?· “El Apocalipsis de fray Munio ... “Monasterio” Arturo Sáenz Ripalda ..... 25 “Monasterio…

  • Published on
    18-Sep-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Transcript

  • EdicinFundacin Camino de la Lengua CastellanaPortales, n 2, 3 planta.26001 Logroo (La Rioja)Tel. 941 20 36 98 - Fax: 941 22 09 40www.caminodelalengua.com - fundacion@caminodelalengua.com

    TextosPrimer Certamen Relato Hiperbreve Camino de la Lengua Castellana

    FotografasPrimer Certamen Fotogrfico Camino de la Lengua Castellana

    Diseo y maquetacinCalle Mayor [cm@callemayor.es]

    De los textos, sus autores De las fotografas, sus autores Fundacin Camino de la Lengua Castellana

    ISBN: 978-84-441-0240-5

    Depsito legal: LE-232-2010

    Printed in Spain - Impreso en EspaaEDITORIAL EVERGRFICAS, S.L.Carretera Len - A Corua, km 5 LEN (Espaa)

    Reservados todos los derechos de uso de este ejemplar.Su infraccin puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual. Prohibida su re-produccin total o parcial, comunicacin pblica, tratamiento informtico o transmisin sinpermiso previo y por escrito. Para fotocopiar o escanear algn fragmento, debe solicitarse au-torizacin a FUNDACIN CAMINO DE LA LENGUA CASTELLANA (fundacion@ca-minodelalengua.com), como titular de la obra, o a CEDRO (Centro Espaol de DerechosReprogrficos, www.cedro.org).

  • miradas y letrasen el Camino de la Lengua Castellana

    Seleccin de obras del I Certamen Fotogrfico y I Certamen Relato HiperbreveCamino de la Lengua Castellana

  • 4

    El tesoro de los Gonzlez Graciela Fernndez Mayo ............................ 24La zarza de Berceo Javier Prez Fernndez .......................................... 26El monje distrado Sol Garca de Herreros Madueo .......................... 28La noche de los tiempos Diego Blanco Garca ...................................... 30La carta Javier Herrera Llamas............................................................ 32El intoxicador Javier Albillo Candelas ................................................ 34Curacin Alberto Viaplana Torras ...................................................... 36Yuso Mara Teresa Barrio Delgado .................................................... 38Rquiem por una palabra perdida David Villar Cembelln ...................... 40Venia peccatum Rosana Alonso Fernndez-Garca .............................. 42El monje fantasma Pilar Zapata Bosch ................................................ 44Miguel, penltimo captulo Guillermo Snchez Rodrguez .................... 46Carta abierta de un ciprs cansado a Gerardo Diego Javier Revilla Cuesta .... 50El ciprs Rodrigo Prez Barredo ...................................................... 52La botica Agustn de las Heras Martnez ............................................ 54Captulo indito Agustn Martnez Valderrama .................................... 56El ciprs y el fraile Mara Brcena Beltrn ............................................ 58El Apocalipsis de fray Munio Gregorio Martnez Abajo ........................ 62Redencin Olga Alicia Defferrari Seillant ............................................ 64Prendie forma de sierpe Vanesa Hernndez Amez.................................. 66Alrededor de Delibes Jos Santiago Vivancos Martnez .......................... 70El papel de Segismundo Carlos Rodrguez Mayo ................................ 72Camino de ida y vuelta Jos Ramn Alonso Pea ................................ 74El sonido de su recuerdo Eva Herraiz Prez .......................................... 76Expresin en expansin Rubn Rejn Izquierdo ................................ 80Or, ver y callar Javier Revilla Cuesta .................................................. 82Equvoco Antonio Rodrguez Ontaneda ............................................ 84La noche sobre el camino Mara Garca Trinidad .................................. 86

    Telfono Eugenio Beccar Varela .......................................................... 88Impresin Gustavo Hernndez Snchez ........................................ 92El regreso Ariel Daz .......................................................................... 94La anciana nia Isis Roldn Simal ...................................................... 96Pintor, escritor y filsofo Juan M. Rodrguez Bernaldo de Quirs ............ 98Lamentos M Vicenta Martnez Alonso ............................................ 100Rumor de aoranza Claudia Fernanda Ziga Trujillo........................ 102El gua y el lazarillo Manuel Holgado Martn .................................. 104Entre el cielo y el infierno se encuentra lo humano Olga Vidal Snchez ...... 106Mis sentidos Susana Ballesta Jimnez ................................................ 110Seis palabras para una ruta Demetrio Gonzlez Cordero ...................... 114Caminantes Helena Ortiz Viana ........................................................ 118Gastrnomo pierde el rumbo Alberto Viaplana Torras ............................ 120El cagatintas David Moralejo Ortega ................................................ 122Seis palabras castellanas Ricardo Jess Vlez Espinosa ........................ 124Cruce de caminos Enrique Javier de Lara Fernndez............................ 126vila a nuestros pies Vernica Kuljko .............................................. 130vila Elena Marqus Nuez .......................................................... 132El Tuerto Javier Gonzlez Ramiro .................................................... 136Dios hecho piedra Jos Luis Castellanos Segura .................................. 138La duda Alejandro Torres Parriego .................................................. 142Apostilla al captulo IX Octavio Escobar Giraldo .............................. 148Ests en casa Daniel Thomas Lpez ................................................ 150Periodistas Saturnino Rodrguez Rivern.......................................... 152Los cmplices y el hijo del cirujano Miguel Lpez Nieto ...................... 154Abandonada Mara Agra Fagndez.................................................... 156Compluto Fernando Blasco Martnez .............................................. 160El libro de Alonso Aitor Monje Garrido ............................................ 162

    RELATOS

    premiados Tormenta Berta Cuadrado Mayoral........................................................ 10Anotaciones Carlos Olimpio Mayoral S................................................. 12

  • 5

    Monasterio Arturo Senz Ripalda ...................................................... 25Monasterio de Suso Bosco Mercadal Moll ............................................ 27Al natural Javier Snchez Martnez .................................................... 29Juro Miguel lvarez Peralta ................................................................ 31Monasterio de Suso ngel Benito Zapata ............................................ 33Atardecer Antonio Garca Ruiz .......................................................... 35Biblioteca del Monasterio de Yuso Carlos Jimnez Senz .......................... 37La magia de San Milln, el milagro de la lengua castellana Patxi Somalo Garca .. 39Oculto Javier Snchez Martnez............................................................ 41La luz del Santo Raquel Benito Olarte .............................................. 43Monasterio de Suso-detalle ngel Benito Zapata .................................. 45Monasterio de Yuso ngel Benito Zapata .............................................. 47Templo Miguel lvarez Peralta .......................................................... 48Campanario de Yuso Abel F. Ros.......................................................... 49Silos Luis Snchez Davilla .................................................................. 51Asimetras Nuria Murillo Lara............................................................ 53Camino Mara de la Mata Sampedro .................................................. 55Espacio exterior 3 Csar Manso Arroyo................................................ 57Primeras palabras Carlos Guerra Turiso................................................ 59Las aguas bajan claras Jess Lpez Merino .......................................... 60El lavadero Jess Bernal Lorenzo ........................................................ 61Arco de San Juan Jess Silverio Cavia Camarero.................................. 63Va crucis Roy Pramo de Llano ........................................................ 65Espacio exterior 2 Csar Manso Arroyo ................................................ 67Espacio exterior 1 Csar Manso Arroyo .............................................. 68Leyenda Jos Franciso Serrano Granados .......................................... 69Propagador Jess Prieto Cermeo........................................................ 71Encuentro Sergio Ruiz Snchez .......................................................... 73Direccin a la ciencia Ral Gmez Antn ............................................ 75Zorrilla y su academia Gabriel Duque Prez ........................................ 77La luz del Camino Pablo Castro Barba................................................ 78Ro Ortega Manuel Antonio Rodrguez Gmez.................................. 79San Pablo iluminado ngel Barreiro Arajo ........................................ 81Arquitectura alfabtica David Garnacho Garca .................................... 83Observando la metrpoli Jos Alberto Bermejo Ortega.......................... 85En la Plaza Mayor Luis Snchez Martn.............................................. 87Pasaje Gutirrez Manuel Antonio Rodrguez Gmez.......................... 89Tardes en la Plaza Mayor Mara Alonso Chamorro .............................. 90Remozando la plaza Isabel Munuera Bassols ........................................ 91Salamanca Manuel Antonio Rodrguez Gmez .................................. 93Catedral de Salamanca Vicente Cid Prez .......................................... 95Universidad de Salamanca Vicente Cid Prez ........................................ 97De mi puo y letra Ana lvarez Prez ................................................ 99

    Palabras descansan bajo los puentes Marta lvarez Guilln .................... 101Otros conceptos en las paredes Francisco Manuel Lorenzo Gallardo ...... 103Pescando en el Ro Tormes Manuel Sergio Quintanilla Mendoza.......... 105Reflejos de arquitectura castellana Antonio Vives Roca .................... 107A solas con Melibea M. Beln Rodrguez Garca................................ 108Plaza Mayor de Salamanca Jos Mara Gmez Brocos ...................... 109De gala Vctor Gutirrez Prez .......................................................... 111Vuelo sagrado Jos Luis Morales Martn .............................................. 112Plaza Mayor de Salamanca 360 Ral Martn Martn .......................... 113Alto soto de Torres Carlos Antonio de la Iglesia Garcinuo .................. 115Reflejos de la Historia Francisco Javier Alonso Huerta.......................... 116Desde el cielo de la historia Ramn Cern Larrubia.............................. 117San Esteban Sergio Garca Ros.......................................................... 119Palacio Monterrey Manuel Sergio Quintanilla Mendoza ...................... 121Contemplando Sergio Reyes Prez .................................................... 123Convento de San Esteban Maria Teresa Daz Rodrguez ...................... 125Entre arcos Luis Carlos Santiago Martn ............................................ 127El suelo de la catedral Jos Luis Morales Martn .................................. 128Balcn a la libertad Enrique Muoz Garca ...................................... 129De lo cotidiano Paloma Capelo Jimnez.............................................. 131Requiebros de roca en celo Carlos Cazurro Burgos................................ 133Al fondo, San Pedro Antonio Garca Redondo .................................. 134Nubarrones sobre la muralla Antonio Garca Redondo ........................ 135Catedral de vila Florentina Campos Montes .................................... 137Presencia Jess Durn Durn ............................................................ 139rbol de Santa Teresa Vctor Eugenio Nuo Nuo ............................ 140Lienzo norte Luis Carlos Jimnez del Ro ........................................ 141Iglesia de San Pedro Diana Alonso Delgado ........................................ 143Las siete moradas Juan Miguel Gmez Corts .................................. 144Niebla en la puerta Manuel Muoz Sampedro .................................... 145Abre la muralla Carlos Cazurro Burgos ............................................ 146Leones salmantinos, abulenses y vallisoletanos Rubn Quinds de la Fuente .... 147Otros tiempos Manuel Lama Baena .................................................... 149El paso del tiempo I / II / III Manuel Muoz Garca .......................... 151Lectura del Quijote Ivn Serrano........................................................ 153Juego de sombras Juana Mara Lpez Rojo.......................................... 155Calle Mayor Santiago Burgos Mateo ................................................ 157Santa Mara Nevada Ignacio Casillas Gonzlez .................................. 158El cielo que todo escritor desea ver Jos Javier Martnez Palacn .............. 159Don Quijote, calle Mayor ngel Gordillo Jociles.................................. 161Reflejos de lluvia Jos Luis Lpez Valenciano...................................... 163Desages Ana Saiz Garca ................................................................ 164Las gotas de lluvia posadas en... Natividad Velasco Esteban .................. 165

    FOTOGRAFAS

    premiadasContraste Luis Carlos Santiago Martn .................................................. 16Sin Ttulo Francis Tsang ........................................................................ 18Lectura Juan Carlos Quinds de la Fuente .......................................... 20

  • 6

  • introduccinLa Fundacin Camino de la Lengua Castellana recoge en esta publicacin una seleccin de los mejorestextos y fotografas del I Certamen de Relato Hiperbreve y I Certamen Fotogrfico Camino de la Len-gua Castellana. Se compaginan aqu imgenes de los lugares ms significativos de la ruta, en esta ocasinrelacionados con la arquitectura, con relatos alusivos a este camino, centrado en la historia del castellano.Un itinerario cultural jalonado por seis hermosos lugares: San Milln de la Cogolla (La Rioja), Santo Do-mingo de Silos (Burgos), Valladolid, Salamanca, vila y Alcal de Henares (Madrid).

    El resultado ha sido un libro en el que el lector puede descubrir monasterios, museos, puentes, bibliote-cas, murallas, claustros, universidades, todos ellos retratados de una forma original y esttica. Adems puededeleitarse con unos textos que hablan de historias, recuerdos, imaginaciones y deseos que nos acercan aeste Camino de la Lengua Castellana.

    Las Miradas y Letras que van apareciendo en las pginas de la publicacin pretenden seducir al lectorpara que vea y lea con ojos ilusionados este camino del castellano. Buscan, en definitiva, animarle a cono-cer y disfrutar del Camino de la Lengua Castellana.

    7

  • 8

  • 9

    RELATOSpremiados

  • PRIMER PREMIO

    I Certamen de Relato HiperbreveCamino de la Lengua Castellana

    de Berta Cuadrado Mayoral

    TORMENTA

    10

  • TORMENTA

    Trrida tarde estival. El calor lame las piedras de la ciudad, el bochorno emerge de

    las grietas. La terraza de la cafetera va quedando desierta ante la proximidad de la

    tormenta. De pronto, ocurre. Las nubes se han convertido en tomos de una inmensa

    enciclopedia, y alguien los sacude desde el cielo a modo de salero. Llueven letras. Las

    ms religiosas se aferran a las cresteras del Convento de Las rsulas formando ple-

    garias. Otras brotan de las cuencas de las calaveras de la Casa de las Muertes, sollo-

    zando centenarios epitafios. Letras cursivas se renen en un charco donde un nio

    salpica Que llueva, que llueva...! Un joven enreda un verso en la cintura de una

    chica. Ella re mientras en su halda se acumulan eses e es. Unamuno siente el hor-

    migueo de las letras por el bronce de su espalda y descompone su enjuto gesto.

    Apeado de su ptreo pedestal, mientras el calor agoniza ahogado en un ro de pala-

    bras, compone sobre la peana: Del corazn en las honduras guardo tu alma robusta; cuando

    yo muera, guarda, dorada Salamanca ma, t mi recuerdo.

    Berta Cuadrado Mayoral

    11

  • SEGUNDO PREMIO

    I Certamen de Relato HiperbreveCamino de la Lengua Castellana

    de Carlos Olimpio Mayoral S

    ANOTACIONES

    12

  • ANOTACIONESMe encomendaron ir en su busca. Saba dnde estaba. Siempre le ha gustado subir a esa

    colina cuando tiene el alma turbada. Lo encontr recostado contemplando pacficamente

    el vuelo de las aves. Al llegar a su lado vislumbr el brillo que aparece en los ojos de quien

    sufre una fuerte emocin.

