DELFOS Ombligo Del Mundo

  • Published on
    08-Nov-2015

  • View
    2

  • Download
    0

DESCRIPTION

Es el centro del universo, desde donde se inici la creacin de todo lo visible y lo no visible. Su ubicacin fue sealada por aves mticas para que a su alrededor girara toda la civilizacin de los humanos. A lo largo de 25 siglos su hechizo ha excitado la imaginacin de historiadores, arquelogos, redactores de tragedias clsicas y artistas de todo calibre.

Transcript

REVISTA ACONTRAGOLPE diciembre de 2014

El Ombligo del Mundo

Es el centro del universo, desde donde se inici la creacin de todo lo visible y lo no visible. Su ubicacin fue sealada por aves mticas para que a su alrededor girara toda la civilizacin de los humanos. A lo largo de 25 siglos su hechizo ha excitado la imaginacin de historiadores, arquelogos, redactores de tragedias clsicas y artistas de todo calibre.

Por Prometeo Alejandro Snchez Islas*

Zeus, el poderoso Padre de los Dioses y de los Hombres, admirado y temido desde los tiempos de la Grecia clsica, supervisor del Universo y Rey indiscutible del Cielo y del Trueno, decidi ubicar un punto en el Cosmos desde el cual iniciar la Creacin de todo lo que el hombre posteriormente conocera. Ese punto conectara al Monte Olimpo, morada de los dioses, con lo nuevo creado, como un cordn umbilical energtico y virtual, desde el que emanara la materia y el espritu, el soma y la psique.Para tal fin, aprovech uno de sus atributos, el guila (los otros son el rayo, el toro y el roble), para colocar dos de ellas, una en cada extremo del Universo, con la orden de volar hasta encontrarse, cosa que realizaron, majestuosas y veloces, ubicando el punto de contacto en un lugar de Grecia al que se llamara posteriormente Delfos. Para registrar tal posicin, se coloc una gran piedra similar a medio huevo, a la que se llam desde ese momento nfalo, que en la lengua de los helenos significa ombligo y que sera el sitio exacto donde se construira el famoso Templo de Apolo.Para calibrar lo portentoso de este evento, debemos recordar que Zeus tuvo reconocimiento en todo el mundo conocido de entonces, el cual abarcaba desde la cultura micnica hasta la indoeuropea, cubriendo ms de diez siglos de mestizajes religiosos y culturales. Su nombre en la mitologa romana fue Jpiter, en la egipcia Amn y en la etrusca Tinia.Por lo tanto, el lugar de asiento del nfalo fue sacralizado y reconocido como ombligo del mundo, ya que, adems de ser el centro del cosmos segn el historiados Pausanias, era el punto donde poda establecerse comunicacin entre los hombres, los muertos y los dioses.Dicha pieza escultrica -el nfalo-, se conoce actualmente gracias a una copia realizada en mrmol blanco por los romanos, a partir de su original griego, el cual se perdi entre los muchos saqueos que sufri Delfos. Actualmente se exhibe en el museo de sitio y muestra dos guilas en su cspide, sobre una red de bandas en alto relieve que simulan ser de lana, con nudos que actualmente estn vacos pero que originalmente sostuvieron piedras preciosas labradas en forma de cabezas de Gorgona[footnoteRef:1]. [1: Las gorgonas eran deidades femeninas monstruosas, protectoras de lo valioso. Posean gran poder y portaban un cinturn de serpientes (smbolos de sabidura). Quien las viese directamente se converta en piedra. La ms famosa, gracias a Homero, es Medusa, quien era la nica mortal y ostentaba serpientes venenosas en lugar de cabello.]

