Muestra de trabajos realizados

  • Published on
    20-Jun-2015

  • View
    3.207

  • Download
    0

DESCRIPTION

Trabajos realizados para la Revista Tcnica del Fro y Tcnica del cuero

Transcript

  • 1. Muestra detrabajos Realizados Fabian Gaier e-mail: fabian.gaier@gmail.com 15.5582.0194 Mi experiencia est basada en la confianza que depositaron en m publicaciones como la Revista Especializada La Tcnica del Fro, 5 aos consecutivos, Revista Tecnologa de Cuero, 3 aos consecutivos, WO SRL, 3 aos consecutivos y La Argamasa, diseo y maquetacin de libros. Trabajos realizados en Adobe Photoshop, Adobe Illustrator y Adobe Indesing. El resultado final de mis trabajos es entregado en DVD con archivos digitales listos para presentar en imprenta. Todos mis trabajos son corregidos ortogrficamente por profesionales antes de su entrega. Manejo tiempos de entrega cortos, Al trabajar de forma freelance no me veo obligado a generar una excesiva cola de trabajo.

2. Empresas Dr. Markus Eckert, nuevo Responsable Global de la unidad de negocios de cuero de Lanxess. El Dr. Markus Eckert tendr a su cargo la unidad de negocios de cue- ro. En entrevista con Tecnologa del Cuero habla de los proyectos de la empresa, las estrategias para 2010 y de cmo ve el mercado en los prxi- mos meses. Cmo ve la industria del cuero hoy? La industria del cuero en todo el mundo est significativamente afec- tada por la crisis econmica. Esti- mamos que el ao pasado estuvo alrededor de un 30% por debajo de otros aos en lo que hace al mercado mundial de qumicos. Creemos que la recuperacin a niveles ms o me- nos normales va a tardar hasta 2012. Por supuesto, nuestra empresa se vio afectada por esta situacin mundial a nivel general y particularmente el ne- gocio del cuero. Lanxess reaccion rpidamente a esto en todo el mundo y en todas las unidades de negocios. La recuperacin ya comenz? Creo que s, que se alcanz el piso. Pero la recuperacin va a ser como un serrucho. Es decir que va avan- zar un poco ms rpido en algunas etapas, retrasarse en otras, va a haber picos y se va ir desarrollando a travs de varios trimestres. ltimamente hubo una ligera mejora. Un ejem- plo es la industria automotriz que ha mejorado por los estmulos recibidos pero, de todas maneras, va a haber una baja en la venta de autos y esto va a tener una consecuencia en el as- pecto econmico. Qu expectativas tiene con res- pecto al mercado cambiario? Entiendo que a mediano plazo tendramos que contar con un dlar creciendo moderadamente. El euro est bastante fuerte ahora y eso va a generar dificultades para la indus- tria europea que tiene que competir y quiere exportar. Esto se va a tra- ducir en ventajas para las regiones vinculadas al dlar y que tengan una relacin cambiaria conveniente. Ve- remos si es el caso de la Argentina. Entendemos que la moneda brasilera va a mantenerse estable y fuerte de modo que para Argentina es impor- tante esta relacin cambiaria. Qu medidas tom la empresa frente a esta crisis? Lanxess reaccion globalmente como dijimos y sac un programa que denominamos Desafo 09 que prev medidas de ahorro de costos en todas las reas. Por supuesto tambin en lo que hace a costos de personal. Pero tambin medidas tcnicas que De Izquierda a derecha - Daniel Vzquez Gerente de Ventas Cueros - Toms Vallendor Gerente Regional Cueros Sudamrica - Berenice Doyle - Asistente de Comunicaciones Corporativas - Markus Eckert - Responsable Global de la unidad de negocios de cueros (BU LEA) de LANXESS AG - Intrprete 3. fueron las paradas de mquinas en el primero y segundo trimestre. En este sentido, la unidad de negocios de cuero se vio afectada en sus dos patas; los qumicos en base cromo y los qumicos de origen orgnico. Lanxess vio que la crisis no haba pasado y en consecuencia lanz otro programa adicional Desafo 12 porque estimamos que la salida de la crisis va a durar hasta ese ao. La uni- dad de negocios cuero reacciona a la crisis buscando asegurar por un lado la rentabilidad pero tambin perci- biendo oportunidades en el mercado. Y hacemos diferentes cosas a favor de eso, seguimos con