Boletín # 03 del Movimiento por el Poder Popular

  • Published on
    03-Apr-2016

  • View
    214

  • Download
    2

DESCRIPTION

 

Transcript

  • MOVIMIENTO POR EL PODER POPULARBOLETIN - 03AO 2014

  • PAG.3-EDITORIAL: POR UNA CORRIENTE DE IZQUIERDAS PARA LA TRANSFORMACIN DEL PER.

    PAG.5-ANLISIS DEL MENSAJE DE HUMALA DE 28 DE JULIO (JUAN ASTE)

    PAG.7-VOTAR POR SUSANA (VERNIKA FERRARI)PAG.9-REFORMA DE LA SALUD Y LA HUELGA MDICA.

    (CSAR VELAZCO)

    PAG.12-CARTA POR LA UNIDAD Y LA RENOVACIN EN EL FRENTE AMPLIO (PUBLICADA EL 05 DE JUNIO DE 2014 Y FIRMADA POR VARIOS Y

    VARIAS MILITANTES DEL FRENTE AMPLIO)

    PAG.13-LUMPEN POLITICA (JORGE MILLONES)PAG.15-EL ALCALDE, EL BOOM INMOBILIARIO, LA

    DESTRUCCIN DEL PATRIMONIO Y EL SUMIDERO. POLTICA TERRITORIAL DEL

    ALCALDE #HERESI ANTES DE CANDIDATEAR POR #LIMA (FRANCISCO ANDA)

    PAG.25-EL PAQUETAZO DE CASTILLA: RGIMEN DE EXCEPCIN NEOLIBERAL PARA EL CONTROL Y APROPIACIN DE RECURSOS Y

    TERRITORIOS. (ALVARO CAMPANA)

    PAG.27-LA INTEGRACIN DE NUESTRA AMRICA, EST EN NUESTRO HORIZONTE Y ES NUESTRO CAMINO(1) (NURY

    GARCA)

    PAG.29-SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE PALESTINA (1) (NURY GC)

    PAG.31-SOBRE LA SISTEMATIZACIN PARTICIPATIVA DE EXPERIENCIAS Y LAS ARTES RADICALES (JUANCA)

    INDICE

  • Boletn 3

    En octubre del ao pa-sado se realiz nuestra penltima Asamblea Ple-naria y fue un evento en el que logramos delinear nues-tras primeras ideas comparti-das sobre el poder popular, sobre el contexto poltico en el que nos desenvolvemos, as como trazamos algunas orientaciones para construir una alternativa transformado-ra de izquierdas. Con nuestra ultima Asamblea Plenaria llevada a cabo en julio de este ao, buscamos afinar sobre la base de las ex-periencias vividas esas orien-taciones adems de renovar nuestra coordinacin polti-ca. En esta nueva asamblea surgieron grosso modo tres orientaciones: Una primera es la necesidad de construir una corriente de izquierdas transformadora para el pas; una segunda que apunta a territorializar nuestras expe-riencias de poder popular; y, finalmente, una tercera que busca afirmar nuestra iden-tidad, la construccin de un

    lenguaje comn y avanzar en una reflexin ms estratgica desde la formacin/reflexin poltica sobre el poder popular desde nuestras propias experiencias.Con la presente edicin, que es tambin la del relanzamiento de nuestro boletn virtual, queremos dar cuenta de una de estas orientaciones teniendo en cuenta sus desarrollos y ava-tares, planteando que no son parte de un ejercicio esotrico, sino de nuestros esfuerzos por intervenir en nuestra realidad, dialogarla, transformarla, disputarla. Empecemos entonces con lo que denominamos la construccin de una corriente de izquierdas transformadora para el pas. Esta discusin

    tiene ya un tiempo y se desarroll en el marco del proceso en que se plante la necesidad de unificar a las izquierdas, ex-presndose en la conformacin de la Confluencia por Lima y la fundacin del Frente Amplio, experiencias de las que hemos sido parte.Son varias las intuiciones que no han guiado, entre ellas la constatacin de la insuficiente masa crtica para forjar un proyecto de izquierdas, es decir, tras la derrota de las iz-quierdas en el pas, an estn pendientes los esfuerzos por construir organizacin poltica nacional, la elaboracin de una perspectiva que permita la disputa del sentido comn hoy hegemonizada por el discurso neoliberal, pero tambin ser parte de las resistencias que se han desplegado en los ltimos aos y que no han logrado poner en cuestin el poder econ-mico y poltico, debido entre otras cosas a su dispersin. La

    PRESENTACIN: PODER POPULAR EN MOVIMIENTO: POR UNA CORRIENTE DE IZQUIERDAS PARA LA TRANSFORMACIN DEL PER.

    la necesidad de construir una corriente de izquierdas transformadora para el pas

  • Boletn 4

    unidad tiene en este contexto sentido para reagrupar lo que hay y avanzar en un proceso de construccin social, polti-ca y cultural que permita cam-biar la correlacin de fuerzas en el pas y que sea capaz de expresar la complejidad y di-versidad del mismo.Sin embargo, era evidente que este esfuerzo estara atra-vesado por dos problem-ticas: una relacionada con diferencias ideolgicas, pro-gramticas y hasta estratgi-cas inevitables entre diversas corrientes o agrupamientos sobrevivientes de las dcadas pasadas y de los agrupamien-tos portadores de las nuevas perspectivas que surgieron tras la cada del muro de Ber-ln y la imposicin del Con-senso de Washington. Pero, adems de esto, tambin pro-cesos ms profundos que tie-nen que ver con el fin de un ciclo poltico, el fin de una cul-tura poltica que al margen de las diferencias ideolgicas, programticas o estratgicas

    son parte del recorrido vital de una generacin en sus vir-tudes y defectos.Si bien es cierto es necesa-rio rescatar las experiencias del pasado, tender puentes a otras generaciones y reco-nocer que est pendiente una nueva sntesis poltica que sea la base de un nuevo pro-yecto de izquierdas, es ob-vio que despus de lo vivido en las experiencias frentistas mencionadas, la forja de ese nuevo proyecto tambin ser resultado de una disputa pol-tica y generacional. Es en ese sentido que considerando en-riquecedora la diversidad y el dilogo, tambin lo es la con-frontacin de ideas y prcti-cas. La forja de una corriente desde el poder popular que contenga y reivindique una nueva radicalidad poltica con una perspectiva anticapi-talista (socialista), antipatriar-cal (feminista), anticolonial (intercultural), antimperialista (nuestroamericana y alterglo-balizadora); una cultura polti-

    ca radicalmente democrtica ligada al movimiento social y que apunta a la ruptura de la hegemona poltica, social y cultural instalada en el pas es una necesidad.Corriente y no organizacin porque somos conscientes que al margen de las organizacio-nes polticas o sociales en las que muchos y muchas mili-tamos, , buscamos trascen-derlas, pues existen muchas mujeres y hombres organiza-d@s y no organizad@s que comparten las intuiciones es-tratgicas y polticas aludidas y que pueden expresarse en una corriente de renovacin y apuesta por la construccin de un nuevo derrotero histri-co, de un proyecto de largo aliento destinado a transfor-mar estructuralmente el pas y no slo a ganar elecciones, o persistir en una poltica tes-timonial de pequeas sectas con sus respectivos caudillos.El cmo construir esta corrien-te, as como la manera en que lograremos forjar un proyecto de izquierdas de mayoras para el pas sigue siendo par-te de las discusiones y expe-rimentaciones de nuestra mi-litancia, y un camino abierto de aprendizajes que hemos decido emprender.

    tras la derrota de las izquierdas en el pas, an estn pendientes los esfuerzos por construir organizacin poltica nacional, la elaboracin de una perspectiva que permita la disputa del sentido comn hoy hegemonizada por el discurso neoliberal

  • Boletn 5

    La recentralizacin de las decisiones y los recursos pblicos en alianza con el sector privado en los sectores educacin, salud y seguridad y orden interno as como en infraestructura ha sido la es-trategia sealada para 2014-2016, para lo cual no solo complement las medidas que hoy salieron en El Perua-no (para no darnos lugar a los comentarios del caso) sino que manifest que enviar proyectos de ley al Congreso para modificar el proceso de descentralizacin, garantizar la rendicin de cuentas de los gobiernos regionales y loca-les y mejorar la distribucin del canon minero.Entre los proyectos de refor-ma poltica que enviar al Congreso estn los referidos a la democracia interna de los partidos, la renunciabili-dad de los congresistas a su fuero, la imprescriptibilidad de los delitos de corrupcin y el transfuguismo (en clara alu-sin a los que se han ido de Gana Per).Para que la poblacin respal-de la estrategia, el discurso

    EDITORIAL:

    COYUNTURA POLTICA.ANLISIS DEL MENSAJE DE HUMALA DE 28 DE JULIO Juan Aste

    estuvo orientado a destacar lo que har (nuevos compromi-sos) en los sectores que a la gente ms le interesan, es decir, educacin, salud y en seguridad y orden interno as como a reforzar la mayor inversin en obras de infraestructura (19 mil millones de dlares), los programas sociales y mencio-n los proyectos comprometidos y garantizados como el ga-soducto sur peruano, la refinera de Talara y el Aeropuerto de Chinchero. Est bien la obligacin del ingls y el quechua u otros idioma para integracin econmica, social y cultural del pas mediante mecanismos interculturales?Dada la desaceleracin de la economa, el discurso ha des-tacado la utilizacin del mecanismo de obras por impuestos ya no solo para el uso del canon y otros fondos regionales

    sino para ser utilizados en proyectos de educacin, salud y seguridad y orden interno, trasladando la responsabilidad de la ejecucin de dichos proyectos al sector privado con ms recursos (lase transnacionales y algunos grupos privados nacionales) lo cual no solo evidencia la incapacidad de la gestin pblica en sus 3 niveles sino un conflicto de intereses cuando el Estado deba vigilar y sancionar a algunas empre-sas que incumplen la ley afectando a las poblaciones locales y a los propios gobiernos regionales y locales.Se ha sealado provocadoramente al proyecto cuprfero Ta

    para facilitar las inversiones, ha sealado la eliminacin de la doble tributacin sin explicarla y ha dicho que se acaba de publicar la medida que aumenta del 5% al 20% la tasa de depreciacin para promover la construccin

  • Boletn 6

    Mara entre los que aumenta-rn la produccin minera, sin embargo, este proyecto ha sido rechazado por la mayo-ra de la poblacin del valle del Tambo (Arequipa) que en una consulta vecinal no acepta el riesgo del proyecto Ta Mara y por el contrario, se reafirma en una opcin agroindustrial y ecoturstica.En materia de las nuevas medidas para facilitar las in-versiones, ha sealado la eli-minacin de la doble tributa-

    cin sin explicarla y ha dicho que se acaba de publicar la medida que aumenta del 5% al 20% la tasa de deprecia-cin para promover la cons-truccin de ms viviendas urbanas al otorgar un mayor excedente por esta va. Si esto se une a lo que seala la Ley 30230 (paquetazo ambiental y otras medidas) que no habr EIA para las construcciones de las inmobi-liarias, entonces aumentarn los problemas ambientales y

    sociales en las ciudades.La privatizacin en las empre-sas elctricas pblicas qued explicitada cuando se dijo que se incorporar la inver-sin privada en ellas. No se refiri al fortalecimien-to de la institucionalidad am-biental ni a la COP20 sien-do el Per pas anfitrin en diciembre. Tampoco que el Per es el primer productor de cocana en el mundo.COMENTARIO ADICIONALTampoco dijo que se har

  • Boletn 7

    con la pequea agricultura, particularmente andina, que no puede acceder al crdito y no es respaldada con me-didas para elevar su produc-tividad con asesora tcnica y reducir su costo y los riesgos as como tampoco dijo que se ha previsto hacer frente a la informalidad creciente por-que la diversificacin produc-tiva es an un plan de largo plazo que el ministro de la produccin dice que en 15 aos el ingreso per cpita del Per aumentar a nive-

    les de pases desarrollados. Estamos a 7 aos del bicen-tenario de la independencia y seguimos concentrados en minera como eje central de la economa.La poltica de seguridad fue explicada detallando lo que est haciendo Urresti, pero ello no es propiamente una poltica nacional de se-guridad implementada des-de un Consejo Nacional de Seguridad articulado con la participacin de los diferen-tes niveles de gobierno y las

    VOTAR PORSUSANA Vernika Ferrari

    no se reelegira.Ya habamos sido testigos an-tes de lo que era capaz Fuer-za Social en los contextos electorales, en el presidencial pasado boicoteando a la iz-quierda (y perdiendo su ins-cripcin); en las elecciones municipales, la unificacin y el frgil equilibrio de los par-tidos de izquierda que luego fueron desapareciendo uno tras otro del gobierno munici-pal cuando se gan; despus nuevamente la unificacin de

    las fuerzas de izquierda con-tra la revocatoria, la alianza municipal con la derecha y la salida de los ms importantes regidores. A pesar de que to-das estas experiencias debe-ran generar lecciones apren-didas, sobre el accionar de determinados partidos y lide-razgos, parece que el actuar coyuntural, la poca capaci-dad de ver un horizonte en el que la izquierda sea realmen-te una opcin fuerte e intere-sante y las ambiciones perso-

    El proceso para conso-lidar una candidatura desde las izquierdas no pudo llevarse adelante. Era evidente que Susana Villa-rn no generaba el consenso dentro de las izquierdas para tenerla como candidata del Frente Amplio.Era evidente tambin que ella quera reelegirse y no le im-portaba mucho si era con la izquierda, la centroizquierda o la derecha liberal, a pesar de que haba anunciado que

    organizaciones sociales de las regiones. Parece que a raz de los actos de corrup-cin perseguidos solo fuera del Ejecutivo, se ha decidido recentralizar tareas y recur-sos generalizando como si todos los gobiernos regiona-les y locales fueran corruptos, dejando tambin de lado la participacin ciudadana. Y la consulta previa y el plan nacional de derechos huma-nos?