    - No se ofendi tanto cuando aquel hermano derram el vino sobre los panes recin

    horneados, echando a perder las dos cosas.

    - Eso fue un accidente repuse . No hubo intencionalidad alguna en aquella torpeza.

    - Pues mi intencin era la de aclarar las cosas.

    - Seguramente, pero de qu modo! An resuenan por los pramos los gritos de nues-

    tro buen abad.

    - Cmo vamos a explicar nada en una lengua que slo conocemos algunos y que na-

    die recuerda haber hablado? Solamente trat de hacer comprensible lo que muchos no

    pueden comprender.

    - En cualquier caso, empieza a oscurecer, y no deberamos, dadas las circunstancias, apa-

    recer en el refectorio con la cena empezada.

    Al llegar al monasterio el mal humor de nuestro superior se haba disipado ligeramente.

    Comprendo el enfado de quien vela por los bienes de nuestra orden. Y los libros son qui-

    zs el mayor tesoro a custodiar. Las anotaciones los afeaban. Tal vez tenga razn el mu-

    chacho. Pero sus glosas al lado de los textos no podrn borrarse jams.

    Carlos Olimpio Mayoral S

    13

  • 14

  • 15

    FOTOGRAFASpremiadas

  • PRIMER PREMIO

    I Certamen de FotografaCamino de la Lengua Castellana

    de Luis Carlos Santiago Martn

    CONTRASTE

    16

    Puente Enrique Estevan con las catedrales al fondo

    (Salamanca)

  • 17

  • PRIMER ACCSIT

    I Certamen de FotografaCamino de la Lengua Castellana

    de Francis Tsang

    SIN TTULO

    18

    Exterior catedral(Salamanca)

  • 19

  • SEGUNDO ACCSIT

    I Certamen de FotografaCamino de la Lengua Castellana

    de Juan Carlos Quinds de la Fuente

    LECTURA

    20

    Murallas(vila)

  • 21

  • Cuando llegaron a Cuba y se afincaron en el lomero de Fomento, los Gonzlez apenas gana-ban para un menguado rancho de yuca con mojo. Pero su espritu siempre estuvo nutrido conla certidumbre de que all en Castilla, en algn lugar de San Milln de la Cogolla, estaban es-condidos el oro y la plata que, por el ao 1808, uno de sus ancestros protegiera de los invaso-res napolenicos. Alguna vez los recuperaran y seran ricos.

    Esta certeza se hizo tradicin en la familia hasta que le creci una rama escptica. De conjunto,sus integrantes concluyeron que aquella historia tena muchas incongruencias. Pero Antonia, labisabuela, se encargaba de mantenerla viva. Afirmaba que algn da ella misma ira a buscar eltesoro al lugar que, en un sueo, le indicara la Virgen del Carmen. Tanta fue la lata que la an-ciana dio con esta cantinela que varios de sus biznietos idearon ponerle punto final al asunto yhablaron con Mercedes, la mdium del casero, para que fingiera bajar el espritu de Don An-selmo, ancestro que supuestamente haba enterrado el tesoro para que l mismo desmintiera laleyenda.

    Mercedes acept y la abuela toler su mediacin. Toda la familia acudi a la reunin de pre-sentacin del difunto.

    Los ms jvenes cruzaban miradas cmplices.

    Ms, para asombro de los complotados, con el ms depurado acento castizo, el espritu hizo lasiguiente comunicacin: En el Lugar del Ro, diez varas al norte del templo de la Virgen delCarmen, os encontraris enterrado el tesoro de la familia Gonzlez.

    Los conspiradores no podan sospechar que la bisabuela Antonia tambin conoca cmo hacertratos con la mdium Mercedes. Y la leyenda sigue viva.

    AUTORA: Graciela Fernndez Mayo [ FINALISTA ]

    EL TESORO DE LOS GONZLEZ

    24

  • AUTOR: Arturo Senz Ripalda [ FINALISTA ]

    MONASTERIO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    25

  • Berceo, adems de un escritor de los inicios del castellano, es un pueblo de la Rioja. All, comoen todas partes, crecen zarzas y escaramujos en las tapias de las huertas, pero algo hay de espe-cial en esa tierra, que fundi latn, euskera y otras lenguas para producir el castellano.

    Algo hay de especial y os lo quiero contar a travs de la historia de una zarza y la de un viejochiflado.

    Todos nos acercbamos de vez en cuando a la zarzas a ver si haba madurado alguna mora, perolo raro era ver a aquel hombre, Zacaras se llamaba, haciendo arrumacos a la zarza cuando noera tiempo de moras.

    Una tarde se trajo incluso un taburete y nos remos mucho al verlo sentado de cara a la zarza,como si lo hubiesen castigado por portarse mal en casa.

    A m me pareci muy raro lo del taburete y ese da no pude contener ms mi curiosidad. Za-caras estaba sordo del todo, pero an as me acerqu procurando no hacer ruido a ver qu es-taba haciendo. Entonces ya me convenc del todo de que tena que estar loco, porque aunqueera l quien se pinchaba las manos, no haca ms que cubrir la zarza de vendas y tiritas. Estabajugando a mdicos con una zarza.

    Se lo cont a mis padres y a mi abuela, y ellos tambin se rieron, pero nadie se molest en ir aver la zarza. O por lo menos no fue nadie hasta octubre cuando, para asombro del pueblo en-tero, la zarza se cuaj de rosas fruto de las docenas de injertos de Zacaras.

    - Poco cuesta criar flores respondi solamente cuando le preguntaron por qu lo haba hecho.

    AUTOR: Javier Prez Fernndez [ FINALISTA ]

    LA ZARZA DE BERCEO

    26

  • AUTOR: Bosco Mercadal Moll [ FINALISTA ]

    MONASTERIO DE SUSO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    27

  • Se detuvo en la puerta del scriptorium y sonri ante la escena. Mientras Domingo, uno de losmonjes ms veteranos, se afanaba minucioso en su tarea, Pello haba emprendido con su plumauna guerra contra las partculas de polvo, iluminadas por un rayo del sol matutino.

    Siempre era as. Pello, el monje Pello, tena la mejor caligrafa del monasterio, pero no era ca-paz de permanecer mucho tiempo inmerso en latines. El da anterior, al salir de prima, le ha-ba mandado a Santurde, y como era habitual se haba demorado mucho ms de lo previsto. Selo imaginaba tumbado junto al ro, o recorriendo despacio los senderos, que aquel otoo rojo,dorado y verde despertaban todos los sentidos. Era demasiado joven. Tal vez al menos de mo-mento fuera ms feliz en la huerta, para la que tampoco tena mala mano. All podra cantar, conesa voz poderosa que a veces se escapaba de la iglesia y conmova hasta al propio santo en susepulcro entre rocas.

    Tosi con suavidad, y el monje distrado se apresur a mojar la pluma. El abad se acerc por de-trs para comprobar su tarea, descubriendo estupefacto que haba llenado de extraas aclaracionesel margen de su trabajo. Definitivamente Pello, el monje de Suso, no pasara a la historia comoamanuense.

    AUTORA: Sol Garca de Herreros Madueo [ FINALISTA ]

    EL MONJE DISTRADO

    28

  • AUTOR: Javier Snchez Martnez [ FINALISTA ]

    AL NATURAL SAN MILLN DE LA COGOLLA

    29

  • Un relmpago adventicio estremeci el cielo de la sierra. Refulgi altanero, en medio de la se-rena oscuridad otoal. La ligera brisa que se paseaba, como disculpndose, entre los rboles, nobastaba para prefigurar la tormenta que se avecindaba. Apenas llegaban a ser nublado las escasasy disolutas nubes que los albores nocturnos dejaban discernir. Y sin embargo, comenz a llover.Al principio moderadamente, como es preceptivo de la liturgia propia de todas las tormentasque en el mundo han sido; para ir poco a poco intensificndose, mudando progresivamente ca-dencia y sonoridad, hasta alcanzar el estrpito de torrente virulento e intimidatorio que prelu-dia el regreso a la calma. Calma, o remedo de ella, pues la lluvia persista, que haba anticipadosu llegada al valle que se esconda entre las montaas, al amparo de su proteccin o tirana. Allse eriga, humilde y poderoso, si es permisible el contraste, un monasterio dedicado a San Mi-lln, en el que se haca la vida ermitaa y cenobita comn de estos lugares. Ahora, en su inte-rior, los monjes dorman. Slo una estancia apareca muy dbilmente iluminada por la incons-tante y quebradiza luz de una lmpara de aceite. Sobre una mesa, papel, tintero y pluma, sostenidapor la mano de un poeta, y a la sazn notario del monasterio. Gonzalo de Berceo, rodeado delegajos, archivos y cdices de importancia artstica e histrica invaluable, y que conformaban loque se denominaba scriptorium, se afanaba en la composicin de un poema al que ya le habadado ttulo: Milagros de Nuestra Seora. Los alejandrinos le venan a las mientes en latn, perol se saba fundador literario de una nueva lengua, por eso Amigos e vassallos de Dios omnipotent

    AUTOR: Diego Blanco Garca [ FINALISTA ]

    LA NOCHE DE LOS TIEMPOS

    30

  • AUTOR: Miguel lvarez Peralta [ FINALISTA ]

    JURO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    31

  • Amor mo,

    Desde el fro de esta campia francesa, cercado de colinas verdes y grises, he sobrevivido a otracruenta victoria. Ha cado el fuerte, y todos dicen que esto acabar pronto...

    La muerte y el horror siembran su semilla al amanecer, y recogen abundante cosecha cada tarde.Y mientras, en extraa nota disonante, slo el recuerdo de nuestros momentos felices da sen-tido a mi existencia.

    No dejo de pensar en el verano que pasamos juntos en San Milln, preparando mi tesis. 5 aosya. An me sonro viendo tu cara, sonrosada del sol, y muerta de risa sobre el borriquillo en lasfiestas de la Virgen, junto al Crdenas. Y la noche junto al ro, dnde me enseaste a adorar eltacto de tu piel secreta, bajo la luz de la luna nueva.

    La masa enorme del monasterio contrastando con las verdes colinas, la recogida villa, y su genteamable y sencilla. Nos gustaba ms Suso, humano y sencillo. Y mi emocin, y la de Manolo G-mez, al compartir contigo las glosas del monje, en la inolvidable pgina 72. Ved vuestro idiomanaciendo!, emocionado gritaba yo a los sorprendidos monjes. Y, luego, la carta de nuestro maes-tro, el gran D. Ramn Menndez .

    Suenan silbatos, y la guerra me llama de nuevo

    Esta carta se encontr en la mano cerrada del cadver del soldado Gunther Eichmann, en Verdn, el 24 defebrero de 1916.

    AUTOR: Javier Herrera Llamas [ FINALISTA ]

    LA CARTA

    32

  • AUTOR: ngel Benito Zapata [ FINALISTA ]

    MONASTERIO DE SUSO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    33

  • Una vez, cuando era remotamente joven, fui a San Milln de la Cogolla y me inscrib en un tra-dicional concurso de contaminadores del lenguaje.

    Era una maana de Abril, glosada de nubarrones y claros. A los pies del atrio fuimos recibidospor un hombre anciano, visiblemente cansado, que elabor un pesado discurso de bienvenida.

    Tal vez fue una impresin ma, pero en ese instante me pareci estar de ms entre los aspiran-tes. En las butacas se apretaban eminentes intoxicadores del lenguaje: periodistas de prestigio,crticos deportivos, polticos de mirada torva y un racimo de maestros jubilados.

    Ahora que lo pienso fue una experiencia inolvidable, pero aquella tarde hice un ridculo es-pantoso. Cuando lleg mi turno arroj desde la tarima mi nueva expresin: Pienso de que ellenguaje no es el soporte ms adecuado para el pensamiento.

    Cay a plomo el silencio, y luego el auditorio carcaje al unsono, bajo la horma de una sola voz.

    Tras las deliberaciones, y como era de esperar, fui apartado del concurso, por el contrario disfrutde una copiosa cena junto a don Ramn Menndez Pidal y un conocido tertuliano radiofnicoque se jactaba de haber sido el primero en exterminar la incmoda d de los participios.

    Tras aquel fiasco volv a casa, sumamente decepcionado por mi fracaso, y me encerr en mi cuartodurante horas para depurar mi estilo frente al televisor y la prensa.

    Con el tiempo he ido obviando las sucesivas convocatorias de tan prestigioso certamen, tal vezestimulado por el rencor de aquel fiasco, tal vez porque no ha sido necesario certificar con supremio mi condicin de contaminador del lenguaje.

    A da de hoy an llegan a la redaccin crnicas preadas de alarmantes dequeismos. Evidente-mente los dejo pasar por alto. Dirijo un equipo de cuatro correctores que apenas pueden disi-mular su perplejidad frente a esta licencia. Ellos no lo saben, pero debo velar por mi aportacin,en estos casos nace un orgullo fundacional en m, un gozo similar al que debe experimentar unamadre cada vez que su pequeo parlante alumbra una palabra ms.

    AUTOR: Javier Albillo Candelas

    EL INTOXICADOR

    34

  • AUTOR: Antonio Garca Ruiz [ FINALISTA ]

    ATARDECER SAN MILLN DE LA COGOLLA

    35

  • Era casi un milagro

    Entre Suso y Yuso, en la corteza de un rbol, mientras paseaba con su mujer, a la que haca dossemanas haba engaado muy inocentemente con una mulata colombiana que se anunciaba enla prensa como masajista con final feliz, que a la postre no haba sido tan feliz, porque le habaproducido un herpes, un herpes justo en las partes implicadas, una mancha muy fea y muy pa-recida a ese extrao musgo, o quizs parsito, que l ahora observaba atnito, en la corteza deun rbol, entre Suso y Yuso

    Mientras paseaba, digo, tuvo una revelacin.

    Al inspirar el aire puro del monte, mientras las hojas crepitaban bajo las primeras sombras delatardecer, supo para sus adentros que en aquel mismo lugar se haba detenido cientos de vecesel santo. Y supo, sin atisbo de duda, que su presencia (la de l, la del santo) todava estaba en elrecuerdo del bosque, en la memoria de aquel arbusto, de aquel pino, de aquel petulante y verdehelecho de los mrgenes.

    Era obvio que el mundo vegetal se acordaba perfectamente de l (del santo, de San Milln), desdelas races hasta el cogollo. Y aquel extrao musgo, o parsito de corteza (el hombre se dedicabaa la exportacin de andamios, no tena ni idea de biologa) era algo as como una seal del cielo.

    Estuvo seguro de su curacin, cual dicono posedo o ciego. Y mir dulcemente a su mujer.

    El caminito que una los dos monasterios se estrechaba.

    Era casi un milagro.

    Todava los une.