innovacin tc- nica y servicio porque entendemos que esa es la base para seguir siendo exitosos a mediano plazo. Y por otro lado, aprovechar las oportunidades porque dentro del contexto de cri- sis muchos competidores se retiran del mercado. Tanto en lo que hace a nuestra relacin de clientes como al desarrollo de producto estamos abo- cados a un muy alto compromiso y a lograr la sustentabilidad de nuestro modelo de negocios. Vemos que en estos tiempos inseguros tanto nues- tros clientes como el mercado valo- ran este planteo. Qu sectores estn respondien- do mejor a la recuperacin? En realidad habra que hablar de regiones que saldran ms rpido de la crisis y no de reas de productos. Bsicamente, China yAsia dentro del marco de la crisis seguramente logra- rn fortalecer su posicin. Nuestros clientes y competidores ven una re- cuperacin rpida en China. Pero si hablamos de reas de productos es difcil predecir cul saldr ms rpi- do de la crisis que como dijimos ser en forma de serrucho porque siempre est la inseguridad de saber si es un desarrollo sustentable a largo plazo o va a haber alguna recada. Siempre est esa duda. Y despus cabe ver cmo se van a perfilar algunos efec- tos que se dieron con la crisis. En la industria automotriz se perfila que va a haber menos y menos grandes que son justamente aquellos sectores de vehculos en los que se incorporaba cuero. Tambin hay que ver como se desarrolla la tendencia de poner cuero en autos ms pequeos y si esa tendencia compensa un poco las pr- didas en el mercado. Pero de hecho es una gran duda y los expertos no pueden afirmar si la situacin se dar finalmente y en qu medida. Cree que hay una revaloriza- cin del cuero en la moda actual? En general se puede decir que para todos los sectores el cuero es un pro- ducto de elevada calidad y que va a usarse siempre. Por otro lado, es un artculo de lujo y est sujeto a las ten- dencias de la moda, particularmente en cuanto calzado y vestimenta. No- sotros estamos estudiando y si hay una tendencia positiva nos alegrara pero hasta el momento no podemos hacer ningn tipo de pronstico de que en la moda se de realmente esta tendencia. Qu estrategias tiene Lanxess para este ao? Bsicamente vemos que en este momento es importante intensificar nuestra presencia regional y nuestro compromiso en China y Sudamrica. Preferimos trabajar con fabricantes de cuero que apuntan a elevar la ca- lidad del producto y tienen su nego- cio armado en base al criterio de la sustentabilidad ambiental. En esta cadena de valor agregado que es la que se conforma a travs de quienes producen los qumicos, las curtiem- bres y los clientes hay quienes salen vencedores y otros no tanto de esta situacin. Y otros que intentaran un xito fugaz a corto plazo, pero cree- mos que la crisis ser un factor de seleccin de quienes se quedarn en el mercado. En que productos estn traba- jando actualmente? Nuestra poltica es la de ser activos en todo el mundo y tener productos innovadores. Ahora tenemos produc- tos para cueros claros que permiten que la limpieza de ese cuero sea mu- cho ms fcil y que va a andar muy bien por el auge que estn teniendo este tipo de cueros. Por otro lado, estamos apuntando a desarrollar pro- ductos ms compatibles con el medio ambiente y a ofrecerles a nuestros clientes la forma de que ellos logren una produccin ms amigable. Tam- bin estamos trabajando en la tecno- loga de micro cpsulas que permite producir un mayor nivel de calidad. 4. Tendencias Lanxess presenta sus nuevas tendencias en cuero Los cambios en el mundo de la moda suceden de manera muy rpida y como lo que ayer estaba de moda, hoy ya no lo est, los diseadores deben mirar siempre hacia el futuro y estar preparados para los cambios. Por eso LANXESS, la empresa l- der en qumicos specialty, present su propia coleccin de muestras de cuero que refleja de manera clara y sencilla, las tendencias para la tem- porada otoo/invierno 2010-2011. La nueva coleccin fue creada en Italia, una de las locaciones ms im- portantes de la industria de la moda mundial, donde la compaa cuenta con un centro de competencias