  • Boletn 8

    nales, hacen parecer que no se ha aprendido nada o se ha aprendido a hacer la po-ltica de siempre, esa que no piensa en lo colectivo y en las prcticas democrticas, cuan-do son algunas individualida-des u organizaciones las que se imponen, y se vuelven a re-petir las mismas prcticas ya viciadas de la alternativa ni-ca, debilitando la posibilidad del recambio generacional, pero sobre todo del recambio de estas prcticas que solo erosionan la ya dbil confor-macin de la izquierda en su utpica bsqueda de unidad.Vindolo as, las coordina-ciones del Frente Amplio eran ms un ejercicio de vida poltica que una verdadera prctica de democracia y coherencia dentro de los par-tidos que lo conforman. Los dados ya estaban lanzados y solo haba que esperar al que dinamitara el espacio. La alianza con Per Posible lo hizo posible, la utilizacin de Dilogo Vecinal (alguien lo conoca?) lo hizo visible. Y el Frente Amplio de izquierda se encuentra otra vez agoni-zante.Cuntos votos pensaba su-mar Susana a una candida-tura ya dbil alindose con Per Posible, un partido en la cuerda floja gracias a la banalidad de su lder? Pilar

    Freitas no fue la destituida de-fensora del pueblo que cay

    en esa gesta llamada Toma la Calle, que desbanc tam-bin a un corrupto Tribunal Constitucional? Era realmen-te tan imprescindible la figu-ra de Susana Villarn para que nuevamente candidatee? Esa labor no la poda hacer ningn lder joven de izquier-da? No haba nadie prepa-rado que sacara adelante y continuara con las grandes reformas que estamos viendo actualmente? Le importaba tan poco a Villarn el Fren-te Amplio, la izquierda, sus ideales, para debilitarlo de esa forma y dejarnos nue-vamente sin referentes de iz-

    quierda? Porque nadie podr decir que esta candidatura es

    la de la izquierda o es un in-tento de empujar una izquier-da moderna.La izquierda no est presen-te esta vez en las elecciones municipales y frente a Casta-eda, Heresi y Cornejo, nue-vamente nos vemos forzados, todos los que esperbamos ms de la gestin de Susana Villarn, y de la izquierda, a votar nuevamente por ella y por sus alianzas, porque las otras posibilidades son mu-cho ms nefastas para la ciu-dad de Lima.

    Cuntos votos pensaba sumar Susana a una candidatura ya dbil alindose con Per Posible

  • Boletn 9

    REFORMA DE LA SALUD Y LA HUELGA MDICA. Csar Velazco

    el MINSA pierde funciones y se formaliza la participacin de los privados; pero ha deja-do fuera temas tan importan-tes como la brecha de finan-ciamiento entre los diversos sectores (el per-cpita de una EPS es 10 veces ms que el del SIS) que genera gran des-igualdad, o el acceso a medi-camentos genricos seguros. Ms bien, lo central de esta reforma, y algo que el MIN-SA nunca ha querido discu-tir, es la PRIVATIZACIN DE LOS SERVICIOS DE SALUD, a travs de los convenios del SIS con privados (tambin de ESSALUD); con SISOL por ejemplo, el cual le cobra al SIS tarifas ms altas que las que aqul le paga al hospital

    pblico; pero, sobre todo con el ingreso de las llamadas Asociaciones pblico Priva-das (APP). Los problemas que genera el ingreso de las APP son, que el Estado dimite de su responsabilidad de garante del Derecho a la salud, y que se generar deuda pblica, por los costos altos que el ES-TADO deber pagar a estos consorcios por su inversin en infraestructura, equipamien-to y funcionamiento, lo que ha pasado en otros pases. El esquema para lograr esta privatizacin ha sido, asfixiar a los hospitales pblicos re-ducindoles presupuesto y desprestigindolos (de hecho funcionan mal), y entregarlos al sector privado, sin ningn tipo de regulacin, con con-tratos que no son para nada transparentes, y sin un debate adecuado sobre el tema.La conflictividad con los di-ferentes gremios del sector salud ha sido fuerte en esta gestin del MINSA, en buena medida por una poltica sala-rial que es ms negativa que positiva ya que si bien orde-na los sueldos y hace algunos incrementos, lo hace en base a bonos por diversos crite-

    En Julio del ao pasado (2013) el gobierno solici-t facultades legislativas para impulsar una reforma de la salud, de la cual hasta ese momento se conoca muy poco. Entonces, el Congreso la aprob (sin debate y con voto dirimente de la presiden-cia del congreso) y el ejecu-tivo al poco tiempo sac un paquete (paquetazo) de 26 decretos legislativos que ven-dran a consolidar un modelo de salud excluyente que se empez a estructurar desde los 90s, con el fujimorismo, y que hoy con el gobierno de Humala se consolida. Un mo-delo que hace de la salud un bien de mercado y reduce la participacin y responsabili-dad de Estado frente a ella.La reforma de salud del MIN-SA tiene serias deficiencias y un gran rechazo en el sector salud. Se ha limitado a unas pocas medidas que preten-den incrementar la cobertura del aseguramiento en salud (seguro SIS para escolares, gestantes y nios menores de 3 aos) con una lgica de focalizacin, y a una reorga-nizacin del Ministerio de sa-lud, en un modelo en el cual

    un modelo de salud excluyente que se empez a estructurar desde los 90s, con el fujimorismo, y que hoy con el gobierno de Humala se consolida

  • Boletn 10

    rios, los cuales no son pen-sionables, dependen de la disponibilidad presupuestaria y de la voluntad poltica, y que adems, pretenden apli-car la meritocracia a partir de indicadores poco claros. Esta conflictividad es alta, tambin por la escasa transparencia y poco dilogo de la gestin, tanto con los gremios como con la sociedad civil. Ame-nazas, represin, faltas a la palabra empeada y a los acuerdos, han sido constantes por parte del MINSA, no slo con los mdicos, pero funda-mentalmente contra ellos.La huelga mdica lleva ms de 100 das. Hace ms de 25 aos que no haba una huel-ga tan larga, cuando se logr la ley del trabajo mdico; y, si bien sta no es del todo contundente como fue el ao

    pasado cuando el gremio m-dico logro un incremento que luego fue burlado por el go-bierno, es una lucha que ha persistido en sus medidas, y en la crtica y confrontacin a las polticas del MINSA. Se le ha criticado a los mdicos por querer ganar demasiado, sin embargo, si uno observa la remuneracin de los galenos en los pases vecinos (Ecua-dor o Chile) vemos que la de nuestros mdicos est rezaga-da, y adems porque va que-dando claro que el llamado incremento del ao pasado no fue tal, y lo que pas fue que les han pasado a su bole-ta lo que ya perciban por fue-ra de ella, a travs de otros bonos que ya fueron elimina-dos. La huelga mdica, aun-que por momentos tuvo men-sajes conservadores, como

    fue su postura frente al proto-colo del Aborto Teraputico o a la llegada de un pequeo grupo de mdicos cubanos, tambin se han caracterizado por sealar la Privatizacin de los servicios de salud, va APP, y la forma poco partici-pativa que se viene implemen-tando esta reforma de salud, adems de mostrar la mala gestin del MINSA en varios aspectos. Una crtica que des-de FOROSALUD, un espacio de la sociedad civil, ha sido ms consistente y permanen-te. Los mdicos se sienten bur-lados, maltratados por este gobierno, y sienten que su es-fuerzo no es adecuadamente recompensado, pero no son quienes peor lo pasan en el sector salud, donde el perso-nal tcnico o administrativo de niveles inferiores ganan

  • Boletn 11

    salarios apenas por encima del sueldo mnimo, y donde los trabajadores contratados por CAS son casi la tercera parte del total.Es por esto que la derecha, o algunos de sus representantes ms descarados saludan esta reforma privatista. As, cuan-do en la coyuntura reciente del VOTO DE CONFIANZA, el nombre de la Ministra De Habich (dicho sea de paso, profesional que proviene de las canteras de USAID Per) fue voceada para salir de la cartera, por no solucionar la huelga mdica, rpida-mente, en Editorial del CO-MERCIO del lunes 18 agos-to, M.M. Miroquesada hace un llamado de atencin a los partidos de oposicin a tener cuidado con lo que se pide, defendiendo las revoluciona-rios e innovadoras reformas del MINSA y pidiendo que no le hagan caso a los huel-guistas; el mismo pedido hizo ese da Aldo Mariategui en su columna del diario CORREO. Sin duda, estaban defendien-do el credo neoliberal, nunca demostrado, que los servicios pblicos pueden ser mejor ad-ministrados por los privados.Finalmente, lo que est en juego es si se contina con un modelo de salud de asegura-miento y focalizacin donde no se garantiza el derecho a

    la salud de todos y todas, y donde cada quien se atiende se-gn lo que vale su seguro o lo que tenga en el bolsillo; o se apuesta por un SISTEMA de salud UNIVERSAL, SOLIDARIO e INTEGRAL, donde todos accedan a los mismos derechos y servicios por el solo hecho de ser ciudadanos, un sistema fundamentalmente pblico y que se construya en un proceso participativo y democrtico. Se trata de una tarea que requie-re del entendimiento de nuevas fuerzas transformadoras, de lucha y organizacin contra este modelo neoliberal y la priva-tizacin de todo.

    La huelga mdica lleva ms de 100 das. Hace ms de 25 aos que no haba una huelga tan larga, cuando se logr la ley del trabajo mdico

  • Boletn 12

    Compaeras y compae-ros del Comit Promotor del Frente Amplio: Las y los que suscribimos la siguiente carta nos dirigi-mos a ustedes para alcan-zarles nuestra preocupa-cin por la difcil situacin que viene atravesando la construccin del Frente Am-plio a nivel nacional en el proceso electoral regional y local en curso. En ese senti-do expresamos lo siguiente:

    1. Reafirmamos la necesi-dad de la UNIDAD de las izquierdas hoy agrupa-das en el Frente Amplio. No podemos renunciar a cons-truir una alternativa poltica que nos permita consolidar la democracia sobre la base de la justicia social y ambiental, la interculturalidad y el respe-to de los derechos ciudada-nos de mujeres y hombres, adems de impulsar un nuevo proyecto de desarrollo autn-ticamente inclusivo. El Frente Amplio naci para cambiar el Per y no slo para ganar elecciones. Es por eso inacep-table que el Frente Amplio, por estar inmerso en pugnas

    CARTA POR LA UNIDAD Y LA RENOVACINEN EL FRENTE AMPLIO (Publicada el 05 de junio de 2014 y firmada por varios y varias militantes del Frente Amplio)Al Comit Promotor del Frente Amplio

    electorales, no se pronuncia-ra en temas gravitantes como: la obligatoriedad de los in-dependientes para afiliarse a las AFP, la corrupcin que corroe los poderes del Esta-do, el asolapado golpe a la descentralizacin entre otros.

