Adis a Las Promesas de Campaa

  • Published on
    29-Feb-2016

  • View
    4

  • Download
    0

DESCRIPTION

Articulo de opinion.

Transcript

Adis a las promesas de campaa y otra vez ms de lo mismo

Adis a las promesas de campaa y otra vez ms de lo mismo!

Alfonso J. Palacios Echeverra

En una noticia aterradora en donde se detalla el incumplimiento de las disposiciones legales y hasta el caso omiso a una sentencia de la Sala Constitucional con relacin a los fondos que le deben ser girados al CONAVI, y en una entrevista al actual Ministro de Hacienda, Guillermo Ziga, publicadas en el peridico La Nacin del lunes 29 de Mayo, se vuelve a presentar la situacin de siempre: ms impuestos para los pobres y nada que hablar de las exenciones tributarias a los empresarios y los grandes intereses econmicos nacionales y extranjeros. Tampoco menciona el nuevo ministro la necesidad de realizar esfuerzos serios, continuados y sostenidos para cobrar los impuestos y las cargas sociales que no pagan los grandes empresarios, los importadores y exportadores, los consorcios tursticos, amparados bajo una complicidad delictiva de todos los gobiernos que hemos tenido durante decenios.

Es decir, anuncia la necesidad de un nuevo paquete tributario para solucionar el problema de la red vial, llmese o no Reforma Fiscal como la del gobierno pasado (de triste memoria), que de reforma no tena nada porque no se eliminaban las exenciones odiosas, las canonjas y los favoritismos que pesan sobre las espaldas de lo pobres para favorecer a muy pocas personas.Y otra solucin, como seala en un aparte del mismo peridico la Ministra de Obras Pblicas, Karla Gonzlez, es endeudarse aunque no dice si con deuda interna o deuda externa, que a la larga no es ms que nuevas cargas para aumentar el costo de la vida de quienes menos tienen.

Parece entonces que los ciudadanos no tenemos ninguna posibilidad de hacer algo para detener lo que se nos viene encima, porque las organizaciones sociales o gremiales estn ms preocupadas por defender sus intereses sectoriales, y ni siquiera el PAC en el campo del juego poltico, abre su bocota para sealar lo que de corrupcin tiene esta situacin. Porque corrupcin no es solamente robar los fondos pblicos, el trfico de influencias y otras linduras que hemos visto desde hace ya varios aos, corrupcin es tambin no cobrar los impuestos a los amigos o colaboradores del partido poltico gobernante, o concederles exenciones odiosas ante los ojos de todos los ciudadanos.

Debemos hacer algunas reflexiones acerca del problema de la infraestructura vial de este pas para que tengamos claro cmo nos han engaado desde hace ya varios aos.

En primer lugar, el cierre de Ferrocarriles de Costa Rica pareciera que fue negociado con los grandes intereses que agrupaban a los transportistas durante el gobierno de Figueres Olsen, -ese seor que fue presidente de este pas y que no viene a rendir cuentas sobre algunos actos sospechosos-, para quitarle el negocio a esta empresa del Estado en beneficio de unos pocos. (No les parece una estrategia neoliberal tpica?) Para ello argumentaron prdidas en la operacin del ferrocarril que los mismos gobiernos no haban solucionado, tras aos de abandono y descuido de un medio tan importante para la economa nacional, presentando un cuadro dantesco que los mismos gobernantes de Liberacin Nacional y la Unidad Social Cristiana haban causado por desidia o por clculo.

Recordemos que toda la carga pesada, o al menos un altsimo porcentaje de ella, se movilizaba por ferrocarril y que nuestras carreteras no estaban diseadas en su mayora para soportar el trfico de los camiones que hoy entorpecen la circulacin y destruyen rpidamente los remiendos a los daos que ellos mismos hicieron.

Siguieron aos de deterioro de los bienes de FECOSA y latrocinio por parte de ciudadanos delincuentes que sustrajeron cables, postes y dems implementos de las vas, e incluso algunos corrieron los lmites de sus propiedades aledaas dentro de los terrenos de la empresa. Como era de esperarse, las carreteras empezaron a sufrir grandes deterioros, los recursos no alcanzaban ni para reparaciones menores, y mucho menos para inversiones mayores que eran realmente impostergables. Y hoy, cuando los inversores en turismo, la principal fuente de divisas del pas, ponen el grito al cielo y demandan mejores medios de comunicacin terrestre porque se estn afectando sus intereses econmicos, es cuando se empieza a hablar de soluciones. Lo que los ciudadanos opinan no tiene importancia.