que incluye un laboratorio y un departa- mento de desarrollo de aplicaciones. Las muestras revelan a las cur- tiembres, qu tipo de apariencias, superficies de contacto e impresio- nes generales van a estar de moda el mundo del cuero, para la prxi- ma estacin. La publicacin incluye adems, indicaciones y sugerencias prcticas para el procesamiento del cuero, a fin de ayudar a las curtiem- bres para que estn preparadas para reproducir las nuevas tendencias. Los expertos que crearon esta nueva coleccin, organizaron el libro en tres tendencias: Inspiracin Tec- nolgica; Emocin Creativa y Pasin Elegante, cada una de las cuales in- cluye materiales, colores y texturas diferentes. La versin digital del nuevo Lea- ther Trend Book otoo-invierno 2010/11 se encuentra disponible en: www.lanxessleather.com. Inspiracin Tecnolgica Moda moderna y audaz inspirada en el pasado pero con la tecnologa del futuro. Es hora de descubrir nuevos desa- rrollos y materiales. El conocimiento y la capacidad dan origen a visiones revolucionarias que configuran el maana. El nfasis est puesto en ar- tculos ecolgicos. Aqu aparecen el celeste y el azul oscuro combinados con matices blancos y grises. Emocin Creativa El nuevo modernismo surge de la naturaleza y el espritu. Nuevos ma- teriales asociados a ideas dinmicas del creador, que fluyen hacia un abra- zo clido, tranquilizador y protector. Los materiales son suaves, con un tacto acogedor. Los colores varan del violeta brillante a un rojo clido combinados con mltiples matices de marrn terroso. Pasin Elegante Un golpe al corazn del invier- no. Ritmos frenticos de una nueva elegancia metropolitana siguiendo la Alta Costura del pasado. Un estilo que cautiva los sentidos, intemporal. El nubuck y el brush-off ultrasua- ve son los materiales de eleccin. Los matices serenos del marrn do- minan la tendencia, resaltados por el verde pradera y el azul plido. Tendencias Otoo/Invierno 2010/11 Temporada OTOO/INVIERNO 2010-2011 5. Tendencias Primavera/Verano 2011 Emocin Acutica Verano, sol, mar: estas tres palabras son suficientes para describir el per- fil de la estacin que viene. La moda resulta ser un rea influyente: predo- minan los motivos ocenicos. La po- tencia del agua no slo se lleva todas las preocupaciones, sino que tambin genera la excelencia personal. Colores frescos como el azul riviera y el coral intenso dominan la tendencia combi- nados con matices arenosos y, en parte, con reflejos metlicos. Liviandad Natural Los perodos turbulentos con el tiempo tienden, usualmente, a generar niveles de creatividad y espiritualidad. Comenzamos a honrar este vivir con incertidumbres procurando la sereni- dad. En la naturaleza podemos escapar de la racionalidad y encontrar la cal- ma. La calidad y la naturalidad estn en el foco de atencin. Los cueros son muy suaves y finos. Los colores cla- ros como la gasa y la flor de manzano se combinarn con tonos ms fuertes como zanahoria y excalibur. Delicadeza Deportiva En tiempos cambiantes buscamos un nuevo equilibrio entre la claridad y la distincin por un lado, y la libre expresin y la individualidad por el otro. La actividad deportiva se vuel- ve popular. En el tiempo libre predo- mina el cultivo de una imagen atlti- ca e individual. Esta tendencia afecta a la moda: la dinmica est en primer plano. Los conceptos de color estn llenos de matices claros y poderosos como el amarillo brillante combina- do con el violeta y el verde fluorita. Espacio reservado para Publicidad 6. Origen y Desarrollo de la industria Curtidora Argentina Las curtiembres tradicionales en la ciudad de Buenos Aires Parte 3: vCmo era la curtiembre argentina hace un siglo y medio? (Continuacin). Las curtiembres tradicionales en la ciudad de Buenos Aires y en Salta Por Claudio Salvador - claudio.salvador@yahoo.com.ar Ugarteche, (1927) refiere que hasta 1880 se curtan pocos cueros en Buenos Aires, y que se empleaban los curtidos en Salta y Tucumn, y en todo caso, se zurraban en Buenos Aires. Posteriormente a fin del siglo XIX y principio el XX, se van instalando nuevas fbricas modernas, que com- piten