El nfalo fue venerado en todo el mundo helnico como pieza clave de su santuario ms sagrado y como smbolo de la sede del famoso Orculo, donde era posible consultar directamente a los dioses, principalmente a Apolo[footnoteRef:2], dada su ubicacin al pie del Monte Parnaso, donde habitaba ese Dios y tambin las Musas, quienes eran las divinidades inspiradoras, en primera instancia, de la msica, pero ms adelante, de la poesa, las artes y las ciencias. [2: Apolo es de los principales Dioses del Olimpo, en las mitologas griega y romana. Es smbolo de inspiracin proftica y artstica. Tambin preside las curaciones y la proteccin contra las fuerzas malignas. Es el Dios de la belleza, la armona, el equilibrio y la razn, adems de iniciador de los jvenes en la vida adulta. Tambin es protector de marineros, arqueros, pastores y poetas.]

Aunque el emplazamiento del Orculo de Delfos es calizo y semirido, desde tiempo inmemorial ha sido exaltado gracias a su buena produccin de olivos, vino, queso y alfombras de piel de oveja. De las rocas del Parnaso brota agua de saludables manantiales que han sido convertidos en fuentes, alrededor de los cuales se han sembrado bosquecillos de laureles consagrados a Apolo. En esas fuentes se renen las nyades, que son las ninfas de las fuentes, o sea, las musas del canto. Esas divinidades acompaan a Apolo, quien toca esplndidamente la lira que le obsequi Hermes, el Dios Mensajero.Es difcil imaginar en la actualidad el Delfos de aquellos aos, con suficiente influencia para promover la colonizacin desde el Golfo de Corinto, hasta las costas de Italia y Sicilia, pero sobre todo, el ambiente de religin, msica, prospeccin poltica y poesa, en ese sitio paradisiaco, no solo elegido por los dioses para hacer girar al universo a su alrededor, sino tambin por su belleza debida a su vegetacin, sus bebidas y sus atractivos acuticos.Por cierto, Delfos tambin es conocido como Pyto (o Pito) debido a la legendaria serpiente Pitn que habitaba una cueva subterrnea. Ese ofidio fue muerto por Apolo, quien le arranc as su sabidura con el fin de ser l quien tutelara el Orculo. Pitn fue incinerada y sus cenizas atesoradas en un sarcfago. Apolo instituy en su honor los Juegos Pticos (equivalentes a los Olmpicos) pero de carcter fnebre. Desde entonces se ha rumorado que el sarcfago de Pitn se coloc bajo el nfalos y que de ah tomaron su nombre las mujeres que transmitan los mensajes del Orculo: Pitias o Pitonisas. Por extensin, el Templo de Delfos se llama Pitin y al dios se le conoce como Apolo Pitio.Las pitonisas eran personas de cualquier estrato y condicin, con un don para la interpretacin. Se les exiga que tuviesen una vida irreprochable y ejemplar. Una vez aceptadas, vivan toda su vida en el santuario. De ellas, slo una trabajaba a la vez. En las pocas de mayor afluencia de peregrinos haba tres pitonisas alternndose las 24 horas.Los visitantes solicitaban la entrevista con el Orculo con varios das de anticipacin. El da propicio era el siete de cada mes, que era el dedicado a Apolo. Acudan pobres y ricos, sirvientes y reyes. Lo primero era ofrendar un sacrificio frente al templo, en el altar del nfalo y despus pagar los derechos establecidos. En seguida se pasaba ante la Pitia para formular verbalmente la pregunta. Ella se trasladaba al fondo del santuario, que era inaccesible para cualquier otra persona, se sentaba sobre un trpode y esperaba el Orculo, es decir, la respuesta, la cual una vez obtenida era dictada a un sacerdote en formato de verso enigmtico. El sacerdote lo entregaba al solicitante, quien se impona la obligacin de descifrar el contenido misterioso.