    2. Estamos construyendo esta alternativa en me-dio de una crisis que atraviesa al pas en su conjun-to y afecta a todas las orga-nizaciones polticas: la crisis de institucionalidad, la frag-mentacin social y poltica, la hegemona de poderes fcti-cos en los territorios locales, regionales y en el nacional, la criminalidad permeando al Estado. Esta crisis es secue-la de una cultura y prctica polticas nefastas: ausencia de democracia interna, cau-dillismo, machismo, falta de renovacin y dificultad para vincularse y representar las demandas sociales de los pueblos del Per. Cultura y prctica polticas de las cua-les no ha estado exenta la iz-quierda. Cultura y prcticas que han hegemonizado este tiempo electoral.

    3. Este nivel de crisis poltica, institucional y moral exige un quiebre. Es tiempo de cerrar un ciclo poltico y dejar atrs una for-ma de hacer poltica si pre-tendemos erigirnos en una alternativa electoral unitaria que represente y garantice los cambios profundos que el pas demanda. Nuestra an frgil institucionalidad y la desconfianza propias de un espacio recin conformado como el nuestro no se resuel-ven pasando por encima de lo poco que se ha construido, o actuando a travs del cl-culo cortoplacista o diluyendo nuestra identidad en alianzas poco confiables y poco opor-tunas. No se puede renovar la izquierda si persisten viejas prcticas y si nos abstenemos de sealar y reconocer nues-tros errores, cayendo en la autocomplacencia y resignn-donos a ser ms de lo mismo en el panorama poltico.

    4. Urge pues retomar el espritu con que se for-m el Frente Amplio, es decir la construccin de un es-pacio unitario profundamente

  • Boletn 13

    democrtico, con discurso y prctica poltica renovadas, anclado en el movimiento so-cial, activo y propositivo en las luchas y debates que atra-viesan nuestro pas. Un espa-cio que es ms que la suma de seis partidos, abierto, di-nmico, en el que se incluye a los ciudadanos no partida-rizados, a los y las represen-tantes de las organizaciones y movimientos sociales, en el que se decide y elige sobre la base de un militante un voto, lo que adems debe ex-presarse en la conformacin

    LUMPEN POLITICA Jorge Millones

    Hoy que el factor tico en la poltica se vuel-ve cada vez ms inc-modo e invisible, sobre todo en coyunturas electorales en donde se invoca siempre al espritu pragmtico, no llama para nada la atencin que el narcotrfico llegue al Estado. Congresistas, alcaldes, presi-dentes regionales, ministros, funcionarios, policas, milita-res, candidatos y un sinfn de servidores pblicos pertene-cen ya a esa enorme telaraa de corrupcin. En el mbito privado no es mejor, pues el

    actuar mafioso y la corrup-cin no es patrimonio de las clases bajas, de los sindica-tos de construccin civil o de sicarios de poca monta, el alto empresariado tambin se ha ganado un lugar en este sucio panorama. Hay varios empresarios prfugos acu-sados por lavado de activos y narcotrfico y debemos recordar que muchas veces el empresariado peruano se ha movido entre los ilegales lobbies, sus monopolios y ne-gociando con las mafias de turno, recordemos tambin

    cmo entraron muchas mine-ras transnacionales a explo-tar los recursos: negociando con la mafia de Vladimiro Montesinos.En fin todo parece indicar que nos vamos como por un tubo a la normalizacin de tanta putrefaccin y perece que lo ms probable es que el narcotrfico y la corrup-cin terminen controlando la poltica y arrinconando a una asustada ciudadana en un espiral de desgobierno y vio-lencia. Ahora que los sicarios ofrecen sus servicios por inter-

    de sus espacios de direccin y en un dilogo permanente con las bases. Un espacio que est pensado para el lar-go plazo, para trascender en

    la historia.Reafirmamos nuestro compro-miso de impulsar la unidad y la decidida renovacin polti-ca de las izquierdas.

  • Boletn 14

    net a mdicos precios, ahora que es factible contratar chu-poneadores y que hasta las ms temibles bandas operen desde las crceles con to-tal impunidad se preguntan todos en qu momento co-menz todo este remolino de mierda y tratando de salir del mareo meditico notamos por el hedor que esto se inici en los noventa.El modelo econmico que el fujimorismo nos impuso con el golpe de 1992 (institu-cionalizado con la llamada Constitucin fujimorista del 93 y que desgraciadamente nos sigue rigiendo) es el ori-gen de estos males. Si bien es cierto que gener crecimien-to macroeconmico (y cmo no lo iba a hacer con todas las empresas pblicas que vendieron) tambin gener un amplio margen de vacos, de descontrol econmico, poltico, social y legal en los que han proliferado redes de corrupcin y han hecho su agosto los poderes fcticos, legales e ilegales. El neoliberalismo genera co-rrupcin y la corrupcin gene-ra violencia, para mantener los monopolios es necesario un repliegue o infiltracin por corrupcin del sistema de jus-ticia, debilitamiento y preca-rizacin del aparato policial y ausencia de participacin

    ciudadana en las polticas pblicas sobre este tema. sa es la ecuacin que explica la inseguridad ciudadana en la que vivimos ahora, el neoliberalismo genera corrupcin e insegu-ridad ciudadana, por eso, es que estamos yendo hacia una privatizacin de la seguridad. Slvese quien pueda.Y el corolario, el fruto de toda esta regadera corrupta es la impunidad. La impunidad ha generado una enorme y resig-nada aceptacin de la injusticia, es evidente que ante tantas

    injusticias cometidas por los poderosos y amparadas la ma-yora de veces por el Estado, es necesario hacer justicia con mano propia. Ah donde hay una necesidad debiera nacer un derecho, pero en nuestro pas ante la injusticia, ha nacido un sicario.No olvidemos el nefasto papel de los medios en este asun-to. No slo con la lluvia de sangre, crimen y violencia con que estn teidas las noticias del desayuno, el almuerzo y la cena, sino, con la naturalizacin de ciertos antivalores que se promueven en las telenovelas en las que el narco es el hroe, un sicario el galn y la puta la princesa de este cuento maca-bro. Y nos preguntamos quin financiar esos bodrios.En este contexto, la honestidad que antes era lo mnimo que poda exigirse a un poltico, es ahora el mximo que nos puede ofrecer, incluso la mayora de la poblacin tolera eso

    el neoliberalismo genera corrupcin e inseguridad ciudadana, por eso, es que estamos yendo hacia una privatizacin de la seguridad

  • Boletn 15

    de que no importa que robe pero que haga obras. A eso hemos llegado, a la era de la lumpen poltica, ingenuo se-ra pensar que esto se erradi-car con buenas leyes, con tecnologa, con tcnicos, o algn juez probo, no es una pelcula de los intocables.

    Dada la presin actual que ejerce el capi-tal inmobiliario sobre nuestra Lima, en una forma que depreda impunemente la calidad de vida, no debemos dejar de escuchar el ruido de esta tragedia: el espacio ur-bano nos habla y hasta se queja Es soporte de un len-guaje no verbal que practica-mos cotidianamente en nues-

    El problema sigue siendo po-ltico: si la sociedad organi-zada, si el pueblo alzado no mete las manos en esto las co-sas van a empeorar, mientras ms se afiance la corrupcin y el narcotrfico en el Estado, ms difcil y violento ser sa-carlos. La salida de este hue-

    co es desmantelar el neolibe-ralismo, poco a poco en las mentalidades y de inmediato en lo poltico.

    EL ALCALDE, EL BOOM INMOBILIARIO,LA DESTRUCCIN DEL PATRIMONIO Y EL SUMIDERO.POLTICA TERRITORIAL DEL ALCALDE HERESI ANTES DE CANDIDATEAR POR LIMAFrancisco Anda

    tras interacciones a pesar de no darnos cuenta; acontece frente a nosotros aunque no hablamos de ello, sin saber cmo nos sentimos inconscien-temente obligados a reprimir su experiencia, a disociarla de nuestro hablar cotidiano, no obstante implica el manejo de relaciones espaciales con pautas muy elaboradas de comportamiento en los huma-

    nos y el resto de las especies. De hecho, el espacio comu-nica de forma primaria per-mitiendo la organizacin de toda la vida social a partir de pautas culturales nicas y no universales de agenciamiento en medio de un moldeamien-to mutuo. Lo que se refleja en las oposiciones complementa-rias de nuestro hablar diario como adentro/afuera, casa/

  • Boletn 16

    calle, sagrado/profano, igle-sia/bar, prximo/lejano, propio/ajeno o la experimen-tacin de los nios con expre-siones decticas como mo/tuyo, aqu/all, al aprender a hablar, son ejemplos ya no de un espacio en abstracto sino de territorialidad. Todo sucede como si ms all de los lmites fsicos que separan a todo ser vivo de su entorno exterior, el espacio se des-plegara como territorialidad pura: el acto de reclamar y defender un territorio frente a otros individuos de la misma especie. (1)Lo primero que debera saber un poltico antes de hablar de ordenamiento territorial es que el espacio urbano o rural

    no son superficies inertes o neutras separadas del resto, lo mismo que en los bosques donde el suelo es reflejo del dosel forestal, son las hojas de los rboles las que compo-nen mayormente el suelo en una combinacin que lo rela-ciona con la pluviosidad los rboles evitan la erosin de los suelos producida por la lluvia-; quite los rboles para poner monocultivos y ver cmo reducen su profundidad los ros y crecen los desastres ambientales. En tal sentido el espacio se puede definir como un conjunto indisoluble de sistemas de objetos y siste-mas de acciones: un conjunto sistmico (2). De ah que todo cambio en el espacio afecta

    las relaciones sociales, mati-za la comunicacin entre los individuos y hasta rebasa la palabra hablada, como su-cede en muchas discotecas del distrito cundo dividen su interior con una zona para clientes VIP; o cuando un edificio se construye en los acantilados cerrando el paso al pblico por ocupar una va costera (3) inalienable segn la Ley, apropiacin presun-tamente ilegal amparada en licencias de construccin a la medida no tan legal del ape-tito inmobiliario, expedidas por funcionarios corruptos. En ambos casos el espacio est comunicando la ex-clusin del ciudadano comn de un disfrute espacial pleno

  • Boletn 17

    Ca. C

    ESAR

    VAL

    LEJO

    Av. A

    NDRE

    S RA

    ZURI

    Av. J

    OSE

    MAR

    TI

    Av. PIO XII

    Av. D

    E LO

    S IN

    SUR

    GEN

    TES

    Av. LA PAZ

    Av. D

    E LO

    S IN

    SURG

    ENTE

    S

    Av. DE LOS PRECURSORES

    Av. E

    LMER

    FAU

    CET

    T

    Av. DE LOS PRECURSORES

    Av. R

    AFAE

    L ES

    CARD

    O

    Av. D

    INTI

    LMAC

    Av. VENEZUELA

    Av. PARQUE DE LAS LEYENDAS

    Av. PASEO DE LOS ANDES

    Av. LA PAZ

    Av. CUZCO

    Av. J

    OSE

    DE

    LA R

    IVA

    AGU

    ERO

    Av. AYACUCHO

    Av. LIBERTAD

    Av. R

    AFAE

    L ES

    CARD

    O

    Av. DE LOS PATRIOTAS

    Av. DE LA MARINA

    Av. B

    RIG

    IDA

    SILV

    A DE

    OCH

    OA

    Av. DE LA MARINA

    Av. M

    ONS

    EO

    R JO

    RGE

    DINT

    ILHA

    C

    Av. COSTANERA

    Ca.

