-Caso Chiquita Brands en Colombia[1][1]

  • Published on
    20-Jul-2015

  • View
    109

  • Download
    0

Transcript

CASO CHIQUITA BRANDS EN COLOMBIA En el mundo contemporneo, en el cual los negocios y la economa son el principal motor del desarrollo de una sociedad, se les da a las empresas una gran importancia a nivel nacional e internacional, con aras a incentivar la inversin en un pas y as poder llevar a dicha sociedad a una calidad de vida mucho ms alta. Debido a lo anterior, los pases tercermundistas como los latinoamericanos (y ms especficamente Colombia) ven en las empresas extranjeras un gran potencial de inversin. Por tal motivo, los gobiernos le prestan una gran atencin a los requerimientos impuestos por estas para su posible inversin en el pas. Es decir, los gobiernos de los pases en va de desarrollo tienen la percepcin de que las empresas extranjeras son el mayor catalizador para convertirse en pases desarrollados y, por esta razn, hacen caso omiso o se hacen los de las gafas a las posibles problemticas que se presenten con dichas compaas. Es entonces en donde limitamos este pensamiento al caso de Chiquita Brands en Colombia. Esta compaa bananera proveniente de los Estados Unidos, que anteriormente era conocida como la United Fruit Company, la cual no le bast con masacrar colombianos en la antigedad (masacre de las bananeras 1928) sino que tambin patrocino hasta el ao 2007 a las AUC, promoviendo as la era de la violencia en el pas. Es entonces cuando surge la inquietud de saber si las acciones realizadas por Chiquita fueron en realidad, como esta compaa afirma, una causa de buscar la proteccin de sus empleados si ms all de eso hay un inters comn creado. Es cierto que el argumento con el cual esta compaa se defiende ante los entes reguladores es que todo lo que hicieron lo hicieron para defender a sus empleados de los peligros eminentes de la guerrilla colombiana. Pero Es tico combatir un grupo ilegal, con la creacin de otro grupo ilegal que a fin de cuentas causara los mismos daos que el primero?

Desde la percepcin de la lectura Poder e inters. Los grupos de intereses en la empresa, son empresas ticas aquellas que no solo defienden los intereses de los stokeholders (accionistas), sino tambin defienden pblicamente los intereses de los stakeholders (grupos sin cuyo soporte la organizacin dejara de existir). Si se revisa de una manera superficial Chiquita se defenda dando a entender que lo nico que ellos hicieron fue una accin de responsabilidad y moral social. Pero si analizamos un poco ms las acciones realizadas fueron ms anti-ticas e irresponsables por parte de esta compaa, ya que en lo ltimo en lo que se pens fue en el bien de la comunidad y de sus empleados. A continuacin presentamos diferentes argumentos que defienden esta posicin. En el texto de Domingo Garca (Poder e inters) se pretenda explicar que dentro de las empresas quienes mandan o tienen la mayor autoridad no son los nicos implicados en el desarrollo de las actividades de esta, pues estn los empleados y dems personas que a pesar de no hacer parte de la cadena de autoridad tambin se ven igual de afectados o incluso ms que los mismos responsables de la autoridad en la compaa. Fueron los gerentes de Chiquita Brands los encargados de tomar las decisiones que llevaron al financiamiento de las autodefensas colombianas con el pretexto de proteger a sus empleados de la guerrilla colombiana. Este acto no fue solo irresponsable, sino que su fundamentacin es totalmente falsa, los menos favorecidos por el pago de dineros a las AUC fueron los empleados de Chiquita Brands, pues estos siguieron siendo vctimas ya no solo de la guerrilla, sino que tambin de las cooperativas (AUC) patrocinadas por la compaa. A mayor poder, mayor responsabilidad1 esta idea presentada en el texto de Garca nos da a entender que entre ms autoridad se tenga dentro de una1