    AUTOR: Alberto Viaplana Torras

    CURACIN

    36

  • AUTOR: Carlos Jimnez Senz [ FINALISTA ]

    BIBLIOTECA DEL MONASTERIO DE YUSO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    37

  • All me encontraba, en el monasterio de Yuso, en San Milln de la Cogolla. Se trataba de unasalida educativa que se realizaba dentro del taller de Lenguaje. Para muchos, una excusa ms conla que salir de las aulas, y he de reconocer que, al principio, yo perteneca a ese muchos.

    La visita comprenda una muestra de unas obras incunables en que se encontraban las famosasglosas emilianenses as como un recorrido por el monasterio. Hastiada de tanta cultura que enmi mal llevada adolescencia no tena sentido, me dediqu a trastavillear con mis pies sobre unalosa agujereada. La monitora hablaba y hablaba sobre el valor de una imponente puerta doradadatada demasiados siglos atrs como para que a m me interesara.

    Ah descansan huesos de habitantes del pobladoo de repente.Qu? respond yo, absorta.Lo dicho. Que ah se encuentran restos humanos, creyentes que yacen aqu, pretendiendo en-contrar el descanso eterno que t con tus ruiditos les ests negando. Lo siento repar.

    Es entonces cuando ca en la cuenta de todo. Fueron palabras las que llevaron a esos hombresa yacer en estas tumbas y no en otras; fueron sermones y enseanzas las que les dieron esperanzas,esperanzas que aunque a m me resultaran vanas, haban sido un motor lo suficientemente fuertecomo para que siglos atrs decenas de personas encomendaran sus sueos a otras gentes. Pala-bras esculpidas y guardadas, palabras aosas y sonoras, que an retumbaban en aquellas paredes.

    Palabras quizs no compartidas, pero valiosas por lo que un da significaron.

    Y en esa mstica estancia comprend que mi destino sera ser voz de palabras tal vez ya escritas,ya mentadas, anteriormente. De rescatarlas del olvido, de ser instrumento del lenguaje, con elque dar necesitada calma a quien la busque.

    AUTORA: Mara Teresa Barrio Delgado

    YUSO

    38

  • AUTOR: Patxi Somalo Garca [ FINALISTA ]

    LA MAGIA DE SAN MILLN, EL MILAGRO DE LA LENGUA CASTELLANASAN MILLN DE LA COGOLLA

    39

  • Las palabras son seres vivos

    No escuchndose ms soniquete que el leve frufr de su enlutada casulla, el chantre, de luctuosa catadura,alcanz el cenotafio rompiendo la inmarcesible calgine. De seguida, una mancuerna de ruanos de albarda,pericialmente impelidos por un cochero de riguroso redingote y semblante ebrneo, arribaron con el plaus-tro negrestino que contena el fretro vacante, la ringlera de dolientes perdindose hasta el horizonte tras des. Un cfiro indolente y ablico como un diapasn asmtico pareca ulular en duelo, nimbando de cinreaptina con su vesnico arrullo la estantigua de rostros apergaminados...

    All en el origen, en el monasterio de Suso, rescoldos de un diccionario agonizante, vocablosfsiles, despedan con hondo pesar a una palabra perdida para siempre. Lloraban sinceramenteesas palabras moribundas por el desuso, sollozando quedamente de pena, berreando de rabia, l-grimas grises de tinta sobre el papel.

    Qu palabra sera, se lamentaban, qu compaera, que tanto los libros como ellas haban olvidado...

    AUTOR: David Villar Cembelln

    RQUIEM POR UNA PALABRA PERDIDA

    40

  • AUTOR: Javier Snchez Martnez

    OCULTO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    41

  • Desde pequeo su madre percibi que no era como sus hermanos. De una sensibilidad exa-cerbada, sola quedarse ensimismado y sus manos eran suaves; los dedos largos y finos. No veacmo iba a coger la azada un muchacho tan dbil y ocioso. Cuando aceptaron al chico en laescuela de novicios del Monasterio de San Milln de Suso, sinti a la vez orgullo y alivio. All,pronto apreciaron sus cualidades y el Abad decidi enviarle al Scriptoria para que aprendiera lashabilidades de los monjes amanuenses. Un monje anciano se encarg de ensearle el arte de laescritura: los pigmentos empleados en las tintas, la caligrafa, la paciencia necesaria para recrearlas bellas miniaturas de los Beatos y el juicio que requera la glosa de los textos latinos a la len-gua romance del pueblo llano. Pronto super a su maestro y pudo trabajar sin supervisin.

    Estaba satisfecho pero le inquietaban las imgenes que saturaban su mente. Aprovechaba las no-ches insomnes para refugiarse en el Scriptoria, escondido debajo del manuscrito que ocupabasus maanas guardaba lo que l consideraba su obra. Dibujaba exquisitas miniaturas de los se-res extraos y delicados que poblaban su imaginacin y en los mrgenes escriba en lengua ro-mance las historias delirantes que esas imgenes sugeran. Al da siguiente el cansancio y el re-mordimiento le hacan sentir indigno y evitaba la mirada del Abad. Una tarde, cont su pecadoal hermano confesor y le mostr el manuscrito. El monje qued maravillado y se dijo que quiz Dios inspiraba aquellas figuras y no haba por tanto mal alguno en recrearlas. Le absolvi y, comonica penitencia, le impuso transcribir con infinita humildad y en secreto el dictado divino.

    AUTORA: Rosana Alonso Fernndez-Garca

    VENIA PECCATUM

    42

  • AUTORA: Raquel Benito Olarte

    LA LUZ DEL SANTO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    43

  • Ms que el amor a Dios, lo que me trajo a este monasterio de San Milln, hace diez siglos ya,fue la aficin a las letras. Tena tanta obsesin por saber latn que robaba horas a la oracin paraestudiar en la biblioteca los libros litrgicos, los nicos que nos permitan. Al principio, comoyo slo hablaba la jerga de mi pueblo, anotaba en ella, al margen de los cdices, el significadode aquellas palabras oscuras, pero en seguida aprend, y hasta fui capaz de escribir la vida de Oria,una moza del lugar que vea a la Virgen, lo que, fuera o no verdad, nos elev a ambos a los cie-los de la gloria, a ella por santa y a m por mi excelente latn. Y mientras me felicitaban, recordmis torpes apuntes de principiante, en los que cualquiera poda reconocer mi letra, y, avergon-zado, decid quemar las pginas anotadas. Pero dispuso Dios, para castigar mi soberbia, que mesorprendiera la muerte antes de dar con ellas. Aunque, como no poda descansar en paz con eltemor de que alguien descubriera mis garabatos, segu buscndolos durante siglos entre las ho-jas polvorientas de los libros sagrados, hasta que lo que yo no hall en tantos aos, lo encontren un momento un arquitecto que vino a restaurar el claustro. Y l se lo llev a un gramtico,al que, tambin por voluntad divina, le interesaron sobremanera mis dichosas notas. Por si anfuera poco mi castigo, ltimamente han inventado un vidrio diablico donde todo el mundopuede ver, tal como yo las escrib, aquellas palabras villanas que me van a dar fama de ignorantepor los siglos de los siglos.

    AUTORA: Pilar Zapata Bosch

    EL MONJE FANTASMA

    44

  • AUTOR: ngel Benito Zapata

    MONASTERIO DE SUSO - DETALLE SAN MILLN DE LA COGOLLA

    45

  • Cuando Miguel divis con las primeras luces la mole de piedra del monasterio de San Millnde Suso, crey recuperar por un instante la salud que echaba en falta. Los esputos apenas eransanguinolentos, pero no cesaban de aparecer cuando le sobrevena esa tos cavernosa que llevabameses padeciendo. Record la promesa que se haba hecho a s mismo en las mazmorras insa-lubres de Argel de contemplar los primeros balbuceos de aquella lengua que le sirvi para pa-rir a Alonso Quijano; aquel juramento le haba alarmado en Madrid una semana antes, postradoen la cama, con la mente afiebrada y delirante.

    En cuanto pudo levantarse del lecho, Miguel hizo contratar un carruaje para emprender caminocuanto antes a las entraas de los recnditos parajes donde se haba alumbrado aquella habla cas-tellana, en la que haba escrito con mano de artesano a lo largo de su azarosa vida y que tan flacafama le haba procurado hasta la fecha.

    Ahora, acompaado por sus fantasmas, agobiado por el peso de los aos, Miguel de Cervantesse encaminaba renqueante y agotado hacia su cuna cuando su cuerpo ansiaba ya el reposo eternode la tumba. Al entrar al escritorio de aquel santuario y contemplar los cdices donde el ama-nuense haba trazado las primeras huellas de su idioma, crey vislumbrar las sombras de Alonsoy de Sancho, al lado de los monjes que soaban.

    AUTOR: Guillermo Snchez Rodrguez

    MIGUEL, PENLTIMO CAPTULO

    46

  • AUTOR: ngel Benito Zapata

    MONASTERIO DE YUSO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    47

  • 48

    AUTOR: Miguel lvarez Peralta

    TEMPLO SAN MILLN DE LA COGOLLA

  • AUTOR: Abel F. Ros

    CAMPANARIO DE YUSO SAN MILLN DE LA COGOLLA

    49

  • Querido Gerardo:

    Menuda liaste con tu soneto! No te puedes hacer idea. Tus dichosos catorce versos me metie-ron en un lo de races. Me explico. Antes de conocernos yo era un ciprs corriente. Viva bas-tante tranquilo entre mis frailes; agua abundante, msica serena y la dosis perfecta de sol y som-bra. Qu ms poda pedir un ciprs de pueblo! Pero claro, los poetas no podis venir a Silos arezar o a descansar, como hace todo el mundo. Antes de irte tenas que dejar escrito un soneto.Pues podas haber pensado en las consecuencias! Con tu poemita me convertiste en un rbolgalctico: el miembro ms laureado de nuestra familia, las Cupresceas. No veas como son losjaponeses. S, chico. Me sacan ms fotos que si Florentino me hubiera fichado para el Real Ma-drid. Te juro que aqu vienen turistas que se olvidan de los espectaculares bajorrelieves del claus-tro y se quedan mirndome a m como bobos. Que uno est de buen ver, eso es cierto, perotanta mirada me agota. No se dan cuenta de que un ciprs necesita poder disfrutar de su inti-midad y su espacio. Tampoco quiero parecer un ciprs desagradecido, reconozco que tus elo-giosas palabras me pusieron las hojas de punta. Al fin y al cabo, bajo mi dura corteza corre sa-via caliente. Me gust mucho eso de acongojas el cielo con tu lanza. Yo hubiera bailado la enecon la jota en el verbo, pero es que los cipreses somos muy brutos. Por cierto, a ver si puedesexplicarme, aunque sea por SMS, que queras decir con eso de devanado a s mismo en locoempeo.

    Desde el cario que te profeso, un fuerte ramazo,El ciprs de Silos

    AUTOR: Javier Revilla Cuesta [ FINALISTA ]

    CARTA ABIERTA DE UN CIPRSCANSADO A GERARDO DIEGO

    50

  • AUTOR: Luis Snchez Davilla [ FINALISTA ]

    SILOS SANTO DOMINGO DE SILOS

    51

  • Hasta ahora ha sido como un monje silente, enhiesto en su vertical fisonoma. Pero tiene el ci-prs una pesadilla que se repite ltimamente cada noche, cuando un silencio mineral se apo-dera del claustro y la luna es la claraboya por la que escapan lo sueos ms pacficos. Presienteel ciprs que no est solo, y un gran temor le atenaza de la raz hasta la altura: imagina que, alamparo nocturno del silencio, quizs por efecto de cierto sortilegio atvico de la cantera, al-gunas de las piedras cobran vida. Y se llena el espacio de dragones y centauros, de grifos y leo-nes que copulan sobre los zarcillos de los capiteles. Y de la orga levtica son testigos unos n-geles, encaramados al rbol de Jess, horrorizados de observar tanto pecado. Se eriza el ciprsen su quietud, y fija la mirada en el pasatiempo estrellado de la bveda celeste. Aprieta con in-tensidad sus ramas y reza para que todo pase, para que vuelva la luz y la paz se haga nuevamenteen el recinto. Pero la alucinacin persiste, y siente el ciprs que merodean su tronco unos seresmalencarados y deformes, figuras grotescas armadas con hachas que refulgen con un brillo ace-rado y homicida. Y un escalofro recorre todo su ser, que repite con intensidad su vegetal leta-na contra el miedo. Tae una campana, pero no logra ahuyentar el hechizo de las sombras. Elciprs desfallece y se desploma: un ejrcito de piedra astilla su perfil abatido, hollando el troncoy su memoria. Al alba, ya despierto, siente el ciprs la resaca del delirio: tiene fro en la copa yel viento hace zozobrar su talle, reconociendo dolores y espantos. Percibe para su alivio que abajoreina el silencio, pero se espanta al sentir que nada est en su sitio.

    AUTOR: Rodrigo Prez Barredo [ FINALISTA ]

    EL CIPRS

    52

  • AUTORA: Nuria Murillo Lara [ FINALISTA ]

    ASIMETRAS SANTO DOMINGO DE SILOS

    53

  • Aquel da fro de enero de 1725 haba nevado en Silos. Llevbamos, los ocho aspirantes al puestode ayudante de maestro boticario, todo el da contestando las preguntas que el anciano nos ha-ca de las cartillas. Habamos respondido todos correctamente las definiciones que nos haba pre-guntado sobre medicamentos, la sustancia sutil, la teora de las plantas Fue entonces cuandoel viejo cerr la cartilla de las preguntas y nos dijo que le siguiramos. Atravesamos una puertaque nos llev a la botica misma. Todas las paredes tenan estanteras de madera hasta el techo,llenas de cientos de tarros de loza y muchos libros antiguos. En unas mesas, morteros, pildore-ros, crisoles y pesas. En esto, el maestro, nos ense varias cosas y nos pregunt qu eran. La salaqued en silencio, nadie saba qu decir.

    - Perdone maestro contest- creo que esto son agallas de Alepo, aunque aqu en Castilla las lla-mamos gallaritas y son de haya o de roble. Esto tan raro es bezoar, es muy caro si no se sabe dednde sacarlo. Est en las tripas de los animales. Y lo tercero, me extraa verlo aqu, es un ar-busto que crece a la sombra. Lo llaman belladona.

    - Ya tengo un ayudante. Cmo te llamas? pregunt el viejo.

    - Martn seor.

    - Y ahora dime, Martn, quin te ha enseado los nombres de lo que os he mostrado?

    - Mi madre, seor, y a mi madre, mi abuela, y a mi abuela, suponemos que su madre y as su-cesivamente hasta llegar a la hermana de una tatarabuela que dicen quemaron por bruja. Peroyo no me lo creo.