ventajosamente con las anti- guas. La instalacin de las curtiembres ms grandes en la ciudad de Buenos Aires se produce en zonas descam- padas y en general bajas, sobre arro- yos, o cerca de la fuente de materia prima, los mataderos, que tambin se ubican fuera de la zona urbana. Posteriormente, la zona urbana avanza, y las curtiembres en muchos casos quedan atrapadas en zonas po- bladas. En la dcada del 80 por otra parte, recin la ciudad alcanz su dimen- sin actual, anexando los municipios de Belgrano y Flores. Ugarteche menciona varios cur- tidores sobre todo entre 1860 y 1880, como los que manejaban las curtiembres de antao; Bletscher, Amespil, Klappenbach, etc. Hemos tratado de ampliar esta in- formacin, y conocer dnde estaban esas curtiembres tradicionales en la ciudad de Buenos Aires, qu pro- blemas tuvieron, y hasta qu poca funcionaron. Una vez ms, fue necesario con- sultar publicaciones de hace un siglo: Guas, revistas, libros, etc, pero tam- bin una gran cantidad de informa- ciones inditas, principalmente del Archivo Histrico de la ciudad. Desde ya, la convivencia de fbri- cas con vecinos en una ciudad es un tema complejo. En particular, algu- nos rubros, como el de curtiembres, a veces causan algunas molestias, fundamentalmente por los olores que pueden producir. Las autoridades deben reglamen- tar estos temas, establecer una zonifi- cacin, inspeccionar y atender recla- mos vecinales. Todo esto, ya ocurre en la Bue- nos Aires del siglo XIX. Es conveniente determinar clara- mente dnde estaban ubicadas las primeras curtiembres importantes de la ciudad y cul era la situacin en ese momento. En la dcada de 1850 ronda el te- mor a las enfermedades, debido a las malas condiciones de Buenos Aires. En 1857, se dispone la ubicacin de ciertas industrias, entre ellas las curtiembres, a 30 cuadras de la Pla- za de la Victoria, y el traslado de las Curtiembre Eugenio Claverie radicada en la Provincia de Salta Fuente: Estadstica Grfica; Exposicin de Chicago, 1893 Biblioteca Atilio Cornejo. Salta. 7. existentes. En el Archivo Histrico de la ciu- dad se encuentran varios expedientes referentes a curtiembres, que no he- mos visto citados en la bibliografa, y trataremos de rescatar: En un expediente de 1857, se lee una curiosa presentacin: (Legajo 1857, E 3). En grupo de fabricantes, princi- palmente curtidores, solicita excep- tuar a las curtiembres de esta dispo- sicin. Abunda en datos sobre la situa- cin en Europa con referencia a dis- tintas epidemias. Transcribimos algunos prrafos: En el antiguo mundo pasa por axioma el hecho de que la elabora- cin de sustancias animales y par- ticularmente la industria de curtir lejos de favorecer el desarrollo de epidemias, las repulsa y contiene. Se conserva por tradicin de pa- dres a hijos en los puntos que tales industrias se remontan a los ms le- janos tiempos que en las pestes que asolaban Europa poco despus de la Edad Media, los establecimientos de aquellas industrias fueron un seguro asilo contra los ataques de tan fiero como temible enemigo. Hace referencias similares al tema reciente del clera en Francia, y la fiebre amarilla en Barcelona La justa fama de salubridad de que goza en pueblo de Barracas de- bida sin dudas a sus numerosos sala- deros y tocante a la vecina Montevi- deo en el orden del 8 de mayo ltimo se registra un suelto que bajo el ep- grafe de Curtidores y carniceros de- ca lo siguiente: una de las cosas que nos llama la atencin en la epidemia de Montevideo es que los gremios de curtidores y carniceros han sido preservados del flagelo. Profanos a las ciencias mdicas y qumicas, solo podemos sealar los hechos han de probar la completa in- utilidad del alejamiento de nuestras fbricas. Firman un conjunto de curtidores, entre ellos: Pasqus, Curutchet, Kla- penbach, Amespil. Salvo excepciones, las autorida- des exigieron el traslado a ms de 30 cuadras de las curtiembres existen- tes, y por supuesto, las nuevas fbri- cas se ubicaban tambin en la zona permitida. En la dcada de 1870, con o sin razn, se elimin la actividad de los saladeros de la costa del Riachuelo, que