Descripción de un ombligo

  • Published on
    05-Aug-2015

  • View
    76

  • Download
    0

Transcript

Descripcin de un ombligo El ombligo suyo es un centro de gravedad: hacia s atrae el contenido y la piel de la cintura; por eso es estrecha Hacia s atrae ese nivel de piel que se redondea y ahonda y que de ser continuo, negara la esencia del ombligo; por eso es profundo. Hacia s atrae el sudor que se precipita en la temperatura de cruce, por eso es un pozo. Hacia s atrae las telas que se tienden cual teln de mnimo evento, por eso es un show. Hacia s atrae los haces de miradas de nosotros como si no lo tuviramos, como si fusemos cada uno el Adn hurfano de carne que (incompleto) extraa algn vaco al que se debe. Y definitivamente, el ombligo suyo es un centro de gravedad porque hacia s me atrae.

Descripcin de una oreja Entre vaivenes y reveses del sonido se forjaron los relieves de mi oreja. Todava una parte de m insiste en que los huesecillos, esa cadena armada por un yunque, un martillo y un estribo, parece visible entre las pieles de cada oreja. Igual con el laberinto, que yo mismo trazaba con el quiutip, un tanto aceitado que mi madre me ordenaba pasar recin baado de cuando en cuando. Lo de la concha, tan convencional, no lo asocio morfolgicamente con la oreja, menos sabiendo de elfos, vampiros y mascotas siempre ajenas. Mis orejas son mis alas, ahora de grande y desde que leo en voz alta. Del resto, nada que se vea.

Descripcin de m Me doy cuenta de que no dispongo de espejos La alta fidelidad viene dada por la web-cam prestada de la computadora de la oficina de al lado, la red social de moda y el envo que hago de m mismo a m mismo. Me hago ilusiones creyendo que todo eso dejar las huellas de una travesa virtual a travs de cables, aire, conexiones y pantallas. Ahora, cuando me observo, slo descubro que si veo la pantalla no puedo ver la cmara y viceversa. No me veo vindome. Esta mirada ma perdi su eco en el espejismo que no es espejo. Acaso ese vaco en los ojos que a nada ven y a nadie llaman sea un rasgo que recin porto. No s ni niego.

Construccin de un personaje En realidad pintara una pelea, porque conoc a Juan Liscano y lo reconoc en la foto, ms muerto que en su tumba. El recuerdo de su voz en vivo recitando versos de Aries puede ms, y eso prefiero. No hubo favores en la fotografa, solo fidelidad al tiempo sin misterio, ese ms cercano a la muerte que a la fuente. No consiento la pelea. No volv a ver la imagen para esta construccin, pues deconstruira al poeta que llen de Crmenes mis encuentros de una edad. As acabamos. Vivos en alguna memorias y cadveres en otras. Leopoldo Plaz