Ver GARCIA, Domingo. tica empresarial. Del dialogo a la confianza, Madrid, Editorial Trotta, 2004. Pp 198

organizacin, se tiene ms responsabilidad para velar por los intereses tanto de los stokeholders como de los stakeholders. En el caso de Chiquita Brands la responsabilidad de los altos cargos fue cambiada por una irresponsabilidad, es decir, la ambicin personal de sus ejecutivos fue ms fuerte que la responsabilidad que deban ejercer por el puesto que ocupaban dentro de la empresa, pues estos antepusieron sus intereses individuales frente a los intereses colectivos de la compaa y de la comunidad. Causa que llevo a estas acciones a ser catalogadas como anti-ticas pues estas no fueron respaldadas por una legitimidad de intereses2 , ya que estas se realizaron con el deseo de cumplir intereses particulares ms no colectivos: Si no alcanzamos a definir un modelo de empresa que responda a este concepto amplio de poder, olvidamos entonces un factor decisivo en las condiciones que subyacen a la credibilidad y, con ella, a la confianza en la empresa.3 Como explicamos anteriormente el concepto de poder, como el defender los intereses colectivos de la organizacin, no est siendo aplicado en el caso de Chiquita por lo que se genera una desconfianza frente a la organizacin. Garca afirma que si no hay confianza en la organizacin entonces hay algn factor que genera hechos anti-ticos e irresponsables, causando que la empresa tenga restringido el uso y aplicacin de la tica empresarial. Pero el uso errneo del poder por parte de los altos cargos de Chiquita Brands no es la nica razn para defender la posicin de que los actos realizados por esta compaa no fueron nada ticos. Como mencion brevemente en prrafos anteriores los intereses son un factor clave para determinar si una empresa es tica o no. Domingo Garca en su texto expone la idea que en las organizaciones es posible diferenciar tres tipos de intereses que se mueven siempre en toda actividad empresarial4. Estos tres2 3 4

IBID P.p. 202 IBID P.p 199 IBID P.p 204

tipos de intereses son: intereses particulares, intereses comunes, e intereses generales. El texto plantea que estos ltimos constituyen de por s intereses legtimos y, por lo tanto, obligaciones morales de la empresa 5 y la tica empresarial se apoya en la existencia y papel de estos intereses generalizables en la empresa, en su potenciacin como elementos clave en el logro, mantenimiento, y desarrollo de la confianza 6. Como podemos concluir, en la compaa Chiquita Brands solo se tomaron decisiones con el nimo de satisfacer intereses particulares, causando que en esta empresa la presencia de intereses generales sea nula; por tanto, la presencia de una tica empresarial tambin lo sea, pues esta tica se fundamenta en esos intereses para salir a la vista, si dichos intereses no existen no hay base para que la tica empresarial se d. Finalmente y como tercer argumento tenemos a la publicidad. Garca formula en su texto que, para que dentro de una empresa se comulgue con la palabra de tica empresarial, esta debe generar confianza en su comunidad. Esta confianza demuestra los esfuerzos que est realizando la empresa para conducir su gestin hacia el modelo de empresa que tiene en la participacin, en el dilogo y en el posible acuerdo sus puntos de apoyo; la mejor manera de fomentar dicha confianza es la publicidad (entendemos publicidad como el acto de publicar todos los actos, proyectos y decisiones de la organizacin). Si una organizacin publica sus actividades y estas comulgan con el defender los intereses generales, administrar de manera correcta el poder etc., esta empresa genera confianza pues est realizando responsabilidad y accin moral. Como se puede evidenciar en la bibliografa en la que se basa este documento, en cual se establece que las actividades tanto financieras como sociales de Chiquita Brands nunca fueron publicadas. Este aspecto le da a entender a la opinin pblica que la empresa tena algo que esconder, algo de lo cual nadie se poda enterar5 6

IBID P.p 205 Opcit 205

pues se generara un escndalo no solo a nivel nacional, sino que tambin, a nivel internacional. A modo de conclusin podemos observar que basndonos en el texto de Domingo Garca, las acciones realizadas para contrarrestar los peligros de la guerrilla fueron casi sino igual de poco ticas e inhumanas, pues en estas acciones los intereses del pueblo nunca fueron tomados en serio ni mucho menos defendidas. El argumento de que todo se hizo para defender a los empleados de Chiquita Brands fue tan solo una vil mentira para satisfacer intereses personales de personas sin escrpulos, los cuales pusieron por delante el amor al dinero que el amor al prjimo. Es decir, Chiquita Brands no defendi ni mucho menos promovi los intereses generalizados, pues se encargo ms bien de anteponer los intereses particulares para llenar sus bolsillos de dinero, dejando su tica tanto personal como empresarial a un lado del camino. BIBLIOGRAFIA

GARCIA, Domingo. tica empresarial. Del dialogo a la confianza, Madrid, Editorial Trotta, 2004. Pp 192

Academia, Revista Latinoamericana de Administracin, 43, 2009, 174181.http://revistaacademia.cladea.org

Redaccin Judicial. Chiquita siguen en Colombia, Articulo Septiembre 2009. Peridico el Espectador