se determinar la de los arquitrabes, porque cuanto ms altos suben los radios visuales,

    rompen con mayor dificultad lo denso del aire, y esparcida y cansada la vista por la mucha elevacin, se presenta a los

  • 8

    ojos inciertos y mal definidos el tamao de los objetos. Por lo cual siempre se debe hacer el justo suplemento en la

    proporcin de los miembros, para que cuando estuvieren en sitios elevados, o ellos fueren muy grandes, se dejen ver de

    una magnitud proporcionada.

    La anchura del arquitrabe en la parte inferior que sienta sobre los capiteles ser la misma que la del sumoscapo bajo del

    capitel, en la parte de arriba ser tan ancho como el imoscapo. El friso sobre el arquitrabe ser una cuarta parte menor

    que ste, pero si se hubieren de tallar algunos relieves, ser una cuarta parte ms alto para dar majestad a las figuras.

    ()

    LIBRO CUARTO

    Capitulo Primero

    De las tres especies de columnas y de su invencin.

    () El ms antiguo de estos (tres rdenes: Drico, Corintio y Jnico) es el Drico: pues Doro, hijo de Heleno y de la

    Ninfa pticos, Rey de Acaya y de todo el Peloponeso, en la antigua ciudad de Argos edific un Templo a Juno, el cual

    sali de este orden por casualidad: a cuya imitacin se construyeron otros en otras ciudades de Acaya, no habiendo

    hasta entonces sido reconocidas las proporciones.

    Pero depus los atenienses, por las respuestas de Apolo Dlfico, de comn auerdo con de toda Grecia destinaron trece

    colonias para Asia a un mismo tiempo, nombrando en cada una su caudillo, dienron el mando a Jono hijo de xuto y

    Preusa, a quien el mismo Apolo Dlfico llam tambin hijo suyo. Parti ste al Asia con sus colonos: ocup las

    regiones de Caria; y fund all las celebrrimas ciudades de Efeso, Mileto, Miunta, Priene ().

    Estas ciudades, habiendo arrojado de aquellos confines a los Cares y Llegas, llamaron Jonia a toda aquella regin, por

    el nombre de Jono, su conductor: y decretando Templos a los Dioses inmortales, los comenzaron a edificar ().

    Queriendo, pues, hacer las columnas de este Templo, como no tucviesen reglas ninguna para sus proporciones, y

    discurriendo modo de hacerlas aptas para sostener peso y agradables a la vista, tomaron la medida de un vestigio de pie

    humano, y hallando la sexta parte de la altura del hombre, la trasladaron a la columna, dando a esta de altura seis veces

    el grueso de su imoscapo, incluso el capitel. De esta suerta la columna Drica, proporcionada al cuerpo varonil,

    comenz a dar a los edificios firmeza y hermosura.

    As mismo, queriendo despus edificar un Templo a Diana de nueva forma y belleza, siguiendo los mismos principios,

    le regularon a la delicadeza del cuerpo femenil. Hicieron, pues, la columna alta ocho dimetros de su imoscapo, para

    que fuese ms airosa: pusieron basa debajo, en significacin del calzado: volutas a una y otra parte del capitel, a

    imitacin del cabello rizo y ensortijado, adornado el frente con cimacios y festones por crenchas: y en toda la caa de la

    columna excavaron canales, imitando los pliegues delicados de la tnica matronal. De esta forma vinieron a hallar dos

    especies de columnas, una varonil y sin adornos: otra con primorosos ornatos y proporciones femeninas.

    Los Arquitectos posteriores adelantando sucesivamente en sutileza y elegancia, gustando de lo airoso y gentil en los

    miembros, dieron al alzado de la columna drica site gruesos de su imoscapo, y ocho y medio a la jnica; quedndola

    este nombre por haber sido los Jonios sus inventores.

    El tercer Orden, que se llama Corintio, imita la delicadeza de una doncella; pues las doncellas, teniendo por su poca

    edad airosos y esbeltos miembros, son suscptibles de mayor delicadeza y elegancia en los adornos. ()

    LIBRO SEXTO

    Captulo Segundo

    La conmensuracin de proporciones en orden a la naturaleza de los sitios.