Predicciones famosas del Orculo de DelfosEntre los solicitantes ms recordados se encuentra el rey Creso (560-546 a.C.) de Lidia, a quien el Orculo dijo (a travs de la Pitonisa) que si cruzaba el rio Halys (frontera con Persia) destruira un gran imperio. Creso crey que aniquilara a los persas, pero el gran imperio que se desmoron fue el suyo. El Orculo se cumpli pero la interpretacin haba ido en otra direccin.Otro vaticinio clebre es el de Layo, rey de Tebas, a quien el Orculo afirm que, si engendrase un hijo, ste lo asesinara. Layo, estando ebrio, embaraz a su esposa Yocasta y, cuando naci el nio, record al Orculo y decidi clavarle fbulas (broches con agujas) en los pies para deformrselos, adems de atarlo y abandonarlo en el bosque para que muriera. Sin embargo, al beb lo rescataron unos pastores y lo entregaron al rey Plibo de Corinto, quien lo educ. Ya joven, durante un viaje discuti con un par de hombres que le obstaculizaban el paso, quienes le mataron su caballo y l los mat a ellos. Uno era Layo. El joven se llamaba Edipo y haba ultimado a su padre sin saberlo.Por su parte, el mismo Edipo haba consultado el Orculo sobre su vida, obteniendo la enigmtica respuesta de que en el futuro liquidara a su padre y se casara con su madre. Asustado, decidi irse de Corinto, asiento de sus padres adoptivos, pero en el camino mat a Layo, como se dijo anteriormente, y en aos posteriores enamor y despos a su madre desconociendo de quin se trataba, con quien tuvo cuatro hijos. Cuando descubri la trama, Edipo se arranc los ojos y vag por los bosques hasta morir en la penuria y el dolor.Historias como estas han proporcionado material para infinidad de novelas dramticas, poemas, pelculas y anlisis psicoanalticos.

Otros ombligos del mundoAunque Delfos es el ombligo del mundo por antonomasia, existen otros sitios que han sido bautizados con el mismo apelativo.Uno de ellos es la ciudad de Cusco en el actual Per, que fue la capital del Tawantinsuyo, que era una enorme extensin de tierra y mar del continente sudamericano, donde floreci la cultura quechua bajo el dominio de los incas. La palabra Cusco se traduce desde la lengua quechua como ombligo del mundo, ya que la cultura incaica afirmaba provenir directamente del Dios Inti, o sea el Sol. Hacia Cusco conducen cientos de caminos que atraviesan los Andes desde Ecuador, Bolivia, Brasil, Chile y Argentina. Hasta el siglo XVI fue el centro poltico, administrativo y militar de todas las nacionalidades de esa regin. Entre sus logros ms impresionantes estn la construccin de terrazas agrcolas en miles de kilmetros, la red caminera, la red hidrulica y la ciudadela de Machu Picchu.

Otro lugar fascinante es Rapa Nui, ms conocida como Isla de Pascua, situada a muchos kilmetros de distancia de la costa de Chile. Es la isla habitada ms remota del planeta. Sin embargo, su nombre aborigen es Tepito Ote Henua, que literalmente significa Ombligo del Mundo. El que la cultura Rapa Nui haya desaparecido sin dejar ms huella que las inmensas cabezas de piedra (Moais), no impide el admirar su hermosura paradisiaca, con playas de arena color de rosa, estticos volcanes, praderas ideales para cabalgar, flora muy colorida, fauna marina y cuevas submarinas que son la delicia de los buzos. Este sitio, desde el punto de vista de los dioses, bien podra representar un lugar de poder o un vrtice para comunicacin extrasensorial, pero hasta la fecha hay ms misterios que respuestas respecto a este otro centro del universo.

En el campo anecdtico de la era de las tecnologas de la informacin, a partir de fotografas de satlite tipo Google Hearth, se puede constatar que existe una inmensa mina a cielo abierto en el centro de Siberia, Rusia, de 1250 metros de dimetro y 525 de profundidad, de la que se extraen diamantes. Por su tamao y forma de cono invertido, se le conoce en la web como el ombligo del mundo, pero no tiene la riqueza mitolgica, religiosa o cultural de Rapa Nui, Cusco ni Delfos.