    AUTOR: Agustn de las Heras Martnez [ FINALISTA ]

    LA BOTICA

    54

  • AUTORA: Mara de la Mata Sampedro [ FINALISTA ]

    CAMINO SANTO DOMINGO DE SILOS

    55

  • Durante mucho tiempo Santo Domingo de Silos vivi en paz y armona. Pero cuenta la histo-ria que un da el pueblo contrajo el mal del olvido. Sus habitantes comenzaron a extraar el sig-nificado de las cosas. Conscientes del infortunio, resolvieron anotar en los objetos su nombre,uso y costumbre. Sin embargo, tambin descuidaron leer, escribir y hablar. Y lentamente olvi-daron sus vidas.

    Pronto se extendieron los rumores del encantamiento. stos llegaron a odos del rey, que ordena su ejrcito partir hasta Silos. Pero los soldados nunca regresaron. Dice entonces la leyenda queperdida toda esperanza, un hada se revel en sueos de un caballero. Y le suplic su favor. A cam-bio, prometi ser musa de su historia e inmortalizar su nombre en el libro ms grande jamsescrito. Durante el camino imagin el caballero la manera de deshacer el embrujo. Mientras, suescudero, confiaba en hallar vino donde saciar su sed. Y as, entre anhelos y ensoaciones quedistraan el miedo, alcanzaron al anochecer las puertas de Silos. Recorri el caballero el puebloen busca del malvado encantador. Pero nicamente hall tristeza y melancola. Y l mismo su-cumbi tambin al mal. Entretanto, su escudero se escondi en una bodega. Cuando amanecianduvo tras su amo. Mas slo descubri un hidalgo de su misma apariencia y figura. Entoncespens darle de beber algo de vino. El caballero recobr el juicio, si bien no record nada de loacontecido. Aunque feliz quiso volver a probar aquel ungento mgico. Y mand repartirlo en-tre los habitantes del pueblo. Fue as, como se despert la nostalgia de los hombres, resucitaronsus recuerdos y el hidalgo recuper su condicin de caballero andante y loco soador.

    El hada cumpli su promesa y atendiendo las andanzas del caballero, mand escribir sus gestas.Mas no logr rescatar del olvido, este captulo de la historia, donde tuvo lugar una de las msinslitas aventuras que en el libro se cuentan. Y que trata del extrao encantamiento que en SantoDomingo de Silos padeci Don Quijote de la Mancha, con otros sucesos dignos de felice recordacin.

    AUTOR: Agustn Martnez Valderrama [ FINALISTA ]

    CAPTULO INDITO

    56

  • AUTOR: Csar Manso Arroyo [ FINALISTA ]

    ESPACIO EXTERIOR 3 SANTO DOMINGO DE SILOS

    57

  • Y Dios amaba especialmente a aquel fraile. Haba pasado la vida entera en el Monasterio. Ape-nas un recin nacido, haba sido abandonado a las puertas del Convento. Nunca conoci otrolugar.

    La oracin era su vida y rezaba con fervor para glorificar a su buen Padre celestial. Daba gra-cias sin cesar por el regalo de la vida. Desde el pequeo jardn interior, su lugar favorito, no secansaba de admirar la maravilla de la creacin. El universo entero era prueba del amor de Diosa los hombres.

    Y quiso el Seor llevar a su lado a aquel fraile una noche en que cantaba sus alabanzas, mien-tras contemplaba las estrellas, all en el centro del pequeo jardn.

    Y Dios dese que ese lugar fuera siempre recordado en reconocimiento a Su amor por el fraileporque all se haban dicho las ms hermosas plegarias.

    Y mand a dos ngeles para que plantaran un bello ciprs. Los buenos hermanos de Silos se ma-ravillaron al verlo y comprendieron. Comprendieron que el fraile bueno estaba en el cielo y queDios derramaba sobre ellos todas sus bendiciones.

    Y en algunas noches de luna llena, cuando los rayos se proyectan sobre el ciprs, hay quin dicehaber visto al monje querido; corta las ramas con mimo, riega generosamente la tierra; cuida delrbol. El Ciprs de Silos. El Ciprs de Dios.

    AUTORA: Mara Brcena Beltrn

    EL CIPRS Y EL FRAILE

    58

  • AUTOR: Carlos Guerra Turiso [ FINALISTA ]

    PRIMERAS PALABRAS SANTO DOMINGO DE SILOS

    59

  • 60

    AUTOR: Jess Lpez Merino

    LAS AGUAS BAJAN CLARAS SANTO DOMINGO DE SILOS

  • AUTOR: Jess Bernal Lorenzo

    EL LAVADERO SANTO DOMINGO DE SILOS

    61

  • El repique a tente nublo, desde el campanario del monasterio silense, pona el siniestro contra-punto al vacuo resplandor que se filtraba entre los nubarrones. All lejos, en los cangilones deuna vaguada, hacan brama los venados llamando a sus hembras a la recogida. Una bruma de opa-cidad agobiante se cerna sobre las carrascas y el silencio opresivo de la tormenta inmediata seapoderaba del campo y reptaba, ominoso, por las laderas.

    Munio a nada de esto atenda. Bajo la temblorosa luz de un veln, incapaz de ahuyentar las som-bras de aquella noche anticipada, rellenaba renglones y renglones con frases que se le antojabaninsustanciales por lo manidas. Las haba odo y pronunciado cientos de veces: formse una tem-pestad de granizo y fuego, mezclados con sangre, y descarg sobre la tierra. Pero las instrucciones delpadre Domingo eran tajantes y urga la terminacin de aquel Apocalipsis.

    El crdeno resplandor de un relmpago ilumin, de pronto, la estancia y matiz brillos extra-os sobre la vitela; segundos despus el retumbo del trueno tablete entre los muros delscriptorium y el suelo tembl bajo sus pies. Una risa sardnica le deform el rostro. Con manoconvulsa, como posedo por una extraa actividad desusada, moj el clamo en la tinta, tachla ltima lnea y escribi debajo: Y mand Dios a la tormenta a destruir la tierra.

    El trueno cabalgaba todava a lomos del eco.

    AUTOR: Gregorio Martnez Abajo

    EL APOCALIPSIS DE FRAY MUNIO

    62

  • AUTOR: Jess Silverio Cavia Camarero

    ARCO DE SAN JUAN SANTO DOMINGO DE SILOS

    63

  • Los escritos de Berceo le haban llegado al alma. Aquellos referidos a la Virgen removieron sen-timientos de antao y los milagros mencionados provocaron en l un atisbo de esperanza. Noera para menos. Su vida espiritual no haba sido demasiado rica y el contacto con las obras legener emociones que crea perdidas.

    Para no ser desleal, reconoci que el aspecto material tambin se vio colmado durante el viaje.

    Los sabores de las codornices, los corderos y las lentejas guisadas acompaados por los incom-parables vinos de la zona, le ayudaron a satisfacer su cuerpo adems de su espritu.

    El sol en el poniente daba de lleno sobre los capiteles del claustro monacal, imprimindoles unaspecto casi celestial y los cantos gregorianos terminaron de abrir sus odos y su corazn.

    Apur la marcha. Cruz el patio con la mente ocupada por lo vivido y los pies llagados por lacaminata. Se tendi sobre la hierba fresca del parque milenario y mir el ciprs de los versos.

    Nada le faltaba, haba logrado su cometido.

    En segundos, un dolor intenso baj por su brazo irradindose sin pausa hacia el pecho y el cielogir en derredor. Le parecieron irreales la sensacin y el lugar. Record los senderos y los mu-ros, los poemas y los santos, los milagros y las palabras.

    Las melodas gregorianas lo envolvieron, prolongndose sin pausa hacia la eternidad.

    AUTORA: Olga Alicia Defferrari Seillant

    REDENCIN

    64

  • AUTOR: Roy Pramo de Llano

    VA CRUCIS SANTO DOMINGO DE SILOS

    65

  • Las campanas tocan a completas. Es el fin del da. A travs del ventanuco veo caer el negro mantode la noche. Este rudo sayo se adhiere a mi cuerpo como un cilicio, pero sigo sosteniendo, es-toicamente, el clamo entre mis dedos hmedos. La cuaderna va del manuscrito que copio co-mienza a bailar ante mis ojos en rectngulos. Slo un verso ms. Si pudiera sumergirme en elpequeo estanque del claustro

    Un ingente silencio cae como una losa en mitad de la celda. La dbil llama del candil flaqueacon una imperceptible brisa, se revuelve y despus se dilata, dibujando con sombras un pequeoinfierno sobre el camastro. Entinto el clamo y lo arrastro hacia el pergamino.

    Santo Domingo, fundador de este monasterio, conjura al Diablo en forma de serpiente que ator-menta a Oria, doncella consagrada a la castidad. Pero la sierpe se revuelve, cambia de forma, laatormenta

    Prendie forma de sierpe el traydor prouado

    Si al menos pudiera arrancarme este hbito que me asfixia Dicen que una trrida noche deesto como sta el hermano Bernardo se rasg las vestiduras y se arroj al pozo.

    Dejo descansar la mano sobre el scriptorium. Mis ojos fatigados se pierden en la lejana del enormedesierto anaranjado que vislumbro entre los barrotes.

    Justo en el momento en que la noche se hace ms densa creo vislumbrar una sombra en la pa-red. Ser el baile de la luz de la vela, pero no Parece alargarse, zigzaguear Dios bendito!

    La noche es candente como el averno. S, es cierto, la veoesa sierpe danza ante mis ojos, trazaun baile demonaco que me fascina. Tal vez si una brisa me aliviara podra pensar con claridad.

    S, ah fuera

    La oscuridad me proteger con su manto. Ah fuera, libre de mi prisin, de este cuerpoestemaldito cuerpo Que Dios me proteja!

    AUTORA: Vanesa Hernndez Amez

    PRENDIE FORMA DE SIERPE

    66

  • AUTOR: Csar Manso Arroyo

    ESPACIO EXTERIOR 2 SANTO DOMINGO DE SILOS

    67

  • 68

    AUTOR: Csar Manso Arroyo

    ESPACIO EXTERIOR 1 SANTO DOMINGO DE SILOS

  • AUTOR: Jos Francisco Serrano Granados

    LEYENDA SANTO DOMINGO DE SILOS

    69

  • Cerca de la Corredera de San Pablo me encontr a Cipriano Salcedo. El gesto huidizo me re-vel que de nuevo andaba guardndose de don Miguel. Camino del Puente Mayor, alargandopor la Rondilla de Santa Teresa, me expres sus temores por Ana Enrquez y los dems del grupode Valladolid. En la plaza de San Bartolom nos separamos. Junto a unos cipreses, unos chiqui-llos enredaban con los pequeos frutos que, secos y abiertos, haban cado de los rboles. Unoal que llamaban Pedro intentaba persuadir a los dems de que aquellas diminutas pias eran comocalaveritas pequeas y que por eso el ciprs es el rbol preferido para los cementerios, pese aque su sombra es alargada y ofrece poco refugio para los rayos solares. Los nios miraban em-belesados aquellos frutos secos, salvo uno, llamado Daniel, ms rural y receloso, al que por malnombre llamaban el mochuelo, que jocosamente echaba a guasa el cuento. Distrado con los chi-cos no advert la presencia de Lorenzo hasta que o su voz al saludarme. Envueltas en unas ho-jas de diario me traa dos perdices y una torcaz que haba bajado el domingo donde lo de R-gula, aprovechando que Paco y el seorito no iban a estar. Me trajo noticias de Azaras y de lania chica y yo por mi parte lo puse al corriente de la muerte de Mario, el marido de Carmen.

    Pasamos unas horas con Tal, la mujer de Mario, que nos cont la tristeza de Daniel, aquel chicoal que llamaban el Mochuelo,

    Rgula, Azaras, Paco y la nia chica

    Pedro (La sombra del ciprs), explica a Daniel, el Mochuelo cmo son los frutos del ciprs,esa especie de calaveritas pequeas

    Pasa Lorenzo, con unas perdices al cinto.

    AUTOR: Jos Santiago Vivancos Martnez [ FINALISTA ]

    ALREDEDOR DE DELIBES

    70

  • AUTOR: Jess Prieto Cermeo [ FINALISTA ]

    PROPAGADOR VALLADOLID

    71

  • El da anterior al estreno en el teatro Lope de Vega de Valladolid, so que durante el soliloquiode Segismundo alguien disparaba sobre el protagonista justo en el momento en que deca aque-llo de: Y los sueos, sueos son.

    Al despertar me di cuenta de que era yo el que interpretaba a Segismundo y sent miedo. De-cid llamar al director para alegar la consabida afona y para que llamase a Antonio, que estabadesignado de antemano para sustituirme.

    Por la noche, no pude resistir la tentacin. Me disfrac para no ser reconocido y presenci comoAntonio se transformaba en Segismundo y la magia inundaba el teatro.

    Al da siguiente, recuper mi papel. Comenc inseguro, luchando conmigo mismo, pues sabaque Antonio me haba superado y que el pblico era cada vez ms consciente de mi inferiori-dad. Cuanto ms lo pensaba, ms forzadas resultaban mis palabras. En esta difcil tesitura, decidque tena que dejarlo, abandonar. Fui sufriendo cada escena como un calvario doloroso, hastaque, acabando el segundo acto, vi entre bambalinas a Antonio, armado con un revolver.

    - Qu es la vida? Una ilusin, una sombra, una ficcin...

    Y entonces son un disparo y el ruido me despert.

    AUTOR: Carlos Rodrguez Mayo [ FINALISTA ]

    EL PAPEL DE SEGISMUNDO

    72

  • AUTOR: Sergio Ruiz Snchez [ FINALISTA ]

    ENCUENTRO VALLADOLID

    73

  • Soy arriero. Comercio en vino y en palabras. Cada mes, voy de Valladolid a Salamanca, pasandopor Tordesillas, Alaejos y Caizal. Llevo vinos de Medina, Serrada, Cigales y La Nava. De vuelta,traigo dineros y palabras que los estudiantes me ensean en las tabernas que rodean a la uni-versidad. Me gustan sobre todo las que me encuentro en el camino de vuelta: pjaros, piedrasy plantas. Una hierba que llaman belladona, porque hace que las mujeres ensanchen los ojos yparezcan an ms hermosas. Un rbol que yo s es un olmo pero los de all llaman negrillo. Can-tuesos, jaras, arvejillas y saxifragas. Y otras con nombres divertidos como la oreja de oveja y ellamo tembln. Y cuando en primavera las veo con flores, entiendo porque sa se llama satiriny la otra, apagacandelas. Los de medicina me ensearon a distinguir el alumbre, que aclara lasaguas turbias, y la pirita, con el color del fuego, y el rejalgar que como muchas puede curar opuede matar. Me hablan tambin del latn como abuelo del idioma, y porqu pueriles son losque se portan como nios y la oratoria la hace el cura con la boca. Ayer, un gramtico me dijo,a cambio de un buen vino de Roa, que humano era primo de humilde y de humus, esa tierraque huele tan bien. Pens que era un vino bien gastado y, no estaba mal, ser humano en estalengua.