En segundo lugar, dentro de la larga historia de la infraestructura vial de Costa Rica se encuentran la ms variopintas situaciones de contratos de concesin de obra pblica abandonados, rescindidos y quin sabe ms linduras, porque siempre han mediado intereses obscuros o en el mejor de los casos la estupidez de quienes realizaban los trminos de referencia, enfermedad congnita de nuestra administracin pblica.Finalmente, la solucin de ms impuestos no es la va. Reconocemos que hay que reestructurar la escala impositiva porque tenemos una de las ms bajas de Latinoamrica, pero ms que eso y primeramente se requiere una revisin profunda, honesta y efectiva de todas las corruptelas que fundamentan el no cobro de impuestos a los grandes, y la eliminacin del rgimen de excepciones que hace que los que deben pagar no lo hagan, todo ello basado en que son productores de empleos.

Tenemos algunos ejemplos: las pseudo industrias de este pas no necesitan ya excepciones impositivas, porque las actividades econmicas se han volcado hacia el campo de los servicios, y si hay que darlas, que sea a favor de los agricultores (no de los consorcios que controlan la produccin y la distribucin) las pequeas y medianas empresas, sobre todo en el campo agroindustrial, que son los que realmente mantienen la actividad econmica del pas, a fin de que los beneficios lo sientan los ciudadanos todos. Y por otro lado, casi la totalidad de estas empresas se encuentran en manos de consorcios extranjeros, que estn acostumbrados a pagar impuestos ms altos en otros pases.

La inversin en el turismo ya est lo suficientemente consolidada como para empezar a desmantelar las excepciones impositivas, y buscar otros mecanismos para estimular sus actividades. Porque, adems, casi la totalidad de las actividades hoteleras del pas estn en manos de intereses forneos, y pocos, muy pocos son los inversionistas nacionales en este campo. Los exportadores, si tienen que ser competitivos (palabra horrible de la jerga actual) que aprendan a serlo sin ampararse bajo el ala del Estado, obteniendo Certificados de Abono Tributario y otras bellezas que han inventado a travs de los aos los polticos del PLN y el PUSC para sus socios comerciales. Los bancos privados, por qu tienen mecanismos para no pagar impuestos y resultan tan beneficiados con tasas bajsimas? Y los pblicos, porqu no pagan impuestos si no son bancos de desarrollo, sino comerciales, como cualquiera?Por otro lado, los esfuerzos para cobrar los impuestos y evitar la evasin impositiva en las aduanas, cncer que corroe totalmente las posibilidades de ingresos del Estado, son tan dbiles que, haciendo un clculo conservador, podramos decir que si se cobrara lo que se debe cobrar, en algo a s como siete aos se podra eliminar la deuda interna.

Pero no, la solucin ms fcil es cargarle ms impuestos al pueblo de forma directa e indirecta, haciendo de este pas uno de los ms caros de Amrica Latina, y olvidarse de que los que deberan pagar no pagan porque se les deben aportes de campaa y sa es la forma de retribuirles su cooperacin. Claro, sale mucho menos oneroso para un gran empresario, comercial, industrial o del turismo, hacer un aporte a un poltico en campaa que le proteger sus canonjas, que pagar lo que debera pagar de impuestos.

Entonces, a dnde iremos a parar? No existen voces autorizadas y organizadas que puedan defender a los ciudadanos? Porque esperar de los sindicatos de las organizaciones pblicas una actitud valiente y contestataria, cuando ellos mismos han corrompido sus convenciones colectivas con clusulas que les conceden beneficios odiosos e irracionales a sus miembros, es un sueo irrealizable. No quieren hacer mucha bulla, cuando tiene un rabo bastante largo que les puede majar, como se dice popularmente.Los partidos de oposicin tendrn claro su papel en este tema? O los clculos polticos a mediano y largo plazo son ms importantes que los ciudadanos? Recordemos que cuando se llega a estos extremos, en otros pases, siempre existieron grupos enfermizos que buscaron en las soluciones violentas una salida, y en Costa Rica creemos que estamos vacunados contra ello. Lo estamos?