    VIR

    U

    Ca. JOSE GALVEZ

    PARQUE METROPOLITANOLAS LEYENDAS

    C.C. PLAZA SAN MIGUEL

    COLEGIO NAVAL

    INSTITUTOMARIA

    METROHIPERMERCADO

    INSTITUTO DE MENORESDE MARANGA

    Av. L

    AS L

    EYEN

    DAS

    OCEANO PACIFICO

    RDM

    OU

    E1

    RDMRDM

    ZRP

    CZ

    RDM

    OUCZ

    RDM

    E1

    RDM

    CZ

    RDM

    ZRP

    RDM

    CM

    CZ

    CZ

    CVRDM

    H2

    RDM

    E1

    E1OU

    CV

    OU

    RDM

    E1 CZ

    CZ

    ZRPRDM

    E1RDM

    CZ

    CZ

    ZRP

    RDM

    CM

    RDM

    ZRP

    CZ

    RDM ZRP

    RDM

    RDM

    RDM

    E1

    ZRP

    OU

    RDME1OU E1

    ZRP

    CZ

    CM

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    E1COLEGIO

    10 DE OCT.

    E1COLEGIO CLARETIANO

    ZRP

    ZRPZRPZRP

    ZRPZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    CV

    CZ

    CZCZ

    CM

    ZRP

    CZ

    CZ

    CZ

    CZ

    OU

    OU

    ARAOZ PINTO

    E1

    CV

    INABIF

    OU

    CVCV

    CV

    ESTADIO

    OU

    E1

    OUOU

    E1CV

    E1

    LA MARINA

    OU

    CVCV

    Reglamentacin EspecialPlan Maestro de la Costa Verde

    Acuerdo N 79-APCV, publicado el 20-11-95

    CV

    Z. ARQ.

    CV

    CV

    E1

    RDM

    RDM

    E1

    H3

    RDM

    RDM

    RDM

    RDM

    RDM

    RDA

    RDA

    RDA

    RDA

    CLUB SUB-OFIC

    CV

    Z.A.

    Z.A.

    H2

    OUCOMISARIA

    CV

    CV

    CV

    CV

    IGLESIA

    E1

    RDA(10)

    VT

    Av. U

    NIV

    ERSI

    TAR

    IA

    Av. A

    LEJA

    NDRO

    BER

    TELL

    O B.

    Av. SANTA BER

    NAR

    DITA

    Av. SANTA T

    EODOSIA

    Av. MARIANO CORNEJO

    Av. BOLIVAR

    Av. CIPRIANO DULANTO

    Av. DE LA MARINA

    Av. JOSE LEGUIA Y MELENDEZ

    ANDRES BELLO

    Av. J

    AIM

    E H

    ERR

    ERA

    ARD

    ILES

    "LA UNION"ESTADIO JAPONES

    IPAE

    COLEGIO

    SEMINARIOSTO. TORIBIO

    Av, R

    IVA

    AGU

    ERO

    Av. LA MAR

    Av. U

    NIV

    ERSI

    TAR

    IA Av.

    MIG

    UEL

    DE

    UN

    AMU

    NO

    Av. AYACUCHO

    Av. PROLONG. CUZCO

    Av. CAMINOS DEL INCA

    Av. M

    ARIS

    CAL

    CACE

    RES

    Av. LIMA

    Av. CAMINOS DEL INCA

    PONTIFICIA

    COLEGIOBARTOLOME

    HERRERA

    CEP.SANTA ANA

    UNIVERSIDADCATOLICA DEL PERU

    RDM

    CV

    E1

    OU

    ZRPZRP

    OU

    RDMCZ I2

    ZRP

    RDM

    OU

    OUOU

    OU

    RDM

    CZ

    CZ

    CZRDA

    OUCV

    RDA RDMOU

    CZ

    RDA

    E1

    E1E1

    OU

    RDM

    RDA

    CZOU

    RDM

    RDA

    CV

    CZ

    RDM

    RDM CV

    RDA

    RDM

    RDM

    VTRDM

    CZ

    RDM

    E2

    E1

    E1OU

    RDM

    E1

    RDM

    CZ

    E1

    RDM

    CZ

    ZRP

    OU

    RDM

    CM

    RDM

    E3

    RDMOU

    OU RDM

    CV

    E1

    COLEGIOCRISTO REY

    COLEGIOLA UNION

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    ZRP

    ZRP

    ZRPRDM

    RDM

    RDM

    HUACA

    OU

    CZ

    RDARDA

    ZRP

    OU

    CV

    RDA

    RDA

    ZRP

    E1

    RDA

    CV

    CV

    OUOUE1

    RDA

    OU

    E1

    OU

    E3

    ZRP INST.

    C.D.

    REHABILITACION.MUSEO

    CZ

    ISTPNAC.UNIDAS E1

    E1

    MUNICIP.

    OUH2

    E1

    E1

    E1

    OU

    OU

    OU

    OU

    OU

    ZRP

    OU ZONA ARQUEOLOGICAE3

    H2

    RDM

    CZ

    ARZOBISPADODE LIMA

    Z.A.

    Z.A.

    HOGARDE CRISTO

    FCO

    . BO

    LOG

    NESI

    IGLESIA

    RDM

    OUVIVERO

    CV(8)

    "EL COMERCIO"I2

    OU[PL-2]

    E3

    CZZRP

    U.N.F.V.

    [PL-3]

    [SMI-1]CV

    Av. LIBERTAD

    OUBCRPCM

    CZ [PL-5]

    OCEANO PACIFICO

    Av. BERTOLOTTO

    Av. PEREZ ARANIBAR

    Av. S

    UC

    RE

    E1RDAOU

    RDA

    CV

    E1

    CZ

    E3OUE1

    Jr.Y

    UN

    GAY

    ZRP

    Av. TACNA

    Av. ARICA

    Av. SAN MIGUEL (F. GASLLESI)

    Av. U

    NIVE

    RSIT

    ARIA

    RDM

    CZE1

    RDM

    ZRP

    ZRP

    ZRPZRP

    RDA

    CZZRP

    (9)

    RDM

    CVRDA

    E1OU

    RDM

    OU

    CV

    ZRP

    RDA

    RDM

    E1 E1

    E1OU

    OU

    E1

    ALBERGUE TUTELARDE MENORES

    HERMELINDA CARRERA

    Ambiente UrbanoMonumental

    ESTADIO

    RDM

    RDM

    [SMI-2]

    [SMI-2]OU

    MUNICIPALIDAD

    Av. CARLOS GERMAN AMEZAGA

    Av. RO

    BERTO

    THO

    RN

    DIKE G

    ALUP

    Av. A

    UR

    ELIO

    GAR

    CIA

    Y G

    ARC

    IA (2

    470)

    Av. REYNALDO SAAVEDRA

    PION

    Av. V

    ICTO

    R S

    ARR

    IA A

    RZU

    BIAG

    A

    Av. U

    NIV

    ERSI

    TAR

    IA

    Av. A

    LEJA

    NDRO

    BER

    TELL

    O B.

    Av. SANTA BER

    NAR

    DITA

    Av. SANTA T

    EODOSIA

    Av. MARIANO CORNEJO

    CIUDAD UNIVERSITARIA

    UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN MARCOS

    Av. A

    NDRE

    S RA

    ZURI

    Av. J

    OSE

    MAR

    TI

    Av. PIO XII

    Av. D

    E LO

    S IN

    SUR

    GEN

    TES

    Av. LA PAZ

    Av. LIBERTAD

    Av. D

    E LO

    S IN

    SURG

    ENTE

    S

    Av. DE LOS PRECURSORES

    Av. E

    LMER

    FAU

    CET

    T

    Av. DE LOS PRECURSORES

    Av. R

    AFAE

    L ES

    CARD

    O

    Av, R

    IVA

    AGU

    ERO

    Av. D

    INTI

    LMAC

    Av. VENEZUELA

    Av. PARQUE DE LAS LEYENDAS

    Av. LA MAR

    Av. PASEO DE LOS ANDES

    Av. U

    NIV

    ERSI

    TAR

    IA

    Av. M

    IGUE

    L DE

    UNA

    MUN

    O

    Av. AYACUCHO

    Av. PROLONG. CUZCO

    Av. CAMINOS DEL INCA

    Av. M

    ARIS

    CAL

    CACE

    RES

    Av. LIMA

    Av. LA PAZ

    Av. CUZCO

    Av. J

    OSE

    DE

    LA R

    IVA

    AGU

    ERO

    Av. AYACUCHO

    Av. LIBERTAD

    Av. R

    AFAE

    L ES

    CARD

    O

    Av. DE LOS PATRIOTAS

    Av. DE LA MARINA

    Av. B

    RIG

    IDA

    SILV

    A DE

    OCH

    OA

    Av. DE LA MARINA

    Av. CAMINOS DEL INCA

    Av. M

    ONS

    EO

    R JO

    RGE

    DINT

    ILHA

    C

    Av. COSTANERA

    Ca.

    VIR

    U

    Ca. C

    ESAR

    VAL

    LEJO

    Ca. JOSE GALVEZ

    PARQUE METROPOLITANOLAS LEYENDAS

    PONTIFICIA

    C.C. PLAZA SAN MIGUEL

    COLEGIOBARTOLOME

    HERRERA

    CEP.SANTA ANA

    FERIAINTERNACIONALDEL PACIFICO

    COLEGIO NAVAL

    ESEP.MARANGA

    METROHIPERMERCADO

    INSTITUTO DE MENORESDE MARANGA

    Av. L

    AS L

    EYEN

    DAS

    OCEANO PACIFICO

    UNIVERSIDADCATOLICA DEL PERU

    Av. BERTOLOTTO

    Jr.Y

    UN

    GAY

    Av. TACNA

    Av. ARICA

    Av. SAN MIGUEL

    Av. U

    NIVE

    RSIT

    ARIA

    MUNICIPALIDAD

    NOTAS

    (1) El presente Plano de Zonificacin de Lima Metropolitana no define jurisdicciones distritales.

    (2) El Sistema Vial que aparece en el presente Plano es referencial. El Sistema Vial Metropolitano vigente es el aprobado por la Ordenanza N 341-MML.

    (3) La delimitacin precisa de Zonas Arqueolgicas deber coordinarse con el INC quien deber definir su tratamiento y proteccin.

    (4) Para la habilitacin y ocupacin de reas ubicadas en laderas de pendiente pronunciada, las Municipalidades Distritales debern exigir Estudios de Seguridad Fsica.

    (5) Las edificaciones con frente al acantilado y malecones de la terraza superior de la Costa Verde, debern sujetarse a Estudios de Geotecnia, as como a las Alturas Mximas de Edificacin determinadas. Se incluyen las Zonas Monumentales.

    (6) En las Zonas Monumentales sern de aplicacin las normas urbansticas especiales aprobadas para cada caso.

    (7) Las Normas de Zonificacin y las Especificaciones Normativas Complementarias se detallan en el Anexo correspondiente.

    (8) Ver Especificaciones Normativas (A.9)

    (9) Ver Especificaciones Normativas (A.10)

    (10) Ver Especificaciones Normativas (A.11)

    Lmite de Area de TratamientoNormativo

    ZONAS COMERCIALES

    ZONAS DE EQUIPAMIENTO

    ZONAS RESIDENCIALES

    OU Otros Usos

    ZRP Zona de Recreacin Pblica

    H4 Hospital EspecializadoH3 Hospital GeneralH2 Centro de Salud

    E3 Educacin Superior UniversitariaE2 Educacin Superior TecnolgicaE1 Educacin Bsica

    CZ Comercio Zonal

    CV Comercio Vecinal

    RDA Residencial de Densidad Alta

    RDM Residencial de Densidad Media

    ZRE Zona de Reglamentacin Especial

    E4 Educacin Superior Post Grado

    I1 Industria Elemental y Complementaria

    ZONAS INDUSTRIALES

    I2 Industria Liviana

    Zona Monumental Mxima Proteccin

    Zona Monumental(Reglamentacin Especial)

    Zona de Riesgo Geotcnico sujeta a Estudios

    CM Comercio Metropolitano

    (Reglamentacin Especial)

    MUNICIPALIDAD METROPOLITANA DE LIMAINSTITUTO METROPOLITANO DE PLANIFICACION

    FECHA :BASE CARTOGRAFICA : ESCALA :

    1/10,000 JUNIO 2007

    REAJUSTE INTEGRAL DE LA ZONIFICACION DE LOS USOS DEL SUELO DE LIMA METROPOLITANAORDENANZA N 620-MML

    ICIL 1998 - COFOPRI

    PLANO N :

    APROBACION

    PLANO DE ZONIFICACION DE LIMA METROPOLITANA

    01ORDENANZA N 1098 - MML DEL 30-11-2007 PUBLICADA EL 12-12-07

    SAN MIGUELAREA DE TRATAMIENTO NORMATIVO II

    ACTUALIZACIONES

    IMP - M

    ML

    IMP - M

    ML

    IMP - M

    ML

    IMP -

    IMP - M

    ML

    IMP - M

    ML

    IMP

    IMP - M

    ML

    IMP - M

    ML

    IMP

    IMP

    [SMI-1] ORDENANZA N1555-MML DEL 08/09/11 PUBLICADA EL 14/09/11.[SMI-2] ORDENANZA N1653-MML DEL 08/01/13 PUBLICADA EL 12/01/13.