    AUTOR: Jos Ramn Alonso Pea [ FINALISTA ]

    CAMINO DE IDA Y VUELTA

    74

  • AUTOR: Ral Gmez Antn [ FINALISTA ]

    DIRECCIN A LA CIENCIA VALLADOLID

    75

  • - Mam, por qu habla tan raro la abuelita?- No habla raro, cario, es as como hablan en Valladolid.- Pero, por qu? Nadie habla como ella

    As es el recuerdo que guardo de mi abuela, que lo fue para m a pesar de no serlo, era mi bis-abuela. Sus largas manos, huesudas y templadas, acaricindome mientras me hablaba como sloella saba hacerlo: las palabras siempre bien escogidas, la pronunciacin fina pero firme de esecastellano vallisoletano que nunca he vuelto a reconocer en ningn otro rostro.

    Slo ella saba contar historias del pasado, a veces tristes, otras alegres, pero siempre intensas yllenas de ese sabor amargo del que se empapan los recuerdos, aunque no consigo frenar esa son-risa, que se me dibuja en mi rostro aorante de esos buenos momentos.

    La echo de menos. Encuentro a faltar su dedicacin por hacernos sentir bien, por querer acom-paarla siempre, por ser escuchada atentamente, e incluso preguntada cuando usaba algn tr-mino que desconocamos. Era la cultura del pueblo, un pueblo que visitar, una tierra que to-dos deberamos conocer. Sabidura que no se aprende en un aula ni sabe trasladarnos ningnprofesor. Aqulla que los ancianos conservaban desde aos, a pesar de no haber podido asistir ala escuela, ni saber qu hacer con un libro entre las manos.

    Quiz es otra forma de recuperar lo nuestro, de no perder los sonidos de nuestra lengua, de evi-tar que el paso de los aos, y esa moderna globalizacin que todo lo justifica, nos roben nuestrasraces y nuestra forma de contar la vida, compartir momentos y ser recordados para siempre.

    AUTORA: Eva Herraiz Prez

    EL SONIDO DE SU RECUERDO

    76

  • AUTOR: Gabriel Duque Prez

    ZORRILLA Y SU ACADEMIA VALLADOLID

    77

  • 78

    AUTOR: Pablo Castro Barba

    LA LUZ DEL CAMINO VALLADOLID

  • AUTOR: Manuel Antonio Rodrguez Gmez

    RO ORTEGA VALLADOLID

    79

  • Al ponerme mis botas de montaa, nunca pens que me adentrara en estepas de palabras, queme sumergira en buenos platos bien cocinados de refranes, que bebera de las expresiones quevencieron al tiempo pero este camino que comenc inspir a mi bolgrafo, que nunca se ha-ba movido tan rpido alojado en mi mano. Las palabras se escriban sin pasar antes por mis pen-samientos, slo nacan de mi ms profundo interior y se desvanecan en forma de tinta en milibreta. Algo en este camino, de lo que por supuesto no fui consciente, se apoder de mis pen-samientos y los encerr sin compasin durante todo mi viaje. No interpret, no juzgu, slo fuiaquellos senderos de letras que, not, seguan expandindose.

    AUTOR: Rubn Rejn Izquierdo [ FINALISTA ]

    EXPRESIN EN EXPANSIN

    80

  • AUTOR: ngel Barreiro Arajo

    SAN PABLO ILUMINADO VALLADOLID

    81

  • Or, ver y callar, es su consigna.

    Or el olvido que arrastra un viento norte regan y solitario en San Milln de la Cogolla. Verese pramo de piedras inconexas que reg la sangre comunera. Callar la memoria cuarteada delos muros alcalanos para convertirlos en piezas de museo. Or el quejido de la tierra extenuadade parir el trigo verano tras verano en las comarcas del Arlanza. Ver esa llanura salmantina abra-sada por el sol y aturdida por la escarcha. Callar esa agona taciturna de los pueblos abulensesque se lamen las heridas. Or cmo arrancan a jirones la dignidad del alma castellana en nom-bre de algo que llaman desarrollo. Ver esas casas vacas junto al Duero, con su adobe ya hechobarro y los tejados arqueados. Callar los recuerdos que habitan sin embargo en esas casas a la som-bra de una higuera. Or el plpito de ese corazn benedictino preparado para la austeridad y elsufrimiento. Ver en el saln de los abuelos las fotos ambarinas de los hijos que se fueron a lospolos industriales. Callar ese clamor vetusto de la Historia o reescribirla. Or ese llanto, que estambin mi llanto, que brota de los suelos de Tierra de Pinares y recorre las veredas. Ver las ma-nos cuarteadas del que suda su honradez para obtener los frutos de los campos en los parajes deMedina. Callar a esos hombres y mujeres que nunca tuvieron derecho a vacaciones con una se-mana en Benidorm con el Imserso. Or que nada de esto importa en la Europa de las mil ve-locidades. Ver enterrar a sus cimientos.

    Y callar, subrayan.

    Sobre todo callar.

    AUTOR: Javier Revilla Cuesta [ FINALISTA ]

    OR, VER Y CALLAR

    82

  • AUTOR: David Garnacho Garca

    ARQUITECTURA ALFABTICA VALLADOLID

    83

  • Estaba en 4 de la E.S.O., era repetidor, autista cultural y de Burgos. En su mente y cada ao, sesenta protagonista de alguna actividad triunfadora. Un ao se identific con una estrella de ft-bol, otro ao con un participante de Gran Hermano, el anterior con un cantante de xito. Y as.

    Lo cierto es que este ao se senta escritor, escritor como el que escribi El capitn Alatriste.

    Entonces fue cuando vio casualmente la convocatoria de un concurso de microrrelatos. Justolo que l necesitaba para empezar, pues, aunque llamado sin duda a la fama, era an un apren-diz. Un relato de no ms de 350 palabras y un primer premio -el suyo- de 1000 euros. Tema:El camino de la Legua Castellana Perfecto.

    Y se puso a escribir: La Legua Castellana, a diferencia de la milla inglesa y de la martima, mide55 km

    Acab el trabajo y al pasar por el espejo del saln vio su imagen -pelambrera revuelta, saha-riana kaki descolorida- de escritor rebelde, valiente, lcido, con gotas de malditismo francs. Lotena todo.

    Pero oh sorpresa! - , apenas enviado el trabajo, exclam: Mierda, me he pasado de las 350palabras!.

    AUTOR: Antonio Rodrguez Ontaneda [ FINALISTA ]

    EQUVOCO

    84

  • AUTOR: Jos Alberto Bermejo Ortega

    OBSERVANDO LA METRPOLI VALLADOLID

    85

  • Entre balbuceos pasea de San Milln a Santo Domingo sorbiendo los pedazos del cielo azul, em-papada de la Salve Regina de los monjes. Se dirige a Salamanca donde el ciego Salinas toca sumsica de las esferas. Desde vila, le llega, entonces, la letana de una mujer visionaria y va-liente, la mstica Teresa. Adnde te escondiste, amada? Le susurra, de pronto, el de la Cruz. Y desdesu corazn de estrellas les manda a ambos un consejo del bueno de San Manuel, hay que vi-vir Y le implora Herrera, el de la Luz: vuelve tus ojos, antes que quede oscuro en ciega niebla.En esa misma neblina, la Catlica estudia y atisba a la Noche pasar a su vera, de puntillas. All,entre sus sombras espa Torres Villarroel al estudiante de Salamanca quien,- como cantan los ver-sos de Propercio rescatados por Quevedo-, en ese polvo enamorado, sigue tras la blanca Dama. Eseamor lo comprende Leonor de la Cueva, desde Valladolid, y lanza a la noche la decisin de queha de amar hasta morir, porque se pueda decir que hay firme alguna mujer. Mientras, el manco de Le-panto consuela a Sancho, que an espera una nueva salida con el Caballero de la Triste Figura.La Noche ya casi llega, acompaada de la alegra tunera de la Universidad de Alcal. Ya est. Porfin Espaa entera duerme en Ella el sueo eterno unamuniano. Slo nos queda Carmen velandoa Mario y las campanas que tocan los cuartos. Tempus fugit s, pero la memoria queda.

    AUTORA: Mara Garca Trinidad [ FINALISTA ]

    LA NOCHE SOBRE EL CAMINO

    86

  • AUTOR: Luis Snchez Martn

    EN LA PLAZA MAYOR VALLADOLID

    87

  • 88

    Cande tengo poca batera en el phone, ayer me encontr a Nico Fernndez en la calle, pleasedecime que te acordas de l, yo mora pero mora arroba hotmail por l, no te acords? S, me-dio freak, weird, pero era fuckin' fachero, entre los dos haba mucho eye contact y todas las chi-cas hacan face con l, aparte tena un look super interesting, tipo dejado pero bien, bueno maybe too much, despus se puso de novio con una looser total, aunque ahora creo que is over, sa-bs? igual me da lo mismo, relax, te cuento, nunca hablamos mucho pero haba cierto bond, unavez fuimos a tomar un coffe a un lugar medio fish y yo mora por l y le perdonaba cualquiercosa, pero no pas nada, esa vez me ignor un poco, y yo con los hombres no estoy acostum-brada a que me ignoren, vos sabs, bueno, cuando me lo encontr tena re bad mood, me de-ca cosas sper raras, te juro, tiene un sentido del humor que yo no entiendo, igual charlamosun rato, su granny est muy heavy me parece, en cualquier momento se pone en off, pero yono quera hablar de eso ni s por qu hablbamos de eso mientras pasaban los semforos, que-ra que me invitara a salir, todo era very romantic, Cande, me cont un poco ms de l pero nome acuerdo mucho, yo despus le habl un montn, tena miedo de que me dejara en stand by,vena todo okay pero cuando nos despedimos me dijo pelotuda no pods hablar en castellano, yCande yo me re no saba qu decirle, por que yo s le hablaba en castellano, como siempre, eslo que te digo, no entiendo su sentido del humor, est sper crazy pero igual me encanta.

    AUTOR: Eugenio Beccar Varela [ FINALISTA ]

    TELFONO

  • 89

    AUTOR: Manuel Antonio Rodrguez Gmez [ FINALISTA ]

    PASAJE GUTIRREZ VALLADOLID

  • 90

    AUTORA: Mara Alonso Chamorro

    TARDES EN LA PLAZA MAYOR VALLADOLID

  • AUTORA: Isabel Munuera Bassols

    REMOZANDO LA PLAZA VALLADOLID

    91

  • El da se oscureci sobre mi pecho cuando la vi. Entonces me acerqu, ya lo haba hecho otrasveces. Sabes que fue aqu desde dnde se despidi Melibea? -Se despidi?- Claro, del mundo.-Paseamos?- No eres de aqu no? -Eso que ms da? Qu ms sabes de esta ciudad?- Cami-nemos. Contra ese becerro estamp el ciego la cabeza de Lzaro -De veras? Qu cruel- Mscruel eres t -Yo? Por qu?- Tu belleza duele Calla, no digas tonteras- En serio, acompame,cerca, por aqu. All dicen que habitaba el mismsimo diablo -All?- Si, justo all, en esa cueva.Entramos? No, deja- Entonces subamos a esa torre djame intentarlo -Intentar qu?-Ena morarte -Enamorarme?- S, adems las vistas desde ah arriba son preciosas. Ven, sube.

    En ese molino dicen que naci Lzaro. Y ah enfrente est el convento de San Esteban. Ves aqueltejado? Lo constru con mis manos. Todas las maanas a las 12 se oye el ngelus. Las campanasde la catedral tocan la cancin de los carboneritos y las del Ayuntamiento la novena de Bee-thoven Cunto sabes- Yo me gano la vida con esto Entonces Vas a cobrarme?- Ya lo estoyhaciendo -Cmo?- Djame darte un beso.

    - Lo siento, no he podido evitarlo- Ha sido maravilloso. Creo que te suena el mvil Son mispadres- Entonces tendrs que irte Supongo que no nos volveremos a ver- Quin sabe? Di-cen que esta ciudad es mgica. Entonces hasta pronto- Entonces hasta pronto.

    Esta vez fue diferente, me qued sentado mirando hacia la Gran Va y senta que era ella quienme haba robado a m. Pero tena su cartera. Entonces? Qu me faltaba?

    AUTOR: Gustavo Hernndez Snchez [ FINALISTA ]

    IMPRESIN

    92

  • AUTOR: Manuel Antonio Rodrguez Gmez [ FINALISTA ]

    SALAMANCA

    93

  • La Universidad, con su imponente fachada apenas iluminada por la claridad de la maana, yaha recibido a los alumnos a travs de las dos puertas gemelas; stos aguardan en el paraninfo lallegada del profesor despus de cuatro aos de ausencia, una ausencia dolorosa provocada porjueces arbitrarios.

    Los alumnos cuchichean y esperan con impaciencia y curiosidad el regreso del viejo maestro,la palabra que aclare tantas dudas, tanta injusticia.

    Un manto de respetuoso silencio desciende sobre los jvenes cuando una figura enjuta de ros-tro demacrado y barba blanca hace su ingreso al aula. Una emocin compartida invade los ni-mos. Un aplauso cerrado y sostenido saluda el regreso.

    Nuevamente se hace el silencio. Todo el alumnado est pendiente de la palabra del catedrtico,de la crnica de las penurias y castigos que habr soportado en prisin.

    Desde el frente del aula lleg muy clara la voz del Agustino.

    - Dicebamus hesterna die

    AUTOR: Ariel Daz [ FINALISTA ]

    EL REGRESO

    94

  • AUTOR: Vicente Cid Prez [ FINALISTA ]

    CATEDRAL DE SALAMANCA SALAMANCA

    95

  • Hace ya muchos aos cuando las abuelas no eran viejas, sino sabias y los nios no eran malossino poco buenos, estaba la alcahueta lavando sus paos a orillas del Tormes.Vea jugar al nio Lazarillo, el cual haba conseguido zafarse por unos instantes del rcano an-ciano y recoga margaritas, quien sabe si para hacer un collar que conquistara a alguna mozuelasaltarina.

    Mientras la Celestina lo miraba, rezaba por lo bajo...Querido nio: cuando el ciego por fin te deje encontrars entre estas calles nias que te ena-morarn con sus preciosos ojos, muchachas que te encandilarn con sus caderas y princesas quete cultivarn en el cruel arte del desamor. Pero entre todas ellas no amars tanto a una como aesta Salamanca nuestra, que es princesa, muchacha y nia.En ella encontrars todo el saber, libros e historias.No habr rincn donde no puedas hallar el manuscrito ms centenario pues es anciana, ni ta-lla recin sangrada, pues tambin es madre y es hija.Pero no olvides nio que el ciego es ciego pero no tonto y bien sabe que cuando aqu te trajoes porque Salamanca es mujer. Es amante entregada e infiel pues a muchos ha entregado su le-gado.

    Lamento decirte que aunque todo pueda darte, convertirte en sabio, ingeniero o ilustre, estscondenado a odiarla tanto como amarla, pues no olvides que es mujer, y como buena mujer sabecomo se roba el alma.