se traslad prinipalmente a Be- risso y Atalaya. En 1873, se agregan reglamenta- ciones como medidas de los locales y condiciones de higiene, para esta- blecimientos como las curtiembres. En los expedientes hay constantes referencias a estas reglamentaciones. Recordemos que Buenos Aires en las dcadas de 1860 y 70 se vio sacu- dida por epidemias que costaron Espacio reservado para Publicidad 8. miles de muertos, asociadas con las malas condiciones de salubridad: clera y fiebre amarilla. Por otro lado, todava era tema de discusin en la comunidad cientfica el origen de las enfermedades infec- ciosas, y la posible generacin de mi- crobios a partir de desperdicios. Un problema de ubicacin - presen- tacin individual: En 1860, aparece un expediente relativo a la curtiembre de Santiago Bletscher. (Legajo 1860, E 3). Esa curtiembre es mencionada por Ugarteche, como una de las ms importantes para esa fecha, fundada en 1848. Bletscher falleci en 1878. Posteriormente, la fbrica fue liqui- dada por los sucesores en 1888, y los terrenos fueron vendidos al ferroca- rril. Tena 2 manzanas sobre La Pie- dad (hoy Mitre), y Laprida. Justamente el expediente de 1860, se refiere a la ubicacin: el problema es que no est a 30 cuadras, de la Pla- za Sino a 27. Este es uno de los expedientes ms antiguos sobre curtiembres que se encuentran clasificados en el ar- chivo. La presentacin de Bletscher seala que ha sido intimado por la polica a cesar la produccin en su fbrica, ya que no cumple la regla- mentacin sobre la zona permitida para establecer este tipo de indus- trias. Bletscher explica que al instalar su fbrica, no exista esta reglamen- tacin, que el traslado causara su ruina, y que por otro lado, ha reali- zado y seguir realizando esfuerzos para que su fbrica no sea molesta; adems, la zona no est poblada, y se encuentra casi en el lmite de la dis- tancia permitida. Transcribimos las palabras pre- sentadas: La Municipalidad incluye las Curtiembres entre los establecimien- tos daosos a la salud del pueblo, porque as lo eran las que haban existido hasta 1857, pero los adelan- tamientos hechos en esta industria en los ltimos tiempos mudaban to- das sus condiciones de salubridad, tanto por las nuevas materias que en el arte se aplican, como por el me- nos tiempo para conseguir su efecto. Una curtiembre como la que tengo establecida, en nada se parece a las curtiembres que antes existan. En mi casa no hay materiales en putre- faccin, la fbrica no produce aguas corrompidas ni exhalaciones infec- tantes, estando en todo como se halla con la limpieza necesaria. Esto mismo expuse a la munici- palidad en 1857 que en virtud de la ordenanza publicada entonces.. la Municipalidad, por decre- to del 21 de abril de 1857 mand a exceptuar mi curtiembre de la orde- nanza general. La Municipalidad pues instruida de todos los antecedentes necesarios y de los procedimientos que se obser- vaban en mi fbrica, la juzg no ser nociva, y la exceptu de las prescrip- ciones generales, siempre que ellas se mantuviera en las condiciones de aseo y limpieza prescriptas a todos los establecimientos industriales. Estas condiciones se han observado escrupulosamente, y no podr decir- se que all se ha faltado a alguna de ellas, ni que en la fbrica haya aguas o materiales corrompidos, ni cosa alguna que pueda infestar el aire. Adems explica las inversiones realizadas: Hice venir de Europa mquinas de Vapor que con grandes costos se pusieron all, los cuales abrevian los trabajos y evitan totalmente que se usaran materiales peligrosos para la salud Este expediente est fechado 17 de enero de 1860. En otra presentacin, del 26 de enero, refuerza lo dicho, reafirma que la zona no es poblada, y se com- promete incluso a cuidar en el futu- Curtiembre de Domingo Patrn, en el siglo XIX. La curtiembre se estableci en 1790. Mercado Artesanal de Salta en la ac- tualidad; Funciona en la casa, modifi- cada, en que estaba la curtiembre. Fuente: Estadstica Grfica; Exposicin de Chicago, 1893 Biblioteca Atilio Cornejo. Salta. 