    Lo primero que debera saber un poltico antes de hablar de ordenamiento territorial es que el espacio urbano o rural no son superficies inertes o neutras separadas del resto,

  • Boletn 18

    por razones de segmentacin econmica (gente VIP ), o la exclusin del disfrute paisajs-tico que puede experimentar-se desde un malecn pblico, sin contar la feria de marcas auspiciadoras que saturan la perspectiva del transente.Otro ejemplo es el llamado boom inmobiliario del dis-trito de San Miguel impulsa-do desde hace una dcada por el Alcalde #Heresi. En la web de la Municipalidad de Lima se exhibe el plano de la zonificacin propuesta por #Heresi y aprobada por el Instituto Metropolitano de Planificacin en la poca de #Castaeda Lossio (2007), que termina de catapultar este boom a costa de la destruc-cin de la calidad de vida de los vecinos y del patrimonio a manos del capital integra-do (comercial, inmobiliario, hotelera, bares, discotecas, juegos de apuesta, etc.), en un distrito que es por defini-cin patrimonial como lo des-cribe el Art. 2 de la Ley N 4101 de 1920, cuando su creacin:El distrito de San Miguel, tendr como Capital pueblo de su nombre, que se elevar a la categora de Villa y sus lmites sern: El Ocano Pa-cifico, Las Huacas de San Mi-guel y Magdalena del Mar, el Camino Real que va de Mag-

    dalena al Callao y los linde-ros entre los fundos Pando, Cayetano y Maranga (4).Era necesario este cambio de zonificacin gestionado por el Sr. #Heresi sin la debi-da consulta y consentimiento de los vecinos? (5) La historia de este hablar quejoso de la ciudad tiene sus narrativas.

    EL OTRO SUEO INMOBI-LIARIOUn domingo de ao 1965, mi padre nos subi a toda la familia en un taxi que se puso en marcha desde el distrito Je-ss Mara por la avenida La Marina, rumbo a la primera etapa de la urbanizacin Ma-ranga del distrito San Miguel. Al llegar nos mostr un lote y nos dijo que ah construira nuestra casa, el lote estaba ubicado frente a un terral de 100 x 100 metros donde existe hasta el da de hoy un ojo de agua entubado que con seguridad ha debido ser en la antigedad un lugar

    sagrado-. Sobre el ojo hay una estructura cilndrica de concreto tamao colosal que sostiene un pozo elevado de agua, durante la segunda mi-tad de los aos sesenta este pozo tena unas letras lumi-nosas de gran tamao que decan Maranga y se vean desde varias partes de Lima. Nunca olvidar los ojos de mi padre mirndonos al mismo tiempo que al entorno, como imaginndose el futuro. Su sueo era vivir en una zona residencial, de baja densi-dad poblacional, tranquila, con edificaciones de uno o dos pisos, aire limpio y cer-ca del mar, el lugar perfecto para envejecer con la fami-lia, protegido por el manto del Estado de Derecho. Hoy en da ha pasado medio si-glo y como en el sueo de mi padre, dicho terral se convir-ti en el bello parque Csar Vallejo que es hoy, gracias a la organizacin de los an-tiguos vecinos entre los que l particip, ahora los rbo-les son frondosos y en ellos anidan todo tipo de aves que van desde las ms pequeas hasta guilas, sin contar las migratorias, su trazo ahora lleno de plantas ornamenta-les lo debemos a un arquitec-to vecino que vive en una de las esquinas y as el lugar se fue poblando de los aportes

    catapultar este boom a costa de la destruccin de la calidad de vida de los vecinos y del patrimonio a manos del capital integrado

  • Boletn 19

    de quienes por dcadas han habitado alrededor.Para el ao 2004, en un mo-mento que por fin el lugar empez a tener las condicio-nes urbansticas del sueo an-helado, a mostrar el capital de la organizacin vecinal acumulado por dcadas en el grosor de los rboles del parque -como en las pur-mas loretanas que malen-tiende el perro del hortelano y llama por ignorancia te-rrenos baldos-, capital so-cial del que las organizacio-nes sociales (los vecinos de parques) son muchas veces despojadas en nombre de la administracin municipal. En el momento que el sueo es-taba para salir como el pan caliente a la puerta del hor-no, lamentablemente llegaron los nubarrones del capital integrado flanqueados por administraciones municipales serviles -como la de Marina Sequeiros, que ahora tiene el cinismo de volver a postular, y luego el Alcalde #Heresi, fiel promotor de los intereses comerciales e inmobiliarios, antes que de los vecinos que lo re eligieron-. Dadas as las cosas, el sueo de una vida digna se derrumb La vie-ja vida del barrio, donde la seguridad ciudadana repo-saba en el conocimiento que tenamos unos de otros y la

    co-residencia era fuente de relaciones personales de buena vecindad se acab. Todo fue remplazado por edificios con miles de nuevos departamentos que nos plantearon un tipo de co-residencia distinto que dej de ser personalizado para convertirse en funcional, ahora nuestra comuna est converti-da en un distrito-alcoba y se est poblando de vecinos que no se arraigan porque son simples arrendatarios que vienen a dormir, entonces ya nadie se conoce, decae la coopera-cin vecinal y por ende el capital social que haca goberna-ble la vida social de nuestro distrito, se ha enfriadoPero a quin ha favorecido el cambio de zonificacin dis-trital? Veamos sus efectos: hace pocos das a la vuelta de nuestro parque Csar Vallejo mataron en defensa propia a un delincuente que se presume haba robado en varias opor-tunidades a vecinos del barrio, la gente no ha olvidado que en esas mismas inmediaciones hace unos aos asesinaron a un joven vecino. Esto se va a solucionar con ms vehculos

    de vigilancia y efectivos? No lo creemos Si tomamos como ejemplo de seguridad ciudadana la nicaragense, veremos que es un modelo que dispone de mucho menos recursos que el Per, sin embargo funciona porque reposa en la propia or-ganizacin vecinal, en el conocimiento de unos sobre otros. Fue este estado ideal de vecindad el que los nubarrones vinieron a cambiar, con un estilo muy en boga en la poltica municipal de estos das de corte neoliberal que, combinado con claros indicios de supuesta corrupcin, tiene resultados desastrosos para la calidad de vida, la seguridad ciudada-na, para el patrimonio histrico urbanstico y arqueolgico como es el caso del distrito de San Miguel, probablemente el de mayor densidad arqueolgica en Lima. Ms all del enriquecimiento de las inmobiliarias y de un Alcalde que no sabe justificar cmo se ha hecho propietario de ms de un inmueble, no vemos el beneficio para el ciudadano.LA SEGUNDA MUERTE DE JOS DE LA RIVA-AGERO Y OSMAMi padre tuvo una fuerte inclinacin por el humanismo que

    Dadas as las cosas, el sueo de una vida digna se derrumb

  • Boletn 20

    me orient hacia la antropo-loga, pero de nio no me gustaba la historia, tal vez porque los nios son tan prcticos como transparentes y yo asociaba esta asignatu-ra escolar con las grandes mentiras de nuestra civili-zacin inventadas por el To Sam, para m por ejemplo pretender hacer pasar por recuperacin arqueolgica lo que ha sido claramente la depredacin de todo el Con-junto arqueolgico Maranga (que abarca los distritos San Miguel, Magdalena, Pueblo Libre y El Cercado), es una de esas mentiras infames que aprend a darme cuenta a travs del espritu crtico de mi progenitor. Desencanto ratificado aos despus por la construccin, tanto del Ins-tituto Cultural Peruano Norte Americano (ICPNA) ubicado en la cuadra 24 de la Av. La Marina cuyo edificio sobre-pas la altura permitida en aquella poca atentando con-tra el paisaje cultural del sitio arqueolgico Huantinamar-ca y sus campos de cultivo, que siguen estando bajo la tienda de capitales chilenos Tottus-Sdimac (6) , quienes a pesar de la oposicin vecinal y de no contat al inicio con licencia de obra, se las inge-niaron con procedimientos turbios (vase la cronologa

    preparada por Bethsab Anda, lder de esa gesta) para pro-fundizar la ya lamentable actitud que el imperial ICPNA. Se suman a esto los conjuntos habitacionales que se han cons-truido posteriormente alrededor del sitio, para lo cual se debe haber destruido los ltimos muros de la antigua muralla de Lima, produciendo lo que se conoce como estrangulamiento por inmueble del sitio arqueolgico, alentado por la muni-cipalidad como una violacin clara, alevosa y premeditada, contra el patrimonio porque el Alcalde sabe que se trataba de una zona que requiere de un especial cuidado y el go-bierno local al saberlo tena la obligacin de proteger este patrimonio de acuerdo a Ley.En un mundo donde se promueven la diversidad cultural, este el respeto que se merece el santuario de una religin tan antigua como la de los antiguos Maranga, quienes -segn los vestigios hallados- han debido morir defendiendo el sitio? Sin embargo a la destruccin intencional de Huantinamarca

    le han llamado Proyecto de reconversin urbana indito en la capital (7). Y la razn del desencanto es simple, luego de haber gozado como enano entre las grandes extensiones de maizales que hubieron, montado en caballos alquilados a los caporales de la an hacienda Maranga de mi niez, luego de cultivar la intimidad del hogar en un entorno donde se dorma con el rumor del oleaje en la almohada, o se poda ver desde las ventanas las huacas al fondo de la noche, todo qued abandonado a la voracidad del capital integrado.Sin olvidar los lugares que existieron hasta hace pocos aos donde antiguamente se ordeaban a las vacas y se produ-

    la poltica municipal de estos das de corte neoliberal que, combinado con claros indicios de supuesta corrupcin, tiene resultados desastrosos para la calidad de vida, la seguridad ciudadana, para el patrimonio histrico urbanstico y arqueolgico como es el caso del distrito de San Miguel

  • Boletn 21

    ca la leche Maranga, el pueblito donde vivieron los antiguos trabajadores de la hacienda con su iglesia San-ta Mara que tiene ms de 400 aos, toda esta la alre-dedor es patrimonio histrico y debera haber sido decla-rada zona monumental, para conservar el paisaje urbano histrico que implica la exis-tencia de esta iglesia y sus alrededores. Ojo: hoy en da entre dicha iglesia y la Av. La Marina se construye una gran edificacin que se dice sern las instalaciones de una uni-versidad particular, pero los vecinos comentan que estos terrenos eran municipales y dentro de su planificacin estaban destinados al uso p-blico, la prensa debera co-rroborar esto porque es una zona donde existe patrimonio histrico y ha debido requerir un certificado de inexistencia de restos arqueolgicos e his-tricos correspondiente, an-tes de haber hecho cualquier movimiento de tierras.Luego que empez a crecer la mancha urbana, todo se lle-n de luces de nen y smog, llegaron los aos ochenta y el crecimiento de la mancha continu sin ningn respeto por el paisaje cultural, en realidad al comienzo la cons-truccin de Plaza San Mi-guel se hizo respetando las

    normas internacionales que norman la altura de las cons-trucciones aledaas a sitios arqueolgicos, por ello el pri-mer diseo de esta plaza fue de baja altura, pero el inters monetario venci a la densi-dad histrica, tambin por la negligencia de los diversos dueos entre los que figura la Iglesia Catlica. Conduc-ta etnocntrica que puede interpretarse como despre-ciativa de nuestras religiones antiguas, pues hasta hoy las edificaciones de Plaza San Miguel siguen creciendo en altura con la anuencia de la municipalidad, producien-do nuevamente otro caso de estrangulamiento por inmue-ble del conjunto arqueolgi-co, sin contar la destruccin debida a excavaciones para construir cimientos y estacio-namientos o stanos de las edificaciones cercanas. Lo que con seguridad debe ha-ber aumentado el trfico de bienes culturales, como suce-de cuando se realizan movi-

    mientos de tierra en zonas de alta densidad histrica, un ejemplo reciente de ello es el trfico de bienes cultu-rales procedentes de la po-ca del caucho debido a los movimientos de tierra que se hicieron para construir el al-cantarillado de la ciudad de Iquitos. Luego de saber todo esto, muchas veces he pensa-do que si don Jos de la Ri-va-Agero y Osma resucitara y volviera a leer los testamen-tos que escribi (8) , se mori-ra de nuevo al ver lo que las dignas casas de estudio (la Pontificia Universidad Catli-ca del Per y la Universidad Nacional Mayor de San Mar-cos) han hecho con el legado arqueolgico que dej pen-sando velaran por l.LA DESTRUCCIN DEL LEN-GUAJE ESPACIAL-PATRIMO-NIALEsta pequea historia es apli-cable a todo Lima donde mi-les de peruanos respetables que pagan sus impuestos y arbitrios -pensando que con ello mantienen un Estado de Derecho que los protege- de-ben estar viviendo experien-cias similares de atropello a sus derechos constitucionales, mientras los gobiernos y auto-ridades se las arreglan para dejar que los empresarios ha-gan de la suyas, como si esto fuera negociable y no tuviera