    AUTORA: Isis Roldn Simal

    LA ANCIANA NIA

    96

  • AUTOR: Vicente Cid Prez [ FINALISTA ]

    UNIVERSIDAD DE SALAMANCA SALAMANCA

    97

  • El brazo de Markus se mova en un espacio continuo de lneas encadenadas con trazos delica-dos. Curvas como olas de un mar cromtico.

    Una tcnica etrea y difusa a la que Markus haba despojado de sus mayores secretos e incerti-dumbres delineaba los rasgos pictricos de un estilo personalista.

    El dominio del color, la profundidad y la perspectiva, ahogaban los gritos de sus miedos. Todoera cuestin de controlar la adrenalina en el trabajo. Sus primeras obras, marginales y monocromas,haban evolucionado hacia colores agresivos. Sus pinturas podan contemplarse, temporalmente,junto a creaciones de los maestros consagrados. Los medios se hacan eco de sus trabajos, per-plejos por su atrevimiento irreverente. Haba llegado al punto lgido de una carrera en conti-nua evolucin. Senta gran atraccin por los orgenes de un lenguaje escrito que empleaba sinpudor. Beba las fuentes de las nuevas tecnologas y tendencias, pues era un hombre de su tiempo.

    Pintura y escritura. Publicidad y Marketing. Color real y virtual. Nuevas y viejas tecnologas. Con-trastes en una obra de estilo eclctico.

    Su ms reciente creacin, plena de diseo y atrevimiento, estaba a punto de presentarse. A lasocho de la maana de un fro nueve de octubre un nutrido grupo de curiosos observaba, con-mocionado, la fachada de la Universidad de Salamanca. En el marco del Patio de las Escuelas,sobre el ancestral lienzo ptreo esculpido en piedra de Montemayor, una impactante gama detonalidades fluorescentes, rezaba, para mayor gloria de su autor: wWw.MARcUS.kom

    AUTOR: Juan Manuel Rodrguez Bernaldo de Quirs

    PINTOR, ESCRITOR Y FILSOFO

    98

  • AUTORA: Ana lvarez Prez

    DE MI PUO Y LETRA SALAMANCA

    99

  • En aquella oscura celda, cabizbajo y dolorido, se lamentaba Fray Luis de Len, sin obtener con-suelo alguno.

    Fuera de aquellos barrotes, impuestos por la Inquisicin, se hallaba su Salamanca querida, aque-lla magnnime ciudad, desde la cual, su espritu obtena fe, paz y fuerza.

    Bella ciudad empedrada, matrona de hijos ilustres. Cuna de creadores de palabras, a los que ha-ba dado ctedra y residencia. De la sociedad, servidores sin fronteras...

    El pobre padre, rezaba para no morir en aquel oscuro y fro lugar de soledad, fro y desconfianza,mientras las fuerzas lo iban abandonando poco a poco. Su espritu indomable y batallador, se ibadebilitando poco a poco.

    -Por qu me hallo en este lugar? De qu se me acusa? -exclamaba inquieto, cansado y soo-liento aquel hombre de pelo crespo y ojos vivos.

    La soledad era su fiel compaera, la nica que le comprenda en esos y en otros tantos momentosde su vida. La que alimentaba su verdadero amor por la vida.

    Quera callar a la razn y dejar que hablara su alma.

    La palabra de Dios, le obligaba a amar a sus enemigos, an en sus horas bajas, a pesar de sus regaos,las zancadillas y de sus actitudes fras, indolentes y perversas, que haban tenido hacia su persona.

    Y aunque ansiaba la plenitud de una vida celestial plena, deseaba ms que nada, volver al regazode la madre naturaleza, besar su seno, y sentir su tibio aliento. Esa naturaleza, que para l, era si-nnimo de sosiego, paz y tranquilidad.

    Era en aquellos instantes de debilidad, cuando los recuerdos asomaban a su mente, como re-lmpagos fugitivos, movidos por el afn de preservar su propia vigencia, empeados en seguirsiendo sucesos vivos y no meros recuerdos.

    En aquella lgubre celda dejamos a nuestro amigo Fray Luis de Len, meditando los infortu-nios de Job y paladeando en oracin los dulces nombres de Cristo, mientras las lgrimas burla-ban su fortaleza y escapaban, descendiendo por sus mejillas...

    AUTORA: M Vicenta Martnez Alonso

    LAMENTOS

    100

  • AUTORA: Marta lvarez Guilln [ FINALISTA ]

    PALABRAS DESCANSAN BAJO LOS PUENTES SALAMANCA

    101

  • Cuando el invierno, glido para sus huesos, arreciaba sobre la ya fra Salamanca, la nostalgia porsu isla se intensificaba. Entonces abrigaba bien a su hijo, se pona su chaqueta de cuero y, arma-dos con cubo y pala, enfilaban hacia el parque, seguros de que nadie ms saldra con ese tiempo.Empezaban por construir castillos de arena en su ideada playa, para continuar su ritual diri-gindose a la Casa de las Conchas. Bajo la mirada extraada de los transentes se recostaban ensus paredes, entre risas con aliento de sal y, con mucho cuidado de que nadie lo notara, sacabande sus bolsillos un puadito de arena y lo dejaban caer al suelo para que las conchas tambinpudieran aliviar su nostalgia del mar.

    No se imaginaba que el rumor de que dos baistas invernales se revolcaban en la arena de esaplaya improvisada se haba extendido entre los muros de la ciudad, literalmente. De la calle Priora la calle de Toro la noticia se haba ido filtrando por entre las piedras de los edificios, y en cu-chicheos de crujir de vigas surc sobre los tejados. Circund la Plaza Mayor, resonando hastallegar a la Casa de las Muertes; las iglesias y catedrales comentaban la ancdota desde haca al-gn tiempo, y todos ellos, a su manera, se llenaron de aoranza.

    Cuando ley en los peridicos la inslita noticia de que la rana de la fachada de la universidadhaba desaparecido, fue la nica que entendi lo que haba ocurrido, y se alegr profundamentede que, al menos ella, hubiera regresado a su charca.

    AUTORA: Claudia Fernanda Ziga Trujillo

    RUMOR DE AORANZA

    102

  • 103

    AUTOR: Francisco Manuel Lorenzo Gallardo

    OTROS CONCEPTOS EN LAS PAREDES SALAMANCA

  • El muchacho sealaba, sin mirar, la escultura que tena a su espalda, mientras relataba despacioy concienzudamente el episodio del Lazarillo con el verraco en la entrada del puente romanode Salamanca:- Pngase aqu, seor ciego, le deca Lzaro, acerque su odo al animal, y oir un gran ruido den-tro de l.Al fondo del grupo de turistas, uno bastante ilustrado se ri de buena gana, e interrumpi aljoven:- Buen gua ests hecho, chaval.ste, sin atender a la interrupcin, sigui con su relato:- El ciego acerc su cabeza al bicho de piedra: "Qu raro, Lzaro, nunca haba odo eso. A ver."El turista listo, con pantaln corto, bolso en bandolera y Canon al cuello, alborotaba al grupo:- Pero bueno! Vamos a permitir esto? Y luego querr que le demos propina!A su alrededor, la gente ya no saba a quin atender; el grupo se mova inquieto; haba quincambiaba de pierna de apoyo, otros sonrean y miraban aqu, o all. El nio haba acercado sucabeza hasta el verraco.- As se acerc el ciego.Empujando al personal, y animado por un par de mocosos expectantes a su lado, el sabio eno-jado se adelant hasta el chaval que contaba la historia y lo apart del bicho:- Mira, nio. Te voy a decir cmo sucedi en realidad.- Ser pesado! -contest el chaval mientras se apartaba- Cuntelo usted, que tanto sabe!- Fue el ciego -comenz a contar el turista indignado-, el que dijo a Lzaro...El pequeo gua se retir poco a poco hasta el final del grupo. All se reuni con los que antesjaleaban al indignado, y los tres, con gesto ms o menos ofendido, emprendieron la retirada Ten-tenecio arriba, en busca de un lugar tranquilo donde registrar la cartera birlada al nuevo oradory repartir el botn.

    AUTOR: Manuel Holgado Martn

    EL GUA Y EL LAZARILLO

    104

  • AUTOR: Manuel Sergio Quintanilla Mendoza [ FINALISTA ]

    PESCANDO EN EL RO TORMES SALAMANCA

    105

  • Con cierta frecuencia me siento sumergida en mi maremgnum de diatribas y dicotomas cuandopaseo por Salamanca. Donde esta sensacin alcanza su mximo esplendor es en la calle Compaa.

    Si uno decide sentarse un rato en las escaleras de La Clereca y tiene la fortuna de coincidir enel tiempo y en el espacio con el hombre que canta tangos o con el acordeonista que interpretaa Edith Piaf, mientras observa a los que de manera acelerada salen de La casa de las Conchas, oincluso a los forneos que caminan sobre caminos de nubes o a algn que otro salmantino queha redescubierto el placer de tomarse un poco de tiempo libre y pasear, sabr usted que tras tanlmpida cotidianidad se muestra el estallido de la vida.

    Salamanca es la tierra que se mueve entre lo divino, lo infernal y lo humano.

    No es difcil encontrar en cualquier calle una iglesia, un convento o la estatua de algn clrigoque ha marcado la historia de esta ciudad. Los Dominicos, La Catedral o la Universidad Pon-tificia o la Iglesia de San Marcos nos muestra la importancia que la Iglesia Catlica ha tenido ytiene en la ciudad.

    La cueva de Salamanca muestra la cara opuesta de la misma moneda, pues en ella se nos hacesaber que el Marqus de Villena, personaje quimrico inspirado en Don Enrique de Villena fueuno de los estudiantes aventajados de Lucifer. Incluso hay quien afirma que en otros tiempostan demonaco lugar estuvo habitado por una cabeza parlante.

    El carcter humano de Salamanca reconforta de una manera tan sutil que embelesa sobrema-nera, haciendo que el slo hecho de pensar en el abandono de tan maravillosa tierra provoqueuna ligera tristeza, una sensacin de desazn que tiene puesta la vista entre dos puertos: el de lapartida y en el del no lejano regreso.

    AUTORA: Olga Vidal Snchez

    ENTRE EL CIELO Y EL INFIERNO SEENCUENTRA LO HUMANO

    106

  • AUTOR: Antonio Vives Roca [ FINALISTA ]

    REFLEJOS DE ARQUITECTURA CASTELLANA SALAMANCA

    107

  • 108

    AUTORA: M. Beln Rodrguez Garca [ FINALISTA ]

    A SOLAS CON MELIBEA SALAMANCA

  • AUTOR: Jos Mara Gmez Brocos [ FINALISTA ]

    PLAZA MAYOR DE SALAMANCA SALAMANCA

    109

  • Aqu he podido comprobar la sensacin de quietud y tranquilidad en mi piel, he podido vis-lumbrar las sensaciones de calles estrechas llenas de historias pasadas, que siguen estando llenasde vida. En estas tierras he podido aliarme con los acordes serenos de la naturaleza, he bailadoal comps que me marcaba el tiempo, ese tiempo completo y lleno de generosidad que me hasido brindado. Solamente aqu he podido observar los palacios que atesoran las entraas de estatierra, mientras sobrevolaban por mi cabeza la msica celestial de cientos de pjaros que desin-hibidos alborozan por tus cielos infinitamente azules. He podido comprender los orgenes demi lengua castellana y entender con cuidada parsimonia como con el pasar de los aos, comosiglo tras siglo, has ido adquiriendo esa cuidada filosofa que engrandece tus tesoros. He pase-ado por tus calles, he escuchado tus sonidos, me he enamorado de tus costumbres, de tu histo-ria, de tu gastronoma y tus leyendas, y todo ello con el pesar de verlo desde fuera, porque aqusoy un extranjero que se ha dejado el alma en el Camino de la Lengua Castellana.

    AUTORA: Susana Ballesta Jimnez [ FINALISTA ]

    MIS SENTIDOS

    110

  • AUTOR: Vctor Gutirrez Prez

    DE GALA SALAMANCA

    111

  • 112

    AUTOR: Jos Luis Morales Martn

    VUELO SAGRADO SALAMANCA

  • AUTOR: Ral Martn Martn

    PLAZA MAYOR DE SALAMANCA 360 SALAMANCA

    113

  • Inicio la ruta en San Milln de la Cogolla con la primera palabra: cuna. Balbucea la Lengua yBerceo pide a Chopin su berceuse, para acunar y mecer el castellano. Suena la cancin de cunapara la lengua que acaba de nacer, con notas en los mrgenes de Las Glosas Emilianenses.

    La palabra en ruta se hace rbol. En Santo Domingo de Silos, el rbol es ciprs, antena de m-sicas remotas, canto gregoriano. El castellano ya es msica en el poema de Gerardo Diego. El r-bol, el castellano, es ciprs, se eleva al cielo, va alcanzando el universo.

    La Lengua se hace ro en Valladolid. No porque el Pisuerga pase por all, sino porque las pala-bras son aqu (donde mejor se habla el castellano) como un ro de agua clara. Pregunten a MiguelDelibes, por citar uno vivo, junto a tantos que le han precedido! Cuna, rbol, ro

    En Salamanca, el castellano es piedra, piedra preciosa. Aqu Nebrija pone su primera piedra, laPrimera Gramtica en Lengua Castellana. Cuando el sol acaricia la Catedral o San Esteban, suspiedras resplandecen. Las palabras son piedras preciosas, con mil ecos de inmensidad!

    En vila el viajero saca de su mochila la palabra camino. Teresa, monja andariega y escritora,hace del castellano camino que rompe las murallas, buscando dilogo y comunicacin. Aqu laLengua es sendero para el encuentro, Camino de Perfeccin para hablar de Dios y a Dios.

    La ruta llega a Alcal de Henares y descubre huellas perdurables, imperecederas. Las marca Mi-guel de Cervantes en su villa y casa natal. Cada ao, en la Universidad, celebramos la fiesta conlos grandes genios del lenguaje que van siguiendo sus pasos. Aqu reciben el galardn. Piedra,camino, huellas

    AUTOR: Demetrio Gonzlez Cordero [ FINALISTA ]

    SEIS PALABRAS PARA UNA RUTA

    114

  • AUTOR: Carlos Antonio de la Iglesia Garcinuo [ FINALISTA ]

    ALTO SOTO DE TORRES SALAMANCA

    115

  • 116

    AUTOR: Francisco Javier Alonso Huerta

    REFLEJOS DE LA HISTORIA SALAMANCA

  • AUTOR: Ramn Cern Larrubia [ FINALISTA ]

    DESDE EL CIELO DE LA HISTORIA SALAMANCA

    117

  • Camino, camino, camino deprisa, pero el camino, ay, me observa, y est quieto, reposando y res-pirando bajo los pasos ciertos de los caminantes; caminantes, pensantes, annimos hablantes; pre-adas de palabras sus manos, brazos, vientres y pensamientos; la vista al frente.

