Diego David y Goliat

  • Published on
    15-Jan-2016

  • View
    4

  • Download
    0

DESCRIPTION

Sobre Fresa y Chocolate, Toms Gutirrez Alea

Transcript

Diego, David y GoliatFresa y chocolate contina siendo ensoacin habanera 20 aos despus de estrenada.

Por Justo Planas

Cuando estrenaron Fresa y chocolate apenas tena ocho aos. Poco tiempo despus tuve la oportunidad de verla entrecortadamente en casa de unos amigos de mis padres. Por aquella poca, 1993 o 94, tener un reproductor de VHS marcaba cierta diferencia entre una familia con lujos y otra normal, en tiempos donde todos ramos bien bien pobres. Es ms, solo tengo claro el recuerdo de estar comiendo el tpico arroz con huevo hervido del Perodo Especial frente al televisor, y la vaga sensacin de estar viendo una pelcula clandestina que, segn comentarios de los all presentes, era adems sobre maricones.Como Fresa y chocolate ha sido uno de los filmes que ms ha marcado a mi generacin de cubanos (y esto lo afirmo con toda conviccin), he podido reevaluar esa primera impresin no una vez sino millones. Conozco personas que incluso se saben la pelcula de memoria, cuelan alguno de sus dilogos siempre que la conversacin abre la oportunidad. Y cuando estudiaba en la Facultad de Comunicacin y nos dbamos un saltico al Coppelia tan econmico y tentador, siempre haba alguien que peda una ensalada de fresa y repeta el bocadillo de Diego cuando conoce a David, ese de encuentro maravillas. Para colmo, cuando empezaban a llegar los reproductores de DVD, tena una novia que contaba con uno y solo dos pelculas para ver: Bruce Almighty, con Jim Carrey y una copia digitalizada de Fresa Est de ms decir que repetimos tantas veces ambas pelculas que si antes de morir la vida pasa ante uno como dicen, en mi caso, con toda seguridad corrern la cinta de Bruce todopoderoso y detrs Fresa y chocolate.Tambin es imposible no leer lo suficiente sobre Fresa como para tener claro que el hecho de ver mucho esta pelcula no implica conocerla a fondo. Fresa y chocolate, como otras de Toms Gutirrez Alea, es una cinta compleja, susceptible a mltiples anlisis. Todas esas lecturas, casuales o profundas, y sobre todo una conversacin con un respetable crtico cubano, me tienen ya por el cuarto prrafo, rozando los bordes de la pelcula, preguntndome cmo entrarle de lleno.Si bien el tema central del filme aqu hay consenso no es la homosexualidad, s lo ha sido de la mayora de los estudios sobre Fresa y chocolate. Al menos existe un debate sugerido sobre el asunto. La mirada autoral de Titn y Tabo ha recibido tachaduras de htero y hasta implcitamente de homofbica. Algunos, por ejemplo, consideran bastante machista que desde la primera escena los directores defiendan la reputacin de David al explicitar en una posada su inters por el sexo opuesto; y el remate de este criterio lo da la presencia de Nancy, que no exista en el original literario y confirma ante cualquier prejuicio que el estudiante universitario es hombre a todas. El meditico Roger Ebert asest en su momento: nada progresista como esperbamos. Fresa y chocolate no es una pelcula sobre la seduccin de un cuerpo, sino sobre la seduccin de una mente. Est ms interesada en la poltica que en el sexo a menos que cuenten las polticas sexuales, pues ser homosexual en Cuba es realizar una declaracin antidictatorial se quiera o no. El debate que suscit la pelcula y que todava suscita en los espacios pblicos ms oficiales y oficialistas de la Isla demuestra la exageracin de ese voluble Everest de la resea crtica norteamericana. Fresa es la pelcula que es, no se la debe evaluar como si fuera otra. Ni Titn ni su cinta podan entregar algo que escapara a su propsito esencial: problematizar la tolerancia de una Cuba prudentemente situada en el lejano 1979. Fresa y chocolate se refiere a la homosexualidad en similar dosis que al sentido del arte, a la integridad moral, a la amistad y al amor. Nancy, como otros de sus pocos personajes femeninos, no resulta un personaje tan seductor como Diego, que a todas luces es el protagonista de la pelcula. En un cine prolijo de caracteres femeninos muy bien armados pinsese en los de Humberto Sols o en los de Daniel Daz Torres, las dos pelculas de Titn en la que este sexo aparece en primer plano, De cierta manera y Guantanamera no se encuentran entre las ms atendidas de su carrera.En el misterio trinitario de Fresa y chocolate, es cierto que la prostituta enamorada aparece a la izquierda, pero David, el comunista deslumbrado, tampoco es la figura central. La mayora de las apariciones de Nancy permiten descubrir una mitad del Diego hedonista y supersticioso que aparece velada en sus prdicas intelectuales hacia David. Los dilogos que comparten solo David y Nancy estn marcados por el esfuerzo de despejar la incgnita de Diego.

Este personaje un poco dogmticamente femenino insufla dramatrgicamente un aire de comedia y encanto popular a la pelcula. Sin Nancy, solo con Diego y David, la resultante habra sido excelente, como en otros filmes del propio Titn, pero la fuerte dosis de racionalidad habra proscrito el filme de ese amplio y variopinto pblico cubano y extranjero con el que hoy cuenta. (Con cuntos extranjeros, de Brasil, de Espaa y hasta de Eslovaquia, no habr hecho yo la cola del Coppelia para complacerles el deseo de tomarse un helado donde se film Fresa y chocolate!)De hecho, Diego como personaje se propone como plataforma de conciliacin de esas dos Cubas que representan David por un lado y Nancy por otro. David es el hombre de principios, racional, impetuoso, hroe del trabajo, vanguardista e internacionalista. Nancy es la mujer de impulsos, supersticiosa, cumbanchera y gozadora. Incluso hoy es difcil encontrar el punto medio entre David Calzado y Silvio Rodrguez, entre Carilda Oliver y Lezama Lima, entre la heroicidad mambisa y la de Yarini, que Titn y Senel Paz trazan tan orgnicamente justo en Diego. Esta doble naturaleza islea, mutuamente exclusivista por dems, solo poda copular en una obra que enarbolara tan soberbiamente la bandera de la tolerancia.Desde esa primera escena, la de la posada, los directores y el guionista nos hacen ver la doble moral, el rejuego entre aparentar algo que no se es para ser, que pulula en la sociedad cubana no solo en el plano intelectual sino en el muy bsico del placer. La novia de David simula su desinters en el sexo, su miedo, como una forma deforme de recibir ms placer al verse forzada, y tambin como una manera de guardar las apariencias aunque a fin de cuenta las viole. En ese enrevesado mundo moral cubano, David comienza a aprender que fingir es sobrevivir. El desplazamiento de inters del filme y de Diego: de la caza de David a su educacin, le hace no poco favor al homosexual en Cuba y en cualquier lugar del planeta. Los espectadores aprendemos con Fresa y chocolate a ver a Diego no como una figura cuya una dimensin es su inters por el mismo sexo. No nos encontramos aqu un filme, como muchos que tratan el tema frontalmente, donde el gay vive bajo la dictadura de sus genitales. Diego es intelectual, todos lo vemos as cuando caen los crditos, como ese hombre que no debera irse y sin embargo deja de existir en nuestro mapa. Y a pesar de este desenlace, Diego, gracias en parte a su reverso hedonista, es un hombre que todava hoy, 20 aos despus, camina de boca en boca por las calles de esta isla.