    En nada debe el arquitecto poner tanto cuidado como en que los edificios tengan en sus partes exacta proporcin de una

    cosa con la otra. Hallada esta congruente correspondencia y bien examinada, toca luego a la perspicacia atender a la

    naturaleza del sitio, al buen uso, y a la belleza del edificio y dar a todo ello, quitando o aadiendo, el modo y tamao

    ms propio, pero con atencin a que se vea la necesidad de su detraccin o adicin, de manera que en el aspecto nada se

    eche menos.

    Un objeto mirado de cerca nos parece diverso que, cuando est en lugar elevado, de un modo lo vemos en aire cerrado,

    y de otro en libre, en todo lo cual se requiere un gran pulso para obrar finalmente con acierto, porque la vista no siempre

    tiene sus efectos infalibles, antes frecuentemente nos engaa, como por ejemplo en las escenas pintadas, en que vemos

    el relieve de las columnas, la proyeccin de los mtulos y con verdadero bulto las estatuas, siendo en la realidad una

    superficie llana.

    Sea que nuestra visin se haga por impresin de las imgenes de los objetos en nuestros ojos, o sea que nuestros ojos

    enven sus rayos visuales a los objetos, como quieren los fsicos, siempre ser cierto ser incierta las facultades de la

    vista. Luego si esta tiene muchas veces por falsas las cosas verdaderas y en otras diversas de lo que son en s, creo no

  • 9

    debe dudarse la necesidad de aadir o quitar algo en los edificios, segn pidieren las circunstancias ocurrentes, pero

    siempre con la precaucin de que en ningn modo se conozca falta. Esto no se consigue con solo el estudio, sino que

    requiere tambin agudeza de ingenio.

    Establzcase, en primer lugar la razn de simetra, y despus se determinar la longitud y latitud de la planta del edificio

    futuro, a cuya magnitud, una vez establecida, se seguir la aplicacin de dicha proporcin para el Decoro de la fachada,

    de manera que luego salte a los ojos inteligentes de la euritmia, de cuyas reglas voy a tratar prcticamente, dando

    principio por los atrios de las casas, y del modo con que deben hacerse.

    Capitulo Onceavo

    De la firmeza de los edificios.

    Los edificios sobre terreno macizo sern firmes y aptos sin duda alguna para la duracin, pero si debajo han de quedar

    stanos y bvedas, las fundaciones sern ms anchas que las paredes de encima, y stas, los pilares y columnas sentaran

    perpendicularmente en medio de los cimientos, para que carguen sobre slido, pues si el peso de columnas o pilares

    sienta sobre pendiente, podrn permanecer poco. Si en los entrepilares y antas se pusieren postes debajo de las trabas,

    permanecern sin vicio, porque de lo contrario, agravados con el peso que sufren, pandendose en su medio, quiebran

    con el asiento de la estructura. Pero ponindoles dicho poste debajo, bien apretados con cua, no podrn pandearse.

    Se procurar tambin aliviar a los maderos el peso de las paredes superiores, haciendo arcos con dovelas y tirantes al

    centro, porque una vez as cerrados se conseguirn, primeramente que no se pandeen, y as mismo, si por el tiempo se

    viciare alguna parte, se podr fcilmente mudar sin aparato. En los edificios de muchos arcos de piedra, los pilares de

    los ngulos se harn ms anchos, para que mejor puedan resistir el impulso, siendo cosa clara, que las piedras del arco,

    oprimidas de las paredes sobrepuestas, empujaran al centro por los tirantes o lechos, y expelern los bolsones, pero si

    son anchos los pilares angulares, aseguran los muros con su resistencia al impulso de los arcos. Despus de todas estas

    advertencias, no deber ser menor la de procurar que todas las paredes perfectamente a plomo, sin declinacin a parte

    alguna.