    Es importante que los polticos y la poblacin nos re-eduquemos en la forma que usamos el espacio en la actualidad

  • Boletn 22

    consecuencias que impactan directamente en la calidad de vida de la poblacin. Es importante que los polticos y la po-blacin nos re-eduquemos en la forma que usamos el espacio en la actualidad, porque lo hacemos con una irresponsabili-dad que compromete seriamente la sostenibilidad futura del desarrollo mundial y la gobernabilidad del pas. En el caso del distrito de San Miguel ha tenido que pasar medio siglo para darnos cuenta que a la hora de realizar el ordenamien-to territorial el Estado de Derecho puede variar al son que le toque el dinero de la corrupcin, y este cambio radical e

    inconsulto de la zonificacin aludido, al no haber tenido en cuenta la calidad de vida de los vecinos, al no existir estudios de impacto confiables, y por otro lado no tener en cuenta el alto grado de densidad histrica de todo el distrito, ha que-brado innecesariamente infinitas significaciones primarias es-paciales que haban tardado decenas (el diseo urbano de baja densidad poblacional), cientos (los vestigios histricos) y hasta miles (los vestigios arqueolgicos y los lugares de re-poso de las de aves migratorias) de aos en formarse, bajo el entendido que todo paisaje se encuentra sujeto en una com-pleja trama social que le da una significacin cultural determi-nada como medio tcnico (la disponibilidad de material que brinda el entorno).Lo que han generado los cambios de zonificacin sin consul-ta y aprobacin vecinal como ha sucedido en el distrito San Miguel es desorientacin cultural profunda, producida por el quiebre del sentido histrico que tenan las elaboraciones espaciales anteriores, en la medida que estas constituyen un tipo de lenguaje primario, adems de funcionar como lo-cus de la memoria colectiva -lugares donde emergen y se actualizan las continuidades o recuerdos que encarnan valo-res inmemoriales- cuyo quiebre produce conductas colectivas violentas y de muy poca cohesin social. Como sucede en

    el efecto sumidero descrito por Hall en los aos 50 para explicar el destino violento de la ciudad de New York.La palabra sink (sumide-ro, albaal, fregadero, pozo negro) se usa en ingls figu-rativamente (como albaal, en espaol) para designar el lugar donde van a parar las cosas inmundas y los des-perdicios. Calhoun invent la denominacin sumidero comportamental para desig-nar las grandes distorsiones comportamentales que apa-recieron en la mayora de los turones que tena en Rockvi-lle. Ese fenmeno, segn l, es la consecuencia de todo proceso comportamental en que los animales se juntan en nmero desusadamente grande. La idea de inmundi-cia sptica que acompaa al vocablo no es casualidad: el sumidero comportamental agrava todas las formas pa-tolgicas que pueden hallar-se en el grupo. El sumidero comportamental comprenda trastornos en la construccin de nidos, el cortejo, el com-portamiento sexual, la repro-duccin y la organizacin social. Los turones a quienes se practic la autopsia mos-traron tambin sendos efectos fisiolgicos (Hall, 1994:38).Por ello las polticas sociales que tienen como objeto el

    Lo que han generado los cambios de zonificacin sin consulta y aprobacin vecinal como ha sucedido en el distrito San Miguel es desorientacin cultural profunda,

  • Boletn 23

    espacio urbano o rural cono-cidas como ordenamiento territorial son algo muy deli-cado, pues sus efectos tienen graves consecuencias en el cuerpo social como ha suce-dido en el distrito San Miguel, donde empiezan a sentirse los efectos negativos del enfria-miento del capital social y hay claros indicios de aparicin del efecto sumidero, como sucede en todos los lugares donde crece la densidad po-blacional. No slo por con-sideraciones que tienen que ver con el Estado de Derecho y los Derechos Humanos, en-tre las cuales se concibe a la cultura como: el conjunto de los rasgos distintivos espiritua-les y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social y que abarca, adems de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias: lo que en re-sumen no puede ser posible sin un espacio, ms an sin un territorio donde materiali-zar esta creacin. Ms all de toda densidad histrica o social con relacin al espa-cio, podemos decir desde un punto de vista que nos viene de la semitica de la cultura, lo que Lotman (9) escribi al respecto:

    Desde el punto de vista gentico, la cultura se construye so-bre la base de dos lenguajes primarios. Uno de ellos es la lengua natural, utilizada por el hombre en el trato cotidiano. Su papel en todas las construcciones secundarias de la cultura es evidente y no requiere aclaraciones. () Menos evidente es la naturaleza del segundo lenguaje primario. Se trata del modelo estructural del espacio. Toda actividad del hombre como homo sapiens est ligada a modelos clasificacionales del espacio, a la divisin de este en propio y ajeno y a la traduccin de los variados vnculos sociales, religiosos, polticos, de parentesco, etc., al lenguaje de las relaciones

    espaciales. La divisin del espacio () es una caracterstica inalienable de la cultura (Lotman, 1996:83).El espacio es la sustancia por la que se desliza el lenguaje primario de las cosas y sus relaciones, esto le permite ser el registro sobre el que se inscriben las duplicaciones de lo real, las expresiones culturales que fortalecen la identidad por la va de auto-representarse, dinamizando as los procesos de proyeccin-identificacin que producen la subjetividad. De aqu podra desprenderse que las polticas territoriales sean ledas, ms all del paradigma poltico-administrativo, como la proyeccin de los intereses de quienes las formulan, en esta

  • Boletn 24

    medida seleccionan aspectos del espacio territorial sobre el que van a actuar versus dejar otros de lado, en esta balan-za pueden sacar provecho de la intermediacin que repre-sentan y llenarse los bolsillos. Desde el punto de vista de las significaciones que permiten y sostienen la reproduccin cultural, es urgente que en distritos como San Miguel la poltica territorial sobre el es-pacio urbano sea ms acorde con la lgica del paisaje cul-tural sobre el que discurre la vida social, se incluye en esto la vieja relacin de los anti-guos Maranga con las aves nativas y migratorias que lle-gan a las costas, eso tambin es parte del patrimonio natu-ral que no tiene nada que ver con modelos de balnearios que vienen de Miami. Frente a este peligro, al parecer la administracin provincial de la Alcaldesa Villarn est te-niendo en cuenta un desarro-llo social de la Costanera san miguelina.Esta pared estuvo probable-mente en las inmediaciones de la Av. Precursores, en las afueras del actual Parque de la Leyendas, las aves que re-presenta no son casuales, de-notan una profunda relacin con ellas. La proyeccin de las elaboraciones culturales sobre el espacio, no son slo

    memoria colectiva ancestral, en su contemporaneidad se pueden interpretar al igual que los medios arquitectni-cos y urbanos, como el resulta-do del tamiz que aplica cada gobierno local a los datos sensoriales del entorno, su medio antrpico. Este proce-so de seleccin inconsciente de temporalidad larga, tiene en lo inmediato una forma de duplicacin que se refleja en el espacio que permite a los polticos locales aprovecharse de la intermediacin que ellos encarnan en las decisiones, qu es lo que ha selecciona-do del entorno el plano actual de zonificacin que rige nues-tro distrito, qu ha considera-do valioso, qu ha dejado de lado, y por qu razones? La respuesta nos mostrar el ses-go ideolgico de tal filtro (el mapa de zonificacin) que norma culturalmente nuestro comportamiento, y el estilo de estas soluciones arqui-tectnicas y urbanas nos dir mucho hacia dnde apunta la formacin de la sensibilidad en nuestra cultura urbana, tan diferentes en esto de otras, no debemos olvidar que este proceso transforma a la socie-dad y su medio, en un mol-deamiento mutuo como ya se dijo. De ah que las polticas territoriales emprendidas por el Alcalde #Heresi en el distri-

    to de San Miguel pueden ser reumidas con el adjetivo de depredadoras!Si quieres hacer algo contra la depredacin del distrito San Miguel, ingresa al siguiente mapa colaborativo con una cuenta de correo electrnico y regstrate, as podrs con-vertirte en datero y denun-ciar los efectos negativos del cambio de zonificacin incon-sulto que ha violentado nues-tra tranquila vida vecinal. Quieres sentirte til y hacer algo al respecto? Ingresa en el siguiente enlace! http://datea.pe/#/mapeo/143

    Notas(1) Cf. Hall, Edward T., El lenguaje silencioso, 1990, Mxico. SEP y La dimensin oculta, 1994, Mxico: Siglo XXI.(2) Cf. Santos, Milton; La naturaleza del espacio. Tcnica y tiempo. Razn y emocin, 2000, Barce-lona: Editorial Ariel.(3) Cf. La imagen es de la primera cuadra del Ma-lecn Bertolotto del distrito San Miguel, Lima-Pe-r, conocida como Parque John Lennon, edificio construido durante la gestin del Alcalde Salvador #Heresi, cuya ubicacin adems es de alta peli-grosidad por la poca estabilidad de los taludes.(4) Cf. https://drive.google.com/file/d/0B7_4Vw2sBenCTkZNWUEzUnphRXM/edit?usp=sha-ring(5) Cf. Ordenanza N 1098-MML (30-11-2007): https://drive.google.com/file/d/0B7_4Vw2s-BenCcEhuMFlzTnlRbFU/edit?usp=sharing(6) Cf. Hay una cronologa de este atentado que puede verse en el siguiente enlace que temporaliza la gesta de los vecinos por la defensa de sus de-rechos: https://drive.google.com/file/d/0B7_4Vw2sBenCaG1KMGN2VUNmRXc/edit?usp=s-haring(7) Cf. https://www.youtube.com/watch?v=EieC-ZxW0cWM(8) Cf. Se pueden consultar los testamentos en el siguiente enlace: https://drive.google.com/file/d/0B7_4Vw2sBenCZGNndFVNbW5nNW8/edit?usp=sharing(9) Cf. Lotman, Iuri M., La semiosfera I. Semitica de la cultura y el texto, 1996, Pg. 83, Madrid: Ediciones Ctedra.

  • Boletn 25

    EL PAQUETAZO DE CASTILLA: RGIMEN DE EXCEPCIN NEOLIBERAL PARA EL CONTROL Y APROPIACIN DE RECURSOS Y TERRITORIOS.Alvaro Campana

    Sin duda en el marco de lo que se ha llama-do el proceso de acu-mulacin por desposesin, que caracteriza a la etapa neoliberal del capitalismo, se ha venido produciendo una abierta disputa por el control de los territorios, los recursos pblicos, los bienes comunes y los cuerpos por parte de los grupos de poder econmico cada vez ms trasnacionali-zados. Sea a travs de me-dios legales o ilegales, y de manera fundamentalmente violenta, diversas formas de economa extractiva se han asentado sobre los territorios de los pases llamados sub-desarrollados de la mano de los capitales financieros, para

    apropiarse de ellos.Para impulsar este proceso ha sido necesario que se instituya un rgimen de excepcin que ha devenido en perma-nente y se ha hecho norma. De esta manera se estableci en el Per, como en otros pa-ses, a travs de un golpe de estado, un rgimen poltico y econmico en el ao 92 con el llamado autogolpe de Al-berto Fujimori, quien concen-tr el poder e inici las refor-mas que hicieron posible la desnacionalizacin y desde-mocratizacin del pas y de su economa.Sin embargo, la resistencia creciente a este modelo, su-mado a otros acontecimien-tos, termin generando un

    el Gobierno Central debe reivindicar de una buena vez y con toda firmeza su soberana sobre el agua y los recursos del subsuelo, y su poder para disponer de ellos en beneficio de toda la nacin... Por otro lado, tal inequvoca soberana es vital para echar a andar las decenas de proyectos mineros y petroleros paralizados.