9. ro, si la zona se torna poblada, de no causar molestias a los vecinos. No aparece en el expediente el re- sultado final, pero todo indica que se permiti a la curtiembre seguir traba- jando. Ya en ese entonces aparece este problema: las autoridades tratan de crear un ordenamiento, pero encuen- tran fbricas ya establecidas cuando las reglas eran otras, y el empresario, lgicamente defiende la inversin que realiz. Agregamos nosotros: la zona no slo no es urbana, sino que a pocos metros de distancia de la curtiembre funcion el vaciadero municipal de basura, en la manzana comprendida entre las actuales calles Loria, Es- parza, Rivadavia e Yrigoyen, desde 1868 hasta 1888. Desde all, parta el Trencito de la basura, rumbo a la zona del Ria- chuelo, donde se realizaba la quema. El tren funcion desde 1869 has- ta 1895; en sus ltimos aos, ya no transportaba basura. A corta distancia, hay zonas des- campadas, hornos de ladrillos, etc. La curtiembre fue en ese momen- to la ms importante de la ciudad. Santiago Blestcher haba nacido en Barr, en Alsacia, y lleg a Bue- nos Aires en 1843. En el predio de la curtiembre instal un aserradero; tena adems almacn de suelas en la calle Maip. La curtiembre dio impulso a la actividad local del cuero; elaboraba toda clase de artculos: fue de las primeras en usar quebracho, para lo cual trajo maquinaria de Europa para molerlo y obtener aserrn. Es de suponer que las condicio- nes de la fbrica ameritan que se per- mita su funcionamiento, pues otras piden autorizacin, para seguir don- de estn, y no se les concede. Curtiembre o zurrera?? Otro caso, en 1884, los vecinos denuncian que en La Piedad (actual Mitre) entre Libertad y Talcahuano, hay un establecimiento que reali- za tareas de curtiembre y produce olores pestilentes, y reclaman su clausura. (Legajo 1884, E-18). Se pueden leer los detalles de las inspecciones y presentaciones: el propietario aduce que no es una cur- tiembre, sino una zurrera (o corre- ra), es decir: beneficia los cueros, realizando tareas de acondicionado y terminacin. no se curten cueros, sino que simplemente se zurran los mismos. Entre ambos procedimientos existe una enorme diferencia pues en el l- timo no emplea ni lavado nialgu- no, como en el primero, inconvenien- tes que dieron origen a la ordenanza que prohbe las curtiembres dentro Espacio reservado para Publicidad 10. del Municipio. (Ugarteche, sealaba tambin la presencia de este tipo de estableci- mientos, que en general trabajaba para almacenes de suela y fabrican- tes de calzado, con cueros curtidos en Tucumn, Crdoba, y Salta). El propietario agrega que el olor no es mayor al de los propios alma- cenes de suela, y que por otro lado no trabaja ms de 300 cs. al mes. Las autoridades constataron la veracidad de estas declaraciones, y terminaron rechazando el pedido de clausura de los vecinos. Esta situacin se repite en otros casos: las zurerras o correras, no tienen objeciones para funcionar en la ciudad. EN RESUMEN: Si tratamos de entender esta situa- cin, los datos son los siguientes: La ubicacin de Bletscher , en la actual estacin de Once, no es un caso aislado: Las curtiembres a mi- tad del siglo XIX, parecen estar ubi- cadas principalmente en el barrio de Balvanera y en Almagro. (Hoy no es comn escuchar este dato. Estamos profundizando las averiguaciones en ese sentido). La limitacin de 30 cuadras, co- loca a algunas curtiembres en situa- cin de infraccin, otras en el lmite, y otras, en la zona permitida. Ejemplos: La curtiembre ms importante, Bletscher, en Mitre y Laprida, a 27 cuadras de La Plaza, pide excepcin; por sus condiciones, aparentemente la obtiene, y sigue trabajando; fa- llecido el iniciador, los sucesores la liquidan, y venden los terrenos al fe- rrocarril. La siguiente, Amespil, ubica- da por poco en zona permitida, se convierte en Hourcade y Tarascon, se moderniza, y funciona avanzado el siglo XX en Av. H. Yrigoyen, y en Boedo al 200. Las restantes, Videla, Kla- ppenbach, Pasqus, Curutchet, y otras, aparecen firmando el petitorio para que se excepte a las curtiem- bres del traslado, y no lo logran. Es decir, que no estn ms en si- tuacin de operar. En el