    Yo soy un caminante; t eres un paseante; somos miles y miles; millones de annimos hablantes.

    Cruzo puentes de aguas limpias, dejamos atrs veranos, los otoos amarillos, plateados, perfu-mados; cueva del santo Milln, cobijo para el invierno y busco siempre el calor en los ansiadosmilagros de nuestra seora y madre la primavera. Y sigo caminando. Trepo a los cipreses litera-rios, acaricio las estrellas que ellos tocan, pero pronto vuelvo al suelo, el camino es mi casa, latierra nos reclama y seguimos paso a paso por las anchas llanuras castellanas; por debajo de unaencina solitaria, el tiempo pasa.

    Y yo sigo caminando, inventando y recreando, de la mano van conmigo vivarachos lazarillos queme calman: mire usted, un poco ms adelante, vamos a tomar posada, que el camino ha sido largo,tantas luchas, tantos das a lomos de Rocinante.

    - Ay, noche oscura, ay, alma, que yo soy un caminante.

    AUTORA: Helena Ortiz Viana [ FINALISTA ]

    CAMINANTES

    118

  • AUTOR: Sergio Garca Ros

    SAN ESTEBAN SALAMANCA

    119

  • Unas patatas revolconas me abrieron el apetito en vila. Me saci con un lechazo en Valladolid.Y conoc a Isabel en Astorga. La devor con el hambre de un maragato con sobrepeso. Y ella ja-deaba, y yo gema, y ella bostezaba, y yo sala al balcn. Y ella encenda un pitillo y yo dije parecede exincastillos este edificio que tenis aqu. Refrescaba. Cerr la ventana. Estir los msculos.

    Eres como un cochinillo de Segovia, murmur. Nos quedamos fritos mientras la teletienda nosofreca un espectacular juego de cuchillos.

    Ahora estoy muerto. Yazco desnudo tras ser devorado en vida por la asesina en serie ms glo-tona de Castilla, la ms voraz de Len, la ms sangrienta de La Rioja. Ella se est retocando me-ticulosamente el carmn en el bao. Se mira en el espejo y sabe que lo de la teletienda no fueninguna casualidad.

    AUTOR: Alberto Viaplana Torras

    GASTRNOMO PIERDE EL RUMBO

    120

  • AUTOR: Manuel Sergio Quintanilla Mendoza

    PALACIO MONTERREY SALAMANCA

    121

  • Conoc un da a un cagatintas que, llegado peln calamocano a su chiribitil, al ver el estrapalu-cio orquestado por sus zangolotinos, el zurriburri, la morondanga o el bochinche si lo prefie-ren, que aquello pareca un mechinal, se li a cachuzazos y all se mont la de Chile. Ganas tuvode atizarlos con cualquier achiperre, con un zurriago si tal, empero tales zangolotinos se lo ha-bran tomado a facecia, alastrados para no recibir el cate y refocilndose de su facies. As que sequedaron sin manducar saltalindes ni tejeringos por tustuseros y vocingleros, por chiquilicua-tros y sansirols.

    Llegados a este punto, el cagatintas, un abrazafarolas con fama de trapacista, se atus el biso ycarg con la alpatana en busca de una motolita, aquella que un da vio orlada con un sigueme-pollo, menudo lazo, y portando a malas penas una damajuana descomunal. Su intencin escondanada ms que compartir unas purruelas, empero su mala ventura le arrastr hacia una peren-deca que a punto estuvo de pegarle un andancio, y tal asunto no habra sido zarandaja. El ca-gatintas regres a su chiribitil cual sinsorgo, desguaangado tras la gesta y temeroso de toparsecon una nueva aagaza perpetrada por los zangolotinos, por esa banda de destripaterrones. Masaqu no periclita el asunto, que hogao han acontecido quilombos supinos con otros pingos,como aquella meretriz que, siendo un poco vizcacha y un mucho zaragata, arrambl con las tum-bagas que tanto arregostaban al cagatintas, hurto que comprobaron con horrura desde el mam-perln que daba acceso al chiribitil. Tal oprobio sirvi para que los zangolotinos recularan, paraque cejaran de mangonear y de tramar estrapalucios. Nota: huelga decir que la historia del ca-gatintas carece de enjundia, que slo se pretenda una excusa para desempolvar un puado detrminos de nuestro vapuleado idioma. Al menos para intentarlo.

    AUTOR: David Moralejo Ortega

    EL CAGATINTAS

    122

  • AUTOR: Sergio Reyes Prez

    CONTEMPLANDO SALAMANCA

    123

  • Entre otras muchas, seis palabras castellanas se encontraron en la Valladolid de Gaspar Nez deArce, en un poema de ste, de El vrtigo se trataba. Eran stas seis palabras: castillo, escena, guante,atalaya, centinela y huracn.

    Dialogando las palabras relataron de sus largos recorridos. Entre castillo y escena estaban las msantiguas, castillo que era latina cont de cuando parti de Roma slo un pequeo poblado-,llambase entonces castellum y tena de pariente a la palabra Castilla, convertida en nombre pro-pio, haca ya mucho tiempo. Ms tarde relat escena que vena de ms lejos, era griega y le de-can sken. Afirm que pasando por Roma comprob que ya no era un simple villorrio sino lacapital de un imperio.

    Olvdense del imperio! Hace rato que cay intervino centinela- mi origen es italiano y co-nozco bien a Roma, all an hoy me llaman sentinella. No hace tanto que ando por aqu, talvez sea la ms reciente.

    Entonces dijo huracn: el benjamn est entre t y yo, soy americana y no me amilan el marpara llegar hasta aqu desde la tierra antillana.

    Cont entonces guante que era germana y que haba cruzado los Pirineos junto a los suevos, unmilenio y medio atrs.

    Por ltimo inform atalaya de su partida de frica y que habindose establecido durante algu-nos siglos en Andaluca recal despus en toda la Pennsula.

    La conversacin sigui e incluso se incorporaron a ella ms palabras de remotos lugares. Mu-cho ms dijeron las palabras castellanas y al final se despidieron con la certeza de encontrarseen cualquier momento, en cualquier lugar, en alguna prosa, en algn poema.

    AUTOR: Ricardo Jess Vlez Espinosa

    SEIS PALABRAS CASTELLANAS

    124

  • AUTORA: Maria Teresa Daz Rodrguez

    CONVENTO DE SAN ESTEBAN SALAMANCA

    125

  • ...uno era El Berce. Al que iba de gtico le llamaban Zorrilla, o algo as; vena de Valladolid. Tam-bin haba otro vestido de monje que rapeaba en gregoriano. Luego estaba un menda un tantorayante que se las daba de gramtico; El Nebri, Teresita, una colega con muy buen rollo que ha-blaba muy bajito y, naturalmente, yo...

    Uf! Me sobresalt. El brazo operado me dola horrores, no poda conducir ni un minuto ms.El navegador se haba quedado bloqueado. El mvil tampoco tena cobertura y la radio... queraro. Cosas del cansancio, pens. Deba parar.

    El cartel de la autova deca: Camino de la Lengua 4 km. Tom el desvo. Enseguida la carre-tera mut en una pista de tierra, hasta que sta, poco a poco, se transform en eso, en un mo-desto camino.

    El ventorro del Camino de la Lengua se hallaba iluminado por dos hachones situados a la en-trada del cercado. Haba otros cinco carruajes con las caballeras todava enganchadas.

    Me sacud el polvo del viaje con mi brazo til, me ajust la gola y empuj la puerta. Dentro seapreciaba cierta ranciedad en el ambiente, pero el lugar resultaba acogedor. En la banca de cos-tumbre aguardaba el resto de mis compaeros. Aquella encrucijada equidistante nos vena reu-niendo desde que la lengua que hablbamos fuera tomando forma. Y es que nosotros, perd-neseme la petulancia, significbamos el humos que la iba enriqueciendo.

    Tom asiento. Vehemente como siempre, Nebrija subray que el tema que en esta ocasin nosocupaba versaba precisamente sobre la evolucin de nuestra lengua. Me sonre. Les tena quecontar lo de la fantasa futurista que entre sueos haba tenido durante el viaje.

    AUTOR: Enrique Javier de Lara Fernndez

    CRUCE DE CAMINOS

    126

  • AUTOR: Luis Carlos Santiago Martn [ FINALISTA ]

    ENTRE ARCOS SALAMANCA

    127

  • 128

    AUTOR: Jos Luis Morales Martn

    EL SUELO DE LA CATEDRAL SALAMANCA

  • AUTOR: Enrique Muoz Garca [ FINALISTA ]

    BALCN A LA LIBERTAD SALAMANCA

    129

  • En el calor aplastante del verano anduvimos por la carretera rumbo a vila, manejamos durantehoras y la inquietud por llegar se haca presente en nosotros ms no podamos creer la majes-tuosidad al acercarnos. Nada de lo que suponamos que bamos a ver se asemejaba ante el es-plendor de la ciudad amurallada. Nos quedamos absortos en la vera del camino para deleitar-nos con el espectculo natural de luces y sombras en un plcido atardecer. Mir a Fred y lo abrac,entre nosotros haba un silencio tcito entre el ayer y el maana, slo el presente importaba ydebamos vivirlo a pleno antes que el pasado se lo llevara sin pedir permiso. Los caminos querecorren las tierras de Castilla y Len fueron nuestros mejores compaeros de ruta y vila laexplosin mxima de belleza absoluta.

    Subimos las angostas y empinadas escaleras de la gran muralla, palpamos la historia impregnadaen cada piedra, cenamos a sus pies mientras las aves negras salan a estirar sus alas envolvindo-nos en sonidos y color nos amamos en un amplio cuarto de hotel sobre el Centro de Infor-macin y amanecimos bajo el encanto de la ciudad abrazados en un sin fin de sentimientos quenos abrumaban y nos colmaban a la vez.

    En el imponente amanecer de vila y en la paz que nos cubra este gran amor partimos hacia elcamino rumbo a otro destino, mientras nuestros ojos retenan las ltimas imgenes que se expandancomo un gran teln que se escurra lentamente bajo el hechizo radial de la lengua castellana.

    AUTORA: Vernica Kuljko [ FINALISTA ]

    VILA A NUESTROS PIES

    130

  • AUTORA: Paloma Capelo Jimnez [ FINALISTA ]

    DE LO COTIDIANO VILA

    131

  • Rodrigo se despert sobresaltado. Su hermana lo sacuda, con el hatillo al hombro. Ya era la horasealada. Las estrellas an brillaban por el ventanuco de la alcoba donde dorma el resto de lacamada. Sobre el rostro de Agustn se concentraba la escasa luz que se verta desde el sucio cris-tal, como sealndolo para sus posteriores tareas y un futuro guerrero y prometedor allende losmares. En aquel rayo vea la pequea la manifestacin clara de que Dios le hablaba, y a cada unole tena asignado un papel notable en la historia de la humanidad. Lo que no saba la nia eraque, de sus lecturas de caballera y de vida de santos, debera ms bien quedarse con lo segundo,a pesar de que, en sus supuestos sueos premonitorios, la Guerra Santa los esperaba, y no eracuestin de desor llamada tan acuciante y necesaria.

    La puerta lanz un quejido quejumbroso y tristsimo, como un aullido desgarrador de despe-dida o aviso. La escalera se encarg del resto: don Antonio, con una vela a medio arder y un ca-misn espectral; con los flecos de una vieja manta sobre sus hombros cansados de tanto criar ni-os, les sali al encuentro y los devolvi con cajas destempladas a sus lechos.

    AUTORA: Elena Marqus Nuez [ FINALISTA ]

    VILA

    132

  • AUTOR: Carlos Cazurro Burgos [ FINALISTA ]

    REQUIEBROS DE ROCA EN CELO VILA

    133

  • 134

    AUTOR: Antonio Garca Redondo

    AL FONDO, SAN PEDRO VILA

  • AUTOR: Antonio Garca Redondo

    NUBARRONES SOBRE LA MURALLA VILA

    135

  • Atardeca en la Moraa. El Tuerto estaba sentado en lo alto del berrocal, pardo e inmvil comola misma piedra, la vista en la Sierra de vila. All abajo, el mastn azuzaba el rebao, que toda-va andaba acarrizado por la calor. El Tuerto era pastor. Quiz hubo un tiempo en que no fuetuerto o no fue pastor pero, de ser as, nadie en el pueblo lo recordaba. l saba que, adems deTuerto, algunos le llamaban pobre de espritu. Pero no le importaba, es que en el pueblo habamucha ignorancia.

    La casa del Tuerto era como la de cualquier pastor, ms cabaa que casa, y sin un objeto de ms.Todo lo que haba dentro tena un estricto sentido prctico. Todo salvo un detalle. Sobre el ar-cn, colgado de una alcayata centenaria, un mapa enmarcado del Instituto Geogrfico Nacio-nal. Era una edicin de haca veintids aos, y sala el pueblo y los aledaos. En toda la comarca,nadie necesitaba menos ese mapa que el Tuerto, que conoca esos montes como su propio cuerpo,como su propio rebao. Pero era un regalo.

    Se acordaba como si fuese ayer. El Ingeniero del Ministerio estuvo una semana entera con l.Hicieron buenas migas. El Tuerto le indic los nombres de cada lugar: Cerro La Horca, Dehesade Pajarilla, el Ramizal, Cantos Blancos, la Raya, Piuelas Y el Ingeniero los puso todos, allescritos, en el mapa. Cada Navidad, el Ingeniero le manda una postal. Cada primavera, el pas-tor le contesta con un queso.

    El pastor vio una vez en la televisin del bar que Coln, al llegar a Amrica, tambin puso nom-bre a los sitios y los pint en un mapa. Y el Tuerto saba que, al morir, l sera el nico del pue-blo que iba a pasar, como Coln, a la Historia.

    AUTOR: Javier Gonzlez Ramiro [ FINALISTA ]

    EL TUERTO

    136

  • AUTORA: Florentina Campos Montes

    CATEDRAL DE VILA VILA

    137

  • El aroma dulzn de los pastelillos recin fritos y cubiertos de crema, miel y almendras invadanla plaza del mercado. El maestro no pudo resistirse a la tentacin y compr media docena parair comindolos de camino a la catedral. Le gustaba tomarlos porque en la mezcla de colores vealos sillares con los que estaba terminando de construir la girola de arenisca con un delicioso ve-teado rojo sobre fondo blanco, de la que se enamor en su primera visita a la cantera del cer-cano valle de Ambls. Ya viene el francesito de la piedra sangrante se mofaban de l los es-cultores, pero a l le daba igual, porque su propsito era mucho ms espiritual; qu mejor manerade representar el sufrimiento de Jess en la cruz que a travs de la bicroma de los sillares? Lapropia piedra sangrara eternamente para que los mortales no olvidramos nunca el mayor actode amor del Hijo de Dios. Dios hecho piedra para la memoria de toda la Humanidad.