    Roberto Abusada (Regionalizacin destructiva)

    quiebre y el inicio de lo que llaman algunos una transicin a la democracia que queda-ra inconclusa debido a que los esfuerzos democratizado-res terminaron naufragando en sucesivos gobiernos en los que se produca su va-ciamiento y ejercicio formal, es decir las decisiones ms importantes sobre el pas las fueron tomando los llamados poderes fcticos instalados y beneficiados con el corrupto rgimen de Fujimori, mientras que la voluntad popular fue expresando a travs de las urnas sus deseos de cambios econmicos, sociales y polti-cos que una y otra vez fueron traicionados.De esta manera se han ido

  • Boletn 26

    produciendo las llamadas re-formas neoliberales que con el gobierno de Humala han avanzado en su profundiza-cin. Humala represent un equilibrio de fuerzas en esa transicin inconclusa que sin embargo l termin definien-do a favor de los poderes fcticos en lo que adecua-damente se ha llamado un rgimen minero militar. De esta manera, y no sin faltar las disputas dentro de los gru-pos de poder, el gobierno y los poderes fcticos represen-tados dentro del ejecutivo, el congreso y otros poderes del Estado, han ido apuntalando polticas iniciadas por sus an-tecesores y desmontando o desfigurando algunas que pu-dieran abrir resquicios para disputar el control de los pro-pios territorios, el control de sus recursos, y el de los bie-nes pblicos.De esta manera, mientras se sigue criminalizando la protesta y se afianzan dis-positivos represivos, se fue dejando naufragar tambin a la descentralizacin y pro-moviendo e implementando el desmontaje de toda forma de regulacin y control a los agentes econmicos, sean ambientales, econmicos o sociales, a la vez que se han seguido privatizando los bie-nes pblicos como es el caso

    de la salud e incluso la propia inversin pblica.Dicho esto, sobre las medidas propuestas por el gobierno en el que el Ministro de Eco-noma tiene un papel funda-mental para promover las in-versiones y que implican un men a la carta para las necesidades de los empresa-rios en medio de una cada de los precios y la desacele-racin del crecimiento de un economa profundamente de-pendiente de la exportacin de materias primas, cabe preguntarnos si el hecho de ser entregadas para su apro-bacin a un congreso des-prestigiado, y que acabada la legislatura las aprobar en la Comisin Permanente no significan un golpe a la demo-cracia o ms en perspectiva la continuidad del rgimen de excepcin que padecemos hace ya varias dcadas.Las medidas impulsadas por el gobierno, y no cabe duda aprobadas por un congreso

    convertido en un apndice del ejecutivo, tienen conse-cuencias polticas, econmi-cas, sociales y ambientales estratgicas que buscan ase-gurar el modelo de acumu-lacin vigente en el largo plazo, y no sern debatidas de cara a una ciudadana permeada y menguada en su capacidad de resistencia por los medios de comuni-cacin, por economas que erosionan sus solidaridades y provocan violencia dentro de los propios territorios destru-yendo las posibilidades de su accin conjunta, as como la evidente crisis de los espacios institucionales que podan ge-nerar algn contrapeso desde los territorios concentrndose el poder en funcin de los in-tereses de determinados gru-pos de poder. No hace falta decir que no existe tampoco un voluntad poltica que pue-da expresar una alternativa distinta.

  • Boletn 27

    LA INTEGRACIN DE NUESTRA AMRICA, EST EN NUESTRO HORIZONTE Y ES NUESTRO CAMINO(1)Nury Garca

    Existen tres proyectos de integracin regional que estn en disputa, y que se agudizan frente a la crisis:

    1)La recolonizacin de nuestro continente, de nuestros territorios y bie-nes naturales. Es un proyecto hegemonizado por USA. En lo econmico, impone una di-visin internacional de traba-jo, que nos coloca como pa-ses primario exportadores. Tambin estn los Tratados de Libre Comercio (TLC), que son medios para que las Empre-sas transnacionales avancen en el saqueo de los recursos naturales. En lo militar, algu-nas referencias son los golpes de Estado, como el de Para-guay (2012); la reactivacin de la IV Flota, y el aumento de bases militares norteame-ricanas (en Per hay 3), que junto con una tecnologa de

    avanzada, les hace capaz de llegar a cualquier punto del mundo en menos de dos horas. En lo poltico, siguen las agresiones a Cuba, Vene-zuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, etc.; y los apoyos a candidatos y gobiernos de derecha. Si alguno conside-ra que esto se trata de teoras de conspiracin infundadas, sugerimos ver el de Wikileaks

    2) La integracin comer-cial latinoamericana, favorable a los intere-ses del capital.Este proyecto, denominado Neodesarro-llista, est hegemonizado por las corporaciones y ca-pital financiero. Una referen-cia es la Integracin de las Infraestructuras de la regin Sud americana (IIRSA), en relacin al transporte, oleo-ductos, gasoductos, puertos, redes hidroelctricas, entre

    otros; pero con un eje central ligado al agro negocio, las industrias extractivas, y el po-der acceder a mayores reas de biodiversidadEstos proyectos han comen-zado a reorientar su poltica exterior con el fin

    3) El ALBA. Frente a la ofensiva por recuperar hegemona sobre el proceso continental en varias dimensiones, como la eco-nmica, militar, normativa, cultural, meditica, poltica y territorial, y como resistencia al neoliberalismo, surge un tercer proyecto, denominado el ALBA de los pases la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA), cuyo hito fundacional ser la derrota del proyecto del rea de Libre Comercio de las Amricas (ALCA) en el 2005. ALBA est integrado

    No hay manera de enfrentar las polticas del gran capital trasnacional y del imperialismo desde las resistencias dispersas. No es posible tampoco delegar los procesos de integracin latinoamericana en los gobiernos.

  • Boletn 28

    por: Cuba, Venezuela, Nica-ragua, Ecuador, Bolivia, Anti-gua y Barbuda, San Vicente y Granadinas, Repblica Do-minicana. Entre sus iniciativas estn: el Tratado comercio en-tre pueblos, Petrosur, Petroca-ribe, Banco del Sur; Telesur, Radiosur; iniciativas para la educacin, cmo el progra-ma de alfabetizacin cubano Yo s puedo, y las iniciativas para la salud, como la forma-cin de mdicos en Cuba y en Venezuela.Como complemento a esta iniciativa, en el 2008 surge la Articulacin Continental de movimientos hacia el ALBA o el ALBA de los Movimien-tos sociales, constituido por los movimientos de diversos continentes, no slo de ALBA pases; adems de contar con la autonoma necesaria res-pecto a los Estados. En el 2009, en el Foro So-cial Mundial (Belem do Pa-ra-Brasil) la Carta de los Movimientos Sociales de las Amricas (Carta de Belem), declara oficialmente fundado dicho proyecto, bajo el lema La unidad e integracin de Nuestra Amrica, est en nuestro horizonte y es nuestro camino.Entre sus objetivos estn: a) La lucha contra la militariza-cin, las bases militares, la criminalizacin de la protesta

    social y las agresiones del imperio; b) La batalla contra las transnacionales, las privatizaciones y la desnacionalizacin; c) Crisis climtica y los derechos de la Madre Tierra, sobre los derechos de los pueblos originarios de Nuestra Amrica y la lucha por el buen vivir; y d) La solidaridad internacional entre pueblos hermanos. El compromiso es lograr la autode-terminacin de los pueblos, la soberana popular en todos los rdenes, el territorial, alimentario, energtico, econmico, poltico, cultural y social.La articulacin de movimientos asume el desafo histrico de articular las resistencias, y pasar a la ofensiva, con un pensa-miento original y nuevas propuestas de modelos civilizatorios, que recuperen las mejores tradiciones de los pueblos. No hay manera de enfrentar las polticas del gran capital tras-

    La unidad e integracin de Nuestra Amrica, est en nuestro horizonte y es nuestro camino.

    nacional y del imperialismo desde las resistencias dispersas. No es posible tampoco delegar los procesos de integracin latinoamericana en los gobiernos.Estamos llamadas y llamados a continuar con el proceso emancipatorio que, desde la Revolucin Haitiana, hasta nues-tros das, busca construir una sociedad ms justa y profunda-mente humana.

    (1) DECLARACIN de la Primera Asamblea Continental de los Movimientos Sociales Hacia el Alba Hugo Chvez Fras

  • Boletn 29

    SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE PALESTINA (1)Nury GC

    Para entender el origen del conflicto entre Israel y Palestina hay que tener en cuenta al movimiento lla-mado Sionismo. Este surge en Europa, a fines del S. XIX, en que los judos, acusados por las crisis econmicas y finan-cieras, fueron perseguidos e impedidos de participar en diversas esferas de la socie-dad, como la organizacin poltica, porque sta era ex-presin de los dogmas cristia-nos. Por ello los judos forman el movimiento poltico, de carcter nacionalista, llama-do sionista, cuya corriente conservadora, anti democr-tica y racista, establecer como objetivo primordial la constitucin de un Estado ju-do. Este Estado deba crear-se en Palestina, porque era una tierra sin gente y ellos un pueblo sin tierra. Es as que desde 1897 hasta 1947 el movimiento sionista seguir un proceso de colonizacin de Palestina. Ante la situacin de pobreza de los campesi-nos rabes-palestinos, los ju-dos comprarn fcilmente las tierras e instalarn sus comu-nidades agrcolas, llamadas

    kibutz; adems de organizarse econmica, poltica, y mi-litarmente.Terminada la II guerra mundial, los palestinos tenan la expec-tativa de que, al independizarse de los britnicos, seran un pueblo soberano en su territorio, donde pudieran vivir en paz, y con los mismos derechos, judos, cristianos, musulmanes, drusos, y ateos. Pero en 1948, los sionistas, aprovechando la conmocin internacional del holocausto que haban sufrido los judos, logran que la ONU, sin consultar con el pueblo palestino, apruebe la creacin del Estado de Israel y la divi-sin de tierras: 56% del territorio para Israel, 42% para Palestina, y 2% para Jerusaln. Desde entonces el conflicto entre Israel y Palestina se dar en diversos grados, como la guerra rabe-israel (1948-1949), en que Palestina ser derrotada, quedando 800.000 pales-

    tinos expulsados de sus casas. En 1967 Israel ocupa Gaza, Cisjordania, Jerusaln, las colinas del Goln en Siria, la pe-nnsula del Sina en Egipto. El grfico siguiente nos permite tener una idea de lo que fue sucediendo: Construyeron la OLP del 1964-1988, que defenda el tener un Estado nico donde pudieran vivir cristianos, judos y mu-sulmanes al interior del territorio palestino. Pero los conflictos, fracturas y divisiones internas, muchas veces estimulados por Israel, USA y la Unin Europea, limitaban tal proyecto. As, Hamas, partido islmico, gan el gobierno en Gaza (2006), mientras que Al Fatah hizo lo mismo respecto a Cisjordania. Las razones de fondo del conflicto actual tienen que ver con que los palestinos estaban avanzando en sus intentos de uni-dad, de creacin de la Unidad Nacional Palestina, para constituir un gobierno con Al Fatah y Hamas, y resolver

    Palestina ha ido resistiendo a travs de movimientos sociales, polticos y de la organizacin militar.

  • Boletn 30

    la ocupacin de Israel. Para evitar esta posibilidad, Israel, toma como excusa la denun-cia del secuestro y asesinato de tres jvenes soldados, que estaban resguardando a ju-dos sionistas en la ciudad de Hebrn, sin mencionar que estos jvenes haban tor-turado a palestinos. Israel, entonces culp a Hamas, que neg haber cometido el delito. Las tensiones crecie-ron cuando, das despus, un adolescente palestino fue secuestrado y asesinado en Jerusaln, en una aparente venganza. Por entonces Israel ya haba comenzado a bom-bardear a Gaza, la cual ha

    quedado devastada. Son ms de 1,000 palestinos asesina-dos, ms de 5,000 heridos, y cientos de nios y nias muertos.Ha habido por los menos ocho intentos de poner fin a los enfrentamientos, de los cuales algunos slo duraron horas. Hoy se ha declara-do una nueva tregua, con la esperanza de un alto al fue-go definitivo. Esto lo desean tanto la poblacin de Israel como de Palestina, que no comparten esta guerra, y que esperan que un da se logre establecer un Estado nico.Palestina no tiene fuerza a-rea, ni marina, ni ejrcito.

    Pero tienen organizaciones poltico militares con las cua-les han podido resistir. A pe-sar de las mltiples derrotas, continan luchando, y nos convoca a fortalecer, en el mundo entero, un movimiento de hermandad y de solidari-dad.

    (1) Para este artculo nos basamos en parte del testimonio de Marcelo Buzetto, miembro del Mo-vimiento Sin Tierra, de Brasil, que sigue muy de cerca la lucha del pueblo palestino.