nterin, se encuentran pedi- dos de habilitar curtiembres nuevas en Balvanera, y son rechazados de plano. Lo mismo, las que estn funcio- nando, se cierran. Uno de ellos, Pasqus, aparece tiempo despus pidiendo habilitar una curtiembre nueva en Barracas. (Ver plano). Burlo, trabaja en una curtiem- bre frente a la iglesia de Balvanera, y arma su propio establecimiento, pero lo hace en Pompeya, sobre Av. Caseros. Posteriormente, agranda y equipa su curtiembre, y sigue funcionando en el siglo XX. De Filippi, inicia su actividad cerca de los corrales de la Convale- cencia El establecimiento lo contina Lup- pi, que despus deja all solo la zurrera, y establece la curtiembre en Esqui, en Pompeya. Esa fbrica llega casi a nues- tros das. En definitiva, en la ciudad en que se estn instalando grandes curtiembres, muy pocas de las ya que estaban esta- blecidas pudieron reacomodarse para crecer. Su ubicacin en general les jug en contra. Algunas de las nuevas fbricas se establecieron en Barracas, pero prin- cipalmente en Pompeya, Parque Patri- cios, Nez, Belgrano, Villa Crespo, y despus Mataderos. Estas nuevas curtiembres funciona- ron durante buena parte del siglo XX. En Almagro continuaron curtiem- bres no muy grandes, y la condicin de zona curtidora de Balvanera qued casi olvidada. Curtiembre Victorino Corbalan y Cia. radicada en la Provincia de Salta Fuente: Estadstica Grfica; Exposicin de Chicago, 1893 Biblioteca Atilio Cornejo. Salta. 11. Archivo Instituto Histrico de la Ciudad de Buenos Aires. Legajos varios. Ugarteche, Flix, Las Industrias del Cuero en la Repblica Argenti- na, Buenos Aires, 1927. Plano Ramn Pasqus: Traslado a Santo Domingo y Santa Magdalena. 1886. Sumidero Fuente: Archivo Instituto Histrico de la Ciudad de Buenos Aires. Legajo 1886; E-76 Fuente: Estadstica Grfica; Exposicin de Chicago, 1893 Biblioteca Atilio Cornejo. Salta. Espacio reservado para Publicidad 12. 7 CAPTULO 1 La narracin 1.1. Disear la estructura La hoja en blanco. Por dnde empezamos? Queremos escribir, sabemos qu, pero no cmo. Sin duda, la estructura de un cuento esconde un trabajo previo, un camino de representacin mental que esbozar nuestros enuncia- dos antes de su forma definitiva, y que a su vez orientarn el proce- so estrictamente literario. Los primeros pasos a tener en cuenta son que nuestra represen- tacin mental unifique el contenido y su contexto, los cortes narra- tivos necesarios, la distribucin de secuencias y su jerarquizacin. En un paso posterior, atenderemos la coherencia semntica, la acer- tada y exquisita eleccin de los significantes a lo largo del texto que ayudarn al lector (coenunciador) a comprender el conjunto. Una ficha sinptica puede sernos til para organizar una trama, incluir datos necesarios y descartar los irrelevantes. 1.2. Planificacin de una obra narrativa No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adnde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras lneas tienen casi la importancia de las tres ltimas.. Horacio Quiroga Antes de narrar, pensemos desde dnde avistaremos nuestra his- toria (inventio), cmo queremos contarla y cundo debemos con- cluirla. Extender sin sentido frases, prrafos o una trama trunca 13. EL CUENTO - TCNICAS DE ESCRITURA 52 Consignas de escritura Consigna D 3 Escriba un texto descriptivo en el utilice las siguientes palabras y expresiones: encinas, rojos, azules, violceos, cruda/o, resplandor, terreno rido, desierto en las almas, atardecer. (Mximo pg.) Consigna D 4 Escribauntextoenelquedescribaelpaisajedelafoto.(Mx.pg.) 3.4. Descripcin de personas No describas sino lo esencial. La posicin de un pie, en casi todos los casos, es ms importante que el color de los zapatos. Abelardo Castillo Acumular detalles sin solucin de continuidad no es describir bien. El acierto de un narrador ser impresionar con detalles necesarios en- tre los personajes y sus interrelaciones con los acontecimientos. Cuando lo que se describe es una persona (retrato), conviene tener en cuenta adems del aspecto fsico, su personalidad, sus actitudes y su temperamento. Por ejemplo, en Cumbres borrasco-