    El maestro Fruchel lleg al templo y al ver de nuevo la girola doble que ya estaba a punto determinarse se sinti apstol de las nuevas formas, aquellas que haba visto aos atrs en la cabe-cera de Saint Denis y se sinti orgulloso de que su querida ciudad de vila participara de esarevolucin. Fue entonces cuando sinti en su estmago un intenso dolor. La lcera y sus cos-tumbres gastronmicas le impediran ver acabada su obra.

    AUTOR: Jos Luis Castellanos Segura [ FINALISTA ]

    DIOS HECHO PIEDRA

    138

  • AUTOR: Jess Durn Durn

    PRESENCIA VILA

    139

  • 140

    AUTOR: Vctor Eugenio Nuo Nuo

    RBOL DE SANTA TERESA VILA

  • AUTOR: Luis Carlos Jimnez del Ro

    LIENZO NORTE VILA

    141

  • Querida Carmen,

    Han pasado ms de cincuenta aos, pero an recordars mis promesas de matrimonio cuandonos babamos en aquellos infinitos campos de trigo coronados por las murallas de vila. Anconservo, de nuestro ltimo encuentro, aquel fragmento de manuscrito que vino a parar bajonuestros cuerpos desnudos y que, por ignorar su autora, malinterpretamos hacindolo partcipede nuestro amor: >

    La tarde siguiente fui a casa de tu ta Tula y, esperando en la biblioteca una respuesta a mi peti-cin de mano, top con el libro que inclua aquellos versos y que traspasaron mi ser marcandomi destino. En l he tratado de buscar consuelo todos estos aos, as como la razn de huir deall sin despedirme ni mirar atrs.

    Ahora te escribo desde mi lecho de muerte para revelarte el secreto que me ha atormentadodurante toda mi vida monacal: no he dejado un solo da de rezar por ti, y de torturarme acercade si comet el mayor error de mi vida al alejarme de tu lado. El libro que me iluminara aque-lla fatdica tarde, desplazando un amor terrenal por otro celestial, y que ahora rasgo pgina a p-gina bajo la sbana, en la oscuridad ms profunda de esta duda que ya no conseguir descifrar,es obra de San Juan de la Cruz.

    Espero, si es que an es posible, que algn da me perdones.

    AUTOR: Alejandro Torres Parriego

    LA DUDA

    142

  • AUTORA: Diana Alonso Delgado

    IGLESIA DE SAN PEDRO VILA

    143

  • 144

    AUTOR: Juan Miguel Gmez Corts

    LAS SIETE MORADAS VILA

  • AUTOR: Manuel Muoz Sampedro

    NIEBLA EN LA PUERTA VILA

    145

  • 146

    AUTOR: Carlos Cazurro Burgos

    ABRE LA MURALLA VILA

  • AUTOR: Rubn Quinds de la Fuente

    LEONES SALMANTINOS, LEONES ABULENSES Y LEONES VALLISOLETANOSSALAMANCA, VILA Y VALLADOLID

    147

  • El hombre lleg al poblado arrastrando los pies, con el alma en otra parte. Un par de campesi-nas avejentadas, viudas de dos hermanos, lo acostaron en un rincn de su casa e hicieron cuantopudieron para proporcionarle una muerte cmoda. Alguien le haba machacado la cabeza sin pie-dad, desorbitndole los ojos. Llevada por la piedad, Aldonza, la hija de Lorenzo Corchuelo, loaseaba todas las maanas y con miles de maniobras y llamados consegua hacerle comer. Mien-tras las semanas de su agona se alargaban, los vecinos pasaban a mirarlo y aventuraban teorassobre su origen. Por su perfil y sus ropas concluyeron que provena de tierras vascongadas.

    Muri una tarde y fue velado como cualquier cristiano viejo. Unos pocos, Aldonza entre ellos,llevaron su cadver al campo santo. Ese da el cura tambin presidio las exequias de un hidalgomuy amigo suyo, don Alonso Quijano.

    AUTOR: Octavio Escobar Giraldo [ FINALISTA ]

    APOSTILLA AL CAPTULO IX

    148

  • AUTOR: Manuel Lama Baena [ FINALISTA ]

    OTROS TIEMPOS ALCAL DE HENARES

    149

  • Ahora que nadie mira, que la media luna emblanquece la solitaria torre, eterno viga imponente,lbrate de tu pedestal, salta la cadena que te rodea y corre por la plaza que, honrando tu nom-bre, se llena de verde en primavera, de rosa en verano, de ocre en otoo y de nada en invierno.Detente en el extremo norte de la Plaza, decide el camino: hacia la derecha, calle de libros quete conducir por una callejuela con olor garrapiado hacia la imponente fachada que te prece-di, te contempl, te sucedi y suceder mientras quede una letra en pie en esta tierra. O giraa la izquierda, y adntrate en la inmensa calle cuyas cuadradas columnas te rodean a ambos la-dos de aqu a donde tu ptrea mirada se pierde; mtete entre ellas y busca las mirillas, por lasque antao los ojos espiaban con la misma curiosidad que miedo, y da la mano a cualquiera delas aldabas que te recibirn con gozo en su hogar. Sigue corriendo, deja a un lado tu coloradoteatro, alcanza el hospital, vecino al hogar que te vio nacer, donde Alonso y Sancho aguardarnsiempre con los brazos abiertos. Ests en casa.

    AUTOR: Daniel Thomas Lpez [ FINALISTA ]

    ESTS EN CASA

    150

  • AUTOR: Manuel Muoz Garca [ FINALISTA ]

    EL PASO DEL TIEMPO I / II / III ALCAL DE HENARES

    151

  • En la Redaccin han aparecido durante el ltimo semestre varios aspirantes a Migueles (Cer-vantes, se entiende). Por cualquier minucia se espantan, expurgan vocablos, le sacan punta a lafrase menos agresiva, escanden perodos buscando ritmos extravagantes; esgrimen antiguas gra-mticas o clusulas olvidadas de no se sabe qu preceptiva.

    Comunicado: A los posibles candidatos se ruega pasar por la oficina a que se les ampute una mano.Deben sin falta enrolarse en alguna guerra, sin venir a cuento, y dejarse conducir en calidad deprisioneros a las mazmorras de Argel. El orden en que se ejecuten las acciones no interesa.

    Los pretendientes a Don Miguel presentarn adems tres o cuatro sonetos de su puo y letra,algn que otro entrems, y seis novelas ejemplares (ms de doce no se aceptarn). Ese aval pun-tuar como suficiente para probar la categora de la aspirantura.

    Como nota aclaratoria se especifica que escribir El Quijote no ser requisito indispensable. Porltimo se consigna que si alguno se apellida o utiliza el seudnimo de Avellaneda, por favor, notomarse la molestia de mostrar credenciales.

    AUTOR: Saturnino Rodrguez Rivern

    PERIODISTAS

    152

  • AUTOR: Ivn Serrano [ FINALISTA ]

    LECTURA DEL QUIJOTE ALCAL DE HENARES

    153

  • Rodrigo tena la maana tremendamente atareada. Alrededor de seis pacientes esperaban en elpatio de butacas a la espera de ser atendidos por el cirujano. A su hijo Miguel le encantaba vera su padre trabajar, por eso todas las maanas, una vez terminadas las lecciones con su mentorAguilar, se colaba en la sala donde su padre ejerca el oficio. Como el da era tremendamentecaluroso, Rodrigo, mientras atenda a un paciente, le pidi a su hijo que abriera las ventanas dela alcoba para que pudiera entrar algn soplo de corriente. Miguel accedi y la luz purificadoraentr esparcindose por los rincones. Alcal de Henares, pese a la angustia del calor, no dejabade perder su dorada esencia. Las calles relucan ante la mirada del sol y la Universidad, de puer-tas abiertas, era un nido de gento y almas en plena instruccin. Miguel aguard ante las ven-tanas, mirando el trnsito de gentes, cuando de repente, observ a un anciano, acompaado deun joven bajito y rechoncho, entrar en la consulta de su padre. Les llam tanto la atencin quesali al hueco de las escaleras para espiarles. La pareja se peleaba todo el tiempo: el anciano to-maba al joven por un intil y el joven era un intolerante con respecto a los caprichos del an-ciano. Tal era su inaguantable ria que ahuyentaron a todos los clientes, hasta quedarse solos enel recibidor. Rodrigo sali al hueco de las escaleras para rogar silencio, alegando que ya podasubir otro paciente.

    La extraa pareja subi de momento, alegando en silencio entre ellos: este truco de pelearnos, siem-pre cuela. Miguel les escuch, y se ri tanto que decidi escribir sobre aquello, garabateando almargen la sequedad del viejo y la gordura del joven.

    AUTOR: Miguel Lpez Nieto

    LOS CMPLICES Y EL HIJODEL CIRUJANO

    154

  • AUTORA: Juana Mara Lpez Rojo [ FINALISTA ]

    JUEGO DE SOMBRAS ALCAL DE HENARES

    155

  • La palabra segua paseando por las calles de Alcal de Henares, siguiendo su camino de vagabundoabandonado. Observ aquel balcn. La casa estaba tan bien conservada... cmo fra, vaca y ri-dcula!

    La palabra lanz un grito al viento: Cervantes, qu sola me has dejado! Muchos quieren di-suadirme pero, yo que nac de tu pluma, s que la literatura muri contigo.

    Sin su progenitor, la palabra hidalgo, continu su pesaroso caminar lnguido. Sin su progenitor,la palabra crey quedarse en el olvido, an sabiendo que resucitaba cada vez que alguien, cadada, en cualquier parte del mundo, desempolvaba un Alonso Quijano.

    AUTORA: Mara Agra Fagndez

    ABANDONADA

    156

  • AUTOR: Santiago Burgos Mateo [ FINALISTA ]

    CALLE MAYOR ALCAL DE HENARES

    157

  • 158

    AUTOR: Ignacio Casillas Gonzlez

    SANTA MARA NEVADA ALCAL DE HENARES

  • 159

    AUTOR: Jos Javier Martnez Palacn

    EL CIELO QUE TODO ESCRITOR DESEA VER ALCAL DE HENARES

  • Unos metros ms arriba, el nico testigo del hecho teja su nido en el campanario. Abajo, Al-cal permaneca. El caminante palp el morral para verificar su carga: el cansancio era tanto quehaba perdido sensibilidad al peso. Todo segua en su sitio. Mir sus sandalias, que haban aguan-tado estoicamente el camino, y apenas si supo distinguirlas de sus piernas, el mismo polvo quea su cara y a sus ropajes las cubra, el camino las igualaba. Pens en el dolor, y sonri al imagi-nar que era tanto que bien podran dolerle tambin las sandalias.

    La fachada de la Universidad se corresponda con la descripcin que le haba dado el abate, juntocon el encargo de entregar al rector el libraco que cargaba, y los manuscritos de una traduccinal caldeo, aparentemente importantes. Haban sido tan claras las indicaciones que no haba ne-cesitado preguntar. Una plaza seca, muros claros, un dintel alto y cargado y una puerta de do-ble hoja de roble. Pregunta por el propio rector. Estaba delante. Golpe a la puerta, que estabacerrada, pero nadie abri. Se sent en un escaln de la entrada, a deshacer el cansancio y deci-dir su prximo paso, quera entregar su carga cuanto antes. Una moza apareci de la nada. Ves-ta de manera extraa, y extraada lo mir mientras se acercaba. Llevaba en la mano una espe-cie de caja, pequea y lustrosa, que le extendi, junto a una sonrisa.

    - Could you please make me a photo?

    El caminante la mir, pero no supo responder ms que a la sonrisa.

    AUTOR: Fernando Blasco Martnez

    COMPLUTO

    160

  • AUTOR: ngel Gordillo Jociles

    DON QUIJOTE, CALLE MAYOR ALCAL DE HENARES

    161

  • He ledo este libro alguna vez, verdad?, S, Alonso, lo lee usted una vez al mes. As ser...porque hay palabras que creo recordar. La fisioterapeuta sonre y pone fin a este dilogo, repe-tido a diario. Y seguir mirando a Alonso con el amor de una nieta hacia su abuelo. Es un ho-nor cuidar de l ahora que se escribe la tragedia de su muerte.

    De las pginas ya ledas arranca el vuelo de las palabras hacia la ventana, hacia su exilio: el te-rritorio donde guardan con celo su memoria. Por esta razn, prefiere leer bajo la luz que en-tra por la ventana. Para que esa luz devuelva las palabras a las pginas. Los pjaros de las palabrasquieren llevarle con ellos al exilio de quedarse entre quienes le leen. Dejarse llevar por las plu-mas de las aves y de la literatura. l slo pretende que le ayuden a diferenciar lo que ha vividode lo que ha inventado. Quiere recordar si l estuvo all cuando aquello suceda. Ellas le susu-rran, al odo, que lo inventado tambin ha sido vivido. l pasa las pginas y se enreda en sus de-dos la lentitud propia de quien no soporta ya el peso de un lpiz. Las pginas y los dedos sonfugitivos que temen escapar juntos y, tambin, escapar separados.

    Asustado por un leve temblor en su cuerpo, el gato que duerme en su regazo salta al suelo ygolpea, en su movimiento, la mano del lector. El libro cae a sus pies. La fisioterapeuta lo recogey se lo devuelve. Alonso lee el ttulo en voz alta, mirando a la fisioterapeuta con el rubor de unviejo desnudo, la duda de una puerta entrecerrada y la angustia de la lea a la que acecha el fuego.Y aade: Cervantes, ese nombre me resulta vagamente familiar.

    AUTOR: Aitor Monje Garrido

    EL LIBRO DE ALONSO

    162

  • AUTOR: Jos Luis Lpez Valenciano

    REFLEJOS DE LLUVIA ALCAL DE HENARES

    163

  • 164

    AUTORA: Ana Saiz Garca

    DESAGES ALCAL DE HENARES

  • 165

    AUTORA: Natividad Velasco Esteban

    LAS GOTAS DE LLUVIA POSADAS EN LOS CIPRESES DEL PATIO DE LA UNIVERSIDAD,DANDO PASO A SU FUNDADOR, EL CARDENAL CISNEROS ALCAL DE HENARES

  • Desde la Fundacin Camino de la Lengua Castellanaqueremos dar las gracias a las personas que han partici-pado en el I Certamen Fotogrfico y I Certamen de RelatoHiperbreve Camino de la Lengua Castellana. Este libroes un pequeo homenaje a su trabajo, plasmando, bienpor escrito, bien a travs de una imagen, algunos de losencantos de este Camino de la Lengua Castellana.As mismo, agradecemos la colaboracin de las personasque han compuesto el jurado. En el premio de relato hi-perbreve: Miguel ngel Muro Munilla, Antonio Piedra,Paz Alts Melgar, Mara Torres Cayuela, Enrique AndrsRuiz, Antonio Manilla y Javier Pascual Echalecu. En elpremio fotogrfico: Javier Garca Turza, ngel Marcos,Luis Laforga Gonzlez, Remedios Velzquez Velzquez,Enrique Andrs Ruiz e Isabel Ruiz de Elvira Serra.