Concretando Nuevos Paradigmas Educativos

  • Published on
    08-Oct-2015

  • View
    215

  • Download
    0

DESCRIPTION

Artculo cuestionando los actuales modelos educativos y propone un enfoque holstico de la padagoga y metodologa

Transcript

Nuestro Proyecto Educativo

Concretando nuevos paradigmas educativosEnviado por

Nelson R. Aulestia

Director del Centro Educativo Alternativo Leonidas Proao (CEALP)Quito, Ecuador.17/02/2015Introduccin.

Los valores que se promueven en el mbito educativo dependen, sin lugar a dudas, de la concepcin que tengamos del ser humano y de su entorno. Es demasiado evidente que en los ltimos tiempos se lo mira como un ser con una mente y cuerpo que deben ser educados para producir y lograr el progreso mediante la conquista y el dominio de la naturaleza y los congneres. Esto se refleja tanto en el auge intelectual (cientfico, cultural, tecnolgico, etc.) como en el deporte y la cultura fsica. Ms an, en este esquema el fin justifica los medios; adems, se encuentra permeado de los siguientes antivalores: el consumismo (acumular lo que no es bsicamente necesario), el arribismo (hay que ser el primero, no importa cmo; hacer trampa es un talento) y el materialismo (uno vale por lo que tiene).

De esta manera, hemos logrado afianzar una personalidad inteligente pero individualista. Como resultado, la humanidad en la actualidad se encuentra agobiada por serios problemas de orden ecolgico, econmico, social y poltico, que la han llevado a un callejn sin salida. . Podramos entonces afirmar que estamos educando para la autodestruccin. Es preciso anotar que cuando hablamos de educacin no solamente nos referimos a la escuela sino tambin al entorno social y familiar.Lamentablemente, en relacin a los problemas mencionados, estamos acostumbrados a pensar en trminos mecanicistas y hacemos argumentaciones como estas: Cundo harn algo al respecto?. Estn destruyendo el planeta. Ms nos valdra que los seres humanos no fueran tan codiciosos. Estas declaraciones nos separan de los dems ellos ficticios en quines podemos cargar la responsabilidad de un problema o una situacin en lugar de hacer lo que deberamos para cambiar esa realidad. A fin de cuentas, somos co-creadores de cualquier situacin en la que nos veamos involucrados.

La necesidad de cambiar nuestros esquemas conceptuales

Por otra parte, nuestros esquemas conceptuales de la realidad necesariamente deben cambiar en la medida que avanza la tcnica de los equipos cientficos, que nos permite profundizar en la materia con una sensibilidad ms elevada, y nos enfrenta a fenmenos que no pueden ser explicados por medio de las teoras con las que estamos familiarizados. Por ejemplo, cuando se produjo, a fines del siglo XIX, el descubrimiento de la electricidad revolucion el mundo y nos hizo pensar con mayor profundidad en quienes somos. Una nueva revolucin sucedi, en los aos cuarenta, con el descubrimiento de la energa atmica. Parece que en la actualidad nos encaminamos a otro perodo de tremendo cambio. Los cientficos estn encontrando, mediante procedimientos matemticos y experimentales, signos evidentes de una interconectividad inmediata y universal. En 1964 el fsico J.S. Bell dio a conocer el teorema, que lleva su nombre, en el que apoya el concepto de que las partculas estn conectadas segn principios que transcienden el tiempo y el espacio de manera de que cualquier cosa que le suceda a una partcula afecta a los dems. Esto nos lleva a reflexionar con mayor claridad y seriedad sobre cmo y en qu medida afectan al mundo, mucho ms de lo que creemos, nuestros pensamientos, sentimientos (campos energticos) y acciones.

Jack Sarfatti, tambin investigador fsico, sugiere que la forma en la que puede existir la interconectividad superluminal (es decir que los efectos se producen ms rpidos que la velocidad de la luz) se relaciona con un plano ms elevado de la realidad. Es decir, que las cosas o los acontecimientos se encuentran correlacionados en un plano superior al nuestro, y que las cosas de dicho plano se encuentran conectadas a travs de otro plano todava ms alto. As, al llegar a un nivel superior, podemos entender la instantaneidad con la que opera la conectividad. En definitiva se empieza a hablar de una realidad multidimensional. Lo que nos lleva a pensar que todos los seres, de alguna, manera se encuentran interrelacionados con todo el cosmos.Ann Brennan, cientfica de la NASA, describe que, mediante el procedimiento de la Foto Kirlian, se puede observar que, cuando va a nacer la hoja de una planta, primero se forma el aura de la hoja, a manera de un molde o patrn (en la cuarta dimensin) y luego se materializa la hoja en la tercera dimensin. Con este mismo mtodo se ha podido descubrir que el cuerpo humano no termina con la piel y que se encuentra rodeado por un campo energtico, comnmente conocido como AURA. Es decir, hay evidencia cientfica de la existencia de fuerzas anmicas (multidimensionales) que determinan nuestra forma de ser y de relacionarnos con el mundo fsico.

Todo lo dicho nos lleva a la toma de conciencia de que no es tanto lo que decimos o lo que hacemos lo que forma o educa a nuestros hijos, sino, ante todo, lo que se encuentra detrs de nuestras acciones y palabras: nuestro ser, lo que somos. Es evidente que esta realidad no ha sido tomada muy en cuenta en los modelos educativos.

Conclusines

Nunca ms que antes, la educacin est llamada a jugar un papel protagnico en la formacin de seres humanos capaces de transformar esta realidad crtica. Para ello, es urgente una redefinicin de principios y paradigmas educacionales. Ha llegado el momento en que tenemos que preguntarnos en primer lugar, al formular metodologas educativas, si estas contribuyen a sanar o a enfermar al ser humano.

En este sentido, el CEALP considera que la educacin integral del ser humano abarca los mbitos fsico, mental y espiritual y se orienta hacia la formacin de seres conscientes de que, sin negar nuestra individualidad, somos ante todo, seres sociales; ms an, somos seres csmicos. Esto ltimo, implica la necesidad de recuperar la conciencia de que cada uno de nuestros actos, sentimientos y pensamientos (el quehacer de la educacin) impactan en todo el universo. El saber debe reubicarse al servicio del desarrollo armnico del ser humano, es decir, que los programas de estudio, ms que un mero cumplimiento de requisitos acadmicos, deben ser producto de un profundo conocimiento del ser humano: de las leyes y principios que determinan su desarrollo fsico, mental y espiritual, siendo este ltimo el determinante de los dos primeros (no estamos refirindonos a lo espiritual en trminos religiosos sino en el sentido de una realidad estudiada por ciencias innovadoras como por ejemplo la fsica cuntica)Concretando: en el jardn acudimos a las fuerzas de imitacin del nio; de all que nuestra tarea fundamental es preparar un ambiente digno de ser imitado, lo cual nos incluye a los adultos. En la Primaria siendo su eje la fuerza del sentir y el pensamiento pictrico predominante en el nio, mediante el poder de la palabra y apoyndose en las artes, se prioriza un trabajo rico en imgenes. En el colegio, tomando como eje el pensamiento conceptual plasmado en el joven, se trata de descifrar cientficamente los enigmas vivenciados en la primaria, acompaado de talleres y clubes orientados a la formacin del carcter y hacia el servicio a la comunidad. Estamos hablando de la formacin de un nuevo tipo de ser humano que contribuya a crear una sociedad en la que el progreso no solo se mida por la modernidad y el avance tecnolgico en la esfera de lo material, sino en la medida de que represente una prosperidad en todas las reas: material, fsica y espiritual; esto es, que sea bueno para todas las personas y para el medio ambiente.