    La mayor diligencia del arquitecto debe ser en orden a la estructura de los muros de contencin, pues suelen originarse

    en ellos diferentes problemas por el impulso de algunos terraplenes. La tierra no tiene todo el ao el peso que tiene el

    verano, porque en invierno con las muchas aguas llovedizas que recibe, creciendo en peso y volumen rompe y rechaza

    las paredes que se le oponen. Para remediar este inconveniente se harn en primer lugar los cimientos anchos al tenor

    del ancho del terrapln, luego en la cara se fabrican unos pilares tan anchos como los cimientos en los bajos, y all

    arriba se irn contrayendo poco a poco. A la parte interior contra el terreno se fabricarn unos dientes a manera de

    sierra, tambin unidos a la estructura del cimiento. De esta forma el terreno exterior no podr prevalecern contra el

    muro.

    Expuse como debe construirse las obras sin defecto y el cuidado que se ha de tener al empezarlas. Las tejas, cuartones o

    cubiertas son cosas menos importantes que los fundamentos, pues dado caso que algunas de ellas se viciasen, fcilmente

    se mudan.

    La calidad de los materiales para las obras no est en mano del arquitecto, porque no todos ellos se hallan en todas

    partes, y el dueo es quien ha de resolver hacerlas de ladrillo, de piedra irregular o sillar, pues el juicio que se hace de

    los edificios es de tres maneras, a saber, en la ejecucin, en la magnificencia y en la disposicin. Cuando vemos un

    edificio generalmente magnifico, alabamos slo el material. Cuando la vemos sutilmente trabajado, se alaba la destreza

    del albail, pero cuando notamos la elegancia procedida de la exactitud de proporciones, damos toda la gloria al

    arquitecto.

    Todo lo conseguir cuando oyere los pareceres no slo de otros artfices, sino tambin de los idiotas, pues no slo los

    arquitectos, sino todos los hombres pueden conocer lo que es bueno, como la sola diferencia que los idiotas no viendo la

    obra concluida, no saben entenderla, pero el arquitecto luego que la ide en su mente, sabe lo que ser despus de

    concluida, en gracia, comodidad y decoro.

  • 10

    Muchos textos antiguos, entre ellos los de Catn y Varrn, citan la existencia de docenas de tratados arquitectnicos romanos. Sin embargo, ninguno de ellos sobrevivi. En la "Historia Natural" de Plinio el Viejo (23-79), se cita a Vitruvio como referente al hablar de los rdenes, la albailera y otros temas. En el mismo siglo, Frontino lo menciona en su tratado sobre los acueductos de Roma. Siendo imposible saber cul fue su importancia en tiempos de los romanos, es indudable que su texto ha marcado varios siglos de la arquitectura occidental a partir de su redescubrimiento en 1414. El Renacimiento es, en gran parte, deudor de la obra de Vitrurio, cuando los intelectuales y estudiosos fueron atrados por las runas romanas para comprobar in situ el cuerpo terico y esttico que les revelaba su lectura. La prdida de los planos y dibujos que formaban la segunda parte del libro (entonces, un formato habitual) lejos de ser un obstculo para la comprensin del texto, supuso un acicate para el estudio y la investigacin. Las sucesivas ediciones reconstruyen con bastante precisin varios de los ingenios, aunque otros siguen sin ser reinterpretados. Vitruvio vivi en los primeros tiempos del Imperio, cuando se iniciaba la lenta decadencia de las tcnicas constructivas de la repblica. Sorprendentemente, en 1414 se descubre una copia manuscrita del tratado (sin dibujos) en Montecassino. En 1490, Leonardo nombra a su famoso dibujo: "el hombre de Vitruvio". En su tratado de pintura dice:

    Segn Vitruvio, () si abres tanto las piernas (que tu altura menge en 1/14,) y tanto extiendes y alzas los brazos que con los dedos medios alcanzas la lnea que delimita el extremo superior de la cabeza, has de saber que el centro de los miembros extendidos ser el ombligo (y que el espacio que comprenden las piernas ser un tringulo equiltero). La longitud de los brazos extendidos de un hombre es igual a su altura.