El arte y DelfosDesde su fundacin hasta su decadencia alrededor del tercer siglo despus de Cristo, el sitio estuvo decorado por todo tipo de obras de arte, producto de los regalos recibidos en su santuario. Los mosaicos, las fuentes talladas en las paredes donde nacan los manantiales y las miles de esculturas de altsima calidad, dominaban el paisaje. La arquitectura se desarroll a todo lujo, ocupando las terrazas de la colina para ofrecer un espectculo escalonado con las mejores variantes del arte clsico. Actualmente sobrevive, bastante completo, el estadio. Lo dems son restos de los Templos de los Tesoros, del Santuario de Atenea, del gora Romana, del altar de Quos, de la fuente Castalia y algunas columnas del legendario Templo de Apolo.La depredacin a que fue sometida esta zona a lo largo de los siglos, provoc la prdida de todas las figuras de joyas y metales preciosos. Actualmente varios museos del mundo atesoran algunas piezas rescatadas por la arqueloga moderna, como la Esfinge de Naxos, el auriga de Polyzelos, los mellizos de Argos, algunos bajorrelieves que pertenecieron a magnficos edificios, fragmentos con delicados detalles de las caritides de Cnido y Sifnos, los bustos de las Amazonas que aparentan estar cubiertos por leve y ondulado velo, la escultura del pugilista Agias vencedor del Pancracio, otra escultura que representa a Agealao, un hombre muy elegante, as como otra de Antinoo, el joven favorito del emperador Adriano y la copia romana del nfalo, la cual, como ya se dijo, sealaba el ombligo del mundo.Y como caso muy especial, se tiene a la Sibila Dlfica del Vaticano, la cual fue realizada al fresco por Miguel Angel Buonarroti en 1509 con tal maestra, que domina por su tamao, fortaleza, jovialidad y colorido, el fragmento de la Capilla Sixtina en la que se alternan las sibilas y los profetas. Esta bella mujer aparece aqu debido a que en la iconografa del catolicismo renacentista era importante resaltar que la funcin ltima de las sibilas, gracias a sus facultades visionarias, era anunciar al mundo la llegada de Cristo.Hoy, Delfos es un centro arqueolgico y turstico de primer orden. Quiz haya an quien se acerque con respeto o con curiosidad a pedir consejo antes de tomar alguna decisin. En la memoria de la humanidad y en los cantos que sobreviven a los aos, el Templo de Apolo y sus Sibilas o Pitonisas, sigue siendo el centro del universo.Su valor espiritual se acrecienta, cuando se ha echado por tierra el embuste de los autores cristianos de los siglos III y IV d.C., Juan Crisstomo y Orgenes, quienes en su afn de ridiculizar otras religiones y atacar el paganismo, describieron que al fondo del Templo de Apolo haba una grieta de la que emanaban vapores alucinantes, los que inducan un estado de embriaguez y desesperacin a las Sibilas que les llevaba a alcanzar un estado de trance, muy alterado, por lo que se desgreaban y arrojaban espuma por la boca, mientras masticaban hojas de laurel.La verdad es que las Sibilas eran mujeres muy respetadas, intelectualmente cultivadas, con una moral ntegra y que durante los muchos siglos que dur el culto, mantuvieron la dignidad del santuario. Hay que recordar que en sus orgenes, la mayora de las religiones estaban ms vinculadas hacia lo femenino, comenzando por Gea, la madre fundadora en la mitologa griega, tambin conocida como Gaia hasta la actualidad, o Terra por los antiguos romanos.Lo ms sorprendente es que, segn todos los historiadores, el enorme nmero de aciertos del Orculo de Delfos, adems de la forma potica en que eran emitidos, le coloca en un lugar predominante dentro de los sitios sagrados del mundo. Quiz s existe esa enigmtica conexin con los muertos y los dioses, en el sitio marcado por el nfalo el ombligo del mundo.

(*) Presidente del Seminario de Cultura Mexicana en OaxacaMiembro de la Construction History Society of AmericaIngeniero Arquitecto - Maestro en Estudios Humansticos