  • Boletn 31

    SOBRE LA SISTEMATIZACIN PARTICIPATIVA DEEXPERIENCIAS Y LAS ARTES RADICALESJuanca, Julio del 2014

    Es justamente, la reflexin y bsqueda creciente de sistematizar participa-tivamente experiencias que algunos activistas y militantes peruanos nos encontramos con Oscar Jara en diciembre del 2013. Un encuentro en Catalua, que tuvimos con l fue el disparador para acor-dar un trabajo colaborativo alrededor de la publicacin de su renovado libro de siste-matizacin participativas de experiencias. El aprendizaje experiencial y vivencial es parte de la fi-losofa de transformacin que postulamos desde el MPP y otros colectivos que reivindi-camos la educacin popular liberadora y autnoma. En este sentido, la reciente publicacin de la versin pe-ruana del senti-texto de Oscar Jara : La sistematizacin de experiencias. Teora y Prctica

    para otros mundos posibles suma y potencia esfuerzos de otras publicaciones com-prometidas con el desarrollo de nuevas metodologas de investigacin y construccin de conocimientos desde los saberes, experiencias y capa-cidad reflexiva de los sujetos que actan por la transforma-cin. Compartimos plenamente la afirmacin de Oscar sobre la sistematizacin de expe-riencias, materia principal del libro en mencin: En snte-sis, hablamos de sistematizar experiencias que son siem-pre vitales, cargadas de una enorme riqueza por explorar. Cada experiencia constituye un proceso indito e irrepe-tible y por eso en cada una de ellas tenemos una fuente de aprendizajes que debe-mos aprovechar precisamen-te por su originalidad, por

    eso necesitamos comprender esas experiencias, por eso es fundamental extraer sus ense-anzas y por eso es tambin importante comunicar y com-partir sus aprendizajes sis-tematizar experiencias (es) un desafo para la creacin de nuevos acontecimientos inditos, pero cargados de sentido. Ahora bien, queremos com-partir en este senti-texto nues-tra perspectiva sobre estos tipos de saberes y prcticas. Creemos que la educacin po-pular y su ecologa de sabe-res requieren de una renova-cin profunda. No es casual que Oscar subtitule su texto con la frase para otros mun-dos posibles. El orden actual, que rinde culto al consumo sin lmites y a la voracidad por la acumulacin de bienes bajo lgicas de darwinismo social, tiene que ser cuestionado.

    La educacin es una obra de arte el educador tambin es un artista: l rehace el mundo, l redibuja el mundo, repinta el mundo, re-encanta el mundo, re-danza el mundo

    Paulo Freire

  • Boletn 32

    La educacin popular naci para transformar. Luego de un par de dcadas de cierta con-vivencia con miradas tecno-crticas y fatalismo respecto de las posibilidades de trans-formacin del capitalismo, la educacin popular en el Per y en Amrica latina requiere con urgencia una renovacin para re-politizarla y para re-crearla en sus contenidos y en sus formas. Una contribucin a esta refun-dacin de la educacin popu-lar es concebirla como parte de lo que podemos llamar Ar-tes Radicales. Las artes radi-cales son saberes propios de los procesos transformadores que liberan. All la educacin popular se ubica junto a la investigacin militante, la sis-tematizacin participativa de experiencias , etc. Estos sabe-res suelen ser llamados meto-dolgicos, pero nos parece que lo metodolgico, enten-dido como lo instrumental o procedimental de una iniciati-va transformadora, no puede dar cuenta ya de la riqueza de las mltiples posibilidades y formas de recrear saberes que tienen los sujetos que re-flexionan en profundidad sus experiencias vitales con inten-ciones transformadoras. Esas formas son intrnsecamente emancipadoras. En efecto son Artes. Nuestro

    compaero Oscar, comparte con Freire y con nosotros, esta comprensin y sensibilidad de la sistematizacin como un arte que supera ampliamen-te lo instrumental. Citando a compaeras brasileas nos dice: (la sistematizacin)no puede ser concebida ni como una herramienta, ni como una tcnica, ni como un instrumento ni una metodolo-ga solamente, sino que la sis-tematizacin es todo un arte. La sistematizacin de expe-riencias, la investigacin ac-cin participativa, el teatro del oprimido y otros saberes y prcticas transformadoras son artes, en tanto:

    a) El acto de reflexio-nar-sentir, las formas de reflexionar-sentir y de expresar lo que se va re-flexionando-sintiendo son fundamentalmente ejercicios creativos. El acto de cono-cer-sentir-expresar es un acto creatividad. No se cono-ce-siente por adquisicin de un saber cmo si fuera un pro-ducto terminado, como mera aplicacin de una directiva, menos como transmisin-re-cepcin de un objeto produci-do en serie y sometido a pa-rmetros y estndares. Cada sujeto en las interac-ciones con otros modifica, agrega, resignifica y recrea

    La educacin popular naci para transformar.

  • Boletn 33

    saberes o aprendizajes, incluso bajo las modalidades ms conservadoras, bancarias y directivas. Si esta capacidad hu-mana de recrear y no repetir, se anima con la libertad para expresarse segn diversas formas y lenguajes (visual, gestual, corporal, musical, potico, metafrico, etc.), reconociendo las tambin diversas formas de ser inteligentes , la combinacin resultante es potente. Se activan conexiones entre lenguajes y formas, se recrean, las maneras concretas ms apropiadas para expresar lo que nos vamos dando cuenta.Se crean lenguajes hbridos y las fusiones necesarias e infi-nitas (teatro-foro, grfico-diagrama, palabras dibujadas, pro-sa-potica, drama-discurso, mural-lema, circo-taller, etc.) para expresar pensamientos, sentimientos y sensaciones que nin-gn lenguaje podra expresar en soledad.Los mismos pensamientos, sentimientos y sensaciones se alte-ran y desatan al reinventar las formas y los lenguajes. De esta manera, se rompe tambin con la falsa contraposicin entre forma y fondo. Existen formas enriquecidas por fusiones ex-presivas, y ejercicios reflexivos de profundidad creciente que no tengan significados potentes? Una imagen, un mural o una cancin que sistematiza una lucha es solo una forma?

    b) Son artes en tanto la riqueza y potencial de los saberes creados son frutos y creaciones que provienen de cuer-pos laboriosos. Laboriosos porque la pasin creadora es una pasin por el detalle y la profundidad. Meterse en los que se hace-piensa-siente, como decimos los peruanos, con Alma, Corazn y Vida. La prctica convierte al maestro, dice el refrn popular. La imaginacin y la improvisacin creadora, paradjicamente exigen de mucho trabajo, de preparacin, de continuidad de los esfuerzos y de paciencia. Por eso nos alegra la cita de Silvio que est en la puerta de este libro. Aqu la repeticin no es una ofensa:

    Debes amar la arcilla que va en tus manos

    debes amar la arena hasta la locura.

    Y si no, no lo intentes que ser en vano

    Solo el amor alumbra lo que perdura

    Solo el amor convierte en milagro el barro

    Debes amar el tiempo de los intentos

    Debes amar la hora que nunca brilla

    Y si no, no pretendas tocar lo cierto

    Slo el amor engendra la maravilla

    Slo el amor consigue en-cender lo muerto

    Aqu se revela el espritu amoroso, atento y laborio-so del militante artista-ar-

    tesano.

    c) Son artes en tanto, es-tn abiertas a derivas. Escapan a encuadres rgidos, la pretensin cienti-ficista del control-exactitud y la linealidad. Parten tanto del saber y del no saber. Se jue-ga con lo emergente. Existe la intencin, el horizonte trans-formador, lo que se quiere, pero no sabemos con preci-sin el cmo, el cundo, etc. Se trata ms bien de definir elementos fundamentales y rutas posibles de situaciones de accin-reflexin que mejor puedan lidiar con lo que pue-

    El mundo no es el mundo est siendo. Como subjetividad curiosa, inteligentemi papel en el mundo no es solo de quien constata lo que ocurre, sino tambin de quien interviene como sujeto de lo que va a ocurrir.

  • Boletn 34

    de ir brotando en el inicio del proceso, estando a la mitad, etc. Sobre este punto, Oscar cita muy bien a Paulo Freire: El mundo no es el mundo est

    siendo. Como subjetividad curiosa, inteligentemi pa-pel en el mundo no es solo de quien constata lo que ocurre, sino tambin de quien inter-viene como sujeto de lo que va a ocurrir. En efecto, son para nosotros, Radicales en tanto, buscan transformaciones profundas, mltiples e inacabadas. Transformaciones que operan cuando los sujetos conocen ms sobre s mismos, sobre la trama de relaciones que los afectan y que les permiten reconocer su capacidad de afectar, de agencia. Trans-formaciones que se vuelven urgentes en nuestro mundo y nuestros pases amenazados por una dinmica perversa de una civilizacin que si no crece no funciona, y si crece

    destruye las bases naturales que la hacen posible. Nues-tra cultura, tecnlatra y mer-cadlatra, olvida que somos, de raz, dependientes de los ecosistemas e interdependien-tes....Necesitamos una socie-dad que tenga como objetivo recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilice la investiga-cin, la tecnologa, la cultu-ra, la economa y la poltica para avanzar hacia ese fin. Necesitaremos para ello toda la imaginacin poltica, gene-rosidad moral y creatividad tcnica que logremos desple-gar .Radicales tambin porque se atreven a intervenir en dispu-tas epistemolgicas con con-cepciones conservadores del conocimiento. En palabras de Oscar: la sistematizacin se va a emparentar con una bsqueda que viene del m-bito de las ciencias sociales en pos de un nuevo paradig-ma epistemolgico y se entrecruzara con esfuerzos similares en varias partes del mundo, todos interesados por superar la separacin entre sujeto y objeto en la investi-gacin, por recuperar el sa-ber de los sectores populares, por vincular la teora con la accin, por convertir la bs-queda de conocimiento en un proceso creador vinculado con una perspectiva de trans-

    formacin social y personal. Las sistematizaciones par-ticipativas de procesos de afirmacin de la vida y libe-racin de las mltiples opre-siones son una forma de artes radicales. Este es un campo de creciente experimentacin en militantes INVEDECOR. En este mismo momento, va-rios colectivos y militantes vienen facilitando y partici-pando en procesos de siste-matizacin de la defensa del agua, la vida y el territorio de pueblos, comunidades y or-ganizaciones (ronderos, pla-taformas interinstitucionales, etc.) de la regin de Cajamar-ca amenazados por la pre-sencia invasiva de Empresas transnacionales avaladas por el Estado peruano. La prolife-racin descontrolada de las industrias extractivas opera en toda Amrica Latina bajo el supuesto del modelo de cre-cimiento sin lmites afectando de forma destructiva a pobla-ciones y Ecosistemas. Soamos que las artes radica-les son y sern un aporte a re-vitalizacin de los movimien-tos sociales en Amrica Latina y el mundo entero. Ubicamos claramente en este empeo a la perspectiva y la pasin de Oscar que tie este texto. En hora buena va esta publi-cacin para quienes quieran caminar al ritmo de sus pre-

    Soamos que las artes radicales son y sern un aporte a revitalizacin de los movimientos sociales en Amrica Latina y el mundo entero.

  • Boletn 35

    guntas genuinas sobre que lo que viven y encontrar su senti-do liberador.

    1. Educador Popular peruano-costarricense. Actual presidente del Consejo Latinoamericano de educa-cin popular CEAAL. Oscar impulsa una corriente en el CEAAL para retomar la identidad originaria de esta red como un movimiento social regional de educadores populares.2. a sistematizacin participativa de experiencias es una especie singularmente potente si potencia (y recupera) la reflexin crtica y creadora de lo prximo complejo y de las relaciones ms am-plias que configuran al capitalismo, al orden pa-triarcal, etc.3. Se trata de Elza Falckembach, Denise Lima y Mara Vanessa Dutra. Ellas dicen: La reflexividad que la sistematizacin exige de los sujetos lleva a considerarla toda un arte de ampliar cabezas y de autorizar a nuestros cuerpos a expresar necesi-dades, expectativas y voluntades en un movimiento que busque la adecuacin entre los discursos y las acciones. Movimiento que solidifica los nexos entre reflexin y accin, entre teora y prctica; que crea identificaciones y da sentido a las vidas humanas.4. Freinet y Gardner abundan en la reivindicacin de las diversas formas de ser inteligentes.5. https://ultimallamadamanifiesto.wordpress.com/el-manifiesto/?lang=es6. Sierra norte del Per